Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Costa Rica: juicio a la democracia

 | 
Olivier Dabène

1. Estructuración social

Texte intégral

Estructuración histórica de la sociedad

De la independencia a la explosión del café

1El avasallamiento masivo de extensas poblaciones indígenas en las economías de extracción minera, como en Perú, estructuró definitivamente ciertas sociedades latinoamericanas y, además, permitió a las clases medias distinguirse de las capas más bajas (Bourricaud, 1967, p.43). Por añadidura, las guerras de independencia provocaron en todas partes nuevas clasificaciones sociales y trastornaron las estructuras coloniales (Rouquie, 1982, p.67).

2Por lo tanto, si se compara a Costa Rica con sus vecinos de América Central o de América Latina, se deduce que la independencia, que sobrevino en 1821, constituye la segunda ocasión fallida, después de la relativa debilidad del proceso iniciado durante la colonia, de que la sociedad se estructurara establemente.

3Aun cuando en San José, el grupo de los comerciantes de la Meseta Central empieza a protestar contra el monopolio español sobre el aguardiente y el tabaco, en los años 1808-1812, y aun cuando la creación de la Casa de Enseñanza Santo Tomás, en 1814, provoca la difusión progresiva de ideas republicanas, ningún evento tuvo lugar comparable con una guerra de independencia, susceptible de estructurar de manera duradera la sociedad.

4Como Costa Rica dependía de Guatemala, recibe automáticamente la independencia cuando ésta es firmada en la capital del Reino el 15 de setiembre de 1821, pero la noticia llega a Cartago casi un mes después, sin que provocara grandes conmociones en este pequeño país de campesinos pobres y dedicados a sus parcelas. Ahora bien, hay que decir que con la independencia y, luego con la Federación Centroamericana, Costa Rica ve florecer instituciones modernas.

5El país conoce entre 1821 y 1871 un" período sísmico", (Jiménez, 1979) desde el punto de vista institucional (capítulo 5), que corresponde a un proceso histórico de fragmentación ideológica, geográfica y política. Existen en esta época cuatro ciudades importantes en el país San José, Cartago, Heredia y Alajuela. La lucha entre ellas por la dominación del país marca todo el período.

6Desde 1823 estalla una guerra entre San José y Alajuela, por un lado, y Heredia y Cartago por otro. El conflicto gira rápidamente con ventaja para las dos primeras. San José viene a ser la capital. Entre 1824 y 1833, el país conoce una cierta armonía, debida, sobre todo, a la personalidad del presidente Mora Fernández. Luego, entre 1833 y 1835, las rivalidades aparecen nuevamente bajo la presidencia de Gallegos. Este se ve obligado a promulgar la "Ley de la Ambulancia", que obliga al gobierno a instalarse sucesivamente, en cada una de las cuatro ciudades, por un período de cuatro años. Durante este período, la autoridad del jefe de Estado no va más allá de la capital y, en cierta forma, es un "super alcalde" (Monge, 1980). En 1835, el presidente Carrillo, al manifestarse demasiado deseoso de centralizar la administración en San José, provoca la Guerra de la Liga. Esta estalla después de que Cartago, Heredia y Alajuela eligieran su propio presidente. El enfrentamiento culminó con la victoria de San José, cuya autoridad se agrandó mucho. Monge señala que "por segunda vez en catorce años de independencia, el espíritu localista lleva a los costarricenses a pelearse entre ellos" (Monge, 1980, p. 195). En 1837 Carrillo deja el poder. En su lugar lo asume don Manuel Aguilar, que cuenta con el apoyo de aquellas ciudades. No obstante, menos de un año más tarde el propio Carrillo, con el concurso de los militares de San José, lo destituye para ocupar él de nuevo el puesto.

7Es a partir de 1856 que estas rivalidades se esfuman, al tener que enfrentarse el país a una agresión exterior (guerra contra el filibustero norteamericano Walker). Sin embargo, Costa Rica todavía en esta época, está lejos de haber afirmado su identidad nacional y sigue siendo un territorio dividido en cuatro feudos.

8Esta fragmentación geográfica recorta igualmente divisiones ideológicas bastante claras.

9En Cartago, ciudad que data de 1563, viven los fundadores de la colonia. Orgullosos, sintiéndose "inventores" del país, tienen como preocupación distinguirse ante los colonos llegados después de ellos. Estos, sucesivamente han fundado Heredia (1706), San José (1736-1750) y Alajuela (1782).

10Cartago siempre fue la capital de la provincia. Al llegar la independencia, con el poder colonial fuertemente atomizado, la ciudad quiso perpetuar su dominación política. No soportaba el auge de otro polo económico: San José. Frente a la autoridad colonial, la burguesía comerciante de San José trataba de imponer otro modelo económico. "Dos tipos de economía perfectamente definibles" (Cerdas C, 1972, p. 19) se presentan simultáneamente: una economía cerrada, de subsistencia, aristocrática y conservadora en Heredia y Cartago; una economía abierta, comerciante, burguesa y liberal en San José y Alajuela.

11Otros dos problemas vinieron a avivar este enfrentamiento entre élites regionales: la anexión a México y la participación en la Federación Centroamericana (Urcuyo, 1978). Cartago, la conservadora, que anteriormente supo desarrollar contactos permanentes con el norte gracias al comercio del cacao, era favorable a la anexión de Costa Rica al imperio mejicano de Iturbide y, más tarde, de participar en una Federación Centroamericana. Por su lado, San José aunque mucho más separatista, permanece abierta a la Federación.

12Esta primera división centro-periferia, si bien deja huellas, sobre las cuales hablaremos posteriormente, es parcialmente borrada por la explosión del café a partir de 1844. Las cuatro ciudades principales se ven, entonces, integradas en una entidad geográfica, económica y política más amplia: el Valle Central.

13Se destacan cuatro fenómenos históricos de los cuales hablaremos de manera abundante: a. Las élites se dedican totalmente al cultivo del café y abandonan sus luchas por la hegemonía política, b. Al abrirse al mercado inglés se llega a un estado de dependencia y, por consiguiente, a un proceso sin precedentes de concentración de tierras, c. Se constituye un nuevo grupo social (la burguesía agro-exportadora), d. Numerosos campesinos son desposeídos de sus tierras pero la falta de mano de obra que reina en el país les asegura salarios altos, lo que amortigua el proceso de estratificación social. Por otro lado, una multitud de actividades nuevas, que siguen los pasos de la explosión del café, ven la luz y provocan una verdadera "revolución de la carreta", de la cual se aprovechó todo el país (Vega C, 1983).

14En términos de clase, veremos que a la separación virtual entre grandes familias y labradores sucede una división más clara entre patrón y peón. Los pequeños propietarios llegan a ser la mano de obra de los grandes cafetaleros y el tejido social se encuentra fracturado en dos.

15Sin embargo, no hay que sobrestimar el papel del café en la estructuración social del país. En realidad, no hace sino revivir distinciones latentes que el cacao, el tabaco y las actividades mineras ya habían manifestado. Un historiador señala, por ejemplo, que entre 1821 y 1842, familias de Cartago y de San José hicieron fortuna en la explotación de las minas de oro (Araya P., 1973). Además, Araya señala que entre 1821 y 1842, las minas, ubicadas a 34 kilómetros de San José, representaban una ganancia de 6 a 8 millones de pesos para algunas grandes familias que habían explotado el cacao. Estas, que invierten, a partir de 1844 en el cultivo y la comercialización del café, estaban muy cerca del poder político (de ellas salen varios presidentes).

16Se puede resumir el proceso evolutivo de la estructuración social del país, hasta mediados del siglo xix, como constituido por una serie de fraccionamientos: colonos/indígenas, grandes familias aristocráticas/labradores, conservadores/liberales Cartago y la periferia/San José, patrón/ peones. Veremos más adelante qué tipo de escala social resulta de estas fracturas.

EL CAMBIO DECISIVO DE 1948

17Sería temerario saltar de la explosión del café a los eventos de 1948, sin precisar que el proceso de estratificación social iniciado en la década de los cincuenta, del siglo pasado, siguió su curso y se fue complicando cada vez más. Sin embargo, a partir de fines del siglo xix se puede hablar de clases sociales y, en este sentido, volveremos sobre este tema. Nos queda, sin embargo, describir aquí lo que se puede considerar como la segunda revolución que marcó fuertemente la estructuración de la sociedad.

18Tendremos a menudo la oportunidad de hablar de los eventos de 1948, ya que la huella que dejaron en la vida política, social y económica del país sigue siendo patente hoy en día. De ahora en adelante preparemos el terreno.

19En los años 40 se asiste al auge de nuevas fuerzas políticas, la principal de las cuales es el Partido Social Demócrata, una de las principales expresiones de las crecientes demandas de las capas medias. Entre 1940 y 1944 el Presidente de la República, el doctor Rafael Angel Calderón Guardia, es un demócrata cristiano al estilo populista, muy preocupado por la "cuestión social", y que es apoyado en su acción por la Iglesia Católica y por el partido comunista. "A raíz del establecimiento del ‘Código del Trabajo’ y de los capítulos constitucionales relativos a las ‘Garantías Sociales’, el grupo oligárquico y dominante de la economía, los plantadores de café y de caña de azúcar retiran su respaldo al gobierno de Calderón" (Fernández V., 1983, p.302).

20Calderón, debido a que la Constitución prohibe la reelección inmediata, impone como su sucesor a Teodoro Picado en 1944. El apoyo de los comunistas tuvo, por otra parte, el efecto de aislar progresivamente a Picado.

21En las elecciones de 1948 Calderón era nuevamente candidato, pero fue el periodista Ulate, de la oposición, el declarado electo por el Tribunal Electoral. Ese triunfo fue señalado como fraudulento por la mayoría de los diputados, los que lo anularon. Los partidarios de Ulate tomaron entonces las armas bajo la dirección de José Figueres, el líder del Partido Social Demócrata. Un mes más tarde, Figueres sale vencedor de la lucha, constituye una junta de facto que, después de un año de reformas (inclusive la redacción de una nueva Constitución), le devuelve el poder a Ulate.

22Esta guerra civil condujo a un cambio completo en el mapa sociopolítico. Desde la explosión del café, el tejido social se complicaba sin cesar, pero la estructura fundamental no variaba. Con la victoria de Figueres, se asiste al advenimiento de una nueva armazón social que ya no se basa en la burguesía agro-exportadora, sino más bien en los sectores medios de la población.

23El señalamiento que hemos hecho acerca de la revolución social provocada por el "boom" del café, aquí sigue siendo válido. Los cambios que revelan, de forma espectacular, los eventos de 1948, estaban en gestación desde 1940, incluso desde principios de siglo. Además, las reformas de Figueres aceleran el desarrollo de las capas medias en los años 50.

24Es interesante constatar que el movimiento de Figueres no pretendía encontrar sus raíces en una clase social particular, sino más bien en una generación: la "generación escogida" de 1948. Sin duda se halla ahí un efecto de generación que marca aún la Costa Rica actual: los actores de 1948 llegan a su fin (Calderón muere en 1970, Ulate en 1973, Figue-res en 1990), pero el relevo viene con Arias y Calderón Fournier.

25Ese movimiento tampoco reivindicaba raíces indígenas (al contrario de sus homólogos peruanos o mexicanos). Esta relativa falta de anclaje se ha compensado por el mito histórico que han sabido desarrollar, más tarde, los intelectuales próximos a Figueres, y sobre el cual hablaremos más adelante.

LA DISTRIBUCIÓN DE LA POBLACIÓN

26Como en muchos países del Tercer Mundo, la población en Costa Rica es distribuida de manera muy desigual. Por consiguiente, existen numerosos bolsones de población marginalizada que constituyen fuentes potenciales de tensión social. El objetivo de las observaciones que siguen será revelar los desequilibrios que existen desde el punto de vista demográfico, ocupacional y salarial.

LA DISTRIBUCIÓN DEMOGRÁFICA

27Costa Rica contaba, en 1984, con 2.460.309 habitantes sobre una superficie de 51.100 km2 (o sea una densidad de 47 habitantes por km2), por lo tanto es el segundo país más pequeño de América Central, después de El Salvador, y el menos poblado después de Panamá. Al contrario de sus vecinos del istmo, el 80 % de su población es blanca, el 0,5 % es indígena, el 2 % es negra y el 17,5 % es mestiza (mec, 1984).

Distribución por edad

28El crecimiento de la población de Costa Rica desde los años 1920 se caracteriza de la siguiente forma: de 1920 a 1940, crecimiento lento; de 1945 a 1960, crecimiento rápido y de 1960 hasta hoy, disminución del crecimiento. La tasa global de fecundidad pasó de 6,5 a 7,26 entre 1950 y 1960, luego bajó de 7,26 a 3,8 entre 1960 y 1975. Ningún otro país de Latinoamérica ha conocido una disminución de fecundidad tan fuerte. Las variaciones de crecimiento de población han sido, por lo tanto, más amplias.

29La disminución de la fecundidad ha sido particularmente fuerte en las mujeres de más de veinticinco años de edad, que viven en zonas urbanas y, sobre todo, en la capital. Al contrario, las mujeres jóvenes, con bajo nivel de instrucción y que viven en el campo, conservan una fuerte tasa de fecundidad. Hoy en día estas disparidades se mantienen, pero la natalidad parece estabilizarse en una tasa cercana al 30 por 1000. La tasa bruta de mortalidad no ha dejado de disminuir desde los años 20, cuando era de 20 por 1000. Hoy es de 3.9 por 1000. La esperanza de vida al nacer pasó de 55.7 años en 1950 a 69.7 en 1980 y a 73 en 1985. Pero aquí también se registran fuertes disparidades, ya que la mortalidad en el campo es un 53 % superior a la de las ciudades.

30El nivel excepcionalmente alto alcanzado por la tasa de natalidad en los años 60 engendró una pirámide de edades con una base muy amplia. La edad media de la población cae de 18.2 años en 1950 a 16 años en 1965. Después de 1963, la pirámide se encoge por su base y la edad media vuelve a 18.3 años en 1975 (Ortega, 1977).

31La dependencia demográfica (relación entre los grupos de menores de 15 años y de mayores de 65 años y el grupo 15-64) también disminuyó, pasando de un 104 % en 1965 a un 72,5 % en 1980.

Distribución espacial

32País tradicionalmente rural (en 1984, un 51 % de la población vivía en el campo (mec, mtss, 1984)), Costa Rica conoce desde los años cincuenta una verdadera "desintegración de su estructura espacial" (Fonseca, 1977). El desequilibrio entre el centro del país y la periferia llega a ser cada vez más patente (Booth, 1974) y el contraste entre la capital, San José, sobrepoblada y amontonada, y el resto del país es sorprendente.

33Los resultados del censo de 1984 parecen, sin embargo, indicar un cierto estancamiento del crecimiento de la población en el centro.

34En varias partes de la periferia se plantean problemas de verdadero deterioro económico y social. Sólo en el centro y el eje Puntarenas-San José-Limón, se observan signos de desarrollo económico.

  • 5 La cría de ganado necesita de seis trabajadores por hectárea, contra trescientos cuarenta y seis p (...)

35La región atlántica es poco a poco abandonada por las últimas compañías bananeras, al igual que la del Pacífico Sur. La sustitución del cultivo del banano por la de la palma africana, más rentable pero en la que se utiliza menos mano de obra, es acompañada en esta última región por un empobrecimiento generalizado. El mismo fenómeno se produjo en la región del Pacífico Norte con la promoción de la ganadería en detrimento de los cultivos tradicionales5. La zona norte, históricamente aislada, podría llegar a ser un nuevo polo de desarrollo, a razón de su importancia estratégica (Granados, Quesada, 1984).

Cuadro 2: POBLACIÓN DE COSTA RICA POR REGIONES 1973-1984

Cuadro 2: POBLACIÓN DE COSTA RICA POR REGIONES 1973-1984

Fuente: mideplan, 1984.

36Un vistazo rápido sobre los movimientos de población muestra que éstos se efectúan de oeste a este y en dirección de los cantones periféricos (Carvajal, Geithman, 1974; Taylor, 1980). Sin embargo, en 1982 por primera vez la fuerza de trabajo urbana aumentó menos rápidamente que la fuerza de trabajo rural. Debido a la muy desigual repartición de las tierras, (si se deja de lado la excepcional coyuntura de crisis), se observa que el lado repulsivo del campo supera el aspecto atractivo de la ciudad. Entre 1950 y 1973, el carácter de la distribución de las tierras se ha modificado muy poco, mientras que la superficie total de las tierras cultivadas en el país pasaba de 1,8 a 3,1 millones de hectáreas.

37Desde los años 50, la "frontera agrícola" se agotó y los progresos del "precarismo" van de la mano con los de la pobreza (Villarreal, 1983).

DISTRIBUCIÓN OCUPACIONAL

38La distribución ocupacional revela también amplios sectores marginalizados. En el pasado, Costa Rica más bien tuvo éxito en emplear una fuerza de trabajo en plena expansión. En cambio, a partir de los años sesenta el desempleo hizo su aparición (Bit, 1972). Ninguna administración, hasta fines de los años ochenta, había podido deshacerse completamente de este problema, como lo atestigua el cuadro No. 3.

39Desde los principios de la crisis de 1979, el subempieo total perjudica menos a la región central que a la periferia, y a las zonas urbanas que a las rurales.

40El desempleo tampoco alcanza de la misma manera a todas las categorías sociales ni a todos los sectores de actividad. En primer lugar, hay que señalar que en Costa Rica son pocas las mujeres que trabajan (un 17,5 % contra un 51,8 % de los hombres) y son más afectadas por el desempleo (de cada 100 desempleados, 72 eran mujeres en 1984).

41Es igual para los jóvenes menores de veinticinco años. Sin embargo, para éstos sólo disponemos de cifras sobre el desempleo y no sobre el subempieo invisible, muy importante en el Tercer Mundo.

42Entre los sectores de actividad, el de la construcción ha sido particularmente perjudicado por la crisis. De 1000 trabajadores de este sector, 123 eran desempleados, mientras que de 1000 desempleados, 208 provenían de la agricultura y 155 de los servicios. Esta diferencia proviene de la estructura ocupacional que detallaremos ulteriormente.

  • 6 Las cifras de 1978, 1979, 1980, 1981 y 1983 corresponden al mes de noviembre, las de 1982 al mes d (...)

Cuadro 3: DESEMPLEO Y SUBEMPLEO 1978-19846 -Porcentaje de la población activa-

Cuadro 3: DESEMPLEO Y SUBEMPLEO 1978-19846 -Porcentaje de la población activa-

* Subempieo visible: personas que trabajan menos de 47 horas semanales.
** Subempieo invisible: personas cuya renumeración es inferior al salario mínimo por un trabajo de 47 horas o más semanales.
Fuente: mec, 1984; mec, mtss, 1984.

43Las categorías "obreros-artesanos" y "personal de servicio" son seriamente afectadas: de cada 1000 obreros-artesanos, 66 estaban desempleados en 1984, mientras que de 1000 desempleados, 459 eran obreros-artesanos. En las zonas rurales, la proporción era aún más desfavorable para esta categoría.

44La estructura ocupacional ha evolucionado considerablemente durante los últimos 30 años. En este país, esencialmente agrícola hasta los años sesenta, el sector terciario domina hoy (un 31 % de la población activa). Los progresos de la industria siguen siendo modestos, desde el punto de vista de la ocupación de la mano de obra (15,8 % en 1984). El grupo "obreros-artesanos" sigue, sin embargo, dominando en el país (un 46,5 % de la población activa), precediendo el "personal de servicio" y los "empleados y vendedores".

45Es interesante constatar que el sector "agricultura" es ocupado en un 23,7 % por "administradores y gerentes", lo cual podría denotar tecnificación o, inclusive, una burocratización de esta actividad. El sector de la construcción incluye en cambio un 87,9 % de "obreros-artesanos".

46La forma salarial de renumeración es ampliamente difundida en el país, ya que un 76 % del total de la población activa recibe un salario.

47Sin embargo, subsisten en la agricultura y el comercio importantes grupos no asalariados. En la primera son muy numerosos los pequeños propietarios-explotadores del Valle Central, quienes durante mucho tiempo sacaron provecho de la distribución, relativamente equitativa de las tierras en Costa Rica. En el segundo, se trata de trabajadores independientes, cuyo número se incrementó considerablemente al progresar la urbanización.

48Finalmente, los costarricenses que trabajan para el sector público (gobierno central e instituciones autónomas) representan un 18 % de la población activa.

DISTRIBUCIÓN DE LOS INGRESOS

49Desde un punto de vista comparativo, la distribución de los ingresos coloca a Costa Rica en una situación intermedia, aunque favorable en el contexto latinoamericano.

50Considerada durante mucho tiempo como "socialmente aceptable" (Villasuso, 1983), la estructura de la distribución de los ingresos presenta, sin embargo, fuertes desigualdades y una tendencia a la concentración: en 1971, un 5 % de las familias más ricas recibía un 25,6 % del ingreso nacional y un 40 % de las familias más pobres compartía un 14,1 % del ingreso. En 1977 las proporciones eran respectivamente de un 26,5 % y un 12,4 %. La situación, por lo tanto, se deterioró a pesar de las políticas redistributivas implementadas. Entre 1977 y 1982, la parte de los más pobres aumentó levemente, pero el margen sigue siendo igual (ver cuadro No. 4)

51La estructura salarial conoció, en cambio, importantes modificaciones desde 1979. En los años 1973-1975, los salarios sufrieron fuertes bajas que fueron compensadas entre 1976 y 1979. Entre 1979 y 1981 los salarios cayeron de nuevo en aproximadamente un 30 % (Villasuso, Trejos, 1982). Más adelante hablaremos sobre el significado de esta disminución.

52Entre las diferentes categorías socio-profesionales, los "obreros-artesanos" y el "personal de servicio" tienen las remuneraciones más bajas, mientras que los "profesionales-técnicos" y "administradores-gerentes" son los que más ganan. Uno de cada dos obreros ganaba menos de 5000 colones mensuales en 1984. En este caso se encuentra, en cambio, sólo un 2,4 % de los "profesionales-técnicos" (el salario mínimo era de 4.304 colones mensuales en 1985, o sea aproximadamente 85 dólares).

53Las diferencias de salario por sexo son igualmente importantes, cualesquiera que sean las categorías profesionales, ya que los hombree ganan un 20 % más que las mujeres (mec, mtss, 1984).

54Como en la mayoría de los países en vías de desarrollo, los sectores "agricultura" y "construcción" se ven desfavorecidos en Costa Rica, mientras que los de los "servicios" se encuentran por encima del promedio. En el sector "agricultura", un 64 % de los asalariados ganaba menos de 5000 colones mensuales en 1984, mientras que para los "servicios de base" un 74,1 % de los empleados recibía más de 5000 colones.

Cuadro 4: ESTRUCTURA DE LA DISTRIBUCIÓN DEL INGRESO POR FAMILIAS, 1971-1982 -En porcentajes-

Cuadro 4: ESTRUCTURA DE LA DISTRIBUCIÓN DEL INGRESO POR FAMILIAS, 1971-1982 -En porcentajes-

Fuente: Franco y Léon, 1984

55Si se acerca esta estructura salarial a la estructura ocupacional descrita anteriormente, resulta que el grupo "obreros/artesanos" (el grupo peor pagado), se concentra principalmente en el sector "agricultura" (el sector peor pagado). Uno de cada dos "obreros/artesanos" trabaja en el sector de la "agricultura" o en el de la "construcción". Estos, por cierto, son particularmente afectados por el desempleo.

56Todas estas caracterizaciones no son independientes las unas de las otras. Al contrario, destacan zonas de marginalización bastante claras. Y sólo hemos hablado de salarios. La evolución de estos últimos años demuestra que "en el momento en que los salarios medios reales disminuyen de un 30,5 % entre marzo de 1979 y noviembre de 1981, el pib per cápita no disminuía más de un 10 %, lo que parece indicar que los trabajadores asalariados se empobrecen más rápido que otros grupos económicos" (Villasuso, Trejos, 1982, p.53). Dada la subida del dólar durante el período, los exportadores, sobre todo, obtuvieron beneficios sustanciales.

  • 7 Desde 1974, existe en Costa Rica una lista de 125 productos o servicios que sirven de base para ca (...)

57La pobreza, durante mucho tiempo ignorada en Costa Rica, ya no pasa inadvertida para el que viaja por el país. En los años sesenta, se estimaba que de cada cuatro familias una era afectada por la pobreza. Durante la campaña electoral de 1986, la prensa hablaba de un 30 % de costarricenses "pobres" (La República, 17/11/85). Otro estudio mostró que por lo menos 180.000 trabajadores ganaban por mes un sueldo inferior al monto de la "canasta básica"7, la que sólo incluye cincuenta productos de extrema necesidad (cepas, septiembre de 1985).

  • 8 Todo depende de los criterios de medida. El estudio que citamos utiliza tres: ingreso per cápita i (...)

58En 1977 un estudio describía a los pobres como aquellos que vivían, en su mayoría, en el campo, en una casa en mal estado, con una familia numerosa, a menudo desempleados o que trabajaban en el sector primario, con menos educación y un acceso limitado a los servicios (Céspedes et al..., 1977). Este mismo estudio estimaba, además, que entre un 25 % y un 50 % de las familias del país se encontraban en la pobreza.8

59Después de la crisis que conoció el país entre 1979 y 1982, (Céspedes, 1983), la situación se deterioró en el campo y la miseria vino a aparecer en las ciudades. Hoy no sería una exageración estimar, como lo hacía el artículo citado anteriormente, que existen 800.000 costarricenses pobres (o sea un 30 % de la población).

60Cualquiera que sea el criterio (demográfico, ocupacional, salarial), se deduce que Costa Rica presenta profundos desequilibrios. La tendencia a que la situación se agrave podría modificar completamente la tradicional estratificación social del país.

LA ESTRATIFICACIÓN SOCIAL

LA APARICIÓN DE UNA ESCALA SOCIAL

61Ubicar históricamente la aparición de una escala social no es tarea fácil. Nos enfrentamos, de entrada, al problema de elegir un criterio de definición de una capa social. Aquí hablaremos de la aparición de una escala social cuando un grupo se distinga por los ingresos de los cuales dispone y por su importancia en la vida política.

Nacimiento de una diferenciación en las situaciones de clase

62Si tomamos nuevamente la distinción de Weber (Bourdieu, 1966) entre posición de clase y situación de clase, es posible observar de manera más precisa la formación progresiva de una escala social.

63La situación de clase se define como una relación que mantiene un grupo con el trabajo. Es una relación horizontal: "ésta se define por la actividad, la relación que mantiene el grupo con el objeto trabajado, la herramienta utilizada, y el o los beneficiados de los bienes o servicios producidos" (Grawitz, 1983, p.56, "clase").

64Bourdieu nos dice que la posición de clase es una relación vertical en la estructura, es una posición en relación con los otros. "Se define por las ventajas materiales o simbólicas regularmente asociadas a este puesto en una coyuntura histórica determinada (...) Situación y posición corresponden a la división del trabajo, la primera tiene su aspecto técnico, la segunda tiene su aspecto social" (ibid, p.56), y es por eso que "hay que englobar en la simbólica de la posición de clase no sólo los procedimientos expresivos... sino el conjunto de los actos sociales los cuales (...) traducen (...) una cierta posición en la sociedad" (Bourdieu, 1966, p.212).

65En este sentido, el estudio del emplazamiento social se refiere a un examen de las prácticas culturales que serán abordadas en el siguiente capítulo.

66Sin embargo, no podemos descartar por completo el hecho de que, por ejemplo, los habitantes de Cartago se hayan sentido, en un momento histórico dado (la colonia), responsables de los destinos del país. Fuera de las escasas oportunidades en que las grandes familias han podido acumular algunas riquezas, existía en esta época una situación social común de cultivadores pobres, los labradores. Todos los testimonios históricos concuerdan sobre este punto. Hasta el gobernador de la provincia tenía que trabajar la tierra para sobrevivir (Monge, 1980; Jones, 1935). Sin embargo, es indiscutible que a pesar de este fondo de pobreza, existían diferencias en las posiciones sociales que autorizan a hablar de un comienzo de estratificación social.

67Stone (1982) demuestra hasta qué punto la sociedad colonial era jerarquizada, si se toma en cuenta que había una nobleza dividida en por lo menos siete categorías, a la cual el gobernador distribuía títulos de propiedad. Cartago era la capital y protegía una microburocracia compuesta por los funcionarios del gobierno y de la Iglesia. Se puede hablar, a este respecto, de una élite virtual: virtual en el sentido de que sólo la aparición de diferencias en las situaciones de clase autoriza hablar del comienzo del proceso de estratificación social.

68Dado el estado de equilibrio del sistema político colonial costarricense, la diferenciación en el orden simbólico no sabría constituir una condición suficiente para la modificar el orden social.

69Hablaremos más de esta paradoja sociohistórica que engendró interpretaciones antitéticas.

70Así, cuando un autor señala, al hablar de la elaboración de la constitución actual (que data de 1949) que "Hasta este momento la organización del país no ha cambiado fundamentalmente y siempre nos caracteriza por una igualdad social casi absoluta" (Jiménez, 1979, p.166), sólo está siguiendo una tradición de la historiografía costarricense. Otros replican a esa tradición, cuando afirman que "ciertos autores tratan de explicar la persistencia de las libertades democráticas en Costa Rica como el producto de una supuesta igualdad que existía durante la colonia heredada por la época republicana, la cual construyó una mentalidad igualitaria. Esta tesis es insostenible a la luz de la constatación de una fuerte desigualdad social en la Costa Rica de la colonia donde existía hasta la esclavitud como institución legal" (Camacho, 1978, p.1458).

71Estas dos interpretaciones no se oponen realmente, sino que corresponden a dos realidades sociales que han cohabitado. El primer autor se apoya sobre la nivelación por abajo de la sociedad, mientras que el segundo recuerda que treinta y cuatro de los cuarenta y cinco presidentes, que ha conocido el país, provienen de las primeras tres familias que vinieron a instalarse en el territorio (Stone, 1976). Stone tiene razón al afirmar que "contrario a lo que se pueda pensar, en Costa Rica el sistema económico y social es condicionado por lo político, lo que implica que las configuraciones sociales son determinadas por el sistema político" (Stone, 1976, p.63).

72Globalmente existía una situación común pero posiciones diferentes en la Costa Rica colonial. Las élites virtuales dominaban simbólicamente gracias al régimen de la encomienda, al comercio de mulas, a la producción de cacao y luego a la de tabaco, así enriqueciéndose enormemente. Se asiste entonces a diferenciaciones temporarias en las situaciones de clase. Este grupo difuso, constituido por los principales hidalgos que gravitan alrededor del gobernador en Cartago, se vuelve una micro-oligarquía.

73Por lo tanto, desde el principio el proceso de estratificación social se engrana según una lógica opuesta de la que preside en la mayoría de los países de América Latina. Un grupo social difuso, aunque geográficamente localizado, se desliga del substrato social, de acuerdo con criterios político-simbólicos, y luego eleva su situación social llevando a cabo diversas actividades momentáneamente lucrativas. Los enriquecimientos, producto de estas actividades, favorecen la producción de dignidades y prerrogativas, pero son demasiado episódicos para dar lugar a la aparición de una poderosa oligarquía.

Complejidad y simplificación en la escala social

74A principios del siglo xix Costa Rica, que dependía de la Capitanía General de Guatemala, tenia 50.000 habitantes. Se cultivaba la caña de azúcar, el maíz, el índigo y el tabaco. Existía un pequeño comercio de tabaco y de aguardiente, que no era fuente de grandes riquezas.

75La independencia que vino por 1821, no tuvo el mismo efecto que en el resto del continente, donde "libera fuerzas centrífugas, hace estallar las estructuras políticas, debilita las jerarquías sociales" (Rouquie, 1982, p.67).

76Es el cultivo del café lo que constituyó para Costa Rica una verdadera revolución social. Introducido al país en 1804, es solamente alrededor de 1830 cuando se comienza a exportar a Chile. Su fabuloso desarrollo se debe, sobre todo, a un hombre, Don Braulio Carrillo, al que se le solía llamar "dictador útil". Gobernó de 1835 a 1837 y, luego, de 1838 a 1842. Si bien es cierto que hubo desde 1821 numerosos incentivos para que se cultivara el café, es él quien, al distribuir tierras entre San José y el Pacífico, impuso un plan de producción y dio el impulso necesario para que se iniciara la explotación de ese "grano de oro".

  • 9 Hay que esperar los años 1880 y la construcción del ferrocarril hasta la costa atlántica para que (...)

77En 1844, cuando el primer barco inglés echa anclas en Puntarenas, el país está a punto de desarrollar un gran comercio con Europa. Se construye una carretera para facilitar el transporte del grano entre el Valle Central y el Pacífico.9 Las exportaciones pasan de tres millones de kilos en 1855, a dieciséis a principios de este siglo. El café llega a constituir entonces un 90 % de los ingresos de exportación.

78Las consecuencias sociales son, sin duda alguna, enormes "De esta manera, en el siglo xix, se produjo un fenómeno económico-social al resplandor incalculable para la vida nacional formábase dos tipos sociales, desconocidos durante la colonia, el agricultor-exportador y el obrero agrícola que trabaja en la propiedad de un patrón, en la cual a veces vive" (Monge, 1980, p.226).

79A principios de siglo, domina un sector que se llama tradicionalmente burguesía agro-exportadora. Es un grupo bastante heterogéneo que incluye a los grandes propietarios productores de café -los cafetaleros-, los negociantes, los financieros y los políticos. Todos sacan provecho de la explotación del café. Es la razón por la cual se les incluye en la misma categoría.

80Al otro extremo se encuentra el peón. Pero éste, diferente a la burguesía agro-exportadora que se destaca en la parte alta de la escala, no se destaca en la parte baja. En efecto, "el café no produjo un tipo de obrero puro, quien vive solamente de un salario, sino un semi-obrero quien, además de su salario, puede contar con lo que pueda rendir su lote, en comida o en dinero" (Camacho, 1978, p.1461).

81Ya hemos dicho, desde otro punto de vista, que la existencia de una frontera agrícola, salarios altos y múltiples actividades nuevas, frenaban el precarismo. El peón se sitúa en el límite inferior de un gradiente sociológico que corresponde a una variación continua del substrato social. Al otro extremo se encuentra una pequeña burguesía constituida por propietarios y profesionales.

  • 10 Cerdas describe la división social acarreada por la aparición del café de este modo: en los años 1 (...)

82La primera rama que se separa del árbol genealógico de las clases sociales que tratamos de dibujar es, pues, la de la burguesía agro-exportadora de los cafetaleros. El resto del tronco es, por el momento, bastante homogéneo, aunque ya es posible percibir el desprendimiento de futuras ramas.10

83La evolución de la estructura puede interpretarse según un doble movimiento de diversificación y de simplificación.

84Diversificación, ya que aparecen ramificaciones nuevas; simplificación, ya que es posible, puesto que las diferencias sociales se acentúan, definir dos extremos y una capa intermedia. Esta simplificación nos permite presentar la estructura y, al mismo tiempo, comprender mejor el carácter excepcional, en la historia social de Costa Rica, del desprendimiento desde arriba, como desde abajo, de un grupo social. No se puede reducir este esquema a dos clases antagónicas, ya que en Costa Rica, al contrario de la mayoría de los países de América Latina, la escala social nació a partir de una situación común de pobreza.

85La segunda etapa aparece a partir de los años noventa del siglo pasado y da a luz, a la vez, a una capa superior, y a una capa inferior que se desprende hacia abajo, esta vez claramente.

  • 11 Según Camacho "El proletariado rural bananero es la consecuencia más importante desde el punto de (...)

86En 1880 se produjo la primera exportación de 360 racimos de bananos de Puerto Limón, en la costa atlántica, con destino a Nueva York. Rápidamente, las compañías norteamericanas, entre las cuales la famosa United Fruit Company, se aseguraron el desarrollo del cultivo del banano e hicieron de la región atlántica un enclave económico. Aparece una nueva capa social, los bananeros, que gravita alrededor de la explotación y de la comercialización del fruto. Paralelamente, en las plantaciones, se forma un verdadero proletariado agrícola.11

87Luego había que esperar los años cincuenta para ver a nuestro árbol genealógico ramificarse nuevamente. De los numerosos cambios que conoció la sociedad costarricense en la primera mitad del siglo veinte, sólo retendremos, por el momento, la aparición de dos nuevas capas, una en el nivel superior, la otra en el nivel inferior. En la parte baja de la escala se forma un principio de clase obrera, con el proceso de industrialización que conoce el país en esos años. Arriba, aparece una capa de industriales, muy ligados a la política, como lo veremos. Finalmente, al desarrollarse la burocracia, aparece una burguesía de Estado, pero aún muy próxima a las capas medias.

88Desde esos años, la escala social conservó, mas o menos, el mismo aspecto y ahora la vamos a detallar.

Las capas sociales

89Con un producto interior bruto (pib) per cápita, del orden de los mil dólares, Costa Rica es tradicionalmente catalogada como país «medianamente rico». La existencia de una importante capa media atenúa las disparidades entre la parte de arriba y la parte de abajo de la escala social, como en Argentina, Chile o Uruguay. Así, por ejemplo, mientras que en América Central un 10 % de la población se ocupa de tareas no manuales, esta proporción es de un 22 % en Costa Rica.

La capa superior

90Hemos visto que es posible localizar tres fracciones en la capa superior: la burguesa agroexportadora, la industrial y la del Estado.

91a. La burguesía agroexportadora. De ninguna forma hay que deducir de los desarrollos que preceden que existen hoy día fronteras claras entre los plantadores de café y los productores de banano, para citar solamente dos ocupaciones esenciales. Las fronteras han sido históricamente borrosas y no se deben describir las élites económicas como entidades homogéneas que emanan de una actividad única.

92Por ejemplo, un estudio meticuloso de la cría de ganado entre 1850 y 1950 demuestra que la mayoría de los criadores, para rentabilizar sus explotaciones, tenían otras actividades: madera, café, arroz, azúcar, etc. "Parece ser de que los ganaderos empezaron a desempeñar sus propios recursos de inversión a gran escala solamente a partir de los años 1940, aunque jamás llegaron a ser una verdadera auto-suficiencia o una estricta especialización, por consiguiente, hoy en día existe una estrecha relación entre los principales inversionistas en la cría de ganado y en las otras ramas económicas, haciendo difícil sino imposible su separación como sector económico específico, por lo menos en el nivel de la propiedad" (Gudmundson, 1979, p.73-74).

93Existen hoy en Costa Rica propietarios que reciben una parte suficientemente grande del ingreso nacional como para afectar el nivel de actividad del país. Costa Rica no se escapa, pues, de esta tradición latinoamericana. Entre 1950 y 1965, el ingreso agrícola de las grandes familias se establecía de tal manera que el 11 % de las familias recibía el 47,4 % de los ingresos (el promedio para América Latina es 7,8 % de las familias recibía el 36,3 % de los ingresos) (Sternberg, 1972, p. 10). Costa Rica era el cuarto país "menos desigual" después de Uruguay, Panamá y Chile en lo que a esto se refiere. Si nos acordamos de que la agricultura produce aproximadamente un tercio de las riquezas del país, podemos medir el poder de esta burguesía.

94b. La burguesía industrial. Después de los eventos de 1948, y luego de la integración al Mercado Común Centroamericano (1963), Costa Rica conoce un desarrollo industrial sin precedentes. La tasa anual de crecimiento del producto industrial para el período 1964-1974 fue de 16,5 %. Culminó en 1973 y 1974 con un 26,3 % y un 36,8 % respectivamente. Este movimiento lo acompañó un proceso de concentración bastante importante de 5.784 empresas en 1958, se pasó a 5.808 en 1964 y a 2870 en 1975 (Herrera, Santos, 1978, p.111).

95Muy vinculada con los capitales multinacionales, una nueva fracción de la burguesía se lanza a la industrialización del país. Pero, de hecho, se trata menos de empresarios capitalistas, cuyo papel "consiste en reformar o en revolucionar la rutina de producción" (Schumpeter, 1942, p. 186), que de gerentes de inversiones industriales norteamericanas. La prueba de ello es la extrema pobreza del proceso de sustitución de importaciones que constituía, no obstante, uno de los retos lanzados por la generación de 1948.

96Otro índice es la proporción cada vez más grande de las sociedades anónimas entre las diversas formas jurídicas de propiedades, que pasan de un 1,6 % en 1964 a un 20,7 % en 1975 (Herrera, Santos, 1978, p.119). Sin embargo, no hay razón para creer que las pequeñas empresas ya no existen. Al contrario, en la gran mayoría de las ramas la dimensión de las empresas es modesta. Sólo los sectores "alimentos, bebidas, tabaco" y "vestimenta, cuero, textil" conocen unidades de producción bastante grandes (más de 2.000 empleados).

  • 12 En 1978, el país tenía 182 instituciones autónomas (Ameringer, 1982, p.42)

97c. La burguesía de Estado. Otra consecuencia de los cambios después de 1948 ha sido la creación de un amplio sector burocrático en el aparato del Estado. Tendremos la oportunidad de hablar de esta burocratización de la sociedad costarricense más adelante. Por ahora, basta decir aquí que la burguesía de Estado está compuesta por los jefes de los departamentos ministeriales, los directores de las instituciones autónomas12, los "decision makers" en general (Stetson, 1969), y los miembros de la Asamblea Legislativa.

98Extremadamente politizada, ya que es sumisa al "spoil system", esta fracción está en plena expansión: entre 1821 y 1950 fueron creados 86 organismos públicos, mientras que 96 entre 1950 y 1978, de los cuales hubo 76 desde 1960 (Van Eeuwen, 1982, p.90). Este grupo mantiene estrechos contactos con el de los cafetaleros.

Las capas medias

99Considerado generalmente como borroso, el concepto de "clase media" es casi siempre utilizado de forma negativa para significar una exclusión de las capas superiores y una distinción respecto de las capas más bajas: "En un país como Perú, donde la oligarquía aparece tan claramente separada, la clase media tiene la posibilidad de definirse por su exclusión de la élite, bien sea que se encuentre excluida contra su voluntad, o que ella misma rehuse entrar. Como además el país consta de un gran porcentaje de indios analfabetos, la clase media no puede hacer más que sentir todo lo que sea diferente tanto más que la distinción jerárquica de arriba y de abajo se refuerza simbólicamente por la distinción cualitativa, racial y cultural, entre indios y no-indios" (Bourricaud, 1967, P.43). Si este razonamiento puede aplicarse a muchos países de América Latina, no se puede hacer en el caso de Costa Rica. En dicho país, no son las capas medias las que se caracterizan por una doble exclusión, sino las capas inferiores y superiores que se han desprendido del tronco central. Las capas medias constituyen todos los grupos sociales, excluyendo a los que históricamente se han desprendido de éstos.

100Al interior de esta capa, es imprescindible abandonar un recorte horizontal en estratos como se puede utilizar cuando se habla de grado de marginalización o de influencia sobre la vida del país. Estamos en presencia de un substrato social que varía de manera regular y que se define bien según el concepto de gradiente sociológico que usamos anteriormente.

101Sin embargo, pueden hacerse cierto número de distinciones al interior de esta capa. La más importante es sin duda la distinción entre el mundo rural y el mundo urbano.

102Ciertos autores afirman que el concepto de clase media no se aplica a los sectores rurales en Costa Rica "Consideramos de que en ‘el campo’ costarricense no existe clase media. Sólo hay propietarios y jornaleros, patrones y campesinos" (Vega C, 1979, p.97). Un poco más lejos, sin embargo, el autor incluye en las capas medias a los agricultores que, además de trabajar la tierra, tienen otra actividad. Además, ya hemos visto que el sector de la agricultura ha tenido tendencia a burocratizarse.

103Sea lo que sea, aislar a los sectores rurales sólo para hacer de ellos el lugar de una dicotomía patrón/peón es hacer prueba de una visión bien estática de la sociedad. Por nuestra parte pensamos, con Stone (1976), que existe una categoría que desempeña un papel importante de intermediario y contacto, muy valioso para el equilibrio del sistema, entre el mundo político y económico nacional y el mundo rural. Forman parte de ella: los empleados municipales, los miembros de la Guardia de Asistencia Rural, los ingenieros agrónomos, etc.

104En la ciudad las capas medias también juegan ese papel: el sistema político nacional, en particular los partidos políticos, las utilizan para influenciar y controlar los sectores más bajos.

105Las integran comerciantes, artesanos o pequeños empresarios, profesores, obreros calificados, etc. En realidad, es claro que "la pequeña burguesía asiste al crecimiento numérico de sus miembros, como consecuencia del aumento de los empleados públicos y del sector de los servicios. Estos pasan de ser el 33,2 % de la población activa en 1963 al 44,7 % en 1973" (Urcuyo, 1978, p. 192). Además la situación económica de estos sectores mejoró, como lo hemos visto anteriormente.

106Ahora bien, ¿no estaremos asistiendo, en el interior de las capas medias, al desprendimiento de uno de sus componentes, a aquella que podríamos calificar como pequeña burguesía de los servicios? Muy cercana a los partidos políticos y, en particular al Partido Liberación Nacional, con un monopolio en sus manos de los mecanismos de la administración por los que se hace la buena aplicación de las decisiones políticas, en contacto permanente con los escalones superiores e inferiores de la sociedad, protegida de la tormenta económica por un estatus de servicio civil que hace prácticamente imposible todo despido, y defendida por un sindicato poderoso, esta capa social constituye uno de los centros de interés de nuestro recorrido analítico, por lo que volveremos a hablar de ella más adelante.

La capa inferior

107La capa inferior de la población de Costa Rica está constituida por los peones, los trabajadores de las plantaciones de banano y los obreros urbanos.

108a. Los peones. Hemos visto de qué manera el proceso de concentración de la tierra, iniciado desde la explosión del café y luego agravada por el cierre de la frontera agrícola, había llevado a la aparición de un sector empobrecido de las capas rurales. La situación económica de este sector, desde entonces, se ha ido deteriorando. En él se encuentran las tasas de analfabetismo y de mortalidad más altas. La proporción de personas ocupadas en la agricultura o en la ganadería, al referirse a la población activa, pasó de un 49,2 % en 1963 a un 37 % en 1973 y a un 32 % en 1983 (mtss, 1984). Se trata del grupo social más pobre del país, si se excluye a los mendigos, que empiezan a hacerse numerosos en las ciudades.

109b. El proletariado rural. Es indispensable indicar que los trabajadores de las bananeras son un caso aparte. Son empleados de muy grandes compañías norteamericanas, de las cuales la principal es la United Fruit Company. Esta posee aproximadamente un 10 % de las tierras cultivables del país y casi ejerce monopolio sobre el cultivo y la explotación del banano. Se trata de un verdadero proletariado que trabaja en inmensas plantaciones de tipo "enclave". Aunque son antiguos peones desposeídos de sus tierras, sus condiciones de vida y de trabajo son bastante diferentes. Tendremos la oportunidad de ver cómo su capacidad de movilización es infinitamente superior a las de los peones y, sobre todo, más eficaz, al representar estos bananeros un 7 % del producto nacional bruto y un 35 % de los ingresos de exportación.

110c. El proletariado urbano. Vinculado a la industrialización que conoció el país después de 1948 y especialmente después de 1964 (integración al Mercado Común), el proletariado urbano no creció en las proporciones que se creía. La parte de la población que trabaja en la industria, correspondiendo a la población activa entre 1963 y 1973, aumentó poco (de un 11,5 % a un 11,6 %), mientras que en este período el PIB industrial aumentaba un 16,5 % por año. Se puede hablar, por lo tanto, de una estabilización completa que esconde, a pesar de todo, una cierta evolución de esta población. Si en los años sesenta convenía hablar de artesanos en vez de obreros (en 1963 el 85 % trabajaba en empresas de menos de 20 asalariados) (Cuellar, Quevedo, 1978, p. 79), parece que "el primer efecto de la modernización sobre la estructura del empleo industrial es la concentración de la fuerza de trabajo en grandes compañías, y en algunas ramas" (Herrera, Santos, 1978, p.127). En 1973, el 51,5 % de obreros trabaja en una empresa de más de 100 asalariados y domina dos sectores "alimento, bebida y tabaco" y "vestimenta, cuero, textil", que reagrupan un 66 % de las empresas de más de 600 obreros. Sin embargo, son tradicionales, por lo que existe una brecha entre ellos y otros más modernos, como por ejemplo la industria química y la construcción. Más ligados a los capitales norteamericanos, estos sectores pagan mejor a sus obreros.

111En relación con esta capa inferior, se constatan, pues, disparidades no menospreciables entre el peón desposeído que busca hacerse contratar en una finca o emigrar hacia la ciudad, el trabajador bananero que gracias a sus luchas tiene ingresos relativamente grandes y el obrero de la ciudad, que vive en el área metropolitana de San José, que se preocupa por no perder su empleo, por el momento en que la desocupación progresa de forma inquietante. Estas disparidades de tal calibre a veces ponen en tela de juicio la noción misma de capa inferior o por lo menos de las fronteras que le hemos asignado. Sin embargo, más allá de esas diferencias materiales, esos grupos tienen en común una exclusión de los canales de movilidad y una cierta identificación cultural.

LA DISTRIBUCIÓN SOCIAL

112Al llegar a este punto de nuestro análisis, es indispensable, para terminar, introducir una perspectiva dinámica. En efecto, no es suficiente preguntarse cómo se ha estructurado una sociedad, sino también cómo las disparidades señaladas se mantienen y evolucionan. De las posibilidades que poseen o de las esperanzas que mantienen ciertas capas, de poder mejorar sus condiciones de vida depende, en gran medida, la fuerza de las tensiones sociales.

LA MOVILIDAD SOCIAL

113Se trata ahora de ver en qué medida los actores pueden desplazarse en la escala social que hemos descrito.

La circulación de las élites

114Si dejamos de lado los presupuestos ideológicos ligados a la noción de circulación de las élites de Pareto, ella nos puede resultar una condición indispensable para explicar el equilibrio en un sistema social. La manera en que circulan las élites o se renueva la clase dirigente no ha sido estudiada de manera sistemática en Costa Rica. Por lo tanto, nos reducimos a emitir hipótesis, con base en estudios llevados a cabo sobre la dominación.

115Un estudio, anteriormente citado, en relación con las características sociales de quienes toman decisiones incluye una comparación intergeneracional interesante (Stetson, 1969), aunque ya antigua, puesto que la encuesta se llevó a cabo en 1966. La comparación se hizo con base en aspectos educativos, profesionales y políticos. El autor concluye: "Los que adoptan las decisiones son mejor educados y políticamente más activos que sus padres. Estos resultados muestran una movilidad político-social en esta democracia centroamericana" (Stetson, 1969 p.800). La conclusión es obviamente un poco rápida, ya que para poder deducir que existe una movilidad social, habría que estar seguro de que los progresos registrados por ese grupo son superiores a los del conjunto de la población, lo que parece lejos de ser así, dada la prioridad que se le otorgó a la educación a partir de 1948 y los progresos que de ello resultaron. Además, el estudio no precisa si los padres ya formaban parte de quienes en su época decidían. Y si éste fuese el caso, nada indica que los mismos criterios eran entonces necesarios para formar parte de ese grupo.

116Poniendo aparte estas observaciones, pareciera que por falta de movilidad se pueda hablar de diferencias y, por lo tanto, de una cierta renovación de las élites. Así, por ejemplo, un 66 % de los que componen el grupo en referencia ocupa un puesto profesional, contra un 26 % de sus padres. Existe aquí una clara diferencia social, no obstante que las categorías utilizadas sean bastante confusas.

117En resumen, estaríamos hoy día en presencia de uno nuevo sector de hombres capaces de decidir que se asemejan más a tecnócratas politizados que a notables. Hay, pues, un cambio de perfil de las élites, pese a que provienen de grandes familias herederas de los primeros conquistadores (Stone, 1976 y 1982).

La movilidad social de las capas medias

118Estudiar la movilidad social en las capas medias puede parecer casi imposible, puesto que, por un lado, condensan un número importante de situaciones muy diversas que hacen peligrosa toda tentativa de generalización y, por otro, si se acepta la idea del gradiente sociológico del que hemos hablado antes, podríamos llegar a decir que hay una movilidad infinita.

119Más allá de las múltiples capilaridades sociales, existe sin embargo, para estas capas un importante canal de mobilidad ascendente: "El inmenso esfuerzo invertido en el sistema educativo y la llegada de este flujo a una burocracia floreciente, crearon para los sectores medios urbanos (no ligados al sector privado) un pequeño canal de mobilidad ascensional, orgánico de todas maneras a la reproducción del sistema" (Palma, 1980, p.191). El autor subestima voluntariamente la importancia de este canal.

120Ya hemos citado el número impresionante de servicios públicos que han sido creados durante estos últimos treinta años. Ahora bien, las capas medias, las cuales sacaron provecho en prioridad de los esfuerzos sobre la educación, verdaderamente invadieron el sector público. Este monopolio, es además tan grande que autoriza a hablar de una pequeña burguesía de los servicios, que es como un tapón entre el resto de las capas medias y la burguesía de Estado.

121Si es cierto que los casos de movilidad ascendente han sido numerosos desde los años cincuenta hasta 1978-1980, hay que saber en qué medida esta pequeña burguesía ha podido tener acceso al escalón superior. Este acceso ha sido sin duda muy limitado, en razón del sistema de los despojos sobre el cual hablaremos en el capítulo 5.

122Parece que desde 1978 el incremento de la burocracia y, por lo tanto, de los sectores medios ha llegado a su término. La crisis económica ha empujado el país a abandonar el modelo de desarrollo del "Estado benefactor". La inflación que carcome el poder adquisitivo ha llevado a la aparición de reflejos corporativos (como la defensa del aguinaldo en los servicios públicos) que aceleran la estructuración del grupo. Esta pequeña burguesía de los servicios, que existía en el momento de la interrupción de los flujos de cambios, se ha mantenido desde entonces y ha cristalizado en situaciones de "enclaves burocráticos" (Fernández P., 1976, p.35).

123Veremos en el siguiente capítulo si a esta evolución la acompaña una toma de conciencia cultural. Por el momento resulta que si la movilidad social es casi infinita al interior de las capas medias, se vuelve medible puesto que el punto de llegada es la zona tapón que acabamos de definir. Aquí se puede apreciar un salto cualitativo que, en muchos aspectos, es irreversible.

La movilidad geográfica de las capas inferiores

124Una de las consecuencias de los vastos programas educativos, lanzados en el país a partir de los años cincuenta ha sido, paradójicamente, la de aislar las capas inferiores. Es evidente que estos programas no se les destinaban. Al no tener más acceso que antes a la educación, estas capas se vieron privadas, al mismo tiempo, de la oportunidad de trabajo en la función pública que tanto las favorecieron.

125La distancia fue aún más grande en el mundo rural. Aislado en su campo, encerrado en su enclave bananero o luchando por su sobrevivencia en la ciudad, las posibilidades de ascenso social son muy pocas para el campesino, el obrero agrícola o el proletario. Aquí también hay que hacer distinciones.

  • 13 El desempleo concernía al 4% de la población activa en 1967. En 1982, esta cifra subió a un 8%. Un (...)

126La posición del campesino sin tierra es sin duda la peor que se pueda encontrar en el país, excluyendo la de los mendigos de la capital. Su única perspectiva es la emigración o la ocupación ilegal de tierras. Si hace unos diez años la situación del inmigrante era mejor al llegar a la ciudad es porque la tasa de desempleo era relativamente débil. Hoy día el éxodo rural se ha acelerado y el campesino que emigra hacia la ciudad tiene grandes posibilidades de encontrarse desempleado al llegar13. Si se puede, en cierta medida, considerar que la situación de un desempleado en la ciudad es preferible a la de un desempleado o de un precarista en el campo, no se puede, sin embargo, hablar del todo de movilidad social a este respecto.

127De la misma manera, hace unos diez años era posible observar una movilidad ascendente intergeneracional, o hasta intrageneracional, en el proletariado urbano. Pero parece que ahí también la situación se ha visto bloqueada desde los principios de la crisis económica (1979).

128En total, si es posible observar, en un período relativamente corto, un crecimiento del sector terciario en detrimento de la agricultura, no se debiera pronunciar por un traslado de población. La perspectiva de larga duración pone en relieve una marginalización creciente de las capas inferiores.

EL MODO DE DISTRIBUCION SOCIAL DOMINANTE

129Para concluir este capítulo, describiremos la manera como se distribuye la población.

¿Sociedad homogénea o sociedad plural?

130La definición de una sociedad plural (y de su contrario la sociedad homogénea) nos la dio Lijphart (1977). Lijphart utiliza la noción de "divisiones segmentales" que "existen cuando las divisiones políticas siguen de muy cerca las líneas de diferenciación social objetiva, especialmente las más marcadas de una sociedad" (Eckstein, 1966, p.34). Lijphart añade "los grupos de población definidos por estas divisiones se llamarán segmentos de una sociedad plural" (Lijphart, 1977, p.4).

131Hemos visto que Costa Rica fue durante mucho tiempo una sociedad relativamente homogénea, pero que después de la explosión del café, y luego de la del banano y el fin de la frontera agrícola, la estratificación virtual llegó a ser verdadera. De allí que es posible en la Costa Rica contemporánea descubrir diferentes segmentos sociales.

132Si, por ejemplo, tomamos los dos criterios, "nivel de remuneración" y "sector de actividad", nos damos cuenta de que el tejido social es bastante fragmentado. El índice que "define la fragmentación como la probabilidad de una pareja cualquiera en la sociedad de pertenecer a dos segmentos diferentes" (Lijphart, 1977, p.59) es de 0,7 %, lo que es bastante importante (véase cuadro No. 5).

Cuadro 5: FRAGMENTACIÓN DE LA SOCIEDAD

Cuadro 5: FRAGMENTACIÓN DE LA SOCIEDAD

Fuente: mec, mtss, 1984.

133Por lo tanto, estamos en presencia de una fragmentación bastante fuerte entre los segmentos (mientras más se acerca el índice a 1, es más importante la fragmentación), lo que contradice la idea admitida comúnmente, según la cual sólo habría una vasta clase media en Costa Rica. Sin embargo, las divisiones políticas no corresponden a estas diferenciaciones sociales (véase capítulo 4) y es por lo tanto imposible hablar de sociedad plural. Al contrario, se puede avanzar la idea de que la sociedad costarricense es "homogénea fragmentada" (Dabene, 1986a), en razón de este desfase entre divisiones sociales y divisiones políticas, por un lado, y de la homogeneidad racial, religiosa y lingüística por otro.

¿Sociedad móvil, sociedad viscosa o sociedad rígida?

134Si se admite que una fuerte fragmentación de los segmentos puede servir de soporte a un crispamiento de las relaciones sociales, también se puede admitir que la permeabilidad de estos segmentos contribuye a apaciguar las tensiones. Ahora bien, ¿en qué quedó esta permeabilidad?

135Es obvio que no tiene sentido hablar de cualquier movilidad antes de que se haya formado una escala social. Después de la explosión del café, la apertura de las tierras en el oeste indudablemente dio lugar a trayectorias sociales ascendentes y se puede, para esta época, hablar de una sociedad relativamente móvil. Sin embargo, hay que moderar este juicio en la medida en que la sociedad era aún poco estratificada y en que el grupo de los grandes propietarios -los cafetaleros- estaban fuera de alcance.

136Con el cierre progresivo de la frontera agrícola, la sociedad se volvió viscosa. El fin de la colonización del campo, que pudo llevar consigo un cambio profundo en los flujos migratorios, se produce en una época, en los años cincuenta y sesenta, cuando aparece ante las clases medias (a veces pertenecientes a las segundas generaciones de inmigrantes del campo) el canal ascendente de la función pública. Es la razón por la cual si la movilidad geográfica, de las capas rurales, ya no implica más una movilidad social significativa, la promoción de las clases medias compensa globalmeinte el aislamiento de las capas inferiores y se puede hablar de viscosidad.

137Desde 1978, la burocracia dejó de crecer y la situación en el campo se deteriora aún más. Para unos como para otros, si existe una movilidad, es principalmente descendente. En una situación en que cada uno se agarra a las posiciones adquiridas para evitar la caída, es difícil hablar de otra cosa que no sea de rigidez.

Notes

5 La cría de ganado necesita de seis trabajadores por hectárea, contra trescientos cuarenta y seis para el cultivo del ajo, que se practicaba antes en la región de Guanacaste.

6 Las cifras de 1978, 1979, 1980, 1981 y 1983 corresponden al mes de noviembre, las de 1982 al mes de julio y las de 1984 al mes de marzo.

7 Desde 1974, existe en Costa Rica una lista de 125 productos o servicios que sirven de base para calcular el Índice de precios al consumidor. De estos 125 productos, 50 sirven para fijar los salarios.

8 Todo depende de los criterios de medida. El estudio que citamos utiliza tres: ingreso per cápita inferior a US $ 150/año; posesión de una tierra de menos de 5 hectáreas cultivables; ingresos inferiores a 1100 colones mensuales.

9 Hay que esperar los años 1880 y la construcción del ferrocarril hasta la costa atlántica para que el comercio con Europa no se haga más por Valparaíso (Chile) y el Cabo de Hornos.

10 Cerdas describe la división social acarreada por la aparición del café de este modo: en los años 1861-1864, el país contaba 120.000 habitantes, un 18,75% de urbanos y un 81,25% de rurales. 63.733 personas tenían la edad de trabajar y había 2.000 capitalistas, 12.000 pequeños agricultores, 20.000 trabajadores asalariados, 6.500 artesanos, 14.500 jornaleros, 2.000 pequeños burgueses y 120 proletarios (Cerdas C, 1972, p.42).

11 Según Camacho "El proletariado rural bananero es la consecuencia más importante desde el punto de vista de la estructura de clases, de la producción de bananos" (Camacho, 1978, p.1465).

12 En 1978, el país tenía 182 instituciones autónomas (Ameringer, 1982, p.42)

13 El desempleo concernía al 4% de la población activa en 1967. En 1982, esta cifra subió a un 8%. Un 30% de la población activa estaba subempleada.

Table des illustrations

Titre Cuadro 2: POBLACIÓN DE COSTA RICA POR REGIONES 1973-1984
Légende Fuente: mideplan, 1984.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2914/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 119k
Titre Cuadro 3: DESEMPLEO Y SUBEMPLEO 1978-19846 -Porcentaje de la población activa-
Légende * Subempieo visible: personas que trabajan menos de 47 horas semanales.** Subempieo invisible: personas cuya renumeración es inferior al salario mínimo por un trabajo de 47 horas o más semanales.Fuente: mec, 1984; mec, mtss, 1984.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2914/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 134k
Titre Cuadro 4: ESTRUCTURA DE LA DISTRIBUCIÓN DEL INGRESO POR FAMILIAS, 1971-1982 -En porcentajes-
Légende Fuente: Franco y Léon, 1984
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2914/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 122k
Titre Cuadro 5: FRAGMENTACIÓN DE LA SOCIEDAD
Légende Fuente: mec, mtss, 1984.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2914/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 181k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1992

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter