Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Rosa limensis

 | 
Ramón Mujica Puntilla

Apéndice 2

Texte intégral

1Oracion Panegyrica a la Gloriosa Santa Rosa, Patrona de los Reynos del Perù, en el Convento de Predicadores de esta gran Ciudad del Cuzco, patente el Santissimo Sacramento.

2Salvtacion.

3Rosas, y Trigos hermosamente se amigan, y aunque Egypto feudava à Roma Trigos, y Rosas; Roma estimò tanto las suyas por invernizas, que las trocava por los Trigos del Nilo.

4At tu Romanae iussus iam cedere brumae.
Mitte tuas meses accipe Nile Rosas.

5Llevad Rosas, y vengan Trigos. La mas elegante Rosa de el mundo obstenta oy la Romana Iglesia, y estimala tanto, por dos vezes peregrina, que menos, que por las doradas espigas del Trigo Eucaristico no lo trocarà. Darà lo vno por su gracia bella, y lo otro por su bella gracia. Tal, y tan buena la he menester yo en tanto empeño, supliquemos al Aurora, que siembra Rosas, y coge Espigas, nos la alcance, saludandola con el Angel: Aue gratin plena.

6Thema.

7Simile est Regnum Coelorum grano synapis; Cum autem creuerit sit arbor. Matthaei 13. cap.

I.

8Qve es aquello, que veo blanquear sobre las crespas ondas de el Occeano? Què gente es aquella, que buela como las nubes, quando vadean el ayre, como Palomas, quando rapidamente se calan à sus nidales? Assi lo pregunta admirado el Evangelico Profeta: (Augustissima, y Divina Magestad Sacramentada) Qui sunt isti, qui vt nubes volant, et quasi Columbae ad fenestras suas? Quienes son essos, que ni son nubes, ni Palomas; pero Palomas parecen, y nubes al rasgar bolando los ayres: Qui sunt isti? A Christo se lo pregunta. (dize Thomas Bosio) Y responde su Magestad: Me expectant Insulae, et naues maris in principio. Estanme esperando Islas remotas, tierras incognitas, Navios de altobordo. Pues Señor, que viage es este? Vt adducam filios tuos de longe. He de traerte, ò Sion, otros hijos tuyos de aquellos retirados Climas; vendrá con ellos toda la opulencia del oro, y plata, de que aquella Region aabunda, para postrar tan prodigiosos tesoros al Sacrosanto nombre de tu Dios, y Señor: Argentum eorum, et aurum cum eis nomini Domini Dei tui. Cumplióse el vaticinio en los Españoles, (dize Bocio) que al descubrir este nuevo Mundo penetraron por el Occeano, blanqueando las velas de sus naves como nubes, ó como Palomas, que despliegan las candidas plumas. Palomas, por que alude el Profeta al nombre del Capitan de aquellos heroycos Argonautas, que era Christoval Columbo, que vulgarmente corrompeis en Colon; Columbo, ò Palomo era su blason, y su apellido. Digan otros lo que quisieren, que quando las nubes sean los Navios Españoles, brillando relampagos de azero, y retumbando con la ronca tempestad de su Artilleria; pero las Palomas que alli columbro no son si no los hijos de Domingo, Palomas blanquinegras, que bolaron las primeras à rastrear nuevos mundos, que rendir à Christo. Assi à buscar Eneas el ramo de oro en los campos Elysios por el otro Mundo, dos Palomas le dirigieron à su descubrimiento: Geminae cum forte Columbae Coelo venère volantes. Y al verlas clamo el Heroe: Este duces: Cursumque per Auras dirigite. Sedme guias, Aves felizes, Palomas fortunadas, senderead mis passos por tan tenebrosos rumbos. Palomas pues Dominicas guiaron al otro mundo las nubes del Evangelio.

9Celebres son las de la selva Hercinia, dizen, que son Aves brillantes, cuyas plumas vibran tantas luzes, que al passar de noche los caminantes por aquel bosque, se dexan alumbrar de sus resplandecientes alas, como de antorchas bolantes: Pues representan à los Doctores Evangelicos, y à los Predicadores: (dixo Causino) Qui inter huius vitae tenebras pennis emicant, et viam salutis praemonstrant, (lib. 6. symb: 35.) Yà sè, que mis Predicadores son Palomas de luz, Aves refulgentes, que hartos resplandores deve la Iglesia à sus plumas, y todo este Orbe nuevo, en la tenebrosa opaquez de sus errores, al clarissimo buelo de estas Divinas Palomas fue ilustrado en las luzes de la verdad Catolica: Pennis emicant, et viam salutis praemonstrant. Señova Aspasia adolesciendo de vn tumor, ò eclypse importuno, que le desayrava la belleza, sin esperança de medicina, que se le venia bolando vna Paloma, que la hablava en voz humana, dixola: Ea, buen animo, toma vna Rosa de las de la corona de Venus, aplicatela al rostro, y tornarà à florecer tu hermosura: In somnis columbam vidit, (escrive Eliano) quae bono animo eam esse iussit, et Rosea serta Veneris, etc. Sucediò todo como se lo pintò la Fantasia. O que desmayada yazia la Militante Iglesia en el nuevo Mundo, que sin brio su esplendor! Que desalentada su gallardia! Pero las mismas Palomas, que la reengendraron en las primeras luzes de su Fè, la han promovido à los mayores lustres de su beldad; sola vna Rosa, en su rostro ha restituido hermosuras, ahuyentando opaquezes, encendido carmines, centelleado resplandores, florecido santidades; pero era Rosa de la corona de Venus, no de aquella lasciva del Gentilismo; sino de la pura, de la Virginea, de la Madre del Amor increado: Ego Mater pulchrae dilectionis. Rosa de Santa Maria, de esta Santissima Venus son las Palomas, y la Rosa. Que si la Antiguedad mentia, que en la sangre de Venus avia teñido de purpura aquel pimpollo; no se coloro en el Perù, si no en la sangre de sus Palomas, regado con la sangre Dominicana, brotó este opulento terreno para delicias de la Militante, y Triunfante Iglesia à esta lindissima Rosa, que enamorò con sus fragrancias à Dios, à los Angeles, y à los hombres: (dize Clemente Dezimo) Praedicatorum Ordo, cuius cruore aurifera illa terra exculta ad ex hilarandum vniuersae, tam Militantis, quàm Triumphantis Ecclesiae Coenam Deo, Angelis, et hominibus suaue olentem protulit Rosam. Pero no solo la colmò el Espiritu de sabiduria, y de entendimiento, (prosigue el Papa) sino que la inflamó en su caridad con tan ardiente, y poderoso incendio, que no solo recrea, y aromatiza à toda la Iglesia con el olor de sus ambares; pero con el explendor, que despidiò tanta llama, luze, y alumbra el Palacio de Dios por aquella parte, que las sombras del Occidente le escondian: Vt non tantum odore recrearet, sed etiam fulgore luçeret in ea Domus Dei parte, quae in tenebris latebat. Entronizandose vn cogollo à brillar como Luzero del Alva, en medio de los nublos de la mañana, como Luna en la hermosa plenitud de sus rayos, y como Sol en la perpetua eternidad de sus candores: Vt quasi Stella matutina in medio nebulae, quasi Luna plena in diebus nostris, et quasi Sol refulgens in perpetuas aeternitates splendesceret. No entiendo esta conexion: Si es flor, como es Astro? Que llamar Luzero del Prado à la Rosa, Iazmin del Cielo à la Estrella; analogia puede ser de la Retorica, ò Poesia; pero no aplauso grave de la Sede Apostolica, que quiere pues dezir, que se encendió tanto essa purpura, que llegó a alumbrar la casa de Dios: Non tantum odore; sed etiam fulgore luceret? Yà lo digo. Avia brotado la Rosa de la sangre Dominicana: Praedicatorum ordo cuius cruore, etc. Son los Predicadores Aves luzientes, Palomas Hercinias; Palomas, que alumbran bolando; que como les arde la pluma, tambien les resplandece la sangre; y assi al colorido de la Rosa, como de aquella sangre le vino lo rojo, tambien le procediò lo brillante: Non tantum odore, sed etiam fulgore. Mas de otra sangre, y de otra luz juzgo, que le proviene esse ardiente carmesi.

10Ignem veni mittere in terram. Dezia Christo: Yo vine à dar fuego à la tierra, y assi que puedo pretender, si no que se abrasse el Mundo: Et quid volo, nisi vt accendatur? Comulgava Rosa, y le parecia, que se avia comido al mismo Sol ardiendo: Ipsumè Coelo solem in pectus recipere. Esta Sangre Eucaristica enrogecia aquella flor, aquel fuego Celestial en candida ceniza de accidentes solapado, encendió esta Rosa. Leia yo en Ausonio, que crucificaron al Amor: Cupido cruci affixus. Toparonle junto à los Elysios las Heroinas, que por culpa de amor perdieron tempranamente las vidas, y cogiendole en region desconocida turbado, embarazadas las plumas con el pavor, entorpecido el buelo con el tumulto, lo suspendieron amarrado à vn Myrto vengativas. Amenazavale cada vno con el fatal instrumento que fue de su muerte, qual vibrava vn lazo como Anaxarte, qual blandia una espada como Dido, etc. Venus, con ser madre, tan lexos estuvo de socorrer al afligido rapaz, que antes arrebatando vn manojo de sus Rosas començò à açotarle rigurosa: Merentem pulsat puerum. Encrudeciò tanto el castigo, que llegò à faltar la sangre. Mas como yà la Rosa era colorada, al reteñirse otra vez en la sangre del mismo Amor, se encendió el carmin en llama, centelleó en vez de grana en fuego.

Purpureum multato corpore rorem,
Sutilis expressit crebao rosa verbere, quaeiam
Tanta prius traxit rutilum magis ignea fucum.
Eidill. 7.

11Mas quien es el Amor crucificado? Cupido cruci affixus. Quien es el Cupido agotado de su Madre la Sinagoga, si no aquel Dios de Amor, que vendado de ojos, y aun de los demás sentidos, con la blanca niebla del pan consagrado encendiò con su sangre esta Rosa? Y si yà no fue la que le bebiò de su mismo costado para recobrarse de vn desmayo; al comulgarla por lo menos Sacramentada, se assomò toda vna hoguera à su rostro, vn bolean tan subito, que el Acolyto, que le iba à dar el agua, huyo espantado, retraxo el brago medroso, de que se le quemava realmente: Vt manum retraxerit subito metu adustionis. Què es esso? Pues las Rosas queman? Pensò abrasarle el Ministro. Ea, que esto es averse embebido en la Rosa la sangre de el Amor crucificado, esto es acreditar con Rosa, que aquel Divinissimo Sacramento es con el que Dios vino à pegar fuego à toda la tierra: Ignem veni, etc. Assi lo testifica Clemente en este passo: Vt hoc etiam testimonio probaretur, hoc esse Sacramentum illud, quo Deus ipse venit ignem mittere in terram. Enrogecida estava Rosa al tinte purpureo de tantos dones, gracias, carismas, y perfecciones, con que la avia arrebolado el Espiritu Santo; pero sobre todo esse murice yà la sangre del mismo Amor no sirviò de afeyte, si no de fuego; yà no encendia el carmin, si no la llama: Tinta prius rutilum traxit magis ignea fucum. O frialdad rebelde de nuestro espiritu! El mismo fuego que Rosa comemos cada dia; pero que elados! Ponesenos el Sol en la mesa; pero se nos pone; lamemos la llama, pero ni se calienta el pasmo, ni se ilustra la niebla, ni se doma el carambano.

12Egrae dimini, et videte filiae Sion Regem Salomonem. (Dize la Esposa en los Cantares) Salid hijas de Gerusalen, assomad, venid, y vereis al Rey Salomon; vereisle magestuosamente galan, vereisle obstentar la inclyta Corona, que le ciñò su Madre el dia de su mayor pompa, y regozijo: In diademate, quo Coronauit eum Mater sua. Venid, y vereisle: Videte. Muchas saldrian, claro està, que por ver galas, y salir de casa, no ay Dama, que no salga de si: Pero que es aquello? Vna tosca guirnalda de cambrones, vn cruel, y rustico boscage de espinas le rodea ensangrentada la Real frente! Y esso llaman Corona? Si: Tal era el Rey, que era Christo, y essa le texiò para esta trunfal pompa su Madre? Tal era ella, que fue la Sinagoga. Pues à vèr esso combidan à las Damas de Sión? Si: A esso; que harto ay que vèr en vn Dios burlado por nosotros, y aun de nosotros burlado. Ceñido yà de espinas por amarnos, juzgò ser correspondido, y se ha clavado. Confusion es vèr, y aun merito contemplar tan lastimero espectaculo: Videte. Tambien saldria Rosa (claro està) entre las demàs Doncellas à vèr tan esplendido aparato tambien, (dize Clemente) Pero quando todas las hijas de Sion, que son las almas justas se contentan con contemplar, con mirar, ni las piden mas; venid, y mirad: Videte. Rosa abalançò à exercer; sin quedarse en considerar: las mas perfectas quedanse por mironas, y no hazen poco: Videte.

13Mas Rosa no le mira la Diadema, si no que se la remeda: Non solum intuita (Rosa) sed imitata Regem Salomonem in diademate; quo coronauit eum Mater sua. No se la contempla solo, sino que se la experimenta: Non solum intuita. De noventa y nueve puntas de metal se corona, que le atormentaron la virginal Cabeça por casi veinte años de carniceria: Pues no bastava remedarle los agotes, las hieles, los troncos? Por fuerça le ha de imitar las espinas? Si, que era Rosa. Pues avia mas, que ser Rosa sin espinas, y fuera menos aspera la hermosura: Ya se ha hallado arte de Agricultura, para que la Rosa nazca sin espinas; pero no huele cosa: Rosam, quae per Artem sine spinis nascitur, etiam sine odore esse. Quien dixera, que estava vinculado el buen olor a los abrojos, y tan odorifera santidad como la de esta Virgen las espinas de Christo avia menester, si no es; que pareza ambicion, pues se ciñe la diadema del Rey, y gloriandose de Rosa, se corona de estas puntas por Emperatriz de las flores, esso dize el Vulgo. Pero mirad: Ay otra Rosa, que llaman Campesina, Cynorrodos en Griego, ò Rosa canis en Latin. La Rosa del Can, llamada asi, ò por sus maravillosos afectos, ò porque nace el influxo de la constelacion, que llaman el Can del Cielo, es contra el perro; que rabia, ahuyentale poderosa, y sana de sus mordeduras eficaz: Contra morsus canis rabidi syluestrem Rosam Cynorrodon appellatam pro remedio ostentam fuisse. (dize Bercorio) Orando estava vna noche Rosa, y braveando el Demonio de tanto vitrage suyo, la assaltò en forma de vn Mastinazo descomunal, todo èl velludo, todo negro, formidable todo; dexavase vèr por las vermejas llamas, que por ojos, y narizes lançava; atronòla con el horrísono ladrido, erguidas las orejas, espeluzadas las greñas del cerro, desvaynada la armeria feroz de los colmillos; y viendose despreciar de la Donzella, dos vezes emperrado Satanàs, la abocò con impetu furibundo, y sin poderla depedazar, la arrastrò por tierra, la rebolcò por el suelo, la sacudiò por el ayre con el despecho que vn andrajo pudiera el mas contemptible. Rosa, no de temor, sino de enfado hablò dos palabras: Netradas bestijs animas consitentes tibi. Y como si con vna pertiga lo huvieran deslomado, huyò el perro, despareciò el espectro: Nec alio fuste ad abigendum hunc cerberum opus fuit. Pues como es esto? Como huye el monstruo espantoso, que assi embiste? Como desmaya el infernal perro, que assi rabia? Por esso: Porque contra el perro que rabia, no ay antidoto mas poderoso, que la Rosa, que llaman Cynorrodos. La Rosa del Can, hablò Rosa dos palabras, exalò en el aliento las fragrancias de Rosa Cynorrodos, y hostigò al Cerbero infernal. Si, que es Rosa, que naciò al influxo del Can de el Cielo, à los rayos de Domingo; que si de el Can Celestial dizen, que tiene dos vivissimas Estrellas, vna en la cabega, y otra en la boca: Habet in lingua Stellam vnam, in capite autem alteram. (como dize Higino lib. 2.) El Luzero de la frente de el Guzman ès la vna; y el hacha ardiendo, que en su boca abrasa el mundo, es la otra: In lingua Stellam vnam, in capite autem alteram. Pero no, de mas alta origen trae Rosa esse blason, de otro mejor Can se dize Cynorrodos, Rosa Canis. Como, ò de qual? Regem Salomonen in diademate. No vistis al Divino Salomon hecho vn erizo de espinas la Real frente? Pues hazaña fue de Can valentissimo, dixo Hugo Cardenal: Fecit Dominus sicut Canis venaticus, qui feram insequens; caput intra spinarum aculeos immitit. Assi el Lebrel empeñado en seguir la Fiera que se le escapa, penetrando el monte mete la cabeça por entre çarçales, espinos, y cambroneras; y como haga la presa, no le duele sacar la frente arpada de abrojos. En fin el Divino Lebrel apresò à la Iglesia; Fiera hermosa, que por entre los espinos de los reprobos se le escondía: Ecclesiam quasi seram intra spinas; idest reprobos latitantem extraxit. Y aunque saco erizada de espinas la cabeça, haziendo gala del tormento, las obstentò por corona en el patibulo: In cuius signum coronam spineam ant portauit in Cruce. Ansi? Pues Rosa de este Can es Rosa, Cynorrodos. Aquellas espinas exasperan este pimpollo, que la diadema punçante de Salomon no se la mira solo, sino que se la participa: Non solum intuita, sed imitata. Son espinas por la reduccion de la Iglesia, por la Convesion de la Gentilidad las que se clavó el Celestial Lebrel, pues essas mismas punçan à Rosa: Quoties ad montana ocidos vertebat, cruciabatur illa chrymans perditioni barbarorum. Quantas vezes bolvia los ojos àzia las montañas de los Indios barbaros, se atormentava, gemia, llorava amarguissimamente de ver, quantas almas infieles se escapavan de los Caladores Evangelicos, exortava, y aun constreñia à varones Religiosos, en especial à los de su Orden, que acometiessen à la Conversion de aquel Gentilissmo. Ofreciales estipendio de sus meritos, trazava, por enmendar la inhabilidad de el sexo, criar vn huerfano, y pagando con su sudor el alimento de él, y los estudios, instruirle de sagradas letras, y ordenes, para embiandole a estas Missiones Apostolicas, ganar, supliendo por otro, lo que por si no podia conquistar. Ea, que esso es picarle los mismos abrojos, que al pan Soberano le pican: Fecit Dominus sicut canis venaticus. Esso es espinarse por el progresso de la Iglesia, por la dilatacion de la Fè Catolica. Esso es representarnos todo el Evangelio de oy. Semejante es el Reyno de Dios (dize) al grano de Mostaza, que con ser semilla menudissima, crece de suerte, que desmintiendose matorral, se levanta à gentilezas de arbol, dilata la copa, y esparce los ramos con tal robustez, que aun los Paxaros de el ayre se avezindan por entre sus ojas: Cum autem creuerit, sit arbor, et aues Coeli, etc. Pues que tiene que vèr esso con Rosa? Què? Solo por Rosa se escribiò este Evangelio. Començó la Iglesia en Iudea, sembròse la predicacion Evangelica, semilla tenue de doze hombres, que esparcida por el mundo, creciò por casi mil y quinientos años, propagando sus ramos por el Asia, Africa, y Europa: Minimum est semen Evangelii, (dize Chrysostomo) sed tamen expansa est eorum praedicatio, vbique terrarum, et ideò sequitur, cum autem creuerit maius est omnibus oleribus. Pensavamos, que avia ocupado todo el Orbe, vbique terrarum; pero quedavase todavia mata de Mostazo, bien, que crecida, y alta; pero en su tanto mayor solo, que todas las hortalizas: Maius omnibus oleribus. Hasta oy, que dilatando copiosamente sus ramos por otro Orbe nuevo mil y ochenta y mas leguas mayor, que todo el mundo antiguo; se ha visto, que gallardea arbol adulto, y sobervio: Cum autem creuerit sit arbor. Pues no le canten la gala, à Rosa con el Evangelio de las Virgines: Simile decem Virginibus. Que esse es para honrar à las Santas: El de oy le canta la Iglesia para honrarse ella con Rosa; oy se califica de arbol con aver estendido sus ramos à nuestro Pais, y aver brotado esta Flor, que es toda vna cosecha de frutos; oy se desmiente grano de Mostaza, que essa, quando mas, dezis, que se sube à las narizes del hombre, y oy esta se eleva hasta el corazón de Dios: Rosa cordis mei. Exemplar, idea, y dechado de toda la perfeccion Evangelica, la llamò la Sede Apostolica: Totius perfectionis Evangelicae exemplar. Què dezis, Virrey de Diòs? Què dezis, Organo de el Espiritu Santo? De todas las perfecciones, que cifra el Evangelio, es Rosa la Idea, el Arcatypo? De todas: Totius. Tantas llegan à caver en vna Virgen Peruana? (Criolla, que dezis?) Tantas. Transcienda pues dos mundos essa fragancia, honre, acredite, y alegre, no solo aquella Cena Sacramental de la Militante, pero aun la beatifica de la Triunfante Iglesia: Ad exhilerandum vniuersam, tàm Militantis, quàm Triumphantis Ecclesiam Coenam, suaue olentem protulit Rosam. Esso es alboroçarse oy toda en este Evangelio, gloriandose à vozes, de que Rosa de medianias de mata, lo ha levantado à sublimidades de arbol: Maius est omnibus oleribus, cum autem creuerit, sit arbor.

II.

14Parece, que el Mostazo de nuestro Evangelio, y nuestra Rosa se compiten la habilidad de alçarse à mayores: Aquel de hortaliza baxa crece à tal copulencia, que se adozena entre los arboles: Esta de humilde mata, se ensalça tanto, que frisa con los Cedros, y Palmas eminentes del Libano. Vulgar es el texto; pero no le explicaremos vulgarmente: Quasi Palma exaltata sum in Cades, quasi plantatio Rosae in Hierico, quasi Oliua speciosa in campis. Heme exaltado, dize la Sabiduria de Dios, como la Palma de Cades, como la planta del Rosal en Iericò, y como la hermosa Oliva de los Campos; luego se viene à los ojos la dificultad: Como en medio de dos arboles tan gentiles, como Palma, y Oliva se engrie el Rosal? Si no es arbol, como les compite la copa à los que lo son? Añado mas. Que la Sabiduría dize, que es exaltada como la Palma, y Oliva, y exaltada como la Rosa. Porque el exaltata de arriba se continua: Et sicut plantatio Rosae scilicèt exaltata. (dize Bonarsio) Responden otros comunmente, que el Rosal no es qualquiera si no el de Gericò, cuyas Rosas à veinte y cinco de Setiembre, y de Diziembre, con estar mustias, y fruncidas de pimpollo, se esparcen, y rejuvenecen, como tambien si se echan en el agua; y llamanse Rosas de la Natividad, no vengo en ello; porque es llano, que el Sagrado Oraculo de ninguna manera habla aqui de essa planta, dize Bonarsio: Non loqui scripturam de planta, siue fructice, quam vulgus Rosam Iericuntinam vocat. Puesto, que essa no es flor, antes es vna raiz seca, y desapacible, que ni el olor, ni la hermosura la recomiendan Rosa: Potius aridam radicem, quam florem. Otros dixeron, que es el Rosal de el Pais, que fertilizò Eliseo, cuyas Rosas se encrespan con follage de ciento y mas ojas, llamòlas Plinio Centifolias; y Tertuliano, Centenarias. Pero essas son las mas valadies; y Theofrasto las llamò vilissimas: Quae centifoliae dicuntur, vilissimas. Que no siempre las centenas, y los millares han de bizarrear entre la fragancia de la virtud, y la opinion. Yo digo, que habló de nuestra Rosa: Como? Si esta es Peruana, y aquella era de Gericò? Pues por esso; ai están las señas. Voy con Lonicero: Son las mejores Rosas de alli (dize) las que solo descogen cinco ojas. Y Theofrasto lo avia dicho: Quae quinque habent folia dumtaxat optima. No hago pie en esse numero tan estudiosamente observado de Rosa, yà en las cinco pepitas de la Naranja de su plato, yà en las quinquagenas de su ayuno, yà en el quinquenio de su vocacion, todo alusion à los cinco rubies de su Esposo; si no en lo siguiente: Folia sunt Oliuae similia. Las ojas de su tallo son de Oliva, y llamanla los Sabios Rosa de Santa María: Multi, et Sapientes viri Rosam Mariae apellarunt (Delrr. florid. Mar. Annuntiat.) No tengo que aplicar: las señas lo dizen todo. El nombre de la madre en las ojas: Folia Oliuae. Y el apellido de la hija en la Flor. Rosa de Santa Maria, que procediò de Oliva. Lo que reparo es, que la tienen en medio, y en lugar de principalidad la Palma, y la Oliva. Y que entre arboles tan ilustres se descuelle tanto el Rosal! No ignoro la industria de la Agricultura; que para que huela mas finamente la Rosa, la siembran entre plantas groseras, y de olor fastidioso, y horrible. Alli donde la Ruda la escandalice, donde la Cebolla la emule cabeçuda, donde rustico el ajo la muestre dientes; alli, alli aviva mas el ambar; pero entre Palmas, y entre Olivas? No lo entiendo. Es, que es la Rosa Limana, el primitivo, y espantoso parto de santidad de todo este Nuevo Mundo, en que tambien ha brotado gigantes plantas de virtud, y perfeccion. Los Solanos, los Mogrovejos, los Ortizes, etc. no son Palmas de Idumea, no son Olivas Palestinas, que se van por essos Cielos? Pues entre todas essas es Rosa la exaltada, la Reyna, la Patrona mas principal, la cabera, y mayorazgo de la santidad Peruana: Exaltata quasi plantatio Rosae. Si, si. La Princesa entre essas plantas es, (dize Coquecio Antuerpiense) y juzgo, que soy el primero, que cito Author Classico en elogio de Rosa, que no sea Escritor de su vida. Habla de Lima: In en probntne snnctimoniae viri, et Virgines, harum princeps fuit benedictn Rosa de Sancta Maria, Benti Dominici Institutum professa admirnndae virtutis puella. (Viscera, Mar. cap. 7.) No es lo que digo? Harum princeps. La Princesa de essos arboles? Si no es, que vuestra Magestad Señor, que soys la Sabiduria Eterna, symbolizandoos en aquella Rosa: Quasi plantatio Rosae. Quereis presidir en este Trono Eucaristico, entre la Palma de la Iusticia, y la Oliva de la Misericordia; que justicia, y veneno traga quien indignamente os gusta: ludicium sibi manducat, et bibit. Misericordias, y vida interesa quien devidamente os participa: Viuet in neternum. Rosa en fin encarnada; ò carne rosada, que este color de carne le dio Pierio a esta Flor: Rosae praesertim, quae carneo colore sunt. (Tom. 2. lib. 5.) Rosa, que aun sin flechar espinas, sabe matar con las fragrancias. Assi es, que el Buitre cae muerto al punto, que huele Rosas: Vultures si vnguento rosaceo inungantur, moriuntur. (dize San Clemente Alexandrino, Paedag. lib. 2. cap. 8.) Ave funesta, cebada en cadaveres; Paxaro tenebroso, que à los ascos de la carne muerta anhela voraz, como no avia de espirar à la suave olencia de la carne, que es toda vida? Viuet in aeternum. Que no son estas Rosas para las aves del mundo, ni la carne; para las aves de el Cielo son, que à las ramas del Mostazo de nuestro Evangelio essas venian solamente: Vt aues Coeli habitent in ramieius. Vida, ò muerte se aventura en esta Mesa: Parece à las de la Antiguedad, que en las aras avia dados, para que tirando cada qual, por el rumbo de ellos adivinasse el sucesso feliz; ò el infausto, que le esperava: Erant porrò in sacris mensis, astragalia, quorum iactu vaticinia concipiebant. Dize Celio Bodiginio, lib. 20. cap. 17. Mucho es juzgarlos en tal mesa: In Sacris mensis. Pero mas jugarlos con el mismo Dios, solo Rosa supo qual es lo mejor de los dados. El buen Iesvs la divierte en su achaque de garganta con jugarlos. A quien no pasma dignacion tan estupenda? Lo que sabe hazer Dios por quien le quiere! En fin se jugó; claro està, que seria limpiamente; pero cada vno jugaya con su flor; y el niño me dizen, que sabe lo que se juega, y que no es la primera vez, que se haze el niño perdido. Ganò primero Rosa, pero despues perdiò; y es, que en mas escondida erudicion el dado tiene vn punto mayor que gana; que se llamava Venus. Otro infeliz, y baxo, que se llamava Canis, deviò de ser el As; consta de Suetonio in Augusto. Y tocanlo S. Isidoro, Celio, y otros. Tirò Rosa, y ganò, porque el punto mayor era Venus la estrella de las Rosas: Syderis, et floris est Domina vna Venus. Y no hay mas punto, que tirar con estrella. Pero al cabo de Rosas, y de Estrellas quedó Rosa con aver ganado sin el achaque fresca como vna flor. Tirò Iesus, y como su mayor punto le tiene en los trabajos, hecho el punto Canis: Representóse en el tablero todo el lance del Can rastrero de las almas, harpado de espinas, coronado de cambrones: In diademate. Y ganó el Niño, conque le cargò todas las espinas à la garganta. Vamos al caso. Como se atreve Rosa à jugar con quien no puede perder? No sabia que era Dios el Niño? Ignorava, que en sus manos estava su suerte de ella, y las de todos: In manibus tuis fortes mea? No: Pues como juega? Como era Rosa del coraçon del Niño: Rosa cordis mei. Y el Niño alma del coraçon de Rosa. El coraçon manda las manos, el alma rige los movimientos: Que quisiera Rosa coraçon de Iesus, que execute Iesus? Que le agradarà à Iesus alma de Rosa, que no efectue Rosa? Y assi en tan intima travazon de coraçones, y espiritus ganò Rosa, porque gustò Iesus, y ganò Iesus porque quiso Rosa: por esso jugò Rosa con esperança de no perder, porque su coraçon queria ganar. Alma dixe que era Iesus de Rosa? Assi me lo parece.

15Considerava la noche del Nacimiento al Niño desnudillo en las pajas, aterido del yelo, tiritando al frio, y por socorrer su pobreça, y desabrigo en Belen trata Rosa de vestirlo. No lo ha pensado hasta oy criatura humana, ni Angelica! La camisilla se la haga (dize) de cinquenta Letanias, de nueve mil Rosarios, cinco dias de pan, y agua; de esta manera dispuso mantillas, faxas, paños, y cobijas: Cada cosa de açotes, ayunos, salterios, y otras inauditas mortificaciones, apretando siempre en los ayunos. Solo el passamano, o sevillaneta de que guarneció cobija, y mantillas, se texiò de mas de muchas Comuniones, Missas, Rosarios, y otras obras penales de treinta y tres horas de Oracion mental, de treinta y tres dias de ayuno total, y de tres mil agotes. Darè, le dize, para dixes mis lagrimas, mi suspiros, y mi coraçon. Valgate Dios por muger! Què es lo que intentas? Vestir à Iesus? Esso hasta oy, segun doctrinas de Santos Padres, y accepcion vniversal de la Iglesia, vistiendo à los pobres se haze: assi al Catecunieno Martin se le apareciò su Magestad abrigado de media capa, por aver partidola con vn mendigo: Martinus hac me veste contexir. Y esso Rosa lo hazia cada dia, aun quitandose todo el lienço de las camisas, como pues con vestir tantos pobres, aun no abriga à su desnudo Infante.

16Vestido de verdes ojarascas de Higuera se recatava vergonçoso Adàn à las vozes de vn Dios que le busca: Adam vbi es? Apareciò confuso, y dava por escusa: Vocem tuam audiui, et timui eoquod nudus essem, et abscondi me. Escuché Señor vuestra voz, viame en carnes, y escondiome el empacho. Mientes traydor (dize el Pacense) que lo que toca al cuerpo, desnudo estuviste siempre, y aun agora mas vestido vienes; enramadas las carnes con las ojas del arbol aziago, que profanaste. Luego no estás desnudo: Non ergo iam nudus est. Pero estavalo su alma. Quien te lo dixo? (dize Dios) Quis indicauit quod nudus esses? El aver comido te ha desnudado el alma: Nisi quod ex ligno comedisti. Era el precepto positivo de ayunar el que entonces quebrantò, (dize Cayetano) y de esse delito le arguyen solamente: Luego la transgresion de la abstinencia despojó el espiritu. Luego en ayunas vestida tenia el alma, sirviendole de ropage su ayuno mismo, y desnudòsele la golosina: In ipsa nuditate vestitus inerat iam de pransus, in ipsa veste nudus incedit. (Cerda, in Iudith. acad. 31. num. 65.) Mas claro lo cantava el Real Profeta: Operui in ieiunio animam meam. Vesti mi alma con el ayuno. O gala invisible del espiritu, aprended mal hombre de David, (dize Ambrosio) que si os desnudó la gula, podrá abrigaros el ayuno: Túnica hermosa de que se cubre el alma, es la abstinencia: Gula ergo nudos facit, ieiunia operiunt iam exutos, vnde Dauid ait, operui in ieiunio animam meam. Bien: Pero cada qual ayune para vestir su alma, si es ropa del espiritu la abstinencia: Mas Rosa como quiere vestir al Niño à puras mortificaciones? Por esso: Rosa cordis mei. Es Rosa coraçon del Niño, es el Niño alma de esse coraçon, y como para vestir el anima no ay mas tela que el ayuno: Operui in ieiunio animam meam. Viendo Rosa desnudilla su alma, vistela de la librea que suele engalanar al alma. Qualquier otro Santo que ayune, no vestirà à Iesus, à su anima vestirá, qualquier otro Santo que vista mendigos, al Cuerpo mystico de Christo vestirà, mas no el physico, y real. Solo Rosa supo que las mantillas preciosas del Niño no podian cortarse de otra tela, que de sus abstinencias, solo Rosa bordò galas del alma para Iesus, porque solo de Rosa sabe Iesus ser alma: Operui in ieiunio animam meam. Rosa cordis mei. Por esso nos la dio la Sede Apostolica por Patrona Vniversal, no solo de Lima, no del Perù solo, sino de todo este nuevo mundo, y da la razón: Ecclesiam vniversam bono Christi odore longe, lateque perfundit.

17Que porque trascendiò, llenò, y sahumò, toda la Vniversal Iglesia con el buen olor de Christo. Con el suyo avia de dezir, puesto que sus meritos, santidad, y virtudes eran suyos: es verdad, pero era Iesus el alma de la flor, y Rosa lo era del coraçon de Iesus: Rosa cordis mei. Pues como no avia de ser de Christo el olor, si ò Christo le huele à rosas el Coraçon? Bono Christi odore. Las ramas del Mostaço Evangelico à las Aves del Cielo abrigavan: Vt Aues Coeli habitent in ramis eius. A las de esta Rosa el Autor de los Cielos se abriga; y à su sombra dos mundos se han acogido: y en verdad, que el nuestro con su patrocinio nada tiene que embidiar à todo el resto del mundo antiguo.

18Aun las patrañas Gentilicas recomendaron de quanto agrado del Cielo era la Rosa, fingieron que Iupiter el Supremo de los Dioses se avia amartelado de su hermosura. Fue el caso, que mandó pregonar con Mercurio, que todos los animales del mundo en reconocimiento de natural vastallage à su soberania, compareciessen con sus ofrendas, y le presentassen las mejores parias de su possibilidad: Executòse el Decreto, llevaron todos los mejores, y mas cendrados dones de su naturaleza, llevò el Avestruz sus plumages, la Ballena el ambar, el Elefante marfil, sedas el Gusano, aromas el Fenix, etc. La Culebra, que de pobre anda arrastrada, no hallandose con decoroso desempeño, para no incurrir la indignacion celestial: Què haze? Và, y entrase en vn jardin, y viendo vna Rosa, la que mas fresca, y risueña acabava de desarrugar los nacares à la madrugada, y salpicada de los mas tempranos aljofares, desafiava los arreboles de el Alva, la cogiò en la boca, y erguido el cuello, se la presentò à Iupiter reverente: Cayòle tan en gracia al Dios la ofrenda, que no solo le admitió con estimacion; pero la galardonò con premio, dandole prudencia sagaz, ó sabiduría astuta à la Culebra, que de entonces sabe tanto, que originò el adagio del saber mas que las Culebras. Patraña, como dixe que la verdadera comparecencia de todos ante el Supremo Dios no será, sino la de la vniversal residencia: llevarà cada vno ante el Soberano Iuez las funciones de su vida loables, ò de meritorias, que de ello serà paja, que de ello escoria! Pondranse à la siniestra los que no supieron qual era su manderecha, y los que juyzio no tuvimos, viviendo locamente, que esperamos ofrecer, quando despues de muertos nos venga el juyzio? Dichosos los justos, que despertarán los primeros al sonoro trueno que entrañàre el vltimo clarin: Et mortui, qui in Christo sunt resurgent primi. Dize el Apostol. Y luego los que quedamos, prosigue Pablo, seremos arrebatados por el ayre, à recibir à Christo: Simul rapiemur cum illis obviam Christo in aera. Como es esso? Los que quedamos? Pues quienes son essos? Hablava San Pablo de si; que estava vivo (dize el Chrysostomo) avian de ser él, y su colega Pedro los primeros, y mejores espiritus, que rompan, el ayre à recibir à Iesus. Pasmaos, dize la pluma de oro de considerar el espectaculo, que ha de vèr Roma: Considerate, et horrete quale spectaculum visura sit Roma. Verà levantarse subitamente de entre aquellos marmoles à San Pedro, y San Pablo, y elevarse sin plumas por essas Nubes al encuentro del Señor: Paulum videlicet repente ex theca illae cum Petro resurgentem in ocursum Domini sursum ferri. Què vfana estarà Roma con la ofrenda, que presentarà à Christo! Què Rosa le embiarà en essos Heroes divinissimos! Qualem Rosam Christo mittet Roma! (Ad Roman. Serm. 32.) Como es esto? Pues Rosa no es Patrona del nuevo mundo? No yace en Lima su Virgineo Cadaver? Es cierto: Pues como dizen, que Roma ha de entonces embiar à Christo su Rosa? Es que essos Santissimos Apostoles son Patrones de Roma, de la Cabeça del Mundo antiguo, y tienen allà tambien su Rosa. Pues seràn dos Rosas: Pedro vna, y Pablo otra: no es mas que vna, dize Chrysostomo: Qualem Rosam. O felicidad incomparable! Con esse patrocinio compita Lima con Roma, que acà tenemos nuestra Rosa, que presentar vfanos al Arbitro Soberano de los hombres, y quando Roma aun de dos Apostoles tan grandes, que son las mas sublimes columnas de la Iglesia, apenas haze vna Rosa, que ofrecer à Christo: Qualem Rosam Christo mittet Roma! Lima le darà Rosa que equivalga, emule, y contrapese à essas dos mas inclytas Caberas del Christianismo: con solo Rosa blasonarà el Perù tanto como todo el Mundo con sus Apostoles. Pero llevar la Rosa solo en la boca, y no en la imitacion, oferta serà de Savandija, que arrastra: Què importarà galantear con la Rosa, si nos quedamos Culebras? Acetarà Dios placentero, y benigno la flor; pero mandarà pegar fuego à las espinas: si de manosear à Rosa los ambares de su memoria, no se nos pega algo à la voluntad, perdido và el entendimiento, en Rosa ha mostrado su Magestad quanto sabe hazer por quien le ama, todos podemos ser Rosas, si como Rosa le amamos todos. Amor, amor, temor, temor, miserables de nosotros à quien tan digno es de temor, y de amor. Rosa de oro, honra del Mundo, delicias de Dios, frangancia del Evangelio, credito de la Iglesia, hazednoslo entender alcançandonos muchos auxilios, de gracia; que nos asseguren la Gloria: Ad quam nos perducat, etc.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2004

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540