Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

La geografía contemporánea y Elisée Reclus

 | 
Guénola Capron
, 
Carmen Icazuriaga Montes
, 
Silvana Levi
, 
et al.

Parte 1. Desafíos planteados por Elisée Reclus y compromisos de la geografía contemporánea

Elisée Reclus: los albores de una “altergeografía”

Daniel Hiernaux

Note de l’auteur

Note portant sur l’auteur1

Texte intégral

1Hoy en día, la geografía humana se encuentra ubicada en un parteaguas particularmente complejo. Heredera de una larga tradición que se remonta, por lo menos en su fase moderna, hasta mediados del siglo xviii, está también sometida a profundas presiones relacionadas con lo que se ha llamado el “giro espacial” o el “giro geográfico” de las ciencias sociales; en otros términos —y en pocas palabras—, las demás ciencias sociales y las humanidades recuperan, valorizan y desarrollan la temática del “espacio”, a la cual, esencialmente, habían descalificado y arrinconado por más de un siglo.

2Friedrich Ratzel bien afirmaba que “la mayoría de los sociólogos estudian al hombre como si se hubiera formado en el aire, sin vínculos con la tierra” (Ratzel, 1898: 193). Esta observación crítica, que vale no sólo para la sociología sino para muchas otras disciplinas, ha tenido que ser reiterada por otros autores, una y otra vez, al parecer sin mucho eco.

  • 1 Hemos desarrollado este tema en la introducción al Tratado de geografia humana, publicado en 2006 ( (...)

3Sin embargo, podemos afirmar que la situación ha cambiado radicalmente desde hace un par de décadas; de una infravaloración del espacio, se ha pasado a un uso tan frecuente del término, que no pocas veces se asiste a su deformación y a su mala aplicación. La situación actual es más bien de “sobrevaloración”, en algunos casos. En consecuencia, la geografía humana se encuentra frente a un desafío intenso: el de delimitar su lugar en el concierto de las ciencias sociales y definir cuál es su aportación a ellas, desde una perspectiva que valore y analice la relación sociedad-espacio.1

4El segundo reto que enfrenta la geografía humana es reconstruirse como ciencia crítica, frente a un estado del mundo particularmente desigual y conflictivo. Como lo señalaremos en detalle después, no cabe duda de que Elisée Reclus fue el mayor antecesor de lo que actualmente se llama “geografía social”, pero de igual forma puede reconocerse como antecedente de la denominada “geografía crítica”. Luego de la explosión de los estudios críticos sustentados en el marxismo durante los años sesenta y setenta del siglo xx, se dio un nuevo despertar de la geografía crítica, por cierto no forzosamente en un contexto de gran calidad científica. El reto actual es, entonces, el de que la geografía humana sea capaz de construir un discurso crítico, sin caer en las peroratas ideológicas que todavía tienen audiencia en ciertos medios.

5Frente a esas dos situaciones medulares —la expansión de los estudios sobre el espacio como demanda de revisión de la geografía humana, por una parte, y la necesidad de una geografía crítica actualizada, por la otra—, no cabe la menor duda de que la geografía humana tiene que recuperar lo más posible de las aportaciones que sus ricas tradiciones han producido a lo largo de más de dos siglos.

6Elisée Reclus y su obra —tanto el hombre como los escritos— aparecen como piezas esenciales, como fuente obligada para este aggiornamento imprescindible de la geografía humana actual.

7En este sentido, en este trabajo se tratará de demostrar, primero, la relevancia de Reclus como geógrafo y como persona; posteriormente, se harán referencias más explícitas a su magna obra; para concluir, se reflexionará sobre la relevancia de estos temas para la geografía humana de hoy y del futuro.

8El título de este ensayo introduce el neologismo de “altergeografía”, incluso con cierto sentido de provocación. El uso de un neologismo no se debe a una simple adhesión a la moda del “altermundismo” o de otras alteridades de cualquier tipo, sino, más bien, a la toma de distancia respecto de una geografía crítica vista solamente como eso, una crítica y nada más. En cambio, aquí, queremos mostrar que Reclus abrió el camino para una geografía propositiva, es decir, que ya se esbozaba una “altergeografía” para otro mundo. Asimismo, recurrimos a esta expresión para poner énfasis en que los geógrafos, en la actualidad, tienen frente a sí otros caminos científicos y humanísticos, diferentes de los instituidos como críticos, que muy bien podrían insertarse en el conjunto de reflexiones alternativas sobre la geografía, lo cual integra tanto a la geografía fenomenológica como a otros acercamientos que revelan un nuevo humanismo en la materia, una geografía humanista (Bailly y Scarlati, 1990; Lindón y Hiernaux, 2006).

Reclus: un hombre particular

9En el contexto de este libro, sería inadmisible presentar una biografía tradicional en la que sólo se resaltaran cronológicamente los “momentos” de una vida —la cual, por cierto, fue particularmente rica—. Por otra parte, sería, además, innecesario, sobre todo si se tiene en cuenta que ya existen varios textos biográficos, que van desde la profusa obra en dos tomos de Max Nettlau (Nettlau, 1928), pasando por la “autobiografía imposible”, interesante y creativa, publicada en ocasión del centenario de la muerte de Reclus por unos compañeros anarcosindicalistas españoles (Solidaridad Obrera, 2005), hasta las obras más recientes de Hélène Sarrazín (2004 [1985]) y Henriette Chardak (1997; 2005), entre otras.

10Mi intención, entonces, es recuperar algunos elementos de la biografía de este personaje insoslayable de la geografía y el anarquismo, para apreciar las características de su trayectoria y para entender mejor su obra. En particular, trataré de resaltar aquellos elementos que llevan a entender la forma y el fondo de sus extensas y numerosas publicaciones.

11Reclus nació y murió en lugares remotos, lejos de los grandes centros del poder intelectual, económico y político. ¿Es una simple constatación empírica? No lo creo. Elisée Reclus vio la luz por primera vez el 15 de marzo de 1830 en Sainte-Foy-La Grande, en la región de Gironde, en el sur de Francia, y murió el 6 de julio 1905, en Tho-rout, Bélgica, cerca de Brujas. Además, vivió una parte sustancial de su vida fuera de su país natal, y sólo en escasas ocasiones lo hizo en ciudades de gran poder económico. Estuvo unos años viviendo en París, poco tiempo en Londres y en Berlín, y si admitimos, con dificultad, que Bruselas es capital de algo, entonces sus últimos años también los pasó en una ciudad de “cierto tamaño“. Reclus nunca fue un hombre de poder, nunca aspiró a vivir en el bullicio de aquellas ciudades que se habían desarrollado al amparo de la Revolución industrial, la famosa Groszstadt, como la calificaban los primeros sociólogos alemanes.

12Nació en una región insurgente; un territorio profundamente marcado por la profesión de la fe protestante, cuyos adeptos fueron primero rechazados y reprimidos y luego perdonados; una región alejada del poder central de París, aunque bajo su control, donde los habitantes marcaron siempre su voluntad de diferenciarse. El hecho de tener un padre pastor protestante, y de los más radicales en sus votos de pobreza, tampoco fue fortuito en la vida de Reclus. Mientras la madre de los Reclus era una persona dulce y culta, de origen clasemediero, el padre mostraba un radicalismo que terminaría por alejar a sus propios hijos de la religión, particularmente a Élie, el hermano mayor, inseparable de Elisée. Sin embargo, no hay duda de que el padre les heredó comportamientos impregnados de una profunda rectitud, un inmenso respeto por la naturaleza y, sobre todo, un sentido de valoración y respeto por el individuo, lo que tuvo influencia sobre el posterior anarquismo de los dos hermanos (Paul Reclus, 1964). Sarrazin habla con pertinencia de una “tradición de resistencia familiar”, que marcará la actitud de Elisée toda su vida (Sarrazin, 1997: 21).

13Murió en Thorout, en los brazos de la señorita De Brouckére, la última persona a quien amó, una burguesa de conocida familia que le dio refugio en su casa de campo en un pueblo belga, donde Reclus no dejó de mantenerse al tanto del mundo. Sus últimas palabras, antes de sucumbir a una crisis cardiaca, estuvieron relacionadas con la sublevación de los marinos del Kronstadt, hecho que le dio un último fulgor de optimismo sobre el futuro de la humanidad a un hombre que vivió esencialmente en contextos de guerra, represión y violencia contra los más débiles.

14Nació y murió, aparentemente, lejos del mundo, pero siempre conectado, sea por la red de resistencia y solidaridad que tejían las comunidades protestantes, sea por la red anarquista que lo sostuvo y mantuvo a su turno, hasta el final de su vida, con sus aportes intelectuales y económicos.

15Desde mi punto de vista, una etapa importante de la vida de Elisée Reclus se sitúa entre 1849 y su regreso a Francia en 1857, después de un periplo que lo llevó a casi perder la vida. Un primer viaje, que lo saca de su lugar de origen —entre Sainte-Foy-La Grande y Orthez, adonde se mudó la familia—, es el que hace a Neuwield en 1843, Alemania. Este es un lugar en el que los hermanos Morabios lo reciben para estudiar durante prácticamente un año y que tendrá mucha relevancia en su vida porque lo lleva al aprendizaje de varios idiomas europeos. Pero 1849 es el año de su excursión al Mediterráneo y de una anécdota inolvidable sobre su llegada al mar y el descubrimiento de su belleza natural. Luego regresa a Neuwield y de allá se dirige a Berlín para tomar clases, durante un par de meses, con Carl Ritter. Ya su vocación de geógrafo se estaba confirmando... sólo faltará el exilio político del 1 de enero de 1852 para que su vocación de movilidad geográfica emerja como un rasgo casi genético, no modificable: Londres; luego el condado de Wic-klow, en Irlanda; posteriormente, Nueva Orleans; y finalmente, Santa Martha, en Nueva Granada, hoy Colombia, de la cual regresará a mediados de 1857, enfermo, y en cierra forma, desilusionado, con una vocación más clara por la geografía y una tendencia en crecimiento hacia el anarquismo, aunque todavía no plenamente anarquista.

16Estos casi ocho años me parecen cruciales. La movilidad espacial de Elisée Reclus solamente puede emularla un geógrafo actual, dotado de buenos recursos y con verdaderas ganas de andar por el mundo (véase el cuadro 1). Esto marca una profunda diferencia con otros autores, por ejemplo, con Immanuel Kant, quien, además de filósofo, fue también geógrafo, pero jamás salió de su ciudad natal de Prusia Oriental, Koeningsberg, y con su casi contemporáneo, Paul Vidal de la Blache, cuyo curriculum de movilidad es notoriamente más reducido.

17Los viajes de esa época forjaron el carácter crítico de nuestro geógrafo. Reclus constatará las misérrimas condiciones de vida de los campesinos irlandeses sometidos por la bota inglesa; la condición de esclavitud y el maltrato a los esclavos negros de Luisiana; el atraso y la pobreza absoluta de los neogranadinos, en ese recóndito espacio donde pensaba ilusamente construir una colonia agrícola de carácter utopista. Al conocer el mundo desde sus espacios de explotación, se forjó también la certeza de que el trabajo del geógrafo no podía ser más que crítico.

  • 2 La relación entre la marcha y la geografía está bellamente retomada por varios autores asociados a (...)

18Después de su regreso a Francia, en 1857 —y hasta 1871—, empezó una nueva etapa de su vida, marcada por el trabajo geográfico. Recorrió no sólo Francia, sino parte de Europa, trabajando como autor de las guías Joanne para la casa editorial parisina Hachette. La confirmación de su orientación anarquista, así como su participación decisiva en la creación y el sostenimiento de la Primera Asociación Internacional de los Trabajadores hasta su disolución, engrandecerán su orientación política y lo forzarán también a viajar aún más, entrando en contacto con comunidades diversas. Su bagaje geográfico se diversificó y profundizó porque muchos de los viajes los hizo a pie, y si concordamos con Vidal de la Blache en que “la geografía se aprende por los pies”, es evidente que Elisée Reclus, incansable caminante, fue el geógrafo más ilustrado de su generación y quizá de su siglo.2

19En 1864, Reclus emprendió, a petición de su editor, la redacción de una geografía universal, comprometiéndose a publicar un tomo al año. El trabajo, relativamente factible aunque arduo, se verá interrumpido por los hechos de la Comuna de París, pero particularmente por su encierro en prisión en 1871, cuando casi lo condenan a la deportación a Nueva Caledonia, como sucedió con la activista anarquista Louise Michel. Sin embargo, justamente por su reconocido trabajo geográfico, los medios políticos anglosajones y particularmente la embajada estadounidense, así como muchos intelectuales, intervinieron a su favor y lograron la conmutación de la deportación por un exilio que lo llevaría a instalarse en Suiza.

20Allá, a orillas del lago de Ginebra, en medio de la efervescencia anarquista del Jura y en estrecho contacto con Kropotkin, Bakunin y otras figuras de este creciente movimiento, Reclus terminará su obra magna, la Geografía universal, y tendrá un papel solidario extraordinario con los compañeros anarquistas del mundo entero. Todos ellos propugnaban por otro mundo, un “altermundo”, tan diferente al mundo del capitalismo en auge como del marxismo, del cual se distancian desde la Primera Internacional.

21Los escritos de Reclus, durante esa época, son profusos. La Geografía universal fue quizá lo más visible en ese momento, y a ella regresaremos más adelante. En numerosos otros textos, sin embargo, encontramos la esencia de su pensamiento social y político, así como geográfico. Vale la pena subrayar tanto su talento para rodearse de un equipo competente, como la enorme capacidad de trabajo que demostró en esos años de exilio, entre 1872 y 1891, cuando no pisará su tierra natal pero mantendrá su extraordinaria movilidad a través del mundo (véase el cuadro 1). Tampoco pisará México, quizá por la gran cantidad de científicos que escribían sobre este país y que le aportaron toda la información necesaria para sus escritos —obras que en su tiempo ya habían sido admiradas por Humboldt y que Reclus citó ampliamente en el tomo correspondiente de su Geografía universal—.

22Después de obtener la gracia del gobierno francés un tiempo atrás, finalmente decide regresar a Francia, instalándose en Sèvres, cerca de París. El año de 1894 marcará el último parteaguas de su vida, con la invitación a incorporarse a la Universidad Libre de Bruselas, invitación que luego fue cancelada a causa de sus opiniones anarquistas, en la época del Terror Negro, por los administradores timoratos, supuestamente librepensadores, de esa universidad. Esto define el último tramo de la movilidad espacial de la vida de Reclus.

CUADRO 1. Elisée Reclus: la movilidad espacial de un geógrafo anarquista

CUADRO 1. Elisée Reclus: la movilidad espacial de un geógrafo anarquista

Nota: Esta secuencia espacio-temporal de la vida de Elisée Reclus se basa en la excelente cronología de Pascal
Bedos
(1998: 4-14), así como en diversas fuentes citadas en la bibliografía.

23Ese mismo año de 1894, Reclus se instaló en Ixelles, actualmente una comuna céntrica de Bruselas, donde fundó la Universidad Nueva, con algunos profesores dinámicos que lo apoyaron. Así, comenzó un programa de enseñanza de Geografía y una fallida experiencia de producción cartográfica, actividades que ocuparon los últimos años de su vida a la par de la redacción de El hombre y la Tierra, libro que acabará de integrar su sobrino Paul Reclus, hijo de su hermano Élie, en 1906, un año después de la muerte de su tío.

24Quizá conviene recordar algunas características del hombre, aquellas que “hacen la diferencia” y que son profundamente significativas para entender su obra y sus orientaciones políticas. Élisee Reclus fue un individualista, pero dispuesto a compartir en una comunidad, siguiendo la orientación del anarco-comunismo de su fiel amigo Kro-potkin; fue un vegetariano convencido, amigo de los animales; un defensor de los pobres y oprimidos, a los cuales dará apoyo intelectual pero también, con frecuencia, económico; un hombre con un profundo sentido de la familia, pero sin aceptar las convenciones del matrimonio oficializado; un hombre profundamente fiel a sus amigos; una persona sinceramente buena; un amigo de la Tierra, como lo analizaremos después.

25En fin, como lo subrayaba Max Nettlau, “un sabio justo y rebelde” (Nettlau, 1928), alguien que inspira un afecto profundo entre quienes aprendieron a conocer al hombre por sus obras y por las obras que sobre él se han escrito, como ningún otro geógrafo.

Reclus, un geógrafo sin igual

26Realmente, la convergencia de enfoques para tratar de destacar el carácter único, especial, de Elisée Reclus como geógrafo es extraordinaria. Por ejemplo, el segundo libro de la escritora y biógrafa francesa Henriette Chardak se titula Reclus, un enciclopedista infernal (Chardak, 2005); por su parte, Joel Cornuault titula una de sus obras: Este sorprendente geógrafo (Cornuault, 1999), y Hélène Sarrazin escribe Reclus o la pasión del mundo (Sarrazin, 1985). Ciertamente, como lo quiero reafirmar en los párrafos que vienen, Reclus fue un geógrafo fuera de serie.

27Quizá lo más fácil sea emprender el itinerario geográfico de la obra reclusiana empezando por su profusión. Reclus es una personalidad aparte en la geografía francesa, por múltiples razones, entre otras, por la amplitud de su obra, dentro de la cual se destaca la trilogía esencial: La Tierra, descripción de los fenómenos de la vida del globo (2 romos, 1868-1869); Nueva geografía universal (19 tomos, 1876-1894) y El hombre y la Tierra (6 tomos, 1905-1908). Otras publicaciones completan el cuadro (varias guías Joanne para Hachette, Historia de un arroyo, Historia de una montaña, Viaje a Santa Martha, Nueva Granada, etcétera). Parte de los artículos científicos que publicó con bastante regularidad en la Revue des Deux Mondes acaban de ser felizmente recopilados (Alavoine-Muller, 2007) y una parte sustancial de su obra puede ser consultada en línea, tanto en páginas anarquistas como en la Biblioteca Nacional de Francia (véase la bibliografía).

  • 3 Por honestidad, conviene subrayar que Kropotkin ayudó a Reclus en el tomo sobre Rusia. Su hermano O (...)

28Como lo subraya Chardak, Reclus es, efectivamente, el último enciclopedista, por lo pronto, en geografía. Nadie emprendió, y posiblemente nadie lo hará en el futuro, una obra de esta magnitud escrita esencialmente por un solo hombre.3 Lo anterior refleja en parte una gran unidad de presentación y enfoque, aunque a lo largo de los años, sin duda, Reclus modificó su posición sobre ciertos aspectos, como el colonialismo (véase Baudouin y Green, 2007). La posición enciclopedista de Reclus ha sido muy criticada, y lo sigue siendo actualmente, en parte, con razón.

29Sin embargo, no nos olvidemos del contexto de la geografía de la época. La obra de Humboldt, ciertamente, marcó un hito, pero seguía profundamente signada ambiguamente por el Romanticismo, por una parte, y por una voluntad racionalista proveniente de la Ilustración, por la otra. Conrado Malte-Brun, quien fuera Secretario de la Sociedad Geográfica de París, produjo una Geografìa universal de menor influencia, aunque fuera leída intensamente, en ausencia de otra obra del mismo tipo, hasta la aparición progresiva de los tomos anuales —así como de los folletines capitulares con los cuales se la difundía— de la Geografía universal reclusiana.

30Reclus produjo, en ese contexto, una obra sumamente extensa, profusa en información de calidad, tanto sobre el medio físico, como sobre lo humano, del mundo entero, y además, distante del romanticismo idealista de sus predecesores. Es la primera y última gran obra geográfica de un solo hombre, con vocación universal.

31Otro rasgo de la obra de Reclus es el carácter humanista de su producción. Cabe aclarar, en ese sentido, que la Geografia universal fue un encargo especial de la editorial Hachette. Reclus, por contrato, tenía prohibido expresar sus opiniones políticas. Por ello su obra es más sobria, menos comprometida socialmente que otras anteriores o posteriores. Incluso el propio Reclus afirmaba, en una carta a su querido amigo y corresponsal húngaro, Attila de Gerando, que le aburría profundamente escribirla, pero era evidente que hacía falta un texto depurado dirigido a una audiencia amplia. Sin embargo, superando su aburrimiento, y en aras de producir una geografía más acorde con sus opiniones políticas, los rasguños al poder no faltan, las tomas de posición a favor de los desfavorecidos abundan y la clarividencia de sus opiniones es transparente, como lo expresé en relación con el capítulo sobre México (Hiernaux, 1999). Pero la gran cantidad de textos que fueron escritos sin esa mordaza editorial, como El hombre y la Tierra, muestran un Reclus más proclive al humanismo y a la crítica, motivo por el cual ha sido rescatado como heraldo de una geopolítica diferente a la de Friedrich Ratzel y sus derivaciones fascistas por geógrafos políticos como Yves Lacoste y Béatrice Giblin.

32No obstante, prefiero destacar el carácter innovador de su obra en cuanto a su fuerte calidad literaria —también presente en la obra de Humboldt— y su auténtica pasión por la belleza, lo que engloba su pasión por el hombre, por la naturaleza y por la calidad artística de la escritura. Como bien lo subraya Joel Cornuault, la escritura de Reclus está con frecuencia refrescada por las musas, lo que la hace más humana, más accesible, más legible para quienes difícilmente leen (Cornuault, 1999). ¿No será eso, más allá de un compromiso social del autor, un signo de su voluntad de hacer “otra geografía”? Quiero subrayar el hecho de que la publicación, a razón de 200 000 ejemplares semanales, era leída por un número aún mayor de trabajadores de distintos círculos anarquistas y de diversos movimientos sociales. Todavía hoy, la presencia de las obras de Reclus en los círculos políticos, ¿no es un signo evidente de la permanencia de su forma de “hacer geografía”, más que de unos datos geográficos solamente, los cuales, en sí, quizá ya sean anacrónicos?

33Con toda evidencia, hoy Internet tiene más datos y posiblemente mejores que los de Reclus. Pero eso no debe entrañar una pérdida de interés por su obra, ya que su valor es otro: su accesibilidad, que confronta a quienes piensan que sólo lo oscuro y difícilmente entendible merece ser valorizado, como bien lo subraya el filósofo Michel Onfray, de tendencia anarquista; su calidad literaria; su expresión de un profundo amor por el mundo... La Geografía universal de Reclus fue, definitivamente, la mayor obra de difusión del conocimiento geográfico de su época, y hoy en día sigue siendo inigualable.

34Quisiera insistir en el hecho de que él amaba profundamente el mundo. Por eso, comparto la idea que queda atrás del título del libro de Hélène Sarrazin (1985), la “pasión por el mundo”, como un rasgo esencial de Elisée Reclus. Su amor al mundo lo llevó a pronunciar una de las frases más certeras y valuables de toda su obra: “el hombre es la naturaleza que toma conciencia de sí misma“. Con esa frase expresa no sólo un sentido que hoy llamaríamos ecológico, sino algo más que eso. El ecologista es alguien que sostiene que debemos cuidar la naturaleza. Reclus va más allá: afirma contundentemente que somos la naturaleza pensante y que, en consecuencia, tenemos que cuidar la naturaleza, pero antes que todo nos tenemos que cuidar a nosotros mismos. Vista así, la relación entre la sociedad y el espacio es indisoluble; por ello, como ha dicho Ratzel, entre muchos otros, no tiene sentido desarrollar ciencias sociales que ignoren el espacio, y en particular, la naturaleza. Esto explica claramente por qué Reclus sostuvo siempre la unidad indisoluble de la geografía física y la humana.

35La obra de Reclus, vista desde esta perspectiva, se vuelve entonces la punta de lanza de “otra geografía”, de una “altergeografía”, en la que la disociación, aparentemente “natural”, a la cual ha llevado la evolución del pensamiento geográfico moderno es una vía errónea, un verdadero impasse. Reclus produjo conocimiento sobre la tierra, conocimiento aparentemente superado hoy en día, reafirmando nuestra unidad indeleble con la naturaleza. Cuando filósofos, genetistas y numerosos otros científicos nos demuestran cada vez más la escasa distancia que separa a la especie humana de las demás que pueblan la faz de la tierra, la posición de Reclus cobra relevancia y merece reflexión.

Reclus un verdadero ”altergeógrafo”

36Los escritos recientes sobre Reclus, afortunadamente, han superado ese rescate utilitarista que se hizo de su obra en el entorno de la revaloración de la geografía política y la geopolítica. Rescatar la poética reclusiana, su calidad literaria, su enciclopedismo, su profundo sentido social, la virtud de su propuesta triádica sobre las clases sociales, el equilibrio y el individuo —a partir del prefacio de El hombre y la Tierra—, han sido pasos importantes para volver a colocar a Reclus en un lugar que signifique más que cada una de sus aportaciones tomada en forma particular. No dudo un solo instante de la validez de ese trabajo al que saludo y al cual me remito regularmente.

37Pero mi intención, manifiesta en el título de este trabajo, es llegar a concluir que la obra de Elisée Reclus va más allá de estas características, saludables cada una en sí. Estamos frente a lo que llamo una “altergeografía“. Sólo me resta atar los cabos sueltos de lo que he tejido a lo largo del texto, es decir, poner en evidencia la unidad que sub-yace a las particularidades de la geografía de nuestro autor y que apuntan a una geografía diferente, la cual puede ser vista como paradigmática y susceptible de un gran futuro. ¿Cuáles serían entonces las características de la obra de Reclus que, vistas en conjunto, fundan una “altergeografía“?

38La geografía de Reclus ha sido construida sin ninguna filiación de “escuela”, como fue el caso de la que fundara Paul Vidal de la Blache. Reclus hurgó libremente en las aportaciones de sus antepasados y de sus contemporáneos; no sólo entre los geógrafos, sino en el rico abono de las demás ciencias sociales, en construcción en su época. Su hermano Élie, en buena medida uno de los fundadores poco reconocido de la etnografía, lo llevó a abrevar también de otros enfoques. Reclus se mostró atento a todas las ciencias, como lo demuestran las citas al pie de su Geografía universal y de sus demás obras. Hombre abierto al espíritu de su tiempo, tampoco cerró el camino después de sí construyendo una geografía dogmática, plagada de “conceptos” y “métodos” universalizantes. Al contrario, profesó la enseñanza de una geografía abierta, en la cual los alumnos tenían mucha participación en el desarrollo de la docencia, por ejemplo, cuando abrió los cursos de Geografía en la Universidad Nueva de Bruselas. Como no fundó una escuela —evitando el riesgo de la egolatría—, propuso implícitamente un camino susceptible de ser renovado, actualizado, revisado, sin tapujos ni consignas.

39Para esta forma de entender la geografía, el individuo resulta central. Éste no sólo es responsable de su propio aprendizaje, sino que, además, y al contrario de lo que profesó la geografía posterior, sobre el individuo descansa la responsabilidad de construir el mundo, claro que asociándose con otros en apoyo mutuo, en convivencia, antes que en conflicto.

40En este contexto, la reivindicación de la figura del individuo por Reclus es una posición claramente anarquista, asociable, además, a su formación protestante originaria. Reclus siguió en buena medida el pensamiento de los autores de su época, mostrando cierto rechazo hacia la capacidad de acción de las masas. Para él, la educación es un elemento central para la transformación de las sociedades, y esto es algo que no pueden lograr las masas amorfas, manipuladas por líderes inconsistentes. Esta posición suya difiere de la que profesaba otra corriente de pensadores en la misma época, como, por ejemplo, Marx y Engels. La posición de Elisée Reclus fue, en buena medida, el origen de una de las más fuertes disensiones en el seno de la Primera Internacional, entre las que la llevaron a su ruptura. Recordemos que los hermanos Reclus estuvieron entre los primeros militantes y fundadores de la Internacional y que esa posición sobre la preponderancia del individuo estaba muy influida por Bakunin.

41Reclus reconocía que el conflicto es algo inherente a las sociedades, que siempre serán imperfectas, pero, al mismo tiempo, afirmaba que la convivencia y el apoyo mutuo, caros a los anarquistas, indican la verdadera forma de avanzar. A lo largo de los años, Reclus evolucionó hacia una posición más afín con el anarco-comunismo, propugnado por su amigo Kropotkin. También se entiende que Reclus se dio cuenta de que las acciones individuales, como, por ejemplo, los atentados del Terror Negro a finales del siglo xix, no constituían una vía deseable para el cambio social, sino que generaban más represión. Si bien condenaba esa violencia, reconocía también que la desesperación había llevado a esos anarquistas a asumir esa postura, la cual, con frecuencia, desembocaba en una inmolación previsible.

42La solidaridad que en este comienzo del tercer milenio propugnan los “alter” de todos los tipos, que son muchos y diversos, no es muy diferente de esta propuesta reclusiana de un siglo antes. Para los movimientos alternativos, el individuo construye, en el seno de la acción colectiva, una forma de intervención que respeta su individualidad pero la “empodera” por la multiplicación de actos que devienen en una protesta colectiva.

43La relación entre el enfoque anarquista de Reclus y sus posiciones geográficas es evidente. La geografía debe detectar el papel de los individuos en la transformación de la relación entre la sociedad y el espacio. En efecto, en la dimensión individual se presentan prácticas que modelan la faz de la tierra, asumiendo también que esas prácticas individuales adquieren capacidad de transformación por su multiplicación y su interacción.

44Si el individuo es central, entonces la geografía debe pasar por una revolución co-pernicana, dejando atrás los agregados humanos “gelatinosos” e inasibles, e ingresando a los “mundos de vida” concretos y personalizados. Eso es otra cara de la “altergeografía” que dibuja la obra de Reclus. El individuo, visto en sociedad y con sus conflictos, centro de la evolución del mundo que Reclus prefiere a su revolución, deviene entonces también el corazón de una geografía que sabrá criticar las desventuras de los humanos, sus conflictos, sus relaciones a veces contradictorias con el espacio y la naturaleza en particular, como lo hace nuestro autor cuando analiza, suave pero eficazmente, el derrotero de un arroyo desde la fuente hasta la desembocadura en el mar (Reclus, 1958). La crítica no proviene entonces de una visión predeterminada sobre el bien y el mal, lo deseable y lo rechazable, sino de una clara y expresa descripción y análisis de cómo se construye, día a día, paso a paso, la relación entre cada hombre y su espacio.

45Para Reclus, la crítica no es el resultado de una propuesta predeterminada sobre un modelo de sociedad, sino el resultado de una reflexión sobre lo real. Evidentemente, eso puede llevar a contradicciones, a posiciones quizá difíciles de sostener hoy en día, como la evidente atracción de Reclus por la modernidad técnica en la línea de Saint-Simon o su aprobación de ciertas formas de la colonización en África, o también, su inclinación por los grupos mestizos, más susceptibles de aprovechar la modernidad para lograr un desarrollo creciente, entre otras cuestiones difíciles de defender actualmente. Todo ello, cabe subrayarse, fue planteado en franca contradicción con su misma actitud de rechazo de la esclavitud, su desaprobación del modernismo a ultranza, su repudio por las formas dictatoriales usadas para controlar a los pueblos, entre muchas críticas más, que expresara sobre las sociedades que conocía y presentaba en sus obras. Sin embargo, esas mismas contradicciones expresan su búsqueda permanente de explicaciones y orientaciones, característica de su pensamiento que le trajera tanto éxitos como errores evidentes.

46La naturaleza, en el centro de la obra de Elisée Reclus, no es solamente paisajes, aunque haya excelsas descripciones de algunos. La naturaleza es efectivamente algo de lo cual somos oriundos. Más que un ecologismo que hable de “impactos”, Reclus habla de sinergias, de una visión holista del mundo, que no deja de recordarnos a Yi-Fu Tuan y otros autores contemporáneos, en esta misma veta. En esta geografía, la naturaleza adquiere un sentido diferente. Cuando la naturaleza es vista sólo como un mundo físico, un soporte de nuestras actividades humanas que creemos superiores, podemos alegremente separar dos geografías, la física y la humana. Aunque hoy resulta difícil enseñar las dos vertientes al mismo tiempo, debido a la complejidad adquirida por el conocimiento geográfico especializado, es claro que “otra” geografía humana debe sostener la indisolubilidad entre la naturaleza y el hombre.

47Una geografía que sólo fuera descriptiva, acaso analítica, y en ocasiones, crítica, sería todavía una geografía hueca, sin la dimensión propositiva que se deriva forzosamente de los planteamientos analíticos. Reclus lo entendió con claridad. Como muestra de ello, sugerimos revisar su artículo sobre la renovación de las ciudades, al que algunos hemos considerado el precursor de la geografía urbana (Hiernaux, 1999; Pelletier, 2007), e incluso, más avanzado que muchas obras de geografía urbana que se publican actualmente. Si asumimos como nuestra la advertencia reclusiana de que la revolución sólo cambia las situaciones pero no el fondo de las cosas, y que sólo mediante la evolución se logran los cambios verdaderos y perdurables, entonces admitiremos también que la geografía, más que promover “grandes noches revolucionarias”, como lo ha hecho con frecuencia la geografía crítica de cuño marxista, deberá asumir y reconocer el libre albedrío de los hombres libres, congregados en agrupaciones responsables y solidarias, así como sugerir los cambios que juzguemos necesarios, desde la óptica de una geografía propositiva y comprometida, para mejorar nuestro mundo de vida, individual y colectivo.

48Afortunadamente, la era de los Estados encerrados en sus nacionalismos patrioteros, en sus supuestamente calurosos regionalismos y solidaridades de terruño, de “patrias chicas”, ha pasado ya. La globalización que nos amenaza no es la que destruye las barreras de la incomprensión, sino la que reconstruye las fronteras de los mercados y los patios traseros imperiales, a partir de la conducta de ciertos grupos políticos ubicados en los centros mundiales y de poderosas corporaciones internacionales.

49Frente a esa universalidad del avasallamiento, han surgido voces cada vez más potentes, aunque en ocasiones desviadas o aprovechadas por intereses específicos, que propugnan un mundo diferente. La universalización de los mercados se debe sustituir por una tierra también mundializada, en la que cada individuo tenga un lugar en el despliegue de un auténtico apoyo mutuo, sin fronteras ni barreras raciales, de género, creencia o de cualquier otra índole. La geografía puede ayudar a entender mejor ese mundo, a explicar esas diferencias obvias, pero no insuperables, de los comportamientos en torno al espacio, así como plantear alternativas reales.

50Algunos todavía se extrañan —agresivamente— de que hoy se siga hablando de Elisée Reclus (Hiernaux, 2005), pero debemos preguntarnos si ello no proviene de un rechazo al cambio, como ha sucedido en otras ocasiones con las propuestas innovadoras en geografía. Visto desde aquella óptica, la propuesta de una “altergeografía” no sería más que una ilusión, una utopía; pero para nosotros se hace cada vez más evidente que la opción es válida para la evolución de la geografía, precisamente porque empieza a hacer temblar y enfadar a quienes defienden una geografía tradicionalista, que no piensa o lo hace siguiendo consignas, sean “científicas” o “políticas“.

Me dice que mi poema no es realizable, que es un sueño. O bien podemos realizar este sueño para la sociedad entera, en cuyo caso trabajemos con energía, o bien no podemos realizarlo más que para un número reducido de personas, en este caso, trabajemos más. (Elisée Reclus, correspondencia)

Bibliographie

Bibliografía

Alavoine-Muller, Soizic
2007 Elisée Reclus: Les États- Unis et la guerre de Sécession. Articles publiés dans la Revue des Deux Mondes, Paris, cths.

Bailly, Antoine y Renato Scariati (coords.)
1990 L’humanisme en géographie, París, Anthropos. Bassand, Michel y Jean-Philippe Leresche (coords.)
1994 Les faces cachées de l’urbain, Berna, Peter Lang.

Bataillon, Claude y Marie-France Schapira
2005 “Elisée Reclus: Lecture(s) du territoire de l’État-nation mexicain”, Hérodote, Revue de Géographie et de Géopolitique, núm. 117, segundo trimestre, París, Éditions la Découverte, pp. 105-122.

Baudoin, Axel e Hillary Green
2007 “Reclus, a Colonialist?”, Cybergeo, art. 239, <www.cybergeo.eu/index4004.html.>.

Becker, Heiner
1997a “Bibliographie”, Itinéraire “Elisée Reclus”, núm. 14-15, Paris, pp. 100-107.
1997b “Jean-Pierre-Michel ‘Élie’ Reclus”, Itinéraire “Elisée Reclus”, núm. 14-15, París, pp. 15-20.
1997c “Les frères Reclus et Bakounine”, Itinéraire “Elisée Reclus”, núm. 14-15, Paris, pp. 66-68.
1997d “Paul Reclus”, Itinéraire “Elisée Reclus”, núm. 14-15, Paris, pp. 26-28.

Bedos, Pascal
1997a “La vie d’un doux entêté de vertu”, Itinéraire “Elisée Reclus”, núm. 14-15, París, pp. 4-14.
1997b “Nadar”, Itinéraire “Elisée Reclus”, núm. 14-15, París, pp. 97-99.

Boino, Paul
1997 “Une géographie impertinente et combattante”, Itinéraire “Elisée Reclus”, núm. 14-15, Paris, pp. 80-90.

Brémand, Nathalie
1997 “Un professeur pas comme les autres”, Itinéraire “Elisée Reclus”, núm. 14-15, Paris, pp. 45-54.

Calabi, Donatella
2001 “Marcel Poëte: pionnier de l’urbanisme, militant de l’histoire des villes (une vie de cité, 1924-1931)”, en Christian Topalov y Christian Topalov hijo (coords.), la ville des sciences sociales, París, Belin, pp. 79-109.

Chardak, Henriette
1997 Elisée Reclus, l’homme qui aimait la terre, París, Stock. 2005 Elisée Reclus, un encyclopédiste infernal, París L’Harmattan.

Clark, John P.
1996 La pensée sociale d’Elisée Reclus, géographe anarchiste, Lyon, Atelier de Création Libertaire.

Claval, Paul
1998 Histoire de la géographie française de 1870 à nos jours, Paris, Nathan Université.

Cornuault, Joel
1999 Elisée Reclus, étonnant géographe, Périgueux, Fanlac.

Dunbar, Gary
1978 Elisée Reclus, Historian of Nature, Connecticut, Archon Book. Enckell, Marianne

1997 “Suisse: Un exil très actif”, Itinéraire “Elisée Reclus”, núms. 14-15, París, pp. 60-63.

Fleming, Marie
1988 The Geography of Freedom (The Odyssey of Elisée Reclus), Montreal, Black Rose Books.

Gandini, Jean-Jacques
1997 “Elisée Reclus, écrivain et poète”, Itinéraire “Elisée Reclus”, núm. 14-15, París, pp. 40-44.

Giblin, Béatrice
1986 “Introducción” y selección de textos, en Elisée Reclus: el hombre y la Tierra, México, Fondo de Cultura Económica. [París, Maspero, 1982.]

Gómez Mendoza, Josefina, Julio Muñoz Jiménez y Nicolás Ortega Cantero (comps.)
1982 El pensamiento geográfico, Barcelona, Alianza Editorial.

Gregory, Derek
1994 Geographical Imaginations, Cambridge, Mass.-Oxford, UK, Blackwell.

Hiernaux-Nicolas, Daniel
1999 La geografia como metáfora de la libertad, presentación y selección de textos de Eliseo Reclus, México, Plaza y Valdés-Centro de Investigaciones Científicas Jorge L.Tamayo.
2003a “Elisée Reclus y la formación
del pensamienro geográfico decimonónico”, en Vincent Berdoulay y Héctor Mendoza (eds.), Unidad y diversidad del pensamiento geográfico en el mundo, retos y perspectivas, México, Instituto de Geografía-unam-inegi-ugi, pp. 271-288.
2003b “
Reclus, Elisée (1830-1905)”, en Jacques Lévy y Michel Lussault (coords.), Dictionnaire de la géographie et de l’espace des sociétés, Paris, Belin, pp. 770-771.

Lacoste, Yves
1990 Paysages politiques, París, Le Livre de Poche. Lévy, Bertrand y Alexandre Gillet (coords.)
2007 Marche et paysage, les chemins de la géopoétique, Génova, Metropolis.

Lindón, Alicia
2000 “Entre l’organicisme et le romantisme, une exploration de la pensée de Reclus à travers du livre de Hiernaux: la géographie, métaphore de la liberté”, Géographie, Economie et Société, Paris, pp. 448-452. [Versión inglesa: “Between Organicism and Romanticism: Exploring Reclus’s Thought through Hiernaux’s Geography as a Metaphor to Freedom”, Environment and Planning D: Society and Space, vol. 18, Londres, Pergamon Press, pp. 562-565.]

Lindón, Alicia y Daniel Hiernaux
2006 “La geografía humana: un camino a recorrer”, en Daniel Hiernaux y Alicia Lindón (coords.), Tratado de geografia humana, Barcelona, uam-Anthropos, pp. 5-20.

Lussault, Michel
2000 “La ville des géographes”, en Thierry Paquot, Michel Lussault y Sophie Body-Gendrot (comps.), La ville et l’urbain, l’état des savoirs, Paris, Postface de Claude Bartolomé-Éditions la Découverte, pp. 21-35.

Moulaert, Jan
1997 “Belgique: un rendez-vous manqué”, Itinéraire “Elisée Reclus”, núm. 14-15, París, 91-99.

Nettlau, Max
1928 Eliseo Reclus: la vida de un sabio justo y rebelde, 2 tomos, Barcelona, Biblioteca de la Revista Blanca.

Nicolas, Georges
1984 “Elisée Reclus, 1830-1906”, en Philippe Pinchemel et al, Deux siècles de géographie française: choix de textes, Paris, Comité des Travaux Historiques et Scientifiques-cths-Ministère de l’éducation Nationale.

Neyts, Jean-Marie
1997 “Les conceptions sociétaires d’Elisée Reclus: la conquête du bonheur”, Itinéraire “Elisée Reclus”, núm. 14-15, París, pp. 72-75.

Papy, Michel
2005 Elisée Reclus: écrire la terre en libertaire, Orthez, editions du Temps Perdu.

Pelletier, Philippe

1997 “Géographe ou écologue? Anarchiste ou écologiste?”, Itinéraire “Elisée Reclus”, núm. 14-15, París, pp. 29-39.
2007 “La ville et la géographie urbaine chez Elisée Reclus et à travers son époque”, http://raforum.info/reclus/spip.php?article25.

Ratzel, Friedrich
1898 “El territorio, la sociedad y el Estado”, L’Année Sociologique, vol. iii, Paris, pp. 1-14. [Retomado en Josefina Gómez Mendoza, Julio Muñoz Jiménez y Nicolás Ortega Cantero (eds.), 1982, El pensamiento geográfico, Madrid, Alianza Editorial, pp. 193-203.]

Reclus, Elisée
1861 Voyage à la Sierra Nevada de Sainte-Marthe, París, Zulma. [Primera edición [1881, 1991] en francés, 1861; edición totalmente revisada, 1881; la edición de 1991 se basa en la de 1881.]
1864-1883 Nouvelle géographie universelle. La terre et les hommes, 19 tomos, París, Hachette.
1870 La Terre. Descriptions des phénomènes de la vie du globe, Paris, Hachette. 1906 El hombre y la Tierra, Barcelona.
1958 Historia de un arroyo, México, Compañía General de Ediciones. 1979 [1921] L’évolution, la révolution et l’idéal anarchique, Paris, Stock Plus.
1998 Histoire d’une montagne, Arles, Actes Sud.

Reclus, Paul
1997a [1964] “Généalogie”, Itinéraire “Elisée Reclus”, núm. 14-15, París, pp. 110.

Reclus, Paul
1997b “Une famille exceptionnelle”, Itinéraire “Elisée Reclus”, núm. 14-15, París.

Sarrazin, Hélène
1985 Elisée Reclus ou la passion du monde, Paris, Editions la Découverte. [Nueva edición, 2004.]

Sarrazin, Hélène
1997 “Du protestantisme à l’anarchisme”, Itinéraire “Elisée Reclus”, núm. 14-15, Paris, pp. 21-25.

Solidaridad Obrera
2005 Eliseo Reclus, una autobiografía imposible, Madrid (mimeo).

Vandermotten, Christian
1986 “La pensée d’Elisée Reclus et la géographie de la Belgique en son temps”, Revue Belge de Géographie, Colloque Elisée Reclus, 1 et 2 février 1985, año 110, núm. 1, Bruselas, Société Royale Belge de Géographie.

Varios autores
1981 Hérodote, Revue de Géographie et de Géopolitique, núm. 22, tercer trimestre. 2005 Hérodote, Revue de Géographie et de Géopolitique, núm. 117, segundo trimestre.

Varios autores
1986 Revue Belge de Géographie, Colloque Elisée Reclus, 1 et2 février 1985, año 110, núm. 1, Bruselas, Société Royale Belge de Géographie.

White, Kenneth
2004 “Introduction”, en Hélène Sarrazin, Elisée Reclus ou la passion du monde, Paris, Éditions du Sextant.

Notes

1 Hemos desarrollado este tema en la introducción al Tratado de geografia humana, publicado en 2006 (Hiernaux y Lindón, 2006).

2 La relación entre la marcha y la geografía está bellamente retomada por varios autores asociados a la corriente de geopoética, cuya figura de proa es Kenneth White (Lévy y Gillet, 2007).

3 Por honestidad, conviene subrayar que Kropotkin ayudó a Reclus en el tomo sobre Rusia. Su hermano Onésimo, también geógrafo, hará lo propio en el tomo sobre Canadá, y Reclus conjuntó un equipo notorio compuesto, entre otros, por un excelente cartógrafo, un no menos relevante ilustrador y varios documentalistas; pero aún así, la obra es esencialmente de su mano.

Notes de fin

1 Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Iztapalapa, ciudad de México.

Table des illustrations

Titre CUADRO 1. Elisée Reclus: la movilidad espacial de un geógrafo anarquista
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2569/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 332k
Légende Nota: Esta secuencia espacio-temporal de la vida de Elisée Reclus se basa en la excelente cronología de PascalBedos (1998: 4-14), así como en diversas fuentes citadas en la bibliografía.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2569/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 270k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2011

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540