Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Des Indes occidentales à l’Amérique Latine. Volume 2

 | 
Thomas Calvo
, 
Alain Musset

Le travail et l’argent

Las haciendas azucareras de la región de cuernavaca-cuautla y el resto del mundo, en los siglos xvii y xviii

Gisela Von Wobeser

Texte intégral

  • 1 François Chevalier. La formación de los latifundios en México. Tierra y sociedad en los siglos xvi(...)
  • 2 Véase, por ejemplo. Ward Barrett, La hacienda azucarera de los marqueses del Valle, 1535-1910, tra (...)

1Los estudios sobre temas rurales, realizados durante las últimas dos décadas, han comprobado que las haciendas no eran unidades productivas aisladas, que tenían una economía cerrada, orientada a la producción de bienes para el autoconsumo, tal y como lo planteó François Chevalier en su obra La formación de la hacienda en la época colonia1. Es ahora un hecho aceptado que las haciendas producían para el mercado y que, por lo tanto, tenían una proyección importante hacia el exterior2. Sin embargo, las relaciones con el exterior no se limitaban a la comercialización del azúcar, sino que abarcaban muchos aspectos más, debido a que las haciendas estaban vinculadas de innumerables formas con el mundo exterior. Había conexiones con otras regiones de la Nueva España, con la capital del virreinato, con la metrópoli española, con el resto del imperio español y con otras partes del mundo. Hasta ahora estas conexiones no se han estudiado en forma sistemática.

  • 3 Eric R. Wolf, Europa y la gente sin historia, traducción de Agustón Bárcenas. México, Fondo de Cul (...)

2La lectura del libro de Eric R. Wolf Europa y la gente sin historia, me motivó a reflexionar en que medida la tesis central que plantea (y que se puede resumir en la frase de que «... el mundo de la humanidad constituye un total de procesos interconectados») es aplicable a las haciendas azucareras de Cuernavaca-Cuautla en la época colonial3. El propósito del presente escrito es plantear algunas ideas al respecto.

  • 4 Gisela von Wobeser. La hacienda azucarera en la época colonial, México, Secretaría de Educación Pú (...)
  • 5 Gisela von Wobeser. La formación de la hacienda en la época colonial. El uso de la tierra y cl agu (...)

3En primer término, la existencia misma de las haciendas se debía a una influencia externa, ya que la caña de azúcar y la tecnología para procesarla provenían de fuera. Como se sabe, la cana es originaria del continente asiático y fue introducida por los españoles poco tiempo después de la conquista de Tenochtitlan. Hernán Cortés la introdujo en Cuernavaca-Cuautla en 1523, y a partir de esa fecha tuvo una amplia difusión y se convirtió paulatinamente en el cultivo más importante de la región4. Este fenómeno implicó cambios profundos en la ecología. Se alteraron la flora y la fauna originales, se transformó el sistema hidrográfico y se devastaron los montes para el suministro de leña. Los productos que tradicionalmente se explotaban, tales como el algodón, fueron desplazados y el cultivo de los alimentos de subsistencia (maíz y frijol) disminuyó, de manera que los pobladores se hicieron más dependientes del exterior en cuanto a su alimentación. Las prácticas agrícolas cambiaron y los campesinos se tuvieron que adaptar a nuevas técnicas de cultivo y a diferentes ciclos agrícolas5.

  • 6 Ibidem, cap. 3.

4La explotación de la caña de azúcar en grandes unidades productivas asimismo alteró la forma de vida de los moradores de la región. A medida que las haciendas se consolidaron, se impuso un modelo de explotación de la tierra que provenía de Europa y que implicaba cambios profundos en las prácticas agrícolas tradicionales. Muchos campesinos, que anteriormente trabajaban por su propia cuenta, o que explotaban la tierra en forma comunal, se convirtieron en peones de los ingenios y trapiches, lo que implicó que se volvieron dependientes del hacendado, perdieron el control sobre todo el proceso productivo, se especializaron en una sola actividad y vivieron a expensas de un salario6.

  • 7 Wobeser, La hacienda azucarera. p. 264-286.

5Pero no sólo la caña y la manera de explotarla llegaron de fuera, sino también una parte importante del elemento humano, ya que el núcleo de la fuerza de trabajo de los ingenios lo formaron los esclavos negros, que fueron introducidos en forma masiva en la región7. La llegada de los primeras negros data de los inicios de la explotación azucarera, ya que los ingenios necesitaban trabajadores especializados, versados al proceso de la fabricación del azúcar. Se introdujeron entonces algunos esclavos africanos procedentes de ingenios antillanos. Los dueños de ingenios compraron, además, algunas remesas de negros no especializados a traficantes esclavistas, para complementar la mano de obra indígena.

6A lo largo de los años los ingenios fueron capaces de reproducir su propia fuerza de trabajo especializada, de manera que dependieron menos de la mano de obra calificada proveniente del exterior, aunque persistió cierta dependencia de las Antillas, que siempre tuvo la delantera en cuestiones tecnológicas en relación a la producción novohispana. Una mayor importancia tuvo, por lo tanto, la introducción de negros no especializados, a los que se adiestraba una vez que se encontraban en el ingenio y que se empleaban en el procesamiento del azúcar y, en menor medida, en las labores agrícolas y en actividades, tales como el cuidado del ganado, la herrería y la carpintería, entre otras.

  • 8 Ibidem, p. 279-280.

7En el siglo xvii aumentaron notablemente los cargamentos de esclavos debido a la disminución de la mano de obra disponible, producto de la baja generalizada de la población, así como a las restricciones que la Corona española impuso a partir de 1600 a la industria azucarera, que prohibían el empleo de indígenas en el proceso de la fabricación del azúcar. Esto obligó a los hacendados a emplear negros para dichas tareas. Fue hasta la segunda mitad del siglo xviii cuando esta tendencia se invirtió a causa de la recuperación de la población y el consecuente aumento de la disponibilidad de mano de obra indígena y mestiza. La mayoría de los esclavos provenía de la costa occidental de Africa, algunos eran oriundos de las Antillas y otros venían de las islas Canarias, del continente europeo, o de otras zonas de Asia o Africa8. Su llegada vinculó a Cuernavaca- Cuautla directamente con estas partes del mundo. La expresión más significativa de esta influencia fue el mestizaje físico que surgió del contacto. Así, la población morelense es el resultado de la mezcla de las tres culturas: la indígena, la española y la africana.

  • 9 Cheryl English Martin. Rural Society in Colonial Morelos. Albuquerque, University of New Mexico Pr (...)
  • 10 Gonzalo Aguirre Beltrán, La población negra en México. Estudio etnohistórico. 1519-1810, México. F (...)

8Cheryl Martin estudio los registros bautismales en la parroquia de Yautepec entre 1730 y 1747. En promedio, los niños indígenas registrados representaban el 56.3 % del total, los mulatos el 21.9 % y otras mezclas raciales el 14.2 %. En otras palabras, a mediados del siglo xviii, el proceso de mestizaje de una de las zonas cañeras más importantes estaba muy avanzado y solo un poco más de la mitad de la población era indígena, el resto poseía sangre española o negra.9. Naturalmente, junto con el mestizaje físico se dio un mestizaje cultural y. así, elementos culturales africanos pasaron a formar parte de la idiosincrasia de los morelenses, de sus creencias religiosas, supersticiones, de sus manifestaciones artísticas, de sus costumbres y tradiciones. Aún en la actualidad sobrevive una parte de este bagaje heredado de tierras lejanas10.

  • 11 Martin, Rural society, p.70, 161.

9Otro fenómeno demográfico importante, que también ha sido estudiado por Cheryl Martin fue la inmigración de trabajadores que venían de otras regiones de la Nueva España, principalmente del Altiplano central y de las zonas montañosas, situadas al norte de Cuernavaca-Cuautla. Estos pobladores acudían a las haciendas azucareras en busca de empleo. Las migraciones se dieron en los siglos xvii y xviii. En particular, se intensificaron después de 1737, durante los años que siguieron a la epidemia de matlazáhuatl, cuando grandes contingentes de personas hambrientas se movilizaban por el país en busca de alimento. La llegada de estos inmigrantes debió haber sido significativa, porque introdujo nuevos elementos culturales en la región11.

  • 12 Brígida von Mentz, Pueblos de indios, mulatos x mestizos. 1770-1870. Los campesinos y las transfor (...)

10Otro aspecto importante de vinculación con el exterior fueron los diferentes insumos y artículos de uso cotidiano, que las haciendas obtenían del exterior. En primer término estaban los productos agrícolas y ganaderos que se requerían para mantener a la población, así como a los animales de trabajo. Había haciendas que contaban con suficientes tierras para cubrir sus propias necesidades, pero la mayoría dependía del suministro exterior. Esto las vinculaba con algunas zonas agrícolas y ganaderas de la periferia. Había pueblos situados alrededor de las regiones cañeras que vivían del comercio con estas ultimas. Brígida von Mentz se ha referido a las actividades que desarrollaban los pobladores situados al oriente de la región, en la zona montañosa de Malinalco, Ocuilan. San Ambrosio Chalmita y Tenancingo. Muchas personas eran arrieros, que llevaban a las haciendas y a los pueblos de la tierra caliente pulque, rebozos. tejidos de lana, frutos (duraznos, manzanas, capulines) y trigo. En su viaje de regreso transportaban aguardiente de caña y frutas tropicales12. Los arrieros constituyeron un enlace entre los pobladores de la región y de otras zonas de la Nueva España, principalmente con las urbes, de donde traían las mercancías. Junto con la función principal que desempeñaban hacían las veces de mensajeros, transmitían noticias, traían correspondencia y transportaban documentos de crédito, a veces dinero y eran portadores de elementos culturales, como la música. Eran ellos quienes servían de enlace entre el campo y la ciudad.

  • 13 Ibidem.

11Algo similar sucedía con el suministro de leña que estaba a cargo de los leñadores establecidos en las zonas boscosas, situadas en las alrededores, y que acudían a las haciendas con sus burros cargados. Además, había otros artículos que provenían de zonas distantes y que eran de importancia vital para el funcionamiento de una hacienda. Entre ellos se contaban diversos insumos, artículos para la subsistencia de las personas que habitaban la hacienda, así como algunas mercancías de lujo, destinadas a los empleados de confianza y al hacendado y su familia13.

  • 14 Gisela von Wobeser, «Relaciones entre los hacendados de Cuernavaca - Cuautla y los comerciantes de (...)

12Entre los insumos ocupaban los metales un lugar importante. El fierro se usaba para fabricar herramientas, tales como azadones, palas, machetes y martillos, para hacer clavos y para recubrir algunas partes de los molinos de azúcar, entre otros. El cobre se usaba para la elaboración de las calderas, en las cuales se hervía del jugo de la caña, durante el proceso de fabricación del azúcar14. Un porcentaje importante de los implementos de trabajo y de la maquinaria era de importación y se obtenía a través de los comerciantes de las ciudades. Sólo algunos aperos y partes de la maquinaria se hacían en las mismas haciendas, cuando éstas contaban con los talleres necesarios. La dependencia tecnológica del exterior era casi absoluta, ya que la fabricación de implementos se limitaba a copiar los modelos europeos.

13Otros productos provenían de regiones apartadas de la Nueva España, venían de Europa o de otras partes del mundo, a través del comercio transatlántico y del Pacífico. Entre ellos se contaban los textiles y prendas de vestir que usaban sus pobladores: telas burdas, sombreros y huaraches para los peones y los esclavos; así como telas finas, vestidos, calzado, guantes, sombreros, encajes y botones, para los administradores y los familiares del hacendado. Después estaban los artículos que se utilizaban en la casa habitación: muebles, tapetes, cuadros, ropa de cama, vajillas, pinturas, servicios de plata y ropa de cama. También algunos de los alimentas que se consumían en forma cotidiana venían de lejos. El chocolate, que no podía faltar en la mesa del hacendado, provenía de la región del Istmo de Tehuantepec, la sal de la costa, las frutas secas, el vino y los licores de España. Por último, se consumían velas, pieles de res, tinta y papel, así como un gran número de artículos más, que sería muy largo ennumerar. Estos artículos los obtenían las haciendas a través de los comerciantes de la ciudad de México y de Puebla. Los comerciantes, que recibían el nombre de habilitadores. hacían un convenio con el hacendado mediante el cual se comprometían a surtir a la hacienda de todos los artículos que necesitaba. El hacendado, por su parte, quedaba obligado a remitirles la producción de azúcar para su venta.

  • 15 Gisela von Wobeser, «Mecanismos crediticios en la Nueva España. El uso del censo consignativo», Me (...)

14Un aspecto clave para el manejo de una hacienda era el financiero. Como era común que los hacendados padecieran de escasez de capital, tenían que acudir al financiamiento externo15. Las fuentes de capital se encontraban en las urbes, en particular en la ciudad de México, y las haciendas desarrollaron una fuerte dependencia en este sentido. Las instituciones crediticias más importantes cran diversas instituciones eclesiásticas, tales como los conventos de monjas, los Juzgados de capellanías y obras pías y el Real Fisco de la Inquisición, así como las casas comerciales. A ellas acudían los hacendados para solicitar préstamos. A causa de dichos préstamos y de las fundaciones piadosas que acostumbraban hacer los hacendados en beneficio de alguna institución eclesiástica o de una obra de beneficencia, las haciendas tenían impuestos gravámenes severos sobre sus propiedades. Esto las obligaba a destinar una parte importante de sus ingresos al pago de los réditos que causaban dichos gravámenes. Las haciendas contribuyeron a través de estos mecanismos a sostener a diversos sectores urbanos, principalmente a miembros del clero.

  • 16 Horacio Crespo (coordinador). Historia del azúcar en México, vol. 1. México, Fondo de Cultura Econ (...)

15Por otra parte, la comercialización del azúcar vinculaba a las haciendas en sentido inverso con el exterior. El azúcar se vendía principalmente en la ciudad de México y en las villas próximas, como Puebla y Cuernavaca, desde donde una parte se redistribuía a otras regiones de la Nueva España. Asimismo, durante algunos anos se exportó azúcar a España y, en menor medida, a Sudamérica, ampliándose la red de conexiones16. Las condiciones cambiantes que imperaron en el mercado interno y externo del azúcar, a lo largo del periodo que estamos estudiando, incidieron directamente en la situación económica de las haciendas y. por ende, influyeron en el desarrollo de la región en su conjunto.

  • 17 Ibidem, p. 184.

16Así, durante el periodo comprendido entre la tercera década del siglo xvi y 1700 las condiciones del mercado fueron muy favorables, lo que permitió que la industria azucarera experimentara un periodo de auge. La demanda de azúcar aumentó durante esos años, tanto en la Nueva España como en Europa, debido a la amplia difusión que tuvo el dulce, y se mantuvo por encima de la oferta. Esto determinó un alza vertiginosa del precio del azúcar que, de acuerdo con las cifras que presenta Horacio Crespo en su libro Historia del azúcar en Mexico, aumentó a raíz de un 2,15 % anual y alcanzó en 1600 el nivel absoluto más alto de toda la historia de Mexico17.

  • 18 Ibidem, p. 179.

17Durante el siglo xvii las condiciones del mercado fueron menos favorables. La producción del azúcar novohispano fue en aumentó debido a la fundación de un gran número de ingenios y trapiches, lo que tuvo como consecuencia que la relación entre la oferta y la demanda se invirtiera. Es decir, a pesar de que el consumo del azúcar crecía, la oferta se mantuvo más elevada que la demanda. Esta situación incidió en el precio del azúcar que a partir de 1601 mostró una vertiginosa tendencia a la baja durante los dos próximos siglos, caracterizada por fluctuaciones cíclicas. Dicha curva alcanzó su punto más bajo en 1773, momento a partir del cual se dio una lenta recuperación, caracterizada por una alza moderada, asimismo con fluctuaciones cíclicas18.

  • 19 Wobeser, La hacienda azucarera. cap. 2 y 3.
  • 20 Ibidem, p. 197.

18Estas condiciones del mercado, junto con diversos problemas estructurales de la economía azucarera, que nos llevaría muy lejos explicar aquí, afectaron en forma negativa el desarrollo de la industria durante los siglos xvii y xviii. Así, se produjo un estancamiento que en la última década del siglo xvii desembocó en una franca crisis, misma que se prolongó a lo largo de gran parte del siglo xviii. Los efectos más notables de la crisis fueron la disminución de la producción azucarera, el abandono de las unidades productives, las endeudamiento de los hacendados y los frecuentes embargos y remates a los que estaban sometidos las propiedades, porque sus dueños no podían pagar los réditos de los gravámenes que estaban impuestos sobre ellas19. A partir de 1770, a raíz de una coyuntura general favorable, se dio una recuperación durante el último tercio del siglo xviii. El aumento de la demanda interna del azúcar que surgió con el crecimiento poblacional y la posibilidad de exportar el dulce permitieron que se superaran los desequilibrios que existían entre la demanda y la oferta20.

19Estos factores, a su vez, provocaron una tendencia hacia la alza del precio del azúcar, que entre 1770 y 1818 aumentó en un 100 %. Aunque el alza no fue sostenida, ya que estuvo sujeta a caídas cíclicas, influyó en la recuperación de la industria. Otros factores externos que contribuyeron en este fenómeno fueron, la inversión de capital comercial en las haciendas, proveniente principalmente de la ciudad de México, el reactivamiento general de la economía novohispana, así como algunas de las reformas en materia comercial y fiscal.

20Por último, cabe señalar que las haciendas se veían afectadas por las decisiones políticas que se tomaban en la capital del virreinato y, en una estera superior, en Madrid. Tenían que sujetarse al orden jurídico existente, someterse a los funcionarios reales y, en el caso de las haciendas que se ubicaban dentro del marquesado del Valle, a los funcionarios del marqués. Para tener acceso a la tierra y el agua, tenían que solicitar mercedes, pedir permisos y hacer composiciones. Además, tenían que cumplir con las obligaciones fiscales que exigía el Estado. Asimismo, estaban ligadas a la Iglesia, tenían que seguir sus preceptos y cumplir con las obligaciones económicas que les imponía, tales como el pago del diezmo.

21Había una serie de personas e instituciones que se beneficiaban con las haciendas azucareras, que en la mayoría de los casos residían muy lejos de las mismas, pero que sostenían vínculos de diversa índole con ellas. Podían ser comerciantes, rentistas, prestamistas, consumidores de azúcar, o podían ser los mismos propietarios.

22Por último, se puede concluir que si bien la región sostuvo relaciones nutridas desde épocas remotas con otras zonas (tal y como se demuestra en algunos de los trabajos que conforman este volumen) estas relaciones se intensificaron después de la llegada de los españoles. La región entró entonces en la dinámica mercantilista que caracterizaba a la economía española y que estaba vinculada a la economía mundial. A partir de ese momento la región ocupó un lugar dentro del complicado entretejido del capitalismo incipiente.

Notes

1 François Chevalier. La formación de los latifundios en México. Tierra y sociedad en los siglos xvi y xvii, traducción Antonio Alatorre. México, Fondo de Cultura Económica, 1976.

2 Véase, por ejemplo. Ward Barrett, La hacienda azucarera de los marqueses del Valle, 1535-1910, traducción Stella Mastrangelo, México. Siglo xxi Editores. 1977: David Brading, Haciendas and Ranchos in the Mexican Bajío. León. 1700-1860. Cambrige. University Press. 1978: Herbert Nickel, Soziale Morphologie der Mexikanischen Hacienda. Wiesbaden. Franz Steiner Verlag, 1978 y Eric Van Young. Hacienda and Market in Eighteenth Century Mexico. The Rural Economy of the Guadalajara Region. 1675-1820. Berkeley. University of California, 1981.

3 Eric R. Wolf, Europa y la gente sin historia, traducción de Agustón Bárcenas. México, Fondo de Cultura Económica. 1987.

4 Gisela von Wobeser. La hacienda azucarera en la época colonial, México, Secretaría de Educación Pública y Universidad Nacional Autónoma de México, 1988, p. 38-44.

5 Gisela von Wobeser. La formación de la hacienda en la época colonial. El uso de la tierra y cl agua, México. Universidad Nacional Autónoma de México. 1983.

6 Ibidem, cap. 3.

7 Wobeser, La hacienda azucarera. p. 264-286.

8 Ibidem, p. 279-280.

9 Cheryl English Martin. Rural Society in Colonial Morelos. Albuquerque, University of New Mexico Press. 1985, p. 68.

10 Gonzalo Aguirre Beltrán, La población negra en México. Estudio etnohistórico. 1519-1810, México. Fondo de Cultura Económica, 1972.

11 Martin, Rural society, p.70, 161.

12 Brígida von Mentz, Pueblos de indios, mulatos x mestizos. 1770-1870. Los campesinos y las transformaciones protoindustriales en el poniente de Morelos. México. Ediciones La casa chata, CIESAS. 1988, p. 120-121.

13 Ibidem.

14 Gisela von Wobeser, «Relaciones entre los hacendados de Cuernavaca - Cuautla y los comerciantes de México y Puebla. Siglos xvii y xviii», (en prensa).

15 Gisela von Wobeser, «Mecanismos crediticios en la Nueva España. El uso del censo consignativo», Mexican Studies. Estudios Mexicanos, vol. 5, núm.l. invierno de 1989. p.1-23 y «El Real Fisco de la Inquisición como institución crediticia en el siglo xviii». Mexico. Historia Mexicana, (en prensa).

16 Horacio Crespo (coordinador). Historia del azúcar en México, vol. 1. México, Fondo de Cultura Económica, 1988, p. 262-271.

17 Ibidem, p. 184.

18 Ibidem, p. 179.

19 Wobeser, La hacienda azucarera. cap. 2 y 3.

20 Ibidem, p. 197.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2006

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter