Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Representaciones del espacio político en las tierras altas de Guatemala

 | 
Alain Breton

Los sitios postclásicos de la cuenca de San Andrés Sajcabajá (el quiche, Guatemala)

Alain Ichon
Traduction de Yvonne Martínez

Texte intégral

1La región estudiada por la Misión Científica Franco-Guatemalteca (R.C.P. 294 del CNRS) se extiende alrededor de 500 km2, abarcando los municipios de San Andrés Sajcabajá, Canillá y una parte del de San Bartolomé Jocotenango en el departamento del Quiché. Se encuentra delimitada por la profunda cortadura del río Chixoy (o Negro) que la separa del macizo de los Cuchumatanes por el norte, y por la línea de cresta de la sierra de Chuacús al sur, elevándose hasta los 2,500 m de altura. Entre esos grandes trazos del relieve, orientados grosso modo en dirección oeste a este, se extiende una zona de planicies (los planos) de una altura media de 1,200 m, separadas por ramales de la sierra de Chuacús y erosionadas por los afluentes del Chixoy que tienen allí su origen.

2Los geógrafos de la Misión, Denise Douzant-Rosenfeld y Olivier Dollfus (1975), dividieron la región en cuatro zonas geográficas que permitieron una primera clasificación de los sitios arqueológicos según su implantación : grandes valles drenados, planos en forma de largas fajas de tierra, vertientes convexas y vertientes altas y crestas.

3En esta región, los grandes valles, tallados en tobas y cenizas volcánicas, se encuentran encajados y expuestos a la acción de crecidas violentas, siendo poco propicios para los asentamientos de tipo permanente. El valle del Chixoy también se encuentra muy encajado río abajo de la amplia cuenca de Sacapulas; sin embargo presenta en algunas zonas terrazas no inundables que sí pudieron ser utilizadas para los asentamientos humanos. Es así que pudimos ubicar alrededor de unos cincuenta de estos sitios prehispánicos entre la presa hidroeléctrica de Pueblo Viejo-Quixal y Chimul (figura 25), que es el último sitio de una cadena de centros postclásicos establecidos con bastante regularidad cada 4 ó 5 km en los bordes del río (Ichon et al. 1988 : 163). Entre Chimul y Sacapulas, por el contrario, con excepción de dos o tres sitios poco importantes (Los Sares, Los Tapezcos, etc.), el fondo del valle parece haber permanecido prácticamente sin ninguna ocupación.

4La mayor parte de los sitios se instalaron, lógicamente, en las planicies, las cuales presentan pocas veces, como en Canilla, grandes superficies planas o suavemente onduladas, apareciendo, por el contrario, profundamente cortadas por ríos como el Chilil, el Tucunel, el Sabaquiej, el Cacuj, etc., y los efectos producidos por los sismos que, como el de 1976, las amputaron de una decena de metros de una sola vez. Por otra parte, los rebordes de los planos deforestados están sometidos a una erosión intensa que permite la subsistencia de bandas en forma de los dedos de un guante, o verdaderos islotes rodeados de barrancos vivos, de lo cual el plano de Chiboy proporciona buenos ejemplos (figura 26). Por cierto, este relieve parcelado fue propicio al establecimiento de sitios potencialmente defensivos, los cuales no son todos postclásicos.

5Por su parte, los sitios instalados sobre las vertientes de la sierra de Chuacús, entre 1,500 y 1,800 m, son escasos (Sacaj, Tintuleu y sobre todo Pueblo Viejo-Chichaj) por lo que se puede pensar que la elección de su emplazamiento obedeció más bien a consideraciones de tipo estratégico, habiendo sido establecidos a manera de puestos fronterizos sobre vías de comunicación, etc.

6Finalmente, se cree que los sitios ubicados sobre las cumbres, y que ocupan las líneas de cresta y los puntos dominantes de la sierra de Chuacús, integraron sin duda alguna durante el Postclásico (y quizás aun antes) una red de centros de tipo religioso utilizados como lugares de culto, pero a la vez de tipo político como puestos localizados a lo largo de las fronteras existentes entre pequeñas entidades territoriales; red comparable a la que parece haber existido también en las cuencas vecinas de Cubulco, Rabinal y Salamá (Arnauld et al., s.f., y en este volumen).

7Una segunda clasificación de los sitios postclásicos está basada en su importancia (número, naturaleza, dimensión de las estructuras, etc.), su organización y su función probable (residencial, cívico-religiosa, funeraria, etc.). Por cierto, esta tipología permite distinguir los sitios de habitat, los centros ceremoniales (pequeños o medianos), los centros ceremoniales mayores, los lugares de culto de las cumbres y, finalmente, los sitios con petroglifos.

8Los sitios de habitat más simples, es decir sin estructura importante, ocupan en su mayoría los planos, pero también algunas vertientes como las del cerro El Achiote, y se encuentran señalados por algunos alineamientos de piedras, vestigios de las plataformas rectangulares o cimientos (tz’aq en k’iche’) que soportaban las casas y sus dependencias. Estas plataformas fueron destruidas en su mayor parte por la práctica de cultivos, y únicamente la mayor densidad en la presencia de material cerámico y lítico en la superficie señala hoy la ubicación del antiguo pueblo.

Figura 25 Mapa de los sitios postclásicos de la región de San Andrés Sajcabajá y Canilla [Dibujo A. Ichon].

Figura 25 Mapa de los sitios postclásicos de la región de San Andrés Sajcabajá y Canilla [Dibujo A. Ichon].

Figura 26 El plano de Chiboy [Dibujo A. Ichon

Figura 26 El plano de Chiboy [Dibujo A. Ichon

9Estas condiciones explican que no hayamos localizado sino un escaso número de estos sitios de habitat postclásicos como El Llano, Chimajachí, Chuchanjá y Tiloj en el plano de San Andrés Sajcabajá y en el valle de Tucunel, así como otros tres pequeños sitios (probablemente tardíos) sobre el flanco sur del cerro El Achiote : Chiboy Chiquito y Chuantix (este último ocupado sobre todo durante el Clásico tardío) en el plano de Chiboy; Punta de Llano en el de Canillá.

10Por su parte, los centros ceremoniales pequeños o medianos comprenden, además de una zona de habitat en general poco extendida, algunas estructuras más imponentes cuya función debía ser cívica o religiosa (pirámide-templo, altar, juego de pelota, etc.) o residencial; es decir destinada a las familias pertenecientes a la élite. El número de estas estructuras fluctúa entre dos y nueve.

11Se localizaron siete de estos sitios :

  • Los Cerritos-Chijoj (centro esencialmente del Clásico tardío que continuó siendo ocupado en el Postclásico), El Rincón 1 y Chisakik en el plano de Canillá y el plano vecino al oeste del río Cacuj.
  • Xepom, sobre la vertiente sur del cerro El Achiote.
  • La Iglesia, en el centro del plano de Chiboy, y Chustum 2, anexo probable del centro mayor de Los Cimientos-Chustum en el límite este del mismo plano.
  • Chichulajá, en la confluencia de los ríos Mixcolajá y Chusanyab.

12Todos estos centros están instalados sobre los planos (con excepción de Xepom) y solamente dos de ellos, Chisakik y Chichulajá, ocupan una posición potencial-mente defensiva. Hay que hacer notar que El Rincón 1 y Chichulajá disponían de una cancha de juego de pelota.

13Como lo veremos más adelante al describir estos sitios, su disposición general es muy variada y su función debió ser diferente : mientras que Chichulajá (figura 58) y El Rincón 1 (figura 61b) pueden ser considerados como modelos del centro ceremonial de tipo secundario —una pirámide-templo, un juego de pelota y una o dos plataformas largas—, La Iglesia comprende esencialmente un templo con paredes de piedra, construido directamente sobre una colina sin sub-basamento piramidal (como el de Xepom; aunque este último sitio estaba, además, dotado de dos pequeñas pirámides gemelas, rasgo único en esta región). Chustum 2 (figura 53), por su parte, no comprende ninguna pirámide sino solamente dos largas plataformas en U que soportan habitaciones estucadas y una estructura ritual, probablemente un temascal.

14Se puede dudar en clasificar dentro de esta categoría dos sitios de las vertientes, Sacaj y Tintuleu (figuras 60 y 61a) cuyas estructuras no eran todas seguramente residenciales, a pesar de que ninguna alcanza tampoco las dimensiones de una pirámide-templo ni siquiera modesta.

15En los centros ceremoniales mayores las construcciones se presentan en número elevado —entre diez y cien— y forman uno o varios conjuntos bien estructurados de edificios públicos (cívicos, religiosos, funerarios, etc.) o reservados para vivienda de la élite, rodeados de zonas de habitación más simples.

16Si consideramos el centro de Chimul relacionado al conjunto de sitios postclásicos del valle de Chixoy, probablemente dependientes de Kawinal y por consiguiente ajeno a nuestra región de estudio, puede decirse que ésta no contaría —finalmente— sino con tres centros importantes : Los Cimientos-Chustum, Xe-Patzac y Pueblo Viejo-Chichaj. De estos, los dos primeros se encuentran ubicados frente a frente a ambos lados del río Tucunel y debieron integrar un único conjunto (figura 51). Por el contrario, la situación de Pueblo Viejo-Chichaj, a 1,800 m de altura sobre las cumbres de la sierra de Chuacús y dominando la cuenca de Canilla, es única (figura 63).

17Los sitios de las cumbres han sido testigos de un culto a las divinidades de los montes y cavernas aún vivo en nuestros días. En efecto, el punto culminante de cada macizo montañoso abriga una o varias plataformas rudimentarias, utilizadas para efectuar los ritos tradicionales, en particular aquellos destinados a hacer caer la lluvia, y que los curas católicos se han esforzado por “despaganizar”, celebrando allí la misa. Estas se complementan a veces con una serie de estructuras más pequeñas a lo largo de la cresta, como la de Cerro Xabaj en dirección suroeste. Excepcionalmente, se da la existencia de un verdadero pequeño centro ceremonial como es el caso del cerro El Achiote, el Chi-Quiché de los documentos antiguos (Ichon & Arnauld 1985 : 97).

18Robert M. Carmack (1979a) ha destacado el papel de estos lugares sagrados a todo lo largo del itinerario que los inmigrantes k’iche’s habrían seguido antes de su instalación definitiva en Utatlán (Chi-Quiché, Chi-Pixab, Mamaj, etc.). Según él, era sobre estas cumbres que celebraban la ceremonia del nacimiento del alba e instalaban a sus dioses. Nosotros hemos constatado, sin embargo, que el material cerámico hallado en esos sitios, en los casos en que existe, no es por lo general de origen tardío, sino que data más bien, del Clásico temprano en el caso de El Achiote y del Clásico terminal en el del Sajmajil y el Xabaj. Prueba de que el culto de las cumbres es bastante anterior a las mutaciones postclásicas.

19Además de los sitios de las zonas más altas ya citados, hay que mencionar El Aguacate y Chi-Mumus, al norte del plano de Canilla, así como Mocbal y Chuiscarbal al sur de San Andrés Sajcabajá, aunque hay seguramente muchos otros.

20Finalmente, el único sitio que posee petroglifos en esta región es el abrigo bajo rocas de Chu’ij, en el borde del río Chusanyab (Ichon & Arnauld 1985 : 95), aunque el fechamiento de esas pinturas rupestres es más bien dudoso.

CRONOLOGIA DE LOS SITIOS POSTCLASICOS

21El fechamiento de los sitios postclásicos en la región presenta un problema mayor. Únicamente el sitio de Los Cimientos-Chustum ha proporcionado dos dataciones l4C aceptables: 1110 y 1160 d.C. Por su parte, las tres dataciones de Pueblo Viejo-Chichaj son irregulares y ninguno de los otros sitios ha podido ser fechado. Además, es lamentable constatar que las dataciones l4C, además de su imprecisión relativa y tomando en cuenta la brevedad del período que nos ocupa, son tanto menos seguras cuanto que el período es más reciente. La única alternativa para esto sería elaborar una tipología muy detallada de la cerámica postclásica que permitiera definir al menos las dos fases comunmente admitidas —temprana y tardía— de este período. Pero un estudio de este tipo está aún por realizarse.

22Adoptaremos entonces, aunque bastante arbitrariamente por cierto, la cronología general siguiente :

  • transición Clásico-Postclásico (Epiclásico) : 900-1100 d.C;
  • Postclásico : 1100-1225 d.C. (esta última fecha corresponde según Carmack [1979b : 107] al inicio de la genealogía de los gobernantes k’iche’s);
  • Protohistórico : 1225-1524 d.C. (existencia de documentos etnohistóricos fiables).

23Todos los sitios reconocidos no fueron ocupados, sin duda, simultáneamente, por lo que el mapa de la figura 25 nos proporciona una imagen inexacta del poblamiento postclásico.

El Epiclásico

24Los mayores centros de la región durante el Epiclásico eran, indudablemente, Pantzac para la cuenca de San Andrés Sajcabajá y Los Cimientos-Jocotenango para la de San Bartolomé (ninguno de los dos ha podido ser excavado debido a la oposición de los habitantes). Por el contrario, un importante centro clásico del plano de Canilla, Los Cerritos-Chijoj, aportó datos nuevos para la definición de este período de transición (véanse Lehmann 1983; Ichon 1987 y 1992). Además, es interesante hacer notar que únicamente algunas instalaciones de Los Cerritos-Chijoj, entre ellas el juego de pelota transformado en recinto sacrificial, fueron reutilizadas en el Postclásico, mientras que el nuevo centro ceremonial, El Rincón 1, se instalaba a alguna distancia pero siempre en terreno abierto, sobre el mismo plano.

25Pantzac, además, nos revela ya rasgos arquitectónicos característicos del Postclásico, como por ejemplo la utilización del estuco, desconocido en Los Cerritos-Chijoj.

El Postclásico

26Según nuestras dataciones l4C, el centro postclásico más antiguo de la región sería el de Los Cimientos-Chustum, o más bien el conjunto que formaba ese sitio con Xe-Patzac.

27Los Cimientos-Chustum fue identificado por Carmack (1983 : 176 y 218) como el Chixpach del Título de Totonicapán, y por Fox (1978) como Zahkabaha, es decir el antiguo Sajcabajá. El nombre de Chixpach se encuentra mencionado en el Título como una de las primeras etapas en la ruta de los K’iche’s cuando venían de la región de Carcha, en Verapaz.

28La identificación de Carmack resulta plausible tomando en cuenta las fechas y la toponimia que ubica la aldea actual de Chixpach a 3 km al noroeste de nuestro sitio sobre el borde del río Chilil. Se puede pensar, sin embargo, que el antiguo Chixpach era un sitio de los más modestos, comparable a los establecimientos posteriores de los K’iche’s alrededor de Santa Rosa Chujuyub. Se tendría que admitir entonces que el sitio continuó siendo ocupado y que se desarrolló considerablemente después.

29En cuanto a la identificación de Fox, esta parece poco probable si nos fiamos de los fechamientos l4C, que, además, no corresponderían a la primera ocupación postclásica del sitio (ya veremos más adelante cómo nuestras excavaciones comprobaron la existencia de cuatro fases de ocupación), a menos de suponer para cada una de estas fases una duración de un siglo, lo cual resulta difícilmente aceptable. Además, el nuevo pueblo de San Andrés Sajcabajá habría sido edificado bastante lejos del centro prehispánico (a 10 km), en tanto que los espacios favorables son abundantes a proximidad de allí. Hay que reconocer, sin embargo, que la situación de San Andrés Sajcabajá en una zona menos árida que el plano de Chiboy y próxima a la montaña y rodeada de ríos importantes —Agua Caliente y Las Casas— presentaba múltiples ventajas. Además, ningún otro de los sitios postclásicos identificados sobre el territorio del municipio puede, razonablemente, ser considerado como el antiguo Zahkabaha.

30Hay que admitir entonces, aunque provisionalmente, la hipótesis de Fox esperando que un conjunto de fechamientos más seguros confirmen los primeros (que parecen, además, estar apoyados por algunos rasgos “primitivos”, como por ejemplo la ausencia de cremaciones) y determinen la duración total de la ocupación postclásica de Los Cimientos-Chustum.

El Protohistórico

31El segundo centro relativamente bien fechado, a pesar de la irregularidad de los análisis l4C, es Pueblo Viejo-Chichaj. Este sitio, ubicado en las partes elevadas ha sido en efecto identificado por Carmack en base a documentos coloniales como el antiguo Joyabaj (y es notorio constatar que los habitantes de dicho pueblo continúan yendo a celebrar allí su culto tradicional, según Hugo Fidel Sacor Quiché, com. pers.).

32Pueblo Viejo-Chichaj, un puesto avanzado del estado k’iche’ sobre la frontera de los Rabinaleb, habría entonces estado ocupado en el momento mismo de la conquista española y habría sido abandonado precipitadamente, como lo mostraron nuestras excavaciones, en el momento de la formación de las reducciones durante el período colonial.

EL PATRON DE ASENTAMIENTO EN EL POSTCLÁSICO

33Hemos tratado de ilustrar en la figura 26 la evolución del poblamiento del Preclásico al Postclásico, en una zona de terreno bien delimitada y sistemáticamente explorada, como lo es el plano de Chiboy, nuestra región de estudio.

34Se nota que la ocupación, durante finales del Preclásico e inicios del Clásico, cubría de forma casi continua una vasta región en el norte y este del plano (el material de superficie es allí abundante y ha sido bien fechado), con la presencia de algunos centros ceremoniales menores como Chustum 2, Pixtup, Chixpach (sitio potencialmente defensivo), y el más importante, Chiboy 1 en el centro del plano. La densidad de la población aumentó en el Protoclásico-Clásico temprano pero el gran centro regional, La Lagunita, permaneció ubicado más hacia el sur, al pie de la montaña e instalado a igual distancia de los tres principales planos : San Andrés Sajcabajá (sitio del mismo nombre), Canillá (sitio de Chimistán) y Chiboy (sitio de Chiboy 1).

35En el Clásico tardío y terminal la ocupación fue notoriamente menos densa y aparece desplazada hacia el sur del plano, con La Iglesia (grupo B), que sería el único centro ceremonial (menor), y algunas aldeas como Chiboy Chiquito 1, Chuantix y Chiboy 2. En esta época el verdadero centro rector era Pantzac, más allá de la barrera montañosa limitada al sur por el plano de Chiboy.

36En el Postclásico-Protohistórico, y con las reservas expuestas anteriormente en cuanto a los fechamientos, la situación evolucionó considerablemente ya que : 1/ No hubo ningún habitat extensivo, sino únicamente algunos pueblos aislados (Chiboy Chiquito 3 y Chuantix, que continúa estando habitado). Ello se infiere por la extrema escasés de vestigios de superficie. 2/ Hay un centro ceremonial secundario, La Iglesia (grupo A), y un centro de importancia mayor, si se toma como un sólo sitio los dos conjuntos que ocupan la rivera norte y la rivera sur del río Tucunel: Los Cimientos-Chustum y Xe-Patzac. 3/ El pequeño sitio de Chustum 2, con su temascal (?), es difícil de clasificar, pudiendo suponerse que formaba parte —con algunos pequeños puestos (¿de vigilancia?) establecidos al borde de la altiplanicie, y con La Iglesia— de una red de sitios que podían comunicarse entre si a simple vista, los cuales rodeaban al centro rector. Este se ubicó en un lugar estratégico, no lejos de Chixoy, en la confluencia de los dos ríos principales (el Tucunel y el Sabaquiej) siendo tácticamente fácil de defender porque constituía (al menos Los Cimientos-Chustum) una plaza fuerte casi inexpugnable.

37En el marco más general de nuestra región de estudio puede ser interesante comparar, como lo hace Marie-Charlotte Arnauld, la distribución espacial de los centros postclásicos en la cuenca de San Andrés Sajcabajá-Canillá y en la de Rabinal. Se nota, en efecto, una cierta similitud en la implantación de los centros mayores: uno hacia el sur de la zona montañosa (Pueblo Viejo-Chichaj para San Andrés Sajcabajá y Saqkijel para Rabinal), y el otro —o los otros— en la parte norte de la cuenca cercana al Chixoy (el conjunto de Los Cimientos-Chustum y Xe-Patzac para Sajcabajá, y Kajyub-Chwitinamit para Rabinal). Sin embargo, resultaría arriesgado llevar más lejos esta comparación por falta de datos precisos sobre el fechamiento de esos diversos sitios y su dependencia de entidades político-territoriales superiores que podrían ser diferentes : K’iche’s al oeste y Poq’omab o Rabinaleb al este.

38La discontinuidad entre el período clásico (o epiclásico) y postclásico en cuanto al patrón de asentamiento en la cuenca de San Andrés Sajcabajá-Canillá nos parece, entonces, bien marcada, ya que ningún sitio postclásico ocupó el mismo emplazamiento que el sitio clásico más próximo. La excepción que confirma la regla es el caso de Los Cerritos-Chijoj, pues la reocupación se hizo en un contexto totalmente diferente.

39La misma observación fue hecha además para los sitios del valle del Chixoy medio, con excepción de Chicruz y El Jocote (Ichon et al. 1988 : 185). Igual discontinuidad es notoria en la morfología de los centros y la organización social que refleja, así como en la arquitectura, las costumbres funerarias y la cultura material. De esto no citaremos sino los ejemplos más elocuentes :

  • la disposición ortogonal y perfectamente orientada de los centros clásicos o epiclásicos tales como Pantzac o Los Cimientos-Jocotenango se encuentra en oposición con la morfología, más flexible, poligonal y adaptada al terreno, de los centros postclásicos;
  • la organización probablemente dualista de estos últimos, evidente en Pueblo Viejo-Chichaj y aún más en Xe-Patzac (dos pirámides-templos y dos juegos de pelota) y menos clara en Los Cimientos-Chustum (terrazas T y B), no tiene equivalente en el Clásico;
  • es muy visible una estratificación social de cuatro niveles, que va desde el príncipe (jefe de linaje) hasta el campesino, pasando por las familias nobles y su servidumbre, en un centro como el de Los Cimientos-Chustum (véase más adelante);
  • la omnipresencia, durante el Postclásico, del estuco en reemplazo del repello de barro endurecido del Clásico; los elementos llamados “mexicanos” de la arquitectura (talud-tablero, alfardas, etc.); la aparición de estructuras cívicas o rituales especializadas (“casa larga”, altar cruciforme, temascal, etc.); la transformación de la cancha de pelota y, sin duda, de sus reglas de juego; las innovaciones y perfeccionamientos técnicos (por ejemplo en el drenaje y almacenamiento del agua); la pintura al fresco, etc.;
  • el enterramiento en urna, poco frecuente en el Clásico y reservada para los niños, se convierte en una constante al menos para los miembros de la élite; encontrándose asociada con la cremación (en Pueblo Viejo-Chichaj pero no en Los Cimientos-Chustum);
  • la cerámica ritual y de servicio cambia totalmente con la aparición de formas, modos decorativos y tipos nuevos (Fortaleza Blanco sobre Rojo principalmente; la de Chinautla policroma es mucho más escasa). Hay también una evolución, tal vez menos aparente, en la cerámica utilitaria a pesar de la aparición del Micáceo; mayor destreza técnica en el trabajo de la obsidiana, con la innovación de la punta de flecha en las piezas bifaciales; y relativa vulgarización del metal (cobre y oro) utilizado a partir de entonces no solamente como ornamento sino también como instrumento (fabricación de hachas y perforadores).

40La verdadera ruptura entre el Clásico y el Postclásico no la situamos, entonces, en el Epiclásico (término que hemos adoptado preferentemente al de Postclásico temprano), sino más bien uno o dos siglos más tarde. Las innovaciones epiclásicas en lo funerario y religioso sobre todo, resultan difíciles de explicar por medio de la hipótesis de una simple evolución local sin el aporte de elementos extranjeros (los cuales estarían reducidos a una élite) susceptibles de imponer una tal revolución espiritual. Sin embargo, la vida material de las poblaciones autóctonas no cambió por ello radicalmente ya que la continuidad clásica-epiclásica resulta evidente, por ejemplo, en la arquitectura y la cerámica.

41Es diferente, sin embargo, la situación en el Postclásico pues la ruptura material y cultural nos parece que aquí fue completa, tanto en la cuenca de San Andrés Sajcabajá como en el valle del río Chixoy. Con mayor razón estamos tentados de adoptar la explicación difusionista que, evidentemente, no excluye la existencia de contactos e influencias recíprocas entre tierras altas y bajas (contactos que existieron siempre); así como las repercusiones inevitables de acontecimientos tan importantes como los que provocaron el colapso de la cultura maya clásica del Petén.

DESCRIPCION DE LOS SITIOS

I. Los Cimientos-Chustum (figura 27)

42El sitio de Los Cimientos-Chustum fue reconocido en 1949 por A. Ledyard Smifh (1955 : 41-42, figs. 25a, 25b y 95) bajo el sencillo nombre de Los Cimientos. Nosotros le añadimos el nombre del pueblo más próximo a él, Chustum, para distinguirlo de los otros sitios que llevan el mismo nombre.

43Visitamos por primera vez este sitio en diciembre de 1971, en el transcurso de nuestro reconocimiento general de la región de San Andrés Sajcabajá. Regresamos a él después para efectuar excavaciones limitadas, entre el 11 de marzo y el 6 de abril de 1974, proseguidas (tomando en cuenta los resultados obtenidos) entre el 2 de diciembre del mismo año y el 7 de enero de 1975. Es decir, un total de siete semanas de excavaciones con la participación de un promedio de 12 trabajadores reclutados en Chustum. Este lapso de tiempo podrá parecer corto, pero es preciso subrayar que los vestigios arqueológicos estaban en su mayor parte casi a flor de tierra, dentro de una capa de arena muy blanda y que las construcciones, hechas de bloques de toba cuidadosamente tallados y ajustados, eran relativamente fáciles de sacar a luz; condiciones todas que facilitaron grandemente las excavaciones.

44Participaron en los trabajos dirigidos por A. Ichon, Henri Lehmann (responsable de la R.C.P. 294 del CNRS), Jacinto Cifuentes, inspector del Instituto de Antropología e Historia de Guatemala y Jean-Pierre Courau, encargado de los estudios topográficos y la fotografía.

45Nuestras excavaciones se centraron esencialmente en uno de los pequeños compartimientos de terreno bien delimitados del sitio, la terraza B, la que escogimos por varias razones. El propietario del terreno, Juan Castro, se mostró desde el principio bastante colaborador, dejándonos toda libertad para la realización de nuestro trabajo. Por otra parte, las dimensiones de la terraza correspondían a los medios de que disponíamos en tiempo y personal; y finalmente, las informaciones con las que contábamos probaban que existían en la terraza B (puestas al descubierto por la acción del arado y debajo de un depósito natural de arena) varias plataformas grandes estucadas y al menos una estructura más importante, la cual había proporcionado fragmentos de estuco con decorado policromo y piedras talladas utilizadas por Juan Castro en la construcción de su vivienda.

46Además del estudio detallado de la terraza B y la elaboración de un plan general del sitio al 1:1,000 por J.-P. Courau, nuestros trabajos en el resto del sitio se limitaron a dos sondeos en la terraza T (la más alta), y a una trinchera longitudinal en la terraza U.

Descripción general

47El plano de Chiboy está delimitado por valles profundos : el del río Chilil al oeste, el del Sabaquiej al este y el de su afluente, el Tucunel, al sur. El sitio de Los Cimientos-Chustum se encuentra situado en la parte sureste del plano, delimitado por el acantilado de toba que cae a pico sobre el río Tucunel. Está unido a la planicie de Chustum al norte, por medio de una estrecha banda de tierra que en algunos lugares no tiene sino algunos cuantos metros de ancho y que es fácil de cerrar. El emplazamiento es ideal para la defensa, y es superior al del sitio contemporáneo de Xe-Patzac que se encuentra enfrente, al otro lado del Tucunel.

48El sitio recuerda la forma de un animal acuclillado y mide alrededor de 300 m en dirección oeste a este, y la mitad de norte a sur. Está formado por una sucesión de terrazas más o menos planas que se escalonan desde la superior, al norte, hasta las que bordean directamente el acantilado, 30 m más abajo. Estas terrazas fueron artificialmente remodeladas, aprovechando para ello el relieve natural, algunas aplanadas y la mayor parte de ellas limitadas por muros de contención verticales o en graderías.

49En la veintena de compartimientos que se definen de esta manera (cada uno de los cuales recibe el nombre de una letra del alfabeto), pueden distinguirse tres terrazas principales : T (la más elevada); S y B, destinadas sin duda al uso de la élite y que soportaban edificios de uso cívico-religioso. Posiblemente no eran las únicas ya que, a nuestra llegada, nada en el relieve de la terraza B nos permitió suponer la existencia de una pirámide importante : es muy posible que las terrazas G y Q, entre otras, hayan también soportado estructuras ceremoniales. En contraste, algunas terrazas de inclinación relativamente pronunciada debieron estar reservadas a habitaciones comunes como lo prueba, por cierto, la densidad de vestigios domésti cos esparcidos en ellas. Es este el caso de las terrazas I y J. Por último, las que se sitúan al borde del barranco (D. C, A y F) se encontraban sin duda inocupadas y servían de zona de descarga, particularmente la terraza A donde se descubrió un verdadero basurero de restos cerámicos, líticos y óseos.

Figura 27 Vista general de Los Cimientos – Chustum hacia et norte [ foto aérea : cortesaía de la Fuerza Aérea Guetemalteca ].

Figura 27 Vista general de Los Cimientos – Chustum hacia et norte [ foto aérea : cortesaía de la Fuerza Aérea Guetemalteca ].

La primera terraza ( que aperce en blanco ) , arriba del barranco es la terraza B la terraza más alta del sitio es la terraza T .

Figura 28 Los Cimientos-Chuslum: excavaciones clandestinas en el muro de contención que separa las terrazas S v Q [ Foto y dibujo A. Ichon ].

Figura 28 Los Cimientos-Chuslum: excavaciones clandestinas en el muro de contención que separa las terrazas S v Q [ Foto y dibujo A. Ichon ].

50Se hace notar que las terrazas “nobles” (destinadas al uso de la élite), y que son las más vastas, se encuentran alineadas siguiendo un eje noroeste-sureste, desde la más alta (la T) a la más baja (la B) estando establecidas las relaciones entre ellas por medio de grandes escalinatas frontales (de la T a la S), o por un complejo sistema de escalinata lateral y altos muros de contención en forma de talud-tablero, estucados y pintados (de la S a la O). Sería interesante, evidentemente, precisar la organización de las terrazas intermediarias Q, H y G.

La terraza U (figura 29)

51El caso de la terraza U es particular dada su situación excepcional, pues tiene la forma de una especie de excrecencia (la cabeza del animal), siendo la más alta y la más próxima a la única entrada del sitio que puede ser perfectamente vigilada desde ella. Juan Castro pretende haber descubierto allí varias urnas funerarias al realizar sus trabajos agrícolas. Para verificar esta eventual función funeraria trazamos una trinchera longitudinal de 1.50 m de ancho siguiendo el eje norte-sur de la terraza y que fue ampliada en los lugares donde se revelaron vestigios significativos.

52La meseta se encuentra ligeramente inclinada de norte a sur. La capa de tierra negra que recubre la arena blanca hacia el sur sobre unos cuarenta centímetros, se vuelve más delgada y desaparece hacia el norte, donde la arena gris recubre directamente a la de color blanco. El talpetate no fue alcanzado en ninguna parte a pesar de un sondeo de 1.40 m de profundidad. Nuestra trinchera trajo a la luz, desde el sur hacia el norte, los rasgos siguientes :

53- el muro norte de una plataforma, U-l, de alrededor de 5 m de largo, orientado de oeste a este y próximo al borde de la terraza;

Figura 29 Los Cimientos-Chustum: plano de la terraza U [ Dibujo Jean Pierre Courauj ].

Figura 29 Los Cimientos-Chustum: plano de la terraza U [ Dibujo Jean Pierre Courauj ].

54- hacia el centro de la terraza, los muros de toba de una construcción más importante, U-2, orientada también en dirección oeste-este, la cual debía medir alrededor de 7 x 10 m. Su muro norte forma varios salientes y está reforzado a su vez, en su parte central, por un muro interior que indica una restauración o parte de una escalinata.

55- a una decena de metros al norte de la U-2, otra plataforma, la U-3, más pequeña (5.90 x 2.90 m), tiene la misma orientación. Al pie del muro sur el suelo está formado por una capa de arcilla muy dura, lo que prueba que la terraza no estaba estucada. Por su parte, los muros de sostenimiento de las plataformas no muestran tampoco ninguna huella de estuco.

56A un poco menos de 4 m al oeste de la U-3 se descubrió una estructura oval formada de grandes guijarros mezclados con tierra negra, con un tamaño de 1.70 m de ancho y 2.50 m de largo y orientada en dirección norte-sur. El conjunto parece haber sido un gran fogón. Una muestra de carbón recolectada entre las piedras ha sido fechada en 1110 d.C. (GIF-30602), es decir el Postclásico temprano. De hecho, la terraza U fue ocupada desde el inicio del Clásico y un sondeo bajo la estructura U-2 proporcionó tiestos de este período;

57- finalmente, se encontró en el límite norte de la terraza, una pequeña estructura, la U-5, de la cual no quedaban sino muy pocos vestigios. Puede pensarse que se trataba de un puesto de guardia (atalaya) para vigilar la entrada del sitio.

58Nuestras excavaciones sobre la terraza U no nos proporcionaron ninguna urna funeraria pero no se excluye que existan al pie de las plataformas, costumbre bastante generalizada durante el Postclásico. Pensamos en todo caso, que los tres o cuatro edificios descubiertos abrigaban una pequeña guarnición militar, cuyos jefes ocupaban la construcción central; guarnición encargada de asegurar permanentemente la vigilancia del único acceso al sitio y de intervenir con el fin de rechazar a eventuales intrusos. Esta hipótesis explicaría, por otra parte, la presencia del gran fogón colectivo.

La terraza T (figura 30)

59Es la única descrita en detalle por A. L. Smith y está compuesta por nueve estructuras, entre las cuales hay una pequeña pirámide-templo (T-l) y plataformas alargadas. Smith, basándose en la forma circular del montículo T-2 (no hay ningún muro visible) supone que esta estructura era también una pirámide-templo de 2.40 m de alto (op. cit. : 42). En su estado actual es imposible, desafortunadamente, verificar esta hipótesis (la cual es, sin embargo, muy importante, puesto que se trata de saber si la organización del centro ceremonial era o no dualista). Por nuestra parte nos inclinamos a creer que no es este el caso, comparando con lo que encontramos en la terraza B; es decir que la estructura T-2 podría entonces ser un altar cuadrado o cruciforme. Pero hay que reconocer que el montículo actual es de una dimensión lo suficientemente grande y que podría provenir de la destrucción de una pequeña pirámide, análoga a la estructura T-l, cuyas piedras habrían sido reutilizadas en otro lado.

60Nuestro trabajo en la terraza T se limitó a un sondeo de 1.50 x 1.50 m en el centro de la plaza y a otro más en la estructura T-2.

61El primero puso al descubierto, a tan sólo 20 cm de profundidad, el suelo estucado de la plaza que está constituido por dos capas de estuco directamente superpuestas (como lo había señalado A. L. Smith) e, incluso, de tres en algunos lugares; siendo su espesor de 1.6 a 2.7 cm. El talpetate aparece a 30 cm de profundidad, bajo una capa de tierra amarilla arenosa y su superficie es irregular, con protuberancias y agujeros aparentemente artificiales.

62Uno de ellos es un agujero de poste de 18 cm de diámetro que se hunde 18 cm en el talpetate, de donde se deduce que la altura enterrada era entonces de 40 cm, lo cual resulta poco tomando en cuenta el grueso del poste. Podría tratarse del poste de una superestructura o de un mástil de estandarte (también podemos imaginar que se trata de un mástil para la realización de la danza del “palo volador”—).

63En el sondeo practicado en una esquina de la estructura T-2 se aprovechó una excavación clandestina previa. Aquí, de nuevo, se pusieron al descubierto las dos capas de estuco, de un espesor total de 4.2 cm, a una treintena de cm de profundidad. Este estuco reposaba sobre una delgada capa de tierra de color pardo mezclada con pequeñas piedras pómez. Más hacia abajo se encontró una capa de 10 cm de arena blanca muy fina, luego una mezcla de piedras y de arena de 1.50 m de espesor y, finalmente, una arena más obscura hasta el nivel del talpetate. Habían pocos tiestos.

64Nuestros sondeos en la terraza T probaron que esta parte del sitio no fue ocupada antes del Postclásico, siendo solamente entonces que el suelo de la plaza fue regularizado y estucado y que se construyeron luego los edificios ceremoniales y las plataformas largas que eran —sin duda— edificios de uso cívico, administrativo o alojamientos para los miembros de la élite.

65La terraza T comunicaba hacia la parte baja con las terrazas S y L por medio de grandes escalinatas : una situada enfrente de la pirámide-templo en la orientación noroeste-sureste señalada anteriormente, y la otra enfrente de la plataforma T-5.

Excavación de la terraza B

66Esta terraza, de 25 a 30 m de ancho y de un centenar de metros de largo en dirección oeste-este, está limitada al sur por un muro de contención que alcanza varios metros de alto y que forma varios salientes, los cuales dan al conjunto la planta de una fortaleza similar a las de Vauban. Aunque plana, se nota de entrada que la mitad es ligeramente más alta, ya que era, en efecto, el emplazamiento de la pirámide principal cuya parte superior fue destruida. Las piedras del revestimiento superior fueron recuperadas por los habitantes de Chustum y el relleno extendido para permitir la práctica de cultivos.

Figura 30 Los Cimientos-Chustum: plano de la terraza T [ según A. L. Smith 1955: fig. 95 ].

Figura 30 Los Cimientos-Chustum: plano de la terraza T [ según A. L. Smith 1955: fig. 95 ].

67La parte central es la más ancha como consecuencia del avance hacia el sur del muro de contención, siendo allí donde el arado puso a la vista superficies estucadas. La comunicación con las terrazas vecinas se opera insensiblemente al norte y al oeste con las terrazas D y G que se encuentran al mismo nivel, pero menos planas. Al este, una gran escalinata permite acceder a una pequeña terraza que dominaba la terraza E más abajo. Finalmente, al sur, el desnivel con la terraza A que bordea el barranco es de 4 m. El único acceso visible a la terraza A es un túnel que desciende a 45 grados de la terraza B, lo suficientemente ancho como para que un hombre pudiera circular por él “a gatas”. Más adelante veremos que debió tratarse de un canal de drenaje.

68La excavación de la terraza B nos permitió definir tres zonas bien distintas :

  • la zona central, o zona I, ceremonial, cuyo suelo y edificios estaban todos estucados. Incluye una gran pirámide, un altar cruciforme, al menos dos plataformas largas y un sistema probablemente destinado a la regulación hidráulica;
  • la zona II, al este, que podríamos llamar “el palacio”, con estructuras de función especializada : altar, temascal, tumba, etc.;
  • la zona III, al oeste, ocupada por habitaciones más modestas —y no estucadas—, sin duda reservadas al personal subalterno (una decena de familias) afecto al servicio de la clase dirigente.

69Describiremos sucesivamente los trabajos efectuados en estas tres zonas.

La zona I

70Pueden distinguirse en esta zona central dos conjuntos :

  • al sur, una gran superficie estucada la cual habría soportado una o dos estructuras alargadas (B-3 y B-4) y también una tercera, la B-5, que servía aparentemente para drenaje y almacenamiento del agua de lluvia;
  • al norte, un conjunto ceremonial que comprende un altar cruciforme (B-2) y una pirámide templo (B-l).

La estructura B-3-4

71En esta ampliación de la terraza la excavación fue muy delicada, ya que las construcciones tardías (hay aquí, como en todas partes, superposiciones) están a flor de tierra y han sido afectadas por la acción del arado, con el que se trazaron largos surcos sobre suelos estucados.

72A este nivel, resulta excepcional que la base de los muros de contención o de las superestructuras se encuentre aún en su lugar. Los muros mismos se han derrumbado, y piedras y restos del revestimiento de estuco an sido luego removidos por los cultivos. Además, las mejores piedras han desaparecido, razón por la cual nuestra reconstitución no pudo efectuarse sino hipotéticamente.

73En lo concerniente a la parte sur (la de las estructuras B-3-4), puede suponerse que hubo en este lugar al menos tres fases de construcción sucesivas, todas datando del Postclásico (el problema de la ocupación en el Clásico temprano será tratado más adelante).

Figura 31 Los Cimientos-Chustum: plano de la terraza B [Dibujo J.-P. Courau].

Figura 31 Los Cimientos-Chustum: plano de la terraza B [Dibujo J.-P. Courau].

Figura 32 Los Cimientos-Chustum: el interior de la estructura B-3-4 [Fotos A. Ichon]

Figura 32 Los Cimientos-Chustum: el interior de la estructura B-3-4 [Fotos A. Ichon]

a- Visto en dirección oeste (en primer plano el pozo en embudo).
b- El “pozo” y el muro de la estructura B-5 en dirección del éste; el del canal de drenaje está reducido a las dos losas superpuestas.

Figura 33 Los Cimientos-Chustum estructura B-3-4 [Fotos A. Ichon]

Figura 33 Los Cimientos-Chustum estructura B-3-4 [Fotos A. Ichon]

a- Altar (?) que recubre el entierro 1.
b y c - El entierro 1.

74Fases I y II : contamos con pocos vestigios de estas fases tempranas, las que están representadas esencialmente por tres muros de construcciones primitivas. Es muy corta la parte que se ha descubierto de dichos muros, lo que no permite determinar su forma general ni su función (figura 34). Al oeste hay un gran muro muy espeso (1.25 m) orientado de norte a sur (n° 18), hecho de piedras de toba emparejadas sobre su cara oeste y más burdas sobre la otra. La parte superior de este muro se encuentra a unos 20 cm por debajo del suelo estucado de la plataforma tardía y su altura conservada es de 0.65 m. Teniendo en cuenta su espesor y su carácter basto, se puede pensar que se trata del muro de contención oeste de una terraza antigua que podía soportar, a su vez, una o varias superestructuras.

75Dos metros más hacia el este, el segundo muro (n° 17) es más delgado (0.65 m) y mejor construido, hecho de una sola fila de losas de toba y con una orientación un poco diferente, que es de 3 grados al este del norte magnético. La cara emparejada se encuentra aún hacia el oeste y carece de revestimiento. La altura conservada es de 1.13 m, lo cual representa siete hiladas de piedras. La parte superior se encuentra, como la del muro 18, a 20 cm por debajo de la plataforma tardía. La base del muro 17 está a un nivel inferior a la del muro 18, de donde se deduce que aquél debe ser más antiguo.

76Sucede igual con el tercer muro (el n° 16), más rústico, cuya base se encuentra al mismo nivel y que es perpendicular al precedente, aunque sin llegar a unírsele. Este muro se encuentra conservado sobre 5 m de largo y 0.50 m de ancho (tres hiladas). Podría tratarse del muro norte de una superestructura en piedra que correspondería a la fase más antigua de la ocupación de la terraza.

77Fase III: durante esta fase, las estructuras antiguas fueron recubiertas de un relleno de arena mezclada con piedras pómez sobre el que se construyó el suelo ligeramente sobreelevado (una decena de centímetros) en relación al de la plaza y, como aquel, totalmente estucado. Sobre esta terraza se eleva la superestructura de piedra, también revestida exteriormente (y quizá también interiormente) de estuco y de la cual encontramos aún in situ, en la esquina noroeste, el muro norte sobre una decena de metros y el oeste sobre 5 m. Esta construcción, que debía medir 15 m de largo por más de 5 de ancho, de eje mayor oeste-este, deja sobre el borde de la terraza un pasaje de 0.75 m de ancho. Los vestigios de estos muros son particular mente abundantes al norte se encuentran piedras de toba talladas (algunas aún revestidas de estuco), bloques de piedra pómez y fragmentos sueltos de estuco que forman un amontonamiento en el lugar donde el muro se habría derrumbado hacia el exterior.

Figura 34 Los Cimientos-Chustum: plano y corte de la excavación en la estructura B-3-4 [Dibujo A. Ichon].

Figura 34 Los Cimientos-Chustum: plano y corte de la excavación en la estructura B-3-4 [Dibujo A. Ichon].

78Muchos de esos fragmentos, tanto en el interior como en el exterior de la superestructura, están decorados con motivos dicromos o policromos (rojo, azul, verde, amarillo y negro). Los primeros son unos círculos amarillos bordeados de negro que evocan, quizás, el pelaje del jaguar. Los tiestos son también numerosos y a menudo de gran tamaño. Asimismo, se descubrió la mitad de una olla ubicada debajo de una piedra.

79Solamente ha sido excavada la parte norte, la cual habíamos considerado primero como un corredor entre dos plataformas (3 y 4) pero que resultó ser, de hecho, el interior de la gran superestructura. Esta proporcionó, de oeste a este, tres detalles interesantes : en primer lugar; en la esquina noroeste, un avance interior del muro norte hecho de grandes losas de toba (una de ellas mide 43 x 55 cm) perfectamente talladas, que podrían ser la base de una banqueta saliente, de 75 cm de ancho y 3.50 m de largo. Al centro del muro norte se nota aún una especie de bloque cuadrado de 1 m de lado, hecho de un conjunto de losas, que evoca un altar. Un sondeo vertical debajo de las losas sacó a luz una sepultura y nos proporcionó la estratigrafía del relleno de la plataforma, con las siguientes cuatro capas (figura 34) : 1/ una capa de 20 cm de tierra arenosa de color café claro y más obscura hacia abajo; 2/ una capa de 10 a 20 cm de ceniza mezclada con carbones; 3/ una capa de arena color amarillo claro, muy fina y mezclada con piedra pómez; y, 4/ una capa de alrededor de 1 m de espesor de una tierra arcillo-arenosa café obscuro, y estéril.

80La sepultura 1 se encontraba a entre 70 y 85 cm de profundidad, en el centro de la capa 3. Es de un adulto de unos cincuenta años (edad pubiana) y de 1.64 m de estatura, según apreciaciones de la antropóloga Véronique Gervais quien estudió el esqueleto. Presenta una deformación craneana similar a la de los sujetos del sitio de Mixco Viejo (Gervais-Cloris 1985-1986 : 140 y sq ) con aplanamiento fronto-occipital y expansión bilateral de la bóveda, que habría provocado perturbaciones en las suturas craneanas. El cuerpo fue depositado en posición sedente, replegada, viendo hacia el norte y con los brazos cruzados sobre las piernas. La cabeza estaba inclinada sobre el lado derecho y la boca muy abierta. No se encontraron ofrendas, sino únicamente un pedazo de hueso largo fosilizado y con la extremidad vaciada a la altura de la pelvis así como tiestos y finas navajas de obsidiana, abundantes en el relleno. Esta sepultura es ciertamente postclásica de acuerdo a la deformación craneana del ocupante y la posición del cuerpo.

81Finalmente, en la parte este de la plataforma y un poco introducida bajo el muro norte, se descubrió una construcción en forma de embudo hecha de hileras de pequeñas losas de piedra pómez, talladas en trapecio. Su diámetro al nivel de la plataforma es de 1.12 m, su profundidad de 65 cm y la base no tiene más de 50 cm de diámetro. Este “embudo” se encuentra abierto por la parte de abajo, pero no se encontraron vestigios de ninguna conexión con el canal de drenaje que está 2 m más hacia el este, ni de tapadera alguna de piedra o de estuco, aunque es cierto que la parte este de la estructura 3-4 se encuentra muy dañada y que su relación con la estructura 5 es imprecisa.

82En resumen, en la estructura B-3-4, encontramos un edificio alargado cuya puerta debía encontrarse hacia el norte, justo al este del altar interior : una de las piedras estucadas del umbral se encuentra aún en el lugar. Era muy elaborado, con sus muros estucados decorados con motivos policromos. Se trataba sin duda del lugar de habitación de la familia dirigente; o más bien de un edificio de tipo cívico-administrativo, salón de reunión o de consejo, equivalente de lo que un poco más tarde se llamará la “casa larga” de los K’iche’s.

La estructura B-5

83Es una plataforma baja, más pequeña que la precedente, que se extiende al este de ésta e igualmente hacia el borde de la terraza. Esta no ha sido excavada y únicamente su muro norte ha sido sacado a luz a lo largo de 11.40 m. Este muro es muy regular y está formado por dos o tres hiladas de piedras talladas con un ancho de 36 cm. Más hacia atrás, una fila de piedras irregulares constituye sin duda la base del muro de la superestructura. Cerca de la esquina noreste, una grada baja bordea el muro a lo largo de más de 4 m; la puerta, de 1.42 m de ancho, debía encontrarse enfrente.

84Entre las estructuras 3-4 y 5 existía una construcción complicada, de la cual únicamente subsiste la esquina suroeste. La parte esencial, perfectamente conservada, es una canalización subterránea de 8 m de largo que comunica la terraza B con la inferior A, es decir que forma un desnivel de cerca de 5 m y con una inclinación cercana a los 45 grados.

85Las dimensiones interiores de este canal de sección rectangular son considerables : 0.45 m de ancho por 1 m de alto. El suelo está pavimentado con grandes losas, mientras que el techo está formado por otras losas que se recubren parcialmente, unidas con arcilla. El canal desemboca en la barte baja del gran muro de contención que se eleva en tres gradas hasta el nivel de la terraza B.

86Hacia lo alto, la canalización, cuyo fondo y paredes son estucadas, continúa sobre la superficie a lo largo de unos 1.50 m, haciéndose menos profunda hasta fundirse progresivamente con el suelo de lo que parece ser una habitación cuyo suelo y muros se encontraban también estucados. Este cuarto se extendía hacia el norte a lo largo de, al menos, 5 m pero desconocemos sus otras dimensiones. Sin duda se apoyaba sobre el muro este de la estructura 3-4, y su función debía ser la de recolectar el agua de lluvia captada por medio de un sistema de pequeños canales sobre el conjunto del sitio, y asegurar su salida hacia la parte baja y el barranco, no sin antes formar una especie de piscina o gran depósito, ya que era fácil obturar la entrada del canal.

87Se nota en este lugar, a la vertical del canal inclinado, un muro en superestructura de 52 cm de ancho, que reposa sobre una plataforma sobreelevada de 30 cm hacia el oeste, y continúa hasta el reborde de la terraza. Si se trata del muro oeste de la estructura 5, debía proseguir hacia el norte por encima del depósito que habría estado cubierto— De cualquier manera, es seguro que el problema de la obtención de agua se planteaba durante la estación seca y, sobre todo, en caso de sitio, cuando era imposible aprovisionarse en el río Tucunel. La existencia de depósitos de agua es entonces probable, y la estructura 5-oeste podría haber tenido esta función.

Figura 35 Los Cimientos-Chustum. La estructura B-5, parte oeste [Fotos A. Ichon]

Figura 35 Los Cimientos-Chustum. La estructura B-5, parte oeste [Fotos A. Ichon]

a- La parte superior del dren y el tanque, vistos de cara al norte.
b- La entrada del canal subterráneo destendiendo hacia la terraza A, vista cara al sur.
c- Desembocadura del canal sobre la terraza A. El propietario, Juan Castro, da la escala.
d- Interior del canal.

Figura 36 Los Cimientos-Chustum: perfil del dren y elevación de la entrada del canal cubierto [Dibujo A. Ichon].

Figura 36 Los Cimientos-Chustum: perfil del dren y elevación de la entrada del canal cubierto [Dibujo A. Ichon].

La estructura B-6

88La parte oeste de la terraza B constituye la zona III, que debió ser en sus orígenes exclusivamente residencial; de hecho, las residencias simples se diferencian de las plataformas “nobles” : por sus dimensiones menores, la existencia frecuente de un anexo y la ausencia de estuco. Sin embargo, parece que se construyó en la parte noreste de la zona III, en el transcurso del último período de ocupación, una estructura (la B-6), de bastante grandes dimensiones (alrededor de 5 x 11 m) y cuyos muros, parcialmente conservados sobre tres lados, estaban estucados. El muro norte desapareció pero queda, en el lugar donde debió encontrarse, una banda de 70 cm de suelo estucado que se termina por una grada de 7 cm de altura. La estructura 6 está bordeada sobre su cara este por una escalinata que comunicaba las terrazas B y G. Esta escalinata, de 4 a 5 m de ancho, tiene por lo menos 5 escalones (más bien gradas) de anchura y altura desiguales y está limitada al este por una alfarda estucada. La parte sur de la escalinata, con sus dos primeras gradas, habría sido añadida tardíamente contra el muro este de la estructura B-6.

89La estructura 6 vino a recubrir una plataforma (n° 31) de la cual no se descubrió sino el ángulo noroeste. Otras plataformas de habitación que la bordean al sur (n° 19, 20 y 21) y al oeste (n° 30) deben ser igualmente más antiguas. En efecto, es difícil entender cómo una casa “noble” abierta hacia el sur habría estado unida de manera tan estrecha a habitaciones de tipo común (y es muy probable que haya estado abierta hacia el lado norte, es decir hacia la terraza G).

90En el lugar donde debía encontrarse el ángulo noroeste de la estructura B-6 se descubrieron los restos de tres grandes “cuencos” hemisféricos de estuco llenos de arena y piedras. El mejor conservado de ellos tenía 76 cm de diámetro y 30 cm de profundidad. El estuco exterior era irregular y rugoso (no alisado), a la inversa de los revestimientos habituales de los suelos y los muros.

91Estos “cuencos” no estaban visibles, sino que se encontraban posiblemente incrustados en una plataforma, estucada ella misma, y con su parte superior aflorando a la superficie. De hecho, se trataba de cavidades cóncavas que pudieron servir de fogones (¿de tipo ritual?). Por cierto, se encontraron ejemplos similares en otros sitios postclásicos como Pueblo Viejo-Chichaj y Kawinal.

La tumba 1 (clásica)

92A media distancia entre las plataformas 3-4 y 6 la excavación sacó a luz, a una profundidad de 80 cm, una olla de color rojo enterrada en posición normal y vacía. También a este nivel se observa el límite de una cavidad excavada en el suelo de grava compacto y relleno de arena amarillenta, la cual señala el inicio de una especie de rampa o corredor estrecho (menos de 1 m de ancho) que se hunde hacia el norte y concluye, 2 ó 3 m más adelante, en la entrada de una pequeña cueva artificial excavada en el subsuelo resistente. La entrada, de 1 m de altura y 0.75 m de ancho, está obstruida por tres grandes losas de toba colocadas verticalmente y acuñadas por seis piedras más pequeñas. La base de esta puerta se encuentra a 2.35 m de profundidad. Más allá no existe ni corredor ni antecámara ya que se penetra directamente a la cueva, de forma elipsoidal, y cuyo techo se encuentra a solamente 75 cm de altura.

93La tumba 1 ha sido descrita en detalle en una publicación anterior sobre La Lagunita (Ichon & Arnauld 1985 : 66, fig. 37). Contenía veintidós vasijas, siete perlas de piedra verde y unos treinta discos de arcilla o de piedra pómez que formaban parte de un collar. Las osamentas humanas, bastante incompletas y dispersas, contenidas en parte en las vasijas, pertenecían a uno o dos individuos. El estilo de las vasijas no deja ninguna duda sobre el fechamiento de la tumba, comparable al de la cueva artificial de La Lagunita que se ubica en el Protoclásico-Clásico temprano (350-400 d.C). Podría ser un poco más tardía, más bien del Clásico temprano. La ocupación del sitio de Los Cimientos durante esta época ha dejado vestigios en las terrazas B y U. La olla encontrada arriba de la entrada de la tumba es, por el contrario, postclásica y no tiene nada que ver con ésta.

El altar B-2

94Esta pequeña estructura ceremonial se encuentra situada en medio de la plaza y delimitada por la escalinata de la estructura 6, la “casa larga” 3-4, la pirámide 1 al este y el muro de contención de la terraza G al norte. Esta plaza estaba totalmente estucada. El altar B-2 es de plano cruciforme, casi cuadrado (4.80 x 5.15 m). Su gran eje se encuentra orientado, más o menos, hacia el norte magnético. Construido en bloques de toba bien tallados, los muros bajos constituyen la armadura de la cruz, cuyo centro se encontraba relleno con tierra arenosa. La altura no debía sobrepasar los 40 cm (es decir dos hiladas de piedras) ya que no hay escalinata. Las cuatro prolongaciones de la cruz se terminan en taludes fuertemente inclinados, mientras que los “contrafuertes” de esquinas son verticales. Por cierto, se vuelve a encontrar aquí la forma arquitectónica de la pirámide principal, pero sin sus escalinatas.

95El altar se encontraba totalmente estucado y decorado con murales. Los pedazos de estuco pintado que se encuentran al pie de los muros están decorados en azul, verde y rojo, pero los motivos no han podido ser reconstruidos.

Figura 37 Los Cimientos-Chustum: plano de la parte noreste de la zona III: la plataforma estucada B-6 con su escalinata y habitaciones comunes (Dibujo A. Ichon].

Figura 37 Los Cimientos-Chustum: plano de la parte noreste de la zona III: la plataforma estucada B-6 con su escalinata y habitaciones comunes (Dibujo A. Ichon].

La gran pirámide-templo B-1 (figuras 38 a 41)

96La pirámide sobrepasaba por varios metros a las otras construcciones de la terraza B. Considerablemente arruinada por el paso del tiempo y las actividades de depredación, puede estimarse que la subestructura no conservó sino la mitad de su altura. No queda nada de la superestructura, salvo numerosos pedazos de estuco decorado que deben provenir de los muros del templo.

97La estructura B-l ocupa la esquina noreste de la zona I. Su plano es idéntico al del altar B-2, es decir cruciforme. Las extremidades de la cruz están fuertemente inclinadas, mientras que los contrafuertes de los ángulos son en pared vertical. Había una sola escalinata sobre la cara oeste, de 3.58 m de ancho. La primera de las cinco gradas conservadas es más ancha y en saliente sobre la plaza. Los escalones son altos (40 cm en promedio) y estrechos (20 cm). La escalinata está encuadrada por dos alfardas inclinadas. Es probable que la parte alta de la subestructura, que ya no existe, haya sido vertical, completando así el perfil típico del talud-tablero. No tenemos ninguna prueba formal de ello y no se encontró, en ningún otro lugar del sitio, tablero in situ. La altura conservada de los muros inclinados en talud no sobrepasa los 1.75 m.

Figuras 38 Los Cimientos-Chustum: el altar B-2 [Fotos y dibujo A. Ichon]:

Figuras 38 Los Cimientos-Chustum: el altar B-2 [Fotos y dibujo A. Ichon]:

a- Inicio de la excavación.
b- Despejo de los tabiques interiores.
c y d- Plano del altar y reconstitución en perspectiva.

98Las dimensiones generales de la pirámide son de 15 x 16 m y su orientación está desviada 17 grados al oeste del norte magnético. Su altura actual es de un máximo de 2.20 m por encima del suelo estucado de la plaza. Los perfiles norte-sur y este-oeste (figura 39) muestran que como consecuencia del declive del terreno, la base de la pirámide no se encuentra a la misma altura sobre sus cuatro lados : es más alta al norte, hacia la terraza G, y al este, hacia la zona III de la terraza B, de la cual se encuentra separada por el largo muro rectilíneo de la estructura B-7, más allá de un estrecho corredor.

99Sobre su cara sur la pirámide está dotada de una banqueta estucada de 50 cm de ancho y 1.10 m de alto, contra la que se ubicó una plataforma estrecha, la estructura 14 (de la misma altura), dotada a su vez de una pequeña escalinata de cuatro gradas al oeste y que se prolonga hacia el este por al menos 5 m.

100En su cara norte, el muro de la pirámide cubrió una construcción más antigua que no tenía exactamente la misma orientación (13 grados al oeste del Nm). Sacamos a luz un muro en forma de gradas, cuya parte superior estaba decorada con un fresco tricromo en verde obscuro, verde claro y amarillo, con motivos bordeados de negro que figuraban círculos y volutas (figura 42).

101Sobre el lado oeste de la pirámide existía quizás una escalinata anexa contra la alfarda norte de la escalinata principal.

102Debajo de la primera grada de esta última se descubrió un suelo estucado más temprano (a 10 cm de profundidad) y luego, 50 cm más abajo, un entierro de adulto en el suelo mismo. El cuerpo estaba en posición sedente, con los brazos cruzados y la cara hacia el norte; ulteriormente se inclinó sobre el lado derecho. El mobiliario comprendía una olla rústica (colocada contra la pelvis), un cuenco trípode del tipo Fortaleza Blanco sobre Rojo, una media navaja de obsidiana colocada sobre las piernas; un fondo de cuenco rojo estaba colocado al sur, al lado de un agujero de poste poco profundo.

103La cúspide de la pirámide fue excavada por medio de dos calas perpendiculares. La cala norte-sur dejó al descubierto dos muros paralelos que eran probablemente muros de contención interiores correspondientes a las esquinas de la pirámide, en una disposición en compartimientos que recuerda la del altar B-2. En el centro, al nivel +140, apareció la parte oeste y la entrada de lo que debía ser el templo primitivo. La entrada, de 1.50 m de ancho, estaba limitada por dos pilares de sección cuadrada que reposaban sobre una banqueta sobreelevada en 17 cm con relación al suelo estucado del templo. Dicha entrada fue obturada al momento de la sobreelevación de la pirámide por un simple murete de piedras unidas con arcilla. Los fragmentos de estuco pintados en rojo, amarillo, verde claro, verde obscuro y negro, encontrados en el relleno por encima de esta estructura antigua, provienen seguramente de los muros decorados del templo primitivo cuya plataforma se terminaba al oeste por una escalinata, a 0.35 m de los pilares de la entrada. Las dimensiones de la plataforma nos son desconocidas.

104Hacia el norte se prolongaba al menos hasta el primer muro interior, descubierto por nuestra cala norte-sur; hacia el este, es el suelo mismo de la plataforma el que parece prolongarse en el corredor que separa la pirámide y la estructura B-7, y bajo esta última (figura 38d).

105La cala oeste-este puso al descubierto, entre el templo temprano y la última escalinata, dos muros norte-sur que sobrepasan el nivel del templo, evidenciando que hubo dos fases intermedias de construcción. El muro que se ubica más hacia el este y que dista solamente 80 cm de la entrada del templo es ancho (1.42 m). Está dotado sobre su cara oeste de una estrecha grada, pero sin escalinata. La altura conservada es de 1.80 m. Un metro más hacia el oeste, el segundo muro soporta, por el contrario, una escalinata cuyas cuatro gradas fueron despejadas, sobre 1.40 m de altura. Los dos muros son espesos (1.50 m), formados en realidad por dos muros verticales entre los cuales se rellenó el espacio con piedras de forma irregular.

Figura 39 Los Cimientos-Chuslum. Plano, perfil y reconstitución en perspectiva de la pirámide B-I [Dibujo A. Ichon].

Figura 39 Los Cimientos-Chuslum. Plano, perfil y reconstitución en perspectiva de la pirámide B-I [Dibujo A. Ichon].

Figura 40 Los Cimientos-Chustum: la pirámide B-l [Fotos A. Ichon]

Figura 40 Los Cimientos-Chustum: la pirámide B-l [Fotos A. Ichon]

a- Escalinata tardía sobre la fachada oeste.
b- Muros de contención de la fachada norte.
c- Superposiciones de las escalinatas sobre la fachada oeste.
d- Detalle de la esquina suroeste.

Figura 41 Los Cimientos-Chustum. Vestigios del mural que ornaba la fachada norte de la pirámide [Dibujo A. Ichon].

Figura 41 Los Cimientos-Chustum. Vestigios del mural que ornaba la fachada norte de la pirámide [Dibujo A. Ichon].

Figura 42 Los Cimientos-Chustum. Vestigios del mural que ornaba la fachada norte de la pirámide [Dibujo A. Ichon].

Figura 42 Los Cimientos-Chustum. Vestigios del mural que ornaba la fachada norte de la pirámide [Dibujo A. Ichon].

106La escalinata tardía de la pirámide se encuentra desplazada 1.20 m al oeste de la penúltima. Todos estos muros, bastante bien construidos y emparejados hacia el oeste, son exactamente paralelos ya que la orientación de la pirámide no cambió en el transcurso de las cuatro fases sucesivas de la construcción.

107En la parte este de la cala oeste-este, aparece un último muro, que dista 3.13 m del muro este de la pirámide definitiva. Podría indicar el límite este de la penúltima estructura que tendría 11 m de ancho y una escalinata sobre la cara oeste, como las otras tres.

108En resumen, la excavación de la pirámide B-l comprobó la existencia de cuatro fases de construcción en el curso de las cuales la plataforma y el templo primitivos fueron recubiertos, la subestructura fue agrandada cada vez más hacia el oeste y probablemente también hacia el este. Los dos muros interiores descubiertos por nuestra cala norte-sur podrían corresponder al muro norte de las dos pirámides intermedias, y que habrían sido utilizados luego como muros de contención interiores cuando la última pirámide fue construida.

La zona II

109Ocupando la parte este de la terraza B —un rectángulo aproximativo de 18 x 22 m—, la zona II se encuentra aislada de la 1 por medio de dos plataformas, B-9 y B-l3, orientadas como la gran pirámide y unidas entre ellas por un hermoso muro en superestructura. El corredor formado entre la pirámide y la estructura B-9 es estrecho (1.60 m) y estucado. La estructura B-9 debía alcanzar al norte la terraza G, mientras que la B-13 se prolongaba hacia el sur hasta el reborde de la terraza. De este modo, la comunicación entre las dos zonas se hacía únicamente por medio de una abertura estrecha (menos de 1 m de ancho) hacia la mitad del muro que unía las dos plataformas.

110La zona II se presenta como un patio central en forma de trapecio, de 9 x 16 m, rodeado en tres de sus lados por plataformas bajas. Al norte, lado que no ha sido aún excavado, una cuarta plataforma (o el muro de contención mismo) la separa de la terraza G. El suelo de este patio, estucado, prolonga el del corredor al este de la gran pirámide, encontrándose entonces como éste en el nivel +125 (el nivel 0, de referencia, es el de la base de la escalinata de la pirámide).

El altar B-8 (Figuras 43c, 43d y 44)

111Más o menos en el centro del patio (un poco desplazado hacia el norte, quizás por encontrarse en el eje de la tumba 2 que será descrita más adelante), el altar B-8 está constituido por un bloque de piedra cúbica de 95 cm de lado y 44 cm de altura, formado por tres hiladas de toba que dejan una parte central rellenada con tierra negra y piedra pómez.

112El sondeo S-l practicado al pie del muro oeste del altar descubrió primero un escondite, cavidad de sección oval llena de tierra arenosa que penetraba unos 50 cm en el suelo de estuco y oblicuamente bajo el altar. En él se encontraba el esqueleto (reducido al cráneo y los miembros inferiores) de un animal de gran talla, probablemente un pecari (?).

113El sondeo S-l alcanzó una profundidad de 2.90 m, y su estratigrafía es la siguiente :

114- de la superficie (+215) al suelo 2 (el del patio : +125), el altar fue recubierto por tres capas sucesivas arcillo-arenosas de color gris obscuro hasta amarillo, las que probablemente hayan sido hechas intencionalmente, al menos en el caso de las dos capas inferiores, ya que la tercera se debe quizás a un depósito natural. Estas capas corresponderían, entonces, a una sobreelevación del patio y a una última fase de ocupación del sitio;

115- el suelo 2, el del patio, está hecho de 1 cm de espesor de estuco que reposa sobre 5 cm de arcilla café-amarillo dura y luego, de 5 cm de arena blanca. Del nivel +114 al suelo 1 (nivel 0) se suceden cuatro capas arcillo-arenosas o de arena blanca; más espesa (70 cm), la capa 7 es un relleno de piedra pómez y de arena de color amarillo claro.

116Este relleno heterogéneo dataría entonces de la penúltima fase de ocupación, durante la cual el suelo 1, al nivel de la base de la pirámide, fue sobreelevado en más de un metro y el patio tomó forma con su altar central;

117- el suelo 1 es una capa delgada de arcilla negra y de pequeñas piedras que reposan sobre 15 cm de arena blanca. De ese nivel 0 al nivel -75 (donde se detuvo el sondeo) las tres capas arcillo-arenosas: 10, 11 y 12, están superpuestas a una capa (13) de grava estéril. La capa 12 proporcionó una docena de tiestos comunes, algunos de los cuales, decorados con un filete aplicado y puntuado, podrían ser fechados para el Clásico temprano.

118La capa de 50 cm de espesor que va de la grava al suelo 1 corresponde entonces a la primera ocupación del sitio y dataría del Clásico. Es probable, sin embargo, que el suelo 1, no estucado, fuera construido al principio de la ocupación postclásica, dado que se encuentra al mismo nivel que la plaza ceremonial, lo que no puede ser casual.

119En resumen, el sondeo S-1 demostró la existencia de cuatro fases sucesivas. Después de una ocupación que data del Clásico temprano (?), la fase II marcaría el inicio de la ocupación postclásica, con la construcción del conjunto ceremonial de la zona I. La fase III, a su vez, correspondería a la construcción del patio y del altar 8, y la fase IV al rellenado de este conjunto.

La plataforma B-7

120Esta plataforma bordea el patio por el este, y comunica con la terraza E, más abajo, por medio de una escalinata (cuyas cinco gradas se conservan) formando un saliente de 4.60 m y 6.90 m de ancho. Incluye una alfarda de 2.30 m al sur. La alfarda norte, si existió, ha desaparecido.

121La plataforma, de 4 m de ancho, desciende al oeste hacia el patio por medio de dos gradas anchas (90 y 80 cm) y bajas (25 y 20 cm), parcialmente enlosadas y que la bordean a todo lo largo. Sus extremidades se enlazan directamente con las plataformas que limitan el patio por el norte y por el sur. Esta última, la estructura B-10, que tiene un largo de 11 m, sigue muy de cerca el muro de contención que desciende, en dos gradas verticales, hasta la terraza A. La grada más alta, que tiene un ancho de 1.25 m, es accesible a partir de la plataforma B-7 por medio de una pequeña escalinata lateral, encontrándose estucado todo el conjunto. La grada inferior es más ancha (2.80 m).

Figura 43 Los Cimientos-Chustum: las estructuras Je la zona II [Fotos A. Ichon]

Figura 43 Los Cimientos-Chustum: las estructuras Je la zona II [Fotos A. Ichon]

a- El gran muro que separa las zonas l y II, fachada oeste,
b- El mismo, visto cara al sur.
c y d- El altar B-8 recubriendo un esqueleto de animal.

122La excavación de la estructura B-7, en la parte central de la plataforma, confirmó la estratigrafía del sondeo S-1, ya que se descubrió un gran muro orientado en dirección oeste-este y de más de 1 m de alto (la base no fue alcanzada). Su parte superior forma una pequeña cornisa, 90 cm por encima del nivel de la plataforma tardía, correspondiendo entonces a una construcción antigua, bautizada como B-7c, que se extendía al norte y al oeste de nuestra excavación.

123En el transcurso de una segunda fase se construyó un muro perpendicular al primero y apoyado en él, de por lo menos 6 m de largo, cuya cara este estaba estucada (figura 46d). Esta construcción, la B-7b, forma una grada de un alto de 88 cm y debía bajar (por medio de otros escalones o una escalinata) hacia la terraza E. En su parte horizontal, a 26 cm del borde, un ligero elevamiento del estuco señala la base de un muro en superestructura que bordeaba la grada a todo lo largo.

124La plataforma definitiva, B-7a, recubrió la estructura B-7b, sobreelevándola 90 cm y alargando la terraza hacia el este. Sin embargo, una operación importante había tenido lugar entre esas dos fases : la construcción de una cámara funeraria apoyada sobre la parte alta y la baja de la grada, 3 m al norte de nuestro sondeo (véase figura 31, corte B).

La tumba (figuras 45 a 48)

125El techo de la tumba, formado por dos largos bloques paralelepipédicos de toba colocados perpendicularmente uno contra otro, está a 40 cm por encima del nivel de la plataforma tardía. La tumba es una construcción de toba y de esquisto, la cual mide 1.40 x 1.60 m de lado (gran eje norte-sur) y 2 m de altura incluyendo el techo. Fue empotrada en la grada de la estructura B-7b (la cual fue parcialmente destruida a este efecto), con una de sus mitades apoyada en lo alto de esta estructura y la otra sobre la grada inferior, 90 cm más abajo. Luego fue recubierta con un relleno de arena y de piedra pómez, y después de tierra arcillo-arenosa de color pardo-rojo apisonada, sobre la cual reposaba el piso de la plataforma tardía.

126El muro sur de la tumba está hecho de una decena de grandes losas de toba unidas por arcilla. Las cinco losas numeradas en la figura 46b fueron removidas para poder penetrar en la tumba y vueltas a colocar en su lugar después de la excavación. El muro oeste, al contrario, comprende dos pilares de un ancho de 35 cm que limitan una abertura de 70 cm la cual fue posteriormente sellada, es decir la puerta de la tumba.

127El suelo estucado de la misma (que es el de la grada), a 1.40 m del techo, está cubierto de una capa de 10 cm de tierra caída del techo a consecuencia del desplome de una losa; una piedra cuadrada de toba que recubría varias ofrendas cayó probablemente de la pared sur. El suelo de la tumba se encuentra casi al nivel 0, o sea el de la plaza ceremonial.

Figura 44 Los Cimientos-Chustum: sondeo SI al pie del aliar B-S [Dibujo A. Ichon].

Figura 44 Los Cimientos-Chustum: sondeo SI al pie del aliar B-S [Dibujo A. Ichon].

128Los restos óseos contenidos en la tumba estaban en muy mal estado, de hecho casi deshaciéndose en polvo. A pesar de un desorden aparente, es evidente que hubieron varios enterramientos sucesivos que provocaron el desorden y la destrucción parcial del esqueleto del primer ocupante, una sepultura primaria; mientras que las siguientes serían secundarias.

129El ocupante principal, un adulto, debió ser enterrado en posición de decubitus ventral, con la cabeza hacia el norte, el cráneo apoyado sobre el lado derecho. La tumba fue reabierta ulteriormente (sin ninguna duda por la parte oeste), y el esqueleto fue empujado, formando dos montones de huesos, uno en la parte norte de la tumba (cráneo, miembros superiores, costillas y omóplatos) y el otro en la parte sur (piernas y columna vertebral), para poder introducir los huesos “en bulto” de un segundo ocupante : huesos largos reagrupados (no en conexión), y una mandíbula (¿la del individuo 1?) que ocupaba la parte central de la tumba cerca de la pared este, sin el cráneo.

130Se nota además la presencia de algunos huesos largos, entre ellos un fémur de pequeño tamaño, que pertenecen a un tercer-individuo, cerca del brazo izquierdo del esqueleto 1.

131El mobiliario es abundante y variado (véase figura 48), pero no hay cerámica, a excepción de un pequeño cuenco de color café (n° 44), colocado a los pies del esqueleto 1, que carece de sus tres soportes y que contenía algunos huesos de un animal pequeño. Los otros objetos (más de 100) son de piedra, hueso, concha, estuco o metal.

Objetos de piedra

  • n° 45 : pequeña hacha de serpentina situada contra el muro sur. L = 4.5 cm.
  • n° 22 : gran punta bifacial de obsidiana translúcida gris, con base adelgazada, rota en dos pedazos. L = 18 cm.
  • n° 36-37 : pequeña plaqueta de obsidiana oval, en dos pedazos (L = 2.4 cm), y una media plaqueta cuadrada de centro agujereado (sin número).
  • n° 20 y 32 : dos orejeras en obsidiana translúcida verde-gris, reducidas a uno de los discos, muy delgadas (1 mm) y colocadas una contra el maxilar del esqueleto 1, y la otra bajo el “bulto” de huesos largos.
  • n° 23 : parte proximal de una navaja de obsidiana cerca del mismo “bulto”; otra navaja en el cráneo 1 y 4 desechos informes.
  • mosaico de jade, turquesa y concha: más de 1,000 pequeños elementos dispersos, cuya mayor densidad se sitúa al centro oeste de la tumba.
  • n° 28 : una cuenta de jade poliédrica y 39 pequeñas cuentas cilíndricas o discoidales. L max = 7 mm.
  • n° 46 y 47 : dos pulidores de piedra, uno alargado y el otro trapezoidal.
  • n° 25 : pequeña piedra plana de silex de forma regular, aparentemente no trabajada. L = 2 cm.
  • n° 43 : una concha gasterópoda, incompleta.
  • unas sesenta cuentas pequeñas de concha (elementos de un collar) de un diámetro máximo de 7 mm, ubicadas cerca del fémur derecho del esqueleto 1.
  • 18 cuentas grandes de concha rosada, discoidales o cilíndricas. Diámetro = 1.2 ó 1.3 cm, L = 0.8 a 1.4 cm.
  • 2 fragmentos de bivalvo.

Hueso

132- n° 18 : un objeto en forma de T, probablemente un hueso plano de animal (?), cerca del fémur 3. L = 6 cm.

Metal

133- n° 12 y 17 : dos brazaletes de cobre con borde en anillo, con dos agujeros. Diámetro = 6 cm, ancho = 4.2 cm. La parte central es ligeramente convexa. Situados uno contra el brazo derecho del esqueleto 1 y el otro cerca del “bulto” de huesos largos.

134- n° 40 y 42 : dos discos de cobre con dos perforaciones. Diámetro = 3.5 cm, ancho = 1.5 mm. Colocados bajo la losa que recubría en parte el fémur derecho del sujeto 1.

Figura 45 Los Cimientos-Chustum: plano y perfil de la plataforma B-9 mostrando las superposiciones [Dibujo A. Ichon].

Figura 45 Los Cimientos-Chustum: plano y perfil de la plataforma B-9 mostrando las superposiciones [Dibujo A. Ichon].

135- n° 1 y 35 : dos cintas delgadas de cobre trabajado, con las extremidades perforadas. L = 12.5 cm, ancho = 1.7 cm. Una sobre el fémur izquierdo del sujeto 1, y la otra cerca del “bulto” de huesos largos.

136- n° 9 y 14 : dos pendientes de cobre (?) en forma de hacha con base perforada. L = 3.9 cm.

137- n° 21 y 49 : dos pendientes de cobre en forma de hacha con decorado simple repujado y dos perforaciones. L = 5.8 cm.

138- n° 2 y 26 : dos objetos de cobre recortado, representando un motivo en espiral. Se trata, sin duda, de la concha recortada del dios azteca del viento : Ehecatcozcatl. L = 5.8 cm.

139- n° 16 y sin número : dos grandes botones de cobre, convexos y de borde plano no perforado. Diámetro = 5.3 cm.

140- n° 38 y sin número : dos “botones” de oro (?), convexos, de borde plano perforado. Diámetro = 2 y 4 cm. 15 pequeñas cuentas de oro (?) esféricas, elementos de collar. Diámetro = de 4 a 5.5 mm.

Figura 46 Los Cimientos-Chustum: la estructura B-7 y la tumba 2, postclásica a [Dibujo A. Ichon].

Figura 46 Los Cimientos-Chustum: la estructura B-7 y la tumba 2, postclásica a [Dibujo A. Ichon].

a. b y c - Techo, cara sur e interior de la tumba
d y e- La plataforma B-7 y la tumba 2 vistas en dirección norte y sur.

141- n° 17 y 18 : 2 grandes cuentas de oro (?), esféricas. Diámetro =1.1 cm.

142- n° 7 y 27 : 2 pequeños discos de oro (?), de forma convexa y con dos perforaciones. Diámetro = 1.3 cm.

143- Sin número : otros dos “botones” más pequeños (1 cm), no perforados.

Estuco

144- n° 15 : una copita de base plana y borde festonado, formando diez lóbulos redondeados. Diámetro total = 19 cm, diámetro de abertura = 11 cm, e = 1.4 cm. Estaba colocada con la abertura hacia arriba, contra el cráneo 1.

145Como puede verse, la mayoría de estos objetos son elementos de adorno : brazaletes, collares, “botones” para ser cosidos sobre vestimentas, pendientes, orejeras, etc. Las ha-chuelas de cobre debían servir como moneda antes que como pendientes; estos objetos son típicamente mexicanos, al igual que los dos ehecacozcatl. Hay también útiles de piedra, como azuelas, pulidores, navajas y puntas de obsidiana. La copita de estuco, así como el pequeño tazón de cerámica eran quizás recipientes para ofrendas.

146La distribución de estos objetos en el espacio de la tumba parece casual. A lo sumo, puede notarse que la mayoría se encuentra en la parte central y norte mientras que la parte sur está casi vacía, a no ser por el pequeño tazón, la azuela y la media concha gasterópoda. Además, con excepción de las perlas provenientes, al parecer, de dos collares, los objetos de adorno están siempre en pares, aunque los elementos de cada par no se encuentran nunca juntos; estando a veces, incluso, bastante distantes el uno del otro. Esto último es particularmente sorprendente en el caso de las orejeras de obsidiana, las que debían pertenecer al individuo 1 puesto que una de ellas estaba cerca de su cráneo; sin embargo, la otra se encontraba a 60 cm de allí, bajo el “bulto” de huesos largos del individuo 2. Sucede lo mismo con los objetos de metal, a excepción de dos discos de cobre perforados (n° 40 y 42), ambos cerca de la cabeza del fémur derecho del sujeto 1. De hecho, se puede pensar que la mayoría de los objetos de adorno pertenecían al individuo 1, el primero que fue inhumado, pero que fueron posteriormente desplazados, algunos voluntariamente, para ser depositados como ofrendas acompañando las dos sepulturas secundarias.

Figura 47 Los Cimientos-Chustum: plano del interior de la tumba 2: restos óseos y mobiliario [Dibujo A. Ichon].

Figura 47 Los Cimientos-Chustum: plano del interior de la tumba 2: restos óseos y mobiliario [Dibujo A. Ichon].

147Fechamiento de la tumba : la muestra analizada comprendió algunos pequeños carbones dispersos en el fondo de la tumba, y también otros provenientes de un sondeo practicado en la arena blanca, a una veintena de centímetros bajo el suelo de la misma. El fechamiento de 1160 + 90 d.C. (próximo del de el gran fogón de la terraza U) puede relacionarse, ya sea con la construcción de la estructura B-7b, es decir la fase II; o con la ocupación de la tumba (fase III). Nosotros nos inclinamos por la primera posibilidad.

Las estructuras B-10, B-12 y B-13

148Vimos que la estructura B-10 es una plataforma (o una terraza) alargada que se conecta en ángulo recto con la estructura B-7. Está dotada de las mismas gradas hacia el lado del patio y bordea al sur el reborde la terraza B. Su largo es de 11 m y su ancho de 3.25 m.

149Contra la extremidad oeste de la estructura B-10 se construyó la B-12 —un baño de vapor— ulteriormente recubierta por la estructura B-13. Esta, que dataría entonces de la primera fase de ocupación, hace frente a la estructura B-9 de la misma orientación y el mismo largo. El espacio que separa a las dos plataformas —cerca de 4 m— constituía la vía de acceso al patio, pasando por la puerta estrecha abierta en el muro en superestructura. La parte sur de la estructura B-13 desapareció, pero se considera que no debía alcanzar el reborde de la terraza.

El temascal (B-12) (figura 57)

150El baño de vapor B-12 es anterior a la última fase y a la construcción de la estructura B-13. Lo hemos descrito ya en un artículo publicado en American Antiquity (1977 : 203-209).

151El temascal es un cuarto formado por muros estucados y con una estrecha puerta al norte. Sus dimensiones interiores son de 5.60 m de largo norte-sur, y un ancho que varía desde 1.60 m en la parte norte, a 2 m en la parte sur. Se pueden distinguir en él tres partes :

  • al norte, una antecámara cuadrada, uno de cuyos lados está ocupado por una gran tina estucada, troncónica, de plan oval (77 x 87 cm) y con borde en anillo; su capacidad es de alrededor de 700 litros y no dispone de drenaje. Contra la tina, al sur, se nota en el suelo de estuco la huella de la base de una columna (o pedestal) de sección cuadrada, hecha de un cemento muy duro formado por pequeñas piedras y estuco, y que pudo haber sido un pilar que soportaba el techo, o el pedestal de una tinaja para agua destinada a las abluciones.
  • La parte central del temascal comprende una canalización para la evacuación del agua hacia el barranco, y un segundo “pilar” separado del primero por esta canalización.
  • La parte sur es un ancho canal bordeado de banquetas y que se termina por un fogón. El canal, de un ancho de 50 cm, tiene una profundidad de 22 cm al sur y 34 al norte, lugar donde desemboca en ángulo recto sobre el pequeño canal de evacuación. Está bordeado al este por una banqueta de reborde redondeado de 2 m de largo y 1.20 de ancho, que permite que un hombre pudiera extenderse sobre ella. Al oeste del canal había quizás otra banqueta simétrica, pero el estado de destrucción de esta parte del temascal no permite afirmarlo.

Figura 48 Los Cimientos-Chustum: mobiliario de la tumba 2 [Dibujo Antonio Oliveros].

Figura 48 Los Cimientos-Chustum: mobiliario de la tumba 2 [Dibujo Antonio Oliveros].

a- Objeto de estuco (n° 15).
b- Objetos de metal.
c- Objetos de piedra y de hueso (n° 18).

Figura 49 Los Cimientos-Chustum: el baño de vapor (temascal) [Fotos A. Ichon]

Figura 49 Los Cimientos-Chustum: el baño de vapor (temascal) [Fotos A. Ichon]

a- Vista general cara al oeste.
b- Vista desde arriba del tanque y del canal de drenaje,
c- Banqueta y fogón,
d- Detalle del fogón.

152El fogón ocupa todo el ancho del canal y desborda sobre las banquetas; está hecho de grandes piedras mezcladas con estuco. La parte desbordante sobre la banqueta este dibuja sobre el estuco la base de una columna de sección oval, tal vez destinada a la instalación de un corta-fuego o de una pantalla. El umbral del temascal da sobre un espacio enlosado y estucado, ligeramente hacia abajo, que fue recubierto por la estructura B-13. Fue allí que practicamos el sondeo S-2, que alcanzó una profundidad de 4 m en los rellenos sucesivos. La estratigrafía de este sondeo es la siguiente :

  • nivel +190 (superficie) a +100 (umbral del temascal): fase IV. La terraza enlosada al norte del temascal (suelo 3) está recubierta de una capa de arena amarilla hasta el nivel del umbral y luego de una capa arcillo-arenosa; por su parte, el muro de la estructura B-13 tardía (B-13d) reposa sobre el suelo 4, constituido por una capa de 10 cm de espesor de arcilla amarilla apisonada, hasta el nivel +165. Está recubierto de una capa de tierra negra que se depositó naturalmente después del abandono del sitio.
  • nivel +100 (suelo 3) al 0 (suelo 2) : fase III. Esta antepenúltima fase corresponde a la ocupación del temascal, después de que el nivel precedente —el de la estructura B-13b— fuera sobreelevado en 1 m. El relleno está hecho de piedra pómez y luego de arcilla café obscuro; el suelo 3, estucado, de la estructura B-13c, o sea el umbral del temascal, reposa sobre 5 cm de arcilla clara muy dura. Este relleno recubre la estructura B-13b, que corresponde a la fase II de ocupación. Nuestro sondeo sacó a luz al nivel +90 la esquina suroeste de una subestructura de piedras perfectamente emparejadas, de 0.95 m de alto (ocho hiladas), la cual se encuentra dotada a media altura de una grada de 20 cm de ancho, un poco hundida hacia el exterior.
  • nivel 0 (suelo 2) a -210 (suelo 1): fase II de rellenado y construcción del suelo 2, que soporta la estructura B-13b, el cual reposa, como los otros suelos, sobre una capa de arcilla dura y luego de arena. El relleno que recubre la estructura B-13a es de arena y luego de piedra pómez.

153La estructura B-13a, que corresponde a la fase I, es una construcción masiva de 2 m de altura de la que sacamos a luz una parte del muro sur que se prolonga debajo de la estructura B-I3b. Reposando sobre 10 hiladas de piedras, la plataforma de esta subestructura está irregularmente enlosada y la base se hunde en una capa de ceniza y de grava (14 y 15) que no contenía tiestos.

154El sondeo S-2 nos proporcionó, en resumen, una estratigrafía muy clara : cada una de las cuatro fases está marcada por la construcción de una estructura elaborada y excepcionalmente bien conservada. De la última (la B-13d), no queda sino la base del muro de la subestructura. Por su parte, la más temprana reposa directamente sobre el suelo estéril y es probablemente postclásica, porque ningún tiesto clásico fue encontrado en la excavación. Ni esta primera estructura, ni la siguiente, la B-13b, están estucadas : el estuco, sobre los suelos y las subestructuras no aparece sino durante la fase III, con el temascal. Por otra parte, el relleno de piedra pómez caracteriza las fases II y III.

155Si se comparan las estratigrafías de los sondeos S-l y S-2, a primera vista bastante disímiles, a pesar de que no están separadas una de otra sino por 8 m, se constata que los suelos 1 y 2 del sondeo S-1 corresponden, por algunos centímetros de diferencia, a los suelos 2 y 3 del sondeo S-2; es decir, a los niveles 0 (el de la plaza ceremonial y de la base de la pirámide) y +100 ó +120 (el del patio y de la base del altar B-8). El patio y el altar B-8 son contemporáneos del temascal.

156La diferencia de nivel, de aproximadamente un metro de la capa estéril entre los dos sondeos, se explicaría por la inclinación natural del terreno. De hecho, la estructura B-13a sería el muro de contención primitivo de la terraza B que habría sido agrandado en varios metros hacia el sur, en el transcurso de la fase II.

La zona III

157Vimos más arriba que la parte oeste de la terraza B, más estrecha, era esencialmente una zona de residencias modestas con excepción de una estructura estucada y flanqueada de una gran escalinata (B-6) que ocupa su parte noreste y que parece vino a recubrir tardíamente una (o quizás varias) plataforma de habitat más antigua (B-31—).

158En la zona III sacamos a luz los vestigios de un total de catorce plataformas. Algunas de ellas, demasiado pequeñas para soportar una casa, eran sin duda anexos (estructuras B-23b y B-27). No subsiste, en general, sino la primera hilera en toba de los muros de contención; ésta, cuando está hecha de bloques puestos de canto, puede alcanzar los 45 cm de altura. Cuatro de estas plataformas, las estructuras B-19, 20, 21 y 30 (figura 37) se encuentran alineadas a lo largo de la cara sur y sobre la cara oeste de la estructura B-6, casi pegadas a ella. La más grande, B-20, mide 4 x 7 m.

159La estructura B-21 proporcionó una urna funeraria que contenía el esqueleto de un niño muy pequeño, enterrada en la esquina noroeste, en un relleno de arena y de piedra pómez contrastando con la tierra exterior más obscura y que contenía numerosos tiestos.

160Más al norte, a 2 m del muro de contención de la terraza G, y muy cercanas de los tres fogones estucados sacados a luz al oeste de B-6, se encontraron dos urnas rojas, una conteniendo los huesos de un niño y la otra una piedra.

161Las nueve estructuras que ocupan la esquina suroeste de la terraza forman un conjunto muy apretado, no dejando entre ellas sino algunas callejuelas estrechas. Se trata en su mayor parte de plataformas rectangulares más o menos alargadas, de eje mayor norte-sur para las que ocupan el reborde la terraza, u oeste-este para las otras. El pequeño anexo B-23b, de planta cuadrada (1.60 m de lado), se prolonga por medio de un fogón. Una única estructura, la B-28, está dotada de una pequeña escalinata de ángulo de cuatro gradas, de 1.83 m de ancho.

162El corredor que separa las dos estructuras largas, B-24 y 25, no sobrepasa los 30 cm de ancho. En realidad las dos casas debían darse la espalda. Encontramos allí un anillo de bronce.

163Al oeste, la terraza B está separada de la D por medio de un múrete contra el cual se apoya la estructura B-28 y un enlosado norte-sur de 45 cm de ancho, muy regular, que debía servir para canalizar el agua que escurría.

164Las dimensiones medias de las plataformas son de 3 x 5 m para las estructuras rectangulares, y 3 x 7 m para las más alargadas. Por su parte, la estructura cuadrada B-26 (5.4 x 5.4 m) es única. Dimensiones tan mediocres, sobre todo en cuanto al ancho se refiere, prueban que no se trata en realidad de plataformas destinadas a soportar una habitación sino más bien de habitaciones en sí, cuya base de los muros en superestructura está hecha de bloques de toba tallados. Se excluye, sin embargo, que estas casas hayan tenido muros construidos totalmente en piedra pues en ese caso los descombramientos habrían proporcionado vestigios de su derrumbe. Ahora bien, nosotros encontramos allí muy pocas piedras, y ningún vestigio de bajareque o estuco, pudiéndose pensar, entonces, que dichas casas estaban hechas con materiales perecederos : con techo de paja o palma y muros de varitas o cañas de maíz que habrían reposado sobre una única hilera de piedras. Los suelos de tierra apisonada, si existían, desaparecieron.

165La terraza B oeste debía abrigar por lo menos a una decena de familias de estatus modesto a juzgar por la relativa rusticidad de sus habitaciones; estatus claramente superior, sin embargo, al de las familias campesinas que vivían en el exterior del perímetro defensivo, no directamente asociadas, como aquellas, al funcionamiento del conjunto cívico-religioso que ocupaba la terraza B, con su pequeño centro ceremonial, sus casas nobles y su “palacio”.

CONCLUSIÓN

166Los resultados de nuestro trabajo en Los Cimientos-Chustum debieron ser evaluados primero a escala de la terraza B, y luego en el contexto del sitio tomado en su totalidad.

167En primer lugar, y desde el punto de vista cronológico, tenemos la prueba de que el sitio fue ocupado durante dos períodos no consecutivos : el Protoclásico-Clásico temprano (hacia 100-400 d.C.) y el Postclásico temprano (1100-1300 d.C.) y quizás tardío. Nos faltan, desafortunadamente, fechamientos absolutos para este último, ya que los dos obtenidos son concordantes (1110 y 1160 d.C.) pero el de la tumba 2 es ambiguo y ambos son, de todas formas, insuficientes.

168Hubo ciertamente un hiato durante el Clásico tardío y, por su parte, el Epiclásico no está representado: de hecho, el único tiesto Tohil Plomizo recogido en la terraza J no puede ser considerado como una prueba. Si el Epiclásico debe buscarse en la región, es en Xe-Patzac, y sobre todo en Pantzac que debe hacerse.

169La ocupación de Los Cimientos al principio del Clásico no debe sorpendernos, dado que el material de superficie proveniente de este período cubre la mayor parte del plano de Chiboy en su parte noreste (véase Ichon & Arnauld 1985 : 93). La capital regional era entonces La Lagunita (grupo A). En Los Cimientos-Chustum, a pesar de que se han encontrado tiestos del Clásico temprano en las terrazas B y U, ninguna de las estructuras sacadas a luz pueden ser atribuidas con certeza a este período. Además, nuestros sondeos en la zona II prueban que las primeras construcciones, al menos en esta parte de la terraza, eran ya postclásicas. Es posible, sin embargo, que los muros antiguos descubiertos bajo la estructura B-3-4 (zona I) sean anteriores al Postclásico, hipótesis apoyada por la proximidad de la tumba I que sugiere la existencia de un centro ceremonial relativamente importante al inicio del Clásico.

170Es probable que Los Cimientos haya sido reocupado desde el principio del Postclásico, correspondiendo así a la fase “Acrópolis” o “Tolteca” de J. Fox (1000-1200 d.C); al igual que podría haber tomado la sucesión del gran centro epiclásico de Pantzac que ocupa una terraza abierta sin posibilidades defensivas a 3 km al suroeste de nuestro sitio.

171La organización general del sitio de Los Cimientos-Chustum es extremadamente compleja, por lo que nuestras conclusiones deben limitarse a las observaciones hechas sobre la terraza B, que no pueden —en ningún caso— extenderse a las otras. Vimos, en efecto, que las otras dos terrazas sumariamente estudiadas, la U y la T, son muy diferentes. La primera abrigaba probablemente una pequeña guarnición militar encargada de vigilar la entrada del sitio, mientras que la segunda era ceremonial, con su (o sus) pirámide-templo (quizás también cívico-administrativa y residencial noble) y sus largas plataformas estucadas. No había, por el contrario, sobre la terraza T, ningún espacio destinado a habitaciones comunes. Además, las dimensiones de la única pirámide aún intacta (por ejemplo su altura : casi 3 m), son bien inferiores a las de la pirámide B-l que debía tener por lo menos 5 m de altura antes de su destrucción : a pesar de su posición y su más grande extensión, no puede afirmarse que el conjunto de la terraza T haya tenido un papel más importante que el de la B, por lo menos en el plano religioso. En lo relacionado con las otras, en particular la terraza S, sobre las cuales se observan varios montículos imponentes, sólo la realización de excavaciones permitirá responder a las numerosas dudas que plantean.

172Volviendo a la terraza B, las excavaciones nos proporcionaron varias certidumbres.

Figura 50 Los Cimientos-Chustum: sondeo S-2 en la orilla norte del temasal [Dibujo A. Ichon].

Figura 50 Los Cimientos-Chustum: sondeo S-2 en la orilla norte del temasal [Dibujo A. Ichon].

173La primera es la existencia de tres zonas, con funciones distintas, que ocupan respectivamente la parte central, este y oeste de la terraza :

  • en el centro, parte que corresponde a un ensanchamiento de la terraza, un conjunto cívico-religioso que comprende la pirámide-templo, un altar cruciforme que le hace frente, una gran construcción elaborada con muros decorados por murales policromos y, finalmente, al sureste, una construcción aparentemente destinada a asegurar el drenaje, almacenamiento y evacuación del agua de lluvia hacia la terraza inferior y el barranco;
  • al este, un conjunto residencial-funerario, aislado del precedente por un largo muro, que comprende esencialmente un patio cerrado con un pequeño altar central, estructuras alargadas sobre tres o cuatro lados, un baño de vapor sofisticado y una tumba que contenía rico mobiliario. Nos sentimos tentados de bautizar este conjunto de la zona II como “el palacio”, a pesar de lo mucho que se ha abusado del término;
  • al oeste, un grupo muy denso de simples plataformas de habitación las que debían abrigar por lo menos a una decena de familias de estatus inferior, adscritas al mantenimiento del centro ceremonial y al servicio de sus dirigentes.

174De este modo, la terraza B nos aparece como un microcosmos perfectamente organizado y autosuficiente, aunque se presta menos, ciertamente, a grandes reuniones populares ya que la plaza ceremonial no sobrepasa los 10 x 20 m, mientras que la de la terraza T mide casi el doble.

175La terraza B experimentó cuatro fases sucesivas de construcción, durante las cuales no solamente las estructuras mismas, sino también probablemente los límites de la terraza sufrieron profundos cambios. La evolución más espectacular es la de la pirámide-templo que vio duplicarse sus dimensiones, sin que cambiara por ello su orientación. En general, el apogeo del conjunto —o en todo caso del “palacio”— se habría dado durante la antepenúltima fase, en la cual se construyeron y utilizaron el altar central del patio, el temascal y la tumba 2.

176La última fase reflejaría aquí, entonces, una cierta decadencia.

177La excavación de la terraza B nos proporcionó, finalmente, un buen muestrario de las prácticas funerarias en uso durante el Postclásico, las cuales son diferentes en cada una de las tres zonas : urnas funerarias que contienen osamentas de niño en la zona III; entierros practicados en el suelo mismo en la zona I (en posición sedente y sin mobiliario en la estructura B-3-4, y con mobiliario al pie de la pirámide); y cámara funeraria de construcción elaborada en la zona II, que permitía la inhumación sucesiva de personajes importantes en sepultura primaria o secundaria.

178Tres hechos son destacables en estas prácticas funerarias. El primero es positivo : existe una tumba mamposteada debajo de una de las plataformas del “palacio”. Los otros dos son negativos : no hay urnas funerarias al pie de la pirámide y del altar, tampoco huellas de cremación en las sepulturas en urnas sacadas a luz en la zona III. Ahora bien, estos dos últimos rasgos son característicos de las prácticas del Postclásico tardío o del Protohistórico, como pudimos constatarlo por ejemplo en Kawinal, donde ninguna tumba fue sacada a luz, así como tampoco en los otros sitios protohistóricos que fueron objeto de excavaciones sistemáticas : Iximché, Mixco Viejo, Utatlán, Chisalin, Zaculeu y Pueblo Viejo-Chichaj. Esto podría ser una indicación sobre la mayor antigüedad de nuestro sitio, confirmado, además, por los dos fechamientos l4C de que disponemos. De este modo, Los Cimientos-Chustum debería ser considerado como el gran centro regional del Postclásico temprano. Su ocupación, si nos basamos en las cuatro fases mencionadas, no habría durado más de uno o dos siglos, en conjunto, de 1100 a 1300 d.C. Si estos fechamientos se confirman, probarían igualmente que el sitio fue abandonado bastante antes de la Conquista y que, entonces, no puede tratarse, como se ha afirmado, del antiguo Sajcabajá, cuyo emplazamiento verdadero estaría aún por determinarse. Sin embargo Los Cimientos-Chustum y Xe-Patzac, el sitio que le hace frente del otro lado del río Tucunel constituían, sin duda, al menos durante el Postclásico (la ocupación de Xe-Patzac podría ser anterior), un único y mismo sitio, cuyas dos partes se completaban teniendo en cuenta la topografía, su capacidad defensiva y, quizás, su organización social respectivas. Esta situación no puede dejar de recordarnos la de otros dos grandes sitios postclásicos de la región de Rabinal —Kajyub y Chwitinamit— en cuyo caso es asombroso constatar que el primero no disponía de ningún terreno de juego de pelota, mientras que el segundo tenía dos.

179Es muy posible, como lo sugiere M.-C. Arnauld, que Xe-Patzac hubiera seguido siendo ocupado después del abandono (tal vez relativo) de Los Cimientos, hasta la Conquista, y que se trataría, pues, del antiguo Sajcabajá de las crónicas. De hecho, nosotros no hemos reconocido en los alrededores más cercanos de San Andrés Sajcabajá ningún otro sitio susceptible de haber ocupado este lugar.

180Las excavaciones que emprendimos en Los Cimientos-Chustum, en una porción de terreno relativamente exigua, y que no presentaba al comienzo nada excepcional, proporcionaron en muy poco tiempo —siete semanas— datos de una riqueza insospechada sobre la organización de este centro postclásico. A pesar de estar claramente separada de las otras terrazas, y constituir con sus tres zonas un conjunto coherente, es evidente que el papel de la terraza B en el conjunto del sitio de Los Cimientos-Chustum no podrá ser comprendido sin extender las excavaciones a las otras terrazas importantes, cuando no a la totalidad del sitio. Incluso pensamos que debería incluir Xe-Patzac. Aunque un proyecto arqueológico “Los Cimientos-Chustum—Xe-Patzac” requerería evidentemente la aplicación de recursos considerables y una duración de varios años, las razones que abogan en su favor son igualmente numerosas.

181La razón principal, desde luego, es la certidumbre de que dicho proyecto aportaría datos esenciales sobre un período aún mal conocido de la historia prehispánica de esta región : el Postclásico, y también, sin duda en el caso de Xe-Patzac, sobre la transición entre Clásico y Postclásico. Además, las excavaciones se verían allí facilitadas por la naturaleza del suelo arenoso, los rellenos de piedra pómez y la excelente calidad de la arquitectura (en los casos en que no fue destruida).

182Por cierto, es este último el tercer punto que se mencionaba más arriba, el cual no es, desafortunadamente, particular para nuestro sitio y que debería incitar a los arqueólogos a una intervención urgente : las estructuras se han deteriorado considerablemente desde la época de nuestras excavaciones en 1974-1975. De hecho, las piedras arrancadas a los edificios desmantelados son utilizadas no solamente en las aldeas vecinas del plano de Chiboy, sino también, hoy, en el pueblo mismo de San Andrés Sajcabajá (que se ha convertido en su mayor "consumidor"). Sin embargo, consideramos que nunca es demasiado tarde para una operación de salvamento, además de que el sitio de Xe-Patzac parece menos afectado por este saqueo.

II. LOS OTROS SITIOS POSTCLÁSICOS DE LA REGIÓN DE SAN ANDRÉS SAJCABAJÁ Y CANILLA

183Se describirán primero los sitios del plano de Chiboy asociados, más o menos directamente, a Los Cimientos-Chustum o Xe-Patzac, y luego los de los alrededores de San Andrés Sajcabajá y Canilla.

1 - Xe-Patzac (figura 51)

184Ha sido descrito bajo el nombre de Patzac por A. L. Smith (1955 : 40, figs. 24, 94), quien lo fechó en el Protohistórico y quizás el Clásico tardío. En todo caso, el sitio se encontraba ya en proceso de destrucción en esa época, situación que no mejoró después. Está señalado sobre el mapa al 1:50,000 de San Andrés Sajcabajá, 8 km al noreste de la cabecera del municipio.

185Xe-Patzac puede ser considerado como potencialmente defensivo ya que ocupa un plano rodeado de barrancos, accesible únicamente por el suroeste viniendo de Chinillá. Sin embargo, dicho plano es tan extenso que habría sido, finalmente, difícil de defender. El sitio no ocupa sino la parte norte de dicho plano, desde la cual domina por un precipicio el río Tucunel, frente a Los Cimientos-Chustum.

186Nosotros reconocimos de manera sencilla Xe-Patzac en diciembre de 1971. Posteriormente, J.-P. Courau, asistido por Juan Antonio Valdés, procedió a efectuar un levantado topográfico, así como a hacer una recolección de superficie.

187No hay más que añadir a la descripción de A. L. Smith. Los dos principales conjuntos, el A y el B, son de importancia comparable, con una docena de estructuras entre las cuales hay un juego de pelota en I y una pirámide-templo de 5 a 6 m de altura. La superposición de dos estructuras estucadas es bien visible en la del grupo B. Los vestigios de superestructuras señalados por A. L. Smith fueron destruidos. La pirámide del grupo A soporta todavía un altar moderno. Es interesante hacer notar que el suelo de esta plataforma consta de cuatro capas de estuco, cifra comparable a las cuatro fases detectadas en Los Cimientos-Chustum.

188Los otros conjuntos, C, D y E son menos importantes, pudiendo haber tenido una misión de vigilancia sobre los accesos oeste y sur del plano. No se trata, sin embargo, de simples habitaciones : la estructura principal del grupo D, por ejemplo, es una pirámide estucada de 5 m de altura. Por su parte, el grupo C, ubicado sobre una pequeña colina aplanada que domina el sitio al oeste, es un conjunto de tres altas plataformas (1.50 a 3 m), una de las cuales sirve igualmente de altar moderno.

189Hemos supuesto que Los Cimientos-Chustum y Xe-Patzac son dos partes complementarias de lo que fue un mismo sitio, la primera más estrictamente defensiva, y la segunda disponiendo de un espacio más amplio para los dos terrenos de juego de pelota (¿uno para cada uno de los linajes mayores?). Sería, entonces, importante fechar Xe-Patzac, que podría ser en realidad más tardío, es decir Protohistórico. De hecho, Xe-Patzac habría sucedido a Los Cimientos, abandonado hacia 1300 d.C, y correspondería mejor, además, al Sajcabajá de la Conquista.

190Otro punto por verificar sería la ocupación clásica de Xe-Patzac, cuya única prueba hasta aquí es la presencia de algunos tiestos en el material de superficie.

2 - Chustum 2 (figuras 52 a 54)

191Este pequeño sitio postclásico está situado a 1 km al noreste de Los Cimientos-Chustum, sobre lo alto de la colina donde se encuentran dispersas las casas de la aldea de Chustum, y desde donde se domina todo el plano de Chiboy. El terreno fue, sin duda, aplanado para formar una terraza de 27 x 45 m, sobre la cual se construyeron tres estructuras alargadas en forma de L y de U, que delimitan dos patios abiertos al oeste sobre la pendiente. La orientación general del sitio es de 7 grados al oeste del norte magnético.

192Los muros de contención de las plataformas están hechos de bloques de piedra pómez tallados y superpuestos a cuatro hiladas de tobas. Desafortunadamente fueron casi completamente destruidos por los habitantes del pueblo : a nuestra llegada, las plataformas no sobrepasaban 1 m de altura y únicamente la estructura 1, al norte, presentaba algunos vestigios de muros y gradas sobre la cara oeste. Completamos el plano del sitio basándonos sobre las zanjas que dibujaban el trazo de los muros desaparecidos.

193Permanecimos diez días en Chustum 2, en diciembre de 1975, con tres estudiantes de la Universidad de San Carlos (Zoila Rodríguez, Mario Tejeda y Marco Antonio Rosal). Las excavaciones que realizamos entonces se centraron sobre la estructura 1 y las pequeñas estructuras 4 y 5 sacadas a luz a proximidad. Las otras dos plataformas, una rectangular y otra en forma de U, no fueron tocadas.

194La estructura 1, en forma de L, cuya prolongación más larga tiene cerca de 20 m, tiene una orientación norte-sur. El ancho total de la plataforma, con la terraza de tierra apisonada y la grada que la bordea del lado del patio, es de 6.30 m. Esta plataforma, construida sobre un relleno de piedra pómez, soportaba, al menos, dos superestructuras : pequeñas habitaciones rectangulares de muros de adobe y con una estrecha abertura dando sobre la terraza; su interior, muy exiguo (1.50 x 3.50 m), está totalmente estucado. Una de las dos habitaciones está orientada en el eje de la plataforma, mientras que la otra le es perpendicular; ocupa la extremidad sur de la plataforma y se desborda sobre la terraza. Además, está flanqueada por un pequeño anexo de 1 x 2 m que era sin duda una cocina.

195Notamos sobre la cara sur de la estructura 1 tres niveles de estuco que indican un número al menos igual de ocupaciones en los niveles siguientes : +83, +90 (el del suelo de las dos habitaciones) y +117 cm. Las dos superestructuras despejadas corresponderían, entonces, a la fase intermedia y hubo tal vez una tercera sobre la otra prolongación de la L.

Figura 51 Plano de Хе-Раtzaс [Dibujo J. -P. Соurau].

Figura 51 Plano de Хе-Раtzaс [Dibujo J. -P. Соurau].

Figura 52 Chustum 2: recontitución en perspectiva [Dibujo A. Ichon].

Figura 52 Chustum 2: recontitución en perspectiva [Dibujo A. Ichon].

Figura 53 Plano de Chustum 2 [Dibujo A. Ichon].

Figura 53 Plano de Chustum 2 [Dibujo A. Ichon].

196Las estructuras 4 y 5 son pequeñas construcciones dispuestas de tal forma que cierran casi completamente el espacio que separa las estructuras 1 y 2 —entrada normal hacia los patios—, no dejando entre ellas sino un pequeño paso. Su orientación difiere ligeramente de la de las otras estructuras : 3 grados al oeste del norte magnético.

197La estructura 5 es la primera hilera en piedra de una plataforma (¿o superestructura?) rectangular que mide 2.70 x 1.96 m. El suelo desapareció, y la abertura, probablemente sobre la cara norte, no pudo ser localizada. Unida a ella sobre su cara este se encuentra la estructura 4 que es mucho más elaborada y cuya excavación se reveló, por cierto, particularmente delicada. Es un edificio en forma de T, cuyos muros de adobe (cada bloque mide de 20 a 60 cm de largo por 20 de ancho, es decir el del muro) reposan sobre una base de toba que forma una acera alrededor de toda la estructura. Las dos prolongaciones de la T son muy diferentes :

  • la prolongación norte-sur, o “antecámara”, es una pieza rectangular estucada, de 2.54 x 5.32 m que se abre hacia el oeste por medio de una puerta de 1.25 m de ancho. Se encuentra dividida en dos partes, norte y sur, la primera sobreelevada en unos treinta centímetros en relación a la segunda. Además, la parte sur no es plana : una banqueta baja (14 cm) corre sobre el lado este y tiene también una pequeña canalización de 5 cm de profundidad sobre su cara norte, entre esta banqueta y la puerta. El suelo de estuco forma así cuatro niveles : +33 al norte, +14 al sur-este, 0 al sur-oeste y -5 cm en el canal; el nivel más alto recubrió un suelo más temprano, el que sacamos a luz 33 cm más abajo, y debajo de un relleno de piedras y de arena en la parte norte. Presenta la misma disposición, con una banqueta al este, pero sin la diferencia de nivel entre norte y sur. En la parte sur, el nuevo suelo no está separado del suelo temprano sino por una delgada capa de arcilla;
  • la prolongación oeste-este de la estructura 4 comprende un corredor central estucado, de 0.66 a 0.74 m de ancho, que se prolonga hacia el este y concluye en un montón de grandes guijarros mezclados de ceniza y dos “cámaras” enmarcando ese corredor : especie de cajas rectangulares llenas de arena que miden interiormente 0.88 x 2.12 m. El suelo ha desaparecido, pero su nivel está dado por la altura de los muretes a lo largo del corredor : 33 cm (es el nivel del suelo de la antecámara en su parte norte).

198La interpretación más lógica de la estructura 4 es de que se trata de un temascal. El montón de guijarros constituiría el fogón, las “cajas” laterales las banquetas sobre las cuales dos ocupantes podían extenderse, y la antecámara el lugar destinado a las abluciones (¿y la estructura 5 un cuarto donde desvestirse?). Hay que hacer notar, sin embargo, que los desniveles para facilitar la salida del agua, característicos de un temascal, son aquí muy débiles, cuando no inexistentes. Por otra parte, el estuco temprano de la antecámara, sobre el borde de la banqueta, presenta huellas de pintura amarillo-naranja, una decoración que habría resistido mal al agua y al vapor. Finalmente, este temascal, si lo era, sería bastante diferente del de Los Cimientos-Chustum, con sus muros de piedra y su tina, aunque estas diferencias podrían deberse, es cierto, al hecho de que uno es más temprano que el otro.

Figura 54 Chustum 2: la estructura 4 (¿temascal?) [Dibujo A. Ichon].

Figura 54 Chustum 2: la estructura 4 (¿temascal?) [Dibujo A. Ichon].

Figura 55 Plano de la Iglesia (Dibujo A. Ichon, según A. L. Smith 1955: fig. 96).

Figura 55 Plano de la Iglesia (Dibujo A. Ichon, según A. L. Smith 1955: fig. 96).

199Chustum 2 es un sitio original del cual no pudimos encontrar en ninguna otra parte un equivalente. Un hecho extraño es la ausencia de material de superficie : de hecho, los suelos tardíos, cuidadosamente despojados, no proporcionaron ningún vestigio fechable y los rellenos no contenían sino un número ínfimo de tiestos postclásicos. La mayor parte del material provenía del Clásico temprano, lo cual se explica por la ocupación tan densa del plano durante este período. Es cierto, sin embargo, que las construcciones son postclásicas, sin llegar a mayores precisiones. La arquitectura tan particular, que utiliza bastante el adobe, pero poco el estuco (y esto únicamente para el interior de las superestructuras), así como la organización del “temascal”, podrían indicar que Chustum 2 no es contemporáneo de Los Cimientos-Chustum, sino más tardío.

200A excepción del temascal, cuya función era ritual tanto como higiénica, el conjunto de Chustum 2 no es ceremonial. Las plataformas soportan habitaciones elitistas, de las cuales dos minúsculas superestructuras sacadas a luz no representan, sin duda, sino una parte de aquellas. El conjunto de la plataforma 1, recubierto de un techo de palma o paja, habría constituido una “casa larga” formada por varios pequeños compartimientos interiores aislados y estucados, los cuales, teniendo en cuenta sus dimensiones, no pudieron haber servido sino de dormitorios (¿o altares?).

201Por otra parte, la pendiente que desciende al oeste del sitio está ocupada por plataformas de habitación, pero el material asociado es más bien del Clásico temprano. Sobre una pequeña colina a 1 km al sur-sureste de Chustum 2 hay dos pequeñas estructuras —hoy bastante destruidas— idealmente ubicadas allí para vigilar la confluencia del río Tucunel con el Sabaquiej que corre más abajo, dentro de un verdadero “cañón”. Estas estructuras podrían muy bien ser postclásicas, y se podrían encontrar, sin duda, otros puestos de vigilancia análogos al norte, sobre el borde del plano.

3 - La Iglesia (figura 55)

202A. L. Smith visitó este sitio en 1949 (1955 : 42, figs. 25, 96 y 97). Su descripción de la estructura principal, el templo, es tanto más interesante, cuanto que hoy no queda nada de este edificio, luego de que fuera transformado en capilla católica y remodelado varias veces después. De allí el nombre del sitio —La Iglesia—, construido sobre una pequeña colina que domina todo el plano de Chiboy y desde el cual se divisan Los Cimientos-Chustum, Xe-Patzac y Chustum 2.

203El sitio comprende dos grupos : A y B, ubicados a uno y otro lado del camino que conduce de San Andrés Sajcabajá a Uspantán, aunque únicamente el grupo A es postclásico. Está constituido por el templo y tres pequeñas estructuras rodeadas de una muralla de planta rectangular sobre lo alto de la colina, así como otros dos montículos sobre las laderas norte y oeste, los cuales no fueron señalados por Smith. Este último pudo levantar un plano bastante preciso del templo primitivo, cuya parte este, opuesta a la entrada, constituía el santa sanctorum, con un altar y un sarcófago con tapadera.

204En el transcurso de nuestro reconocimiento en La Iglesia, en diciembre de 1971, constatamos que los vestigios del templo habían sido arrasados y reemplazados por un edificio moderno de adobe. El muro que lo rodeaba estaba reducido a un montón informe de piedras y las otras tres estructuras habían sido saqueadas. Regresamos luego en 1975 para efectuar algunos sondeos en los dos grupos, los cuales nos permitieron fechar el grupo B en el Clásico tardío, aunque con huellas de ocupación desde el Protoclásico. En cuanto al grupo A, nuestras excavaciones no proporcionaron nada nuevo, sino únicamente la evidencia de la existencia de tres capas de estuco superpuestas sobre la plaza; Smith, por su parte, señalaba la existencia de cuatro capas sobre los muros del templo, cifras comparables a las de Los Cimientos-Chustum, Xe-Patzac y Chustum 2.

4 - Chuantix (figura 56)

205Este conjunto de plataformas de habitación (16 en total) a 500 m al noreste de La Iglesia y a la derecha del camino que conduce a Chiboy, ocupa el borde sobreelevado del plano, donde el talpetate aflora. Fue reconocido en diciembre de 1971 y nosotros excavamos una de las estructuras en 1975 con la colaboración de Zoila Rodríguez.

206Las plataformas, asentadas sobre la roca natural y limitadas por bloques de talpetate o de toba, miden desde 3 x 6 m en el caso de las más pequeñas, hasta 5 x 7 m en el de las más grandes. Algunas, cuadradas (4x4 m), podrían ser anexos o altares.

207El material recolectado aquí es esencialmente del Clásico tardío, fecha de ocupación principal de este pequeño pueblo, comparable a la aldea actual de Chiboy. Sin embargo, habría continuado estando ocupado durante el Epiclásico y el Postclásico, como lo prueban los tiestos que fueron recogidos en la superficie.

5 - Chiboy Chiquito (figura 57)

208Este nombre designa un lugar ondulado al sur de La Iglesia, entre dicho sitio y la quebrada Chiguanchoc. Se encuentran allí varios vestigios de plataformas y tiestos que permiten fechar esta ocupación en en el Clásico temprano.

209Notamos en esta zona la existencia de dos rocas naturales de toba que presentan grabados que podrían ser tempranos. La primera se encuentra sobre el flanco de la colina, a menos de 1 km de La Iglesia; tiene 1.10 m de alto. Se nota sobre su cara orientada al noreste una depresión regular más o menos cuadrada (28 x 32 cm), de 7 a 14 cm de profundidad, y dos cúpulas. La segunda, cercana al camino de Chiboy, es una roca masiva que mide 6 m de largo, 3 de ancho y 1.60 de alto. En su caso, es la cara este la que está decorada sobre su mitad inferior y el motivo principal es una depresión cuadrangular de 60 x 70 cm y 45 cm de profundidad, la que podría haber servido a manera de asiento (de hecho, se le conoce con el nombre de “la silla”). Este “trono” se encuentra bordeado de incisiones profundas y rodeado de dos conjuntos de cúpulas : a la derecha dos alineamientos verticales de tres cúpulas redondeadas, de 15 cm de diámetro y 5 a 9 cm de profundidad; y, a la izquierda, dos cubetas irregulares, una casi oval y la otra rectangular, separadas por líneas verticales y horizontales profundamente incisas. Hay, además, a la izquierda, varias otras cúpulas irregulares; esta parte decorada representa una superficie de casi 2 m2.

210Teniendo en cuenta la frecuencia con que aparecen las rocas con cúpulas en los sitios postelásicos (por ejemplo, en nuestra región se encontraron en Pueblo Viejo-Chichaj y Kajyub), nos sentimos tentados de fechar estas dos rocas en el Postclásico, aunque, eso sí, su función ritual permanece hipotética. Notemos que la parte decorada se ubica frente al sol naciente, y que la disposición vertical de las cúpulas excluye que hayan sido utilizadas como contenedores.

Figura 56 Plano de Chuantix [Dibujo A. Ichon].

Figura 56 Plano de Chuantix [Dibujo A. Ichon].

Figura 57 Chiboy Chiquito: rocas con cúpulas [Fotos A. Ichon].

Figura 57 Chiboy Chiquito: rocas con cúpulas [Fotos A. Ichon].

6 - Chu’ij y Chichulajá

211Salimos aquí del plano de Chiboy para explorar las riveras del río Chusanyab, afluente del Chilil que se une con el Chiboy al norte del plano.

212Chu’ij, un abrigo bajo rocas a 5 km “a vuelo de pájaro” al noroeste de Chustum, fue ya descrito en nuestra publicación de 1985 sobre La Lagunita (Ichon & Arnauld : 94-95, fig. 46). El nombre del sitio se refiere a las pinturas rupestres que ornan las paredes rocosas, y cuyo motivo principal es una especie de círculo radiante interpretado por los indígenas como una representación del sol, ‘ij o q’ij en k’iche’. A pesar de que los tiestos encontrados a proximidad son más tempranos, nuestra impresión es que estas pinturas son postclásicas (en razón de los colores utilizados, rojo y blanco, y de la presencia de un grupo de cúpulas excavadas en la roca), o bien coloniales como lo sugiere el motivo de la cruz y la escalera. En este último caso, las pinturas habrían sido fuertemente influenciadas por la cultura prehispánica local.

213Chichulajá (figura 58) se encuentra 1 km más allá, “vigilando” la confluencia del riachuelo Mixcolajá y del Chusanyab. Es el único acceso fácil, sobre el lado norte, que pudo ser fortificado. En las construcciones —hay una decena de ellas, sin contar las habitaciones sobre las laderas— se utilizaron la toba y el estuco. La plaza ceremonial se encuentra limitada por dos plataformas largas, en ángulo recto, y sobre su cara este por la pirámide principal de casi 5 m de alto, la cual fue “netamente” cortada en dos por los excavadores clandestinos. Forma uno de los lados del juego de pelota en I que está claramente en contrabajo (de 1.50 a 2 m) de la plaza.

214La cerámica es en su mayoría postclásica, con algunos tiestos aparentemente epiclásicos, o incluso clásicos. De hecho, el sitio nos recuerda (en menor tamaño) a Los Cimientos-Chustum por su arquitectura de toba, por la calidad de la construcción (en los casos en que no ha sido destruida por los habitantes de Chinantón) y, también, por la superposición de tres capas de estuco sobre uno de los muros de la estructura 1.

Figura 58 Plano de Chichulajá [Dibujo A. Ichon].

Figura 58 Plano de Chichulajá [Dibujo A. Ichon].

215Más al oeste, en dirección de Sacapulas, no notamos otros sitios postclásicos sobre el gran plano de Mixcolajá.

7 - Alrededores de San Andrés Sajcabajá

216Siete sitios, probablemente postclásicos, fueron visitados. Entre estos sitios, sólo uno —Xepom— era ya conocido gracias a A. L. Smith (1955 : 37, fig. 91a).

217Xepom (figura 59) está situado sobre las laderas bajas del cerro El Achiote, a unos 100 m por encima del río Agua Caliente. El sitio no es defensivo y está rodeado de un murete moderno. Comprende cuatro estructuras, de las cuales tres son seguramente ceremoniales : un altar (3), un templo (4) y dos pequeñas pirámides gemelas unidas por su base (la y Ib). Estas últimas, cuyo largo total es de 24 m, atrajeron particularmente a los excavadores clandestinos, quienes sacaron a luz en el montículo la una estructura más temprana estucada, con gradas, dotada al este de una escalinata en tramos y de dos bloques centrales superpuestos. Estas pequeñas cajas que miden unos cuarenta centímetros por lado eran probablemente tumbas y fueron violadas y vaciadas de su contenido. La arquitectura es de losas de esquisto groseramente talladas, revestidas de una capa de arcilla y luego de una de estuco. La estructura gemela Ib parece ser la menos afectada.

218El templo (estructura 4) fue construido sobre una elevación artificial. Esta superestructura de piedra y estuco debía medir unos 25 m de largo y 4 de ancho en su parte sur, y 8 en su parte norte. Fue destruida para edificar una casa moderna y no quedan de ella sino escasos vestigios de los muros de contención (lo suficiente, sin embargo, para saber que el edificio tenía un plano complejo, con resaltos y quizás anexos sobre su cara este). Las dimensiones de este templo difieren sensiblemente de las del de La Iglesia; además, está orientado en dirección norte-sur y no oeste-este.

219Tiestos postclásicos fueron recolectados en varios lugares al noreste de San Andrés Sajcabajá, a lo largo del río Agua Caliente y del camino (transitable durante la estación seca) que conduce a Canilla y a Chiboy.

220En El Llano, 500 m al norte del pueblo, hubo varios períodos de ocupación, el último de ellos postclásico. Es difícil pronunciarse sobre la importancia del sitio, ya que varias estructuras fueron destruidas durante la construcción del camino. Se puede pensar, en todo caso, que el antiguo Sajcabajá habría dejado vestigios más notorios.

221Chimajachi, a 2,250 m al noreste de San Andrés, y entre el campo de aviación y el río Tiloj. proporcionó tiestos tardíos, pero no hay ninguna estructura aparente.

222Chuchanja se ubica a 500 m al este del sitio precedente, sobre una colina que domina el río Tiloj; tenía por lo menos una gran plataforma de piedra, que fue demolida. Los tiestos son abundantes y probablemente de dos períodos : Clásico temprano y Postclásico.

223Tiloj, a 500 m al noreste de Chuchanja, sobre el plano ubicado al sur del camino que conduce a Chinillá, fue ocupado también, sin duda, desde el Clásico temprano, aunque se en- cuentra también allí cerámica Tohil Plomizo, Fortaleza Blanco sobre Rojo y Micáceo. Se trata de una única estructura aún visible, pequeña plataforma de 2.50 x 5 m. A alguna distancia hacia el sur, sobre el borde de una pequeña quebrada, habría otra estructura más grande : 2 m de alto y unos veinte metros de largo.

Figura 59 Plano de Xepom [Dibujo A. Ichon].

Figura 59 Plano de Xepom [Dibujo A. Ichon].

224No lejos de allí, al pie del cerro Sajmajil, existen unos hornos de cal, explotados desde muy antiguo, en el lugar llamado Pachum. Es de allí que provendría la cal utilizada para la fabricación de estuco en los sitios epiclásicos (Pantzac) y postclásicos.

225Dos sitios importantes han sido reconocidos a 6 y 9 km, respectivamente, al sur de San Andrés : Sacaj y Tintuleu, en la montaña de Chuacús. Sin embargo, no proporcionaron material que permitiera fecharlos con certeza.

226Sacaj (figura 60) está a la orilla del camino, 2 km al norte de la aldea del mismo nombre, a 1,700 m de altitud. El sitio comprende varias terrazas escalonadas, plataformas muy alargadas (hasta 24.50 m para la estructura 3), y una terraza probablemente ceremonial con dos altares —destruidos—, pero ninguna construcción que sobrepase 1 m de altura. La arquitectura es en losas de micacita y sin huellas de revestimiento de estuco.

227Tintuleu (figura 61a) es llamado Patzac por los habitantes, lo que podría confirmar el fechamiento postclásico que le atribuímos : la palabra “patzac” (del k’iche’ pa tz’aq), equivalente de cimientos, designa en general un sitio tardío.

228El sitio se encuentra a 2 km al suroeste de la aldea de Tintuleu y ocupa una parte llana de la pronunciada pendiente, sobre el camino que conduce a Chinimasiguán y, más allá, a Zacualpa.

229Existen en total cinco estructuras próximas entre sí que rodean un patio de 20 x 30 m abierto al oeste. Se trata de plataformas poco elevadas, con excepción de la estructura 3 que debía tener 3 m, y cuyas dimensiones varian de 4 x 6 m a 7.30 x 12.50 m para la más grande. Los muros están hechos de losetas de esquisto, sin huella de estuco. La estructura principal, al norte (6 x 15 m), está dotada de un anexo que le da forma de L y que soporta un altar moderno. Al centro de la plaza, un techo de palma está destinado a cobijar la marimba que acompaña las ceremonias de culto tradicional.

8 - Alrededores de Canilla

230Sobre el plano mismo de Canilla notamos, además de Los Cerritos-Chijoj (el gran centro clásico tardío y epiclásico que continuó siendo utilizado en el Postclásico), un pequeño centro ceremonial, El Rincón 1, y un sitio de vivienda, Punta de Llano.

231El Rincón 1 (figura 61b) se encuentra a 2 km “a vuelo de pájaro” al suroeste de Los Cerritos-Chijoj, sobre el reborde del plano que domina el lecho encajado del riachuelo El Rincón. Se puede pensar que tomó la sucesión de Los Cerritos-Chijoj durante el Postclásico, después de la instauración de nuevas reglas que conllevaban una forma diferente de juego de pelota y la transformación del terreno clásico en recinto ceremonial (Lehmann 1983 : 12, 18; Ichon 1992).

232El Rincón 1 comprendía cuatro o cinco estructuras, de las cuales se conservan únicamente dos (aunque bastante dañadas, porque sirvieron de cantera a los habitantes del pueblo): la pirámide templo, casi cuadrada, de 5.50 m de alto, y el juego de pelota en I, de 36 m de largo. Su orientación es de 60 grados al este del norte magnético. Parece que la pirámide estaba flanqueda al sur por una plataforma baja. Las otras dos 0 tres estructuras, ellas también plataformas bajas, son apenas visibles.

Figura 60 Plano de Sacaj [Dibujo A. Ichon].

Figura 60 Plano de Sacaj [Dibujo A. Ichon].

Figura 61 Planos de Tintuleu (a) y el Rincón I (b) [Dibujo de A. Ichon].

Figura 61 Planos de Tintuleu (a) y el Rincón I (b) [Dibujo de A. Ichon].

233El plano de Canillá fue ocupado bastante densamente desde el Preclásico, pero no encontramos, además de El Rincón 1, sino un único sitio de habitat postclásico (sobre el reborde oeste del plano): Punta de Llano, algunos de cuyos cimientos de piedra fueron destruidos por los cultivos.

234Chisakik (figura 62) es un pequeño centro ceremonial comparable a El Rincón 1 pero sin terreno de juego de pelota. Además, su situación sobre un contrafuerte de la sierra de Chuacús y rodeado de barrancos abruptos en un meandro del río Cacuj, le da un carácter potencialmente defensivo.

235El centro propiamente dicho comprende la pirámide principal, un pequeño altar cuadrado y dos estructuras largas que rodean una pequeña plaza. Después de un primer reconocimiento del sitio en 1972, regresamos a él en 1976 para levantar su plano y realizar algunos sondeos, lo que nos permitió constatar la degradación tan espectacular producida en la estructura 1 durante ese lapso de tiempo. De hecho, pudimos ver los bloques de toba tallada del revestimiento, listos para ser llevados; estas excavaciones de depredación sacaron a luz el suelo estucado de la plataforma y otro suelo más temprano además. Es prueba que la pirámide fue sobreelevada, su altura definitiva siendo de 4 a 5 m. Estaba, sin duda, dotada de una escalinata sobre cada una de sus caras largas. Algunos pedazos de estuco del revestimiento tienen huellas de pintura negra.

236Este pequeño centro ceremonial bordea el precipicio hacia el norte. Estaba rodeado, sobre sus otros tres lados, de plataformas de habitación construidas, en general, sobre el reborde del plano, en los lugares estratégicamente importantes por donde éste es accesible, a pesar de la fuerte inclinación de la pendiente. Por cierto, algunas de estas estructuras residenciales fueron arrastradas hacia el barranco por los impresionantes deslizamientos de terreno producidos por el seísmo de 1976.

237El sitio de Pueblo Viejo-Chichaj (figuras 63 a 66) fue ya objeto de una publicación (Ichon 1975), que hizo referencia a nuestras excavaciones en este importante centro postclásico entre 1972 y 1975. Regresamos posteriormente a él en febrero de 1976, en compañía de H. Lehmann, Marie-France Fauvet-Berthelot, H. F. Sacor Quiche (IDAEH) y Carlos Encastilla (USAC), durante quince días.

Figura 62 Plano de Chisakik [Dibujo A. Ichon].

Figura 62 Plano de Chisakik [Dibujo A. Ichon].

Figura 63 Plano de Pueblo Viejo-Chihaj [Dibujo J.-P. Соurau].

Figura 63 Plano de Pueblo Viejo-Chihaj [Dibujo J.-P. Соurau].

Figura 64 Pueblo Viejo-Chichaj [Fotos A. Ichon]

Figura 64 Pueblo Viejo-Chichaj [Fotos A. Ichon]

a- Vista general.
b y c- La pirámide GP-2.
d- El interior del templo.

Figura 65 Pueblo Viejo-Chichaj: la estructura B-1 [Dibujo A. Ichon]

Figura 65 Pueblo Viejo-Chichaj: la estructura B-1 [Dibujo A. Ichon]

a- plano
b- reconstrucción en perspectiva.

238Estas excavaciones complementarias se centraron sobre la pirámide GP-2, las estructuras GP-4, B-l, X-l, R-l y el conjunto Y, y fueron en parte publicadas por M.-F. Fauvet-Berthelot (1986: 173-180).

239Sobre la pirámide GP-2 fueron estudiados el templo y los contrafuertes laterales de la subestructura, que son en talud-tablero, y no simplemente en talud como los representamos en nuestra publicación (Ichon 1975 : fig. 15). Por otra parte, los dos peldaños de acceso al templo eran, de hecho, gradas que, sin duda, constituían todo el largo de la plataforma. La excavación del templo no proporcionó elementos nuevos, sino el descubrimiento, sobre y al pie de la banqueta, de numerosos bloques de arcilla o de bajareque y de un pedazo de tabla de madera de pino, de un espesor de 2 a 3 cm, revestida de arcilla endurecida. Por cierto, todos estos restos no pueden provenir sino del techo, puesto que los muros eran de piedra. Es la única prueba de la existencia de un techo horizontal sobre los templos.

240La estructura GP-4 delimita la plaza ceremonial al norte, y es bastante diferente de la estructura GP-5 excavada en 1975 (ibid. : fig. 16). De 30 m de largo, la superestructura ocupa toda la superficie de la plataforma sin dejar, como es el caso para la GP-5, una amplia terraza entre el edificio y las escalinatas. Hay cinco aberturas encuadradas por pilares de sección rectangular. Ya no puede dudarse de que se trata, en este caso, de una segunda “casa del consejo”, mientras que no era evidente hasta aquí el compararla a la GP-5.

241R. M. Carmack tenía, entonces, razón de recordar que la organización dualista (y cuatripartita) era un rasgo importante de la sociedad k’iche’ y que deben encontrarse los vestigios de ello en Pueblo Viejo-Chichaj (op. cit. : 126, nota 1). Regresaremos más adelante sobre las conclusiones que pueden obtenerse de esta observación.

Figura 66 Pueblo Viejo-Chicaj [Foto y dibujo A. Ichon]

Figura 66 Pueblo Viejo-Chicaj [Foto y dibujo A. Ichon]

a-lo estructura R - 1 en curso de excavación,
b- las dos piedras con cúpulas.

242Notemos desde ahora, que, si la estructura GP-4 es bien comparable a la GP-5, es a la GP-5 temprana —porque hay dos superposiciones— y que esta estructura temprana no tenía aun terraza. En cuanto a la GP-4, encontramos la superestructura en un estado de destrucción muy avanzado, incomparablemente más deteriorada que la de la GP-5. Así, puede concluirse que las estructuras GP-4 y GP-5 temprana son contemporáneas y que la GP-4 fue luego abandonada, mientras que la GP-5, remodelada y dotada de una terraza y de dos escalinatas, continuaba cumpliendo su función.

243La estructura B-l (figura 65) forma parte de un conjunto B que consideramos como simétrico del conjunto A y que abrigaba, como este último, a uno de los principales dirigentes del centro (ibid. : 115). La excavación de la B-l tuvo por fin verificar los datos proporcionados por la de la A-1.

244La superestructura de la B-l es un edificio de piedra de 16.50 m de largo por 5.80 de ancho y, al menos, 2 m de altura, abierto sobre el patio por medio de dos puertas encuadradas por pilares. El techo, plano, está hecho de una espesa capa de arcilla (casi 5 cm) endurecida (¿al fuego?), reposando sobre un artesonado de madera : tablas o troncos de pino hendidos longitudinalmente. Tanto el interior como el exterior estaban estucados. Una banqueta de 40 cm de altura y 1 m de ancho corre a lo largo del muro opuesto a la entrada. Esta presenta, por cierto, la particularidad de estar bordeada por un murete de 20 cm de altura, que no deja con el muro de fondo sino un espacio estrecho (80 cm), suficiente, sin embargo (aunque poco confortable), para que alguien pudiera reposar allí. Si la banqueta podía servir de lecho, no podía, por el contrario en ningún caso servir de asiento, lo que vuelve dudosa la interpretación de este edificio como una sala de reuniones o de consejo.

245El suelo del cuarto no proporcionó sino un dato interesante, el cual confirmó nuestras observaciones sobre A-l : es decir, que existían tres fogones, cubetas estucadas, hemisféricas, de 90 cm de diámetro y 20 cm de profundidad. El material sacado a luz, sobre todo cerca de las aberturas, es en su mayoría de tipo utilitario, con tiestos micáceos y un metate, es decir un material de apariencia sobre todo doméstica, lo que confirmaría la función residencial "noble" atribuida a la estructura B-1.

246La excavación de la estructura X-l, vecina del conjunto Y y estudiada por M.-F. Fauvet-Berthelot, fue emprendida en razón de su mejor estado de conservación. Es una estructura de tipo 3d (ibid. : fig. 20). Se trata de una plataforma (¿de habitación?) que da sobre un pequeño patio rodeado de muros. El conjunto, ligeramente sobreelevado en relación a la calle que lo bordea, estaba estucado. La plataforma es en forma de herradura y el único detalle interesante que presenta es un pequeño recinto hecho de losas, empotrado en una de las prolongaciones de la U y cuyas dimensiones (69 x 118 cm) son bien reducidas para ser un granero.

247Finalmente, la estructura R-l fue escogida como ejemplo de una estructura de tipo 3a, por su posición excéntrica en la extremidad norte del sitio. Se trata de una plataforma de habitación común, de suelo de arcilla no estucado y dotada de dos fogones en sus extremidades. La subestructura de muros de losas de esquisto está bien conservada. Dos de las losas que forman el reborde, cerca de la esquina norte, están decoradas con cúpulas de 2 a 3 cm de diámetro (figura 66) que nos recuerdan las losas con cúpulas encontradas al pie del muro de la estructura F-3 (ibid. : fig. 30). Una tiene 13 cúpulas y la otra 20 (más tres dudosas). La interpretación de estas losas como un sistema de calendario parece lógica; los habitantes de las casas R-l y F-l podrían haber sido chamanes especializados en la adivinación. Sin embargo, el definir la función de las grandes rocas con cúpulas situadas un poco hacia afuera del sitio, continúa siendo problemático.

248Nuestras excavaciones complementarias en Pueblo Viejo-Chichaj, además del hecho de haber confirmado los datos precedentes y aportado algunos elementos nuevos en cuanto a la arquitectura y la función de los edificios, han sobre todo probado la existencia de dos “casas del consejo” (o “casas largas”), confirmando así la organización dualista hipotetizada por Carmack e ilustrada por D. T. Wallace en su interpretación del plano del sitio (1977 : 25 y fig. 2). Sin embargo, el hecho de que las dos “casas”, o “moities”, no hayan coexistido sino durante la primera fase de ocupación (una de ellas habiendo sido luego abandonada, mientras que la otra, por el contrario, era agrandada) debe tener un significado histórico.

249Hemos admitido al igual que Carmack que Pueblo Viejo-Chichaj es el antiguo Joyabaj o Xoyabaj, puesto avanzado de los K’iche’s destinado a vigilar la frontera de los Rabinaleb, instalados en la montaña encima de Cubulco (¿en Tzamaneb?). El centro habría sido ocupado por los Chahomas, un grupo de Rabinal adscrito al Quiche central, y también por algunos linajes k’iche’s venidos de la capital, Q’umarkaaj. Podemos, entonces, suponer que la mitad oriental de Pueblo Viejo-Chichaj, con su “casa del consejo” GP-5, era k’iche’, mientras que su mitad occidental, con GP-4, era chahoma, siendo este último grupo el que habría emigrado primero, “en razón de disensiones interiores”, mientras que la mitad k’iche’ se habría mantenido en el sitio sin duda hasta el momento de la conquista española. Se sabe, en efecto, por el Título Chahoma (Crespo 1968), que el grupo chahoma, después de haber residido por algún tiempo en Joyabaj, emigró hacia el sur para ocupar (definitivamente) la región de San Martín Jilotepeque.

Table des illustrations

Titre Figura 25 Mapa de los sitios postclásicos de la región de San Andrés Sajcabajá y Canilla [Dibujo A. Ichon].
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2389/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 988k
Titre Figura 26 El plano de Chiboy [Dibujo A. Ichon
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2389/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 881k
Titre Figura 27 Vista general de Los Cimientos – Chustum hacia et norte [ foto aérea : cortesaía de la Fuerza Aérea Guetemalteca ].
Légende La primera terraza ( que aperce en blanco ) , arriba del barranco es la terraza B la terraza más alta del sitio es la terraza T .
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2389/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 2,8M
Titre Figura 28 Los Cimientos-Chuslum: excavaciones clandestinas en el muro de contención que separa las terrazas S v Q [ Foto y dibujo A. Ichon ].
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2389/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 1,4M
Titre Figura 29 Los Cimientos-Chustum: plano de la terraza U [ Dibujo Jean Pierre Courauj ].
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2389/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 385k
Titre Figura 30 Los Cimientos-Chustum: plano de la terraza T [ según A. L. Smith 1955: fig. 95 ].
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2389/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 156k
Titre Figura 31 Los Cimientos-Chustum: plano de la terraza B [Dibujo J.-P. Courau].
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2389/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 1,4M
Titre Figura 32 Los Cimientos-Chustum: el interior de la estructura B-3-4 [Fotos A. Ichon]
Légende a- Visto en dirección oeste (en primer plano el pozo en embudo).b- El “pozo” y el muro de la estructura B-5 en dirección del éste; el del canal de drenaje está reducido a las dos losas superpuestas.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2389/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 3,2M
Titre Figura 33 Los Cimientos-Chustum estructura B-3-4 [Fotos A. Ichon]
Légende a- Altar (?) que recubre el entierro 1.b y c - El entierro 1.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2389/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 3,0M
Titre Figura 34 Los Cimientos-Chustum: plano y corte de la excavación en la estructura B-3-4 [Dibujo A. Ichon].
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2389/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 599k
Titre Figura 35 Los Cimientos-Chustum. La estructura B-5, parte oeste [Fotos A. Ichon]
Légende a- La parte superior del dren y el tanque, vistos de cara al norte.b- La entrada del canal subterráneo destendiendo hacia la terraza A, vista cara al sur.c- Desembocadura del canal sobre la terraza A. El propietario, Juan Castro, da la escala.d- Interior del canal.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2389/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 3,1M
Titre Figura 36 Los Cimientos-Chustum: perfil del dren y elevación de la entrada del canal cubierto [Dibujo A. Ichon].
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2389/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 826k
Titre Figura 37 Los Cimientos-Chustum: plano de la parte noreste de la zona III: la plataforma estucada B-6 con su escalinata y habitaciones comunes (Dibujo A. Ichon].
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2389/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 442k
Titre Figuras 38 Los Cimientos-Chustum: el altar B-2 [Fotos y dibujo A. Ichon]:
Légende a- Inicio de la excavación.b- Despejo de los tabiques interiores.c y d- Plano del altar y reconstitución en perspectiva.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2389/img-14.jpg
Fichier image/jpeg, 1,6M
Titre Figura 39 Los Cimientos-Chuslum. Plano, perfil y reconstitución en perspectiva de la pirámide B-I [Dibujo A. Ichon].
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2389/img-15.jpg
Fichier image/jpeg, 444k
Titre Figura 40 Los Cimientos-Chustum: la pirámide B-l [Fotos A. Ichon]
Légende a- Escalinata tardía sobre la fachada oeste.b- Muros de contención de la fachada norte.c- Superposiciones de las escalinatas sobre la fachada oeste.d- Detalle de la esquina suroeste.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2389/img-16.jpg
Fichier image/jpeg, 3,6M
Titre Figura 41 Los Cimientos-Chustum. Vestigios del mural que ornaba la fachada norte de la pirámide [Dibujo A. Ichon].
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2389/img-17.jpg
Fichier image/jpeg, 921k
Titre Figura 42 Los Cimientos-Chustum. Vestigios del mural que ornaba la fachada norte de la pirámide [Dibujo A. Ichon].
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2389/img-18.jpg
Fichier image/jpeg, 534k
Titre Figura 43 Los Cimientos-Chustum: las estructuras Je la zona II [Fotos A. Ichon]
Légende a- El gran muro que separa las zonas l y II, fachada oeste,b- El mismo, visto cara al sur.c y d- El altar B-8 recubriendo un esqueleto de animal.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2389/img-19.jpg
Fichier image/jpeg, 3,0M
Titre Figura 44 Los Cimientos-Chustum: sondeo SI al pie del aliar B-S [Dibujo A. Ichon].
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2389/img-20.jpg
Fichier image/jpeg, 537k
Titre Figura 45 Los Cimientos-Chustum: plano y perfil de la plataforma B-9 mostrando las superposiciones [Dibujo A. Ichon].
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2389/img-21.jpg
Fichier image/jpeg, 474k
Titre Figura 46 Los Cimientos-Chustum: la estructura B-7 y la tumba 2, postclásica a [Dibujo A. Ichon].
Légende a. b y c - Techo, cara sur e interior de la tumbad y e- La plataforma B-7 y la tumba 2 vistas en dirección norte y sur.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2389/img-22.jpg
Fichier image/jpeg, 3,2M
Titre Figura 47 Los Cimientos-Chustum: plano del interior de la tumba 2: restos óseos y mobiliario [Dibujo A. Ichon].
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2389/img-23.jpg
Fichier image/jpeg, 614k
Titre Figura 48 Los Cimientos-Chustum: mobiliario de la tumba 2 [Dibujo Antonio Oliveros].
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2389/img-24.jpg
Fichier image/jpeg, 969k
Légende a- Objeto de estuco (n° 15).b- Objetos de metal.c- Objetos de piedra y de hueso (n° 18).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2389/img-25.jpg
Fichier image/jpeg, 1,6M
Titre Figura 49 Los Cimientos-Chustum: el baño de vapor (temascal) [Fotos A. Ichon]
Légende a- Vista general cara al oeste.b- Vista desde arriba del tanque y del canal de drenaje,c- Banqueta y fogón,d- Detalle del fogón.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2389/img-26.jpg
Fichier image/jpeg, 3,1M
Titre Figura 50 Los Cimientos-Chustum: sondeo S-2 en la orilla norte del temasal [Dibujo A. Ichon].
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2389/img-27.jpg
Fichier image/jpeg, 737k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2389/img-28.jpg
Fichier image/jpeg, 501k
Titre Figura 51 Plano de Хе-Раtzaс [Dibujo J. -P. Соurau].
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2389/img-29.jpg
Fichier image/jpeg, 1,4M
Titre Figura 52 Chustum 2: recontitución en perspectiva [Dibujo A. Ichon].
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2389/img-30.jpg
Fichier image/jpeg, 398k
Titre Figura 53 Plano de Chustum 2 [Dibujo A. Ichon].
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2389/img-31.jpg
Fichier image/jpeg, 293k
Titre Figura 54 Chustum 2: la estructura 4 (¿temascal?) [Dibujo A. Ichon].
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2389/img-32.jpg
Fichier image/jpeg, 871k
Titre Figura 55 Plano de la Iglesia (Dibujo A. Ichon, según A. L. Smith 1955: fig. 96).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2389/img-33.jpg
Fichier image/jpeg, 273k
Titre Figura 56 Plano de Chuantix [Dibujo A. Ichon].
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2389/img-34.jpg
Fichier image/jpeg, 398k
Titre Figura 57 Chiboy Chiquito: rocas con cúpulas [Fotos A. Ichon].
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2389/img-35.jpg
Fichier image/jpeg, 1,3M
Titre Figura 58 Plano de Chichulajá [Dibujo A. Ichon].
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2389/img-36.jpg
Fichier image/jpeg, 289k
Titre Figura 59 Plano de Xepom [Dibujo A. Ichon].
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2389/img-37.jpg
Fichier image/jpeg, 318k
Titre Figura 60 Plano de Sacaj [Dibujo A. Ichon].
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2389/img-38.jpg
Fichier image/jpeg, 355k
Titre Figura 61 Planos de Tintuleu (a) y el Rincón I (b) [Dibujo de A. Ichon].
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2389/img-39.jpg
Fichier image/jpeg, 238k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2389/img-40.jpg
Fichier image/jpeg, 217k
Titre Figura 62 Plano de Chisakik [Dibujo A. Ichon].
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2389/img-41.jpg
Fichier image/jpeg, 129k
Titre Figura 63 Plano de Pueblo Viejo-Chihaj [Dibujo J.-P. Соurau].
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2389/img-42.jpg
Fichier image/jpeg, 1,2M
Titre Figura 64 Pueblo Viejo-Chichaj [Fotos A. Ichon]
Légende a- Vista general.b y c- La pirámide GP-2.d- El interior del templo.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2389/img-43.jpg
Fichier image/jpeg, 2,2M
Titre Figura 65 Pueblo Viejo-Chichaj: la estructura B-1 [Dibujo A. Ichon]
Légende a- planob- reconstrucción en perspectiva.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2389/img-44.jpg
Fichier image/jpeg, 586k
Titre Figura 66 Pueblo Viejo-Chicaj [Foto y dibujo A. Ichon]
Légende a-lo estructura R - 1 en curso de excavación,b- las dos piedras con cúpulas.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2389/img-45.jpg
Fichier image/jpeg, 2,0M

Auteur

Yvonne Martínez (Traducteur)

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1993

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter