Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Debates históricos contemporáneos: africanos y afrodescendientes en México y Centroamérica

 | 
María Elisa Velásquez

Comunidades domésticas y vida cotidiana

Experiencias de esclavitud femenina: africanas, afrodescendientes e indígenas en el México virreinal

María Elisa Velázquez

Texte intégral

Introducción

1Al menos cuatro concepciones o significados culturales sobre la esclavitud estuvieron presentes durante la época virreinal en México: el proveniente de Europa, el de tradición indígena americana, el de las diversas sociedades africanas y el que se creó en la Nueva España bajo la nueva dinámica económica y social. Es cierto que en la aplicación del orden jurídico se trataron de imponer las normas y costumbres hispánicas; sin embargo, en la práctica convivieron, negociaron y se enfrentaron las experiencias que los esclavos y esclavas tuvieron con esta forma de sujeción en el México virreinal. También en la sociedad novohispana estuvieron presentes diversas maneras de entender el papel de las mujeres, ello complicó, aún más, las vivencias de muchas de las esclavas indígenas y africanas en la Nueva España.

2Este artículo tiene el propósito de exponer algunas experiencias de esclavas africanas, indígenas y afrodescendientes en la Nueva España. Para ello, se hacen primero algunas reflexiones generales y de contexto sobre las concepciones de la esclavitud femenina en aquella época, en especial durante las primeras décadas después de la Conquista. En una segunda parte, se exponen casos de mujeres esclavas, indígenas y de origen africano, destacando las situaciones en torno a su esclavitud pero, sobre todo, las estrategias culturales que utilizaron para convivir, luchar y conseguir mejores condiciones de vida.

  • 1 Las reflexiones sobre doña Marina, no se han agotado y menos aún las que ayudan a explicar asuntos (...)
  • 2 Bernal Díaz del Castillo, Historia de la conquista de Nueva España (1632), México, Porrúa, 15a. ed (...)
  • 3 Para este artículo utilice las Gazetas de México publicadas en 1790 y 1791, México, José Antonio A (...)

3Vale la pena hacer algunos comentarios sobre las características de las fuentes utilizadas en este artículo. Se aborda el caso de la Malintzin, personaje muy trabajado por la historiografía, pero no por ello, carente de interés histórico y de relecturas o revisiones.1 Para el análisis sobre doña Marina, se recurre fundamentalmente a las observaciones de la crónica de Bernal Díaz del Castillo y a estudios sobre la conquista.2 Por otra parte, se utilizaron fuentes y reflexiones del extraordinario libro de Silvio Zavala Esclavos indios en Nueva España; el historiador ofrece múltiples ejemplos de esclavitud indígena, poco considerados y trabajados hasta la fecha. Las fuentes de Zavala y sus observaciones son muy valiosas para analizar cómo se vivieron estas formas de sometimiento entre distintos grupos. Asimismo, se exponen fuentes localizadas en el Archivo General de la Nación en los ramos de Bienes Nacionales, Ordenanzas e Inquisición. Finalmente, se consultaron las Gazetas de México, publicadas por José Antonio Alzate.3

4Es importante hacer notar que en este artículo no se pretende hacer un análisis sobre la esclavitud en cada cultura o las diferencias jurídicas entre esclavitud, servicio personal, por deudas o cautiverio. El objetivo es explorar las experiencias de las mujeres considerando diversas formas de sometimiento caracterizadas por suprimir la libertad, enajenar los derechos individuales y sujetar a los individuos a la voluntad de los amos o dueños. Por tanto, el propósito de este trabajo es analizar casos y sugerir líneas de análisis que permitan tener un conocimiento más puntual sobre cómo se vivió la esclavitud femenina y otras formas de sometimiento muy parecidas en la Nueva España.

La esclavitud en la Nueva España: diversas perspectivas históricas y culturales

  • 4 Véase entre otros William Phillips Jr., La esclavitud desde la época romana hasta los inicios del (...)

5Las investigaciones y debates contemporáneos sobre la esclavitud en culturas de África y América antes de la colonización han aportado datos y reflexiones para comprender y ampliar el significado de esta forma de sometimiento. Estos trabajos también han diversificado las líneas de investigación y abierto nuevas polémicas en torno a esta temática.4

  • 5 Sydney Mintz, Afro-Carribean. An Introduction, Baltimore, Johns Hopkins University Press, 1974.

6Varios aspectos se han discutido en torno a la esclavitud: sus significados en distintas culturas y periodos históricos, las diferencias entre esclavitud, servidumbre o servicio personal y el comercio de esclavos, las relaciones sociales y económicas inmersas en las redes de sumisión y dominación, las perspectivas de género o las diferencias entre el sometimiento doméstico y rural. Posiblemente, como lo han demostrado varios historiadores, gran parte de las sociedades de América o África conocieron formas de sujeción y explotación parecidas a la esclavitud occidental. Al parecer, en ciertas coyunturas históricas, factores como el desarrollo de grandes imperios, la dominación de territorios y pueblos a gran escala, fueron cruciales para el fortalecimiento de formas de dominación y sometimiento. Sin embargo, como es bien sabido, el comercio de esclavos africanos como “mercancías” hacia América, bajo nuevos lineamientos comerciales, tomó un nuevo rumbo y sometió a los esclavos, como lo señalan Mintz y Price, a realidades poco conocidas hasta entonces, inmersas en profundas contradicciones humanas.5

  • 6 Ki-Zerbo, Joseph, Historia de África negra. De los orígenes al siglo xix, Madrid, Alianza, 1972.
  • 7 Claire C. Robertson y Martin A. Klein, “Women’s Importance in Africa Slave System”, en Women and S (...)

7De África, gracias a los estudios de investigadores como Ki-Zerbo,6 y más recientemente Paul Lovejoy, Martin Klein y Robertson se sabe que la esclavitud se consideraba como un tipo de servidumbre involuntaria y que los estados que más influencia recibieron del Islam desarrollaron esta forma de sometimiento de manera más sistemática. Klein y Robertson, señalan que las mujeres fueron especialmente solicitadas en el mercado africano por la versatilidad de las actividades que desempeñaban y que incluso constituyeron el mayor número de esclavos en aquel continente.7 De la vasta información que estos autores aportan, destacan, entre otros, los siguientes aspectos en relación con los derechos de las esclavas: 1) la posibilidad de que hombres con posiciones económicas holgadas comprarán esclavas en vez de pagar por una esposa libre; 2) el acceso de algunas de ellas a una educación especial que las podía convertir en mujeres codiciadas; 3) la posibilidad de integración a la familia y por último la posibilidad de que los esclavos o esclavas tuvieran también esclavos de su propiedad.

  • 8 Manuel Orozco y Berra, Historia antigua y de la conquista de México, México, Porrúa, 1960, t. 1, p (...)

8La esclavitud en las diversas sociedades prehispánicas de Mesoamérica, según varios historiadores, existía como una práctica social cotidiana, aunque con notorias diferencias respecto del mundo occidental. Aunque existen pocos testimonios directos sobre las características de esta forma de sujeción en el México antiguo, sabemos por crónicas sobre los mexicas que existían tres causas por las cuales las personas libres podían convertirse en esclavas: la guerra, la ley y la voluntad.8 Los prisioneros de guerra, que incluían también mujeres y niños, no necesariamente eran destinados a la esclavitud sino al sacrificio, que era una práctica central en la cos-movisión mesoamericana. Por su parte, la ley determinaba que ciertos delitos, tales como deudas o robos, eran motivos posibles de esclavitud. Es interesante hacer notar que en el caso del homicidio, si la esposa de la víctima perdonaba al asesino, éste se daba a la mujer como esclavo. De igual modo, las personas podían convertirse voluntariamente en esclavas ya fuera para sustentar ciertos vicios o adornos o por necesidades económicas; hombres y mujeres se vendían o, en ciertos casos vendían a sus hijos por cierto tiempo, sin perder su libertad ni sus bienes.

  • 9 Carlos Bosch, La esclavitud prehispánica entre los aztecas, México, El Colegio de México, 1944.
  • 10 Manuel Orozco y Berra, Historia antigua…, op. cit., p. 233.

9Como en otras culturas de Europa y África, en Mesoamé-rica existieron diferencias difíciles de identificar entre esclavitud, servidumbre o servicio personal, ya que los cronistas de la época utilizaron distintos parámetros para la caracterización de la esclavitud, entre los que destacan el grado de dependencia y el estrato.9 Entre los historiadores existen ciertas divergencias en cuanto a la posición y las condiciones de vida de los esclavos y esclavas. Orozco y Berra afirma que la condición de los esclavos era tolerable, ya que vivían en las tierras de sus amos labrando sementeras para éstos y para sí; prestaban en las casas servicios como barrer y acarrear agua o leña y recibían buen trato logrando en algunos casos conseguir beneficios materiales para mantener casa propia o incluso esclavos para su propio servicio.10

  • 11 Brígida von Mentz, Trabajo, sujeción y libertad en el centro de la Nueva España, México, ciesas/Po (...)
  • 12 Ibid.,p. 64.

10Al parecer, los hijos de esclavos no heredaban necesariamente esta condición y existían diversas formas de adquirir la libertad, como la voluntad de los amos, el término del periodo de su deuda o delito e incluso la fuga, que solía efectuarse en los mercados burlando la vigilancia. Además, los esclavos no podían ser vendidos sin su consentimiento y la asistencia al menos de cuatro testigos. Sin embargo, la historiadora Brígida von Mentz señala que en Mesoamérica, sobre todo entre los mexicas, existieron formas de “reificacion” de seres humanos, es decir, maneras de convertirlos en cosas y de instrumentalizar a otros semejantes. Subraya, por ejemplo, que en el México antiguo se distinguía físicamente el estrato más bajo de los sirvientes y al considerado “sirviente perpetuo” se le estigmatizaba con una collera de madera que se le colocaba alrededor del cuello, práctica general entre otras culturas. También destaca la existencia de mercados para la venta, tales como el de Izúcar y el de Azcapotzalco en la Ciudad de México y de una forma de sometimiento como “servidumbre perpetua”, la cual define como el límite de dependencia que sufría un trabajador, al convertirse en cosa y perder su autodeterminación.11 Von Mentz también hace hincapié en que la práctica de regalar o vender mujeres muestra la enajenación de éstas como objeto sexual en el mundo prehispánico y más tarde en el colonial.12

11Bernal Díaz del Castillo, al describir el mercado de Tlatelolco, se refiere a los “mercaderes de oro y plata y piedras ricas y plumas y mantas y cosas labradas, y otras mercaderías de indios esclavos y esclavas” y hace la siguiente observación:

  • 13 Bernal Díaz del Castillo, Historia de la conquista de la. Nueva España, op. cit., p. 171.

… que traían tantos de ellos a vender a aquella plaza como traen los portugueses los negros de Guinea, y traíanlos atados en unas varas largas con colleras a los pescuezos, porque no se les huyesen y otros dejaban sueltos…13

12Todo ello confirma que al menos en el centro del México prehispánico existió un significativo número de esclavos, entre ellos mujeres, y que muy probablemente, como se analiza más adelante, esta práctica contribuyó a que dicha forma de sometimiento fuera establecida y aceptada en la nueva sociedad colonial.

  • 14 Manuel Lucena Salmoral, Los códigos negros de la América española, Universidad de Alcalá/Ediciones (...)

13Con relación a la tradición europea, los antecedentes de la esclavitud en la Península Ibérica determinaron en gran medida las características de esta forma de sujeción a lo largo del periodo colonial en México. Las relaciones entre amos y esclavos domésticos, en especial con las esclavas, la dinámica social relacionada con la legislación y las oportunidades sociales y económicas de los esclavos, sobre todo en el ámbito urbano, fueron retomadas, aunque como lo señala Manuel Lucena Salmoral: “las normas sobre negros se dieron generalmente para solucionar los problemas que iban surgiendo. Más que prevenirlos, trataron de remediarlos.”14

  • 15 Silvio Zavala, Los esclavos indios en Nueva España, México, El Colegio Nacional, 3a. ed., 1994.
  • 16 Silvio Zavala cita la Cartas de relación de Cortés, Cuarta, bae xxii, Ibid., pp. 4 y 5.

14Durante las primeras décadas después de la conquista de México, los españoles adquirieron esclavos indios, como lo señala el historiador Silvio Zavala, fundamentalmente mediante dos procedimientos: el cautiverio de los vencidos en la guerra y el rescate de los reducidos a servidumbre por los propios indígenas.15 La primera mitad del siglo xvi se caracterizó por el cautiverio y el comercio de esclavos o esclavas con la justificación, según los conquistadores, de que los indios mataban españoles, se rebelaban y comían carne humana.16 Sin embargo, como se sabe, la defensa de los indígenas por las órdenes mendicantes, así como las condiciones económicas de la nueva sociedad novohispana y la drástica caída demográfica de la población indígena, impulsaron la promulgación de las Leyes de 1542, que prohibieron rigurosamente la esclavitud de los indios, considerándolos como vasallos de la Corona de Castilla. Como es sabido, estas leyes, conocidas como Nuevas Leyes para el buen tratamiento y preservación de los indios por el Consejo de Indias, fueron elaboradas durante el reinado de Carlos V bajo la influencia de los dominicos, especialmente de fray Bartolomé de las Casas, y representaban, fundamentalmente, un ataque a la encomienda y por tanto al poder de los conquistadores. No obstante, la esclavitud indígena y otras formas de sujeción, como el servicio personal —que en términos generales significaba trabajo gratuito a los representantes de la autoridad monárquica en América— continuaron vigentes, sobre todo en zonas fronterizas de la Nueva España, lejos de las autoridades centrales, regionales y de la protección de los frailes.

  • 17 Las Siete Partidas del Sabio Rey Alfonso X “El Sabio” Rey de Castilla y León 1221-1284, edición fa (...)
  • 18 Juan de Solórzano y Pereyra, Política indiana (1647), ed. facs. basada en la de 1776, México, Secr (...)
  • 19 Recopilación de las Leyes de Indias (1681), Madrid, 3 vols., ed. facs. del Consejo de la Hispanida (...)
  • 20 Para legislación sobre esclavitud africana en América véase entre otros muchos, el artículo de Rin (...)

15Ahora bien, la llegada de esclavos africanos a la Nueva España se llevó a cabo durante los primeros años de conquista. Las bases jurídicas de la esclavitud en la Nueva España se pusieron en práctica de acuerdo con la experiencia ibérica y los instrumentos jurídicos de las Siete Partidas,17 los cuerpos legales agrupados en obras como la Política Indiana18 y la Recopilación de las Leyes de Indias;19 también la jurisprudencia local, a partir de ordenanzas o bandos en cada región, tuvo injerencia en el nuevo orden jurídico. Para su comercio y cautiverio se impusieron además recomendaciones eclesiásticas, que continuamente se quebrantaron. Se normaba por supuesto la herencia de la esclavitud por el vientre materno, la posibilidad de vender o comprar a los esclavos sin su consentimiento, la recomendación de los matrimonios entre esclavos, la forma de vestir y usar joyas, y fuertes castigos para los cimarrones.20

  • 21 Para mayor información sobre la esclavitud femenina, véase María Elisa Velázquez, Mujeres de orige (...)

16Sin embargo, también se ofrecían ciertos “derechos”, como la posibilidad de denunciar malos tratos, exigir la cohabitación con el marido y vías para la obtención de la libertad. Por tanto, los esclavos y esclavas sufrieron el maltrato y la explotación de los amos, pero en muchas ocasiones las nuevas dinámicas económicas y sociales de México les permitieron adquirir su libertad, luchar por sus derechos y conseguir mejores condiciones de vida como a continuación analizaremos.21

Esclavitud femenina: experiencias de indígenas, africanas y afrodescendientes en la Nueva España

  • 22 Bernal Díaz del Castillo, Historia de la Conquista de Nueva España, op. cit., p. 58.

17En 1519, Hernán Cortés recibió, como parte de los regalos de un cacique en Tabasco, figuras de oro, piezas de plumajes, tejidos de colores y 20 esclavas, entre ellas, a la conocida como Malintzin. Bernal Díaz del Castillo, dice “que no fue nada el presente, en comparación con las mujeres recibidas”.22

  • 23 René Jara y Nicholas Spadaccini, ReDiscovering Colonial Writing, Minneapolis, University of Minnes (...)
  • 24 Francisco López de Gómara, Historia de la conquista de México, Venezuela, Biblioteca Ayacucho, 198 (...)

18Como es bien sabido, la participación de doña Marina en la guerra de conquista, en particular a lo largo del recorrido de Cortés hacia Tenochtitlan, fue decisiva para los propósitos del conquistador. La participación de esta mujer en la historia de México ha sido motivo de un sinnúmero de escritos, muchos de ellos mitificados o estereotipados. Sin embargo, lo que nos interesa destacar aquí es que Malintzin, junto con otras mujeres cacicas principales y de servicio o trabajo fueron entregadas a los españoles y se convirtieron en las primeras indígenas de tierra firme en experimentar diversas formas de esclavitud o sometimiento. Las mujeres de Tabasco fueron también las primeras cristianas; antes de repartirlas entre los capitanes, Cortés mandó que las bautizaran, de acuerdo y en obediencia de las instrucciones de conquista que establecían que los hombres no podían tener relaciones sexuales o amancebamientos con ninguna mujer que estuviera fuera de la ley cristiana.23 Las crónicas señalan que Cortés se preocupó por vestirlas como “mejor pudo”24 de acuerdo con la tradición hispánica.

19Malintzin era originaria del centro de México y por lo tanto sabía náhuatl; fue vendida muy joven como esclava a caciques del sur y aprendió maya. Según los testimonios del mismo Bernal, Cortés la identificó rápidamente como una mujer inteligente que podía ser de gran ayuda para sus propósitos y la convirtió en una de sus “lenguas”, es decir, en su traductora para descubrir las emboscadas o intrigas de los indígenas en su contra, pero también para las negociaciones y alianzas. Bernal Díaz del Castillo la describió así:

  • 25 Bernal Díaz del Castillo, Historia de la conquista…, op. cit, p. 61.

… y como doña Marina en todas las guerras de la Nueva España y Tlaxcala y México fue tan excelente mujer y buena lengua… a esta causa la traía siempre Cortés consigo…25

  • 26 Ibid., p. 279.

20Malintzin fue amante de Cortés y tuvo un hijo con él; después, éste la casó con otro capitán español. Terminada la conquista fue recompensada con la libertad y otras propiedades, pero murió pocos años después. Es difícil suponer que sólo existió una experiencia como la de la Malintzin en el proceso de conquista, seguramente otras indígenas vivieron situaciones similares, reitero, no de la misma relevancia, pero importantes para cambiar el rumbo y las condiciones de su vida. Por ejemplo, en uno de los capítulos de su historia, Bernal relata la forma en que se recogían esclavas durante la conquista y la manera de herrarlas; explica cómo los soldados tomaban “las mejores indias” y hacían trampas para no presentarlas y pagar el quinto correspondiente.26 Asimismo, hace algunas observaciones que nos hacen pensar en las características de las relaciones entre los soldados y las indígenas esclavas:

  • 27 Ibid., p. 309.

…También quiero decir que como había ya dos o tres meses pasados, que algunas de las esclavas que estaban en nuestra compañía y en todo el real conocían a los soldados, cuál era bueno, cuál era malo, y trataba bien a bien a las indias y naborías que tenían, o cuál las trataban mal, y tenían fama de caballeros o de otra manera, cuando las vendían en la almoneda, si las sacaban algunos soldados que a las tales indias o indios no les contentaban o las habían tratado mal, de presto se les desaparecían y no las veían más, y preguntar por ellas era como quien dice buscar a Mahoma en Granada…27

  • 28 Existe una amplia bibliografía sobre la Malintizin, sin embargo vale la pena destacar el artículo (...)

21La experiencia de doña Marina y de otras mujeres indígenas en el mismo periodo revela que algunas de ellas gozaban de una educación especial y que encontraron oportunidades en las nuevas condiciones que ofrecía la conquista. Para Malintzin, aliarse con Cortés y con los españoles no representaba una traición a los suyos, por el contrario, posibilitaba liberarse de la sujeción de un grupo y tener mejores condiciones de vida. Su historia también demuestra las aptitudes que algunas esclavas pudieron utilizar, como el manejo de varias lenguas, en el proceso de conquista.28 El hecho de que algunas esclavas huyeran o se quedaran con los soldados “según las habían tratado” demuestra además que existieron condiciones y experiencias de cautiverio para que las indígenas esclavas decidieran si les convenía o no quedarse con el español que las compraba.

  • 29 Silvio Zavala, Los esclavos indios…, op. cit., p. 4.

22El comercio de esclavos y esclavas implicaba que se herraran, vendieran en almonedas y se pagara con el “quinto real” para el emperador. El desorden, la corrupción y los abusos por supuesto estuvieron vigentes en el comercio y explotación de esclavos, especialmente en este periodo. Bernal Díaz del Castillo comenta que muchos conquistadores, para no pagar el quinto real, conservaban a las esclavas como naborías, es decir, como servidumbre sujeta, diciendo que habían venido de paz.29 Ello atestigua la facilidad para manipular la condición jurídica entre esclavas o naborías, situación que se vivió a lo largo del periodo virreinal.

  • 30 Ibid., p. 19.

23Debe hacerse notar que los esclavos, tanto indígenas como africanos, buscaban vías para huir continuamente desde los primeros años después de la conquista y que como decía Bernal era prácticamente imposible encontrarlos. El problema se hizo tan importante que se nombraron personas dedicadas a recoger esclavos huidos desde épocas tempranas. En 1527, por ejemplo, los dueños pagaban cinco pesos de oro por cada africano; medio peso de oro por cada indígena esclavo y un peso de oro cada bestia que encontrara haciendo daño en huertas ajenas.30 Ello atestigua que la demanda de los africanos era mayor, por el precio y la escasez en los primeros tiempos, y que por el contrario la cantidad de esclavos indígenas era considerable.

  • 31 Ibid., p. 9.
  • 32 Ibid., p. 32.

24Las nuevas condiciones de conquista y explotación obligaron a que muchos indígenas vendieran esclavos o esclavas para sobrevivir. El contador Rodrigo de Albornoz informaba al rey en 1525 que los indios se esclavizaban entre sí por cualquier cosa, como por algo de maíz, de algodón o por haber hurtado tres o cuatro mazorcas.31 Aunque esta observación parece “justificar” las acciones que Albornoz tomaba durante el proceso de conquista y del comercio de esclavos indígenas, da pautas para entender cuáles formas de sometimiento, parecidas a la esclavitud, eran usuales entre los indígenas, más aún, en periodos de crisis. También se sabe que muchos indios huían por temor y no tenían relaciones sexuales con sus mujeres para no procrear y que sus hijos se hicieran esclavos y los llevarán, decía un gobernador español, “fuera de su naturaleza”. Las cifras sobre la esclavitud indígena son difíciles de estimar, pero algunos números son reveladores. Como parte de la justificación del comercio de esclavos, en 1529, un funcionario hace saber que “llegaban a venderse a la Ciudad de México diez mil esclavos indígenas y sacados ‘por la mar’ cinco mil más o menos”.32 Aunque la cantidad haya sido exagerada, el testimonio da cuenta de que un número, por lo menos significativo de esclavos, se comerciaban en la Ciudad de México.

  • 33 Ibid., p. 47.

25A pesar de que, como ya se mencionó, desde mediados del siglo xvi se prohibió la esclavitud de los indios, entre otras cosas por el desmedido abuso de los conquistadores y el comercio que tomaba dimensiones extraordinarias que, como decía un funcionario de la época, “de tolerarse su continuación, despoblaría la tierra”,33 esta forma de sometimiento se siguió utilizando pese a las ordenanzas, leyes y quejas de los frailes, especialmente en las zonas fronterizas de la Nueva España, pero incluso en la Ciudad de México. El comercio de indígenas se hizo bajo la fórmula legal de “vender y rematar el servicio”, lo que diferenciaba el estado legal de los esclavos africanos y afrodescendientes de los “indios chi-chimecas”, aunque en términos de sometimiento y cautiverio eran muy similares.

  • 34 Silvio Zavala, Una etapa en la construcción de la catedral de México alrededor de 1585, México, El (...)
  • 35 Ibid., p. 166.
  • 36 Ibid., p. 168.

26Silvio Zavala, en su libro sobre la construcción de la catedral de México alrededor de 1585, recupera datos muy valiosos para entender las experiencias entre esclavas indígenas y africanas o afrodescendientes. Hace notar, por ejemplo, que para la obra, la Iglesia contaba con esclavos que podía vender o comprar el obrero mayor con permisos que recababa de la Audiencia.34 Por ejemplo, pide a la Audiencia le dé licencia para vender una “esclava chichimeca llamada Francisca, tuerta, de la cual no hay servicio por ser vieja”.35 Al parecer la india María fue vendida, haciendo hincapié en la formula “del servicio de ella” por cien pesos de oro común en el portal de los mercaderes de la Ciudad de México.36

27Por otra parte, en el mismo texto hace alusión a la venta de una esclava, a la que describe de la siguiente forma:

  • 37 Ibid., p. 167.

…una esclava negra que dijo llamarse Catalina y ser criolla de esta tierra, de edad de 25 años poco más o menos, con un niño y una niña sus hijos negros, para rematar en la persona que más por ellos diere…37

  • 38 Entre otros muchos, por supuesto el de Gonzalo Aguirre Beltrán, La población negra en México, Méxi (...)

28Las fuentes que presenta Zavala dan testimonio de que la venta de la esclava se hizo a través de un pregonero y que finalmente se recibieron 500 pesos de oro común con la condición de que el comprador no la pudiera vender fuera de la ciudad por ser casada con un negro también de la obra de la catedral. Varios aspectos se pueden reflexionar sobre estos datos y testimonios que se han recogido en otros estudios sobre esclavitud africana en la Nueva España.38 La venta de las esclavas en los primeros tiempos era de la misma forma, es decir en el portal de Mercaderes y por pregón. Los precios eran muy diferentes, ya que una esclava africana o afrodescendientes valía más que una indígena. Las mujeres con formas de sometimiento convivieron en espacios de trabajo, en condiciones muy similares de cautiverio y esclavitud.

  • 39 Silvio Zavala, Les esclavos indios…, op. cit., p. 47.
  • 40 Gazeta de México, Compendio de noticias de Nueva España que comprehenden los años de 1790 y 1791, (...)

29Zavala hace mención de varias apaches cautivas a finales del siglo xviii en el norte de México;39 también lo hacen otras fuentes del periodo. Por ejemplo, una noticia de la Gazeta de México de 1790 relata el bautizo de una india apache que fue obsequiada en Valladolid al contador de la Real Hacienda Juan Antonio Fernández de la Buria y su esposa Josefa del Real. La nota es interesante porque relata los detalles del bautizo y muestra cómo en este periodo se continuaba con la práctica de capturar indígenas para “donarlas” o venderlas. La noticia explica que “de la collera de Indios e Indias apaches” que se conducían desde Arispe a México, se donaban “piezas pequeñas” a personas de “distinción” que las solicitaran. El matrimonio que requirió una de las “piezas” recibió a una “muchacha como de trece años”, a la que con “empeño a su catequización en enseñanza de la doctrina cristiana” bautizaron posteriormente. La noticia parece querer hacer alarde de las “buenas intenciones” de los dueños por convertir a una “neófita”, como se menciona en la fuente, y de la justificación del sometimiento hacia finales del siglo xviii.40

30Indígenas, africanas y afrodescendientes experimentaron varias décadas juntas la esclavitud y la servidumbre o servicio. Pese a las ordenanzas y leyes que prohibían las relaciones entre ambos grupos, el intercambio y mestizaje fue importante. Una ordenanza del regidor de la ciudad de Puebla, a principios del siglo xvii, nos ofrece una idea del “desorden” novohispano y de las prerrogativas que los esclavos, sobre todo aquellos de las ciudades, habían adquirido:

  • 41 agn, Ordenanzas, 1618, vol. III, exp. 56.

… que no haya junta de negros y mulatos en las plazas y calles reales, ni en los barrios de los indios, y que no hagan bailes, danzas, juegos, ni otros entretenimientos y ruidos… y los que son esclavos por acudir a esto faltan muchos días del servicio de sus amos…41

  • 42 Algunas investigaciones han trabajado el tema de las africanas y afrodescendientes en México, véan (...)

31Como se observa los festejos y entretenimientos entre indígenas y africanos eran una práctica común, y según la ordenanza había veces en que los esclavos podían participar en las reuniones faltando a sus deberes. La esclavitud de los africanos en la Nueva España tuvo el propósito de ser más legislada y vigilada que la de los indígenas, sobre todo a partir de que se prohibió la esclavitud de estos últimos. No obstante, ello posibilitó que además de las obligaciones, los africanos y afrodescendientes conocieran muchas veces también sus derechos y que supieran utilizarlos. Sabemos de esclavos, pero sobre todo de esclavas litigantes a lo largo del periodo virreinal, que reclamaban derechos como el de la vida marital, la libertad de sus hijos o denuncias ante malos tratos. Varias fuentes documentales ofrecen datos que revelan las experiencias de las africanas y sus descendientes en este sentido, de los que aquí sólo se ofrecerán algunos ejemplos.42

32Un expediente del ramo de Inquisición de 1643 de la Ciudad de México, da testimonio de que Magdalena de la Cruz, “negra esclava” de Martín de Ortega, familiar del Santo Oficio, denunció el maltrato que sufría de su amo y también el que no le permitiera tener las relaciones con su marido que la ley normaba de la siguiente forma:

  • 43 agn, Inquisición, 1643, vol. 418, exp. 4.

… digo que por dos veces he parecido ante ustedes representando los rigurosos castigos con que maltrata el dicho mi amo, sin más ocasión que lo riguroso de su condición y aunque por ustedes ha sido mandado que modere el castigo que en mí y en los demás sus esclavos hace o que me venda no sólo no cesa en castigarme… enojado e irritado… sino que no me deja tener la comunicación permitida por lo menos una vez cada semana con mi marido…43

  • 44 agn, Inquisición, 1642, vol. 396, exp. 3.
  • 45 Silvio Zavala, Una etapa en la construcción…, op. cit., p. 168.

33Al parecer Magdalena conocía sus derechos, sabía que tenía permitido ver a su marido por lo menos una vez a la semana, que podía denunciar los malos tratos, pero además que su amo ya había sido reprendido anteriormente por las autoridades. Además, la esclava, no sólo habló por sí misma, sino que delató que los demás esclavos también sufrían de malos tratos. Asimismo es importante hacer notar que Magdalena estaba denunciando a un hombre de cierta importancia económica y social, ya que era familiar del Santo Oficio. Las denuncias de esclavas también incluyeron a los ministros de la Iglesia. En 1642, Antonia, negra esclava de un preso de la Inquisición de la Ciudad de México, declaró que un clérigo le había prometido comprarla y para convencerla le había “tocado sus partes vergonzosas e hizo que ella se las tocase a él y le dio dos reales”.44 Los derechos maritales de los esclavos y esclavas fueron motivo de denuncias, pero también de venta. Por ejemplo, un esclavo que registra Zavala de tierra Biafra, “entre ladino y bozal, de 30 años poco más o menos” se vende en la obra de la Iglesia por el “mal servicio que hay de él”, así por ser casado e irse cada rato adonde tiene su mujer”.45

  • 46 María Elisa Velázquez, Mujeres de origen africano en la capital novohispana, siglos xvii y xviii, (...)
  • 47 agn, Bienes Nacionales, vol. 56, exp. 13, f. 2. Es interesante hacer notar que otorga a la esclava (...)

34En otros trabajos he hecho hincapié en las posibilidades económicas y de movilidad social que tuvieron las africanas, por lo menos en la Ciudad de México durante la época colonial y los lazos de alianzas o solidaridad que existieron entre ellas. También he señalado que los africanos y sus descendientes no fueron un grupo homogéneo en la Nueva España y que fue muy común, por ejemplo que mulatos o mulatas tuvieran esclavos a su servicio.46 Tal es el caso de Juan de Alanís, mulato libre de la villa de Cuernavaca, quien en 1647 deja en su testamento a una negra esclava llamada Dominga a su hija Melchora.47

  • 48 María Guevara, Guanajuato diverso: sabores y sinsabores de su ser mestizo (siglos xvi a xvii), Gua (...)

35Estas alianzas también fueron frecuentes entre indias y africanas o afrodescendientes. Por ejemplo, es notable un caso de 1730 que reseña María Guevara en Guanajuato, ciudad en el centro-norte de México, en el que se atestigua cómo algunas esclavas mulatas huían para parir a sus hijos en las cañadas, lejos de la ciudad, para después decir a sus amos que los niños habían nacido muertos. Sin embargo, lo que sucedía es que las criaturas eran recogidas por las indias habitantes de las rancherías de la región y educados por ellas como hijos adoptivos y por tanto súbditos libres de la corona.48

Consideraciones finales

36Las experiencias de sometimiento, a través de la esclavitud, la servidumbre, el servicio o el cautiverio vividas por mujeres indígenas, africanas y afrodescendientes durante el periodo colonial, revelan, entre otras cosas, que la convivencia entre mujeres de distintos grupos en torno a la esclavitud fue común: compartieron espacios de trabajo, situaciones de compra y venta similares, y utilizaron estrategias para conseguir la libertad o mejores condiciones de vida a través de la huida, la negociación, los litigios o la solidaridad.

37Los planteamientos de investigadores como Paul Lovejoy sobre la similitud entre formas de sometimiento y esclavitud en varias culturas parecen también ajustarse a lo que sucedía en el México prehispánico y en el proceso de conquista. Las experiencias o los conocimientos previos con formas de esclavitud de las culturas de origen otorgaron a las mujeres posibilidades de negociación o estrategias para obtener la libertad o mejores condiciones de vida. Al parecer, una de las grandes diferencias de la esclavitud femenina hispánica frente a las indígenas y africanas fue la herencia de esta forma de sujeción a través del vientre materno, lo que implicaba una política económica a más largo plazo, que en última instancia garantizaba la procreación de esclavos y el desarrollo de ésta como un sistema. Aunque existieron marcos jurídicos hispánicos generales para regular la esclavitud, especialmente la de los africanos y sus descendientes, éstos respondieron a las nuevas necesidades y condiciones de contexto de cada periodo y región en la Nueva España.

38Este artículo sólo ha esbozado algunas líneas de análisis con ejemplos de los múltiples que existen sobre la esclavitud femenina. Quedan muchas interrogantes, sobre todo con relación a las esclavas indígenas y las experiencias de sujeción a lo largo de la época virreinal que ayuden a entender las dinámicas sociales y culturales que se vivieron a través de estas formas de sometimiento y las diferencias o semejanzas con la esclavitud sufrida por las mujeres de origen africano.

Referencias documentales

39agn: Archivo General de la Nación; Ramos: Bienes Nacionales, Ordenanzas e Inquisición.

40Gazeta de México, Compendio de noticias de Nueva España que comprehenden los años de 1790 y 1791, tomo IV, por José Antonio Alzate, reimpresas en la Oficina del Hospital de San Pedro, Manuel Buen Abad, 1831.

Bibliographie

Bibliografía

Aguirre Beltrán, Gonzalo (1972), La población negra en México, México, fce, 15a. imp.

Bosch, Carlos (1944), La esclavitud prehispánica entre los aztecas, México, El Colegio de México.

Bristol, Joan (2007), Christians, Blasphemers and Witches. Afro-mexican Ritual Practice in the Seventeenth Century, Albuquerque, University of New Mexico Press.

Cáceres, Rina (1999), “Legislación para poblaciones de origen africano”, Revista Dimensión Antropológica, México, inah.

Díaz del Castillo, Bernal (1632) (1992), Historia de la conquista de Nueva España, 15a. ed., México, Porrúa.

Guevara, María (2000), Guanajuato diverso: sabores y sinsabores de su ser mestizo (siglos xvi a xvii), Guanajuato, La Rana.

Jara, René y Nicholas Spadaccini (1991), ReDiscovering Colonial Writing, Minneapolis, University of Minnesota Press.

Ki-Zerbo, Joseph (1972), Historia de África negra. De los orígenes al siglo xix, Madrid, Alianza.

Las Siete Partidas del Sabio Rey Alfonso X “El Sabio” Rey de Castilla y León 1221-1284 (ed. original de 1758), ed. facs., México, Suprema Corte de Justicia de México, 2004.

López de Gómara, Francisco (1987), Historia de la Conquista de México, Venezuela, Biblioteca Ayacucho.

Lucena Salmoral, Manuel (1996), Los códigos negros de la América española, Universidad de Alcalá/Ediciones unesco.

Martínez, José Luis (1992), Hernán Cortés, México, fce/unam.

Mentz, Brígida von (1999), Trabajo, sujeción y libertad en el centro de la Nueva España, México, ciesas/Porrúa.

Mintz, Sydney (1974), Afro-Carribean. An Introduction, Baltimore, Johns Hopkins University Press.

Orozco y Berra, Manuel (1960), Historia antigua y de la conquista de México, t. 1, México, Porrúa.

Phillips Jr., William (1989), La esclavitud desde la época romana hasta los inicios del comercio transatlántico, Madrid, Siglo xxi.

Recopilación de las Dyes de Indias (1681) (1943), Madrid, 3 vols., ed. facs. del Consejo de la Hispanidad/Grafizas Ultra.

Robertson, Claire C y Martin A. Klein, “Women’s Importance in Africa Slave System”, en Women and Slavery in Africa.

Schroeder, Susan et al. (1997), Iridian Women qf Early Mexico, Norman y Londres, University of Oklahoma Press.

Solórzano y Pereyra, Juan (1979), Política indiana (1647), ed. facs. basada en la de 1776, México, Secretaría de Programación y Presupuesto.

Thomas, Hugh (1998), La trata de esclavos. Historia del tráfico de seres humanos de 1440 a 1870, España, Planeta.

Velázquez, María Elisa (2006), Mujeres de origen africano en la capital novohispana, siglos xvii y xviii, México, pueg-unam/inah (Africanía, 2).

Zavala, Silvio (1995), Una etapa en la construcción de la catedral de México alrededor de 1585, 2a. ed. Jornadas, 96), México, El Colegio de México/El Colegio Nacional.

— (1994), Los esclavos indios en Nueva España, 3a. ed., México, El Colegio Nacional.

— (1989), El servicio personal de los indios en la Nueva España.IV. Suplemento a los tres tomos relativos al siglo xvi, México, El Colegio de México/El Colegio Nacional.

Notes

1 Las reflexiones sobre doña Marina, no se han agotado y menos aún las que ayudan a explicar asuntos relacionados con la esclavitud femenina prehispánica. Sabemos de la historia protagónica de la Malintzin por su participación al lado de Cortés, pero poco sabemos de cuántas mujeres tuvieron experiencias, no de la misma magnitud, pero que cambiaron su vida y los procesos sociales con relación a esta forma de sometimiento.

2 Bernal Díaz del Castillo, Historia de la conquista de Nueva España (1632), México, Porrúa, 15a. ed., 1992; José Luis Martínez, Hernán Cortés, México, fce/unam, 1992; Susan Schroeder et al, Indian Women of Early Mexico, Norman y Londres, University of Oklahoma Press, 1997.

3 Para este artículo utilice las Gazetas de México publicadas en 1790 y 1791, México, José Antonio Alzate.

4 Véase entre otros William Phillips Jr., La esclavitud desde la época romana hasta los inicios del comercio transatlántico, Madrid, Siglo xxi, 1989; Hugh Thomas, La trata de esclavos. Historia del tráfico de seres humanos de 1440 a 1870, España, Planeta, 1998. Por supuesto en los debates han sido fundamentales los trabajos de Paul Lovejoy, David V. Trotman y Martin Klein.

5 Sydney Mintz, Afro-Carribean. An Introduction, Baltimore, Johns Hopkins University Press, 1974.

6 Ki-Zerbo, Joseph, Historia de África negra. De los orígenes al siglo xix, Madrid, Alianza, 1972.

7 Claire C. Robertson y Martin A. Klein, “Women’s Importance in Africa Slave System”, en Women and Slavery in Africa, p. 4.

8 Manuel Orozco y Berra, Historia antigua y de la conquista de México, México, Porrúa, 1960, t. 1, p. 230.

9 Carlos Bosch, La esclavitud prehispánica entre los aztecas, México, El Colegio de México, 1944.

10 Manuel Orozco y Berra, Historia antigua…, op. cit., p. 233.

11 Brígida von Mentz, Trabajo, sujeción y libertad en el centro de la Nueva España, México, ciesas/Porrúa, 1999, p. 51.

12 Ibid.,p. 64.

13 Bernal Díaz del Castillo, Historia de la conquista de la. Nueva España, op. cit., p. 171.

14 Manuel Lucena Salmoral, Los códigos negros de la América española, Universidad de Alcalá/Ediciones Unesco, 1996. El mismo Lucena hace hincapié en que el estudio del ordenamiento jurídico español sobre los negros constituye uno de los temas más complejos de la historia de América en general, y del llamado derecho indiano en particular y explica las causas, véase p. 10.

15 Silvio Zavala, Los esclavos indios en Nueva España, México, El Colegio Nacional, 3a. ed., 1994.

16 Silvio Zavala cita la Cartas de relación de Cortés, Cuarta, bae xxii, Ibid., pp. 4 y 5.

17 Las Siete Partidas del Sabio Rey Alfonso X “El Sabio” Rey de Castilla y León 1221-1284, edición facsimilar, México, Suprema Corte de Justicia de México, 2004 (ed. original de 1758).

18 Juan de Solórzano y Pereyra, Política indiana (1647), ed. facs. basada en la de 1776, México, Secretaría de Programación y Presupuesto, 1979.

19 Recopilación de las Leyes de Indias (1681), Madrid, 3 vols., ed. facs. del Consejo de la Hispanidad/Grafizas Ultra, 1943.

20 Para legislación sobre esclavitud africana en América véase entre otros muchos, el artículo de Rina Cáceres en Revista Dimensión Antropológica, México, inah, 1999.

21 Para mayor información sobre la esclavitud femenina, véase María Elisa Velázquez, Mujeres de origen africano en la capital novohispana, siglos xvii y xviii, México, pueg-unam/inah, 2006 (Africanía, 2).

22 Bernal Díaz del Castillo, Historia de la Conquista de Nueva España, op. cit., p. 58.

23 René Jara y Nicholas Spadaccini, ReDiscovering Colonial Writing, Minneapolis, University of Minnesota Press, 1991, p. 442.

24 Francisco López de Gómara, Historia de la conquista de México, Venezuela, Biblioteca Ayacucho, 1987, p. 22.

25 Bernal Díaz del Castillo, Historia de la conquista…, op. cit, p. 61.

26 Ibid., p. 279.

27 Ibid., p. 309.

28 Existe una amplia bibliografía sobre la Malintizin, sin embargo vale la pena destacar el artículo de Frances Karttunen, “Rethinking Malinche”, en Susan Schroeder, et al. (eds.), Indian Women qf Early Mexico, op. cit., pp. 290-312.

29 Silvio Zavala, Los esclavos indios…, op. cit., p. 4.

30 Ibid., p. 19.

31 Ibid., p. 9.

32 Ibid., p. 32.

33 Ibid., p. 47.

34 Silvio Zavala, Una etapa en la construcción de la catedral de México alrededor de 1585, México, El Colegio de México/El Colegio Nacional, 2a. ed., 1995, p. 164 (Jornadas, 96).

35 Ibid., p. 166.

36 Ibid., p. 168.

37 Ibid., p. 167.

38 Entre otros muchos, por supuesto el de Gonzalo Aguirre Beltrán, La población negra en México, México, fce, 15a. imp., 1972.

39 Silvio Zavala, Les esclavos indios…, op. cit., p. 47.

40 Gazeta de México, Compendio de noticias de Nueva España que comprehenden los años de 1790 y 1791, t. IV, por José Antonio Alzate, Reimpresas en la Oficina del Hospital de San Pedro, Manuel Buen Abad, 1831.

41 agn, Ordenanzas, 1618, vol. III, exp. 56.

42 Algunas investigaciones han trabajado el tema de las africanas y afrodescendientes en México, véanse entre otras: María Elisa Velázquez, Mujeres de origen africano en la capital novohispana, siglos xvii y xviii, op. cit.; Joan Bristol, Christians, Blasphemers and Witches. Afro-mexican Ritual Practice in the Seventeenth Century, Albuquerque, University of New Mexico Press, 2007.

43 agn, Inquisición, 1643, vol. 418, exp. 4.

44 agn, Inquisición, 1642, vol. 396, exp. 3.

45 Silvio Zavala, Una etapa en la construcción…, op. cit., p. 168.

46 María Elisa Velázquez, Mujeres de origen africano en la capital novohispana, siglos xvii y xviii, op. cit.

47 agn, Bienes Nacionales, vol. 56, exp. 13, f. 2. Es interesante hacer notar que otorga a la esclava por la “vía de mejora”, refiriéndose al parecer a un pago en especie o trueque.

48 María Guevara, Guanajuato diverso: sabores y sinsabores de su ser mestizo (siglos xvi a xvii), Guanajuato, La Rana, 2000, p. 209.

Auteur

María Guevara Sanginés: profesora de la Universidad de Guanajuato sus principales líneas de investigación son la historia social y cultural y la historia regional. Entre sus publicaciones se encuentra: Gu anajuato diverso: sabores y sinsabores de su ser mestizo, siglos xvi a xviii, Guanajuato, La Rana, 2001; “Perspectivas metodológicas en los estudios historiográficos sobre los negros en México hacia finales del siglo xx”, en María Elisa Velázquez y Ethel Correa (comps.), Poblaciones y culturas de origen africano en México, México, inah, pp. 65-84; Guevara S., María (2005), “El proceso de liberación de los esclavos en la América virreinal”, en Juan Manuel de la Serna Herrera (coord.), Pautas de convivencia étnica en la America Latina colonial, México, unam/Archivo General del Estado de Guanajuato, pp. 111-162.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2011

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter