Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Micro y pequeña empresa en México

 | 
Thomas Calvo
, 
Bernardo Méndez

II. La pequeña Mayoría. Reflexiones acerca de su estado actual

Pedro Tello Villagrán

Texte intégral

1Cuando la economía de un país transita del crecimiento acelerado hacia la crisis más profunda y duradera de su historia reciente, y de ahí a un programa de ajuste acompañado por una reforma económica sin precedentes, que transforma las bases del modelo de desarrollo seguido durante más de cuatro décadas y modifica el entorno en el que operan las unidades fabriles, creando nuevos desafíos y oportunidades para las empresas, entonces la velocidad del cambio que ha de impulsarse al interior de cada empresa para responder a las nuevas circunstancias, se convierte en un asunto vital, del cual depende la sobrevivencia de cada negocio, independientemente de su tamaño, especialidad o localización geográfica.

2La modernización del tejido productivo nacional o la llamada revolución macroeconómica no es, sin embargo, una tarea cuya realización sea responsabilidad exclusiva de la comunidad empresarial. Por el contrario, es una labor que comparten autoridades, trabajadores, centros de educación y capacitación, instituciones de investigación y desarrollo tecnológico, organizaciones de representación empresarial y el sector bancario, por mencionar a los más importantes.

3Cuando nos referimos al componente mayoritario de la planta productiva nacional, es decir la industria micro y pequeña, el tema de la modernización adquiere una dimensión especial, en la medida en que se trata del sector con mayores posibilidades para impulsar el desarrollo regional y generar las fuentes de trabajo indispensables para satisfacer las aspiraciones de quienes cada año acuden al mercado laboral en busca de una ocupación estable y bien remunerada.

4En el México de los noventa, la liberación comercial, sumada a otros factores no menos importantes como: la eliminación de subsidios en los precios y tarifas de los bienes y servicios del sector público; los cambios en la normatividad aplicable al quehacer fabril; la supresión de buena parte de los estímulos fiscales y de los esquemas especiales de tributación, así como la negociación de acuerdos comerciales con países en desarrollo y economías industrializadas, entre otros, configuran un panorama que plantea nuevas reglas, oportunidades y riesgos para la totalidad de las empresas, en especial para las de menor tamaño, por tratarse del componente fabril que tradicionalmente recibe menores niveles de asistencia y por ser el sector con mayores dificultades para asimilar la dinámica y dirección de las transformaciones que tienen lugar en su entorno.

5Las unidades de tamaño micro y pequeño, que podemos denominar como la pequeña mayoría, debido a la proporción que representan en el total de la industria manufacturera mexicana (alrededor del 95%), sin olvidar desde luego su contribución al empleo (con poco más del 34% del mismo sector) y al avance de la economía nacional, también comparten los retos que han generado las transformaciones en el entorno en el que operan. ¿Cuáles son estos cambios? ¿En qué medida han influido en la operación de los negocios?

LA TRANSICIÓN DEL ENTORNO

6Recapitular acerca de lo que ha sucedido en nuestro país en materia económica durante los últimos diez años, necesariamente nos conduce a privilegiar aquellos eventos cuya influencia ha sido decisiva sobre la operación de las unidades fabriles, pues constituyen los factores que han transformado el entorno en el que opera cada negocio. Estas reflexiones no pretenden reconstruir el camino de la reforma económica nacional, sino concentrarse en las modificaciones más relevantes para la pequeña mayoría. En tal sentido, ocho parecen ser, en mi opinión, los acontecimientos que debemos tener en cuenta para el análisis de los desafíos que deben afrontar las empresas en un contexto de apertura económica.

71) En principio, y como el más importante factor de cambio, está la liberación comercial seguida por nuestro país durante el decenio de los ochenta. De mantener durante más de cuarenta años una política comercial que privilegiaba el empleo de instrumentos de control administrativo (permisos previos y cuotas) para regular el ingreso de las importaciones y asegurar la protección del mercado interno en favor de los fabricantes instalados en el territorio nacional, hemos pasado a una situación completamente distinta. Nuestra economía es una de las más abiertas del mundo; México se ha incorporado intensivamente a los mercados internacionales de bienes y, como resultado natural de dicho proceso, la presencia en el mercado nacional de productos de consumo final, de uso intermedio y de capital procedente del exterior, ha aumentado significativamente.

8Mientras en 1985 las importaciones sumaron 13,200 millones de dólares, ocho años más tarde, en 1993 y excluyendo al sector maquilador, ascendieron a 48,900 millones de dólares. Esto ha producido los siguientes efectos: por una parte, una competencia cada vez más intensa con fabricantes extranjeros cuyos bienes ya se distribuyen en todas las entidades federativas de nuestro país. También dicho aumento ha introducido disciplina en el proceso de fijación de precios, a tal grado que, a partir de 1988, el sector cuyos productos han registrado las menores variaciones en sus precios finales es, precisamente, el industrial, por tratarse del componente económico más expuesto a la competencia externa. Finalmente, la liberación ha generado un importante reto para la operación de las empresas, que ahora deben ser más productivas en sus procesos y competitivas en sus productos para prevalecer en el mercado.

92) En segundo lugar, debemos referirnos a la eliminación de los subsidios que recibía el empresario a través de los bienes y servicios aprovisionados por el sector público. Los energéticos (gasolinas, electricidad, combustóleo y gas entre otros) constituyen el ejemplo más ilustrativo. El ajuste en sus precios, que los ha colocado en niveles reales, una vez eliminado el rezago acumulado, ha influido sobre los costos de operación de cada negocio. La supresión de tales subsidios indirectos los coloca frente al desafío de mejorar su eficiencia para mantener precios competitivos y evitar su desplazamiento del mercado. Al retiro de la protección al mercado interno, se ha sumado la supresión de otros mecanismos de apoyo como éste.

103) Como parte de la reforma tributaria emprendida recientemente, se ha eliminado la mayor parte de los estímulos fiscales y las oportunidades para deducir cierto tipo de gastos. Esta transformación obliga a una cuidadosa planeación y presupuestación de los egresos que se efectúen, para evitar que decisiones inapropiadas operen contra la liquidez de la empresa.

114) En cuarto lugar está la estrategia aplicada por las autoridades gubernamentales con el propósito de incrementar el número de contribuyentes. Empresas que antes no pagaban impuestos, ahora deben hacerlo. Esto necesariamente las conduce a mantener un registro pormenorizado de sus operaciones y evitar el incumplimiento de las disposiciones fiscales, pues a diferencia de lo que sucedía hace apenas seis años, cuando el número de contribuyentes era de 1.8 millones, ahora cifras de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público indican la existencia de poco más de cinco millones de contribuyentes, entre personas físicas y morales.

125) La necesidad y obligación legal de cumplir con las disposiciones ecológicas, de salud, de seguridad social (imss, sar, Infonavit) entre otras, también ha colocado a las unidades fabriles frente a responsabilidades ineludibles, que suponen un manejo eficiente y cuidadoso de sus procesos y recursos, para evitar sanciones de diversa índole.

136) El resultado de las negociaciones con otros países para suscribir acuerdos de libre comercio significa mayor presencia de productos procedentes de ciertas economías industrializadas (Estados Unidos y Canadá) o en desarrollo (Chile, Costa Rica, Venezuela y Colombia) en el mercado nacional, sin el pago de arancel alguno. Habrá una competencia más intensa con productores de ciertos países.

147) La globalización de los procesos de producción implica, cada vez más, la especialización de las unidades fabriles en ciertas fases del proceso de ensamble final de los productos. La industria automotriz y el sector electrónico constituyen los ejemplos más ilustrativos. Figuras como la subcontratación de procesos han revolucionado, y lo seguirán haciendo, las formas de organización fabril y la operación de numerosas industrias. Estas fórmulas de producción compartida representan una oportunidad para las empresas de menor tamaño dispuestas a especializar sus procesos y productos.

158) Finalmente, la influencia de las innovaciones tecnológicas sobre la operación y productividad de cada empresa, a través de la robótica, el empleo de equipos de control numérico y la sustitución de materias primas tradicionales por nuevos materiales, transforman los procesos de fabricación de bienes a escala mundial y colocan a diversos sectores y negocios frente a la disyuntiva de modernizarse o ser desplazados del mercado.

16Cada una de estas modificaciones, en el entorno en el que operan las unidades empresariales, significa competencia más intensa con productos procedentes del exterior y fabricantes nacionales; costos de operación que hace pocos años no existían, o estaban artificialmente contenidos; cumplimiento de disposiciones oficiales que supone el empleo de recursos humanos y materiales para operar legalmente; límites para la fijación de precios en aquellos bienes nacionales que comparten su mercado con artículos de importación y, finalmente, la necesidad de optimizar el uso de los recursos disponibles para elevar su eficiencia, la eficacia de sus resultados y, como producto de todo ello, la posición competitiva de la empresa.

17Pensemos en lo siguiente: antes de la liberación comercial, sectores como los fabricantes de prendas de vestir, calzado, juguetes, herramientas, electrodomésticos, bienes de capital, libros, vinos y muebles, por citar algunos ejemplos representativos, no enfrentaban mayores problemas para producir, distribuir y vender sus mercancías.

18Con la apertura del mercado interno, en combinación con las transformaciones señaladas, un número importante de productores dedicados a estas actividades, registra serias dificultades para mantenerse en operación, e incluso ha tenido lugar el cierre de empresas, o el cambio de giro en los negocios, de fabricantes a distribuidores de productos extranjeros.

19Si el panorama nacional de los ochenta se caracterizó por el impulso y creación de importantes fuerzas para el cambio (los programas de estabilización macroeconómica y de cambio estructural concentran las herramientas utilizadas para tal fin), en los noventa es posible evaluar cuáles han sido sus efectos sobre la reorganización de la planta productiva nacional.

20Bastaría analizar el desempeño de los componentes de la industria mexicana en indicadores como producción y empleo, para tener una aproximación a los efectos de tales procesos sobre la industria mexicana, en especial sobre aquellos componentes con mayores rezagos o problemas para ajustarse al nuevo panorama nacional. Dado que el propósito de esta colaboración es presentar indicadores del componente mayoritario de la planta industrial mexicana, a continuación iniciaremos un acercamiento a su estado actual, para conocer cuáles son sus necesidades más importantes en un momento que resulta crucial para su futuro desempeño.

LA PEQUEÑA MAYORÍA: SU ESTADO ACTUAL

21Aun cuando contamos con información acerca del número de empresas que integran este componente, su distribución regional y por especialidades fabriles; su contribución al empleo y a la producción manufacturera, hasta hace poco, carecíamos de información detallada acerca de sus condiciones de operación, el perfil de los empresarios o de algunos rasgos que definen sus características más relevantes.

22Si bien en la mayor parte de los estudios de dicho sector se aprecian coincidencias acerca de los problemas que con mayor frecuencia se presentan en tales empresas, no existía información precisa acerca de asuntos importantes que definen y determinan el funcionamiento cotidiano de la pequeña mayoría.

23Por fortuna esta situación comienza a ser superada, gracias a un valioso trabajo realizado conjuntamente por el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (inegi) y Nacional Financiera, los cuales a través de una encuesta lograron recoger aspectos de gran relevancia sobre el funcionamiento y expectativas de la industria micro, pequeña y mediana de nuestro país. A continuación me referiré a los temas que deben estar presentes en las reflexiones sobre el sector, pero sobre todo, en cualquier esfuerzo serio por ofrecer respuestas que atiendan sus necesidades con eficacia y eficiencia.

Escolaridad de los empresarios

24En momentos como los actuales, donde la eficiencia en el manejo de cada negocio es fundamental para aprovechar oportunidades o hacer frente a las exigencias del nuevo entorno nacional, la capacitación empresarial es una valiosa herramienta para inducir o facilitar el cambio de las unidades fabriles del país. Sin embargo, cabría preguntarnos si la definición de la oferta en materia de capacitación empresarial se ajusta a los temas y contenidos que atiendan las necesidades de las empresas de menor tamaño.

25Responder a esta interrogante nos obliga a realizar un análisis del perfil académico de los empresarios de los estratos micro y pequeño. En este sentido la encuesta ofrece resultados muy interesantes. En primer lugar, destaca el hecho de que el 64% de los empresarios dueños de negocios micro, cuentan con un grado de escolaridad que oscila entre nula instrucción y secundaria terminada.

26Dicho porcentaje incluye a quienes no acudieron a centro escolar alguno (3.5%); los empresarios que no terminaron la educación primaria (18%); quienes concluyeron dicha fase del ciclo escolar (20.9%); aquellos que iniciaron sin poder concluir su preparación secundaria (8.1%) y finalmente los empresarios que manifestaron haber finalizado su preparación en dicho nivel.

27En el caso de las empresas pequeñas, se presenta un panorama diferente, ya que el 52% de los entrevistados señaló haber concluido alguna carrera profesional, a lo que habría que agregar el grupo de industriales con estudios de posgrado, cuya proporción equivale al 9.7% del total, así como quienes manifestaron haber iniciado sus estudios a nivel profesional, pero por diversos motivos no lograron concluirlos, situación en la que se encuentra el 9.9% del total.

28La suma de estos tres componentes nos indica lo siguiente: más del 71% de los empresarios, cuyo negocio es de tamaño pequeño, cuenta con un nivel de escolaridad que los ubica, al menos, en el nivel de estudios profesionales.

29¿Qué significado tienen las cifras que presentan el nivel de escolaridad de los empresarios de la llamada pequeña mayoría? En primer lugar, que la oferta de los cursos de capacitación empresarial debe partir del reconocimiento de las diferencias en los grados de escolaridad prevalecientes en la comunidad empresarial.

30No se puede ofrecer el mismo contenido temático que funciona para quienes iniciaron o culminaron estudios profesionales o de posgrado, pero difícilmente generará resultados favorables entre los empresarios que, en el mejor de los casos, terminaron la educación secundaria, debido a que el marco de referencia de cada grupo es diferente. Lo mismo podría mencionarse de los métodos de enseñanza y el manejo conceptual de cada curso.

31Existe plena coincidencia entre las instituciones del sector público y privado acerca de la importancia de articular programas de capacitación que contribuyan a mejorar la gestión que realiza el empresario de su negocio. Se han realizado esfuerzos aislados y compartidos para atender esta situación, incluso incorporando al sector educativo. Sin embargo, para que los resultados se aproximen a las metas trazadas en este campo, es conveniente partir del análisis de la situación prevaleciente en los grados de escolaridad de la comunidad empresarial mexicana.

32A las razones arriba señaladas es preciso agregar algunos elementos adicionales, entre los que destacan los siguientes: los empresarios dueños de negocios de tamaño micro, no siempre disponen del tiempo para conocer y aprovechar la oferta de cursos de capacitación empresarial, debido al perfil de sus actividades cotidianas.

33Como sabemos, un elevado porcentaje de los industriales de este grupo realiza múltiples funciones en la operación de su negocio, que van desde la selección de los proveedores, hasta la comercialización directa de sus productos, incluyendo la participación en las labores directamente relacionadas con la fabricación de los bienes.

34No se trata de un asunto menor; estamos frente a una de las características que definen el perfil de buena parte de la comunidad empresarial mexicana, por lo que resulta vital no sólo ajustar la oferta de cursos, sino ofrecerla en horarios que permitan al industrial su cabal aprovechamiento, sin que ello signifique comprometer el tiempo disponible para la operación del negocio.

35Otro factor de gran relevancia lo encontramos en la llamada resistencia al cambio. Mucho se ha señalado en los medios de comunicación y actividades organizadas por los sectores público, privado y académico, acerca de la transformación que ha registrado la economía nacional y lo que ello representa como generador de nuevas exigencias para los negocios que desean prevalecer en un ambiente como el que caracteriza al México de los noventa.

36Con todo y lo abundante de las reflexiones a este respecto, para un considerable grupo de empresarios resulta difícil comprender que el entorno de su negocio ha cambiado y, en consecuencia, que deben ajustarse las formas de administrar su empresa. Operar en una economía abierta, sin subsidios, con mayor competencia y donde el dominio del mercado ha pasado a manos del consumidor, resulta comprensible para los empresarios que disponen de información oportuna y permanente, pero ajeno e incomprensible para quienes no disponen de fuentes permanentes de información, que les permitan ubicar mejor la situación prevaleciente en el mercado, como vía para definir la estrategia de ajuste de su negocio.

37Si a ello agregamos al grupo de empresarios cuya resistencia al cambio proviene de la suposición de que no es necesario modificar los hábitos y procedimientos que le permitieron a su negocio iniciar actividades y desarrollarse, así como el de quienes estando convencidos del cambio no disponen de asesoría para conducirlo adecuadamente, entonces podemos advertir la importancia de avanzar sistemática y consistentemente en el camino de la sensibilización y la capacitación para el cambio y la modernización de los negocios de menos tamaño, sin olvidar que el tratamiento a este componente del tejido industrial del país, amerita una labor distinta a la que tradicionalmente ha recibido.

Capacitación y asistencia técnica

38En este campo, los resultados que presenta la encuesta ofrecen un panorama que revela, en parte, la magnitud del desafío que comparten en esta materia las instituciones del sector público, las organizaciones de representación empresarial y el sector educativo. Del total de los empesarios con establecimientos industriales de tamaño micro que fueron consultados, sólo el 16.5% indicó haber recibido capacitación. El 83.5% restante, señaló no haber contado con este tipo de apoyo.

39Al preguntarles acerca de la asistencia técnica, las respuestas para este componente de la industria mexicana presentan una distribución porcentual sin grandes modificaciones. Esto indica que ocho de cada diez unidades fabriles no han sido beneficiarias de asistencia técnica. Ambos resultados expresan la verdadera dimensión de la llamada revolución microeconómica. Si esta ha de ser la frontera entre las empresas que prevalecerán y las unidades fabriles que serán desplazadas del mercado por productos y fabricantes mejor habilitados para competir, entonces ha llegado la hora de emprender una auténtica cruzada en favor de las empresas de tamaño micro, por ser éstas las que mayores rezagos presentan en materia de capacitación y asistencia técnica.

40Al pasar al nivel de las empresas de tamaño pequeño, se aprecia un cambio significativo en la distribución de las respuestas. En este caso, el 62% de los entrevistados afirmó haber sido beneficiario de algún programa de capacitación. Aun cuando no se precisa qué tipo de capacitación recibieron (es decir si se trataba de aspectos laborales, fiscales, de contabilidad, de administración, planeación, calidad total o mercadotecnia por ejemplo), ni cómo califican la calidad de los cursos o la utilidad de los mismos para mejorar la operación del negocio, no deja de ser significativo corroborar la gran diferencia que se presenta respecto a las respuestas de los empresarios dueños de los negocios de tamaño micro.

41En lo concerniente al tema de asistencia técnica, más de la mitad de los industriales cuyas empresas son de tamaño pequeño, es decir el 57%, indicó haber contado con tan importante herramienta para mejorar la operación de su negocio. Aun cuando no se indican las áreas en las que se recibió dicha asistencia, es sumamente ilustrativo comprobar que existen notables diferencias en las condiciones de operación de las empresas de este estrato y las de tamaño micro, en lo concerniente a la obtención de apoyos tan importantes como éste.

Esquemas de asociación

42¿Por qué resulta importante hablar de temas como empresas integradoras, subcontratación o alianzas estratégicas, en momentos en los que buena parte de las unidades fabriles enfrenta problemas en materia de producción, ventas y utilidades? Sin duda porque debemos reconocer que la reanimación de la actividad económica nacional difícilmente beneficiará a la totalidad de las empresas, debido fundamentalmente a las diferencias prevalecientes en los procesos de modernización de cada establecimiento fabril. En lo sucesivo, la recuperación de la economía nacional no será sinónimo de reactivación de la totalidad del aparato productivo, tal y como solía suceder en un ambiente de protección del mercado interno frente a las importaciones.

43Ciertamente, la recuperación será un importante estímulo para las empresas que están preparadas o a punto de culminar la estrategia emprendida con la finalidad de elevar la competitividad de sus productos. En estos casos, se observará con entusiasmo la mejoría de los mercados, es decir el aumento de los pedidos; sin embargo, la reanimación de la economía nacional en un ambiente de severa competencia con productos importados y en un mercado que ahora es dominado por los consumidores, difícilmente ayudará a las unidades que no han iniciado su transformación, porque aún prevalece la resistencia al cambio.

44De modo que al abordar el tema de los esquemas de asociación, en el fondo nos referimos a una opción para mejorar la posición competitiva de los negocios, cuya realización supone el arraigo de una nueva cultura empresarial, que ubique en su justa dimensión la utilidad y beneficios potenciales de este tipo de fórmulas de trabajo en común. Sin embargo, impulsarlas no es una tarea sencilla. Hay que superar, por la vía del convencimiento, la resistencia prevaleciente entre muchos industriales.

45Para ubicar la magnitud de este reto, basta señalar lo siguiente. Al consultar entre los industriales de la pequeña mayoría su opinión acerca de si consideraban útil agruparse con otros empresarios, el 63% de los dueños de empresas de tamaño micro, el 75% de los pequeños y el 50% de los medianos, respondieron negativamente. El porcentaje de respuestas negativas es muy elevado para un país donde cada día se habla más de las ventajas del llamado asociacionismo, como fórmula para la modernización de las unidades fabriles de menor tamaño, tal y como ha sucedido en algunos países de la Unión Europea.

46Al preguntar las razones de tal opinión, las respuestas expresaron cuál es el principal problema que deberá enfrentarse en el camino de la promoción y arraigo de esta fórmula de trabajo colectivo, ya que el 66% de los micro indicó no tener interés y desconfiar de dicha fórmula, factores en los que coincidió poco más del 94% de los pequeños. ¿Qué indican estas cifras? Desde luego que falta mucho trabajo por hacer para crear el campo fértil que se requiere en esta materia.

47Uno de los rasgos que definen la cultura del empresario mexicano, dueño de un negocio pequeño o de tamaño micro, es la identificación de la empresa como patrimonio familiar. En dicha encuesta se corrobora lo anterior en la medida en que poco menos del 70% de los micro encuestados señaló ser el único propietario y un 22% adicional indicó estar asociado con algunos familiares; en tanto que entre los pequeños dichas respuestas arrojaron porcentajes del 11.7 y 47.3%, respectivamente.

48Estas cifras parecen corroborar la idea de que para una proporción significativa de la comunidad industrial que integra la pequeña mayoría, la búsqueda de alianza con otros empresarios supone compartir decisiones que ahora sólo corresponde a ellos tomar y, al mismo tiempo, la idea de que al compartir el futuro del negocio familiar con otros miembros de la comunidad empresarial, con ello estarán perdiendo capacidad de control y conducción de un negocio creado por y para ellos mismos.

49Sin embargo, el mundo cambia. Las fronteras que permitían diferenciar un mercado de otro están siendo derribadas por medio de las alianzas comerciales entre los países; la producción de bienes que antes se realizaba casi totalmente al interior de una empresa o en el territorio de un país, ahora tiene lugar en diversas partes del mundo. La electrónica y el sector automotriz nos ofrecen los ejemplos más ilustrativos de esta reorganización de los procesos a escala internacional.

50Las alianzas entre empresas pertenecientes al mismo sector, pero ubicadas en diferentes regiones del país o en distintas economías, constituyen un medio eficaz para competir en el mercado interno o bien para acudir con posibilidades de éxito a otros países. Esto es un hecho indiscutible que ha probado su eficacia en otras economías.

51En tal sentido y reconociendo que ha llegado la hora de cambiar las formas de hacer negocios, es oportuno y necesario impulsar, por la vía del convencimiento, estos esquemas de colaboración para que los sectores y unidades fabriles donde sea posible avanzar en este sentido, estén en condiciones de lograr mejores economías de escala; comercializar mejor sus bienes; tener acceso a otros mercados, tecnologías y formas de producir, o bien para compartir el riesgo de emprender nuevos proyectos o inversiones importantes, por mencionar algunos de los aspectos que seguramente abordarán otros especialistas en la materia.

52La fortaleza de numerosas empresas dependerá de su capacidad para agruparse entre sí. Autoridades gubernamentales, organismos de representación empresarial, empresas consultoras y, en general, todos aquellos que tienen una relación con las empresas del sector mayoritario, comparten una importante labor: transmitir con precisión y claridad los beneficios que traen consigo los esquemas de asociación, así como brindar adecuada orientación a quienes tienen disposición para buscar alianzas, pero desconocen la mejor forma de hacerlo.

Conocimiento de la normatividad

53Si, como ya se ha indicado, una de las transformaciones que enfrentan los negocios en el ambiente nacional tiene que ver con la obligación de atender y cumplir toda una serie de disposiciones legales, no deja de llamar la atención el hecho de que casi el 65% de los micro señaló no tener acceso a las leyes y reglamentos que norman el funcionamiento del negocio, y que otro 20% declare que no es necesario dicho conocimiento para el desempeño de su actividad.

54Es probable que se trate de unidades económicas que difícilmente enfrentan situaciones tales como visitas constantes de los inspectores de las distintas instancias y dependencias públicas. Como quiera que sea, el hecho de que la mayor parte de las empresas de menor tamaño desconozca la normatividad vigente, en momentos en los que su conocimiento y aplicación resultan vitales para el buen funcionamiento del negocio, revela otro de los signos distintivos de la llamada pequeña mayoría.

55Entre las empresas pequeñas los factores citados concentran el 80% de las respuestas obtenidas. Esto indica la existencia de una situación que demanda respuestas oportunas. Me refiero a la importancia que tiene el cumplimiento de las disposiciones ecológicas y de salud, así como la relevancia que tendrán aspectos como la certificación y normalización de procesos y productos, en un mercado donde el consumidor, a la larga, optará por la compra de aquellos bienes nacionales o extranjeros que le ofrezcan la seguridad en el cumplimiento de ciertas normas de calidad, resistencia y seguridad, todos ellos atributos de gran relevancia en una sociedad donde la competencia por los mercados es y será cada vez más intensa.

Renovación de equipos

56¿Cómo califican los industriales de la pequeña mayoría los equipos que utilizan en las labores de producción? La encuesta arroja resultados interesantes a este respecto. Entre los micro, el 44% señaló que era necesario proceder a la mejoría de sus activos productivos, porcentaje que se elevó al 59% entre los empresarios dueños de negocios de tamaño pequeño.

57Independientemente de que dicha respuesta se base en el conocimiento de las formas de producir de sus competidores nacionales y extranjeros, o bien en el reconocimiento de que ha llegado la hora de sustituir su maquinaria por el hecho de que ésta ha concluido, o está por hacerlo, su periodo de vida útil, dichos porcentajes revelan la importancia de impulsar decididamente la modernización de las unidades fabriles del país, en momentos como los actuales, de incorporación plena a los mercados internacionales.

58En ambos casos se trata de porcentajes que indican la magnitud e importancia de los apoyos indispensables para que tales unidades fabriles estén en condiciones para adecuarse a las nuevas exigencias del país. No obstante, cuando se interrogó a los empresarios acerca de la principal dificultad para ampliar o renovar sus equipos, la respuesta que concentró la mayor parte de las opiniones expresadas por los micro y pequeños industriales, está relacionada con el alto costo de dichos equipos. Así lo indicó casi el 81% de los mi-croindustriales y tres cuartas partes de los empresarios dueños de negocios de tamaño pequeño.

59Sea por falta de liquidez, por ausencia de reservas monetarias para hacer frente a la renovación de sus activos fijos, o bien por falta de una adecuada planeación, lo cierto es que la modernización de un porcentaje elevado de plantas fabriles enfrenta la insuficiencia de recursos como un factor limitante para su desarrollo. Esto desde luego nos remite a la clase de apoyos disponibles para la modernización de la pequeña mayoría donde, como veremos más adelante, también existe mucho por hacer.

60Al margen de ello, estas cifras presentan otro componente importante del perfil que hoy en día caracteriza a las unidades fabriles de menor tamaño: la existencia de maquinaria y equipo que debe ser reemplazado, pero que en buena parte de los casos no puede realizarse debido al costo de los activos y la falta de recursos para su adquisición.

Aprovechamiento de la maquinaria y equipo

61Si la realización de alianzas entre empresas de menor tamaño representa una opción posible y también necesaria para enfrentar las circunstancias actuales, la subcontratación de productos y procesos constituye otra alternativa de gran relevancia para la operación de las unidades de menor tamaño. En tal sentido, es interesante observar cómo se aprovecha la maquinaria y el equipo disponibles en las unidades fabriles durante los tiempos ociosos.

62Casi el 54% de las empresas micro y el 43% de las empresas de tamaño pequeño, manifestaron no utilizar sus activos en tales lapsos. Se trata de porcentajes elevados que representan, en forma aproximada, la magnitud e importancia de impulsar la constitución y funcionamiento de las llamadas bolsas de subcontratación, mecanismos que bien aprovechados permitirán la especialización de las unidades fabriles de menor tamaño pero, sobre todo, la oportunidad de incorporarse a procesos de manufactura compartida que les permitan mantener la independencia en la conducción de su negocio y asegurar, si cumplen con los atributos y exigencias que se les formulen, una opción de mercado para el desarrollo de sus actividades.

63En este sentido existen ya esfuerzos que es preciso reconocer por lo que representan, pero debemos subrayar que desafortunadamente han carecido de la consistencia y coordinación necesaria para responder a la situación prevaleciente entre las empresas de tamaño micro y pequeño en lo concerniente al aprovechamiento integral de sus activos productivos.

Financiamiento

64Para terminar esta recapitulación de los principales resultados que presenta la encuesta referida, es importante detenernos en el terreno del financiamiento, por tratarse de uno de los temas recurrentes entre la comunidad empresarial del país. En este campo temático, las cifras que ofrece el trabajo de investigación realizado conjuntamente por Nacional Financiera y el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática, confirman la tesis central de las opiniones emitidas en diversas oportunidades por representantes de la comunidad empresarial del país, en el sentido de las dificultades para tener acceso a los apoyos financieros disponibles.

65El 44% de las empresas micro y el 59% de las pequeñas expresaron requerir financiamiento para la realización de sus actividades, al momento de realizarse la encuesta. En ambos casos se trata de un importante número de unidades fabriles. Ahora bien, al solicitarles su opinión acerca de los principales obstáculos que enfrentan para obtener créditos, el 71% de los empresarios dueños de negocios de tamaño micro identificó a la complejidad de los trámites, las elevadas tasas de interés y la falta de garantías, como los tres factores que determinan los obstáculos más frecuentes para la obtención de apoyos crediticios por parte de la banca.

66Por su parte, las dos terceras partes de los industriales con empresas de tamaño mediano coincidió en que dichos obstáculos constituyen las principales barreras de acceso a los recursos financieros del país. Sin embargo, estos resultados no son, en modo alguno, sorprendentes. Hoy como ayer, el sector mayoritario de la planta productiva nacional tiene importantes necesidades de apoyo financiero para capital de trabajo, para la compra de maquinaria que le permita renovar sus equipos, o bien ampliar sus capacidades de producción.

67Este es el momento para reiterar que las empresas de menor tamaño siguen enfrentando serias dificultades para acceder al crédito; que la intensa competencia que enfrentan plantea la urgencia de actuar en favor de la modernización del patrimonio industrial de México; que la situación actual de contracción del mercado interno no es pasajera, porque para numerosas unidades fabriles los problemas de mercado datan de años atrás. No son el resultado de un cambio reciente en el panorama nacional. Forman parte de todo un proceso que tiene, al menos, dos años de prevalecer.

68Estas cifras indican la relevancia que tiene plantearnos seriamente el estudio de las condiciones que debe cumplir el industrial al momento de solicitar un crédito, pero sobre todo la utilidad y pertinencia de avanzar hacia fórmulas más razonables para la evaluación de los demandantes de financiamiento.

69Es justo reconocer que se han alcanzado progresos importantes en el papel que desempeña la banca de desarrollo. Hace apenas cinco años, Nacional Financiera otorgaba casi la totalidad de sus recursos crediticios a unas cuantas empresas del país, que formaban parte del sector paraestatal.

70Lejos de actuar como la banca de apoyo para las unidades empresariales de menor tamaño, sus recursos se canalizaban al interior del propio sector público, cuando la función que dicha institución debía cumplir era, precisamente, abrir cauces para la democratización de los apoyos crediticios, en momentos en los que la liberación comercial comenzaba a complicar la situación del sector mayoritario del país.

71Hoy, por fortuna, Nacional Financiera ha cambiado. Ofrece apoyos a 128 mil empresas (cifras de 1993), lo mismo del sector industrial que de las actividades relacionadas con los servicios. Esto sin duda representa un avance importante que debe subrayarse, por lo que representa para muchas empresas del país.

72Pero también debemos subrayar, que tales cifras están lejos de lo que la banca de desarrollo puede y debe hacer en favor de las unidades de menor tamaño. Actualmente los beneficiarios de los apoyos de Nafin equivalen al 10% del total de las empresas micro, pequeñas y medianas de todo el país.

73Esto nos ofrece una idea bastante aproximada de lo mucho que se ha avanzado respecto a la situación prevaleciente hace unos cuantos años, pero además nos permite ubicar, en su justa dimensión, el tamaño del mercado potencial que aun espera respuestas eficaces y oportunas.

CONCLUSIONES

74A la coincidencia de opiniones acerca de la relevancia que tiene apoyar el desarrollo de la industria que integra la pequeña mayoría, ha de sumarse ahora una labor que atienda las especificidades de tan importante componente de la planta productiva nacional. Si hace algunos años se advertía una carencia de respuestas integrales en favor de dicho sector, ahora el problema es otro: el alejamiento de las herramientas de apoyo en relación con los rasgos específicos del componente mayoritario de las empresas mexicanas.

75Asimismo, falta mucho por hacer en materia de capacitación, asistencia técnica, asesoría administrativa, apoyo para la modernización del negocio, orientación acerca de las oportunidades de mercado, opciones tecnológicas, de financia-miento, subcontratación y disposiciones legales que deben cumplirse.

76Reconocer su importancia es un paso fundamental pero insuficiente si tal apreciación no es acompañada por una labor que comprometa acciones y tiempos para la realización de una verdadera actividad de fomento en favor de las unidades fabriles de menor tamaño. Es tiempo de intensificar las acciones en favor del desarrollo de las empresas de menor tamaño. La estrategia que se decida impulsar debe tomar en cuenta los rasgos y necesidades que caracterizan el perfil actual de la pequeña mayoría. La base del progreso nacional reside en la modernización de la planta fabril.

Auteur

Funcionario con experiencia en la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra).

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1995

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540