Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

La geografía contemporánea y Elisée Reclus

 | 
Guénola Capron
, 
Carmen Icazuriaga Montes
, 
Silvana Levi
, 
et al.

Introducción

Eulalia Ribera Carbó, Guénola Capron, Carmen Icazuriaga Montes, Silvana Levi et Virginie Thiébaut

Texte intégral

1Este libro nace de un proyecto colectivo que ha hecho converger geógrafos de distintas latitudes interesados por reflexionar sobre los caminos científicos que sigue la geografía contemporánea. Es un resultado del trabajo del comité organizador de la Cátedra de Geografía Humana Elisée Reclus. La cátedra fue creada en 1997 por una iniciativa conjunta de diversas instituciones académicas, con el objetivo de difundir las aportaciones que en el campo de la geografía humana han hecho los científicos franceses en la materia y promover el diálogo interdisciplinario; funciona por un convenio de cooperación en el que participan el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (ciesas), el Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora (Instituto Mora), el Centro de Investigación en Geografía y Geomática Ing. Jorge L. Tamayo (Centro Geo), y El Colegio de Michoacán. A la fecha, la cátedra ha recibido en México alrededor de treinta y tres especialistas de Francia, para impartir cursos de las más variadas temáticas de la geografía humana: enfoques y metodología de la geografía, historia de la geografía francesa, geografía urbana y geografía urbana histórica, espacio geográfico y mundo moderno, geografía política y geopolítica, territorio, globalización y fronteras, y geografía de los riesgos, entre otros.

2Cuando se acercaba el décimo aniversario de la cátedra, se pensó que, usando el pretexto de la celebración, resultaba pertinente hacer una convocatoria para estudiar y discutir los derroteros de la disciplina, en especial de aquellos marcados por la extensa obra de una de las figuras más trascendentes de la geografía francesa del siglo xix y primeros años del xx, y de cuyo nombre hace gala la cátedra: Jean Jacques Elisée Reclus. Y así se aprovechaba también para sumarse, aunque fuera un tiempo después, a los eventos que en el año 2005 habían conmemorado un siglo de la muerte del gran geógrafo libertario, girondino de nacimiento y universal de dimensión.

3Reclus es, sin duda alguna, un hombre de esa talla. Lo es por el colosal tamaño de su obra geográfica y el rigor científico con que está construida, lo es por la originalidad en los análisis que hace de las realidades socioespaciales de las diversas regiones del mundo, y lo es por la grandeza de miras que alcanzan sus juicios y postulados, cuando a la cientificidad agrega la esperanza inspirada en la utopía de una sociedad armónica y en equilibrio con la naturaleza.

4Su biógrafo y amigo, Max Nettlau, conocido como “el Herodoto del anarquismo”, por haber historiado las ideas y a los personajes anarquistas más importantes de su tiempo, escribía en 1928:

Existen millares de sabios especializados [...] pero hay muy pocos de la especie de un Herder, de un Forster, de un Humboldt y otros a los que lo mismo que a Reclus, se les pueda calificar de sabios con perspectivas universales y el más profundo amor y respeto por los hombres, esto último especialmente relevante en el caso de Eliseo Reclus. (Nettlau, sin año: ii, 307)

5El humanismo universal de Reclus, sustentado en el reconocimiento de la diversidad y la riqueza de los pueblos que construirán una sociedad única y fraterna en el futuro, fue gestándose a lo largo de una vida de estudio, trabajo, viajes, militancia y compromiso social, que le significaron años de cárcel y de exilio. Aquel humanismo universal comenzó con su amplio conocimiento de lenguas diversas, adquirido a muy temprana edad en un colegio de la Prusia renana, y continuó en su paso por la facultad protestante de Montauban, cerca de Toulouse, y en los meses como alumno de los cursos de geografía de Karl Ritter en la Universidad de Berlín.

6A su regreso a Francia, el joven Reclus entró en contacto con los grupos anarquistas de su país, y poco después, el golpe de Estado monárquico de Luis Napoleón Bonaparte, el 2 de diciembre de 1851, lo obligó a huir a Inglaterra e Irlanda, donde pasó unos meses trabajando. Entonces concibió la idea de viajar a América para intentar crear una comuna agrícola de inspiración anarquista junto con su hermano Élie. El intento, en la selva colombiana, fue un fracaso rotundo —como lo fueron todos los de su especie—, pero finalmente Reclus pasó cuatro años entre Nueva Orleans, las Antillas y el territorio de Colombia, ejerciendo múltiples oficios, viajando y acabando de templar su mirada de geógrafo en el contacto con tierras nuevas y pueblos ajenos a su realidad europea. De vuelta en Francia, Reclus volvió a establecer contacto con los círculos anarquistas y comenzó otra etapa de viajes por Europa, ligada con su trabajo para la editorial Hachette en la sección de guías viajeras. En 1868 publicó La Terre. Descriptions des phénomènes de la vie du globe.

7Cuando, en 1871, Elisée Reclus se significó en los trabajos y la defensa de la Comuna de Paris, su figura como geógrafo y científico era ya reconocida. Por ello, después de ser apresado, su encierro terminó con la conmutación de la pena de deportación a la Nueva Caledonia por la de exilio, debido, en buena medida, a la presión que ejercieron connotados hombres de ciencia de Europa sobre el gobierno de Thiers. Así llegó nuestro personaje a Suiza en 1872, donde pasó dieciocho años que fueron algunos de los más fructíferos de su pluma. Los diecinueve tomos de la Nueva Geografía Universal se convirtieron en un éxito editorial de la casa Hachette de París, en folletos quincenales coleccionables. Los viajes para preparar su gran obra geográfica no cesaron: Europa, Asia, el norte de África, América del Norte y América del Sur. Tampoco disminuyó su compromiso con el mundo de las ideas. Reclus fue moviéndose desde las posturas del federalismo comunal de corte proudhoniano y bakuninista, hasta las del anarquismo comunista compartidas con su amigo y colega Kropotkin (Vicente, 1983).

8Amnistiado, y de regreso en París, continuó su labor geográfica y política, hasta que en 1894 fijó su residencia en Bruselas, dedicando los últimos años de su vida hasta su muerte en 1905 a la enseñanza, primero en la Universidad Libre de Bruselas, y después, por problemas que tuvo en ella, una vez más derivados de sus opiniones políticas, en la Nueva Universidad Libre de Bruselas. Pero, además de ocuparse de sus cursos y viajes, en ese tiempo Reclus redactó los seis volúmenes de su última y más significativa obra: El hombre y la Tierra.

9¿Por qué se afirma que El hombre y la Tierra es el trabajo reclusiano de mayor trascendencia intelectual? Max Nettlau, en 1928, lo consideró como “la mejor flor de la literatura anarquista hasta el presente y como uno de los más bellos frutos de la ciencia” (Nettlau, sin año: II, 271). Béatrice Giblin escribió en 1982: “El hombre y la Tierra, ¿qué es? Un gran libro escrito a principios de este siglo por un gran señor que era geógrafo. Era también anarquista” (Giblin, 1986: 7). Y en ello está seguramente una de las claves de la dimensión de la obra que Reclus había concebido originalmente como el último volumen de la Nueva geografía universal, y que acabó publicándose póstumamente. Es el compendio de los escritos geográficos y la doctrina anarquista de su autor. Así empieza sus páginas Elisée Reclus:

Hace algunos años, después de haber escrito las últimas líneas de una larga obra, la Nueva geografía universal, expresaba el deseo de poder un día estudiar al Hombre, en la sucesión de las edades, como le había observado en las diversas regiones del Globo, y establecer las conclusiones sociológicas a que había llegado. Trazaba yo el plan de un nuevo libro en que se expondrían las condiciones del suelo, del clima, de todo el ambiente en que se han cumplido los acontecimientos de la Historia, donde se mostrase la concordancia de los hombres y de la Tierra, donde todas las maneras de obrar de los pueblos se explicasen, de causa a efecto, por su armonía con la evolución del planeta. (Giblin, 1986: 97)

10Este comienzo, con tan elocuente párrafo, compendia de maravilla lo que Horacio Capel nos explica en su historia de la geografía contemporánea (Capel, 1981). Reclus, quien desde su temprana formación como alumno de Karl Ritter había adoptado el método comparativo de su maestro, apostaba por la inducción positivista como método de análisis geográfico. En su afán por hacer de la geografía una disciplina más científica y menos meramente descriptiva, echó mano de planteamientos deterministas también de inspiración ritteriana; pero además, fue el primero en asimilar la biología darwinista a un trabajo de geografía cuando publicó La Terre. Descriptions des phénomènes de la vie du globe. En El hombre y la Tierra, la influencia del evolucionismo de Darwin es ya indudable, aunque en Reclus el sueño anarquista de la fraternidad humana se aleja de las posturas del darwinismo social, y en vez de buscar razones en la competencia, la selección y la lucha por la supervivencia, apuesta por la armonía, la cooperación y la necesidad de la adaptación íntima del hombre al medio natural. He ahí el gran interés y la originalidad de la obra: Reclus busca leyes para la construcción de una geografía social, fundamentada a un tiempo en el anarquismo y el naturalismo.

La “lucha de clases”, la busca del equilibrio y el arbitraje soberano del individuo son los tres hechos que nos revela la geografía social y que, en el caos de las cosas, se muestran bastante constantes para que pueda dárseles el nombre de “leyes”. Ya es mucho conocerlas y poder dirigir según ellas la propia conducta y la parte de acción en la gerencia común de la sociedad, en armonía con las influencias del medio, de aquí en adelante conocidas y estructuradas. La observación de la Tierra nos explica los acontecimientos de la historia, y ésta nos hace volver a su vez hacia un estudio más profundo del planeta, hacia una solidaridad más consciente de nuestro individuo, tan pequeño y tan grande a la vez, con el inmenso universo. (Giblin, 1986: 99)

11El esfuerzo de Reclus por buscar en los sistemas sociales las explicaciones de la producción del espacio geográfico, y su propuesta de una organización espacial federal, como la única capaz de preservar la libertad individual y la armonía social en equilibrio con la naturaleza, no tuvo eco en los medios geográficos institucionales. La geografía académica no siguió los pasos de compromiso social que había marcado Reclus, a pesar de su prestigio reconocido con premios y discursos. En la universidad francesa, la expansión casi hegemónica de la escuela regional de Vidal de la Blache relegó al ostracismo el nombre de Reclus. La “geografía de los lugares”, tan útil para reafirmar la identidad francesa proporcionando valores nacionales a la Tercera República después del gran desastre de la guerra francoprusiana, encontró un ambiente político favorable para su consolidación.

12Así transcurrió el siglo xx. Pero en los años sesenta y setenta las cosas empezaron a cambiar. La crisis del sistema de dominación imperialista occidental que abrió paso a los procesos de descolonización, aunada a las tensiones provocadas por la Guerra Fría y al deterioro de las condiciones de vida en el campo y en las grandes ciudades, favorecieron el surgimiento de movimientos contestatarios y revolucionarios que dejaron su impronta innegable en el ámbito de las ciencias sociales. Se cuestionaron las bondades del desarrollo científico y el progreso, y se atacó el “conservadurismo académico” que se quedaba al margen de problemas como el del subdesarrollo, el del deterioro del medio ambiente o de la carrera armamentista. Se hacía imprescindible la discusión sobre el papel ideológico de la ciencia y la necesidad de ponerla al servicio de la justicia social.

13La relectura crítica de los postulados del empirismo positivista y el abuso de los métodos cuantitativos se enfocó en la búsqueda de la utilidad social de la geografía; su aporte conceptual más importante fue la consideración del espacio como un producto social. La explicación geográfica del espacio debía ahora utilizar categorías no espaciales que hasta ese momento habían sido rechazadas: el capital, la estructura social, la conflictiva política, la evolución histórica de los modos de producción.

14En este panorama de cuestionamientos epistemológicos y definición de nuevas geografías, fue rescatado el pensamiento de Elisée Reclus. Las propuestas del científico libertario para desarrollar una geografía social que abordara el estudio de la evolución de las sociedades en su interacción con el medio ambiente, que comprendiera el carácter estratégico de las estructuras espaciales y tomara en cuenta las rivalidades del poder sobre los territorios, y de una geografía que comprometiera su saber con la justicia colectiva y la libertad del individuo, volvieron a la palestra de la disciplina geográfica hace más de treinta años. Y siguen estando en ella hoy, cuando la “posmodernidad” ha permitido la complementariedad de posturas filosóficas que antes parecían irreconciliables, para comprender mejor la realidad de las estructuras espaciales. Ahora, después del anclaje que ofrecieron los trabajos de Reclus para la consolidación de una geografía política y la reivindicación de los estudios geopolíticos, en Reclus encontramos una rica veta para pensar sobre el papel del individuo, y ya no únicamente de la sociedad, como agente geográfico.

15En ese tenor están pensadas las páginas de este libro que, como dijimos al empezar, se propone reflexionar sobre algunos de los derroteros de la geografía contemporánea, específicamente aquellos que han seguido líneas marcadas por la geografía reclusiana; una geografía, ésta, “humanista”, social y crítica; una geografía en la cual “el hombre y la tierra”, juntos, tienen un sentido profundo; una geografía políticamente comprometida. En un mundo en recomposición marcado por la globalización, la omnipresencia del “gran capital”, la supuesta y dudosa desaparición progresiva de los Estados-nación, así como por la emergencia de nuevos actores sociales, ¿cómo la obra de Reclus nos ayuda a pensar en las relaciones entre el hombre social y la tierra? ¿Cuál es hoy la especificidad de la geografía? ¿Cuáles son sus límites? y ¿cómo se puede enriquecer en el contacto con otras disciplinas, como las ciencias políticas, las ciencias naturales o la antropología? ¿Cómo pasar de una geografía crítica marcada por el peso de los estructuralismos a otras geografías? ¿Qué lugar dar a conceptos como los de sujeto, poder, alteridad, naturaleza, y qué lugar dar a lo social en una reflexión sobre los territorios y el espacio inscrita en las relaciones Norte-Sur, desarrollo-subdesarrollo?

16Para dar forma a los propósitos de este libro, los once trabajos de los autores están agrupados en cuatro partes que mantienen coherencia con las grandes preocupaciones inscritas en la geografía de Reclus. En la primera, se plantea, desde dos perspectivas muy distintas, el legado de la obra de Elisée Reclus a los grandes retos de la geografía; las siguientes partes exploran tres caras de la geografía contemporánea que surgen de su pensamiento, la del sujeto-individuo, la de la geografía política y la de la universalidad de la ciencia en relación con los saberes locales.

17En la primera parte, los capítulos de Daniel Hiernaux y de Blanca Ramírez abren el camino a las propuestas teóricas y pragmáticas de los autores. Con su estudio introductorio sobre la vida y la obra de Reclus, Daniel Hiernaux plantea los desafíos de lo que él llama una “altergeografía”, centrada en la comprensión del papel del individuo en las transformaciones del espacio y del tiempo, así como en la estrecha relación entre el hombre y la naturaleza en este mundo globalizado. Bajo la luz de una tradición más cercana a Yves Lacoste, Blanca Ramírez analiza la evolución de los compromisos de la geografía desde los albores de la colonización hasta la época poscolonial. Recuerda la necesidad de la renovación de una geografía crítica comprometida con una agenda para enfrentar la globalización, en particular en los países del Sur. Por su parte, Marie-Claire Robic sostiene que, por un lado, la adjetivación de la geografía —humana, física, cultural, social— sirve para justificar las posturas ideológicas y políticas de sus “miembros”; por el otro, la reflexión sobre el sentido de las palabras permite identificar las dinámicas internas de una ciencia y sus principales desafíos. Si bien Reclus y Vidal de la Blache trataron con mucha anticipación la relación entre hombre y naturaleza, de la metrópoli y de la globalización, el primero lo hizo a partir de un proyecto solidario y humanista de geografía global, mientras el segundo tenía una postura economista y más instrumentalista. El giro de la geografía colonial hacia la geografía tropical y zonal, en Francia, hace hincapié en una reversión de valores y de normalidad: el referente espacial ya no es tanto el Occidente, sino más bien el sistema mundial.

18La figura del sujeto-individuo es una de las caras menos conocidas de los caminos abiertos por Reclus; ésta se aborda en la segunda parte. A partir de un escrutinio minucioso del posicionamiento anarquista de Reclus frente al pensamiento determinista y positivista de su tiempo, Vincent Berdoulay analiza el interés posestructuralista por el individuo como sujeto geográfico, libre y moral. A su vez, Berdoulay se pregunta si la riqueza y los límites del pensamiento de Reclus no serán los de una modernidad con múltiples facetas. La obra de Reclus sirvió para reconstruir la geografía en el siglo xix y podría seguir siendo útil para analizar el sujeto geográfico en un contexto marcado por el individualismo contemporáneo. Alicia Lindón y Jérôme Monnet examinan los desafios epistemológicos, teóricos y metodológicos que implica la revisión del concepto de espacio por las teorías del sujeto y del individuo. Estos surgen del encuentro entre una geografía cultural renovada y otras ciencias sociales preocupadas por el análisis de las representaciones. Para Alicia Lindón, urge que los geógrafos empiecen a entender la espacialidad de sujetos-habitantes insertos en mundos sociales complejos y no tanto como individuos, así como la construcción de los “lugares”. Según Jérôme Monnet, el espacio es el principio unificador entre representaciones, prácticas y afectos, y la geografía tendría que centrarse en el análisis de los procesos espaciales, dejando atrás los dualismos como sujeto-objeto, realidad-imaginario. De esta manera, la geografía reconciliaría la interpretación del mundo y la acción sobre él.

19Es más notoria la referencia a la figura tutelar de Reclus dentro del ámbito de la “geopolítica crítica francesa” en los años setenta, tema que articula la tercera parte. Un contexto agitado por guerras poscoloniales llevó a una reflexión sobre la geografía como instrumento de poder y manejo territorial, según la difundida y provocativa expresión de Yves Lacoste (1976), “la geografía: un arma para la guerra” (“la géographie ça sert d'abord à faire la guerre”). Sin embargo, este eslogan no sería nada más que una visión muy simplificada de la complejidad del pensamiento geopolítico francés. Jaime Preciado hace una revisión histórica de las propuestas de esta escuela. Analiza cómo se constituyó e instituyó, cómo circuló dentro de los ámbitos científicos, cuáles son sus principales aportes y limitaciones. En particular, este autor propone salir de una tradición que reduce la geopolítica al análisis del Estado como único protagonista y al ejercicio del control territorial de la guerra. Busca superar la división entre geografía política y geopolítica y defiende una geopolítica multiescalar que favorezca el despertar de imaginarios políticos propios, en particular en los países del Sur. Coinciden Marie-France Prévôt-Schapira y Peter Ward en que la descentralización de los años ochenta y la consecuente diversificación de actores sociopolíticos y de escalas geográficas abrieron grietas en una tradición geopolítica centrada en el análisis de la dominación territorial en términos de oposición entre centro y periferia. El ámbito metropolitano es uno más entre estas nuevas escalas que interesan a la geopolítica. La contraposición del caso mexicano y del caso argentino presentada por Marie-France Prévôt-Schapira recalca estas novedosas líneas temáticas de investigación, y a su vez, muestra que no existe una lectura homogénea de los procesos de la globalización. Asimismo, Peter Ward considera que la difícil construcción de gobiernos metropolitanos es un tema propiamente geopolítico. Ward explora las relaciones entre los niveles de competencia de los gobiernos federal, estatal y municipal en el manejo de algunas de las áreas metropolitanas de México.

20La cuarta y última parte del libro analiza las luchas de representaciones y de valores subyacentes al mundo colonial y poscolonial, interrogando sobre las condiciones de un proyecto de geografìa global, y planteando los enfoques de un desafío universal impostergable para la geografía del siglo xxi. Philippe Pelletier ilustra la importancia de la comprensión de las “metageografías”, conjunto de esquemas mentales que guían la organización del espacio, mostrando cómo se construye la división territorial y semántica entre el Oriente y el Occidente. Se apoya, en particular, en la obra de dos geógrafos, Mackinder y Reclus, cuya interpretación llevó a vías geopolíticas opuestas: el primero justificó la colonización mediante un feroz determinismo geográfico, mientras el segundo criticó esto último y denunció la opresión colonial. La cartografía es una metageografía y un instrumento de poder para transmitir una interpretación politizada del mundo. Otra de estas “metageografías” es el lenguaje. En el concierto de elogios sobre la obra de Elisée Reclus, Emmanuel Lézy propone una lectura más crítica, mostrando contradicciones entre su humanismo y su educación protestante ante la figura del indio americano. La geografía universal de Elisée Reclus, fundamentada en la superioridad de la civilización europea y en el capitalismo industrial, sacrifica la geografía amerindia, la cual tiene su propia lógica para los nativos, es decir, es vertical, siguiendo un eje que va desde la tierra hasta el cielo, y no horizontal, siguiendo la superficie de la tierra y organizada alrededor de centros de poder y de comercio. Según este autor, esa postura anuncia la aniquilación de las culturas indígenas. Sólo la renuncia sincera a estos prejuicios eurocentristas y el estudio de los principios científicos y técnicos de la geografía amerindia darían a la geografía la oportunidad de convertirse en una ciencia verdaderamente universal. Deberían indicar el camino a seguir para una reconciliación viable entre el hombre y la tierra. Lézy nos recuerda que, a pesar de sus metas universalistas, la modernidad generó y sigue generando múltiples exclusiones.

21Ciudad de México, diciembre de 2009

Bibliographie

Bibliografía

Capel, Horacio

1981 Filosofía y ciencia en la geografía contemporánea, Barcelona, Barcanova.

Giblin, Béatrice

1986 “Presentación”, en Elisée Reclus, El hombre y la Tierra, México, Fondo de Cultura Económica, pp. 7-10. [Edición original en francés, París, Maspero, 1982.]

Lacoste, Yves

1976 La géographie ça sert d'abord à faire la guerre, París, Maspero.

2005 “Hérodote et Reclus”, en Hérodote revue de géographie et de géopolitique, núm. 117, segundo trimestre, Paris, Éditions la Découverte.

Nettlau, Max

[s.a.] Eliseo Reclus (1830-1905): la vida de un sabio justo y rebelde, 2 tomos, Barcelona, Edición de la Revista Blanca. [Edición original en alemán, Berlín, 1928.]

Vicente Mosquete, María Teresa

1983 Eliseo Reclus: la geografía de un anarquista, Barcelona, Los libros de la frontera.

Auteurs

Instituto Mora

UAM-Azcapotzalco-CEMCA

Ciesas-México

Centro Geo

El Colegio de Michoacán

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2011

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540