Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Costa Rica: juicio a la democracia

 | 
Olivier Dabène

3. Movilización política

Texte intégral

1Cuando un grupo social ve amenazados sus intereses o deterioradas sus condiciones de vida, se moviliza para defenderse. Es, además, en este momento que, muy a menudo nace, retroactivamente, el sentimiento de pertenecer a un grupo.

2El fenómeno de la movilización puede revestir dos formas distintas. Por un lado, en la base, grupos sociales luchan por mejorar sus condiciones materiales de vida y, por otro, en la cima, los grupos que ejercen el poder organizan la legitimación de su dominio.

3Estos dos aspectos, movilización espontánea y organizada, serán estudiados sucesivamente, en este capítulo, bajo sus diferentes formas. El primer vínculo teórico entre lo político "desde abajo" y lo político "desde arriba", el proceso de movilización, una vez caracterizado, nos permitirá evaluar la importancia comparada de los "flujos" que llegan desde abajo (tensiones sociales) y desde arriba (regulación).

MOVILIZACIÓN ESPONTÁNEA

4Antes de estudiar los diferentes comportamientos de participación política, brevemente recordaremos las predisposiciones de los costarricenses en relación con la política.

ACTITUDES

5"El costarricense es un ser humano que habla mucho, piensa poco, y actúa menos" ("Pentagrama", La República, 24/9/85). Una columna satírica del periódico La República criticaba así el hecho de que la burocracia no trabaja y habla todo el día. También lo señalaba Láscaris (1983), cuando decía que los costarricenses adoran hablar y pueden hablar horas de horas y que con sólo poner la radio cualquiera se podía convencer de eso.

6¿Dónde hablan? Tradicionalmente en las pulperías, en la casa o en las oficinas. ¿De qué hablan? Del vecino, de la familia, de los otros empleados o de política.

  • 30 Existe todo un vocabulario, propio o no de Costa Rica, para designar esta actividad: fisgonear (es (...)
  • 31 Por ejemplo, la revista de información Realidad publica una página entera intitulada: "Dicen que s (...)

7Láscaris recuerda el proverbio "pueblo pequeño, infierno grande" y añade: "Ya San José empieza a pasar de ‘infierno grande’ a purgatorio colosal" (Láscaris, 1983, p. 229). Contar chismes y espiarse son actividades que adora el costarricense30. Muchos periódicos o revistas tienen columnas de habladurías31.

8Obviamente, el juego es tanto más atractivo cuanto más importante es la víctima de la habladuría. Es la razón por la cual cuando los costarricenses hablan de política, la mayoría de las veces es para hablar de que: "supuestamente el candidato a la presidencia engañó a su mujer con fulana, prima de otro candidato...".

9En 1954, Abelardo Bonilla, filósofo y político, señalaba que el costarricense se distingue por dos actitudes: "Por una parte, la actitud más general y superficial, tema favorito de las conversaciones de círculo, en la que el tema político tiene carácter frivolo... el interés tiene mucho de familiar y promueve los afectos y los odios y los chistes; sobre todo los chistes, que son un arma favorita de los ticos... Pero, por otra parte, está la actitud seria, que se ha manifestado en todos los momentos de prueba para la tradición democrática... producto del alma colectiva de la nación" (Bonilla, 1954, p. 43).

10En el costarricense de hoy existe la impresión de vivir en un país de instituciones sólidas y estables donde el juego político no tiene gran importancia. Nada que ver, por ejemplo, con Honduras, donde se usan las instituciones como rehenes en los enfren-tamientos políticos (crisis del verano de 1985).

11Cuando el costarricense se compromete en política o defiende un candidato, es, esencialmente, una cuestión de honor, a menudo ligada a la familia. Sin embargo, habría que matizar según las categorías sociales.

12La clase dirigente da pruebas de cinismo en sus relaciones con la política. Dominando los instrumentos de poder, cuando quiere puede fingir indiferencia. Con la ayuda del juego de la alternabilidad, es relativamente fácil ser ministro o diputado. Esto constituye una agradable distracción, así como un medio eficaz para establecer contactos fructíferos.

13Para las capas medias, el compromiso en política constituye una posibilidad de ascenso social. Comprometidos en una verdadera carrera de estatuto (Denton, 1971), estos sectores se aprovechan del sistema de distribución de prebendas políticas para enriquecerse un poco y para "agarrarse" a un futuro ministro.

14Las capas más bajas sólo pueden manifestar para hacerse oír y veremos que la supuesta apatía de los desfavorecidos (Adie, Poitras, 1974), no es admisible en Costa Rica.

  • 32 Cuando entre 1979 y 1981 la inflación llegó casi a un 100 %, los costarricenses dieron pruebas de (...)

15En Costa Rica se encuentra esta mezcla de individualismo y de desconfianza que caracteriza la cultura política mexicana y que hace que la acción colectiva intervenga solamente si no existe la solución individual o si el grupo realmente corre peligro (Craig, Cornelius, 1980, p. 373). Habría que añadir, lo que también se verifica en México, un profundo fatalismo que permite al costarricense soportar muchas cosas sin protestar32.

16La mayoría de los costarricenses es apática e inactiva en política, lo que no denota desinterés sino más bien un apoyo difuso al sistema. Por otra parte, un estudio mostró que el apoyo al régimen es tanto más fuerte cuanto más bajo es el nivel de educación (Carvajal, 1978).

17La actitud del hombre de la calle con respecto al poder es bastante ambigua. Por un lado, existe la personalización de la autoridad que consiste en focalizar la atención en el Presidente (el Presidente Carazo es el responsable de la crisis), pero también existe la idea de que el presidente debe, ante todo, dar el ejemplo (recordemos que el Presidente Oduber un día rechazó, con un gesto noble, un paraguas que le tendía un consejero, mientras hablaba a campesinos bajo un tremendo aguacero).

18De la misma manera, existe en el costarricense una utilización particularmente frecuente de la tercera persona del plural para designar (o para referirse a) la autoridad responsable. Es común escuchar, por ejemplo, a un chofer de taxi quejarse de que "hay demasiados huecos en las calles y no hacen nada". Implícitamente, se supone que todo el mundo sabe de quién se trata: son los políticos, la municipalidad, el Gobierno o una institución autónoma. Esta actitud denota tanto la complejidad de la estructura burocrático-administrativa costarricense como una cierta mentalidad de persona asistida a quien poco le importa quién es el responsable; alguien ("ellos"), el Estado, tiene que hacer algo.

COMPORTAMIENTOS

Antecedentes Históricos

19Como aún falta por escribir la historia de la participación del pueblo costarricense en la vida política del país, nos limitaremos a algunas observaciones introductorias.

20Ya hemos hablado de las guerras localistas que desgarraron la Costa Rica de los años 1820-1860. No parece que en esa oportunidad el campesino pobre se haya interesado mucho en las formas de Gobierno que iba a escoger el país.

21La primera participación masiva de los costarricenses en los asuntos nacionales se remonta a 1856, cuando el filibustero norteamericano William Walker invadió Centroamérica. Todo el país participó en el esfuerzo de guerra, lo que hace que este conflicto constituya un "evento fundador" del nacionalismo costarricense. Diez mil personas murieron en las batallas o a causa de las epidemias que la guerra provocó: un 10 % de la población total del país.

22Después de esta gran acción nacional para defender la soberanía nacional, es en 1889 cuando se produce la primera movilización política de la historia de Costa Rica. El pueblo, supuestamente, en ese año se sublevó para impedir que el Presidente de entonces, Bernardo Soto, "facilitara" la elección de Ascensión Esquivel como su sucesor. Sin embargo, parece que esta "sublevación democrática" del pueblo fue meticulosamente orquestada por la Iglesia Católica. Por otro lado, el presidente Soto no habría cedido a la presión popular si el período no hubiese sido marcado por una espectacular decadencia del militarismo (Urcuyo, 1978). Un autor llega a decir que "En 1889, la Iglesia y la oligarquía lograron movilizar a masas de descontentos, ignorantes y fanáticos logrando deponer al gobierno liberal" (Martén, 1966).

23En cambio la información sobre los eventos de 1948, que dieron a luz a la Segunda República, es mucho mejor. Una vez más, parece que la mayoría de los costarricenses no participó en la guerra civil. El ejército privado de José Figueres era suficiente para imponerse a un ejército que sólo existía de nombre.

24Fuera de estos casos, muy pocos, de "movilización", convendría citar también algunos ejemplos de no-movilización particularmente significativos: en 1860, Juan Rafael Mora, el héroe de la Guerra de 1856 es fusilado, a pesar de sus llamamientos al pueblo; en 1868 y luego en 1870, dos golpes de Estado militares son perpetrados sin que los costarricenses se sientan implicados; en 1894, el presidente Rodríguez, elegido democráticamente, se vuelve dictador; en 1906, las elecciones son manipuladas de forma grosera, al igual que en 1914, y los ciudadanos se muestran pasivos; en 1917, todo el mundo aplaude el golpe de Estado de los hermanos Tinoco; en 1919, después del asesinato de Joaquín Tinoco, nadie se subleva contra las presiones de los norteamericanos para un regreso a la "normalidad".

25Se percibe que la movilización masiva de los costarricenses es históricamente excepcional.

26Las movilizaciones obreras tampoco han sido numerosas. Dos fechas marcan la historia del movimiento obrero: 1920 y 1934.

27En 1920, los obreros-artesanos de 25 talleres (mil obreros) se pusieron en huelga para obtener la jornada de ocho horas e importantes incrementos salariales. El movimiento fue un éxito (De La Cruz, 1983). En 1934, tuvo lugar una huelga general en las plantaciones de banano de la región del Caribe. Esta huelga culminó con un triunfo de las reivindicaciones de los trabajadores (Rojas B., 1978). Salvo estos dos tiempos fuertes, ninguna otra movilización de masas vino a estorbar la tranquilidad de las relaciones entre patrones y obreros.

Participación espontánea

28La participación espontánea es aquella que no es legal o institucionalizada. Hay formas de protesta que son realmente espontáneas y otras que son organizadas por sindicatos o movimientos políticos.

29Desde los años 1979-1983, aparecieron nuevas formas de protesta que traslucen un grado de desesperación creciente. Trataremos de exponer esta nueva tendencia.

  • 33 Estudiaremos en el capítulo 8 el caso de una petición, bajo forma de ultimátum, hecha en 1984 por (...)

30a. La petición. Casi siempre la petición es la primera etapa de un conflicto con el Gobierno. Un grupo de personas (habitantes de un barrio, grupo de intelectuales, etc..) o una organización (sindicato, cámara patronal, etc..) dirigen una carta, frecuentemente al Presidente de la República, que publican en un campo pagado en la prensa, para reclamar la aceleración de una reforma o la modificación de una política. La petición tendrá, por supuesto, tanta más eficacia cuanto más poderosos son los signatarios. Un ejemplo será suficiente para demostrarlo.33

  • 34 El programa de gobierno de Monge era titulado "Volvamos a la Tierra".
  • 35 Una institución autónoma, el Consejo Nacional de la Producción (cnp) está encargada de fijar los p (...)

31Aunque uno de los temas más importantes del candidato Monge para la elección presidencial de 1982 fuera el retorno a la tierra34, la política agrícola significó un fracaso de su administración. Paralizado por altos costos de producción y por la caída de los precios en el mercado mundial, el Gobierno estuvo en guerra constante contra los cerealistas, sobre todo durante el período de la fijación anual de los precios35. El 25 de septiembre de 1985, la cámara que agrupa a los productores de cereales pidió al Ministro de Agricultura la destitución inmediata del Presidente Ejecutivo del Consejo Nacional de la Producción. Este último estaba en conflicto con los productores de arroz, que reclamaban un precio de compra más alto, de sorgo, cuya cosecha entera no podía ser almacenada, y de maíz, que pedían indemnizaciones urgentes después del paso de un huracán el 11 de mayo. Finalmente el Ministro de la Presidencia, Danilo Jiménez, después de dos meses de negociaciones, obliga al presidente del CNP a dimitir de su cargo (La Nación, 13 de noviembre de 1985). Como consecuencia de este hecho, el Ministro de Agricultura, en solidaridad con el Presidente del CNP también dimitió. El Gobierno no podía tolerar fricciones graves con esos empresarios, muy poderosos en el país (véase capítulo 7), en pleno período electoral.

32En general, las diferentes cámaras patronales proceden mucho por peticiones y a menudo se salen con la suya. La Cámara de Industrias, por ejemplo, regularmente exige cambios en la política económica. Generalmente el Presidente accede.

33Las peticiones son, a menudo, amenazas. Para las cámaras patronales, son amenazas de bloqueos de carreteras, por ejemplo.

34b. Los bloqueos de carreteras. En los años setenta, un autor señalaba que "el fenómeno de las pequeñas ciudades que cierran sus carreteras nacionales y se declaran en huelga para pedir servicios modernos se propaga rápidamente en el país" (Urcuyo, 1978, p.215)

35Las vías de comunicación existentes son en ciertas zonas escasas, lo que hace que este tipo de acción sea particularmente eficaz y espectacular.

36Hoy se asiste a bloqueos de carreteras por dos principales razones: los habitantes de un barrio o de una ciudad exigen, por ejemplo, el mejoramiento del servicio de buses o el pavimentado de las carreteras, o los agricultores piden indemnizaciones o mejores precios.

37Entre julio de 1984 y julio de 1985, veintiún bloqueos importantes tuvieron lugar en el país. De ellos doce reclamaban el mejoramiento de carreteras, del servicio de buses o de la distribución del agua y nueve planteaban problemas ligados a la producción agrícola. El sector agrícola (productores de arroz, maíz y sorgo), debido a los problemas mencionados, fue el responsable de los bloqueos casi permanentes que tuvieron lugar entre julio y diciembre de 1985. Esto llevó al periódico La Nación a hablar de "clima de subversión generalizada" (Editorial, La Nación, 16 de octubre de 1985).

38Hay que señalar, sin embargo, que la gran mayoría de las barreras levantadas duraron muy poco (en general algunas horas, hasta que la Guardia Civil llegó a levantarlas) y que pocas dieron motivos para disputas con las fuerzas del orden. A veces, la eficacia de este medio de presión parece ser bastante limitada. Los habitantes de Cartago, por ejemplo, tuvieron que interrumpir el tránsito hacia San José durante varios años para reclamar una autopista. Los agricultores parecen tener más éxito con sus reivindicaciones, pero es cierto que disponen de otros medios de presión.

39En líneas generales, la barrera de una carretera es, sobre todo, simbólica, en la medida en que los medios de comunicación amplifican considerablemente el más mínimo incidente. Así, en septiembre de 1985 siete municipalidades ubicadas cerca de la frontera nicaragüense aislaron completamente el norte del país, para que se declarara siniestrada la zona y que se tomaran drásticas medidas de seguridad. La imagen de una zona norte casi desvinculada del país y que caía, por lo tanto, en poder de los sandinistas, emocionó y escandalizó a los costarricenses.

40c. Las manifestaciones. La Costa Rica contemporánea conoció en los años setenta las primeras manifestaciones de envergadura, lo que la incluyó en la ola mundial de contestación universitaria. Tres circunstancias específicas agravaron la situación: el proyecto del Presidente Figueres (1970-1974), influenciado por las teorías de contrainsurgencia norteamericana, de reorganizar la fuerza pública y crear una unidad de policía especial para situaciones de emergencia (guerrilla, terrorismo, etc.), la reanudación de las relaciones diplomáticas con la Unión Soviética, animada por la voluntad ambigua de Figueres de diversificar las relaciones comerciales y, finalmente, el debate sobre la concesión de una explotación de yacimientos de laterita, a la compañía Aluminium Company of America (alcoa). Este debate marcó la vida política costarricense de los años 1966-1970. El día de la aprobación del contrato de concesión a alcoa (24 de abril de 1970), 80.000 estudiantes, intelectuales, diputados, se manifestaron en las calles de San José contra la concesión y el imperialismo. Se produjeron incluso actos de violencia por parte de los manifestantes y una inusual represión de parte de la policía. Hay que señalar dos consecuencias importantes de estos acontecimientos: desde ese día el anticomunismo hizo grandes progresos y los costarricenses temen nuevas manifestaciones (es la razón por la cual la mayoría de las casas, desde entonces, se enreja en San José) y, por otra parte, el 24 de abril, que fue proclamado "Día del Estudiante" es hoy en día una fecha mítica para el movimiento estudiantil, a ejemplo del mes de mayo de 1968 en Francia. Existe en el campus de la Universidad de Costa Rica (ucr) una "Plaza del 24 de abril" y la generación de los estudiantes de los años setenta marca fuertemente la vida política de hoy.

41Años después, el movimiento estudiantil despertó para apoyar el arreglo pacífico de los conflictos en América Central. El 23 de mayo de 1984 una "marcha para la paz" reunió 100.000 personas en San José. Un año después -hecho significativo- cuando el militarismo había progresado considerablemente en el país (especialmente con la llegada de consejeros militares norteamericanos), sólo 300 celebraron el primer aniversario de la marcha.

42Fuera de estos dos grandes momentos del movimiento estudiantil, no existe otro ejemplo de manifestación masiva en Costa Rica, en estos últimos veinte años.

43Sin embargo, hay numerosos ejemplos de manifestaciones de tamaño más reducido. Las marchas sindicales para la defensa del poder adquisitivo (el cual bajó considerablemente desde 1979), son frecuentes, pero movilizan a muy pocas personas. Los profesionales y otros sectores también se han manifestado para obtener incrementos de salario o mejores condiciones de trabajo (enfermeros, médicos, choferes de taxi, campesinos, etc.), pero de manera dispersa y poco eficaz.

  • 36 Así, entre el 9 y el 19 de mayo de 1985, 70 campesinos se declararon en huelga de hambre frente al (...)

44Un caso aparte son las manifestaciones de los "comités patrióticos" que pueden movilizar barrios enteros para la obtención de casas decentes o de tierras para los precaristas. Es muy frecuente ver a un grupo de campesinos llegar a la capital y acampar frente a los locales del Instituto de Desarrollo Agrario (ida) hasta que se les concedan tierras36.

45En líneas generales, estas manifestaciones persiguen, ante todo, un efecto publicitario. Además, el lugar de encuentro es casi siempre la esquina donde está una de las principales estaciones de radio del país, Radio Monumental, que emite informaciones veinticuatro horas al día: de esta forma la divulgación es inmediata.

  • 37 La calificación de Costa Rica para el Mundial de Italia 90, dio lugar también a manifestaciones im (...)

46Los siguientes dos ejemplos son muy significativos: la gran manifestación espontánea, que tuvo lugar el 31 de mayo de 1985, para festejar la victoria de la Selección Nacional de Fútbol sobre la de Estados Unidos37. Como ya lo hemos señalado, aunque en esa misma noche mataron a dos guardias civiles en la frontera con Nicaragua, la alegría fue más fuerte que el odio.

47La otra, realizada el 10 de junio de 1985 se convocó bajo el lema "Cinco minutos para Costa Rica". A las 11 de la mañana de ese día, ante la agresión del 31 de mayo, los costarricenses interrumpieron toda actividad para cantar el Himno Nacional. Se podría haber previsto que la manifestación patriótica iba a transformarse en protesta antisandinista. Sin embargo, muy pocos siguieron al Movimiento Costa Rica Libre (mcrl) (movimiento de extrema derecha) y pocos lanzaron piedras contra la Embajada de Nicaragua.

  • 38 El artículo 369 del Código del Trabajo define como servicios públicos a las empresas agrícolas, in (...)

48d. Paros. Es de extrañar que hablemos de paros o de huelgas en un capítulo dedicado a las formas de participación espontánea no institucionalizada o ilegal. Y sin embargo es necesario. El artículo 61 de la Constitución reconoce el derecho de huelga pero pone limitaciones (en los servicios públicos). Además, el Código de Trabajo extiende la noción de "servicio público" a una vasta área de actividades económicas38 Además, los artículos 333 y 334 del Código Penal prevén penas estrictas para toda persona que incite "al abandono colectivo del trabajo a funcionarios o empleados en el servicio público" (Hernández, 1980. p. 230). El Código de Trabajo, por su lado, sólo califica una huelga de "legal" si fue decretada por lo menos por un 60 % de los trabajadores de una empresa.

49Esas tres normas legales, agregadas a una jurisprudencia muy desfavorable al derecho de huelga, hacen que la casi totalidad de las huelgas sean declaradas ilegales en Costa Rica (un 70 %, según Schifter, 1983).

50Con respecto a los sectores de actividad, hay que distinguir dos tipos de huelgas: las de las plantaciones de banano, y las otras. Entre 1972 y 1984, según el Ministerio del Trabajo, se produjeron 193 huelgas, de las cuales hubo 98 en las plantaciones de banano.

51El alto número de huelgas en las plantaciones de banano indica un alto grado de combatividad, pero también una amplia solidaridad.

52Dos ejemplos, ambos en 1980, ilustran este segundo punto. El 21 de diciembre de 1979 se declara una huelga en dos plantaciones de la Standard Fruit Company (en el Valle de la Estrella, provincia de Limón y en Río Frío, provincia de Heredia) de tres mil trabajadores. Entre el 4 y el 7 de enero de 1980, se desencadenan treinta y dos huelgas de solidaridad en las plantaciones de dimensión mediana (70-384 trabajadores, fueran o no clientes de la Standard) y en una muy grande (la United Brands, de cinco mil trabajadores). También a la huelga del 1° de agosto le siguen diecisiete huelgas de solidaridad.

53No obstante, aunque se haga abstracción del año 1980 y de estas huelgas en serie, resulta que un 35 % de las huelgas del país entre 1972 y 1984 tuvo lugar en plantaciones, esencialmente en la región atlántica.

54Otro estudio mostró que, durante el mismo período, dos tercios de las huelgas habían tenido lugar en el sector privado. Un 80 % de ellas fue en las plantaciones (cepas, septiembre de 1985). En Costa Rica la mayoría de las huelgas ha sido en las plantaciones, a menudo largas y violentas, y en el sector público.

55El año 1984 podría, sin embargo, marcar un giro en la evolución de las huelgas en las plantaciones de banano. La gran huelga de setenta y dos días que tuvo lugar en ese año, y que resultó un fracaso completo para los trabajadores, consagró la pérdida de influencia del sindicalismo dirigido por los comunistas, y ayudó a que el gobierno facilitara la reestructuración (sustitución del banano por la palma africana) que exigían las compañías norteamericanas.

  • 39 Llamada tortuguismo en Costa Rica, esta forma de huelga es particularmente eficaz. Hay que señalar (...)

56En los servicios públicos las huelgas son numerosas y casi siempre para apoyar reivindicaciones salariales. Así, por ejemplo, en agosto de 1985, los tres mil quinientos empleados de los ferrocarriles, se declararon en huelga, para exigir la entrega de un aumento de salario prometido desde enero. Pero a veces los empleados llegan a pedir la dimisión del jefe de una institución (caso de los conflictos en los bancos en agosto de 1985) y, para evitar la ilegalidad, recurren a la huelga de celo39.

57Otra huelga importante fue la que marcó los años 1984-1985. El 16 de julio de 1984 los educadores del país se declararon en huelga para defender una plataforma reivindicativa bastante amplia (aumentos de salarios, congelación de tarifas públicas, revisión de las tarifas de transporte, etc..) Once días más tarde, se formó una comisión bipartita (gobierno-sindicatos de educadores), pero la huelga fue declarada ilegal. En aplicación de los artículos 333 y 334 del Código Penal, cincuenta y cuatro profesores fueron acusados de haber abandonado sus cargos. Ahora bien, de manera excepcional, todos fueron absueltos el 27 de agosto de 1985, con lo que se creó sin duda un precedente en la lucha para la abrogación de los citados artículos 333 y 334.

  • 40 Esta casi-legislación de la violación de la propiedad privada puede parecer curiosa; sin embargo c (...)

58e. El "precarismo". Conforme a la ley, es "precarista" "toda persona que, por necesidad, hace acto de posesión, estable y efectivo, como propietario, de manera pacífica, pública e ininterrumpida, por más de un año, y con el objetivo de cultivar la tierra en vista de su subsistencia y de la de su propia familia; estando este terreno en nombre de un tercero sobre el Registro Civil de la Propiedad" (artículo 92 de la Ley del itco, citado por Barahona, 1977, p. 89). Al cabo del año, la expulsión ya no es posible y el precarista se vuelve dueño sin título40.

59Es a partir de los años cincuenta, con el cierre de la frontera agrícola, y luego con el desarrollo de la concentración de la tierra, que se empezaron a plantear los problemas de las ocupaciones ilegales de tierras (Villarreal, 1983). En 1963 había 14.447 familias precaristas. En 1973, 17.241.

60Después de una leve disminución en los años 1975-1976, se registra un recrudecimiento del problema, en las regiones atlántica, Pacífico norte y sur, junto a un deterioro de la economía desde 1978 (Menjívar et al., 1985). Además, numerosas compañías (sobre todo en el sur del país) cesan sus actividades sin vender los terrenos. En marzo de 1984, por ejemplo, cuatrocientas familias ocuparon, cerca de la frontera panameña, una pequeña parte de una propiedad de 10.000 hectáreas, de las cuales solamente 250 eran cultivadas. Fueron expulsadas inmediatamente por la Guardia Rural. Hubo un muerto y varios heridos. En esta región, los precaristas eran en su mayoría exobreros de las plantaciones de banano abandonadas o transformadas en plantíos de palmeras.

61En abril de 1985, un centenar de precaristas, que había invadido una propiedad en el sur del país, fue también violentamente expulsado. Se produjeron muchos heridos.

62Sin embargo, la respuesta del Gobierno no ha sido siempre tan violenta y, por medio del Instituto de Desarrollo Agrario (ida), ha comprado tierras invadidas para redistribuirlas. Pero este tipo de política parece apaciguar muy poco las presiones sobre la tierra.

63Paralelamente a las invasiones de tierras, existe también un problema de "precarismo urbano", un "movimiento social urbano" (Arguello, 1981), que es una consecuencia de la grave crisis de la vivienda que atraviesa Costa Rica. Todos los analistas coincidían en 1985 en decir que faltaban 125.000 viviendas en el país y que aproximadamente 500.000 personas (un habitante de cada 5 viven en tugurios (La República, 17 de noviembre de 1985). Por eso, Oscar Arias prometió durante su campaña electoral construir 80.000 viviendas en cuatro años de su administración.

64Este rápido panorama de las formas de movilización espontánea deja una doble impresión.

  • 41 Lejos se está, en efecto, de los motines que conoció Guatemala en setiembre de 1985, después del a (...)

65En primer lugar, el grado de agitación social es relativamente alto, aunque sea modesto si se compara con el resto de Centroamérica41. La izquierda, como la derecha, exageran cuando hablan, respectivamente, "de estado de efervescencia social generalizada" (cepas, junio-agosto de 1985), y de "clima de descontento y de subversión general" (Lo Nación, Editorial, 11 de octubre de 1985). Es cierto, sin embargo, que se pueden destacar, aquí y ahí, índices de exasperación y desesperación, como fue la huelga de hambre que declararon los habitantes de un barrio de Guadalupe (Cantón de Goicoechea) entre el 17 y el 22 de junio de 1985 para acelerar la construcción de viviendas decentes.

  • 42 Los ferrocarriles costarricenses comprenden una sola línea que une Puntarenas (costa pacífica) con (...)

66Desde 1979 no se ha dado ninguna manifestación masiva que haya podido ejercer influencia sobre las políticas implementadas por los gobiernos. Muy a menudo la respuesta a los movimientos señalados ha consistido en la creación de una nueva estructura administrativa que se encargue de la gestión de los problemas existentes. De manera significativa, en agosto de 1985 los tres mil quinientos empleados de los ferrocarriles costarricenses permanecieron en huelga durante una semana, para que se les pagara el sueldo y para que se creara un instituto de ferrocarriles costarricenses (institución autónoma que debería, de esta forma, presentar más garantías financieras)42. La confianza en el Estado sigue siendo una constante de la vida política y social costarricense.

67En segundo lugar, es claro que los grupos sociales no poseen igual capacidad de movilización. Es muy sorprendente ver a la Cámara Nacional de Industria funcionar como una célula de expertos o consultores que producen regularmente, con gran publicidad, análisis y recomendaciones para el Presidente de la República. Existe un enorme abismo entre la movilización débil pero eficaz de las cámaras empresariales, y la movilización desesperada y a menudo inútil de los costarricenses marginados.

Participación legal

68Cuando, finalmente, los costarricenses se movilizan, lo hacen poco y espontáneamente. Vamos a ver si tal vez lo hacen más en el marco institucional. Se estudiarán dos aspectos de esta participación: el voto y la adhesión.

  • 43 Desde 1812, durante la colonia, Costa Rica, regida por la constitución española de Cádiz, debió el (...)

69a. El voto. El voto no es un derecho adquirido recientemente en la historia cívica costarricense. Aunque el sufragio haya sido restringido durante mucho tiempo y las elecciones manchadas de fraudes, el costarricense está impregnado de la cultura política participativa43 Recordemos que en el siglo xx el orden constitucional sólo fue interrumpido dos veces, en 1917 y en 1948; en el segundo caso justamente a raíz de fraudes electorales.

70Antes de 1953, sin embargo, menos del 20 % de la población estaba inscrito en las listas electorales.

71A partir de 1953, gracias a la creación de un Tribunal Supremo de Elecciones con total independencia y muy eficiente, el registro de electores aumentó notablemente (cuadro 7).

72Además, las mujeres adquieren el derecho de elegir en 1953 y la edad para tener derecho a votar baja de 20 a 18 años en 1974.

73En lo que se refiere a la abstención, se nota en el cuadro 20 que es excepcionalmente débil. La tasa de participación, que varía entre un 64,2 % en 1958 y un 83,3 % en 1970, es una de las más altas del mundo. Es cierto que el "sufragio es función primordial y obligatoria" (Artículo 93 de la Constitución) en Costa Rica, pero la ley no prevé multas si el ciudadano no retira su cédula para votar.

Cuadro 7. PARTICIPACIÓN POLÍTICA: COMPORTAMIENTO ELECTORAL

1 Porcentajes de la

1 Porcentajes de la población total.
2 Porcentajes de los sufragios inscritos (padrón electoral)
Fuente: Tribunal Supremo de Elecciones.

74Se pueden avanzar dos explicaciones a esta muy alta tasa de participación. En primer lugar existe un manifiesto entusiasmo por parte de los costarricenses para ir a votar. Ya lo hemos señalado: Costa Rica es un país en campaña electoral permanente. Las elecciones son la ocasión de una gigantesca fiesta.

75En segundo lugar, existe el hecho de que es difícil no ir a votar el primer domingo de febrero, cada cuatro años. En efecto, ese día, todos los medios de transporte son utilizados, por cada uno de los dos principales partidos comprometidos en la batalla electoral, para llevar a los ciudadanos a las urnas. Hasta el campesino más aislado en una montaña podrá escoger entre la camioneta de colores verde y blanco del Partido Liberación Nacional (pln) y la pintada rojo y azul del Partido Unidad Social Cristiana (pusc), para llegar a la ciudad o pueblo más cercano, en donde tendrá la oportunidad de pasar todo el día.

  • 44 Del nombre del presidente Calderón (1940-1944), líder populista, quien al tratar de hacerse reeleg (...)

76Sin embargo, en la actualidad se percibe una notable evolución. Si apartamos la elección de 1978, en la cual el carisma de Carazo probablemente desempeñó un gran papel, hay una tendencia a un estancamiento relativo de la participación, pese a que los partidos comprometen sumas enormes para movilizar el electorado. La polarización heredada del 48 (liberacionistas contra antiliberacionistas) se esfuma poco a poco y un cierto hastío invade a los costarricenses. La campaña para las elecciones de 1986 puso de manifiesto que un cambio de generación no implica automáticamente una modificación del discurso político (Dabene, 1986c). La de 1990, reducida a cuatro meses, fue una de las más aburridas de la historia. Antes, el costarricense consideraba la elección como un combate que no había que perder, porque tradicionalmente su familia era libe-racionista o calderonista44. Hoy quien quiera que sea el vencedor, el costarricense tiende a darle más importancia al hecho de si mejora o no su nivel de vida. Las redes del clientelismo se estrechan y se manifiesta una cierta lógica utilitarista en el comportamiento electoral del costarricense.

77El alto porcentaje de participación en 1986 sin duda hay que relacionarlo con el enorme esfuerzo de movilización desplegado por el pln, pues tenía que recuperar aproximadamente diez puntos desde enero de 1985. La de 1990, al igual, pero en sentido contrario, tuvo que ver con la excelente organización del pusc, que por fin logró ganar.

78En un caso como en el otro, no hay que equivocarse sobre el significado de la movilización a la cual da lugar una contienda electoral. Una campaña constituye la pieza principal de los mecanismos de autolegitimación del sistema político y, por lo tanto, la participación electoral de los costarricenses manifiesta más un acto de confianza en las instituciones que una actitud democrática. Es típico que, si el día de la elección los vencedores celebran la victoria y los perdedores lamentan la derrota, al día siguiente todos juntos celebran los resultados "como costarricenses".

79b. La adhesión. Mejor que el voto, la adhesión a un partido político, a un sindicato o a una organización, refleja un compromiso, una voluntad de participación en la vida política de un país.

80La adhesión a un partido es casi inexistente en Costa Rica. Históricamente los partidos han actuado solamente en tiempos de una elección y no han poseído estructura permanente. Aún en el presente, los partidos no reagrupan masas de militantes fuera de los períodos electorales. Se limitan a reclutar numerosos fijadores de carteles (los llamados "tontos útiles"), un año antes de la fecha de las elecciones.

81La sindicalización es también muy débil: un 2,6 % de la población activa estaba sindicalizada en 1963, un 10,9 % en 1973 y un 15,7 % en 1984. La progresión se explica por la evolución de la estructura ocupacional y del asalariado (Capítulo 1). En la rama "agricultura", los progresos que se notan son debidos a la constitución de numerosos sindicatos de pequeños y medianos productores o de precaristas. Entre las otras ramas, hay que señalar el alza de la tasa de sindicalización en los servicios (29,8 % en 1984).

82Con respecto a los sectores de actividades, existe una enorme diferencia entre la tasa de sindicalización del sector público (53,7 % en 1984) y el del sector privado (7,3 %).

83El contraste es aún más sorprendente si se recuerda que cerca de un 80 % de los costarricenses trabaja en el sector privado.

84Todo concurre a dar la imagen de un "sindicalismo de cuello blanco" que se basa, esencialmente, en los empleados del sector público y las capas medias: la categoría profesional de "empleados" tiene una tasa de sindicalización de 42,3 % contra 17,7 % para los "obreros agrícolas" (Cuellar, Quevedo, 1978).

85Sobre esta situación singular se pueden proponer diversas explicaciones, no obstante que el fenómeno es común en muchos países en vías de desarrollo. Así "el hecho de que la industrialización sea reciente y acelerada y que opera sobre la base de una estructura industrial previa, típicamente artesanal, lleva a plantear la hipótesis de que su papel (de la sindicalización) propio consiste -en Costa Ricano en la representación de intereses de clase, con ramificaciones políticas bien definidas, sino al contrario, en la conciliación de los intereses de los asalariados y de los patrones; y también en la defensa de reivindicaciones vinculadas a las personas próximas al sindicato" (Cuellar, Quevedo, 1978, p. 58). Este argumento se incorpora a los que habíamos adelantado para explicar la ausencia de una clase obrera en el país, con la excepción de los obreros de las plantaciones bananeras, cuya tasa de sindicalización ha sido, además, dos veces más alta que la de los otros obreros.

  • 45 Así, en 1985, un conflicto en la "Junta de Protección Social", dio lugar a la destitución de dieci (...)

86Las características de aparato legal costarricense no incita, además, a la adhesión a un sindicato. La represión sindical, aunque no tenga la amplitud de la de otros países de América Latina, existe en Costa Rica, sobre todo desde los años cincuenta. El artículo 263 del Código del Trabajo prohibe las actividades que van en contra de los intereses económicos y sociales del país; el artículo 280 estipula que el Ministerio del Trabajo puede solicitar a los tribunales la disolución de los sindicatos que intervengan en los asuntos político-electorales o que desplieguen actividades contrarias al régimen democrático. Además, en Costa Rica no existe protección legal de los sindicalistas (fueros sindicales) por lo que estos pueden ser, y son, despedidos fácilmente45.

  • 46 Entrevista con dirigentes de la anep (Asociación Nacional de los Empleados Públicos), el 6 de novi (...)

87Según los responsables de uno de los principales sindicatos del país, el aparato legal es usado con parsimonia por los gobiernos como manera para desanimar la sindicalización sin hacer desaparecer los sindicatos46.

88La máquina jurídico-política costarricense, en cambio, se dedicó totalmente, desde principios de los años ochenta, a promover la adhesión de los trabajadores a una forma de organización paralela y concurrente de los sindicatos: las "asociaciones solidaristas". El éxito de estas asociaciones no puede, sin embargo, explicarse únicamente por la importancia del apoyo de que dispone. La ideología que lleva el "solidarismo" está a punto de imperar en el país y naturalmente los trabajadores se identifican con ella. Volveremos a esto con más detalle en el capítulo 4. Hay que precisar simplemente, por el momento, que la adhesión a las asociaciones solidaristas, entre 1979 y 1981, de manera muy clara se hizo en detrimento del sindicalismo. Es posible que los solidaristas ya hayan superado en número a los sindicalistas. Los dirigentes del movimiento hablaban en 1985, a este respecto, de 250.000 trabajadores asociados, lo que correspondería aproximadamente a un 30 % de la población activa.

89Las asociaciones solidaristas constituyen una forma de organización alternativa para los trabajadores, lo que no pudieron hacer las cooperativas diez años antes. En efecto, en 1972, había más o menos tantos sindicatos como cooperativas y las tasas de adhesión por ramas de actividad eran semejantes (Cuelllar Quevedo, 1978), lo cual demostraba una notable debilidad en la industria, mientras que hoy día el solidarismo es muy popular entre los obreros.

Cuadro 8. NÚMERO DE ASOCIACIONES SOLIDARISTAS Y NÚMERO DE SINDICATOS POR PROVINCIAS 1979-1981

Cuadro 8. NÚMERO DE ASOCIACIONES SOLIDARISTAS Y NÚMERO DE SINDICATOS POR PROVINCIAS 1979-1981

Fuente: Blanco, Navarro, 1982.

UN MODELO DE PARTICIPACIÓN MULTIDIMENSIONAL Y DESARTICULADO

90Los costarricenses tienen la reputación de ser un pueblo extremadamente politizado. No obstante, de acuerdo con las formas de movilización que hemos enumerado, es tentador que usemos nuevamente las palabras que citamos al abrir este capítulo: los costarricenses hablan mucho de política, pero a la hora de las reuniones todos se quedan en casa.

91Aparentemente existen varios mecanismos de movilización que funcionan de manera simultánea. Es una movilización multidimensional y desarticulada, que no da lugar a grandes reuniones, como sí sucede en todos los demás países de América Central, pero que favorece la aparición de focos de contestación o de presión.

92Se ha dicho que "los sujetos sociales de la conflictiva realidad centroamericana se mueven y articulan en una misma dirección frente al Estado" (Camacho, Menjívar, 1985, p.7)."La plataforma programática del gobierno democrático revolucionario" de El Salvador y la "proclama unitaria de las organizaciones revolucionarias del pueblo de Guatemala" son dos ejemplos que da Camacho (ibid, p. 38), de emanación de la categoría de lo "popular", cuyo surgimiento ha caracterizado la vida política centroamericana de estos últimos diez años.

93En este marco, Costa Rica es una clara excepción y la izquierda costarricense, como lo veremos en el siguiente capítulo, está fuera de tiesto con relación a una categoría "popular" completamente desarticulada. Las bases objetivas de un descontento general existen en Costa Rica, sin embargo no existe ninguna unión de las peticiones. Cada grupo social se moviliza por su lado.

94Además, existe una tendencia a un fraccionamiento en los modos de participación política. Los sectores marginados (que desde 1979 son cada vez más numerosos) se comprometen, cada vez más, en proyectos colectivos para resolver sus problemas (Booth, 1979). El ejemplo típico de la Costa Rica de los años ochenta es el de los precaristas que se organizan para defender sus reivindicaciones (derecho a la tierra, instalación de electricidad, de agua, paso de una línea de bus, etc..) (Argüello, 1981).

95Además, las clases medias y superiores se encuentran bien integradas al sistema político nacional y como quieren lo manipulan. Su participación institucional se explica por un sentimiento de eficacia política, mientras que los comportamientos de participación espontánea de los sectores marginados deben ser relacionados con una falta de confianza en el Gobierno (Seligson, 1980).

96No obstante, esta diferencia no tiene que seguir obligatoriamente la división rural/urbano. Un estudio señaló que los citadinos votaban más y tenían más contactos con las municipalidades, mientras que los habitantes del campo participaban más en las organizaciones, sobre todo en las que conciernen a la educación (estos últimos tienen más hijos que los de la ciudad) (Booth, Seligson, 1979).

97De manera general, al contrario de lo que se afirma corrientemente a propósito de América Latina (Adie, Poitras, 1974; Needler, 1977) o de Costa Rica (Denton, 1971), la participación no se reduce de ninguna manera al voto. Hasta hemos dicho que el voto constituye una forma de participación, sin duda menos significativa que la movilización espontánea.

  • 47 Para medir la participación, Booth vuelve a tomar las categorías utilizadas por Verba, Kim y Nie ( (...)

98Desde un punto de vista comparativo, se ha señalado que los costarricenses "participan" menos que los austríacos, los norteamericanos o los japoneses, pero más que los indios o los nigerianos (Booth, 1976)47. Sin embargo, todas las formas de participación que se destacan en esos otros países están presentes en Costa Rica.

99En los años cincuenta y sesenta, los movimientos populares se organizaban sectorialmente para la defensa del poder adquisitivo, el mejoramiento de las condiciones de trabajo o una más amplia participación política. "Este contenido de las luchas a la vez que hace homogéneo el carácter de las mismas a escala internacional para la clase obrera; particulariza al país del resto de la región centroamericana sometida a crueles dictaduras y sofisticados métodos represivos" (Abarca, 1978, p. 53).

100Desde principios de los años ochenta, se nota una radicalización sensible de la movilización popular, pero siempre de manera sectorial. Mientras tanto otros grupos, que giran alrededor de las cámaras empresariales, se movilizan de manera cada vez más eficaz. La lógica de enfrentamiento de la clase dirigente la induce a comportamientos agresivos, que contrastan singularmente con la pasividad de los sectores medios, imbuidos de la lógica de movilidad que hemos descrito en el capítulo anterior.

101La desarticulación de los movimientos populares es un fenómeno primordial para la estabilidad política del país. Mientras más se reblandece el tejido social, es más necesario que los mecanismos de control de "estallidos" de descontento funcionen bien. Haremos una descripción de estos mecanismos en los siguientes capítulos.

MOVILIZACIÓN ORGANIZADA

102Costa Rica es sin duda la única democracia del mundo actual que es sometida a una propaganda de tipo totalitario. El bombardeo ideológico es permanente y se intensifica en el período electoral.

103Desde 1948, el pln, sostenido por toda la clase dirigente, reinventé el país, volvió a escribir su historia, volvió a crear su mito. La producción simbólica de los gobernantes es importante en toda América Latina (y en particular en México, Craig, Cornelius, 1980), sin embargo, en relación con el tamaño del país, en ningún lugar tiene la misma amplitud que en Costa Rica.

104La "propaganda oficial" de la cual hablaremos en este capítulo, es un discurso con múltiples soportes. Si la paternidad de ese discurso pertenece al grupo de intelectuales que se reunieron en el "Centro para el Estudio de los Problemas Nacionales" antes de 1948, se benefició luego con los numerosos ascensos al poder del pln y su capacidad de hacer consenso. Fuera de algunos grupos de intelectuales de izquierda, ultraminoritarios, el mismo discurso es producido por los círculos dirigentes (pln o an-tipln), por las cámaras empresariales y los medios de comunicación.

LAS FORMAS DE PROPAGANDA

105Las grandes celebraciones nacionales, los medios de comunicación y las campañas electorales son los tres vectores principales de la propaganda. Una figura domina: la del Presidente de la República. Por eso, por ejemplo; entre 1982 y 1986, el Presidente Monge, no es exageración decirlo, sirvió fundamentalmente para producir discursos legitimadores o para hacer la promoción de su país en el exterior. En tiempos de crisis, era necesario. Aún con el Presidente Arias, la propaganda siempre acompañó la acción política.

Las celebraciones

106Las celebraciones son muy numerosas en Costa Rica y dan ritmo a la vida cívica del costarricense que no puede escaparse de ellas, cualquiera que sea el lugar de trabajo o su edad. Todas dan lugar a múltiples actos cívicos que exaltan los valores democráticos, a desfiles de alumnos, a informes de prensa y a discursos políticos. Los temas de las celebraciones son bastante variados: evocación de eventos históricos, elogio de una categoría social, civismo o evento religioso. A veces pueden dar origen a movilizaciones impresionantes, como por ejemplo el 1° y el 2 de agosto, día de la Virgen de Los Angeles, llamada "La Negrita", patrona de Costa Rica.

107Las dos grandes celebraciones tienen lugar en abril y en setiembre: respectivamente, "Mes del Héroe" y "Mes de la Patria" (ver cuadro No. 9).

108El mes de setiembre, Mes de la Patria, condensa todo el fervor cívico costarricense. Un programa detallado de las actividades, que hemos resumido en el cuadro 10, es fijado para todo el país.

109Aparte de estas fiestas tradicionales, Costa Rica posee el arte de transformar cualquier evento de alcance internacional que se celebre en el territorio, en una operación para promover la democracia. Un ejemplo espectacular de estos últimos años fue el "Primer Congreso Mundial de los Derechos Humanos", en Alajuela (la ciudad natal de Juan Santamaría), entre el 6 y el 12 de diciembre de 1982.

  • 48 Lista no exhaustiva

Cuadro 9. CELEBRACIONES OFICIALES IMPORTANTES ABRIL-DICIEMBRE 198548

Cuadro 9. CELEBRACIONES OFICIALES IMPORTANTES ABRIL-DICIEMBRE 198548
  • 1 Eventos internacionales

Note*1
Fuente: La Nación, La Prensa Libre, La República, abril-diciembre 1985.

Cuadro 10. ACTIVIDADES DEL "MES DE LA PATRIA" -1985-

Cuadro 10. ACTIVIDADES DEL "MES DE LA PATRIA" -1985-

"Durante el mes de la patria se celebrará, todos los lunes, en cada institución educativa y en cada institución pública y privada, un acto cívico especial. El programa mínimo para cada uno de estos actos deberá ser el siguiente: saludo al pabellón nacional, Himno Nacional, mensaje cívico por la paz, la libertad y la democracia, actividades especiales a iniciativa de los organizadores, retiro del pabellón nacional.
El 14 de setiembre a las 18 horas, se echarán al vuelo las campanas de todas las iglesias, sonarán las sirenas de las radioemisoras y periódicos nacionales, radiopatrullas, bomberos y ambulancias. A las 18:01 se entonará a una sola voz, en todo el país, el Himno Nacional de Costa Rica. La cadena nacional de radio y televisión transmitirá este acto solemne desde la Casa Presidencial, con el fin de que ni un solo costarricense deje de participar en este fervoroso homenaje a la Patria".
Fuente: Programa oficial del 164 aniversario de la Independencia Nacional (1985)

  • 49 Esta carta más tarde sirvió de base para la redacción de la "Proclama de neutralidad, perpetua, ac (...)

110Costa Rica debía celebrar con ese congreso tres aniversarios: los cien años de la abolición de la pena de muerte, los setenta y cinco de las leyes sobre la educación y los treinta y dos de la abolición del ejército. De él salió la "Carta de Alajuela"49 que contiene las siguientes recomendaciones: "que Costa Rica se convierta en el Centro Mundial de Estudio, Investigación, Defensa y Divulgación de los Derechos Humanos... que la comunidad internacional le reconozca y garantice a Costa Rica un Estatuto de Neutralidad perpetua" (Mourelo, y otros, 1984, p.62). Costa Rica organizaba la celebración de su carácter excepcional en relación con el exterior, a fin de consolidar la legitimidad interna, en un período de quiebra económica. En este sentido, los últimos meses de la administración Arias llegaron a extremos históricos, con la celebración del centenario de la democracia, que se transformó en "cumbre hemisférica".

111El Presidente de la República es la figura más importante del aparato propagandístico. Pronuncia un discurso para cualquier ocasión, como así lo muestra el cuadro No. 11.

112Estudiaremos el contenido de estos discursos ulteriormente, pero hay que precisar que un buen número de ellos fueron radiotelevizados y publicados, íntegramente o en extractos, en la prensa. Además, prácticamente todos los días aparece el Presidente en la televisión o en los periódicos, rodeado, por ejemplo, de niños o acompañado del Arzobispo de San José. Como el Presidente viaja por el país, los costarricenses tienen, además, la oportunidad de estrecharle la mano y hablarle. La figura del Presidente, símbolo del Estado, está siempre muy presente.

  • 50 Lista no exhaustiva

Cuadro 11. DISCURSOS DEL PRESIDENTE MONGE JUNIO-SETIEMBRE 1985 LOS MOTIVOS50

Cuadro 11. DISCURSOS DEL PRESIDENTE MONGE JUNIO-SETIEMBRE 1985 LOS MOTIVOS50

113Sigue...

114...viene

Fuente: La Nación, La República, La Prensa Libre, Junio-setiembre de 1985.

  • 51 Siendo escasos los automóviles (un automóvil para cada 25 habitantes aproximadamente), porque son (...)

115Finalmente habría que mencionar las innumerables placas conmemorativas colocadas en los lugares más frecuentados (plazas, jardines públicos, edificios públicos, etc..) y los "mensajes cívicos" que como en los buses51, insisten, por ejemplo, en que "limpieza es cultura, por lo tanto democracia".

Los medios de comunicación.

116Los medios de comunicación (periódicos, radio y televisión) desempeñan un papel primordial en la vida política del país.

117La radio, ante todo, está presente en todos los hogares. Dirigiéndose al público en general, la propaganda emitida por la radio es a veces pesada. Las muy poderosas y muy conservadoras "Cámara Nacional de los Medios de Comunicación Colectiva" y "Cámara Nacional de Radio" disponen de numerosos espacios para propagar sus mensajes cívicos y su forma de ver los acontecimientos.

118Además, todos los propietarios-accionistas de estas radios forman parte de los sectores más próximos al poder y más conservadores (véase capítulo 7.) "Radio Impacto", por ejemplo, se presentaba en 1985 como "la radio que emite desde San José, la capital democrática del mundo occidental". Los mensajes cívicos abundan en todas las antenas sobre los temas: "Costa Rica, la democracia más bella del mundo", "San José, capital del mundo libre", "El deber de todo costarricense es defender su democracia", etc.. Paralelamente a estos mensajes, los comentaristas (deportivos especialmente) multiplican las observaciones de orden político y dan pruebas de un violento anticomunismo.

119En enero de 1985 una nueva radio, "Radio Costa Rica", salió al aire. De 5 a 9 de la mañana y de 5 a 7 de la tarde, prestaba su antena a la "Voz de América" ("Voice of America") para retransmitir los dos programas de informaciones, "Buenos Días América" y "Buenas Noches América", emitidos en idioma español desde Washington.

120La instalación de esa estación, destinada a cubrir Nicaragua, provocó las protestas de parte del régimen sandinista. En Costa Rica, se levantaron algunas voces en contra de esta incursión norteamericana. Sin embargo, numerosos observadores reconocieron que la información difundida por la "Voz de América" era mucho más objetiva que la de las otras estaciones de radio.

121La televisión es igualmente muy popular en Costa Rica (Montoya, 1984). En efecto, se estima que un 80 % de los hogares dispone de un televisor y los diferentes canales ofrecen informaciones sobre el país, de buena calidad. En cambio, las informaciones internacionales son casi todas compradas a las cadenas de televisión norteamericanas.

122Según un estudio que hemos realizado entre el 28 de mayo y el 19 de agosto de 1985, sobre una muestra de 13 programas tomados al azar, el programa de informaciones internacionales "En contacto directo", del canal 2, difundido todos los días a las 8 de la noche, presenta entre un 50 % y un 80 % de informaciones provenientes de Estados Unidos (principalmente de la cadena norteamericana SIN-Spanish International Network). Los restantes, del 20 % al 50 %, constituyen reportajes sobre otros países del mundo comprados a la misma cadena sin. La dependencia es, por lo tanto, total y el costarricense sólo tiene acceso a la visión norteamericana del mundo, hasta tal punto que, por ejemplo, un evento como las "revueltas de buses" en Guatemala, en setiembre de 1985, fue presentado a través de reportajes del sin y no de la televisión guatemalteca. Además, ya que el sin no tiene corresponsales en el mundo entero, numerosos eventos pasan por alto (Asia no está cubierta, por ejemplo), mientras que otros, de importancia dudosa, ocupan un lugar desmedido (así, por ejemplo, "La impotencia sexual en los Estados Unidos" ocupó, durante la programación del 30 de mayo de 1985, ocho veces más tiempo que el encuentro Estados Unidos-Unión Soviética en Ginebra).

123La propaganda en la televisión es menos frecuente que en la radio, y se ejerce por intermedio de "mensajes" en manos de la "Cámara Nacional de Medios de Comunicación Colectiva" en colaboración con las cadenas, sobre los temas de la familia, de la droga, de la libertad y de la democracia.

124La prensa, muy abundante, desempeña igualmente un papel importante en el país, como tendremos la ocasión de señalarlo en varias oportunidades. En términos relativos, los costarricenses son buenos lectores de periódicos: un 43 % (según Montoya, 1984) los lee. En la capital hay un 60 % y un 18,5 % en el resto del país. Una de las razones es el precio módico de la mayoría de los periódicos (La Nación, el principal diario, costaba 10 colones en 1985 y 20 en 1989).

125Aparte de la orientación ideológica de los periódicos, vinculada, como sucede con la radio, al conservatismo de los propietarios-accionistas, de lo cual hablaremos ulteriormente, la propaganda se desliza masivamente en la prensa, gracias a los muy numerosos campos pagados y a los suplementos de instrucción cívica que se publican regularmente.

126La Nación, por ejemplo, publicó el 6 de noviembre de 1985, en su suplemento semanal "Zurquí", en preparación del "Día de la Democracia", una "encuesta" sobre el tema "¿cómo ven la política los niños?" Las respuestas a las preguntas eran inequívocas:

127Pregunta: "¿Qué crees que es democracia?"; Respuesta: "Es muy linda en la forma que vivimos y que aquf en Costa Rica tenemos paz y somos libres."

128Pregunta: "¿Qué te gustaría que hiciera el próximo gobierno para el país?"; Respuesta: "Que no haya guerra en nuestro país, ni ningún país venga a manchar nuestro país de paz y de amor."

129Pregunta: "¿Por qué son importantes las elecciones en nuestro país?"; Respuesta: "Porque si no hubiera elecciones, no nos sería posible vivir en paz ni tranquilidad." (La Nación, 6 de noviembre de 1985).

130Además, lo hemos dicho, la prensa da cuenta ampliamente de todas las actividades oficiales y extraoficiales del Presidente y de los ministros.

Las campañas electorales

  • 52 Desde 1989, se inicia solamente cuatro meses antes.

131Oficialmente en Costa Rica, una campaña electoral se inicia seis meses antes de la fecha de las elecciones (primer domingo del mes de febrero, cada cuatro años)52. En la práctica, la campaña es casi permanente en los círculos políticos, pero públicamente comienza un año y medio, más o menos, antes de la elecciones.

132Nos limitaremos aquí a señalar que las campañas constituyen una pieza principal de la propaganda oficial. Hay que señalar que los verdaderos poderes de decisión no radican en los mandatos que están puestos en juego el día de la elección (Presidente, diputados, regidores y síndicos). Los electores lo saben y dudan de la capacidad de los gobernantes de llevar a cabo verdaderos cambios en el país. Además, la brecha liberacionistas-antiliberacionistas está muy enraizada en los costarricenses, por lo que una contienda electoral sólo puede pretender, en el mejor de los casos, convencer a una fracción marginal de un 20 % a un 25 % de indecisos. Una parte de éstos se decide el último día, cuando va a las urnas, de acuerdo con la cantidad de banderas, vehículos y muchachas guías que se ven en las calles.

133El examen de los temas de una campaña es muy instructivo. Permite descubrir que los debates ideológicos son totalmente desechados en beneficio de una disputa personal entre los candidatos. El problema no es saber lo que harán una vez elegidos, sino evaluar su adaptación a un marco preestablecido que no se quiere ver cambiar, por cuanto asegura la estabilidad política desde 1949. Los candidatos se ven limitados a prometer más sobre los temas de la democracia, la libertad, la paz y la justicia social, conforme a la letanía de los eslóganes escuchados fuera de los períodos electorales. Es muy significativo el hecho de que la campaña baja mucho de intensidad en setiembre, Mes de la Patria: pone de manifiesto que la propaganda de los partidos y la propaganda oficial constituyen sustitutos funcionales mutuos.

  • 53 "Performativo" es empleado aquí en el sentido en que los lingüistas hablan de enunciado o de verbo (...)

134En fin, las campañas, al asegurar una producción discursiva legitimadora, mantienen la vida democrática y la estabilidad del sistema. Es lo que se podría llamar la función performativa de la campaña electoral: al decir la democracia es la democracia53. En este marco, las actitudes que violan las normas sociales aceptadas por todos (capítulo 2), sirven para estigmatizar: en 1985, el candidato Arias decía que "votar por Calderón, es volver a Carazo", con lo que aludía a quien fue Presidente entre 1978 y 1982 y quien, además de poner la economía en crisis, chocó por su estilo autoritario. El candidato Calderón hacía lo mismo cuando se burlaba de la "gran potencia del arismo" para referirse a la fuerte y dominante personalidad de Arias. En otro plano, aunque dentro de la misma lógica, Arias acusaba a su adversario de amenazar la paz de los costarricenses, mientras que Calderón le reprochaba que jugaba con la seguridad de sus conciudadanos.

  • 54 Se hace referencia aquí a Lyotard (1979).

135El discurso producido se debe de enmarcar en el gran "relato de la legitimación54" del poder si quiere tener la más mínima oportunidad de imponerse.

136La tarea es obviamente más fácil para el candidato del PLN por cuanto ese relato fue escrito por sus copartidarios. El candidato antiPLN debe, a la inversa, tratar de compensar un déficit histórico de credibilidad al haber sido elaborado el relato contra sus predecesores.

EL MENSAJE DIFUNDIDO EN 1985

137En 1985, la propaganda oficial no difundía un mensaje fundamentalmente diferente al que se difundía quince o veinte años antes o al que se difundió en 1989. En 1948, José Figueres, el "guía de la revolución democrática costarricense" (Baeza, 1969) y sus amigos intelectuales, quienes en 1951 formaron el Partido Liberación Nacional, escribieron un discurso legitimador que, aún hoy, es objeto de un amplio consenso.

138Sin embargo, en 1985, la coyuntura impuso leves variantes. La crisis económica y la presencia de los sandinistas en Nicaragua fueron factores nuevos que se mezclaron hábilmente al discurso tradicional sobre la democracia, como lo veremos en el capítulo 7 al estudiar la ideología del periódico La Nación.

139El contenido del mensaje difundido, analizado a través de los discursos del Presidente Monge, puede ser dividido en tres grandes ejes: la herencia histórica, los enemigos, y los medios de defensa (ver cuadro 12).

El legado histórico: el eje 1856-1889-1948

140El recurso a la historia es la piedra de toque de la propaganda oficial costarricense. Se trata de acreditar la idea según la cual los costarricenses siempre han vivido en democracia y que no puede ser de otra forma. Existe una visión evolucionista de la vida política del país: Costa Rica se ve condenada a vivir en democracia, como otros países son condenados a vivir en la barbarie (Nicaragua, por ejemplo).

141Todo empezó durante los tres siglos de aislamiento de la colonia. El costarricense se volvió demócrata por necesidad. Aprendió el respeto al prójimo en la pobreza y la miseria, viviendo humildemente en su pedazo de tierra. Tres fechas históricas marcan la consolidación de la democracia: 1856, 1889 y 1948. 1856 marca el nacimiento de la nación simboliza la capacidad de un pueblo de movilizarse para defender su soberanía. Esta referencia es particularmente usada en un momento en que se hablaba mucho de una posible agresión militar de parte del vecino del norte. El año 1889 fue elegido como fecha de nacimiento de la democracia política. El 7 de noviembre de ese año marca su "consolidación popular gracias a la actitud del pueblo desarmado que se sublevó por defender su derecho a escoger sus gobernantes" (La República, 14 de noviembre de 1985). Finalmente 1948 se presenta como el símbolo de la lucha por la defensa de la pureza del sufragio y de los derechos sociales.

Cuadro 12. DISCURSOS DEL PRESIDENTE MONGE, JUNIO-SETIEMBRE DE 1985: CONTENIDO POLÍTICO

Cuadro 12. DISCURSOS DEL PRESIDENTE MONGE, JUNIO-SETIEMBRE DE 1985: CONTENIDO POLÍTICO

Fuente: La Nación, La República, La Prensa Libre, Junio-octubre. 1985.

142El actor principal de la historia del país es el campesino, al cual se glorifica porque concentra todas las virtudes democráticas que permitieron que el país siempre viviera en paz y en armonía.

  • 55 Todas las siguientes citas han sido sacadas del cuadro No. 12.

143La primera de estas virtudes es la solidaridad: "la unión de la familia costarricense es una poderosa y viviente realidad, indestructible, que garantiza plenamente la supervivencia de nuestra democracia y de sus ejemplares instituciones"55.

144Tal unión histórica, que los estereotipos presentan como ejemplar (Cercosimo, 1977), constituye la fuerza del país y, al mismo tiempo, le asigna un "proyecto" que la retroalimenta: "El proyecto nacional de vida en libertad, con justicia, democracia y paz, nos une por encima de las fronteras partidistas y nos enlaza de generación en generación, hacia la meta de grandeza y felicidad que todos deseamos para nuestro pueblo". En otros términos, la unión garantiza la democracia y la democracia consolida la unión. El mismo tipo de razonamiento circular se aplica a los valores de libertad, justicia y paz, que se fortifican todos mutuamente.

145Aquí se entrevé que el paradigma histórico-cultural (Dabene, 1986b), que sirve de base a la explicación oficial de la democracia estable, se parece mucho a un sistema cerrado que deja poco espacio a la "refutación" (Popper, 1973).

146La visión finalista de la evolución histórica costarricense implica otras tres dimensiones importantes: la sacralización, la ejemplaridad y la proyección.

147Ya lo hemos señalado: la democracia costarricense, como la democracia norteamericana (Hermet, 1983), es erigida en religión. Esto se nota a la vez en las actitudes de veneración a las leyes del sufragio y a los valores democráticos, y en los discursos que a menudo incluyen la metáfora religiosa: "el principio cardinal de la ética costarricense, el odio para nadie y el perdón para todos", "Bendito el pueblo que realice elecciones como las nuestras".

148Habiendo realizado una "proeza histórica", los costarricenses son el "testimonio irrecusable de una democracia en acción y la expresión más alta de la democracia latinoamericana". El país debe constituir un ejemplo para toda América Latina y hasta para todo el Tercer Mundo. Por eso se admitió con mucha dificultad, por ejemplo, que Costa Rica no haya sido invitada a formar parte del grupo de Contadora que iba a buscar soluciones pacíficas a los problemas de América Central.

149Esta herencia histórica debe finalmente ser proyectada en el futuro: "recibimos un legado invaluable de paz y libertad y tenemos que conservarlo y entregarlo enriquecido a las nuevas generaciones".

150Este último punto tomaba una dimensión muy particular en los años ochenta ya que el país renovó la generación en el poder desde 1948.

Los enemigos: la desinformación y el descrédito

151Este bello legado democrático desafortunadamente se ha visto amenazado. Se podría pensar que la crisis económica y social es el principal peligro que carcome las bases de la democracia. Curiosamente, sin embargo, la propaganda oficial sólo hace poca referencia a ella. De manera significativa, dirige más sus críticas a los que ensucian la imagen de marca del régimen, con lo que reconoce, implícitamente, que éste depende en gran parte de aquella.

152Los métodos son señalados de manera mucho más clara que los culpables: "Tenemos una campaña de desinformación que está dirigida precisamente a crear confusión en las repúblicas democráticas". Los agresores, aunque en raras ocasiones se les nombraba explícitamente, eran los países comunistas, y especialmente el eje Moscú-La Habana-Managua, con sus cómplices: "Las naciones latinoamericanas se hicieron eco de la campaña comunista internacional contra nuestro país". Además, la agresión no se circunscribía al continente americano. Los cómplices estaban en todos los países: el 13 de agosto de 1985, el gobierno emitió una declaración oficial en la cual advertía que "la campaña infame contra Costa Rica" utilizaba ahora los medios de comunicación de "Nicaragua, de México, de Venezuela, de los Estados Unidos, de España, de Francia, de Alemania Occidental, de Italia, y de otros países". Los nuevos elementos invocados eran los siguientes: "se presenta a Costa Rica como un país agresor de Nicaragua, se indica que la sociedad costarricense está en estado de descomposición, se indica que Costa Rica se militariza, se presenta el país como una Nación sin moral (el libro francés Oro Zyke, 1985 es el mejor ejemplo)" (La República, 14 de agosto de 1985).

153En el interior del país también eran numerosas las complicidades. Toda crítica al gobierno alimentaba la campaña internacional de descrédito. Así el sector privado era acusado de ejercer "una campaña indiscriminada de desprestigio a todo lo gubernamental". Tampoco se salvaba la prensa ya que la "crítica de la prensa al gobierno de la República es muchas veces dura y rara vez justa". Sin embargo, la mayoría de las veces sólo se hacía referencia a las "fuerzas del mal", "elementos peligrosos", "grupos totalitarios" o "fuerzas oscuras".

154En el contexto de la crisis centroamericana, esta "campaña de desinformación pone a Costa Rica como satélite de Washington". La mala imagen que se le daba al país amenazaba su tranquilidad: "los elementos peligrosos que pretenden destruir el prestigio internacional del país y socavar sus ya casi centenarios fundamentos democráticos".

155Esta campaña de descrédito llevada por los comunistas era, para los dirigentes de Costa Rica, doblemente peligrosa. Por un lado, destruía la reputación pacifista del país, en el momento en que el Presidente Monge peleaba por hacer que la comunidad internacional reconociera su estatuto de neutralidad permanente, al mismo tiempo que se esforzaba por ser un aliado fiel e incondicional de Estados Unidos en su lucha contra la revolución sandinista. Por otro lado, en el plano interior, minaba las bases de la democracia al desacreditar las instituciones y el Gobierno.

156La insistencia sobre este segundo punto merece una reflexión. Se conoce hoy día la importancia de la propaganda en las relaciones internaciones. El vínculo hecho aquí, entre el prestigio internacional y las bases de la estabilidad política, muestra hasta qué punto el sistema se apoya sobre un discurso, el "relato de la legitimación", del cual hemos hablado anteriormente. La propaganda oficial desactiva de antemano toda crítica cuando pone en guardia contra todas esas "fuerzas oscuras que intentan despojarnos de la herencia de nuestros mayores". En eso, la propaganda no hace sino seguir las violentas campañas llevadas por los grupos de presión más poderosos, los cuales estudiaremos más adelante.

157Desde principios de los años ochenta, se produjo en Costa Rica una especie de paranoia, acompañada de maniqueísmo, que incitaba a ver en cualquier crítica una campaña de descrédito y una amenaza de conspiración contra las instituciones. El libro de Cizia Zyke, Oro (1985), que relata las aventuras de un buscador de oro en Costa Rica, y que contiene un número de observaciones ciertamente descorteses sobre el país y sus habitantes, dio lugar a numerosos artículos y protestas oficiales. Zyke pasó a ser también un instrumento de la campaña mundial contra Costa Rica. Alberto Baeza Flores, autor de una biografía idealizada de José Figueres, ya citada, (Baeza, 1969), se preguntaba en La Nación cómo un editor tan prestigioso como Hachette podía publicar "un libro infamante contra Costa Rica, y que ha sido escrito ‘profesionalmente’, para presentar a una democracia social y desarmada como un burdel". Ahí veía una manifestación más de la "campaña mundial del marxismo-leninismo contra Costa Rica" ("Más allá de fronteras", La Nación, 29 de agosto 1985).

158Además, los enemigos de Costa Rica no sólo usan armas de la guerra sicológica, sino que también carcomen la sociedad gracias al tráfico de la droga y al terrorismo. En virtud, según las palabras de Enrique Benavides, de una "diabólica coincidencia de intereses", es una "trilogía siniestra lo que se ha formado: terrorismo-narcotráfico-comunismo" ("La columna", La Nación, 25 de mayo de 1985). Los traficantes, rechazados en Colombia y en México, vendrían a instalar refinerías de cocaína en Costa Rica y mantendrían un comercio dudoso con los terroristas y los comunistas de América Central, para desestabilizar así la democracia.

159Finalmente, hay que citar un ejemplo muy revelador del estado de espíritu que reinaba en Costa Rica en 1985. El 10 de noviembre de 1985 se creó, por iniciativa de un grupo de intelectuales conocidos en el país, un "Comité para la Defensa de la Libertad de Información" (Codeli), que se proponía advertir a la opinión pública sobre el derecho a una información objetiva. En seguida los medios de comunicación lanzaron una campaña de crítica muy dura, sobre la cual hablaremos más adelante. Al principio las autoridades oficiales no opinaron sobre el asunto. Sin embargo, en medio de esta ebullición, intervino el anuncio del paso inminente por el país de una "Marcha por la Paz", por iniciativa de una "Coordinadora Democrática por la Paz", organización pacifista noruega. El Presidente Monge se pronunció inmediatamente en contra del paso de la marcha. Luego siguió una serie de titubeos sobre la manera en que se iba a impedir la entrada del grupo al país.

160Es interesante destacar los argumentos que se esgrimieron, si tenemos en cuenta que Costa Rica apela a una tradición de pacifismo y de neutralidad y que en 1984 una marcha por la paz había movilizado a 100.000 personas. Según el Presidente, el grupo era controlado por "extremistas de la izquierda internacional" y por consiguiente, decía, "no tenemos confianza en la sinceridad de la lucha por la paz" ("Monge fustiga la Marcha de los Pacifistas", La Nación, 6 de diciembre de 1985). Monge agregó que la marcha corría el riesgo de perturbar la campaña electoral. Sin embargo, lo importante era que en Costa Rica, en 1985, el gobierno identificaba a un pacifista como un comunista, es decir con un enemigo, no obstante que el partido del Presidente, el PLN, es miembro de la Internacional Socialista, que apoyaba la marcha.

161La proximidad de las elecciones y la importancia electoral del anticomunismo en tiempos de crisis explican sin duda la actitud oficial.

Los medios de defensa: vender la democracia

162Ante la agresión de la cual era víctima el país, el primer medio de defensa debía ser el repliegue sobre los valores tradicionales heredados de la historia y que han dado tan buenos resultados: "la familia costarricense tiene que protegerse, unida y solidaria", "todos los ciudadanos estamos obligados a unirnos en una solo haz de voluntades en apoya de las gestiones patrióticas que lleva adelante el gobierno".

163La democracia es una fatalidad, por lo que basta no hacer nada para que todo se arregle: "Nuestra aventura depende únicamente de nosotros mismos. Permaneciendo unidos contemplaréis tranquilos desde vuestros hogares el desastroso cuadro de anarquía que desgraciadamente se asoma en muchas provincias de este continente". Pueblo pacífico, los costarricenses sabrán, sin embargo, como en 1856, defenderse: "hemos declarado la paz al mundo, pero nos defenderemos como fieras de quienes intentan maltratar la soberanía de nuestro país".

164Existía, en estas intervenciones del Presidente, la voluntad de movilizar a sus conciudadanos y, especialmente, a esta juventud a la cual reprocha a veces su falta de patriotismo: "los jóvenes costarricenses deben luchar por la subsistencia y la perfección de la democracia", pero sin que esto se parezca a un llamamiento a las armas: "nuestra defensa y nuestra seguridad se basan en el derecho". Señalemos de paso que esta manera de hacer vibrar las fibras patrióticas y militaristas de unos, halagando las tendencias pacifistas de otros, es un buen ejemplo de palanganeo.

165La guerra sicológica llevada por los países comunistas requería una respuesta más apropiada que el simple refugio en los valores democráticos. La administración Monge, desde este punto de vista, lanzó una réplica con una operación de gran amplitud para promover y vender su democracia.

166En esta estrategia el turismo ocupaba un lugar relevante. El 12 de agosto de 1985, al abrir el Segundo Congreso de la Asociación Costarricense de Agencias de Viaje, el Presidente lanzaba un llamamiento a los profesionales del turismo para que lo ayudaran a combatir "la campaña de desinformación y de descrédito de la cual es objeto Costa Rica" (La Nación, 13 de agosto de 1985). Al inaugurar la Primera Bolsa Nacional del Turismo, declaraba el 24 de agosto de 1985 que "parte de la tarea de preservación y desarrollo de la paz, la democracia y el progreso nacional, descansa en el aporte que el turismo extranjero puede traer a nuestro país". El presidente del Instituto Costarricense de Turismo (ICT) era aún más directo cuando invitaba a los profesionales del turismo norteamericano a que vinieran al país para "comprobar la falacia de la campaña internacional contra Costa Rica" (La Nación, 24 de agosto de 1985). Además, durante el evento se firmó un "plan de acción promocional" entre el ict y la compañía aérea española Iberia, en el cual se preveía una campaña publicitaria sobre Costa Rica, sus bellezas naturales y su democracia.

167Se tomaron múltiples iniciativas para "vender" la reputación del país. Ya se ha hablado del primer "Congreso Mundial de los Derechos Humanos" de diciembre en 1982. También hay que indicar que desde 1983 Costa Rica era candidata al Premio Nobel de la Paz, debido a su desmilitarización y a los resultados alcanzados en el campo de la salud pública. Desde este punto de vista, el otorgamiento del Premio Nobel de la Paz a Oscar Arias, en 1987, ayudó mucho. Costa Rica está incluida en el circuito de cruceros, cuya llegada aumenta cada vez más.

168Paralelamente a las actividades del Grupo de Contadora (México, Panamá, Venezuela, Colombia), el Presidente Monge organizó el 8 y 9 de noviembre de 1985 una "Conferencia para la Paz y la Democracia", destinada a confirmar la voluntad de Costa Rica de formar un "frente democrático para la paz en América Central". Esta conferencia dio lugar a una muy prudente "Declaración de San José sobre la paz y la democracia en América Central" (véase capítulo 6.)

169En su lucha, el gobierno de Costa Rica disponía de aliados poderosos. La Iglesia, en primer lugar, que subrayaba continuamente las tradiciones de paz y de pacifismo costarricenses; luego, sobre todo, Estados Unidos, cuyo peso se hacía cada día más ostensible (el personal de su Embajada en San José pasó de treinta y cinco personas en 1983 a ciento cincuenta en 1985). El Presidente a menudo subrayaba que Costa Rica es el único país de América Latina donde el sentimiento "antiyanqui" no existe. El embajador de los Estados Unidos, así como el Arzobispo de San José, acompañaban a menudo al Presidente en sus viajes. El lamento mexicano "Tan lejos de Dios, y tan cerca de los Estados Unidos" no se escucha en Costa Rica. Existe la certeza entre la población de que pase lo que pase, la democracia, Dios y Estados Unidos salvarán al país.

CONCLUSIÓN

170Al observar el fenómeno de la movilización en Costa Rica, aparece que la visibilidad de la movilización organizada supera a la de la movilización espontánea en todas sus formas.

171Obviamente se puede descubrir un cambio cualitativo. A raíz de la crisis económica, el grado de descontento popular aumenta a medida que va desarticulándose el tejido social. Sin embargo, los mecanismos que controlan la agitación social parecen funcionar de maravilla y la unión de las peticiones no da resultado. Es como si la agitación popular debiera circunscribirse a espacios previamente establecidos. Corre el riesgo, en caso contrario de verse acusada de cuestionar la legitimidad de las instituciones democráticas. En este sentido podemos seguir a Opazo cuando expresa que "una regulación institucional de la participación que define las modalidades aceptadas y el campo de lo participable, y que es elevada al rango de la realización plena de la democracia mediante una inculcación ideológica constante, marca con una severa impronta las características de la movilización popular posible" (Opazo, 1985, p. 15).

172Las limitaciones fijadas a los derechos de huelga o de sindicalización deben interpretarse en este sentido. Además, "la empresa de integración conservadora de las masas" (Hermet, 1983), sobre todo a través de los "procedimientos de compensación del sufragio universal" (ibid), han permitido, hasta ahora, a la clase dirigente mantenerse en las cumbres de Estado sin demasiados problemas. La integración de las capas medias se realizó al hacer de ellas las depositarias del legado cultural de sabiduría y de ponderación y el actor principal del relato de legitimación escrito en los años cincuenta. Situándose en una perspectiva diferente, Palma (1980) habla a este respecto de desmovilización, para subrayar la integración de las capas subalternas de la población. Por el juego de la muy pesada máquina electoral, el sufragio universal pierde, además, una gran parte de su significación: los electores a menudo son únicamente espectadores de una "disputa entre amigos" (CEPAS, No. 11, 1985).

173Las características político-institucionales del sistema también frenan eventuales veleidades de movilización. La decentralización "en todas las direcciones" de las muy numerosas instituciones autónomas pone, en cierta forma, lo político "al alcance de la mano" del ciudadano costarricense. El esquema se alimenta de las muy numerosas redes de clientela, muy eficaces en un país tan pequeño, donde todo el mundo se conoce y donde la pequeña propiedad sigue siendo preponderante en el campo. Como lo señala Bruno Jobert: "el pequeño propietario rural que debe trabajar regularmente en el exterior para subsistir rara vez tendrá contactos con los jornaleros frente al gran propietario vecino ya que puede éste también tener necesidad del trabajo barato de éstos en período máximo" (Jobert, 1983, p. 110). En la ciudad, son más las "estrategias de minimización de los riesgos de parte de los grupos dominados, colocados en una situación precaria" (ibid, p. 5) que dominan y que se articulan en las "estrategias de diferenciación colectiva del lado de los grupos dominantes" (ibid, p. 5).

174Estamos, por lo tanto, en presencia, como en México (Craig, Cornelius, 1980), de un esquema de una participación mediatizada y además limitada y desarticulada.

175Tomando nuevamente los análisis de Állardt (1970), adelantamos en el capítulo precedente la opinión que el grupo de precaristas estaba sometido a una "deprivación difusa" y que una parte de las capas medias, la pequeña burguesía de los servicios, se caracterizaba por una "deprivación" en vías de institucionalización. Señalábamos que estos dos casos de "deprivación" generalmente acompañaban conflictos de legitimidad.

176Es efectivamente el caso de los precaristas (rurales o urbanos), cuyas formas de movilización son testimonios de una gran desesperación, los cuales experimentan una alienación muy fuerte.

177En cambio, ningún conflicto de legitimidad es localizable entre las capas medias. Estas siguen confiando en el Estado, sin duda porque las redes de clientela les permiten esperar beneficiarse de las prebendas materiales del juego político. Una institucionalización de su deprivación (consecuente, por ejemplo, a una disminución progresiva del tamaño del Estado impuesta por las instituciones financieras internacionales) puede, a fin de cuentas, desembocar, en un cierto plazo, en una alienación y nuevas formas de movilización de tipo corporativo.

178Mientras que el poder parece taparse los oídos a las reivindicaciones que vienen desde abajo, a los sectores poderosos (de la industria, del comercio, etc.) se les escucha atentamente. Hasta tal punto que uno se pregunta, a veces, si no son ellos los que movilizan al Estado según su propio proyecto de sociedad.

179Sin embargo, no hay que dejarse llevar ni por la aparente preponderancia de los fenómenos de regulación, ni por la importancia de la participación electoral, ni por la apatía ambiental. Repitámoslo: en Costa Rica lo político está al alcance de la mano. Las más altas instancias políticas están en permanente contacto con las capas más bajas y conocen sus problemas. Existe un gran número de mecanismos políticos, mediatos y sociales de "amplificación" de las reivindicaciones populares. Además, los gobiernos siempre han practicado un reformismo sabiamente dosificado.

180Si la movilización, en nombre de la democracia, es severamente circunscrita, no dudemos de que, a través de las mallas, los gobernantes oyen las reivindicaciones populares.

Notes

30 Existe todo un vocabulario, propio o no de Costa Rica, para designar esta actividad: fisgonear (espiarse), ser chismoso y vinear (comadreo).

31 Por ejemplo, la revista de información Realidad publica una página entera intitulada: "Dicen que se dice...".

32 Cuando entre 1979 y 1981 la inflación llegó casi a un 100 %, los costarricenses dieron pruebas de una calma asombrosa.

33 Estudiaremos en el capítulo 8 el caso de una petición, bajo forma de ultimátum, hecha en 1984 por las cámaras patronales al Presidente y que tuvo consecuencias importantes.

34 El programa de gobierno de Monge era titulado "Volvamos a la Tierra".

35 Una institución autónoma, el Consejo Nacional de la Producción (cnp) está encargada de fijar los precios y de comprar la producción agrícola para volver a venderla o para exportarla.

36 Así, entre el 9 y el 19 de mayo de 1985, 70 campesinos se declararon en huelga de hambre frente al ida.

37 La calificación de Costa Rica para el Mundial de Italia 90, dio lugar también a manifestaciones impresionantes. Al igual que en 1985, en junio de 1990 se repitió la mezcla político-deportiva cuando la muerte de Pepe Figueres coincidió con la victoria, en Italia, de la Selección Nacional de Fútbol ante Escocia.

38 El artículo 369 del Código del Trabajo define como servicios públicos a las empresas agrícolas, industriales, de ganadería, de explotación de los bosques, de transportes ferroviarios, marítimos y aéreos, de transporte, cargamento o almacenamiento y a todas las "actividades cuya suspensión estorba la economía pública".

39 Llamada tortuguismo en Costa Rica, esta forma de huelga es particularmente eficaz. Hay que señalar que en tiempos normales, cualquier operación, por ejemplo en un banco, puede representar una hora de cola. Al aplicar el reglamento a la letra, los empleados obligan a los clientes particulares y, sobre todo, a los corredores, a quedarse dos a tres horas más, con lo cual desorganizan otras instituciones y provocan gran disgusto.

40 Esta casi-legislación de la violación de la propiedad privada puede parecer curiosa; sin embargo corresponde a una voluntad histórica de estímulo de la colonización (en lo que a esto se refiere, véase Barahona, 1977).

41 Lejos se está, en efecto, de los motines que conoció Guatemala en setiembre de 1985, después del alza de las tarifas de buses (sin embargo, los problemas son comparables).

42 Los ferrocarriles costarricenses comprenden una sola línea que une Puntarenas (costa pacífica) con San José y luego con Limón (costa atlántica). Hasta 1972 el sector San José-Limón era propieded de la Costa Rican Northern Railroad, compañía norteamericana que había surgido en la sombra de las compañías bananeras, a principios del siglo. Desde 1972, todos los ferrocarriles son propiedad del Estado. Los Ferrocarriles de Costa Rica s.a., (fecosa) constituían una filial de la Corporación de Desarrollo s.a. (codesa) (véase capítulo 6), también virtualmente en quiebra en 1985. El presupuesto de las instituciones autónomas es votado cada año por los diputados, al mismo tiempo que el de la nación. El hecho de que una empresa se transforme en institución supone, pues, más estabilidad financiera.

43 Desde 1812, durante la colonia, Costa Rica, regida por la constitución española de Cádiz, debió elegir su representante a las Cortes de Cádiz. Las primeras constituciones después de la Independencia preveían la elección de un ejecutivo colegiado por medio del sufragio censatario de tres grados (véase, entre otros, Jiménez, 1979 y nuestros capítulos 5 y 7).

44 Del nombre del presidente Calderón (1940-1944), líder populista, quien al tratar de hacerse reelegir en 1948, provocó la guerra civil.

45 Así, en 1985, un conflicto en la "Junta de Protección Social", dio lugar a la destitución de diecisiete sindicalistas, calificados de "grupo anárquico" por la prensa ("Junta de Protección Social acabó con grupo anárquico", La República, 3/11/1985).

46 Entrevista con dirigentes de la anep (Asociación Nacional de los Empleados Públicos), el 6 de noviembre de 1985.

47 Para medir la participación, Booth vuelve a tomar las categorías utilizadas por Verba, Kim y Nie (1971): voto, adhesión a un partido, participación en reuniones políticas, actividad en una organización comunal, contacto con las autoridades locales, contacto con las autoridades nacionales.

48 Lista no exhaustiva

49 Esta carta más tarde sirvió de base para la redacción de la "Proclama de neutralidad, perpetua, activa y no armada" del 17 de noviembre de 1983 (véase capítulo 6 y anexo 4).

50 Lista no exhaustiva

51 Siendo escasos los automóviles (un automóvil para cada 25 habitantes aproximadamente), porque son caros (300 % de impuestos), los costarricenses pueden fácilmente pasar de 3 a 4 horas al día en bus. Estos llegan a ser puntos de encuentro y de vida social importantes, del mismo modo que las pulperías.

52 Desde 1989, se inicia solamente cuatro meses antes.

53 "Performativo" es empleado aquí en el sentido en que los lingüistas hablan de enunciado o de verbo performativo. Así "autorizar" es un verbo performativo, porque "decirlo, es hacerlo" (Austin, 1962).

54 Se hace referencia aquí a Lyotard (1979).

55 Todas las siguientes citas han sido sacadas del cuadro No. 12.

Notes de fin

1 Eventos internacionales

Table des illustrations

Légende 1 Porcentajes de la población total.2 Porcentajes de los sufragios inscritos (padrón electoral)Fuente: Tribunal Supremo de Elecciones.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2916/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 222k
Titre Cuadro 8. NÚMERO DE ASOCIACIONES SOLIDARISTAS Y NÚMERO DE SINDICATOS POR PROVINCIAS 1979-1981
Légende Fuente: Blanco, Navarro, 1982.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2916/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 184k
Titre Cuadro 9. CELEBRACIONES OFICIALES IMPORTANTES ABRIL-DICIEMBRE 198548
Légende Note*1Fuente: La Nación, La Prensa Libre, La República, abril-diciembre 1985.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2916/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 419k
Titre Cuadro 10. ACTIVIDADES DEL "MES DE LA PATRIA" -1985-
Légende "Durante el mes de la patria se celebrará, todos los lunes, en cada institución educativa y en cada institución pública y privada, un acto cívico especial. El programa mínimo para cada uno de estos actos deberá ser el siguiente: saludo al pabellón nacional, Himno Nacional, mensaje cívico por la paz, la libertad y la democracia, actividades especiales a iniciativa de los organizadores, retiro del pabellón nacional.El 14 de setiembre a las 18 horas, se echarán al vuelo las campanas de todas las iglesias, sonarán las sirenas de las radioemisoras y periódicos nacionales, radiopatrullas, bomberos y ambulancias. A las 18:01 se entonará a una sola voz, en todo el país, el Himno Nacional de Costa Rica. La cadena nacional de radio y televisión transmitirá este acto solemne desde la Casa Presidencial, con el fin de que ni un solo costarricense deje de participar en este fervoroso homenaje a la Patria".Fuente: Programa oficial del 164 aniversario de la Independencia Nacional (1985)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2916/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 399k
Titre Cuadro 11. DISCURSOS DEL PRESIDENTE MONGE JUNIO-SETIEMBRE 1985 LOS MOTIVOS50
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2916/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 475k
Légende Fuente: La Nación, La República, La Prensa Libre, Junio-setiembre de 1985.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2916/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 284k
Titre Cuadro 12. DISCURSOS DEL PRESIDENTE MONGE, JUNIO-SETIEMBRE DE 1985: CONTENIDO POLÍTICO
Légende Fuente: La Nación, La República, La Prensa Libre, Junio-octubre. 1985.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2916/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 871k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1992

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter