Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Rosa limensis

 | 
Ramón Mujica Puntilla

Agradeciemontos

Texte intégral

1Este estudio constituye la versión corregida y ampliada de mi ensayo "El ancla de Rosa de Lima: mística y política en torno a la patrona de América", publicado en Santa Rosa de Lima y su tiempo por el Banco de Crédito del Perú en 1995 junto con las investigaciones de José Flores Araoz, Luis Eduardo Wuffarden y Pedro Guibovich Pérez. Esa obra, coordinada por Luis Nieri, fue el resultado de años de trabajo encaminados a presentar una ambiciosa exhibición de arte sin antecedentes en el Perú, la cual fue inaugurada simultúneamente en la catedral de Lima, en el convento de Santo Domingo, en la casa de Osambela y en el santuario de Santa Rosa. Sin la recopilación histórica que realicé para esa ocasión, por no mencionar los objetos y lienzos virreinales fotografiados por Daniel Giannoni para la muestra, este estudio no hubiera sido posible. Mis reconocimientos para Álvaro Carulla del Banco de Crédito del Perú por permitirme utilizar este material gráfico. Mi agradecimiento más sincero también a Jacques Bartra Calixto, diplomático peruano y novelista, por su traducción del inglés al español del prólogo de David A. Brading.

2La presente coedición del Instituto Francés de Estudios Andinos, del Banco Central de Reserva del Perú y del Fondo de Cultura Económica se debe a la generosa acogida y gestion de Jean Joinville Vacher, director del IFEA, a la paciente labor de edición realizada por Anne-Marie Brougère y a la cuidadosa corrección total de la obra realizada por Maria del Carmen Ghezzi.

3Son varias las personas que han colaborado en enriquecer el marco teórico y documental de este libro. Abordé el tema gracias a José Flores Araoz,pionero en los estudios de iconografía rosariana y amigo entrañable, quien desinteresadamente me brindó valiosas informaciones inéditas. A él, mi agradecimiento especial. El Padre José Ignacio Saranyana, profesor de Teología en la Universidad de Navarra y Director del Instituto de Historia de la Iglesia de la citada universidad, gran especialista en la influencia joaquinita en América, me brindó un estimulante apoyo con su espléndida presentación. A través de agudas conversaciones, David A. Brading, profesor de historia mexicana en la Universidad de Cambridge, enriqueció mi comprensión del culto novohispano a la Virgen de Guadalupe. Dejo constancia de mi deuda de gratitud por su valioso prólogo. Sor Ana María de Jesús, priora de la clausura limeña de Santa Rosa de Santa María, me permitió acceder al Proceso Ordinario de beatificación que se guarda celosamente en su convento. Con enorme gentileza, Laura Gutiérrez Arbulú, directora del Archivo Arzobispal de Lima, me dio acceso al Proceso Apostólico de canonización. Gracias al Padre Julián Heras OFM, Giannoni pudo fotografiar en el convento de los Descalzos la pintura sobre metal que reproducimos en la figura 9. Héctor Schenone, con amable generosidad ha revisado cuidadosamente la edición haciéndo invalorables criticas constructivas. Juan Carlos Estenssoro me introdujo a los villancicos dedicados a Rosa que en los siglos xvii y xviii compusieran Tomás de Torrejón y Velasco, y Rafael Antonio Castellanos. Scarlett O'Phelan Godoy gentilmente me facilitó algunas de sus notas personales del Archivo de Indias en Sevilla, sobre las rebeliones indígenas del sur andino. Rafael Ramos Sosa, de este mismo archivo, me ahorró otro viaje a España trayéndome a Lima fotocopias de los expedientes del siglo xviii relativos a estas rebeliones. Iván Hinojosa me proporcionó el inventario de 1784 de la iglesia de San Juan Bautista de Coporaque donde se menciona el libro de Cofradías de Santa Rosa. Con gran generosidad y paciencia amical, José Antonio Pancorvo me asistió con las traducciones castellanas del latin. Fernán Altuve-Febres Lores me sugirió, con acierto incisivo, revisara el tratado rosariano de Francisco Bilbao. En México, José Pascual Bushó me abrió las puertas de los fondos reservados de la Biblioteca Nacional e Hilda Palermo, alta funcionaria de la embajada del Perú en Ciudad de México, gestionó los permisos para mis visitas al archivo de la catedral en dicha ciudad. Jaime Cuadriello me introdujo al Instituto de Investigaciones Estéticas y me develó prodigio tras prodigio en una visita brillante y erudita, guiada por él, al Museo de la Basílica de Guadalupe. También en México, Helena Isabel Estrada de Gerlero me dio el derrotero para encontrar el manuscrito anónimo no vohispano de 1798 en el Fondo Reservado de la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia de la ciudad de México. Desde los Estados Unidos, en reiteradas ocasiones Ariadna Garcia Bryce me envió material bibliográfico para este estudio. También me siento en deuda con Lara Diefenderfer, cuya solicitud informai de asesorarla en su tesis doctoral me obligó a definir conceptos y a trabajar cabos sueltos históricos que no figuraban en las biografías oficiales de Santa Rosa. Ella también me proporcionó la información referente al índice de libros prohibidos de 1632, donde se menciona una Vida de Santa Rosa escrita por Jaime Blanco. Nancy E. van Deusen me introdujo a la anacoreta granadina del siglo xvii, Maria de Santa Rosa. Fernando Fuenzalida Vollmar me remitió al Pastor de Hermas como derrotero para comprender la metáfora del Cristo cantero rosariano. Con sus lecturas de mis manuscritos, mi esposa Claudia Balarín matizó esta obra de forma decisiva y sin su compañía y agudas sugerencias este trabajo no sería el mismo.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2004

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540