Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Fiesta, literatura y magia en el Nayarit

 | 
Jesús Jauregui
, 
Johannes Neurath

III. Artículos museográficos

14 Colección etnográfica de México1

Texte intégral

  • 1 “Ethnographische Sammlung aus Mexiko”, Amtliche Berichte aus den Königlichen Kunstsammlungen, 30, (...)

1Durante 1905-1907 realicé un viaje de estudios etnológicos, auspiciado por el Ministerio de Asuntos Culturales, Educativos y Medicinales. A propósito de esta expedición coleccioné artefactos etnográficos —sobre todo textiles tejidos y bordados, así como objetos ceremoniales— de las tribus no civilizadas de la sierra Madre Occidental, los coras, los huicholes y los mexicaneros. La colección fue entregada al Museo de Etnología. Su interés no solamente radica en el hecho de que se trata de la primera adquisición que dicho museo hace de objetos de esta región. Al registrar los textos de numerosos cantos y mitos, siempre en el idioma indígena original correspondiente, y al observar las fiestas religiosas, pude investigar los significados exactos de cada uno de los objetos. En buena medida, las costumbres de las tribus que visité reflejan la antigua religión mexicana, pero su análisis resulta más fácil ya que no existen las esotéricas y artificiosas elaboraciones de un sofisticado sacerdocio.

2Debido a la naturaleza astral que tienen las deidades, los instrumentos ceremoniales y las ofrendas se relacionan con los quehaceres celestes de ellas, así como con sus migraciones a través del espacio cósmico. Debemos comprender que tales objetos ceremoniales son herramientas que los dioses necesitan para poder realizar sus actividades en beneficio del mundo y de los seres humanos. No se trata simplemente de ofrendas en el sentido de do ut des. Los dioses trajeron los instrumentos ceremoniales consigo cuando salieron del inframundo en el poniente. La obligación de los seres humanos es renovarlos. Uno de estos objetos ceremoniales es una pequeña pirámide de cinco escalones (figura 11.4, p. 247), que representa la escalera del dios del Sol para subir al cenit desde el oriente y para bajar al ocaso. Así, obtuve una prueba concluyente de que las pirámides del México antiguo eran los asientos celestes de los dioses. En muchos de los cantos que documenté, diversas deidades piden escaleras para subir al cielo.

3La ofrenda más común son las flechas. Los dioses las ocupan para la cacería sagrada de venado, sin la cual ninguna fertilidad es posible en el universo. Las estrellas se consideran venados. El sol las caza al amanecer y especialmente en la primavera. En el envoltorio de la figura 97 [no se incluye], que se parece mucho a una momia peruana, vemos una gran cantidad de estas flechas. La pieza es más pequeña que una momia y representa al dios Tatutsi Uisteuári, sentado sobre su sillita. En el interior del envoltorio probablemente se encuentra una piedra que es la deidad. En las flechas se simbolizan deseos particulares. Las flechas ofrendadas para pedir la recuperación de una enfermedad por lo general no tienen muesca. Para los chiquillos se amarran pedacitos de tela con bordados que representan al niño, además de arcos en miniatura para los muchachos y collares de perlas [chaquiras] para las niñas. Con el mismo pedacito de tela primero se frota el cuerpo del paciente para liberarlo de la enfermedad. Las ofrendas de algodón se refieren a las nubes y al agua. Se trata de plegarias propiciatorias de lluvia. Las plumas deben considerarse medios para transportar rezos.

4Una persona que quiere ser curandero fabrica una flecha con los instrumentos del chamán, el bule de tabaco en miniatura y el instrumento mágico para ver (nieríka). Este último es un disco elaborado de varitas y un tejido de estambre. En su centro llevan un agujero. También los dioses poseen tales nieríka. Probablemente, su origen es la representación de las estrellas. Nieríka simplemente significa “lo que ha aparecido”, “lo que ve”. Un nieríka del sol se elabora con estambres multicolores que imitan el resplandor del astro diurno. Algunos de estos discos no tienen agujero en el centro, pero adquieren dimensiones muy grandes. La figura 98 [no se incluye] muestra dos nieríka grandes con representaciones de animales sagrados —pájaros, serpientes, mamíferos e insectos—, así como de maíz, nubes y deidades antropomorfas. Toda la composición expresa el ámbito del poderío de una deidad particular. El valor artístico de estas piezas es grande pero, hoy día, cada vez se elaboran menos. La figura 98 [no se incluye] muestra un objeto rectangular. Se trata de otro tipo de ofrenda, elaborado de la misma técnica. Tales náma sirven para proteger contra enfermedades. La gente se imagina la función de estas piezas como de una reja. Los pajaritos representados traen la lluvia.

5Los dioses aparecen frecuentemente en las fiestas y, a veces, portan máscaras. La figura 96 [no reproducida] muestra la máscara del dirigente de las nubes. Junto con sus ayudantes, la multitud de las nubes, este personaje aparece en una graciosa danza que los coras realizan un poco antes del inicio de la temporada de las lluvias. La máscara es un retrato. Después de un largo ayuno se elabora con los rasgos faciales de una persona determinada que aparece en los sueños del fabricante de la pieza. Los tres colores —rojo, negro y blanco— se refieren al sol y al rayo, a las nubes oscuras y la noche, así como a la protección contra las enfermedades. Debido a la sacralidad de la máscara, solamente pude adquirir una copia.

6Más de las dos terceras partes de mi colección de 2 300 piezas son objetos ceremoniales de todas las categorías. La mayor parte del resto son bellos textiles, tejidos y bordados. Las mujeres fabrican estas piezas sin contar con telares sofisticados. Mi colección contiene ceñidores, cintas para ceñir en la cabeza, morrales y ropa. Los diseños son muy variados. Las técnicas empleadas son prehispánicas, menos el bordado. Algunos de los diseños antiguos han sido remplazados por motivos españoles como el águila bicéfala. Por el contrario, la antigua religión se mantuvo sin influencia alguna. Otra de las especialidades de la gente son diademas, pulseras y aretes que se elaboran con chaquira. Los diseños ornamentales y figurativos de estas piezas también son muy bonitos.

Notes de fin

1 “Ethnographische Sammlung aus Mexiko”, Amtliche Berichte aus den Königlichen Kunstsammlungen, 30, Berlin, 1909, pp. 149-155. Traducción de Johannes Neurath.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1998

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

Chargement

Unavailable