Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

La geografía contemporánea y Elisée Reclus

 | 
Guénola Capron
, 
Carmen Icazuriaga Montes
, 
Silvana Levi
, 
et al.

Parte 3. Estado, poder y territorios

Geopolítica crítica francesa: contribuciones a la geografía del poder y a la geografía electoral

Jaime Preciado Coronado

Texte intégral

  • 1 Departamento de Estudios Ibéricos y Latinoamericanos, Universidad de Guadalajara, México. El autor (...)

1Note portant sur l’auteur1

2La herencia de la geopolítica francesa reclama su vigencia en este momento, cuando se necesitan pronunciamientos críticos frente a los descarnados despliegues de poder “neoimperiales” y “neocoloniales” que prefiguran el estado del mundo. Justo cuando la academia y la política demandan una mayor interdependencia, el recurso de una revigorización de la geopolítica, como instrumento de análisis crítico, se enfrenta a una nueva oleada de pragmatismo discursivo que busca conformar un conocimiento estratégico orientado a la justificación de intereses dominantes, lejos de contribuir al fortalecimiento disciplinario o al desarrollo científico.

3La literatura francófona dedicada al análisis geopolítico crítico cuenta con varios nodos intelectuales desde los que se ha desarrollado. Su origen es indisociable de los debates políticos e intelectuales del siglo xix: el sentido de lo universal, como matriz explicativa del mundo; el trastocamiento de la relación entre espacio y tiempo; el papel protagónico de los Estados-nación como sujetos de la historia; en fin, el reclamo de la modernidad occidental como paradigma de acción, con un carácter a la vez Estado-céntrico y eurocéntrico.

  • 2 Sobre los determinismos, veáse en esta obra el trabajo de Jérôme Monnet.

4Los aportes de Elisée Reclus a esos debates son una herencia indiscutible para la geopolítica crítica contemporánea. Frente a las representaciones del mundo como una totalidad articulada por las pretensiones estatales de poder, tan apreciadas por los oráculos de la expansión colonial, su Géographie universelle (Reclus, 1875-1894), ofrece la riqueza de la diversidad sociocultural de naciones y continentes, pero centrando su análisis en la pluralidad de relaciones entre el hombre, desde la perspectiva humanista en boga, y la Tierra, en cuyo abordaje participa de los debates geográficos de la época entre de-terminismo y posibilismo2 Sus reflexiones sobre esta relación compleja ponen enfasis en otra perspectiva que no reduce la política a un asunto de Estado, sino que incluye los dilemas enfrentados por actores no estatales, en su dimensión individual y social, frente al espacio geográfico constituido por ellos y simultáneamente constituyente de sus relaciones. Su obra postuma, L’homme et la Terre (Reclus, 1905-1908), sintetiza estas preocupaciones universales que lo acompañaron toda su vida y que marcarían su impronta en los debates geográficos y geopolíticos contemporáneos.

5El pensamiento de Reclus está vigente en la discusión geográfica contemporánea. Por ejemplo, se destaca la revista Hérodote, publicación especializada en geopolítica, única en su género, dirigida por Yves Lacoste. Esta revista es indisociable de la transformación seguida por la escuela geopolítica francesa, particularmente la del Centre de Recherche et d’Analyses Géopolitiques del l’Institut Français de Géopolitique, actualmente bajo la dirección de Béatrice Giblin, de la Universidad de París-viii. Giblin participó, en 1976, en la creación de Hérodote, entre otros geógrafos que han recuperado y enriquecido el aporte intelectual de Elisée Reclus.

6Desde una perspectiva pragmática, caracterizada como neorrealista en las relaciones internacionales, está el Centro de Geoestrategia de la Escuela Normal Superior, institución que ofrece formación especializada en el campo, y el área de Asuntos Internacionales de la Fondation Nationale de Sciences Politiques, que cuenta con estudios de carácter geopolítico. Desde una perspectiva institucionalista, François Thual, antiguo funcionario del Ministerio de Defensa, donde enseñó geopolítica de las religiones, es director adjunto del Institut des Relations Internationales Stratégiques. Su perspectiva ubica a la geopolítica en el cuadro de las ciencias humanas, desde donde orienta sus críticas fundamentalmente hacia las megatendencias en las que participa el fenómeno religioso y su relación con los Estados-nación.

7No obstante la aparente unidad del campo de estudios geopolíticos, sus fronteras con la geografía política son ambiguas. Por un lado, Fernand Braudel (1990, 1990a), uno de los fundadores de la nueva historia, mantuvo en sus trabajos una posición distante del término geopolítica, por sus orígenes “bastardos”, influidos por el predominio de la realpolitik y de su adopción por el nazismo. Formulaciones posteriores, como la propuesta de Immanuel Wallerstein (1991) y, destacadamente, los trabajos del geógrafo inglés Peter Taylor (2002), le dieron otra densidad teórica a los planteamientos braudelianos de la economía-mundo y reivindicaron las perspectivas de la geografía política al ofrecer nuevos contextos de análisis geopolíticos.

8Por otro lado, desde la misma perspectiva que partía de la geografía política, hubo una aproximación al análisis del poder que tomó distancia del protagonismo de las relaciones interestatales en los asuntos internacionales. Geógrafos como Paul Claval, con su obra Espacio y poder (1982), el suizo Claude Raffestin (1980) y Alain Raynaud (1981) cuestionaron una relativa estatolatría en los estudios geopolíticos clásicos e influyeron en una aproximación más abierta de la política, de las relaciones entre Estado y sociedad, que también introyectó el grupo vinculado con la revista Hérodote.

9Otras miradas disciplinarias participaron directa e indirectamente en esta manera novedosa de ver la dimensión política del poder. Trabajos como la Microfísica del poder, de Michel Foucault (1985), reforzaron la importancia analítica de la escala individual e incorporaron las dimensiones subjetivas del actor, con lo que se convirtieron en partes irrenunciables del análisis geopolítico y de la nueva geografía política. Con ello, se enriqueció el tratamiento por escalas diferenciadas, ahora problematizadas por la interacción entre lo global y lo local.

10Desde su propuesta “macrosociológica”, Robert Fossaert hace ricas aportaciones para la construcción de la geopolítica crítica francesa en su obra La société, publicada en seis tomos entre 1977 y 1983, a la que agrega, en 2003, un tomo sobre prospectiva, El mundo en el siglo xxi. Una teoría sobre los sistemas mundiales.

11En una obra que combina el periodismo de investigación y el rigor académico, Ignacio Ramonet (1999), junto con el equipo editor de Le Monde Diplomatique, propone el concepto de “geopolítica del caos”, desde el que tiende puentes con algunos planteamientos sociológicos como el de la Sociedad de la Información y la necesidad de establecer un diálogo fructífero con las ciencias físicas y las matemáticas.

12En otra vertiente de diálogo interdisciplinario, Zaki Laïdi (1994) vincula a la geopolítica con los estudios antropológicos y culturales en su “geopolítica del sentido”. En torno a este concepto, construye una propuesta que incorpora la historia, como proyecto de futuro, y el debate sociopolítico, para imponerle sentido o dirección. Ésta es otra vertiente que contribuye a formular la geopolítica crítica francesa.

13Partiendo de la interpretación sistémica y el debate sobre el papel del Estado, de los trabajos de Raymond Aron (1976), para llegar a las aportaciones críticas de Yves Lacoste y el grupo Hérodote, en lo que se refiere al análisis del sistema mundial y la geopolítica electoral (Lacoste, 1977), pasando por la “geografía del poder”, de Paul Claval y de Claude Raffestin (Claval, 1982; Raffestin, 1980), este trabajo pretende recoger la reinterpretación de la geografía y su compleja dimensión política, en el marco de un esfuerzo transdisciplinario por devolver al conocimiento geográfico el sentido y el compromiso ético que requiere, como lo hubiera planteado Elisée Reclus, en medio de convulsiones planetarias y caos geopolítico.

La tradición geopolítica francesa: desarrollo y evolución histórica

14Paul Vidal de la Blache (1898), considerado el padre de la geografía francesa contemporánea, marca el punto de partida, en la década de 1870, con un pensamiento que compartió en la Escuela Normal Superior de París y posteriormente en la cátedra de Geografía de La Sorbona, donde se formaron los más importantes geógrafos franceses de la época. Su trabajo se caracteriza por un distanciamiento del positivismo, el rechazo del determinismo natural y por la apertura a distintas posibilidades en la relación del ser humano con su entorno, lo que le valió el calificativo de “posibilista”, término con el que se asocia su enfoque.

15Con su idea de genre de vie, Vidal de la Blache explica las actividades y los factores que comparten los grupos sociales que operan de manera ordenada y se materializan a lo largo de la historia manifestando la forma en que se relacionan con su entorno geográfico. Su unidad espacial por excelencia es la región; argumentando su relativa autonomía y funcionalidad, Vidal de la Blache desarrolla una orientación académica en torno a esta unidad como característica de los geógrafos franceses.

16La construcción de su enfoque ha sido fundamental para la tradición francófona; sin embargo, es posible observar una marcada supremacía de lo natural sobre lo humano y muy poca precisión en las formas y procesos en que los hombres y el medio se relacionan. Aún con su consideración de la historia en su análisis, las ciencias sociales no fueron trascendentales en su trabajo, caracterizado sobre todo por las abundantes monografías sobre las regiones francesas.

17Durante el periodo entre guerras, la geografía francesa buscó construir una “geopolítica de la paz” (Claval, 2000: 239) que evitase el advenimiento de otra gran guerra mundial y propiciara la unidad en Europa, promoviendo la estabilidad y la paz en vez del poder colonial y el poder nacional. Sin embargo, con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, dichos esfuerzos se vieron opacados y las orientaciones de la geografía política y la geopolítica tomaron rumbos distintos.

18A partir de 1945, casi todo el uso que se diera al término geopolítica, tanto como sustantivo como adjetivo, conllevaba un fuerte contenido peyorativo. Ello, aunado a las severas críticas marxistas, condujo a la falta de interés académico por la geografía política y por la geopolítica; éstas incluso llegaron a ser “tabú” porque se las asociaba con la Geopolitik germana, con acepciones nazis y aspiraciones expansionistas.

19Algunos autores, como Albert Demangeon (1932), escapaban al estigma y destacaban los peligros de la Geopolitik y su obsesión por el espacio y el territorio físico en detrimento de los entornos humanos. Asimismo, Jean Gottman (2007), en su calidad de judío refugiado, no podía ser considerado simpatizante del Tercer Reich, por lo que su trabajo, La politique des états et leur géographie, pudo publicarse en 1951. A excepción de ellos y de Claude Delmas (1965) quien trabajó temas de geoestrategia para la otan años más tarde, la geopolítica permaneció ausente del debate académico y público en Francia por más de dos décadas.

20No obstante, en la geografía se desarrollaban iniciativas que dotaban de vitalidad a esas agendas relegadas, con ideas novedosas sobre ecología o hipótesis con fuerte contenido económico. Muchos geógrafos franceses continuaron en la tradición de Vidal de la Blache y sus líneas de trabajo eran los paisajes rurales de Francia y la geografía tropical de los departamentos de ultramar, principalmente. Pero a principios de la década de 1960, el interés en la problemática industrial europea, las realidades y los retos urbanos, así como la economía regional comenzaron a desplazar a la escuela naturalista. No obstante, ni la geografía política ni la geopolítica tenían un lugar en la agenda de investigación.

21El impacto de 1968 fue fundamental en Francia, tanto para las estructuras políticas y sociales, como para el debate intelectual. Para entonces, y en función de los cambios de la época, autores como Armand Frémont (1976) promovieron estudios locales y regionales enfocados en las diferentes experiencias de vida en espacios distintos. Gabriel Rougerie (1977) y Georges y Claude Bertrand (2002) trabajaron para el establecimiento de vínculos entre la geografía física y la geografía humana, mientras que Roger Brunet (2005) desarrolló un enfoque sistemático para los estudios regionales.

22Especial mención merece Pierre George (1970), quien, desde la década de 1950, desarrolló importantes ideas geográficas basándose en la tradición francesa aunque criticando algunos conceptos vidalianos porque los consideraba obsoletos. George sostenía que una ruptura epistemológica o una revolución científica radical para renovar la geografía no eran necesarias, sino que bastaba con sustituir los estudios descriptivos y naturalistas por ideas críticas provenientes del marxismo —por ejemplo, el concepto de “genres de vie” fue desplazado por el de “modos de producción” —. Además, George se rehusaba a explorar la llamada “nueva geografía” cuantitativa, a pesar de su buena reputación en países como Suecia, Gran Bretaña y Estados Unidos, e incluso entre colegas franceses.

23Asimismo, otra de las principales aportaciones de Pierre George, y que compartió con numerosos discípulos e intelectuales, fue el pensar en la geografía como un medio para explicar problemas reales. Esta idea ha contribuido a definir la postura de la geopolítica crítica francófona en sus aspectos teóricos, como se verá posteriormente. En función de este razonamiento, George sostenía que cada caso debía ser estudiado desde diferentes perspectivas y escalas, examinando los conjuntos de entornos e identificando las relaciones y restricciones ecológicas. Ello contribuyó a destacar la importancia de los flujos y el dinamismo de ciertos fenómenos geográfico-humanos.

24Pero estos desarrollos, aunque fueran innovadores, no formaban parte de los programas de enseñanza de la geografía, ni estaban en boga en los círculos intelectuales más progresistas de Francia. No fue sino hasta la década de 1970, cuando Yves Lacoste comenzó a desarrollar un nuevo enfoque geográfico que tomaba elementos de Pierre George (1965), Jean Dresch (1979) y de la tradición vidaliana del análisis de situaciones. Su abierta reticencia —así como la de numerosos geógrafos franceses— a los métodos cuantitativos y las orientaciones eminentemente teóricas se granjeó la identificación y la simpatía de numerosos adeptos. Pero, además, su cuestionamiento del papel de la geografía y su denuncia de la politización de su práctica le dotaron del reconocimiento como auténticamente innovador, iconoclasta e incluso emancipador, por algo que muchos consideraban que era precisamente lo que la geografía francesa necesitaba en ese momento.

Lacoste y el grupo Hérodote: ejes fundamentales de la geopolítica crítica francesa

25La figura y obra de Yves Lacoste es central no sólo para la renovación radical de la geografía, sino, además, para el retorno de la geopolítica al debate francés y para el desarrollo de su versión crítica. Proveniente de la Universidad de París-viii, en Vincennes, conocido por su marcada postura radical en 1968, Lacoste defiende que la geografía es una forma de conocimiento, esencial para la estrategia militar y el ejercicio del poder político, pero cuyo contenido estratégico se ha ocultado detrás del telón de la geografía académica. Por lo tanto, hace un llamado a los geógrafos para deshacerse de las limitaciones de ese discurso mistificado y mistificador, y volverse analistas críticos con miras a desenmascarar las estructuras de poder y asistir al desarrollo de contraestrategias (Lacoste, 1977).

26Pronto, este paradigma fue compartido y defendido por numerosos colegas de Vincennes, al punto de consolidar un grupo radical cuyo proyecto prosperó hasta colocarse entre las “escuelas” más importantes de la geografía y la geopolítica.

  • 3 Principalmente, guerras revolucionarias, el legado estratégico de Karl von Clausewitz, el llamado (...)
  • 4 Con ello, se aprecia una clara intención de transformar las agendas geográficas tradicionales, con (...)

27El año de 1976 es un hito porque dos publicaciones catalizan el impacto del pensamiento de este grupo de geógrafos críticos. Por un lado, La geografía: un arma para la guerra, de Yves Lacoste, considerado un auténtico manifiesto revolucionario de la geografía, presenta su propuesta metodológica y el carácter de denuncia y emancipador del conocimiento geográfico, lo que le ha valido reconocimiento tanto en Francia como internacionalmente (Lacoste, 1976; 1977). Por el otro, el primer ejemplar de la revista Hérodote, cuyos artículos, de tradición marxista, versaban sobre fenómenos políticos del poder militar y su papel en la evolución del mapa mundial3 Posteriormente, desarrolla una regeneración radical y crítica del discurso geopolítico, mucho antes de la construcción anglófona de la “geopolítica crítica” (Agnew, 1998; Ó Tuathail, 1994; DaJby, 1991). Privilegiando la complejidad de los fenómenos que involucraban espacio y poder, y mostrándose distantes y escépticos de las metanarrativas4 antes de que esta práctica se pusiera de moda, el grupo Hérodote reconocía, además, el papel ideológico y estratégico de la cartografía y del monitoreo geográfico.

28En ambas publicaciones, Lacoste y su equipo ponen de manifiesto la grave ausencia de “reflexión epistemológica” que ha entorpecido la visión de la geografía francesa, de forma que ésta había estado construyéndose de una forma estrecha y limitada. Por ello, distinguen dos tipos de geografías: la de los militares y estadistas y la de los profesores y académicos. El origen de la dicotomía “geografía de los cuarteles-geografía de las universidades” data de fines del siglo xix, cuando la geografía fue establecida como escuela y disciplina universitaria, contribuyendo a ocultar su valioso trasfondo estratégico.

29Así pues, como cómplice de la censura del conocimiento estratégico del aparato estatal, la geografía que se enseñaba en las instituciones educativas francesas, principalmente en los liceos y universidades, le resultaba ingenua, apolítica, poco práctica e incluso inútil a esta corriente crítica que apelaba a que la disciplina y sus adeptos se deslindaran del papel ideológico que ensombrecía y enmascaraba la función más importante de la geografía.

30La reflexión epistemológica propuesta por el grupo Hérodote incluía, además, el desprenderse de obstáculos conceptuales innecesarios, principalmente del concepto vidaliano de región (Giblin-Delvallet, 1986), por su carácter descriptivo y limitado. Asimismo, desdeñaba la utilidad del método cuantitativo porque, con su sistematici-dad y positivismo, alejaba el verdadero conocimiento geográfico. En cuanto a ciertos elementos de la teoría marxista, denunciaba su descuido del espacio a causa del énfasis en los aspectos económicos y la lucha de clases (Lacoste, 1977: 80-87).

31En la medida en que este enfoque se consolidaba como una tradición en Francia, su programa contemplaba, además de la crítica a las ideas dominantes, el desarrollo de una forma de “razonamiento geográfico” más integral, que rebasara las limitaciones de los viejos y los nuevos paradigmas por igual.

32Lo que caracterizaba al grupo de Vincennes era que en su esfuerzo de reorientación de la geografía francesa y de análisis de los fenómenos políticos combinaba el ámbito académico con una fuerte militancia. Cuidando el equilibrio entre discurso y acción, el grupo Hérodote se vio involucrado en iniciativas interesantes, como la producción de una nueva serie de libros de texto para las escuelas secundarias (Guglielmo, Lacoste y Ozouf, 1965).

  • 5 Jéróme Monnet amplía, en esta obra, los alcances de las propuestas de Lacoste: “la geopolítica per (...)

33Fuertemente influido por los trabajos de Elisée Reclus, que dan cuenta de la evolución histórica de los diferentes países del mundo, se destacan por su compromiso con el análisis de los problemas políticos y establecen un acercamiento considerable entre geografía y política; y en especial, por su Nouvelle geographie universelle, el grupo Hérodote asimila su espíritu libertario y radical (Lacoste, 1990; 1993a: 679). De igual forma, reconoce su labor al dotar de elementos más sociales y humanos al análisis geográfico, así como su activismo político en cuestiones ecológicas (Giblin, 2005)5

34Además del modelo de Reclus, el grupo Hérodote se basaba en las ideas de Fierre George y simpatizaba con la metodología planteada por Thomas Varlin y Michel Fou-cher para el trabajo de campo en estudios de caso (Claval, 2000). Todos estos elementos reforzaban el contenido empírico de su trabajo y fortalecían la discusión entre lo cuantitativo y lo cualitativo; incluso se proponía la eliminación de la falsa disyuntiva entre esos dos métodos.

35Pero el grupo Hérodote no sólo estaba conformado por geógrafos. Diversas corrientes de la filosofía alemana contribuían a reavivar el debate sobre la estigmatizada Geopolitik, proveyendo de interpretaciones más complejas de dicho enfoque. Estas corrientes propiciaron revisiones más críticas que ayudaron a despejar el anatema impuesto tiempo atrás. François Chátelet (1992), otro filósofo radical, cercano a Lacoste, se encargó de reunir a éste con Michel Foucault (1976) para conocer sus ideas sobre espacio y poder, mediante una entrevista que apareció en el primer número de Hérodote. A su vez, Foucault preparó una serie de preguntas para los geógrafos, pero, a pesar de las elevadas expectativas sobre el encuentro, la colaboración conjunta fue efímera y no alcanzó a cubrir las esperanzas abiertas por este diálogo.

36De acuerdo con Leslie Hepple, las sofisticadas ideas de Foucault en torno al poder —incluvendo el “micropoder”— no eran relevantes para los intereses académicos y políticos del proyecto crítico del grupo Hérodote (Hepple, 2000: 292). Considerándolas claramente instrumentales para los intereses corporativos y de Estado, Lacoste prefirió no dar lugar a sofismas fundados en la confusión entre distintos tipos de poder (sexual-militar) y niveles de análisis incompatibles (individual-estatal), sin punto de comparación relativo.

37Robert Fossaert también ha contribuido notablemente en el grupo Hérodote, tanto en la revista como en el Diccionario de geopolítica dirigido por Yves Lacoste, estudiando los nexos entre las ciencias sociales y la geopolítica y fungiendo como puente entre ambos frentes, con su “macrosociología” (Fossaert, 1993; Lacoste, 1993a; 1993b). El análisis de Fossaert parte de antecedentes marxistas; sin embargo, rebasa la base eminentemente económica y materialista del marxismo, argumentando a favor de la tríada de política, economía e ideología en las formaciones sociales y su relación con las variaciones en el espacio y las escalas. No obstante, el entusiasmo por las ciencias sociales, en Fossaert, ha encontrado, hasta el momento, poco espacio de expresión en el grupo Hérodote, debido a su simpatía por la teoría, considerada como abstracta y reduccionista por los positivistas y marxistas recalcitrantes.

38Incluso Camilla Lacoste-Dujardin (1976), pareja de Yves Lacoste, aportó al grupo, desde su perfil de etnóloga, las similitudes y divergencias en las prácticas geográficas y antropológicas. De igual manera, introdujo a Hérodote el pensamiento de Pierre Bour-dieu, dotándole de la historicidad e interdisciplinariedad a su trabajo en el estudio de las dinámicas entre espacio, conocimiento y poder.

El resurgimiento de la geografía política y de la geopolítica

  • 6 En su edición del 6 de junio de 1972.

39Con un terreno académico sensibilizado, las condiciones se fueron gestando para abordar fenómenos geopolíticos de manera más abierta. En 1972, durante la Guerra de Vietnam, se invitó a Yves Lacoste para investigar si los bombardeos americanos sobre los diques que protegían los campos aledaños de la cuenca del río Tonkin habían sido deliberados (Claval, 2000). Los resultados del trabajo apuntaban a que, efectivamente, los diques habían sido blancos geoestratégicos estadounidenses; y así se publicó incluso en el periódico Le Monde6

40De los temas poscoloniales se fue transitando a preocupaciones por cuestiones geo-gráfico-políticas, como el desarrollo, cada vez más lejos de la tendencia de otros estudios que privilegiaban la rivalidad entre las potencias del periodo bipolar. De hecho, a partir de 1978, cada número de Hérodote ha sido dedicado a un tema o región específicos, con el objeto de analizar explícitamente los contextos geográficos. Con este acercamiento, el grupo desdeña toda necesidad de encajar contextos o ubicaciones específicas en leyes universales y formulaciones teóricas abstractas. La principal función de la geografía es proveer de un enfoque para la acción.

41Durante los años 1978 y 1979, con la guerra camboyano-vietnamita, la prensa francesa resucitó el término “géopolitique”, propiciando su auge y uso popular y provocando cambios en las actitudes académicas respecto de la geografía política y la geopolítica (Lacoste, 1993b: 14). Era la coyuntura idónea para analizar abiertamente los fenómenos geopolíticos y penetrar en la opinión pública de manera directa. El resurgimiento de la géopolitique proveyó de un valioso espacio retórico a la opinión pública francesa, ausente en tiempos anteriores, sólo que, paradójicamente, no estaba ocupado por geógrafos. Por ello, el grupo Hérodote promovió el que los geógrafos reivindicaran su posición en dichos espacio y momento, porque se trataba de una coyun-tura bastante favorable e incluso oportuna para el desarrollo de la geopolítica crítica francófona.

42En 1981, en el marco del realismo pragmático, se crea L’Institut International de Géopolitique, junto con su publicación Géopolitique, a cargo de Marie-France Garaud, quien llegó a proveer de asesoría a Jacques Chirac. En contraste, un año más tarde, ocurre otro momento memorable para Lacoste y el grupo Hérodote: el subtítulo de la revista número 27 cambia de Stratégies, géographies, idéologies a Revue de géographie et géopolitique (Claval, 2000; Hepple, 2000). A partir de entonces, se adoptó el interés de mostrar y cuestionar la importancia de lo geográfico y lo geopolítico en las sociedades contemporáneas.

  • 7 Ésta, en menor medida, en función del arraigo del que aún goza la escuela germana.

43El impacto del grupo Hérodote en el desarrollo de una geopolítica crítica francesa es incontestable. Con una circulación de 6000 ejemplares por trimestre, un arraigo importante en el público francófono —gracias a su lenguaje accesible incluso para no especialistas— y sus aportaciones empíricas y metodológicas, se vuelve una referencia para las tradiciones geopolíticas más coherentes, importantes e influyentes. Al ser instrumental para el desarrollo de la disciplina en numerosos países latinos —los cuales, curiosamente, comparten incluso su experiencia durante los regímenes fascistas o totalitarios—, su aceptación ha trascendido fronteras. En Latinoamérica, en Brasil y Argentina, y en Europa, en España, Portugal e Italia7 se ubican los principales adeptos debido a la mancuerna entre la tradición de la geografía francófona, que preparó el terreno en el ámbito académico, y las ideas radicales y propuestas sofisticadas de Lacoste.

44La tradición francófona de geopolítica crítica también se ha involucrado en numerosas y originales iniciativas, tanto en publicaciones como en otros medios. Ejemplo de ello es la colección L’État du Monde, de La Découverte-Maspero, anuario económico y geopolítico mundial que da cuenta de los acontecimientos más relevantes, con datos actualizados, mapas, editoriales y contextos regionales. Asimismo, han salido a la luz ediciones para jóvenes, con versiones en multimedia, o bien, más locales, como L’État de la France, que se enfoca en el país galo.

Principales contribuciones del grupo Hérodote

45Abrazando el calificativo de geopolítico y describiendo así el trabajo geográfico-político que por tantos años había realizado, el grupo Hérodote develó su propuesta de hacer del conocimiento geográfico una forma de pensar y una práctica necesaria; se trataba de pensar espacialmente, a fin de permitir una acción más efectiva (Lacoste, 1986: xv). Privilegiando el análisis de situaciones en el ejercicio de este “pensar en el espacio”, Lacoste promovió el desarrollo de un “raisonnement géographique” (razonamiento geográfico), basado en el estudio de las intersecciones de los fenómenos geográficos, en diferentes escalas de análisis, así como en una crítica a las geografías del poder existentes y en la construcción de contraestrategias a cargo de los grupos oprimidos y militantes (Hepple, 2000).

46Este “razonamiento geográfico” se ubica en el centro de la propuesta —y principal contribución a la geografía— de esta tradición francesa de geopolítica crítica que no se limita al análisis territorial, sino que sugiere la aplicación de esta forma de pensar a toda situación y fenómeno geopolítico que involucre relaciones espaciales y poder. Con ello, la geografía no es el objeto de estudio, sino el enfoque y el modo de razonar. Esto indica que su principal atención destaca la intersección de conjuntos o grupos espaciales y diferentes niveles de análisis espacial. No privilegia ninguna escala —principal error de la geografía regional francesa clásica, de Vidal de la Blache—, ni reclama el estudio de un fenómeno específico a lo largo y ancho del espacio, sino que examina la complejidad de los contextos geográficos mediante distintas escalas de análisis.

47Además de esta metodología, Yves Lacoste acuña dos neologismos de considerable utilidad para el análisis geográfico: géographisme y géographicité. Usa el término géographisme para designar una figura discursiva ampliamente empleada, como el nombre adecuado de un territorio, el tipo de actor, la acción política u operación económica, que implican representaciones geopolíticas en disputa (Lacoste, 1993a: 685); y géographicité para referirse a la gama de fenómenos considerados geográficos y dignos de estudio (Lacoste, 1993a: 679), en una analogía con el término “historicidad”. Por lo tanto, el ambicioso proyecto de la geopolítica crítica francófona busca ser una sólida “geograficidad”, especialmente en términos políticos.

48De este modo, la geopolítica crítica francesa, encabezada por Lacoste y el grupo Hérodote, estudia y muestra la complejidad de las relaciones entre la política y los patrones geográficos, llamando a los geógrafos —y otros intelectuales— a analizar de manera crítica las prácticas y los imaginarios geopolíticos de quienes toman las decisiones. Y esto incluye poner en evidencia las estrategias ocultas, regresar a los mapas —en plural— y entender la interrelación de fenómenos, escalas y formas de pensar (Lacoste, 1986; 1993a; 1993b).

49Nótese que, en este marco, la geopolítica crítica francesa destaca el valor de su práctica pero sin separarla de la geografía. Los fenómenos geopolíticos necesariamente deben tratar con mapas que reflejen su complejidad, la relación con otras situaciones, la participación, las jerarquías y los actores involucrados; sus impactos en distintos niveles de análisis y su evolución en el espacio y el tiempo. Lacoste no trata de volver a los mapas estáticos y descriptivos, pero tampoco comparte la metodología cartográfica de Roger Brunet, apoyada en avanzados Sistemas de Información Geográfica (sig), ya que ésta termina por abstraer y acotar la representación, interpretación y proyección de las realidades geopolíticas, sin dar cuenta de su complejidad, particularmente en lo referido al ordenamiento territorial y las estrategias de poder.

50En el caso francés, las crecientes migraciones y la manifestación de los fundamenta-lismos religiosos, así como las fuertes simpatías por los partidos de derecha y las respuestas dramáticas en las elecciones regionales, mueven a identificar dos categorías de relaciones geopolíticas (Lacoste, 1986: xiii; 2005b: 12; Giblin, 2005b). En función de que el Estado ya no es el único protagonista de los fenómenos y situaciones geopolíticas, Yves Lacoste, junto con su equipo de geógrafos críticos, desarrolla los conceptos de geopolítica externa y geopolítica interna. Lo que las distingue entre sí, básicamente, es que la primera comprende las relaciones de poder tradicionales entre Estados, mientras que la segunda trata de la política interna de un Estado. Sin embargo, es necesario precisar algunos puntos.

51Además de su distinción espacial, ambas categorías difieren respecto a los medios y alcances que involucran. Mientras que la geopolítica externa se desenvuelve en un entorno de recursos militares relativamente similares, sujeta a regímenes internacionales con sus mecanismos de coerción y disuasión, en la geopolítica interna las rivalidades no siempre son entidades con las mismas capacidades o con medios equiparables. La normatividad que rige es aquella que pertenece al propio Estado, por lo tanto, cuando éste interviene como parte del conflicto, no existe imparcialidad en su aplicación.

52Aun cuando la mayoría de los antagonismos de la geopolítica interna son de tipo electoral, hay momentos y situaciones en que ambas categorías convergen, como en caso de guerra civil, conflictos transfronterizos, intervenciones extranjeras o efectos locales y regionales de empresas transnacionales. Esto indica que ambas categorías no son mutuamente excluyentes y que, de acuerdo con los planteamientos del razonamiento geográfico y las teorías de las relaciones internacionales, la política exterior se asocia cada vez más con la política interna y viceversa.

53Por esta razón, sería importante considerar la propuesta de observar las rivalidades político-territoriales en complejos geopolíticos que den cuenta de las interacciones entre localidades, regiones y Estado, en su relación con unidades similares o con espacios distintos.

Geografía del poder

54A partir de sus reflexiones sobre los vínculos entre espacio y poder, nuevas contribuciones al campo de la geopolítica han sido propuestas por el geógrafo francés Paul Claval (1982; 1984) y el suizo Claude Raffestin (1980), a fin de pensar en las relaciones políticas y sociales que se desarrollan en espacios determinados como relaciones de poder.

55Dado que el poder es un elemento omnipresente y constitutivo en todas las relaciones sociales, su circulación, tránsito y transformaciones configuran espacios que trascienden el ámbito territorial (Cairo, 1999). Por esta razón, y siguiendo la vocación reveladora defendida por el grupo Hérodote, el análisis geográfico del poder pretende contribuir a la denuncia y el cuestionamiento de los procesos en que se adoptan como naturales los fenómenos de dominación, presentados como necesarios para la supervivencia de una colectividad social (Raffestin, 1980: 245). Pero, además, cuestiona su carácter inevitable e imperioso y lo refuta, propiciando así la creación de polos o campos de poder y contrapoder que hagan frente a aspiraciones hegemónicas.

  • 8 Y en menor medida, culturales.

56Al calificar toda relación social como una modalidad de las luchas de poder, existe cierto margen para integrar elementos económicos y sociales8 a las interpretaciones de los fenómenos geopolíticos; no obstante, con limitaciones, es decir, como explicaciones complementarias a las razones políticas. Esto ofrece nuevas e interesantes bases para la geopolítica.

57Paul Claval señala que “poder, autoridad e influencia son aspectos consubstanciales de toda vida social dentro de un área definida: se derivan de la desigual distribución de los recursos, de la existencia de posiciones estratégicas, de las ventajas que otorga el transporte, los servicios de comunicación y todo tipo de intercambio” (Claval, 1984: 21). De este modo, las relaciones políticas quedan expuestas a su reconsideración, no solamente en el ámbito estatal, sino también en lo local, regional e incluso transnacional, incorporando las perspectivas de otros actores a fin de desafiar la unidimensionalidad del discurso tradicional.

58Recurrir a la geografía del poder no sólo es identificar los mecanismos de control y las relaciones de poder que tienen lugar en los distintos entornos, sino, además, contar con posibilidades para la construcción de imaginarios geopolíticos alternativos.

La importancia geopolítica del ordenamiento territorial

59A raíz de las transformaciones en las agendas internacionales, nacionales y locales, numerosos fenómenos antes desdeñados por la geografía humana ponen de manifiesto su interrelación y cada vez cobran mayor relevancia política. La administración pública y el ejercicio del gobierno van configurando distintas geopolíticas del territorio, vinculando los factores externos e internos antes mencionados. En el caso francés, la orientación de algunas de sus regiones propició que su corriente de geopolítica crítica se ocupara cada vez más de la geopolítica interna, sus fenómenos derivados e impactos en distintos ámbitos, como el de la ordenación territorial, o bien, en los temas relativos a biodiversidad y ambiente o integración social y dimensión multicultural.

60El ordenamiento territorial es un asunto esencialmente geopolítico que, no obstante su relevancia y tradición, sólo recientemente ha sido integrado a la agenda de investigación de la geografía política y la geopolítica de manera plena (Giblin-Delvallet, 1993; Giblin, 2005b). Los conflictos provocados por proyectos o decisiones de inversiones públicas y privadas no son una novedad. Sin embargo, las dimensiones que los enfrentamientos están tomando y sus proyecciones geopolíticas son cada vez más evidentes y alarmantes. Desde la habilitación de la red e infraestructura de comunicaciones y transportes (carreteras, autopistas, líneas de tren, aeropuertos), hasta la instalación de proyectos industriales o tecnológicos, toda transformación del entorno trae consigo serios impactos ambientales y efectos colaterales, con frecuencia omitidos en su planificación local y regional.

61En el ordenamiento del territorio intervienen, además, numerosos factores que dotan de mayor complejidad su estudio y práctica. Por un lado, destaca el tipo de encuadre político que opera en un espacio, el respaldo y apoyo a las autoridades, el poder del Estado y sus relaciones con las demás unidades de la administración pública, así como con los demás actores y poderes locales. Cuando no existe una clara concepción del ordenamiento territorial, y dependiendo de la composición sociopolítica del espacio, es posible incurrir en la ambigüedad del orden y el control. Aquí es donde los gobiernos y autoridades suelen recurrir a la geografía del poder para inducir un tipo de orden que obedezca a intereses de grupos y construya un entorno político que contenga a los adversarios y aisle las amenazas; por ejemplo, reagrupando sectores urbanos por criterios étnicos o prácticas de discriminación positiva.

62Las luchas de fuerzas son otro elemento importante de esta realidad. Cuando proyectos como la construcción de complejos industriales, operación de empresas con reputación contaminante —principalmente químicas, cementeras y siderúrgicas— es acordada sin consultas públicas, o bien, cuando la decisión en torno a la ubicación de los depósitos de basura o el procesamiento de desechos de cualquier tipo no es suficientemente transparente, las tensiones se agravan y se multiplican los enfrentamientos entre las distintas fuerzas políticas. Aquí, los intereses de grupos tecnocráticos chocan con grupos de presión corporativos, ecologistas, activistas de los derechos humanos y organizaciones no gubernamentales. Con ello, se crean las condiciones idóneas y los espacios de incidencia para los promotores de proyectos alternativos.

63Otro gran tema implicado en la planificación territorial es la descentralización, la cual, sin duda, ha transformado la gestión pública de forma eminentemente emblemática y política. Y es que no debe extrañarnos que la cobertura de las necesidades de los ciudadanos en las localidades y unidades regionales tienda a politizarse en función del tipo de administración que rige el espacio. En la medida en que nuestras sociedades se tornan cada vez más democráticas, la capacidad de incidir sobre decisiones que afectan su propio entorno debe ser proporcional en términos de apertura a la participación y calidad de la opinión, reflejándose en el resultado final.

  • 9 En especial, las capitales y metrópolis principales.

64De aquí se desprenden un par de fenómenos interesantes que no hay que subestimar. Por un lado, cuando la política de centralización privilegia el desarrollo de cierta o ciertas áreas por encima de otras9 puede incurrir en una estrategia sistemática de acaparamiento de mercados, servicios, infraestructura y poder. A mayor control de la economía, mayor fortalecimiento de la centralización, y con ello, más fuerte es la influencia estatal en la planificación. Una situación como ésta necesariamente provoca el descontento de otras regiones con igual o mayor potencial, dada esta clara desigualdad de oportunidades y este desequilibrio en los proyectos de desarrollo. Esto, a su vez, se traduce en esquemas de planificación más eficaces, en las propias regiones, a fin de evitar la polarización del desarrollo... y en las urnas, por supuesto.

65Por otro lado, un comportamiento opresor por parte del Estado, que cree y refuerce estructuras políticas de control vertical concentrado y omnipotente, puede ocasionar la cohesión de la oposición a esta tutela y propiciar el que las reivindicaciones regionales demanden reajustes económicos y políticos, así como la cobertura de la deuda cultural e histórica con sus demarcaciones.

66Estas acciones necesariamente requieren la construcción de una opinión pública sensible, informada y activa, reforzada por la participación de los medios masivos de comunicación e información. Aquí, es de suma importancia la forma en que se representa la contradicción de intereses y cómo los ciudadanos son informados —o desinformados—, porque ello incide en su simpatía o rechazo de las iniciativas políticas y conlleva consecuencias electorales. Es innegable que la mediatización de las luchas de poder contribuye a difundir las representaciones que alimentan el debate entre ciudadanos, las posiciones, la formación de opinión pública y la realización de grandes proyectos con impacto territorial y político, y que son, en sí, parte de los proyectos geopolíticos.

Geografía electoral, región y democracia en la geopolítica crítica francesa

67A pesar de que el estudio de los fenómenos electorales fue tratado geográficamente por André Sigfried en 1913, su interés fue desapareciendo hasta quedar casi por completo en manos de la ciencia política. Pero en el grupo Hérodote, y cada vez más en análisis geopolíticos críticos franceses, se desarrollan estudios electorales cuyas concepciones son distintas respecto a su contraparte anglófona. La geopolítica electoral francesa se caracteriza por enfocarse, no tanto en la composición de las circunscripciones o en los votos, sino en el papel que juegan los líderes políticos, las estrategias locales empleadas por los partidos políticos y la forma en que las autoridades atienden las necesidades y demandas ciudadanas; propone soluciones para los problemas de los distintos grupos que conforman la sociedad y para la representación de las culturas políticas populares.

68Con los fenómenos transnacionales exacerbados por factores económico-culturales como la migración, el desempleo o las ideologías, el componente geopolítico-electoral de esta propuesta trasciende las fronteras francesas y llama cada vez más la atención en distintas regiones del globo. Con la creciente conciencia democrática y la evolución del nivel de vida y de la formación intelectual en las sociedades modernas, los discursos tienden a estar mucho más asociados a su contexto político y son progresivamente menos ajenos a las responsabilidades ambientales, de desarrollo e incluso electorales.

  • 10 Las que se comprometen en los programas de campaña.

69La geografía electoral que proponen Yves Lacoste (1986) y, recientemente, Béatrice Giblin (2005b) va mucho más allá del mapeo de resultados en los comicios. De hecho, las elecciones son sólo un momento del análisis. Esto implica pensar en las condiciones que propician dichos resultados, como la composición de las sociedades, las estrategias de persuasión, la revisión de políticas pasadas y futuras10 y el papel del Estado y las autoridades durante las campañas.

70En el estudio sobre las regiones francesas que hace Lacoste en 1986 y que actualiza Giblin en 2005, se muestra que también es relevante la evolución de los factores clásicos del comportamiento electoral —edad, sexo, religión, formación, categorías socioprofesionales—, el cual suele ser perceptible a largo plazo, aun cuando en espacios pequeños se sienta como un cambio brusco. Ejemplo de ello es la frecuente relación geográfica entre el voto de la derecha y la presencia de inmigrantes; este factor explicativo fue subestimado mucho tiempo, e incluso ignorado, por los estudios político-electorales franceses.

71Como es posible apreciar, la explicación del voto no se limita solamente a razones como la inseguridad, la proporción de inmigrantes y el desempleo, como se suele representar. La situación es mucho más compleja. Si se comparan los estudios de Lacoste (1986) y de Giblin (2005b) sobre las regiones francesas, a pesar de que tienen casi veinte años de distancia, se comprende que la religión, la exclusión, el propio mercado, la desigualdad de oportunidades, los grados de resentimiento y convicción, así como la incapacidad de los gobernantes de responder a sus electores, o también, la heterogeneidad u homogeneidad del electorado, proveen de una amplia gama de motivaciones que participan en el voto. De igual forma, pueden ser factores de resistencia.

72En el número 123 de la revista Hérodote (2006), dedicado a Latinoamérica, se muestra la capacidad propositiva de la geopolítica electoral. Pues, con la notable llegada al poder de gobiernos de izquierda, se cae en el lugar común de invocar “una nueva geografía electoral”, lo que resulta tan determinista y relativista como los discursos de la estabilidad de una u otra fuerza política, o de la necesaria inestabilidad que conlleva—o no— la alternancia, justo como en su momento fue ingenuo creer en la aparente equidad del reparto geográfico de fuerzas políticas en los diferentes ámbitos geoelectorales.

73Asimismo, las orientaciones de los partidos y las ideologías no son ya tan fijas como antes. Una nueva izquierda autogestiva y descentralizada busca distinguirse de la vieja izquierda radical y acaparadora. Las derechas buscan diálogos con el centro e incluso son fuerzas políticas prominentes en numerosos ámbitos liberales, mimetizán-dose y arriesgándose a políticas menos ortodoxas, aun cuando la represión y el uso de la fuerza se les sigue asociando. Por otra parte, las alianzas de partidos fungen como instrumentos para ganar, reconquistar o no perder ciertas localidades, distritos o regiones, incluso el gobierno nacional. Las elecciones triangulares son cada vez más frecuentes, a pesar de la persistencia de partidos que todavía se rehúsan a toda alianza, pues se trata más que nada de medios para alcanzar bastiones de poder legítimos.

74Sin dejar de lado los aspectos metodológico-epistemológicos, los fenómenos electorales nos sugieren que hay que adaptar el “razonamiento geográfico”, ese “pensar en el espacio” promovido por Lacoste (1986: xv), a partir de unidades territoriales distintas, como son los distritos electorales. Estos nuevos referentes espaciales refuerzan la idea de reformular el concepto de región, ante todo como encuadres más adaptables y efectivos para la planificación territorial (Giblin, 2005b: 22).

75Desde Paul Vidal de la Blache (1898), la geografía francesa se distingue por un marcado énfasis regional. No obstante, el concepto de región ha sido objeto de numerosos debates que, por un lado, defienden su uso como unidad espacial por encima del Estado, y por el otro, denuncian su función en el enmascaramiento del saber estratégico de la geografía.

76La geografía francesa clásica ubica a la región como el ámbito espacial donde es posible entender de forma más integral la complejidad de los fenómenos geográficos, pues comprende la composición local desde el punto de vista de un entorno más amplio y su relación con otros entornos. Sin embargo, la región de estos geógrafos trata de un espacio apolítico, resultado del aglutinamiento de las influencias y determinaciones naturales aún en proceso de evolución histórica.

77En cambio, para el grupo Hérodote, dado su enfoque crítico, la región es un término esencialmente geopolítico (Giblin, 2005b: 17). Desde su raíz etimológica, procedente del vocablo regere, cuyo significado es regir, dominar o reinar, la región no se constriñe necesariamente al plano territorial o cartográfico intermedio entre lo local y lo nacional, ya que distintas regiones se configuran en el seno de cualquier tipo de organización espacial, el cual ahora incluye una relación dinámica entre lo global y lo local.

  • 11 Como los factores étnicos, lingüísticos, nacionales, religiosos, económicos o políticos. Como el r (...)

78Al igual que en el caso de los Estados, la cuestión de los límites suele ser abordada erróneamente respecto de las regiones, si no se hace contender los criterios histórico-culturales más de tipo geográfico-humanos con las fronteras paisajístico-naturales y culturales11 aunque éstas muchas veces sean objeto de determinaciones artificiales o impuestas. Y es que al relacionarse con las luchas de fuerzas, las reivindicaciones de mayor autonomía o emancipación regional suelen estar acompañadas de una reivindicación territorial de la propia idea y composición de la región, lo que tiene un catácter eminentemente sociocultural.

Geografía cultural y geopolítica

  • 12 Véase su trabajo en esta obra.

79Hay complementos teóricos y metodológicos clave en los temas de la geografía “cultural” para entender las producciones geopolíticas críticas recientes. De acuerdo con Jéróme Monnet12 los geógrafos interesados en el dominio cultural han abordado el terreno de las representaciones, del espacio vivido y de las prácticas, áreas del conocimiento que presentan discontinuidades teóricas y problemas de carácter epistemológico. Cuando su interés se centra en las percepciones y éstas se reducen al individuo, sus observaciones quedan acotadas por las relaciones entre cuerpo y ambiente y por la identificación de la persona individual y de su conciencia. Entre la percepción y la representación del espacio hay ambigüedades sin resolver. La noción de “espacio vivido”, por su parte, se encuentra cargada de las contradicciones de la llamada “realidad vivida”, pues opone realidad “imaginaria” a realidad “objetiva”, sin resolver sus límites y diferencias. Conciliar las representaciones, imágenes y símbolos del espacio vivido, individuales y colectivos, entonces, es la apuesta del análisis de las prácticas espaciales en cuya síntesis se ha esforzado el enfoque crítico de la geopolítica.

80Esto nos conduce a distinguir, como elemento que debe considerarse en el análisis geopolítico, la región administrativa de la región política y de la región geográfica. Cada una tiene papeles y funciones muy particulares de control y poder que las alejan de una comparación objetiva entre sí, en función de los medios de que disponen y de los fenómenos que pueden albergar. Y es que el poder de los actores económicos, de las autoridades y de los militantes regionalistas es muy disímil en cada entorno, así como lo es entre entornos, cuando se transita de un tipo de región a otra. Por ello, no resulta sencillo el consenso con la región que conciben los geógrafos tradicionales, aunque es necesario un diálogo con ellos (as).

81Por estas razones, bien vale la pena pensar en la representación de las regiones como entidades contextuales moldeadas por la historia y la naturaleza, y articuladas con las fuerzas ideológicas —políticas, económicas, culturales— que contribuyen a la configuración de geopolíticas internas mediante sus denuncias de centralización estatal y el fortalecimiento de los regionalismos, o su búsqueda de autonomía o reivindicaciones históricas. Regiones que, además, son atravesadas por distintas geopolíticas externas, como la globalización del mercado, los procesos de integración supranacionales, los temas de la defensa y la seguridad, y la disputa por apropiarse de la biodiversidad, los energéticos, y muy especialmente, en este siglo xxi, del agua.

82Por un lado, los problemas de reivindicaciones geopolíticas no se limitan únicamente a las regiones, sino que conciernen también, y cada vez más, a otras colectividades territoriales —entidades federativas, pueblos, ciudades y espacios rurales—. Los conflictos locales, usualmente rivalidades territoriales agrarias entre el aparato estatal y los campesinos en torno de terrenos prósperos en pleno dinamismo agrícola, involucran un fuerte contenido geopolítico, tanto en su forma como en el fondo.

83Por su parte, el Estado percibe esas luchas como una amenaza frente a la cual es necesario establecer un perímetro de contención. Para ello, se vale de su infraestructura institucional e incluso de la fuerza, pero participa, además, en la estrategia mediática que tiende a opacar las propuestas que hacen los movimientos. Junto con los poderes fácticos asociados con los medios de comunicación, el poder estatal tiende, en suma, a volver invisibles las representaciones sociales de los actores emergentes.

84Esto conduce a movimientos de cohesión social y solidaridad cívica que también tienen relación con diversas escalas geopolíticas, pues la disidencia ciudadana abarca demandas que van desde dimensiones muy localizadas hasta las más globales. De ello da cuenta la geopolítica crítica francesa en sus estudios sobre el altermundismo —entre los que se destacan los análisis y reportajes del grupo que anima a Le Monde Diplomatique— y sobre la organización civil local frente a los programas de ordenación territorial que se consideran adversos —y que ilustran las geopolíticas electorales elaboradas por Lacoste y Giblin en distintos años—.

85Así como la geopolítica crítica de Le Monde Diplomatique pone en evidencia el papel que juegan el Estado, los poderes fácticos y los medios de comunicación asociados o aliados con ellos contra las luchas altermundistas y la elaboración de alternativas por el Foro Social Mundial, la geopolítica electoral de Lacoste y Giblin muestra las articulaciones de esos poderes de los “notables” y de los movimientos cívicos con las diversas escalas geopolíticas del poder estatal y no estatal.

Comparación con otras tradiciones geopolíticas

86Para brindar una exploración lo más integral posible de la tradición geopolítica francófona, es importante destacar aquellos elementos que la diferencian de otras “escuelas”. En esta ocasión, el balance se realizará respecto a la tradición germana y anglófona —las más notables histórica y disciplinariamente—, así como a los esfuerzos que se aprecian en Latinoamérica.

  • 13 Torsö, 1864-Uppsala, 1922. Sociólogo y político sueco. Considerado el fundador de la geopolítica, (...)
  • 14 Las obras más importantes de Ratzel fueron Antropogeografía (1891) y Geografía política (1897).
  • 15 Munich, 1869-Paehl, Baviera, 1946. Geógrafo y militar alemán. Director del Institut für Geopolitik (...)

87Aun cuando el término geopolítica fue acuñado por el sueco Rudolph Kjellen13 éste basa sus leyes sobre el Estado en el pensamiento organicista del alemán Friedrich Ratzel14 quien concebía al Estado como un organismo vivo. El núcleo de sus ideas, entre las que figuran el aseguramiento y la expansión del espacio vital (lebensraum), llegó a ser tergiversado y ajustando a los elementos raciales e imperialistas de las doctrinas totalitarias previas a la Segunda Guerra Mundial. Destino similar tuvo el trabajo de Karl Haushofer15 el cual profundizaba en las dinámicas globales de poder y en los ciclos hegemónicos. Las ideas de Haushofer —principalmente la de “panregiones”— fueron asimiladas y adaptadas como base de la doctrina nazi.

88Desde luego, no se puede reducir la producción académica germana solamente a las representaciones geopolíticas clásicas de entreguerras. Numerosos han sido los aportes de esta tradición geopolítica que incluso explora temáticas y metodologías de la geopolítica crítica y ha construido una red institucional que busca la renovación de la disciplina y un mejor entendimiento de su práctica. Sin embargo, difiere de la tradición francófona por su excesiva atención en el Estado y por sus temáticas, que privilegian los intereses alemanes, como su papel en la otan, el destino del ex bloque del Este y los escenarios de las empresas y la tecnología alemanas en el exterior. Esto y su experiencia, que se acerca más al carácter estratégico-militar, son los principales elementos que la distinguen de la tradición francófona.

89Sin embargo, el propio Yves Lacoste y algunos miembros del equipo Hérodote se valieron de nuevas lecturas del trabajo de Ratzel para preparar el camino del resurgimiento de la geopolítica. Sus descubrimientos pusieron de manifiesto que los planteamientos germanos eran más complejos de lo que se creía y que la interpretación imperialista es tan solo una de tantas posibles —quizá la peor—. De hecho, las revaloraciones germanas, junto con la tradición vidaliana y el trabajo de Reclus son los ejes sobre los que se basa la tradición geopolítica crítica francófona para su proyecto liberador.

90En cuanto a la tradición anglófona, varias son las brechas que la distinguen de la francesa. Para comenzar, en cuanto a la participación en la producción literaria, los primeros trabajos de relevancia, tanto británicos como estadounidenses, consisten, en su mayoría, en metáforas geopolíticas y tratados geoestratégicos de mano de militares o estadistas. La importancia del poder naval subrayada por el almirante Alfred T. Mahan (1935), la construcción de la idea del “corazón continental” del inglés Halford Mackinder (1904), proyectan un marcado interés en imaginarios geopolíticos globales, aspiraciones hegemónicas, y se ubican claramente como instrumentos estratégicos para la política exterior de sus Estados.

91En trabajos posteriores es evidente la creciente participación de geógrafos y científicos sociales, provenientes principalmente de ciencias políticas y relaciones internacionales, con enfoques que se dan tanto en la línea de la geopolítica clásica instrumentada por el Estado (Brzesinsky, 1994; 2004; 2007; Kissinger, 1995; 1999; Huntington, 2004; Spykman, 1942), como en la de la geopolítica crítica (Agnew, 1998; Ó Tuathail, 1994; Dalby, 1991), que busca reinterpretar los discursos tradicionales y acercar el análisis a fenómenos y actores desdeñados por los clásicos.

92Los partidarios de la corriente clásica se interesan por la participación de sus países en conflictos armados, guerras por los recursos naturales, estudios estratégicos y de seguridad, y no descuidan el Heartland. Dentro de los temas que componen la agenda crítica de investigación, se destacan las configuraciones de órdenes mundiales, cuestiones identitarias, ambientales, de integración regional, así como estudios multiescala que tratan la relación local-global, estudios de género, geoeconomía, desarrollo y asuntos humanitarios.

93Como ya se ha presentado en este estudio, la agenda de la geopolítica crítica francófona está estructurada de acuerdo con los complejos regionales, pero, además, con las problemáticas del desarrollo, la nación y el nacionalismo, el subdesarrollo y la geopolítica interna del mundo francófono. Esto, aunado a las claras divergencias metodológicas y al compromiso con la acción y la denuncia, distinguen de forma especial a los francófonos.

94Pero, sin duda, la principal ruptura entre ambas tradiciones es su posición respecto a la teoría. Además del hecho de que casi no existe diálogo entre ellas, los pocos geógrafos anglófonos que han explorado el trabajo del equipo Hérodote han encontrado su enfoque muy orientado a estudios de caso o trabajos empíricos, con escaso contenido teórico, e incluso misterioso y confuso. Muestra de ello es la crítica de Gearóid Ó Tuathail sobre la complejidad de su razonamiento geográfico, la obsesión por la objetividad y la extensión de lo geopolítico, lo que amenaza con hacer desembocar el trabajo de Lacoste y del grupo Hérodote en el mismo plano ideológico-doctrinario del que precisamente quieren liberar a la geopolítica (Ó Tuathail, 1994: 325-329).

  • 16 Aunque ciertamente hay una extensa literatura en ciencias sociales, en la que se discuten límites (...)

95Aun cuando la mayor parte de la producción académica proviene de países occidentales desarrollados, o de espacios del centro, en el sistema-mundo, las perspectivas de la periferia y la semiperiferia no están ausentes. Al igual que la tradición anglófona, la propuesta latinoamericana de una geopolítica crítica carece de la unidad y el consenso suficientes, y en cierto modo, de articulación entre planteamientos, lo que le da un carácter de esfuerzo inacabado, mas no por ello deleznable. Sin embargo, comparte rasgos comunes que le distinguen de otras tradiciones geopolíticas, como su ontología pragmática neoinstitucionalista, una epistemología neoestructuralista y una fuerte dosis de metodología neomarxista. Las posiciones divergentes en torno al esclarecimiento e interpretación de las escalas; al papel de los actores sociales y del Estado, principalmente del Estado-nación, y a fenómenos como la hegemonía y el imperialismo, por ofrecer sólo algunos ejemplos, han coadyuvado a que aún no sea posible hablar de una tradición disciplinar de la geopolítica en Latinoamérica16

  • 17 Véase Sonnleitner, 2005.

96A pesar de la falta de coherencia y cohesión sustantiva, varios aportes prefiguran la articulación de una propuesta latinoamericana de geopolítica crítica; entre ellos, un conjunto de destacados estudios internacionales que ponen de manifiesto la realidad latinoamericana, escenarios futuros y recomendaciones de estrategias a seguir. Asimismo, algunos análisis de la geografía política, del poder y electoral, en ámbitos regionales, nacionales y multinacionales comparados, van adquiriendo cada vez más la complejidad y el sentido crítico de la geopolítica, logrando reconocimiento e influencia en diversos espacios anteriormente inaccesibles17

97Se suman a esto otros estudios geoestratégicos y sobre seguridad, en los cuales un enfoque renovado critica la tradición geopolítica militarista en Latinoamérica, favoreciendo la dimensión económica, alimentaria y social de la seguridad al vincular el concepto de desarrollo. De igual forma, hay más investigaciones multiescala y una creciente geopolítica de y desde la acción, como la que proponen el Observatorio Latinoamericano de Geopolítica de la Universidad Nacional Autónoma de México (unam), dirigido por Ana Esther Ceceña, y el Laboratorio de Geografía Política de la Universidad de São Paulo; estas dos instituciones forman parte de la oferta académica de estudios sobre las dinámicas espaciales del poder en la región, junto con las investigaciones y el activismo de una ecología política crítica que busca posicionarse como un frente contra las tendencias dominantes y trascender mediante la producción de conocimiento y la acción y producción de alternativas locales.

Principales críticas y conclusiones

98A lo largo de este trabajo se han puesto de manifiesto algunas de las opiniones encontradas más destacadas respecto a la tradición geopolítica crítica francófona; sin embargo, a continuación, se recapitulan y se integran críticas que no han sido presentadas todavía. Una forma de comenzar es revisando las que surgen en el interior de la comunidad científica francesa.

99La más importante deriva de que, a pesar del auge de la géopolitique, ésta no ha sido bienvenida por todos los geógrafos francófonos, pues hay quienes aún rechazan e incluso condenan su resurgimiento; entre ellos, Claude Raffestin, quien denuncia el irremediable nexo del término con su —original— pasado fascista, imperialista y nacionalista. De igual forma, geógrafos de izquierda, como Jacques Levy (2001), todavía no están convencidos de la “necesidad” de transitar hacia la geografía política y la geopolítica, y ven con escepticismo la propuesta de Hérodote. Aunado a ello, partidarios del método de Roger Brunet (2005) y otros geógrafos francófonos progresistas señalan la poca apertura a ideas e instrumentos innovadores de este enfoque, así como las cuestionables políticas para la participación en Hérodote.

100Los académicos anglófonos subrayan el desdén e incluso el abandono del aspecto teórico de la geopolítica en la tradición francófona, reconociendo su potencial para desarrollar propuestas sofisticadas y valiosas que contribuyan a enriquecer tanto el debate como el entendimiento de los fenómenos geopolíticos. Reconocimiento compartido en este trabajo. Asimismo, el enfoque geopolítico crítico combina el compromiso con temas globales y geoeconómicos sin perder su énfasis regionalista. Algunos autores no francófonos cuestionan el hecho de que en la revista Hérodote solamente se publique en francés y el que las traducciones selectas de algunos de sus trabajos privilegie la literatura francófona, lo cual puede limitar la evolución futura de este enfoque. En contraste, la traducción al castellano del Estado del Mundo da pistas que potencian la difusión de los aportes francófonos.

101Varias son las lecciones que parten de la tradición francófona de geopolítica crítica. Su experiencia y desarrollo son inspiradores, tanto por la apuesta de conformar un enfoque propio, con base en “escuelas geográficas” arraigadas y tradiciones geopolíticas menospreciadas, como por el ejemplo que toman de figuras y actitudes innovadoras que dotan de un sentido único su producción académica.

102La intención de abrir el conocimiento geográfico a un público más general, eliminar el monopolio de su uso estratégico y prestar atención a metodologías y temas radicales que contribuyan a mejorar nuestra comprensión de las rivalidades de poder entre los distintos actores en diversos entornos y escalas, es una empresa que debe reconocerse en la tradición francófona. Su propuesta de considerar otros espacios, nociones y representaciones, así como la interrelación de escalas y niveles de análisis, es fundamental para la construcción de imaginarios geopolíticos propios.

103El cuestionamiento de los discursos dominantes y el desenmascaramiento de los intereses encubiertos en proyectos políticos ofrecen el compromiso ético y el ingrediente social que no aparece en muchas tradiciones geopolíticas. Si hubiera que resumir su aportación académica, podría decirse que ésta es primordialmente la de ayudarnos a pensar crítica y humanamente en las relaciones entre espacio y poder.

104Invirtiendo la fórmula de Carl von Clausewitz (1780-1831), la política puede ser considerada la continuación de la guerra por otros medios, y el espacio en que opera no está ajeno a su manejo y análisis (Clausewitz, 1832). Adentrarse en las nuevas implicaciones del ejercicio del poder no sólo en el ámbito internacional, sino, además, en el estatal, regional y local, representa comprometerse con los fenómenos más actuales —y sus debates—, tanto de la geografía y de la geopolítica, como de la administración pública, la política electoral y el desarrollo urbano, por nombrar algunos.

105Las crecientes necesidades domésticas y en las localidades demandan la atención y acción vinculada entre los miembros de la academia, quienes toman las decisiones y la sociedad para enfrentar las amenazas a los intereses colectivos, cuyos tintes son claramente políticos. Ante este panorama, la geopolítica crítica no puede permanecer ausente ni limitarse o autoexcluirse al ámbito interestatal. Su papel en la creación de conocimiento ha sido complementario a la acción y ha tomado el compromiso de denuncia, haciendo del conocimiento un instrumento de poder ciudadano.

106Lejos de promover la emulación de la experiencia francófona, o de elogiar ciegamente su enfoque y sus planteamientos, se invita aquí a explorar su producción y trayectoria, especialmente a los de otras latitudes físicas e intelectuales. Su ejemplo sugiere identificar nuestros contextos específicos y acercarnos a ellos creativamente, y a partir de allí, construir una tradición geopolítica propia, que sea crítica de nuestra realidad.

Bibliographie

Bibliografía

Agnew, John
1998 Geopolitics: Re-Visioning World Politics, Londres y Nueva York, Routledge.

Aron, Raymond
1976 Pensar la guerra, Clausewitz, Buenos Aires, Instituto de Publicaciones Navales, tomo i “La era europea” y tomo ii “La era planetaria”.

Barrat, Jacques y Claudia Moisei
2004 Géopolitique de la francophonie. Un nouveau souffle?, París, La Documentation Francaise

Berdoulay, Vincent
2007 “Perspectivas actuales del posibilismo: de Vidal de la Blache a la ciencia contemporánea”, Geocrítica, núm. 47, <http://www.ub.es/geocrit/geo47.htm> [página consultada en abril de 2007].

Bertrand, Georges, Claude Bertrand
2002 Une Géographie Traversiére. L’environnement a Travers Territoires et Temporalités, París : Editions Arguments.

Braudel, Fernand
1990 La Méditerranée et le monde méditerranéen a l’époque de Philippe II, Paris : Armand Colin (Le Livre de Poche-Références) (9éme édition), 3 tomes (I: 534 pp.; II: 800 pp.; III: 662 pp.).
1990 a L’iidentité de la France, Paris, Armand Colin, 3 tomes (I: 410 pp.; II: 242 pp.; III: 536 pp.).

Brzezinski, Zbigniew
1997 The Grand Chessboard: American Primacy and its Geostrategic Imperatives, Nueva York, Basic Books.
2004 The Choice: Global Domination or Global Leadership, Nueva York, Basic Books.
2007 Second Chance: Three Presidents and the Crisis of American Superpower, Nueva York, Basic Books.

Brunet, Roger
2005 Le Développement des territoires : formes, bis, aménagement, París, Editions de l’Aube.

Cairo Carou, Heriberto
1999 “Geopolítica crítica”, en Diccionario crítico de ciencias sociales, <http://www.ucm.es/info/eurotheo/diccionaio/G/geopolitica_critica.htm> [página consultada en enero de 2007].

Chátelet, François
1992 Une histoire de la raison, Paris, Le Seuil.

Claval, Paul
1982 Espacio y poder, México, Fondo de Cultura Económica.
1984 “The Coherence of Political Geography: Perspectives on its Past Evolution and its Future Relevance”, en Peter J. Taylor y J. House (eds.), Political Geography: Recent Advances and Future Directions, Londres, Croom Helm, pp. 8-24.
2000 “Hérodote and the French Left”, en David Atkinson y Klaus Dodds et al., Geopolitical Traditions: A Century of Geopolitical Thought, Londres, Rutledge, pp. 239-267.

Dalby, Simon
1991 “Critical Geopolitics: Discourse, Difference, and Dissent”, Environment and Planning D: Society and Space, núm. 9, pp. 261-283.

Clausewitz, Carl von
1832 On War [Vom Krieg], en Michael Howard y Peter Paret (eds.), Nueva Jersey, Princeton University Press, p. 75. [1984, edición indexada.]

Delmas, Claude
1965 L’OTAN, París, Presses Universitaires de France.

Demangeon, Albert
1932 “Les conditions géographiques d’une union européenne. Fédération euro-péenne ou ententes régionales ?”, Annales d’histoire économique et sociale, vol. 4, núm. 17, pp. 433-451.

Dresch, Jean
1979 Un géographe au déclin des empires, París, F. Maspero.

Fossaert, Robert
1993 “Sciences sociales et géopolitique”, en Yves Lacoste (coord.), Dictionnaire de géopolitique, París, Flammarion, pp. 1371-1376.

Fossaert, Robert y E. Cazenave-Tapie
2003 El mundo en el siglo xxi: una teoría de los sistemas mundiales, 2a. ed., México, Siglo xxi Editores.

Foucault, Michel
1976 “Questions à Michel Foucault sur la Géographie” Herodote, núm. 1, París, pp. 71-85. [Hay versión castellana en Foucault, Michel (1979) Microfísica del poder, Madrid, Ediciones de la Piqueta, pp. 111-124.]

Foucault, Michel
1985 Microfísica del Poder, Argentina, Graal.

Frémont, Armand
1976 La Région, espace vécu, París, Flammarion.

Gallois, Pierre
1990 Géopolitique. Les voies de la puissance, París, Fondation pour les Études de Défense Nationale-plon, pp. 9-38.

Giblin, Béatrice
2005a “Elisée Reclus: un géographe d’exception”, Hérodote Revue de Géographie et de Géopolitique, núm. 117, París, pp. 11-28.
2005b “Introduction générale”, en Béatrice Giblin (coord.), Nouvelle géographie des régions françaises, París, Fayard.

George, Pierre
1965 “La région, cadre de la géographie active”, Etienne Juillard, Annales de Géographie, vol. 74, núm. 406, pp. 736-738.
1970 Les Méthodes de la géographie, París, Presses Universitaires de France.

Giblin-Delvallet, Béatrice
1986 “Introduction. La région, un territoire politique”, en Yves Lacoste (ed.), Géopolitiques des régions françaises, t. i, París, La France Septentrionale-Li-brairie Arthéme Fayard, pp. 9-39.
1993 “Aménagement du territoire”, en Yves Lacoste (coord.), Dictionnaire de géopolitique, París, Flammarion, pp. 124-129.

Gottmann, Jean
2007 La politique des Etats et leur géographie, París, cths.

Guglielmo, Raymond, Yves Lacoste y Marianne Ozouf
1965 Géographie, Classe de Première, París, Armand Colin.

Hepple, Leslie W.
2000 “Géopolitiques de gauche. Yves Lacoste, Hérodote and French Radical Geopolitics”, en David Atkinson y Klaus Dodds et al, Geopolitical Traditions: A Century of Geopolitical Thought, Londres, Rutledge, pp. 268-301.

Herin, Robert
1982 “Herencias y perspectivas en la geografía social francesa”, Geocrítica, núm. 41, <http://www.ub.es/geocrit/geo4l.htm> [página consultada en abril de 2007].

Huntington, Samuel
2004 ¿Quiénes somos? Los desafíos de la identidad nacional estadounidense, Buenos Aires, Paidós.

Kissinger, Henry
1995 La diplomacia, México, Fondo de Cultura Económica.
1999 Years of Renewal, Nueva York, Simon and Schuster.

Lacoste, Yves
1976 La Géographie, ça sert d’abord a faire la guerre, París, Maspero.
1977 La geografía: un arma para la guerra, Barcelona, Anagrama.
1986 “Avant-propos. Pourquoi l’analyse géopolitique des régions françaises?”, en Yves Lacoste (ed.), Géopolitiques des régions françaises, t. i, París, La France Septentrionale-Librairie Arthéme Fayard, pp. iii-xxxi.
1990 “Elisée Reclus: Géographicité et géopolitique”, en Yves Lacoste, Paysages politiques. Braudel, Gracq, Reclus..., París, Le Livre de Poche, pp. 191-237.
1993a “La géographie et ses rapports avec la géopolitique,” en Yves Lacoste (coord.), Dictionnaire de géopolitique, París, Flammarion, pp. 677-688.
1993b “Préambule”, en Yves Lacoste (coord.), Dictionnaire de géopolitique, París, Flammarion, pp. 1-35.
2005a “Elisée Reclus, une très large conception de la géographicité et une bienveillante géopolitique”, Hérodote. Revue de Géographie et de Géopolitique, núm.117, París, pp. 29-52.
2005b “Préface”, en Béatrice Giblin (coord.), Nouvelle géographie des régions françaises, París, Fayard.

Lacoste-Dujardin, Camille
1976 “A propos de Pierre Bourdieu et de TEsquisse d’une théorie de la pratique”, Hérodote. Revue de Géographie et de Géopolitique, núm. 2, París.

Laídi, Zaki
1994 Un monde privé de sens, París, Librairie Artheme Fayard.

Lopreno, Darío e Yves Pasteur
1995 Géopolitique et histoire, París, Payot.

Lévy, Jacques
2001 From Geopolitics to Global Politics: A French Connection, Londres, FrankCass Publishers.

Mahan, Alfred T
1935 La Influencia del Poder Naval en la Historia, Buenos Aires, Imprenta de la Escuela de Guerra Naval.

Mackinder, Halford
1904 “The geographical pivot of history”, The Geographical Journal, pp. 421-437.

Nogué Font, Jean y Joan Vicente Rufí
2001 Geopolítica, identidad y globalización, Barcelona, Ariel.

Ó Tuathail, Gearóid
1994 “The Critical Reading-Writing of Geopolitics: Re-reading-Writing Wittfogel, Bowman and Lacoste”, Progress in Human Geography, vol. 3, núm. 18, pp. 313-332.

Postel-Vinay, Karoline
2001 “Géographie et pouvoir”, Critique Internationale, París, núm. 10, pp. 51-58.

Preciado Coronado, Jaime
2007 Geopolítica crítica. Agendas de desarrollo y escenarios alternativos (en prensa). Raffestin, Claude
1980 Pour une géographie du pouvoir, París, Litec.

Ramonet, Ignacio
1999 Geopolitique du chaos, París, Gallimard.

Reclus, Elisée
1875-1894 Nouvelle géographie universelle, 19 vols., París, Hachette. 1905-1908 L’homme et la Terre, 6 vols., París, Librairie Universelle.

Reynaud, Alain
1981 Société, espace, justice, París, puf.

Rougerie, Gabriel
1977 Géographie des paysages, París, Presses Universitaires de France.

Sonnleitner, Willibald (coord.)
2005 “Territorios y fronteras del voto”, Trace, núm. 48, cemca- iheal-bid.

Spykman, Nicholas J.
1994 [1944] The Geography of the Peace, Harcourt, Brace and Company.
2008 [1942] America’s Strategy in World Politics, Nueva York, Transaction Publishers.

Taylor, Peter J. y Colín Flint
2002 Geografía política. Economía-mundo, Estado-nación y localidad, 2a ed., Madrid, Trama Editorial.

Varios Autores
2006 “Amérique latine : nouvelle géopolitique”, Hérodote. Revue de Géographie et de Géopolitique, núm. 123, París.

Vidal de la Blache, Paul
1898 “La Géographie politique, à propos des écrits de M. Frédéric Ratzel”, Annales de Géographie, vol. 7, núm. 32, pp. 97-111.

Wallerstein, Immanuel
1991 Geopolitics and Geoculture: Essays on the Changing World-System (Studies in Modern Capitalism), Gran Bretaña, Maison de Sciences de l’Homme-Cambridge Univetsity Press.

Notes

1 Departamento de Estudios Ibéricos y Latinoamericanos, Universidad de Guadalajara, México. El autor reconoce la decisiva ayuda de Aarón Villarruel, licenciado en Estudios Internacionales, en la elaboración de este trabajo.

2 Sobre los determinismos, veáse en esta obra el trabajo de Jérôme Monnet.

3 Principalmente, guerras revolucionarias, el legado estratégico de Karl von Clausewitz, el llamado “Tercer Mundo” y reflexiones sobre la nación, los nacionalismos y los movimientos nacionalistas.

4 Con ello, se aprecia una clara intención de transformar las agendas geográficas tradicionales, considerando fenómenos geográfico-políticos y unidades espaciales no estatales.

5 Jéróme Monnet amplía, en esta obra, los alcances de las propuestas de Lacoste: “la geopolítica personificada por Yves Lacoste y por la revista Hérodote, probablemente [está] implícitamente integrada en la geografía cultural. Por otra parte, la separación entre estudios de las relaciones ‘verticales’ y ‘horizontales’ pone la relación con el entorno ‘natural’ del lado de la geografía cultural y como un problema reservado a una aproximación ‘idiográfica’, mientras las ”características antropológicas“ remiten a una aproximación ‘nomotética y modelizante’. Así, el campo del análisis espacial parece ampliarse a la totalidad de las relaciones que estructuran el espacio humanizado, tal vez para escapar a la crítica de los que consideran que no es más que geografía ‘cuantitativa’ ” (véase el artículo de Jetóme Monnet en este volumen, p. 135). De acuerdo con Monnet, Lacoste se aleja de las representaciones que reducen a formas geométricas las complejas configuraciones geográficas.

6 En su edición del 6 de junio de 1972.

7 Ésta, en menor medida, en función del arraigo del que aún goza la escuela germana.

8 Y en menor medida, culturales.

9 En especial, las capitales y metrópolis principales.

10 Las que se comprometen en los programas de campaña.

11 Como los factores étnicos, lingüísticos, nacionales, religiosos, económicos o políticos. Como el relieve, las unidades ambientales y las evocaciones culturales que provienen del territorio como espacio vivido —l a patria o el “terruño”, etcétera—.

12 Véase su trabajo en esta obra.

13 Torsö, 1864-Uppsala, 1922. Sociólogo y político sueco. Considerado el fundador de la geopolítica, continuó la geografía de Friedrich Ratzel. Autor de Las grandes potencias de la actualidad (1911) y Fundamentos de un sistema político (1920). Sus trabajos inspiraron a los geopolíticos nazis, en particular a Haushofer.

14 Las obras más importantes de Ratzel fueron Antropogeografía (1891) y Geografía política (1897).

15 Munich, 1869-Paehl, Baviera, 1946. Geógrafo y militar alemán. Director del Institut für Geopolitik y autor de trabajos sobre la geografía de las fronteras. Sus análisis sobre Japón y la India se consideran pioneros de los estudios del Pacífico y de la importancia de las potencias marítimas.

16 Aunque ciertamente hay una extensa literatura en ciencias sociales, en la que se discuten límites y potencialidades de la geopolítica en el marco de una teoría social centralmente preocupada por su pertinencia e incidencia en la realidad social. El trabajo de Miguel Ángel Barrios (2006) apunta a una geopolítica crítica de la integración y de las relaciones internacionales.

17 Véase Sonnleitner, 2005.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2011

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540