Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Micro y pequeña empresa en México

 | 
Thomas Calvo
, 
Bernardo Méndez

Prólogo

Thomas Calvo et Bernardo Méndez Lugo

Texte intégral

1Se escribió alguna vez, allá por los años setenta: “Small is beautiful”. Era en realidad un ardid, a la sombra del cual los mastodontes hacían su agosto. Llegaron los años ochenta y, con ellos, el auge de la microcomputarización que permitiría poner las tecnologías más sofisticadas al alcance de todos, incluyendo a los “pequeños”. De nuevo se cantaron los méritos de los microempresarios, junto con los de la democratización. Ellos serían el sustento y apoyo de una clase media todavía mal asentada: los que le darían fuerza al mercado del trabajo en constante renovación.

2Estamos en los años noventa; ya todo velo se ha desgarrado y, frente a una nueva competencia internacional favorecida por el tlc, se auguran días negros para las pequeñas empresas y los talleres. ¿Están las Casandras de hoy tan equivocadas como equivocados estuvieron los turiferarios de ayer? Este fue el punto de partida de nuestra reflexión.

3Pero nuestro interés por estas entidades económicas viene desde más lejos y de más arriba. Somos conocedores de la historia y del presente del viejo mundo europeo, donde el tejido social, económico e incluso cultural debe tanto al universo de los artesanos y otros tenderos; por lo tanto nos preocupa su porvenir en este país. Se podría pensar que se trata de problemas y contextos distintos, pero ¿hasta qué punto? ¿No será que la ola “globalizadora” (feo nombre para una realidad terrible) atraviesa más rápidamente las aguas del río Bravo que el gran charco del Atlántico? Mañana habrán desaparecido el relojero, el taller automotriz, la tienda de abarrotes y todas esas actividades que dan vida y personalidad a algunos de los barrios de nuestras ciudades.

4En otras palabras, en el contexto actual de profundos cambios en los tejidos productivos mundiales y de grandes mutaciones tecnológicas en los procesos organizativos, y de la redefinición espacial globalizada, resulta de importancia clave entender qué está sucediendo con las unidades productivas pequeñas y medianas.

5En el caso mexicano, se perfila una internacionalización creciente de fuerte orientación estadounidense, más clara e irreversible a partir del Tratado Trilateral de Libre Comercio que entró en vigor desde el 1o de enero de 1994. La reestructuración industrial afecta profundamente el tejido productivo y la organización de los procesos laborales; ya es posible evaluar un fenómeno de desindustrialización y desaparición masiva de empleos en varias ramas manufactureras, en especial la eliminación de miles de micro y pequeñas industrias no competitivas. La ideología modernizadora y de una supuesta eficiencia, basada en las ventajas comparativas, ha implicado sacrificar cientos de miles de empleos manufactureros en favor de una creciente terciarización de la economía y un proceso de mayor maquilización productiva, donde los principales damnificados de estos cambios han sido los industriales de menor tamaño.

6No es sencillo reunir a un grupo de especialistas con experiencias y enfoques diversos para que plasmen por escrito sus reflexiones y, en algunos casos, aporten propuestas políticas en el contexto de los retos y oportunidades que tienen las micro, pequeñas y medianas empresas mexicanas frente a la creciente globalización económica. No se trata, en todos los casos, de especialistas enteramente dedicados a escribir artículos o ensayos; algunos participan en tareas operativas y en la toma de decisiones sobre políticas de fomento económico en los campos del financiamiento como en el caso de Nafin; de asesoría tecnológica (por ejemplo el Centro de Tecnología y Productividad del Tecnológico de Monterrey en el campus Atizapán) y de consulta al sector público en la instrumentación de políticas macroeconómicas, como la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra) y la Comisión Económica para América Latina (cepal).

7Si se quiere tener definiciones claras y una visión aguda del comportamiento de las pequeñas empresas desde 1980, hay que recurrir al trabajo de José Octavio Martínez, experto de la Comisión Económica para América Latina (cepal), de la Organización de las Naciones Unidas, con larga experiencia en el diseño de políticas macroeconómicas en la región centroamericana y responsable del seguimiento de la economía mexicana. Propone elementos innovadores en la instrumentación de la política económica y la reforma estructural en México y los retos que enfrentan las pequeñas empresas. Martínez elabora un diagnóstico amplio del entorno económico de los años ochenta y las implicaciones recesivas y de ajuste en la dinámica de las pequeñas empresas mexicanas. Reconoce que, a partir de 1989, el marco macroeconómico general registró una importante mejoría. Pero los sesgos de la política industrial hacia las exportaciones, el alto costo del financiamiento, la política salarial y la apertura comercial unilateral, entre otros factores, afectaron a la gran mayoría de las micro y pequeñas unidades fabriles orientadas al mercado interno.

8Después de revisar algunas experiencias de fomento industrial a pequeñas empresas en países del sudeste asiático, Martínez concluye que no se trata de cambiar sólo el marco externo de las firmas, sino que también se requiere transformar la figura del empresario hacia una mayor profesionalización: la organización de la empresa, la tecnología de gestión y producción; incorporando instrumentos de microelectrónica y sistemas de información y mayor asociación con sistemas productivos modernos con el fin de disminuir la distancia entre las pequeñas y la gran empresa. La productividad y la competitividad son otros de los puntos negros del sector

9Desde la perspectiva de la organización privada más importante que aglutina a los micro y pequeños industriales de México, Pedro Tello Villagrán, funcionario con experiencia en Canacintra ofrece una sugestiva reflexión sobre la reducida mayoría que son los micro y pequeños industriales. Presenta un panorama complejo y preocupante de la situación por la que atraviesan los cerca de 80 mil micro y pequeños industriales afiliados a Canacintra en todo el territorio nacional. Tello relativiza en su real dimensión los apoyos crediticios de Nacional Financiera, señalando que éstos apenas benefician al 10 por ciento del total de esas empresas. La proporción de las industrias apoyadas por Nafin es sumamente reducida con relación al número que todavía espera respuestas eficaces y oportunas. El estudio de Tello es sugerente sobre todo por la descripción pormenorizada que hace del “material humano empresarial” de su nivel de escolaridad (el 71% posee estudios profesionales) y de capacitación (apenas el 16.5% recibió este apoyo) ¿En qué medida este universo puede asumir los retos financieros y tecnológicos que se plantean?

10En el rubro del financiamiento, Mario López Espinosa, funcionario de larga trayectoria en Nacional Financiera, desarrolla una argumentación consistente para facilitar el acceso del crédito a la pequeña empresa y al taller artesanal. Su texto es una sólida reflexión que parte de la propia experiencia del autor en las tareas de fomento industrial. Señala que un elemento clave para facilitar el crédito al microempresario es flexibilizar los esquemas de garantía y encontrar mecanismos sencillos que fortalezcan la asociación interempresarial de los microindustriales. Asociación y financiamiento son puntos clave y delicados de este universo fragmentado, por lo demás humanamente muy frágil. Una preocupación básica de López Espinosa es la productividad social de los financiamientos a las empresas y en este sentido propone una mayor atención a los apoyos para fomentar la actividad de las mujeres microempresarias.

11La lucha por el crucial financiamiento pone a la microempresa en el corazón de su propia encrucijada. Ausencia de vocación empresarial, falta de los conocimientos necesarios, incapacidad para manejar los requisitos documentales exigidos, expulsión de la carrera al crédito: ésta parece ser la “ley de hierro” del financiamiento aplicada a esas unidades económicas. En otros tiempos, para romper este círculo vicioso, se recurría al “paternalismo estatal”; no así en tiempos de apertura como hoy: ésta es una contradicción más entre realidades sociales y “exigencias” económicas. Sin embargo, el papel de fomento educativo del Estado permanece inalterable, y constituye la gran lección de este texto, por lo demás nutrido de una experiencia personal muy concreta.

12Con relación a los retos tecnológicos, Pedro L. Grasa y Victoria E. Erossa, expertos del Centro de Tecnología y Productividad del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey, campus Estado de México, realizan un análisis a partir de su experiencia en la asesoría tecnológica a empresas industriales pequeñas y medianas. Grasa y Erossa indican que más que proteger a estas empresas de la competencia vigorosa, lo que reduce los incentivos de renovación tecnológica, se requiere que las políticas gubernamentales se orienten a crear un clima industrial favorable. Esto incluye acciones de fomento a la vinculación de las industrias pequeñas y medianas con los centros de investigación y desarrollo y centros de enseñanza superior, así como el establecimiento y acceso a redes de información tecnológica que proporcionen apoyo oportuno. Al igual que los demás trabajos, éste va más allá de un simple análisis de la microempresa pues la ubica en un universo cambiante, donde “la mano de obra está declinando como un factor de competitividad; esto implica menos concentración y especialización de la manufactura en determinadas regiones y favorece el comercio a larga distancia de bienes manufacturados”

13En el rubro de la reflexión académica participan, en el libro, investigadores universitarios con amplia experiencia en el análisis teórico, pero orientados a proponer políticas específicas en el fomento industrial y tecnológico de las pequeñas empresas industriales. El trabajo de Daniel Hiernaux Nicolas (uam-Xochimilco) toca una de las problemáticas más delicadas cuando se trata de micronegocios: ¿en qué medida son una respuesta —una estrategia— ligada a un estado de pobreza? A partir del caso de Chalco demuestra que hay dos situaciones totalmente distintas. Por una parte, una estrategia auténtica, que él llama “de acumulación” (casi podríamos decir de “conquista” que tiene por finalidad aprovecharse de un mercado de pobreza, específico y cautivo. Estos negocios (farmacias, materiales de construcción) pueden estar ligados a intereses externos. Por otra parte, existe una táctica a menudo de corto plazo porque las empresas aquí son poco duraderas, de simple supervivencia (el caso de los abarrotes es típico en este medio). Aquí la pobreza no es explotada, sino asumida. Este estudio tiene como origen una encuesta de 1990 y el censo económico de 1994, y saca a luz algunas cifras de interés, aunque no siempre fáciles de explicar. Por ejemplo, en ese periodo, la población del área aumentó 60%, pero los micronegocios solamente se incrementaron 25%. ¿Es una consecuencia de la crisis? ¿Se compensó por un reforzamiento del sector informal, fuera del alcance del censo de 1994?

14El fenómeno de la informalidad microindustrial es abordado por Carlos Alba Vega y Dirk Kruijt, investigadores de El Colegio de México. Su análisis parte de una explicación global del inusitado crecimiento del sector informal que es una muestra fehaciente del fracaso que han tenido los Estados nacionales como agentes de desarrollo. Partiendo del análisis teórico de la informalidad y la marginalidad en el contexto latinoamericano, los autores señalan que sería equivocado responsabilizar exclusivamente a las políticas de ajuste de la existencia del sector informal. Subrayan el papel de los organismos no gubernamentales y la conformación de nuevos liderazgos que asumen papeles políticos estratégicos en la gestión de los gobiernos latinoamericanos, o bien influyen en la manera en que se distribuyen y utilizan los recursos financieros públicos y los fondos procedentes de organismos internacionales.

15Con elementos afines a las preocupaciones de Alba Vega y Kruijt, Matilde Luna, del Instituto de Investigaciones Sociales de la unam, realiza un interesante estudio que parte de una revisión general del sistema de representación de intereses del sector privado, como marco para analizar el problema de la acción gremial y organizada de la pequeña empresa. Después de caracterizar el perfil del micro y pequeño industrial mexicano, el artículo describe el ámbito de la organización de cámaras empresariales en México, concentrando su interés en la transición que vive Canacintra en los últimos años; en especial revisa el impacto de procesos de escisión y surgimiento de nuevos liderazgos que reclaman espacios políticos en los niveles regional y nacional. Luna concluye que a pesar de la heterogeneidad política y un entorno económico desfavorable, la acción colectiva de los pequeños empresarios parece adquirir un renovado aliento.

16En la reflexión de Daniel Villavicencio, investigador de la uam-Xochimilco, y Mónica Casalet, de flacso, se confiere gran relevancia a la necesidad de fortalecer la organización interempresarial como elemento clave para acceder al desarrollo tecnológico. Se propone la integración de la pequeña y mediana industria a cadenas productivas para lograr mayor presencia en los mercados nacionales e internacionales. Al igual que Mario López Espinosa, los autores coinciden en cuestionar las políticas crediticias que definen el otorgamiento de los financiamientos con base en garantías pero sin tomar en cuenta la viabilidad y potencialidad de los proyectos. Concluyen que se requiere construir un sistema de relaciones sociales dentro de la empresa, para hacer posible el desarrollo de procesos de aprendizaje tecnológico, tal como ha sucedido en los países estudiados en el ensayo.

17En un contexto más amplio, Bernardo Méndez Lugo, académico de la uam-Xochimilco, reflexiona acerca de las implicaciones económicas de la apertura comercial y la ausencia de políticas de fomento industrial sobre el comportamiento de las micro y pequeñas industrias en el contexto regional de México. Pone de manifiesto algunos resultados de la modernización reciente en el tejido industrial regional, así como el proceso de informalización de la economía, y discute los enfoques parciales que pretenden formalizar a toda costa a los productores artesanales indígenas y a otros artesanos del medio urbano.

18Por su parte, Cuauhtémoc Pérez Llanas, investigador del Departamento de Producción Económica de la uam-Xochimilco, estudia el fenómeno de las maquiladoras en el ámbito del desarrollo regional de Tamaulipas. Su artículo llama la atención sobre el proceso actual de modernización tecnológica de las plantas maquiladoras en el municipio de Matamoros, que contrasta con la tecnología y métodos de producción predominantes hasta la década de los ochenta. Se puede señalar que las industrias maquiladoras pequeñas y medianas de Tamaulipas ejemplifican las tendencias generales de la industria maquiladora nacional: innovaciones tecnológicas constantes, computarización y desarrollo de procesos electrónicos y mano de obra altamente calificada a pesar de que persiste la heterogeneidad tecnológica y cierta diferenciación de los procesos de trabajo. ¿Es posible extender esos logros a regiones más amplias? ¿Se podrán mantener, en un futuro cercano, frente a la competencia internacional?

19Por último, el historiador Alfredo Uribe Salas, del Instituto de Investigaciones Históricas de la Universidad Michoacana, rastrea la evolución de las pequeñas industrias mineras en El Oro, Estado de México, y Tlalpujahua, Michoacán. La explotación de los recursos auroargentíferos en diversas localidades mexicanas ha marcado el devenir del desarrollo regional desde la época colonial. Uribe Salas analiza los diversos factores que incidieron en el desarrollo minero de la región estudiada: la constitución de la empresa con capital francés en 1898, la época de prosperidad (1905-1916), el paulatino agotamiento de los yacimientos y la obsolescencia tecnológica en un mercado mundial inestable y cambiante (1917-1946) y, finalmente, la época de subsidios y la irreversible incosteabilidad de las minas hasta la liquidación y cierre de la empresa (1947-1959). El proceso histórico de la actividad minera regional permite observar las contradicciones gubernamentales entre racionalidad económica y financiera y cierto populismo subsidiador sin rentabilidad.

20Los diversos ensayos contenidos en el volumen dibujan un panorama amplio de la diversidad de situaciones que vive la micro, pequeña y mediana industria nacional. Lo importante es que no se trata sólo de descripciones de la problemática, sino esencialmente de diagnósticos acompañados por propuestas específicas en la mayoría de los casos. Las propuestas son de gran diversidad: desde el ámbito de políticas macroeconómicas e instrumentos de fomento industrial y tecnológico hasta la sugerencia de flexibilizar los criterios para otorgar créditos y facilitar las uniones y organizaciones interempresariales.

21En un proceso de profunda apertura comercial, varios de los autores coinciden en la idea de dar transparencia a las prácticas comerciales, eliminando la competencia desleal y desarrollando sistemas adecuados de normalización de productos y servicios importados. En varios trabajos se enfatiza también el fenómeno de la informalidad de los microproductores como un proceso histórico complejo que no se resuelve con la “formalización” a través de políticas de control fiscal o sistemas corporativos que integran obligatoriamente al micro o pequeño empresario a una cámara o asociación. De hecho, se concibe que, en muchos casos, la informalidad parte de una tradición cultural productiva, y en otros se origina como una resistencia ante el burocratismo y el exceso de trámites que inhiben el desarrollo del pequeño empresario.

22Sólo resta agradecer a todos los colaboradores del presente libro su esfuerzo al preparar los respectivos ensayos, esperando que la idea de presentar un grupo plural de reflexiones y propuestas enriquezca el abanico de opciones de política económica y social, en un entorno globalizado que requiere hacer compatible la modernización con mayores niveles de bienestar social.

23Y ahora volteamos hacia el lector: ya anunciamos cuál fue el punto de partida de este proyecto teórico y hasta sentimental (por lo menos para uno de los coordinadores). Al concluir, ¿cuál es nuestra justificación? El haber desembocado sobre una realización pragmática, donde “los hombres del arte”, dedicados a la acción, se expresan al igual que los investigadores más reflexivos. Es nuestra esperanza que las páginas que siguen sirvan por lo tanto al lector en toda su plenitud, en su “velar” y en su “pelear”, como diría don Quijote... Y, efectivamente, hay algo quijotesco en esto de defender hoy en día al pequeño y mediano taller.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1995

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540