Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Arqueología de las Lomas en la cuenca lacustre de Zacapu, Michoacán, México

 | 
Charlotte Arnauld
, 
Patricia Carot
, 
Marie-France Fauvet-Berthelot

Prólogo

Texte intégral

1Arqueología de las Lomas en la cuenca lacustre de Zacapu, Michoacán, México constituye la quinta monograffía de la colección Cuadernos de Estudios Michoacanos publicada por el cemca. Un numéro anterior, el Cuaderno 4 (Michelet, Demant, Labat y Tricart 1993), fue dedicado a la presentación general del Proyecto Michoacán en su fase 1983-1987, a la que pertenece este estudio de las Lomas. Incluye también una serie de estudios del medio ambiente de la region del proyecto. Otros cuadernos que se encuentran en preparación (Carot, Darras, Faugère, Gervais, Michelet, Migeon et al. y Pétrequin et al.) van a estar dedicados a las demás investigaciones del mismo proyecto.

2En el territorio que abarca la région del proyecto, desde el río Lerma al norte, hasta las primeras vertientes de la Sierra Tarasca al sur, la cuenca lacustre de Zacapu ocupa menos de la cuarta parte, en la zona sureste. Y, en esa cuenca, las Lomas sólo representan una pequeña proporción, en el lado suroeste. Las Lomas formaban un conjunto de islas y penínsulas que apenas emergían del lago, el cual, en realidad, era más bien una gran ciénega. Su drenado se efectuó finalmente en 1900. Desde entonces, el fondo llano de la cuenca y las Lomas se cubren de maíz cada primavera, y lo que se contempla en julio desde el punto más alto de la antigua isla de Tarejero es un bello ″lago″ verde. Las camionetas y los autobuses que surcan los caminos polvorientos han reemplazado a las canoas.

3Comenzamos a interesarnos en las Lomas a partir de los primeros reconocimientos de la región del proyecto, en junio y septiembre de 1983. Dominique Michelet comprendió pronto la importancia de ese medio muy específico para la conservación de los establecimientos humanos más antiguos. En octubre y noviembre de 1983 se llevaron a cabo sondeos muy fructíferos y, de 1984 a 1986, se efectuó una temporada anual de 4 a 8 semanas de trabajo de campo, entre enero y marzo, con labores complementarias en mayo. Las arqueólogas Charlotte Arnauld, Patricia Carot y Marie-France Fauvet-Berthelot realizaron todas las operaciones, con la ayuda constante de Olivier Puaux en 1984. Otros miembros del proyecto participaron también, aunque de manera más esporádica, en los trabajos en las Lomas: François Rodriguez y Olivier Migeon, en 1984, y Véronique Darras, Brigitte Faugère y Dominique Michelet, en 1985.

4Las excavaciones de 1985 y 1986 proporcionaron un material arqueológico muy abundante. C. Arnauld, la única de las très responsables que resiída entonces en México, se encargó del tratamiento preliminar de ese material en el laboratorio del cemca, al igual que de su distribución a los diferentes laboratorios de análisis, tanto del ex Departamento de Prehistoria (ahora Subdirección de Servicios Académicos) del inah de México, como de Europa. Ese trabajo lo continuó M.-F. Fauvet-Berthelot cuando C. Arnauld se instaló en Guatemala; no obstante, de 1988 a 1990 tuvimos dificultades para coordinar los trabajos de laboratorio y redacción debido a nuestros diferentes lugares de residencia (Mexico, Guatemala, Canadá y Francia) y a nuestras responsabilidades en otros programas de investigación. As, el de las Lomas sufrió retrasos y, en el momento de concluir la elaboración de este Cuaderno, aún no se había terminado por completo el trabajo de análisis del material.

5Dominique Michelet (entonces director del cemca y ahora investigador del cnrs, en Francia) se encargó del análisis tipolgico y cronológico de la cerámica y P. Carot de su análisis iconográfico (tipos policromos, en preparación). El material lítico se confié a Véronique Darras (cemca, Proyecto Michoacán), una parte de las piedras pulidas a Nelly Silva y el material zoológico a los biólogos Alicia Blanco (ex Departamento de Salvamento, inah, México) y Oscar J. Polaco (Subdirección de Servicios Académicos, inah). Las dataciones con 14C las hizo la ingéniera química Ma. Magdalena de los Ríos Paredes (Subdirección de Servicios Académicos, inah). El análisis de los pocos macrorrestos vegetales recolectados en el transcurso de las excavaciones, separados por flotación de las muestras de suelos, así como de sus huellas impresas en la arcilla de los suelos, lo llevó a cabo el biólogo Fernando Sánchez Martínez y el análisis del material malacológico, el biólogo Oscar J. Polaco. La arqueóloga Enriqueta Olguín (Universidad Autónoma de Hidalgo) efectuó un estudio muy detallado de los objetos hechos de concha, en especial de ornato, encontrados, en la gran sepultura colectiva del sitio de Guadalupe, en 1986. La antropóloga física doctora Véronique Gervais inició en ese mismo año el análisis de los huesos humanos, en gênerai muy bien conservados, provenientes de lo que probablemente eran los cementerios de Loma Alta y Guadalupe. Varios laboratorios de Caen, París y Ginebra, en fin, han prestado su ayuda en la solución de problemas específicos, que mencionaremos en su momento en los capítulos correspondientes.

6La dispersion de los arqueólogos, de los analistas y de los manuscritos ha demorado los procedimientos. Finalmente, el cuaderno dedicado a las Lomas no es esa monografía completa y terminada que pensábamos elaborar, arqueólogos y analistas juntos, repartiéndonos los capítulos con el propósito de inventariar en ellos sistemáticamente los datos; más modestamente, con la colaboración indispensable de los analistas, los arqueólogos presentan al lector, en este primer cuaderno sobre las Lomas, un esbozo documentado de la arqueología del lugar, de lo que es ya pertinente comprender de ella. De los resultados de los análisis, en este volumen hemos incluido, escrito por sus autores, lo que el estado de avance de los estudios y las restricciones editoriales nos permitían publicar.

7La cerámica será objeto de un cuaderno especial, dedicado al conjunto del material de la régión del proyecto (Michelet, en preparación). En otro Cuaderno (Gervais, en preparación) se presentará el estudio detallado de los huesos humanos, así como algunos análisis complementarios relativos al mobiliario funerario (malacológico y lítico, en particular). Los problemas particulares del sitio de Loma Alta, sus depósitos funerarios, su arquitectura y la iconografía de su cerámica son objeto de comparaciones y análisis detallados en la tesis de doctorado de P. Carot (1993).

8El Proyecto Michoacán es una investigación de larga duración, fruto de la colaboración de diversos especialistas de disciplinas varias. Los trabajos aún siguen su curso; se está en espera de resultados; y habrá que redactar nuevas publicaciones. Damos ya las gracias a todos esos arqueólogos, estudiantes y profesionales, a todos esos especialistas que acabamos de citar, en especial a los del equipo del Proyecto Michoacán y del inah, que aceptaron colaborar para tratar de comprender la arqueología de las Lomas. Vaya nuestro reconocimiento también a aquellos que nos acompanaron en ocasiones a campo y cuyo conocimiento especializado en geomorfología y ecología nos aclaró muchas cosas, en particular a Alain Demant, Antonio Flores, Jean-Noël Labat, Christine Niederberger, Oscar J. Polaco, Jean Tricart y Jean Trichet. El geógrafo Olivier Gougeon llevó a cabo para nosotras varias encu estas muy fructíferas en Tiríndaro, Naranja, Villa Jiménez y Morelia; nuestro agradecimiento por ello. Asimismo, damos las gracias a aquellos colaboradores del cemca que realizaron con tanta paciencia los multiples trabajos de taller, laboratorio y edición: a Françoise Bagot y Rodolfo Avila por los dibujos; a Victor Lagarde por su trabajo en el taller de fotografía; a Joëlle Gaillac y Concepción Asuar por el cuidado de la edición; al traductor, Mario A. Zamudio Vega; y a Nelly Silva por los inventarios. Françoise Bagot, en particular, efectuó un estudio cartográfico que nos fue indispensable.

9Los trabajos de campo comprendieron, claro, reconocimientos y excavaciones, pero también operaciones de todo tipo para las que la colaboración de los habitantes y las autoridades de las Lomas y de la ciudad de Zacapu fue indispensable. Sin su ayuda, su trabajo, sus conocimientos y, asimismo, el interés que manifestaban por comprender el pasado, jamás habríamos podido recorrer los cientos de parcelas cultivadas que ahora forman las Lomas, pasar impunemente los cercados y canales, llevar a cabo encuestas en los pueblos, sondear y excavar los sitios seleccionados, recolectar los tepalcates, consultar los archivos ejidales, interrogar a los ancianos, a aquellos que conocieron la ciénega todavía con agua antes de 1900. Sin la notable capacidad, tan hábilmente adquirida, de nuestros obreros de Cantabria: Genovevo, Trino, Miguel, Juan, Jorge, Héctor, Antonio, Luciano, Luis, Gabriel, etc., jóvenes que distribuían su tiempo entre las labores agrícolas, nuestras excavaciones y ″el Norte″, no habríamos podido excavar con tanta rapidez y précision los contextos funerarios tan complejos descubiertos en Guadalupe y Loma Alta. Pocas veces el trabajo de campo de una investigación arqueológica habrá sido tan dependiente de la colaboracin de los habitantes; pocas veces, esa colaboración habrá sido prestada a los arqueólogos con tanta habilidad y deseo de compartir los conocimientos. De ello dan testimonio nuestros recuerdos de interminables jornadas, durante las cuales las excavaciones protegidas con cuerdas tendidas recibían decenas de visitas de agricultores, comerciantes, funcionarios locales, madres de familia, clases enteras de escuelas secundarias, visitantes todos atentos a comprender el trabajo y su producto: datos muy frescos, todavía in situ, que nuestras explicaciones tan repetidas y finalmente estereotipadas les presentaban muy mal, suscitando a menudo, no obstante, observaciones atinadas y trozos de información, que nosotros tratábamos empeñosamente de aprovechar.

10Este primer Cuaderno de las Lomas pertenece también, por lo tanto, a las autoridades y a los habitantes de Cantabria, de Jauja-Lázaro Cárdenas, del ejido de Zacapu, de las riberas de la laguna de Zacapu y de otros lugares más, y muy en particular, pertenece a quienes han participado o ayudado en las investigaciones ano tras año. Que todos encuentren aquí consignados sus nombres como muestra de reconocimiento:

11De Cantabria: los señores Genovevo Heredia y su familia, así como Atanasio López, Salvador García, Mateo Artiaga, Antonio Alcaraz, Rafael Guarnica y Guadalupe García.

12De Jauja-Lázaro Cárdenas: don Jesús Barbosa y los senores Epifanío Chávez y José Gutiérrez.

13Del ejido de Zacapu: los senores Manuel Guerrero, Jesús Gutiérrez, Cayetano Madrigal, Anastasio Quezada, Rosendo Martínez, Antonio Jiménez Cisneros, Salvador Carrillo Aguilar y Rafael Ochoa.

14De la laguna de Zacapu: señor Antonio Alcántara.

15De Tarejero: don Agapito Maya quien falleció en 1986, y que con más de 100 anos de edad recordaba todavía los nombres de los jefes de familia que vivían en las Lomas a fines del siglo xix y guardaba quizás la última memoria de la ciénega.

16De Tariácuri: los senores Rodolfo Reyes, Manuel Vásquez, Gabriel Quiroz, Fidel Zirate Sánchez y Ramón Guzmán.

17De Villa Jiménez: doña María Maris de Tapia y su familia, nuestros anfitriones mañana y noche.

18Agradecemos también la preciosa colaboración del Ayuntamiento de Zacapu, de los ingenieros de Recursos Hidráulicos de Zacapu y de muchos otros funcionarios y profesionales. Damos las gracias a los doctores Claude Bataillon, Dominique Michelet y Jean Meyer, sucesivos directores y responsables de las ediciones del cemca. Y expresamos todo nuestro reconocimiento a la licenciada Ofelia Mendoza Briones, a la maestra Aída Castilleja y a la etnóloga Ma. Teresa Martinez P., sucesivas directoras del Centra Regional del inah de Morelia, así como a la arqueóloga Lorena Mirambell Silva, entonces directora de Prehistoria, y a su sucesor, el doctor Mario Aliphat Fernández; al ingeniera Joaquín García-Bárcena, entonces director del ex Departamento de Monumentos Pre-hispánicos del inah; y a los miembros del Consejo de Arqueología de ese Instituto en México, quienes nos honraron con su confianza al autorizar nuestros trabajos durante cuatro anos.

19En junio de 1987, un ano después del fin de las excavaciones, el arqueólogo Pierre Pétrequin y el sedimentólogo Michel Magny, ambos especialistas de los medios lacustres en el este de Francia, aceptaron pasar una temporada en la cuenca de Zacapu para evaluar el interés y potencial de esta última desde el punto de vista de una investigación específica enfocada en el paleo-medio ambiente. Como consecuencia lógica de lo inadecuado en ese campo de la arqueología convencional practicada de 1983 a 1986, pero también en cuanto apertura a una nueva etapa de la investigación, esa visita habría de iniciar la segunda etapa del Proyecto Michoacán. Los trabajos de campo, esencialmente series sistemáticas de tomas de muestras, se desarrollaron en 1988, y los análisis están a punto de llegar a su término en el momento en que escribimos estas líneas (Pétrequin et al., en preparación). Hoy por hoy, las Lomas merecen nuevas excavaciones, dado que, por su situación y sus características geomorfológicas, son el mejor registro de los antiguos establecimientos humanos de la cuenca de Zacapu. Hemos escrito este volumen para convencer de ello al lector.

20Toulouse, noviembre de 1990.

Table des illustrations

URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2629/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 2,3M

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1993

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540