Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Representaciones del espacio político en las tierras altas de Guatemala

 | 
Alain Breton

Los territorios políticos de las cuencas de Salamá, Rabinal y Cubulco en el Postclásico (Baja Verapaz, Guatemala)

Marie-Charlotte Arnauld
Traduction de Cécile Percheron

Texte intégral

Primera parte PRELIMINARES

1Por medio de este artículo, nos proponemos ante todo hacer un balance de la problemática que plantean las redes de los centros postclásicos situados en la región comprendida entre el eje del río Chixoy, al norte, la sierra de Chuacús, al sur, Cubulco, al oeste y San Jerónimo, al este. Esta región se compone de cuatro cuencas intramontañosas, que se suceden de este a oeste, en el departamento de Baja Verapaz : Salamá-San Jerónimo (o Salamá), San Miguel Chicaj (o Chicaj), Rabinal y Cubulco.

  • 1 En realidad, la problemática arqueológica del programa emprendido en 1988 había sido formulada dur (...)

2Más allá hacia el oeste, las altas estribaciones norte de la sierra —que culmina allí a más de 2,500 m— separan la cuenca de Cubulco de la de San Andrés Sajcabajá (o Sajcabajá), en el Quiché oriental (figuras 2 y 3). Las cuencas de Baja Verapaz, son vecinas de dos regiones que ya han sido objeto de estudios arqueológicos bastante intensivos: al norte, el valle del río Chixoy y, al oeste, la cuenca de Sajcabajá (Ichon et al. 1980, Ichon & Grignon 1983, Ichon et al. 1988; Ichon, el presente volumen, Lehmann 1983). A. Ichon ya había empezado la exploración de las cuencas de Rabinal y de Cubulco (Ichon 1988: 199-206). Además, Sharer y Sedat, mientras estudiaban detenidamente la ocupación preclásica de la cuenca de Salamá, han hecho también un inventario de sitios posteriores (1987). Más al norte, en los valles y las depresiones de Alta Verapaz se han llevado a cabo prospecciones y excavaciones (Arnauld 1986)1. Por lo tanto, en 1988, abordamos las cuencas de Baja Verapaz, disponiendo de numerosos datos arqueológicos regionales. Por razones que detallaremos más adelante, nuestro trabajo cubre sobre todo la cuenca de Rabinal, con estudios complementarios en las cuencas de Salamá y de Cubulco.

Figura 2 Mapa general de las cuencas de Baja Verpaz v del Quiché orientai (Dibujo A. Bretoni.

Figura 2 Mapa general de las cuencas de Baja Verpaz v del Quiché orientai (Dibujo A. Bretoni.

Al norte del río Motagua, la línea discontinua marca la frontera departamental entre El Quiché- (oeste) y Verapaz (este) Al sur del río Motagna, la misma línea marca la frontera entre los departamentos de Chimaltenango (oeste) y de Guatemala (este).

Figura 3 Mapa esquemático de las cuencas de Baja Verapaz y del Quiché oriental (Dibujo A. Bretoni

Figura 3 Mapa esquemático de las cuencas de Baja Verapaz y del Quiché oriental (Dibujo A. Bretoni

Las líneas negras marcan las crestas que delimitan las cuencas (líneas divisorias de aguas). No figuran los ofluyentes del río Motagua. En gris se representan las áreas recorridas con informantes entre 1988 y 1992. En el texto, nombramos cada cuenca morfológica (planicie central y vertientes) por el nombre de su municipio principal (Salamá, Rabinal. Cubulco. “Sierra”).

Figura 4 Dibujo de restitución del grupo A de Kajyub [dibujo Tatiana Proskouriakoff, publicado por A. L. Simth 1955, fig. 26; cortesía de la Carnegie Institution of Washington].

Figura 4 Dibujo de restitución del grupo A de Kajyub [dibujo Tatiana Proskouriakoff, publicado por A. L. Simth 1955, fig. 26; cortesía de la Carnegie Institution of Washington].

Vista hacia el noroeste, es decir hacia Chwitinamit-Chwasuj (Rabinal. Baja Verapaz).

3I — Principalmente por medio de prospecciones y encuestas hemos tratado de “poner en contexto” los sitios postclásicos de las cuencas de Salamá, Rabinal y de Cubulco, situándolos en sus perspectivas locales, en el marco de cada cuenca, sin por ello dejar de hacer comparaciones entre las cuencas. Los contextos así enmarcados se refieren a la arqueología y a la ecología, pero también a la etnografía y la etnohistoria locales. Esta “puesta en contexto”, que no tiene en sí nada de original y que deriva de los trabajos de H. Lehmann y A. Ichon en la región, viene en contrapunto de una tendencia etnohistórica marcada por una antropología teórica, que resultó más bien reductora de la arqueología postclásica de las tierras altas (Carmack et al. 1975; Fox 1978, 1982 : 53, 1981, 1987, 1989), aunque haya suscitado también estudios arqueológicos puntuales detallados (Wallace 1977; Weeks 1983; Carmack & Weeks 1981). Pues la prioridad dada a las informaciones etnohistóricas y su enfoque antropológico teórico han inevitablemente reducido y abstraido el corpus arqueológico, clasificándolo a grandes rasgos (en particular Fox 1987). En realidad este corpus es demasiado rico, demasiado complejo, pero también demasiado incompleto como para hacer amplias síntesis antropológicas abstractas relativas a la dinámica política de las sociedades mayas en vísperas de la Conquista. ¿Si la cuestión sigue siendo compleja para Yucatán (Ball 1985; Farriss 1984; Freidel 1983a; Roys 1957), cómo podría ser ya objeto de generalizaciones en las tierras altas de Guatemala? En esta región, como en Yucatán, todavía no podemos prescindir del estudio de los sitios postclásicos en su contexto tanto arqueológico como ecológico y etnográfico, a nivel local y regional. El “documento arqueológico”, que se refiere en este caso a las ruinas y a los vestigios que componen un sitio, requiere tanta atención contextual como el documento etnohistórico, el cual exige exámenes escrupulosos de su forma, de su contenido y también de las condiciones en las cuales se redactó y se conservó.

4Originalmente, los sitios arqueológicos postclásicos fueron pueblos de nobles, de guerreros, de campesinos y de comerciantes, ubicados en terruños particulares y caracterizados por plazas centrales, a veces bastante monumentales (figura 4). Fueron abandonados de repente en el siglo xvi por mandato de los dominicos, luego destruidos y modificados —al igual que el terruño circundante— a merced de las nuevas formas de explotación del medio. Los descendientes de sus antiguos habitantes, reunidos en los nuevos pueblos de la orden hispánica, no han dejado hasta ahora de volver a las ruinas, de celebrar allí sus cultos secretos u oficiales, —como el de la Santa Cruz cada 3 de mayo— y asociarles los relatos míticos que conserva la tradición local. En casi todos los sitios hay capillas y “altares de costumbre”, aunque la guerra civil de 1980-1983 haya provocado el abandono total de muchos de los sitios y de los lugares de culto más alejados de los pueblos (Y. Le Bot, este volumen).

  • 2 La asociación de las ruinas con los “calicantes” (mojones de cemento) es bien conocida. Pero menos (...)

5En las tierras altas, pobladas en su mayoría por Mayas, el espacio que Vogt (1981) califica de sagrado queda limitado por cerros, grutas, peñas, árboles— Este espacio está estructurado y organizado según tradiciones cosmológicas antiguas (véase Gossen 1974). En las cuencas del Quiché y de Baja Verapaz, pobladas por los Mayas descendientes de los K’iche’s del Postclásico, los sitios arqueológicos son a la vez fósiles muertos de un remoto pasado y elementos del presente, elementos activos en un sistema simbólico que “recubre” todo el espacio municipal y sus márgenes. El análisis de este sistema, de sus balizas y de sus referencias cosmológicas queda pendiente, como también el análisis de estos puntos de referencia que son los sitios arqueológicos y el inventario de los signos (topónimos, construcciones, denominaciones) y de los estatutos (en los discursos, mitos, oraciones y ritos...) que les son asociados (Breton 1982; Teletor 1955)2.

6Unos informantes hablan a veces de un sitio como si esas ruinas tuviesen una relación con el estatuto administrativo de la unidad espacial en donde se hallan actualmente, a veces como si fuesen los testigos de una situación administrativa o territorial anterior : es el caso en Pichek y en Chwitinamit (Rabinal), también en Los Cimientos-Patzaj-Tres Cruces (que llamamos Cimientos-Cruces, Cubulco). A este último sitio, como a Kajyub, le están claramente asociados mitos de origen o de fundación, que hacen referencia a antiguas coyunturas políticas locales (Breton 1982; Arnauld & Breton, s.f.). En algunos casos, probablemente poco numerosos, tendríamos aquí la repercusión directa de documentos etnohistóricos. Pero sobre todo, estas memorias y estos fragmentos de la tradición cosmológica local (hipotética) deberían contribuir a estructurar cualquier correlación entre los datos de la arqueología local y los de la etnohistoria.

7II — El estudio contextual de las redes postclásicas que presentamos, se sitúa dentro de la problemática general de nuestro proyecto pluridisciplinario. Para el arqueólogo, lo que está en juego es entender las relaciones que prevalecían, durante los últimos siglos antes de la Conquista, entre la formación etática del Quiché central y aquellas sociedades periféricas de las cuencas de Cubulco, Rabinal y Salamá. ¿De qué manera estas sociedades se comportaron o reaccionaron frente a las tendencias expansionistas muy marcadas de la entidad política centrada en Utatlán-Q’umarkaaj, descrita conprecisión por Carmack (1981), y que fue asimilada, tal vez imprudentemente, a un Estado (Hill & Monaghan 1987 : 74)?

8De esta manera, nos situamos obviamente en la perspectiva de una arqueología de lo político, para la cual los instrumentos de análisis están limitados (de Montmollin 1983). Desde el punto de vista del arqueólogo, el campo político se reduce por lo esencial a las estructuras que se pueden observar en dos universos normalmente mensurables, una población y su territorio. Supuestamente ambos se reflejan directamente en los “spatial arrangements of material finds” (Ploeg 1988 : 109), es decir en las habitaciones en ruinas. Pero desde el punto de vista de los antiguos Mayas, conceptos ideológicos, en particular del tiempo y del espacio, subtienden lo político y sus corolarios de territorialidad. Al descuidar estos conceptos, de los que son herederos de alguna manera los K’iche’s actuales, puede que no entendamos la estructura espacial de los “material finds” y entonces perdamos la cualidad propiamente política de esta estructura. La atención que se debe prestar a este “político maya” obliga entonces a ir más allá de las interpretaciones dependientes de una geografía humana, por cierto practicables (y no desprovistas de interés; lo veremos en la Segunda parte) en las cuencas del Quiché y de Baja Verapaz para el Postclásico. Sitúa la práctica arqueológica en dependencia con respecto a las disciplinas etnohistórica, etnológica y aun sociológica, una dependencia en algo parecida a la que, cada vez más, une la arqueología política del Petén clásico a la epigrafía. Nos obliga a un vaivén constante entre los vestigios materiales puestos en contexto y las representaciones territoriales y sociopolíticas tales como las podemos restituir a través de los textos antiguos y las tradiciones orales actuales.

  • 3 Estaban programados otros estudios ecológicos relativos a una faja de la ladera sureste de la cuen (...)

9Es obvio que la investigación con semejante enfoque constituye un programa a largo plazo. Serán necesarias varias etapas sucesivas de trabajo para llegar a construir un corpus de interpretaciones pertinentes en la perspectiva interdisciplinaria que hemos adoptado. Actualmente, la primera etapa, 1988-1992, se ha fijado como meta actualizar el corpus de datos arqueológicos disponibles, completarlo e intentar los primeros análisis que tomen en cuenta los contextos locales, arqueológicos, ecológicos, etnográficos y etnohistóricos. Sin embargo, excepto el contexto de la arqueología regional bien documentada gracias a los trabajos anteriores que hemos mencionado, estos diferentes contextos no fueron estudiados de manera exhaustiva. Se hicieron encuestas informales en las cuencas de Salamá, Rabinal y Cubulco en compañía de Pierre Usselmann, para la geomorfología y la ecología3, de Alain Breton y Dalila Gaitán, para la etnología. De manera general, los trabajos realizados por François Lartigue y A. Breton desde los años setenta en Sajcabajá y Rabinal (Lartigue 1973, 1983; Breton 1980, 1982, 1983), y el estudio del Rabinal Achi (Breton, s.f.) contribuyen a los análisis arqueológicos, lo mismo que el estudio histórico de Sajcabajá por Piel (1989). Por último, en cuanto a la etnohistoria, están en curso encuestas puntuales en los archivos locales emprendidas por D. Gaitán y Gustavo Palma Murga.

10III — La alta región de Tres Cruces, encrucijada de crestas que separa las cuencas de Cubulco, Joyabaj y Sajcabajá, sirvió de marco y de objeto para una primera tentativa, modesta y del todo empírica, de trabajo interdisciplinario entre arqueólogos y etnólogos durante tres temporadas, de 1990 a 1992 (Arnauld & Breton, s.f.; véanse los trabajos anteriores de A. Ichon [1982]). Así, tuvimos la oportunidad de medir la dificultad que entraña, más allá del trabajo elemental de análisis contextual, el establecer en nuestras dos disciplinas una relación entre los documentos arqueológicos y los etnohistóricos, aun en el caso particular relativamente bien documentado de Cimientos-Cruces (Ichon 1982). No sólo la tentativa pone necesariamente en obra dos discursos disciplinarios sobre el objeto común de estudio (las ruinas y la comunidad de Tres Cruces), sino que la relación que queda por construir (arqueología/etnohistoria) plantea nuevos y múltiples problemas, de los cuales sólo uno se ha podido tratar: el de los tiempos diferentes que desarrollan respectivamente la arqueología y la etnohistoria, sin hablar de la temporalidad específica de las tradiciones orales. Este problema de la no-concordancia de los tiempos es uno de los que vuelve el trabajo arqueo-etnohistórico a veces peligroso, a veces frustrante, y que justifica el interés de nuestra perspectiva interdisciplinaria, aunque su práctica sea delicada (Becquelin 1973). Se comprenderá pues que el presente estudio deje poco lugar a la muy rica documentación etnohistórica disponible para los K’iche’s en general (cf. Carmack 1973), pero que se refiera más frecuentemente, valiéndose de muchas precauciones, a textos como el Rabinal Achí, los cuales pertenecen efectivamente a los contextos locales de Rabinal-Cubulco (Breton, s.f.).

  • 4 Al principio, el programa arqueológico del Proyecto preveía excavaciones limitadas y análisis de d (...)

11Al respecto no es indiferente observar que nuestra problemática general de investigación encuentra una de sus expresiones particulares, probablemente la más hermética, en el tema central del Rabinal Achi, puesto que este baile-drama prehispánico de Rabinal relata una forma particular de relaciones entre el Estado k’iche’ y las sociedades vecinas de Baja Verapaz, o sea un conflicto entre dos jefes guerreros, uno de Q’umarkaaj (K’iche’) y el otro de Kajyub (Rabinal). Este episodio se sitúa probablemente en Kajyub en los alrededores de 1500, una generación antes de la conquista española de Tecucistlán (región de Rabinal). Su escenario particular era la fortaleza tal y como se encontraba antes de su abandono, y su marco general era el patrón regional de asentamiento que las poblaciones nativas tuvieron que dejar cuando los dominicos emprendieron la reducción de los pueblos coloniales hacia 1538. Tal es también el universo arqueológico que estudiamos, definitivamente “cuajado”, para decirlo así, a mediados del siglo xvi, en un momento indeterminado de su evolución demográfica y sociopolítica, por un fenómeno de ruptura de origen totalmente exógeno. A pesar del carácter eminentemente dinámico de la problemática, nuestro punto de vista sobre este universo arqueológico es estático. Conocer las secuencias de contrucción de sitios tales como Saqkijel, Kajyub, Chwitinamit o Chwacimarrón, hubiera requerido excavaciones muy importantes, que tanto las limitaciones de nuestro programa como la coyuntura política de las tierras altas después de la guerra civil del principio de los años ochenta4 nos impedían llevar a cabo. A lo más, intentamos entender la secuencia del sitio de Tres Cruces gracias a excavaciones limitadas realizadas durante tres semanas en 1991. En los demás asentamientos algunos indicadores de cambio fueron perceptibles por inspección cuidadosa durante la prospección. Se procura, de este modo, rebasar toda visión demasiado estructural y estática de una situación política aparentemente muy dinámica al final del siglo xv (reinado de K’iq’ab en Q’umarkaaj, pero éste es el punto de vista de los documentos quichés). A pesar de todo, nuestro tiempo arqueológico está constituido de unidades mínimas de 250 años, aún demasiado largas como para coincidir con los tiempos de las memorias escritas y orales.

MARCO Y METODOS DE LAS OPERACIONES ARQUEOLOGICAS

12El contexto geográfico general se presenta en la figura 2. Las cuencas están alineadas según un eje este-oeste; existe un fácil acceso entre ellas, ya que sólo las separan estribaciones bajas que salen hacia el norte de la sierra de Chuacús a 1,200-1,400 m, excepto la parte que llamamos “Sierra”, entre Sajcabajá y Cubulco, en donde la barrera montañosa es más ancha y más alta. Las vertientes sur y norte de las cuencas son asimétricas: alta “montaña” húmeda en el sur, relieves bajos y secos en el norte. Más allá de estas sierras sur y norte, las cuencas están enmarcadas por los dos grandes ejes orográficos de Guatemala : los valles de los ríos Chixoy y Motagua. Cada cuenca tiene acceso a estas dos inmensas fallas este-oeste y forma una vía transversal norte-sur uniendo las tierras bajas del Petén (al norte de Cobán y de Chajul), a las tierras altas del sur.

13Justo al norte de la cuenca de Rabinal, San Cristóbal Verapaz se encuentra en uno de los mayores cruces naturales de vías de comunicación en Guatemala y en el área maya.

14La figura 3 es una interpretación del mapa anterior, en el que se nota bien la extrema fragmentación del relieve aunque, como ya se ha dicho, es fácil la circulación en el sentido este-oeste, excepto entre Cubulco y Sajcabajá. El mismo mapa indica también las áreas que fueron reconocidas entre 1988 y 1992 : el reconocimiento ha sido casi exhaustivo en la cuenca de Rabinal, selectivo en la de Cubulco —privilegiando allí la sierra oeste y sur—, limitado en la de Salamá e inexistente en Chicaj. Son tres las razones por las cuales las cuencas de Rabinal y Cubulco han sido privilegiadas :

  • en aquel entonces, la arqueología de las dos cuencas no era conocida, a pesar de la excepcional importancia de sitios tales como Kajyub y Chwitinamit;
  • Rabinal y Cubulco se encuentran más cercanos a los territorios de los Estados k’iche’-kaqchiquel que las cuencas orientales;
  • las modificaciones ecológicas y culturales causadas por la Conquista y la Colonia se notan menos en esas dos cuencas que en la región de Salamá (donde influyó en particular la presencia de haciendas dominicanas);
  • tanto en Rabinal como en Cubulco, la presencia k’iche’ dominante, en términos demográficos, lingüísticos y culturales, permite una investigación pluridisciplinaria efectiva.

15El principal método de trabajo consistió en recorridos de reconocimiento en compañía de varios informantes. La regla, en este caso bien confirmada, es que el hábitat postclásico de las tierras altas mayas esté repartido en las alturas. Por lo tanto, con la meta de localizar todos los centros postclásicos de Rabinal y de Cubulco, en vez de privilegiar las planicies o fondos planos de las cuencas, recorrimos las laderas, las estribaciones e incluso, dentro de lo posible, las líneas de cresta. Los centros y sus zonas residenciales fueron descritos. En algunos casos levantamos planos utilizando la alidada a escala de 1:500 ó 1:1,000. En todos los lugares en donde era posible, se recogió el material de superficie, de manera selectiva o sistemática según el caso; en Chwitinamit, hemos recolectado la totalidad del material visible en todos los “barrios” residenciales. Las encuestas informales realizadas durante los reconocimientos con los informantes fueron completadas por encuestas temáticas en los pueblos de Rabinal y de Tres Cruces.

16Excavaciones limitadas fueron realizadas en el grupo central (B) del sitio de Cimientos-Cruces en 1991, o sea nueve sondeos y una trinchera de 24 m de largo (Arnauld & Breton, s.f.; Arnauld et al. 1991). Los 1,814 tiestos recogidos en las excavaciones y en superficie fueron clasificados in situ, lo que permitió fechar el sitio del Postclásico temprano, con una ocupación continua pero menos importante en el Postclásico tardío hasta la Conquista (presencia de cerámica importada de España, Arnauld et al. 1991). Queda pendiente la datación de las muestras de carbón en México. A los demás sitios, de los que ninguno fue excavado, se les asigna fechamientos del Preclásico (1500-100 a.C), del Protoclásico (100 a.C.-300 d.C), del Clásico (300-900 d.C), del Epiclásico (900-1100 d.C), del Postclásico (1100-1540 d.C), por medio de comparaciones cerámicas interregionales y de los tipos de arquitectura (véase el Anexo “Dataciones de sitios”). Dentro del Postclásico, no hacemos más que situar los sitios en una secuencia cronológica relativa tomando en cuenta la cerámica, el carácter normativo de las plazas (véase más adelante), el tipo de mampostería —el aparejo de lajitas de esquisto estucado es tardío— y la presencia/ausencia del perfil arquitectural en talud-tablero, el cual parece estar siempre realizado en lajitas. Esta secuencia relativa sólo consta de dos fases, que quizás corresponden, pero no necesariamente, a los períodos temprano (1100-1225 d.C.) y tardío (1225-1540 d.C.) que se suele distinguir dentro del Posclásico (cf. Anexo). En realidad, como intentaremos explicarlo ahora, muchos elementos arquitecturales del Postclásico corresponden a factores más bien políticos que cronológicos.

MODALIDADES DE LOS ANALISIS

La arqueología del Postclásico

17Los elementos de los patrones de asentamiento postclásicos reflejan directamente una situación “cuajada” en el momento de las reducciones llevadas a cabo por los dominicos. No fueron recubiertos ni ocultados por fases posteriores de construcción puesto que, precisamente, las reducciones dominicanas marcaron, en cuanto al patrón de asentamiento de la region, un cambio radical : las fortalezas y pueblos postclásicos que se situaban todos en las alturas fueron abandonados en beneficio de las planicies centrales, o sea de los fondos de las cuencas. Aunque la cuestión merezca por sí sola estudios precisos (véanse los análisis de la dinámica territorial colonial en Rabinal, Bertrand & Vergnault 1989), los asentamientos abandonados no fueron muy alterados. El estado de conservación actual de los sitios como Kajyub, Chwitinamit y Pichek (Rabinal) deja suponer que fueron visitados y cuidados durante mucho tiempo, de manera más o menos clandestina. Por lo general, el universo arqueológico del Postclásico que nos toca estudiar es “leíble”, y seguramente más leíble que el de los períodos anteriores.

18Había durante el Postclásico varias series de normas arquitecturales y urbanísticas apremiantes. En cuanto había sido instaurada la soberanía político-religiosa de unas élites que se valían de la tradición “tolteca”, se construyeron centros de poder siguiendo ciertas reglas nuevas, aunque a veces parcialmente modificadas por las tradiciones locales anteriores (Smith 1955; Fox 1981, 1987). En este universo arqueológico a la vez leíble y regulado, podemos entonces ubicar en el espacio y en el tiempo la aparición del modelo general “tolteca” y la repartición espacial de los modelos locales (o, si uno prefiere, de los “ethnic plaza plans” de Montmollin 1988, o de lo que llamaremos aquí “plazas postclásicas”). Este enfoque no es nuevo : Fox lo aplicó a grandes rasgos casi a la totalidad de la Mesoamérica del sureste (op. cit.), al igual que A. Ichon en el valle del río Chixoy (1988) pero con más precisión. Este es el principal análisis arqueológico, junto con las tipologías jerarquizadas de sitios, que permite contribuir al conocimiento del mundo político postclásico.

  • 5 La cuestión de las migraciones tiene en cambio una incidencia en la problemática de los modos de l (...)
  • 6 Véanse también Ichon 1987a para Pantzak; Ichon & Viel 1984 para La Lagunita; e Ichon, en este volu (...)

19Planteemos de entrada dos postulados de análisis. Primero, los modos de transmisión de los aspectos “toltecas” presentes en estas normas postclásicas, por medio de migraciones hipotéticas de origen “mexicano”, constituyen un problema distinto que no incide sobre la problemática de la investigación5. Segundo, aunque el Postclásico haya sido caracterizado por fenómenos de ruptura no despreciables (Ichon 1987a), las tradiciones locales del Clásico seguían pesando aún en aquella época tardía. A este propósito, hay que señalar la notable continuidad del plano de plaza de los tres grandes centros rectores de la cuenca de Sajcabajá: la Lagunita (grupo B), Pantzak y Xe-Patzak (Smith 1955 : figs. 90, 93, 94)6. Son centros, pues, con doble plaza, una al este y la otra al oeste, con las más altas estructuras en la plaza oriental y una cancha de juego de pelota al sur de la plaza poniente; hay una segunda cancha, pero su situación es variable; en Pantzak (sitio epiclásico), las dos plazas están enlazadas por dos estructuras largas que forman un pasillo; en Xe-Patzak (sitio postclásico) lo están por la segunda cancha. Es interesante observar que, además de este esquema dualista de dos plazas imbricadas, aparece en el Postclásico temprano el sitio de Los Cimientos-Chustum, yuxtapuesto a Xe-Patzak según el nuevo modelo dualista de centros gemelos (A. Ichon, este volumen) : ahora bien, Chustum presenta un sistema de plazas totalmente diferente, sin juego de pelota, y aparece, por esto, intrusivo en la tradición clásica de los centros de Sajcabajá. Postulamos que esta combinación de cambio radical y de tradición continua es una característica del Postclásico en todas las cuencas y que es indispensable identificar ambos elementos.

20Una vez planteado este postulado, recordemos que, para el Clásico, A. Ichon localizó una frontera cultural (cerámica) muy bien marcada que separa la cuenca de Sajcabajá de la de Cubulco, una frontera que se mantuvo efectiva durante el Postclásico (Ichon 1987b : 302). Esto autoriza a analizar las tres cuencas orientales separadamente de la cuenca de Sajcabajá, lo que de hecho corresponde a una realidad geográfica dada la amplitud y la importancia de la sierra que separa Cubulco de Sajcabajá (figura 3).

Las plazas postclásicas

21No hay, en las cuencas orientales, centros hermanados como Xe-Patzak y Chustum en Sajcabajá. Cada centro se compone más bien de uno o varios grupo(s). Cada grupo consta de una o varias plaza(s), aunque, por lo general, hay una sóla plaza por grupo. Cada plaza tiene por lo menos (véase figura 4) :

  • una pirámide-templo (subestructura rectangular elevada que soporta un edificio ritual),
  • uno, dos o tres altar(es) de mampostería
  • y dos “estructuras largas” (de más de 15 m), es decir la “casa larga”, o nimja, y la “casa del consejo”, o popol pat, según la distinción establecida por A. Ichon en el valle del río Chixoy.

22Pueden existir otras construcciones rectangulares medianas o pequeñas. Si hay estructuras propiamente residenciales, “palacios” o edificios más sencillos, se hallan al lado de la plaza pero no dentro de la plaza; la nimja derivaba sin duda alguna de las largas estructuras residenciales clásicas (Harrison 1970), pero tenía más bien otras funciones (véase infra). En cuanto a la naturaleza y morfología de estos cuatro tipos de estructuras recurrentes en el Postclásico —templo, altar, nimja y popol pat— los estudios abundan (por ejemplo, Cheek & Spink 1986 : 83-88; Ichon 1975 : 82-87; Ichon 1988 : 173-180; Proskouriakoff 1962 [para Mayapán]; Rice 1985 : 307-315; Smith 1955; Ximénez 1975, Lib. 1 : 80), pero A. Ichon es el único en distinguir la “casa del consejo” de la “casa larga”. En efecto, esta diferencia se nota particularmente en Kajyub y en Chwitinamit, no tan claramente en Saqkijel y en los centros más pequeños que hemos visitado. La “casa del consejo” tiene una relación largo/ancho de 3/1 mientras que la “casa larga” tiene una relación siempre superior a los 3/1 que alcanza a veces los 5/1 (Cuadro 1). La “casa del consejo” es, a menudo, más alta, con escalinatas en los cuatro lados de su subestructura, mientras que la “casa larga” sólo tiene escalinatas en una de sus fachadas longitudinales; este detalle es importante puesto que apoya nuestra hipótesis según la cual la “casa larga” controla un territorio de visu desde su fachada principal (véase Segunda parte).

Las tipologías jerarquizadas (para el Postclásico)

23Hay dos grandes clases de sitios postclásicos en las cuencas estudiadas : los centros con plazas, y los sitios con una estructura ritual única en una cumbre, sobre un promontorio o sobre un rellano. La segunda clase es conocida (véanse Brown 1982 : 42; Carmack et al. 1975; Ichon, este volumen; Stewart 1977): se trata, al parecer, de lugares de culto, por analogía con los altares de costumbre modernos que se encuentran aislados en las cumbres. ¿Debemos compararlos también con las sepulturas nobles practicadas en las cumbres de las que habla Las Casas (1909 : 630)? Habría que excavar estas estructuras aisladas para comprobarlo, ya que efectivamente se verifican algunos casos de sepulturas de este tipo en Alta Verapaz (Arnauld 1986 : 47) y también en el sitio de Los Pinos en Salamá. De todas maneras, tales monumentos aislados, relacionados con los cultos, ya sea de los cerros, ya sea de los antepasados o de los linajes nobles, se caracterizan por el hecho de que “marcaban” el espacio : por eso los llamamos “sitios de marca”.

24En cuanto a los sitios con plaza, se podría hacer su tipología según tengan una plaza única o varias plazas. Es cierto que el número de plazas en un centro es un criterio político importante (Adams & Jones 1981). Sin embargo su aplicación es difícil puesto que algunos de los centros postclásicos más monumentales constan de una sola plaza (Saqkijel en Rabinal) o de dos (Xe-Patzak en Sajcabajá), debido a que en ellos influye una vieja tradición clásica-epiclásica; otro caso sería Kawinal, el cual, con sólo cuatro plazas, ha sido una capital regional muy importante (Ichon 1988 : figs. 74, 100). Por otra parte una tipología demográfica sería seguramente muy interesante en una perspectiva política, pero no es factible mientras que el estudio detallado de las zonas residenciales no se ha hecho en dichas cuencas (para diversos sitios postclásicos, véase Fauvet-Berthelot 1986). Sin embargo, desde este punto de vista, vale señalar que Chwitinamit y Kawinal aparecen, sin duda alguna, como las dos grandes capitales de la región de las cuencas, con una población de 2,500 y de 3,000 a 4,000 habitantes respectivamente (se contaron 400 terrazas habitacionales en Chwitinamit, y más de 600 en Kawinal; Bertrand 1982 : 70; Fauvet-Berthelot 1986 : 220).

25Al fin y al cabo, la naturaleza y la morfología de las estructuras que forman las plazas son las que ofrecen el criterio de clasificación política más interesante : templos gemelos en la misma subestructura, templo único, ausencia de templo y entonces altar simple, longitud de la “casa larga”, estructura ritual única— Criterios todos tanto más interesantes cuanto que otorgan más valor a la jerarquía de las plazas dentro de un sólo sitio, ya que ellas no son equivalentes. De esta manera se puede elaborar, para las redes de Rabinal, Cubulco y Salamá, una tipología “política” que consta de cuatro rangos:

26Rango 1 — centros que tienen plaza(s) con templos gemelos, grandes “casas largas” y “casas del consejo” (entre otras estructuras), estucados.

27Rango 2 — centros que tienen plaza(s) con templo único y estructuras largas (“casas largas” y “casas del consejo” generalmente no distinguibles), a veces estucados.

28Rango 3 — centros que tienen una plaza con altar y estructura(s) larga(s), rara vez estucados.

29Rango 4 — monumentos aislados “de marca” en las cumbres o en los promontorios, ninguno estucado.

30Tres observaciones : (i) se encuentran zonas residenciales en sitios de los cuatro rangos, aunque son menos frecuentes en los “sitios de marca”; (ii) parece ser que algunos “sitios de marca” se hayan transformado en centros de rango 3 ó 2; sin embargo, en ese caso la estructura única queda separada de la plaza; (iii) sospechamos que la mayoría de los monumentos “de marca” databan del Clásico (si no antes), y que estaban más o menos en uso todavía en el Postclásico (véase, para Sajcabajá, Ichon, este volumen).

  • 7 En el Testamento de los Xpantzay, habla así un gobernante llamado Atunal: “Hermanos míos, no os dé (...)

31Si bien tiene valor sólo para el Postclásico, esta tipología es además específica de la región de las cuencas y del valle del Chixoy medio. Primero, se aparta de esta tipología una estructura muy común en el área maya, la cancha de juego de pelota, puesto que en nuestras regiones esta estructura tiene una distribución espacio-temporal atípica, que queda por entender. Es seguramente un “indicador político” importante (véanse Kowalewski et al. 1983, 1985; Fox 1991), sin embargo, siendo menos controlado que los demás criterios-estructuras, es preciso utilizarlo fuera de la tipología política7. Segundo, los templos gemelos son una particularidad del valle del Chixoy (aunque, alrededor de Sacapulas, se presentan con la forma distinta de los templos dobles, véase Smith 1955 : figs. 60, 67, 70, 74), de la cuenca de Rabinal y de las capitales, como Jilotepeque Viejo y Chinautla Viejo, regiones y sitios, todos ocupados, entre otros grupos, por Agaab, Rabinaleb y Poq’omab (excepto Sacapulas). Es posible que el templo doble simbolize la alianza política de dos grupos cuyos dioses patronales son igualmente honrados (Fox 1987, cap. 5 y p. 190). No hay templos gemelos, ni en El Quiché propiamente dicho, ni en la cuenca de Sajcabajá (pero el hecho no está claramente establecido en Los Cimientos-Chustum, véase Ichon, este volumen). La ausencia de esta estructura en la cuenca de Salamá podría significar que la situación susceptible de provocar una alianza aún no había madurado, o que otra forma de relación política había sido establecida. Sea lo que sea, por la presencia de templos gemelos en su recinto, Kawinal, Chwitinamit, Kajyub y Saqkijel aparecen como centros políticos de mayor importancia al nivel de toda la región del medio Chixoy, de Cubulco y de Rabinal, e incluso tal vez de Salamá (figura 2).

CUADRO 1. Dimensiones de la “casas largas” [CL] y de las “casas del consejo” [CC] en plazas postclásicas de Baja Verapaz (Salamá, Rabinal, cubulco)

CUADRO 1. Dimensiones de la “casas largas” [CL] y de las “casas del consejo” [CC] en plazas postclásicas de Baja Verapaz (Salamá, Rabinal, cubulco)

CUADRO 1. (continuación)

CUADRO 1. (continuación)

Notas : Se toman en cuenta todas las estructuras largas de los sitios considerados (superiores a 15 m para “casas largas” y a 10-12 m para “casas del consejo”). Las dimensiones incluyen las subestructuras. En casos dudosos, se toma en cuenta el criterio adicional de las escalinatas : en Chwitinamit, la estr. D1 tiene 3 escalinatas, y la estr. G1 tiene 4 escalinatas.

32El que ciertos edificios hayan tenido un estatuto político determinado está en plena harmonía con las más antiguas tradiciones mayas (véase, por ejemplo, Schele & Freidel 1990, cap. 3 y 6), pero también con abundantes datos etnohistóricos, e incluso con algunas denominaciones que los K’iche’s dan actualmente a tal o tal parte de ruinas.

“Casas largas”

33Bartolomé de Las Casas (1909 : 620-621) bien dice que para cada nuevo señor se edificaba una casa. En el caso de la familia del cacique Francisco Izquin Nehaib, son los mismos Españoles quienes exigieron la construcción de dieciseis casas en Momostenango (Carmack 1979 : 178). En realidad, la “casa larga” era uno de los principales símbolos del linaje noble al igual que el “solar” en la España del siglo xvi:

Habia en este Reino de Ultlatlan [sic] ciertas cabezas de linajes y familias nobles como de solares cognoscidos, que se llamaban la gran casa, como en nuestra Castilla se dice la casa de Guzman, la de Mendoza y las semejantes (Las Casas 1909 : 616).
From early in Quiché history, the principal lineages were closely identified with the buildings in which they carried out their affairs. These building were called nim ja, “big houses”, and were expressely used for the ceremonial lecturing, bride price giving, and eating and drinking associated with marriages between the lineages. Some of them were shared by more than one lineage [...] The physical structures, big houses, became so closely associated with the lineage groups occupying them that the lineages themselves became known as “big houses” (Carmack 1981 : 159-160).

34Cuanto más grande es una “casa larga”, tanto más poderoso es el grupo que la ocupa. Sin embargo, Ichon (et al. 1980 : 87) ha demostrado que, en Kawinal, los linajes nobles, incluso los más poderosos, residían en estructuras más cómodas que las “casas largas”, con un acceso directo a las plazas. Esto no excluye el que las “casas largas” hayan tenido una función residencial simbólica, y tal vez efectiva de manera ocasional. En Chwitinamit, nuestros informantes usan la palabra pakabilto (“en el cabildo”) para designar las “casas largas”. Según Carmack, “[...] todavía entre los campesinos quichés ’hacer casa grande’ (nim ja) se refiere al proceso judicial” (citado por Ichon 1975 : 82).

  • 8 El estuco está hecho a base de cal. Ahora bien, la escasez de roca caliza en esas regiones volcáni (...)

35Los datos arqueológicos muestran que si no se reconstruían a menudo las casas de los gobernantes, por lo menos se volvía a hacer el revestimiento en ocasión de cada advenimiento (Guillemin 1977 : 233-234). En la profecía del Katun 13 Ahau del Códice Pérez 1, donde se menciona “estucarán con pintura los Canules”, aparece una nota de los traductores explicando que, en Yucatán y en el centro de México, el hecho de revestir las habitaciones era un signo de rebelión contra el señor (Barrera Vásquez & Rendón 1948 : 176). Pues, sólo se reservaba el estuco para las estructuras de poder (Fauvet-Berthelot 1986 : 237-238)8. Más que un marcador cronológico (Fox 1975 : 67), el estuco espeso sobre las “casas largas” bien podría ser un indicador de orden político en una red de centros regionales.

  • 9 Este perfil está representado sobre una vasija de Tikal (Schele & Freidel 1990 : 165; véanse tambi (...)

36También otros “detalles” arquitecturales —aunque no exclusivos de las “casas largas”— pueden ser interpretados como referencias políticas, más que culturales o étnicas : los perfiles en talud-tablero (una hipotética referencia a la gran “Tula” que había sido Teotihuacán9) así como algunos tipos de cornisas que, en el valle del Chixoy, reflejan cambios políticos importantes (Ichon 1988 : 185-186).

Templos

37Sobre la importancia política de los cultos a tal o cual divinidad, uno de los comentarios menos ambiguos es el segundo argumento de la carta de Betanzos relativo a la supremacía de los gobernantes de Utatlán : “la 2a [razón] es que si algún señorío se prueba que los sobredichos tenían a Utatan [sic] o reconocimiento era por razón del culto divino que allí tenían [...]” (citado por Carrasco 1982 : 53; véase también ibid.: 58).

38A continuación, Betanzos aclara que las relaciones entre diferentes entidades políticas se expresaban por el ordenamiento de sus cultos respectivos : los “pueblos sujetos” iban a Utatlán para honrar a las divinidades quichés. Entonces se supone que la población de los pueblos con templos gemelos —posiblemente consagrados al dios local así como a Tojil, el dios supremo de Utatlán-Q’umarkaaj— no tenía que acudir a esta capital. Nuestros informantes asocian las pirámides-templos con las expresiones o términos de “iglesia de los antepasados”, “iglesia”, “calvario”; cuando las hay en las ruinas, las capillas modernas se encuentran generalmente edificadas sobre los templos.

“Casas del consejo”

39No se sabe cuál era la función de esas estructuras (Ichon 1988: 173-174; Ichon et al. 1980: 192). Son edificios bastante elevados, espacialmente asociados al templo; con sus cuatro escalinatas se parecen a las estructuras de conmemoración de finales de katun en las tierras bajas o tal vez al cosmógrama maya cuadripartito. En este caso, la “casa del consejo” expresaría la totalidad del universo temporal y espacial, contrastando con la “casa larga” que siempre es símbolo de un linaje particular y de su territorio.

40Todas estas estructuras forman lo que llamamos aquí la “plaza postclásica”, lugar y expresión específicos de una unidad sociopolítica, aquella unidad que Proskouriakoff llamaba en Mayapán “temple-assemblage” (1962) y Fox una “unidad de linaje segmentario” (1987 : 218). No cabe duda de que esta unidad está en relación directa con la organización linajera —que sea segmentaria o no— de las formaciones políticas del Postclásico.

***

Segunda parte EL MEDIO AMBIENTE Y LOS SITIOS

LAS CUENCAS DE LA SIERRA DE CHUACUS (Figura 7)

Al pie norte de la sierra de Chuacús se halla una serie de cuencas [...] que jalonan probablemente un antiguo accidente este-oeste, paralelo al que guía el curso del río Chixoy, al norte, y también a la falla del río Motagua, al sur [...] La alineación de estas cuencas sobre un mismo paralelo, su relación probable con la presencia de un mismo accidente mayor que desniveló el zócalo, la altura de su fondo comprendida entre 900 y 1,000 m más abajo de las líneas de crestas cuyas cumbres culminan alrededor de 2,200 m, y, por último, su relleno uniformemente compuesto de cenizas volcánicas más o menos retocadas, hacen de estas cuencas unas unidades muy parecidas entre sí. Su altura promedia disminuye hacia el este, lo que provoca una disminución, en la misma dirección, de la fuerza de las entallas de las redes que las drenan hacia el río Chixoy al norte y [...] Todas esas cuencas intramontañosas benefician por fin de un clima relativamente seco (aproximadamente 750 mm por año, 20-22° de temperatura promedia) con un período de lluvias bien definido entre junio y octubre. (Usselmann 1989; véase también 1979).

  • 10 Estas lagunas funcionan como “trampas para polen”, lo que permitiría intentar análisis palinológic (...)

41En las planicies centrales de las cuencas, los rellenos de cenizas volcánicas hacen los suelos ligeros y porosos, de mediana fertilidad, en los cuales el drenaje es fuerte y rápido, y que requieren entonces ser regados. Otro tipo de suelo, más fértil, corresponde a los abundantes materiales aluviales recientes que rellenan el fondo occidental de la cuenca de Cubulco. También hay en Rabinal y en Cubulco terrazas de aluviones muy antiguas (probablemente anteriores al depósito de las cenizas), que se caracterizan por suelos pedregosos, pobres y secos. Y finalmente, vale mencionar las formaciones de tipo vertisol llamadas localmente “lagunas” (La Lagunita, La Laguna, choj), pantanosas, que miden entre medio metro y varios metros de espesor y varias hectáreas de superficie; en aquellas se cultiva (o se cultivaba hace poco) arroz, tomate, maíz de verano— Sin embargo, los regadíos “de toma” tienen un papel más importante que las lagunas en el sistema de cultivo10.

42Fuera de estas zonas pantanosas, el agua no es de acceso fácil debido a que los ríos corren en el fondo de barrancos de hasta 100 m de profundidad que recortan las cenizas, con excepción de las partes orientales de Salamá y de Rabinal donde existen actualmente grandes extensiones de regadío abajo de los centros postclásicos de Pachalum y de Saqkijel. Sin embargo, en la mayor parte se aprovecha el agua captada en manantiales de altura, llevada por canales cuidadosamente construidos y mantenidos, llamados “tomas” (figura 6). D. Gaitán ha estudiado el funcionamiento de las tomas de San Luis en el oriente de Rabinal (cerca de Saqkijel), de Chi’ul en el occidente de Cubulco (al pie del sitio de Belejtz’aq), de Pasaw-Papur, de Kanchel y de Xeyok-Koxon también en Cubulco (Gaitán 1990). El sistema técnico y social de mantenimiento de los canales y de aprovechamiento del agua es institucionalizado. La técnica de construcción de estas derivaciones, de varios kilómetros de largo, parece tradicional y los informantes afirman que, entre estas tomas, varias fueron construidas hace 100 ó 200 años. Probablemente este sistema de regadío no es de origen prehispánico, aun cuando varios sistemas mucho más limitados que captan el agua al pie de las laderas por medio de pequeñas presas temporarias, tal como se observan al este de Rabinal, fueron utilizados por cierto muy antiguamente.

Figura 5 Paisajes [Fotos Marie-Charlotte Arnauld].

Figura 5 Paisajes [Fotos Marie-Charlotte Arnauld].

a - Vista de la cuenca de Salamá desde Chwacimarrón, hacia el sureste.
b - Vista de la cuenca de Rabinal desde Kajyub, hacia el sureste.
c - Vista de la sierra entre las cuencas de Cubulco y Sajeabajá, desde La Laguna Patzijom hacia el sur.

  • 11 La otra línea de partición del pueblo que divide los cuatro barrios en dos grupos, oriental y occi (...)

43A través de estas diferentes técnicas de captación, nos damos cuenta de la importancia que tenía para el hombre el agua de la sierra de Chuacús, o sea de todas las vertientes sur de las cuencas. Para una sociedad de campesinos instalados en los fondos, el control de los manantiales de altura podía volverse estratégico, por lo menos bajo ciertas condiciones climá-ticas, vegetales, demográficas y sociales cuyas manifestaciones habría que estudiar con precisión al pie de las laderas sur. Algunos indicios permiten plantear la hipótesis de que existe una relación entre una estructura sociopolítica postclásica y la hidrografía. En efecto, probablemente no es una casualidad que el pueblo hispánico de Rabinal estuviera ubicado entre el río que drena las laderas noreste y el río que baja de las laderas sureste (véase infra, figura 11). El pueblo se divide en cuatro barrios: dos barrios meridionales, del lado del drenaje sureste, y dos barrios septentrionales, del lado del drenaje noreste11. Un anciano que vive en uno de los barrios meridionales de Rabinal insistió mucho sobre el contraste que existe entre la fuerza de los ríos que bajan de los cerros Kajyub y Pachalum al noreste, y la violencia, aún más fuerte, de los caudales que corren desde el Chimorro-Chisaliya (Saqkijel) al sureste; afirma además que la fuerza de los ríos es proporcional a la de los cerros y defiende la idea que Saqkijel era militarmente más poderoso que Kajyub. ¿Cuál sería la correspondencia que une la fuerza de las aguas con la de los hombres en aquella representación?

44De manera general, todas las formas de drenaje natural (ríos permanentes, “vertientes” permanentes, “quebradas” estacionales, escurrimientos de superficie) se caracterizan por su carácter torrencial. Esto determina la profundidad de los barrancos tanto en las faldas como en los planos. Es también la causa directa del aspecto “raspado” y desnudo de las faldas cuando no se mantiene y las protege algún manto vegetal, y la razón de sus perfiles convexos con pocas coluviones en la base. Esto hace que el hombre multiplique las obras de protección : cercas de piedra a lo largo de los cauces, retenes de piedra en las quebradas y múltiples formas de terrazas. En contextos arqueológicos de altitud mediana, el drenaje torrencial lleva, borra y destruye muchos elementos fósiles de la ocupación antigua, homogeneizando los paisajes. En Chwitinamit, nuestros informantes dicen que los K’iche’s, al salir del lugar después de su derrota frente a Rabinal Achi, se llevaron hasta el agua y los suelos (véase A. Breton, este volumen).

Figura 6 Mapas de las “tomas de riego” de Rabinal (a) y de Cubulco (b) [Dibujo Dalila Gaitán]

Figura 6 Mapas de las “tomas de riego” de Rabinal (a) y de Cubulco (b) [Dibujo Dalila Gaitán]

45Sin embargo, la morfología y la dinámica son distintas según se trate de faldas “cortas”, es decir de poca altura (al norte de las cuencas) o de faldas “largas” que pueden alcanzar hasta 2,500 m (al sur). En las primeras, de perfiles convexos, las quebradas son cortas, sus cuencas altas tienen poca amplitud, sus depósitos aluviales en la base son mínimos y en general, es poca el agua aprovechable; el bosque es de pino/encino o pino/pino. En las segundas, las cuencas altas, a más de 1,400 m, son amplias y muy húmedas, lo que determina procesos específicos de evolución por deslizamiento de grandes masas : el perfil combina depresiones cóncavas con lomas convexas, dando lugar a una mejor deposición y evolución de las formaciones superficiales; en las crestas, el bosque es “de humedad”. Estas partes altas forman la “montaña” (nombre local) o k’ache’laj (nombre k’iche’) : arriba, a más de 1,700 m, la siembra es más temprana y la cosecha más tardía. Este contraste tiene mucha importancia en el sistema de aprovechamiento de los recursos de las cuencas por el hombre : por ejemplo, la doble propiedad abajo y arriba (“yo tengo también mi montaña”) es frecuente entre los más afortunados.

46También relevante para el arqueólogo, otro rasgo del medio ambiente actual de las cuencas es el grado de erosión de algunos cerros, lo que llamamos los “cerros raspados”. En Rabinal, el Nimajuyub, vecino de Kajyub, el Chwak’oxob, vecino de Chwitinamit, y, entre estos dos, el K’ik’sulub, el Patapal, el Chisiyabaj, el Chixkinjuyub, así como los cerros centrales (Saqacho, Chwakotz’ij, Chwitor), no llevan casí ninguna vegetación, tampoco suelos. En Cubulco, tales cerros son más escasos. Todos pertenecen de las vertientes “cortas” y se encuentran en las zonas de mayor densidad de sitios arqueológicos (postclásicos). El problema es complejo : probablemente el origen de los cerros raspados combina factores como la fragilidad del sistema ecológico en las vertientes cortas, que además están orientadas al sur, las prácticas coloniales y modernas de ganadería y sin duda los cultivos prehispánicos (Douzant-Rosenfeld & Usselmann 1988 : 22). Además, tomando en cuenta algún factor de cambio climático (a fin de cuentas desconocido), y considerando que el bosque se regenera rápidamente donde no interviene el hombre, entonces se deberá admitir que el fenómeno de los cerros raspados pueda haber resultado de una serie de ciclos más o menos recientes, y no directamente de una antropización prehispánica.

Figura 7 Mapa de las cuencas de Baja Verapaz y del Quiché oriental, mostrando los diferentes esquemas de implantación de los centros de población [Dibujo A. Breton].

Figura 7 Mapa de las cuencas de Baja Verapaz y del Quiché oriental, mostrando los diferentes esquemas de implantación de los centros de población [Dibujo A. Breton].

LOS ESQUEMAS DE IMPLANTACION DE LOS CENTROS (Figura 7)

47Aparecen constantes muy marcadas en la distribución de los centros políticos y demográficos más grandes en las cuencas. Se destacan fácilmente dos grandes esquemas (véase también Ichon, en este volumen) :

  • el esquema preclásico-clásico y colonial;
  • el esquema postclásico y moderno (siglo xx).

48En el primero, los centros están situados en el fondo de cada cuenca, y más bien en la parte central. La correspondencia espacial entre los centros preclásicos y las reducciones coloniales es casi perfecta para San Jerónimo, Rabinal y Cubulco.

  • 12 En Sajcabajá, tales centros, por estar situados sobre el fondo entallado, se encuentran a pesar de (...)

49En el segundo, los centros postclásicos se encuentran en una situación medianamente elevada, en las laderas, a 100 ó 200 m arriba del nivel de los fondos12. Dentro de cada cuenca, se halla uno (o dos) centro(s) elevado(s) sobre la ladera sureste y otro centro (o dos) menos alto(s) en el exutorio noroeste. La excepción de Kajyub, que no corresponde a este esquema, podría tener un significado político. Hoy día, empieza a manifestarse un esquema comparable a través de una serie de aldeas periféricas que reivindican el estatuto de municipios (tal como lo hemos observado en Cubulco y en Rabinal), y a través de un desarrollo muy marcado de varias plazas de mercado semanales creadas durante los últimos veinte años en las alturas de la sierra de Chuacús (por ejemplo, la plaza de Tres Cruces). Todo esto es el resultado de un crecimiento demográfico que ha repoblado las periferias, un movimiento aparentemente iniciado en el siglo xix (Piel 1989; desde los centros, pero también desde el valle del Motagua). Si esto fuera cierto, podemos inferir que el mismo esquema durante el Postclásico podría relacionarse con una demografía considerable con respecto al Preclásico-Clásico. Argumento corolario : el esquema colonial correspondía a una demografía reducida, lo que es incontestable para el período posterior a 1550.

50En el segundo esquema, además del factor demográfico, podemos notar en todas las cuencas la importancia de la dicotomía norte/sur, y más precisamente noroeste/ sureste en relación con la orientación general del drenaje. Esta dicotomía corresponde, ya lo vimos, a los contrastes abajo/arriba, seco/húmedo y Chixoy/Motagua. Ésta provoca una dualidad marcada en las redes de centros postclásicos, en una época en que probablemente los dos grandes ejes fluviales tenían aproximadamente la misma importancia en los intercambios y las comunicaciones del mundo maya (si actualmente, el eje del Chixoy es casi una vía sin salida comparado con la del Motagua, en cambio en el Postclásico, Kawinal, sobre el primer eje, y Jilotepeque Viejo, sobre el segundo, eran equivalentes). Por eso, el esquema de implantación postclásica es la mejor prueba de la efectiva inserción de las cuencas en todos los intercambios del mundo maya, a pesar de su aislamiento morfológico. Podemos deducir que los cuatro centros de rango 1 —Kawinal, Chwitinamit, Kajyub y Saqkijel— formaban un eje potencial de comunicación norte-sur muy notable.

LOS SITIOS POSTCLASICOS DE LA CUENCA DE SALAMA (Figura 8)

51El corpus estudiado abarca todos los sitios epiclásicos y postclásicos conocidos. Pero, para tratar de entender su génesis en el contexto local de la cuenca de Salamá, también tomamos en cuenta los principales sitios preclásicos y clásicos, en particular los que tienen sepulturas y escondites intrusivos postclásicos.

Reunimos aquí los sitios que pertenecen geográficamente a la cuenca de Salamá, sin tomar en cuenta su pertenencia a los municipios de Salamá o San Jerónimo. Los sitios ya publicados anteriormente están mencionados con su principal referencia bibliográfica. Los sitios descubiertos en el marco de nuestro programa de investigación (y también los que ya fueron publicados y que hemos visitado) están mencionados con sus referencias cuadrangulares, o sea las referencias del mapa del Instituto Geográfico Nacional (IGN), escala 1:50,000, SALAMA, hoja 2161 III, excepto para Pachalum y Salto que aparecen en el mapa de SAN JERÓNIMO, hoja 2161 II. La primera referencia corresponde al número de la línea vertical situada al oeste del sitio, agregándole la distancia en milímetros que separa dicha línea del sitio. La segunda referencia corresponde al número de la línea horizontal situada al sur del sitio, agregándole la distancia (en milímetros) que la separa del sitio. Después de las referencias, indicamos la altura s.n.m. del sitio. En el Anexo precisaremos los modos de dotación de los sitios que hemos descubierto.

Sitios preclásicos-clásicos aún ocupados o visitados en el Postclásico

SALAMÁ-SURESTE

52El Portón : Preclásico con intrusiones postclásicas (Sharer & Sedat 1987 : 91).

53El Cacao : Preclásico-Postclásico (Sharer & Sedat 1987 : 226).

54Las Tunas : Preclásico con intrusiones postclásicas (Sharer & Sedat 1987 : 180).

55Los Mangales : Preclásico con intrusiones clásicas, epiclásicas y postclásicas (Sharer & Sedat 1987: 148).

56Salto (01-10/70-15 y 02-10/70-10. Alt. 1,500 m) gran centro clásico, probablemente modificado en el Postclásico temprano pero ninguna plaza realmente tardía (Arnauld 1986 : 261).

SALAMÁ-CENTRO

57Tzalkam : Preclásico-Postclásico temprano (Sharer & Sedat 1987 : 237, fig. 12.6).

SALAMÁ-NOROESTE

58San Jacinto-Conacaste (86-3/74-18. Alt. 940 m) Preclásico-Clásico (Sharer & Sedat 1987 : 245); es el principal sitio preclásico de la parte oeste de la cuenca, pero no fue excavado.

59Chwacimarrón (86-11/76-17. Alt. 1,150 m) al igual que Salto, gran centro clásico, modificado en el Postclásico; una de las plazas, San Antonio, es tardía, clasificada más abajo como plaza de rango 3. Al pie de Chwacimarrón se halla un pequeño sitio preclásico, Paso Ancho.

Sitios fundados durante el Epiclásico y el Postclásico temprano

SALAMÁ-SURESTE

60El Cementerio (Sharer & Sedat 1987: 218), sitio muy modificado.

61Sibabaj (Sharer & Sedat 1987: 238, fig. 12.7) una cancha de juego de pelota.

62Laguneta : con 4 monumentos preclásicos, probablemente recuperados de El Portón (Sharer & Sedat 1987 : 242, 368).

SALAMÁ-CENTRO

63San Juan (Sharer & Sedat 1987 : 206, fig. 9.1).

Centros postclásicos de rango 1

64Ninguno, puesto que no hay templos gemelos en esta cuenca.

Centros postclásicos de rango 2

SALAMÁ-SURESTE

65Pachalum (00-0/66-5. Alt. 1,560 m) Postclásico tardío (Smith 1955 : 54, fig. 127).

SALAMÁ-NOROESTE

66El Carmen (92-13/75-17. Alt. 1,170 m) Postclásico tardío.

Figura 8 Mapa arqueológico de la cuenca de Salamá (Baja Verapaz) : plazas postclásicas y sitios anteriores [Dibujo Paulino Morales y A. Breton].

Figura 8 Mapa arqueológico de la cuenca de Salamá (Baja Verapaz) : plazas postclásicas y sitios anteriores [Dibujo Paulino Morales y A. Breton].

Centros postclásicos de rango 3

SALAMÁ-NOROESTE

67(Chwacimarrón)-San Antonio (86-11/76-17. Alt. 1,150 m) Postclásico temprano-tardío, pero el sector ha sido ocupado de manera continua desde el Preclásico y es difícil afirmar que la gran plaza clásica y su cancha de juego de pelota fueron totalmente abandonados durante el Postclásico.

68La Laguna-Suyate (93-10/74-12. Alt. 1,523 m), mal fechado.

Centros postclásicos (?) de rango 4 : “sitios de marca”

SALAMÁ-CENTRO

69Los Pinos (89-17/69-8. Alt. 1,080 m) Postclásico temprano (Fox 1978 : 261); sería posible clasificarlo en el rango 2 ya que tiene una pequeña plaza con un templo.

SALAMÁ-OESTE

70La Montañita (84-5/66-15. Alt. 1,800 m), no fue fechado.

71La red postclásica de Salamá no es totalmente conocida. Gracias a las excavaciones de Sharer & Sedat en los sitios preclásicos (1987), las ocupaciones residuales tardías de abajo se conocen casi mejor que las nuevas fundaciones postclásicas de arriba. Por eso, lo que parece marcar los patrones clásico, epiclásico y postclásico en esta cuenca es la continuidad. De hecho, los dos centros clásicos más grandes de la cuenca, Salto y Chwacimarrón, reflejan claramente la continuidad. Dicho esto, parece también cierto que en el Postclásico tardío Pachalum se haya sustituido a Salto en la parte oriental, y que, en la parte occidental, San Antonio y El Carmen hayan reemplazado Chwacimarrón.

DISTRIBUCIÓN ESPACIAL

72La cuenca de Salamá consta de una mitad sureste y una mitad noroeste, delimitadas en la planicie por un pequeño sector central de cerritos. La mitad sureste queda drenada por el río San Jerónimo, que podemos seguir río arriba hacia los altos valles de Alta Verapaz. La mitad noroeste queda drenada por el río Salamá que desemboca en el río Chixoy.

73La mitad sureste vió sucederse los centros primarios de El Portón durante el Preclásico, ubicado en la planicie central, de Salto durante el Clásico-Epiclásico, situado en la salida de la cuenca hacia Alta Verapaz (a 500 m sobre el nivel del fondo), de Pachalum por fin durante el Postclásico tardío, en la ladera sureste (a la misma altura que Salto). Durante la época colonial, la gran hacienda dominicana de San Jerónimo fue fundada no muy lejos de El Portón.

74En la mitad noroeste, la secuencia de los grandes centros es similar : San Jacinto-Conacaste durante el Preclásico, en la planicie, Chwacimarrón durante el Clásico-Epiclásico, en la ladera norte cerca del exutorio, y, durante el Postclásico, San Antonio que aún pertenece al conjunto Chwacimarrón y El Carmen, en la ladera noreste. Durante la época colonial, la segunda hacienda dominicana, San Nicolás, fue fundada muy cerca de San Jacinto.

75En el centro, Tzalkam es el primer sitio preclásico-clásico, luego completado por San Juan durante el Epiclásico, hasta que ambos fueron sustituidos por el centro postclásico tardío de Los Pinos, establecido en las pequeñas eminencias centrales. La fundación dominicana de Salamá ha marcado, aquí otra vez, el traslado de las habitaciones desde las alturas hacia los fondos bien regados por el río Salamá.

76En la cuenca de Salamá, parece ser que la aparición de sitios de altura, fácilmente defendibles, data del Clásico tardío, e incluso temprano : Chwacimarrón al noroeste y Salto al sureste controlaban las salidas y entradas a la cuenca (en el centro, Tzalkam también es un sitio clásico defensivo, Sharer & Sedat 1987 : 238). Pero, en ambos casos las laderas tienen venas de serpentina, de cuarzo y de granito dejando pensar entonces que un factor de producción artesanal y de distribución pudo tener un papel tan importante como la preocupación por la defensa. Durante el Postclásico tardío, existían efectivamente talleres de producción de hachas pulidas de serpentina en El Carmen (Darras, s.f.; para Salto, véase Arnauld 1986 : 116).

77En Salto, ninguna de las tres plazas tiene rasgos tardíos; las dos canchas de juego de pelota, del Epiclásico o Postclásico temprano, son del tipo cerrado y hundido en I (Arnauld 1986 : 261-263). En cambio, Chwacimarrón Alto prefigura las plazas postclásicas (figura 9). Este centro clásico tiene una gran plaza única, que abarca en su lado este una estructura piramidal muy destruida y una cancha como la de Salto, en los lados norte y sur dos estructuras largas de 24 y 25 m (relación largo/ancho : 3.1 y 3.6), y en el lado norte otra estructura larga de 22 m así como otras anexas. Dos grandes zonas habitacionales, densas sólo en las alturas, están asociadas respectivamente a los lados norte y sur de la plaza. Este patrón dual, con estructuras largas opuestas norte y sur, se conoce también en San Juan (Salamá-centro) y en Los Encuentros (el sitio del valle del Chixoy más cercano a Salamá; Ichon 1988: fig. 45), dos centros fechados del Epiclásico. La plaza postclásica tardía de El Carmen (Salamá-norte) también presenta el mismo plano, pero no las plazas de Pachalum (véase infra). En todos los casos, salvo Pachalum, las zonas habitacionales, tanto de las élites como de la gente común, parecen asociadas espacialmente con cada “mitad” norte y sur del centro.

Figura 9 Plano del sitio de Chwacimarrón Alto (Salamá) [Topografía y dibujo Rodolfo Ávila, CEMCA. 1990].

Figura 9 Plano del sitio de Chwacimarrón Alto (Salamá) [Topografía y dibujo Rodolfo Ávila, CEMCA. 1990].

78Los otros sitios fundados durante el Epiclásico-Postclásico temprano, El Cementerio, Sibabaj, y Laguneta, no conservan elementos de plazas, con excepción de una cancha de juego de pelota aislada en Sibabaj. La recuperación de monumentos preclásicos, aparentemente erigidos de nuevo en Laguneta, es a la fecha el único caso reportado en las cuencas, pero que completa la práctica común en Salamá y en Sajcabajá (Ichon & Viel 1984) de colocar sepulturas postclásicas dentro de sitios preclásicos. Las redes postclásicas no se desarrollaron en territorios vírgenes : ruinas muy antiguas servían ya de señas en el espacio y de lugares rituales.

LAS PLAZAS POSTCLÁSICAS

79La descripción no es exhaustiva : sólo están descritos los elementos pertinentes para el análisis llevado en la Tercera parte.

PACHALUM, Salamá-sureste, rango 2

80(Smith 1955 : 54, fig. 127)

81LOS NOMBRES - Pachalum, quizás también Tequistlán, Pueblo Viejo y La Picota.

  • 13 Nuestro informante señaló la existencia de una piedra llamada La Picota —de 2 m de alto, con una r (...)

82PLAZAS - Dos plazas reunidas sobre un promontorio que domina la cuenca. La plaza principal tiene una pirámide-templo central, dos “casas largas” de 34 m y de 26 m (relación largo/ancho : 3.4 y 3.1, estr. 5 y 7), ambas dotadas de una “casa del consejo” de menos de 20 m de largo (estr. 8 y 12), tres estructuras anexas y cinco altares pequeños13. La plaza oriental adyacente consta de un templo central, una pequeña “casa larga” de 16 m (estr.3), un altar y dos estructuras anexas. Las “casas largas” no están opuestas al norte y al sur tal como en el caso de las plazas epiclásicas de Chwacimarrón, San Juan y Los En- cuentros, pero están orientadas de manera que puedan “tener a la vista” toda la parte sur de la cuenca, e inclusive la vertiente meridional. No hay cancha de juego de pelota.

83ARQUITECTURA - Aparejo de lajitas de esquisto; perfil de talud-tablero; no hay revestimientos de estuco.

84ZONAS HABITACIONALES - Constarían de un centenar de terrazas.

85ARREGLOS DEFENSIVOS - Aparentemente ninguno; el sitio natural siendo muy defensivo.

EL CARMEN, Salamá-noroeste, rango 2 (Figura 10)

86LOS NOMBRES - El Carmen, La Casa de los Judíos.

87PLAZAS - Una plaza única sobre un promontorio, con una pirámide-templo y dos “casas largas” opuestas en los lados norte y sur, que miden 29 y 26 m de largo (relación L/A : 4.5 y 3.9); la estr. 4 anexa bien podría ser un antiguo montón de piedras; no tiene “casa del consejo”.

88ARQUITECTURA - El templo presenta un perfil en talud-tablero, con una fina capa de estuco y un aparejo doble : lajas de tamaño medio de esquisto, bloques calizos tallados para una cornisa de aproximadamente 1 m de ancho; este templo consta probablemente de por lo menos dos fases de construcción, con realzamiento de la subestructura; un piso anterior de la superestructura era de tierra apisonada.

89ZONAS HABITACIONALES - Se encuentran amplias zonas de terrazas, incluso en el promontorio cercano (al este) donde está el grupo B, en las cuales V. Darras ubicó los vestigios de una producción de hachas pulidas de serpentina (Darras, s.f.).

90ARREGLOS DEFENSIVOS - Ninguno; sitio natural defensivo.

(Chwacimarrón)-SAN ANTONIO, Salamá-noroeste, rango 3

91LOS NOMBRES - Los cerros San Antonio y Chwamango, vecinos de Chwacimarrón Alto, figuran juntos en el listado de cerros invocados por los especialistas rituales de Rabinal en sus oraciones (A. Breton, com. pers.).

92PLAZAS - Una plaza única que consta de tres estructuras largas de 21 a 25 m (relación L/A : 2.2 y 3.5), una cuarta estructura rectangular y un altar más o menos central; es posible que las estructuras más largas (en mal estado de conservación) ocupen efectivamente los lados norte y sur de la plaza, al igual que en Chwacimarrón Alto y en El Carmen.

93ARQUITECTURA - Piedra caliza seleccionada. Aparentemente no hay estuco.

Figura 10 Plano del sitio El Carmen (Salamá) [Topografía y dibujo R. ÁVILA, CEMCA, 1990. Véase Leyenda de la figura 9].

Figura 10 Plano del sitio El Carmen (Salamá) [Topografía y dibujo R. ÁVILA, CEMCA, 1990. Véase Leyenda de la figura 9].

94ZONAS HABITACIONALES - Unas cuarenta terrazas sobre pendientes empinadas con arreglos empedrados para caminos y huertos.

95ARREGLOS DEFENSIVOS - Ninguno; sitio natural muy defensivo.

LA LAGUNA-SUYATE, Salamá-noroeste, rango 3

96LOS NOMBRES - Cerro de la Laguna, Laguneta, Suyate.

97PLAZAS - Una plaza, grupo A, con una pequeña pirámide-templo central y cinco estructuras de las que ninguna parece ser larga; estado de conservación bastante malo; el grupo B consta de tres montículos más o menos alineados; ninguno sobrepasa los 10 m de largo; por último, entre los dos grupos, hay una cancha de juego de pelota hundida y cerrada con áreas terminales, similar a las de Chwacimarrón Alto y de Salto.

98ARQUITECTURA - No visible.

99ZONAS HABITACIONALES - No localizadas.

100ARREGLOS DEFENSIVOS - Sitio natural defensivo.

101NOTA - Por no ser la situación elevada y tampoco la ocurrencia de un juego de pelota cerrado criterios de fechamiento muy tardío en Salamá, Suyate bien podría ser sólo un puesto dependiente de Chwacimarrón Alto, clásico o epiclásico, entonces anterior a El Carmen.

LOS PINOS, Salamá-centro, rango 4 (y 2)

102(Fox 1978 : 261)

103LOS NOMBRES - Cerro Los Pinos o El Portezuelo.

104PLAZAS - Hay una estructura ritual aislada en la cumbre (acondicionada en esplanada) correspondiendo al más alto de los dos cerros, y una plaza en el otro cerro. Aquella plaza, a la cual no pudimos acceder, tendría un templo y algunas estructuras rectangulares según Fox. Por tener esta plaza, Los Pinos se caracteriza como un centro de rango 2; por tener un templo aislado, se identifica con un “sitio de marca” (rango 4). Fox señala que varias columnas monolíticas sobresalen de la parte superior del templo aislado : lo que se ve actualmente son cuatro marcadores de esquisto clavados en las esquinas de una cámara funeraria (3 x 2 x 2 m) recientemente saqueada, hecha de largas y estrechas lajas de esquiste (2.30 x 0.40 x 0.30 m). Los marcadores llevan en la parte superior una ranura circunferencial : hay marcadores idénticos en Pachalum y en Salto (Arnauld 1986: 262) aunque sin ranura en este segundo sitio, sino con grabado del motivo ahau, al igual que en Tukurabaj en Rabinal (véase abajo); Sharer & Sedat ilustran casos comparables hallados en la cuenca de Salamá (1987 : figs. 18.7, 18.14). Volviendo al templo aislado de Los Pinos, había un cajón funerario de lajas —también saqueado— en lo que probablemente era la escalinata oeste; es preciso observar que cajones funerarios de lajas, aunque más pequeños, son muy frecuentes en las plataformas de habitación de Chwacimarrón, donde fueron saqueados desde hace ya mucho tiempo. Por lo tanto, cajones y marcadores funerarios se conocen en contextos clásicos. Si bien el fechamiento postclásico tardío de Los Pinos se justifica por la arquitectura y algunos tiestos, se puede pensar que la cumbre ha sido un lugar de culto ya durante el Clásico.

105ARQUITECTURA - El estado de conservación es malo, pero Fox vió alfardas con perfil en talud-tablero sobre el templo aislado; lajas y piedras medianas de esquisto; no hay estuco.

106ZONAS HABITACIONALES - Las terrazas domésticas más grandes están justo debajo de la esplanada del templo aislado. Se encuentran además 40 terrazas más pequeñas en las faldas del mismo cerro.

107ARREGLOS DEFENSIVOS - Dice Fox que el sitio está fortificado. De hecho, el sitio natural es muy defensivo y los muros de terrazas refuerzan este aspecto. Pero, el muro de la esplanada del templo aislado está hecho con piedras sin amarre y nada indica que sea muy antiguo.

LA MONTAÑITA, Salamá-oeste, rango 4

108LOS NOMBRES - La Montañita; el sitio pertenece a San Miguel Chicaj, pero nuestros informantes eran de Salamá.

109PLAZA - Ninguna; se encuentran dos pequeñas estructuras aisladas cuyas ruinas miden 2 m de altura, sobre la cresta a más de 1,800 m de altura, con un altar de costumbre moderno.

110ARQUITECTURA - Losas medianas de esquisto. En muy mal estado. Sin estuco.

111ZONAS HABITACIONALES - Ninguna.

112ARREGLOS DEFENSIVOS - Ninguno.

Notas acerca de las líneas de cresta de la cuenca de Salamá

113La línea sur que da acceso a la vertiente del Motagua, no fue reconocida; por cierto quedan centros o puestos por descubrir, probablemente ligados a Pachalum. En la línea oeste, mucho más baja, se encuentra el “sitio de marca” La Montañita (véase supra) y probablemente un sitio con varias estructuras en la cumbre del cerro El Cimiento (visible desde Chwacimarrón así como en las fotos aéreas, pero no explorado), localizado en el paso que da acceso a la cuenca de San Miguel Chicaj. Quizás haya estructuras aisladas sobre la línea de los cerros El Petate, Saltaron, y Cerro Grande, línea que llega, hacia el norte, hasta Chwacimarrón. En las alturas norte que dominan Chwacimarrón no hemos hallado ningún sitio. Más hacia el este, salvo Suyate-La Laguna (véase supra), se nos señaló un pequeño centro en la cumbre de Hierba Buena, arriba de Salto y enfrente de Pachalum, pero no hemos podido subir allí.

Figura 11 Mapa arqueológico de la cuenca de Rabinal (Baja Verapaz): plazas postclásicas y sitios anteriores [Dibujo P. Morales y A. Breton. Véase Leyenda de la figura 8].

Figura 11 Mapa arqueológico de la cuenca de Rabinal (Baja Verapaz): plazas postclásicas y sitios anteriores [Dibujo P. Morales y A. Breton. Véase Leyenda de la figura 8].

LOS SITIOS POSTCLASICOS DE LA CUENCA DE RABINAL (Figura 11)

114El corpus de los sitios de la cuenca de Rabinal reune todos los sitios postclásicos y epiclásicos conocidos, o sea un total aproximado de 29, de los cuales casi la mitad está fechada con seguridad. El análisis también toma en cuenta los cinco sitios mayores ocupados durante el Preclásico y el Clásico, así como un sexto sitio, San Juan Las Vegas, ubicado más abajo del exutorio de la cuenca. A título de información, mencionamos unos ocho sitios preclásicos y/o clásicos localizados en las planicies centrales y también tres pequeños sitios no fechados o inclasificables. Por fin, se conocen por lo menos tres sitios de petroglifos, de los cuales dos podrían ser muy antiguos.

El listado de sitios queda establecido del mismo modo que el de Salamá (véase supra). las referencias cuadrangulares de los sitios remiten a los mapas del IGN, escala 1:50,000 : SALAMÁ, hoja 2161 III, y CUBULCO, hoja 2061 II. Los modos de datación se detallan en el Anexo para la mayoría de los sitios descubiertos en el curso de este programa.

115Sitios preclásicos y clásicos mayores

116RABINAL-SURESTE

117Chiwiloy (70-5/67-17. Alt. 980 m), Preclásico medio-tardío, Protoclásico, Clásico tardío (Ichon 1988 : 199, fig. 106).

118RABINAL-CENTRO

119Tukurabaj (67-6/71-13. Alt. 950 m) y

120La Periquera (67-12/71-4. Alt. 970 m).

121Kachkotz’ij (Chwakotz’ij) (66-10/70-9. Alt. 1,000 m) ¿Protoclásico? Clásico.

122RABINAL-NOROESTE

123Pakakja (64-15/72-13. Alt. 970-1,000 m) (Ichon 1982 : 71-72, fig. 5).

124Las Vegas (60-15/73-3. Alt. 1,020 m).

125San Juan Las Vegas (Alt. 900 m) (Ichon 1988 : 168; Ichon & Grignon 1983 : 9, figs. 3, 5) Preclásico, Clásico con intrusiones postclásicas tardías.

126Pequeños sitios preclásicos-clásicos

127(no indicados en el mapa)

128RABINAL-SURESTE

129Kakja-Chitikoy (71-17/67-16. Alt. 980 m).

130Chik’ix (71-4/67-5. Alt. 980 m).

131La Ceiba-Wachipilin (71-10/67-7. Alt. 990 m).

132Chipakapox (71-15/67-3. Alt. 990 m).

133Chikuchilo (71-14/68-2. Alt. 980 m).

134Korralabaj (73-4/67-13. Alt. 1,000 m).

135Chiamperez (72-00/66-17. Alt. 1,020 m).

136RABINAL-NOROESTE

137Chialaguna (64-5/73-8. Alt. 1,000 m).

138Petroglifos

139RABINAL-SURESTE

140Ukukabaj (73-00/67-2. Alt. 1,135 m) (¿Protoclásico?) Clásico (¿Postclásico?).

141Chakukabaj (71-2/66-11. Alt. 1,000 m) (¿Preclásico?).

142RABINAL-SUR

143Chabalam (64-1 1/65-2. Alt. 1,880 m) ¿Preclásico? (Sharer & Sedat 1987 : 247, fig. 13.4); también citado en rango 4, véase infra.

144Sitios fundados durante el Epiclásico y el Postclásico temprano

145Por falta de excavaciones, estos sitios no fueron identificados.

146Centros postclásicos de rango 1

147RABINAL-SURESTE

148Saqkijel (72-00/66-4. Alt. 1,200 m) Postclásico (¿temprano?) tardío.

149RABINAL-CENTRO

150Kajyub (69-15/71-3. Alt. 1,260 m) Postclásico tardío (Smith 1955 : 44, figs. 26 y 98 passim).

151RABINAL-NOROESTE

152Chwitinamit-Chwasuj (65-15/76-15. Alt. 1,100-1,365 m) Postclásico tardío (Smith 1955: 48, figs. 29 y 109 passim).

153Centros postclásicos de rango 2

154RABINAL-SURESTE

155Toloxkok-La Laguna (74-10/62-10. Alt. 1,490 m) Postclásico (¿temprano?) tardío.

156RABINAL-CENTRO

157Ninguno.

158RABINAL-NOROESTE

159Pichek-Chiprocesión (63-8/70-18. Alt. 1,180 m) Postclásico tardío (Smith 1955 : 53, fig. 42; Ichon 1988 : 204, fig. 109).

160Chwitz’aq-San Antonio (61-10/71-12. Alt. 1,250 m) Postclásico tardío.

161Chilu 1 (59-5/77-1. Alt. 900 m) Postclásico tardío (Ichon 1988 : 202, fig. 108).

162RABINAL-CRESTA SUR

163Konkulito (65-18/60-8. Alt. 1,800 m) ¿Clásico y Postclásico?

164Centros postclásicos de rango 3

165RABINAL-SURESTE

166Belej K’ache’ (Chitikulakan) (75-5/63-7. Alt. 1,600 m) Postclásico tardío (Smith 1955 : 54, fig. 127, sitio nombrado erróneamente “Toloxcoc”).

167El Cimiento-Chirrum (72-16/63-18. Alt. 1,300 m) Postclásico.

168RABINAL-CENTRO

169K’amba-Nimajuyub (72-13/69-12. Alt. 1,200 m) Postclásico.

170RABINAL-NOROESTE

171Ninguno.

172Centros postclásicos (?) de rango 4 : “sitios de marca”

173RABINAL-SURESTE

174Balamché 2 (69-10/61-12. Alt. 2,100 m).

175Chixim (69-12/61-18). Alt. 2,000 m).

176Ajaw Pasaos (70-13/62-10. Alt. 1,600 m).

177Chwachun (70-10/65-7. Alt. 1,150 m).

178Pa’atz’am (70-2/64-15. Alt. 1,350 m [?]).

179RABINAL-CENTRO

180Ximbaja (69-13/66-10. Alt. 1,100 m).

181Chwacimarrón (Santras y Pa’atz’am) (68-5/ 66-5. Alt. 1,400 m).

182Saqacho Alto (65-16/70-17. Alt. 1,157 m; en el mapa de Cubulco, hoja 2061 II, el cerro nombrado Chwakotz’ij corresponde en realidad al Saqacho y el cerro llamado Saqacho corresponde al Chwakotz’ij).

183Chwicruz (66-1/70-5. Alt. 1,050 m).

184Chikak’miloj (66-2/70-12. Alt. 1,050 m).

185K’isintun (62-13/68-2. Alt. 1,545 m).

186RABINAL-NOROESTE

187Chwi’anakal (61-17/71-6. Alt. 1,360 m).

188Chwitor (63-16/71-15. Alt. 1,040 m).

189Kak’miloj (59-6/74-5. Alt. 1,220 m) Postclásico.

190RABINAL-CRESTA SUR

191Balamche’ 1 (59-4/65-1. Alt. 2,005 m) y el petroglifo de Chabalam, ya citado.

192Habitaciones postclásicos aisladas en la planicie

193RABINAL-CENTRO

194Pachika-Centro Comunal (67-5/70-11. Alt. 960m) Postclásico tardío.

195Pequeños sitios sin clasificar, probablemente postclásicos

196Kakja-Chisaliya (70-8/66-4. Alt. 1,030 m; no indicado en el mapa).

197Kakja-Xokok Alto (62-9/77-2. Alt. 980 m).

198Chilu 2 (Ichon 1988 : 168, mapa-fig. 105).

199Pequeños sitios sin clasificar, no fechados (no indicados en el mapa)

200Chwachaj (63-18/74-7. Alt. 970 m).

201Kakja-Xokok Bajo (61-20/76-18. Alt. 900 m) ¿Preclásico? (Ichon 1988 : 202).

202En la cuenca de Rabinal, ningún sitio fue excavado, pero durante nuestros reconocimientos buscamos sistemáticamente los vestigios de ocupaciones tardías. De los 49 sitios ahora catalogados, 38 no habían sido descritos ni aun registrados antes del principio de nuestro programa. Sin embargo, aunque ningún gran centro postclásico y seguramente muy pocos centros secundarios pudieron escaparnos, quedaron incompletas las prospecciones en las partes altas de las vertientes norte, sureste y sur.

Distribución espacial (Figura 11)

203En la parte sureste, el centro preclásico mayor fue Chiwiloy, sitio hoy en día muy destruido, del cual subsisten grandes montículos ovalados y una enorme pirámide; indica la cerámica de superficie una ocupación preclásica y clásica. También en la planicie sureste, hemos registrado siete pequeños sitios preclásicos y clásicos entre Chiwiloy, Ukukabaj y la gran ceiba que se encuentra al pie de Saqkijel: considerando las destrucciones que han afectado el fondo de la cuenca, estos siete sitios reflejan una densidad demográfica bastante elevada durante el Preclásico y el Clásico. En el Epiclásico o Postclásico temprano, dos centros nuevos fueron fundados en las alturas de la ladera sureste, Saqkijel y Toloxkok, pero este fechamiento es hipotético (véase infra) puesto que fue sobre todo en el Postclásico tardío cuando Saqkijel y, tal vez, Toloxkok fueron centros importantes. Sin embargo, dos grandes fundaciones tardías iban a surgir : Kajyub, en la vertiente norte, y Belej K’ache’, al lado de Toloxkok. Durante la época colonial, el pueblo de Rabinal sucedió a Kajyub y a Saqkijel; fue fundado a la par de Chiwiloy, marcando así, al igual que en la cuenca de Salamá, la bajada de la gente y de las habitaciones desde las laderas hacia el fondo.

204En el centro de la cuenca, situado en la planicie al igual que Chiwiloy en una confluencia de ríos, Tukurabaj (con La Periquera que, distante de algunos 500 m, podría ser su necrópolis) fue el mayor centro preclásico-protoclásico. Al pie oriental de los cerros del centro, Kachkotz’ij fue otro gran establecimiento, de fundación y ocupación clásicas. Tanto Tukurabaj como Kachkotz’ij aún conservan numerosos vestigios habitacionales que reflejan una fuerte concentración demográfica en el centro, particularmente sobre las faldas de los dos cerros centrales, Saqacho y Chwakotz’ij. De la ocupación epiclásica, no hemos podido identificar los indicios. En cuanto al Postclásico, en este sector no habría más que “sitios de marca” sobre los cerros, en K’isintun, Saqacho Alto, Chwicruz y Chikak’miloj — quizás fundados durante la ocupación clásica de Kachkotz’ij. Pachika-Centro Comunal, con sus tres plataformas medianas, es el único sitio residencial postclásico tardío que hemos podido localizar en el fondo de la cuenca, lo que prueba que los fondos o planicies no eran abandonados durante el Postclásico. Sin embargo, la mayor parte de la importante población del centro seguramente se había reagrupado en los centros postclásicos tardíos de las vertientes cercanas, en Kajyub hacia el este, y en Pichek-Chiprocesión y Chwi’anakal hacia el oeste.

205Por último, en la parte noroeste de la cuenca de Rabinal, el gran centro preclásico-clásico de Pakakja se encuentra a menos de 3 km en línea recta al noroeste de Kachkotz’ij, también en la planicie y en la confluencia de dos ríos al igual que Chiwiloy y Tukurabaj. Otro sitio clásico de menor importancia que Pakakja, y probablemente posterior —Las Vegas— está situado en el fondo, a proximidad de los ríos Rabinal y Kanchel en el exutorio de la cuenca de Cubulco (a 4 km más o menos en línea recta de Pakakja). Lo mismo que en el sector central, los sitios de la transición epiclásica no están claramente identificados en aquella parte noroeste de Rabinal : quizás Las Vegas y Pakakja aún estaban ocupados. En relación con los centros postclásicos tardíos, Pakakja se encuentra cerca de Pichek-Chiprocesión y Chwi’anakal en la vertiente occidental; las Vegas está al pie mismo de Kak’miloj, en la misma vertiente. En la vertiente opuesta, al norte, Chwitinamit es el centro tardío mayor de la mitad noroeste de la cuenca de Rabinal; Chilu 1, un centro secundario contemporáneo, está situado en la orilla derecha de la salida de la cuenca, en la misma vertiente que Chwitinamit. Según varias fuentes (Remesal 1964, Lib. 3, Cap. 17 : 237; Ximénez 1975, Lib. 1, Cap. 28 : 81; véase también Bertrand 1991 : 340), se estableció la primera fundación del pueblo colonial de Rabinal una legua más al oeste de su lugar actual; según una tradición oral poco conocida relatada por Lehmann (1970), este primer establecimiento correspondía a Pichek. Nuestra hipótesis consiste en que aquella reducción inicial fue fundada en Las Vegas Santo Domingo (uno de los santos patrones del pueblo), al pie de Chwitinamit.

La ocupación antigua de la cuenca de Rabinal

  • 14 Se encuentran otras dos estelas lisas todavía erguidas en el sitio mismo.

206Al sureste, Chiwiloy, un sitio preclásico muy destruido, era probablemente un poco menos monumental que El Portón (Salamá) y La Lagunita (Sajcabajá); su pirámide (de 9 m de alto) se encuentra del lado norte; no se ve ninguna cancha de juego de pelota. En el centro de la cuenca, Tukurabaj también consta de una gran pirámide al norte, alineada según un eje norte-sur con cuatro estelas lisas aún in situ14 —una de ellas grabada con un motivo tipo ahau— y con otra pirámide más pequeña al sur. El eje norte-sur caracteriza sitios preclásicos como El Portón (Salamá), Pakakja (Rabinal), La Lagunita (Sajcabajá); es una variante del patrón estudiado por W. Ashmore, en el cual el Norte corresponde al Cielo (1989). En Tukurabaj, hay también una cancha de juego de pelota abierta, del lado sur (véase ibid. : 279). Zonas habitacionales son visibles alrededor del centro, así como una serie de sepulturas, cámaras de las cuales algunas son abovedadas, en el lugar llamado La Periquera, distante de unos 500 m. Kachkotz’ij consta también de una cancha, pero cerrada y hundida sin zonas terminales, clasificada como “cancha en palangana” del Clásico temprano (véase La Lagunita, Ichon & Viel 1984 : 28). Las dos estructuras más altas de este centro dibujan otra vez un eje norte-sur. Varias zonas habitacionales colindan con el centro en Chwicruz, Chikak’miloj, Saqacho y Chwakotz’ij.

207Pakakja sufre, como Tukurabaj, de destrucciones parciales debido al derrumbamiento del profundo barranco vecino, por lo que es difícil comparar estos dos centros. Presentan cada uno, una docena de estructuras conservadas (sólo hay seis en Kachkotz’ij). Otra vez se nota en la plaza de Pakakja la presencia de un eje norte-sur formado por las más grandes estructuras, y una cancha en palangana en el sur. Chwachaj y Chialaguna son dos pequeños sitios de planicie al norte de Pakakja. Las Vegas parece ser un centro mediano, cuya plaza central se compone de una cancha en palangana, con una estructura de menos de 2.50 m de altura en cada lado. Las zonas habitacionales muestran una gran extensión. Por fin, San Juan Las Vegas es uno de aquellos centros del Clásico tardío que consta de dos estructuras largas, opuestas al norte y al sur de una plaza, con dos edificios rituales al este y al oeste y una cancha en palangana. Zonas habitacionales rodean el sitio.

208Aún mal conocida, la ocupación antigua de la cuenca de Rabinal permite hacer varias observaciones que nos ayudarán a entender la red de los centros postclásicos :

  1. Prevalecen, en la configuración general de los centros, tanto la continuidad como la homogeneidad: el patrón queda definido y fijado durante el Preclásico medio —por lo menos en El Portón (Salamá) y en La Lagunita (Sajcabajá), los únicos centros preclásicos que fueron excavados hasta el momento—, sigue aún vigente durante el Clásico tardío, e incluso quizás durante el Epiclásico. Admitiendo que Saqkijel y Toloxkok hayan sido ocupados desde el Epiclásico, serían éstos los únicos centros en manifestar en la cuenca innovaciones que prefiguran la plaza postclásica de altura, cuyos ejemplos más antiguos se hallan, más al este, en Salamá (Chwacimarrón y Salto). En realidad, la transición Clási-co-Postclásico queda por estudiar en Rabinal.
  2. Los conjuntos de plazas postclásicas de Kajyub y Chwitinamit presentan un contraste muy marcado con respecto al antiguo patrón preclásico. Además, el patrón de asentamiento postclásico es radicalmente diferente del que había prevalecido desde el Preclásico hasta el Clásico tardío/Epiclásico : las plazas tardías están dispersas en las vertientes norte, sureste y oeste, mientras que los grandes centros antiguos están agrupados en el centro de la planicie, entre Chiwiloy y Pakakja, con la concentración más fuerte en el triángulo delimitado por Pakakja, Tukurabaj y Kachkotz’ij. Así que la tendencia clásica es claramente centrípeta (como se ve también en Salamá con San Juan y Tzalkam en el centro de la cuenca).
  3. La presencia de canchas de juego de pelota es una característica de la mitad noroeste de la cuenca de Rabinal; en la mitad sureste, a la fecha, sólo las hay en Toloxkok y en Ajaw Pasaos. Esta diferencia sigue vigente durante el Postclásico tardío : en efecto, Chwitinamit posee dos canchas cuando Kajyub, Saqkijel y Belej K’ache’ no tienen ninguna.
  4. Todas las canchas de juego anteriores al Postclásico tardío, excepto la cancha abierta de Tukurabaj, están cerradas, hundidas y sin zonas terminales, o sea en palangana (Toloxkok, Ajaw Pasaos, Kachkotz’ij, Pakakja, Las Vegas, San Juan Las Vegas). Las canchas en palangana datan normalmente del Clásico temprano, pero en Kaminaljuyú algunas fueron fechadas del Clásico medio-tardío (Ichon 1991 : 330). En Rabinal, a las palanganas sucedieron, después de una interrupción (véase Ichon 1987a : 199), unas escasas canchas del Postclásico tardío, igualmente cerradas y hundidas, pero con zonas terminales : dos canchas en Chwitinamit, una muy atípica en Kak’miloj. Anota A. Ichon que en San Juan Las Vegas la cancha en palangana, la cual es firmemente fechada del Clásico tardío, es única en todo el valle del Chixoy (con la excepción, tal vez, de una cancha antigua en Los Encuentros; Ichon & Grignon 1983 : 29, 45). Tal anomalía se explica por la frecuencia de las palanganas en la parte noroeste de Rabinal, sin olvidar la cancha clásica tardía de Los Cerritos-Chijoj en Canillá (Sajcabajá).
  5. La orientación de las canchas es a veces norte-sur, a veces este-oeste. En cambio, es interesante observar que todas las canchas de Rabinal-noroeste están colocadas en el lado sur de la plaza. Este rasgo es característico de las plazas occidentales en los grandes centros de Sajcabajá (La Lagunita [estr. 8], Pantzak, Xe-Pantzak) y es en realidad, bastante común en el área maya, puesto que el juego de pelota y el sur corresponden al inframundo.

Las plazas postclásicas

209Para su descripción, ordenamos las plazas postclásicas de Rabinal según su rango (jerarquía de rangos 1 a 3, véase Primera parte), y también de acuerdo con el criterio espacial que se deja ver en la ocupación anterior al Postclásico, es decir, la división “Rabinal-sureste/Rabinal-centro/Rabinal-noroeste”. De esta manera, aunque no se le deba dar significado en este momento del análisis, cabe observar la aritmética contenida en esta red espacial compuesta de dos mitades de 12 plazas cada una : 2 plazas en Belej K’ache’, 1 en Toloxkok, 1 en Saqkijel y 1 en Chirrum, o sea 5 plazas en Rabinal sureste, más las 7 plazas de Kajyub en Rabinal-centro; en Rabinal-noroeste, contamos 9 plazas en Chwitinamit, 2 en Chilu, 1 en Pichek, o sea 12 plazas (dejando aparte Chwitz’aq-San Antonio, asociado con Pichek pero localizado en la vertiente de Cubulco, y Konkulito situado en la cresta sur).

210Los diez sitios, cuya descripción vamos a resumir, están todos situados en las vertientes, a 200-600 m arriba del fondo de la cuenca; el más elevado es Belej K’ache’ (a 1,600 m s.n.m.). En todos los casos, están establecidos sobre promontorios más o menos estrechos e inclinados, que determinan la disposición de las diferentes plazas, pero no necesariamente la orientación de sus estructuras. Las zonas habitacionales están siempre repartidas debajo de las plazas sobre las pendientes circundantes : estas zonas forman “barrios” en la medida en que podemos relacionar cada una de ella con una plaza; esto se verifica claramente en Kajyub y en Chwitinamit. Cada plaza da a una parte del fondo de la cuenca y a la mayor parte de las cimas circundantes. Después de las descripciones de los sitios de rango 1, 2 y 3, abordaremos lo de la cronología, y por último daremos una breve descripción de los “sitios de marca”, vertiente por vertiente.

SAQKIJEL, Rabinal sureste, rango 1 (Figuras 12 y 13)

211LOS NOMBRES - Llamado localmente “Saktijel”, cuya etimología se desconoce, este sitio aparece en el Rabinal Achi con el nombre de Saqkijel (“tzam Saqkijel juyuh, tzam Saqkijel taq’aj”, líneas 778-779, Breton, s.f.). Saq’ significa “blanco”, y q’ij el “día”, por lo cual podemos clasificar este sitio entre los lugares de la aurora, como los llamados saqiribal (ibid., n. 127). El promontorio que domina el sitio sobre la misma vertiente se llama El Morro o Chimorro, segundo nombre del sitio, que designa una loma y también el palo de jicara llamado tzima en k’iche’-achi (Crescentia alata).

Figura 12 Plano del sitio de Saqkijel (Rabinal) [Topografía y dibujo R. Ávila, CEMCA. 1990. Véase Leyenda de la figura 9].

Figura 12 Plano del sitio de Saqkijel (Rabinal) [Topografía y dibujo R. Ávila, CEMCA. 1990. Véase Leyenda de la figura 9].

Figura 13 Saqkijel (Rabinal) [Fotos M.-C. Arnauld]

Figura 13 Saqkijel (Rabinal) [Fotos M.-C. Arnauld]

a - Terrazas habitacionales en la falda noreste.
b - Estructura 1.
c - Estructura 7.

212Poco usado, otro nombre del sitio es Chisaliya, que más bien corresponde al plano regable situado abajo de Saqkijel. PLAZAS - Sólo hay una verdadera plaza. Un pequeño grupo oeste, con una plataforma y un altar (estr. 12 y 13), y más arriba hacia la cumbre del Chimorro, otro grupo con dos pequeños edificios rituales y algunas terrazas domésticas (fuera del mapa), no forman plazas. La plaza única se compone en su centro de una pirámide con templos gemelos, con las mismas medidas que las estructuras equivalentes en Kajyub y en Chwitinamit (26-27 x 14-16 m), y de un altar (estr. 8). Alrededor del templo hay ocho estructuras largas :

  • en la parte sur, dos pequeñas “casas largas” (estr. 3 y 9) y, atrás, lo que probablemente es una gran “casa del consejo” (estr. 10);
  • en la parte norte una modesta estructura larga (estr. 2, ¿“casa del consejo”?) y una estructura anexa (estr. 2’);
  • en la parte este una “casa larga” (estr. 5) y una “casa del consejo” (estr. 6) y, atrás, otra “casa del consejo” (estr. 7);
  • por fin en la parte oeste una “casa del consejo” (estr. 11).

213Las diferencias de dimensión entre “casas largas” y “casa del consejo” no son claras (véase el Cuadro 1) y la ausencia de escalinatas en los cuatro lados parece indicar que más bien se trataría de “casas largas”, salvo las estr. 7 y 10. No hay cancha de juego de pelota.

214ARQUITECTURA - Dos tipos de aparejo : uno esmerado con lajitas de esquisto, otro burdo con bloques calcáreos desbastados o seleccionados. El de tipo fino caracteriza la parte sur de la pirámide, las más grandes estructuras largas (estr. 5, 6, 7 y 10) y el altar del pequeño grupo oeste. El de tipo burdo caracteriza las estructuras del lado sur (estr. 9, 3 y 4). Las demás estructuras así como la parte norte de la pirámide tienen un aparejo mixto. La estr. 7 quizás conste de dos fases de construcción. Hay revestimientos delgados de estuco sobre el aparejo esmerado, con menos frecuencia sobre el burdo. Se observa también una banqueta trasera con altar central en las estructuras largas, y una depresión central estucada en el suelo de la estr. 5, lo que es característico de las “casas largas” (Ichon 1988 : 174). Las alfardas de las escalinatas tienen un perfil en talud, pero este talud lo remata un tablero sólo en la estr. 10.

215ZONAS HABITACIONALES - Son densas y muy extendidas en todas las pendientes hasta la cima Chimorro, e incluso hasta el pie de ladera donde la ocupación parece sin embargo más antigua (sitio habitacional de Chiamperez, Clásico temprano-tardío). Las terrazas son más grandes justo encima de las tres grandes estructuras orientales (estr. 5, 6, 7). Se notan frecuentes terrazas prehispánicas y modernas en toda la falda de Saqkijel : innegablemente, muchas terrazas prehispánicas tenían vocación hortícola y/o doméstica. El acondicionamiento de las pendientes de Saqkijel requeriría un estudio detallado, lo mismo que las vertientes vecinas.

216ARREGLOS DEFENSIVOS - Paredes de terrazas domésticas en las pendientes empinadas.

217NOTAS - La plaza aparentemente fue constituida en dos fases : primero se edificó sobre el rellano el templo central y las estr. 3, 9, 2, 2’ y 11 que forman el corazón; luego, sobre las pendientes las estr. 5, 6, 7 y 10 fueron colocadas atrás. La distribución de los dos tipos de construcción confirma esta secuencia, puesto que en Verapaz el aparejo esmerado con lajitas de esquisto es tardío. El aparejo del templo central podría entonces indicar dos fases de construcción : los templos gemelos deben de cubrir un templo sencillo más antiguo, como en la plaza del grupo A de Kawinal.

218Si la secuencia de dos fases es correcta, entonces la plaza de fase antigua presenta este plano con estructuras largas opuestas norte/sur que muestran los sitios epiclásicos de San Juan, Chwaciniarrón y El Carmen (cuenca de Salamá), y también los sitios de San Juan Las Vegas, Los Encuentros y El Tapial en el valle del Chixoy (Ichon 1988 : figs. 43, 45, 83). Alrededor de esta plaza antigua fueron agregadas estructuras más grandes, de aparejo tardío, y entonces el templo habría sido duplicado. Esta secuencia en dos fases explicaría el número elevado de estructuras que forman la plaza —unas doce—, cantidad atípica (excluyendo los altares) en las plazas postclásicas de la región. Proponemos entonces la hipótesis que Saqkijel fue un sitio fundado al final del Clásico o durante el Postclásico temprano, y cuya plaza fue ampliada en el Postclásico tardío.

ALREDEDOR DE SAQKIJEL

Chisaliya, Chakukabaj, Ukukabaj, Kakja-Chisaliya

219Saqkijel domina directamente la zona regable de Chipakapox, de Chisaliya y de San Rafael, donde los ríos no están encajonados sino que corren en la superficie. Los ricos cultivos de Chisaliya están mencionados en el Rabinal Achi al lado de Saqkijel (líneas 776-794, Breton, s.f.). Pero no hay en la plaza ninguna “casa larga” orientada hacia Chisaliya. El largo canal de captación llamado “toma de San Luis” riega las tierras situadas justo al norte. Al lado del sitio, son conocidos dos petroglifos que representan sapos, motivo eminentemente acuático : en Chakukabaj tres sapos están grabados en la roca al pie de la zona habitacional oeste del sitio, y en Ukukabaj un sapo y una “letra” están grabados sobre una laja (ahora desaparecida) asociada con dos montículos y algunas terrazas situadas sobre el promontorio vecino de Saqkijel al noreste. Señalemos de paso la existencia de un sitio no fechado, Kakja-Chisaliya, compuesto por lo menos de una pequeña pirámide y de dos estructuras largas, muy ocultadas por la vegetación de la vega.

220Justo al pie de Saqkijel en la punta noroeste del promontorio se halla una inmensa ceiba aislada.

221Saqkijel, así como Toloxkok y Belej K’ache’, controlaba la vertiente más provista de agua de toda la cuenca, debido a la elevación de la cumbre de Chikiwital (2,342 m). El sector era también estratégico por dos razones : por una parte, el paso de acceso al valle del Motagua se encuentra muy cerca de Toloxkok; por otra parte, hay afloramientos de caliza cristalina en Saqkijel mismo, como en Chwachun más al sur (pero en la cuenca hay otros, por ejemplo en Chwi’anakal).

TOLOXKOK-LA LAGUNA, Rabinal sureste, rango 2

222LOS NOMBRES - Hay una confusión de nombres entre Belej K’ache’-Chitikulakan y Toloxkok desde que salió la publicación de Smith (1955). Smith no vio este sitio, en el cual se encuentran dos capillas localizadas en sus extremidades norte y sur, llamadas Chijom y Toloxkok; la primera marca el límite territorial entre las aldeas Toloxkok, Chijom y El Palmar. El nombre de La Laguna se explica por el hecho de que la cancha de juego de pelota del sitio se llena de agua en la temporada de lluvias.

223PLAZAS - Una plaza única: tres pequeñas estructuras piramidales (menos de 4 m de alto) y una cuarta sobre una lomita natural (de 15 m de alto) están alineadas en un eje norte-sur. En paralelo a este eje, al lado este de la plaza están alineados dos estructuras largas y un juego de pelota hundido y cerrado en palangana. Del mismo modo al oeste, hay dos estructuras largas menos grandes y dos estructuras rectangulares, todas alineadas norte-sur. Hay también cuatro pequeñas estructuras asociadas a la más alta pirámide, formando una pequeña acrópolis.

224ARQUITECURA - Aparejo burdo, heterogéneo, con losas de esquisto, sin revestimiento de estuco.

225ZONAS HABITACIONALES - Dos zonas distintas constan en total de unas cuarenta estructuras; sin continuidad con Belej K’ache’.

226ARREGLOS DEFENSIVOS - Por lo menos una pared en el lado norte.

227NOTAS - La plaza de Toloxkok es muy diferente de las demás plazas postclásicas de Rabinal, primero por la cantidad de sus estructuras (16), segundo por la configuración según un eje norte-sur, que es de origen preclásico y que sigue existiendo en el Clásico. Entonces el sitio fue quizás fundado antes de la ocupación postclásica, de la cual proceden la cerámica de superficie y las cuatro estructuras largas (aunque este tipo de estructura aparezca en la región en el Clásico tardío).

BELEJ K’ACHE’, Rabinal sureste, rango 3

228(Smith 1955 : fig. 127 [bajo el nombre de “Toloxcoc”]])

229LOS NOMBRES - Este sitio es el que Smith publicó con el nombre de “Toloxcoc”. Según los habitantes del sector, en mayoría mestizos, El Mogotón es el nombre español del sitio, y Chitikulakan (o Kulakan, Sukulakan) el nombre indígena. En realidad los Achi’es de Rabinal lo llaman Belej K’ache’.

230PLAZAS - Dos plazas alineadas en dirección noroeste-sureste a lo largo de un promontorio muy estrecho. Una es el grupo A de Smith, con un gran altar, dos estructuras largas y otra más pequeña; la otra plaza es el grupo B y consta de un gran altar, tres estructuras largas y una más pequeña. Además, hay tres a cuatro edificios muy pequeños en la orilla de las plazas : ¿hipotéticas garitas de vigilancia (o puestos de acecho)?

231ARQUITECTURA - Lajitas de esquisto; no hay estuco.

232ZONAS HABITACIONALES - Tres zonas sobre las pendientes oeste, norte y sur; la del oeste es aparentemente la más poblada. Las tres suman aproximadamente 120 estructuras; sin continuidad con Toloxkok. La estribación de Belej K’ache’ es muy seca, alejada de los manantiales y de las buenas tierras de la montaña. Tal situación evoca la de los grandes asentamientos militares de Kawinal (Ichon 1988 : 149).

233ARREGLOS DEFENSIVOS - Smith vio la pared sureste pero no registró las dos grandes paredes que defienden la pendiente noroeste, con suficiente espacio entre las dos para ampliación del asentamiento. Sobre la misma línea de cresta se halla una estructura aislada a 1,860 m : ¿altar o puesto de acecho (atalaya)?

EL CIMIENTO-CHIRRUM, Rabinal sureste, rango 3

234PLAZAS - Una única plaza con un altar, una pequeña estructura larga y una estructura rectangular, sobre un rellano de la estribación. Abajo, sobre otro rellano cerca del río, se ven los vestigios de una gran terraza (30 x 30 m aproximadamente) en la cual fue construida la escuela de Chirrum.

235ARQUITECTURA - Aparejo con lajas de esquisto medianas. La gran terraza de abajo conserva paredes en talud con losas de esquisto, estucadas.

236ZONAS HABITACIONALES - Una zona de terrazas domésticas alrededor de la terraza de abajo y otra, con 20 terrazas aproximadamente, cerca del grupo de arriba.

KAJYUB, Rabinal-centro, rango 1

237(Smith 1955 : 44, 48, figs. 26 y 98 passim) (Figuras 4, 14 y 15)

238LOS NOMBRES - Kaqyuq’ Tzilik Kakoqonik Tepekanik sería el nombre completo y antiguo de este sitio según el Rabinal Achi (líneas 330-334, Breton, s.f.). calificado en el mismo texto de “fortaleza” (tz’aq k’oxtun). Puede ser que el origen del nombre sea poq’om; hoy se le da el nombre de Kajyub (que la etimología popular traduce por “montaña celeste”), cuyo nombre hemos adoptado.

239PLAZAS - Hay 5 grupos que forman en total 7 plazas, pues el único grupo A se compone de 3 plazas, incluyendo la plaza principal. Cada plaza se compone de una pirámide-templo central, una “casa larga” y una “casa del consejo”, salvo las plazas C y D que constan ambas de 2 templos, 2 “casas largas” y 2 “casas del consejo”. Entonces hubo en total 9 templos, 9 “casas largas” : Kajyub bien merecería el nombre de Belej Tz’aq, “Nueve Fortalezas”. Pero hubo 10 “casas del consejo”, ya que la plaza principal parece juntar tres de ellas, y la plaza B ninguna (Cuadro 1). No hay cancha de juego de pelota.

240De este modo, cada plaza consta de 3 estructuras, además de un altar y a veces de una o dos estructuras anexas. Entre “casas largas” y “casas del consejo”, la diferencia dimensional queda muy marcada : las “casas largas” miden más de 30 m de largo, las “casas del consejo” entre 10 y 25 m. Aquellas tienen escalinatas sólo en la fachada frontal, ésas las tienen en los cuatro lados. Todas las “casas largas” dan al norte, al sur o al este, ninguna al oeste. Todos los templos están orientados norte-sur, 7 están abiertos al oeste y 2, incluso el más grande, están abiertos al este.

241La plaza principal, y la más alta, se compone de una pirámide con templos gemelos (la única del sitio, en la cual fue edificada la capilla moderna [figura 15b]), de mismas dimensiones que las pirámides de Saqkijel y de Chwitinamit; también consta de una inmensa “casa larga” (dos a tres veces más larga que las otras de Kajyub), de 3 “casas del consejo”, de 4 altares centrales, por fin de una pequeña estructura anexa. Esta plaza de 10 estructuras es mucho más compleja y más amplia que las 6 demás plazas del sitio. ¿Las terrazas adyacentes que dominan la plaza al norte, sostendrían estructuras de tipo “palacio”? Sobre la más alta y la más grande, Smith describió un altar (estr.14) en el eje de unas grandes escaleras de acceso (cerca de 10 m de largo) y enormes paredes “de una construcción ahora en ruinas” (1955 : 45). Este conjunto parece monumental, pero ¿por qué estará tan destruido, incluso arrasado? (T. Proskouriakoff dibujó esas terrazas vacías, cf. figura 4).

242Las dos plazas dobles C y D tienen el interés de presentar el plano con estructuras largas opuestas norte/sur (de Saqkijel y de los sitios de Salamá y del Chixoy) según dos fórmulas. En la plaza del grupo C (Smith 1955 : fig. 101), las dos “casas largas” dan a la plaza, en el centro de la cual hay dos pequeños templos abiertos al oeste y dos hipotéticas “casas del consejo” en el lado oeste; entonces en este caso la plaza está compartida. En cambio, la plaza del grupo D está desdoblada (Smith 1955 : fig. 102) pues las dos “casas largas” se dan la espalda, de tal modo que sus templos respectivos, abiertos al oeste, están cada uno en medio de un patio distinto.

243ARQUITECTURA - Aparejo esmerado con lajitas de esquisto (Smith dice que tienen un promedio de 5 cm de espesor) con revestimientos espesos de estuco. Cada estructura, excepto las pequeñas anexas, tiene escalinatas con alfardas de perfil en talud-tablero. Aparentemente no hay ningún indicio de una secuencia de construcción en varias fases. Observamos que montones de piedras fueron colocados con esmero sobre estructuras largas, como para consolidarlas. De manera general, el estado de conservación es excelente y los saqueos aún muy escasos.

Figura 14 Plano general de Kajyub (Rabinal) [Levantado y publicado por A. L. Smith I955, fig.98; cortesía de la Carnegie Institution of Washington].

Figura 14 Plano general de Kajyub (Rabinal) [Levantado y publicado por A. L. Smith I955, fig.98; cortesía de la Carnegie Institution of Washington].

244ZONAS HABITACIONALES - Varios grupos de terrazas domésticas se extienden en las pendientes altas alrededor del grupo A, en las pendientes bajas alrededor del grupo E y encima del grupo C.

245ARREGLOS DEFENSIVOS - Altas paredes de terrazas sobre las pendientes empinadas del grupo A.

ALREDEDOR DE KAJYUB

La Picota-Mumus, La Piedra Baleada

246En la cumbre de La Picota, a 1 km aproximadamente del grupo A, hay una estructura redonda, bien conservada, de 2,40 m de alto con cinco escalones (Smith 1955 : 44, fig. 108b). Entre el grupo C y esta estructura —¿altar (mumus) y/o atalaya?— está lo que llaman localmente La Piedra Baleada : son grandes rocas naturales que exhiben una cara casi totalmente cubierta de cúpulas grabadas. A. Ichon (1988 : 204) las describió y comparó con otras piedras de cúpulas de Pueblo-Viejo Chichaj (Sajcabajá) y de otros sitios postclásicos. Hemos observado el mismo elemento en Chiyewachi y en Cimientos-Cruces (Cubulco).

247NOTAS - A la inversa de Saqkijel, Kajyub da una fuerte impresión de homogeneidad y de rigor por el respeto de varias normas, lo que sugiere que todas las plazas fueron construidas más o menos simultáneamente.

Figura 15 Kajyub (Rabinal)

Figura 15 Kajyub (Rabinal)

a . Plano del grupo A [Levantada y publicado por A. L. Smith 1955. fig. 99; cortesía de la Carnegie Institution of Washington].
b - Vista de la estructura A2, plaza principal del grupo A [Foto M. -C. Arnauld]. Este templo lleva la capilla en la cual se celebra tradicionalmente una misa el día de Asunción. Aquí el 4 de mayo de 1989.

K’AMBA (NIMAJUYUB), Rabinal-centro, rango 3

248PLAZAS - En vez de plaza hay unas doce terrazas domésticas; pero el sitio queda modificado por una gran inscripción hecha sobre el suelo (para la señalización aérea) con las piedras de las terrazas.

249ARQUITECTURA - Aparejo burdo con losas y piedras medianas.

250ARREGLOS DEFENSIVOS - Ninguno; el sitio natural es defensivo pues las pendientes del Nimajuyub son muy empinadas y secas. Debido a la proximidad de Kajyub y comparado con los sitios de Pasulup y de Talpetate cerca de Kawinal (Ichon 1988 : 149), K’amba podría ser una pequeña guarnición de Kajyub.

251NOTAS - K’amba queda citado en el Rabinal Achi: “tzam K’amba [—] ajaw K’amba” (líneas 763-767, Bretón, s.f.).

CHWITINAMIT-CHWASUJ, Rabinal noroeste, rango 1

252Smith (1955 : 48, figs. 29 y 109 passim) (Figuras 16 y 17)

253LOS NOMBRES - Brasseur de Bourbourg llama este sitio “Tzak Pocoma” y Fox retoma este nombre (1975 : 257). Significa que el asentamiento fue ocupado por los Poq’omab, antes de ser conquistado por los Rabinaleb (véase Smith 1955 : 44). En realidad esta tradición oral vale también para Kajyub y Saqkijel. La hacienda colonial que incluía el sitio — y que colindaba con la de Kawinal— se llamaba Chwasuj (o Chwasoy). Fue vendida por el cura de Rabinal a los habitantes de Xokok y de Las Vegas Santo Domingo a mediados del siglo xix, y repartida recientemente entre los 17 descendientes de los compradores (por eso el sitio pertenece a Las Vegas). A las grandes estructuras, nuestros informantes dan el nombre genérico de Pakabilto, o sea el lugar del poder municipal (“cabildo”). No hay capilla en Chwitinamit.

Figura 16 Chwitinamit-Chwasuj (Rabinal)

Figura 16 Chwitinamit-Chwasuj (Rabinal)

a - Plano general [Levantado y publicado por A.L. Smith 1955, fig. 109: cortesía de la Carnegie Inslitution of Washington].
b - Vista de la estructura B2, templo del grupo B [Foto M.-C. Arnauld].

254PLAZAS - Hay 8 grupos, que forman en total 9 plazas, ya que el grupo D se compone de 2 plazas. Cada plaza consta de una pirámide-templo en el centro, una “casa larga” y —salvo 2 plazas— una “casa del consejo”. Al igual que en Kajyub, hay 9 templos, 8 ó 9 “casas largas” (Belej Tz’aq, “Nueve Fortalezas”) y 10 “casas del consejo”, ya que la plaza C agrupa 4 de ellas, y dos plazas que (quizás) no tienen ninguna. Pero, a la diferencia de Kajyub, hay dos canchas de juego de pelota en los dos grupos centrales C y H.

255Al igual que en Kajyub, cada plaza se compone de tres estructuras, además con un altar y a veces una o dos estructuras anexas. Sin embargo, las plazas D-oeste y G sólo tienen una estructura larga y un pequeño templo. Como se puede observar en Kajyub. la diferencia de tamaño entre las “casas largas” y las “casas del consejo” queda muy marcada (Cuadro 1) : las “casas largas” son dos a tres veces más largas que sus “casas del consejo” asociadas. Las primeras sólo tienen escalinatas frontales, a veces laterales, las últimas las tienen en los cuatro lados. Las “casas largas” dan al sur o al oeste, en direcciones opuestas a las de Kajyub. Sin embargo, en los dos grupos más pequeños, las “casas largas” dan al este. Todos los templos están orientados norte-sur, 7 están abiertos al este, a la inversa de los 7 templos de Kajyub, y de los 2 restantes, uno está abierto de los dos lados este y oeste (grupo B; figura 16b) y el otro está demasiado destruido como para poder determinar la situación de su puerta (grupo D-oeste). Esta geometría comparativa de las plazas entre los dos grandes sitios de Rabinal muestra una notable simetría : oposición y complementariedad, puesto que las dos “ciudades” se dan la espalda, pero las dos juntas miran hacia los cuatro puntos cardinales.

Figura 17 Chwitinamit-Chwasuj (Rabinal)

Figura 17 Chwitinamit-Chwasuj (Rabinal)

a - Plano del grupo C [Levantado y publicado por A. L. Smith 1955, fíg, 112: cortesía de la Carnegie institution of Washington].
b - Plano del grupo D [Levantado y publicado por A. L. Smith 1955. fig. 113: cortesía de la Carnegie Institution of Washington].

256Chwitinamit es un ejemplo extremo, para el Postclásico, de subdivisión normativa : las plazas constituyen segmentos muy separados unos de otros y totalmente homólogos. De los dos grandes asentamientos contemporáneos más cercanos, que muestran exactamente el mismo tipo de plazas postclásicas, Kajyub es más complejo, Kawinal es más compacto. Es preciso observar que las 9 plazas se alinean a lo largo de 2 km en línea recta, que no hay estructuras entre las plazas, y que cada “casa larga” forma una barrera como para aislar el espacio interior.

257Sin embargo, las plazas no son iguales. Dos plazas, C y H, abarcan una cancha de juego de pelota y ambas se sitúan a la mitad del eje de 2 km. La plaza C es la principal y más alta del sitio; además, tiene la “casa larga” más grande y la única pirámide con templos gemelos. Esta plaza es idéntica a la plaza principal de Kajyub (figuras 15a, 17a) y a la de Kawinal (figura 18), con templos gemelos de misma orientación y de dimensiones similares (basamento un poco más grande en Kawinal: 34 x 20 m). Pero en Kajyub, no hay cancha, la “casa larga” es más grande (Cuadro 1) y quizás haya un “palacio” adyacente.

258Las dos canchas son cerradas con áreas terminales muy pequeñas. La del grupo C es estucada y perfectamente funcional (Smith 1955 : 50), pero la del grupo H no tiene banquetas, ni zonas superiores verticales sobre las paredes laterales, ni estuco (Smith 1955 : 53). Esto significaría que esta cancha estaba en construcción, o que no era funcional, o más bien que correspondía a otra manera de jugar (Recinos 1984 : 164-165, “pelota pequeña”, en contraste con la “pelota entre muros”). Concluimos de todos modos que la plaza H no era igual a la plaza C (a la inversa de lo que dice Fox 1987 : 220). De hecho, su “casa larga” es mucho más pequeña. No es la plaza H sino la D que tiene una “casa larga” comparable con la muy grande estructura C8 del grupo C. Cabe observar también que las plazas C y D son las más altas de Chwitinamit, y que enmarcan el único manantial (que, al parecer. Smith no ha visto; su caudal es muy débil actualmente en la temporada seca).

259Si las plazas C y D dominaban Chwitinamit, entonces podemos buscar dos “mitades” en el sitio : al este, las plazas A y B dependían de la plaza D porque todas sus “casas largas” miran hacia el oeste; al oeste, las plazas H, E y F dependían de la plaza C porque sus “casas largas” miran todas hacia el suroeste. Cada uno de los dos conjuntos de plazas está cerrado al oeste por una pequeña plaza con dos estructuras, plazas D-oeste y G, cuyas “casas largas” (?) dan hacia el este, porque funcionaban más como barreras a la entrada del sitio que como lugar de poder; esta observación vale también para el grupo A. otra “plaza de guardia”. Lo que permite intentar este análisis de Chwitinamit en dos “mitades” es el hecho que así está efectivamente compuesto el gran centro vecino de Kawinal. En cambio, Kajyub no se prestaría a un análisis similar.

260ARQUITECTURA - El aparejo estucado de Chwitinamit es igual al de Kajyub, con la diferencia de que los vestigios de pintura roja no son excepcionales. No se nota ningún indicio que permita ver en Chwitinamit más de una fase de construcción.

261ZONAS HABITACIONALES - Smith cuenta aproximadamente 400 terrazas domésticas repartidas sobre las pendientes debajo de las plazas, a las que van asociadas por grupos, o “barrios”. Donde se encuentra la fuente de agua es donde existe la densidad más fuerte de terrazas.

262ARREGLOS DEFENSIVOS - La gran pared de defensa occidental (de 2 m de ancho) está lejos debajo del grupo G (Smith no la vio), como si se hubiera previsto una extensión de la ciudad de este lado. La doble pared oriental está más allá del grupo B, lo que coloca el grupo A en posición de puesto avanzado (atalaya) de guardia. Hay también altas paredes de terrazas sobre la pendiente sur, la cual es tan empinada como la pendiente norte.

263NOTAS - Como Kajyub, Chwitinamit es un sitio muy homogéneo y regulado. Sin embargo, sus plazas son más sencillas, más repetitivas. Podemos pensar que todas fueron construidas simultáneamente, pero el espacio vacío que incluye la pared de defensa oeste sugiere que se preveía quizás construir otras plazas y “barrios”.

Figura 18 Plano del grupo A de Kawinal (Cubulco) [Levantado y publicado por A. Ichon et al. 1980, fig.5].

Figura 18 Plano del grupo A de Kawinal (Cubulco) [Levantado y publicado por A. Ichon et al. 1980, fig.5].

ALREDEDOR DE CHWITINAMIT : Kakja-Xokok Alto y Kakja-Xokok Bajo

264Nuestros reconocimientos fueron muy limitados. Dos sitios se encuentran en la aldea Xokok. En Kakja-Xokok Alto, sólo queda una estructura con banqueta y superestructura de bajareque en una terraza; podría ser una estructura larga postclásica. En Kakja-Xokok Bajo, hay una pequeña pirámide de 5 m de alto (Ichon 1988 : 202).

CHILU 1, Rabinal noroeste, rango 2

265(Ichon 1988 : 202, fig. 108)

266PLAZAS - Hay dos plazas distantes de 1 km, correspondiendo a los grupos A y D. La plaza A consta de un templo central de orientación norte-sur, de un altar, de dos grandes “casas largas” al este y al oeste (quizás otras dos al norte y al sur), y de tres estructuras anexas. Las dos estructuras más largas dan hacia el este y hacia el oeste, según el eje del valle del río Xokok, lo cual es bastante estrecho. La plaza D se compone de un templo central y de tres estructuras rectangulares, entre las cuales la “casa larga” da hacia el oeste (según A. Ichon). No hay cancha.

267ARQUITECTURA - Aparejo elaborado hecho de lajitas de esquisto con un revestimiento de estuco, alfardas en talud-tablero conservadas sobre el templo de la plaza A.

268ZONAS HABITACIONALES - Se encuentra una zona residencial al lado oeste y otra al lado este de la plaza A (aproximadamente unas treinta estructuras). Además, los grupos B y C son pequeños conjuntos domésticos aislados, al oeste y al noroeste del grupo A. El grupo E forma otra zona residencial, asociada a la plaza D.

269ARREGLOS DEFENSIVOS - Los barrancos bastaban aparentemente para la defensa.

270NOTAS - A. Ichon anotó la dualidad de Chilu 1. del cual una plaza (A) domina evidentemente la segunda (D). Chilu 1 está situado a 7.5 km en línea recta de Kawinal y a 6 km de Chwitinamit. Controlaba el estrecho valle del río Xokok, o sea el exutorio de la cuenca de Rabinal. Se encuentra frente a Kak’miloj y pertenece a la línea de los sitios occidentales de Rabinal (véase infra). El sector de Chilu es objeto de un litigio entre los municipios de Rabinal y Cubulco desde hace más de un siglo. Chilu 1 había sido visitado por Lehmann (1970).

271A 3 km abajo de Chilu 1 se halla un pequeño sitio clásico o postclásico, llamado Chilu 2 por A. Ichon (1988 : 106).

PICHEK-CHIPROCESION, Rabinal noroeste, rango 2

272(Smith 1955 : 53, fig. 42; Ichon 1988 : 204, fig. 109)

273LOS NOMBRES - El sitio se llama Chiprocesión o Chiprización, “el lugar de la procesión”, a causa de las celebraciones de la Santa Cruz en la capilla construida sobre una de las estructuras. Es por lo menos la etimología popular actual. Pero Smith lo llamó “Pichec”, nombre de la aldea de la que depende. La finca local se llama El Tablón (Lehmann 1970). La aldea Pichek tenía el control administrativo de todo el centro de la cuenca, entre los ríos Chiyac y Rabinal. Pero, recientemente, esos caseríos de Pichek consiguieron el estatuto administrativo de “aldea”. Sin embargo, Pichek, con su escuela, sus ruinas y su capilla, sigue siendo la primera aldea centro-occidental de Rabinal.

274PLAZAS - Sólo hay una plaza, compuesta de un pequeño templo, de un altar y de los vestigios apenas visibles de una larga estructura, con proporciones de una “casa larga”. La capilla está sobre un altar prehispánico (también hay un altar de costumbre moderno). Ichon observa que el templo está abierto al oeste, de tal modo que da la espalda a la plaza determinada por el altar : este caso es único en la región.

275ARQUITECTURA - Aparejo esmerado con lajitas de esquisto, con un revestimiento de estuco bastante espeso. Alfardas con talud-tablero.

276ZONAS HABITACIONALES - Hay una gran cantidad de terrazas en la pendiente sur.

277ARREGLOS DEFENSIVOS - Paredes de terrazas en las altas pendientes empinadas.

ALREDEDOR DE PICHEK : Chwi’anakal, Chwitz’aq, Chwitor, Chwa’inup

278En realidad hay un dispositivo compuesto de tres sitios establecidos sobre la línea de cerros que separa las cuencas de Rabinal y de Cubulco. Sobre la cresta se encuentra Chwi’anakal, un poco más abajo sobre el promontorio oriental está Pichek, y sobre el promontorio occidental simétrico Chwitz’aq, que se encuentra en Cubulco, pues el límite municipal Rabinal/Cubulco pasa por la más alta estructura de Chwi’anakal (sitio descrito con los de la cresta oeste, véase infrá). La plaza de Pichek y la de Chwitz’aq son idénticas, pero no se ve estuco en la segunda. Los tres sitios tienen zonas habitacionales : aproximadamente 40 terrazas en Chwitz’aq y 60 en Chwi’anakal. Chwitor es una pequeña colina situada al pie noreste del promontorio de Pichek : en su cumbre está una estuctura que no fuimos a registrar. Por último, al pie de Chwitor y Pichek, en el lugar llamado Chwa’inup (inup, ceiba), hay dos ceibas, del mismo modo que hay una ceiba al pie de Saqkijel. Al norte-noreste de Pichek y Chwitor se extienden las vegas húmedas de la laguna de Panakal, hasta el gran sitio preclásico-clásico de Pakakja. Del cerro de Chwi’anakal brotan manantiales abundantes.

CHWITZ’AQ-SAN ANTONIO, Rabinal noroeste, rango 2

279Véase arriba. ALREDEDOR DE PICHEK

KONKULITO, Rabinal cresta sur, rango 2

280PLAZAS - Hay dos plazas adyacentes, con una orientación casi cardinal. La pirámide-templo, con 6 m de alto, tiene una orientación norte-sur como en todas las plazas postclásicas de la región. Plataformas angostas y paredes vinculan las tres grandes estructuras rectangulares de la plaza, ¿quizás en imitación de “casas largas”?

281ARQUITECTURA - Construcción de lajas de tamaño medio escuadradas; no hay estuco.

282ZONAS HABITACIONALES - Vestigios de plataformas domésticas sobre las pendientes circundantes.

283NOTA - Probablemente fundado en el Clásico, el sitio podría sin embargo haber sido ocupado en el Postclásico. Justo encima se halla el “sitio de marca” de Balamche’ 1.

Tentativa de secuencia cronológica de las plazas postclásicas de Rabinal

284Nuestra hipótesis es que Kajyub, Chwitinamit y Belej K’ache’ son fundaciones más recientes (¿Postclásico tardío?) que Saqkijel y Toloxkok (¿Postclásico temprano?). Veamos los argumentos :

  1. La plaza de Toloxkok con alineamiento norte-sur de las estructuras rituales y la plaza de Saqkijel con estructuras largas opuestas norte/sur serían, por comparaciones regionales, anteriores al Postclásico tardío. Sin embargo, aparentemente fue modificada la plaza de Saqkijel al agregarle nuevos elementos tardíos en su contorno.
  2. El modo de construcción y los materiales empleados en estas dos plazas no son característicos de las demás plazas postelásicas, donde el aparejo tardío con lajitas delgadas de esquisto es la norma. Sin embargo, las estructuras agregadas a la plaza de Saqkijel exhiben este aparejo, el cual permitía la reproducción de los perfiles de talud-tablero, típicos del Postclásico tardío en las tierras altas mayas; de todos modos, estos perfiles resultan mal hechos en Saqkijel.
  3. La cancha de juego de pelota de Toloxkok es un ejemplo de palangana, forma característica de los sitios clásicos del centro y del noroeste de Rabinal (véase supra).
  4. Los templos gemelos de Saqkijel, Kajyub y Chwitinamit serían tardíos, puesto que los de Kawinal pertenecen de la última fase de construcción del sitio (Ichon et al. 1980 : 60, fig. 59).

Los “sitios de marca” (rango 4) en el centro de la cuenca de Rabinal (Figura 11)

285En la cumbre del cerro Saqacho, el sitio de Saqacho Alto abarca una estructura piramidal, probablemente funeraria pero saqueada, con vestigios de algunos edificios más pequeños. Sobre un rellano de la falda oriental, en Chikak’miloj, hay una estructura funeraria. Sobre el mismo Saqacho se señala un lugar de culto en una gruta o abrigo llamado Ujujkuch. Sobre el cerro Chwakotz’ij, vecino del Saqacho, también hay una estructura ritual en Chwicruz, sobre un rellano de la falda norte, así como dos plataformas rectangulares en la cumbre.

286Todos estos vestigios aparecen más o menos integrados en las zonas habitacionales del centro clásico de Kachkotz’ij, localizado al pie de los dos cerros. Es posible que los edificios funerarios o rituales de época clásica hayan servido de “marcas” durante el Postclásico.

Los “sitios de marca” (rango 4) de la vertiente sur y de las crestas sur (Figura 11)

287A eso de los 1,200-1,400 m, no hay más que pequeños lugares de culto, cuyo estatuto arqueológico no se puede determinar fácilmente en todos los casos y que clasificamos provisionalmente dentro de los “sitios de marca”. Desde el sureste, a partir de El Cimiento-Chirrum, se hallan por lo menos seis lugares : Chwachun (donde se encuentra un inmenso palo de amate), Pa’atz’am, Ximbaja, Chwacimarrón-Santras (Tzamturaz), Chwacimarrón-Pa’atz’am y K’isintun. Con la excepción de Pa’atz’am, manantial acondicionado en pequeñas albercas mamposteadas, que data de la época colonial o prehispánica, cada uno consta de una gran esplanada natural o arreglada sobre un rellano (aproximadamente 20 x 40 m), bordeada por una pared de lindero entre dos aldeas vecinas o dos municipios. Sólo en Ximbaja hay una estructura única de piedras (3.50 x 3.30 x 0.50 m), rematada por una pequeña superestructura de adobe o de bajareque; podría ser un altar prehispánico (o su reconstrucción colonial). Todos son lugares de “costumbres” y de bailes. Los de Ximbaja y de K’isintun están más específicamente asociados a los cultos que se desarrollan antes de las representaciones del Rabinal Achi. Además aparecen citados en el texto (líneas 808 y 811, Breton, s.f., y este volumen). Suponemos que todos estos lugares de culto se remontan por lo menos a la época colonial y al Postclásico tardío.

288Sobre la línea de cresta, en los 2,000 m de altitud, no hemos explorado los valles altos del sureste, cerca de las cimas del Chikiwital y del Kumatza, pero sí hemos recorrido la estribación Balamche’. En la cumbre misma (2,100 m), Balamche’ 2 sólo tiene un edificio ritual de piedras muy arruinado, con un altar de costumbre. En Chixim (2,000 m), hay tres pequeños edificios difíciles de identificar en la estrecha cresta; la cerámica parece clásica.

Más abajo (1,600 m), Ajaw Pasaos (El Sauce) se compone de un edificio “de marca” aislado sobre un cerrito (templo bien conservado : 11 x 7 x 2.50 m), de dos plataformas rectangulares (14 m de largo), de una cancha en palangana (dimensiones interiores : 23 x 7 m) y de dos estructuras anexas al pie del cerrito: el conjunto no es típico de una plaza postclásica. Más bien Ajaw Pasaos sería un “sitio de marca”, quizás contemporáneo de Toloxkok por su cancha en palangana.

289En la cresta sur, hemos también reconocido el alto valle de Ixchel al suroeste. Se halla un centro de rango 2, Konkulito (descrito más arriba), y un “sitio de marca” sobre una cumbre vecina, Balamche’ 1, también llamado Chujolomak, compuesto de un montículo único más o menos circular.

290De este modo, sobre la vertiente sur de Rabinal, no hay sitios con plazas entre 1,200 y 1,600 m, mientras que existe uno arriba, en el valle alto de Ixchel (Konkulito). Veremos que la misma situación existe en la vertiente sur de Cubulco. ¿Esto remitiría a la división ecológica de las vertientes bajas en contraste con la “montaña”? Aquellas quedarían incluidas en los territorios de Saqkijel o Kajyub, mientras que, arriba de 1,700-1,800 m la montaña hubiera pertenecido a los centros de los valles altos. Habría que comprobar esta hipótesis por medio de exploraciones precisas sobre las altas vertientes y las crestas.

Los “sitios de marca” (rango 4) de la cresta oeste. (Figura 11)

291Desde el valle alto de Ixchel, se destaca de la sierra de Chuacús una estribación orientada norte-sur que separa la cuenca de Rabinal de la cuenca de Cubulco. Culmina a más de 2,000 m en la cumbre del San Rafael al sur y baja suavemente hasta 1,000 m al norte, donde da paso al río Xokok-Chicruz. En esta línea de cerros corre el lindero municipal Rabinal/Cubulco, atravesando una serie de sitios arqueológicos. De ellos el más meridional sería probablemente el sitio con esculturas o petroglifos de Xolventana-Unimalk’ache’ y el petroglifo de Chabalam.

En Xolventana-Unimalk’ache’, cuyo primer nombre es característico de los pasos o “umbrales” (se trata efectivamente de uno de los pasos de la sierra sur de Rabinal), nuestros informantes señalan un montículo circular, asociado a dos piedras esculpidas (“caritas”) : una la llamaban “K’iche”’, la otra “Rabinal Achi”, y se solía ir allí para hacer costumbres. Todo fue destruido. El petroglifo de Chabalam o Piedra del Tigre, de difícil interpretación (Sharer & Sedal 1987 : 247, fig. 13.4), está grabado sobre un peñasco ubicado en uno de los caminos reales que de Rabinal bajan hacia el Motagua y sobre el lindero Rabinal/Cubulco; al lado fue construida una capilla. Sharer y Sedat no excluyen un fechamiento del Preclásico tardío o final para este grabado.

292Después de Chabalam más al norte y más abajo, la línea pasa sobre la esplanada de K’isintun y sobre la estructura más alta de Chwi’anakal; de allí, la línea actual se desvía hacia el fondo de Rabinal, pasa por el sitio clásico de Las Vegas y cruza el río Xokok-Chicruz entre Xokok y Chilu 1. Este sector es objeto de un viejo litigio territorial entre los dos municipios y podemos suponer que un antiguo trazado pasaba al oeste de Las Vegas, o sea que seguía la cresta al norte de Chwi’anakal, atravesando los sitios de Kak’miloj y de Chilu 1.

  • 15 Los nombres de los sitios que proponemos aquí son los que la gente de Rabinal (de la aldea Panakal (...)

Sobre esta línea así sembrada de sitios arqueológicos, es de notar el dispositivo de la estructura ritual en la cumbre de Chwi’anakal, enmarcada por la plaza postclásica de Pichek a 1.5 km en línea recta al este y la de Chwitz’aq-San Antonio a 0.5 km al oeste (estos dos centros de rango 2 se describen más arriba)15. Otras estructuras, entre las cuales tres altares, lindan también la línea de cresta al oeste de Chwitz’aq. En la cumbre de Chwi’anakal, el estado de conservación es mediocre (se extraen piedras para mantener la pared que sirve de lindero) : sobre la esplanada hecha con fuertes muros de contención, además de la estructura central (5 x 9 x I m), hay un pequeño montículo anexo apenas visible. Sobre la pendiente oeste adyacente, hemos registrado unas sesenta terrazas domésticas. Las zonas habitacionales de Pichek, Chwi’anakal y Chwitz’aq están bien separadas unas de otras. Tal dispositivo, extendido de este modo sobre 3 ó 4 km y muy poblado, dirigido a la vez hacia Cubulco (Chwitz’aq, que sólo da al poniente) y hacia Rabinal (Pichek, que sólo da al oriente) sugiere que las redes de asentamiento de las dos cuencas eran complementarias en su concepción y funcionamiento. El sitio de Kak’miloj que encontramos más al norte sobre la cresta confirma esta impresión.
Kak’miloj consiste en una cadena de estructuras aisladas a lo largo de la cresta que separa la salida de Cubulco de la de Rabinal. Es por lo tanto un sitio muy estratégico. Del sur al norte, encontramos :
- el grupo A en el punto más alto : dos pequeñas esplanadas acondicionadas cada una con una estructura larga (de 20 m);
el grupo B : un rellano con dos subestructuras rectangulares con escalones (13 x 8 m; 8 x 8 m), orientadas al igual que la cancha del grupo C;
el grupo C, ubicado también sobre la cresta, da entonces hacia Rabinal y Cubulco; consta de la estructura ritual aislada característica de los “sitios de marca”, o sea en este caso una estructura piramidal (de 7 m de alto) orientada norte-sur; soporta un templo cruciforme abierto hacia Rabinal, bastante parecido al templo cruciforme de San Juan (fechado del Epiclásico) ubicado en el centro de la cuenca de Salamá (Sharer & Sedat 1987 : 208). Al lado se encuentra una pequeña cancha cercada por un pequeño muro que pasa por detrás de las estructuras laterales (12 x 5 m) sin definir áreas terminales (la superficie cercada mide 32 x 25 m); el corredor sólo mide 5 m de ancho y no tiene exactamente la misma orientación que el muro. Esta “cancha” no parece funcional. El aparejo de piedras planas seleccionadas no lleva estuco.
hay más estructuras aisladas sobre la cresta hacia el norte; la última tiene vista sobre el exutorio y sobre el gran barranco del río Xokok-Chicruz.
En realidad, los grupos А у В ocupan posiciones simétricas con respecto a la pirámide del grupo C, comparables en esto a la disposición vigente en Chwi’anakal-Pichek-Chwitz’aq (con la diferencia que la cresta de Kak’miloj tiene una orientación norte-sur). Otro rasgo común : la presencia de zonas habitacionales en las laderas.

LOS SITIOS POSTCLASICOS DE LA CUENCA DE CUBULCO (Figura 11)

293En la cuenca de Cubulco, sólo hay dos centros fechados con seguridaddel Postclásico, y son de rango 3. Los demás sitios de la cuenca abarcan : dos centros preclásicos, un centro clásico, un petroglifo y 12 pequeños sitios sin fechamiento seguro entre Clásico y Postclásico, la mayoría de ellos siendo “centros de marca”, de rango 4. En total suman 18 sitios, aparte de los que están situados en la línea de cresta oriental, ya descritos en Rabinal (i.e. Chwi’anakal, Chwitz’aq, Kak’miloj, véase supra). Describiremos separadamente Cimientos-Cruces y los sitios de la cresta suroeste (véase infra). Nuestros reconocimientos fueron menos intensivos en Cubulco que en Rabinal y la red de pequeños centros queda seguramente incompleta; en cambio, nos parece improbable que centros de rango 1 y 2 hayan escapado a nuestra atención, aun en la sierra occidental.

Establecimos el listado de sitios del mismo modo que los de Salamá y de Rabinal. Las referencias cua-drangulares de los sitios son las del mapa del IGN, escala 1:50,000, CUBULCO, hoja 2061 II. Los modos de datación figuran en el Anexo.

294Centros preclásicos y clásicos

295La Laguna (54-5/73-00. Alt. 1,010 m) (Ichon 1988 : 204) Preclásico tardío y Protoclásico.

296Pa’ajche’ (52-14/71-00. Alt. 1,040 m) Preclásico (¿y Clásico?).

297Sutun (69-9/70-1. Alt. 1,040 m) Clásico.

298Petroglifos

299Chiyewachi (52-4/74-5. Alt. 1,300 m).

300Sitios fundados durante el Epiclásico y el Postclásico temprano

301Por falta de excavaciones, estos sitios no fueron identificados.

302Centros postclásicos de rango 1

303Ninguno.

304Centros postclásicos de rango 2

305Ninguno.

306Centros postclásicos de rango 3

307Muxpam (56-7/73-12. Alt. 1,120 m) (Ichon 1988 : 204; Fox 1978 : 250).

308Xemes (50-15/65-12. Alt. 1,900 m) (Ichon 1988 : 204).

309Centros clásicos y/o postclásicos de rango 4

310Los “centros de marca” exhiben estructuras más grandes que las de los grupos habitacionales. Entre ambos tipos, ningún centro tiene más de tres estructuras. No hay plazas.

311CUBULCO-CENTRO

312Belejtz’aq (54-10/72-10. Alt. 1,100 m) (Ichon 1988 : 204; Fox 1978 : 250), Clásico (¿y Postclásico?), “centro de marca”.

313Tzamporoch (Xecam) (53-10/73-7. Alt. 1.100 m) (Ichon 1988 : 204) Clásico, “centro de marca”.

314Chi’ul (53-3/72-19. Alt. 1.060 m) dos grupos habitacionales.

315Chwipapop (52-6/72-17 y 52-12/72-17. Alt. 1,100 m) ¿dos grupos habitacionales?

316Chwisinaj (53-8/71-19. Alt. 1,060 m) ¿Clásico?, “centro de marca”.

317Rijxum (53-3/71-13. Alt. 1,020 m) “centro de marca”.

318Chwixum (54-3/71-7. Alt. 1,160 m) ¿Postclásico?, ¿“centro de marca”?

319Mocotorro (53-3/70-17. Alt. 1,080 m) ¿Clásico?, “centro de marca”.

320CUBULCO-SUR

321Sangre de Cristo (58-9/66-19. Alt. 1,030 m) “centro de marca”.

322Las Minas (55-2/65-11. Alt. 1,540 m) “centro de marca”.

323Pie de Patikram (55-10/66-5. Alt. 1,700 m) grupo habitacional.

324Patikram Cumbre (54-16/66-2. Alt. 1,780 m) “centro de marca”.

Distribución espacial (Figura 19)

325El fondo llano es mucho más reducido en extensión que la planicie central de Rabinal; no determina tanto los esquemas de ocupación humana como la “montaña” al suroeste y la apertura hacia el rio Chixoy al norte. Podemos entonces dividir esta cuenca, de igual manera que las de Salamá y de Rabinal, en dos partes norte/sur más una parte central, pero el contraste entre ellas aparece más en Cubulco. La parte sur está bien regada porque recibe todo el caudal de agua de la gran vertiente sur que culmina a casi 2,500 m en las cimas de Balamwak, de Chimacho y, más al oeste, de Patzijom. En el centro, cerca del actual pueblo de Cubulco, se extienden las vegas regadas, con pequeñas colinas esparcidas. La parte norte es baja (1,000-1,200 m) y seca, porque la drenan dos grandes afluentes del Chixoy profundamente encajonados. La cuenca tiene dos salidas hacia el Chixoy, más ampliamente abiertas que el estrecho corredor de Xokok que sirve de exutorio a la cuenca vecina de Rabinal: en efecto, antes de su captación oriental por el río Rabinal, el río principal de Cubulco corría directamente hacia el norte, lo que dejó una ancha salida fósil por Xinacati (Usselmann, com. pers.). Por lo menos en periodos de fuerte presión demográfica, la ocupación humana de Cubulco tiene una propensión a descentrarse hacia el río Chixoy al norte, y también hacia la “montaña” al suroeste. En el Postclásico, no hay centros de rango 1 ó 2 entre Kawinal (Chixoy al norte) y Cimientos-Cruces (sierra al sur).

326En la mitad norte, Muxpam es el único sitio de la vertiente norte visible desde la planicie central. Más allá hacia el norte, hicimos pocos recorridos, pero ya son conocidos Chilu 2 (¿clásico o postclásico?) y San Juan Las Vegas (clásico con intrusiones postclásicas), los cuales eran probablemente lugares de relevo entre el valle del Chixoy y las cuencas de Cubulco y Rabinal.

MUXPAM, Cubulco-norte, rango 3

327(Ichon 1988 : 204; Fox 1975 : 250) (Figura 20a)

328PLAZAS - En la cumbre del promontorio, una plaza compuesta de un altar central y de dos estructuras largas (17 y 23 m). La más grande (“casa larga”) mira hacia el oeste, la otra (¿“casa del consejo”?) hacia el sur. En la primera, la grada inferior de la pared antigua sirve de banqueta interior a una capilla moderna. La terraza inferior lleva tres altares (con huellas de culto actual).

329ARQUITECTURA - Construcción con lajitas labradas; capa delgada de estuco.

330ZONAS HABITACIONALES - Hay muchas terrazas habitacionales en las faldas.

331ARREGLOS DEFENSIVOS - Fuertes paredes de contención debajo de la cumbre.

332NOTA - Es el único sitio de Cubulco a baja altura que sea visible desde Kajyub.

333Al oeste de Muxpam, arriba de la planicie central, localizamos varios lugares de culto moderno sin rasgo prehispánico aparente, con excepción de un petroglifo en Chiyewachi (figura 20b).

Chiyewachi: sobre un afloramiento de esquisto subvertical (como en la Piedra Baleada, cerca de Kajyub), aparecen grabados unos doce motivos ahau, de tres cúpulas cada uno, el más central representa claramente un rostro humano (los ojos, la boca y la nariz). Una línea grabada dibuja la cabeza, el pescuezo y los hombros del personaje (de 0.50 m de alto). Se notan grabados recientes hechos con machete : rayas sobre el pescuezo, una cruz en el pecho, otra cruz cerca del hombro derecho. En el mismo lugar, se encuentra una pequeña terraza natural reforzada con una pared hecha con lajas. El topónimo y nuestros informantes indican que este grabado queda asociado con la tradición oral del “Yew Achi” (Arnauld & Breton, s.f.; véase infra, Cimientos-Cruces).

334En el centro de la cuenca se halla, de modo previsible, el gran centro preclásico, La Laguna. Quedan una pirámide de 7-8 m de alto, unas diez estructuras alrededor “dispuestas sin orden aparente” (Ichon 1988 : 204) y vestigios de ocupación visibles en los campos de cultivo circundantes. En el rincón sureste de la planicie está ubicado otro centro preclásico, Pa’ajche’ : consta de una pirámide (de 6 m de alto), con estelas lisas asociadas, y de otros montículos de 2 a 4 m de alto; el conjunto aparece muy modificado por siglos de cultivos, con partes borradas. Además todos los cerros ubicados en el trasfondo de la cuenca llevan una o dos estructuras prehispánicas, unas habitacionales, otras de “marca”, en mal estado : Tzamporoch (el edificio ritual lleva 5 lajas grandes), Chi’ul, Chwipapop. Esta parte central con aluviones fértiles bien regadas debía de ser muy ocupada. También hemos registrado estructuras prehispánicas sobre los promontorios circundantes más bajos: Rijxum, Chwixum (Xum), Chwisinaj, Mocotorro. Pero el sitio más importante es Belejtz’aq, sobre el cerrito más cercano al pueblo de Cubulco, “sitio de marca” compuesto, al igual que Kak’miloj (grupo C, véase supra), de una pequeña cancha y de una pirámide.

Figura 19 Mapa arqueológico de la cuenca de Cuhulco (Baja Verapaz) : plazas postclásicas y sitios anteriores [Dibujo P. Morales y A. Breton. Véase Leyenda de la figura 8].

Figura 19 Mapa arqueológico de la cuenca de Cuhulco (Baja Verapaz) : plazas postclásicas y sitios anteriores [Dibujo P. Morales y A. Breton. Véase Leyenda de la figura 8].

BELEJTZ’AQ, Cubulco-centro, rango 4

335(Ichon 1988 : 204; Fox 1978 : 250)

En la cumbre del cerrito, la plataforma acondicionada es muy pequeña y dos estructuras la ocupan en su totalidad : una pirámide recién desmantelada, basamento de una capilla, es parte de la estructura lateral oeste de la cancha hundida y cerrada en palangana (dimensiones exteriores : 25 x 15 m). En el corredor de juego, hay un altar de costumbre moderno. El aparejo no es visible. Hay numerosas terrazas domésticas sobre las pendientes, sin ningún arreglo defensivo.
Del lado oriental de la cuenca están dos entradas, una al norte que es el exutorio activo del río, la otra al sur en el paso llamado “de Los Yaguales”. En la primera, se encuentra el sitio clásico de Las Vegas (véase supra. Rabinal), que parece haber controlado la comunicación entre las dos cuencas, abajo de Kak’miloj y Chwi’anakal. En la segunda, entre Chwi’anakal y K’isintun (véase supra, Rabinal), hay un centro clásico, Sutun-Chwitz’aq, del cual sólo queda una plaza con tres montículos y los vestigios de una zona residencial de baja altura.
Finalmente, a la parte sur de la cuenca corresponden las largas vertientes drenadas por grandes ríos torrenciales. A. Ichon encontró a 1,900 m de altitud, en Xemes, un pequeño centro aparentemente sin estructura ritual importante pero con urnas funerarias (1988 : 204), que clasificamos en rango 3. Y en el sector de Kanchel, pudimos localizar vestigios de una ocupación antigua : una pequeña estructura probablemente ritual aislada sobre una colina de pie de ladera en Sangre de Cristo (1,030 m), otra en Las Minas (1,540 m), terrazas habitacionales en Pie de Patikram (1,700 m) y otra estructura ritual aislada sobre la cumbre del Patikram (1,780 m). De este modo, lo mismo que en la vertiente sur de Rabinal, hay más “sitios de marca” que centros de plaza sobre estas laderas sur de Cubulco. Aunque sea preciso confirmarlo con nuevas prospecciones, parece que los centros de plaza sólo existen en los valles altos, arriba de 1,700 m.

VALLES ALTOS DEL SUROESTE DE CUBULCO (Figura 21)

336Con excepción de Cimientos-Cruces y de Chwivarena, los sitios de los valles altos no pueden ser fechados de manera segura; al menos, las canchas en palangana los colocan entre Clásico y Postclásico temprano. Todos fueron descubiertos durante nuestro programa de investigación. Pero las prospecciones han sido difíciles de realizar en la sierra y no permiten más que esbozar las redes, valle por valle o vertiente por vertiente. En este sector, uno se encuentra en la cresta que separa los drenajes del Motagua y del Chixoy, así como los departamentos del Quiché y de Baja Verapaz.

337Las referencias cuadrangulares dadas son las de los mapas del IGN, escala 1:50,000, CUBULCO hoja 2061 11 y GRANADOS hoja 2060 I.

338ALTAS VERTIENTES SUROESTE (al suroeste de la cuenca de Cubulco, orientadas al norte, municipio Cubulco, Baja Verapaz)

339Centros de rango 2 y 3

340Xemes (1,900 m; véase más arriba, en Cubulco).

341Uwalk’ib (43-5/69-9, Alt. 2,200 m).

342K’ixk’im (40-15/69-17. Alt. 2,350 m). Sitios habitacionales

343Turbala (43-10/68-18. Alt. 1,900 m).

344Chwivarena (45-10/70-2. Alt. 1,600 m).

345VALLE ALTO DE TRES CRUCES (orientado al sur; municipio Cubulco, Baja Verapaz)

346Centro de rango 2

347Los Cimientos-Patzaj-Tres Cruces (48-10/61-18. Alt. 2,220 m). (Ichon 1982: 72; 1988: 205; Arnauld & Breton, s.f.) Postclásico temprano-tardío.

348Chwitun (49-5/60-8. Alt. 2,000 m).

349Centros de rango 3

350Chatinibal (Termer 1957) no localizado.

351Chwatiox (50-00/59-17. Alt. 1,800 m).

352Chwatuj (51-00/59-3. Alt. 1,800 m).

353Chwimulmux (50-16/58-16. Alt. 1,900 m).

354VALLE ALTO DE K’AQIL (orientado al sur; municipio de Joyabaj, El Quiché)

355K’aqil (mencionado por Ichon 1982 : 76-77 [Caquil]) no fue explorado.

356VALLE ALTO DE XEKNUP (orientado al sur; municipio de Joyabaj, El Quiché)

357Jamonte (mencionado por Ichon 1975 : 138) no fue explorado.

358VALLE ALTO DE CRUZ CH’ICH’ (orientado al noreste; municipio de Joyabaj, El Quiché)

359Cruz Ch’ich’ (mencionado por Ichon 1975 : 138) no fue explorado.

360En Cruz Ch’ich’, uno se halla muy cerca de Pueblo Viejo-Chichaj, sitio ubicado en la vertiente de Sajcabajá, y también cerca de K’ixk’im, en la vertiente de Cubulco.

Figura 21 Mapa arqueológico de la “sierra” entre Cubulco (Baja Verapaz) y Sajcabajá (El Quiche): plazas postclásicas y sitios anteriores [Dibujo P. Morales y A. Breton. Véase Leyenda de la figura 8].

Figura 21 Mapa arqueológico de la “sierra” entre Cubulco (Baja Verapaz) y Sajcabajá (El Quiche): plazas postclásicas y sitios anteriores [Dibujo P. Morales y A. Breton. Véase Leyenda de la figura 8].

361No hemos recorrido la parte norte de la sierra que baja hacia el Chixoy, pero cuando caminamos de Cubulco hacia Rabinalá (Sajcabajá), localizamos el pequeño sitio de El Tablón-Chuxenimk’ix (40-0/78-10, Alt. 1,320 m): una plaza con 6 estructuras, en la que dos estructuras largas (16 m) están opuestas en los lados norte y sur.

Altas vertientes suroeste (Cubulco, Baja Verapaz)

362Largas estribaciones bajan de las cimas de Balamwak, Chimacho, Patzijom y Pawarwach hacia el noreste, separadas por profundas entallas. Aparentemente cada estribación lleva un pequeño centro (y una capilla moderna), ubicado sobre un rellano entre 1,900 ó 2,200 m, es decir a poca distancia de la cresta. Cada centro tiene vista a los otros y controlaba probablemente su estribación, en particular su acceso por la cresta desde la vertiente opuesta (al sur). De esta manera se suceden, del este hacia el oeste, Xemes (véase supra, en Cubulco), Chixolchixil (no visitado), Uwalk’ib y K’ixk’im. Xemes es postclásico, pero en el caso de K’ixk’im la cancha indica más bien una fundación anterior.

Uwalk’ib estaba cubierto por helechos y sólo pudimos ver dos estructuras, de las cuales una es una pirámide-templo que sostiene la capilla moderna; el aparejo es burdo, pero notamos al lado de la otra estructura un montón de piedras de esquisto labradas de 1.30 m de largo. Hay vestigios habitacionales sobre la misma cresta a 160-180 m más abajo.
K’ixk’im (Ink’ixk’im, Pawarwach) está sobre una cresta estrecha y consta de una cancha en palangana (dimensiones externas : 50 x 13 m), con una estructura en cada extremidad (1.50 a 2 m de alto), y un grupo habitacional de estructuras rectangulares (10-12 x 6-8 m). Por lo menos hay dos terrazas domésticas cerca del centro.

363Debajo de Uwalk’ib, en la orilla del río Turbala, no muy lejos de su gran cascada, hay un grupo habitacional con grandes estructuras que llamamos Turbala. Más abajo sobre la misma cresta que Uwalk’ib (su rama oriental), localizamos en Chwivarena una pequeña estructura, vestigio de una habitación o de un lugar de culto, cuya cerámica de superficie es postclásica.

Valle alto de Tres Cruces (Cubulco, Baja Verapaz)

364En esta vertiente sur orientada hacia el valle del río Motagua, existe la misma red de pequeños centros prehispánicos (rangos 2 y 3) y de capillas modernas que en el sector de Uwalk’ib y Kixk’im : los sitios están sembrados sobre rellanos de las grandes estribaciones de la sierra (de dirección sureste), a una altitud inferior de 200-400 m a la de la cresta. Del norte al sur hemos registrado : Chatinibal, Chwitun, Chwatiox, Chwatuj y Chwimulmux, los tres últimos con cancha en palangana como la de K’ixk’im. Hemos contado nueve capillas, de las cuales dos están sobre un sitio prehispánico (Chwitun y Chwimulmux) y dos sobre posibles sitios muy destruidos (Pachaj y Chwakabwil). Sobre la cresta, en posición dominante arriba de las vertientes del Quiché y del Motagua está Cimientos-Cruces, centro mayor (rango 2) aunque sin cancha. Su cerámica, recogida en las excavaciones que hemos realizado en 1991 en el grupo B, es postclásica temprana, con algunos tiestos clásicos, postclásicos tardíos y coloniales.

LOS CIMIENTOS-PATZAJ-TRES CRUCES, Sierra-sur, rango 2

365(Ichon 1982 : 72; 1988 : 205; Arnauld & Breton, s.f.)

366(Figura 22, 23 y 24)

367LOS NOMBRES - Los Cimientos es el primer nombre de la aldea Tres Cruces (municipio de Cubulco). Patzaj es el nombre del lugar donde se hallan las ruinas, a la orilla de Chijbaltz’aq y debajo de la cumbre del Balamwak (2,441 m). La identificación de este sitio con “Tzamaneb”, lugar de origen mítico de los Rabinaleb, es plausible; sin embargo, según el Rabinal Achi, Tzamaneb no parece ser un topónimo sino el nombre de un grupo social de los Rabinaleb (Arnauld & Breton, s.f.). Este sitio fue descubierto por R. Acuña y A. Ichon.

368PLAZAS - Sobre la línea de cresta, muy estrecha, se hallan dos plazas postclásicas (grupos A y C), de una y otra parte de un grupo central (B) que evoca más bien los “sitios de marca” : en otras palabras, la organización general triádica es exactamente la misma que en Chwi’anakal-Pichek-Chwitz’aq y en Kak’miloj, “marcas” situadas todas sobre la cresta que separa la cuenca de Rabinal de la de Cubulco (véase supra, Rabinal). Las dos plazas constan de una estructura larga, de una pirámide-templo, y de dos o tres estructuras anexas. El grupo A tiene la particularidad, única en nuestra región de estudio, de que su templo no se halla en el centro de la plaza, sino en la orilla, así como en las plazas postclásicas de Q’umarkaaj y de los otros sitios quichés, en particular de Pueblo Viejo-Chichaj (Ichon 1975). También podría ser el caso de la otra plaza (grupo C), pero es más difícil interpretarla dado su estado de destrucción. La “casa larga” de la plaza A (Figura 22b) mide 33 m de largo y tenía una espesa capa de estuco, como lo indica un fragmento encontrado en superficie. Otro rasgo atípico : la plaza A no es del todo ortogonal.

Figura 22 Los Cimientos-Patzaj-Tres Cruces (Cubulco)

Figura 22 Los Cimientos-Patzaj-Tres Cruces (Cubulco)

a - Plano del sitio [Topografía y dibujo S. Ávila. CEMCA. 1991].
b - Vista de la “casa larga” del grupo A [Foto M.-C. Arnauld].

Figura 23 Los Cimientos-Patzaj-Tres Cruces (Cubulco)

Figura 23 Los Cimientos-Patzaj-Tres Cruces (Cubulco)

a - Plano de los grupos Ay B [Topografía y dibujo R. Ávila, CEMCA, 1991].
b - Vista de las excavaciones de 1991 en el grupo B [Foto M. -C. Arnauld],

Figura 24 Plano del grupo C de Los Cimientos-Patzaj-Tres Cruces y de la plaza moderna de la aldea Tres Cruces (Cubulco) /Topografía y dibujo R. Avila, CEMCA. 1991].

Figura 24 Plano del grupo C de Los Cimientos-Patzaj-Tres Cruces y de la plaza moderna de la aldea Tres Cruces (Cubulco) /Topografía y dibujo R. Avila, CEMCA. 1991].

369El grupo B central se compone de una inmensa esplanada en el punto más alto de la cresta, con fuertes paredes de contención y varias grandes terrazas monumentales adyacentes. Nuestras excavaciones mostraron que, sobre la esplanada sólo se encontraba una gran estructura, del tipo pirámide-templo, que fue desmantelada (¿o cuya construcción no fue acabada?) en el mismo momento de la Conquista. No encontramos, sobre las terrazas, ninguna cancha, sino varias plataformas de piedra, con superestructuras de bajareque, que manifiestan dos fases de construcción y muestran huellas de destrucción por el fuego durante la fase tardía (Figura 23b). Según sus dimensiones conocidas, estas estructuras formaban parte de grandes grupos habitacionales más bien que de una plaza cívico-ceremonial.

370ARQUITECTURA - Construcción esmerada con pequeñas losas de esquisto, con talud-tablero sobre la estr. Cl y estuco sobre la estr. A2.

371ZONAS HABITACIONALES - Hay zonas habitacionales en todas las laderas debajo de los tres grupos, pero las terrazas fueron muy modificadas por los cultivos.

372ARREGLOS DEFENSIVOS - El sitio natural es muy defensivo.

373NOTAS - Cabe mencionar algunas paricularidades del sitio (véase Arnauld y Breton, s.f.) : (i) lo atraviesa un antiguo camino real, aún en parte pavimentado y bien mantenido, que marca la frontera departamental entre El Quiche (Joyabaj, grupos B y C) y la Baja Verapaz (Cubulco. grupo A); este camino recorta estructuras prehispánicas en el grupo C y es claramente posterior al sitio; (ii) Hay un petroglifo antropomorfo sobre una peña natural en la entrada norte del sitio, y otro hecho con series lineares de cúpulas sobre otra peña en la salida sur del sitio; (iii) Se podría considerar la plaza moderna (construida desde hace menos de treinta años) de la aldea Tres Cruces como la tercera plaza del sitio, compuesta de : una capilla que domina una estructura larga (carcel-comandancia-es-cuela) y la plaza del mercado, pues Tres Cruces es el mercado semanal de altitud más importante de esta parte de la sierra de Chuacús desde tres décadas, con una feria de ganado.

374Al sitio de Cimientos-Cruces se asocia una tradición oral —conocida también en el pueblo de Cubulco— cuyo elemento principal es el mito del “Yew Achi”, que podemos resumir así: antes, San Pablo (santo tutelar de Rabinal) vivía en Tres Cruces mientras que Santiago (santo tutelar de Cubulco) vivía en Pueblo Viejo (Kawinal); pero San Pablo no lograba defender a sus hijos de los ataques nocturnos de Yew Achi, entonces dejó el lugar a Santiago y fue a instalarse en Rabinal; desde Tres Cruces, Santiago entabló el combate contra Yew Achi y finalmente lo mató (Arnauld & Breton, s.f.). Otras tradiciones orales, recogidas en Rabinal por Ximénez (siglo xviii) y por Brasseur de Bourbourg (siglo xix), sitúan el origen de los Rabinaleb en Tzamaneb, en la sierra entre Joyabaj y Cubulco, cerca de Balamwak.

CHWITUN, Sierra-sur, rangos 4 y 2

375PLAZAS - Una estructura (de 2 m de alto) está aislada sobre la pequeña plataforma en la cumbre del promontorio, frente a la capilla moderna, y más abajo, una plaza consta de una pirámide-templo central (de 5 m de alto), una estructura larga (17 m) y una estructura rectangular. Chwitun es a la vez un “sitio de marca” y un pequeño centro de rango 2.

376ARQUITECTURA - Construcción burda de piedras mal conservada.

377ZONAS HABITACIONALES - Series de terrazas escalonadas sobre las pendientes empinadas.

378ARREGLOS DEFENSIVOS - El sitio natural es defensivo.

CHWATIOX, Sierra-sur, rango 3

379PLAZAS - No hay ninguna estructura alta aislada, sino una plaza idéntica a la de Chwitun, aunque con un templo (?) menos alto (2 m) y un altar. Este altar sirve actualmente dentro de un dispositivo ritual moderno sobrepuesto a una parte de la plaza, que incluye dos esculturas antropomorfas desaparecidas hace poco. Además, la plaza domina una cancha de juego de pelota en palangana (dimensiones interiores : 26 x 7 m; banquetas visibles).

380ARQUITECTURA - Construcción burda de piedras desbastadas.

381ZONAS HABITACIONALES - Algunas estructuras domésticas alrededor. ARREGLOS DEFENSIVOS - Ninguno.

CHWIMULMUX, Sierra-sud, rango 3

382PLAZAS - Una plaza con un pequeño templo (2 m de alto; orientación norte-sur), una plataforma rectangular (11 m de largo) y una cancha de juego de pelota en palangana, con banquetas visibles (dimensiones exteriores : 25 x 20 m).

383ARQUITECTURA - Aparejo muy burdo de piedras.

384ZONAS HABITACIONALES - No se pudo hacer observaciones alrededor de la plaza.

385ARREGLOS DEFENSIVOS - Ninguno.

CHWATUJ, Sierra-sud, rango 3

386PLAZAS - La plaza de Chwatuj es idéntica a la de Chwimulmux, pero la cancha es más grande (dimensiones interiores : 30 x 8 m).

387ARQUITECTURA - Aparejo muy burdo de piedras

388ZONAS HABITACIONALES - Alrededor de la plaza, hay material cerámico y lítico en superficie.

389ARREGLOS DEFENSIVOS - Ninguno.

Valles altos de K’aqil, Xeknup y de Cruz Ch’ich’

390(Joyabaj, El Quiché)

391Todavía no pudimos explorar estos valles que separan Tres Cruces de Pueblo Viejo-Chichaj sobre la ladera de Sajcabajá. Este último sitio está a 1,800 m de altura, los valles están entre 1,700 y 2,300 m, Cimientos-Cruces a 2,220 m. Son los confines del Quiché y de la Baja Verapaz. Los valles de Xeknup y de Cruz Ch’ich’ tenían ambos un mercado semanal, pero las masacres de Xeknup durante la guerra provocaron la desaparición del primero, mientras que el segundo se ha desarrollado mucho. El sitio arqueológico de K’aqil fue visitado por R. Acuña y descrito oralmente por A. Ichon quien lo considera clásico (1982 : 76-77). El de Jamonte fue localizado por Y. Le Bot; sería más pequeño que Pueblo Viejo-Chichaj (Ichon 1975 : 138). Por último, el de Cruz Ch’ich’ tampoco fue explorado (ibid).

EL PLANO DE PLAZA POSTCLASICA EN BAJA VERAPAZ

392Hemos descrito y clasificado unas cuarenta plazas postclásicas. Es preciso observar que la tipología jerarquizada de los sitios plantea un problema sólo en dos sectores : el noroeste de Rabinal por una parte, donde Chilu 1 y Pichek-Chwitz’aq están clasificados en rango 2 (lo que es correcto con respecto a Chwitinamit) aunque el primero esté mucho más grande que los otros dos (tanto por las dimensiones de la pirámide como por la cantidad de las plazas) y, por otra parte, el suroeste de Cubulco, donde se encuentra la misma discrepancia entre Cimientos-Cruces y Chwitun, ambos clasificados en rango 2 aunque el primero esté mucho más grande que el segundo. Siendo inútil subdividir más la tipología propuesta para distinguir sólo dos sitios (Chilu 1 y Cimientos-Cruces), es de notar que en estos dos sectores la jerarquía es un poco más compleja.

393Las plazas postclásicas descritas exhiben suficientes similitudes como para poder definir un modelo regional, que llamaremos “plaza Verapaz”, porque no sólo pertenece a Baja Verapaz sino también a Alta Verapaz (véase infra). Este modelo esta regido por las siguientes reglas :

  1. La “casa larga” está orientada hacia un sector del fondo de la cuenca o de las laderas, controlando estos entornos por la vista; no está orientada de acuerdo con un principio de orden cosmogónico (cf., por ejemplo, la orientación de Teotihuacán, a 16-17° NNE, que era muy frecuente en el Clásico).
  2. El templo se halla más o menos “en el centro” de la plaza más que en uno de sus lados.
  3. El templo es rectangular y tiene una orientación norte-sur, con las puertas abiertas al este o al oeste según la divinidad a la cual queda consagrado.
  4. La plaza respeta en lo posible cierta ortogonalidad.
  5. La diferencia queda muy acentuada entre la “casa larga” y la “casa del consejo”; por lo menos es una norma en los grandes sitios.
  • 16 He aquí el inventario, probablemente incompleto, de este tipo de plazas : Chwacimarrón Alto, San J (...)

394La primera regla no se aplica a las plazas con estructuras largas opuestas norte/sur16. Este tipo de plaza existe en el Postclásico, pero ya aparece en el Clásico tardío y en el Epiclásico : todavía lleva un esquema cosmogónico norte/sur que probablemente forma parte de las más antiguas tradiciones mayas de configuración simbólica. En cambio, el principio de la orientación de las “casas largas” para tener un control territorial por medio de la vista —en el sentido simbólico y literal— es una innovación postclásica : de este modo, ya no es la concepción general del universo que rige la configuración de la plaza, sino ahora cada situación local. La hipótesis de esta regla de “control por la vista” surgió al elaborar la descripción de las plazas. Ya veremos que, además, tiene algunas justificaciones de orden etnolingüístico y que funciona correctamente en el análisis territorial aplicado a las redes de los centros postclásicos (Tercera parte). En cuanto a sus justificaciones arqueológicas, podemos avanzar lo siguiente :

  • siendo muy variables las orientaciones de las plazas postclásicas, se vuelve inválida la hipótesis alternativa de una orientación normativa cosmogónica, como las del Preclásico y del Clásico.
  • sólo las “casas largas” están adosadas al cerro, en el punto más alto de la plaza, y entonces sólo tienen escalinatas en la fachada delantera (a veces también en las laterales, pero nunca en las cuatro fachadas como es el caso de los templos, de los altares y de las “casas del consejo”);
  • esta posición con respecto a la pendiente no determina de manera precisa la orientación de la “casa larga”; siempre deja cierta libertad de ángulo, hasta alcanzar los 180 grados;
  • el gran eje de la “casa larga” es el que orienta toda la plaza.

395Volviendo a las cinco reglas de la “plaza Verapaz”, se nota que las cuatro primeras se conjugaban de manera muy variable : así, el templo era a veces perpendicular a la “casa larga”, a veces paralelo, con su fachada principal dirigida hacia aquella “casa larga” u opuesta a ella. También las posiciones de las “casas del consejo” manifiestan alguna variabilidad. En Pichek, incluso el templo está abierto a la inversa del altar. Aparentemente, no era siempre fácil conciliar las normas seculares del control territorial con vista (“casas largas”) y las normas religiosas (templos, “casas del consejo” y altares).

396Una breve reseña comparativa de las plazas postclásicas muestra que el plano “plaza Verapaz” no existe en El Quiché. Por lo demás, es el sitio de nuestro corpus más cercano al Quiché el que constituye la única excepción clara al modelo : la plaza A de Cimientos-Cruces. Las plazas de Sajcabajá tampoco corresponden con las reglas enunciadas (véase A. Ichon, este volumen), tampoco las de Sacapulas (Smith 1955 : figs. 60, 67, 74, salvo quizás Pacot, fig. 70). En cambio, las plazas del valle medio del río Chixoy obedecen al modelo : Kawinal ofrece un buen ejemplo (figura 18), al igual que muchos otros centros ya publicados por A. Ichon (1988); excepto eso que, en las pequeñas plazas, los templos quedan a veces en la orilla, y no siempre están orientados norte-sur (Ichon 1988 : figs. 83, 85, cuadro 16). Los grandes centros de Alta Verapaz respetan las reglas, salvo la de la diferencia “casa larga”/“casa del consejo” (Arnauld 1986 : fig. 39, Chicán; Smith 1955 : fig. 132, Las Tinajas).

397Lo mismo se puede observar al sur del río Motagua en la plaza Chuisac Bajo de Ochal, en las plazas A y D de Chinautla Viejo, en la plaza oeste de Pinula Viejo (Fox 1987 : figs. 6.6, 7.4, 7.5) y en todas las plazas de Jilotepeque Viejo, excepto la principal (B) que es de tipo k’iche’ y la D que tiene estructuras largas opuestas norte/ sur (Smith 1955 : fig. 137). Pero esta reseña comparativa sigue siendo superficial y necesitaría que se realicen estudios contextuales detallados en cada región, con el fin de tomar en cuenta las tradiciones locales, y también la evolución local de ciertos tipos de edificios, como las canchas de juego de pelota.

***

Tercera parte LOS TERRITORIOS

398Nos proponemos analizar ahora los datos descritos en la segunda parte, usando dos parámetros : el de la integración horizontal, o sea la estructura territorial, y el de la integración vertical, o sea la centralización por la jerarquía política de unos centros de poder. Pero, ante todo, es imprescindible examinar el parámetro demográfico, aunque sean limitados los datos existentes al respecto.

DEMOGRAFÍA

399La demografía da una medida (entre otras) del grado de complejidad propio a la estructura y a la organización política de toda sociedad que se estudie, lo que Blanton llama su “escala” (“scale”, Blanton et al. 1981). Se ha propuesto la hipótesis de que las cuencas de Baja Verapaz habían conocido cierta presión demógrafica, o por lo menos, un importante crecimiento en el Clásico tardío, fenómeno que reflejaría el patrón clásico agrupado en grandes asentamientos (Sharer & Sedat 1987 : 436; Arnauld, s.f.; Ichon 1988 : 136). El segundo esquema de implantación de los centros en las cuencas —esquema postclásico y moderno, véase Segunda parte (figura 7)— parece confirmar que el Postclásico heredó una población numerosa de la época clásica. Ya que no se notan en Baja Verapaz, ni en las tierras altas en general, indicios de un colapso demográfico equivalente al que ocurrió en las tierras bajas al final del Clásico, es preciso admitir que los períodos postclásicos conocieron una demografía fuerte en las cuencas (y en el valle del río Chixoy, Bertrand 1982 : 70).

  • 17 En Rabinal, según Teletor (1955:16), había 3,150 habitantes en 1881, cerca de 19,000 en 1940 y de (...)

400Pero al mismo tiempo conviene matizar esta conclusión. Pues cuando uno prospecta las cuencas, adquiere la impresión de que las huellas fósiles de una antropización general de los paisajes no son tan densas, ni tan extensivas como para sugerir una presión demográfica importante. Hay sistemas de terrazas, la mayoría en uso, particularmente en el sector del sitio de Saqkijel (Rabinal), pero son limitados y aislados. El grado agudo de erosión que impera desde siglos no puede explicar la desaparición de grandes sistemas extensos : más bien nunca existieron. Ya lo vimos, Kawinal y Chwitinamit eran pueblos con 3,000-4,000 y 2,500 habitantes, lo que sin embargo es bastante inferior a la población actual de los pueblos de Baja Verapaz17.

  • 18 Carrasco 1959 : 4, y 1982 : 58-62; para el centro de México al que se refiere Carrasco (op. cit.). (...)

401Aparte de la cuestión de la “escala” demográfica, sería interesante tener datos arquelógicos precisos sobre las zonas residenciales de los centros postclásicos, para el estudio de un fenómeno que podría ser un buen indicador de relaciones políticas entre entidades : los asentamientos forzados, o sea las “reducciones” postclásicas (de Montmollin 1989: 87-90). La cuestión queda fuera de los límites de nuestro estudio, sin embargo es preciso subrayar de paso su importancia, ya que las implantaciones de colonias eran muy frecuentes en el Postclásico18.

INTEGRACIÓN HORIZONTAL ESTRUCTURA TERRITORIAL

402Cada centro o cada plaza es el lugar donde quedan simbolizadas, en donde se expresan y se entablan las relaciones permanentes entre los varios grupos sociales que ocupan y explotan territorios vecinos o imbricados. De esto, Carrasco (1959 : 2) ha dado una síntesis particularmente precisa y concisa :

The Mayance speaking groups of Highland Guatemala had exogamous patrilineal descent groups that were named chinamit. a word borrowed from the nauatl in which it means enclosure, although it is also a synonym of calpulli. These descent groups were also named nim-ha, which translates literally the nauatl calpulli. big house. The nauatl term calpul is also used in some native documents and frequently in Spanish. The chinamit is also described as a local community, a hamlet or a ward within a congregated settlement. It can be described as a clan-barrio in Murdock’s terminology. The common people lived scattered around the countryside in their clan-barrios, but every political unit had a ceremonial and civic center. This was a fortified settlement on a mountain site where the temples, the men’s house and the residences of the chiefs were located. These chiefs were the heads of the different chinamit, so that belonging to a given chinamit is also described as being subfect to a certain chief.

403En principio entonces, cada plaza constituía, con su templo y demás edificios públicos, el centro “ceremonial y cívico” de un chinamit, bajo la autoridad de su jefe, que vivía allí. Los otros miembros vivían alrededor, o dispersados en el terruño del chinamit, siendo este espacio una unidad a la vez residencial y territorial (Carrasco 1959 : 7; véase también Hill & Monaghan 1987 : 24-42). En el caso de las tres cuencas de Baja Verapaz, no es del todo seguro que las zonas residenciales de los centros hayan reunido toda la población en las laderas, pues un pequeño grupo habitacional aislado fue localizado en el fondo de la cuenca de Rabinal (Pachika-Centro Comunal). ¿Sería posible reconstruir cada territorio asociado con cada centro por el análisis exhaustivo de los vestigios postclásicos en superficie? Es muy poco probable. Pero es cierto que tal método correspondería lo mejor posible a la concepción territorial maya en el Postclásico, la cual era eminentemente social (más que económica, topográfica, o geográfica). A. Breton señala la relación conceptual que existe en k’iche’ entre el territorio marcado y el hecho de tener allí una descendencia (a propósito de las palabras et, etal, etar, y amaq’ elab; s.f., n. 104). Según la Historia Quiche de Don Juan de Torres (Recinos 1984 : 24-67), la migración k’iche’ se hizo a través de una serie de etapas, y en cada una de ellas se formó una gran descendencia. También el proceso de las reducciones dominicanas lo muestra claramente (Arnauld 1978 : 54-55).

  • 19 Según A. Breton (s.f.), a partir de varios diccionarios antiguos :
    • Coto (p. 350) : qui mukun [qui (...)

404Ahora bien, en el enfoque arqueológico, resulta que la relación entre el centro y su territorio está en general regida por el principio de proximidad : en otras palabras, el territorio se encuentra generalmente cercano a su centro sociopolítico. Además, proponemos comprobar (por medio de este estudio y de otros) la validez de la hipótesis según la cual la “casa larga” está ubicada en cada plaza de manera a dominar y controlar su territorio polla vista (ver al final de la Segunda parte). La importancia del “control por la vista” quizás aun sobrepasa la necesidad de defensa, la cual además no es distinta. En pro de esta hipótesis, es preciso señalar la frecuencia en El Quiché de los topónimos Moqbal, Muqubal, cuyo estudio lexical demuestra que designan observatorios, atalayas, lugares de acecho, de espionaje (Breton, s.f.)19. Además, A. Breton (ibid.) se ha interesado en el término k’oxoma, que aparece dos veces en el Rabinal Achí relacionado con las “autoridades de tutela” del Quiché (líneas 1059-1069 y 1434-1444, ibid.): “la ciudad resulta ser, según estas traducciones de k’oxoma, un lugar de acecho, de atalaya, de centinela, un observatorio a partir del cual se controla, se vigila los alrededores”. Por fin, la palabra k’axtun, la fortaleza, puede ser traducida literalmente por “la atalaya de piedra” (ibid.). Así que este principio de “control por la vista”, que sugieren las muy variables orientaciones en las plazas postclásicas, tiene su correspondencia en las maneras antiguas de llamar los lugares del poder en k’iche’.

405Se propone pues reconstruir la estructura territorial de las cuencas de Baja Verapaz aplicando estos dos principios —proximidad y control por la vista— a las redes de plazas y “marcas” postclásicas jerarquizadas en cuatro rangos; también teniendo en cuenta los grandes rasgos del contexto ecológico, en particular la dicotomía norte/sur (alto/bajo, seco/húmedo—, véase Segunda parte); teniendo en cuenta, por último, las tradiciones orales o los mitos asociados con ciertos sitios. Pero, de entrada, conviene enunciar dos postulados :

  1. Conocemos la totalidad de los centros ocupados en el Postclásico tardío; sin embargo esto es improbable en cuanto a centros pequeños de las cuencas de Salamá y de Cubulco, incluso del noreste de Rabinal;
  2. los “sitios de marca” (rango 4) “marcaban” límites territoriales, o zonas de transición y vigilancia militar, o lugares de cultos compartidos entre poblaciones limítrofes... Todavía no es posible formular una hipótesis precisa en cuanto al significado de las “marcas”; semejante hipótesis depende en última instancia de la cuestion más general de los “cerros” (véase infra).

Estructura territorial de la cuenca de Salamá (Figura 8)

406No hay ningún centro de rango 1 en Salamá. La mitad sureste de la cuenca era controlada por Pachalum, centro de rango 2; la mitad noroeste por El Carmen (rango 2) y Chwacimarrón-San Antonio (rango 3). Entre las dos entidades, sobre un cerro del centro, había la “marca” de una “pirámide” funeraria aislada, en Los Pinos, y, sobre el cerro vecino, una plaza que suponemos tardía (rango 2). La contemporaneidad, o al contrario la sucesión, de la plaza (cuando existe) con respecto a la estructura ritual aislada, es un problema de los “sitios de marca” actualmente sin solución.

Estructura territorial de la cuenca de Rabinal (Figura 11)

  • 20 Sin embargo existe un testimonio indirecto relativo a la misma tradición de una victoria sobre los (...)

407Hay tres sitios de rango 1 en esta cuenca : Saqkijel, Kajyub y Chwitinamit, cada uno dotado de una pirámide con templos gemelos. Para los tres sitios, existe todavía entre los Achi’es de Rabinal la misma tradición oral de una victoria militar definitiva : sobre los Poq’omab en Saqkijel, en Kajyub y en Chwitinamit, o sobre los K’iche’s en este último (Brasseur 1947 : 102; Smith 1955 : 45; Ximénez 1975, Lib. 1 : 81; nuestros informantes), y en ningún otro sitio según nuestras informaciones20.

408Saqkijel mandaba la esquina sureste de la cuenca de Rabinal, con los centros subalternos de Toloxkok (rango 2), de Belej K’ache’ y de Chirrum (rango 3), y quizás con “sitios de marca” en Chwachun, Pa’atz’am, Ajaw Pasaos, Chixim y Balamche’ 2 en su límite occidental (quedando desconocido el oriental)

409Kajyub gobernaba la parte central de la cuenca, sin más centro subalterno que K’amba (rango 3 —¿o guarnición?— en realidad sin plaza), y quizás con “sitios de marca” en Ximbajá, Chwacimarrón, Chabalam, K’isintun y Saqacho-Chikak’miloj-Chwicruz. Las “casas largas” de Kajyub miran hacia el este, el noreste y el sur (hacia Saqkijel), pero no dan hacia el oeste y noroeste (Chwitinamit).

410Chwitinamit controlaba toda la esquina noroeste de la cuenca, con los centros de Chilu 1, Pichek y Chwitz’aq-San Antonio (rango 2) y con monumentos “de marca” en Kak’miloj, Chwitor, Chwi’anakal; los de K’isintun y de los cerros centrales podían ser “compartidos” con Kajyub. Las “casas largas” de Chwitinamit miraban hacia el oeste y el sur, pero no hacia el este ni el sureste (i.e. Kajyub).

  • 21 Los asentamientos agrupados con Kawinal hacen de este sitio un conjunto más importante que Chwitin (...)

411El territorio de Chwitinamit aparece más estructurado que los otros y, además, la jerarquía de los centros es allí un poco más compleja. Esto se podría explicar por la vecindad del “Gran Kawinal” (Ichon 1988 : 146)21, un centro poderoso que competía con Chwitinamit para el control de la cuenca de Cubulco. Esta última parece mucho menos estructurada.

Estructura territorial de la cuenca de Cubulco(Figura 19)

412No hay ningún centro de rango 1 en Cubulco, pero, ya que la cuenca es muy abierta hacia el norte y que dos centros importantes ocupan sus salidas desde el Clásico tardío (San Juan Las Vegas y Las Vegas), podemos suponer que Cubulco estaba dominado ya sea por Kawinal, ya sea por Chwitinamit, ambos ubicados al norte, a menos de tres horas de camino.

413Tampoco hay centros de rango 2. Pero quizás sea necesario tener en cuenta Kak’miloj, “sitio de marca” de Chwitinamit, dotado de un templo cruciforme que mira hacia las cuatro direcciones, i.e. hacia las dos cuencas; sin embargo su puerta da hacia Rabinal. También se debe tener en cuenta Chwitz’aq-San Antonio (rango 2), centro ubicado sobre la cresta entre Rabinal y Cubulco, que forma parte del dispositivo de Pichek-Chwi’anakal-Chwitor del territorio de Chwitinamit. Claramente existe entre las dos cuencas una serie de centros de transición. El único centro que se encuentra dentro de la cuenca, sobre la ladera norte, es Muxpam (rango 3), cuya característica notable es su visibilidad desde Kajyub. Por último, en el centro de la cuenca se halla Belejtz’aq, “sitio de marca” que debería “marcar” el límite entre las dos mitades norte y sur de Cubulco. En la vertiente sur, hay varios “sitios de marca” frente a Muxpam (lo mismo que las marcas meridionales de Rabinal están frente a Kajyub); pero no es seguro que la “casa larga” de Muxpam mire hacia el sur.

  • 22 La gente de Cubulco utiliza las tierras de la orilla izquierda del Chixoy —cerro Chimiagua, más al (...)

414A fin de cuentas, esta red de Cubulco, aunque sin duda incompleta, indica que las estructuras territoriales de Rabinal y de Cubulco eran complementarias una de otra. Se podrá admitir el que Chwitinamit y Kajyub dominaban la cuenca de Cubulco, al menos su parte norte delimitada por la línea que une las “marcas” de Belejtz’aq y Chwi’anakal. Ahora bien, no hay argumentos seguros en contra de alguna intervención en Cubulco del otro centro mayor, Kawinal. De acuerdo con las tradiciones orales de Cubulco y de Tres Cruces, Kawinal gobernaba la cuenca en el siglo xvi (mito del “Yew Achi”, Arnauld & Breton, s.f.; véanse también Bertrand 1981 : 230 e Ichon 1988 : 190)22. Unas versiones del mito del “Yew Achi” aclaran que Santiago salió de Pue blo Viejo-Kawinal antes de asentarse en Cimientos-Cruces (centro de rango 2), en donde reemplazó a San Pablo de Rabinal (véase Segunda parte, Cimientos-Cruces).

415Estas tradiciones aparentemente están en contradicción con otras tradiciones que comparten Rabinal y Cubulco, las cuales, refiriéndose a rituales de celebración de los dos santos patronales, San Pablo (de Rabinal) y Santiago (de Cubulco), insisten en la complemen-tariedad entre los dos municipios. Así, por ejemplo, los dos santos se reparten el año, ya que la fiesta tutelar de San Pablo es el 25 de enero, la de Santiago el 25 de julio (Neuenswander 1978). ¿Pero, se referirán estos rituales al mismo tiempo histórico que las tradiciones vinculadas con el “Yew Achi” y con Kawinal? Sea lo que sea, todas estas contradicciones sugieren relaciones muy complejas durante el Postclásico entre Cubulco, Kawinal y Rabinal, con probablemente una competencia entre estos dos últimos para el control de Cubulco hasta la cresta sur de Balamwak-Cimientos-Cruces.

Sajcabajá (Figuras 7 y 26 [véase Ichon, este volumen])

416En principio, la frontera cultural muy antigua que separa esta cuenca de la de Cubulco —frontera ubicada entre Pueblo Viejo-Chichaj y Cimientos-Cruces— impide que se le aplique de manera rigurosa los análisis político-territoriales válidos para las cuencas de Baja Verapaz. Sin embargo, ya que éstas y la de Sajcabajá presentan el mismo esquema de implantación postclásico (véase en la Segunda parte), comparten un contexto ecológico análogo, sino similar, y puesto que Tres Cruces se ubica en la línea fronteriza, se puede esbozar un análisis que siga los mismos principios.

417El centro de Pueblo Viejo-Chichaj controlaba la parte sureste (Canillá); los centros de Los Cimientos-Chustum/Xe-Patzak controlaban la parte noroeste (Sajcabajá). Pero, al igual que en Cubulco, es preciso tomar en cuenta unos datos etnohistóricos bien conocidos : Pueblo Viejo-Chichaj (Xoyabaj) era una colonia militar compuesta por representantes de linajes de Q’umarkaaj, encargados de vigilar la frontera con los Rabinaleb (Ichon 1975 : 18-19). Volviendo al punto de vista arqueológico, cabe constatar, de paso, que la plaza y la arquitectura de este sitio confirman plenamente su estatuto étnico y político (ibid.; véase también Wallace 1977 : 23-29) : se trata de un enclave fronterizo en dependencia directa de Q’umarkaaj. Entonces Xe-Patzak, cuyas plazas tenían la misma configuración que las plazas de las capitales anteriores (véase Primera parte), era el verdadero centro rector de la cuenca de Sajcabajá; pero tenía a su lado Chustum, centro gemelo de patrón muy diferente.

418¿Cómo, en estas condiciones, concebir las relaciones entre el enclave de Pueblo Viejo-Chichaj en el sureste y la doble capital de Xe-Patzak y Chustum en el centro-norte? La misma pregunta surge en cuanto a las cuencas de Salamá y de Rabinal : ¿Los centros altos del sureste (Pachalum, Toloxkok, Belej K’ache’) podrían representar algo parecido a unos enclaves fronterizos? En realidad, tales preguntas nos llevan fuera del estricto análisis territorial, estático y horizontal, para trasladarnos al examen de la dinámica de centralización vertical, o sea las relaciones de subordinación. A este nivel, tenemos pocos datos relativos a Salamá, mientras que en el caso de Rabinal algunos indicadores cronólogicos y etnohistóricos permiten abordar el tema.

INTEGRACIÓN VERTICAL CENTRALIZACIÓN

Cuenca de Salamá (Figura 8)

419Pachalum (rango 2) no representa, de ninguna manera, un enclave forastero, ya que exhibe dos plazas características de la “plaza Verapaz”, e incluso que respeta la regla de diferenciación entre “casa larga” y “casa del consejo”, lo que no es muy corriente en los centros segundarios. Con dos plazas y dos “casas largas” de 34 y de 26 m, es un centro un poco más importante que El Carmen (rango 2; una plaza; “casas largas” de 29 y 26 m). Se podría concluir que Pachalum dominaba toda la cuenca de Salamá, pero estos criterios de jerarquía no son necesariamente muy significativos; hay que tener en cuenta también la presencia de Chwacimarrón, no lejos de El Carmen, y la existencia de revestimientos de estuco en El Carmen, cuando no existen en Pachalum. Además, hay por lo menos dos fases de construcción en El Carmen, con un alzamiento del templo. Es posible que el noroeste haya guardado su autonomía con respecto a Pachalum, por lo menos durante un momento del Postclásico; por lo demás, El Carmen conserva el antiguo plano de plaza con estructuras largas opuestas norte/ sur. En contraste, el aspecto muy regular del plano de “plaza Verapaz” en Pachalum, así como la ausencia de templos gemelos y de estuco, podrían indicar que este centro dependía de una capital de Rabinal. Si tal fuera el caso, resulta difícil definir cuál era el estatuto del “sitio de marca” central de Los Pinos, ubicado entre una entidad sureste sometida a Rabinal y otra noroeste más bien autónoma.

Cuencas de Rabinal y de Cubulco (Figuras 11 y 19)

420Hay dos puntos interrogantes, uno en cuanto a la relación entre Saqkijel y Kajyub, y otro en cuanto a la de Kajyub con Chwitinamit. A priori, desde el punto de vista tipológico (criterios de los templos gemelos y del estuco) y mitológico (relato de la victoria militar definitiva), los tres centros son equivalentes.

421Saqkijel y Kajyub

  • 23 En el famoso pasaje de los Anales de los Cakchiqueles donde están nombrados los Poq’omab, se menci (...)

422Aparte del texto del Rabinal Achi (véase más abajo), y hasta donde sepamos, no hay referencia etnohistórica a Saqkijel23. Su nombre (saq’, blanco; q’ij, el día) lo designa como lugar del alba (saqiribal, Breton, s.f., n. 127), lo que remite a su antigüedad ya que, de los tres centros de rango 1 de Rabinal, Saqkijel fue probablemente el primero en ser fundado (ver Segunda parte). Consta de dos fases de construcción : las “casas largas” y “casas del consejo” más grandes, los perfiles de talud-tablero y la mampostería de lajitas (y también probablemente los templos gemelos), representan una adaptación de Saqkijel a nuevas normas que asemejan su plaza de segunda fase a las plazas de Kajyub y de Chwitinamit (figuras 12, 15a y 17). Ciertos sitios del valle del Chixoy muestran secuencias de construcción similares, en particular Kawinal (Ichon et al 1980 : 60), pero éstas son más firmes que la de Saqkijel, sitio que no fue excavado.

423Si la primera fase de Saqkijel es anterior a la construcción de Kajyub, se puede conjeturar que la segunda fase es contemporánea de ésta. Interpretamos esta situación como la de Chustum en relación con Xe-Patzak en Sajcabajá : Kajyub representa la intrusión o la innovación en el territorio y en la soberanía de Saqkijel. Pero, conforme a la adquisición de templos gemelos —símbolo mayor de soberanía—, Saqkijel no pierde totalmente su poderío y guarda el mismo rango que Kajyub, por lo menos formalmente.

424Al parecer, se puede aplicar el mismo análisis a dos centros de rango 2, Belej K’ache’ y Toloxkok. Éstos ocupan dos largas estribaciones vecinas que controlan toda la ladera sureste (sus casas dan al este, al oeste y al norte), debajo de la cima del Chikiwital, quizás en una zona fronteriza. Controlan también los dos ríos principales que riegan las vegas cuesta abajo de Saqkijel y de Chirrum. Esta característica es importante, teniendo en cuenta la productividad de las tierras de Chisaliya, debajo de Saqkijel, descritas con cierto lirismo en el Rabinal Achi (líneas 787-794; Breton, s.f.). Si nuestras hipótesis cronológicas son exactas (Segunda parte), Belej K’ache’ es más tardío que Toloxkok, este último siendo por lo menos tan antiguo como Saqkijel. Además, con sus arreglos defensivos y zonas habitacionales tan importantes respecto al tamaño reducido de sus dos plazas de rango 3 (las estructuras largas no alcanzan 20 m, Cuadro 1), Belej K’ache’ bien podía ser un asentamiento militar de tipo “guarnición” (véase, en Kawinal, Ichon 1988 : 149). Dos hipótesis : Belej K’ache’ sería una guarnición militar asentada, ya sea por Kajyub para marcar su dominación sobre Saqkijel o sobre la zona fronteriza del Chikiwital, ya sea por Saqkijel durante su segunda fase para sustituir a Toloxkok, ya demasiado antiguo y mal defendido. En las dos hipótesis, Belej K’ache’ sería para Toloxkok lo que Kajyub era para Saqkijel, i.e. un asentamiento nuevo, y tal vez una intrusión.

425La etnohistoria local proporciona datos bastante precisos en cuanto a la cuestión de las relaciones de Saqkijel con Kaqyub. En la primera parte del Rabinal Achi, K’iche’ Achi reivindica la posesión de territorios de Rabinal (líneas 755 passim, Breton, s.f., n. 123), haciendo valer su reclamo y argumentándolo por el hecho de que recorrió efectivamente cuatro lugares-claves : Tzam K’amba, Tzam Saqkijel, Tzam Ixtink’urun y Tzam K’isintun. En todos los casos, se trata de “puntas”, de altos promontorios (tzam; véase ibid., n. 128). Se citan otros dos lugares, pero aparte del argumento principal y en asociación espacial estrecha con dos de las cuatro “puntas” : se trata de Chisaliya, abajo de Saqkijel, donde la tierra es rica y carga muchas frutas (líneas 787-794, ibid.; véase también Breton, este volumen) y de Ximbajá, frente a Ixtink’urun.

426Por equivalencia toponímica, las “puntas” corresponden respectivamente a los sitios postclásicos siguientes : K’amba-Nimajuyub (¿guarnición?), Saqkijel y K’isintun (“marca”); Ixtink’urun no ha sido identificado, pero Ximbaja es una “marca” ubicada frente a Kajyub. De acuerdo con el análisis territorial, K’amba, Ximbaja y K’isintun marcan efectivamente el territorio de Kajyub (véase más arriba). Y esto parece ser confirmado a nivel simbólico, puesto que K’iche’ Achi recorrió estos lugares en señal de conquista. Sin embargo, Saqkijel no es un “sitio de marca”, tampoco una guarnición : A. Bretón nota que, de las cuatro “puntas”, sólo Tzam Saqkijel parece poseer y controlar un territorio propio —Saqkijel juyub Saqkijel taq’aj, “el país de Saqkijel” (líneas 778-779, ibid.)—, lo que podría significar que “Saqkijel correspondía entonces a una entidad territorial distinta, enclavada en (o adyacente a) la de los Rabinaleb” (ibid., n. 128).

427Parece, pues, que los argumentos arqueológicos y etnohistóricos concuerdan : Saqkijel era efectivamente la capital de una entidad autónoma con respecto a Kajyub.

428Sin embargo, es posible entender que el texto del Rabinal Achi subordina en realidad Saqkijel a Kajyub. Las dos proposiciones no son necesariamente contradictorias.

429Kajyub-Chwitinamit (figuras 14 y 16a)

430A priori, estos dos grandes centros son iguales y autónomos; sus “casas largas” dan a direcciones opuestas. A pesar de ello hay una serie de indicios que concuerda con el análisis de las relaciones entre Kajyub y Saqkijel : Kajyub hubiera sido la capital, con un rango aún superior a los demás.

  1. La posición de Kajyub en el esquema de implantación postclásico es del todo excepcional (véase Segunda parte; figura 7): aparentemente, se trata de un caso de asentamiento muy particular, una creación en base a una configuración más política que ecológica. Puede ser también la “herencia” del esquema preclásico-clásico, si bien es verdad que el promontorio de Kajyub es uno de los más centrales de la cuenca (pero entre la época clásica y la fundación de Kajyub, hay un lapso de tiempo considerable).
  2. La “casa larga” principal, estr. A5, es la más larga de todas las de la cuenca (92 m, Cuadro 1, véase Fox 1987 : 219; 1981 : 327), más larga que la estr. A12 de Kawinal pero menos que la misma estructura después de su ampliación en su segunda fase (figura 18); en cambio, la pirámide de los templos gemelos de Kajyub es igual a las de Saqkijel y de Chwitinamit, un poco más pequeña que la de Kawinal.
  3. Quizás estructuras de tipo “palacio” hayan existido en la parte más alta del grupo principal de Kajyub (alrededor de la estr. A14; ver Segunda parte). Sería un rasgo único en la región, aunque existan dos grupos residenciales importantes (I y XXXII) en el grupo A’ de Kawinal (Ichon 1983 : 241; 1988 : 169).
  4. Otro rasgo característico de Kajyub es la reunión compacta de tres plazas en el grupo A. ¿Será posible que este grupo sea un “microcosmo” de toda la cuenca, en el cual cada plaza representa a uno de los tres centros soberanos de Rabinal (de Montmollin 1989 : 162-164)? La hipótesis es atractiva, y más aún cuando pensamos que las terrazas que dominaban las tres plazas podían sostener un palacio.
  5. Después de todo, la reducción colonial se hizo efectivamente al pie de Kajyub —pero no en Pichek, ni al pie de Chwitinamit.

431En suma, es probable que Kajyub haya sido la capital regional.

432El problema de las canchas de juego de pelota

433Nos quedamos en Kajyub con el problema de la ausencia de cancha de juego de pelota, cuando Chwitinamit tenía dos. ¿Eran las canchas un criterio de soberanía? Hemos citado un pasaje del Testamento de los Xpantzay que muestra bien la índole muy política del juego y de sus variantes (véase supra, nota 7). Pero esto es una norma k’iche’. Ahora bien, los datos arqueológicos indican que, en la época postclásica, el juego de pelota no tenía el mismo significado al oeste y al este de la frontera cultural que separa Sajcabajá de Cubulco. Brevemente, he aquí la distribución de las canchas en la región oriental (para Sajcabajá, ver Ichon este volumen) :

  • En el valle del río Chixoy, de 14 centros postclásicos, sólo cuatro tienen una cancha : Kawinal, el centro vecino de El Jocote y dos pequeños centros de la extremidad occidental, Chimul y Guajilote (Ichon 1988 : 178, fig. 100), que constan de canchas cerradas con áreas terminales, “en I”.
  • En Cubulco, hay dos pequeñas canchas cerradas apenas funcionales (una en palangana, otra atípica) en dos “sitios de marca”, Belejtz’aq y Kak’miloj.
  • En la montaña suroeste de Cubulco, hay por lo menos cuatro canchas en palangana, en K’ixk’im, Chwatiox, Chwatuj y Chwimulmux (rango 3), cuando en Cimientos-Cruces, centro mucho más amplio (rango 2), nuestras excavaciones mostraron que no hay cancha.
  • En Rabinal, Chwitinamit (rango 1) tiene dos canchas cerradas en I; dos sitios más antiguos, Toloxkok (rango 2) y Ajaw Pasaos (“marca”), tienen una cancha en palangana; pero ni Saqkijel, ni Kajyub, ni ningún otro centro tiene una cancha.
  • En la cuenca de Salamá se conocen seis canchas. Excepto la cancha abierta de Tzalkam (sitio clásico), todas son canchas hundidas y cerradas en I, ubicadas dentro de sitios que se pueden atribuir al Epiclásico-Postclásico temprano : dos en Salto, una en Chwacimarrón Alto, una en Sibabaj, al lado de la plataforma epiclásica de Laguneta, donde fueron reutilizadas esculturas preclásicas, y por fin, una en Suyate-La Laguna. Estos sitios fueron abandonados antes del Postclásico tardío. En Alta Verapaz, los centros postclásicos no tienen cancha.

434Esta distribución lleva a dos conclusiones :

  1. en el Postclásico, las canchas desaparecieron vir-tualmente de la Verapaz, excepto en los confines del Quiché (cuenca de Cubulco, Guajilote, Chimul), en Kawinal y en Chwitinamit.
  2. en el Postclásico temprano, se nota cierta tendencia en construir canchas sólo en los centros subordinados, más pequeños o más altos en la montaña, y no en los centros de rango 1 ó 2.

435Esta última es bastante conjetural (aunque no deja de evocar una conclusión similar de Kowalewski et al. 1983, 1985, para Oaxaca). Más vale limitarnos a aplicar la primera a los cuatro centros rectores, Kawinal, Chwitinamit, Kajyub y Saqkijel. Primero, se observa que Chwitinamit adoptó el “elemento político” representado por las dos versiones del juego de pelota k’iche’, al igual que Kawinal-El Jocote (Ichon 1988: 178, 180, i.e. una cancha con paredes laterales, la otra sin paredes; pero no se sabe si ellas datan de la primera o de la segunda fase de Kawinal, Ichon et al. 1980 : 60). Segundo, se observa que Kajyub no adoptó este elemento, ya sea que la construcción de este centro haya sido anterior a la de Chwitinamit, lo que es incompatible con la hipótesis del microcosmo (véase más arriba), ya sea que haya conservado la tradición postclásica de Saqkijel, es decir la de Rabinal y de Salamá donde ya no se construían canchas.

436Si bien la cuestión de las canchas postclásicas en la región no está del todo resuelta, parece que la presencia/ ausencia de ellas entre Chwitinamit y Kajyub pueda corresponder a un factor más cultural que político : aunque Chwitinamit adoptaba más fácilmente que Kaqyub elementos procedentes del exterior, sin duda a través de Kawinal, sin embargo Kaqyub seguía siendo la capital. Pero, por tener estos elementos una importante connotación política, la conclusión puede ser ambigua.

437A fin de cuentas, esto refuerza la impresión de que la cuenca de Rabinal se encontraba dividida en dos entidades más que en tres : la de Chwitinamit y la de Kajyub, siendo esta última sostenida por Saqkijel. Aquí cobra finalmente su sentido la “aritmética” de las plazas de Rabinal señalada en la Segunda parte : tanto el sureste como el noroeste de Rabinal constan de 12 plazas.

438Si bien se puede demostrar la supremacía de Kajyub, uno duda de que haya sido realmente efectiva. A este nivel de inferencia, esto tiende a indicar que las cuencas de Rabinal y de Cubulco conocían una centralización limitada, o, mejor dicho, que existía una débil integración jerarquizada entre las entidades territoriales de Cubulco, Rabinal noroeste, Rabinal sureste y Salamá sureste (siendo Pachalum posiblemente subordinado a Rabinal, véase más arriba). Los datos etnohistóricos y etnográficos de Cubulco confirmarían esta hipótesis : Kawinal se apoderó efectivamente de la parte cubulera de los territorios subordinados a Chwitinamit-Kajyub, hasta Cimientos-Cruces al sur.

Epílogo

439No conviene llevar más lejos las interpretaciones de la arqueología local, con el afán de evitar toda especulación. Sin duda, además de las conclusiones alcanzadas, los datos reunidos durante la primera fase del programa de investigación podrían permitir desarrollar otras perspectivas de ánalisis. Pero detallar tales perspectivas rebasaría los límites de este primer estudio; por lo tanto, sólo nos limitaremos en esbozarlas. Desde luego, quedan ligadas a las cuestiones aquí tratadas. Permitirán abordar progresivamente la problemática de las relaciones entre el Estado k’iche’ y las entidades políticas de la periferia oriental. Tratan, en orden de presentación, de la secuencia temporal postclásica (o sea, grosso modo, el orden de fundación de los centros), de la cuestión de los “planos de plaza étnicos” y de la de los “cerros”. Primero resumiremos las conclusiones “políticas”.

Síntesis de las conclusiones

440Hemos intentado reconstruir la estructura territorial y política postclásica de Salamá, Rabinal y Cubulco. Para este fin, hemos utilizado una serie de instrumentos : un modelo general de implantación de centros (relevante de la geografía humana de las cuencas mencionadas), una tipología jerárquica de los sitios con criterios políticos, así como una serie de datos contextuales locales, arqueológicos, etnohistóricos, etnográficos y también ecológicos. Los resultados alcanzados son amplios y coherentes, pero no son totalmente seguros por varias razones. Quedan pendientes varios problemas relativos a: (i) la imprecisión de las dataciones de muchos sitios; (ii) la falta de datos detallados referentes a las poblaciones y a su agrupación en “barrios”; (iii) el postulado del carácter “fronterizo” de los “sitios de marca” (aquí surge la cuestión de los “cerros”); y (iv) la falta de consideración de los conceptos territoriales y políticos que prevalecían entre los Mayas, aún difíciles de delimitar y entender, a pesar del enfoque pluridisciplinario que estamos practicando (Breton, s.f.).

441La estructura politicoterritorial en su totalidad constaba de dos entidades en la cuenca de Salamá (Pachalum y Chwacimarrón-El Carmen), de tres entidades en la cuenca de Rabinal (Saqkijel, Kajyub y Chwitinamit), y quizás de dos entidades en la cuenca de Cubulco (la del norte subordinada a Chwitinamit y, luego, a Kawinal, la del sur finalmente subordinada a Kawinal). De esas ocho entidades (incluyendo Kawinal), las más fuertes, al juzgar por la red jerarquizada de sus centros, fueron las de Chwitinamit y de Kawinal. Menos estructuradas, las cuatro entidades de Salamá y de Cubulco fueron finalmente sometidas a las dos más fuertes. Sin embargo, el único centro que muestra algunos indicios de una posición central y centralizadora no es Kawinal, ni tampoco Chwitinamit, sino Kajyub. Es muy posible que estos indicios procedan de la representación que se tenía en el Postclásico del estatuto de Kajyub (su palacio, su plano en microcosmo simbólico, su situación geográficamente central...) más bien que de su fuerza real a nivel político y militar respecto a Kawinal y a Chwitinamit.

442En estas condiciones, es improbable que la estructura global haya podido mantener un statu quo equilibrado. Por una parte, la competencia entre Kawinal y Chwitinamit en la cuenca de Cubulco parece inevitable, y se confirma por la etnohistoria. Por otra parte, Kajyub no tenía el poderío necesario como para mantener bajo su mando una estructura integrada, con o sin las entidades de las cuencas de Chicaj y Salamá. De todos modos, Kawinal podía tener acceso directamente a dichas cuencas por el valle del Chixoy, rodeando de esta manera por el norte y substituyendo en este papel a Chwitinamit, Kajyub y Saqkijel. No parece dudoso que el grado de enfrentamiento entre Kawinal, Chwitinamit y Kajyub pesaba fuertemente sobre la estructura política de las cuencas, y sobre su dinámica durante el Postclásico.

Un modelo dinámico

443Se trata de poner nuestras conclusiones en diacronía. Esto proporciona una oportunidad para empezar a comprobar su validez y un modo de abordar la problemática de las relaciones entre el Estado k’iche’ y las sociedades periféricas de Baja Verapaz. Con los elementos disponibles, podemos proponer la secuencia siguiente, apoyándola en la cronología del valle del Chixoy (Ichon 1988 : 184-187).

444Primera fase (¿1100-1200 d.C?)

445- Chixoy : Kawinal fase 1, sin templos gemelos, con o sin cancha de juego de pelota.

446- Rabinal: Saqkijel fase 1, sin templos gemelos ni cancha, y Toloxkok con una cancha en palangana.

447Cubulco : Cimientos-Cruces, con la red de centros de altura en cada vertiente.

448- Salamá : Chwacimarrón Alto-San Antonio.

449Aparentemente no hay ningún otro centro mayor aparte de Saqkijel en la cuenca de Rabinal, lo que es bastante sorprendente. La ocupación epiclásica-postclásica temprana de Rabinal es mal conocida.

450Segunda fase (¿1200-1450?)

  • Chixoy : Kawinal fase 2, con dos canchas de juego de pelota cerradas en I (grupo A y El Jocote) y templos gemelos.
  • Rabinal: Chwitinamit, con dos canchas cerradas en I y templos gemelos; Kajyub, sin cancha, con templos gemelos, entonces capital central por lo menos de manera formal; Saqkijel, sin cancha, con templos gemelos, plaza modificada; Belej K’ache’, sin cancha.
  • Cubulco : Muxpam; Cimientos-Cruces y centros de altura.
  • Salamá : El Carmen y Pachalum

451Es preciso recordar que todos esos centros, excepto El Carmen y una o dos plazas de Cimientos-Cruces, exhiben el plano de “plaza Verapaz” (véase Segunda parte).

452Tercera fase (después de 1450)

453Conquistas del rey k’iche’ Q’ik’ab desde Q’umarkaaj :

  • en Cubulco : construcción de Pueblo Viejo-Chichaj en la frontera con los Rabinaleb (Ximénez 1975, Lib. 2 : 517-518; ver Ichon 1975);
  • en Rabinal: conflicto entre K’iche’ Achi y Rabinal Achi relatado en el baile-drama del Rabinal Achi (ver también el Popol Vuh, Recinos 1950 : 221);
  • en Salamá : ¿conquista por los K’iche’s? (Tzalamhá, Fox 1981 : 326, pero parece que no hay ninguna referencia etnohistórica a esto).

454Por otra parte :

  • Cubulco : Kawinal se apodera de la cuenca de Cubulco hasta Cimientos-Cruces y allí rechaza los ataques de los K’iche’s, según el mito de “Yew Achi”.
  • Rabinal: intervención tardía de los Kaqchiqueles : “Chicakyug” (Kajyub) y “Cakhay” hubieran sido conquistadas (Recinos 1980 : 97, 118).
  • 24 La síntesis que proponemos aquí es indicativa. Las referencias relativas a la sumisión de los Rabi (...)

455Es claro que esta tercera fase queda definida estrictamente en términos etnohistóricos y etnográficos24. De nuevo se enfrenta uno al problema de la no-concordancia de los tiempos evocado más arriba. Por una parte es bastante plausible que estos acontecimientos etno-histó-ricos no hayan dejado rastros arqueológicos, entre otras razones porque esta tercera fase, interrumpida por las reducciones hispánicas, fue breve. Sin embargo hemos localizado en nuestras excavaciones de Cimientos-Cruces unos indicios, aunque de difícil interpretación : la gran estructura ritual (probablemente de “marca”) de la esplanada del grupo A hubiera sido totalmente desmantelada aproximadamente en el momento de la Conquista (Arnauld et al. 1991 : 27). Por otra parte, postulamos que los relatos actuales (“Yew Achi”) no integran un pasado profundo, ya que las memorias locales no alcanzan los tiempos anteriores a la última fase. Pero, este postulado requiere investigaciones específicas.

456Si esta secuencia cronológica tiene alguna validez, es preciso notar que la segunda fase hubiera sido la de un formidable desarrollo, a partir de una estructura anterior más bien suelta, de las tendencias a la integración y a la centralización regionales, desde Kawinal hasta Saqkijel y desde Cimientos-Cruces hasta Pachalum. Esto correspondería con el apogeo de Kajyub, y sin duda alguna, el de Kawinal. Pero, ya en la fase siguiente, la etnohistoria indica que estas tendencias retrocedían. En el momento de la Conquista, la red de asentamiento reflejaba todavía las tendencias de la segunda fase, aun cuando la dinámica centralizadora estaba en crisis.

Los “planos de plazas étnicas”

457Hasta este punto, nuestros análisis han omitido toda identificación étnica de algún elemento arqueológico. Sin embargo bien sabemos por la etnohistoria y la lingüística que quienes poblaban las cuencas de Baja Verapaz eran Poq’omab, Uxab, Rabinaleb — y el valle del río Chixoy eran Agaab, y quizás Aj Kejay. Aun cuando las fuentes documentales locales mencionen todos estos grupos, el relacionar un sitio arqueológico con tal o cual etnia remite a esta aplicación general de la etnohistoria a la arqueología, y viceversa, que plantea múltiples problemas (A. Ichon bien lo muestra [1983 : 245-246]).

  • 25 Se utiliza este término para subrayar que la etnicidad considerada desde el punto de vista arqueol (...)

458El punto de vista del arqueólogo se fundamenta necesariamente en unas tipologías “histórico-culturales”, es decir en algunos rasgos repartidos en el tiempo y el espacio de manera coherente que pueden eventualmente adquirir un significado “étnico-cultural”25. Pero las identificaciones etnohistóricas que se les aplica son de orden lingüístico o político. Ya es difícil admitir, para las regiones estudiadas, que el orden “étnico-cultural” corresponda realmente al orden lingüístico (teniendo en cuenta, por ejemplo, las diferencias culturales entre K’iche’s, Rabinaleb y Agaab, todos locutores quichés). Pero lo político conserva aún mejor su autonomía. “Ascription appears to be the crucial criterion for ethnicity” (Weeks & Campbell 1981 : 339), un principio pertinente en una perspectiva arqueológica que trata ante todo de configuraciones arquitecturales concebidas para y por linajes políticamente dominantes. Pues el poder de estos linajes no se fundaba tanto en una afiliación (o afirmación) étnica particular como en una relación política con otros linajes locales, unos vecinos, otros más alejados (Carrasco 1982 : 53, citando Betanzos). Es lo que significan los templos gemelos en las capitales : la alianza del dios patronal “étnico” con el dios extranjero de una poderosa entidad exterior; no constituye de por sí un rasgo cultural que sirva de “marcador étnico-cultural”.

459En estas condiciones, el concepto de “plano de plaza étnica” (de Montmollin 1988 : 353) no se puede aplicar al caso arqueológico que estudiamos, porque está más vinculado con lo étnico-cultural que con lo político :

A world view expressed in an architectural style andlor plaza plan is associated with a specific ethnic unit (generally equatable with an élite group). It then follows that similar structures or plaza plans at different sites indícate ethnic relations [sigue una larga lista de datos bibliográficos, incluyendo referencias a sitios clásicos y postclásicos] (ibid.).

  • 26 A. Breton pone de relieve la “relación epónima entre el soberano y su ciudadela” en el Rabinal Ach (...)

460La hipótesis que intentamos demostrar por medio de la definición del plano de “plaza Verapaz” (al final de la Segunda parte) es precisamente que esta configuración arquitectural, ya no la determinaba un imago mundi, como era el caso en la época clásica, sino más bien las representaciones territoriales y políticas de unos linajes dominantes : en esta plaza, la primera regla es la posición maestra de la “casa larga”, por sus dimensiones, su altura, la imposibilidad de darle vuelta por detrás, la mejor vista al territorio abajo en el valle—26 Como lo notaba A. Ichon en contra de los análisis de Fox, no hay ninguna regla de orientación cosmogónica en los sitios postclásicos (1988: 188). No obstante, si conviene excluir el concepto de “plaza étnica” de estas regiones para el Postclásico, no por ello estaban sometidas las plazas a la arbitrariedad política de algunas familias reinantes. Es obvio que el plano de “plaza Verapaz” tiene cierta extensión geográfica, cierta profundidad histórica y procede por lo menos parcialmente de una vieja tradición cosmogónica local : será necesario precisar hasta qué punto la ecuación entre “plaza Verapaz” y “etnias poq’omab” tiene validez. La interacción entre tradición histórica y coyuntura política (que son las dos fuentes de legitimidad) en el juego de los linajes dominantes es demasiado fuerte como para que nos remitamos sólo al segundo término.

461Se trata de concebir el plano de plaza como una serie de configuraciones sobrepuestas o combinadas, cada una formando parte de diferentes órdenes, étnico-cultural y político. De este modo, en las cuatro capitales regionales de Baja Verapaz, las pirámides con templos gemelos combinan la centralidad, rasgo seguramente más po’qom que k’iche’, y el doble templo, expresión de cierta relación política con el poder k’iche’ de Q’umarkaaj. El plano de plaza con estructuras largas opuestas norte/sur remite probablemente a una tradición del Clásico tardío-Epiclásico, específica de una de las regiones poq’omab centrada en Salamá y parte del valle del Chixoy; su permanencia durante el Postclásico tardío en El Carmen y en dos plazas de Kajyub — mientras que la “plaza Verapaz” se había generalizado— refleja una afiliación (¿una afirmación?) étnica particular. En la “plaza Verapaz” misma, cabe distinguir entre la estructura general (“casa larga” maestra, templo central con eje norte-sur, ortogonalidad), geográficamente bien distribuida, y aquel elemento particular de la relación dimensional entre “casas largas” y “casas del consejo”, bastante específico (pero no exclusivo) de las cuatro capitales: estructura general de orden “étnico-cultural”, elemento particular de orden político. En cuanto a las canchas de juego de pelota, ya mostramos la ambivalencia étnico-cultural y política de su distribución en Kawinal, Chwitinamit, Kajyub y Saqkijel.

462De manera general, en las cuencas mencionadas, no se localiza ninguna plaza que pueda ser atribuida ni étnicamente ni políticamente a los K’iche’s de Q’umarkaaj, como es el caso en Sajcabajá (Pueblo Vie-jo-Chichaj, y quizás también Los Cimientos-Chustum), excepto la plaza A de Cimientos-Cruces, sitio de frontera. Por lo tanto, la “plaza Verapaz”, con sus diferentes versiones (con o sin templos gemelos, con o sin cancha, etc.), a través de las múltiples configuraciones en las cuales se inserta (en los sitios con varias plazas), se deberá asignar a diferentes grupos poq’omab, rabinaleb y agaab (y tal vez uxab, aj kejay—). El análisis llevará probablemente a distribuciones e imbricaciones complejas, más que a “territorios étnicos” tales como los imaginamos tradi-cionalmente, es decir de una sola pieza. No son escasos los datos etnohistóricos que indican enclaves territoriales de grupos sociales con afiliaciones diversas (Carrasco 1959: 4; Ximénez 1975, Lib. 1 : 214, 518). Esto lleva a una cuestión importante en relación con la territorialidad, la de las fronteras y de los “cerros”.

La cuestión de los cerros

463La montaña y los “cerros”, moradas de los antepasados, lugares de origen, alturas frías y brumosas en contraste con el valle caluroso y luminoso, son lugares de culto en la totalidad del área maya. Han sido el objeto de varias menciones aisladas pero, que nosotros sepamos, nunca dieron lugar a un estudio sistemático, por lo menos de índole pluridisciplinario (véase Tedlock 1986 : 128, n. 7). Sea lo que sea, con frecuencia se evocan los cerros en los documentos etnohistóricos, así como en las tradiciones míticas y en las oraciones del Quiché y de Verapaz. Hay, sin duda alguna, varios puntos de vista sobre la cuestión. No obstante, por un lado, los “circuitos de cerros” descritos en los grandes textos quichés (por ejemplo, en el Popol Vuh, Recinos 1950 : 182-184), y, por el otro, la frecuencia de estructuras arqueológicas aisladas en las cumbres —y de los modernos altares de costumbre— llevan a privilegiar el enfoque que asocia los cerros con las fronteras territoriales. El texto del Rabinal Achi evoca las marcas, o señales, en los confines, lugares de viento y de frío (al igual que las cimas heladas):

  • 27 Literalmente : “colocar las ’marcas’ de la tierra” (Breton, s.f., n. 86).

[...] andaba yo disponiendo los mojones territoriales27
allá donde se pone el día
allá donde aparece la noche,
expuesto a los golpes del vientodel frío[...]
(Breton, s.f, líneas 398-402)

464En el momento de un litigio territorial, esta argumentación fue utilizada en San Andrés Sajcabajá, en 1794 :

[...] el memorado Ah pop al darles posesión ¡de sus tierras] volaba de monte a monte centándose en los mojones hasta con impresión de sus plantas, y como este ilusorio derecho abraza quantas cimas se descubren, y forman orizante desde el Pueblo, gozan y disfrutan más de doze leguas en quadro [...] (Piel 1989 : 273; el texto se refiere a un “cuaderno” más antiguo escrito en k’iche’)

465Recordemos también la práctica del rey K’iq’ab que consistía en asentar colonias militares en las fronteras altas, como Pueblo Viejo-Chichaj (Blake 1986; Camarck 1973 : 298 [Título C’oyoi]; Carrasco 1982; Ichon 1975; Ximénez 1975, Lib. 1:81). Dicho esto, no es seguro que todas estas referencias remitan a la misma noción de “cerro”.

466Si es preciso iniciar de alguna manera una “arqueología postclásica de los cerros”, varios problemas precisos son pertinentes, que de entrada podemos formular a partir de los datos de Baja Verapaz.

  • ¿Qué lugar y qué papel tenían los valles altos de la sierra de Chuacús dentro de la estructura territorial imperante en las cuencas de Baja Verapaz? Los valles de Ixchel (Rabinal) y de Tres Cruces (Cubulco), las altas vertientes suroeste de Cubulco llevan redes de pequeños centros y de marcas (ver Segunda parte), ¿cómo interpretarlas?
  • ¿Cuál es la relación entre los sitios de rango 4, llamados “de marca”, dotados de un solo edificio ritual en la cumbre, y los centros de rango 2 y 3, que abarcan a la vez un edificio ritual y unas estructuras características de una élite gobernante? No es siempre fácil distinguirlos, como si las “marcas” a veces se transformaran en centros segundarios. Si existió tal dinámica, ¿hasta qué punto indicaría cambios territoriales?
  • Se nota, además, que varios “sitios de marca” abarcan zonas habitacionales. Comparándolos con Talpetate, Pasulup y Mocotorro, en los alrededores de Kawinal (Fauvet-Berthelot 1986 : 154; estos sitios juntos alcanzan las 200 estructuras, casi sin plaza), ¿no sería justificado interpretarlos como guarniciones militares?

467De manera general, el esquema postclásico (y moderno) de implantación de centros en las cuencas sugiere que el crecimiento demógrafico, durante el Clásico tardío, se acompañó de una subida del poblamiento desde la planicie central hacia “la montaña”. Búsqueda de nuevas tierras, control de las fuentes de agua, intercambios comerciales por los pasos entre cimas, defensa militar... no hacen falta las causas y los motivos para tal proceso. De esta manera, posiblemente al final del Clásico los centros de poder (político y económico) se hubieran desplazados desde el centro de la planicie en el fondo de la cuenca hacia las vertientes y los valles altos. Posteriormente, en el Postclásico tardío, se hubiera desarrollado un movimiento inverso, desde las alturas hacia los fondos. Por ejemplo, la tradición según la cual los Rabinaleb bajaron desde Tzamaneb hacia Kajyub sería la metáfora de un poder conquistado en su lugar tradicional de abajo, por un grupo que, anteriormente, había asentado su potencia en las alturas.

468Lo vemos, la investigación que trata de las relaciones políticas entre sociedades postclásicas del Quiché y de Verapaz abraza múltiples aspectos, y su perspectiva sólo puede ser pluridisciplinaria, a largo plazo. Este primer balance de la cuestión equivale a una “lectura” de las redes arqueológicas de centros postclásicos que toma en cuenta los contextos locales de cualquier índole, y trata de reconocer las lentas evoluciones ocurridas desde el período clásico. De esta manera, muchos elementos de la arqueología postclásica de las cuencas vienen a ordenarse y a colocarse en un conjunto que presenta una indudable coherencia. Queda la tarea de profundizar las investigaciones pluridisciplinarias en cuanto a otros elementos-claves, como son las múltiples configuraciones de plazas, sus indicadores de etnicidad, como también el significado que tenían los “cerros” en las concepciones territoriales del Postclásico. Así, poco a poco, tomará forma un acercamiento histórico que logrará reunir y conjugar los textos, las ruinas, los mitos y la memoria de los Mayas en sus tierras ancestrales.

Anexo DATACION DE LOS SITIOS

469El presente anexo trata solamente de los sitios que hemos fechado en el curso de nuestro programa de investigación, la mayoría de ellos por la cerámica de superficie. Se indican, para cada sitio, la cantidad de tiestos recogidos, y/o cualquier otro criterio de datación empleado, así como el período (o los períodos) de ocupación.

Marco cronológico
Preclásico hasta 100 d.C.
Protoclásico 100-300 d.C.
Clásico 300-900 d.C.
Epiclásico 900-1100 d.C.
Postclasico temprano 1100-1225 d.C.
tardío 1225-1540 d.C.

470Para los períodos posteriores al Clásico, esta cronología es la que propone A. Ichon (este volumen; véase también Ichon 1987 : 202). Se nota que, más al norte, en las regiones de los ríos Usumacinta-Pasión y de Chacula (Kowalski 1989; Ball & Taschek 1989), los rasgos que marcan las intrusiones epiclásicas son más tempranas, ya que fechan 850-900.

Cuenca de Salamá

471Chwacimarrón Alto : 184 tiestos, Clásico temprano y tardío.

472Chwacimarrón-Paso Ancho : 43 tiestos, Preclásico medio-tardío.

473Chwacimarrón-San Antonio : 190 tiestos, Postclásico temprano, quizás también Postclásico tardío pero faltan los verdaderos marcadores tardíos.

474El Carmen : 162 tiestos, Postclásico tardío.

Cuenca de Rabinal

475Ajaw Pasaos : por los tipos de estructuras (cancha en palangana—), Clásico o Epiclásico.

476Balameche’ 1 : 16 tiestos, probablemente Postclásico.

477Belej K’ache’ (Chitikulakan) : 14 tiestos, Postclásico tardío.

478Chakukabaj : petroglifos zoomorfos similares a los sapos figurados en la cerámica Miraflores de Kaminaljuyú, ¿Preclásico tardío?

479Chialaguna : 37 tiestos, Protoclásico, Clásico.

480Chiamperez : 67 tiestos, Clásico temprano y tardío.

481Chicuchilo : 25 tiestos, Clásico temprano y probablemente tardío.

482Chik’ix : 25 tiestos, Preclásico medio, tardío y Protoclásico.

483Chilu 1: 219 tiestos, Postclásico tardío.

484Chipakapox : 26 tiestos, Clásico tardío.

485Chiwiloy : 32 tiestos, Preclásico medio-tardío, Protoclásico; Ichon (1988 : 199) señala también una cerámica clásica tardía en la parte oriental del sitio.

486Chixim : 20 tiestos, ¿Clásico? Chwachaj : 14 tiestos (Nodiag*).

487Chwi’anakal: en asociación espacial con Pichek-Chiprocesión y Chwitz’aq-San Antonio, ambos sitios postclásicos, pero la estructura ritual de la cumbre bien puede datar del Clásico.

488Chwitinamit-Chwasuj : 425 tiestos, Postclásico tardío. Colecciones de superficie (cerámica muy escasa):

Chwitor

489Chwitz’aq-San Antonio : por la situación, los tipos de estructuras, y también el tipo de construcción, Postclásico tardío.

490Corralabaj : 42 tiestos, Clásico temprano.

491El Cimiento-Chirrum : por la situación y los tipos de estructuras, Postclásico.

492Kachkotz’ij : 30 tiestos, Clásico.

493Kakja-Chisaliya : 14 tiestos, ¿Postclásico?

494Kakja-Chitikoy : 87 tiestos, Clásico temprano y tardío.

495kakja-Xokok-Alto : tipo de estructura postclásica.

496Kak’miloj : por la situación y los tipos de estructuras, Postclásico.

497Konkulito : 3 tiestos, de los cuales uno es clásico temprano y dos modernos. El templo rectangular con orientación norte-sur y las estructuras largas (?) abogan por una ocupación epiclásica-postclásica.

498K’amba-Nimajuyub : por la situación, ¿Postclásico?

499La Ceiba-Wachipilin : 4 tiestos, ¿Clásico?

500La Periquera : 14 tiestos (Nodiag*).

501Las Vegas : 91 tiestos, Clásico. Pachika-Centro Comunal: 19 tiestos, Postclásico.

502Pakakja : 66 tiestos, Preclásico y Clásico.

503Pichek-Chiprocesión : por la situación, los tipos de estructuras, y también el tipo de construcción, Postclásico tardío (según Smith 1955, e Ichon 1988).

504Saqkijel: Colecciones de superficie :

* Jab = grupo cerámico “Jabilla Burdo” (Arnauld 1986); AME = grupo cerámico “Anaranjado Micáceo Estrella” (Arnauld et al. 1991); Nodiag = no diagnósticos.
** ZH = zona habitacional.

505La ocupación de Saqkijel es postclásica, principalmente del Postclásico tardío. Se nota una transición en el grupo cerámico AME, desde una pasta suelta con engobe delgado hacia una pasta dura con engobe más espeso : esta evolución es característica de la transición temprano/tardío en el Postclásico.

506Toloxkok-La Laguna : 21 tiestos, Postclásico (AME : 0)*.

507Tukurabaj : 39 tiestos, Preclásico, Protoclásico, quizás también Clásico.

508Ukukabaj : 44 tiestos, Clásico, con dos micáceos (Postclásico); un informante nos enseñó una fuente tetrápode protoclásica, procedente de este sitio.

Cuenca de Cubulco

509Belejtz’aq : 12 tiestos, quizás clásicos; la cancha en palangana es probablemente del Clásico o del Epiclásico (¿Postclásico temprano?).

510Chwisinaj : 7 tiestos, ¿Clásico?

511Chwixum : 3 tiestos postclásicos.

512La Laguna : 66 tiestos, Preclásico tardío, Protoclásico, pero un tiesto proviene de un tecomate, forma aun más temprana.

513Mocotorro : 25 tiestos (1 es clásico, 24 Nodiag*).

514Muxpam : 5 tiestos, Postclásico tardío; la situación y los tipos de estructuras, también el tipo de construcción confirman esta datación. Una plataforma residencial en el pie de ladera ha dado tiestos protoclásicos.

515Pa’ajche’ : 21 tiestos, una ollita, Preclásico, Protoclásico (¿Clásico?).

516Tzamporoch (Xekam): 4 tiestos clásicos.

517Sutun : 38 tiestos, Clásico, con 3 tiestos del Postclásico tardío.

Valles altos del suroeste de Cubulco

518Chwatiox, Chwatuj, Chwimulmux y K’ixk’im : canchas de juego de pelota en palangana, del Clásico o del Epiclásico (¿Postclásico temprano?).

519Chwivarena : algunos tiestos micáceos, Postclásico.

520Los Cimientos-Patzaj-Tres Cruces: 1,814 tiestos, de los grupos A y B. Postclásico temprano y tardío; 11 tiestos vitrificados son de época colonial, probablemente importados de España (L. Luján Muñoz, com. pers. 1990).

Notes

1 En realidad, la problemática arqueológica del programa emprendido en 1988 había sido formulada durante esta primera investigación efectuada en Alta Verapaz (Arnauld 1986 : 132).

2 La asociación de las ruinas con los “calicantes” (mojones de cemento) es bien conocida. Pero menos conocida es la asociación de los sitios con los topónimos tales como Ventana. Xolventana y Puerta. Chipuerta que indican un paso, un umbral (Breton 1980: 221, n. 23). En algunos casos (Chwitinamit, Tres Cruces), las estructuras de los sitios están identificadas y nombradas (ya volveremos sobre este punto).

3 Estaban programados otros estudios ecológicos relativos a una faja de la ladera sureste de la cuenca de Rabinal; pero no pudieron ser efectuados ya que los estudiantes sucesivamente presentidos para esta operación habían renunciado. Sería necesario llevar a cabo tales estudios, ya que la dinámica de transformación de los paisajes durante este milenario fue por cierto determinante.

4 Al principio, el programa arqueológico del Proyecto preveía excavaciones limitadas y análisis de datación l4C de los revestimientos de estuco (cf. Folk & Valastro 1985) para poder construir una cronología regional lo más precisa posible. Pero las excavaciones arqueológicas en las tierras altas —lo que nunca fue fácil hacer— provocan ahora demasiados conflictos en las comunidades ya bastante desestabilizadas por la guerra; entonces es preciso evitar excavaciones, aun limitadas. En cuanto a las dataciones l4C de los revestimientos, siguen técnicamente poco practibles en los laboratorios consultados, tanto en Francia como en México. Por otra parte, es cierto que no todos los sitios registrados tienen revestimientos de estuco.

5 La cuestión de las migraciones tiene en cambio una incidencia en la problemática de los modos de legitimación del poder durante el Postclásico (Arnauld & Michelet 1991).

6 Véanse también Ichon 1987a para Pantzak; Ichon & Viel 1984 para La Lagunita; e Ichon, en este volumen, para Xe-Patzac.

7 En el Testamento de los Xpantzay, habla así un gobernante llamado Atunal: “Hermanos míos, no os dé cuidado, que cuando yo muera entraréis a gobernar. Jugad a la pelota pequeña y a la pelota entre muros entre vosotros” (Recinos 1984 : 165). Además del aspecto político del juego, practicado aquí por los futuros herederos del poder, se nota la existencia de dos maneras de jugar. Esto explicaría el porqué de la presencia de dos canchas tan diferentes en Chwitinamit.

8 El estuco está hecho a base de cal. Ahora bien, la escasez de roca caliza en esas regiones volcánicas (aunque haya en Rabinal, cerca de Saqkijel y cerca de Chwi’anakal) es un argumento que explica que los revestimientos espesos hayan sido reservados para las casas nobles.

9 Este perfil está representado sobre una vasija de Tikal (Schele & Freidel 1990 : 165; véanse también los dibujos de Sahagún reproducidos en Smith 1955: figs. 139 y 140).

10 Estas lagunas funcionan como “trampas para polen”, lo que permitiría intentar análisis palinológicos de muestras para reconstruir el medio ambiente prehispánico (Usselmann y Imbert, com. pers.).

11 La otra línea de partición del pueblo que divide los cuatro barrios en dos grupos, oriental y occidental, también está en relación con la hidrografía : los dos barrios “de arriba” en el este, los dos “de abajo” en el oeste, o sea río arriba los unos, río abajo los otros.

12 En Sajcabajá, tales centros, por estar situados sobre el fondo entallado, se encuentran a pesar de todo en situación elevada (con respecto a los barrancos).

13 Nuestro informante señaló la existencia de una piedra llamada La Picota —de 2 m de alto, con una ranura grabada horizontalmente—, que antes se hallaba al oeste de la plaza principal. Sharer y Sedal han encontrado en la aldea vecina de Tasquehuite una escultura antropomorfa que han codificado Monumento 24 (1987 : 229). La cuestión de los “monumentos” clásicos y postclásicos, esculpidos o lisos, en las cuencas del Quiché y de Verapaz, es muy compleja y merecería una encuesta e investigaciones específicas. Al contrario de los monumentos de las tierras bajas, los que fueron erigidos en las tierras altas fueron desplazados y reutilizados en todas las épocas, e inclusive muy recientemente. Mencionaremos algunos monumentos en el presente artículo, pero sin inventariarlos de manera sistemática. Eran por cierto mucho más numerosos y difundidos de lo que se cree.

14 Se encuentran otras dos estelas lisas todavía erguidas en el sitio mismo.

15 Los nombres de los sitios que proponemos aquí son los que la gente de Rabinal (de la aldea Panakal) conoce. La de Cubulco habla de Chipichek en lugar de Chwi’anakal, y de San Antonio en vez de Chwitz’aq.

16 He aquí el inventario, probablemente incompleto, de este tipo de plazas : Chwacimarrón Alto, San Juan. El Carmen (Salamá); Los Encuentros. El Tapial. San Juan Las Vegas (valle del Chixoy); Saqkijel en primera fase y las plazas C y D de Kajyub (Rabinal).

17 En Rabinal, según Teletor (1955:16), había 3,150 habitantes en 1881, cerca de 19,000 en 1940 y de 22,000 en 1950; Bertrand (1987 : 284) indica 6,211 habitantes en 1834.

18 Carrasco 1959 : 4, y 1982 : 58-62; para el centro de México al que se refiere Carrasco (op. cit.). Sanders cita un pasaje de Duran que trata de la formación de guarniciones de 2,000 familias procedentes de diversas ciudades (1989 : 213).

19 Según A. Breton (s.f.), a partir de varios diccionarios antiguos :
• Coto (p. 350) : qui mukun [qui tzuun] = “mirar”; mukubal = “la vista, potencia, y [—] el lugar donde se mira algo”.
•Varea (f° 208) : mukuh = “ver o mirar”; mukcheeh = “acechar, espiar”.
•Vico (f° 131v) : mukuh = “mirar algo [—] mirar con atención, o de continuo” II (f° 132): mukcheeh = “acechar”; ah muk = “la escucha del camino o el acechador”; muklechih = “divisar de lejos” II (f° 138v) : mukcheeh = “espiar, o acechar”; ah muk = “espía”.
Además, Ximénez emplea una expresión significativa a propósito de los habitantes de Tzamaneb : “[—] como ellos veían las tierras de los contornos y saliesen a colmenear [—]” (1975, Lib. 1:81 [los subrayados son nuestros]).

20 Sin embargo existe un testimonio indirecto relativo a la misma tradición de una victoria sobre los Chinautecos en Belej K’ache’, pero no lo hemos comprobado.

21 Los asentamientos agrupados con Kawinal hacen de este sitio un conjunto más importante que Chwitinamit o Kajyub, tanto por el número de plazas y por su población total, como por las dimensiones de su casa larga más grande (estr. A12-A13) y de sus templos gemelos.

22 La gente de Cubulco utiliza las tierras de la orilla izquierda del Chixoy —cerro Chimiagua, más allá de Kawinal— desde hace mucho tiempo; el municipio de Cubulco incluye ahora aquellas tierras. Pero habría que valorizar con precaución el argumento de Cubulco en sus antiguas reivindicaciones sobre Kawinal y esta ribera izquierda.

23 En el famoso pasaje de los Anales de los Cakchiqueles donde están nombrados los Poq’omab, se menciona un pueblo Pazaktzuy (Recinos 1950 :69; véase también Ichon 1988 : 188). Recinos traduce este topónimo por “en la calabaza blanca” (ibid., n. 87). Ahora bien, la toponimia de Saqkijel tiene dos referencias : al color blanco (saq’) y a la jicara, fruta de un árbol común (tzima, “morro”).

24 La síntesis que proponemos aquí es indicativa. Las referencias relativas a la sumisión de los Rabinaleb conseguida por la fuerza son numerosas (véase Percheron 1982 : 37-38).

25 Se utiliza este término para subrayar que la etnicidad considerada desde el punto de vista arqueológico —sólo a través de la cultura material— no es necesariamente el concepto exacto de la etnología o de la historia.

26 A. Breton pone de relieve la “relación epónima entre el soberano y su ciudadela” en el Rabinal Achi (s.f., n. 76). De manera general, los arqueólogos consideran la tríada postclásica “casa larga-templo-altar” como derivada del conjunto residencial noble, como una transposición pública de la residencia privada del linaje dominante : incluso hay una ambigüedad con respecto a la función residencial real o simbólica de la “casa larga” (véase por ejemplo Freidel 1983b : 49-52).

27 Literalmente : “colocar las ’marcas’ de la tierra” (Breton, s.f., n. 86).

Table des illustrations

Titre Figura 2 Mapa general de las cuencas de Baja Verpaz v del Quiché orientai (Dibujo A. Bretoni.
Légende Al norte del río Motagua, la línea discontinua marca la frontera departamental entre El Quiché- (oeste) y Verapaz (este) Al sur del río Motagna, la misma línea marca la frontera entre los departamentos de Chimaltenango (oeste) y de Guatemala (este).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2386/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 961k
Titre Figura 3 Mapa esquemático de las cuencas de Baja Verapaz y del Quiché oriental (Dibujo A. Bretoni
Légende Las líneas negras marcan las crestas que delimitan las cuencas (líneas divisorias de aguas). No figuran los ofluyentes del río Motagua. En gris se representan las áreas recorridas con informantes entre 1988 y 1992. En el texto, nombramos cada cuenca morfológica (planicie central y vertientes) por el nombre de su municipio principal (Salamá, Rabinal. Cubulco. “Sierra”).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2386/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 612k
Titre Figura 4 Dibujo de restitución del grupo A de Kajyub [dibujo Tatiana Proskouriakoff, publicado por A. L. Simth 1955, fig. 26; cortesía de la Carnegie Institution of Washington].
Légende Vista hacia el noroeste, es decir hacia Chwitinamit-Chwasuj (Rabinal. Baja Verapaz).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2386/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 1,2M
Titre CUADRO 1. Dimensiones de la “casas largas” [CL] y de las “casas del consejo” [CC] en plazas postclásicas de Baja Verapaz (Salamá, Rabinal, cubulco)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2386/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 888k
Titre CUADRO 1. (continuación)
Légende Notas : Se toman en cuenta todas las estructuras largas de los sitios considerados (superiores a 15 m para “casas largas” y a 10-12 m para “casas del consejo”). Las dimensiones incluyen las subestructuras. En casos dudosos, se toma en cuenta el criterio adicional de las escalinatas : en Chwitinamit, la estr. D1 tiene 3 escalinatas, y la estr. G1 tiene 4 escalinatas.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2386/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 1,2M
Titre Figura 5 Paisajes [Fotos Marie-Charlotte Arnauld].
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2386/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 404k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2386/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 513k
Légende a - Vista de la cuenca de Salamá desde Chwacimarrón, hacia el sureste.b - Vista de la cuenca de Rabinal desde Kajyub, hacia el sureste.c - Vista de la sierra entre las cuencas de Cubulco y Sajeabajá, desde La Laguna Patzijom hacia el sur.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2386/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 501k
Titre Figura 6 Mapas de las “tomas de riego” de Rabinal (a) y de Cubulco (b) [Dibujo Dalila Gaitán]
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2386/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 374k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2386/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 795k
Titre Figura 7 Mapa de las cuencas de Baja Verapaz y del Quiché oriental, mostrando los diferentes esquemas de implantación de los centros de población [Dibujo A. Breton].
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2386/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 488k
Titre Figura 8 Mapa arqueológico de la cuenca de Salamá (Baja Verapaz) : plazas postclásicas y sitios anteriores [Dibujo Paulino Morales y A. Breton].
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2386/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 1,8M
Titre Figura 9 Plano del sitio de Chwacimarrón Alto (Salamá) [Topografía y dibujo Rodolfo Ávila, CEMCA. 1990].
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2386/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 1,5M
Titre Figura 10 Plano del sitio El Carmen (Salamá) [Topografía y dibujo R. ÁVILA, CEMCA, 1990. Véase Leyenda de la figura 9].
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2386/img-14.jpg
Fichier image/jpeg, 1,0M
Titre Figura 11 Mapa arqueológico de la cuenca de Rabinal (Baja Verapaz): plazas postclásicas y sitios anteriores [Dibujo P. Morales y A. Breton. Véase Leyenda de la figura 8].
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2386/img-15.jpg
Fichier image/jpeg, 2,2M
Titre Figura 12 Plano del sitio de Saqkijel (Rabinal) [Topografía y dibujo R. Ávila, CEMCA. 1990. Véase Leyenda de la figura 9].
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2386/img-16.jpg
Fichier image/jpeg, 1,5M
Titre Figura 13 Saqkijel (Rabinal) [Fotos M.-C. Arnauld]
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2386/img-17.jpg
Fichier image/jpeg, 931k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2386/img-18.jpg
Fichier image/jpeg, 859k
Légende a - Terrazas habitacionales en la falda noreste.b - Estructura 1.c - Estructura 7.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2386/img-19.jpg
Fichier image/jpeg, 906k
Titre Figura 14 Plano general de Kajyub (Rabinal) [Levantado y publicado por A. L. Smith I955, fig.98; cortesía de la Carnegie Institution of Washington].
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2386/img-20.jpg
Fichier image/jpeg, 1,5M
Titre Figura 15 Kajyub (Rabinal)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2386/img-21.jpg
Fichier image/jpeg, 555k
Légende a . Plano del grupo A [Levantada y publicado por A. L. Smith 1955. fig. 99; cortesía de la Carnegie Institution of Washington].b - Vista de la estructura A2, plaza principal del grupo A [Foto M. -C. Arnauld]. Este templo lleva la capilla en la cual se celebra tradicionalmente una misa el día de Asunción. Aquí el 4 de mayo de 1989.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2386/img-22.jpg
Fichier image/jpeg, 539k
Titre Figura 16 Chwitinamit-Chwasuj (Rabinal)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2386/img-23.jpg
Fichier image/jpeg, 703k
Légende a - Plano general [Levantado y publicado por A.L. Smith 1955, fig. 109: cortesía de la Carnegie Inslitution of Washington].b - Vista de la estructura B2, templo del grupo B [Foto M.-C. Arnauld].
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2386/img-24.jpg
Fichier image/jpeg, 709k
Titre Figura 17 Chwitinamit-Chwasuj (Rabinal)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2386/img-25.jpg
Fichier image/jpeg, 799k
Légende a - Plano del grupo C [Levantado y publicado por A. L. Smith 1955, fíg, 112: cortesía de la Carnegie institution of Washington].b - Plano del grupo D [Levantado y publicado por A. L. Smith 1955. fig. 113: cortesía de la Carnegie Institution of Washington].
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2386/img-26.jpg
Fichier image/jpeg, 663k
Titre Figura 18 Plano del grupo A de Kawinal (Cubulco) [Levantado y publicado por A. Ichon et al. 1980, fig.5].
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2386/img-27.jpg
Fichier image/jpeg, 944k
Titre Figura 19 Mapa arqueológico de la cuenca de Cuhulco (Baja Verapaz) : plazas postclásicas y sitios anteriores [Dibujo P. Morales y A. Breton. Véase Leyenda de la figura 8].
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2386/img-28.jpg
Fichier image/jpeg, 1,7M
Titre Figura 20 Muxpam y Chiyewachi (Cubulco)
Légende a - Plano del sitio de Muxpam [Topogiafía y dibujo R. Ávila, CEMCA, 1990. Véase Leyenda de la figura 9].b - Petroglífo de Chiyewachi [Foto M.-C. Arnauld],
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2386/img-29.jpg
Fichier image/jpeg, 860k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2386/img-30.jpg
Fichier image/jpeg, 1016k
Titre Figura 21 Mapa arqueológico de la “sierra” entre Cubulco (Baja Verapaz) y Sajcabajá (El Quiche): plazas postclásicas y sitios anteriores [Dibujo P. Morales y A. Breton. Véase Leyenda de la figura 8].
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2386/img-31.jpg
Fichier image/jpeg, 2,1M
Titre Figura 22 Los Cimientos-Patzaj-Tres Cruces (Cubulco)
Légende a - Plano del sitio [Topografía y dibujo S. Ávila. CEMCA. 1991].b - Vista de la “casa larga” del grupo A [Foto M.-C. Arnauld].
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2386/img-32.jpg
Fichier image/jpeg, 1,3M
Titre Figura 23 Los Cimientos-Patzaj-Tres Cruces (Cubulco)
Légende a - Plano de los grupos Ay B [Topografía y dibujo R. Ávila, CEMCA, 1991].b - Vista de las excavaciones de 1991 en el grupo B [Foto M. -C. Arnauld],
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2386/img-33.jpg
Fichier image/jpeg, 1,9M
Titre Figura 24 Plano del grupo C de Los Cimientos-Patzaj-Tres Cruces y de la plaza moderna de la aldea Tres Cruces (Cubulco) /Topografía y dibujo R. Avila, CEMCA. 1991].
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2386/img-34.jpg
Fichier image/jpeg, 877k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2386/img-35.jpg
Fichier image/jpeg, 144k
Légende * Jab = grupo cerámico “Jabilla Burdo” (Arnauld 1986); AME = grupo cerámico “Anaranjado Micáceo Estrella” (Arnauld et al. 1991); Nodiag = no diagnósticos.** ZH = zona habitacional.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2386/img-36.jpg
Fichier image/jpeg, 329k

Auteur

Cécile Percheron (Traducteur)

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1993

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter