Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

El cuerpo humano y su tratamiento mortuorio

 | 
Elsa Malvido
, 
Grégory Pereira
, 
Vera Tiesler

Evidencia de sacrificio humano, modificación ósea y canibalismo en el México prehispánico

Carmen María Pijoan Aguadé et Josefina Mansilla Lory

Texte intégral

1Cuando los españoles llegaron a México, el rasgo cultural que más los asombró fue la práctica extensiva del sacrificio humano. A consecuencia de ello, contamos con extensas descripciones de ese ritual formuladas por los cronistas que escribieron sobre historia, cultura y creencias de los diferentes pueblos del México antiguo. Asimismo, representaciones de sacrificio humano y en algunos casos aparente evidencia de canibalismo figuran en códices, cerámica y pintura mural.

2Desde hace tiempo los arqueólogos advirtieron que algunas sepulturas prehispánicas mostraban una ubicación dentro del sitio y un sistema de enterramiento peculiares, así como marcas de cortes en los huesos también singulares. Estas características en conjunto, a través del tiempo y el espacio, han hecho que la interpretación de estas evidencias enriquezca nuestro conocimiento de la cultura de los grupos prehispánicos.

3Por ejemplo, Anderson (1967: 94 y 96) reporta que en los entierros 2 y 3 de la Cueva Coxcatlán de Tehuacán, que corresponden a la fase precerámica de El Riego (6500-5000 a.C.) y que pertenecen a dos infantes (uno de alrededor de cinco años y el otro de menos de seis meses de edad), las cabezas de los cuerpos sepultados fueron removidas e intercambiadas.

4Respecto al periodo Formativo, Niederberger (1987: 674-675) menciona la existencia de canibalismo en las fases Ayotla, Manantial y Tetel-pan (1250-700 a.C.) en Tlapacoya-Zohapilco, Estado de México, y Faulhaber (1965: 94-97) señala huellas del mismo en Tlatilco, en la misma entidad (1100-600 a.C).

5Durante el Clásico hay reportes de decapitación, desmembramiento y descarnamiento, principalmente de cabezas y extremidades, así como la costumbre de horadar la parte superior de los cráneos para colgarlos, junto con ciertos huesos largos, de los techos de los templos. Estas costumbres han sido reportadas en dos sitios: Altavista, Zacatecas (Kelley, 1978: 102-126; Holien y Pickering, 1978: 146-147; Pickering, 1985: 290-325), y Cerro del Huistle, Huejuquila el Alto, Jalisco (Hers, 1989: 89-93). En Electra, Villa de Reyes, San Luis Potosí (Braniff, 1992:149-150; Pijoan y Mansilla, 1990b: 87-96), se ha determinado la práctica de desmembramiento, descarnamiento y fracturas intencionales perimortem, mientras en Teotihuacán, Estado de México, (Serrano y Lagunas, 1974:105-144; González M., 1989:143-193; Cabrera et al., 1990: 123-146), se han hallado pruebas de decapitación y desmembramiento. Todos estos entierros han sido localizados en centros ceremoniales.

6En cuanto al Posclásico, las evidencias son más numerosas y también se dispone de referencias escritas y representaciones en códices. Así, podemos mencionar los reportes de Tlatelolco, Distrito Federal (González R., 1963: 5; Matos, 1978: 143 y 1972: 112; Noguera, 1966: 70), Templo Mayor, Distrito Federal (Román, 1986; López L, 1993: 262-270), Cholula, Puebla (Serrano, 1972: 369-371; López et al., 1976: 61-70), Teotenango, Estado de México (Zacarías, 1975: 392) y Teopanzolco, Morelos (Lagunas y Serrano, 1972: 430-432). En varios de estos sitios se localizaron grandes hacinamientos de huesos, muchos de ellos con marcas de cortes, así como evidencia de decapitación y desmembramiento, y ofrendas de pies o cráneos sobre platos.

7Uno de nuestros intereses consiste en determinar los diferentes patrones dejados directamente en esqueletos por las prácticas del sacrificio humano y el canibalismo en el México prehispánico. El estudio sistemático de esas evidencias nos permitirá realizar análisis comparativos entre poblaciones. La principal dificultad de nuestra labor es diferenciar y caracterizar las pruebas correspondientes, respectivamente, al canibalismo y el sacrificio humano, y establecer el método que nos permita superar aquélla.

8Para resolver este problema usamos la propuesta de Turner (1983: 233-234), Turner y Turner (1993: 83) y White (1992), de que el mínimo patrón de daño o modificación ósea que puede ser reconocido como determinante de la evidencia de canibalismo incluye, entre otros, roturas óseas intencionales, evidencia de exposición al fuego, abrasiones debidas a un percutor o soporte, marcas de cortes, segmentos óseos faltantes tales como vértebras o ilíacos y pulido en las puntas de los fragmentos de huesos largos. Si la muestra estudiada presenta sólo algunos de estos indicios, la interpretación debe ser diferente y asociarse generalmente con prácticas rituales posteriores al sacrificio humano.

Materiales

9Las muestras osteológicas estudiadas forman parte de las colecciones de la Dirección de Antropología Física del Instituto Nacional de Antropología e Historia y provienen de los siguientes sitios: Tlatelcomila, Tetelpan, y Tlatelolco, Distrito Federal, y de Electra, Villa de Reyes, San Luis Potosí.

10La muestra de Tlatelcomila, Tetelpan, D.F., fue localizada por la arqueóloga Rosa Reyna hace 23 años, cuando excavó varios pozos estratigráficos de un metro cuadrado con el fin de determinar la secuencia cronológica cultural en el sur de la cuenca de México. Los restos óseos se hallaron en cuatro de estos pozos, dos de los cuales constituyen una unidad, ya que fueron contiguos. Los huesos humanos estaban en intrusiones mezclados con tepalcates y huesos de animales. Los pozos no se extendieron, por lo que sólo contamos con el material obtenido de ellos y no de todo el depósito. Estos materiales corresponden al Preclásico tardío, entre 500-300 a.C, con base en el análisis cerámico realizado por la investigadora mencionada (Reyna, inédito).

11A pesar del estado fragmentario de los huesos, tratamos de determinar el mínimo de individuos que conforman la muestra. Para ello, usamos ios fragmentos craneales, en especial los maxilares y temporales, y obtuvimos un total de 18 individuos: 7 infantes —uno de primera (0-3 años), dos de segunda (4-6 años) y tres de tercera infancia (7-12 años)—, un subadulto (18-20 años), posiblemente femenino, y diez adultos —seis masculinos, un femenino y tres respecto de los cuales no fue posible determinar el sexo.

12La segunda muestra procede de Electra, Villa de Reyes, al sur del estado de San Luis Potosí y fue excavada en 1966 por Braniff y Crespo. Este sitio es una aldea perteneciente a la región denominada por Braniff (1992: 17-19) subárea arqueológica del Tunal Grande. El momento de la ocupación principal es durante la fase San Luis que corresponde al periodo Clásico entre 350-800 d.C. (Braniff, 1992: 149-151).

13Los materiales óseos que atañen a nuestro estudio fueron localizados en un pozo de 2 x 2 metros en el centro de un patio. Durante la época más temprana se construyó este último en una depresión, rodeado por piedras y con varios cuartos alrededor. Posteriormente, se levantó el nivel con un relleno artificial sobre el que se prendió un gran fuego y los restos de varios individuos se colocaron encima de las cenizas. Este osario fue sellado perfectamente por medio de varios pisos de barro que corresponden a un nuevo patio central cuadrado que tenía cuatro puertas y una galería. Posteriormente las puertas fueron tapiadas, se quebraron tres vasijas y los fragmentos se colocaron sobre el piso antes de rellenar el patio.

14Los materiales óseos consisten en huesos rotos, principalmente largos, que no guardaban ninguna relación anatómica. Un gran número de ellos presenta marcas de cortes, fracturas intencionales y exposición al calor. Como en el caso anterior, únicamente contamos con los materiales del pozo y no todos los huesos que constituían el depósito. Sin embargo, se efectuó un recuento de individuos considerando, en esta ocasión, los huesos poscraneales, principalmente los omóplatos, ya que tenemos muy pocos fragmentos craneales. De esta manera pudimos determinar que el mínimo es de diez individuos: dos infantes —uno de primera (0-3 años) y otro de segunda infancia (4-6 años)—, un adolescente (13-17 años), un subadulto femenino (18-20 años) y seis adultos —tres masculinos, un femenino y dos cuyo sexo no pudo determinarse.

15Durante las excavaciones de 1961-1962 en la ciudad prehispánica de Tlatelolco, Distrito Federal, González Rul (1963: 5) localizó, al noreste de la Gran Pirámide, 170 cráneos con su mandíbula y en algunos casos las tres primeras vértebras cervicales, enterrados en perfecto orden y con la característica de presentar una gran horadación en la región de los temporales y parietales de ambos lados. Los cráneos estaban alineados en grupos de cinco, uno al lado del otro (Matos, 1978: 143; 1972:112). Este agrupamiento, así como el agujero en la región de los temporales, indujo a los arqueólogos a concluir que eran los restos de un Tzompantli, como lo habían descrito los cronistas.

16Tanto los cráneos como las mandíbulas presentan marcas de cortes y golpes. Se estudiaron 100 de ellos, 43 femeninos y 57 masculinos de entre 18 y 40 años de edad.

Método

17Para llevar a cabo este análisis fue necesario un estudio sistemático de las marcas de corte visibles en la superficie de algunos huesos humanos, así como de fracturas y golpes intencionales, y exposición al calor. Esto nos permite establecer los patrones de las diferentes prácticas rituales en el México prehispánico: descarnamiento y desmembramiento de los cuerpos, golpes, roturas intencionales y exposición al calor.

18Para evaluar y analizar la frecuencia y localización de las marcas de cortes, se examinaron todas las superficies de cada hueso mediante una lupa y luz tangencial. La información obtenida se transfirió a una cédula de registro gráfico donde se dibujaron las marcas, señalando su ubicación y su ángulo de inclinación. En ocasiones también se analizaron estos cortes por medio de microfotografias, lo que nos permite determinar el tipo de instrumento utilizado en ellos.

19De esta manera fue posible diferenciar entre corte sobre hueso y corte de hueso. El primero es el resultado indirecto del corte de partes blandas adyacentes al hueso y se produce cuando éste sirve de soporte. Tales marcas son generalmente perpendiculares a la dirección de la inserción de músculos y tendones y pueden presentarse como pequeños cortes paralelos o una región de raspado. Algunos de éstos únicamente afectan la superficie del hueso, mientras otros son más profundos. Los cortes de hueso aparecen cuando éste es separado en dos por un instrumento filoso aplicado varias veces sobre un mismo lugar (Pijoan y Pastrana, 1989: 293).

20La explicación de la distribución de las marcas de corte está dada por su relación anatómica, la cual nos permitirá determinar el tipo de actividad que puede ser desollamiento, descarnamiento, desmembramiento o destazamiento.

21Una consideración importante al analizar las fracturas postmortem de los huesos es establecer si fueron hechas por causas naturales o de manera intencional y si el hueso se hallaba en estado fresco o seco. El hueso fresco tiene cierta flexibilidad y un comportamiento visco-elástico dúctil, así que resulta capaz de resistir gran presión y deformación antes de la falla o fractura.

22En contraste, los huesos en estado seco tienen un comportamiento quebradizo y rígido (Johnson, 1985: 160). La respuesta de falla producida por deformación o por impacto de un hueso fresco se manifiesta en espiral, que se propaga en un ángulo de 45° respecto al eje longitudinal del hueso (Johnson, 1989: 433-434). Las técnicas para quebrar los huesos consisten en ejercer presión dinámica o producir impacto de alta velocidad. El equipo tecnológico mínimo necesario incluye un martillo o percutor y uno o dos apoyos que forman el yunque o soporte (fig. 1).

23Para determinar los patrones de frecuencia y localización de estas fracturas se dibujaron en las mismas cédulas de registro gráfico donde se registraron las marcas de corte, mostrando, cuando era evidente, la ubicación del punto de impacto.

24Encontramos difícil demostrar si los huesos fueron expuestos al calor. En general, los trabajos experimentales publicados han estudiado las modificaciones de textura, color, forma y tamaño que sufren los huesos al ser sometidos a altas temperaturas, generalmente debido a cremación (Krogman e Iscan, 1986: 37-40; Stewart, 1976: 59-66; Buikstra y Swegle, 1989: 247-258).

25Sin embargo, en algunas de las muestras estudiadas los huesos parecen haber sido asados o hervidos. La única forma de determinar esta acción la representa un examen histológico de los huesos expuestos al calor. En colaboración con la Universidad Gottingen, en particular con el doctor Michael Schultz, se llevó a cabo tal estudio en varios huesos de Tetelpan. Las pruebas demostraron que es posible determinar si un hueso ha sido expuesto a un fuego directo, así como la intensidad de éste. Pero el análisis de huesos posiblemente colocados bajo la acción del calor indirecto —esto es, hervidos— aún no se lleva a cabo.

26Por otra parte, es importante examinar la representación de elementos óseos en la muestra, puesto que la ausencia de algún segmento nos permitirá determinar si tuvo un fin diferente al del resto de los materiales.

Resultados

27Los materiales de Tlatelcomila, Tetelpan, Distrito Federal (Pijoan y Pastra-na, 1989: 287-306), muestran un patrón de marcas de cortes —principalmente en la bóveda y cráneo facial, así como en la mandíbula— producidos cuando se cortó la piel, la aponeurosis epicraneal y los diferentes músculos de cráneo, cara y cuello. En los fragmentos craneales —uno de un niño (fig. 2) y el otro de un adulto—, el hueso fue cortado en forma semicircular con un instrumento afilado. En ambos casos la intención parece haber sido la de obtener una pieza circular de hueso. En un fragmento de cráneo facial se notó que el borde inferior del malar fue cortado en línea recta, posiblemente en el momento de desprender el músculo masetero (fig. 3). A varias mandíbulas se les cortó un cóndilo o una parte de él.

28En cuanto a los golpes y fracturas intencionales en el cráneo, vemos que en general todos los temporales muestran puntos de impacto sobre la escama o sobre los huesos adyacentes (parietales o esfenoides), mientras los parietales presentan fracturas radiales, en ocasiones causa de que algunos fragmentos se desprendieran. El cráneo facial fue separado del cerebral por medio de golpes sobre el malar y la rama ascendente del maxilar.

Figura 2. Tlatelcomila, Tetelpan, D.F. Cráneo infantil que muestra un corte en forma semicircular en parietal derecho (Foto DAF-INAH)

Figura 3. Tlatelcomila, Tetelpan, D.F. Cráneo facial de individuo adulto que muestra el borde inferior del malar cortado en línea recta (Foto DAF-INAH)

29Casi todos los fragmentos craneales parecen haber sido expuestos al calor y algunos están carbonizados.

30Las mandíbulas no presentan un patrón constante de fracturas intencionales y todas parecen haber sido colocadas sobre el fuego, debido a lo cual el borde inferior está quemado.

31Sobre el esqueleto poscraneal, las marcas de corte muestran un patrón dictado por el lugar de inserción de masas musculares y tendones. Tales huellas son más profundas y burdas que las impresas en los cráneos, quizás porque es más difícil cortar los músculos fuertemente adheridos de las extremidades, que la piel y los músculos de la cabeza y la cara. Su incidencia difiere según el hueso estudiado. Sólo figuran en dos fragmentos tanto de cúbitos como de radios y cuatro de húmeros, mientras en las extremidades inferiores son visibles en 16 fragmentos de tibia y 21 de fémur. Tomando en consideración todos los fragmentos óseos poscraneales que constituyen la muestra, únicamente el 16% muestra marcas de cortes.

32Por otra parte, 98% de los huesos poscraneales muestra fracturas intencionales efectuadas después de los cortes. Esto fue evidente cuando en varios casos se observaron cortes que continuaban del lado opuesto de la rotura. Tales fracturas se produjeron cuando los huesos se encontraban en estado fresco —ya que presentan todas las características expuestas anteriormente—, con el aparente objetivo de exponer la médula ósea (fig. 4).

33White (1992: 120-123) observó que entre los materiales de Mancos, algunas de las astillas de hueso largo tenían pulidos los bordes o puntas. Después de realizar un estudio experimental pudo determinar que lo anterior había sido ocasionado por el roce de estos fragmentos al ser hervidos y meneados repetidamente dentro de una olla de barro, para obtener grasa de ellos. Después de haber leído lo anterior, revisamos de nuevo los materiales de Tetelpan para ver si éstos también presentaban tal característica. Vimos que en algunos sí se registraba, por lo que podemos inferir que pasaron por el mismo proceso.

34Las epífisis de los huesos largos, sobre todo de los mayores (fémur, tibia y húmero), aparecen aplastadas y presentan huellas de impactos inmediatamente por debajo de las cabezas. Los huesos largos restantes (radios, cúbitos y peronés), así como los huesos largos infantiles, se fracturaron en la parte media. Los huesos planos se aplastaron y las costillas se rompieron por flexión.

35Es importante anotar que algunos huesos, como los, de manos y pies, vértebras, omóplatos e ilíacos, son muy escasos y los pocos presentes acusan fracturas por aplastamiento que podrían indicar la intención de obtener la mayor cantidad de tejido óseo esponjoso.

36Casi todos los huesos poscraneales parecen haber sido expuestos al calor, ya sea directa o indirectamente, y algunos están carbonizados. Los resultados del análisis histológico determinaron que ninguno estuvo expuesto a temperaturas superiores a 200° C (Schultz, Schwartz y Pijoan, 1982: 192; Schultz y Pijoan, 1993).

Figura 4. Tlatelcomila, Tetelpan, D.F. Fragmentos de huesos largos fracturados intencionalmente para exponer la médula (Foto DAF-INAH)

37En Electra, Villa de Reyes, San Luis Potosí (Pijoan y Mansilla, 1990a: 87-96), los cráneos se rompieron por impactos generalmente sobre el parietal y los fragmentos muestran marcas de cortes sobre la superficie externa. En las mandíbulas hay evidencia de ligeros golpes sobre los cóndilos, así como cortes en el borde posterior de la rama ascendente y sobre el cuerpo. Las escasas vértebras presentes son de la región cervical y muestran, al igual que los tres manubrios, cortes y golpes (fig. 5). En las clavículas hay marcas de cortes sobre los lugares de inserción de los músculos y de rompimiento intencional de las diáfisis. Los omóplatos constituyen el segmento óseo más frecuente de esta muestra y en ellos vemos tanto huellas de cortes como de impactos y el aplastamiento del extremo del acromion y de la apófisis coracoides, y de la cavidad glenoidea.

38El miembro superior está representado únicamente por los huesos largos que conforman el antebrazo y el brazo, puesto que no hay ningún hueso de la mano. Todos ellos sufrieron cortes en los lugares de inserción de músculos y tendones, así como rompimiento intencional, ya sea de las epífisis o en la parte media de las diáfisis.

39Las pocas costillas presentes se fracturaron por torsión, mientras los ilíacos fueron golpeados, principalmente sobre el pubis y la cresta ilíaca, y ambos muestran cortes.

40Los huesos largos de la extremidad inferior sufrieron el mayor número de fracturas intencionales de los huesos que conforman la muestra. Debido a esto varios están representados únicamente por astillas que presentan un patrón helicoidal, mientras a otros les desprendieron la epífisis por medio de golpes (fig. 6). Asimismo, muestran marcas de cortes.

41No se localizó ninguna rótula y, en cuanto a los huesos del pie, únicamente hay un calcáneo (con golpes en su parte posterior), tres metatarsos (dos con golpes y uno con cortes) y una falange.

42Las marcas de corte parecen haber sido dejadas por diferentes instrumentos: cortes muy finos, lineales y poco profundos probablemente se produjeron con navajas de obsidiana, y otros burdos y profundos se practicaron con filos abruptos de instrumentos aserrados o de filos romos elaborados con una materia prima de fractura menos aguda como la riolita o basalto de grano fino.

43Una gran parte de los huesos parecen haberse expuesto a calor indirecto, pero aún no se lleva a cabo el análisis histológico de los mismos. También observamos la presencia en ellos de pequeñas cantidades de pigmento rojo, así como de pigmento negro en los puntos de impacto.

44Finalmente, los cráneos del Tzompantli de Tlatelolco, Distrito Federal (Pijoan et al., 1989: 561-583), se aprecian numerosas huellas de corte, así como la constante de perforaciones practicadas en la región temporal.

45De los 100 cráneos estudiados, únicamente uno no mostró marcas de cortes o perforaciones, 86 tienen ambas perforaciones (una de cada lado) y trece sólo una (tres del lado izquierdo y 10 en el derecho). Estos últimos posiblemente hayan sido cráneos finales, es decir, los que cerraban las diferentes hileras del tzompantli. Tales perforaciones son claramente intencionales, pues se produjeron con mucho cuidado y en general en forma casi circular, con un diámetro vertical que varía entre 5 y 7.5 cm y el horizontal entre 5.5 y 8.5 cm.

Figura 5. Electra, Villa de Reyes, S.L.P. Manubrio de esternón que presenta marcas de cortes y golpes intencionales (Foto DAF-INAH)

Figura 6. Electra, Villa de Reyes, S.L.P. Tibia derecha de un individuo juvenil a la que se le desprendió la epífisis proximal por medio de golpes intencionales (Foto DAF-INAH)

46Todos los diámetros fueron mayores de 5 cm, lo cual puede significar que la pértiga utilizada ha de haber tenido aproximadamente ese diámetro. En los bordes de las perforaciones se observan ligeros golpes realizados con un cincel o punzón de punta aguda y dura. En varios casos se encontró en el interior del cráneo algunos fragmentos provenientes de la parte faltante. Al parecer la perforación se inició por medio de un pequeño agujero, el cual se amplió por presión y torsión.

47En cuanto a las marcas de corte, la más visible y frecuente es un largo corte que va de glabela, por la línea media del frontal, y continúa sobre la sutura sagital hasta el occipital, donde pierde continuidad debido a las irregularidades del hueso, para terminar en las líneas nucales. Está formada por un corte único o varios paralelos y fue dejada al momento de cortar la piel y la aponeurosis craneal. Sobre el parietal, en 40% de los casos se observa una serie de cortes tangenciales de diferente longitud alrededor de la perforación. Estos cortes se localizan en la región de inserción del músculo temporal, el cual probablemente fue bisectado para practicar las perforaciones. La mitad de los cráneos sufrió pequeños cortes en la apófisis mastoides, que aparecen en el mismo lugar y son más profundos que los de la bóveda o el cráneo facial; se produjeron al cortar el músculo esternocleidomastoideo.

48En los extremos laterales de las líneas curvas occipitales del 30% de los cráneos, aunque sin ubicación precisa, se observó una serie de cortes paralelos aparentemente ocasionados al cortar los diferentes músculos que se insertan en esta área. En muy pocos casos hay marcas de corte en la periferia del foramen magno y están generalmente aisladas. En la región supraorbital, así como sobre los malares, se presentan pequeños cortes semiparalelos inclinados, y en una tercera parte de los cráneos existen varios cortes sobre los maxilares, por encima del borde alveolar.

49Casi todas las mandíbulas presentan marcas de incisiones, las más abundantes de las cuales se localizan en el borde de la rama ascendente, tanto sobre la cara externa como la interna, en la región donde se insertan los músculos masticatorios (fig. 7). Alrededor de 40% tienen tajos oblicuos en el borde inferior de la cara externa del cuerpo y la mitad también sobre la cara interna. Sin embargo, no los hay sobre los cóndilos o abajo de ellos, ni tampoco sobre el arco cigomático, lo que nos indica que no fueron afectados los ligamentos de la articulación temporomandibular y así la mandíbula se mantuvo en su lugar con respecto al cráneo.

50En varios casos los cráneos presentan algunas vértebras cervicales —generalmente el atlas— que muestran marcas de cortes sobre las facetas articulares inferiores (fig. 8). Ninguno de los cráneos examinados refleja evidencias de exposición al calor.

51A partir de las marcas de corte y golpes intencionales sobre estos cráneos se pudo determinar el tipo de instrumento utilizado en el desarrollo del proceso ritual. Los impactos alrededor de las perforaciones se efectuaron con un cincel o punzón de punta aguda, como un núcleo prismático agotado de obsidiana. Estos impactos produjeron un agujero inicial que se amplió al fracturar progresivamente su borde por palanqueo. Las marcas de incisión se produjeron probablemente con navajas prismáticas de obsidiana, que era el instrumento más cortante del mundo pre-hispánico (Pijoan y Pastrana, 1987: 100). Sin embargo, algunos tajos más burdos, como los de los bordes de la rama ascendente o sobre algunos de los cráneos, se practicaron mediante instrumentos de filos semidentados, confeccionados mediante retoque de artefactos bifaciales, como cuchillos o raederas, donde los salientes del filo no se encuentran alineados como en el caso anterior. En esta instancia los cortes generalmente dejan una marca doble o triple.

Figura 7. Tlatelolco, D.F. Tzompantli. Mandíbula que presenta marcas de corte sobre la rama ascendente (Foto DAF-INAH)

Figura 8. Tlatelolco, D.F., Tzompantli. Atlas que muestra marcas de corte sobre las facetas articulares inferiores (Foto DAF-INAH)

Discusión y conclusiones

52Los huesos de Tlatelcomila se depositaron en lo que parece un basurero de una aldea del Formativo, mezclados con huesos de animal y tepalcates, y muestran el patrón mínimo aceptable de modificación o rotura ósea que nos permite determinar la existencia de canibalismo. No se detectó ningún pigmento asociados con ellos.

53La modificación ósea está presente en individuos de todas las edades y ambos sexos, aunque predomina en los masculinos. En alrededor del 16% de los huesos poscraneales se advierten cortes en el área de inserción de músculos y tendones. Sobre los cráneos, las incisiones corresponden a la acción de desollamiento y descarnamiento. Las fracturas intencionales muestran el siguiente patrón: los cráneos se rompieron merced a fuertes impactos en la región parietal, quizás para tener acceso a la masa encefálica, aunque también es posible que causaran la muerte. El cráneo facial se separó del cerebral por medio de golpes sobre los malares y las ramas ascendentes de los maxilares. Flinn y otros autores (1976: 313) propusieron que la mutilación facial es una de las características del canibalismo. En cuanto al resto del esqueleto, los huesos largos se quebraron mediante un percutor y yunque que causaron fracturas helicoidales hasta exponer la médula ósea, mientras las epífisis, al igual que los huesos planos, se aplastaron. Los huesos, probablemente con carne, se expusieron al fuego directo, a una temperatura de menos de 200° C, y las astillas óseas se cocieron por ebullición para obtener grasa en una vasija de barro, meneándolas con frecuencia.

54A pesar de que la muestra de Electra, Villa de Reyes, presenta las mismas características que la de Tetelpan, concurren varios factores que las diferencian. Los huesos se hallaron sobre un viejo patio de una construcción habitacional, cuyo nivel se había elevado por medio de un relleno artificial, sobre el que se encendió un gran fuego. Después los restos humanos se colocaron arriba de las cenizas, mezclados con huesos de animal y tepalcates y un poco de pigmento rojo. Por encima de ello se extendieron varios pisos de barro, hasta sellar por completo el depósito de individuos de todas las edades y de ambos sexos. Suponemos que tales restos son producto probablemente de sacrificio humano y se los enterró en este sitio después de haber sido descarnados, desmembrados, destazados y canibalizados parcialmente, como una ofrenda a la construcción de un nuevo edificio.

55Los cráneos del Tzompantli de Tlatelolco se sepultaron cerca de la Gran Pirámide, pertenecían tanto a hombres como mujeres de entre 18 y 40 años de edad y presentan un patrón bien establecido tanto de marcas de cortes como de golpes, lo que nos indujo a creer que pertenecieron a individuos sacrificados y posteriormente decapitados, desollados y descarnados. Se les practicaron perforaciones en la región temporal y los cráneos así intervenidos se colocaron en un tzompantli. Podemos concluir que diferentes personas prepararon las cabezas, ya que en algunos casos los cortes son muy finos y superficiales y en otras el trabajo es más burdo. Sin embargo, es obvio que todos los actores del ritual eran especialistas. Si los cráneos en cuestión se exhibieron en un tzompantli fue por poco tiempo, ya que los ligamentos no se habían desprendido cuando fueron enterrados, como puede deducirse del hecho de que las mandíbulas y vértebras cervicales se encontraban en posición anatómica.

56Desde luego estos cráneos muestran un alto contexto ritual, donde el canibalismo pudo o no estar presente, pues ignoramos lo que pasó con el resto del cuerpo.

57A partir de estas tres muestras analizadas, podemos proponer que el sacrificio humano y el canibalismo se complementaban uno al otro desde tiempos muy antiguos. En las comunidades aldeanas como las del período Formativo, podrían constituir costumbres comunitarias con una base ritual, donde lo importante era el acto del canibalismo, y posteriormente los restos óseos perdían su significado ritual y se arrojaban a los basureros domésticos.

58A través del tiempo, con una sociedad y creencias religiosas más complejas, los restos esqueléticos en sí parecen ganar importancia como parte del ritual, y se enterraban en lugares especiales o se los exponía en templos como ofrendas a los dioses (Pijoan y Mansilla, 1990b: 467-478).

59Finalmente, en las sociedades militaristas, el número de sacrificios humanos aumentó debido al incremento de la importancia religiosa que podía revestir la gran cantidad de cautivos obtenidos en las guerras de expansión. El ritual se tornó aparatoso en todos sus aspectos y los restos del sacrificio sufrían un complicado proceso ritual de descarnamlento y desmembramiento antes de que se los enterrara cuidadosamente para conservar su carácter sagrado.

60En resumen, creemos que mediante el análisis de estos tres sitios, que abarcan un lapso de 2000 años, se aprecia un patrón de violencia, sacrificio y canibalismo. Con base en la evidencia arqueológica, la distribución de los restos óseos humanos y las huellas de la violencia de que se los hizo objeto, no hay duda de que el canibalismo y el sacrificio humano predominaron en las antiguas sociedades de México.

Bibliographie

Bibliografía

Anderson, J.E., "The Human Skeletons", en The Prehistory of the Tehuacan Valley, vol. I, Environment and Subsistence, R. Mc Neish (ed.), Austin, University of Texas Press, 1967, pp. 91-113.

Barlow, R.H., Tlateloico, rival de Tenochtitlan, J. Monjarás-Ruiz, E. Limón y M.C. Paillés (eds.), México, INAH-UDLA, 1987.

Braniff C, B., La estratigrafía arqueológica de Villa de Reyes, San Luis Potosí, México, INAH, 1992.

Buikstra, J.E., y M. Swegle, "Bone Modification due to Burning: Experimental Evidence", en Bone Modification, R. Bonnichsen y M.H. Sorg, (eds.), Orono, University of Maine, 1989, pp. 247-258.

Cabrera C, R., G. L. Cowgill y S. Sugiyama, "El Proyecto Templo de Quet-zalcóatl y la práctica a gran escala del sacrificio humano", en La época clásica: nuevos hallazgos, nuevas ideas, A. Cardós (ed.), México, MNA-INAH, 1990, pp. 123-146.

Faulhaber, J., "La población de Tlatilco, México, caracterizada por sus entierros", en Homenaje a Juan Comas en su 65 Aniversario, vol. II, México, Libros de México, 1965, pp. 83-121.

Flinn, L., C.G. Turner y A. Brow, "Additional, Evidence for Cannibalism in the Southwest, the Case of LA 4528", en American Antiquity, núm. 41, 1976, pp. 308-318.

González M., L.A., La población de Teotihuacán: Un análisis bio-cultural, Tesis Profesional, México, ENAH, 1989.

González R., F., "Un Tzompantli en Tlateloico", en Boletín del INAH, núm. 3-5, 1963.

Hers, M.A., Los toltecas en tierras chichimecas, México, UNAM, HE (Cuadernos de Historia del Arte, núm. 35), 1989.

Holien, T, y R. B. Pickering, "Analogues in Classic Period Chalchihuites Culture to Late Mesoamerican Ceremonialism", en Middle Classic Mesoamerica: a.d. 400-700, E. Pasztory (ed.), Nueva York, Columbia University Press, 1978, pp. 145-157.

Johnson, E., "Current Developments in Bone Technology", en Advances in Archaeological Method and Theory, vol. 8, M.B. Schiffer (ed.), Orlando, Academic Press, pp. 157-235.

—, "Human Modified Bones from Early Southern Plains Sites", en Bone

Modification, R. Bonnichsen, R. y M.H. Sorg (eds.), Orono, University of Maine, 1989, pp. 431-471.

Kelley, E.A., "The Temple of the Skulls at Alta Vista, Chalchihuites", en Across the Chichimec Sea, C. Riley y B.C. Hedrick (eds.), Carbondale, Illinois University Press, 1978, pp. 102-126.

Krogman, W.M., y M.Y. Iscan, The Human Skeleton in Forensic Medicine, Springfield, Charles C. Thomas, 1986.

Lagunas, Z. y C. Serrano, "Decapitación y desmembramiento corporal en Teopanzolco, Morelos", en Religión en Mesoamérica, J. Litvak y N. Castillo (eds.), XII Mesa Redonda, México, Sociedad Mexicana de Antropología, 1972, pp. 429-433.

López A., S., Z. Lagunas y C. Serrano, Enterramientos humanos de la zona arqueológica de Cholula, Puebla. México, SEP, INAH (Colección Científica, núm. 44), 1976.

López L., L., Las ofrendas del Templo Mayor de Tenochtitlan, México, INAH, 1993.

Matos M., E., "El Tzompantli en Mesoamérica", en Religión en Mesoamérica, XII Mesa Redonda, J. Litvak y N. Castillo (eds.), México, Sociedad Mexicana de Antropología, 1972, pp. 109-116.

—, Muerte a filo de obsidiana. Los nahuas frente a la muerte, México, SEP-INAH, 1978.

Niederberger B., C, Paleopaysages et Archéologie Pré-Urbaine du Bassin de México, t. II, México, Centre d'Études Mexicaines et Centro-americaines, 1987.

Noguera, E., "Historia de las Exploraciones en Tlatelolco", en Summa anthropologica en homenaje a Roberto J. Weitlaner, México, INAH, SEP, 1966, pp. 71-78.

Pickering, R.B., "Human Osteological Remains from Alta Vista, Zacatecas: An Analysis of the Isolated Bone", en The Archaeology of West and Northwest Mesoamerica, M.S. Foster y P.C. Weigand (eds.), Nueva York, Westview Press, 1985.

Pijoan, C. M. y J. Mansilla, "Prácticas rituales en el Norte de Mesoamérica. Evidencias en Electra, Villa de Reyes, San Luis Potosí", en Arqueología, núm. 4, 1990a, pp. 87-96.

—, "Evidencias rituales en restos humanos del norte de Mesoamérica", en Mesoamérica y norte de México. Siglos ix-xii, F. Sodi (ed.), México, MNA, INAH, 1990b, pp. 467-478.

Pijoan, C. M. y A. Pastrana, "Evidencias de antropofagia y sacrificio humano en restos óseos", Avances en Antropología Física, IV, México, INAH, 1987, pp. 95-102.

—, "Evidencias de actividades rituales en restos óseos humanos en Tlatelcomila, D.F.", en El Preclásico o Formativo. Avances y perspectivas, M. Carmona M. (ed.), México, MNA, INAH, 1989, pp. 287-306.

Pijoan, CM., A. Pastrana y C. Maquívar, "El Tzompantli de Tlatelolco. Una evidencia de sacrificio humano", en Estudios de Antropología Biológica, C. Serrano y M. Salas (eds.), México, UNAM, INAH, 1989, pp. 561-583.

Reyna R., R.M., Tetelpan: un sitio de las estribaciones del Ajusco (manuscrito).

Román B., J.A., El Sacrificio de niños en honor a Tláloc (La Ofrenda núm. 48 del Templo Mayor, tesis profesional, México, ENAH, 1986.

Schultz, M., y CM. Pijoan, "Results of Microscopic Research on Bones from Preclassic Tetelpan, México", en 13th International Congress of Anthropological and Ethnological Sciences, México, 1993.

Schultz, M., P. Schwartz y CM. Pijoan, "Microscopical Investigations on Some Long Bones from Tetelpan, D.F., México", en Proceedings Paleopathology Association. 4th. European Meeting, Middleburg-Antwerpen, 1982, pp. 192.

Serrano C, "Un sitio de entierros ceremoniales en Cholula, Puebla", en Religión en Mesoamérica, J. Litvak y N. Castillo (eds.), XII Mesa Redonda, México, Sociedad Mexicana de Antropología, 1972, pp. 369-374.

Serrano C, y Z. Lagunas, "Sistema de enterramientos y notas sobre el material osteológico de la Ventilla, Teotihuacán, México", en Anales del INAH, época 7a. IV. 1974, pp. 105-144.

Stewart, T.D., Essentials of Forensic Anthropology, Springfield, II., Charles C. Thomas, 1979.

Turner, C.G., "Taphonomic Reconstructions of Human Violence and Cannibalism Based on Mass Burials in the American Southwest", en Carnivores, Human Scavengers and Predators: A Question of Bone Technology, G.M. Lemoine y A.S. MacEachern (eds.), Calgary, University of Calgary, 1983, pp. 219-240.

Turner, C.G. y J.A. Turner, "Taphonomic Analysis of Anasazi Skeletal Remains from Largo-Gallina sites in Northwestern New Mexico", en Journal of Anthropological Research núm. 49, 1993, pp. 83-110.

White, T.D., Prehistoric Canibalism at Mancos 5MTUMR-2346, Princeton, Princeton University Press, 1992.

Zacarías, P., "Los Enterramientos", en Teotenango. El antiguo lugar en la muralla, t. II, México, Dirección de Turismo, Gobierno del Estado de México, 1975, pp. 365-409.

Table des illustrations

Légende Figura 1.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2527/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 182k
Légende Figura 2. Tlatelcomila, Tetelpan, D.F. Cráneo infantil que muestra un corte en forma semicircular en parietal derecho (Foto DAF-INAH)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2527/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 298k
Légende Figura 3. Tlatelcomila, Tetelpan, D.F. Cráneo facial de individuo adulto que muestra el borde inferior del malar cortado en línea recta (Foto DAF-INAH)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2527/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 413k
Légende Figura 4. Tlatelcomila, Tetelpan, D.F. Fragmentos de huesos largos fracturados intencionalmente para exponer la médula (Foto DAF-INAH)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2527/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 354k
Légende Figura 5. Electra, Villa de Reyes, S.L.P. Manubrio de esternón que presenta marcas de cortes y golpes intencionales (Foto DAF-INAH)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2527/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 537k
Légende Figura 6. Electra, Villa de Reyes, S.L.P. Tibia derecha de un individuo juvenil a la que se le desprendió la epífisis proximal por medio de golpes intencionales (Foto DAF-INAH)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2527/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 581k
Légende Figura 7. Tlatelolco, D.F. Tzompantli. Mandíbula que presenta marcas de corte sobre la rama ascendente (Foto DAF-INAH)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2527/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 259k
Légende Figura 8. Tlatelolco, D.F., Tzompantli. Atlas que muestra marcas de corte sobre las facetas articulares inferiores (Foto DAF-INAH)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2527/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 188k

Auteurs

Dirección de Antropología Física Instituto Nacional de Antropología e Historia

Dirección de Antropología Física Instituto Nacional de Antropología e Historia

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1997

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540