Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Micro y pequeña empresa en México

 | 
Thomas Calvo
, 
Bernardo Méndez

V. Pobreza y microempresas en el Valle de Chalco: las estrategias desde abajo

Daniel Hiernaux Nicolas

Texte intégral

INTRODUCCIÓN

1El valle de Chalco se ha vuelto el paradigma de los espacios periféricos desarrollados después de la crisis de los ochenta, o mejor dicho, acompañando a ésta. Sin embargo, la mayor parte de los estudios existentes se han referido tanto al proceso demográfico como a la producción del espacio urbano y a las condiciones de vida, particularmente en materia de salud y muy pocos se han interesado en la economía periférica, no sólo con relación al valle, sino en general. El tema no deja de ser de interés, ya que la periferia constituye uno de los espacios privilegiados, aunque no el único, de lo que se puede llamar la “economía popular”.

  • 1 Una presentación a detalle de la metodología del levantamiento así como de los principales resulta (...)

2En una primera encuesta que data de 1990, hemos intentado caracterizar los negocios existentes en el valle.1 Para ello, recurrimos al levantamiento de un censo de negocios, consistente en una identificación espacial y por giro de todas las actividades existentes en el valle en ese año.

  • 2 Tema trabajado por Daniel Hiernaux (1994), “¿Hacia la ciudad neoliberal? Algunas hipótesis sobre e (...)
  • 3 Particularmente el libro de Saskia Sassen (1990), Global cities, Sage, New York, ha provocado una (...)

3El tema no dejó de interesarnos a partir del momento en que formulamos la hipótesis —por lo demás fuertemente controvertida— de la creciente dualización de la ciudad, como resultado de las políticas de globalización y apertura emprendidas a partir de 1985.2 Si bien el tema no deja de ser de interés y ha desatado inclusive una polémica a nivel de revistas de prestigio, resulta sumamente difícil analizar el conjunto de la economía para luego concluir cuál es el grado de dualización actual.3

4Por este motivo, hemos optado por continuar nuestra investigación sobre la economía periférica, emprendiendo una segunda fase de investigación de campo a gran escala, para comprobar algunas hipótesis que habíamos lanzado desde 1990, y que, en buena medida, faltaba demostrar.

5De esta manera, el título que planteamos para este ensayo retoma posiblemente una parte importante de nuestra preocupación central: la necesidad de reconocer y analizar estrategias desde abajo para enfrentar la pobreza, a través del establecimiento de microempresas en el valle de Chalco.

  • 4 Véase inegi (1994), Encuesta nacional a micronegocios 1992, inegi-stps, México, 272 pp.

6Es pertinente hacer algunas aclaraciones metodológicas y conceptuales: por una parte, entendemos por microempresa o micronegocio aquellas unidades de producción de bienes y servicios, o de comercialización de productos, con menos de 15 trabajadores. Este umbral ha sido retomado del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática, para la encuesta que ha levantado a una muestra de pequeños negocios en las áreas urbanas del país.4

7Cabe decir de antemano que todos los negocios revisados en el valle de Chalco, inclusive los que se han muestreado, responden a la definición de micronegocios que propone inegi.

8¿Qué entendemos por estrategia desde abajo? El término incluye dos elementos, tan importante uno como el otro: por una parte el de “estrategia” responde a nuestra afirmación de que el desarrollo de micronegocios en el valle de Chalco (y en todas partes por cierto) es el resultado de una o varias estrategias desarrolladas por los grupos sociales más desfavorecidos (los llamados “pobres”) para enfrentar justamente su condición de pobreza, y particularmente la imposibilidad de alcanzar un empleo remunerado en el contexto actual de la economía mexicana, o por lo menos un empleo suficientemente remunerado para satisfacer sus necesidades básicas. Por otra parte, “desde abajo” remite a que la o las estrategias puestas en práctica, son la contraparte de las que ejercen las grandes empresas, transnacionales o no, para adecuarse a la apertura de los mercados y alcanzar un lugar predominante en el ámbito internacional.

  • 5 En vez de consolidación, quisiéramos haber encontrado una buena traducción de “empowerment” que re (...)

9Al respecto, Brecher y otros han desarrollado el concepto de “globalización desde abajo” para referirse a los esfuerzos de los grupos sociales en la pobreza, para poner en pie sus propias estrategias que buscan aprovecharse de la globalización estableciendo redes internacionales para consolidarse.5

10De antemano, queremos aclarar que las estrategias desde abajo no son exclusivamente el resultado del actuar individual de segmentos de población en el umbral o francamente en la pobreza, sino también de otros agentes económicos que se valen de las condiciones de áreas periféricas como el valle de Chalco, para emprender sus propios procesos de enriquecimiento, aunque de escala reducida comparativamente con aquellos que se benefician franca y abiertamente de la apertura y de la internacionalización de la economía mexicana.

11Cuáles son las estrategias reconocibles en el valle, a nivel de los micronegocios, es entonces una de las principales preguntas que nos hacemos en la actualidad. Asimismo, queda por determinar si estas estrategias reflejan cierta relación con la situación económica actual y, en caso positivo, cómo se articula la creación de las pequeñas empresas con la esfera de lo global (macroeconomía, relaciones económicas internacionales, proceso de apertura...). En otros términos, es el tema de la relación global-local a la que se remiten nuestras inquietudes.

  • 6 Vale precisar que nuestra definición original del valle de Chalco, la que usamos en trabajos anter (...)

12Para realizar este trabajo hemos diseñado un cuestionario que se ha levantado a una muestra de 208 micronegocios en el valle durante los meses de agosto y septiembre de 1994, en colonias del municipio de Chalco.6

  • 7 Se estimaba que inegi revelaría los resultados preliminares antes que finalizara el sexenio 1988-1 (...)
  • 8 Por “transectos” se entiende cortes longitudinales a lo largo de las principales calles del valle, (...)

13La muestra se hizo sobre la base de un levantamiento censal realizado por inegi, como base de los Censos Económicos 1994, de los cuales aún no se cuenta con resultados publicados.7 Habiendo obtenido los listados correspondientes por negocio, razón social, giro y localización, se ha podido también proceder a una comparación con los datos de 1990, mismos que realizamos con igual precisión de localización y giros. El análisis por colonias/giros es entonces una parte relevante del trabajo, misma que se acompaña por la realización de transectos8 que permiten hacer observaciones complementarias sobre el tema locacional.

14El ensayo se compone entonces de dos partes centrales: la primera es la relectura de los datos de 1988, a fin de recordar los principales hallazgos pero sobre todo revisándolos desde una perspectiva más “estratégica”, aunque esa primera encuesta haya sido sobre todo exploratoria. La segunda parte consiste en el establecimiento de un cuerpo de hipótesis diseñadas para la realización de la segunda encuesta (1994).

  • 9 La encuesta consta de 208 cuestionarios aplicados a una muestra proporcional de negocios, a partir (...)

15Antes de iniciar el desarrollo del trabajo, es preciso señalar que nuestro proyecto de investigación “Estrategias desde abajo: microempresas y pobreza en el valle de Chalco”, ha recibido un apoyo financiero del North-South Center de Miami. Queremos aprovechar esta ocasión para hacer patente nuestro muy sincero agradecimiento a dicha institución por la confianza que nos brinda. Vale decir que sin este apoyo financiero hubiera sido impensable realizar una encuesta de esta dimensión y los relatos de vida de los micronegocios que acompañan el trabajo de campo antes precisado.9

MICRONEGOCIOS EN 1990: UN PERFIL Y ALGUNAS INTERROGANTES

16En 1990 llegamos a identificar un total de 1,521 negocios, mientras que para 1994, se contaba con poco más de 2,300 en el área de las 17 colonias que se levantaron en ambos momentos. El crecimiento ha sido sustancial y parecería inferior al de la población. Desgraciadamente, no contamos con una evaluación del número de habitantes de estas colonias en la actualidad, por lo que nos basamos en una estimación cercana a los 400,000 habitantes en lo que albergaba cerca de 250,000 personas en 1990. En forma burda pues se trata de algo así como 25% de crecimiento de los negocios, contra 60% o más de la población.

17La explicación debe ubicarse principalmente en los efectos de la crisis que impiden el sostenimiento de los negocios actuales y una reducción de la posibilidad de crear nuevos, por la escasa capitalización de las familias, inclusive con una descapitalización creciente por los efectos del empobrecimiento que se ha conocido en el sexenio salinista.

  • 10 Cabe señalar que, en 1990, se hicieron dos trabajos articulados: un conteo de negocios con calidad (...)

18Uno de los aspectos centrales del análisis de los datos de 1990,10 es que la mayor parte de las microempresas se relaciona con una categoría que hemos llamado “prestación de bienes y servicios para la reproducción del espacio urbano”: 81.17% de los negocios se encontraban en esta categoría. Por otra parte, 13.56% del total de los negocios del valle correspondían a “actividades relacionadas con la producción del espacio urbano”, mientras que sólo 5.27% podían interpretarse como actividades de “base económica” (las que producen con posibilidad de exportar sus bienes a otras áreas, en el sentido de la economía espacial neoclásica).

19El conjunto de actividades relacionadas con la producción del espacio se refiere a aquellas que tienen que ver con la construcción o con la venta y distribución de productos para la construcción: expendios de materiales, vidrierías, herrerías, así como otras actividades de carácter artesanal: empresas de pintura de casas, albañiles declarados como negocio, etc.; son las ocupaciones que incluimos en esta orientación laboral.

20El florecimiento (aunque moderado) de dichas tareas es propio de una situación periférica en construcción: vender los materiales al menudeo que la población no puede comprar en grandes cantidades por sus escasos recursos, es entonces una estrategia muy clara de aprovechamiento de las condiciones locales, así como lo es el ofrecer sus servicios para tareas especializadas; cabe, sin embargo, una precisión: quienes venden requieren capital monetario, mientras que quienes construyen requieren de capital-conocimiento, más difundido en la población de bajos ingresos, particularmente los migrantes y generaciones posteriores quienes usualmente han aprovechado el sector de la construcción como una vía para insertarse en el mercado de trabajo urbano.

21El grupo de actividades de base económica está representado por empresas ligadas al sector agropecuario en vías de desaparición (de hecho ya no lo pudimos localizar en la encuesta de 1994) y unos escasos talleres industriales. Cabe señalar tanto para 1990 como para el trabajo de 1994, que sabemos de la existencia de talleres, pero muchos son clandestinos de tipo maquilador, ergo no aparecen ni en listados de inegi ni en nuestros recorridos y conteos. Su ubicación precisa de un acercamiento mucho más individual de corte antropológico.

22Como su participación en el total lo señala, las actividades de base económica no son relevantes en la zona; en otros términos, se demuestra que el valle de Chalco no contribuye en la producción de bienes o servicios para otras partes de la ciudad o para otras regiones como por ejemplo sí lo hacen las áreas industriales de Naucalpan, Atizapán, Ecatepec, etc.

23Sin embargo, a lo largo de la carretera México-Puebla se ha establecido un pequeño número de empresas que pueden considerarse efectivamente de base económica: embotelladoras, producción de materiales electrónicos, etc. Todas estas empresas obedecen a un patrón de grandes o medianas empresas de tipo “fordista” mismas que establecen escasas relaciones con nuestra zona de estudio, aun en cuestiones de mercado de trabajo. Obedecen entonces a otros patrones de relocalización metropolitana de empresas, propios de una suburbanización creciente de la actividad industrial de la metrópoli, que se viene ejerciendo desde los setenta.

24La relación de estas empresas con el patrón de crecimiento urbano es sin embargo indirecta: en efecto, la fuerte urbanización a lo largo de la carretera federal (libre) México-Puebla, constituyó la fuente de la urbanización del llamado valle de Ayotla, con el cual se llegó a veces a confundir el proceso de urbanización del valle de Chalco hacia mediados de los ochenta. De esta forma, se crearon expectativas para el desarrollo de un mercado clandestino de tierras en el sureste de la ciudad, pero sin que la urbanización del valle se relacione directamente con la constitución del mercado de trabajo industrial del valle de Ayotla.

25Regresando a los micronegocios, que empezaron a proliferar en el valle, el carácter reciente de su instalación es uno de los factores que destacaron en primera instancia: aunque el valle tenía ya cerca de doce años de haber iniciado su urbanización, consideramos que es después de cierto umbral de población que los negocios empezaron a fluir. Lo siguiente se relaciona con el patrón de urbanización sumamente disperso que fue inducido por los mecanismos y las lógicas de la especulación inmobiliaria en terrenos ejidales.

26Por ende, una regla de base de la economía espacial no estaba cubierta: la existencia de un mercado suficiente en un radio razonable. Sin caer en modelos a la Christaller o Losch, es indudable que la lógica de la localización no escapa a tales condiciones. Asimismo, la ausencia de vías de acceso, hacía impracticable la instalación de negocios en los primeros años, a excepción —quizás— de algunos tendajones a orillas de la carretera.

27Cuando se levantó la encuesta, la mayor parte de los negocios era muy reciente: más de la quinta parte tenía menos de tres meses, y 46% entre 3 y 12 meses. Es indudable que el ritmo de crecimiento de los negocios no se relaciona solamente con la cantidad de población. La legitimación progresiva que alcanza un asentamiento con el paso del tiempo, sin expulsión manu militari, consiste un factor esencial para que prospere la empresa. Finalmente, conviene recordar que es en 1990 cuando se inician las obras más importantes en el contexto del Programa Nacional de Solidaridad, con la introducción de la energía eléctrica, posteriormente con la regularización y la colocación de la redes de agua potable. De esta forma, cuando se levantó la encuesta, se hacían ya sentir los primeros embates de la posibilidad de crecimiento que otorgó el Estado. Ello explica el 20% de los negocios constituidos en los tres meses anteriores al levantamiento.

  • 11 En las entrevistas informales que efectuamos en aquella época, se hizo evidente que varias familia (...)

28Quizás el aspecto más relevante de esta situación, en el contexto de nuestro análisis de estrategias, es el reconocimiento de la necesidad de servicios de base, para que florezcan estrategias microempresariales. En otros términos, unos “mínimos de condiciones de producción” (a la imagen de los “mínimos de bienestar”) constituyen un piso básico para el desarrollo de ciertas actividades.11

29En esta primera encuesta, se destacaba ya el carácter familiar de los negocios: 63.5% no empleaban personas externas al núcleo familiar, y un 27% empleaban a una sola persona. Destacaba también que muchos negocios (cerca de la tercera parte) eran manejados por mujeres. Sobre este tema se ha profundizado en la encuesta de 1994, ya que los roles conyugales constituyen un punto central del análisis de las estrategias que son, como lo acabamos de ver, esencialmente familiares.

  • 12 Cabe precisar que no pensamos de ninguna manera haber identificado un nuevo tipo de trabajador, ya (...)

30Esta primera encuesta, en cierta forma, abrió más interrogantes que las que contestó: en efecto, resultó evidente que el problema de investigación se encontraba insuficientemente delimitado, por lo que el sondeo resultó esencialmente exploratorio. Sin embargo, las interrogantes llevaron también a contemplar algunos patrones (roles conyugales, reintegración del lugar de trabajo al lugar de residencia...) que constituyen modalidades de actuar sumamente diferentes de las del tipo “obrero industrial” en la sustitución de importaciones.12

ESTRATEGIAS DESDE ABAJO: ALGUNAS HIPÓTESIS PARA 1994

31Las “estrategias desde abajo” no se pueden predeterminar o predefinirse a partir de hipótesis, sino que requieren de la confrontación de los resultados de diversos parámetros de análisis, de tal suerte que pueda establecerse una racionalidad entre diversos comportamientos, susceptibles de ofrecernos esta visión de conjunto. Por lo tanto, nuestro trabajo ha buscado reconstruir, a través del discurso del agente social, las bases de estas estrategias, algunas que son expresadas explícitamente por los agentes, otras que deben ser reconstruidas a través de un análisis del discurso de los relatos de vida o por el cruce de afirmaciones en un cuestionario.

32Inclusive, la propuesta metodológica de hacer relatos de vida de empresas proviene de que se considera arduo reconocer las estrategias a partir de las preguntas sueltas a los entrevistados, aun si se intenta “atar cabos”, cruzando variables o realizando perfiles longitudinales de actividad y localización del dueño del negocio (itinerarios espacio-laborales).

33Por principio, consideramos que deben distinguirse dos tipos de estrategias principales: las primeras las emprenden aquellos agentes económicos que mantienen condiciones necesarias y suficientes (regresamos a ellas) para establecer un micronegocio de cierta escala; se trata de estrategias de acumulación progresiva a través del uso de la pobreza como soporte social o mercado del negocio.

34Por otra parte, se presentan estrategias de supervivencia, que son aquellas que ejercen los agentes sociales más pobres, a partir de su búsqueda de mantenerse en un mercado de trabajo muy limitado. Dichas estrategias son mucho más complejas y no recurren a la acumulación como eje articulador, sino a la supervivencia limitada y reiteradamente puesta en tela de juicio a partir de la carencia de acumulación.

35Para la puesta en práctica de las estrategias de acumulación o supervivencia, los actores económicos desempeñan prácticas sociales y económicas diferenciales, que se adapten a sus peculiares condiciones socioeconómicas y territoriales. Las prácticas sociales y económicas son entonces aquellos conjuntos de acciones que desarrollan los agentes con la finalidad de llegar a su objetivo central: sobrevivir o acumular.

36Sin embargo, la estrategia no es un simple cúmulo de acciones: justamente hablamos de prácticas a partir del momento en que consideramos que los agentes económicos modulan la puesta en marcha de sus acciones con dos puntos de referencia: por una parte el conjunto de restricciones que mantienen frente al objetivo que pretenden, por la otra, a partir de determinaciones claras que ejercen sobre los elementos que tienen a su disposición.

37En otros términos, contrariamente a la tendencia demasiado generalizada que considera que los sectores populares emprenden acciones “espontáneas” (por ejemplo en la forma de ocupar el espacio y generar el desarrollo urbano), nosotros planteamos que aun en los casos de los micronegocios más débiles (tiendas de miscelánea, vendedores ambulantes...) existe una organización estratégica de recursos y decisiones que ejercen dichos agentes económicos hacia la constitución de una práctica, como conjunto articulado de acciones consuetudinarias. En otros términos, reconocemos que las acciones tienen una coherencia interna, que se constituyen en prácticas que en su momento integran una estrategia de supervivencia o de acumulación. No hace falta decir que pueden existir varias estrategias de cada tipo, como lo demuestra el trabajo de campo.

38La valorización de las acciones de los agentes económicos más pobres como parte de prácticas y estrategias, plantea de antemano que no son grupos “minusválidos” por incapacidad de desarrollar acciones adecuadas, sino simplemente grupos que no han encontrado la forma de que su esfuerzo cotidiano se transforme en una real posibilidad de crecer económica y personalmente.

39Si de programas de apoyo estatal o de ong se debe hablar, se requiere entonces considerar aquellos que potencializan, que otorguen poder a los sujetos estudiados y no que ignoren o rechacen la capacidad que han demostrado y siguen demostrando por el simple hecho de sobrevivir.

40Cuando hablamos de estrategias desde los sectores pobres o populares, de estrategias desde abajo, no se trata de sobrevalorizar a éstas y plantear que son las únicas válidas y, por ende, proponer un modelo neoliberal sin Estado, a la de Soto, sino de reconocer el enorme potencial existente en la sociedad civil, en su quehacer diario.

  • 13 En la bibliografía citamos a varios autores que han desarrollado exitosamente, y con brillo, este (...)

41Al respecto, es lamentable la carencia de estudios sobre esta parte de la historia diaria de las sociedades, y muy especialmente de la mexicana, ya que se tiende a valorizar sobre todo los grandes éxitos de empresarios formales, o a remitir al análisis de las prácticas del Estado mexicano como agente mediador.13

42La distinción que hemos hecho anteriormente entre estrategias de acumulación y de supervivencia, ambas desde abajo y no desde la cúpula, remiten en todos los casos a dos modelos presentes en el valle de Chalco y no construidos teóricamente. Ambas estrategias de acumulación se refieren a negocios más formalizados, generalmente de servicios o de venta de bienes que requieren mayor capital o espacio, frecuentemente de más generación de empleos y con una condición de mayor estabilidad temporal.

43En el caso de las farmacias, por ejemplo, de los grandes distribuidores de materiales de construcción, de negocios de reciente aparición como “videoclubes”, etc., estos negocios parecen haberse establecido en el contexto de una estrategia de largo plazo, por lo cual el dueño ejerce inversiones netamente más fuertes que el resto de los negocios del Valle, contemplando entonces una rentabilidad mayor o susceptible de reponer el capital arriesgado y de recoger ganancias adecuadas.

44Por lo tanto, estos negocios buscan también una ubicación adecuada, donde recogen una renta diferencial de localización. Entonces, según nuestra hipótesis, se localizarán a lo largo de las principales avenidas y en algunos puntos estratégicos del valle (cruces de vías, en colonias ya más densas, cerca de los nuevos equipamientos colectivos como la catedral, etc.).

45La formalidad de estos negocios es evidente y permea también su apariencia física (negocios más grandes, calidad de los materiales...). Sin embargo, es frecuente que la formalidad actual parta de una informalidad espacial en la adquisición del lote. Asimismo, la encuesta nos demostró que pueden existir diversos grados de formalidad y que es necesario distinguir entre “legitimidad” y “legalidad”.

  • 14 Al final del trabajo de campo se ha evaluado la relevancia de esta limitación (se cuentan los caso (...)

46Por otra parte, el dueño no se hace presente en todos los casos, y frecuentemente recurre a un encargado (gerente) que supervisa el negocio. El dueño vive entonces en colonias alejadas. Lo anterior se nos ha hecho evidente en ciertos negocios como venta de materiales o farmacias, debido a que nos hemos planteado la restricción, por la validación de las respuestas y la homogeneización de los casos, de que sólo se podía interrogar al dueño o al cónyuge.14

47En estos casos de negocios de acumulación, se evidencia que se trata de dueños con mayor base educativa, que han diseñado una estrategia muy clara: localizarse en zonas de pobreza para prestar un servicio o vender unos bienes indispensables, garantizándose así un mercado cautivo y posiblemente jugando con márgenes mayores de ganancias. Lo anterior también permea a los profesionistas independientes como médicos, veterinarios, abogados, arquitectos, etc., que parecen haberse instalado en la zona para estos fines de acumulación.

48Un factor muy importante es que se hace evidente un crecimiento de estos negocios entre 1990 y 1994; este crecimiento se asocia, en nuestra opinión, con dos factores: por una parte el crecimiento absoluto del mercado potencial, es decir el total de población. Por la otra, el mejoramiento sensible de las condiciones de infraestructura, particularmente la dotación de agua y energía eléctrica, así como la pavimentación de las calles principales donde se ubican esencialmente.

49La situación de los negocios, que se han constituido en el contexto de estrategias de supervivencia, es bien diferente. En primer lugar cabe resaltar que a pesar del crecimiento demográfico generalizado del valle, ciertas colonias demuestran retroceso en el número de supervivencia, debido a factores geográficos que han impedido el sostenimiento de algunas empresas.

50Lo anterior se explica por el hecho de que día a día aparecen y se extinguen negocios. De esta forma, debemos precisar que el censo de inegi, que nos ha servido de base para este trabajo, obviamente estaba obsoleto a partir del momento en que la duración de vida de los negocios es extraordinariamente corta como lo observamos en el trabajo de campo. Sin embargo, constituyó una imagen, una fotografía temporal de la economía del valle, por lo pronto en lo que a denominación, giros y localización de los negocios se refiere.

51Por otra parte, en los negocios relacionados con la supervivencia de las familias, parecerían entremezclar, en forma permanente, consideraciones meramente económicas, con otras que se refieren tanto a lo social como a lo territorial.

52Podemos dar algunos ejemplos: los negocios más precarios, de los cuales los abarrotes son paradigmáticos, tienden a ejercerse en el espacio doméstico, en ciertos casos en un cuarto destinado a tales fines, mientras que en otros, se trata de una simple ocupación múltiple de los espacios de vida. La relación cotidiana de los quehaceres domésticos y de la actividad económica es entonces uno de los factores que mejor los distinguen de los negocios de acumulación.

53De esta forma, comportamientos de la vida cotidiana como la toma de alimentos, el apoyo a la tarea de los niños y prácticas de esparcimiento como es ver la televisión o escuchar la radio, se entrelazan con las actividades de trabajo y se sobreponen en los mismos espacios de por sí reducidos. Incluso actividades como dormir pueden ejercerse en algunos casos en los espacios dedicados al negocio: mientras más precario y más relacionado con la supervivencia es el negocio, más frecuente es el uso múltiple de los espacios.

54Por otra parte, la imbricación es también social: veamos un ejemplo. Si en una casa de alojan dos familias, será más frecuente que los parientes o amigos “arrimados” estén obligados a apoyar la actividad del miembro de la familia que posee la casa-negocio. Por ende, este trabajo será informal, no declarado, sin remuneración, ni seguro social u otra prestación, y se considerará como una forma de retribuir a quienes a su vez los albergan.

55Estas acciones las calificamos de “concertadas”, si bien no forman parte de un plan totalmente diseñado: a veces, por ejemplo, puede privar primero la solidaridad familiar en el otorgamiento del techo que deviene en apoyo ofrecido y no pedido, mientras que en otros el dueño del negocio establece una estrategia que incluye la remuneración “techo” contra el trabajo del alojado.

56Otro de los elementos que puede formar parte de la estrategia de supervivencia es el manejo de la unidad familiar en cuanto a horarios, turnos escolares (buscar turnos escolares diferenciales de los alumnos para incorporarlos parcialmente a las tareas del negocio...), participación diferenciada en el trabajo (por ejemplo en la división del trabajo por género), etc.

57De esta forma, meter a trabajar a los hijos, por ejemplo, es una acción voluntaria —aunque reconozcamos que sea obligada por las circunstancias— que forma parte de una práctica de manejo demográfico de la unidad familiar que puede implicar varias acciones, a su turno articuladas con otras prácticas en un contexto de una estrategia.

58Otra hipótesis que presentamos es la de la existencia de varias estrategias de supervivencia, como ya lo manejamos anteriormente. Cada una está integrada por un conjunto de prácticas laborales, sociodemográficas, económicas y territoriales (económico-locacionales y residenciales) a partir de las cuales se pueden definir y evaluar.

59Consideramos que algunas de estas estrategias responden más a restricciones y ausencia de alternativas que a decisiones estratégicas complejas; sin embargo, otras se pueden identificar a partir de la puesta en marcha de prácticas deliberadas para sostener la estrategia, combinando a su turno acciones voluntarias y comportamientos obligados.

60Finalmente, queremos regresar a los aspectos macro a través de identificar la relación con los procesos globales de corte sociopolítico pero sobre todo económicos que orientan a la sociedad mexicana en la actualidad.

61Algunas preguntas pueden ofrecer vías para entender un sentir de los negocios con relación a estas actividades; así se pregunta qué tipo de apoyos consideran que el Estado debería dar a su negocio. Las respuestas varían desde un rechazo a cualquier intervención estatal, hasta la solicitud de reducción de impuestos, menos “terrorismo” fiscal, menos corrupción o más créditos blandos.

  • 15 Por ejemplo en materia de cobros de altos impuestos o tarifas de servicios urbanos y la carencia d (...)

62Por otra parte, existe la posibilidad de establecer un nexo entre el desarrollo de negocios y la pérdida de empleos, o la carestía de la vivienda, elementos que se pueden articular con la existencia de un marco de políticas “antipopulares”15 y con la reconsideración de las relaciones económicas del país.

ALGUNAS CONCLUSIONES PRELIMINARES

63La economía popular es, sin lugar a duda, uno de los aspectos menos estudiados en forma global, mientras que han proliferado estudios parciales sobre el ambulantaje, la informalidad, etc. Consideramos que es a partir del estudio de las estrategias empleadas por el sector popular y particularmente los sectores más pobres, que se podrá llegar a un entendimiento global de lo que ocurre actualmente y cómo se ha combatido la pobreza desde la pobreza misma.

64En una época en la que recurrir al Estado es cada vez más rechazado, es importante tomar en cuenta que no se puede establecer un contexto claro de políticas sin entender estas estrategias desde abajo, y particularmente cómo se insertan en el funcionamiento global de la sociedad mexicana.

65El valle de Chalco es solamente un caso. La eclosión de nuevos estudios de otras áreas, la posibilidad de intercambiar experiencias internacionales a través de la globalización por abajo, se constituyen en elementos centrales para construir un modelo diferente de sociedad, en la cual la pobreza pudiera gradualmente reducirse.

66En este contexto, el micronegocio no es ni un bien ni un mal per se, sino una realidad necesaria y una forma de vida. Por ello, los términos de micronegocios o microempresas remiten desfavorablemente a cuestiones económicas, cuando, como lo esbozamos en este trabajo, el ámbito de la producción se relaciona cada vez más con el de la reproducción para constituir un ámbito múltiple de vida cotidiana.

67Emprender un micronegocio es entonces un componente de un modo de vida especializado, de formas de supervivencia en las cuales no existe una fragmentación tan radical entre trabajo y ocio, entre actividad de producción o de reproducción, o entre productores y no activos. Tampoco se observa una fragmentación menor del espacio vivido entre porciones o subespacios productivos y reproductivos, o sea entre productivo y “residencial”, como pregonó por décadas el urbanismo funcionalista.

68Es entonces a partir de aquellas estrategias que deberán constituirse las bases de una propuesta alterna, que logre valorizar la estrategia, sin interferir para desintegrarla, ni santificarla más allá de lo que realmente significa: una economía de la pobreza.

Bibliographie

Bibliografía

Alonso Herrero, José Antonio (1988), “La maquila industrial domiciliaria en la metrópoli mexicana”, en Estudios Sociológicos, vol. vi, núm. 18, El Colegio de México, pp. 517-533.

—,(1991), Mujeres, maquiladoras y microindustria doméstica, Editorial Fontamara, México, p. 180.

Banco Mundial (1993), Poverty and income distribution: the story of the 80, Banco Mundial, Washington, USA.

Beneria, Lourdes y Martha Roldan (1987), The crossroads of class and gender. Industrial homework, subcontracting and household dynamics in Mexico City, University of Chicago Press, Chicago.

Boer, Leen (1990), “Informalization: the forces beyond”, in International Journal of Urban and Regional Research, 14 (3), pp. 404-422.

Brecher, Jeremy, John Brown Childs y Jill Cutler (1993), Global Visions (Beyond the World Order), South End Press, Boston, 317 pp.

Bromley, Ray (1993), “Small enterprise promotion as an urban development strategy” en Kasarda, John D. y Allan M. Parnell, editores, Third World Cities (problems, policies and prospects), Sage-Focus Edition, Newbury Park-London-New Delhi, p. 120-133.

Bueno, Carmen (1990), “¿Es la venta ambulante de comida una actividad marginal en la dinámica de la ciudad de México? ”, en Guillermo de la Peña (comp.) et al, Crisis, conflicto y sobrevivencia. Estudios sobre la sociedad urbana en México, Universidad de Guadalajara-ciesas, Guadalajara, pp. 139-156.

Cappechi, Vittorio y A. Pesce (1984), “Repenser la diversité pour lutter contre le dualisme”, en Nouvelles de l’écodévelopement, Dossier: l’économie informelle, núm. 3, París, pp. 21-24.

Carbonetto, Daniel, Gilda Farrell et al. (1995), El sector informal urbano en los países andinos, ildis-cepesiu, Quito-Guayaquil, pp. 47-67.

Cariola, Cecilia, Miguel Lacabana et al. (1989), Crisis, sobrevivencia y sector informal, ildis-cendes, editorial Nueva Sociedad, Caracas, p. 145.

Castells, Manuel y John Mollenkopf (1991), Dual City, Restructuring New York, Russell Sage-Foundation, New York, p. 411.

Cortés, Fernando y Óscar Cuéllar (coords.) (1990), Crisis y reproducción social, los comerciantes del sector informal, Colección Ciencias Sociales-flacso-Ediciones Porrúa, México, p. 317.

Coulomb, René y Emilio Duhau (directores), (1993), Dinámica urbana y procesos sociopolíticos. Lecturas de actualización sobre la ciudad de México, Observatorio de la Ciudad de México, uam, México, 427 pp.

Chant, Sylvia (1988), Women, household and urban labour markets in Mexico, London.

—, (1991), Women and survival in Mexican cities, perspectives on gender, labour markets and low-income households, Manchester University Press, p. 270.

Charmes, Jacques (1987), “Débat actuel sur le secteur informel” en Revue Tiers Monde, t. xxviii, núm. 112, puf, París, pp. 855-874.

—, (1990), “Une revue critique des concepts, définitions et recherches sur le secteur informel”, en Nouvelles Approches dux secteur informel, Séminaires du Centre de Développement, París, pp. 11-51.

De Barbieri, Teresita y Orlandina de Oliveira (1989), “Reproducción de la fuerza de trabajo en América Latina: algunas hipótesis”, en Martha Schteingart (comp.), Las ciudades latinoamericanas en la crisis, problemas y desafíos, Editorial Trillas, pp. 19-29.

De la Peña, Guillermo (comp.) et al. (1990), Crisis, conflicto y supervivencia. Estudios sobre la sociedad urbana de México, Colección Jornadas Académicas, Universidad de Guadalajara-ciesas, p. 131.

De la Rosa, Martín (1990), “Estrategia popular para tiempos de crisis”, en Guillermo de la Peña et al., Crisis, conflicto y sobrevivencia. Estudios sobre la sociedad urbana en México, Universidad de Guadalajara-ciesas, México, pp. 389-398.

Escobar Latapí, Agustín y Mercedes de la Rocha (1988), “Microindustria, informalidad y crisis en Guadalajara, 1982-1987”, en Estudios Sociológicos, vol. i, núm. 18, El Colegio de México, pp. 553-582.

García, Brígida, Humberto Muñoz y Orlandina de Oliveira (1982), Hogares y trabajadores, en la ciudad de México, El Colegio de México-unam, México, p. 202.

Gilbert, Alan (1994), “Third world cities: poverty, employment, gender roles and the environment during a time of restructuring”, en Urban Studies, vol. 31, núm. 7, pp. 605-633.

Giner de los Ríos, Francisco (1988), “Microindustria y unidad doméstica”, en Orlandina de Oliveira, Marielle Pepin Lehalleur y Vania Salles (comp.), Grupos domésticos y reproducción cotidiana, Colección Las Ciencias Sociales, El Colegio de México-unam-Grupo Editor Porrúa, México, pp. 217-233.

Godbout, Jacques (1994), Le don, editions La Découverte, París.

González de la Rocha, Mercedes et al, (1990), “Estrategias versus conflicto. Reflexiones para el estudio del grupo doméstico en época de crisis” en Guillermo de la Peña et al., Crisis, conflicto y sobrevivencia. Estudios sobre la sociedad urbana en México, Universidad de Guadalajara-ciesas, México, pp. 351-368.

—, (1986), “Lo público y lo privado: el grupo doméstico frente al mercado de trabajo urbano”, en Guillermo de la Peña y Agustín Escobar (comps.), Cambio regional, mercado de trabajo y vida obrera en Jalisco, El Colegio de Jalisco, Guadalajara, pp. 191-233.

—, (1989), “Crisis, economía doméstica y trabajo femenino en Guadalajara”, en piem, Trabajo, poder y sexualidad, El Colegio de México, pp. 159-188.

—, (1986), Los recursos de la pobreza, familias de bajos ingresos de Guadalajara, El Colegio de Jalisco-ciesas-spp, Guadalajara, México, 268 pp.

Hegedüs, Jozsef e Ivan Tosics (1994), “The poor, the rich and the transformation of urban space: editor’s introduction to the special Issue”, en Urban Studies, vol. 31, núm. 7, 989-993 pp.

Hiernaux, Daniel (1995, en prensa), Nueva periferia, vieja metrópoli, el valle de Chalco, México, Universidad Autónoma Metropolitana y Gobierno del Estado de México, México-Toluca, 286 pp.

—, 1994b), Stratégies front below: poverty and small scale enterprises in the Chalco Valley, Mexico, presentación del proyecto, North-South Foundation-Miami y uam, México, mimeo, mayo.

Hiernaux, Daniel y François Tomas (compiladores, 1994), Cambios económicos y periferia de las grandes ciudades, el caso de la ciudad de México, Universidad Autónoma Metropolitana e Instituto Francés de América Latina, México.

Hiernaux, Daniel y Alicia Lindon (1991), “Mercado de trabajo y crecimiento periférico: el valle de Chalco, algunas consideraciones sociodemográficas”, en Revista de la Población, año I, núm. 1, Consejo Estatal de Población, Estado de México, Toluca, pp. 23-32.

—, (1991), Chalco: su proceso de poblamiento (una aproximación sociodemográfica y económica), Gobierno del Estado de México, Consejo Estatal de Población, Toluca, México, 151 pp.

Hiernaux, Daniel y Patricia Wilson (1994), Empresas de abasto, movimiento urbano popular y Solidaridad: un balance, University of Austin-Texas, y Universidad Autónoma Metro-politana-Xochimilco, Primer Reporte de Investigación, julio, 92 pp.

Huber, Joseph (1988), “Concepciones de la economía dual”, en Sanchis, Enric y José Minana: La otra economía, trabajo negro y sector informal, Ediciones Alfonso El Magnánimo, Institución Valenciana d’Studies e Investigación, Valencia, pp. 147-168.

Hugon, Phillippe (1980), “Dualisme sectoriel ou soumission des formes de production au capital, peut-on dépasser le débat?”, en Revue Tiers Monde, t. xxi, núm. 82, puf, París, pp. 235-258.

Instituto Libertad y Democracia, “La réforme institutionnelle et le secteur informel”, en Arellano, Rolando, Yvon Gasse y Gérard Verna (dirección, 1994), Les entreprises informelles dans le monde, Les Presses de l’Université Laval, Sainte Foy, Québec, Canadá, pp. 445-452.

Jelin, Elizabeth (1984), Familia y unidad doméstica: mundo público y vida privada, Colección Estudios del cedes, cedes, Buenos Aires, p. 44.

Jodar Martínez y Andreu Lope Peña (1985), Con el agua al cuello, el trabajo en la economía sumergida, Editorial Revolución, Madrid, p. 242.

Kenneth, Patricia (1984), “Modes of regulation and the urban poor”, en Urban Studies, vol. 31, núm. 7, pp. 1017-1031.

Lautier, Bruno (1994), L’économie informelle dans le tiers monde, La Découverte, collection Repères, París, 125 pp.

Lomnitz, Larissa (1975), Cómo sobreviven los marginados, Siglo xxi Editores, México, p. 229.

López-Castaño, Hugo, “Le secteur informel urbain”, en Arellano, Rolando, Yvon Gasse y Gérard Verna (dirección, 1994), Les entreprises informelles dans le monde, Les Presses de l’Université Laval, Sainte Foy, Québec, Canadá, pp. 167-178.

mauss (1994), “Pour une autre économie”, Revue Semestrielle du mauss, núm. 3, París, La Découverte.

Mertens, Leonard y P. Richards (1987), “Recesión y empleo en México”, Revista Internacional del Trabajo, vol. 106, núm. 2, oit, Ginebra, pp. 251-268.

Mezzera, Jaime (1987), “Notas sobre la segmentación de los mercados laborales urbanos”, Documentos de Trabajo de prealc/298, Oficina Internacional del Trabajo-prealc, Santiago, p. 29.

Oliveira, Orlandina de (1989), “Presencias y ausencias femeninas”, en Programa Interdisciplinario de Estudios de la Mujer, Trabajo, poder y sexualidad, El Colegio de México, pp. 13-26.

Oliveira, Orlandina de y Bryan Roberts (1989), “Los antecedentes de la crisis urbana: la urbanización y la transformación ocupacional en América Latina, 1940-1980”, en Mario Lombardi y Danilo Veiga (editores), Las ciudades en conflicto, una perspectiva latinoamericana, ciesu, Montevideo.

Oliveira, Orlandina de y Vania Salles (1988), “Reflexiones teóricas para el estudio de la fuerza de trabajo”, en Argumentos, Estudios críticos de la sociedad, núm. 4, uam-Xochimilco, México, pp. 32-33.

Oswald, Ursula (1991), Estrategias de supervivencia en la ciudad de México, uam-crim, México, 219 pp.

Oudin, Xavier (1987), “Sur la définition du secteur non structuré”, en Bulletin de Liaison, Economies en Transition, Secteur informel, dévelopement agricole et macroéconomie, anthropologie du développement, Départament h, orstom, París, pp. 719.

Peattie, Lisa (1988), “Le secteur informel et la réflexion sur le developpement economique”, en Histoire de développement, núm. 4, París, pp. 43-46.

Pérez Sainz, Juan Pablo (1989), Respuestas silenciosas, proletarización urbana y reproducción de la fuerza de trabajo en América Latina, flacso-Ecuador, Nueva Sociedad, Unesco, Caracas, p. 128.

Pérez Velasco, Antonio et al. (1989), Informalidad e ilegalidad: una falsa identidad, oit-cedla, La Paz, p. 292.

Portes, Alejandro, Manuel Castells y Lauren Benton (edit.), (1989), The Informal Economy, Studies in Advance and Less Developed Countries, The Johns Hopkins University Press, Baltimore-London, pp. 11-40.

riac (1991), “Le travail: autres réalités, autres regards”, Revue Internationale d’Action Communautaire, 25/65, Montréal.

Richarson, Harry, “Efficiency and welfare in ldc Mega-Cities”, en Kasarda, John D. y Allan M. Parnell, editores, Third World Cities (problems, policies and prospects), Sage-Focus Edition, Newbury Park-London-New Delhi, pp. 32-57.

Roubaud, François (1994), L’économie informelle au Mexique (de la sphere domestique à la dynamique macro-économique), Karthala-Orston, París, 453 pp.

Salama, Pierre y Jacques Valier (1994), Pauvretés et inégalités dans le Tiers Monde, Collección Textes à l’appui, série Economie, La Découverte, París, 221. pp.

Smith, Michael Peter (1992), “Postmodernism, urban ethnography and the new social space of ethnic identity”, en Theory and Society, núm. 21, Kluwer Academic Publishers, Países Bajos, pp. 493-531.

Van Kempen, Eva T. (1994), “The dual city and the poor: social polarisation, social segregation and life chances”, in Urban Studies, vol. 31, núm. 7, pp. 995-1015.

Verna, Gérard, “Légalité-légitimité: la dialectique de l’informel”, en Rolando Arellano, Yvon Gasse y Gérard Verna (dirección, 1994), Les entreprises informelles dans le monde, Les Presses de l’Université Laval, Sainte Foy, Québec, Canadá, pp. 9-31.

Notes

1 Una presentación a detalle de la metodología del levantamiento así como de los principales resultados de la encuesta se pueden encontrar en Daniel Hiernaux (1995), Nueva periferia, vieja metrópoli, el valle de Chalco, México, Universidad Autónoma Metropolitana-Unidad Xochimilco y Gobierno del Estado de México, 286 pp.

2 Tema trabajado por Daniel Hiernaux (1994), “¿Hacia la ciudad neoliberal? Algunas hipótesis sobre el futuro de la ciudad de México”, en Daniel Hiernaux y François Tomas (compiladores), Cambios económicos y periferia de las grandes ciudades, el caso de la ciudad de México, ifal-Universidad Autónoma Metropolitana, México, pp. 22-45.

3 Particularmente el libro de Saskia Sassen (1990), Global cities, Sage, New York, ha provocado una áspera reacción de investigadores europeos, plasmados en diversos números de Urban Studies, durante 1994.

4 Véase inegi (1994), Encuesta nacional a micronegocios 1992, inegi-stps, México, 272 pp.

5 En vez de consolidación, quisiéramos haber encontrado una buena traducción de “empowerment” que refleja exactamente lo que pretendemos decir. Véase Brecher et al. (1993).

6 Vale precisar que nuestra definición original del valle de Chalco, la que usamos en trabajos anteriores, incluye algunas colonias situadas en el municipio de Ixtapaluca. Por no haber podido tener acceso a los listados de los Censos Económicos de 1994, correspondientes a ese municipio, nos limitamos a las 17 colonias ubicadas en el municipio de Chalco. Cabe aclarar que a la fecha, con la constitución del nuevo municipio (número 122) llamado “valle de Chalco-Solidaridad”, la cuestión se plantea en otros términos. Por otra parte, las dos colonias “perdidas” representan escasa población respecto del resto del valle, por lo que la reducción es insignificante.

7 Se estimaba que inegi revelaría los resultados preliminares antes que finalizara el sexenio 1988-1994, pero aún no los ha presentado (enero 1995).

8 Por “transectos” se entiende cortes longitudinales a lo largo de las principales calles del valle, con los cuales se cuentan los negocios por giros, localizados por manzana de cada calle y precisando el lado de las mismas. De esta forma, se pueden establecer ciertos patrones de ubicación de negocios o de especialización de los mismos sobre los ejes principales, y relacionar estas cantidades de negocios con el total por colonia.

9 La encuesta consta de 208 cuestionarios aplicados a una muestra proporcional de negocios, a partir de la distribución por giros principales (una agrupación propia de 20 giros o categorías básicas) y por colonias del valle de Chalco. Una vez levantados los cuestionarios, se revisaron los casos más interesantes y representativos de ciertas estrategias, a los cuales se les aplicó un “relato de vida empresarial”, con base en una entrevista muy detallada a partir de un guión preestablecido pero aplicado en forma abierta. Podría afirmarse que se trata de “porciones de relatos de vida”.

10 Cabe señalar que, en 1990, se hicieron dos trabajos articulados: un conteo de negocios con calidad censal, es decir un listado de todos los negocios existentes a la fecha del levantamiento. Posteriormente, se aplicó un cuestionario a 85 negocios, conforme a una distribución proporcional de la muestra en el listado clasificado por los tres tipos de actividades que mencionaremos en los párafos a continuación.

11 En las entrevistas informales que efectuamos en aquella época, se hizo evidente que varias familias habían estado dispuestas a abrir un negocio desde mucho antes, pero que la falta de un suministro eléctrico regular (las conexiones eran de “diablitos”) les impedía, por ejemplo, tener un refrigerador.

12 Cabe precisar que no pensamos de ninguna manera haber identificado un nuevo tipo de trabajador, ya que la incapacidad de los mercados de trabajo industrial para integrar a la población en edad de trabajar generó, desde tiempo atrás, la existencia de numerosos autoempleados. La “novedad” de la situación actual es la generalización del trabajo por propia cuenta, la reducción concomitante del asalariamiento y, por ende, la dominación del modelo en las clases populares, lo que forzosamente desemboca en nuevos patrones sociológicos de comportamiento y, como lo observamos en la encuesta reciente, la presencia de actitudes nuevas, como un rechazo creciente del asalariamiento y una glorificación, frecuentemente abusiva, de la condición de trabajador independiente

13 En la bibliografía citamos a varios autores que han desarrollado exitosamente, y con brillo, este tipo de análisis en México. Sin embargo, resultan ser pocos a la luz del tamaño del sector de población que sobrevive en estas condiciones.

14 Al final del trabajo de campo se ha evaluado la relevancia de esta limitación (se cuentan los casos rechazados) y se está determinando en la actualidad una estrategia diferente para una segunda fase de trabajo, que incluye ir a entrevistar al dueño en otro sitio, donde tiene su negocio principal, por ejemplo.

15 Por ejemplo en materia de cobros de altos impuestos o tarifas de servicios urbanos y la carencia de controles de los precios inmobiliarios, mientras que se ha reducido considerablemente el poder de compra de los trabajadores por los sucesivos pactos y los controles salariales.

Auteur

Investigador titular de la Universidad Autónoma Metropolitana Xochimilco; profesor investigador invitado de la Universidad Autónoma del Estado de México, Facultad de Arquitectura. Investigador Nacional.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1995

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540