Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

La geografía contemporánea y Elisée Reclus

 | 
Guénola Capron
, 
Carmen Icazuriaga Montes
, 
Silvana Levi
, 
et al.

Parte 4. ¿Hacia una geografía universal?

Una geografía sacrificada: Elisée Reclus y los indios americanos

Emmanuel Lézy

Texte intégral

  • * Universidad de París 10, París.

1Note portant sur l’auteur*

2El pensamiento de Elisée Reclus se justifica y organiza mediante una lectura religiosa de corte protestante. En la cita que aparece a continuación, encontramos enunciados los fundamentos de la concepción alemana de la geografía, en cuyo marco Reclus dio sus primeros pasos: el espacio vital, reconocido por la historia, de los “pueblos poderosos entre los otros pueblos”; su derecho casi divino de sacrificar a los pueblos “primitivos”. El sacrificio del que se habla se sitúa sobre un altar y santifica el nacimiento de una civilización; los pueblos, así como los individuos, parecen condenados a “parir con dolor”:

Un nuevo pueblo, el más poderoso de todos, ha surgido súbitamente en medio de los otros pueblos. Mas es a causa de este desplazamiento, importado del Viejo Mundo, que la prodigiosa transformación se consuma. En ella hay que ver, ante todo, un fenómeno de la historia europea, cuyo ámbito demasiado limitado ha tenido que ampliarse más allá de los mares. En cuanto a los habitantes primitivos de América, éstos no han tenido sino un papel totalmente pasivo en la evolución de la cual surgió la república federada. Como en las ceremonias antiguas, fueron sacrificados ante el altar. (Reclus, 1982: 383)

3Dada la crudeza de este pensamiento, el compromiso anarquista no hace más que aportar un bemol, un barniz de denuncia de las formas más brutales, los excesos más flagrantes de una evolución que fue ineluctable por estar predestinada.

4El personaje del indio revela una contradicción fundamental en Reclus. La anarquía y el capitalismo se reconcilian sobre sus restos. Su sacrificio es justificado por el nacimiento de una nueva humanidad, universal y no indígena, moderna y no aborigen, laica y no religiosa, republicana y no tribal. Esta adhesión al proyecto industrial es menos política que moral, casi religiosa, ya que se apoya en la creencia de que el cuerpo humano es místico en la misma medida que social; se arraiga en una visión del mundo marcada por el protestantismo y por una ética cuyos vínculos con el capitalismo señalaría Max Weber diez años más tarde (Weber, 1904).

5Una vez más, se le ruega a América que dé a luz un nuevo mundo. La América industrial que despierta ya no se organiza en torno a las montañas sagradas del interior, sino en sus puertos litorales. No obedece más a la lógica meridiana de los Andes, de las Montañas Rocallosas y de los Apalaches. Al contrario, se alinea sobre el eje paralelo de las circulaciones marítimas circum terrestre establecido durante el periodo precedente. El pivote geográfico de este nuevo vaivén se ubica en el punto exacto donde el anterior había visto la luz ante la mirada mística de Colón: el Canal de Panamá. Ahí, las ideas de Elisée Reclus y los trabajos de su hermano Armand asistirán al nacimiento del nuevo mundo a partir del antiguo, de aquello que el galeón de Manila y la carreira de India habían identificado como el último obstáculo para la circulación mercantil y que debía ser vencido mediante el ataque violento de la sociedad industrial.

6Oda fúnebre para un mundo difunto, la Géographie universelle canta el nacimiento de una sociedad de progreso y solidaridad fundada sobre las ruinas humeantes y los cadáveres aún tibios del Viejo Mundo. El Nuevo Mundo no es ése de los indios que habitaban el Edén buscado por Cristóbal Colón, sino el de los mestizos y criollos, moldeados por la tecnología y el pensamiento político europeos.

7Esta obstinada creencia en la noción de progreso le permite a Elisée Reclus aceptar los genocidios amerindios:

Incluso la terrible conquista española, con las masacres, las plagas y las hambrunas que la acompañaron, y la servidumbre que le siguió, fue un regocijo para las naciones del Anáhuac, ya que las arrancó de una fatalidad sin salida, para hacerlas integrarse, si bien mediante un duro aprendizaje, en el nuevo mundo de la solidaridad humana. (Reclus, 1891: 107)

8En un intento por resolver la ambigüedad del tratamiento dispensado a la figura del indio, víctima expiatoria destinada a santificar esra Revolución, nos esforzaremos por aclarar el papel que Reclus se reserva en la celebración del Nuevo Mundo y la inhumación del Viejo.

Elisée Reclus, un geógrafo protestante en territorio de indios

  • 1 Todo este artículo debe leerse acompañado del mapa 4. [N. del E.]

9En sus descripciones de los “pueblos” amerindios,1 Reclus se muestra más protestante que anarquista.

Un geógrafo comprometido en su terreno

10Elisée Reclus descubre América entre 1851 y 1857, y escribe los volúmenes de la Géographie universelle en los últimos años del siglo (1876-1894). Este periodo es conocido históricamente como el comienzo de una nueva fase en la mundialización capitalista. El capitalismo mercantil, fundado en el esclavismo y las plantaciones, es sustituido, tras el fracaso de la Guerra de Secesión, por un capitalismo industrial cuyas bases son el salariado, la gran explotación agrícola y el crecimiento urbano. Para las sociedades indígenas de América, el contacto es igualmente devastador, aunque de manera distinta. El primer imperio colonial fue construido sobre las ruinas de las grandes civilizaciones agrícolas y urbanas de Norteamérica —iroqueses, cheroquis, seminolas, natchez—, de México —aztecas, zapotecas y mayas— y de los Andes —muescas e incas—. El segundo erradica las últimas tribus nómadas o seminómadas de las grandes planicies —lakota, cheyenes, nez percés, navajos—, de la Amazonia —guaraníes, ge, tupíes, arahuacos— y de la Pampa —tehuelches, mapuches—.

  • 2 Ley de proteccion de las tierras de colonizacion. [Ν. de la T.]

11Los viajes y la geografía de Reclus se articulan entre dos polos, que son los dos movimientos de esta Revolución industrial en marcha. En el interior, la construcción de un proletariado cuya explotación incluye un control riguroso de sus movimientos y pensamientos. El exilio de Reclus y su partida hacia América son parte de una oposición a lo que él llama: “la raíz misma del mal, el acaparamiento de la propiedad común por el individuo privado” (Reclus, 1982: 388). Y en el exterior, la edificación de grandes imperios continentales en torno a las metrópolis industriales más importantes de las colonias. En 1862, la Homestead Act2 lanza a los colonos yanquis al asalto de las grandes planicies americanas y extermina a los últimos indios y bisontes que les daban vida. En el otro extremo del continente, Argentina efectúa el mismo trabajo de tabula rasa en la Pampa (1878-1881). En el resto del mundo, los objetivos, los ritmos y los métodos son comparables. París se lanza a la colonización agrícola y poblacional de Argelia (1861), conquistada por casualidad treinta años antes. Moscú hace lo propio en Asia central (Turkmenistán, 1870); Tokio copia al pie de la letra el modelo de la Homestead Act para colonizar Hokkaido (1872).

12Cabría esperar de Reclus, el anarquista, un compromiso que lo llevara a denunciar lo que ocurría en ambos polos. El acaparamiento de la propiedad colectiva indígena por el individuo privado no es menos brutal ni está mejor justificado en América que en Europa. Pero el objetivo de Reclus no es denunciar la coherencia de la máquina que ha sido encendida; tan brutal como fuera, tan destructiva para hombres y paisajes como la describe, la Revolución industrial en curso es portadora de todas las esperanzas de Reclus; es el acta de nacimiento de una nueva humanidad: “cuando las ciudades crecen, la humanidad progresa; cuando decrecen, el cuerpo social vuelve a la barbarie” (Reclus, 1982: 72).

13Elisée Reclus pertenece a una tradición geográfica antigua, pero no mayoritaria; aquélla que Lucien Febvre denominó como los “geógrafos de campo”, en oposición a los “geógrafos de oficina”. A la manera de un Jean Léry, un Walter Raleigh o un Alexander von Humboldt, su propuesta no es tanto una “cosmografía” del mundo, un sistema explicativo de lugares y vínculos, es una “topografía” donde la descripción de paisajes y hombres se encadena según la lógica subjetiva y directa de la peregrinación individual. La Géographie universelle ( 1876-1894), y aún más, Voyage à la Sierra Nevada de Sainte Marthe (1861), no asumen otro propósito que guiar al lector, paso a paso, sobre las huellas del autor. Incluso el ensayo L'homme et la Terre ( 1904-1905) se limita, la mayor parte del tiempo, a entretejer descripciones puntuales a lo largo de un itinerario individuai. Éste es un punto débil del texto de Reclus, que vuelve su lectura tediosa a fuerza de repetir mucho y demostrar poco. A veces, como sucede en Voyage à Sainte Marthe, la importancia que da a la aventura individual, las sensaciones, las emociones y los fantasmas es tanta que el paisaje desaparece entre las brumas de sueños entusiastas o pesadillas palúdicas.

14No obstante, su gran fuerza consiste en apoyarse, siempre que puede, en la experiencia vivida, sensible y compleja. En varias ocasiones, Reclus le reprochó a Humboldt, su gran maestro, el “segundo descubridor de América” (Reclus, 1891), que hablara del árbol sin haberlo visto, sentido o experimentado, como hizo con el tule. La implicación física y moral, así como la toma de riesgo y de postura que Reclus lleva a cabo, a menudo le permiten superar los clichés y los estereotipos concernientes a los “indios” y remplazados por el contacto auténtico con hombres y mujeres que, la mayoría de las veces, no encuentran en ese término nada que los defina.

15El mapa, aunque esencial, ha sido ignorado y carece de aceptación en la Geografia universal. Es bien conocido el viaje de 1855-1857 que conduce al joven de Nueva Orleans a Chicago, y después, a bordo del Filadelfia, a Panamá y la Sierra Nevada de Santa Marta, pero no se sabe tanto de los viajes que, durante la década de 1880, el geógrafo habría efectuado a Estados Unidos, Canadá, Brasil, Argentina y Chile. Por lo tanto, únicamente destacaremos la diferencia fundamental que se advierte en su texto entre el tratamiento de Norteamérica, Las Antillas y Colombia, donde la presencia del autor garantiza el respeto por el terreno, y Latinoamérica, en particular, el Amazonas, donde la ausencia del “yo” reduce al habitante de la selva al estatus caricaturesco de “salvaje”.

16Una parte del respeto hacia los mayas o los aztecas que se advierte en sus escritos, y en los cuales niega de manera cruel a los incas, sólo se explica por esa jerarquización esencial presente en la Geografía universal. Aquello que ha observado es siempre más completo, más complejo y más sutil que aquello que nunca ha visto. Truismo compiementario: los pasajes más crueles, los más difíciles de comprender, se refieren a las regiones y los pueblos que Reclus no conoce, a propósito de los cuales no pudo sino dejar pasar, unánime y apenas canalizada por su pluma, la opinión pública de su grupo.

El anarquismo: ¿posición o postura?

17Durante su vida, Elisée Reclus se convirtió en un icono del movimiento anarquista y de la izquierda francesa y mundial, y continúa siéndolo en la actualidad. La descripción detallada de América que propone está fuertemente teñida por sus preferencias políticas y por su estatus de intelectual francés en el exilio. Él también pertenece a una tierra, a un pueblo. Él también fue perseguido, arrestado, expulsado de su tierra. Indio él mismo, Reclus está en la obligación de denunciar la opresión del colono, de la Iglesia, del blanco, y no falla al hacerlo:

Algunos teóricos de la coerción, contentos de escapar a los remordimientos, han apelado a una supuesta ley ante la cual una raza “inferior” debería, necesariamente, desaparecer al contacto de una raza “superior”. La presencia del Blanco bastaría para que el Rojo fuera golpeado hasta la muerte, en su persona o en su descendencia. Ley cómoda que permitiría al colono conducirse a placer con los indígenas, haciendo recaer en la fatalidad las consecuencias de sus propias artimañas. (Reclus, 1892, t. 16: 697)

  • 3 “Los únicos indios buenos que he visto estaban muertos”. [N. de la T.]
  • 4 Truco, ardid, montaje o engano. [N. de la T.]
  • 5 Elisée Reclus lo cita así: “no hay indio bueno, sino el muerto” (Reclus, 1892: 46). “El único indi (...)

18Sin embargo, esta declaración se opone menos a las visiones raciales de Joseph Arthur Gobineau (1816-1882) que a su rechazo del mestizaje y a su afirmación explícita de una “inequidad de razas” (1855), así como a la frase que el general Sheridan (1831-1888) pronunciara en 1868: “the only good Indians I ever saw were dead”3 convertida por el teniente Charles Nordstrom en el gimmick:4 “the only good Indian is a dead Indian”5 Durante la publicación del volumen de la Geografia universal consagrado a Estados Unidos, en 1892, dos años después de la masacre de Wounded Knee (29 de diciembre de 1890), aquella expresión estuvo en boga en América.

  • 6 “Hombres y mujeres se semejan por la noble dignidad de sus pasos, y, casi desnudos, tienen el aspe (...)
  • 7 Un ejemplo de este utilitarismo de las costumbres indígenas sería lo siguiente: “ 'la civilización (...)

19Reclus elogia algunos aspectos del indio que le parece que pueden servir de modelo para la sociedad ideal con la que sueña: la rectitud moral, la belleza del cuerpo, el respeto por la desnudez,6 la valoración de la mujer en la sociedad..7 No obstante, también los utiliza para denunciar el poder alienante de sus propias autoridades y hechiceros; la sumisión ante una sociedad de órdenes que lo convertirá en una presa fácil para los conquistadores. La descripción que propone del indio a menudo está claramente orientada a realizar una demostración política y moral en la que el personaje deja de ser sujeto de su propia historia para convertirse en puro argumento retórico. Si bien el tema del indio es puesto una y otra vez al servicio de una demostración anarquista, está construido a partir de esquemas de pensamiento de tipo protestante.

El protestantismo: un marco, una escuela

20La virulencia de las acusaciones de Elisée Reclus contra la Iglesia y contra toda forma de clero no se opone a una búsqueda permanente de lo sagrado, incluso de lo religioso. Reclus confiesa la dimensión espiritual de su travesía en Santa Marta: “avanzaba con precaución, con un paso religioso y casi trémulo” (Reclus, 1991: 43). La cultura de una utopía anarquista no entra en conflicto con su educación protestante, con los estudios de teología que abandona en Montauban, ni con su interés por la francmasonería; impulsándolo a rehusar toda estructura, escuela, grupo o iglesia, le permite juzgar la forma sin rechazar el contenido, pues respeta algunos postulados de gran valor que determinan claramente los contornos del mundo identificado, antes que él, por otros geógrafos protestantes.

  • 8 Visus, tactos, gustus in te fallitur, Sed solo tuto creditur” (Tomás de Aquino, Himno Adoro te).
  • 9 “Por la acción del Espíritu Santo prometida a la Iglesia, por las palabras de Cristo que pronuncia (...)
  • 10 “Únicamente los miembros de la nación pueden ser ciudadanos del Estado. Únicamente aquellos que so (...)
  • 11 Partido Nacionalista Alemán de Trabajadores, en alemán Nationalsozialistische Deutsche Arbeiterpar (...)

21Como lo explica Franck Lestringant (Lestringant, 1990), el protestantismo nace en 1557, a partir de la inmersión de los debates teológicos entre cristianos franceses y ginebreses en el baño cultural tupí. Antes de la aventura de Francia antártica, las posiciones frente al misterio de la eucaristía eran aún muy teóricas. ¿Qué pasa exactamente cuando el creyente consume el pan y el vino que el sacerdote afirma que son el cuerpo y la sangre de Jesucristo? ¿Es posible hablar de un canibalismo ritual? Todo depende de la relación que observemos entre el pan y la carne de Cristo, entre el vino y su sangre. Para algunos, quienes se fundamentan en la interpretación de Tomás de Aquino, las palabras del sacerdote tienen el poder de transformar la materia, y por la ingestión real de carne y sangre humana, el cristiano participa del cuerpo místico de Cristo, incluso si sus sentidos, engañados por la caída, no lo pueden percibir.8 La Iglesia, que ahora se concibe “católica” (universal), en respuesta a las herejías “protestantes”, pone en marcha el mecanismo de la “transubstanciación”.9 Dicho concepto, fundamento ambiguo del pensamiento tomista, será detallado con mayor precisión en 1943 en la carta encíclica Corpus Mysticus Christi (El cuerpo místico de Cristo). Esta carta fue la única respuesta, que se recuerda, de Pío XII al cuarto10 de los veinticinco puntos del nsdap11 (24 de febrero de 1920), el cual definía a la nación alemana por la sangre y no por el suelo.

  • 12 La Iglesia católica protesta, aún hoy día, contra esas dos interpretaciones, recalcando: “la eucar (...)

22Los ginebreses comparaban aquel dogma con las prácticas de los indios tupíes, y en él veían la reivindicación de un canibalismo agravado, ya que se perpetraba sobre el cuerpo humano más sagrado, el del propio Cristo. Sin embargo, las diferentes iglesias reformadas no concuerdan en la interpretación que hay que otorgar al misterio de la eucaristía. Según los luteranos y los anglicanos, quienes no niegan la presencia real y substancial del cuerpo y la sangre de Cristo, la sustancia del pan y del vino se conserva, y no se transforma, junto a la de Cristo, que es humanamente imperceptible. Se habla, entonces, de la “consubstanciación”. Para los calvinistas, la eucaristía es un gesto que evoca la encarnación de la segunda persona divina y su sacrificio por la humanidad. Hay una presencia real de Cristo pero es simbólica, determinada por el sentido que los fieles atribuyen a la ceremonia.12

  • 13 “Los mexicanos, en conjunto, son más bien indios, y no tanto la semilla de la civilización europea (...)

23Nacidas de la confrontación con las prácticas amerindias, estas posturas teológicas ejercen gran influencia en la manera en que los europeos encaran la colonización de América, es decir, la penetración del cristianismo en tierra pagana. Para los católicos, el cambio de escala no implica un cambio de procesos. El Espíritu Santo actúa como la levadura13 en la masa, y transforma totalmente a la humanidad convertida, integrada de inmediato al cuerpo universal de Cristo (del latín Ecclesia catholica, la humanidad universal). La frontera que limita al cuerpo se traslada al interior de cada hombre. Los capitanes portugueses, los hidalgos españoles, están encargados, por el sistema de la encomienda, de administrar almas y no tierras. La noción de limpieza de sangre, tan importante en el imperio español, no se sustenta en una definición teológica de la raza y el racismo, ni se encuentra justificada por una diferencia ontológica e irreducible entre los hombres. En el dominio portugués, la mezcla entre los grupos es particularmente rápida. La identidad nacional remonta el curso de los ríos que se convierten en crisoles de integración. Los territorios nacionales se apoyan fuertemente en la noción de cuenca fluvial.

  • 14 Acantonamiento, en inglés en el original. [Ν. de la T.]

24En el dominio protestante, por el contrario, la creencia en la existencia irreducible de dos humanidades, así como en la predestinación de esta escisión que no puede ser modificada por la acción del hombre sino por la gracia de Dios, desembocó en una definición territorial de la frontera que separa los pueblos “elegidos” de los “excluidos”. Ésta es una versión opuesta, triunfante y abarcadora de la postura judía, en la que los elegidos son confinados por la dominación terrestre de los “gentiles”. En el interior de las colonias protestantes está reservado un lugar “aparte” para los seres y las prácticas paganas irreducibles. Es el principio de cantonment?14 de la “segregación” o del “desarrollo separado” como el que se llevó a cabo en Estados Unidos, Canadá, Las Antillas y las Guyanas holandesa, inglesa y, en ciertas épocas, también la francesa. En Australia, Nueva Zelanda, Sudáfrica e India, encontramos los mismos principios aplicados, de distintas maneras. Los territorios reformados, a la imagen de la gran Guyana soñada por Walter Raleigh, buscan arraigarse en su insularidad y no en su continentalidad (Lézy, 2000a). Heredero de esa tradición, Reclus fue el último geógrafo que, en su Geografia universal, otorgó un lugar a la Gran Guyana insular de Raleigh, aquella que Vidal de la Blache expulsó de la suya y contribuyó a repartir entre las grandes potencias coloniales (Vidal de la Blache, 1898). El Amazonas es descrito, desde Raleigh hasta Reclus, como un mar de agua dulce y no como un río, como una frontera y no como un crisol.

El destino de los indios: integrarse al “gran cuerpo” social o morir

  • 15 En el prefacio de Voyage..., por ejemplo, afirma: “este continente ha sido formado, evidentemente, (...)

25"El continente de América del Sur ofrece una simplicidad de trazos y relieves que concuerda perfectamente con su destino: es uno solo, como la raza que lo habita en parte” (Reclus, 1991: 21). La creencia de Elisée Reclus en un “destino” de los seres y de los territorios se afirma constantemente.15 Dentro del cuerpo social de la humanidad, en camino hacia el progreso, el destino reserva una posición marginal, intermediaria, para el continente americano y sus habitantes. Cuando tiende hacia lo alto, la sociedad india puede ser integrada al destino de las civilizaciones superiores. En el caso contrario, su desaparición es dolorosa, pero ineluctable y necesaria.

El indio, entre el hombre y el animal

26Aunque Reclus jamás impugna abiertamente la naturaleza humana del indio, y aunque él mismo se levanta severamente contra aquellos que la ponen en duda, utiliza númerosas expresiones que revelan que, de todos modos, para él se trata de una humanidad de transición que no se separó del todo del medio natural. La gran nación Lakota, cuyo exterminio es contemporáneo a sus viajes sobre el Mississipi, le parece semejante a una jauría de lobos errantes: “los sioux seguían a su presa; unos y otros, forzados por los cazadores blancos, iban a ser descuartizados en una misma rebatinga” (Reclus, 1982: 382). Su desaparición se compara a la muerte de un animal: “como un animal herido, busca algún rincón oscuro para dormirse en paz” (Reclus, 1892: 52).

27Sin duda, a los ojos del geógrafo, los indios están demasiado sometidos al determinismo natural como para reivindicar una parte al destino humano, dueño y no esclavo de la naturaleza: “en el transcurso de los siglos, el ambiente telúrico y climático ha actuado principalmente en la apariencia física de los habitantes del continente americano” (Reclus, 1892: 52). Sobre todo, las sociedades indias no permiten, en la opinión de Reclus, el surgimiento del individuo, escala esencial en la definición de lo humano: “las influencias de los climas son las mismas para la gente y para la vegetación, pero es en las zonas templadas donde más se ve al individuo emerger de la tribu, al árbol aislarse del bosque” (Reclus, 1991: 41; véase Berdoulay, en esta obra). Mientras el contacto con la civilización europea no los ha tocado, los indios constituyen cuerpos vastos, comparables a cardúmenes u hormigueros, en los que la conciencia individual no puede desprenderse: “forman una cadena eléctrica, todos se estremecen a la vez bajo el mismo choque” (Reclus, 1991: 220).

28La rigidez de la construcción del texto de Reclus petrifica el sitio del indio en el descubrimiento del territorio. Ocupa la zona de contacto entre las condiciones físicas —relieve, clima, flora y fauna— y las condiciones humanas —población, economía, política—.

Una raza intermedia, entre negros y blancos

  • 16 Por ejemplo: “este pueblo [...] ha reunido en un manojo las cualidades distintivas de las tres raz (...)

29Una limitante “parcial” para la unidad de la población de América estriba en la distinción de las diversas “razas” que presentan desigualdades entre sí, e incluso una jerarquía.16 Cada capítulo de la Géographie universelle comienza con la descripción precisa de los caracteres “raciales” de las poblaciones —color de piel, talla, volumen craneal, fisonomía—. Los resultados son comparados entre sí y se encargan de explicar los comportamientos psicológicos individuales y económicos, y las labores materiales y políticas de cada “pueblo”. Los grupos mejor considerados son los que, para la mirada de Elisée Reclus, semejan más a los blancos. Los ejemplos son númerosos:

La nación más notable, entre todos los antisanes o chunchos es aquella de los yuracare o los “hombres blancos”, gente de gran talla y bella presencia [...]. Los yuracare son casi como blancos y esta claridad de tinte, su actitud orgullosa y la gracia de sus formas esbeltas podría confundirlos de lejos por europeos de raza. (Reclus, 1895, 18: 666)
Los waiwai [...] constituyen la nación más fuerte de la comarca. Su denominación, que significa “blancos”, es casi merecida: son caribes puros, gente magnífica, de bellas formas, de tratos nobles y sumamente industriosos. (Reclus, 1894, 19: 171)
Los japii son “los más hermosos indios” que haya visto Coudreau [...]. Con sorpresa observamos cabellos rubios, ojos azules en algunos japiis, y uno se preguntaría si verdaderamente pertenecen a una tribu del Nuevo Mundo. (Reclus, 1894, 19: 171)
Los collahuayas no se casan sino entre ellos y hablan una lengua materna particular. Más esbeltos que los quechuas y los aimaras, tienen los rasgos más blancos, más finos, los cabellos menos lacios, más abundantes, que anudan en una trenza muy gruesa. [...] La mayor parte, bellos, tienen un tinte más claro que los otros indios. (Reclus, 1893: 667)

30Al contrario, los indios más oscuros de piel son considerados retrasados:

Los vecinos coroados les llaman también curutons, es decir, los “sin vestido”, los “desnudos”. Considerablemente feos, casi negros, viven una existencia de lo más miserable, no teniendo siquiera tiendas o cabañas. (Reclus, 1894: 361)
La mayor parte de los indios raquíticos, feos y casi negros de las planicies de California pertenecen a un grupo de los Shoshones llamados “Diggers”, “escarbadores”. (Reclus, 1892, 16: 64)

31Cuando establece un contacto directo con las razas “impuras” (Reclus, 1991: 138, 140), Reclus sufre por la difícil comunicación con sus inteligencias consideradas inferiores: “si se quiere actuar sobre la inteligencia aún inculta de estos infantes de la naturaleza, es necesario servirse de un intérprete que pueda traducir nuestras ideas complejas en ideas infinitamente más simples y rudimentarias” (Reclus, 1991:214). Para Reclus, la superioridad moral y física del hombre blanco es incuestionable. Esta convicción constituye el fondo de su experiencia colombiana, la única que lo pone en contacto con las culturas amerindias, siendo aún demasiado joven. Convencido de que cada indígena ve en él a un “ser superior” (Reclus, 1991:214), su gran tristeza queda entonces en “dejar a esos pobres indios tan bárbaros como el día en que los había visto por primera vez” (Reclus, 1991:232).

32En el “gran cuerpo” del hombre, las funciones son repartidas de acuerdo con las razas. Para los blancos, las tareas intelectuales y espirituales; para los demás, las funciones más materiales: “ciertamente, los odiados gachupines, es decir, los españoles, han hecho prevalecer sus tendencias republicanas, su modo de civilización, su ascendencia moral, mientras que los indios portan todo eso en la estructura misma de la nación. Ellos lo vuelven carne y sangre” (Reclus, 1982: 402).

Un destino trágico, entre la asimilación y la desaparición

33Por todas partes, desde los textos de juventud hasta los ensayos más maduros, advertimos la confianza en un progreso material de la humanidad, indicador de la elección de las sociedades más desarrolladas. Dicho progreso se traduce en el desarrollo de las técnicas, la transformación del ambiente y la alineación de los paisajes americanos bajo las normas europeas:

Dentro de un futuro próximo, sin duda, estos puntos [los pueblos] aún demasiado escasos, aumentarán en número y en diámetro, como islas que emergen lentamente de las entrañas del mar; después se unirán por sus líneas de cultivo, y estos campos tetminarán por parecerse a los nuestros, donde las culturas dominan, donde los árboles no aparecen sino por ramilletes aislados. (Reclus, 1991: 184)

  • 17 Este destino se recalca constantemente. Por ejemplo: “salvo algunas tribus indias, que serán fácil (...)

34El destino de los indios es convertirse en europeos o desaparecer.17 La diversidad y complejidad del fenómeno indio se oponen al movimiento de simplificación y unificación que propone la civilización:

Fuera de los cientos de tribus confundidas, de los tapuyos y de los mamelucos que se unen con los blancos en una raza más poderosa, un considerable número de poblados aborígenes permanece, lejos del río principal pero sobre los bordes de los afluentes, todavía sin mezcla de sangre extranjera, y sin tener casi ningún lazo con los hijos del Viejo Mundo, blancos o negros. A duras penas los viajeros han podido visitar sus campamentos, obtener algunas palabras de sus doscientas cincuenta lenguas, estudiar sus mitos y sus costumbres. Todavía reina una gran oscuridad sobre los orígenes y las alianzas étnicas de estas tribus diversas. (Reclus, 1994: 164)

  • 18 White, Anglo-Saxon, and Protestant (WASP) se traduce como blanco, anglosajón y protestante. [N. de (...)

35Entonces, el progreso ocurre por la integración a las sociedades más desarrolladas, en primer lugar, los wasp18 de Estados Unidos: “si evaluamos a los hombres, en lugar de contarlos, sin duda los estadounidenses están en el primer puesto por su audacia, iniciativa y energía en el trabajo” (Reclus, 1982: 364). Esta superioridad moral y física justifica, en cierto modo, la suerte que los estadounidenses reservaron a los indios:

La historia de América provoca una especie de vértigo. Poblado por salvajes, cazadores o que no tenía sino una agricultura rudimentaria, este país no estaba siquiera contemplado como perteneciente del mundo civilizado; mas con el transcurso de unas generaciones, la región ha alcanzado el primer lugar por el crecimiento de su población e industria, por la energía y la intensidad de su progreso material; en cuanto a la conciencia de su fuerza, el pueblo estadounidense la posee en grado tal que su gobierno puede permitirse abusar algunas veces. (Reclus, 1892, 16: 105)

La justificación del exterminio de los indios “salvajes”

36Puede parecer sorprendente el grado de tolerancia que manifiesta un testigo de la situación de los indios durante los años que van de 1860 a 1890, al final de la guerra contra los Sioux, algunos años después de las grandes masacres de Blue Water (1855), Sand Creek (1864) o Wounded Knee (1890). Estas exacciones, raramente citadas, se presentan como un fenómeno excepcional, bien ubicado en el espacio y en el tiempo:

En los primeros tiempos de la colonización las masacres se hacían sin escrúpulos hipócritas. Muchas veces también, durante la segunda mitad de ese siglo, en California, se cazó la presa humana como a fieras; sin embargo, en otras partes de la Unión, después de la independencia se reglamentó tratar a los indios, si no con equidad, por lo menos con un respeto minucioso de las fórmulas de la justicia. (Reclus, 1892, 16: 682)

  • 19 El 29 de noviembre de 1864, Chivington hizo masacrar y desmembrar a más de quinientos cheyenes, pr (...)

37Sin embargo, cada una de las masacres cometidas contra los navajos, modoc, lakota o nez percé provocó la indignación de la opinión pública urbana de los estados del Noreste, al punto de destrozar carreras políticas, como la de John Milton Chivington (1821-1892),19 y sería sorprendente que Elisée Reclus no se hubiera enterado. Reclus presenta la masacre de Wounded Knee, una de las más atroces y conocidas, imposible de ignorar, como una equivocación sancionada de inmediato por el Estado mayor: “en Lakota del Sur, en Wounded Knee, la represión fue terrible. Los oficiales culpables fueron capturados y cesados de la armada” (Reclus, 1892, 16: 687).

  • 20 Fourragère y Battle Streamer corresponden a dos condecoraciones militares distintas: la primera co (...)

38He ahí un error que merece ser señalado —no es que los errores abunden en la Geografia universal— y enmendado. No sólo los oficiales responsables —Samuel Whit-side, de la séptima caballería, y el coronel James W. Forsyth, antiguo comandante del regimiento de Custer— nunca fueron condenados ni abandonaron sus funciones, sino que la “batalla de Wounded Knee” sigue siendo considerada como la última intriga contra los sioux. Ésta justificó la más grande entrega de medallas de honor del Congreso (Congressional Medal of Honor) jamás concedidas por una batalla: veinte, incluyendo las de Normandia e Iwo Jima. La fourragère (Battle Streamer)20 de la “batalla de Pine Ridge 1890-1891" está siempre sujeta a la bandera estadounidense del Pentágono, en gran detrimento de las diferentes asociaciones amerindias.

  • 21 Sitting Bull era un hombre de medicina, mas que de armas, y no participo en la batalla de Little B (...)

39A los ojos de Reclus, esa masacre aparece como un error justificado por el salvajismo de los indios; al que le sigue la derrota de Little Big Horn (25 de junio de 1876), que él describe como la victoria de los demonios sobre los cristianos: “todavía recientemente, un jefe sioux, famoso entre los famosos, Sitting Bull o 'Toro sentado', abrió el pecho de los oficiales federados caídos heroicamente en la batalla y se comió su corazón, con el fin de nutrir su valentía con la de sus enemigos” (Reclus, 1892,16: 54). Además, se trata de una grosera falsedad histórica y, en ese contexto, particularmente odiosa.21

40Para Reclus, el exterminio de ciertos grupos no parece una opción escandalosa. Una vez más, sustentándose en la Biblia, lo justifica y lo compara con los “ejemplos del pueblo judío destructor de los jebuseos y amalecitas”. El principio le puede parecer tanto menos molesto cuanto que la población amerindia se presenta como débil. No es posible establecer una cuenta precisa de las poblaciones indígenas a partir del trabajo de Reclus, quien sólo proporciona cifras correspondientes a cincuenta y siete de los quinientos cincuenta en total. En Estados Unidos, la presencia del pueblo indio permite una estimación de doscientas cincuenta mil personas, la cual casi se duplica si se incluye a los indios asimilados. Partiendo de la hipótesis de que había setecientas mil personas al momento del contacto, Reclus considera que la pérdida ha sido relativamente mínima. Hoy en día, los cálculos proponen cifras que giran más bien entre los siete millones y diez millones de habitantes (Thronton, 1987).

La posible integración de los “indios civilizados”

41El exterminio de los indios caníbales es parte de los deberes del hombre blanco, en tanto que cristiano y civilizado. Sin embargo, ciertos grupos, más evolucionados, merecen desaparecer de una manera más noble, diluyéndose en el proyecto industrial y urbano europeo:

Pero lo que mejor protegió al resto de los indígenas contra la muerte, es que, por influencia del medio de la civilización en la que están sumergidos, se han europeizado realmente, cuando el vínculo de la tribu está oficialmente vencido, nada impide que se conviertan en ciudadanos, electores o incluso elegidos como los blancos con los que residen. (Reclus, 1982: 383)

42En el seno de las sociedades amerindias, le parece que las civilizaciones urbanas participan de ese progreso:

Es complicado clasificar a los pueblos con precisión en bárbaros y civilizados considerando su grado de cultura; sin embargo, aunque de valor meramente convencional, el término “civilizados” es aplicado con justicia a los aztecas o mexicas lo mismo que a los yucatecos o mayas; y en América del Sur, a los chibchas, quechuas y aimaras; y podría aplicarse también a diferentes confederaciones indígenas de la América del Norte. (Reclus, 1891: 88)

43Las “confederaciones”, cuya superioridad sobre las “razas” errantes de Estados Unidos es afirmada por Reclus, son los iroqueses, los cheroqui, los Mound Builders de Ohio, los creek (muscogee) y los seminola. Todos compartían un pasado prestigioso caracterizado por la construcción de ciudades y la unidad política. Sin embargo, su historia se considera rebasada, tanto en el plano histórico como en el moral, por la de Europa:

Los arqueólogos, orgullosos de haber estado entre los primeros en señalar los notables monúmentos de Chiapas y Yucatán, han alabado su majestad e incluso han creído poder compararlos con los templos egipcios y griegos. Esta admiración no se justifica, ya que los monúmentos mayas no tienen la elegancia de proporciones, la sobriedad de ornamentos, la nobleza y la perfección de las esculturas [de Egipto y de Grecia]. (Reclus, 1891:257)

  • 22 “Parece que, por algún sentimiento de impotencia para reproducir la belleza, los artistas mayas se (...)

44En otra parte de sus escritos, estima que los artistas mayas son “incapaces de reproducir la belleza”.22 Son sociedades sin porvenir, vueltas hacia el pasado:

Todas las guerras de emancipación india se hacen buscando una restauración del pasado. Raimondi cuenta la historia de un indio del Río de Santa Martha que, pretendiendo vengarse de su cura, se quitó los hábitos de cristiano y vistió los de inca antes de matar a su enemigo. (Reclus, 1893, 18)

45Pertenecientes a los extremos de la historia, al Génesis y al Apocalipsis, los indios escapan del instante presente, único lugar de la realidad, tanto para Reclus como para su autor estadounidense favorito, Walt Whitman.

46En el plano moral e intelectual, a los ojos de Reclus, las culturas amerindias están desacreditadas por su oscurantismo religioso. El contacto con la cultura kogi, en la Sierra Nevada de Santa Martha, no dio lugar a una revolución cultural. Él trata a los mamma (chamanes) con soberana desconfianza: “comprendiendo sin duda que yo era un mamma más sabio que él, fruncía su labio superior con una afectación de desdén. Yo continuaba sin parecer darme cuenta de la sorda oposición del mago y les di una lección en regla a mis nuevos amigos” (Reclus, 1991: 214).

47No se trata de una postura de juventud; la Geografía universal, y posteriormente El hombre y la Tierra, presentan siempre a las culturas amerindias como un fárrago de supersticiones. Podríamos citar una gran cantidad de ejemplos: “la veneración es uno de los rasgos distintivos de los pieles rojas”. Reclus habla de un “viejo fondo animista y mágico que se le conoce como 'espiritismo' “ (Reclus, 1982: 401) y del “paganismo primitivo en forma de razonamiento a medias” (Reclus, 1982: 423). “La religión de los mojos era naturista. Ellos se creían los hijos del lago, del bosque o de la ribera..." (Reclus, 1893: 661).

48El europeo ofrece a esas sociedades anacrónicas la esperanza de un porvenir bajo la forma de una civilización democrática e industrial. Sólo la Europa moderna puede romper las unidades intet mediarias del clan, la familia y la raza para dejar al individuo abrirse a la única entidad válida: la nación. “Su salida inevitable es fundirse en el conjunto de la nación” (Reclus, 1982: 383).

49Tales posturas son difíciles de entender viniendo de la pluma de un geógrafo anarquista; sin embargo, se explican en parte por el hecho de que el indio es presentado más a menudo como ficción que como realidad; y sobre todo, porque la relación geográfica que éste mantiene con el mundo es totalmente perpendicular a la que Elisée Reclus sueña, junto con su hermano Armand, ver nacer en América.

El indio: un obstáculo histórico en la ruta del progreso americano

50Si Elisée Reclus se reconoce el derecho de barrer a las sociedades amerindias hacia las brumas del origen o las tinieblas del fin del mundo, es porque para él son, sobre todo, una ficción, un sueño, una ilusión meridiana que impide el paso a la penetración perpendicular de la mundialización moderna.

El indio: un símbolo, una abstracción

51El indio es una ilusión estéril, un fantasma peligroso para la construcción de la realidad y el advenimiento del desarrollo. Los contactos directos que Reclus tiene con los indios son raros y quedan marcados por la cruel desilusión de sus esperanzas adolescentes en Santa Martha, donde había soñado con guiarlos hacia la modernidad y el desarrollo. En otra parte de sus escritos, permanecen cautivos de las ficciones de su infancia:

"El último de los mohicanos”, el guerrero algonquino del que Fenimore Cooper nos contó sus aventuras imaginarias, sigue siendo para nosotros el indio por excelencia; y tal es la fidelidad de su descripción, que el personaje resume en su vida, en efecto, los rasgos ideales de las tribus nómadas de América del Norte. La obra del novelista será “la iliada de la raza roja”. (Reclus, 1892: 44)

52El indio de Reclus obedece a los tópicos que caracterizan al “piel roja” de Cooper: “escruta el espacio, observa en el suelo el trazo de pasos, estudia la hoja arrugada, la rama retorcida, aguza el oído a los ruidos lejanos: sabe por dónde vendrá el viento, dónde se formarán las nubes” (Reclus, 1892: 44). Esta ficción, inofensiva mientras ocupa los sueños infantiles, se vuelve peligrosa cuando se convierte en el obstáculo de los proyectos de desarrollo económico y moral del mundo adulto. No obstante, la precisión de las descripciones de Reclus contribuye a la salvaguarda de las culturas indígenas. Se puede ver ahí aún un rasgo distintivo de la geografía protestante.

Una geografía contraria al desarrollo de América

  • 23 Proporciono mas de noventa y cuatro etimologias para los nombres de lugares latinoamericanos, y so (...)

53Como lo reconoció Vidal de la Blache a propósito de Guyana (Vidal de la Blache, 1898), los geógrafos protestantes tuvieron un papel esencial en el reconocimiento y la conservación de los topónimos amerindios y, en consecuencia, en el conocimiento de la geografía indígena de América. Según este autor, es la firma más evidente de la geografía protestante, a diferencia de la católica, pronta a bautizar los lugares echando mano de nombres cristianos. Por el contrario, los protestantes, respetuosos de la sola gracia divina y de la predestinación, no ven en este gesto una necesidad moral. Fiel a esta tradición, Elisée Reclus se dedica a recoger los topónimos indígenas.23 Incluso logra la hazaña de transformar el topónimo más característico de la colonización católica en un topónimo amerindio.

Es un [lugar] del cual ningún geógrafo, ni siquiera Paul Levy, había hecho mención y que, señalado por primera vez por el naturalista Belt, inmediatamente llamó la atención de los geógrafos: no lejos de Libertad (Nicaragua), está el pequeño macizo montañoso de Amerrique, notable por sus paredes perpendiculares, sus obeliscos, sus grandes rocas aisladas. Cerca de cuatro siglos antes de Belt, Américo Vespucio, al igual que sus compañeros y otros navegantes, habrían escuchado a los indígenas hablar de este macizo como un país de tesoros y, toda la comarca habría sido designada bajo el mismo nombre por los marinos. Américo habría tenido entonces la idea de utilizar para su propia gloria la semejanza de ese nombre con el suyo. (Reclus, 1891: 487)

  • 24 Heredada del derecho romano, la expresión significa “como has poseído, continuarás poseyendo”.

54Contraviniendo al principio del uti possidetis24 aplicado en Brasil, Reclus no vincula la soberanía con la anterioridad de la ocupación. El hecho de haber nombrado el suelo no confiere a los indios ningún derecho inmutable sobre el territorio. Incluso algunas veces la lengua es considerada como reveladora del frágil dominio de los primeros ocupantes sobre los territorios. Cuando habla de los laianos de Mato Grosso, declara: “su lengua es de una dulzura extrema, pero sin ninguna energía y, casi siempre, cada una de sus frases termina con un sonido prolongado que semeja un gemido. Éste no es en absoluto el hablar de un hombre libre (Reclus, 1894: 433).

Una geografía amerindia fundada en la alineación meridiana de las “grandes esferas”

55La geografía amerindia es radicalmente opuesta a aquella a la que Elisée Reclus con-tribuye a constituir en los espíritus y sobre la tierra. Se trata de una geografía indígena y no universal, ligada al espíritu de los lugares más que a su materialidad. La relación del hombre con la tierra se lee de manera vertical, como un arraigamiento al suelo que tiende hacia las estrellas, y no de manera horizontal, como el establecimiento de conexiones económicas, políticas y culturales con las otras sociedades terrestres. Las montañas son más apreciadas que las planicies litorales; los lagos de niveles cambiantes más que los grandes ríos. Reclus señala esta aparente contradicción sin conseguir resolverla. ¿Por qué los lugares que la geografía universal considera como repulsivos son los sitios privilegiados de las grandes sociedades precolombinas? Aunque las sociedades indias son descritas como las más sensibles a las influencias del medio natural, parece que en América se ignoran los factores de las localizaciones tradicionales; o bien, que están vueltos al revés, pues las sociedades más urbanizadas se instalan en los sitios más difíciles. Los Andes están poblados “a una altura casi inhabitable, a cuatro kilómetros sobre el nivel del mar. De los niños que nacen en estas tierras frías, los unos mueren prematuramente y los otros quedan ciegos o sordos” (Reclus, 1893: 637).

56En varias ocasiones Reclus se refiere a la “religión de las montañas”, sin lograr explicar ni justificar la notable alineación de las sociedades urbanas americanas, la cual parece la traducción espacial de su continuidad cultural: “¿no existe una transición gradual entre el estilo arquitectónico de los túmulos de Ohio, pirámides con ladrillos secos que se han encontrado en Nuevo México y Arizona, y el perfeccionamiento logrado en los templos de los aztecas en el Anáhuac y los mayas en Yucatán?" (Reclus, 1892: 36).

57Intentando explicar la perpendicularidad de los Catskill respecto a la orientación general de los Apalaches, Reclus evoca un fenómeno curioso, el geomagnetismo:

El meridiano de declinación magnética, llamado también la línea “agónica” o sin declinación, pasa de manera oblicua a través de los Alleghanies: desde la época en que comenzaron a realizarse estudios precisos sobre los movimientos del magnetismo terrestre, siempre se ha reconocido en esta cadena de montañas la coincidencia exacta entre el norte de la brújula y el norte del mundo. (Reclus, 1892: 153)

58El geomagnetismo forma parte de las grandes preguntas que se plantearon a la geografía en el siglo xix. Éste anima una geografía mestiza que Melville desarrolla en Moby Dick (Lézy, 2000b) y representa para algunos una importante pista de investigación para el futuro (Lézy, 2007). En 1848, el geógrafo católico Benoist de Martou-gues, en su Diccionario de geografia y eclesiástico, profetizaba: “el magnetismo terrestre abarca por sí solo cientos de fenómenos que requerirán siglos de observación para ser aclarados, para ser medidos con toda la precisión necesaria para descubrir finalmente las leyes que los rigen” (De Martougues, 1848).

59Sin comprometerse claramente en una vía que finalmente el siglo xx rechazará explorar, Reclus, en sus cartas, más que en sus textos, revela que intuye la existencia de una relación entre los ejes de circulación de la energía y la materia sobre el meridiano americano y las antiguas construcciones de los Mound Builders de Ohio.

60En los textos y cartas de Reclus se dibujan, casi de manera indirecta, los ejes principales de una geografía amerindia, los cuales serían, por un lado, el alineamiento de las grandes cadenas montañosas en el eje meridiano y el geomagnetismo (Rousseau, 2005), y por el otro, la afirmación de la superioridad de un eje vertical, que vincula un determinado lugar con el centro de la tierra y el centro del universo, desde una perspectiva “indígena”, con los ejes horizontales que lo unen a los otros puntos de una geografía “universal”. Una de las razones por las que Reclus tomó distancia de la geografía amerindia es justamente su perpendicularidad respecto a su propio proyecto geográfico.

El proyecto reclusiano

61Reclus está comprometido, en su terreno, física y políticamente. Su Geografìa universal y su ensayo El hombre y la Tierra, más que como un simple estado de los lugares, se presentan como proyectos de desarrollo local y global. El proyecto reclusiano rebasa a la persona de Elisée y se construye en colaboración con el ingeniero de la familia, Armand. Es articulado en torno al Canal de Panamá, pivote de un giro completo de las perspectivas geográficas americanas. Pretende, en efecto, sustituir la diversidad de razas por la unidad del mestizaje, la sacralidad del lugar por su apertura en el mundo y la barrera meridiana del continente americano por la fluidez de la circulación paralela de Europa a Asia. La Geografía universal define los principios y las formas del espacio mundializado que el siglo xx dará a luz.

El objetivo: el officina gentium, el desarrollo material y racial de la humanidad

62Elisée Reclus considera la diversidad étnica de los pueblos amerindios como un obstáculo para la construcción de una humanidad unida, cuyo advenimiento se alcanza, según él, por el mestizaje y la homogeneización de las costumbres. Brasil, más que Estados Unidos de América, le parece un excelente modelo a seguir:

El papel étnico de América del Sur, al igual que el de Anáhuac —pero en proporciones más vastas—, es mezclar elementos de orígenes distintos y unirlos en una sola raza. En este aspecto, la República brasileña es la más bella fábrica del planeta: el nombre de officina gentium, que en otro tiempo fue dado al Asia mongola y turca, podría aplicarse, con toda justicia, a Brasil. (Reclus, 1982: 416)

63En su opinión, el grado de mestizaje es un indicador esencial del desarrollo de una región: “en las regiones andinas es donde la obra de fusión entre los diferentes elementos étnicos del Viejo y del Nuevo Mundo ha progresado mejor” (Reclus, 1982: 416). El origen de este éxito es la temprana integración política y económica de las regiones andinas por el imperio inca. El mestizaje en sí mismo, por lo tanto, no es valorizado por Reclus, quien lo ve como “la degeneración de las razas, mezcladas al azar en una verdadera promiscuidad” (Reclus, 1991: 224); el éxito de la empresa depende, fundamentalmente, de la parte de raza blanca introducida en la mezcla. Entonces, el medio para lograr la unidad es la apertura de las regiones al comercio internacional y la revolución del transporte de acuerdo con el modelo vigente en Europa.

El medio: un proyecto saintsimoniano para la apertura de América al mundo

  • 25 Claude-Henri de Rouvroy, conde de Saint-Simon (1760-1825).

64La mezcla de opciones anarquistas y ética protestante otorga un tono netamente saintsimoniano25 a la Geografìa universal. La geografía de Elisée Reclus es a la vez positiva y voluntaria; valora más las empresas que transforman los paisajes que los esfuerzos para conservar el medio ambiente. La iconografía, como el texto, hace hincapié en los grandes trabajos. Puentes, redes de ferrocarriles, puertos, destacan la superioridad de la tecnología europea sobre los desvalidos de la naturaleza americana, así como el vínculo necesario entre la descripción geográfica y el ordenamiento del territorio.

65El proyecto reclusiano para América estriba en la integración continental y la apertura al comercio internacional, y se estructura en torno a la intersección de dos ejes fundamentales. El primero se sitúa en la continuidad de los grandes proyectos continentales incas y apunta a la integración política y económica desde el mar de hielo hasta la tierra de fuego. Únicamente Estados Unidos, por su superioridad tecnológica, militar y moral, puede, a sus ojos, asumir el leadership. Desde esta perspectiva, Reclus se vuelve un eficaz proselitista de la doctrina Monroe (1823): “los Estados Unidos ganan en preponderancia y toman el primer sitio en las obras comunes, especialmente en la construcción de esa red de ferrocarriles 'panamericana' que unirá el estrecho de Bering con el de Magallanes” (Reclus, 1982: 365).

66El segundo elemento del proyecto reclusiano se apoya, de manera complementaria, en la apertura del continente a la circulación marítima internacional, de Europa a Asia. El objetivo es evitar el obstáculo que el continente meridiano impone a las vías marítimas, así como a las líneas telegráficas. La pieza central de la empresa es la perforación del Canal de Panamá, para la cual Elisée proporciona las justificaciones geográficas y Armand los medios técnicos. Reclus compara este proyecto prometeico con el que hizo Colón en el mismo sitio: “por su istmo de Panamá, servirá de punto de llegada y reencuentro a los pueblos de Europa y aquellos del extremo Oriente: es ahí, como lo presentía Cristóbal Colón, donde se soldarán los dos extremos del anillo que rodea el globo” (Reclus, 1991:22).

67El proyecto de Colón era fundamentalmente de orden escatológico. Se trataba, según él, de reunir los extremos del mundo para redimir el centro, de financiar la última cruzada y la recuperación de la tumba de Cristo con las riquezas de Catay y Zi-pango. El objetivo último del genovés era el fin del mundo y el retorno de Cristo.

68Aunque más laico en su expresión, el proyecto revolucionario de Reclus se presenta también como el nacimiento de un Nuevo Mundo que viene a ocupar el lugar del viejo, el cual debe morir:

Es evidente que este alargado istmo, que se despliega tan graciosamente entre las dos Américas en una longitud de 2 200 km y separa con su estrecha franja de verdor las inmensas capas azules de los dos grandes océanos del mundo, no debe permanecer en una soledad tan espantosa cuando aquí y allá germinan los embriones de ciudad. Un día, los pueblos de la Tierra se darán cita, las Constantinoplas y las Alejandrías se construirán en la embocadura de los ríos, sus pantanos se transformarán en campos fértiles y el volcán pagano de Momotombo, que según la tradición, tenía el deber de engullir misioneros cristianos, admitirá sin duda en sus vastas laderas a los leñadores y agricultores apacibles. (Reclus, 1991)

69Al igual que Colón, quien toda su vida negó haber descubierto un “Nuevo Mundo”, sino simplemente una nueva ruta hacia el Edén, hacia el más antiguo de todos los mundos, Reclus acepta el sacrificio geográfico, la perforación de América por el Canal de Panamá, en aras del nacimiento de un mundo unificado al fin por la circulación marítima.

70Estamos conscientes de que no hemos ilustrado el perfil más favorecedor de Reclus al focalizar nuestra lectura en su descripción de los indios. Sin embargo, no es nuestra intención romper el consenso que reconoce en él a uno de los más grandes geógrafos franceses. Al contrario, lo que buscamos es cuestionar la responsabilidad del conjunto de la disciplina en el vasto genocidio que acompañó la disposición del capitalismo industrial en América y en otros sitios. Este silencio tenía sus raíces en la fe en una superioridad ontológica de la raza blanca y de la civilización europea, y en el derecho de las civilizaciones superiores a imponerse a los pueblos primitivos. En nombre de esta fe fueron cometidos crímenes atroces, y toda una parte del conocimiento y la belleza humana fueron destruidas.

71Únicamente la renuncia sincera a estos prejuicios y el estudio de los principios científicos y técnicos de la geografía amerindia y de su universalidad darán a nuestra geografía una oportunidad de convertirse realmente en “universal”, es decir, en el sentido propiamente “católico”, y salir de la oposición constitutiva de la visión protestante entre “un eje del Bien y un eje del Mal”.

72Esta evolución nos parece urgente ahora que muchos de los sueños reclusianos se han revelado vanos. La urbanización no va necesariamente a la par con la civilización, y el exterminio de las tribus no permitió la instauración de una sociedad solidaria. La industrialización y el progreso material no han desembocado en una “valoración” de los espacios salvajes, sino en su destrucción.

73Desafortunadamente, hoy en día otros proyectos reclusianos se realizan y se convierten en pesadillas, como el de la dominación estadounidense sobre el resto del mundo. Una vez más, los principios religiosos que excluyen a una parte de la humanidad del “cuerpo social” se traducen en una guerra sin piedad contra aquellos que son descritos como los poseedores del antiguo orden y los aliados objetivos del Diablo.

74Sin embargo, nuestro periodo, y éste es quizá el único motivo de consuelo que nos ofrece la actualidad, también es el tiempo del resurgimiento demográfico, cultural y político de los pueblos por los que Reclus creyó poder doblar las campanas. Se revelan otras formas de conocer el mundo que destacan la dimensión universal de las culturas y que durante mucho tiempo se presentaron estrictamente como “indígenas”, incapaces de tener proyección a una escala local o regional. El hecho de que este resurgimiento haya escapado al ojo del mejor geógrafo de su siglo, y sin duda del nuestro, indica que quizá sea momento de que entremos a la escuela de aquellos que tanto tiempo soñamos educar.

Bibliographie

Bibliografía

De Martougues, Benoist
1848 Dictionnaire de géographie et ecclésiastique, París, Migne.

Les Evêques de France
1991 Catéchisme pour adultes, Paris, Le Cerf le Centurion

Lestringant, Franck
1990 Le Huguenot et le sauvage, Paris, Aux amateurs de livres.

Lézy, Emmanuel
2000a Guyanes, Guyane, une géographie sauvage de l'Orénoque à l'Amazone, Paris, Belin.
2000b La Saison et la ligne ou, Moby-Dick, une leçon de géographie métisse, CYC-NOS, vol. 17, núm. 2, Nice, Universidad de Nice Sophia-Antipolis.
2007 “Le Nord vu du Sud ou qui pôle plus pôle moins, le rôle du géomagnétisme dans la perception et la construction de l'identité et des territoires amérindiens”, Autrepart, Armand Colin-IRD, pp. 113-134.

Reclus, Elisée
1891 Nouvelle géographie universelle: La terre et les hommes, t. 17, París, Hachette.

Reclus, Elisée
1892 Nouvelle géographie universelle: La terre et les hommes, t. 16, Paris, Hachette.
1893 Nouvelle géographie universelle: La terre et les hommes, t. 18, Paris, Hachette.
1894 Nouvelle géographie universelle: La terre et les hommes, t. 19, Paris, Hachette.
1982 [1905-1908] L'homme et la Terre, 6 vols., Paris, Maspero.
1991 Voyage à la Sierra Nevada de Sainte Marthe, Mayenne, Zulma.

Rousseau, André
2005 “New Global Theory of the Earth's Dynamics: A Single Cause Can Explain All the Geophysical and Geological Phenomena”, <http://hal.archives-ouvertes.fr/ccsd-00004334/en>.

Thornton, Russel
1987 American Indian Holocaust and Survival: A Population History Since 1492, Oklahoma, University of Oklahoma Press.

Vidal de la Blachę, Paul
1898-1901 “Le contesté franco-brésilien en Guyane”, Annales de Géographie, ts.VII y x, París.

Weber, Max
1964 L'éthique protestante et l'esprit du capitalisme, Paris, Plon

Notes

1 Todo este artículo debe leerse acompañado del mapa 4. [N. del E.]

2 Ley de proteccion de las tierras de colonizacion. [Ν. de la T.]

3 “Los únicos indios buenos que he visto estaban muertos”. [N. de la T.]

4 Truco, ardid, montaje o engano. [N. de la T.]

5 Elisée Reclus lo cita así: “no hay indio bueno, sino el muerto” (Reclus, 1892: 46). “El único indio bueno es el indio muerto”. [N. de la T.]

6 “Hombres y mujeres se semejan por la noble dignidad de sus pasos, y, casi desnudos, tienen el aspecto de estatuas en movimiento” (Reclus, 1893 : 552).

7 Un ejemplo de este utilitarismo de las costumbres indígenas sería lo siguiente: “ 'la civilización se mide por el respeto que el hombre tiene por la mujer', se ha dicho desde hace mucho tiempo. En este sentido, los Guajiros son una de las naciones más avanzadas, pues ellos tienen las más grandes consideraciones hacia sus esposas, las consultan en todas las cosas y jamás dan un paso sin su consentimiento” (Reclus, 1893).

8 Visus, tactos, gustus in te fallitur, Sed solo tuto creditur” (Tomás de Aquino, Himno Adoro te).

9 “Por la acción del Espíritu Santo prometida a la Iglesia, por las palabras de Cristo que pronuncia el sacerdote, obrando 'en la persona de Cristo', el pan y el vino se convierten verdaderamente en el cuerpo y la sangre de Cristo. Siempre conservando su apariencia ordinaria, ya no son más pan y vino, sino el Señor glorificado, de manera invisible pero realmente presente. Esta transformación se completa por el poder de Dios, y la Iglesia lo llama transubstanciación” (Les Evêques de France, 1991: 253)

10 “Únicamente los miembros de la nación pueden ser ciudadanos del Estado. Únicamente aquellos que son de sangre alemana, sin importar sus creencias, pueden ser miembros de la nación. En consecuencia, ningún judío puede ser miembro de la nación.”

11 Partido Nacionalista Alemán de Trabajadores, en alemán Nationalsozialistische Deutsche Arbeiterpartei (nsdap). [N. de la T.]

12 La Iglesia católica protesta, aún hoy día, contra esas dos interpretaciones, recalcando: “la eucaristía no es una evocación de su venida bajo la forma de pan que permanecerá como pan” (Les Evêques de France, 1991:253).

13 “Los mexicanos, en conjunto, son más bien indios, y no tanto la semilla de la civilización europea, llevada por los españoles, modificada poco a poco” (Reclus, 1982: 401).

14 Acantonamiento, en inglés en el original. [Ν. de la T.]

15 En el prefacio de Voyage..., por ejemplo, afirma: “este continente ha sido formado, evidentemente, para servir de cuna para una sola y misma nación” (Reclus, 1991: 22).

16 Por ejemplo: “este pueblo [...] ha reunido en un manojo las cualidades distintivas de las tres razas: a la vez descendientes de los blancos de Europa, de los negros de África y de los indios de América” (Reclus, 1991:20).

17 Este destino se recalca constantemente. Por ejemplo: “salvo algunas tribus indias, que serán fácilmente absorbidas, como ya lo han sido millones de aborígenes, todas las sociedades hispanoamericanas pertenecen a la misma nacionalidad” (Reclus, 1991: 21).

18 White, Anglo-Saxon, and Protestant (WASP) se traduce como blanco, anglosajón y protestante. [N. de la T.]

19 El 29 de noviembre de 1864, Chivington hizo masacrar y desmembrar a más de quinientos cheyenes, principalmente mujeres y niños. Jamás fue condenado por la armada, pero tuvo que renunciar a la candidatura del estado de Ohio, donde era abucheado en cada mitin que asistía. También podríamos citar el caso de William Selby Harney (22 de agosto de 1800-9 de mayo de 1889) conocido por el mote de “squaw killer Harney” (Harney mata indias).

20 Fourragère y Battle Streamer corresponden a dos condecoraciones militares distintas: la primera consiste en una cuerda que va suspendida del hombro del militar, la otorga el gobierno francés por méritos de guerra; la segunda es una cinta de color que señala la participación en una determinada guerra, la otorga el gobierno de Estados Unidos. [N. de la T.]

21 Sitting Bull era un hombre de medicina, mas que de armas, y no participo en la batalla de Little Big Horn. En 1873 fue condecorado en Washington y bautizado como “El Bueno” por haber protegido a los soldados en la batalla conocida como “de la bandera” (flagpole trouble, septiembre de 1873). Ningun texto de la epoca o posterior contiene una descripcion de la antropofagia ritual en los lakotas.

22 “Parece que, por algún sentimiento de impotencia para reproducir la belleza, los artistas mayas se hubieran limitado estrictamente a representar tipos convencionales y no se tomaran la libertad sino de dar forma a caricaturas gesticulantes” (Reclus, 1891: 260).

23 Proporciono mas de noventa y cuatro etimologias para los nombres de lugares latinoamericanos, y solo veinte para Estados Unidos. Para este ultimo territorio, resalta el respeto de los toponimos aborigenes al Este del pais, en contraste con la erradicacion de todos los toponimos del Oeste, seguida de la rapida y brutal conquista de la segunda mitad del siglo xix.

24 Heredada del derecho romano, la expresión significa “como has poseído, continuarás poseyendo”.

25 Claude-Henri de Rouvroy, conde de Saint-Simon (1760-1825).

Notes de fin

* Universidad de París 10, París.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2011

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540