Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

La geografía contemporánea y Elisée Reclus

 | 
Guénola Capron
, 
Carmen Icazuriaga Montes
, 
Silvana Levi
, 
et al.

Parte 2. El sujeto y el individuo

El individuo como sujeto geográfico: interés y modernidad de las concepciones de Elisée Reclus

Vincent Berdoulay

Note de l’auteur

Note portant sur l’auteur1

Texte intégral

1Hoy día, la geografía es afectada por polémicas análogas a las que enfrentan las ciencias humanas y que están ligadas a los desafíos posestructuralistas. Por consiguiente, ha surgido un renovado interés por el sujeto individual, por el papel que se le ha de conceder en los análisis, en la explicación de los fenómenos estudiados e incluso en la prospectiva a establecer. Los distintos enfoques y concepciones del sujeto sitúan este objetivo en un terreno de reflexión que aún es relativamente confuso. Las diferentes orientaciones filosóficas inspiran posturas geográficas igualmente divergentes: la distancia entre el referente filosófico implicado y la conceptualización geográfica del sujeto es a veces tan grande que el geógrafo no tiene conciencia de los presupuestos que se pueden llegar a adoptar a sus espaldas. Por esta razón, resulta interesante hacer una relectura de los primeros ensayos que intentaron vincular la geografía a una concepción que otorgara un valor al sujeto individual; así podremos develar mejor los desafíos planteados y obtener de ahí las enseñanzas adecuadas para enfrentar nuestras incerti-dumbres presentes.

2En este sentido, la contribución de Elisée Reclus, a la vez autor libertario y geógrafo, resulta muy interesante, pues él se esfuerza, en los albores de la geografía moderna, por integrar el sujeto individual a la ciencia que buscaba promover. Si bien existen numerosos trabajos sobre su vida, su obra, e incluso sobre las relaciones observables entre su anarquismo y su geografía, no hay ninguno que profundice específicamente en una de esas relaciones, a saber, la del individuo humano en tanto fundamento de todas las cosas. ¿Qué nos enseña, pues, el pensamiento de Elisée Reclus para construir una geografía sobre la base del sujeto individual?

3Antes de señalar lo que responde a esta pregunta en la obra de Elisée Reclus, citaré los grandes desafíos epistemológicos que se relacionan con la idea de sujeto. Analizaré, entonces, la posición de Reclus respecto al determinismo para después intentar delimitar su visión del sujeto geográfico. Así podré concluir volviendo a la cuestión de la modernidad en la que se adscribe el pensamiento de Reclus y a las perspectivas que éste ofrece acerca de la geografía contemporánea y su compromiso social.

Desafíos epistemológicos

4Las ciencias humanas y sociales están construidas sobre la búsqueda de aquello que estructura a la sociedad y han privilegiado nociones como el grupo social, las clases sociales y las categorías socioprofesionales. La geografía hace eco a esta tendencia, privilegiando a su vez las nociones de región, territorio, e incluso paisaje, en las cuales lo colectivo es más importante que lo individual. En otras palabras, lo importante es la preeminencia de la estructura, de tal suerte que en determinado momento hubo quienes percibieron el estructuralismo como la única vía de desarrollo para las ciencias humanas y sociales. En efecto, fuera de la psicología y de una parte de la economía, algunas corrientes menores han hecho hincapié en su planteamiento metodológico sobre el individuo, aunque, en general, ha sido a la espera de delimitar mejor los fenómenos supraindividuales.

5Sin embargo, sobre todo en estos tiempos posestructuralistas, observamos un interés creciente por el hombre como individuo, como persona que posee su propia complejidad. En una época en que la noción misma de sociedad es problemática, parece más interesante la vivencia individual o, al menos, la resonancia de diversos determinismos en el individuo y sus acciones. Actualmente, más allá de enfoques diferentes, incluso opuestos, existe una convergencia en el individuo como referente esencial para la investigación de las ciencias humanas y sociales. Esta diversidad de enfoques produce una gran inestabilidad respecto al sentido que se concede a la noción de individuo y a todas las que con ésta se relacionan. Las nociones más utilizadas dan fe de ello; entre otras, destaca evidentemente la de individuo, pero también las de actor, agente y sujeto. La geografía revela muy bien esta multiplicidad de enfoques.

6Así, desde finales de los años sesenta, la geografía del comportamiento, secundando las investigaciones que fusionaban la psicología, la economía y la gestión, intentó focalizar la atención en el comportamiento individual, es decir, en las determinaciones o indeterminaciones del individuo, en la percepción de su ambiente, en las elecciones que toma a partir de lo que interpreta, con el fin de reconstruir la geografía humana. En la práctica, este procedimiento aspiró principalmente a flexibilizar los modelos clásicos establecidos sobre los postulados del comportamiento del individuo, como es el caso del homo economicus (Pred, 1967-1969). Muy arraigada en el paradigma positivista del método científico, esta corriente buscó efectuar su reconstrucción de la geografía sobre la base de la caracterización del individuo en función de un cierto número de variables mesurables, que fueran el resultado de encuestas y se procesaran estadísticamente. El esfuerzo se dirigió así a la creación de modelos de resultados de comportamientos asociados. Debido a su relativa dependencia de los modelos clásicos de los cuales buscaba distanciarse, esta corriente de investigación se debilitó muy pronto; no obstante, actualmente retoma fuerzas gracias al auge de las ciencias cognitivas. Pero aquí también el peso del paradigma positivista que les anima obra de tal suerte que el individuo, tomado en toda su complejidad, no permanece como foco de atención. En el fondo, lejos de ser un fin en sí mismo, el individuo así considerado no es más que un elemento caracterizado por ciertas variables que buscan desembocar en la creación de modelos de estructuras sociales. Su subjetividad es poco tomada en cuenta, a diferencia de otras corrientes que han animado la geografía contemporánea.

7Algunos geógrafos recurrieron a la fenomenología para legitimar su voluntad de no tratar más al individuo como un objeto. Eric Dardel, gran lector de Heidegger, lo comprendió muy pronto. Así, sustentándose en una cita de Karl Jaspers, escribió:

[El hombre] es ‘más de lo que se deja ver a los ojos de una ciencia de la cual es objeto’; es sujeto, con la capacidad para ser libre, elaborar nuevos proyectos y empresas inesperadas. Hace falta, pues, comprender la geografía, no como el marco cerrado donde los hombres se dejan observar como insectos dentro de un vivario, sino como el medio a través del cual el hombre da cuenta de su existencia, en la medida en que la Tierra es una posibilidad esencial de su destino. (Dardel, 1952: 124)

8Por lo demás, esta corriente ha retomado con frecuencia los temas caros al existencialismo, siendo el espacio vivido el que moviliza la atención principal. El interés de los geógrafos por la subjetividad se ha convertido en un factor de peso para la definición de sus prioridades de investigación. El estudio de las representaciones, de la identidad e incluso de los sentimientos hacia la naturaleza o el paisaje son las manifestaciones de esta irrupción de la subjetividad como objetivo de investigación en el corazón de la geografía. Pero, ¿dónde está el individuo en todo esto? En muchos estudios se privilegia a uno o varios informantes, a menudo por intermediación de una fuente literaria, como el análisis de personajes novelescos. Sin embargo, en el conjunto, lo que domina es la exploración de sólo ciertos aspectos de la subjetividad humana en relación con su ambiente. La idea es comprender mejor las actitudes, con la esperanza de que se esclarezcan los comportamientos o las acciones. Este vínculo, que no es evidente, entre actitudes y acciones, generalmente se hace a un lado en los estudios que se limitan a caracterizar las representaciones. El entusiasmo por la exploración de ciertos aspectos de la subjetividad, en el fondo, no ha conducido a una mejor consideración del individuo entendido como un todo.

9Cuando se aborda la relación entre las representaciones o las actitudes, tiende a reducirse lo que es el individuo. A menudo se le inserta en la categoría de “actor”, y rara vez corresponde a un individuo particular sino, más bien, a un tipo genérico que actúa en función de representaciones y de intereses que se trata de poner en evidencia.

10Obedece a lógicas que, en el fondo, determinan sus decisiones, puesto que naturalmente busca optimizar las ventajas que pueda obtener. Éste es el sentido de la crítica a la concepción del actor de Bourdieu que François Dubet considera como "una ficción de sujeto dentro de un sistema todopoderoso” (Dubet, 1994: 13).

11Sin embargo, el individuo, que bajo este punto de vista nos parece inaprensible, es a quien con frecuencia designamos con el nombre de sujeto. El término es también ambiguo, ya que al portar el peso de las teorías que circunscriben su uso, puede hacer referencia tanto a un individuo sometido a una autoridad como a uno que es libre de tomar sus decisiones. No obstante, la tendencia dominante es utilizar el término para valorar la parte que corresponde al libre albedrío, por mínima que sea, o por lo menos, a la autonomía que preside las decisiones y acciones tomadas por el individuo. Ciertamente, en este sentido lo emplea toda una corriente de la sociología para la cual el sujeto “se define por la voluntad y la reflexividad, por la transformación reflexiva de sí mismo y de su ambiente” (Touraine, 1992: 313). A pesar de la polisemia del término, el interés de los sociólogos por la afirmación del sujeto repercute en las preocupaciones surgidas ante el creciente individualismo en el seno de la sociedad actual (Ehrenberg, 1998; De Singly, 2005).

12Las repercusiones de estos debates y de perspectivas análogas convergen en la corriente estructuracionista, inaugurada por Anthony Giddens y ampliamente retomada por los geógrafos anglófonos en relación con la dualidad structure-agency (Giddens, 1987; Gregory, 1982; Thrift, 1983). Por su situación en el tiempo y el espacio, el agente que puede ir desde el individuo hasta el grupoes producido y se produce sin cesar en relación con una estructuración social siempre inacabada, puesto que se renueva continuamente. Por esta razón, el término “agente” remite a un individuo que con frecuencia parece más actuado que actor, como lo confirman los trabajos de inspiración estructuracionista que dependen de la idea de agency. También puede argumentarse lo contrario, pero sólo en lo que concierne específicamente al aspecto indisociable entre el sujeto y el espacio (Werlen, 1993). Sea como sea, el término “agente”, así entendido por la teoría de la estructuración, presenta aún más ambigüedad que el de sujeto, pues éste se nutre de toda una corriente filosófica llamada humanista, la cual ha señalado su potencial de autodeterminación (Ricœur, 1990). Es verdad que, debido a las connotaciones de la palabra “agente”, los geógrafos anglófonos frecuentemente van a referirse a la conciencia de sí mismo a la que remite el término “self”. En numerosos casos, pero no necesariamente, este término designa aquello que la noción de sujeto autónomo y reflexivo expresa como preocupación.

13Sabemos que la corriente humanista ha sido muy impugnada por diversas corrientes para las cuales el individuo no puede estar en el origen de sus acciones debido a los procesos sociales que lo determinan, a menudo sin que él lo sepa. La omnipresencia de los discursos y de las relaciones de poder, su capacidad para producir y modificar la realidad, la fuerza de las redes técnicas, hacen que no siga siendo pertinente distinguir las nociones de sujeto y objeto, o de libertad y determinación. En estas perspectivas que asocian de manera intrínseca el discurso y el poder, o que mezclan al sujeto y al objeto en entidades de geometría variable, lo principal sigue siendo aquello que determina las conductas. El sujeto se disuelve en el juego de los discursos, poderes, deseos o interrelaciones entre humanos y no humanos, y la geografía que se basa en estas perspectivas tiene dificultades para circunscribirlo (Pile y Thrift, 1995). Como podemos ver, los desafíos fundamentales se reducen al problema de qué parte se ha de conceder a las determinaciones que pesan sobre el individuo y condicionan sus acciones.

  • 1 Las siguientes observaciones retoman en parte aquellas que hice con Gerard Gonet-Boisson durante la (...)

14Tales estimaciones, ciertamente muy incompletas, de los desafíos epistemológicos implicados en la preocupación por el individuo señalan en qué medida el geógrafo se cree en la obligación de articular, en su propósito, la parte de la “sujeción” y la parte de la “soberanía”; o dicho de otro modo, el sujeto considerado como pasivo y el sujeto considerado como activo. De lo anterior se deriva que el examen de la obra de Elisée Reclus debe evaluar la relación que establece entre el individuo y el determinismo, antes de evaluar la parte de autonomía y de reflexividad que le confiere al sujeto.1

La cuestión del determinismo

15A pesar de la abundancia de trabajos sobre Elisée Reclus, hasta el momento resulta muy difícil ofrecer una imagen clara y coherente de su epistemología. ¿Qué parte debemos atribuir al positivismo, al cientificismo, al materialismo, al mecanicismo, a la filosofía de la historia o incluso a la filosofía alemana de la naturaleza? En cambio, conocemos muchas de las fuentes filosóficas, sociales o científicas de las que pudo nutrirse, y sin duda, sabemos que estuvo expuesto a todas esas corrientes, desde las raíces religiosas de su infancia y el pensamiento ritteriano hasta los movimientos libertarios, pasando por su fascinación por las ciencias de la naturaleza, como la que expresa en su obra La Terre (Reclus, 1968-1969). Con el propósito de comprender mejor su postura frente al determinismo y el individuo, es, pues, preferible partir de un pasaje muy conocido de L’homme et la Terre, en el que enuncia la existencia de “leyes”, de las cuales distingue tres: “la ‘lucha de clases’, la búsqueda del equilibrio y la decisión soberana del individuo son los tres órdenes de hechos que nos revela el estudio de la geografía social y que, dentro del caos de las cosas, se muestran lo suficientemente constantes para que se les pueda dar el nombre de ‘leyes’ ” (Reclus, 1905, 1: iv).

16Clara retórica positivista; como en la física o la química de su época, estas “leyes” dan cuenta de “hechos”, de “órdenes” que son “constantes”; el científico objetiva lo que estudia, eludiendo completamente su relación con el objeto. Pero, ¿hasta qué punto esta forma de expresarse corresponde a la que funda el pensamiento de Reclus?

17Conocemos el éxito de la retórica positivista de los libertarios del siglo xix. Ellos encontraban en la aparente objetividad de las ciencias de la naturaleza el medio para afirmar una modernidad en oposición a las ideologías conservadoras y a las “verdades” proclamadas por las autoridades religiosas. Kropotkin enunció este punto de vista (Kropotkin, 1913), e innegablemente, Reclus lo compartía, pero no es seguro que dicho punto de vista estructurara la base de su pensamiento.

18Examinemos una por una sus tres “leyes”. La primera señala que “todas las colectividades humanas, exceptuando las tribus que han permanecido en el naturismo primitivo, se desdoblan, por decirlo así, en clases o en castas, no solamente distintas, sino con intereses y tendencias opuestas, incluso francamente enemigas, en todos los episodios de crisis” (Reclus, 1905, 1: ii-iii). Pero esta ley llamada “fundamental”, ¿lo es tanto como para adjudicarle un punto de vista positivista? Dos observaciones nos hacen pensar lo contrario. En primer lugar, Reclus se cuida de especificar que este desdoblamiento en clases O castas opuestas se debe al “efecto de un desarrollo desigual entre los individuos y las sociedades” (Reclus, 1905, 1: iii). Esta “ley” es, pues, desde su enunciación, más bien una teoría incluso en la retórica neopositivista—. En segundo lugar, advertimos que Reclus, en su trabajo, se ocupa de analizar el origen de estas desigualdades y de sus efectos. Entonces, estamos lejos aún de una ley que tuviera valor ontológico y sirviera de fundamento para explicar el funcionamiento del mundo.

19Además, en su obra L’évolution, la révolution et l’idéal anarchique y en algunos folletos militantes encontramos una útil aclaración de lo que Reclus entiende por lucha de clases (Gonet-Boisson, 2005: 180-183). Ahí atribuye la desigualdad social a la dominación de lo económico sobre lo político. La capacidad del capital para atravesar las fronteras de Estado y nacionalidad le brindan esa ventaja, por eso, “el poder de los reyes y los emperadores es limitado, el de la riqueza no tiene fin” (Reclus, 1905, 6: 256). Para demostrarlo, introduce la crítica sobre la evolución de las formas de propiedad (Gonet-Boisson, 2005); al igual que otros precursores o teóricos del anarquismo, como Godwin o Proudhon, señala que antaño la posesión estaba ligada al uso y que, por lo tanto, el concepto de propiedad privada no existía. Además, esta “ley” o teoría críticase vuelve prospectiva en la medida en que culmina en recomendaciones. Para Reclus, incluso la propiedad colectiva es cuestionable, porque “es una restricción al derecho primitivo de trabajar que pertenece a todos” (Reclus, 1905, 6: 258). Un poco como en el régimen más antiguo, defiende la repartición según las necesidades, apelando a la solidaridad.

20Lo siguiente deja en claro que su referencia a esta primera “ley” no tiene nada que ver con una ley inmutable, como lo entendería un positivista: “perpetuar la moral de la resignación de la pretendida ‘ley natural’ que dicta la existencia de una clase pobre no sólo es un crimen colectivo cometido por quienes poseen los bienes, sino sobre todo un absurdo, ya que, actualmente, los productos disponibles exceden a las necesidades del consumo” (Reclus, 1898: 98).

21A pesar del lenguaje elegido, nada hay de determinista en esta “ley” de la lucha de clases; ésta depende de una generalización de aquello que podemos observar como un fenómeno emergente en la historia de las colectividades humanas, con el objetivo de identificar mejor qué permitiría evitar su repetición en el futuro.

22La segunda “ley” la búsqueda del equilibrio no es más positivista, pese a las aparienciasse presenta, ante todo, como una “consecuencia necesaria” de la primera; toma de ahí, de hecho, su carácter teórico. Al enunciar que “el equilibrio roto entre individuo e individuo, entre clase y clase, se balancea constantemente en torno a su eje de reposo: la violación de la justicia siempre reclama venganza" (Reclus, 1905, 1: iv), esta “ley” no naturaliza el equilibrio, pues se trata de un acto formidable de fe en la capacidad humana para intentar corregir las injusticias. Pero esta capacidad nada tiene de determinista:

O bien los oprimidos se someten, una vez agotada su fuerza de resistencia: mueren lentamente y se extinguen, al no tener ya la iniciativa que constituye la vida; o bien es la reivindicación de los hombres libres la que predomina, y, en el caos de los acontecimientos, es posible distinguir auténticas revoluciones, es decir, cambios de régimen político, económico y social debidos a la comprensión más clara de las condiciones del medio y a la energía de las iniciativas individuales. (Reclus, 1905, 1: iv)

23El aparente determinismo implicado por el término “ley” abre paso a un enunciado plenamente posibilista: en la comprensión de aquello que está dado, y en la voluntad o capacidad humana para modificarlo, yace el devenir de las colectividades humanas. Señalaremos aquí, antes de retomar la tercera “ley”, que la fuente de esta capacidad reside sin duda en el individuo, y no en el grupo, y que esta insistencia de Reclus es lo que más lo aparta del posibilismo vidaliano. Por otro lado, la misma base darwiniana preside su visión de las condiciones del medio. Éstas se caracterizan por la inestabilidad, la relativa fragilidad, la complejidad, pero también por una notable capacidad de recomposición, de reestructuración. “La búsqueda del equilibrio” de Reclus remite a esta capacidad. Por lo tanto, si bien esta “ley” no constituye una aportación novedosa de su parte, se sitúa en el seno de una visión original. Para él, la búsqueda del equilibrio es un proceso constante, y no una finalidad, en la obra de la evolución. Como se ha señalado, “según Reclus, existen efectivamente una armonía y un equilibrio en la naturaleza, pero funcionan según una tendencia al desorden y al desequilibrio” (Clark, 1996: 58). Los equilibrios son, en efecto, frágiles aun cuando se rehacen enseguida: “cuando las plantas o los animales, incluidos los humanos, abandonan su hábitat natural y penetran en un nuevo ambiente, la armonía de la naturaleza se perturba temporalmente” (Reclus, 1869, 2: 434).

24Es importante señalar que esta “ley” no corresponde al equilibrio de las fuerzas antagónicas, a la manera de Proudhon, ni a la dialéctica que produce una nueva situación, como la conciben Hegel o Marx. Reclus intenta, más bien, demostrar que la historia comprende a la vez tanto “progresos” como “retrocesos”, y que cada acontecimiento posee al mismo tiempo un aspecto positivo y uno negativo (Gonet-Boisson, 2005: 187). La “ley” de la búsqueda del equilibrio permite el intento de preservar el lado positivo en detrimento del lado negativo. Ahí reside la originalidad de Reclus respecto a los autores citados, en el equilibrio relativo entre los elementos existentes. Él resume así su punto de vista:

La influencia del medio, moral e intelectual, se ejerce constantemente sobre la sociedad en su conjunto, así en los hombres ávidos de dominación como en la multitud resignada a su esclavitud voluntaria, y en virtud de esta influencia, las oscilaciones que se dan de una parte y la otra, de los dos lados del eje, nunca se emparejan sino débilmente. No obstante, ésa es una lección de la historia contemporánea, el eje se desplaza incesantemente por el efecto de miles y miles de cambios parciales que ocurren en los cerebros humanos. Es en el individuo, es decir, en la célula primordial de la sociedad, donde es preciso buscar las causas de la transformación general con sus mil alternativas, según los tiempos y lugares. (Reclus, 1898: 50)

25Para Gonet-Boisson (2005: 188), el equilibrio se compone a la vez de orden y desorden. Podemos ver el célebre aforismo de Elisée Reclus, según el cual “la anarquía es la más alta expresión del orden” (Rec4lus, 1964: 50) como resultado de esta “ley”. De cualquier forma, el posibilismo expresado en la cita anterior señala aún más claramente que es al individuo al que hay que redescubrir.

26No obstante, es posible advertir también las ambigüedades que la formulación de la ley origina. En el interior de esta visión global de la evolución de la naturaleza puede filtrarse cierto grado de determinismo en la interpretación de los hechos observados; se trata de un determinismo de los límites que imponen correctivos a la acción humana si ésta se aleja demasiado de lo que exige la tendencia al equilibrio en la naturaleza. En el interior de estos límites, el margen de maniobra sigue siendo amplio, pero, en el fondo, la naturaleza parece adoptar un semblante tutelar, indicar los modelos a seguir (Berdoulay, 1988: 62-65). En cambio, la atención que Reclus presta a la inestabilidad de las condiciones del medio y al gran potencial de iniciativa individual modera el determinismo expuesto en el enunciado de la “ley”. Por lo demás, de esta “retórica de las leyes” parten las críticas dirigidas a Reclus sobre el haber basado algunas de sus explicaciones en un determinismo del ambiente (Mikesell, 1959). En efecto, la “retórica de las leyes” invita al científico a explicar un fenómeno haciéndolo depender de leyes generales; esta tentación de abrazar el modelo positivista de explicación científica condujo a muchos geógrafos a caer ocasionalmente en explicaciones deterministas de fenómenos particulares, aun cuando su filosofía no dependía del determinismo (Berdoulay, 1988: 66-74). Reclus no fue la excepción, aunque este defecto no es tan frecuente en su obra.

27La tercera “ley” estipula, en relación con la decisión soberana del individuo, que “ninguna evolución en la existencia de los pueblos puede ocurrir si no es por el efecto individual” (Reclus, 1905, 1: iv). Reclus tiene cuidado en señalar que “la persona humana” constituye “el elemento primario de la sociedad” y que el progreso pasa por “la libertad dada en su total desarrollo a cada persona humana, la primera célula fundamental, que se combina después y se asocia a su gusto con otras células de la cambiante humanidad” (Reclus, 1905, 1: iv). Como las otras, esta “ley” depende más bien de la teoría, de la tesis, que Reclus se empeña en corroborar a través de su obra. Sin embargo, a diferencia de las dos anteriores, ésta es la propuesta más innovadora. En efecto, entre sus contemporáneos, ya sean geógrafos, o bien, representantes de otras ramas de la ciencia, muy pocos concedieron tanta importancia al papel del individuo en tanto sujeto activo y autónomo en los diversos procesos de construcción social. Examinemos ahora cómo definir mejor el contorno de este sujeto geográfico según Reclus.

La cuestión de la autonomía y la reflexividad

28El individuo por el que Reclus se interesa es, antes que nada, un sujeto libre. Ahora bien, como lo recordaban las citas precedentes, la historia y la geografía demuestran que muchos de estos individuos están sometidos. Pero éstas señalan también, siempre según Reclus, que aquellos se encuentran en una fase de retroceso en la evolución de su sociedad. La idea de la libertad del sujeto está, entonces, conectada con la de su florecimiento y el progreso social: “es en proporción directa a esta libertad y a este desarrollo inicial del individuo que las sociedades ganan en valor y en nobleza” (Reclus, 1905, 1: v).

29Así, para Reclus, la sociedad no es otra cosa que una suma de individuos, y debe permitir que cada uno alcance su propio florecimiento personal. El reconocimiento del individuo constituye la primera realidad, y quizá la única, para fundar toda acción: la identidad del sujeto no es colectiva, sino individual. Sin embargo, es igualmente claro que el valor atribuido al florecimiento del individuo es universal. No duda en repetir, con Alexandra David-Neel (Reclus, 1998: 12): “la meta del hombre es ser él mismo; el fin de su vida es no estar muerto pareciendo que vive”.

30De ahí la insistencia de Reclus por volver constantemente al sujeto individual, garantía contra los determinismos que podrían hacerlo querer jugar contra sí mismo y fundamento de las diversas y cambiantes posibilidades de combinación social. En su carta a Renard, autor de Essai sur le socialisme, evoca con vehemencia:

Y ahora bien, le pregunto, ¿por qué no decide usted mismo si es verdad —o no— que en el interior de todo organismo la célula obedece a sus afinidades? Usted no tiene razón, para forjarse una opinión, de oponer a un naturalista frente a otro [Haeckel a De Lanessan]. Todos están de acuerdo en el fondo, sean cuales sean los sofismas que anteponen para justificar las desigualdades de las cuales sacan partido, porque, de ordinario, cada uno profesa la moral que le interesa. Un profesor como Haeckel, que es “guardaespaldas” de los Hohenzollern, o bien, otro que quiere someter a los hombres a la dominación de los sabios, como Huxley, pueden, tanto como les plazca, oponer la cabeza a la entraña, el fluido nervioso al linfático; son responsables de declarar también que la célula, comparable con el hombre dentro de la sociedad, se asocia y disocia sin cesar”. (Citado por P. Reclus, 1964: 122)

31El individuo es el punto de partida y el punto de llegada de la reflexión geográfica de Reclus. La preeminencia que le confiere lo hace considerar todo reagrupamiento humano como un efecto contingente en relación con esta realidad primera. No puede, entonces, concederle un papel fundador dentro de su geografía, ni siquiera en su dimensión política. Así:

Nuestro ideal implica para todo hombre la plena y absoluta libertad de expresar su pensamiento sobre todas las cosas ciencia, política, moralsin más reserva que la del respeto por el prójimo; implica igualmente para cada uno el derecho a actuar según su voluntad, de “hacer lo que quiera”, asociando naturalmente su voluntad a las de otros hombres en todas las obtas colectivas: su libertad propia no se encuentra limitada por esta unión, al contrario, crece, gracias a la fuerza de la voluntad común. (Reclus, 1898: 103)

32Por lo tanto, el esplendor en sí mismo no puede ser concebido en oposición a la solidaridad social. El progreso de uno se nutre del progreso del otro y viceversa. La visión que Reclus tiene de la historia está completamente impregnada de esta idea:

La historia nos muestra que todo desarrollo progresivo es logrado a partir de la libertad de iniciativa; que todo movimiento regresivo, salvo en el caso de una catástrofe natural, inundación o terremoto, ha tenido como causa un retroceso, un agravamiento de la servidumbre. En circunstancias semejantes, los progresos de una sociedad se miden por la libertad de pensamiento y de acción que disfrutan los individuos. (Reclus, s.a.)

33Si bien el individuo que Reclus valora es un sujeto libre, también es un sujeto moral. Su libertad le confiere una responsabilidad que debe ejercer, sobre todo porque la geografía demuestra el impacto que éste tiene en su propio devenir. Desde 1864, Reclus se empeña en difundir las ideas de John Perkins Marsh, en un artículo titulado “L’homme et la Nature. De l’action humaine sur la géographie physique”, en el que comenta la notable capacidad del hombre para modificar la superficie de la tierra y lo subestimadas que han sido las consecuencias de estas modificaciones (Reclus, 1864). Por otro lado, a la lectura que Reclus hace de Marsh se debe una buena parte de la difusión que en Francia tuvieron las ideas angloamericanas sobre la protección de la naturaleza. En opinión de Reclus, hay que insistir en la responsabilidad del hombre que puede, por medio de su acción, desestabilizar los equilibrios naturales: “liberadas gracias a la intervención insensata del hombre, las aves que les hacían la guerra, las tribus de insectos, hormigas, termitas, langostas, crecen en tal cantidad que se convierten, ellas también, en verdaderos agentes geográficos” (Reclus, 1864).

34Reclus vincula esta ética de la responsabilidad del sujeto con la estética. Retomando, a su manera, la antigua idea según la cual la belleza refleja la armonía que rige la naturaleza, Reclus ve en ella un modo de evaluar y de juzgar la acción:

La cuestión de saber qué sirve, dentro de la obra del hombre, para embellecer, o bien, qué contribuye a degradar la naturaleza exterior puede parecer fútil a los espíritus supuestamente positivos: no por eso deja de tener una importancia de primer orden. Los desarrollos de la humanidad se relacionan muy estrechamente con la naturaleza circundante. Una armonía secreta se establece entre la tierra y los pueblos a los que nutre, y cuando las sociedades imprudentes se permiten poner la mano sobre aquello que genera la belleza en sus dominios, terminan siempre por arrepentirse. (Reclus, 1866: 379)

35He anotado lo anterior a propósito de aquello que Reclus denuncia como un “crimen colectivo” el considerar la existencia de una clase pobre como una ley natural—, su gran preocupación ética; sin embargo, un poco a la manera de Humboldt, busca recuperar la lógica geográfica; resignarse a la existencia de una clase pobre es un “absurdo”, debido a la abundancia de productos disponibles. Esto explica su tendencia a hablar de una “ley” cuando le parece que sus observaciones corroboran sus valores morales. No obstante, sus observaciones también le sirven para tomar una postura.

36Así, a propósito de la creciente división del trabajo, que engendra calamidades y desestructuraciones sociales, Reclus destaca que ésta contribuye, además, a los progresos ligados con el incremento de las riquezas y de la participación de los obreros en las técnicas y saberes modernos; de aquí concluye, como Bakunin o Kropotkin, que es preferible no luchar contra ella, sino más bien utilizar su potencial para asociar conocimiento, trabajo manual y trabajo intelectual (Gonet-Boisson, 2005: 184-185; Reclus, 1905, 6: 324).

37A causa de que Reclus incrementa la reflexividad del sujeto moral, porque busca valorizarlo, demuestra tal pasión por el desarrollo del saber y la educación. “Pronto el saber dirigirá el poder”, afirma en un arrebato de idealismo (Reclus, 1898: 175). Incluso si confesó que lamentaba no haberse comprometido más con sus acciones militantes, no cabe duda de que su infatigable producción geográfica apuntaba en esa dirección. Lo mismo ocurrió con su compromiso a favor de la educación, elemento estructurante de su compromiso social (Vicente Mosquete, 1983; 2003; Schmidt, 2007). El saber y la educación le parecían un medio esencial para dar rienda suelta a la libertad del individuo. Piedra angular de su pensamiento, en ello funda todo valor atribuido a los reagrupamientos:

Comprendemos que la vida es imposible sin un agrupamiento social. Aislados, nada podemos, mientras que con la unión estrecha podemos transformar el mundo. Nos asociamos los unos con los otros como hombres libres e iguales, trabajando por una obra común y regulando nuestras relaciones mutuas con justicia y bondad recíproca. (Reclus, 1889)

38Finalmente, para Reclus, este sujeto libre y moral es también un sujeto situado, es decir, un sujeto al que sólo se puede comprender por medio de su geografía. Como se mencionó anteriormente a propósito del determinismo, el punto de vista posibilista que adopta Reclus lo lleva a considerar que el hombre, aunque no se puede separar de la naturaleza, puede en cambio perseguir sus objetivos gracias a un mejor conocimiento de su funcionamiento. Así, “después de mucho tiempo de haber sido para el orbe nada más que simples productos, apenas conscientes, nos convertimos en agentes cada vez más y más activos en su historia” (Reclus, 1869, 2: 622). Con esto no hizo más que recuperar una idea muy antigua de la relación del hombre con la naturaleza, tema que en especial los historiadores como Michelet habían retomado últimamente con bastante acierto, y que había inspirado a los fundadores de la nueva geografía (Berdoulay, 2008: 215-221). Sin embargo, es claro que Reclus desea que los seres humanos, adquiriendo una mayor consciencia de su relación con la naturaleza, se conviertan en agentes de su propia organización y repartición en la superficie de la tierra.

39Este proyecto es posible en y con el medio. En efecto, la complejidad permite al sujeto geográfico construirse un lugar:

Incluso ahí donde la influencia [del medio] se manifiesta de una manera preponderante en los destinos materiales y morales de una sociedad humana, sus efectos entremezclan una multitud de estímulos diversos, ya concomitantes o contrarios. El medio es siempre infinitamente complejo, y el hombre es en consecuencia atraído por las miles de fuerzas distintas que se mueven en todos los sentidos, se añaden unas a otras, éstas directamente, aquellas siguiendo ángulos más o menos oblicuos o bien, contrariando mutuamente su acción. (Reclus, 1905, 1: 108)

40Esta complejidad del medio, que permite actuar al individuo, está subrayada por la forma en que Reclus desarrolla la idea, hablando del medio estático o dinámico, del medio espacio o del medio tiempo, del medio físico o humano, etcétera. Anclando así su noción del medio en un acercamiento complejo, descarta un determinismo simple de la naturaleza y preserva la posibilidad de iniciativa que corresponde al sujeto considerado geográficamente.

41En este campo, tanto de restricciones como de oportunidades, que constituye el medio, ¿cómo es posible ejercer la capacidad humana de avanzar hacia su propio esplendor? ¿Qué espacios puede promover para lograrlo? Dada su concepción del hombre como agente geográfico, Reclus no podía, evidentemente, recomendar las formas territoriales precisas para una organización espacial anarquista: “todo lo que es incapaz de renovarse, de adaptarse al medio cambiante, está impedido para avanzar: la fuerza brutal no le servirá de nada; la utopía de hoy, cada día es más evidente, se convertirá en la realidad de mañana” (Reclus, s.a.). En cambio, podemos considerar las orientaciones y desafíos que de allí se derivan. Es necesario verlos a la luz de lo que la noción actual de lugar permite subrayar, a saber, la estrecha relación que sostiene con la noción de sujeto; no es posible considerar a una con independencia de la otra.

42Desde esta perspectiva, debemos entender el interés de Reclus por la “libre asociación” (Reclus, 1898). Término caro a los primeros practicantes del anarquismo (Pelletier, 1993), corresponde a la misma idea de las distintas fórmulas “federativas” surgidas del pensamiento de Proudhon. Consiste en hacer que las reglas de la vida comunitaria y de cooperación dependan de una gestión libre y voluntaria, aunque sea por delegación, como en las democracias representativas, y no de la autoridad. Pero si bien la libre asociación o el federalismo son modos de organización multiforme (productores, consumidores, habitantes), no prejuzgan en absoluto la forma de las áreas en las que son exhortados a desplegarse; éstas pueden tomar tanto la configuración de una red como la de una unidad espacial compacta. De hecho, dada la importancia que se concede a la libertad individual, cabe preguntarse si no sería predominante la figura de red. No obstante, es sabido que Reclus encarecía también un modo de organización designado a menudo con el término de “comunalismo libertario”.

43Con la organización profesional, la “comuna” constituye, en efecto, uno de los fundamentos del proyecto libertario tal como pudo ser concebido por los primeros anarquistas, de Proudhon a Bakunin y Kropotkin, y sobre todo, puesto en marcha en varios lugares (Biehl, 1998; Bookchin, 2003). La comuna corresponde a un lugar donde se vive, es un espacio multifuncional donde se puede desarrollar una vida social y política más completa. Reclus se interesa mucho en ella, tanto así que podemos anotarlo en la larga historia de experimentosde la ciudad griega a la Comuna de París, pasando por las villas francas de la Edad Mediade resistencia a la dominación aristocrática o estatal y de innovación política.

44Sin embargo, Reclus no se entusiasma con las comunas establecidas con todo lo necesario en espacios libres. Éstas permanecen aisladas, sin contacto directo con los múltiples flujos que atraviesan a la sociedad, y por ello resulta innecesaria su vinculación, lejos de los espacios donde se elaboran las nuevas formas de organización:

Estos ensayos de comunas modelos tienen todas el defecto capital de ser construidas fuera de las condiciones ordinarias de la vida, es decir, lejos de las ciudades donde los hombres se mezclan, donde surgen las ideas, donde se renuevan las inteligencias. Y sin embargo, podemos citar varias de estas empresas que han tenido éxito, entre otras la de la “Jeune Icarie”, transformación de la colonia de Cabet, fundada hace casi medio siglo bajo los principios de un comunismo autoritario: de migración en migración, el grupo de comuneros, ahora puramente anarquista, vive una existencia modesta en los campos de Iowa, cerca del río Desmoine. (Reclus, 1896)

45La organización que Reclus desea con ímpetu no puede, por lo tanto, corresponder a las comunas o a otros territorios administrativos establecidos por el Estado. Así, es preciso comprender el argumento del artículo que había proyectado escribir hacia el final de su vida, pues puede prestarse a confusión: “federación independiente de la división territorial, federación de comunas morales y no geográficas, federación de sociedades” (mencionado por P. Reclus, 1964). Así, pues, para el geógrafo Reclus, sacrificar la vitalidad de la libre asociación en virtud de los cercos físicos o político-administrativos no era una opción. Los espacios de emancipación que él anhela permanecen más bien en la indefinición territorial, y precisamente por esto adquieren el carácter de lugar, tal como se definió anteriormente. En efecto, estos espacios se definen menos por condiciones dadas, preestablecidas, exteriores al sujeto humano, y aun menos por límites o fronteras, que por su propia iniciativa. Lo importante es considerar que este tipo de lugar conlleva una dimensión política, ya que comprende una libertad de expresión, una racionalidad dividida y una libre cooperación, todas consensuadas por los sujetos que son su fundamento.

46Consciente de que el sujeto situado para el que anhela el florecimiento no dispone de los lugares ideales que necesitaría para alcanzarlo, Reclus se limita a señalar o a evocar los espacios de emancipación cuyo surgimiento busca promover. Estos espacios se fundamentan en una valoración de la libertad individual que, mediante su mismo ejercicio, les confiere un aspecto social, político y educativo debido a que cultivan el desarrollo de las virtudes morales, el sentido de responsabilidad y la identidad. Corresponden también a configuraciones espacio-temporales flexibles y evolutivas en las cuales la expresión pública y contradictoria de información, opiniones, intereses e ideologías debe desembocar en programas de acción concretos que además sean controlables por quienes los han elaborado. Tales configuraciones son los lugares; no es posible considerarlas con independencia del sujeto individual, geográfico, que es su razón de ser.

La cuestión de la modernidad y las perspectivas actuales

47En las páginas anteriores se ha señalado en qué medida la voluntad de Reclus de dar forma y sentido a su geografía se funda en la de valorar al sujeto individual. Aunque el ambiente positivista de sus comienzos y las exigencias editoriales de la Nouvelle géographie universelle lo llevan a adoptar una escritura relativamente clásica en la que predomina la mirada exterior sobre los “hechos geográficos”, percibimos, en especial a la luz de otras publicaciones, esta voluntad de trabajar por el florecimiento del individuo. Sus últimos volúmenes, en L’homme et la Terre, exponen mucho más abiertamente este objetivo. Esto no impide que permanezca una relativa imprecisión respecto a la manera en que una geografía sensible a su compromiso social pueda volver a centrarse en el individuo-sujeto. Una de las razones es, en mi opinión, el peso de la modernidad en la obra de Reclus y la crítica de la que actualmente es objeto. ¿Los límites de la modernidad son los límites del proyecto geográfico de Reclus?

48Ante todo, es preciso subrayar que sería muy difícil clasificar a Reclus como un simple modernista, en el sentido en que se entiende hoy día. Desde luego, su fe en la ciencia, la educación, la racionalidad humana y los beneficios que puede aportar la técnica hicieron eco al modernismo de su tiempo. Por otra parte, su voluntad de trabajar por el florecimiento del individuo apuesta mucho más a la persona humana que a esas pocas dimensiones modernistas. El sentimiento de la naturaleza, la preocupación por la justicia y la solidaridad son otras actitudes o valores que vienen a ampliar la visión que se tiene del individuo. Volver sobre el pensamiento de Elisée Reclus permite ver, en relación con la crisis de la modernidad que atravesamos actualmente, qué tan necesario es no estereotipar el pensamiento geográfico de hace un siglo con el pretexto de que arrastra una visión modernista completamente caduca. Por otro lado, como he indicado respecto a Vidal de la Blache, no existe “una”, sino varias modernidades, cuyas contribuciones, igual que los obstáculos, son diversas y merecen lecturas matizadas (Berdoulay, 1999; Berdoulay y Soubeyran, 2000). Los modos de estudiar la relación del hombre con la naturaleza no fueron vertidos en un mismo molde modernista, y el pensamiento ecológico y político de Reclus nos lo recuerda.

49El individuo al que valora dentro de su geografía es soberano en su personalidad, y sobre todo, no se doblega ante una pretendida “voluntad general”, como en la tradición rousseauniana. Tampoco se puede reducir a esta ilusión, o incluso a este efecto de alienaciones múltiples que definen los discursos y poderes, sobre las cuales insistieron Lacan, Foucault y los geógrafos posmodernistas. ¿Sería, por lo tanto, análogo al que defiende la tradición kantiana y que con frecuencia retoma, de hecho, la geografía humanista? La pregunta es importante en la medida en que la geografía universitaria, como la concebida en Francia, por ejemplo, en torno a Vidal de la Blache, o en Alemania, de manera más heterogénea, se ha nutrido del neokantismo (Berdoulay, 2008).

50Aunque Reclus incorpora tesis evolucionistas del origen del hombre, discute argumentos contradictorios de monogenistas y poligenistas, y hasta emplea en ocasiones un vocabulario anticuado al designar la condición de sociedades “primitivas”, percibimos claramente, al leerlo, que atribuye un valor igual y universal a todos los seres humanos que pueblan la tierra. Tan convencido como estaba de ideas evangélicas y luego anarquistas, difícilmente vemos cómo hubiera podido ser de otra manera. Pero el sujeto al que se refiere, y del cual alaba el potencial de reflexividad, ¿es el mismo ser abstracto que se convirtió en el blanco de los críticos posmodernistas? En efecto, he señalado que se trata de un sujeto situado, pero Reclus hace referencia, ante todo, a un sujeto libre y moral. En este punto, sin duda, sus convicciones libertarias se unen con la tradición kantiana.

51Se sabe que a partir de Kant, el sujeto (das Subjekt) se convirtió en un concepto clave para el estudio de la subjetividad, es decir, de aquello que no es el efecto de causas exteriores al individuo pensante. El sujeto remite, entonces, a las pautas internas comunes a todos los espíritus humanos, constitutivas de la experiencia y, en consecuencia, de la definición de los objetos. Esta referencia a las capacidades genéricas de conocimiento ha servido para fundar las diversas modalidades en las que se desdobla el sujeto: racional, lógica, moral, etcétera. Se comprende por qué ha surgido de ahí una noción esencial de república que se pretende que sea igualitaria y solidaria. El neokantismo servirá, así, de pilar para la Tercera República francesa, y para formular dentro de ella un pensamiento geográfico innovador (Berdoulay, 2008). Contra los posmodernistas que atacan la geografía kantiana por su dependencia de un individuo abstracto y por lo tanto, recargado con todas las derivaciones del poder de la clase social y de género que lo definieron—, es preciso señalar que la geografía de Kant reposa sobre una visión corológica de los seres humanos y, por consiguiente, se sacude buena parte de estas críticas (Berdoulay, 2007).

52Sin embargo, aunque con Vidal de la Blache se bosqueja un acercamiento entre las nociones del sujeto kantiano, de ciudadano y de agente geográfico, no se llega a la articulación de un concepto de individuo que sirva de fundamento a la geografía. Este desafío ya no parecía esencial. La situación es distinta con las convicciones libertarias de Reclus, que le impiden partir de todo un reagrupamiento constituido en geografía. Desde luego, la valoración de un ciudadano activo, y no pasivo, lo acerca, como a otros anarquistas, a la concepción kantiana de sujeto; pero ésta se distingue por su rechazo a diluir la libertad del individuo dentro de una supuesta “voluntad general” surgida de los grupos humanos y ejercida por algunos individuos a los que se delegaría el poder. La línea que separa la geografía de Reclus y la de Vidal de la Blache es sobre todo política; es decir, señala dos maneras de abordar geográficamente al sujeto político.

53De esta manera, la concepción que tiene Elisée Reclus del individuo como sujeto geográfico explica que sea relativamente compatible con las geografías alemana y francesa dominantes en la época, las cuales se edificaban sobre un trasfondo filosófico profundamente kantiano. Pero, por otro lado, entendemos mejor que Reclus disienta a partir de que la organización práctica de la república está involucrada. Paradójicamente, por esta razón, su idealismo resulta mucho más exigente, en términos epistemológicos, que el de Vidal de la Blache. Si bien, con Reclus, la geografía está despojada de la concentración exclusiva sobre los marcos estatales y se reconoce la riqueza de iniciativa y de organización propia de los sujetos geográficos, no hay que pasar por alto que ofrece pocos elementos metodológicos para delimitar o promoverlos espacios emancipadores que esboza o sugiere.

54Aquí, coincidimos con otro punto caro a los posmodernistas cuando atacan al modernismo. Se trata de su voluntad de borrar, incluso de rechazar, las fronteras conceptuales entre un sujeto activo y un sujeto pasivo, así como entre lo descriptivo y lo normativo (los valores). Hemos visto que en Reclus estas fronteras permanecían indeterminadas. Los supuestos “hechos” que describe son seleccionados y estudiados en función de sus valores, para de ahí demostrar su pertinencia; en cuanto al sujeto, si bien concede un valor a la parte activa, se rinde ante la evidencia de que está sujeto a multiples determinaciones, hasta el punto de hallarse, con frecuencia, verdaderamente esclavizado. También, y ésta es mi última demostración aquí, la modernidad que sirvió para refundar la geografía del siglo xix es múltiple y va mucho más allá de los estereotipos que los posmodernistas han hecho de ella.

55Para finalizar, no puedo sino exhortar a que se realicen otras lecturas de los trabajos de Elisée Reclus, haciendo a un lado nuestros lentes contemporáneos, sobre todo si es para mejorar la geografía actual. A mi parecer, su marcha a tientas para concertar la geografía con la filosofía libertaria tiene aún mucho que enseñarnos sobre la forma de trabajar con las figuras del sujeto geográfico en el contexto del individualismo contemporáneo.

Bibliographie

Bibliografía

Berdoulay, Vincent
1988 Des mots et des lieux, París, cnrs.
1999 “Do contexto ao relato: revisitar a modernidade”, en Iná Castro, M. Miranda y Claudio Egler (coords.), Redescobrindo o Brasil, Río de Janeiro, Bertrand Brasil, pp. 315-322.
2007 “Les cosmopolitiques et le défi chorologique”, en Jacques Lolive y Olivier
Soubeyran (coords.), Aménagement et cosmopolitiques, París, La Découverte.
2008 La formation de l’école française de géographie (1870-1914), 3a. ed., París, cths.

Berdoulay, Vincent y Olivier Soubeyran (coords.)
2000 Milieu, colonisation et développement durable, París, L’Harmartan.

Biehl, Janet
1998 Le municipalisme libertaire, Montreal, Ecosociété.

Bookchin, M.
2003 Pour un municipalisme libertaire, Lyon, Atelier de Création Libertaire.

Clark, John
1996 La pensée sociale d’Elisée Reclus, géographe anarchiste, Lyon, Atelier de Création
Libertaire.

Gonet-Boisson, Gérard Reclus
2005 “Les positionnements scientifiques de la géographie libertaire à travers les travaux de Pierre Kropotkine et d’Elisée Reclus”, en Michel Papy, Elisée Reclus. Écrire la terre en libertaire, Orthez, Du Temps Perdu, pp. 143-195.

Dardel, Eric
1952 L’homme et la terre, París, puf.

De Singly, François
2005 L’individualisme est un humanisme, La Tour d’Aigues, De L’Aube.

Dubet, François
1994 La sociologie de l’expérience, París, Seuil.

Ehrenberg, Alain
1998 La fatigue d’être soi, Paris, Odile Jacob.

Giddens, Anthony
1987 La construction de la société, París, puf.

Gregory, Derek

1981 “Human Agency and Human Geography”, Transactions. Institute of British geographers, núm. 6, pp. 1-18.

Mikesell, Marvin
1959 “Observations on the Writings of Elisée Reclus”, Geography, pp. 221-226.

Pelletier, Philippe
1993 “Les nouveaux territoires de l’État”, État, politique, anarchie, Lyon, Atelier de Création Libertaire, pp. 37-50.

Pile, Steve y Nigel Thrift (coords.)
1995 Mapping the Subject, Londres, Routledge.

Pred, Alan
1967-1969 Behavior and Location, vol. 2, Lund, Gleerup.

Reclus, Elisée
1864 “L’Homme et la Nature. De l’action humaine sur la géographie physique”, Revue des Deux Mondes, núm. 54, pp. 762-771.
1866 “Du sentiment de la nature dans les sociétés moderne”, Revue des Deux Mondes, núm. 63, pp. 352-381.
1868-1869 La Terre. Description des phénomènes de la vie du globe, vol. 2, Paris, Hachette.
1889 Pourquoi nous sommes anarchistes, Panfleto.
[s.a.] Quelques mots d’histoire, Panfleto.
1869 L’anarchie, París, Publications des Temps nouveaux, núm. 2.
1898 L’évolution, la révolution et l’idéal anarchiste, París, Stock.
1905 L’Homme et la Terre, vol. 6, Bruselas, Librairie Universelle.
1998 “Prefacio”, en A. David-Neel, Pour la vie et autres textes libertaires inédits 1895-1907, París, Les Nuits Rouges.

Reclus, Paul
1964 Les frères Élie et Elisée Reclus, ou du protestantisme à l’anarchie, París, Les Amis d’Elisée Reclus.

Ricceur, Paul
1990 Soi-même comme un autre, Paris, Seuil.

Schmidt di Friedberg, Marcella (coord.)
2007 Elisée Reclus. Natura e educazione, Milano, Bruno Mondatori.

Thrift, Nigel
1983 “On the Determination of Social Action in Space and Time", Environment and planning D. Society and Space, núm. 1, pp. 23-57.

Touraine, Alain
1992 Critique de la modernité, Paris, Fayard.

Vicente Mosquete, Teresa
1983 Elíseo Reclus, la geografia de un anarquista, Barcelona, Los Libros de la Frontera.
2003 “Eliseo Reclus y su labor geográfica en la Universidad Nueva de Bruselas”, en Vincent Berdoulay y Héctor Mendoza Vargas (coords.),
Unidad y divesi-dad del pensamiento geográfico en el mundo. Retos y perspectivas, México, unam-inegi, pp. 249-270.

Werlen, Benno
1993 Society, action, and space, Londres, Routledge.

Notes

1 Las siguientes observaciones retoman en parte aquellas que hice con Gerard Gonet-Boisson durante la preparación de una conferencia para el coloquio Elisée Reclus et nos Géographies. Textes et Prétextes, Lyon, 2005.

Notes de fin

1 Laboratorio set, Centre National de la Recherche Scientifique (cnrs), umr 5603, Pau.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2011

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540