Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Tecnologías prehispánicas de la obsidiana

 | 
Véronique Darras

Capítulo V. Evaluación cuantitativa de la producción

Texte intégral

1Las concentraciones de desechos de obsidiana resultantes de las operaciones de extracción y de las actividades de desbaste cubren superficies muy vastas, por lo que, para evaluarlas, procedimos a calcular el volumen y peso del material salido de las unidades de extracción. Ya se había intentado una evaluación de este tipo en las zonas de explotación a cielo abierto de La Joya, Jalisco (Weigand y Spence, 1982: 178), pero los errores inherentes al cálculo no nos permiten tomar en consideración los resultados obtenidos. Al proceder a nuestra evaluación, no pretendemos obtener resultados que pudieran ser considerados como absolutos e inmutables, sino únicamente dar una idea de lo que puede representar una “montaña” de obsidiana. Calcular con exactitud tales cantidades es imposible, pues son muchos los parámetros que intervienen en el margen de error y algunos de ellos tuvieron que ser fijados arbitrariamente. El objetivo, por lo tanto, es proponer cifras aproximadas que sólo tendrán valor si se aceptan los principios de base definidos al inicio del cálculo.

2La evaluación del volumen y peso en los talleres de obsidiana depende de una multitud de parámetros no mensurables que, por ser fijados arbitrariamente y combinados de manera diferente, podían hacer fluctuar los resultados en un rango muy amplio. Los parámetros principales son: el estado de la obsidiana (en pedazos pequeños o grandes), la tierra acumulada, las raíces y los espacios huecos (madrigueras y, sobre todo, los espacios intersticiales en la obsidiana misma). Además, de un lugar a otro puede haber variaciones de profundidad. Y, en fin, el volumen de un bloque en bruto de obsidiana se modifica cuando se encuentra en fragmentos.

3En este capítulo, consecuentemente, presentamos los resultado principales, seguidos de una reflexión respecto a su validez y su aportación. El método de análisis se presenta en forma de anexo al final del capítulo.

VOLUMEN Y PESO DE LA OBSIDIANA EN LAS ÁREAS DE EXTRACCIÓN

4El cálculo del volumen salido de las unidades de extracción fue hecho en el caso de los tres sitios topografiados y en mich.121, pero sólo fueron tomados en consideración algunos sectores bien delimitados donde trabajamos: el sector a de mich.156, el sector principal de mich.117, el sector norte de mich.105 y la zona de extracción de mich.121. En una primera etapa, calculamos el volumen y el peso extraídos de las minas subterráneas y, después, el volumen y el peso salidos de las depresiones de extracción a cielo abierto.

Las minas subterráneas

5El volumen global calculado en mich.121 es de 263 m3, lo que equivale a un peso aproximado de 605 T de materiales extraídos. Estimamos que la obsidiana útil (esto es, los nódulos explotables salidos de la mina) debió de representar 237 T, es decir, el 39% del total. El 61% restante lo componen la ganga, los desechos de obsidiana inexplotables, los nódulos abandonados y los desechos derivados de la extracción. El peso aproximado de los desechos que permanecieron en el interior de la mina alcanza 310 T. Para tener una idea más precisa de lo que eso representa, podemos decir que de esa mina fue extraído el equivalente de 23 900 nódulos de 10 kg cada uno.

6La mina de mich.118 representa un volumen global actual igual a 398 m3 y parece ser que fueron extraídas de ella 927 T de obsidiana, pero un total de 348 T permaneció en el interior: desechos naturales de obsidiana, pedazos inexplotables o bloques abandonados. Las 578 T salidas de la mina se distribuyen entre los desechos evacuados sobre el cono de desecho y la obsidiana útil, que representa un peso de 463 T, esto es, el 49.9% del total de los materiales extraídos. Se trataría, entonces, de 46 300 bloques de 10 kg (en realidad, muchos tienen un peso muy superior).

Las explotaciones a cielo abierto

7mich.117. Las 15 depresiones de extracción representan una superficie global de 1 104 m2 y un volumen aproximado de 1 860 m3. La superficie acumulada fue calculada en función del estado actual de las depresiones. Para calcular el tonelaje de esas áreas de extracción, debimos considerar varias posibilidades que desembocaban en resultados variados. Si admitimos que todas las depresiones correspondían a una veta masiva de obsidiana, habrían podido ser extraídas 4 333 T de obsidiana; sin embargo, de acuerdo con nuestras evaluaciones máximas, la obsidiana útil debió de representar cuando mucho un 85% del total, es decir, 3 683 toneladas de bloques explotables; y, de acuerdo con nuestros cálculos mínimos, representaba el 60% del total de los materiales, con un peso igual a 2 600 T. Si aceptamos la hipótesis de que los bloques de obsidiana se encontraban prisioneros en una matriz riolítica que representaba un total de 20%, obtenemos resultados inferiores. El peso general de los materiales extraídos es casi igual, pues las riolitas tienen una densidad similar a la de la obsidiana. Consecuentemente, el peso de la obsidiana útil parece haber estado comprendido entre 2 945 y 2 081 toneladas.

8mich.105. Las 9 depresiones de extracción identificadas en el sector norte de este sitio cubren una superficie de 902 m2 y ocupan un volumen global de 1 857 m3. Si consideramos que se trataba de vetas masivas de obsidiana, obtenemos un peso aproximado de 4 401 T extraídas. Esa masa habría producido 3 739 T de obsidiana útil, según la hipótesis máxima, y 2 640 T en las condiciones mínimas. En el caso de los bloques prisioneros en una matriz riolítica (que representa 20% del total), obtenemos de 2 111 a 2 990 de obsidiana útil.

9mich.156. La superficie ocupada por las 10 depresiones de extracción a cielo abierto es de 578 m2 y el volumen extraído representa 1 029 m3. En el caso de una veta masiva de obsidiana, habrían salido de esas áreas de extracción 2 397 T de materiales; 2 037 de ellas, de obsidiana útil en el mejor de los casos y 1 438 T según las estimaciones mínimas. Con una matriz riolítica, únicamente habrían sido obtenidas 1 630 T de obsidiana útil (con un volumen de 823 m3), según nuestra estimación óptima, ó 1 150 T, según nuestra estimación mínima.

VOLUMEN Y PESO DE LA OBSIDIANA EN LAS ÁREAS DE DESBASTE Y TALLA

10mich.117. Aunque el conjunto del sitio cubre una superficie de 34 000 m2, sólo efectuamos nuestros cálculos sobre una superficie de 14 000 m2, en las zonas donde observamos una actividad más intensa. Si consideramos una profundidad media de un metro en todas las áreas, obtenemos un volumen de 14 000 m3 y un peso aproximado de 17 696 T de material. El material está constituido por obsidiana trabajada, restos naturales, riolitas y tierra, y raíces. Según nuestros cálculos, la obsidiana utilizada representó 13 585 T, esto es, el 76.7% del total del material.

11mich.105. Todo el sector norte de este sitio fue tomado en consideración, pues la actividad en él fue intensa y las concentraciones de material parecen homogéneas. Una profundidad media de un metro nos da, en este caso, 24 000 m3 de obsidiana lo que significa 26 000 T de material de la misma naturaleza que el mencionado en el caso anterior; por lo tanto, la obsidiana utilizada o explotable representó 20 640 T, es decir, 79.4% del total.

12mich.156. Sólo fue considerado el sector a, donde encontramos los indicios más evidentes de extracción a cielo abierto (presencia de depresiones). Considerando siempre una profundidad de un metro, el volumen de obsidiana se eleva a 5 697 m3 y el tonelaje de este sector a 5 584 T de material, 2 217 de ellas de obsidiana explotada, que representan 39.7% del total. Este pequeño porcentaje, en comparación con los resultados de mich.105 y mich.117, se debe a la cantidad mucho más alta de tierra, riolitas y materiales inexplotables provenientes de la extracción encontrada en los sondeos que fueron llevados a cabo.

DISCUSIÓN

13Los resultados de nuestros cálculos revelan una fuerte desproporción entre el volumen extraído y el volumen presente en las concentraciones de obsidiana trabajada, pues, en efecto, hay más material acumulado en la superficie que material extraído de las unidades de extracción. Si la diferencia es generada por el método de análisis, ello invalidaría los resultados; pero la anomalía podría también provenir de los parámetros adoptados para la evaluación de las cantidades presentes en los talleres y, en ese caso, es posible que nuestros resultados relativos a esos talleres estén sobreevaluados: es posible que las zonas consideradas sean demasiado vastas en comparación con la ocupación real de los desechos de obsidiana y que el espesor de los depósitos haya sido sobreestimado; y quizá la vegetación, la tierra y los espacios huecos ocupan, también, un volumen más substancial.

14Sea lo que fuere, esos únicos factores de error no explican probablemente la disparidad total existente, la cual podría deberse, no sólo a una sobreevaluación del peso comprendido en las áreas de desbaste, sino también a una subevaluación del material extraído. En ese caso, la inexactitud de las propuestas relativas al volumen de obsidiana extraído puede hacer delicada toda comparación significativa. Ahora bien, creemos que la inexactitud no es resultado de los parámetros utilizados, pues los resultados obtenidos tienen coherencia interna, sino, más bien, del desconocimiento del número real de las áreas de extracción. Así, pudimos no haber tomado en consideración eventuales minas subterráneas obstruidas, cuando quizá representaban un volumen muy importante. Las minas que permanecieron abiertas y que estudiamos pudieron haber tenido una extensión original más vasta, y la explotación superficial de afloramientos pudo haber sido más extendida, sin dejar huellas de ello. Asimismo, no debemos pasar por alto la aportación de las recolecciones de superficie, que pudo representar más de lo que hemos evaluado. Todas esas lagunas provocan inevitablemente una subevaluación de las cantidades de obsidiana extraídas y acentúan la diferencia entre los resultados. Consecuentemente, según los resultados obtenidos, las actividades de extracción o de simple recolección de la materia prima parecen haber ocupado un lugar más vasto que el que permanece visible en la actualidad.

15A pesar de todo, el cálculo del volumen extraído y acumulado da una buena idea del rendimiento potencial de una mina. El material extraído de las minas subterráneas y realmente aprovechable representa entre 40 y 50% de la masa extraída, lo que es un porcentaje bastante bajo, si se considera lo masivo de las vetas. Además de la ganga y los restos, los pequeños nódulos fueron sistemáticamente abandonados. Según las observaciones hechas en el capítulo anterior, la extracción de los bloques en las minas mich.117 y mich.121 debía de ser bastante rápida y parece ser que los mineros sólo evacuaban de la mina los bloques que respondían a ciertas normas morfológicas (peso alto, regularidad). Esa actitud puede revelar, no un daño, sino, por el contrario, un deseo de rentabilizar al máximo la explotación de la mina: el fin no era extraer la mayor cantidad de bloques, sino recolectar los mejores productos, abandonando el resto para economizar tiempo y mano de obra (para el transporte, por ejemplo).

16En cambio, según los resultados obtenidos en el caso de las minas de extracción a cielo abierto, el peso de la obsidiana utilizable constituye una media del 70%, porcentaje mucho más alto. Parece ser que, si bien la extracción en ese tipo de explotación se desarrollaba realmente en el seno de las riolitas, debía de ser un poco más prolongada, pero daba como resultado cantidades más grandes.

ANEXO 3. MÉTODOS DE ANÁLISIS EMPLEADOS PARA CALCULAR LA CANTIDAD EXTRAÍDA O DESBASTADA

Cálculo de la densidad y de la masa volumétrica aparente

Densidad de la obsidiana pura

17La densidad de esta roca varía normalmente entre 2.4 y 2.6 (Cailleux y Chavan, 1971: 172). Mediante la aplicación del método de Arquímedes, calculamos con mayor precisión la de nuestros tres tipos de obsidiana. Para ello, realizamos las operaciones siguientes:

  1. Pesaje de pedazos naturales de obsidiana pura.
  2. Inmersión en una probeta con 500 cm3 de agua.
  3. Cálculo de la diferencia del nivel de agua después de la inmersión = volumen de la obsidiana.
  4. Peso de la obsidiana dividido por su volumen = densidad.

Resultado de los cálculos

18mich.105. Los Tzinapus del Cerro Prieto (yacimiento cerro Prieto)

19190 g de obsidiana inmersa

20Volumen = 80 cm3

21Densidad = 2.37

22mich.117. Las Navajas (yacimiento cerro El Varal)

23420 g de obsidiana inmersa

24Volumen = 180 cm3

25Densidad = 2.33

26mich.121. La Guanumeña (yacimiento cerro Zináparo)

27350 gramos de obsidiana inmersa

28Volumen = 145 cm3

29Densidad = 2.4

30175 g de ganga inmersa

31Volumen = 85 cm3

32Densidad = 2

La masa volumétrica aparente

33El cálculo aproximado de la masa volumétrica de los desechos que constituyen el piso de relleno de las minas se llevó a cabo de la siguiente manera:

  1. Pesaje de la probeta vacía.
  2. Relleno de la probeta con un litro de ganga bien comprimida (nódulos, arena, pedazos de ganga, restos, agujas).
  3. Pesaje de todo.
  4. Substracción del peso de la probeta vacía.
  5. Aplicación de un coeficiente de compresión.

Resultado de los cálculos

  • 1 La textura del piso de relleno es bastante heterogénea y blanda debido a la ganga deleznable, que (...)

34mich.1211

35Peso de la probeta: 0.65 kg

36Peso de un litro de ganga en la probeta: 1.800 kg

37Masa volumétrica aparente: 1.800 - 0.650 = 1.150

38Aplicación de un coeficiente de compresión igual a 1.3: Resultado: 1.150 x 1.3 = 1.49

39mich.117

40Peso de un litro de obsidiana natural constituyente del piso de relleno en la probeta: 1.850 kg

41Masa volumétrica aparente: 1.850 - 0.650 = 1.200

42Aplicación de un coeficiente de compresión igual a 1.1 (la naturaleza del piso está menos sujeta a una compresión importante):

43Resultado: 1.200 x 1.1 = 1.3

Cálculo del volumen y peso de lo extraído de mich.121

44La galería de mich.121 ofrece un plano bastante regular; los cortes transversales dieron como resultado una bóveda en forma de U o V invertida, si bien en ocasiones tiene un perfil más irregular. Para calcular el volumen de esa galería, supusimos que la configuración de la mina era regular y que podía inscribirse, grosso modo, en una figura geométrica, un trapecio isósceles en el caso del volumen del piso de relleno (volumen completo) y un triángulo o trapecio en el del volumen vacío sobre el piso de relleno. Asimismo, consideramos que el espesor del piso de relleno calculado a la entrada de la mina era igual en toda la mina y que la base real de ésta ocupaba una superficie más grande. También disponemos de algunos croquis levantados con la mayor precisión posible: un plano general de la mina, un corte longitudinal y muchos cortes transversales. Para facilitar las mediciones, dividimos transversal-mente la mina en 32 secciones regulares de un metro. El plano de esas secciones pudo ser inscrito, ya sea en la forma de un trapecio, ya sea en la de un rectángulo. Así fueron calculados la superficie y, después, el volumen de cada una de las minas.

45El cálculo de la superficie de cada sección fue efectuado, para empezar, al nivel del piso de relleno, y los parámetros utilizados fueron los siguientes:

46La suma de las superficies de cada sección nos dio la superficie global de la mina al nivel del piso de relleno (SI). En 20 casos (número de secciones cuyo corte se inscribe más o menos en un trapecio), se hizo también el cálculo de la superficie al nivel del techo (S2). Finalmente, habiendo evaluado el excedente de la anchura en la base real de la galería en un metro promedio al nivel de cada sección, podemos añadir a la superficie obtenida al nivel del piso de relleno un total de 32 m2 para obtener la de la base supuesta de la galería (S3).

47Cálculo del volumen. Consideramos que las 13 primeras secciones, así como las siete últimas, representaban una bóveda en U invertida y que podían inscribirse en un trapecio cuyo ancho al nivel del techo variaba de 1 a 2 m (S2). Las secciones 14 a 25 se inscriben mejor en un triángulo isósceles. A cada sección se aplicó la altura media (H).

  • En el caso del volumen vacío, disponíamos, entonces, para cada sección, de la altura (H), de la superficie al nivel del piso de relleno (S1) y de la superficie al nivel del techo (S3).
  • En el caso del cálculo del volumen lleno, teníamos la superficie estimada en la base de la galería (S3), la superficie al nivel del piso de relleno (S1) y el espesor de los depósitos (H1) evaluado conforme al sondeo hecho a la entrada de la mina.

Fueron aplicadas las fórmulas siguientes:

48Volumen vacío de las secciones trapezoidales:

49Volumen vacío de las secciones triangulares:

50Volumen lleno de las secciones trapezoidales:

Resultados de los cálculos de la superficie y el volumen

51Superficie de la mina calculada al nivel del piso de relleno: 70.2 m2.

52Superficie estimada de la mina en su base: 103 m2.

53Cálculo del peso. Debe multiplicarse el volumen por la densidad o por la masa volumétrica aparente. Así, un m3 de obsidiana masiva in situ proveniente de mich.121 pesaría 2.4 T; pero sabemos que los nódulos de obsidiana se encontraban prisioneros en una ganga heterogénea que no presenta la misma densidad. Según nuestras observaciones, estimamos que esa ganga (ni los pequeños ndulos ni las agujas de obsidiana pura intervienen en esa relación) representaba aproximadamente 25% del total del material. Por lo tanto, proponemos las cifras siguientes para el total del material extraído de la mina:

54263 m3 x 0.75 = 107.2 m3 ocupados por la obsidiana pura, esto es, 197.2 m3 x 2.4 = 473.3 toneladas.

55263 m3 x 0.25 = 65.7 m3 ocupados por la ganga

56deleznable, esto es, 65.7 m3 x 2 = 131.4 toneladas.

57El peso aproximado del piso de relleno fue obtenido multiplicando el volumen por la masa volumétrica aparente: 206.5 m3 x 1.5 = 309.7 T. Los desechos abandonados en la mina representan, por lo tanto, 51.2% del total del material extraído de la veta, mientras que el material sacado de la mina totaliza 295 T, esto es, 48.7% del total del material. Si consideramos que el 20% de ese material eran desechos evacuados sobre el cono de desecho (según la evaluación de la importancia del cono de desecho), obtenemos:

58295 T x 0.20 = 59 T de desechos salidos de la mina

59295 T x 0.80 = 236 T de obsidiana útil

Resultados finales

60Peso total extraído: 605 T

61Peso del material sacado de la mina: 295 T

62Peso de la obsidiana útil sacada de la mina: 236 T

63Peso de los desechos sacados de la mina: 59 T

64Peso de los desechos que permanecieron en la mina: 310 T

65La obsidiana útil representa 39% del total excavado.

Cálculo del volumen y peso de lo extraído de mich.118

66El plano general de esta mina es mucho más irregular, por lo que no pudimos proceder exactamente de la misma manera que en el caso de mich.121. Los cortes transversales hechos en diferentes lugares hacen ver una bóveda de techo relativamente rectilíneo y paredes poco inclinadas. En una primera etapa, la dividimos en seis secciones de superficies horizontales variables. Cada sección fue dividida en múltiples figuras geométricas (triángulos isósceles, paralelepípedos, rectángulos) con el fin de cubrir lo mejor posible su extensión y calcular su superficie (fig. 49, pág. 105). Para llevar a cabo los cálculos, supusimos que la superficie en la base de la mina era más importante que la superficie actualmente visible (0.50 cm más en su periferia), que el espesor de los desechos era uniforme de dos metros y que la configuración de la mina se inscribía en un trapecio, tanto el volumen lleno (piso de relleno) como el vacío (sobré el piso). Los resultados de los cálculos fueron redondeados en ocasiones a la cifra superior o inferior.

Superficie de la mina (en m2)

Superficie de la mina (en m2)

67En consecuencia, para calcular el volumen hueco de la mina, consideramos que el techo de la bóveda era una superficie perfectamente plana y cubría un área más reducida que la representada por el suelo real. Aplicando una inclinación media de las paredes de 70° y la altura media de 1.3 m, obtuvimos una superficie cuyo perímetro es inferior a un metro. Las paredes del fondo de la sección C son verticales, por lo que consideramos que su superficie al nivel del techo era igual a la del piso.

68El volumen lleno fue calculado fácilmente, pues disponíamos de la superficie en la base de la mina (b), la superficie al nivel del piso de relleno (a) y el espesor arbitrario e invariable de los depósitos (H).

Cálculo del volumen lleno

Cálculo del volumen vacío

Resultado de los cálculos

69Superficie al nivel del piso de relleno: 118 m2

70Superficie aproximada en la base de la mina: 150 m2

71Superficie aproximada del techo: 80 m2

72Volumen total de la mina: 397 m3

73Volumen del piso de relleno: 268 m3

74Volumen del espacio vacío: 129 m3

75El volumen vacío ocupa, por lo tanto, el 32.7% del volumen total.

76Para calcular el tonelaje de la obsidiana extraída, supusimos que el filón original era masivo, sin ganga diferenciada y sin espacios vacíos, y que el córtex de los bloques no intervenía en una fluctuación eventual de la densidad del todo, lo que da 398 m3 x 2.33 = 927 T de obsidiana extraídas. Para calcular el peso de los desechos que permanecieron en la mina, el volumen lleno fue multiplicado por su masa volumétrica aparente: 268 m3 x 1.3 = 348 T. Así, todo parece indicar que fueron sacadas de la mina 579 T de obsidiana, mientras que los desechos abandonados en la mina representan 37.5% del total del material extraído (el volumen vacío corresponde a 130 m3 x 2.33 = 303 T de obsidiana en el lugar). Del total de 579 T evacuadas de la mina, tratamos de distinguir la obsidiana útil (en bloques) de los desechos abandonados sobre el cono de desecho; para ello, adoptamos las mismas medidas que en mich.121:

77579 T x 0.20 = 116 T de desechos

78579 T x 0.80 = 463 T de obsidiana útil

Resultados finales

79Peso aproximado extraído: 927 T

80Peso aproximado de los desechos que permanecieron

81en la mina: 348 T

82Peso de la obsidiana sacada de la mina: 579 T

83Peso de la obsidiana útil: 463 T

84Peso de los desechos sacados de la mina: 116 T

85El peso de la obsidiana útil representa el 49.9% del total del material.

Volumen y peso de lo extraído de las depresiones de extracción

86Cálculo del volumen. Para efectuar estos cálculos, en una primera etapa, tomamos las dimensiones de las depresiones y calculamos su superficie. Sus contornos se inscriben en cuatro formas geométricas principales, a partir de las cuales calculamos las superficies: elipsoidal, semielipsoidal, romboide y circular. Son raras las depresiones que tienen una configuración que se inscribiera de manera ideal en una de esas cuatro formas, por lo que la semejanza máxima determinó su clasificación. Teniendo en cuenta el tamaño, la profundidad alcanzada durante los sondeos estratigráficos hechos en las depresiones pequeñas y la acumulación periférica de los desechos del desbaste, aplicamos a cada grupo una altura media que corresponde a la profundidad excavada.

87Para calcular el volumen de las depresiones, consideramos arbitrariamente que el fondo tenía la misma configuración que el aspecto en la superficie (por ejemplo: supusimos que una depresión circular tenía un fondo circular), que ocupaba una superficie menos grande y que era plano. Así, el corte de una depresión puede inscribirse en un trapecio.

88La superficie del fondo de las depresiones es imposible de calcular con precisión, pues, debido a que no se llevó a cabo en ellas ninguna prospección extensiva, ignoramos su configuración. Su evaluación fue obtenida, consecuentemente, observando la inclinación actual de la pendiente de las depresiones, que es bastante suave en la mayoría de los casos. Antes de los rellenos progresivos, supusimos que la pendiente original era más abrupta y podía formar un ángulo de aproximadamente 70° con la horizontal. Adoptamos ese ángulo de pendiente media para calcular la superficie de la base de las depresiones bajo el piso de relleno y, a partir de ello, estimamos su volumen. La superficie fue calculada con las siguientes fórmulas:

Alipsoidal semielpsoidal circular rómbica

89Forma ellipsoidal:

90Forma semielipsoidal:

91Forma circular:

92Forma romboide:

93S1 = superficie visible S2 = superficie estimada del fondo

Resultados finales

Resultados finales

Nota. Los decimales de las medidas fueron suprimidos y redondeados, según su valor, al entero superior o inferior.

Resultados finales

94mich.117:

95Superficie (S1) ocupada por las áreas de extracción: 1 104 m2

96Volumen representado: 1 860 m3

97MICH.105:

98Superficie (S1) ocupada por las áreas de extracción: 902 m2

99Volumen representado: 1 857 m3

100MICH.156:

101Superficie (S1) ocupada por las áreas de extracción: 578 m2

102Volumen representado: 1 029 m3

103Cálculo del peso de lo extraído de las depresiones de extracción. La estimación del peso del material extraído de las depresiones sólo puede ser relativa, pues casi no observamos, en ninguno de los tres sitios, afloramientos importantes que nos informaran verdaderamente sobre su composición; no obstante, gracias a los sondeos estratigráficos, obtuvimos algunos datos de la naturaleza de esas vetas superficiales. En la mayoría de los casos, el substrato estaba constituido por bloques fracturados, restos de obsidiana y fragmentos riolíticos. Los tres sitios que estudiamos son distintos de mich. 121 y, para empezar, podemos excluir la hipótesis de bloques prisioneros en una ganga de naturaleza y densidad diferentes, condiciones que parecen ser propias de ese yacimiento.

104En la parte sur de mich.105, algunos fragmentos de riolita, así como algunos desechos naturales de obsidiana, estaban asociados a los bloques de obsidiana útil. Aunque las lavas andesíticas hayan recubierto parcialmente las lavas ácidas, entre las zonas norte y sur fueron identificados algunos afloramientos de rio-lita. Esas riolitas también fueron encontradas en la superficie en mich.117 y mich.156. Así, los datos recolectados en los sondeos, sumados al conocimiento de otros afloramientos fuera de esas zonas, nos autorizan a considerar dos posibilidades:

  • Una es que la obsidiana se encontraba en una veta masiva fracturada bajo la forma de bloques angulares, sin ganga diferenciada. Los fragmentos irregulares y las inclusiones vesiculadas en forma de burbujas producidas en el momento de las emisiones de gas constituyen los únicos elementos heterogéneos de la masa.
  • La otra posibilidad es que la obsidiana se encontraba bajo forma de bloques angulares prisioneros de una matriz riolítica.

105En lo que concierne a la primera posibilidad, fue fácil calcular el peso total del material extraído, pues consideramos que la masa in situ ofrecía una densidad homogénea. Si bien parte del material parece más vesiculado, se trata siempre del mismo. En esa masa, tratamos en seguida de evaluar el peso de la obsidiana útil y el de los fragmentos no explotables. Los desechos de obsidiana abandonados en el interior y sobre el talud de la mina mich.118 constituyen 61% del total extraído, pero los trabajos efectuados en las áreas adyacentes a las depresiones de extracción de mich.117 y mich.105 (sobre el talud, en los extremos de las depresiones o en las muy cercanas áreas de desbaste) nunca revelaron esa alta proporción de desechos inutilizables. Algunos sondeos estratigráficos (siempre en mich.117 y mich.105) arrojaron más de 90% de obsidiana útil (en forma de bloques o desechos de desbaste y esquirlas).

106mich.117, sondeo 4

107Productos de talla, obsidiana útil: 76.8%

108Material no aprovechable: 5.2%

109Tierra y raíces: 18%

110Al excluir la tierra y las raíces, se obtiene:

111Productos de talla y obsidiana útil: 93.5%

112Restos de obsidiana no aprovechables: 6.5%

113Fragmentos de riolitas: 0%

114mich.105, sondeo 3

115Productos de talla y obsidiana útil: 75.6%

116Material no aprovechable: 6.7%

117Tierra y raíces: 17.7%

118Al excluir la tierra y las raíces, se obtiene:

119Productos de talla y obsidiana útil: 91.7%

120Restos de obsidiana no aprovechables: 8.3%

121Fragmentos de riolitas: 0%

122Como puede verse, los desechos no aprovechables no son numerosos y, dado que no fue identificado ningún vertedero, parece ser que los desechos se mezclaban con los productos de talla en los talleres; no obstante, en el sondeo 4, efectuado en el taller a de mich.156, arriba de una depresión de extracción, los resultados son diferentes e indican que el filón de obsidiana estaba incluso en una matriz de riolitas:

123Productos de talla y obsidiana útil: 39.7%

124Material no aprovechable: 41%

125Tierra y raíces: 19.3%

126Al excluir la tierra y las raíces, se obtiene:

127Productos de talla y obsidiana útil: 48.6%

128Fragmentos de riolitas: 10.1%

129Restos y pequeños nódulos de obsidiana

130no aprovechables: 41.3%

131El material no aprovechable constituye 51.4% del total. En este caso único, los desechos no aprovechables derivados de la extracción constituían una proporción importante en comparación con la obsidiana útil.

132A partir de los diversos indicios, elaboramos varias hipótesis para explicar las diferencias cuantitativas entre los talleres. Es posible que, en ciertos casos, los afloramientos de obsidiana hayan sido de una calidad excepcional, con una gran mayoría de bloques de buena calidad y una proporción mínima de productos no aprovechables; pensamos, por ejemplo, en la parte norte de mich.105 y en mich.118. Y, en el caso de mich.156, parece tratarse, por el contrario, de afloramientos heterogéneos que comprenden mucho material no aprovechable (ganga de riolita, etc.). También es posible, en fin, que, en algunos casos, cierta proporción de desechos no aprovechables haya sido evacuada y llevada a lugares específicos que no hemos identificado, lo que explicaría su baja proporción en los talleres mismos.

133En lo que concierne a la segunda posibilidad, se obtuvo igualmente una medida creíble, pues las rocas riolíticas tienen una densidad que varía entre 2.3 y 2.5, cercana a la de la obsidiana. Bastaba aplicar el mismo coeficiente al total de la masa en el lugar. Para estimar la proporción y el peso de la obsidiana proveniente de esa masa global y, después, en ese material, distinguir la obsidiana útil del resto, debimos elegir valores más o menos arbitrarios, determinados empíricamente. Los artesanos excavaron ahí donde, probablemente, habían encontrado filones de buena calidad, cualquiera que hubiese sido la naturaleza y la cantidad de la ganga. Según nuestras observaciones, los afloramientos presentes en la cercanía de las áreas de explotación revisten principalmente dos aspectos: en la mayoría de los casos, las rocas riolíticas son predominantes y encierran pequeños filones discontinuos y heterogéneos que incluyen nódulos de tamaño reducido, inclusiones nodulares vacuolares, así como áreas donde la riolita parece estar en proceso de vitrificación, sin que el estadio último que genera la obsidiana haya sido alcanzado. En otros casos, en el afloramiento riolítico aparecen filones de obsidiana homogéneos e incluso verdaderas vetas de gran extensión. Son esos afloramientos, claro, los que fueron preferentemente explotados.

134En esas circunstancias, para tomar en cuenta las proporciones diferenciales de riolitas de un afloramiento a otro, decidimos aplicar los siguientes coeficientes a las dos posibilidades que fueron consideradas:

  • Obsidiana no aprovechable: aplicación de un coeficiente mínimo igual a 15%, considerando que los porcentajes obtenidos en mich.117 y mich.105 representan el mínimo alcanzado y que las cantidades pudieron ser más altas en otros lugares del sitio. Ese coeficiente es el mismo que empleó P. Weigand (1982: 178), aunque en ese caso no haya sido justificado.
  • Obsidiana no aprovechable: aplicación de una proporción más alta, igual a 40%, en comparación con el porcentaje calculado en mich.156.
  • Riolitas: aplicación de un coeficiente promedio de 20%.

Resultado de los cálculos

135mich.117, Las Navajas

• Primera posibilidad: veta masiva de obsidiana

136Peso de la obsidiana: 1 860 m3 x 2.33 = 4 333 T

137a) Aplicación del coeficiente de 15%:

1381 860 m3 x 0.15 = 279 m3 de desechos no aprovechables

139Peso de la obsidiana útil:

1401 581 m3 x 2.33 = 3 683 T

141Peso de la obsidiana no aprovechable:

  1. 3 x 2.33 = 650 T

142b) Aplicación del coeficiente de 40%:

1431 860 m3 x 0.4 = 744 m3 de desechos no aprovechables

144Peso de la obsidiana útil: 1 116 m3 x 2.33 = 2 600 T

145Peso de la obsidiana no aprovechable: 744 m3 x 2.33 = 1 733 T

• Segunda posibilidad: filón de obsidiana prisionero en una matriz riolítica

146En este caso, aplicamos la misma densidad para los dos tipos de rocas y obtenemos un resultado igual al mencionado antes, esto es, 4 333 T de material extraído.

147a) Aplicación del coeficiente de 20%:

148Volumen de las riolitas: 1 860 m3 x 0.20 = 372 m3

149Volumen de la obsidiana: 1 860 m3 x 0.80 = 1 488 m3

150Peso de las riolitas: 372 m3 x 2.4 = 892 T

151Peso de la obsidiana: 1 488 m3 x 2.33 = 3 467 T

152b) Aplicación del coeficiente del 15%:

153Volumen de la obsidiana útil: 1 488 m3 x 0.85 = 1 264 m3

154Volumen de la obsidiana no aprovechable: 1 488 m3 x 0.15 = 223 m3

155Peso de la obsidiana útil: 1 264 m3 x 2.33 = 2 945 T

156Peso de la obsidiana no aprovechable: 223 m3 x 2.33 = 519 T

157c) Aplicación del coeficiente de 40%:

158Volumen de la obsidiana útil: 1 488 m3 x 0.6 = 893 m3

159Volumen de la obsidiana no aprovechable: 1 488 m3 x 0.4 = 595 m3

160Peso de la obsidiana útil: 893 m3 x 2.33 = 2 081 T

161Peso de la obsidiana no aprovechable: 407 m3 x 2.33 = 1 386 T

162mich.105, Los Tzinapus del Cerro Prieto

• Primera posibilidad: veta masiva de obsidiana Peso de la obsidiana: 1 857 m3 x 2.37 = 4 401 T

163a) Aplicación del coeficiente de 15%:

164Desechos no aprovechables: 1 857 m3 x 0.15 = 279 m3

165Volumen de la obsidiana útil: 1 578 m3

166Peso de la obsidiana útil: 1 578 m3 x 2.37 = 3 739 T

167Peso de la obsidiana no aprovechable: 279 m3 x 2.37 = 661 T

168b) Aplicación del coeficiente de 40%:

169Desechos no aprovechables: 1 857 m3 x 0.4 = 743 m3

170Volumen de la obsidiana útil: 1 114 m3

171Peso de la obsidiana no aprovechable: 1 114 m3 x 2.37 = 2 640 T

• Segunda posibilidad: filón de obsidiana prisionero en una matriz riolítica

172Peso aproximado del material extraído:

1734 409 T.

174a) Aplicación del coeficiente de 20%:

175Volumen de las riolitas:

1761 858 m3 x 0.2 = 371 m3

177Peso de las riolitas:

178371 m3 x 2.4 = 890 T

179Volumen de la obsidiana:

1801 857 m3 x 0.8 = 1 485 m3

181Peso de la obsidiana:

1821 485 m3 x 2.37 = 3 519 T

183Distinción de la obsidiana útil de los desechos no aprovechables:

184a) Aplicación del coeficiente de 15%:

185Volumen de la obsidiana útil:

1861 485 m3 x 0.85 = 1 262 m3

187Volumen de la obsidiana no aprovechable:

1881 485 m3 x 0.15 = 223 m3

189Peso de la obsidiana útil:

1901 262 m3 x 2.37 = 2 990 T

191Peso de la obsidiana no aprovechable:

192223 m3 x 2.37 = 528 T

193b) Aplicación del coeficiente de 40%:

194Volumen de la obsidiana útil: 1 485 m3 x 0.6 = 891 m3

195Volumen de la obsidiana no aprovechable: 1 485 m3 x 0.4 = 593 m3

196Peso de la obsidiana útil: 891 m3 x 2.37 = 2 111 T

197Peso de la obsidiana no aprovechable: 594 m3 x 2.37 = 1 407 T

198mich.156, Las Cocinas

• Primera posibilidad: veta masiva de obsidiana

199Peso de la obsidiana:

2001 029 m3 x 2.33 = 2 397 T

201a) Aplicación del coeficiente de 15%:

202Volumen de la obsidiana útil: 1 029 m3 x 0.85 = 875 m3

203Peso de la obsidiana útil: 875 m3 x 2.33 = 2 037 T

204Volumen de la obsidiana no aprovechable: 1 029 m3 x 0.15 = 154 m3

205Peso de la obsidiana no aprovechable: 154 m3 x 2.33 = 360 T

206b) Aplicación del coeficiente de 40%:

207Volumen de la obsidiana útil: 1 029 m3 x 0.6 = 617 m3

208Peso de la obsidiana útil: 617 m3 x 2.33 = 1 438 T

209Volumen de la obsidiana no aprovechable: 1 029 m3 x 0.4 = 411 m3

210Peso de la obsidiana no aprovechable: 411 m3 x 2.33 = 959 T

• Segunda posibilidad: filón de obsidiana prisionero en una matriz riolítica

211Peso aproximado del material extraído:

2122 397 T

213a) Aplicación del coeficiente de 20%:

214Volumen de las riolitas:

2151 029 m3 x 0.20 = 206 m3

216Peso de las riolitas:

217206 m3 x 2.4 = 494 T

218Volumen de la obsidiana:

2191 029 m3 x 0.8 = 823 m3

220Peso de la obsidiana:

221823 m3 x 2.33 = 1 918 T

222Distinción entre la obsidiana útil y los desechos no aprovechables:

223b) Aplicación del coeficiente de 15%:

224Volumen de la obsidiana útil:

225823 m3 x 0.85 = 700 m3

226Peso de la obsidiana útil:

227700 m3 x 2.33 = 1 630 T

228Volumen de la obsidiana no aprovechable:

229823 m3 x 0.15 = 123 m3

230Peso de la obsidiana no aprovechable:

231123 m3 x 2.33 = 288 T

232c) Aplicación del coeficiente de 40%:

233Volumen de la obsidiana útil:

234823 m3 x 0.6 = 494 m3

235Peso de la obsidiana útil:

236494 m3 x 2.33 =1 150 T

237Volumen de la obsidiana no aprovechable:

238823 m3 x 0.4 = 329 m3

239Peso de la obsidiana no aprovechable:

240329 m3 x 2.33 = 767 T

Evaluación cuantitativa de las concentraciones de material en las áreas de talla

241Para calcular los tonelajes presentes en los talleres de obsidiana, no pudimos aplicar los métodos antes empleados. En efecto, muchas restricciones impiden un cálculo de ese tipo: si tomamos 1 m3 de obsidiana masiva (2.4 T) y calculamos el volumen final constituido por el total del material tallado, obtenemos un resultado distinto y superior al m3 inicial. Por otra parte, la tierra y las raíces, los intersticios y el estado final de la obsidiana contribuyen en una gran medida a modificar la densidad y el peso global del m3 considerado. Consecuentemente, para tratar de tener una idea de los pesos representados, tomamos muestras en varios de los sondeos hechos en los talleres. Las muestras, que comprendieron, en unos casos, 1/8 de m3 (0.5 m x 0.5 m x 0.5 m) y, en otros, 1/4 de m3 (0.5 m x 0.5 m x 1.0 m), fueron pesadas, lo que arrojó los resultados siguientes.

242mich.117, sondeo 4:1/8 de m3

243Obsidiana trabajada: 89 kg

244Esquirlas y polvo de obsidiana: 32.3 kg

245Restos naturales no aprovechables: 8.3 kg

246Tierra y raíces: 28.5 kg

247Dado que el volumen de 1/8 de m3 arrojó un peso total de 158 kg de materiales sólidos, podemos evaluar el total del m3 en 1 264 kg de materiales, 1 036 de ellos de obsidiana. El cálculo de la masa volumétrica aparente arroja un resultado similar, lo que confirma la fiabilidad de la medición.

248La parte topografiada de mich.117 cubre una superficie global de 34 000 m2; la obsidiana no se amontona en ella de manera homogénea. El área ocupada por las habitaciones (área a), por ejemplo, está libre de obsidiana y en su superficie sólo se encuentran algunos nódulos naturales. El área que se encuentra cuesta arriba de la de habitación (área b) tiene también muy poca obsidiana. Por el contrario, las mayores acumulaciones de material se sitúan cuesta abajo de las áreas de habitación, en el área c, que se extiende desde la mina de El Agua Blanca hasta toda el área de explotación a cielo abierto. Los amontonamientos de obsidiana cubren una superficie aproximada de 24 810 m2 y el sector que reagrupa las áreas de explotación a cielo abierto y sus talleres se extienden sobre una superficie de 14 000 m2. En dos ocasiones, en el momento de llevar a cabo los sondeos estratigráficos (Sondeo 5 de mich.156 y Sondeo 1 de mich.117), alcanzamos el substrato a 1.19 m y 1.05 m, respectivamente. Los sondeos fueron hechos sobre la pendiente de los talleres, pero su profundidad no es forzosamente representativa del conjunto de las acumulaciones.

249En mich.117, la parte inferior de la pendiente, al nivel de los límites de las acumulaciones de material, presenta espesores menos importantes (de 0.5 m, o menos, a 1 m), mientras que algunos taludes adyacentes a las depresiones de extracción modifican el perfil de la pendiente, creando un desnivel muy marcado. Ese desnivel corresponde en realidad a una concentración de desechos que se extiende sobre al menos 2 m. Teniendo en cuenta esas variaciones, decidimos atenernos a un espesor medio de 1 m. Estableciendo que la mayor parte de la obsidiana extraída y después trabajada había sido abandonada en el lugar, las 4 333 T de material extraído de los 1 860 m3 (que representan el volumen alcanzado por las depresiones de extracción), una vez mezcladas con la tierra, debieron de haber ocupado un volumen de 3 428 m3 (tonelaje dividido por la masa volumétrica aparente, igual a 1.264 T); pero, en realidad, la superficie observada y topo-grafiada, ocupada por las concentraciones de desechos de obsidiana, es mucho más extensa y los resultados que obtenemos son claramente superiores: 1.264 T x 14 000 m3 = 17 696 T de material presentes en el área de explotación a cielo abierto y 1.264 T x 28 810 m3 = 36 415 T de material en el conjunto del centro de producción (al menos en su parte topografiada).

Resultados

250Peso de la obsidiana útil:

  • * El peso tomado en consideración corresponde a todo el material de obsidiana producto de la talla o (...)

251970.4 kg x 14 000 m3 = 13 585 T*

252970.4 kg x 28 810 m3 = 27 957 T

253Peso de la obsidiana no aprovechable:

25466.4 kg x 14 000 m3 = 930 T

25566.4 kg x 28 810 m3 = 1 913 T

256mich.105, sondeo 3: 1/8 de m3

257Obsidiana trabajada: 80 kg

258Bloques de obsidiana en bruto: 9.5 kg

259Esquirlas y polvo de obsidiana: 18 kg

260Restos naturales no aprovechables: 4.8 kg

261Tierra y raíces: 23 kg

262Los materiales representan un peso global de 135.3 kg para un volumen de 1/8 de m3, 80 de esos kg de obsidiana trabajada, lo que nos da 1 082 kg por m3. El sector principal de mich.105 (sector Norte) cubre una superficie de 24 000 m2. Esta vez, se trata de concentraciones homogéneas de desechos de obsidiana. Los sondeos estratigráficos y los agujeros de saqueo parecen indicar que el espesor mínimo de los amontonamientos era de al menos 1 m y que en algunos lugares debió de alcanzar los 2 m. Las 4 401 T de materiales provenientes de las depresiones de extracción (que representan 1 857 m3) debieron de haber ocupado, una vez extraídos y fragmentados, un volumen igual a 4 068 m3. Aun atribuyendo únicamente 1 m de profundidad media al conjunto de esta área de producción, también en este caso obtenemos un resultado mucho más alto: 1 082 T x 24 000 m3 = 26 000 toneladas de materiales.

Resultados

  • ** También en este caso, integramos en el peso todo el material de obsidiana aprovechable y producto (...)

263Peso de la obsidiana útil: 860 kg x 24 000 m3 = 20 640 T**

264Peso de la obsidiana no aprovechable: 38.5 kg x 24 000 m3 = 922 T

265mich.156, sondeo 4: 1/4 de m3

266Obsidiana trabajada: 84.3 kg

267Esquirlas y polvo de obsidiana: 13 kg

268Riolitas: 26.8 kg

269Restos naturales de obsidiana: 73.8 kg

270Tierra y raíces: 47.2 kg

271Para 1/4 de m3, obtenemos un total de 245.1 kg, 84.3 de ellos de obsidiana trabajada, es decir, 980.4 kg por m3. El área a de mich.156, donde se encuentran las depresiones de extracción y las concentraciones de obsidiana más importantes, cubre una superficie de 5 696 m2. El espesor de los depósitos varía también, según los lugares y las acumulaciones periféricas de material son menos profundos. Por el contrario, las concentraciones situadas sobre la pendiente no debieron de ser de un espesor más bien homogéneo. Consecuentemente, adoptamos la media de 1 m que fue utilizada en los casos anteriores. Teóricamente, las 2 397 T de materiales provenientes de los 1 029 m3 ocupados por las depresiones de extracción deberían de ocupar, una vez extraídos y fragmentados, un volumen aproximado de 2 445 m3.

Resultados

272Materiales: 980.4 kg x 5 697 m3 = 5 584 T

273Peso de la obsidiana útil: 389 kg x 5 697 m3 = 2 217 T

274Peso de la obsidiana no aprovechable: 295 kg x 5 697 m3 = 1 681 T.

Figura 49 - Corte divisorio de la mina El Agua Blanca (mich.118) para la evaluación cualitativa.

Notes

1 La textura del piso de relleno es bastante heterogénea y blanda debido a la ganga deleznable, que se desintegra fácilmente y provoca una compresión progresiva y regular. El coeficiente de compresión fue fijado de manera arbitraria, después de la observación de ese fenómeno, siguiendo los consejos de un ingeniero químico, el Sr. R. Musset. En los dos casos (mich.118 y mich.121), esa medida resultó ser confiable, pues los otros cálculos obtenidos en los sondeos estratigráficos se asemejan de manera significativa.

Notes de fin

* El peso tomado en consideración corresponde a todo el material de obsidiana producto de la talla o a la obsidiana útil: obsidiana trabajada, esquirlas, polvo de obsidiana y materia prima bruta aprovechable.

** También en este caso, integramos en el peso todo el material de obsidiana aprovechable y producto de la talla.

Table des illustrations

URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2410/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 148k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2410/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 22k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2410/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 16k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2410/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 23k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2410/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 64k
Titre Superficie de la mina (en m2)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2410/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 196k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2410/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 46k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2410/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 43k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2410/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 65k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2410/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 13k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2410/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 15k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2410/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 14k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2410/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 17k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2410/img-14.jpg
Fichier image/jpeg, 38k
Titre Resultados finales
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2410/img-15.jpg
Fichier image/jpeg, 588k
Légende Nota. Los decimales de las medidas fueron suprimidos y redondeados, según su valor, al entero superior o inferior.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2410/img-16.jpg
Fichier image/jpeg, 351k
Légende Figura 49 - Corte divisorio de la mina El Agua Blanca (mich.118) para la evaluación cualitativa.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2410/img-17.jpg
Fichier image/jpeg, 261k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1999

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540