Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Des Indes occidentales à l’Amérique Latine. Volume 2

 | 
Thomas Calvo
, 
Alain Musset

Le travail et l’argent

De la esclavitud al servicio personal (el régimen de trabajo en Yucatán durante el siglo xvi)

Isabel Fernández Tejedo

Texte intégral

  • 1 Silvio Zavala. La colonización española de América, Col. Sep-setentas, México, 1972. Del mismo aut (...)
  • 2 Jean-Pierre Berthe. «Aspects de l'esclavage des Indiens en Nouvelle-Espagne pendant la première mo (...)
  • 3 Thomas Calvo, «Entre les exigences de l'économie et celles de la démographie: les esclaves de Don (...)

1Desde que se inició el contacto europeo con la población nativa del Nuevo Continente hasta nuestros días, la historia de la esclavitud de los indios de América ha sido objeto de un largo debate vertido en un abundante material documentai y bibliográfico. A principios del siglo xvi, el tema interesó a figuras destacadas de la Iglesia y el Estado dando origen a una apasionada controversia de tipo teológico y jurídico en donde se opusieron dos mentalidades: una humanista y medieval encarnada por misioneros como Las Casas y Motolinía y otra más legalista y de tipo moderno representada por Juan Gines de Sepúlveda y otros. El problema de la legitimidad de la esclavitud indígena, dió origen a una legislación titubeante que fue obteniendo cuerpo a medida que se organizaba el proceso de colonización y en la cual hubo que tomar en cuenta las peticiones de los colonos, de la iglesia y del propio Estado. El estudio de la evolución jurídica de la esclavitud ha sido abordado con profundidad por Silvio Zavala1, quien estableció un panorama muy completo de la legislación para la Nueva España. Jean-Pierre Berthe ha hecho aportaciones suplementarias sobre el papel que jugó la esclavitud en la primera economía colonial así como en la destrucción de las sociedades indígenas2. Los estudios de tipo regional, todavía incipientes, han revelado las formas extremadamente variadas que la esclavitud fue tomando según las épocas y las características de la estructura económica y social tanto prehispánica como colonial de las provincias en estudio3. De esta manera, el presente ensayo intenta mostrar la forma concreta como se dió el fenómeno de esclavitud en la provincia de Yucatán, tomando en cuenta el desarrollo socioeconómico de la región así como la transformación y adaptación de la fuerza de trabajo esclava en formas alternativas compensatorias de la demanda de mano de obra gratuita.

La esclavitud indígena durante el período prehispánico

  • 4 Diego de Landa. Relación de las cosas de Yucatán, Madrid. Crónicas de América 7. Historia 16. 1985 (...)
  • 5 Ibidem, p. 90.
  • 6 Gonzalo Fernández de Oviedo, Historia natural de las Indias. Lib. 8. Cap. XXX.

2Los escasos doscientos kilómetros que separan la isla de Cuba de la penísula de Yucatán, permitieron a esta última participar en el proceso de descubrimiento de Tierra Firme que se initia desde las islas antillanas en los albores del s. xvi. Este azar históricogeográfico tuvo consecuencias desastrosas para la población indígena que soportó desde muy temprano la presencia de barcos expedicionarios españoles cuya misión era de reconocimiento del territorio y de rescate de indios. La presencia española en la penmsula se fecha hacia 1511. Se trata de un extraño caso de esclavización a la inversa, en donde las víctimas serán los verdugos de un tiempo posterior, que resulta particularmente interesante porque ilustra la manera en que era practicada la esclavitud por los indígenas. Cuando Valdivia se dirigía a Santo Domingo para prevenir a las autoridades de la revuelta del Darién encabezada por Diego de Nicuesa y Vasco Núñez de Balboa, su carabela naufragó en los Bajos de las Víboras, cerca de Jamaica, muriendo toda la tripulación excepto 20 hombres que entraron con Valdivia en un batel sin velas ni mantenimientos. A la deriva por el mar durante varios días, arribaron a las costas de Yucatán unos cuantos. Los sobrevivientes cayeron en manos de un cacique, el cual sacrificó a sus dioses a Valdivia y a otros cuatro, e hizo un banquete con ellos para su gente. A Gerónimo de Aguilar, Gonzalo Guerrero y a otros cinco o seis náufragos más los dejó para engorda y futura ofrenda a los dioses. Por alguna artimaña los cautivos lograron fugarse por los montes y dieron con otro cacique enemigo del primero, el cual los hizo esclavos4. El vivo relato presentado por Landa es interesante porque en él se pueden apreciar rápidamente las dos grandes vertientes de la práctica de la esclavitud entre los mayas antiguos. La primera, de orden religioso y ritual, enmarca la esclavitud en el ámbito ceremonial del sacrificio humano: durante ciertas fiestas importantes y sobre todo en momentos de gran adversidad como hambrunas, plagas y sequías, el pueblo contribuía (no está claro en qué forma) para que se comprasen esclavos que eran sacrificados a los dioses5. A las futuras víctimas les eran dados muchos regalos, bien tratadas y alimentadas hasta el día en que se realizaba la ceremonia. La segunda forma de productiva: los esclavos eran generalmente propiedad de señores y caciques que los empleaban en trabajos ligados a la vida palaciega, la producción especializada y como una mercancía más del prestigiado comercio interregional. Los esclavos podían obtenerse por compra, siendo los mercaderes a larga distancia los encargados de trocarlos por cuentas de cacao y piedras de cierto valor, o durante la guerra. Un esclavo costaba en Nicaragua 100 almendras de cacao, de acuerdo con su condición y el trato que hubiera entre vendedor y comprador6.

  • 7 Scholes. F y Roys, R. The Maya Chomal Indians of Acalan-Tixchel, Norman, University of Oklahoma Pr (...)

3Por razones de antiguas rivalidades entre linajes, los diferentes cacicazgos en que se encontraba dividida la península se mantemían en estado de guerra permanente. Los esclavos figuran entre las causas de las desavenencias entre Cocomes y Xiues acarreando la destrucción del último gobierno unificado del período de Mayapán. Las guerras que se realizaban en días precisos y bajo un protocolo rígido y respetado, tenían el interés de encontrar una fuerza de trabajo gratuita en los prisioneros de los combates. Pero, a diferencia de los que sucedía en las «guerras floridas» del altiplano, los cautivos estaban destinados sólo ocasionalmente al sacrificio, y la mayoría eran conducidos a tierras de Ulúa y Tabasco cargados de ropa y sal, y allí eran vendidos como esclavos. La prosperidad de estas dos regiones se debía al comercio y a su producción de cacao. Su ubicación geográfica cerca de las rutas de intercambio entre zonas ecológicamente diversificadas, su accesibilidad por agua y el carácter especializado de su producción de cacao, fueron las razones del requerimiento de mano de obra esclava. La producción de cacao absorbía una mano de obra abundante, que se empleaba en la atención meticulosa que exigía la planta para su buen crecimiento y en las cuatro cosechas que producía al aho. De la misma manera, el intenso comercio utilizaba a remeros y cargadores para la transportación de las mercancias7. Tabasco y Ulúa figuran como dos de los centros más importantes del mercado indígena de esclavos. La esclavitud estaba así enmarcada dentro del próspero comercio interregional, basado en el intercambio de bienes escasos de tipo local y suntuario que controlaba una casta de principes mercaderes quicnes lograban mantener con ello el boato de sus cortes y el predominio social de sus familias.

Las expediciones de reconocimiento y rescate

4La legislación que la Corona española se esforzaba por establecer en sus nuevos reinos de las Indias occidentales previó dos formas de aprovisionamiento de mano de obra esclava. El «rescate» de esclavos y la «esclavitud por guerra». El rescate no era otra cosa que la adquisición de indios por trueque y compra, y la esclavitud por guerra, el sometimiento a la esclavitud de la población que había rehusado el requerimiento del dominio español. Se trataba en suma, de la aplicación de la doctrina del requerimiento, fundada en ideas medievales acerca de la relación entre cristianos e infieles, sin embargo, en América, intima la forma económica individual de la empresa de los conquistadores.

  1. El año de 1517, porcuaresma, salió de Santiago de Cuba Francisco Hernández de Córdoba con tres navíos a «rescatar esclavos para las minas, ya que en Cuba se iba apocando la gente8». Llegó a Isla Mujeres, siguió por punta Catoche, desembarcó en la bahía de Campeche y prosiguió hasta Champotón donde peleó con los indios. Aquí se hicieron muchos cautivos de ambas partes y la expedición regresó a Cuba.
  2. En 1518 Juan de Grijalva salió con cuatro navío y doscientos hombres rumbo a Yucatán «para saber y bojar la dicha tierra y traer indios cautivos de ella de que se pudiesen servir en la isla de Cuba para rescatar en ella oro y las otras cosas que hubiesen, pagando el quinto a su Magestad de todo ello [...] Y el dicho Juan de Grijalva empezó a rescatar con los indios de la tierra las cosas que en su navío llevaba, según Diego Velázquez se lo había mandado, y no le dando allí el rescate de tan buena manera, volvió a Cuba con poco rescate9».
  3. Que Hernán Cortés salió de Cuba con once navíos de los cuales el mayor era de cien toneladas y que llevaba quinientos hombres. Pasó a Cozumel y no paró hasta Tabasco, que entre «otras cosas e indias que le presentaron los de Tabasco, le dieron una india que después se llamo Marina la cual era de Jalisco, hija de padres nobles y hurtada de pequeña y vendida en Tabasco y que de ahí la vendieron también en Xicalango y Champotón10.
  • 11 Este contingente estaba formado principalmente de las huestes de Cuauhtémoc y Tetepanquetzal a qui (...)
  • 12 Relación de Alonso Dávila, apud Chamberlain. Robert S.: Conquista y colonización de Yucatán. 1517- (...)

5La presencia de Cortés en la provincia de Tabasco siete años después, durante su viaje a las Hibueras, es abundante en relatos sobre la utilización forzada de la mano de obra indígena local para el transporte de los pertrechos de guerra, las provisiones y objetos personales de los soldados, los enseres necesarios para el establecimiento y preparación de los alimentos en los campamentos y como carne de cañón de las refriegas con los grupos locales. Cortés dice «que además de los espanoles venían con él más de tres mil ánimas de los naturales11», la mayoría procedente del Anáhuac. Otros testimonios narran el paso desvastador de las hueste ; sólo en Itzamkanac recogió Cortés más de 600 indios cargadores que nunca más volvieron12. Los cortejos de cargadores indígenas con colleras de madera al cuello, los pueblos saqueados y quemados eran las huellas que dcjaba Cortés a su paso.

6Las primeras expediciones funcionaron bajo el sistema de empresas individuales a costa de sus miembros y su misión era resaciarse de los gastos cautivando indios que se vendían a buen precio en las islas. No conocemos ninguna cifra exacta sobre la cantidad de indios rescatados durante las tres expediciones llamadas de reconocimiento: dada la ofensiva bélica de los indios y el revés que sufrieron las dos primeras expediciones es probable que su número no haya sido muy elevado. La presencia de Cortés en Tabasco marca ya el anticipo de la guerra de conquista en la región y sus funestas consecuencias para los naturales. Lo interesante es advertir cómo desde muy temprano se empezaron a conjugal' el rescate y la guerra como justificantes legales para esclavizar a la población nativa.

La conquista de Yucatán

7La conquista de Yucatán fue una larga y penosa empresa que tardó en consumarse aproximadamente veinte años. La adversidad geográfica del territorio, dado su clima tropical, su selva espesa, la ausencia de ríos, de minerales preciosos y el duro y accidentado suelo calizo que desherraba caballos y hacía difícil la marcha, constituyeron un grave tropiezo para las tropas conquistadoras. Los problemas con la población local no fueron menos contrarios: gente belicosa, poblados dispersos y un sistema político de pequenos cacicazgos fraccionados que impedía la sumisión formai bajo una sola autoridad provocando brotes de insurrección contínuos a lo largo de zonas ya pacificadas. La tribulación que causaba en los soldados las dificultades materiales y la ausencia de riquezas llevó a muchos a desertar la empresa y buscar fortuna en otros territorios. Pero si la conquista era ardua y los indios persistían en la rebeldía, los españoles encontraron en la esclavización de los insumisos en la comercialización de los prisioneros de guerra y en el rescate de los esclavos nativos una forma de hacer frente a la morosa campaña. La Capitulación firmada en 1526 por Montejo y la Corona era explicita respecto a la esclavitud ; se autorizaba a esclavizar a aquellos indios que rechazaran la soberanía del Rey de Castilla y el cristianismo después de haber sido debidamente amonestados. Se concedía también el tráfico de indios de rescate, es decir indios ya esclavizados por otros indios según sus propias costumbres. Este tráfico debía realizarse bajo el estricto consentimiento del clero y de los oficiales reales.

8Durante la primera fase de la conquista (1527-1529), Montejo se sirvió de cuatro buenos navíos, unos comprados y otros por arreglo con sus propietarios: el San Jerónimo podía llevar hasta 130 hombres además de 25 caballos, víveres y otras provisiones: la Nicolasa que era una carabela la Gabarra y un bergantín sirvieron para llevar a los 250 hombres y una mujer que se matricularan al servicio de Montejo y mantuvieron enlace con Cuba, Sto Domingo y México para subvenir a las necesidades materiales de los soldados. Aunque no tenemos ningún dato concreto sobre el comercio de esclavos durante esta primera fase, sospechamos que el cargamento de regreso era de esclavos, como de hecho lo fue en lo sucesivo. Los esclavos se vendían muy bien en las islas en donde la falta de mano de obra hacía muy atractiva su venta. Durante el período de 1527, que fue cuando Montejo entré por primera vez a Yucatán, a 1533, la Corona no percibió ingresos de ningún tipo lo que permite suponer un tráfico clandestino importante.

  • 13 Montejo contra Alvarado, A.G.I. Justicia 1005.
  • 14 Probanza de Juan de Lerma, A.G.I. Santo Domingo 9.
  • 15 Ibidem.
  • 16 Probanza de Juan de Lerma, A.G.I. Santo Domingo 9
  • 17 Probanza de Gonzalo Nieto. A.G.I. México 347.
  • 18 Juan de Durán vecino de Yucatán con el adelantado Francisco de Montejo. 1535-1539. A.G.I. México 1 (...)

9Para la segunda fase de la conquista (1529-1535), los datos se precisan. Montejo arregló la Gabarra y compró otro navío grande y un bergantin que iría embonado al primero13 y entró en relación con Juan de Lerma, rico comerciante y armador cuyos barcos traficaban entre la Nueva España y las Indias Occidentales. Lerma debía proporcionar sus buques para las expediciones, reclutar soldados, colonos y transportar gente y abastecimientos a Yucatán. En pago. Montejo le ofreció privilegios comerciales, empleos gubernamentales, encomiendas14 y un jugoso comercio de esclavos que podían transportarse en sus barcos una vez entregadas las mercancias. El negocio era redondo y Lerma aceptó de buena gana. Los barcos de Lerma fueron vistos en la costa oriental, norte y a lo largo del Golfo15. El mismo declara haber gastado más de 3 600 pesos durante los tres años de haber servido a Montejo con caballos ropa y otras cosas de Castilla16. Gonzalo Nieto, en su probanza dice que los colonos de Salamanca cuando abandonaron el sitio en 1529, subieron a dos navíos de Lerma «con toda la gente, ecavallos e esclavos e municiones y otras cosas que en dicha tierra tenían»17. Otra fuente narrativa precisa que en una carabela que se fue a pique cerca de Campeche había 50 esclavos indios18. Cifra que podríamos retener para expresar la capacidad máxima de transportación de esclavos por navío. Fray Bartolomé de las Casas en su Brevísima Relación de la Destrucción de la Indias (Sevilla, 1552), acusa a Montejo de haber hecho esclavos a los que no murieron y enviado barcos con indios a cambio de vino, accite, vinagre puercos y ropa.

10En un despacho oficial enviado a la Audiencia de la Nueva España en 1534, sobre la situación en que se hallaba la conquista, Montejo describe abiertamente el trato que se hacía de esclavos:

  • 19 Montejo a la Corona, l0 de agosto de 1534. A.G.I. Patronato 184 y 185.

«Como ha siete años que ando en esta tierra trabajando... y por estar en el medio de la navegación de la Nueva España, yo trabajaba por sostenerla, diciéndoles que con algunos esclavos se podían remediar y en este tiempo envié a la Nueva España un bergantí con ciertos esclavos para tener algún herraje, y allá dieron los esclavos por libres, no solamente aquellos, más aún todos los que de 4 anos a esta parte se han herrado en esta tierra no embargante que yo había hecho relación al Presidente y Oidores de V. Majestad que residen en México cómo en la Capitulación, está un capítulo que me hace merced que pueda hacer esclavos de rescate y de guerra en esta tierra y que en ella no habia otro provecho sino este19

  • 20 El fiscal contra Montejo, A.G.I. Justicia 300.

11Francisco Hernández, capellán de las fuerzas de Montejo el Mozo fue el supervisor oficial del herraje de los indios y recibió por sus servicios una encomienda. La marca del hierro era distinta según se tratara de indios de rescate o de guerra20. Se nombró a Alonso López agente para supervisar la regulación del tráfico y hubo un acuerdo entre el Cabildo y el representante municipal de los vecinos para que el tráfico de esclavos se extendiera y se permitiera a Yucatán enviar esclavos a otras partes.

  • 21 Isabel Sánchez contra Francisco Manrique. 1557. A.G.I. Justicia, leg. 1012. núm. 2. ramo 3.
  • 22 Jean-Pierre Berthe. op cit., p. 203.

12El sistema de la encomienda que se implantó por primera vez en la provincia de Acalán hacia 1530, significó junto con la práctica de la esclavitud, la base económica del sustento de los conquistadores. El primer factor de acumulación de capital fue posible gracias a las prestaciones dadas en tributo: joyas mantas, productos agrícolas así como al trabajo de los indios, que preveía el servicio personal gratuito. En Tabasco los encomenderos recibían «esclavos como tributo y otros artículos de servicio»21. Este último dato aporta nuevos elementos a la forma en que los españoles se abastecieron de esclavos y confirma la importancia tradicional del tráfico en la región. De esta manera, los testimonios presentados parecen confirmar la extension e importancia del comercio de esclavos mayas a lo largo del período de conquista. Comercio que se vio favorecido por la proximidad de la península a los puertos de intercambio donde se adquiría libremente las piezas, por la facilidad con que podían embarcarse a otras regiones y por el carácter indómito de los indios que justificaba su rescate y esclavización. ¿A cuántos se elevó el número de indios esclavos en la provincia de Yucatán ? No creo que estemos en capacidad de responder a esta pregunta de forma certera. El registro de cuentas de la tesorería de 1531 cuenta con la lista de indios esclavos adquiridos en la guerra y oficialmente marcados. Las cuentas públicas entre 1540 y 1549 mencionan 315 pesos recibidos a título de «quinto». Según estas fuentes el quinto consistía en un peso de oro por indio, o el equivalente en mantas o cera. Chamberlain ha calculado en 1.000 los esclavos vendidos legalmente, es decir, cediendo a la Corona su quinto del valor de venta que varié en diferentes momentos. Entre 1527 y 1528, el precio de un esclavo podía variar entre dos y diez pesos. El precio hacia 1531 era de diez pesos. Entre 1536 y 1538 los precios fluctuaban entre 26 y 78 pesos. Hacia 1550, con la escasez de mano de obra, el precio por esclavo podía alcanzar hasta 200 pesos22. No debemos olvidar que estos datos reflejan sólo la venta legal de los esclavos.

  • 23 Probanza de Bernardino de Villanueva, A.G.I. Patronato 57.
  • 24 A.G.I. Justicia 200.

13Es necesario reconocer también que no todos los esclavos estaban destinados a la venta. Durante las diferentes entradas que se realizaron desde Tabasco y Campeche para pacificar el resto de la península, los esclavos fueron utilizados para todos los trabajos corporales propios de la conquista: como cargadores, remeros, guías y cocineros. En tropel, llevaban cepos y en algunos casos cormas para evitar que se fugaran. En la fase final de la conquista, cuando los españoles optaron por una táctica militar de ataques simultáneos encabezados por capitanes de guerra independientes, se dictaron ordenanzas para que cada milicia pudiera esclavizar a los indios rebeldes, lo que causó una captura sin precedentes. En las Probanzas de Antonio de Reinosa. Gaspar Pacheco, Jorge de Villanueva, etcetera, todos capitanes de guerra, se arrojan algunas cifras sobre el número de prisioneros, hombres, mujeres y niños, que fueron enviados a Mérida para ser mantenidos como rehenes y esclavos. Se habla de 200, 500, 1 000, hasta 2 000 indios esclavizados durante cada una de las diferentes entradas23. La pacificación de la población de Campeche y Champotén, permitió utilizar indios auxiliares como aliados de guerra, los cuales fueron autorizados a capturar «gran número de hombres y mujeres para ser vendidos en sus pueblos». Más de 1 000 ánimas se condujeron a Mérida después de la rebelién de 1547, fecha que marca simbólicamente el fin de la conquista de Yucatán24.

¿Qué cifra se podría avanzar sobre el tráfico clandestino ?
¿Cuántos otros esclavos muertos durante la larga guerra de conquista ?
¿Cuántos más al servicio de colonos y conquistadores ?
¿Cuántos cedidos como tributo ?
¿Cuántos dados a los indios aliados como recompensa ?

14Nadie lo sabe ni se logrará averiguarlo con certeza. Sólo un rápido cotejo de las cifras demográfíca de la conquista permitirá asociar esto al fenómeno global de la grave mortandad.

Crisis demográfica

15Al referirse a la crisis demográfica del período de la conquista, la mayoría de los historiadores reconocen los efectos desastrosos del contagio microbiano en la población indigena. Las crónicas mayas señalan el Katun 2 Ahau, correspondiente a 1517, o 1520, según el método de cálculo que se adopte, como la fecha de la primera gran epidemia en la península ; las siguientes se sucedieron a lo largo del siglo xvi. Pero es necesario reconocer también que los cuarenta anos de guerra trajeron profundas alteraciones en el ritmo indígena de vida y de trabajo. Las tropas españolas dejaban a su paso un cuadro desolador de muertos, heridos e huidos, prisioneros esclavizados y rehenes. Los pueblos eran saqueados e incendiados, los templos destruídos ; las reservas arrebatadas. La demanda excesiva de trabajo y tributo que se imponía a los sumisos alteraba el orden específico de la producción, acareando la escasez y el hambre. La combinación de todos estos factores trajo consigue un traumatismo sin precedentes que afectó el orden psicológico, económico y demográfico del pueblo maya.

16Las fuentes demográficas han permitido estimar la población de Yucatán y Tabasco hacía 1528 entre 800 000 y 850 000 habitantes, distribuidos de la siguiente manera:

  1. Costa norte, región de Campeche 150 000.
  2. Costa norte. región de Uaymil y Chatumal 216 000.
  3. Isla de Cozumel y región de Ecab 78 000.
  4. Interior de la Península 300 000.
  5. Región de Acalán 50 000.
  6. Región de Tabasco 30 000.
  • 25 Isabel Fernández Tejedo, La comunidad indígena maya de Yucatán. México. INAH. Serie Historia, 1990 (...)

17La población reflejada en el censo de 1548 después de hacer los ajustes necesarios y la conversion de los tributos en tributarios y de éstos en habitantes permite calcular su número entre 230 000 y 250 000 habitantes. Al comparar esta cantidad con el cálculo efectuado para 1528, se constatará una reducción de la población de 72 % en la penfnsula y de 90 % en la region de Tabasco25. Cifras que reflejan un colapso demográfico dramático de origen multifactorial, en donde la esclavitud debió tener su papel principal en la distribución de los roles.

La administración regular y el régimen legislativo

  • 26 Información sobre los indias mayas que se decía haber en Puebla esclavas. Puebla. 1549. publicados (...)

18Con la instalación de la Segunda Audiencia en 1531 y el nombramiento de Antonio de Mendoza como virrey de la Nueva España, la Corona tomó las riendas del gobierno de su colonia y empezó a poner en marcha una serie de medidas en contra de las instituciones que habían venido operando desde el descubrimiento. Las restricciones a la esclavización de los naturales, la supresión de los servicios personales de las encomiendas y la abolición al derecho de perpetuidad de las mismas, fueron tres de las reformas que afectaron particularmente la estera de intereses de los colonos de Yucatán. Como ejemplo de las actuaciones del virrey Mendoza, está el despacho firmado en Guastepec en 1549, dirigido a los alcaldes ordinarios de la ciudad de Los Angeles, en el que se dice tener noticia de que en esa ciudad hay muchos indios e indias naturales de Yucatán y Cozumel. La orden una vez recibida en la ciudad Puebla, procedió a una consulta con testigos, los cuales declaran haber traído ellos mismos o comprado a comerciantes, entre los que se menciona a Francisco de Lerma, a muchachas indias de Yucatán, Cozumel, Veracruz, Campeche y Tabasco. Una de las indias propiedad de Antonio Valiente declaró que «siendo pequeña un español la trajo a la Veracruz de aquellas partes de hacia Tabasco», agregó «que ella está por esclava en casa de Alonso Valiente y que ciertas letras que tiene en la cara se las hizo poner su señora26». La orden procesal dictó liberar a la esclava, la cual fue recibida en depósito por los señores alcaldes.

  • 27 Isabel Fernández Tejedo, op. cit., p. 100-103.

19La abolición de la esclavitud decidida en las Leyes Nuevas de 1542, apenas cinco años antes de ser consumada la Conquista, muestra que su aplicación dió origen a una restricción del tráfico legal de esclavos en la provincia. El primer alcalde mayor de la provincia recibió instrucciones de la Audiencia en 1550 para que se velara por el buen trato hacia los indios y se impidiera el trabajo forzoso y la esclavitud de los mismos. Se enviaron también provisiones a Tabasco para que los indios naborías traídos de Yucatán se restituyeran a sus pueblos así como también otros indios esclavos. Tales disposiciones no parecen haber sido acatadas de manera general y aunque el tráfico legal se suspendió, los esclavos y otros naturales al servicio de los españoles de la provincia, fueron integrados a la vida económica bajo formas sustitutas de esclavitud y entonces tomaron el nombre legal de trabajadores, incluídos entre ellos a criados, naborías e indios de servicio. Las entradas consecutivas a las zonas indómitas de Bacalar y Chetumal, y posteriormente al Petén, dieron cabida a la captura de algunos naturales que fueron vendidos como esclavos incluso hasta mediados del siglo xvii27, pero este comercio aparece mencionado como algo aleatorio y clandestino. Más que la esclavitud perpetua de los cautivos de guerra, se optó por el servicio de éstos durante un cierto número de años. El objetivo principal de muchas de las entradas realizadas en Yucatán a regiones apartadas de la selva buscaba reintegrar a los indios fugitivos a sus antiguos pueblos sujetos a encomienda.

  • 28 Isabel Fernández Tejedo. Ibidem, p. 158-164.

20El otro problema espinoso que tuvo que resolver la administración regular fue la del servicio personal obligatorio incluido como tributo en la encomienda. La encomienda apareció en Yucatán como un sistema de renta mixta que combinaba pagos en especie y complementos en trabajo. Hasta 1549, fecha en que las encomiendas de Montejo pasan a manos de la Corona, la comunidad careció totalmente de un marco legal que limitara las demadas abusivas en estos dos rubros. A partir de entonces se fijó oficialmente la renta de cada encomienda con un censo detallado de los productos y la cantidad de naturales que tenían que trabajar para el encomendero, sin detenerse en detallar el numéro de horas o de jornadas de trabajo que debian desempeñar. En 1550 se revisó la tasación y se optó por privar a los encomenderos del derecho de utilizar directamente mano de obra indígena. El Estado estableció entonces un sistema de repartimiento de indios, el «mayache» en maya, que implicaba un trabajo temporal y rotativo, obligatorio y retribuido, impuesto a hombres y mujeres de la comunidad, incautados por mandato público. El repartimiento exigía cuatro tipos de labores: labores productivas, labores domésticas, trabajos públicos y servicios a la Iglesia28. Este fue el sistema de trabajo en el que descansó la economía colonial de Yucatán a lo largo del siglo xvi y xvii y que tuvo como base a la comunidad indígena originaria. Pero queda aún por resolver el problema de los naturales desarraigados de sus comunidades.

Criados y Naborías

  • 29 A.G.I. Patronato 231, n l.R.4.

21Después de terminada la Conquista la desconfianza con que los soldados vieron la distribucíon de bienes, encomiendas, e indios hechas hasta entonces por los Montejo, dió lugar a un encubrimiento de los indios que les habían sido atribuidos durante las campañas. Cuando se dictaron órdenes contra la posesión de esclavos, muchos alegaron que se les habían escapado o regresado a sus pueblos ; «y los conservaban por naborías diciendo que habían venido de paz29». Durante algún tiempo en Yucatán, el término naboría o laboría y criado hacía referencia a dos tipos distintos de trabajadores: los criados eran indios que habían sido arrancados de sus comunidades pero que hablaban y se vestían como tales. Tenían un status legal ambiguo ya que sus obligaciones las establecía su amo, al cual estaban unidos en un servicio permanente y obligatorio. Estaban exentos del pago de tributo y no podían ser incautados por mandato público como el resto de los habitantes de las comunidades rurales. Sus amos eran los que respondían por ellos. A diferencia de los indios de repartimiento, los criados realizaban un trabajo más especializado en el recinto doméstico: eran jardineros, mozos, camareras. Nodrizas, cocineras. En algunas casas importantes trabajaban con algunos mulatos o africanos y servían como mayordomos. La sociedad española instalada en los poblados y ciudades gustaba de rivalizar en cuanto a disponibilidad de criados a su servicio: el consumo suntuario constituía un rasgo fundamental de riqueza y éxito social. La opulencia procurada mediante un servicio doméstico abundante permitía exhibir el rango social, por imitación de las costumbres de la aristocracia metropolitana.

  • 30 Mandamientos sobre los indios de servicio en Don Diego Quijada Alcalde Mayor de Yucatán 1561- 1565(...)

22Los naborías fueron, al parecer, los descendientes de los criados domésticos y del resto de los naturales, ya sea esclavos liberados y acarreados, que fueron desarraigados de sus lugares de origen. Vivían en comunidad en las inmediaciones de las ciudades y poblados españoles formando barrios independientes. Tenían sus tierras, su gobierno municipal y sus sociedades corporativas, pero a diferencia de los criados, pagaban un tributo a la Corona y estaban obligados a realizar un servicio obligatorio a los españoles. Su salario alcanzaba cuatro reales por mes, sin contar los alimentos. La legislación establecía que los patrones debían proporcionar a los trabajadores, al final del año, un vestido de algodón, una camisa y un pantalon para los hombres, y una falda para las mujeres30. Los indios naborías se encontraban muy cerca de la sociedad espanola y realizaban tareas muy diversas. Quienes trabajaban dentro de las casas efectuaban prácticamente un servicio ininterrumpido, sometidos junto con los criados, a un tipo de esclavitud doméstica. Eran muy numerosos en las casas palaciegas y Beatriz Herrera viuda de Montejo fue acusada de dar a sus amigos y retener para ella muchos indios libres como naborías. Los naborías trabajaban también en las haciendas de cría, en los establos y jardines de los espanoles y en el trabajo de transportación a cuestas, a falta de caminos adecuados para el uso de carretas. Las mujeres laboraban como cocineras, nodrizas y molenderas. En función del tributo que pagaban a la Corona se puede estimar su número en las siguientes cifras:

  • 31 Cook S. y Borah W., The Indian Population of Central Mexico, Berkeley-Los Angeles. University of C (...)

cuadro n° 1. Población india (naborias) de las ciudades españolas en número de tributants.31

cuadro n° 1. Población india (naborias) de las ciudades españolas en número de tributants.31
  • 32 Cook y Borah. Essays in Population..., vol. 2. p. 77-79.

23En lo que atañe a los naborías de Tabasco no contamos con datos particulares en fuentes documentales. Este cuadro no incluye a los mexicas naborias establecidos en las villas después de terminada la conquista ni a otros indios traídos por los colonos de Gracias a Dios y Honduras, dado que estuvieron exentos del pago de tributos hasta 1582. Cook calcula en 1 000 los indios naborías del altiplano. Recuérdese que para estimar el número total de personas incluidas en la categoría de naboría, se tiene que multiplicar la cifra dada en el cuadro, por un coeficiente de cuatro o cinco, el criterio varia, correspondiente al numéro total promedio de miembros de una familia tributaria. Algunas fuentes mencionan la existencia de una población de negros y mulatos, compuesta tanto de esclavos como de hombres libres. Con base en el tributo que pagaban de dos pesos anuales por hombre o mujer, Cook y Borah ha estimado su número en 1580. en 300 individuos y 350 para 160532. Cárdenas Valencia dice que eran 2 000 individuos los negros y mulatos en Yucatán hacia 1639.

24Resumiendo y a guisa de conclusión resulta claro que la esclavitud en Yucatán fue muy importante durante el perfodo de la Conquista. A lo largo de cuarenta años, permitió nutrir un comercio activo y en pleno desarrollo con las islas y el continente. Su carácter parece haber sido más bien de tipo clandestino, aprovechando la ubicación geográfica de la península en la ruta del tráfico marítimo, y la facilidad y amplitud de acceso a sus costas. La esclavitud cuyo arraigo en la tradición maya estaba ligada también al comercio, facilitó la obtención, manejo y venta de los prisioneros y encontré en la nobleza comerciante aliados adiestrados y coperativos. También bajo registro se realizó un comercio importante cuyo número fue superior a los 1 000 individuos. Los más beneficiados del comercio de esclavos fueron los Montejo a quienes se acusó se haber vendido un número incalculable de piezas. Con la prohibición del tráfico legal se buscó, al principio, disfrazar la esclavitud bajo diferentes formas de servitud doméstica que tomaron el Yucatán el nombre de criados y naborías. Eran estos trabajadores forzados y permanentes que se diferenciaban de los verdaderos esclavos solamente en el hecho de que no podían venderse. La ausencia de disposiciones legales hasta 1580, cuando se les obligó al pago de un tributo a la Corona, ocasionó abusos continúos y una explotación sin limites de sus personas. A partir de entonces, criados y naborías se distinguieron principalmente por su grado de dependencia hacia los españoles. Los naborías fueron una categoria de trabajadores reconocida legalmente cuyo trabajo era remunerado y que poseía una estructura corporativa autónoma, mientras que los criados permanecicron anclados a las casas españolas a merced de sus patrones sin estatus jurídico definido.

Notes

1 Silvio Zavala. La colonización española de América, Col. Sep-setentas, México, 1972. Del mismo autor: Los esclavos indios de la Nueva España. México, 1951.

2 Jean-Pierre Berthe. «Aspects de l'esclavage des Indiens en Nouvelle-Espagne pendant la première moitié du xvie siècle», Journal de la Société des américanistes, musée de l'Homme. Paris. 1965.

3 Thomas Calvo, «Entre les exigences de l'économie et celles de la démographie: les esclaves de Don Francisco Rodriguez Ponce, Nouvelle-Gallice, 1655», en Vingt Etudes sur le Mexique et le Guatemala. Presses universitaires du Mirail. Toulouse. 1991.

4 Diego de Landa. Relación de las cosas de Yucatán, Madrid. Crónicas de América 7. Historia 16. 1985. Cap. 11. p. 43.

5 Ibidem, p. 90.

6 Gonzalo Fernández de Oviedo, Historia natural de las Indias. Lib. 8. Cap. XXX.

7 Scholes. F y Roys, R. The Maya Chomal Indians of Acalan-Tixchel, Norman, University of Oklahoma Press. 1968. p. 29.

8 Landa. Diego de. Relación de las cosas. op, cit., p.44

9 Cortés Hernando, Cartas de Relación. Primera Carta. Crónicas de América. Madrid. Historia 16. 1985. p. 40.

10 Diego de Landa, op. cit., p. 47.

11 Este contingente estaba formado principalmente de las huestes de Cuauhtémoc y Tetepanquetzal a quienes Cortés había llevado consigo en el viaje por temor a la rebeldía. Cortés. Hernán, op. cit., Carta V. p. 355.

12 Relación de Alonso Dávila, apud Chamberlain. Robert S.: Conquista y colonización de Yucatán. 1517-1550, trad. Alvaro Domínguez Peón. Prólogo de J. Ignacio Rubio Mané. México. Ed Porrúa. S.A., 1974. p. 110

13 Montejo contra Alvarado, A.G.I. Justicia 1005.

14 Probanza de Juan de Lerma, A.G.I. Santo Domingo 9.

15 Ibidem.

16 Probanza de Juan de Lerma, A.G.I. Santo Domingo 9

17 Probanza de Gonzalo Nieto. A.G.I. México 347.

18 Juan de Durán vecino de Yucatán con el adelantado Francisco de Montejo. 1535-1539. A.G.I. México 126.

19 Montejo a la Corona, l0 de agosto de 1534. A.G.I. Patronato 184 y 185.

20 El fiscal contra Montejo, A.G.I. Justicia 300.

21 Isabel Sánchez contra Francisco Manrique. 1557. A.G.I. Justicia, leg. 1012. núm. 2. ramo 3.

22 Jean-Pierre Berthe. op cit., p. 203.

23 Probanza de Bernardino de Villanueva, A.G.I. Patronato 57.

24 A.G.I. Justicia 200.

25 Isabel Fernández Tejedo, La comunidad indígena maya de Yucatán. México. INAH. Serie Historia, 1990. p. 49-56.

26 Información sobre los indias mayas que se decía haber en Puebla esclavas. Puebla. 1549. publicados por Rubio Mañé en Arehivo de la Historia de Yucatán. Campeche y Tabasco. 3 vols. Imprenta Aldina. Robredo y Rosell, 1942, vol. 1.

27 Isabel Fernández Tejedo, op. cit., p. 100-103.

28 Isabel Fernández Tejedo. Ibidem, p. 158-164.

29 A.G.I. Patronato 231, n l.R.4.

30 Mandamientos sobre los indios de servicio en Don Diego Quijada Alcalde Mayor de Yucatán 1561- 1565, documentos sacados de los archivos de España y publicados por V. Scholes y E. Adams. 2 vols. México, 1939. Vol. 1. p. 8.

31 Cook S. y Borah W., The Indian Population of Central Mexico, Berkeley-Los Angeles. University of California Press. 1971-74. cuadro 17. p. 77-79.

32 Cook y Borah. Essays in Population..., vol. 2. p. 77-79.

Table des illustrations

Titre cuadro n° 1. Población india (naborias) de las ciudades españolas en número de tributants.31
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2103/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 102k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2006

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter