Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Des Indes occidentales à l’Amérique Latine. Volume 2

 | 
Thomas Calvo
, 
Alain Musset

Le travail et l’argent

Del deslumbramiento al cálculo. La reverberación de América en la conciencia económica Española

Antonio Garcia-Baquero González

Texte intégral

1El tema que me propongo desarrollar se insertaría dentro del análisis del conjunto de reacciones que el hecho americano provocó en las conciencias de los españoles contemporáneos. En el título se ha introducido un término que podría ser interpretado como retórico por la espectacularidad que contiene. Me refiero al verbo reverberar elegido con toda intención para aludir al fenómeno de la percepción de lo americano en el contexto español de la época moderna (ss. xvi-xviii). Con cuanto acierto o error se ajuste esta palabra a semejante situación podremos deducirlo de inmediato revisando un par de diccionarios. En cl de Autoridades de la Real Academia Espanola de 1737 se dice al respecto : « Reverberar, reflexión que hace la luz de un cuerpo iluminado en otro bruñido » : y también, « entre los químicos se llama reverberación a la calcinación hecha con el fuego en el horno de reverbero ». Cambiando de diccionario y acudiendo ahora a uno de lengua latina, el Etimológico de Raimundo de Miguel y el marqués de Morantes, para el verbo « reverbero » encontramos, demás del ya conocido « reflectar », los siguientes significados : « Azotar, echar atrás con el choque, repercutir hiriendo y arrojar contra ». Como se puede apreciar, tan sonora palabra dispone de alusiones nada oscuras, que si por una parte hacen referencia al efecto de traslación del brillo luminoso, por otra no dejan de insistir en el de golpe hiriente (como el del bote de una lanza o el de una pedrada) capaz de dar por tierra con quien lo recibe. Y precisamente estas dos dimensiones, una seductora y deslumbrante y otra casi mortal (o. al menos, con grave peligro de descalabro) tienen, en mi opinion, un desarrollo bastante eficaz y verídico en la forma en que, a lo largo de tres siglos, la existencia de América fue percibida por los analistas de la economía española, téoricos pero también, en ocasiones, con responsabilidades en el poder.

2En efecto, esta reverberación del fenómeno americano en la conciencia de los economistas españoles, al cambiar a lo largo de esos tres siglos, fue recorriendo todos y cada uno de los significados definitorios que acabamos de reseñar. En una primera fase, la impresión que tenemos es la de la ceguera que el brillo del oro y la plata americanos produjeron al reflejarse, como apunta la definición, en la superficie bruñida de las expectativas económicas de la Espana del siglo xvi. En una segunda etapa, sin embargo, parece que tal efecto fue dejando paso al otro significado de golpe irresistible y. de esta forma, la idea de América como motor de la ruina económica de España recorre los textos del siglo xvii. Por último, en cl xviii, nos encontramos con el reconocimiento de semejante trayectoria por parte de nuestros teóricos : se afirmó entonces que, efectivamente, había existido el deslumbramiento en cuestión y también que, después, el fenómeno americano había provocado graves consecuencias negativas en la economía del país Partiendo de tales premisas, el XVIII retomará el análisis de las posibilidades reaies de la relación España-América a la búsqueda de un resultado positivo, eficaz y neto de lo que las colonias debían significar para la monarquía española, en un proceso intelectual que 110 deja de recordarnos a la alquimia O a la química de la calcinación. Parece, pues, oportuno que demos la palabra ahora a los distintos autores no sin antes advenir que esta relación habrá de ser forzosamente escueta.

  • 1 E.J. Fdo. Hamilton, El tesoro americano y la revolución de los precios en españa, 1501-1650, Barce (...)
  • 2 H. et P. Cfdo, Chaunu, Séville et l'Atlantique (1504-1650), Paris, 1956. Partie statistique, tome (...)
  • 3 P. Chaunu. Conquista y explotación de los Nuevos Mundos. Barcelona. 1973. p. 163.

3Comenzaremos por el siglo xvi, poca en la que, como es sobradamente conocido, España y con ella el resto de la vieja Europa vieron a las Indias casi exclusivamente como una inagotable mina de la que cada año se extraían decenas de toneladas de metal precioso. Concretamente y segun ya fuera establecido en su dia por Hamilton, entre 1503 y 1600 arribaron a Sevilla 153,5 toneladas de oro y 7 439 de plata, masa ingente de metal precioso que representaba un valor aproximado de 216 millones de pesos de 450 maravedís. Estos metales cobraron tamaño relieve a los ojos casi atónitos de los contemporáneos, por encima de cualquier otro producto venido de aquellas tierras que, como nos recordara el propio Hamilton, las gentes hablaban comúnmente, refiriéndose a los barcos que hacían la travesía del Atlántico, como de « las flotas que van a las Indias para traer de vuelta el oro y la plata de Su Majestad y de personas particulares1 ». El protagonismo adquirido por estas relucientes mercancias fue, pues, al que hizo olvidar, reduciéndolos casi a la nada, el resto de los productos que en su companía arribaban a Sevilla. Y que tal situación no era, ciertamente, producto de ninguna alucinación ni obedecía a una metáfora que la imaginación popular hubiese construido (arrastrada por una retórica literaria del metal precioso americano) nos lo demuestra el simple dato de que, en el transcurso de esta centuria, las 7 500 toneladas de oro y plata desembarcadas en Sevilla representaron casi el 90 % del valor global de todas las importaciones de América, acaparando, por tanto, sobre sí, el significado completo de las mismas2. Mucho más brevemente lo ha expresado Chaunu con el aforismo « el metal precioso llevó por sí solo el peso del Imperio español3 ».

4No sé si el simple enunciado de estas cifras a las que acabamos de aludir, al caer en oídos de nuestra época, tienen la capacidad de impacto suficiente, habida cuenta de las magnitudes a las que estamos acostumbrados referidas a presupuestos nacionales, costes de empresas espaciales o militares o volúmenes de negocios de ciertas multinacionales. Ahora bien, convendría 110 olvidar lo que este volumen de metal precioso podía significar para sociedades que habían montado arriesgadas empresas descubridoras para disponer de unos sacos de pimienta. Y comprender, además, que la forma en que estas cifras impactaron sobre la opinión pública de aquella época estaba sobredimensionada por el rumor, la mitificación y. en resumen, la falta de transparencia estadística, como ponen de relieve numerosas expresiones al respecto de cronistas e historiadores coetáneos, cuyos testimonios pueden aceptarse (por su falta de especialización y, probablemente. incluso de información rigurosa) como el mas próximo a esa opinion « popular ». Pero 110 son esos testimonios los que aquí vamos a utilizar, como demostración « documental » de la ceguera que el brillo del metal precioso americano produjo en la sociedad española : sí lo haremos, por el contrario, con la crítica que los más lúcidos teoricos de la economía de la época hicieron de este deslumbramiento, que a ellos les constaba y que consideraban pernicioso y causante de un destrozo irreparable de la vida social y económica del país. Se trata, desde luego, de textos bien conocidos y que se traen aquí no como una aportación original sino por su efecto acumulativo al situarlos en batería. Detrás de sus palabras aparece siempre el fantasma del metal precioso, distorsionando lo que podríamos llamar la economfa tradicional con la que estaban familiarizados. Desde luego sus críticas abarcan multiples aspectos pero en nuestro caso vamos a centrarnos en aquellos que directamente ponen en relación la llegada del metal precioso americano con los cambios que se estaban produciendo : alza de los precios, carestía de la vida, a más del abandono del trabajo por el señuelo de un enriquecimiento fácil y rápido. Un proceso de inflación en definitiva.

5Si hemos de atenernos a la estricta cronología de los textos, el primero que percibió la presencia de « danos » en la aparente irresistible ventaja de la abundancia del metal precioso americano fue el doctor Martin de Azpilueta, catedrático en Salamanca, quien en su Comentario resolutorio de cambios (Salamanca. 1556) no solo establece, sólidamente, la relación existente entre abundancia de moneda y aumento de los precios sino que, doce años antes que Bodín, vincula este último fenómeno con el descubrimiento de América :

  • 4 M. Azpilcueta. op, cit., cap. XII. n° 51. Cit. por la edic. del Corpus Hispanorum de Pace, vol. IV (...)

«... todas las mercaderias encarecen por la mucha necessidad que ay y poca quantidad dellas ; y el dinero, en quanto es cosa vemdible, trocable o comutable por otro contrato, es mercaderia, por lo susodicho, luego tambien el se encarecera con la mucha necessidad y poca quantidad del [...] en Francia, do ay menos dinero que en España valen menos el pan, vino, paños, manos y trabajos ; y aun en España al tiempo que avia menos dinero, por mucho menos se davan las cosas vendibles, las manos y trabajos de los hombres, que despues que las Indias descubiertas la cubrieron de oro y plata. La causa de lo qual es, que el dinero vale menos donde y quando ay falta del, que donde, y quando, ay abundancia4. »

6Dos detalles a subrayar, incluso en un texto voluntariamente reducido a su formulación más elemental : por una parte la « culpabilidad » de la abundancia del metal-moneda en la estructura económica y que resulta el primer diagnóstico que se conoce de la teoría cuantitativa de la moneda ; por otra, una vision absolutamente abstracta de ese metal precioso americano que llena España casi como un regalo natural de la fertilidad edénica de sus Indias.

7Dos años después y justo a raíz de producirse la mayor crisis financiera del siglo el consejero real y contador de Burgos, don Luis de Ortiz, escribió su famoso Mémorial dirigido a Felipe II. Frente al análisis tecnico-abstracto del doctor Navarro, Ortiz desciende a un mundo económico en el que el trabajo y la competitividad se dibujan como los trazos esenciales ; por ello su percepción del metal precioso se realiza precisamente en función de estos parámetros que podríamos llamar de funcionalidad social pero también de prestigio « político ». Ortiz también parte del comentario al alza de los precios que, como vemos, fue la fiebre que puso en guardia a los analistas sobre la posibilidad de un daño que transmitía cl exceso de oro y plata. En su opinion, la razón de su existencia radicaba en que los espanoles, mal acostumbrados a la facilidad y abundancia del metal precioso americano, habían renunciado a la producción de manufacturas, entregándose inermes en manos de la actividad productiva extranjera y convirtiéndonos así en « las Indias del extranjero ». El diagnóstico apunta, pues, directamente al desastre de la desaparición de la productividad espanola pero por elevación la relaciona con el concepto de una América-mina y un metal precioso corruptor :

  • 5 L. Ortiz, op. cit., cap. I, fol. 9 r°-10. Cit. por la edic, de M. Fernández Alvarez, « Memorial de (...)

« Es causa no sólo de llebarnos el dinero. mas de que en estos Reynos balgan las cosas tan caras por bivir por manos ajenas, que es bergüença y grandísima lastima de ber, y muy peor lo que burlan los extrangeros de nuestra naçion, que çierto en ésto y en otras cosas nos tratan muy peor que a yndios, porque a los yndios para sacarles el oro o plata llevámosles algunas cosas, de mucho o poco provecho mas a nosotros con las nuestras propias no sólo se enriquezen y aprovechan de lo que les falta en sus naturalezas, más llévannos el dinero del Reyno con su yndustria, sin trabajar en sacarlo de las minas, como nosotros azemos5. »

  • 6 P. Vilar. Oro y moneda en la historia (1450-1920). Barcelona. 1969. p. 185 ; sobre el mismo partic (...)

8En la línea ya sugerida por Vilar6 al comentar este texto (a saber. que Ortiz desconocia « la dialéctica del explotador-explotado y del colonizador-colonizado ») aunque yendo un poco más alla, en mi opinion Ortiz se indigna en realidad porque el extranjera hace a los españoles algo peor que lo que estos hacen a los indios. En efecto, al final del texto se percibe un diseño peculiar del agravio comparativo : Ortiz considera que, pese a todo, para obtener el oro y la plata los espanoles « trabajan » la mina, en tanto que los extranjeros se lo llevan de España sin « trabajarlo ». Con este curioso deslizamiento Ortiz puede « justificar » la explotación colonial mientras ataca las consecuencias posteriores del impacto del metal precioso americano sobre la actividad económica española.

9El tercer testimonio a utilizar nos lo proporciona el dominico Tomás de Mercado, quien en su Suma de tratos y contratos (Salamanca, 1569) se define casi como una síntesis de los dos autores anteriores, a caballo entre la abstracción técnica y la ejemplificación rigurosa de las consecuencias no deseables de la avalancha del metal precioso americano. Fiel a la doctrina escolástica, para Mercado taies metales carecen de valor en si mismos y sólo cuentan por su utilidad y la necesidad en que se les tiene ; en esta línea establece una clara distinción entre el valor nominal del dinero y lo que denomina « estimación de la moneda » (es decir. su poder adquisitivo) entendiendo por ello que, según los lugares y tiempos, la « reputación » del dinero varia :

  • 7 T. de Mercado. op. cit., vol. II. p. 388-9. Cit, por la edic. de N. Sánchez-Albornoz, Instituto de (...)

«... es de advertir no ser lo mismo el valor y precio del dinero y su estima. Ejemplo clarisimo es esto : que en Indias vale el dinero lo mismo que acá [...] Mas aunque el valor y precio es el mismo, la estima es muy diferente entrambas partes, que en mucho menos se estima en Indias que en España [...] Tras las Indias, do en menos se tiene es en Sevilla, como ciudad que recibe en si todo lo bueno que hay alla ; luego las demas partes de España. Estimase mucho en Flandes, en Roma, en Alemania, en Inglaterra. La cual estima y apreciacion se causa, lo primero, de tener gran abundancia o penuria de estos metales, y como en aquellas partes nace y se coge, tienese en poco...7. »

10Hasta aquí podría dar la impresión de que seguimos moviéndonos en la onda del « subjetivismo psicológico », a la búsqueda de una « ley » que explique el alza o la baja del precio real de la moneda ; avala esta situación la forma en que Mercado se refiere al metal precioso americano que « nace y se coge ». Sin embargo, el fraile sevillano tiene en su cabeza, con mucha claridad, cual es el efecto de daño real que la abundancia del oro y la plata americanos produce no sólo en los tratos especcíficos del comercio de la Carrera sino, también, en el resto de las conductas económicas, a las que distorsiona y desordena con grave perjuicio del común de las gentes que sufrirán los nuevos precios :

  • 8 Op. cit., vol. I. p. 208.

« Que yo vi valer en Granada los terciopelos a veinte y ocho y a veinte nueve reaies, e ir un necio de gradas y darse a mercar y atravesar tan indiscretamente para la carga de una carabela que en espacio de quince dias los hizo subir a treinta y cinco y treinta y seis, en el cual estilo quedaron los terciopelos y tejedores y asi tambien pedian despues a los vecinos8. »

11Este convencimiento de Mercado de que las causas de la carestía tienen todo que ver con la abundancia y estimación de la moneda (y que su consecuencia es una elevación tal de los costos que se abandonará la producción por la importación) le obliga a desembocar en el pesimismo, tantas veces citado, que recogen las siguientes líneas, en las que se dibuja ya, con toda claridad, la « acusación » al metal americano de la destrucción de España :

  • 9 Ibidem.

«... de do viene esta disolucion, que pobres y ricos cargan, y cargando destruyen ambas republicas, a España y a las Indias. A España haciendo subir el precio con la gran demanda que tienen, y con la multitud de mercaderes que acuden a los estranjeros y aun a los naturales [...] A este tono sucede cada dia en Sevilla en los precios, así de merceria que viene de Flandes como en los paños de Segovia y Toledo, on el vino y aceite que se carga en ese Ajarafe. Destruyen tambien lo de alla, poniendoles costos tan subidos, que es lastima9. »

12Estas frases preludian y resumen el diagnóstico duro que se impondrá en el siglo xvii, época en la que los textos no se limitan ya a referirse de forma indirecta a la percepción que existe respecto al impacto americano sino que denuncian, abiertamente, la crisis del sistema. La abundancia del metal precioso en plaza (primera el oro y después la plata) no solo había hecho subir los precios, elevado el coste de la vida y comprometido el gasto interno y externo, sino que, además, había estrangulado la producción espanola, cuyos productos habían dejado de ser competitivos frente a los extranjeros. De esta forma y en la bisagra de ambos siglos. Martin Gonzalez de Cellorigo, abogado de Real Chancilleria de Valladolid, en su famoso Memorial de la política necesaria y util restauración a la república de España y estados de ella y del desempeño universal de estos reinos (Valladolid. 1600) enlaza bien con cl otro « político ». Luis de Ortiz, no sólo en su preocupación por los efectos económicos sino por su extrapolación a ámbitos más generales de la conducta social. Ataca, en efecto, casi compulsivamente, la pasión metalista, a la que responsabiliza de la pérdida de las « antiguas virtudes » y de la subsecuente descomposición social del país que resume, una vez más, en el abandono del trabajo y la ética mercantil. Se expresa con toda claridad y rotundidad cuando afirma que :

  • 10 M. Gonzalez de Cellorigo, op. cit, p. 69, en la edic, a cargo de J. L. Pérez de Ayala, lnstituto d (...)

«... la verdadera riqueza no consiste en tener labrado, acuñado o en pasta, mucho oro y plata, que con la primera consunción se acaba ; sino en aquellas cosas que aunque con el uso se consumen, en su género se conservan, por medio de la subrogación10. »

  • 11 J. Larraz. La época del mercantilismo en Castilla (1500-1700). Madrid. 1963. p. 89.

13González de Cellorigo no solo desconfía y recela del efecto inflacionario de una circulación elevada sino que, como apunta Larraz11, destrona en la doctrina política el ideal de la acumulación monetario-metálica :

  • 12 M. González de Cellorigo, op. cit., p. 70.

« Que el mucho dinero no sustenta a los Estados, ni está en él la riqueza de ellos. Es error también no entender que, en buena politica, la cantidad más o menos del dinero no alza ni abaja la riqueza de un Reino : porque no sirviendo de más de ser instrumento para las compras y ventas, tanto efecto hace el poco dinero como el mucho y aun mejor, pues quita el pesado uso de los tratos y comercios y lo hace más facil y ligero12. »

14Por si queda alguna duda en otro pasaje añadirá que :

  • 13 Op. cit., p. 50-51.

« Ha puesto tanto los ojos nuestra España en la contratación de las Indias, de donde le viene el oro y la plata, que ha dejado la comunicación de los Reinos sus vecinos y si todo el oro y plata que sus naturales en el Nuevo Mundo han hallado y van descubriendo le entrase, no la harian tan rica, tan poderosa, como sin ello ella seria. Lo cual, además de lo que la experiencia ha enseñado, se funda en una razón politica que es universal en todos los reinos, a muchos de los cuales el oro y la plata han destruido13. »

15Aunque la primera impresión podría conducirnos a valorar esa « razón política » como un recurso de la retórica moral, más bien parece estar señalando situaciones económicas precisas y conductas sociales nada dudosas. Al concretarlas concluye afirmando, paladinamente, que la causa de la ruina de España se debe a un exceso de manipulación fiduciaria y un defecto de producción real :

  • 14 Op. cit., p. 90.

« La riqueza ha andado y anda en el aire, en papeles y contratos, censos y letras de cambio, en la moneda, en la plata y en el oro ; y no en bienes que fructifican y atraen a sí como mas dignos las riquezas de afuera, sustentando las de adentro. Y así el no haber dinero, oro ni plata, en España, es por haberlo, y el no ser rica es por serlo ; haciendo dos contradictorias verdaderas en nuestra España, y en un mismo sujeto, segun diversas formalidades que hay en el cuerpo de toda la república14. »

16En definitiva, nuestro abogado se decanta por la condena al metal precioso y exige, como contrapartida, la vuelta al trabajo y a las antiguas virtudes de esta sociedad que el oro y la plata americanos habían descompuesto :

  • 15 Op. cit.. p. 12.

« El cual [daño] es muy cierto, que procede de menospreciar las leyes naturales, que nos enseñan a trabajar, y que de poner la riqueza en el oro y plata y dejar seguir la verdadera y cierta, que proviene y se adquiere por la natural y artificial industria, ha venido nuestra República a decaer tanto de su tlorido estado15. »

17Ocho años más tarde, Pedro de Valencia se acoge a esta interpretación con igual contundencia, aunque vindicando, en su caso, las actividades agrícolas y ganaderas :

  • 16 El texto citado en P. Vilar, op. cit., nota 6. p. 192 y 204 respectivamente.

« El daño vino de haber mucha plata y mucho dinero, que es y ha sido siempre [...] el veneno que destruye las Repúblicas y las ciudades. Piénsase que el dinero las mantiene y no es así : las heredades labradas y los ganados y pesquerías son las que dan mantenimiento16. »

18A partir de estos modelos, a cascada de citas podría acelerarse. Así, Lope de Deza en su Gobierno político de Agricultura (Madrid, 1618) afirma que España sólo ha sido verdaderamente floreciente :

  • 17 L. de Deza, op. cit.. p. 45 en la edic, a cargo de A. Garcia Sanz, lnstituto de Estudios Fiscales. (...)

« Cuando esta Monarquia se terminaba en sus mares y Pirineos, no teniendo sus naturales a que divertirse ni a que aspirar nuevas embarcaciones y esperanzas más que al beneficio de sus tierras y ganados, pescas y demás artificios y grangerías propias suyas17. »

19Por su parte, el licenciado Pedro Fernández de Navarrete en su Conservación de Monarquías y discursos políticos (Madrid, 1626) vuelve a insistir en que son las artes y oficios mecánicos los que enriquecen a los países, como demostraban los ejemplos de Francia, Italia y Pafses Bajos, « que sin tener de su cosecha oro ni plata, estan riquisimas por medio de los frutos industriales », justo al contrario de lo que sucedía en España, donde « eran pocos » los que se aplicaban a esos menesteres, perdiéndose así « el útil que pudiera tener en beneficiar tantos y tan aventajados frutos naturales como tiene ». Y más adelante avisaba, además, a los que todavía lo esperaban todo de una mayor extracción de metales americanos que :

  • 18 P. Fernández Navarrete. op. cit., Discurso XXI. p. 179 en la edic. a cargo de M.D. Gordon, lnstitu (...)

«... sacándose la abundancia de plata que se espera, vendrán los precios de todo lo vendible a ser tan superiores, que sea de grande impedimento al comercio, siendo forzoso trajinarse mucha moneda para la compra de cualesquier mercaderias, como hoy sucede con el vellón, y como hubiera sucedido con la plata si de ella y del oro no se hubiera hecho tan grande saca [...] Y así no se debe llamar más rica la provincia que tenga más oro y plata, si en ella cuestan más caras las cosas que se venden18. »

20En idéntica trayectoria se manifiesta también Miguel Caxa de Leruela en su Restauración de la antigua abundancia de España (Nápoles, 1631) al señalar expresamente que :

  • 19 M. Caxa de Leruela. op. cit.. pag, 32. Cit, por la edic, a cargo de J. P. Le Flem, Inst, Estud, Fi (...)

« No bastan las riquezas, tesoros, que las Monarquias acumulan de otras Provincias, a suplir el defecto de los frutos nativos de la patria, antes son causa de distraerse los naturales, y dejar sus propias tierras incultas, y adulterar sus loables costumbres antiguas, como le sucedió a Roma, y como a la letra ha sucedido en España. Pues cuanto oro, y plata le entra de las Indias parece tesoro de duendes y que el mismo viento que lo trae lo lleva, despues, que los españoles pusieron su felicidad temporal en adquirir estos metales, menospreciandose (como dice Columela) el mejor género de acrecentar, y conservar patrimonio, y el que carece de todo crimen, que son sus labores y pastorias, con que han perdido deslucidamente lo uno y lo otro19. »

21Como colofón reparemos en el doctor Sancho de Moncada, catedrático de Sagrada escritura en Toledo ; en su Restauración política de España (Madrid, 1619) o tuvo el menor empacho en titular el capítulo II del Discurso III : « La pobreza de España ha resultado del descubrimiento de las Indias Occidentales. » Semejante dureza y radicalisme no pudieron ser mitigados por los matices del desarrollo, obre todo, porque tampoco taies matices lo eran realmente. Demos paso al texto :

  • 20 S.de. Moncada. op. cit.. p. 142-143 en la edic, a cargo de J. Vilar. Inst. Estud. Fiscales, Col. C (...)

« El daño de ella no puede atribuirse al dicho descubrimiento, porque las Indias antes han sido muy útiles [...] Pero es llano que el dano ha resultado de ellas, por no haber usado bien de la prosperidad en España [...] Las razones son claras. La primera, porque como dice Aristóteles, odo el ser de la moneda, es trocarse a las cosas que son menester ; y ansi no tiene otro valor sino el de lo que se compra con ella. Y siendo verdad, que antes del descubrimiento de las Indias solia comprarse por un cuarto, lo que ahora por seis reales [...] y ansi, más rico estaba uno con cien reales en cuarto, que ahora con cinco mil [...] Y con la abundancia de plata y oro ha bajado su valor [...] y consiguientemente ha subido el de lo que se compra con la moneda ; y ansi se estima el oro, y plata en poco, y se gasta prodigamente, y se introducen altos precios en todas las cosas20. »

22Moncada, pues, fiel, de nuevo, a la doctrina escolástica atribuye el aumento de los precios españoles a la llegada del oro y la plata americanos para, a renglón seguido (Capitulo III), enfrentarse con la segunda razón del por que las Indias « trajeron a España la raiz de todos sus daños » y que estriba en que « los extranjeros causan la falta de moneda » :

  • 21 Ibidem, p. 143.

 «... es notorio que hay más oro y plata del cuño de V.M. en eualquier reino comarcano, que vellón en España, y se ha sabido que el año de 1618 por junio se registró la plata y oro que habia dentro de los muros de un solo lugar de Italia, y se hallaron 18 millones, sin lo que se debió encubrir ; y solo a la China dicen que salen al año más de cuatro, de Reinos de V.M21. »

23Sobre este último particular todavía podríamos citar, entre otros, un conocido texto del arbitrista Francisco Martínez de la Mata, incluido en su Sexto Discurso en que se prueba cómo por haber librado España sus fuerzas más en las riquezas de las Indias que en las artes con que las pudiera haber conservado, las ha perdido y en el que se lamenta de lo poco rentable que resultaba a España el comercio que sostenía con sus Indias, pues :

  • 22 F. Martinez de la Mata. Memoriales y Discursos. Edic. a cargo de G. Anes. Edit. Moneda y Crédito. (...)

«... de que sirve el traer tantos millones de mercaderias, y de plata y oro la Flota y Galeones con tanta y riesgo, si vienen en permuta y trueco de haciendas de Francia y de Génova [...] quedando los Españoles por míseros sirvientes y pobres recueros [...] arcaductos por do conducen la plata y solo les queda la humedad de por aquí pasó22. »

24O tambien este otro, de tenor muy similar, de Diego de Saavedra Fajardo y que se halla en la « Empresa » LXVIII de su Idea de un príncipe cristiano :

  • 23 D. Saavedra Fajardo. op.cit.. en Obras Completas. Madrid. 1946. p. 520.

« Con inmenso trabajo y peligro traemos a España, de las partes más remotas del mundo, los diamantes, las perlas, los aromas y otras muchas riquezas ; y no pasando adelante con ellas, hacen otros granjeria de nuestro trabajo [...] Entregamos a genoveses la plata y el oro con que negocien, y pagamos cambios y recambios de sus negociaciones23. »

  • 24 Una visión general del pensamiento de los principales economistas de la época respecto a América e (...)

25En definitiva, a donde se dirija la mirada, en los tratadistas del xvii, nos enfrentamos con diagnósticos que mezclan bastante rencor y no poca desesperación ante el metal precioso americano. Tanto el metalismo avasallador de la explotación americana como la impericia propia para manejar semejante masa monetaria les parecen la yunta desastrosa que ha despeñado el carro, no solo de la economía, sino aúm de la ética social y la grandeza política de España. Desde luego también puede detectarse, igualmente, el planto por el oportunismo extranjero y su mejor comprensión, al parecer, de los mecanismos económicos que les permitieron, en contra nuestra ser los únicos beneficiarios de la supuesta riqueza americana para España. En las primeras décadas del siglo xviii no se había producido ninguna modificación estructural que condujese a una revisión optimista de las opiniones que acabamos de constatar. Más bien lo que hubo en esos años (a raíz de las concesiones hechas a Francia e Inglaterra en materia de comercio colonial) fue un aumento del intervencionismo extranjero en Indias que vino a agravar afin más, si cabe, nuestra ya de por si penosa situación de « colonizadores-colonizados ». Por su parte, los tratadistas economicos del período, plenamente inmersos en la corriente mercantilista, tampoco denotan mayores síntomas de renovación en su forma de encarar los problemas que venia presentando la explotación colonial ; tal parece desprenderse de su insistencia en propugnar la obtención de una balanza comercial favorable como único medio para retener en España el metal precioso americano. Taies premisas constituyeron la espina dorsal de la línea de pensamiento y análisis teórico que mantuvo el « jefe de filas » Jerónimo de Uztáriz y, tras él. Miguel de Zavala y Auñon o Bernardo de Ulloa, por citar tan solo a los pesos pesados de la corriente mercantilista del período24.

  • 25 J. Larraz, op. cit., p. 92.

26Ahora bien, en cualquier caso, una cuestión esencial, que no había sido ni estaba siendo contemplada por nuestros tratadistas, a la hora de analizar y explicar el problema de la decadencia económica de España, radicaba en plantearse si, en el fondo, la razón fundamental de la misma no estribaría en la mala gestión que hasta entonces se habia hecho de los recursos del imperio y que la clave de la recuperación pasaba por un cambio radical de la politica seguida respecto a América. Formulada en palabras de Larraz, si « no habría una posibilidad de aprovechar el imperio colonial sin mengua, antes con bien, de la economía española, aunque fuera a trueque de disminuir la accumulación monetario-metálica25 ». Los primeros intentos de abordar esta nueva línea de preocupación se van a manifestar mediada la centuria y lo harán en dos niveles distintos que, de alguna manera, venían a incidir en los temas que acabamos de mencionar. En efecto, de una parte, se endurece sustancialmente el análisis del papel que deben jugar las colonias en el organigrama económico de la metrópoli, en el sentido de abogarse por una aplicación pura y dura de la teoría del « pacto colonial » ; de otra y en coherencia con el « nacimiento » de la corriente de revalorización de la riqueza agrícola que culminará con el triunfo del fisiocratismo, se exigirá una explotación no sólo de la riqueza metálica sino del conjunto de los recursos naturales del imperio.

  • 26 A propósito de esta polémica, vid. J. Muñoz Perez : « El comercio de Indias bajo los Austrias y la (...)
  • 27 J. del. Campillo, op. cit.. la Parte. Cap. Primero, par. 5-26, p. 68-72. Cit, por la edic, a cargo (...)
  • 28 Op. cit., p. 67.

27Entre estos análisis « duras » sobre la realidad de las relaciones económicas metrópoli-colonias, el primera importante fue el que llevó a cabo el ministro José Campillo y Cossio en su Nuevo sistema de gobierno económico para la América, con los males y daños que le causa el que hoy tiene, de los que participa copiosamente España, y remedios universales para que la primera tenga ventajas considerables y la segunda mayores intereses, obra escrita en 1743 aunque no fue dada a la imprenta hasta 1789. Prescindiremos aquí de toda la polémica a que ha dado lugar la estrecha similitud de esta obra con la segunda parte del no menos famoso Proyecto económico de Bernardo Ward26. Lo primero que conviene resaltar, a efectos de nuestra interés, es que, efectivamente y de acuerdo con la nueva forma ya aludida de enfocar el problema, Campillo initia su escrito con una severa crítica del sistema de explotación colonial impuesto en el s. xvi y todavía vigente en su tiempo. Le acusa de todos los males que aquejan a las Indias (despoblación, abandono de la agricultura, desarrollo pernicioso de la industria, estancamiento del comercio, etc.) llegando a afirmar del mismo que « está totalmente viciado » y que es « un sistema que ha aniquilado los intereses de España27 ». Este desfavorable juicio lo ratifica, a su vez, con un ejemplo que considera absolutamente determinante : « Para que se manifieste más claramente [...] cotejaremos nuestras Indias con las colonias extranjeras, y hallaremos que las dos islas de la Martinica y Barbada dan más beneficios a sus dueños que todas las Islas. Provincias, Reynos e Imperios de la América a España28 ».

  • 29 Ibidem.
  • 30 Op. cit.. p. 68.

28A la vista de esta situación, para Campillo resulta evidente que « todo cuanto se ve en aquella porción de la Monarquía española está demostrando a gritos de la razón la necesidad de introducir en su Gobierno un nuevo método para que tan rica posesión nos dé ventajas, que tengan alguna proporción con lo vasto de tan dilatados dominios y con lo precioso de sus productos29 ». Ese nuevo gobierno, que será esencialmente económico, lo define como « la buena policía, el arreglo del comercio, el modo de emplear utilmente a los hombres, el de cultivar las tierras, mejorar sus frutos y, en fin, todo aquello que conduce a sacar el mayor beneficio y utilidad de un país30 ». La tesis central de Campillo, perfectamente incardinada en el prefisiocratismo típico de la época, era que la avaricia del metal precioso, que el llama « la codicia de las minas », había cegado a la corona, impidiéndole dedicar su atención al desarrollo agrícola de América que, a la larga, hubiese sido más rentable :

  • 31 Op. cit., p. 74.

« Tras la conquista entró la codicia de las minas, las que por una temporada dieron grandes utilidades a España, mientras eran suyos los géneros con que rescataba el oro y la plata ; pero en lo sucesivo, cuando debiéramos haber proporcionado nuestra conducta a las circunstancias y aplicarnos al cultivo y ocupaciones que emplean útilmente a los hombres, hemos continuado sacando infinito tesoro que pasó y enriqueció a otras naciones31. »

29Evidentemente Campillo no tenía nada en contra de los metales preciosos pero sí respecto a su divinización económica y a la consecuencia inmediata que ello produjo que, en su opinión, había sido construir todo el sistema imperial en función de taies metales. Frente a esta forma de actuar, que al fin y a la postre solo había servido para estancar la producción interior (« apenas la veintena parte de lo que consumen nuestras Indias es de los productos de España ») y enriquecer a otras naciones (« de los tesoros que vienen de América nueve partes de diez van a las Naciones extranjeras »), Campillo aconseja tomar como ejemplo lo que esas otras naciones venian haciendo en sus propias colonias y en esa dirección propone, entre otras, las siguientes medidas :

  • 32 Op. cit., p. 70. 94 y 117.

« Tener por la mina más rica del mundo la que produce la tierra con el buen cultivo Por lo que toca a Fábricas [...] de ningún modo se debe permitir alguna en América Mirar la libertad como el alma del comercio, sin la cual no puede florecer ni vivir ; Mirar la América [...] en cuanto puede dar consumo a nuestros frutos y mercancías32. »

30La línea crítica de Campillo se nutrió pronto con las aportaciones del « informe secreto » escrito para la Corona, en 1749, por los oficiales de marina Jorge Juan y Antonio de Ulloa, al regreso de una expedición científica que les llevó a recorrer todo el litoral pacífico de Sudamérica. Un párrafo de estas Noticias secretas (que es el título con que fue nominado este informe por su compilador y editor D. Barry en 1826) alude con absoluta nitidez al análisis al que nos venimos refiriendo y aunque esta referido específicamente a Perú, lo cierto es que podría predicarse, con igual rigor, del resto de la América española :

  • 33 Op. cit., p. 498. Cit. por la edic, a cargo de L. Ramos Gomez. Madrid. C.S.I.C., 1985.

« Todas estas cosas que el Perú produce [...] serían riquezas bastantes para para otra nación que supiese darles la estimación que merecen. Pero en poder de la nuestra no solo no sirven de adelantamiento, haciendo comercio con ellas, sacando de las otras naciones que no la gozan las utilidades de su valor, sino que ni aún sabemos aprovecharnos de ellas para nuestro propio uso. Y ésta es la causa esencial de que entre nosotros no se luzcan las riquezas que producen nuestras Indias, por que nos sujetamos a la del oro y de la plata, dejando abandonado todo género de simples [materias primas] para vernos después en la precisión de desposeernos del oro y de la plata por los mismos simples que poco antes despreciamos33. »

  • 34 Col. Clásicos del Pensamiento Económico Español. Inst. F.std. Fiscales. Madrid. 1988. Con posterio (...)

31Inmediatamente después, esta corriente de pensamiento se reforzaría con teoricos tan importantes y conocidos como el ya citado B. Ward o Pedro Rodríguez Campomanes. Puesto que el primero, según hemos comentado lineas atrás, reproduce casi literalmente en su Proyecto económico la obra de Campillo, centraremos nuestra atención en Campomanes, quien desarrolló lo esencial de su pensamiento respecto a América en sus Reflexiones sobre el comercio español a Indias, obra escrita en 1762 y publicada recientemente por V. Llombart34. Por de pronto y en sintonía con las opiniones ya constatadas, Campomanes considera que el sistema de explotación colonial instaurado desde el momento mismo del descubrimiento había tenido como objetivo primordial la obtención de los metales preciosos americanos. Este « único móvil » determinó, por una parte, « que los terrenos desproveídos de oro y plata quedaron totalmente abandonados » y, por otra, que entrasen en el pals grandes sumas de oro y plata, muy superiores a las cantidades de géneros exportadas, lo que provocó una inflación galopante y una continua salida de numerario hacia el extranjero, ya que « no es la abundancia de estos metales provechosa a ningún Estado ». Puesto que para Campomanes nuestras posesiones americanas tenian un indudable carácter de « colonias », cuya finalidad residía en « extensión del comercio » de la metrópoli, resultaba evidente que :

  • 35 Op. cit.. p. 354-5, de la edic, a cargo de V. Llombart.

« Todos los frutos o manufacturas que son propios de la metrópoli jamás se deben permitir en las Colonias. Porque si la matriz hace concurrentes en la venta de sus frutos y manufacturas propias a las Colonias, estas sacuden la dependencia mercantil que es la útil para la metrópoli. Vanos títulos de dominación serían para la España las Indias Occidentales, si de su dominio ningún producto resultase a la Corona y a la Nación35. »

32Es más, no sóo se les debía prohibir la producción de bienes que resultasen competitivos sino que, además, había que mantenerlas « siempre en el estado de prohibición » para comerciar directamente con otros países, ya que :

  • 36 Op. cit.. p. 364.

« Esta desventaja de la Colonia en la falta de libertad de Comercio se le compensa con la protección que la Metrópoli la da con las armas o por las leyes, estando la Metrópoli obligada a mantener los Exercitos y esquadras a su costa para defender a las Colonias en paz36. »

33Partiendo de estos presupuestos, Campomanes no sólo retoma la vertiente agrarista de Campillo al propugnar el fomento de la agricultura de plantación (« el tabaco de la Habana y Paraguay [...] el azúcar y el algodón de nuestras Islas [...] Promuévase estos géneros en nuestras Colonias »), sino que va aún más lejos al recomendar que tal fomento se llevase a cabo, a ser posible, con mano de obra esclava. Las razones de esta preferencia no eran sólo económicas (menores gastos de mantenimiento y mayor productividad) sino también políticas, ya que, en su opinión, « la vileza que induce la esclavitud no les da ánimo para aspirar a la independencia ». De ahí, por tanto, que abogue por la liberalización del comercio de esclavos, puesto que entiende que :

  • 37 Op. cit.. p. 336.

34« Sin hacer gran Surtimiento de negros especialmente para minas, las Islas y corta del palo en Campeche, Honduras, no podríamos hacer florecer nuestras Colonias a imitación de los Ingleses, que por su abundante introducción de negros han puesto sus Islas en mucho valor, y lo mismo han hecho los franceses37. »

  • 38 Aún así, tal vez no estaria de más señalar que si bien en el periodo 1560-1650 los metales precios (...)

35Aunque evidentemente esta nueva línea de pensamiento no se agota con los autores citados, hasta aquí la batería de textos que tenía intención de presentar, en la medida que, al verlos en secuencia acumulativa, producen una sensación de opinión general, en mayor grado que cuando se les examina aislados o al socaire de estudios de sus autores. Quiero recordar ahora que mi interés lo era, sustancialmente, sobre la opinión y el juicio y no sobre las medidas específicas que se tomaron bajo su influencia38. Lo que importaba, pues, no era el acierto « científico », económico o sociopolítico de sus opiniones, sino el hecho de la existencia misma de esta corriente de reflexión que nos advierte de dos datos importantes : en primer lugar, que los españoles más lúcidos fueron conscientes de que las relaciones con América había sido un problema mal planteado y mal resuelto ; en segundo lugar, que interpretaron que la raíz de tales errores había consistido en una sobrevaloración de los metales preciosos y en la ignorancia de cuales cran los verdaderos fundamentos de una economia colonial. Casi podria decirse que a lo In largo de estos tres siglos. de una forma u otra muchos españoles tuvieron la sensación de que algo iba mal o incluso muy mal en las relaciones con Indias, aunque pocos esluvieran en condiciones de diagnosticar con precisión la enfermedad, para lo que, por otra parte, tampoco podían estar preparados.

Notes

1 E.J. Fdo. Hamilton, El tesoro americano y la revolución de los precios en españa, 1501-1650, Barcelona, 1975, p. 46.

2 H. et P. Cfdo, Chaunu, Séville et l'Atlantique (1504-1650), Paris, 1956. Partie statistique, tome VI. 1, table 228, p. 474.

3 P. Chaunu. Conquista y explotación de los Nuevos Mundos. Barcelona. 1973. p. 163.

4 M. Azpilcueta. op, cit., cap. XII. n° 51. Cit. por la edic. del Corpus Hispanorum de Pace, vol. IV. Introducción y estudio crítico por L. Pereña, J. M. Pérez Prendez y A. Ullastres. Madrid. 1965. p. 74-75.

5 L. Ortiz, op. cit., cap. I, fol. 9 r°-10. Cit. por la edic, de M. Fernández Alvarez, « Memorial del contador Luis de Ortiz a Felipe II » incluida en su libro Economiía, Sociedad y Corona, Madrid, 1963. p. 382.

6 P. Vilar. Oro y moneda en la historia (1450-1920). Barcelona. 1969. p. 185 ; sobre el mismo particular. vid. tambien su art. » Los primitives Españoles del pensamiento económico ». « Cuantitativismo » y « bullonismo ». incluido en su libro Crecimiento y desarrollo. Barcelona. 1964. p. 196.

7 T. de Mercado. op. cit., vol. II. p. 388-9. Cit, por la edic. de N. Sánchez-Albornoz, Instituto de Estudios Fiscales. Madrid, 1977.

8 Op. cit., vol. I. p. 208.

9 Ibidem.

10 M. Gonzalez de Cellorigo, op. cit, p. 69, en la edic, a cargo de J. L. Pérez de Ayala, lnstituto de Estudios Fiscales. Col. Clásicos del Pensamiento Económico Español, Madrid, 1991.

11 J. Larraz. La época del mercantilismo en Castilla (1500-1700). Madrid. 1963. p. 89.

12 M. González de Cellorigo, op. cit., p. 70.

13 Op. cit., p. 50-51.

14 Op. cit., p. 90.

15 Op. cit.. p. 12.

16 El texto citado en P. Vilar, op. cit., nota 6. p. 192 y 204 respectivamente.

17 L. de Deza, op. cit.. p. 45 en la edic, a cargo de A. Garcia Sanz, lnstituto de Estudios Fiscales. Col. Clásicos del Pensamiento Económico Español. Madrid. 1991.

18 P. Fernández Navarrete. op. cit., Discurso XXI. p. 179 en la edic. a cargo de M.D. Gordon, lnstituto de Estudios Fiscales. Col. Clásicos del Pensamiento Económico Español. Madrid, 1982.

19 M. Caxa de Leruela. op. cit.. pag, 32. Cit, por la edic, a cargo de J. P. Le Flem, Inst, Estud, Fiscales. Col. Clásicos del Pensamiento Económico Español. Madrid. 1975.

20 S.de. Moncada. op. cit.. p. 142-143 en la edic, a cargo de J. Vilar. Inst. Estud. Fiscales, Col. Clásicos del Pensamiento Económico Español. Madrid. 1974.

21 Ibidem, p. 143.

22 F. Martinez de la Mata. Memoriales y Discursos. Edic. a cargo de G. Anes. Edit. Moneda y Crédito. Madrid. 1971. p. 149-150.

23 D. Saavedra Fajardo. op.cit.. en Obras Completas. Madrid. 1946. p. 520.

24 Una visión general del pensamiento de los principales economistas de la época respecto a América en Bitar Letayf M. : Economistas españoles del siglo xviii. Sus ideas sobre la libertad del comercio con Indias. Madrid. 1968 ; vid, tambien R. Ezquerra. « La crítica española de la situación de América en el siglo xviii » en Revista de Indias, n° 87-88. 1962, p. 159-287.

25 J. Larraz, op. cit., p. 92.

26 A propósito de esta polémica, vid. J. Muñoz Perez : « El comercio de Indias bajo los Austrias y la crítica del proyeetismo del siglo xviii » en Anuario de Estudios Americanos. XIII, 1956. p. 85-103 ; M. Artola. : « Campillo y las reformas de Carlos III » en Revista de Indias, n° 49. 1952. p. 685-714 : E. Arcila Farias : « Estudio introductorio » a la 2a edic, del Nuevo Sistema. Mérida-Venezuela. 1971 : L. Navarro Garcia, « Campillo y el Nuevo Sistema : una atribución dudosa » en Temas Americanistas, n° 2. 1983, p. 22-29.

27 J. del. Campillo, op. cit.. la Parte. Cap. Primero, par. 5-26, p. 68-72. Cit, por la edic, a cargo de E. Arcila Farias. Mérida-Venezuela. 1971.

28 Op. cit., p. 67.

29 Ibidem.

30 Op. cit.. p. 68.

31 Op. cit., p. 74.

32 Op. cit., p. 70. 94 y 117.

33 Op. cit., p. 498. Cit. por la edic, a cargo de L. Ramos Gomez. Madrid. C.S.I.C., 1985.

34 Col. Clásicos del Pensamiento Económico Español. Inst. F.std. Fiscales. Madrid. 1988. Con posterio- ridad. Campomanes volvió a ocuparse del tema, aunque con menos extensión y detalle, en el último capitulo de su Discurso sobre lo Educación popular de los artesanos (1775) y en unas Apuntaciones relativas al comercio de las Indias para resolver la cuestión sobre el suscitada, que permanecen inéditas aunque han sido analizadas por J. Muñoz Pérez en su art. : « La idea de América en Campomanes », Anuario de Estudios Americanos. X. 1953, p. 209-64. De V. Llombart, puede consultarse también su reciente libro Campomanes, economista y político de Carlos III. Madrid. 1992, en especial. p. 113-153.

35 Op. cit.. p. 354-5, de la edic, a cargo de V. Llombart.

36 Op. cit.. p. 364.

37 Op. cit.. p. 336.

38 Aún así, tal vez no estaria de más señalar que si bien en el periodo 1560-1650 los metales preciosos representaron casi el 85 % del valor global de las importaciones y que entre 1745 y 1770 todavía significaban el 75 %, a partir de esta última fecha y hasta 1796 (periodo en el que se puso en práctica la nueva política del « libre comercio »), tal valor desciende hasta el 56 %, prueba aparente de que las « recomendaciones » de nuestros teóricos no habian caido totalmente en saco roto.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2006

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter