Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Fiesta, literatura y magia en el Nayarit

 | 
Jesús Jauregui
, 
Johannes Neurath

IV. Artículos etnográficos y etnológicos

19 El concepto de la Estrella de la Mañana según los textos recogidos entre los mexicaneros del estado de Durango, México1

Texte intégral

  • 1 “Die Gestalt des Morgensterns nach Textaufnahmen bei den Mexicano im Staate Durango, Mexiko”, XXI C (...)

Presentado en el Congreso Internacional de Americanistas,
Sesión XXI, Göteburg, 1925.

  • 2 Especialmente hago notar la falta de textos originales en el libro de Walther Lehmann, Zentralamer (...)

1Es sorprendente que, en vista de la importancia con toda razón que se le da al estudio de los dialectos, aun los lingüistas que salen al campo para el estudio de dichas lenguas se den por satisfechos con los vocabularios usuales y las frases artificiales que suelen usarse en estos casos. Es hasta inútil tratar de averiguar qué cambios ha sufrido el llamado azteca clásico en los cuatrocientos años que han transcurrido desde la conquista. Por cierto que el caso de los dialectos nahuas no es diferente del de las otras lenguas centroamericanas.2 Sin embargo, la investigación lingüística hace necesaria la anotación de textos, de tradiciones, que el informante indígena cuente libremente en su idioma y que el investigador transcriba verbalmente. Sólo así es posible controlar las variaciones lexicológicas y gramaticales. Con seguridad también se nos quedaría un rico material mitológico y etnológico, que sería sumamente importante para el conocimiento de los antiguos conceptos y ceremonias.

  • 3 Globus, 93, 1908, pp. 189-194 (véase supra p. 201).
  • 4 Los manuscritos de Preuss se quemaron durante la guerra de 1939-1945.

2En mi viaje de investigación a la sierra de Nayarit en los años de 1905 a 1907 pude aprovechar, tomando en cuenta lo anterior, los últimos tres meses que me quedaban para hacer una visita a los llamados mexicaneros en la parte sur del estado de Durango, para lo cual partí de mi cuartel general, el pueblo cora de Jesús María, Tepic, siguiendo el río Jesús María hasta el pueblo de San Pedro, que consideré adecuado para mis estudios. Ya en otra publicación hice mención de mi estancia en este pueblo y de los resultados etnológicos obtenidos.3 Desgraciadamente, no me ha sido posible hasta la fecha hacer indicaciones más precisas sobre el contenido de los textos recogidos entre los mexicanos y publicar el texto original debido a que no he terminado todavía de estudiar el material tan extenso que recogí en este viaje, entre los coras y los huicholes, y además por una estancia de seis años en Colombia, a donde fui en 1913 para hacer algunas investigaciones. Habiendo ahora estudiado la mayor parte de los textos mexicaneros, me permito presentar una prueba de ellos e informar sobre el contenido de algunos mitos que todavía conservan ideas antiguas. En total recogí 178 mitos, cuentos y narraciones en idioma náhuatl ;4 además, los cantos de las fiestas religiosas, que llaman xuravét, y que festejan en las montañas, y también los cantos de las Pachitas en tiempo de carnaval, que cantan en el pueblo, frente a las chozas ; y finalmente unas plegarias largas, que se rezan en caso de enfermedad y de muerte.

  • 5 .Para los fines del presente capítulo se retradujo el texto indígena con la cooperación del señor R (...)

3Seguramente que todo este material es digno de publicarse en conjunto, pero de momento no se cuenta con los medios necesarios en Alemania. Me conformo aquí con una narración en idioma original, y presento la fonética con el esquema de la siguiente página.5 Además, aparece la fricativa labiodental sonora v y la r en aquellas palabras prestadas del cora y del español (xuravét), y en las españolas, además la ñ palatizada. La diferencia entre la h y la j corresponde aproximadamente al ‘ach y el ‘ich alemán, según se encuentren después las vocales a, e, o, u respectivamente aunque algunas veces después de la e tiene también el sonido de j.

4Las vocales son a, e, i, o, u. Las que no tienen signo de larga, se pronuncian breves.

5El acento no se indica en aquellos casos en que queda sobre la penúltima sílaba.

6En la escritura del náhuatl clásico, la k del mexicanero corresponde a la c (ante a, o, u) y a qu (ante e, i), la s a la c, la ç a la z ; la x a la x ; la ch a la ch ; la ts a la tz.

6. La Estrella de la Mañana y la Estrella de la Tarde

  • 6 kin-m-ilíl ; la ‘m ha sido intercalada.
  • 7 Véase azt. : tlaçaloloni, liga para tomar aves (Molina).

71. katkáloya se umente se takat inák in isíua, kichiptikatkáloyá xuravét. Kil kinmilíl6 in muchachos : “A ver, xitasalól”.7

  • 8 Véase azt. ye, y esp. ya, que puede suponerse aquí.
  • 9 azt. teotl-ac, el dios (el sol) se ha metido.
  • 10 su padre de ellos.
  • 11 esp., pues.
  • 12 sus carcajes de ustedes.
  • 13 tu arco.

82. ya8 kil uyák utasalók ya walák tiotak9 “antamík ?” Kil kinmilí in intats.10 “Pus”11 ya kil kimilíl, “pus axka, mosta anyaske, ankiwikaske y amu12 karkahe mochi motawitul”.13

  • 14 azt. noço, efectivamente (para énfasis de los dicho).
  • 15 debe entenderse mosta-ti-ka. Mostatí-k (azt. moztlati, llegar a mañana. Carochi, de Pare des p. 14 (...)

93. ya nos14, kil uyák mostatík15 peh. Kil pa ladér okiták in masat. “Kinám aso tikchiwilíske ?”

101. Había una pareja, un hombre y una mujer, que estaban haciendo una fiesta (xuravét). Se dice que les dijeron a sus muchachos : “Vayan a tumbar venado.”

112. Ya se dice que se fue a tumbar, ya vino en la tarde. “¿Ya terminaron ?”, dicen les dijo el padre de ellos. Pues ya dice que les dijo : “Pues ahora, mañana ustedes irán, ustedes llevarán sus carcajes, con todo y tu arco.”

123. Ya, en efecto, dicen que se fue al día siguiente, empezó. Se dice que en la ladera vio el venado : “¿Cómo acaso haremos ?”

  • 16 de in imít.
  • 17 en lugar de in yermano, su hermano mayor. ‘Ermano’, en contraste al español, es siempre ‘el herman (...)

134. kuakín, kil kitó in mas tipíche : “Ma tijminák”, kil ukiwalkixte nimit.16 Kuakín kil kilí niermano :17 “Saniman tewuáts amu tijmínas ?”

  • 18 esp. pues sí.

145. “pusí”18 kil kitó, ya kiwalkixte nuyúh nimít. “Pus a ver ma tijminák, xijmín tel primér”.

156. kuakín in mas tipíche ukitilín nitawítol ; kuakín kil okimín, ukiás, “A ver, tewáts” kil kilí. Nuyuh ukitilín nitawítul, kuakín kil ukimín, amu kiás.

  • 19 en lugar de muketsti-ka.

167. axka yel in masat umpa mukestík.19 Kil kitó in mas tipiche : “Axka tikitas, néwal nijmayáwis”. Kuakín, kil, uksép ukimín ; kuakín, kil, ukimayá.

  • 20 azt. axcan y quema.
  • 21 tas-ti-ka (azt. transitivo tla(a).
  • 22 La flor significa la cola de venado entre los cazadores, que tiene especial importancia en las cer (...)

178. “axakém”,20 kil kilí, “ya tiaske”. Kwakín nos, kil uyák umpa kampa tastík21 in masat. Kil kilí in yermano : “Aska”, kil kilí, “xikték in xochit,22 tikwikaske”.

189. ya, kil, ukiték in xochit : ya, kil, ukiwikák in masat umpa. Yal serka, ya axka, kil kilí, niermano : “Ya xi”, kil kilí, “taixpa xihwuík in xochit umpa”. Kil, yuh ukitasák in masat. “Nij nimijchias”.

194. Con eso se dice que dijo el más pequeño : “Flechemos”, se dice que sacó su flecha. Entonces se dice que le dijo su hermano : “¿Luego tú no tirarás ?”

205. “Pues sí”, dicen que dijo, ya sacó también su flecha : “Pues a ver qué flechemos, tú tira tu flecha primero.”

216. Con eso, el más pequeño estiró su arco ; entonces se dice que flechó, alcanzó. “A ver tú”, dicen que dijo. También estiró su arco ; entonces tiró, se dice, no alcanzó.

227. Ahora el venado allá está parado. Dicen que dijo el más pequeño : “Ahora verás, yo lo tumbaré.” Con eso, dicen, otra vez lo flechó ; entonces, se dice, lo tumbó.

238. “Ahora sí”, dicen que dijo, “ya iremos.” Entonces efectivamente, dicen que fue allá donde está tumbado el venado. Dicen que dijo a su hermano : “Ahora”, dicen que dijo, “corta la flor,19 la llevaremos.”

249. Ya, se dice, cortó la flor ; ya, dicen, lo llevó al venado allá. Ya cerca de él ahora, dicen que dijo, su hermano mayor : “Ya vete”, dicen que dijo, vete adelante, “lleva la flor allá.” Dicen así tumbó el venado. “Yo te esperaré.”

  • 23 esp. diminutivo de : mo ermanito.
  • 24 azt. wal-wica.

2510. ya kil wi, wás kampa in itáts. “Kampa umuká”, kil kilí, “mormanít ?”.23Nep umuká, nijchixtík ; utijmiktík se masat no mas”, kil kilí, “unixwaltitán para tias tijnamikis in masat”. “Bueno, xi pués, xikwalikák”.24

  • 25 lit. adonde llegaron con él.
  • 26 Efectivamente parece tratarse en esa ceremonia de un ramo de flores, que sirve para salpicar al ve (...)
  • 27 azt. tlapechtli. Aquí un altar.

2611. kwakín kil nos kil ya wi. Kil kilí niermanít : “Ya tiaske”, kil, “tijwikaske in masat”. Ya kil ukiwikák kampa, ya kiaxiltitiál25 Kwakín axka yel in intáts ya wi, ukinamík ikan xochit26 at, kiwík pa se xikál. Umpa kil ukinamík, ya ukiwikák ump okitalík arimado din tapexte27 ya ukitamakák in masat.

  • 28 Véase esp. cáscara.
  • 29 de ser ikwero, de posesivo 3a. persona ‘i y esp. cuero [T.]
  • 30 probablemente de tema, nite —bañar a otro así (Molina) [T.]

2712. “axakém” kil kinmilí, “xijkaxkarók,28 xijkixtilík in ikwero”. Ya kil ukikixtiík nikwero29 “Axka”, kil kilí, “xiktimák”30. Kwakín kil ukichiwák in poso, ya kil, ukitatalilík, kwakín ya ukitimák. Ya kil, ukikixtík in nakat.

  • 31 ukin-m-iták, véase § 1, kin-m-ilil y la observación correspondiente.

2813. “pus axka, mosta anyaske, antikitimoske, techalot ankinminaske”. Ya nos kil uyák mostatik, peh, kil yuh pan laderas ya kil ukinmiták31 ome. Kil kilí in ermanít : “Ma tikinminák”. Ya kil, ukinminák, ukinmayawik.

2910. Ya dicen que se va, va donde está su padre. “¿Dónde se quedó”, dicen que dijo, “tu hermanito ?”. “Allí se quedó, lo estoy esperando ; matamos un venado nomás”, dicen que dijo, “él me envió para que vayas a traer el venado.” “Bueno, vete pues, tráelo.”

3011. Entonces dicen que efectivamente dicen que ya va. Dicen que dijo a su hermanito : “Ya iremos”, dijo, “llevaremos el venado.” Ya dicen que lo llevó donde tenía que hacerlo llegar.22 Con eso él, su padre de ellos, ya va, [los] fue a encontrar con la flor23 y agua, que lleva en una jícara. Allá, dicen, que lo encontró, ya llevó, allá lo colocó arrimado a la plataforma, ya le dieron [lo salpicaron con agua].

3112. “Ahora sí”, dicen que dijo, “desóllalo, quítale su cuero.” Ya, dicen, le quitaron su cuero. Ahora dicen que dijo : “Báñalo” [en el horno subterráneo]. Con eso, dicen que hizo el pozo, ya, dicen lo quemó, con eso ya lo bañó. Ya, dicen, le sacó la carne.

3213. “Pues, ahora, mañana irán ustedes, bajarán la ardilla, la flecharán.” Ya, en efecto, dicen, se fue al día siguiente, empezó, dicen que así en las laderas, ya dicen que flechó a dos [ardillas]. Dicen que dijo a su hermano : “Que los flechemos.” Ya dicen, las flechó, las tumbó.

  • 32 Véase el causativo azt. cuxitia, guisar (Molina). El verbo neutral seria cusi. Por metátesis y ant (...)
  • 33 Véase azt. çoa.

3314. “axakém”, kil kitól, “ya twi”. Ya kil uyák uasík kampa in xuravét. Kinkopinák, ya ukinpusoník, uyukse.32 Kwakín suwák,33 wakík.

3415. “nos axakém”, kil kilí, “ya ka yel unka axka” kil kitó in intáts”. Anyaske ankwalikaske in xochit”. Ya nos kil uyák. “Mosta”, kil kinmilí, “anwalaske”.

3516. ya, kil uyák, peh pan laderas, kampa unka xochit. Kil ya ukitekík ya tiotak. “Axka”, kil kilí niermanít, “nik tikuchixke umpa”. Kil ukuchík ; mostatík, kil, ya walák.

  • 34 debe ser kin-namikik.
  • 35 lit. : dadme.

3617. peh pan ot, kinamikín34 umente siwám. Kil kinmilí : “Xinixmakák35 in xochit”. Axka, in tipíche, no kil kitó nixáhwas in notáts”. Yel seniman wi taixpa.

  • 36 Véase natía : niquamana, yo engaño (Guerra, Arte de la lengua mexicana, ed. Alberto Santscoy S., p (...)

3718. axka niermán ump omuká umpa kikwamantinimíl :36 al fin ukikixtilík in xochit. Ya, kil, wál takwitáp wás ; peh, kil, san yuh umutál wejka.

  • 37 lit. : “¿Qué no hizo tu hermano ?”
  • 38 esp. ¿quién sabe ?

3819. axka niermanít kil kitahtaníl in inantsi : “Ten amuchi37 mormdn ?”. “Pus ken sa,38 pus neh pa ot otiznamikík umente wám, umpa ukikixtilík in xochit”. “A”, si kil kitó, “pus axka pués yahmo mayór yes yel, axka téwal timutalis de mayór yel”, kil kilí, “yuh mukáwas”.

3914. “Ahora sí”, dicen que dijo, “ya nos vamos.” Ya se dice que fue, que alcanzó donde el xuravét. Los desollaron, ya los hirvieron, ya están guisado. Con eso extendió, secó.

4015. “Efectivamente, ahora sí”, dicen que dijo, “ya está él allí ahora”, dicen que dijo a su padre. “Ustedes irán, ustedes traerán la flor.” Ya efectivamente dicen que fue. “Mañana”, dicen que dijo, “ustedes volverán.”

4116. Ya se dice que se fue, empezó sobre las laderas, donde está la flor. Dicen que ya la cortó, ya por la tarde. “Ahora”, dicen que dijo a su hermano, “dormiremos allá.” Dicen que durmió ; al día siguiente dicen que ya llegó.

4217. Empezó sobre el camino, las encontró a dos mujeres. Dicen que les dijo : “Denme la flor.” Ahora, el pequeño también dicen que dijo : “Me regalará mi papá” ; él luego va adelante.

4318. Ahora su hermano allá se quedó, allá, lo engañaron ; al fin sacaron la flor. Ya, dicen, que vinieron siguiendo ; empezó dicen nomás así se sentó lejos.

4419. Ahora a su hermano dicen que le preguntó su mamá : “¿Qué hizo tu hermano ?” “Pues, quién sabe, pues aquí en el camino nos encontró dos mujeres, allá sacó la flor.” “Ah”, dicen que dijo, “pues ya no será el mayor él, ahora tú te pones de mayor que él”, dicen que dijo, “así se quedará”.

  • 39 Tech, azt. nosotros ( ?) [T.]

4520. kwakín, kil, ya ukichiwák in xuravét. Utanés, utamík ukichiwák, ya utám in xuravét. Kwakín, kil kilíl, in tipiche. “Axka tel”39, kil kil kilíl, “timutalis madrugado. Axka mormán”, kil kilíl, “nikék mutalis de tiotak para tes”, kil kilíl, ukinmak in xochit”.

4621. ya kil ukimakák nitawitul wa nimít. “Axakém”, kil kilíl, “nik timukáwas ; kwáh ya tsatsiske in totolme, kwakín téwal muketsas”.

4720. Con eso, se dice que lo hizo el xuravét. Amaneció, terminó de serlo, ya terminó el xuravét. Entonces dicen que dijo el chiquito : “Ahora tú”, dicen que dijo, “te pondrás en la madrugada. Ahora tu hermano”, dicen que dijo, “aquí se pondrá por la tarde para nosotros”, dicen que dijo, “[porque] les dio la flor”.

4821. Ya dicen que le dieron su arco y su flecha. “Ahora sí”, dicen que dijo, “aquí te quedarás ; cuando griten los pájaros, entonces tú te erguirás”.

Observaciones lingüísticas

49Del material lingüístico de esta narración se deduce ya que gramaticalmente difiere del náhuatl. El presente tiene el sufijo ‘-/ en plural, que se abrevió del ‘-lo, según lo indica la gramática de fray Juan Guerra, Arte de la lengua mexicana, 1692, 2a. edición de Alberto Santoscoy, para la región de Guadalajara, como el sufijo ‘-loya correspondiente al imperfecto. El pretérito, o sea el tiempo narrativo, se distingue del presente por el prefijo o sea la ‘-u. Tiene sin embargo, en plural el sufijo ‘-k, conservándose la forma completa que termina en vocal, la cual se pierde en singular, por ejemplo : ukimayá, él tiraba al suelo (§ 7) ; ukinmayawík, ellos los cazan (§ 13) ; ukikíxte, él sacó (una flecha) (§ 4) ; ukikitík, ellos desprendieron (la carne) (§ 12). Exactamente así, como con excepción del prefijo del pretérito ‘o-, se encuentra el presente del imperativo ; por ejemplo : xijmín, tírale ; tijminák, vamos a tirarle.

50El reflexivo, distinto del azteca, se expresa solamente por ‘mu- para todos los pronombres, forma que no aparece en este texto. Las formas oblicuas de los pronombres son : nij (nix), tij (tix), animij (animix). Compárese también wi, él iba (azt. oya) (§ 10) ; yal, ellos van (azt. Hui) (§ 9) ; twi, vamos (azt. ma tiwuian) (§ 14). El plural no sólo se forma para seres animados, y tiene generalmente la terminación ‘-me o ‘-m, por ejemplo : xochit, pl. xochím, flor ; tonát, pl. tonatín, día (ninguna de las dos aparece en nuestro texto) ; siwat, pl. siwám, mujer (en lugar de azt. pl. ciua) (§ 17). La cópula con el posesivo no siempre resulta en la pérdida de la ‘-t final, a pesar de que únicamente represente el artículo ; por ejemplo : imit, su flecha (azt. imiuh) (§ 20).

51La ‘-tl azteca no siempre se sustituye por ‘-t, sino que algunas veces por una por ejemplo : téwal, yéwal, tú, él, en lugar de azt. Teuatl, etcétera.

52Por lo demás, remito a las notas.

Contenido de los mitos

53La deidad que aparece con más frecuencia en los mitos es la Estrella de la Mañana : el ‘we sitál, la estrella grande, o simplemente ‘sitál, la estrella, pero que se traduce ‘lucero. Es precisamente el dios, cuyo nombre entre los coras y los huicholes xuruabe resp. xuravé, estrella, le ha dado el nombre a la fiesta (xuravét). Otros mitos se refieren al sol y a la luna, y fenómenos de la naturaleza, como a las nubes y a la humedad. Algunas narraciones se apegan a las de los coras y los huicholes, y con ellos a conceptos mexicanos antiguos. Las leyendas de los coras quedaron publicadas en mi obra Die Nayarit-Expedition, tomo I, Die Religion der Cora, Leipzig, 1912. Algunos contienen rasgos originales, pero aun en ese caso se reconocen trazos mexicanos antiguos. Desearía concretarme en este trabajo preliminar a algunos mitos de la Estrella de la Mañana, que son de interés especial, aunque sin agotar sus relaciones con otras culturas. Los mitos se reproducen aquí, por falta de espacio, solamente en cuanto a su contenido, aunque con frecuencia únicamente una interpretación exacta del texto original puede resolver ciertos puntos significativos.

Mitos de la Estrella de la Mañana

1. San Miguel y la serpiente

54Un muchacho que hace toda clase de travesuras es enviado por los ancianos para matar a Dios. Se para, armado con un arco, en un campo abierto y tira una flecha a Dios cuando éste llega, pero no le atina. Sin embargo, Dios se sume y se vuelve noche. Entonces dicen los ancianos : “Lo va a matar”, y envían un mensajero para que regrese. Ahora le encargan que mate a “la serpiente”. Cuando la encuentra, le dispara y penetra junto con su arco en el cuerpo de la serpiente por sus fauces. Para hacer fuego, corta el hígado a la serpiente, creyendo que es yesca, con lo que la serpiente abre sus fauces y deja que salga el muchacho. Entonces los viejos lo mandan al cielo, para que sea el mensajero de Dios. Dios está de acuerdo y le pone el nombre de Miguel. Le ordena que se quede allí, que cuide el mundo y el agua, y que si ve que se acerca el “animal”, dé aviso a sus otros mensajeros. Cuando éste aparece, los envía a matarlo. Sin embargo, no pueden y lo llaman. Lo mata pisándole la frente, e informa a Dios de la muerte del “animal”. “Ahora el santo Miguel cuida el mundo. Si no fuera por él, el mundo estaría lleno de agua. Ahora Miguel cuida a la serpiente, para que no se acerque. Si él no estuviera, ya no habría gente en el mundo.”

  • 40 Preuss, Die Religion der Cora, Leipzig, 1912, pp. xxvils.
  • 41 Historia de Colhuacán y México II (Anales de Quauhtitlán)” en Journal de la Soc. des Amér. de Par (...)

55Explicación : los coras tienen un canto de la serpiente de agua en el occidente, que la Estrella de la Mañana, “nuestro hermano mayor”, caza de mañana. Envía al halcón, que la cautiva y la lleva con el águila al cielo luminoso, arriba de nosotros. El águila se come a la serpiente. Este procedimiento se representa en una ceremonia. También entre los coras la serpiente de agua es la causa del diluvio y de la inundación de la humanidad. He podido comprobar con toda exactitud40 que la serpiente de agua representa la oscuridad nocturna y que el diluvio es la noche, que es refrenada por la Estrella de la Mañana y exterminada finalmente por el cielo luminoso. La última parte, que es también la más importante del mito, está basada en las mismas ideas. Pero también la parte en que el joven entra por las fauces de la serpiente trata aparentemente del mismo tema : al entrar la Estrella de la Mañana, de mañana, en el cuerpo de la serpiente, del cielo nocturno, para matarlo cortándole el hígado. Y el principio del mito, en fin, el intento de asesinar a Dios, es decir al sol, procede de un mito mexicano.41 Cuando el sol había creado, se paró primero cuatro días. Entonces la Estrella de la Mañana Tlauizcalpantecutli le tira furiosa al sol, pero no le puede pegar. “Dios” se identifica en nuestro mito con el sol.

2. El acompañante del sol

56Una mujer envía a su muchacho a ver qué hombre es ese que se encuentra parado, allá, dando órdenes. Regresa el hijo con la noticia de que no es un hombre y que lleva una corona de flores. Entonces la madre va a cerciorarse y el “hombre” le dice que su padre, el “sol”, lo ha enviado para que la lleve con él. El sol le anuncia que ella ha de saber cuán grande es el mundo y cuánta gente vive en él, y le entrega la corona para que se la lleve al muchacho, con lo que ha de quedar protegido de enfermedades. Al entregarle la corona, a su regreso, aparece una casa con muchas flores y cruces, en la que cuelga la corona en un punto donde le peguen los rayos del sol poniente. Pero el sol no puede caminar, y “su padre” (el dios del Sol, el dios del Cielo) envía al muchacho a que los acompañe a través del firmamento, para lo cual le da sus flechas y plumas. Éste lo lleva hasta las profundidades del mar, lo defiende con sus flechas contra los animales, que se lo quieren comer, y llega, siempre en la delantera, hasta allá, donde ya no se le puede ver. Pero él sigue adelante, hasta donde llega el mundo, y regresa por fin con su padre. “Sigue adelante”, dice éste, y se sube a su trono, y aquél sigue su camino, hasta allá, donde llega el mundo. Entonces salen los animales. Primero se encuentra a una serpiente, después a un lobo, luego a un oso y a un jaguar, y el jaguar y el sol se quieren comer uno a otro, pero como el sol lleva sus flechas consigo, se defiende con ellas con todas sus fuerzas, y cuando se siente cansado aparece la corona que había dejado en la casa y con ella tapa a los animales. Logra separarse de ellos y sube al cielo. Su padre la envía, para que vea cómo es de grande el mundo, porque “Dios” no quiere que sea noche. Allí se instaló la santa María, allí donde nacimos nosotros. A nosotros nos mandó aquí al mundo, vinieron todos los santos a cada población. Éstas son las costumbres que tenemos nosotros los indios.

  • 42 Historia de Colhuacán...”, op. cit., p. 264.
  • 43 Preuss, op. cit., pp. 83 ss.

57Explicación : el sol se representa lo mismo como deidad mayor que como fenómeno de la naturaleza, que es guiado por un muchacho (se me dijo que era la Estrella de la Mañana) a lo largo del cielo, ya que sin él no podría caminar. Mientras que por un lado entre los aztecas los dioses se tuvieron que sacrificar, para poner en movimiento al sol fijo,42 aquí es la deidad mayor misma la que envía al sol con la Estrella de la Mañana como guía. Esta deidad no se distingue claramente del sol, pero se dice de ella, por lo menos, que le “precede”. El hecho de que el sol sea tragado por jaguares en los eclipses era un concepto conocido entre los aztecas. El empleo de una corona de flores como remedio contra enfermedades del acompañante del sol y como protección del sol contra los animales que lo atacan puede remontarse, posiblemente, a ciertas ideas relacionadas con la corona de los llamados “danzantes”, sociedad de danzantes que, como entre los coras, se presentan en festivales religiosos en el pueblo. Los coras consideran a los danzantes como deidades de las nubes.43

3. La Estrella de la Mañana y la mujer del frío

58Sobre un camino por donde transitaba mucha gente vivía una vieja. Cuando descansaban allí se morían de frío. Ya había matado a muchos, cuando lo supo un indio y decidió ir allí, para ver qué vieja era la que mataba a la gente. Cuando llegó a la choza de la vieja, la saludó y se sentó lejos, en el extremo del patio. Ella todavía no lo conocía, porque era un indio de otro grupo. Llevaba un arco y un carcaj. Ella lo invitó a descansar y al anochecer le pidió que fuera a traer leña. Cuando la vieja se acostó a dormir en la noche, lo invitó con insistencia a que entrara en la choza, porque afuera le molestaría el frío, mas él no quiso, y dijo que él dormiría junto al fuego, para lo cual había juntado mucha leña. Ahora empezó a caer el frío y partió la leña. La choza estaba cubierta de escarcha. Entonces sacó sus flechas y las clavó por todos lados en la tierra. Así durmió, mientras el frío caía de lado. A la mañana siguiente despertó y esperó a la vieja. Pero ella no podía volver en sí. Ya el sol se levantaba. Y ahora el hombre empezaba a aburrirse porque se quería ir, por lo que abrió la puerta, entró y la vio acostada. Le golpeó la cabeza con el arco y la mató. Entonces se fue. Pero los que entonces pasaban dormían allí, y ya no había vieja allí.

  • 44 Historia de Colhuacán...”, op. cit., p. 263.
  • 45 Preuss op. cit., pp. XLIV, 215-239s.
  • 46 Seler, Ges. Abh. II, pp. 964s., 968s.
  • 47 Preuss, op. cit.,p.LXXII.

59Explicación : también aquí los mexicaneros identifican al hombre con la Estrella de la Mañana, en tanto que a la vieja como el “Ilamát cerro”, “el cerro de la mujer vieja”, de los alrededores de San Pedro. La Estrella de la Mañana se conocía entre los antiguos mexicanos como el “frío” (cetl).44 y también los coras le dan todos los atributos del frío a su dios de la Estrella de la Mañana.45 Sin embargo, en esta narración es precisamente este dios el que extermina el frío. Por tanto no lo encontramos en su calidad de estrella, que se levanta precisamente en el momento de más frío, sino como el que le precede como representante del sol, ya que la vieja no muere hasta que haya salido el sol. En el cantar a Uitzilopochtli se dice de este dios solar y nacional de los aztecas : “Al hombre del país del frío le ha quitado un pie”, lo que se interpreta en el comentario : “Él les quitó los pies a las gentes del país del frío (Pichawasteca) y a la gente del país de las nubes (Mixteca).”46 Ya anteriormente47 he indicado que con estas expresiones se alude exclusivamente a las dos estrellas, que con todo derecho se consideran las portadoras del frío, y que en nuestro mito aparece, en lugar de las estrellas, el otro representante de la noche, la vieja diosa de la Luna, que como Coyolxauh, la hermana de Uitzilopochtli, es decapitada por Uitzilopochtli, según un mito muy conocido, precisamente cuando se acerca más al sol saliente en el último día de menguante, en que parece atacar al sol.

4. La Estrella de la Mañana y la doncella del vino

  • 48 Se tonantsi, “una nuestra madre”, con lo que se identifica por un lado a la diosa de la tierra y l (...)
  • 49 es decir, aguardiente.
  • 50 Según indicación se trata de la Estrella de la Mañana.

60Hubo una vez una Madre Tierra48 que organizaba una fiesta [religiosa]. La gente estaba triste [porque no tenían qué tomar]. Entonces dijeron los mexicanos [es decir, los blancos] : “Nosotros queremos ir a la fiesta.” Cada uno llevó una botella de “vino”49 y le dieron a la gente, que solamente fumaba tabaco. Al poco rato estaban borrachos. Entonces les preguntaron : “¿De dónde sacaron el vino ?” “Lo sacamos de nuestras casas.” “Véndannos [más].” Entonces mandaron a un individuo que trajo dos botellas. Cuando éstas se habían acabado, se fue nuevamente y trajo tres botellas. Entonces dijo cierto hombre : “Véndenos un barril lleno.” “Bien —dijeron—, solamente manda alguno allá.” Cuando llegaron a su casa, en donde había vino, dijo :50 “Ahí está el barril.” Pero allí estaba sentada una muchacha, a quien llevó a la fiesta. Allí les dio una botella, dos botellas, un vaso, dos vasos, (etc.), pero el vino se acababa. “¿De dónde sacas más y más vino, que nunca parece terminar ?” —preguntaron. “Allí está” —contestó, y vieron a la bella doncella sentada allí. Entonces dijo “nuestra madre” : “Ya que ha venido, que se quede, y tú, su amo, la gran estrella (we sitál), debes quedarte aquí y cuidarla.” Entonces le dijeron : “Al que te pide debes darle.” Y así se quedó.

  • 51 Preuss, op. cit., pp. XXXVII, 22-26.

61Explicación : entre los coras, la Estrella de la Mañana es el dios del Vino con el nombre de Tonárikan. El vino aquí mencionado es el aguardiente preparado de la carne de las pencas del maguey destilada, que Tonárikan les ha traído a los hombres. El vino significa para ellos un agua especial : el agua de la vida (wáwiri), participando el mismo Tonárikan como persona representativa en la bebida de ella en las fiestas hasta la completa embriaguez.51 También entre los antiguos mexicanos los dioses del pulque, los “cuatrocientos conejos” (centzon totochtin), están íntimamente relacionados tanto con las estrellas del cielo como con el dios de la Estrella de la Mañana, Quetzalcóatl, lo que se demuestra por usar las mismas insignias. En nuestro mito, la doncella del vino corresponde, tal vez, a la personificación del maguey que produce el pulque : a la diosa Mayauel con sus cuatrocientos pechos.

5. La ascensión de la Estrella de la Mañana

  • 52 Tonantsi, véase el principio de 4.
  • 53 Planta llamada en México “alegría” (Amaranthus paniculathus), azt. huautli.
  • 54 Antes de partir para la fiesta (xuravét), es necesario tomar un baño.
  • 55 Con la palabra sitál se indica al héroe del mito, que siembra el campo de maíz. Según indicación e (...)
  • 56 Florecitas blancas y olorosas paniculadas.

62Había una vez una Madre Tierra.52 Ésta tenía una hija, que se enamoró de un pobre que tenía sarna. Esto enfadó mucho a la mamá, que deseaba tener un rico como yerno. Pero la hija cumplió con su palabra y se casó con aquél. Él empezó a torcer mecates con fibra de palma e invitó a un venado a que se cercara el bosque con uno de ellos. Hecho esto, tiró del mecate y tumbó el bosque. Entonces mandó a su esposa con su suegra, para decirle que se cubriera, porque el humo del fuego del desmonte iba a jalar para allá. Casi se asfixió con el humo, pero su yerno le enchufó un palo en la vulva, con lo que el humo le escapó por la boca. Quedó sin embargo enojada la suegra, y cuando su hija, a instancias de su marido, le pidió semilla de guaute,53 maíz, calabaza y frijol, no le quiso dar nada. Entonces él mandó a su hermano, el pájaro popurix, a que recolectara desperdicios de maíz y cáscaras de calabaza y frijol. Los puso en una olla y por la mañana la olla estaba llena de maíz, frijol y calabaza. Los venados los sembraron y todo creció y dio fruto. Entonces vino el día en que debería bañarse,54 y le dijo a su mujer, cuando se había sumergido en una parte honda del río : “Toma cinco raíces de jabón y aviéntamelas cinco veces.” Esto lo hizo, y salió limpio (es decir, sin sarna) del baño. Cuatro días más tarde el señor de la fiesta (es decir, el sol) envió a la “estrella”55 para que trajera flores del soral.56 En eso se encontró con dos doncellas que le pidieron flores, y él les dio algunas. Al regresar con su comitente, éste dijo : “Sucias están las flores. No están buenas. Ahora tienes que ir a la puesta del sol y quedarte allí comiendo sandalias.” Entonces se hizo el xuravét en la noche. No había qué comer. Solamente había gente. Con el primer amanecer empezó a brillar y levantarse en el cielo, sobre el llanto de la gente de la fiesta, un poco más alto, y un poco más alto, siempre un poco más alto. Y cuando estaba muy alto, se dijeron unos a otros : “Vamos a romperle sus espigas y sembrar de su maíz.” Él se fue al quinto cielo.

  • 57 Véase también Preuss, Die religiösen Gesänge u. Mythen Stämme der Mexik. Sierra Madre Occid. Arch. (...)

63Explicación : este mito, que fue encontrado por mí con algunas variaciones entre los coras y los huicholes, es de gran alcance e importancia, por darnos la clave de algunos problemas de la religión de los antiguos mexicanos. Estos dos pueblos, igual que los antiguos mexicanos, tenían la idea de que la semilla sembrada, es decir, las deidades del maíz y de la vegetación, no sólo brotan de la tierra, sino que lo hacen simultáneamente del cielo nocturno, identificándose éste con la tierra, y que después de la cosecha vuelven allá (al cielo nocturno). Igualmente, estos mismos dioses producen el crecimiento de la vegetación por medio del calor, que traen consigo como estrellas ardientes, y que en verano surte efecto en forma de calor solar. La estrella que más se presta para este papel doble es la Estrella de la Mañana, que es al mismo tiempo la que precede al sol y comparte las cualidades de éste. En este mito, el héroe se llama expresamente “Estrella de la Mañana”. En forma milagrosa siembra un campo de maíz, sus ayudantes en el desmonte y en la siembra son venados, que entre los tres pueblos de la sierra Madre Occidental, en México, son considerados todos como estrellas. Durante su estancia en la tierra el dios es malsano y tiene sarna, de la que no se libra hasta que sube al cielo durante la fiesta de la Cosecha. En esta forma ha podido introducir la agricultura sobre la tierra, pues la gente decide sembrar y cosechar el maíz que el dios ha producido. Entre los coras estas cualidades del fuego, por medio de las cuales se produce el crecimiento, quedan más claramente expresadas, en tanto que el héroe, una iguana, se lleva el fuego al cielo y deja la tierra a oscuras ; indicación del invierno, en que hace bastante más frío y los días tienen como una hora menos de luz que en verano. Los huicholes llaman a este héroe simplemente Timuxave, es decir “fuego”, y en México se ocupa la décima fiesta, el xocotl uetzi, a fines de agosto, y la duodécima, teotl eco, a principio de octubre, con la ascensión al cielo de los dioses del fuego, que han estado ocupados sobre la tierra con el crecimiento de las siembras. No es ésta la oportunidad para entrar en más detalles. Lo esencial lo he expuesto ya en mi obra Religion der Cora-Indianer, Leipzig, 1912, pp. XLIVss.57

64El episodio de las doncellas, tocado superficialmente en muestro mito, en que reciben del dios de la Estrella de la Mañana algunas flores que él ha cortado, es tratado con más claridad en el siguiente mito, por lo que mis explicaciones, al punto, vienen más al caso allí. La Madre Tierra, que casi se asfixia con el humo de la tierra, es en este caso la personificación de la tierra.

6. La Estrella de la Mañana y la Estrella de la Tarde

65Explicación : Para finalizar, llegamos al mito que al principio de este estudio se dio en texto original y traducción, que relata los pecados de la Estrella de la Mañana, y en consecuencia su destitución como hermano mayor y su desplazamiento al cielo vespertino ; en tanto, su hermano menor de allí en adelante ocupará el puesto de Estrella de la Mañana, por haber resistido a la tentación. Por cierto, no hay en el mito ni la menor indicación de que se trate de las dos doncellas, que también entre los coras se consideran como dos seres distintos. Es más bien una narración sencilla de dos hermanos, que salen a conseguir varias cosas para la fiesta del xuravét ; durante sus caminatas, uno de ellos traba relaciones con una mujer que se encuentran —pues eso es lo que significa el darle unas flores. Sin embargo, un conocedor puede inferir que se trata de la Estrella de la Mañana y de la Estrella de la Tarde por el hecho de que el mayor se ha de acostar y levantar al caer el sol, y el otro al amanecer, cuando los gallos cantan. Pero para los escépticos, que solamente buscan acontecimientos terrenales en tales narraciones, y que interpretan indicaciones claras de hechos cósmicos como adiciones posteriores, sirvan las siguientes aclaraciones. Aunque el narrador, Matilde Jesús, no incluyó una sola palabra que hiciera referencia a la Estrella de la Mañana o a la Estrella de la Tarde, sí dijo inmediatamente al principiar su narración que se trataba de esas dos estrellas. Además, encontramos el mismo rasgo en el mito anterior, que trata de la Estrella de la Mañana, en donde se la identifica con claridad, y se la llama sitál, estrella. Aunque allí falta el hermano menor, que lo ha de sustituir como Estrella de la Mañana, sí se menciona su traslado al cielo vespertino como “tragador de sandalias”, siendo ésta una expresión que no puedo explicar. El pecado encaja fácilmente en esta parte del mito, en donde están cortando las flores para la fiesta poco antes de celebrarse, por exigirse castidad absoluta de los que han de participar en la fiesta durante los cinco días anteriores a ella. Pero de todos modos el incidente no es ocioso, ni un invento dirigido a acontecimientos mundanos, sino que es sugerido por un fenómeno de la naturaleza, que tiene su base moral. Trata de explicar la desaparición de la Estrella de la Mañana en el cielo y su aparición como Estrella de la Tarde. En tiempo de cosecha, el indio piensa con más insistencia en este acontecimiento, porque la Estrella de la Mañana que camina a la vanguardia del sol tiene mayores posibilidades de llevar a cabo su labor sobre la tierra en forma de fuego celeste, en tanto que en invierno, como Estrella de la Tarde, se identifica más bien como representante de las estrellas en general, forma en que la encontramos claramente en Sáutari, la Estrella de la Tarde de los coras.

  • 58 Preuss, Die Religion der Cora, pp. 159s., 165.
  • 59 Torquemada, Monarquía Indiana, t. III, cap. VII.
  • 60 Preuss, op. cit., pp. LVIIS., LXXIS.
  • 61 Seler, Ges. Abh. iv, pp. 344s.

66La carrera que echan las dos estrellas, entre los coras, nos demuestra que el cambio de lugar de la Estrella de la Mañana y la Estrella de la Tarde es un mito antiquísimo : allí, la Estrella de la Mañana no llega a su meta, porque una doncella “le quita sus flores” en el camino, es decir, lo seduce. Con eso se le roba su primacía.58 También entre los antiguos mexicanos este mito tiene importancia especial, porque explica la relación que existe entre el gobernador de Tollan, la Estrella de la Mañana Quetzalcóatl, y su rival y sucesor Tezcadipoca Uemac.59 El primero pierde su reino por incastidad ; parte para el oriente, y se quema en la hoguera, es decir, en los rayos del sol, y en su lugar aparece Tezcatlipoca Uemac, que por lo demás, también entre los coras, juega el papel de rival y, por otro lado, de compañero de Quetzalcóatl.60 Quetzalcóatl y Tezcatlipoca se muestran así esencialmente como Estrella de la Mañana y como Estrella de la Tarde, en tanto que las relaciones de la Estrella de la Mañana y de su reino de Tollan con la luna bien pueden sostenerse, según lo demuestra Seler,61 porque las estrellas, según los antiguos mexicanos, no son más que pequeñas lunas, y los destinos de ambas están íntimamente entrelazados.

Notes

2 Especialmente hago notar la falta de textos originales en el libro de Walther Lehmann, Zentralamerika I, Berlín, 1920, en el que solamente se publican dos páginas de textos originales, en tanto que casi dos terceras partes del material total representan reproducciones de vocabularios publicados anteriormente.

[N. de E.] Para homogeneizar la terminología, la palabra “mexicano” ha sido sustituida por “mexicanero”.

3 Globus, 93, 1908, pp. 189-194 (véase supra p. 201).

6 kin-m-ilíl ; la ‘m ha sido intercalada.

7 Véase azt. : tlaçaloloni, liga para tomar aves (Molina).

8 Véase azt. ye, y esp. ya, que puede suponerse aquí.

9 azt. teotl-ac, el dios (el sol) se ha metido.

10 su padre de ellos.

11 esp., pues.

12 sus carcajes de ustedes.

13 tu arco.

14 azt. noço, efectivamente (para énfasis de los dicho).

15 debe entenderse mosta-ti-ka. Mostatí-k (azt. moztlati, llegar a mañana. Carochi, de Pare des p. 148) no es de suponerse, porque sería forma plural, que también se encuentra en singular.

16 de in imít.

17 en lugar de in yermano, su hermano mayor. ‘Ermano’, en contraste al español, es siempre ‘el hermano mayor’.

18 esp. pues sí.

19 en lugar de muketsti-ka.

20 azt. axcan y quema.

21 tas-ti-ka (azt. transitivo tla(a).

22 La flor significa la cola de venado entre los cazadores, que tiene especial importancia en las ceremonias.

23 esp. diminutivo de : mo ermanito.

24 azt. wal-wica.

25 lit. adonde llegaron con él.

26 Efectivamente parece tratarse en esa ceremonia de un ramo de flores, que sirve para salpicar al venado con agua, y no tratarse aquí de la cola del venado, que también se llama ‘flor.

27 azt. tlapechtli. Aquí un altar.

28 Véase esp. cáscara.

31 ukin-m-iták, véase § 1, kin-m-ilil y la observación correspondiente.

32 Véase el causativo azt. cuxitia, guisar (Molina). El verbo neutral seria cusi. Por metátesis y anteposición de la ‘y, que no pertenece a la raíz, resultó u-yukse.

33 Véase azt. çoa.

34 debe ser kin-namikik.

35 lit. : dadme.

36 Véase natía : niquamana, yo engaño (Guerra, Arte de la lengua mexicana, ed. Alberto Santscoy S., p. 74) y cora : kwánamoa, engañar, sub voce en Preuss, Die Religion der Cora, p. 321. Además azt. nemi.

37 lit. : “¿Qué no hizo tu hermano ?”

38 esp. ¿quién sabe ?

40 Preuss, Die Religion der Cora, Leipzig, 1912, pp. xxvils.

41 Historia de Colhuacán y México II (Anales de Quauhtitlán)” en Journal de la Soc. des Amér. de Paris n.s. III, 1906, p. 263 y Mendieta, Hist. eccls : II, cap. 2.

42 Historia de Colhuacán...”, op. cit., p. 264.

43 Preuss, op. cit., pp. 83 ss.

44 Historia de Colhuacán...”, op. cit., p. 263.

45 Preuss op. cit., pp. XLIV, 215-239s.

46 Seler, Ges. Abh. II, pp. 964s., 968s.

47 Preuss, op. cit.,p.LXXII.

48 Se tonantsi, “una nuestra madre”, con lo que se identifica por un lado a la diosa de la tierra y lunar, y por otro lado a la virgen María.

49 es decir, aguardiente.

50 Según indicación se trata de la Estrella de la Mañana.

51 Preuss, op. cit., pp. XXXVII, 22-26.

52 Tonantsi, véase el principio de 4.

54 Antes de partir para la fiesta (xuravét), es necesario tomar un baño.

55 Con la palabra sitál se indica al héroe del mito, que siembra el campo de maíz. Según indicación es la Estrella de la Mañana.

56 Florecitas blancas y olorosas paniculadas.

57 Véase también Preuss, Die religiösen Gesänge u. Mythen Stämme der Mexik. Sierra Madre Occid. Arch. f. Religionswissenschaft, t. xi, 1908, p. 381 (véase supra p. 265).

58 Preuss, Die Religion der Cora, pp. 159s., 165.

59 Torquemada, Monarquía Indiana, t. III, cap. VII.

60 Preuss, op. cit., pp. LVIIS., LXXIS.

61 Seler, Ges. Abh. iv, pp. 344s.

Notes de fin

1 “Die Gestalt des Morgensterns nach Textaufnahmen bei den Mexicano im Staate Durango, Mexiko”, XXI Congrès International des Américanistes, Deuxième Session, Göteborg le 20-26 Août, 1924, 2, Gotemburgo, 1925, pp. 458-471 y El Mexico Antiguo, 8, 1955, pp. 375-395. Traducción del alemán de Carmen Cook de Leonard.

4 Los manuscritos de Preuss se quemaron durante la guerra de 1939-1945.

5 .Para los fines del presente capítulo se retradujo el texto indígena con la cooperación del señor Roberto Barlow, simplificándose la fonética, por lo que el cuadro fonético es el de Preuss con las modificaciones correspondientes. También se le agregó puntuación al texto para facilitar su lectura y se procuró mayor exactitud en la traducción al español.

29 de ser ikwero, de posesivo 3a. persona ‘i y esp. cuero [T.]

30 probablemente de tema, nite —bañar a otro así (Molina) [T.]

39 Tech, azt. nosotros ( ?) [T.]

53 Planta llamada en México “alegría” (Amaranthus paniculathus), azt. huautli.

Table des illustrations

Titre Tabla fonética
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2247/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 39k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1998

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

Chargement

Unavailable