Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Debates históricos contemporáneos: africanos y afrodescendientes en México y Centroamérica

 | 
María Elisa Velásquez

Comunidades domésticas y vida cotidiana

Niños y niñas esclavos de origen africano en la capital novohispana (siglo xvii)

Cristina V Masferrer León

Texte intégral

Sin niños, está uno como desnudo.

  • 1 Citado en John Iliffe, África. Historia de un continente, Cambridge, Cambridge University Press, 19 (...)

Proverbio yoruba1

  • 2 Las obras de Gonzalo Aguirre Beltrán, en especial La población negra de México, impulsaron el estud (...)
  • 3 En cuanto al estudio de mujeres de origen africano debemos recordar las investigaciones de María El (...)
  • 4 Sobre la infancia y la niñez en la época colonial novohispana véase, entre otros: Asunción Lavrin, (...)
  • 5 A pesar de que los niños y niñas de origen africano en América pocas veces han sido sujetos de estu (...)
  • 6 Véase: Sherburne Cook y Woodrow Borah, Ensayos sobre historia de la población: México y el Caribe, (...)

1Durante mucho tiempo las poblaciones africanas y afrodescendientes de México fueron olvidadas de la memoria histórica, de la identidad nacional y de las ciencias sociales. Sin embargo, desde hace varias décadas se realizan investigaciones que favorecen el desarrollo del conocimiento de estos grupos no sólo a lo largo de la historia, sino en la actualidad.2 Los temas que se han abordado son diversos y se ha buscado dar cuenta tanto de los hombres como de las mujeres de origen africano.3 No obstante, dado que la infancia y la niñez han sido poco abordadas desde la historia y la antropología,4muchas veces se ha ignorado la inmensa cantidad de niños y niñas africanos y afrodescendientes que fueron esclavizados durante la época colonial novohispana, o bien que nacieron libres o fueron liberados.5 Al excluir a la niñez de origen africano de los estudios históricos, no sólo se olvida un sector valioso, sino que se obtiene un panorama parcial de dichas poblaciones en América. Dadas las expectativas de vida de la época colonial, los niños y adolescentes representaron proporciones importantes de la población,6 de modo que estudiar únicamente a los adultos equivale a conocer sólo un fragmento de los grupos africanos y afrodescendientes.

2Es importante considerar que el tema es bastante amplio y complejo, puesto que dentro de un grupo de edad determinado existe una diversidad impresionante. Igual que ocurre con los adultos, no se puede hablar de una masa homogénea de infantes, puesto que la pluralidad en la vida cotidiana imperaba tanto en adultos y ancianos, como en niños y jóvenes. Diferencias evidentes se pueden suponer dependiendo de la condición de libertad o esclavitud, de la calidad de vida, la situación socioeconómica, las redes sociales que establecían, además de rasgos individuales específicos de cada niño. Resulta imposible desprender a la niñez de un contexto más amplio, de tal manera que deben estudiarse las esferas sociales, culturales e históricas donde los niños crecían, pero a la vez, no debemos menospreciar su aportación a dichos ámbitos.

3Debido a la complejidad descrita, en esta ocasión me concentraré en los niños y niñas de origen africano que fueron esclavos en la Ciudad de México, en la primera mitad del siglo xvii, dando cuenta de su situación general, del trabajo que realizaban, la manera en la que los amos sacaban provecho de ellos, la forma en la que algunos fueron liberados, así como su entorno familiar más inmediato. En ocasiones se hace referencia a otros contextos con la finalidad de profundizar en algún tema.

Muleke, negritos y mulatillos

  • 7 La edad se dividía en siete términos: niñez, puericia, adolescencia, juventud, virilidad, vejez y d (...)
  • 8 Diccionario de Autoridades, op. cit., vol. D-Ñ, p. 669.

4En el México colonial se tenía una idea sobre cómo dividir el ciclo vital. Aunque las categorías de edad eran flexibles y las palabras se usaban para designar a un amplio grupo, se consideraba que el hombre y la mujer pasaban por etapas tales como la infancia, la niñez, la juventud, la adultez y la vejez.7 El término niño se refería a aquellos que tuvieran menos de siete años, aunque comúnmente se usaba para designar a las personas que tuvieran pocos años.8 Es evidente que tanto españoles, indios, mestizos y africanos, fueron infantes, niños, jóvenes, adultos y viejos, pero es importante tomar en cuenta las diferencias en la forma de percibir las etapas iniciales del ciclo vital, así como las experiencias previas que habían tenido los africanos que llegaban al Nuevo Mundo con respecto a la infancia y la niñez. Lo anterior rebasa los objetivos del presente texto, pero queda abierto para futuras investigaciones.

  • 9 Ibidem, p. 661.
  • 10 Es importante señalar que el padre jesuita Alonso de Sandoval tuvo un especial interés por los afri (...)
  • 11 Alonso de Sandoval, Un tratado sobre la esclavitud, Madrid, Alianza, 1987, libro III, cap. VIII, p. (...)
  • 12 Fernando Ortiz, Glosario de afronegrismos, Cuba, Editorial de Ciencias Sociales, 1991, p. 337.
  • 13 Idem.
  • 14 Gonzalo Aguirre Beltrán, La población negra de México, op. cit., p. 86.

5Aunque en la Nueva España los niños y niñas de origen africano recibían las mismas designaciones que el resto, también se podían utilizar palabras como negrillo(a), negrito(a), mulatillo(a), mulatito(a). La primera palabra se usaba para “el muchacho negro o el negro pequeño”.9 Parece ser que no sólo se usaron estos diminutivos, sino otras palabras como muleque y mulecón. Según Alonso de Sandoval, padre jesuita que vivió en Cartagena de Indias en el siglo xvii,10 los muchachos eran llamados moleques por los negros.11 Para el siglo xix, el término muleque hacía referencia a los niños negros bozales de entre siete y diez años;12 también se usaba el concepto mulecón, que era un “aumentativo de muleque”.13 Dado que, según Aguirre Beltrán, en Campeche los adultos costaban 290 pesos, los mulecones 260, y los muleques 230 pesos,14podemos suponer que los menores de diez años eran llamados “muleques”, mientras se usaba el término “mulecón” para los jóvenes.

  • 15 Rolando Pérez, comunicación personal, 27 y 28 de noviembre de 2008. Información basada en Dicionári (...)
  • 16 Para el caso de Cuba, se encontró la referencia en el Glosario de afronegrismos de Fernando Ortiz. (...)

6Rolando Pérez ha señalado que estas palabras provienen de la lengua kimbundu (muleke), emparentada con el kikongo, donde se utiliza el vocablo nleke. El término kimbundu se conforma por un prefijo (mu), que se utilizaba “en sustantivos singulares que designan seres humanos, y leke, que es la raíz léxica”.15 En lengua kimbundu esta palabra se relacionaba con conceptos como hijo o joven, y en kikongo se aplicaba a infantes y niños. Estos vocablos se conservaron en la Nueva España, en Cuba y en Brasil,16 aunque sin duda había otras palabras africanas para designar a los niños o jóvenes.

  • 17 Alonso de Sandoval, op. cit., libro III, cap. VI, p. 406.
  • 18 Ibidem, p. 405.
  • 19 Claude Meillasoux, Antropología de la esclavitud, México, Siglo xxi, 1990, p. 27.

7El padre jesuita Alonso de Sandoval mencionó que desde los siete años los esclavos tenían uso de razón, podían ser considerados adultos, y se debía respetar su decisión sobre su propio bautismo.17 No siempre era sencillo saber cuándo un niño cumplía siete años, por lo que aclaró que la edad podía calcularse mediante el cambio de dentición,18 proceso que parece haber sido importante tanto para españoles como para africanos; un refrán mossi ilustra este hecho: “Alguien se ocupó de ti hasta que crecieron tus clientes, ocúpate de él cuando sus dientes se caigan”.19

  • 20 Elizabeth Hernández y María Eugenia Silva, “La esclavitud negra en la Ciudad de México durante el p (...)
  • 21 Ibidem, p. 47.
  • 22 Ibidem, pp. 44-48.

8El aparente respeto que mostró Sandoval hacia los africanos fue una excepción. La edad de siete años se utilizó para saber cuándo se podía separar a un niño de su madre. Esto se observó en la Ciudad de México, puesto que la mayoría de los niños que se vendían por separado tenían ocho años o más.20El precio de los infantes que se vendían con su madre oscilaba entre 80 y 100 pesos.21 También hubo casos en los que niños de entre uno y cinco años se vendían sin su madre, llegando a costar 200 pesos. El costo promedio de los que tenían entre seis y diez años era poco menos de 250 pesos.22

  • 23 Juan Pérez de Rivera, Libro Protocolos 8, Fol 100v/101 (495v/496) núm. 2933, en Ivonne Mijares (ed. (...)
  • 24 Juan Pérez de Rivera, Libro Protocolos 3, Fol (123v/124v) núm. 1414, en Ivonne Mijares (ed.), Catál (...)
  • 25 Juan Pérez de Rivera, Libro Protocolos 8, Fol 65/65v (260/260v) núm. 2768, en Ivonne Mijares (ed.), (...)

9Las vicisitudes del momento, así como algunas características de los esclavos podían disminuir o aumentar esos precios, y diversos documentos del Archivo General de Notarías lo demuestran. Por mencionar sólo algunos ejemplos, en 1627 Juan Fernández Río Frío compró en 280 pesos a Gonzalo, un negro procedente de Angola, de catorce años de edad.23Y en cambio, en 1600 un esclavo mulato de catorce o quince años se vendió en 380 pesos.24 Estos precios eran bastante altos si se les compara con los 100 pesos en que se vendió a “una negrita criolla” de tres años llamada Ana, asegurándose que no tenía tachas ni vicios “por ser de esta edad”.25

  • 26 En Cartagena de Indias, durante el siglo xvii, Alonso de Sandoval insistió en que una de las obliga (...)
  • 27 Concilios Provinciales, Primero y Segundo, celebrados en la muy noble, y muy leal Ciudad de México, (...)
  • 28 Concilio III Provincial Mexicano, celebrado en México el año 1585, confirmado en Roma por el Papa S (...)
  • 29 agn, Ramo de Real Junta, volumen único, s/exp., foja 155-156, sin fecha (aproximadamente 1773).

10Si bien la Iglesia consintió la venta de hombres, mujeres y niños, también procuró que los esclavos tuvieran una educación religiosa,26 además de que fueran bautizados, lo cual se hace patente en el Primer Concilio Provincial Mexicano (1555)27 y en el Tercer Concilio (1585).28 Parece ser que estas órdenes se llevaron a cabo al menos someramente; en años posteriores, en Campeche, se seguía considerando la importancia de esta educación, puesto que en el colegio de dicho lugar había un “Prefecto de la congregación con obligación de explicar cada quince días la doctrina señaladamente a los niños esclavos y sirvientes”.29 Aunque no se tienen referencias sobre la educación religiosa de los africanos y afrodescendientes de la capital novohispana, los bautismos de los niños esclavos se registraron en libros parroquiales.

Los niños esclavos a partir de las actas de bautizo

  • 30 Véase Juan Javier Pescador, De bautizados a fieles difuntos. Familiay mentalidades en una parroquia (...)

11Las actas de bautizo son una fuente importante para el conocimiento de una sociedad.30 A partir de ellas se puede tener acceso a información sobre los adultos más cercanos al momento del nacimiento de los infantes. Las conclusiones que se obtengan a partir de su análisis siempre estarán abiertas a discusión, pues lo que sucede en el ritual del bautismo puede cambiar drásticamente a lo largo de una vida. Además, el acta no presenta todos los datos que un etnohistoriador o un historiador quisieran. Sin embargo, a partir de una gran cantidad de actas se pueden conocer las tendencias generales de la situación en la que nacían los individuos de un grupo social. Para estar atentos a los cambios que pudieran suce-derse, es imprescindible acompañar este análisis con documentos que refieran lo que haya podido acontecer después del rito.

12En esta ocasión se analizan cuatro libros de bautismo de la parroquia del Sagrario Metropolitano, ubicada en la Plaza Mayor. Se eligió esta parroquia puesto que se consideró que era la más importante de la Ciudad de México, a la que acudían africanos y afrodescendientes. Los bautizos se registraban en libros separados dependiendo de si el bautizado era español o no. Si el bautizado no era español era registrado en el Libro de Bautismo de Negros. Resulta interesante que en este libro no sólo se incluyeron aquellos considerados negros, sino que también contiene información de los bautismos de morenos, mulatos, moriscos, mestizos, chinos e indios.

  • 31 No se incluyeron los libros de 1610 a 1617 y de 1625 a 1630 puesto que al parecer se han perdido. S (...)

13A continuación se presenta una tabla donde se enumera la cantidad de bautizos por año de cuatro Libros de Bautismos de Negros del Sagrario Metropolitano, correspondientes al periodo de 1603 a 1637.31

TABLA 1. Bautizos por año (1603-1637)

TABLA 1. Bautizos por año (1603-1637)

Tabla 1. Tabla que muestra la cantidad de bautizos por año, esclavos y no esclavos.
Fuente: aham, Libros en microfilm, rollo 1, caja 32.

Note a : No se incluyó a los esclavos “indios” (tanto de las Indias Occidentales como de las Indias Orientales) y “chinos”, que en total fueron 11.
Note i : En este año se presentan sólo los meses de abril a diciembre.
Note ii : En este año se presentan sólo los meses de enero a marzo.
Note iii : En este año se presentan sólo los meses de agosto a diciembre.
Note iv : En este año se presentan sólo los meses de enero a agosto.
Note v : En este año se presentan sólo los meses de agosto a diciembre.
Note vi : En este año faltan los meses de agosto, septiembre y parte de octubre.
Note vii : En este año se presentan sólo los meses de enero a junio.
Note + : Para los años de 1635, 1636 y 1637, se incluyeron sólo los bautizos donde participara algún africano o afrodescendicnte, ya fuera como bautizado, padre o padrino.

  • 32 Actualmente cuando se bautiza a alguien mayor de siete años, se considera como el bautizo de un adu (...)
  • 33 Para obtener los datos del “resto de los bautizados”, se restaron los resultados de ”niños esclavos (...)

14El análisis que se presenta en esta ocasión se refiere únicamente a los bautizados explícitamente inscritos como esclavos o cuya madre era esclava (casos que se observan en la columna de la extrema derecha de la tabla 1), ya fueran negros, morenos, mulatos, moriscos o mestizos; también se incluyeron aquellos casos donde no se especificaba la calidad, pero se excluyó a los que fueran indios y chinos. Asimismo, se excluyó a los bautizados que eran adultos, aunque se incluyó a tres “negritos adultos”, puesto que es probable que fueran mayores de siete años, pero bastante jóvenes aún, y por ello se haya acompañado la palabra adulto de un diminutivo.32 En ocasiones se compararon los resultados de la muestra antes descrita con los resultados del “resto de los bautizados”33 o del total de los bautizados, con la finalidad de aclarar o profundizar algún tema.

  • 34 En este caso no se incluyeron cuatro casos, en los cuales el documento estaba maltratado o con rotu (...)

15Como se observa en la tabla 1, el total de niños esclavos africanos o afrodescendientes bautizados en el Sagrario Metropolitano durante el periodo señalado fue de 1 059. De este total, hubo 499 varones y 560 mujeres, de modo que la cantidad de niñas esclavas representaba 52.9 %, porcentaje levemente mayor al de los hombres (47.1 %). Hernández y Silva observaron que en una muestra de adultos, los varones representaban 54.8 % y las mujeres 45.2 %, de modo que la diferencia entre hombres y mujeres de origen africano no era grande. Considerando el total de los bautizados (total que se detalla en la primera columna de la izquierda de la tabla 1), los hombres representaban 49.4 % (2 042 bautizados), y las mujeres 50.5 % (2 084 bautizados).34

16Uno de los elementos presentes en la totalidad de los bautizos era el nombre cristiano que se daba al bautizado. La diversidad para nombrar a los niños era amplia. Los nombres que se utilizaron en mayor proporción para las mujeres fueron: María, Juana, Ysabel, Catalina, Francisca y Ana. Para los varones, los nombres más comunes fueron: Juan, Diego, Nicolás, Pedro, Joseph o Jusepe y Francisco. A diferencia de los nombres, la calidad de los bautizados no se especificó en todos los casos. Es posible que los curas hayan considerado que no era necesario detallar su calidad dado que era suficiente inscribirlos en el Libro de Bautismo de Negros, sin embargo, debe recordarse que en ese libro se registraba a negros, mulatos, mestizos e indios (tanto nativos de América como de Asia), de modo que no es posible considerar que todos eran negros. Para el caso de los niños esclavos, más de la mitad fue registrado como negro o negra (52.9 %), aunque hubo muchos bautizados cuya calidad no se especifica (31.4 %), quizá porque pareció suficiente detallar que eran esclavos, o inscribirlos en el libro señalado. También hubo una cantidad importante de mulatos (14.8 %) y sólo casos excepcionales de morenos, mestizos y moriscos (menos de 1 %).

  • 35 Entre 1603 y 1637, 3.8 % de los bautizados se registró como “indio”, y 1.1 % como “chino”. Aunque p (...)

17Hay que recordar que para esta muestra se excluyó a indios y asiáticos, pero de cualquier forma la cantidad registrada en los bautizos totales era mínima,35 y es de suponer quela cantidad de ellos que eran esclavos era también reducida, al menos en el caso de indios nativos de América, si bien no sucedía lo mismo con los asiáticos. Se halló que había una diferencia notable en los porcentajes de niños esclavos bautizados como negros, en comparación con el resto de los bautizados (total sin niños esclavos), encontrándose una diferencia estadísticamente significativa al realizarse la prueba de contraste de proporciones de dos muestras, de dos colas (nivel de significancia = 0.05 y 0.01). En cuanto a los mulatos, se observa una proporción menor entre los niños esclavos que entre el resto de los bautizados, y la diferencia también fue estadísticamente significativa. Lo mismo se halló al respecto de los casos donde no se especificó la calidad, dado que estos casos se presentaron más entre el resto de los bautizados en comparación con los niños esclavos; igualmente la diferencia observada fue estadísticamente significativa. Las proporciones de morenos fueron tan bajas que apenas se observa su presencia en cualquiera de los grupos, aunque en el caso de niños esclavos son ligeramente mayores. En cambio, se presentaron menos casos de mestizos, moriscos y otras calidades entre los niños esclavos en comparación con el resto de los bautizados.

18En algunas actas de bautismo se detalla información sobre los amos. Estas referencias no permiten esclarecer la labor a la que estarían destinados los niños cuando crecieran, pero al menos nos dan luces sobre quiénes eran sus amos al momento de bautizarse. Evidentemente, después de la ceremonia los esclavos podrían haber sido liberados, vendidos a otros amos, podrían haber muerto o, quizá, escapado. De los amos registrados destaca el número de viudas que se registraban como amas de los niños esclavos. Hubo también una doncella, un soltero y la esposa de un contador. En estos casos los niños podrían haber sido destinados a labores domésticas. No sabemos si dichos amos tenían otros esclavos adultos y los infantes ayudarían en las tareas de los demás, o si el peso del trabajo doméstico recaía sobre ellos exclusivamente.

19Destaca también el número de esclavos que eran propiedad de religiosos o de instituciones de la Iglesia, por ejemplo de padres, monjas, conventos y hospitales. La forma en la que los religiosos aprovechaban a los niños esclavos se desconoce, aunque sus actividades podrían haber comprendido labores de limpieza y servicio personal. Cuando el propietario no era una persona sino una institución, su trabajo podría haber sido más general, referente a todo aquello que necesitara realizarse en el convento o el hospital, sin fines particulares de algún religioso o religiosa.

  • 36 aham, Libro de Bautismos de Negros (1617-1625), Microfilm, rollo 1, caja 32, foja 36 anverso. Fecha (...)

20Otros bautizados eran esclavos de autoridades como por ejemplo, secretarios, alcaldes, alguaciles, oidores o fiscales. Algunos de estos esclavos podrían haber sido parte de la escolta de las autoridades, destinados a su servicio personal, a su cuidado y acompañamiento. También es probable que fueran destinados al servicio doméstico o a la ayuda de otros esclavos. En este sentido, llama la atención que un esclavo se haya registrado como amo de otro esclavo.36 Esto podría deberse a un error en el registro por parte del párroco, aunque también es probable que se haya tratado de un esclavo que estaba al servicio de otro esclavo de mayor rango o estatus. Autoridades y españoles importantes podrían haber tenido esclavos nuevos bajo las órdenes de otros esclavos que hubiesen sido obtenidos con anterioridad.

  • 37 Jubetero es una persona que hace jubetes y jubones, prendas de vestir que cubrían “desde los hombro (...)

21Por otro lado, algunos amos eran maestros de diversos oficios, como por ejemplo zapateros o plateros; también se mencionó un tornero, un pintor, un sastre, un jubetero37 y un bordador. Los maestros podrían haber enseñado a sus niños esclavos el oficio, con la finalidad de aprovechar su trabajo una vez que lo aprendiesen. En estos casos el maestro se ahorraría el sueldo del trabajador. Se trataba —al fin y al cabo—, de niños aprendices sin contrato o concierto de aprendizaje o servicio. Estos conciertos se enunciaban cuando se trataba de niños o jóvenes libres, y por medio de ellos se establecían condiciones que los maestros debían cumplir, como se verá más adelante.

Empeñados, heredados, regalados y comprados para laborar

22De la información de los amos no se pueden obtener suposiciones parciales sobre las actividades laborales de los niños esclavos, no obstante son indicio de que representaron una fuerza laboral importante y los amos los utilizaron de distintas formas. La diversidad de sus labores abarcaría una amplia gama de actividades, desde ser simples acompañantes hasta ser trabajadores domésticos, ayudantes o aprendices de oficios. Los niños esclavos realizaron actividades importantes que sus amos valoraban, y también les fueron útiles cuando necesitaban hipotecar alguno de sus bienes, o hacer un regalo o donación significativa.

  • 38 Thomas Gage, Nuevo reconocimiento de las Indias occidentales, México, Conaculta, 1994, p. 145; y Gi (...)
  • 39 María Elisa Velázquez, Mujeres de origen africano…, op. cit., 2006, pp. 406-423.
  • 40 Ibidem, p. 410.
  • 41 Lourdes Mondragón, Esclavos africanos en la Ciudad de México. El servicio doméstico durante el sigl (...)
  • 42 Irene Vázquez, “Los habitantes de la Ciudad de México, vistos a través del censo del año 1753”, tes (...)

23Al igual que los adultos, los niños y las niñas de origen africano eran un símbolo de prestigio. Viajeros como Thomas Gage y Gemelli Carreri relataron que criollos y españoles paseaban en la Alameda acompañados de sus esclavos bien vestidos,38 y aunque no se especifica la edad de éstos, puede suponerse que algunos eran de corta edad. Ejemplos de la forma en que niños esclavos acompañaron a sus amos por la ciudad con la finalidad de exhibir su prestigio, pueden observarse en el biombo Visita del palacio del virrey en México (siglo xvii), y en el biombo Visitas de la Ciudad de México (siglo xviii), analizados por María Elisa Velázquez.39 La investigadora destacó la presencia de “un niño negro ataviado lujosamente y a manera de paje que acompaña a dos personajes”,40 en el biombo de mediados del siglo xvii. Así, algunos infantes esclavizados fueron pajes, y según Lourdes Mondragón “se encargaban de llevar la alfombra o cojín donde su ama se arrodillaba, el libro de misa y el abanico”.41 Irene Vázquez analizó el censo de 1753 de la Ciudad de México, concluyendo que algunos negros y mulatos “de entre doce y quince años desempeñaban, dentro de la categoría de criados, el oficio de pajes”.42

  • 43 Juan Pérez de Rivera, Libro Protocolos 8, Fol. 5/6 (93/94), num. 2662, en Ivonne Mijares (ed.), Cat (...)
  • 44 Juan Pérez de Rivera, Libro Protocolos 8, Fol. 128/128v (343/343v) num. 2814, en Ivonne Mijares (ed (...)

24Por otro lado, un ejemplo del provecho que de ellos se podía obtener era la posibilidad de darlos como hipoteca en obligaciones de pago, aunque también se hipotecaban esclavos adultos. Eso fue lo que sucedió con la esclava María, de Angola, de once años, quien fue hipotecada por doña Andrea de Ayarse como seguro de que pagaría 190 pesos al convento de San Agustín de México. La deuda de doña Andrea no era poca cosa, pues a causa de no haber pagado una casa que el convento le había arrendado se le había embargado un vestido de espolín rosado y una mantellina que quería recuperar. Por ello se obligó a pagar la cantidad que debía y para mayor tranquilidad hipotecó a la niña esclava angoleña.43Similar suerte tuvo un negro criollo de diez años, llamado Nicolás, que había nacido en la casa de Ángela de los Reyes y su hijo Juan de Monzón, quienes lo empeñaban para obligarse a pagar sus deudas.44

  • 45 Juan Pérez de Rivera, Libro Protocolos 8, Fol. 397/397v, (3/3v) núm. 2856, en Ivonne Mijares (ed.), (...)
  • 46 Juan Pérez de Rivera, Libro Protocolos 8, Fol. 3v/4v, (387v/398v) núm. 2857, en Ivonne Mijares (ed. (...)
  • 47 Juan Pérez de Rivera, Libro Protocolos 8, Fol. 494/494v, (99/99v) núm. 2931, en Ivonne Mijares (ed. (...)
  • 48 Juan Pérez de Rivera, Libro Protocolos 8, Fol. 3v/4v, (387v/398v) núm. 2857, en Ivonne Mijares (ed. (...)

25Caso particular fue el de un “negrillo” de nombre Nicolás, que era “criollo de esta tierra”, y había nacido en casa de doña Francisca de Pineda, quien el 8 de enero de 1627 lo vendía al bachiller Juan de Madrid en 190 pesos.45 Ese mismo día el bachiller dio a Nicolás en hipoteca, con la finalidad de asegurar que pagaría 160 pesos a don Antonio de Paz Monroy. Se fijó un plazo de cuatro meses, tiempo en el cual se obligó don Antonio de Paz a dar buen tratamiento al niño, y a pagarle cuatro reales de salario mensual, cantidad que debía destinarse para su vestimenta. En el caso de que el “negrillo” se ausentara, el bachiller debía buscarlo y regresárselo a don Antonio, y si muriese en manos de éste, sería también el bachiller quien correría el riesgo.46 Pero parece ser que el bachiller pagó la deuda en el plazo requerido y el esclavo ni se ausentó, ni murió, pues meses después, el bachiller Juan de Madrid vendió a un negro criollo del mismo nombre, que había sido comprado de doña Francisca de Pineda, en 198 pesos y cinco tomines.47 Si en efecto se trataba del mismo niño que once meses antes tenía siete años, ahora el bachiller aseguraba que tenía diez, quizá con la finalidad de poder venderlo a un mejor precio, aunque sólo logró ganar ocho pesos y cinco tomines con respecto al valor original. De cualquier forma, había logrado sacar provecho de su compra empeñando al niño para poder obtener cuatro cargas de cacao provenientes de Suchitepec, que don Antonio de Paz le había dado.48

  • 49 Juan Pérez de Rivera, Libro Protocolos 10, núm. 3279, en Ivonne Mijares (ed.), Catálogo de Protocol (...)
  • 50 Idem.

26También Juan Díez Lagunas de Montufar logró sacar provecho de una esclava “negrilla”,49 que su madre le había heredado. Cuando la esclava tenía diez años, aproximadamente, Juan Díez la entregó a Andrea de San Jerónimo, por hacerle un favor. Esta mujer era monja profesa en el convento de Nuestra Señora de Regina Cœli de México, y le dieron a la esclava para que “la criase y tuviese en el convento sin atención de muchas obligaciones que el otorgante y su madre le tenían [las cursivas son mías]”.50 Sin embargo, posteriormente Juan Díez

  • 51 Idem.
  • 52 Idem.
  • 53 Idem.

27había tenido problemas económicos, en cuyas oportunidades la monja lo había socorrido “con cantidades de pesos”,51mismos que ahora no tenía posibilidad de pagar, por lo cual a pesar de que al momento de entregarle la niña esclava “fue con ánimo e intento de que se sirviese de ella por los días de su vida”,52 ahora, en 1632, se la entregaba “para satisfacerle lo que le ha dado y por haber criado a la esclava”,53 fijando un precio de 275 pesos de oro común, como pago a las deudas que tenía Juan Díez con la monja. Debe advertirse que Juan Díez parece señalar que ellos daban un trato especial a la niña, pero que la monja no estaba obligada a cumplir con esas condiciones. No es posible saber si semejante afirmación correspondía en realidad a miramientos especiales que tenían para con la esclava, o a una manera de subrayar la bondad que habían tenido ante la religiosa Andrea de San Jerónimo.

  • 54 Juan Pérez de Rivera, Libro Protocolos 3, núm. 1630, en Ivonne Mijares (ed.), Catálogo de Protocolo (...)
  • 55 Juan Pérez de Rivera, Libro Protocolos 1, Fol. 149/150v, núm. 4247, en Ivonne Mijares (ed.), Catálo (...)
  • 56 Por ejemplo: Juan Pérez de Rivera, Libro Protocolos 3, núm. 1519, en Ivonne Mijares (ed.), Catálogo (...)

28Los esclavos, adultos o niños, también podían darse como parte de una dote. Así sucedió en la dote de Catalina Muri11o, en la que se entregó a una “negrilla criolla” de diez años, cuyo nombre no se menciona, pero que fue valuada en 300 pesos.54 También se dio de esa manera a Francisca, negra criolla de doce años.55 Hubo otros casos en los que niños más pequeños y sus madres se dieron como dote. Por ejemplo, en 1601 una negra criolla de 25 años fue entregada junto con su hijo mulato de un año de edad, llamado Nicolás, en la dote de María Mojica. El niño y su madre fueron valuados en 650 pesos.56

  • 57 Juan Pérez de Rivera, Libro Protocolos 11, núm. 3953, en Ivonne Mijares (ed.), Catálogo de Protocol (...)
  • 58 Idem.
  • 59 Juan Pérez de Rivera, Libro Protocolos 11, núm. 3453, en Ivonne Mijares (ed.), Catálogo de Protocol (...)

29Otros esclavos fueron heredados pese a que en los testamentos en ocasiones se les otorgaba la libertad. Cuando doña Luisa de las Casas redactó su testamento en 1615, declaró que heredaba a uno de sus hermanos con un esclavo “negrillo” de doce años, llamado Lucas, con la finalidad de que “goce y disponga de él”.57 Al parecer sus valores cristianos la motivaron a entregar a otro esclavo, Josephe, de cinco años, como “limosna a la sacristía del convento de Regina Cœli, para que sirva en ella a las monjas, sin que pueda ser vendido si no fuere por ser vicioso y con defectos notables”.58 El convento de Regina Coeli también se había visto favorecido por doña María de Biera, con la donación de una esclava negra de la tierra Angola, de nombre María, de 14 años de edad, recibida en 1611.59

  • 60 Juan Pérez de Rivera, Libro Protocolos 1, Fol. 148/148v, núm. 4246, en Ivonne Mijares (ed.), Catálo (...)
  • 61 Idem.
  • 62 Idem.
  • 63 Idem.

30Semejantes actos caritativos hacia la Iglesia se repitieron en 1642, cuando Blas de San Nicolás, un “mulatillo blanco” de diez años, fue donado de manera “irrevocable al glorioso San Nicolás de Tolentino para que todos los días de su vida le sirva continua y perpetuamente en todas las cosas que fueren necesarias de la capilla, iglesia y sacristía del convento”.60Ello se debía a que su ama le tenía “especial afecto y devoción al glorioso San Nicolás de Tolentino y a su santa imagen que está en la capilla, junto a la reja, en el convento del Señor San Agustín”,61 por lo cual había tenido “deseos fervorosos de ofrecerle alguna cosa [las cursivas son mías]”.62 Añadía en la carta de donación que el esclavo no podría venderse o enajenarse ni siquiera a “nombre o título de alguna utilidad de la capilla, so pena que la venta o enajenación sea en sí ninguna y por el mismo caso quede libre [el niño]”.63 Así, el niño Blas de San Nicolás debía pertenecer al convento y servir en lo que se necesitara, sin la posibilidad de ser vendido a otra parte. En caso de que los religiosos lo intentaran vender, el niño quedaría libre, puesto que con esa condición su ama lo donaba al convento.

  • 64 Véase el análisis de los cuadros de castas realizado por María Elisa Velázquez, Mujeres de origen a (...)
  • 65 En el original dice “via”. La cita fue modernizada para facilitar la comprensión.
  • 66 Alonso de Sandoval, Un tratado…, op. cit, libro I, cap. II, p. 72.

31En el caso descrito llama la atención que el esclavo Blas de San Nicolás haya sido un mulato blanco; este hecho tiene varias posibles explicaciones. El niño podría ser hijo de un español u otro europeo, por lo que las autoridades lo consideraban blanco, aunque con suficientes facciones africanas como para saber que era mulato y no mestizo, o descendiente de asiáticos. Es importante considerar que en las actas de bautismo en ocasiones se calificaba como “mulato” a niños cuyos padres fueran ambos negros, o que tuviesen un progenitor indio y el otro negro. Esto confronta la idea de que un mulato era el hijo de un español y una negra, o que el hijo de una india y un negro sería considerado lobo o chino, como sugieren los cuadros de castas.64 También cabe la posibilidad de que se haya tratado de un niño albino de origen africano; el jesuita Alonso de Sandoval hizo referencia a los niños africanos que sin tener ningún tipo de relación con personas blancas nacían de ese color. Reportó haber visto niñas de origen africano que eran tan blancas “que hasta sus pestañas lo eran”, y en una ocasión observó a una niña “que de puro alba casi no veía,65 y [tenía] los cabellos retorcijados como de negra, de un color medio entre dorado y plateado”.66

  • 67 Juan Pérez de Rivera, Libro Protocolos 11, núm. 4156, en Ivonne Mijares (ed.), Catálogo de Protocol (...)

32Otro niño esclavo se libró de ser donado cuando en 1617 Francisco Veloso decidió dar a Leonor de Rojas, su hermana, los bienes que a él le correspondían de la herencia de sus padres, entre ellos haciendas, sitios de estancia, casas y algunos esclavos, a excepción de “un muchacho mulato llamado Juan, de ocho años de edad, que se reserva para él, y de todo lo demás que le perteneciere por la herencia hace donación a su hermana”.67 Se desconocen las razones por las que decidió dar a su hermana cuantiosas propiedades y quedarse con el niño esclavo. Quizá le tenía afecto o consideraba que el trabajo del niño esclavo le sería de utilidad.

  • 68 Juan Pérez de Rivera, Libro Protocolos 3, Fol. 46v/48v, núm. 4551, en Ivonne Mijares (ed.), Catálog (...)

33Como se ha visto, lejos de permanecer en manos de un solo amo, los niños esclavos podían empeñarse, heredarse, donarse, entregarse como parte de una dote o, sencillamente, venderse. Para ilustrar la manera en la que los infantes podían trasladarse de un lugar a otro presento el siguiente caso. Se dieron 350 pesos por Clara de Monte Falco, una esclava criolla de trece años de edad, cuando se vendió a Fernando de Torres en 1644. Antes de ello, Clara de Monte Falco había estado en el convento de Nuestra Señora de Regina Coeli, aunque después la compró doña Ana de Anaya. Luego fue esclava de Nicolás Ponce de León y su esposa María del Buen Suceso y Cáceres, y finalmente fue vendida a Fernando de Torres, maestro de batihoja de panecillo, pero no sabemos si cambió de amo posteriormente.68

  • 69 Véase Manuel Carrera Stampa, Los gremios novohispanos, México, Ediapsa, 1954, y Brígida von Mentz, (...)
  • 70 Elizabeth Hernández y María Eugenia Silva, La esclavitud…, op. cit., p. 70; Guillermina Antonio Gar (...)
  • 71 Juan Pérez de Rivera, Libro Protocolos 2, (372/373), núm. 1022, en Ivonne Mijares (ed.), Catálogo d (...)
  • 72 El chapinero se dedicaba a hacer chapines, un tipo de zapato o sandalia, Diccionario de la lengua e (...)
  • 73 Juan Pérez de Rivera, Libro Protocolos 8, Fol. 132/132v (347/347v), núm. 2818, en Ivonne Mijares (e (...)

34Es sabido que africanos y afrodescendientes libres pudieron ingresar a algunos gremios.69 Se incorporaban como aprendices, estableciéndose el convenio en un concierto de aprendiz, aunque también había conciertos de servicio.70 Por lo general los aprendices eran niños o jóvenes libres, pero en ocasiones fueron esclavos. Por ejemplo, en 1589 doña María “puso a servicio y por aprendiz” de Cristóbal de Herrera a su esclavo mulato Juan, de 16 años de edad, para que aprendiera el oficio de sastre y después de tres años obtuviera el título de oficial de dicha labor.71 Lo mismo sucedió con un negro llamado Antonio, que fue entregado en 1626 a Diego de Bonilla para aprender el oficio de chapinero72 en un año y cuatro meses.73 En este caso no se mencionó la edad del esclavo, pero es de suponer que se trataba de un niño o adolescente.

  • 74 Ibid., p. 71.
  • 75 Idem.

35Para las investigadoras Hernández y Silva, el hecho de acomodar a un huérfano o hijo negro libre como aprendiz le proporcionaba una educación elemental, asegurándole un medio de subsistencia en su vida adulta.74 Así, a diferencia de lo que podríamos pensar actualmente reprobando el trabajo infantil o juvenil, en la época colonial podía ser incluso un beneficio. Sin embargo, cuando los aprendices eran esclavos debe hacerse una precisión, pues la razón por la cual los amos acomodaban a sus pequeños esclavos en un oficio era distinta a la que podría haber tenido un padre o una madre al hacer lo mismo. Su objetivo podría haber sido alquilar su trabajo al terminar la enseñanza, convirtiendo al esclavo en un medio de ingreso económico, con lo cual el amo “recuperaba parte del dinero invertido en su compra”.75 El amo que contara con un esclavo que supiera un oficio podía vivir a costa del trabajo profesional de éste, recuperando el dinero que gastó en su compra y manutención hasta su inserción en el ámbito laboral de los gremios.

Liberándolos de la esclavitud

  • 76 agn, Ramo General de Parte, vol. 5, exp. 1405, foja 315rv (antes 302rv).

36Pascuala, negra esclava que vivía en San Juan de Ulúa, solicitó que le permitieran hacer un trueque entre su hijo, un mulato de seis meses de edad, y un “negrito” de seis años. Ella pretendía que su hijo quedara en libertad, dando a cambio a un niño negro para que trabajara en la avería del puerto. En la solicitud se insistió en que los negros eran mejores que los mulatos para el servicio señalado, por lo cual se conminaba a recibir al “negrito que ofrece la dicha negra, de edad de seis años, por el mulato su hijo, haciendo el trueque en esta forma”.76 Se podría haber presentado como motivo del trueque la diferencia en la edad de los niños, sugiriendo que un niño de seis años estaría mejor preparado que uno de seis meses, en cambio, se prefirió insistir en que los negros eran más adecuados para el trabajo que los mulatos. Aunque en el documento se aclara que el mulato era hijo de Pascuala, no se especificó qué relación tenía con el niño negro, ni cómo fue conseguido para hacer el trueque. Si fuera su hijo, siendo ella esclava, no queda claro por qué era libre. En este caso excepcional se liberó un niño mulato sólo mediante la esclavización de uno negro. Pero hubo otros casos en los que se liberó de la esclavitud a infantes sin la necesidad de tales acciones.

  • 77 Adriana Naveda, “Mecanismos para la compra de libertad de los esclavos”, en Tercer Encuentro de Afr (...)
  • 78 Elizabeth Hernández y María Eugenia Silva, La esclavitud…, op. cit., p. 90.
  • 79 Idem., p. 91.

37Los esclavos podían obtener la libertad por medios legales como la alhorría o la manumisión. Adriana Naveda señala que en Córdoba, Veracruz, padres o parientes liberaban a niños esclavos pagando su valor, aunque también era común que los amos decidieran emanciparlos sin pago alguno. Muestra como ejemplo el caso de Carmen, una esclava que tenía 17 años, que fue liberada por su tía, quien pagó 250 pesos. Igualmente señala que Teresa de trece años fue liberada por sus padres y Joseph de siete, por su madre.77 En la capital novohispana, Francisca Herrera, mulata libre, pagó 70 pesos por la libertad de su nieta esclava y le heredó sus bienes.78 En esa ocasión fue la abuela la que logró liberar a la niña, y aunque nada se dice al respecto de la madre es sorprendente que se haya mantenido una relación entre la niña y su abuela. Los padrinos también pudieron intervenir en la liberación de los infantes. Así sucedió con Antonia, una mulata de 10 meses que fue liberada por su padrino, el clérigo presbítero Nicolás de Figueroa Sandoval, en 1661.79

  • 80 María Elisa Velázquez, Mujeres de origen africano…, op. cit., pp. 349-350.

38En ocasiones obtener la libertad fue resultado de un proceso largo de lucha, como lo demuestra María Elisa Velázquez con el siguiente caso en su libro sobre las mujeres de origen africano. En la Ciudad de México, una africana de Angola que años antes había obtenido su propia libertad solicitó, en 1664, que se liberara a su hijo de doce años pues estaba siendo esclavizado de manera injusta dado que había nacido después de que ella obtuviera la libertad mediante el testamento de su amo. Tras años de procesos jurídicos, al parecer el niño fue liberado de la injusta esclavitud a la que había sido sometido.80

  • 81 A este respecto, véase el sorprendente caso de Toluca, en la segunda mitad del siglo xvii, donde al (...)
  • 82 Juan Pérez de Rivera, Libro Protocolos 8, Fol. 61/63 (256/258), núm. 2766, en Ivonne Mijares (ed.), (...)
  • 83 Elizabeth Hernández y María Eugenia Silva, La esclavitud…, op. cit., p. 93.

39Ciertos amos otorgaron la libertad a sus esclavos haciendo las aclaraciones pertinentes para que éstos no tuvieran problemas durante su manumisión.81 Así, Martín de Córdoba enunció en su testamento de 1626 que tras su muerte debía quedar libre: “un mulatillo llamado Antonio, de un año de edad, hijo de una negra, su esclava Catalina, por el amor y voluntad que le tiene”.82 En este caso no sólo se atestigua la liberación del niño esclavo, sino la continuación de la relación entre el niño y su madre. Lo mismo se observa en el caso de María y Joseph, de catorce y doce años respectivamente, ambos mulatos e hijos de una esclava llamada Jerónima. Aunque en el testamento de Bernabé Medina, amo de Jerónima, se especificaba que ella debía pagar cien pesos de oro común a la albacea para poder obtener la libertad que su amo le ofrecía, en el caso de sus dos hijos no pedía nada a cambio.83 Si la esclava pudo pagar los cien pesos, tanto ella como sus dos hijos habrían conseguido la libertad.

  • 84 Juan Pérez de Rivera, Libro Protocolos 2, Fol. 270/270v (272/272v), núm. 4437, en Ivonne Mijares (e (...)
  • 85 Idem.
  • 86 Idem.
  • 87 Idem.

40Algunos amos pedían algo a cambio cuando liberaban a los esclavos. Francisco López de Solís liberó con una serie de costosas condiciones a un esclavo “mulatillo”, llamado Joaquín de Solís, de tres años y medio de edad, hijo de una de sus esclavas, llamada Francisca.84 Declaró que le daba la libertad “porque le tiene amor y voluntad”,85 sólo que su emancipación tuvo las siguientes limitaciones: “…que todo lo que adquiriere por los días de su vida por alguna ciencia, artificio o en otra cualquier manera parta la mitad con sus hijas legítimas que lo han de haber y gozar por iguales partes”.86 Además, no podía salir de la ciudad sin permiso de su hijo, un religioso de la orden de San Agustín.87 Así, el niño esclavo de corta edad era liberado siempre y cuando diese, de por vida, la mitad de sus ganancias a las hijas de su amo —todas ellas monjas—, y sin que pudiese salir de la ciudad a menos que recibiera permiso del hijo de quien lo liberaba.

  • 88 Juan Pérez de Rivera, Libro Protocolos 8, Fol. 125/125rv (340/340v), núm. 2811, en Ivonne Mijares ( (...)

41Por la liberación de Juana de la Cruz, mulata esclava, y su hijo, también se pidió algo a cambio. La mulata había sido otorgada junto con su hijo de siete meses como dote de doña Luisa de Cáceres cuando se casó con Ventura de Cárdenas, pero “a ruego de personas honradas que han intervenido y a pedimento de la mulata y por otras causas, se han convenido y concertado con ella en que pagándoles por su parte 500 pesos de oro común, en reales, le ahorren y liberten a ella y a su hijo de cautiverio”.88

  • 89 Acerca de la movilidad social, véase María Elisa Velázquez, “Africanas y descendientes en la Ciudad (...)

42Aunque entre la esclavitud y la libertad muchas veces había una brecha difícil de cruzar, los casos presentados ilustran la manera en la que niños y niñas cautivos obtuvieron la emancipación, ya fuera de manera súbita por la muerte de su amo, ante la voluntad de un familiar, gracias a un préstamo o —quizá— con su propio trabajo. Así, se deduce que la esclavitud de ninguna manera puede considerarse un estado o condición estática, sino que más bien se caracterizó por un dinamismo que dificulta el hablar de un grupo inmóvil o pasivo.89

  • 90 Véase María Guevara Sanginés, “El proceso de liberación de los esclavos en la América virreinal”, e (...)

43Tanto adultos como niños de origen africano lograron pasar de la esclavitud a la libertad por vías legales e ilegales.90 Sin embargo, se presume que tanto las causas de la emancipación, como los mecanismos para obtenerla y las implicaciones del proceso, eran distintos cuando se trataba de la liberación de un niño o de un adulto. Mientras un adulto podía reunir recursos para comprar su libertad a lo largo de su vida, la alhorría de los infantes dependía de personas cercanas que tuvieran la posibilidad de liberarlos. Amos al borde de la muerte otorgaron la libertad a ancianos, adultos y niños en sus testamentos, aunque probablemente con motivos diferentes.

44Además, obtener la emancipación durante la infancia tenía consecuencias importantes puesto que su condición jurídica y su forma de vida serían distintas. Un niño liberado podría incorporarse a los gremios para desarrollarse laboralmente con la posibilidad de tener un sueldo propio. Una niña emancipada tendría descendencia libre y al conseguir un trabajo no se vería obligada a entregar sus ganancias a los amos. En suma, los niños y las niñas libres de origen africano podrían desenvolverse en un medio distinto y establecer relaciones sociales y familiares con mayor autonomía que sus semejantes esclavizados.

El entorno familiar de la infancia esclavizada

  • 91 Pilar Gonzalbo, “La familia novohispana y la ruptura de los modelos”, Colonial Latin American Revie (...)

45Además de estar inmersos en el ámbito laboral, algunos niños esclavos mantenían una relación con sus padres, madres y otros familiares. Hasta el momento esta relación ha sido prácticamente ignorada por los estudios históricos. Pilar Gonzalbo analizó las actas bautismales de la Ciudad de México, de 1650 a 1669 y de 1780 a 1789, descubriendo que la mayoría de los hijos ilegítimos eran españoles, aunque al compararse con su propio grupo, aquellos del grupo afromestizo tuvieron los índices más altos de ilegitimidad.91 Gonzalbo integra en el grupo afromestizo a mulatos, moriscos, negros y chinos, al referirse a las actas bautismales del siglo xvii, aunque en el siglo xviii este grupo se constituyó por mulatos, moriscos y pardos.

  • 92 En uno de esos tres casos apareció la madre, por lo que para el análisis estadístico fue incluido e (...)

46En las actas bautismales del Sagrario Metropolitano que he analizado (1603-1637), existe información sobre la presencia o ausencia de los padres de niños esclavos. Con anterioridad se explicó cómo se obtuvo la muestra de niños esclavos de los Libros de Bautismo de Negros. Entre los niños esclavos sólo hay tres casos92 que aparecen como hijos ilegítimos, dado que más bien se usaba la frase “hijo de la iglesia”. En muchas ocasiones se presenta la información del bautizado sin referir nada acerca de la presencia o ausencia de los padres (catalogados arbitrariamente como “sin padres”), y otras veces se incluyen datos sobre el padre, la madre o ambos; 80 % de los niños esclavos no se registró como parte de una familia, ya fuera porque se registró como hijo de la iglesia, como hijo ilegítimo o sin padres. Sólo en 17 % de los casos se inscribió al bautizado añadiendo la información de ambos padres. Hubo además 3 % donde sólo se presentó la madre, y en casos excepcionales se mencionó únicamente al padre. A continuación se presenta una tabla donde se comparan los resultados de los niños esclavos y del resto de los bautizados en los Libros de Bautismo de Negros entre 1603 y 1637.

47Las diferencias que se observan en la tabla son singulares. Los porcentajes de hijos ilegítimos y de niños sólo con el padre prácticamente no varían, pero el porcentaje de niños sólo con la madre sí cambia de manera importante. Podemos pensar, entonces, que los niños esclavos eran más dados a ser bautizados sólo con su madre en comparación con los niños que no fueron registrados como esclavos. Los niños esclavos se presentaban en menores porcentajes con ambos padres, en contraste con el resto de los bautizados. La proporción de niños esclavos sin padres fue mayor a la de los bautizados sin padres entre el resto de los bautizados. Pero sorpresivamente, hubo menos niños esclavos registrados como hijos de la iglesia, en comparación con el resto de los bautizados. Como se observa en la tabla, la mayoría de las diferencias fueron estadísticamente significativas, de acuerdo con la prueba de contraste de proporciones de dos muestras, de dos colas (nivel de significancia = 0.05 y 0.01).

TABLA 2. Comparación de la presencia o ausencia de padres y madres entre los niños esclavos y el resto de los bautizados

TABLA 2. Comparación de la presencia o ausencia de padres y madres entre los niños esclavos y el resto de los bautizados

TABLA 2. Muestra la comparación entre los porcentajes de la presencia o ausencia de padres y madres de los niños esclavos y del resto de los bautizados (total de bautizados sin incluir niños esclavos). Se realizó la prueba estadística de contraste de proporciones de dos muestras, de dos colas, a un nivel de significancia de 0.05 y 0.01, encontrando diferencias significativas en los casos donde se indica “sí”; donde se señala “na”, no se realizó la prueba puesto que no se cumplían las condiciones básicas para realizarla a causa del tamaño (N) correspondiente a la calidad en una de las categorías, o en ambas. La última fila corresponde a los casos donde se presenta información incompleta en las actas bautismales.
Fuente: aham, Libros en microfilm, rollo 1, caja 32.

48Lo anterior significa que, a pesar de las vicisitudes propias de la fuente, los niños esclavos eran más dados a estar sólo con su madre, en comparación con los demás africanos, afrodescendientes y miembros de castas. Los niños esclavos se bautizaron en menos ocasiones con ambos padres y, por tanto, era más probable que se registraran sin que se incluyera información alguna de sus progenitores, aunque también era menos común que fueran hijos de la iglesia. Todo esto se puede interpretar de diversas maneras. Por un lado, es probable que aquellos catalogados como “sin padres” sí los tuviesen pero al momento de hacer el registro se haya decidido omitirlos por tratarse de niños esclavos que estaban bajo la tutela de los amos y no de los padres. También hubo niños “sin padres” cuya condición de libertad o esclavitud no se especifica, en este caso, podría tratarse también de niños esclavos, aunque el párroco haya omitido dicha información, podría tratarse de libres cuyos padres no estaban presentes o que fueron omitidos de las actas por razones que se desconocen. Es importante señalar que del total de bautizos del periodo, hubo 163 que fueron registrados de manera explícita como libres, y de ellos, sólo doce fueron bautizados “sin padres” (7 %); 62 (38 %) tuvieron a ambos padres y 89 fueron hijos de la iglesia (54.6 %). Estos datos parecen indicar que efectivamente los niños “sin padres” eran por lo general esclavos, aunque la reducida cantidad de niños libres y la enorme proporción de casos donde la condición del bautizado no se especificó, no permiten establecer afirmaciones concluyentes.

  • 93 Antonio Saco se refiere al caso de la esclavitud entre los griegos y romanos. Antonio Saco, Histori (...)

49Por otro lado, quizá las esclavas preferían abandonar a sus hijos y que fueran registrados como hijos de la iglesia con la finalidad de que se liberaran de la condición de esclavitud. En este sentido, debe considerarse que la proporción de niños esclavos que se registran sólo con la madre es ligeramente mayor que entre el resto de los bautizados. Así, podría considerase que los amos permitían que las madres —y no los padres— reconocieran a los bebés, que el progenitor fuera el propio amo y no quisiera reconocerlo, que el padre (esclavo o no) prefiriese desentenderse de los hijos, o simplemente que la madre no supiera quién era el padre. En todos estos casos, las madres esclavas podrían haber preferido abandonar a los niños y que fueran considerados hijos de la iglesia. En esta interpretación, sin embargo, llamaría la atención que los amos —casi siempre deseosos de tener más esclavos—, hayan logrado ignorar que su esclava estaba embarazada, o bien podría ser que los amos prefirieran perder al pequeño esclavo antes que mantenerlo hasta que tuviera edad de trabajar.93

50Al respecto de la calidad de los padres y las madres, se encontró que la mayoría de ellos fueron considerados negros (57.8 %) o negras (52.4 %), aunque hubo una cantidad importante de casos en que no se proporcionó esta información. En el caso de los padres no se mencionó la calidad en 36.5 % de las ocasiones, y en el caso de las madres, 41.7 %. Los padres o madres mulatos representaron menos de 5 % de los progenitores. Asimismo, algunos fueron calificados como morenos o morenas, aunque en porcentajes mínimos. Si bien llama la atención la fuerte presencia de progenitores negros, también debe considerarse que en muchas ocasiones no se mencionó la calidad de los padres. Los motivos de dicha omisión se desconocen. Es probable que se haya preferido describir a los niños, dado que eran actas de bautismo, sin embargo, también en el caso de los bautizados fue común prescindir de esta información. La omisión podría deberse a que la calidad no era tan importante en esos periodos, aunque el hecho de tener dos libros —uno para españoles y uno para el resto— se contrapone a esta idea. Así, quizá era de poca importancia a qué grupo específico se perteneciese, pues bastaba saber que el bautizado no era español.

  • 94 En total se dio esta información al respecto de 39 padres o madres. Análisis de cuatro libros bauti (...)

51Además de lo anterior, en ocasiones se especificó el origen étnico de los padres, o bien, una referencia a su procedencia. La referencia de origen más común fue “Angola”, aunque si se considera el tamaño de la base se presentó en un número mínimo (16 en total). También se señaló que algunos padres eran “bran”, “biafara”, “zolofe”, que venían de “Congo” o “Mozambique”, o bien que eran criollos. Hubo también padres chinos, que se incluyeron puesto que no se especificó la calidad o procedencia de la madre. Aunque en pocas ocasiones se mencionó el origen de los padres,94 es probable que haya habido más casos de africanos bautizando a sus hijos.

52Dado que la esclavitud se heredaba por vía materna, podemos suponer que todas las madres de los niños esclavos lo eran también. En ningún caso se hizo explícito que alguna madre fuera libre y su descendencia esclava, aunque en ocasiones no se especificaba nada al respecto de la madre. Los padres, en cambio, podían ser libres, a diferencia de sus hijos. Fue más frecuente que se señalara que las madres eran esclavas, aunque en realidad los casos en los que se especificó que los padres eran libres fue muy reducida (3.4 % de los casos donde se presentó el padre, pero menos de 1 % del total de los niños esclavos). Casi en igual medida se omitió la información de la condición de los padres y las madres. No es posible asegurar si eran esclavos o esclavas, aunque —sobre todo en el caso de las madres— se puede suponer que sí lo eran dado que sus hijos se bautizaron como esclavos.

53Debido al gran porcentaje de niños esclavos sin padres o hijos de la iglesia, debe hacerse una precisión al respecto. Se presume que tanto las razones como las consecuencias de que un esclavo o esclava fuera abandonado o huérfano eran distintas de aquellas cuando el niño era libre. El hecho de ser registrado como hijo de la iglesia o sin padres podría deberse a la decisión del amo por separar a los menores de sus progenitores, y no a una decisión de los padres por abandonar a sus hijos. Además, la suerte de los niños esclavos sin duda era distinta, principalmente porque ellos estaban bajo la tutela de los amos, quienes probablemente destinaban al cuidado de los niños esclavos a la propia madre o a otra esclava que tuvieran, puesto que asegurar su supervivencia les permitiría venderlos después o multiplicar la cantidad de esclavos bajo su poder. Estar bajo la tutela de los amos —y no de los padres—, supone una serie de características específicas al estudiar la infancia esclavizada. Jurídicamente, los padres de niños esclavos no tenían los mismos derechos y obligaciones sobre sus hijos que los progenitores de infantes libres. Esto significa que ciertas decisiones fundamentales sobre su vida las tomaría el amo, sin que los padres tuvieran mucho que decir, por ejemplo, podría venderlos a otros amos, enviarlos a lugares distantes, castigarlos o educarlos según sus propios intereses. Si bien muchas veces se mantuvo una relación entre padres e hijos esclavos, a menos que los pequeños fueran liberados, serían los amos quienes estarían a cargo de su cuidado y sustento, y serían ellos quienes determinarían su presente y su porvenir.

  • 95 Por ejemplo, era considerado un impedimento para el matrimonio. III Concilio Provincial Mexicano, o (...)
  • 96 Alonso de Sandoval, op. cit., Libro Tercero, cap. XII, p. 434.
  • 97 Diccionario de Autoridades…, vol. O-Z, p. 76; Diccionario de Autoridades…, vol. D-Ñ, p. 450.

54Además de los lazos de parentesco por consanguinidad, la sociedad novohispana valoraba el parentesco espiritual.95Los padrinos desempeñaban un papel fundamental y aunque en algunos bautizos no aparecen, lo ideal era que el bautizado sí los tuviera.96 Según el Diccionario de Autoridades, el padrino o madrina contraía “parentesco espiritual con el bautizado o confirmado, y con sus padres”.97 En contraposición al alto número de casos donde los bautizados se registraron como hijos de la iglesia o donde no se especificó nada acerca de la presencia o ausencia de los padres, lo que ocurrió con los padrinos fue distinto. Aunque hubo casos en que los bautizados no tuvieron padrinos, o al menos no se especificó nada acerca de su presencia o ausencia, la inmensa mayoría de los niños esclavos tuvo por lo menos un padrino o una madrina, y muchos tuvieron ambos. Esto indica la importancia de los padrinos en las actas de bautismo. Sólo 25 niños esclavos no fueron registrados con padrinos, aunque quizá si los hayan tenido pero no se incluyeron en las actas. En total hubo 815 madrinas, y 771 padrinos, de tal manera que las mujeres representan 51.4 % y los varones 48.6 %, un porcentaje sólo ligeramente menor.

55Acerca de la condición de los padrinos y las madrinas, se hallaron porcentajes muy altos donde no se especificó (74.4 % para los padrinos y 79.59 % para las madrinas). Hubo también proporciones importantes de padrinos esclavos (24.1 %) y de madrinas esclavas (18.1 %). En cambio, los padrinos libres (1.5 %) y las madrinas libres (2.3 %) representaron porcentajes bajos. Estos datos pueden complementarse con información de las calidades asignadas. Tanto los padrinos como las madrinas fueron calificados como negros en muchas ocasiones (padrinos: 41.1 % y madrinas: 46.6 %), como mulatos en segundo lugar (padrinos: 4.4 % y madrinas: 6.6 %), y como indios, españoles, morenos, mestizos y chinos en escasas proporciones. Debe considerarse, sin embargo, el alto porcentaje en que no se especificó la calidad, y esto puede decirse tanto de padrinos como de madrinas (padrinos: 48.5 % y madrinas: 41.2 %).

  • 98 aham, Microfilm, rollo 1, caja 32, Libro de Bautismos de Negros (1603-1610), foja 16rv.
  • 99 Véase Silvio Zavala, Los esclavos indios de la Nueva España, México, El Colegio Nacional, 1994. Est (...)
  • 100 En total se dio esta información al respecto de 43 padrinos y 30 madrinas. Análisis de cuatro libro (...)

56En cuanto al origen de los padrinos y las madrinas, aparecieron algunos que provenían de “Angola”, “Congo”, “Terra Nova”, “Mozambique”, o bien que eran “cafre”, “bran”, “zape”, “biafara”, “biojo”, criollos, chinos e incluso hubo una madrina chichimeca. Este último caso es interesante pues se trató del bautismo de Juan, esclavo negro de Pedro de Rios, quien tuvo por madrina a María, una india chichimeca libre.98 El bautismo fue celebrado el 11 de enero de 1604, reflejando la relación que, desde periodos relativamente tempranos, hubo entre la población indígena y de origen africano, específicamente entre aquellos indios que solían ser también esclavizados.99 Sin embargo, cuando se mencionó la procedencia de los padrinos y las madrinas, por lo general ésta hacía referencia a África.100

57Algunos padrinos y madrinas fueron de origen español (18 en total). Aunque esta cantidad podría incrementar si consideramos que en ocasiones se mencionó que el padrino era “don” (ocho casos), o que la madrina era “doña” (nueve casos). Otras veces se atribuyeron a los padrinos, cargos o labores que podemos pensar que son propios de españoles. Ejemplos de ello fueron cuatro padrinos, dos de ellos eran sacristanes mayores del Sagrario (en 1603), uno era monje (en 1618), y otro más era bachiller (en 1623). Ninguna de las madrinas tuvo labores o cargos de este tipo. A pesar de que la presencia de personas de origen español es reducida, ilustra la complejidad de las relaciones que desarrollaron africanos y afrodescendientes en México.

58Aunque la gran cantidad de casos en los que no se especificó la calidad y —sobre todo— la condición de los padrinos obstaculizan una conclusión definitiva, a partir del análisis que se ha realizado, se puede decir que la mayoría de los niños esclavos tuvieron padrinos esclavos de origen africano. También hubo padrinos españoles pero en proporciones mínimas, sin embargo, es posible que éstos hayan quedado ocultos entre los casos donde no se especificó la calidad. Incluso de esa manera, la cantidad de africanos y afrodescendientes que fueron padrinos es importante, si bien no podemos afirmar que todos ellos fueran esclavos, pues la condición se especificó en proporciones bajas. La importante presencia de padrinos y madrinas africanos o afrodescendientes permite considerar que los niños esclavos mantenían relaciones sociales con personas de su mismo grupo, y en ocasiones compartían también un ámbito laboral marcado por la esclavitud. Es probable que estos nexos hayan sido fomentados por los propios amos, quienes preferían que uno de sus esclavos adultos fuera padrino o madrina de su niño esclavo, aunque también es probable que los mismos africanos o afrodescendientes hayan tenido la voluntad de serlo.

Comentarios finales

59Los niños africanos y afrodescendientes no representaban una masa homogénea de individuos, pues al igual que los adultos, se trataba de una población heterogénea, cuya vida cotidiana estaba determinada por diversos factores. Han sido descritas algunas de las actividades laborales que desempeñaban los niños esclavos, así como las formas en las que los amos sacaban provecho de ellos: fueron puestos en hipoteca, donados o regalados, dados como parte de una dote, vendidos u obligados a trabajar. Es importante resaltar la cantidad de niños que se ocupaban en instituciones religiosas, las cuales en ocasiones los compraban, aunque otras veces los recibían como parte de una donación o limosna.

60Dado que algunos niños fueron liberados de diversas maneras, tanto por familiares como por sus amos, se debe considerar el dinamismo del grupo esclavizado. Además, es evidente que tanto adultos como niños de origen africano eran agentes activos que desarrollaban relaciones sociales y familiares. En diversos documentos se observan relaciones entre los niños y su padre, madre u otros parientes. En cambio, en las actas de bautismo la mayoría de los progenitores estuvieron ausentes, aunque en algunos casos fueron registrados. En el caso de los padrinos, se sabe que casi la mitad fue africano o afrodescendiente, y algunos de ellos fueron esclavos, sin embargo, muchas actas no presentan la información completa. Se sabe que también hubo padrinos libres, españoles y de otros grupos, aunque en pocas proporciones. A diferencia de la gran cantidad de padres aparentemente ausentes, los bautizados casi siempre estuvieron acompañados de sus padrinos, y en los documentos notariales prevalece la relación de los niños con su madre.

  • 101 Sobre comunidades domésticas véase Sergio Ortega, “Los estudios sobre la comunidad doméstica en el (...)

61Tanto españoles y criollos, como africanos y afrodescendientes, reconocían los lazos parentales entre los niños negros o mulatos esclavizados, y sus padres. Así, los esclavos pudieron aparecer como padres o madres, y en ocasiones establecieron relaciones con sus hijos a lo largo de la vida. Desde su nacimiento, los niños esclavos se vincularon con otros esclavos, y con personas de origen africano, libres o cautivos. Por supuesto, también establecieron relaciones sociales y afectivas con personas de otras calidades y ello se observa en los casos donde sus padrinos fueron españoles, indios o mestizos, además de la evidente relación que establecían con sus amos, que muchas veces iba más allá de la mera comunicación laboral. Otra posibilidad de análisis es el estudio de las relaciones en las casas de los amos, donde niños y adultos esclavos podían conformar comunidades domésticas101 con españoles, criollos, negros, mulatos, mestizos o indios.

  • 102 Véase Erik Erikson, Identidad, juventud y crisis, Madrid, Taurus, 1968, pp. 19-20; Carlos Rodrigues (...)

62De la diversidad de relaciones que los niños establecían, y de la prevalencia de éstas con el grupo de origen africano, depende la construcción de su identidad. Aunque este tema excede el presente texto, es importante hacer algunas precisiones al respecto. La manera en la que una persona —o un grupo— construye su identidad, depende no sólo de la manera en la que se percibe a sí misma, sino también de la manera en la que los demás lo perciben o conceptualizan.102 Este complejo proceso sin duda dejó sus primeras luces en el registro bautismal, aunque en otros documentos podamos descubrir expresiones más completas de la forma en la que africanos y afrodescendientes fueron calificados o percibidos a lo largo de la infancia, la niñez, la juventud y las demás etapas de la vida.

63Este proceso también depende de la integración de los niños a un grupo. A este respecto, Paul Lovejoy y David Trotman han dicho que:

  • 103 Idem.

La memoria de un niño de diez años era significativamente diferente de la de una persona de veinticuatro, pero, aun así, los niños continuaban su crianza dentro de una comunidad que reforzaba las tradiciones de su tierra natal, o eran efectivamente adoptados y tratados como si procedieran de esa tierra. Por tanto… un muchacho de Mozambique podía haber sido adoptado por una persona de habla kikongo o kimbundu del África centro-occidental.103

  • 104 María Elisa Velázquez, “Etnia, género y cultura: balance y retos historiográficos”, en María Elisa (...)

64Esta afirmación se refiere a otro contexto americano, pero quizá pueda aplicarse también a la Ciudad de México. De ser así, los niños esclavos serían integrados a un grupo social de africanos y afrodescendientes esclavizados, aunque este grupo fuera diverso y heterogéneo, y mantuviera firmes relaciones con personas libres de origen africano, y de otros grupos como orientales, indígenas, mestizos, españoles criollos y españoles peninsulares. Tal como María Elisa Velázquez ha señalado, debemos considerar que la cultura es “un proceso dinámico, cambiante, recreativo y heterogéneo que lejos de permanecer inmóvil a lo largo del tiempo y del espacio, se transforma y adapta a las nuevas circunstancias, sin dejar por ello de ser valioso y de formar parte de la conformación cultural de la sociedad”.104 Así, considero que si bien la integración de la infancia y la niñez es parte fundamental de la construcción de la identidad, esta identidad es a su vez primordial para su integración.

65Investigar a los niños y las niñas de origen africano es fundamental para comprender a la población africana y afro-descendiente en América. En esta ocasión me he ocupado de niños y niñas que fueron esclavos en la Ciudad de México durante el siglo xvii, y aunque se abarcaron diversos temas, han quedado más preguntas que respuestas. Es necesario estudiar a los niños de origen africano de otros espacios y temporalidades, no sólo esclavos sino también libres. Hace falta detallar las ocupaciones de los niños esclavos a lo largo de la época colonial, y analizar las semejanzas y diferencias entre los infantes de sectores rurales y urbanos. Deben mostrarse las relaciones que desarrollaron los niños y las niñas con personas de su misma edad y con los adultos más cercanos. Es primordial realizar un análisis extenso sobre los mecanismos de su liberación y el papel que desempeñaron en rebeliones, alzamientos y comunidades cimarronas. La deuda histórica con las poblaciones de origen africano no estará ni remotamente cubierta hasta que no se quite el velo que ha mantenido ocultos a los niños y las niñas africanos y afrodescendientes de la historia y de los estudios sociales.

Referencias documentales

66agn: Archivo General de la Nación.

67Ramo de Real Junta, volumen único, s/exp., foja 155-156, s. f.

68Ramo General de Parte, vol. 5 exp. 1405, foja 315rv (antes 302rv).

69aham: Archivo Histórico del Arzobispado de México.

70Libro de Bautismo de Negros, Microfilm: rollo 1, caja 32, 1603-1610 (119 fojas).

71Libro de Bautismo de Negros, Microfilm: rollo 1, caja 32, 1617-1625 (93 fojas).

72Libro de Bautismo de Negros, Microfilm: rollo 1, caja 32, 1630-1634 (118 fojas).

73Libro de Bautismo de Negros, Microfilm: rollo 1, caja 32, 1634-1637 (183 fojas).

Bibliographie

Bibliografía

Aguirre Beltrán, Gonzalo (1972), La población negra de México, México, fce.

Antonio García, Guillermina (2008), “Ocupación laboral de niños y adolescentes mulatos libres en la capital virreinal, un estudio a través de escrituras notariales de 1577 a 1635”, en Memorias del Congreso Diáspora, Nación y Diferencia. Poblaciones de origen africano en México y Centroamérica, Veracruz, México.

Arnalte, Arturo (2001), Los últimos esclavos de Cuba. Los niños cautivos de la goleta Batans, Madrid, Alianza Ensayo.

Ávila Espinosa, Felipe (1994), “Los niños abandonados en la Casa de Niños Expósitos de la Ciudad de México: 1767-1821”, en Pilar Gonzalbo y Cecilia Rabell, La familia en el mundo Iberoamericano, México, unam, pp. 265-310.

Bartolomé, Miguel (1979), “Conciencia étnica y autogestión indígena”, en Indignidad y descolonización en América Latina, documentos de la 2a Reunión de Barbados, México, Nueva Imagen, pp. 309-324.

Cárdenas, Luz Alejandra (1997), Hechicería, saber y transgresión. Afro-mestizas en Acapulco: 1621, Chilpancingo, Candy.

Carrera Stampa, Manuel (1954), Los gremios novohispanos, México, Ediapsa.

Cook, Sherburne y Woodrow Borah (1977), Ensayos sobre historia de la población: México y el Caribe, t. I, México, Siglo xxi.

Concilios Provinciales, Primero y Segundo, celebrados en la muy noble, y muy leal Ciudad de México, Presidiendo el ILLmo y Rmo. Señor D.F Alonso de Montúfar, en los años 1555, y 1565.

Concilio III Provincial Mexicano, celebrado en México el año 1585, confirmado en Roma por el Papa Sixto V, mandado observar por el gobierno español, en diversas órdenes, publicado por Mariano Calván Rivera, México, 1859.

Davidson, David (1981), “El control de los esclavos negros y su resistencia en el México colonial, 1519-1650”, en Richard Price (comp.), Sociedades cimarronas, México, Siglo xxi, pp. 83-103.

Delgado, Buenaventura (2000), Historia de la infancia, Barcelona, Ariel.

Diccionario de Autoridades [1732] (1987), vol. A-C, vol. D-N y vol. O-Z, Barcelona, Herder.

Diccionario de la lengua española, Real Academia Española, 22a. ed., consultado en: www.rae.es

Erikson, Erik (1968), Identidad, juventud y crisis, Madrid, Taurus.

Florentino, Manolo y José Roberto Pinto Góes, “Morfología de la infancia esclava. Rio de Janeiro, siglos xviii y xix”, en Pablo Rodríguez y María Emma Manarelli (coords.), Historia de la infancia en América Latina, Bogotá, Universidad Externado de Colombia, pp. 171-186.

Gage, Thomas (1994), Nuevo reconocimiento de las Indias occidentales, México, Conaculta.

Gemelli Careri, Giovanni (1976), Viaje a Nueva España, México, unam.

Gonzalbo, Pilar (2000), “La familia novohispana y la ruptura de los modelos”, Colonial Latin American Review, vol. 9, núm. 1, pp. 7-19.

Guevara Sanginés, María (2005), “El proceso de liberación de los esclavos en la América virreinal”, en Juan Manuel de la Serna Herrera (coord.), Pautas de Convivencia étnica en la América colonial, Guanajuato, ccydel-unam, pp. 111-162.

Hernández Elizabeth y María Eugenia Silva (1998), “La esclavitud negra en la Ciudad de México durante el periodo 1555 a 1655 a través de los documentos notariales”, tesis de licenciatura, México, ffyl-unam.

Humboldt, Alexander von (1970), Tablas geográficas políticas del reino de Nueva Españay Correspondencia mexicana, México, Secretaría de Industria y Comercio, Dirección General de Estadística.

Iliffe, John (1995), África. Historia de un continente, Cambridge, Cambridge University Press.

Lavrin, Asunción (1994), “La niñez en México e Hispanoamérica: Rutas de exploración”, en Pilar Gonzalbo Aizpuru, La familia en el mundo iberoamericano, México, iis-unam, pp. 41-69.

Lovejoy Paul y David Trotman (2001), “Experiencias de vida y expectativas: nociones africanas sobre la esclavitud y la realidad en América”, en Rina Cáceres (comp.), Rutas de la Esclavitud en África y América Latina, San José, Editorial de la Universidad de Costa Rica, pp. 379-403.

Masferrer León, Cristina (2008), “Agua de blancos: bautismo de negros. Las actas bautismales de negros y castas del Sagrario Metropolitano de la Ciudad de México (1603-1625)”, en Doris Bieñko y Berenise Bravo (coords.), De sendas, brechas y atajos. Contexto y crítica de las fuentes eclesiásticas, siglos xvi-xviii, México, enah/Conaculta/Promep, pp. 197-209.

Meillassoux, Claude (1990), Antropología de la esclavitud, México, Siglo xxi.

Mentz, Brígida von (1999), Trabajo, sujeción y libertad en el centro de la Nueva España: esclavos, aprendices, campesinos y operarios manufactureros, siglo xvi a xviii, México, Porrúa.

Mijares, Ivonne (ed.) (2005), Catálogo de Protocolos del Archivo General de Notarías de la Ciudad de México, vols. I y II, México, unam.

Mondragón, Lourdes (1999), Esclavos africanos en la Ciudad de México. El servicio doméstico durante el siglo xvi, México, Euroamericanas.

Naveda, Adriana (2005), “Presencia africana en Nueva España, un repaso historiográfico”, en María Elisa Velázquez y Ethel Correa (coords.), Poblaciones de origen africano en México, México, inah, pp. 103-118.

— (1993), “Mecanismos para la compra de libertad de los esclavos”, en Tercer Encuentro de Afiomexicanistas, Colima, cnca, pp. 89-99.

Ortiz, Fernando (1991), Glosario de afronegrismos, Cuba, Editorial de Ciencias Sociales.

Palmer, Colin (1976), Slaves of the White God. Blacks in Mexico, 1570-1650, Londres, Harvard University Press.

Pescador, Juan Javier (1992), De bautizados a fieles difuntos. Familia y mentalidades en una parroquia urbana: Santa Catarina de México, 1568-1820, México, Colmex.

Reynoso, Araceli (2005), “Nuestra tercera raíz y los estudios sobre la presencia africana en México”, en María Elisa Velázquez y Ethel Correa (coords.), Poblaciones de origen africano en México, México, inah, pp. 85-102.

Rodrigues de Brandão, Carlos (1986), Identidade e etnia. Construção da pessoa e resistencia cultural, Brasil, Brasiliense.

Rodríguez, Pablo y María Emma Manarelli (coords.), Historia de la infancia en América Latina, Bogotá, Universidad Externado de Colombia.

Sandoval, Alonso de (1987), Un tratado sobre la esclavitud, Madrid, Alianza.

Serna Herrera, Juan Manuel de la (1998), “La esclavitud africana en la Nueva España. Un balance historiográfico comparativo”, en Juan Manuel de la Serna (coord.), Iglesia y sociedad en América Latina colonial: interpretaciones y proposiciones, México, ccydel-unam, pp. 250-284.

Silva Maia, António da (1961), Dicionário complementar português-kim-bundu-kikongo, Luanda, Ediçoes Cucujaes.

Tanck, Dorothy (2005), “Muerte precoz. Los niños en el siglo xviii”, en Pilar Gonzalbo (coord.), Historia de la vida cotidiana en México. Tomo III: El siglo xviii: entre tradición y cambio, México, fce/ Colmex, pp. 213-245.

Velázquez, María Elisa (2006), Mujeres de origen africano en la capital novohispana, siglos xvii y xviii, México, pueg-unam/inah (Africanía, 2).

— (2005), “Etnia, género y cultura: balance y retos historio-gráficos”, en María Elisa Velázquez y Ethel Correa (coords.), Poblaciones de origen africano en México, México, inah, p. 127.

— (2001), “Africanas y descendientes en la Ciudad de México del siglo xvii”, en Rina Cáceres (comp.), Rutas de la esclavitud en África y América Latina, San José, Editorial de la Universidad de Costa Rica, pp. 211-221.

Vinson III, Ben y Bobby Vaughn (2004), Afroméxico, México, fce/cide.

Zavala, Silvio (1994), Los esclavos indios de la Nueva España, México, El Colegio Nacional.

Notes

1 Citado en John Iliffe, África. Historia de un continente, Cambridge, Cambridge University Press, 1995, p. 94.

2 Las obras de Gonzalo Aguirre Beltrán, en especial La población negra de México, impulsaron el estudio de las poblaciones de origen africano en México no sólo a lo largo de la época colonial sino en los siglos xix y xx. Puede encontrarse un balance historiográfico y de obras antropológicas en: Ben Vinson III y Bobby Vaughn, Afroméxico, México, fce/cide, 2004. Véase también Juan Manuel de la Serna, “La esclavitud africana en la Nueva España. Un balance historiográfico comparativo”, en: Juan Manuel de la Serna (coord.), Iglesia y sociedad en América Latina colonial: interpretaciones y proposiciones, México, ccydel-unam, 1998, pp. 250-284. Araceli Reynoso, “Nuestra tercera raíz y los estudios sobre la presencia africana en México”, en María Elisa Velázquez y Ethel Correa (coords.), Poblaciones de origen africano en México, México, inah, 2005, pp. 85-102. Adriana Naveda, “Presencia africana en Nueva España, un repaso historiográfico”, en María Elisa Velázquez y Ethel Correa (coords.), Poblaciones de origen africano…, op. cit., México, inah, 2005, pp. 103-118. Para el caso mexicano debe hacerse hincapié en las investigaciones de Colin Palmer, Patrick J. Carroll, María Elisa Velázquez, Adriana Naveda, Fernando Winfield Capitaine, Nicolás Ngou-Mve, David Davidson, Edgar Love, Enriqueta Vila Vilar, Luz María Martínez Montiel y Sagrario Cruz Carretero, entre muchos otros.

3 En cuanto al estudio de mujeres de origen africano debemos recordar las investigaciones de María Elisa Velázquez, traducidas en múltiples ponencias, artículos y en su libro: Mujeres de origen africano en la capital novohispana, siglos xvii y xviii, México, pueg-unam/inah (Africanía, 2), 2006. Véanse también los estudios de Luz Alejandra Cárdenas, por ejemplo: Hechicería, saber y transgresión. Afromestizas en Acapulco: 1621, Chilpancingo, Candy, 1997.

4 Sobre la infancia y la niñez en la época colonial novohispana véase, entre otros: Asunción Lavrin, “La niñez en México e Hispanoamérica: Rutas de exploración”, en Pilar Gonzalbo Aizpuru, La familia en el mundo iberoamericano, México, iis-unam, 1994, pp. 41-69; Dorothy Tanck, “Muerte precoz. Los niños en el siglo xviii”, en Pilar Gonzalbo (coord.), Historia de la vida cotidiana en México, tomo III; El siglo xviii: entre tradición y cambio, México, fce/Colmex, 2005, pp. 213-245; Felipe Ávila Espinosa, “Los niños abandonados en la Casa de Niños Expósitos de la Ciudad de México: 1767-1821”, en Pilar Gonzalbo y Cecilia Rabell, La familia en el mundo Iberoamericano, México, unam, 1994, pp. 265-310. Consultar también: Pablo Rodríguez y María Emma Manarelli (coords.), Historia de la infancia en América Latina, Bogotá, Universidad Externado de Colombia.

5 A pesar de que los niños y niñas de origen africano en América pocas veces han sido sujetos de estudio de la historia y la antropología, véanse: Arturo Arnalte, Los últimos esclavos de Cuba. Los niños cautivos de la goleta Batans, Madrid, Alianza Ensayo, 2001; Guillermina Antonio García, “Ocupación laboral de niños y adolescentes mulatos libres en la capital virreinal, un estudio a través de escrituras notariales de 1577 a 1635”, en Memorias del Congreso Diáspora, Nación y Diferencia. Poblaciones de origen africano en México y Centroamérica, Veracruz, México, 2008; Manolo Florentino y José Roberto Pinto Góes, “Morfología de la infancia esclava. Río de Janeiro, siglos xviii y xix”, en Pablo Rodríguez y María Emma Manarelli (coords.), Historia de la infancia en América Latina, Bogotá, Universidad Externado de Colombia, pp. 171-186.

6 Véase: Sherburne Cook y Woodrow Borah, Ensayos sobre historia de la población: México y el Caribe, t. I, México, Siglo xxi, pp. 258-259. Y también: Alexander von Humboldt, Tablas geográficas políticas del reino de Nueva Españay correspondencia mexicana, México, Secretaría de Industria y Comercio, Dirección General de Estadística, 1970, p. 51.

7 La edad se dividía en siete términos: niñez, puericia, adolescencia, juventud, virilidad, vejez y decrepitud, en Diccionario de Autoridades, Barcelona, Editorial Herder, 1987, vol. D-Ñ, p. 368. Estos periodos se remontan al siglo iv a.C, cuando Hipócrates dividió la vida en siete edades y fueron retomadas por San Isidoro de Sevilla en la Edad Media. En Buenaventura Delgado, Historia de la infancia, Barcelona, Ariel, 2000, pp. 33 y 66.

8 Diccionario de Autoridades, op. cit., vol. D-Ñ, p. 669.

9 Ibidem, p. 661.

10 Es importante señalar que el padre jesuita Alonso de Sandoval tuvo un especial interés por los africanos que llegaban a Cartagena de Indias, lo cual lo motivó a escribir una sustanciosa obra donde se describen y analizan múltiples materias relacionadas con su forma de vida tanto en África como en América. Por tanto, a pesar de referirse a otro contexto espacial, su obra refleja información importante sobre las poblaciones africanas en las colonias españolas del Nuevo Mundo.

11 Alonso de Sandoval, Un tratado sobre la esclavitud, Madrid, Alianza, 1987, libro III, cap. VIII, p. 413.

12 Fernando Ortiz, Glosario de afronegrismos, Cuba, Editorial de Ciencias Sociales, 1991, p. 337.

13 Idem.

14 Gonzalo Aguirre Beltrán, La población negra de México, op. cit., p. 86.

15 Rolando Pérez, comunicación personal, 27 y 28 de noviembre de 2008. Información basada en Dicionário complementar português-kimbundu-kikongo, del padre António da Silva Maia, Luanda, Ediçoes Cucujaes, 1961, pp. 154, 303-304, 321, 358, 377-378, 380, 417 y 471.

16 Para el caso de Cuba, se encontró la referencia en el Glosario de afronegrismos de Fernando Ortiz. Para el caso de Brasil, aún se utiliza el término e incluso se ha añadido como moleque a diccionarios de lengua portuguesa.

17 Alonso de Sandoval, op. cit., libro III, cap. VI, p. 406.

18 Ibidem, p. 405.

19 Claude Meillasoux, Antropología de la esclavitud, México, Siglo xxi, 1990, p. 27.

20 Elizabeth Hernández y María Eugenia Silva, “La esclavitud negra en la Ciudad de México durante el periodo 1555 a 1655 a través de los documentos notariales”, tesis de licenciatura, México, ffyl-unam, 1998, p. 46.

21 Ibidem, p. 47.

22 Ibidem, pp. 44-48.

23 Juan Pérez de Rivera, Libro Protocolos 8, Fol 100v/101 (495v/496) núm. 2933, en Ivonne Mijares (ed.), Catálogo de Protocolos del Archivo General de Notarías de la Ciudad de México, vol. II, México, unam, 2005.

24 Juan Pérez de Rivera, Libro Protocolos 3, Fol (123v/124v) núm. 1414, en Ivonne Mijares (ed.), Catálogo de Protocolos…, op. cit.

25 Juan Pérez de Rivera, Libro Protocolos 8, Fol 65/65v (260/260v) núm. 2768, en Ivonne Mijares (ed.), Catálogo de Protocolos…, op. cit.

26 En Cartagena de Indias, durante el siglo xvii, Alonso de Sandoval insistió en que una de las obligaciones de los padres jesuitas era enseñar la doctrina cristiana a los niños negros. Para ello era necesario reunirlos y tomar cuenta de sus conocimientos, “mostrando mucho amor a los que continúan la Santa doctrina, disimulando con el castigo que merecieren”, Alonso de Sandoval, op. cit., libro III, cap. VI, p. 406.

27 Concilios Provinciales, Primero y Segundo, celebrados en la muy noble, y muy leal Ciudad de México, Presidiendo el ILLmo y Rmo. Señor D.F Alonso de Montúfar, en los años 1555 y 1565, Concilio Primero Capítulo XIX, p. 72.

28 Concilio III Provincial Mexicano, celebrado en México el año 1585, confirmado en Roma por el Papa Sixto V, mandado observar por el gobierno español, en diversas órdenes. Publicado por Mariano Galván Rivera, México, 1859, Libro Segundo, título III, capítulo V, p. 140.

29 agn, Ramo de Real Junta, volumen único, s/exp., foja 155-156, sin fecha (aproximadamente 1773).

30 Véase Juan Javier Pescador, De bautizados a fieles difuntos. Familiay mentalidades en una parroquia urbana: Santa Catarina de México, 1568-1820, México, Colmex, 1992; y Cristina Masferrer León, “Agua de blancos: bautismo de negros. Las actas bautismales de negros y castas del Sagrario Metropolitano de la Ciudad de México (1603-1625)”, en Doris Bieñko y Berenise Bravo (coords.), De sendas, brechas y atajos. Contexto y critica de las fuentes eclesiásticas, siglos xvi-xviii, México, enah/ Conaculta/Promep, 2008, pp. 197-209.

31 No se incluyeron los libros de 1610 a 1617 y de 1625 a 1630 puesto que al parecer se han perdido. Se finalizó el análisis en 1637 porque la información de las actas era cada vez más incompleta.

32 Actualmente cuando se bautiza a alguien mayor de siete años, se considera como el bautizo de un adulto.

33 Para obtener los datos del “resto de los bautizados”, se restaron los resultados de ”niños esclavos” a los resultados del “total de los bautizados”.

34 En este caso no se incluyeron cuatro casos, en los cuales el documento estaba maltratado o con roturas que imposibilitaban deducir adecuadamente el género del bautizado.

35 Entre 1603 y 1637, 3.8 % de los bautizados se registró como “indio”, y 1.1 % como “chino”. Aunque para los últimos tres años sólo se incluyeron las actas donde participara algún africano o afrodescendiente, el porcentaje obtenido para estos grupos entre 1603 y 1634 es sólo ligeramente mayor: 4.5 % para “indios” y 1.2 % para “chinos”. Resultados obtenidos a partir del análisis de los libros de Bautismo de Negros: aham, Libros en microfilm, rollo 1, caja 32.

36 aham, Libro de Bautismos de Negros (1617-1625), Microfilm, rollo 1, caja 32, foja 36 anverso. Fecha del bautizo: 19 agosto 1618.

37 Jubetero es una persona que hace jubetes y jubones, prendas de vestir que cubrían “desde los hombros hasta la cintura, [era] ceñida y ajustada al cuerpo”, Diccionario de la lengua española, Real Academia Española, 22a ed., consultado en: www.rae.es, el 5 de febrero de 2009.

38 Thomas Gage, Nuevo reconocimiento de las Indias occidentales, México, Conaculta, 1994, p. 145; y Giovanni F. Gemelli Careri, Viaje a Nueva España, México, unam, 1976, libro I, cap. VII, p. 63.

39 María Elisa Velázquez, Mujeres de origen africano…, op. cit., 2006, pp. 406-423.

40 Ibidem, p. 410.

41 Lourdes Mondragón, Esclavos africanos en la Ciudad de México. El servicio doméstico durante el siglo xvi, México, Euroamericanas, 1999, p. 65.

42 Irene Vázquez, “Los habitantes de la Ciudad de México, vistos a través del censo del año 1753”, tesis de maestría, México, Colmex, 1975, pp. 182-183, citada en María Elisa Velázquez, Mujeres de origen africano…, op. cit., p. 410.

43 Juan Pérez de Rivera, Libro Protocolos 8, Fol. 5/6 (93/94), num. 2662, en Ivonne Mijares (ed.), Catálogo de Protocolos…, op. cit.

44 Juan Pérez de Rivera, Libro Protocolos 8, Fol. 128/128v (343/343v) num. 2814, en Ivonne Mijares (ed.), Catálogo de Protocolos…, op. cit.

45 Juan Pérez de Rivera, Libro Protocolos 8, Fol. 397/397v, (3/3v) núm. 2856, en Ivonne Mijares (ed.), Catálogo de Protocolos…, op cit.

46 Juan Pérez de Rivera, Libro Protocolos 8, Fol. 3v/4v, (387v/398v) núm. 2857, en Ivonne Mijares (ed.), Catálogo de Protocolos…, op. cit.

47 Juan Pérez de Rivera, Libro Protocolos 8, Fol. 494/494v, (99/99v) núm. 2931, en Ivonne Mijares (ed.), Catálogo de Protocolos…, op. cit.

48 Juan Pérez de Rivera, Libro Protocolos 8, Fol. 3v/4v, (387v/398v) núm. 2857, en Ivonne Mijares (ed.), Catálogo de Protocolos…, op. cit.

49 Juan Pérez de Rivera, Libro Protocolos 10, núm. 3279, en Ivonne Mijares (ed.), Catálogo de Protocolos…, op. cit.

50 Idem.

51 Idem.

52 Idem.

53 Idem.

54 Juan Pérez de Rivera, Libro Protocolos 3, núm. 1630, en Ivonne Mijares (ed.), Catálogo de Protocolos…, op. cit.

55 Juan Pérez de Rivera, Libro Protocolos 1, Fol. 149/150v, núm. 4247, en Ivonne Mijares (ed.), Catálogo de Protocolos…, op. cit.

56 Por ejemplo: Juan Pérez de Rivera, Libro Protocolos 3, núm. 1519, en Ivonne Mijares (ed.), Catálogo de Protocolos…, op. cit.

57 Juan Pérez de Rivera, Libro Protocolos 11, núm. 3953, en Ivonne Mijares (ed.), Catálogo de Protocolos…, op. cit.

58 Idem.

59 Juan Pérez de Rivera, Libro Protocolos 11, núm. 3453, en Ivonne Mijares (ed.), Catálogo de Protocolos…, op. cit.

60 Juan Pérez de Rivera, Libro Protocolos 1, Fol. 148/148v, núm. 4246, en Ivonne Mijares (ed.), Catálogo de Protocolos…, op. cit.

61 Idem.

62 Idem.

63 Idem.

64 Véase el análisis de los cuadros de castas realizado por María Elisa Velázquez, Mujeres de origen africano…, op. cit., pp. 423-466; y también las clasificaciones descritas y analizadas por Gonzalo Aguirre Beltrán, La población negra de México, México, fce, 1972.

65 En el original dice “via”. La cita fue modernizada para facilitar la comprensión.

66 Alonso de Sandoval, Un tratado…, op. cit, libro I, cap. II, p. 72.

67 Juan Pérez de Rivera, Libro Protocolos 11, núm. 4156, en Ivonne Mijares (ed.), Catálogo de Protocolos…, op. cit.

68 Juan Pérez de Rivera, Libro Protocolos 3, Fol. 46v/48v, núm. 4551, en Ivonne Mijares (ed.), Catálogo de Protocolos…, op. cit.

69 Véase Manuel Carrera Stampa, Los gremios novohispanos, México, Ediapsa, 1954, y Brígida von Mentz, Trabajo, sujeción y libertad en el centro de la Nueva España: esclavos, aprendices, campesinos y operarios manufactureros, siglo xvi a xviii, México, Porrúa, 1999.

70 Elizabeth Hernández y María Eugenia Silva, La esclavitud…, op. cit., p. 70; Guillermina Antonio García, “Ocupación laboral…”, op. cit., menciona que hubo aprendices de entre seis y 25 años. Véase también Brígida von Mentz, Trabajo, sujeción…, op. cit, pp. 111-171.

71 Juan Pérez de Rivera, Libro Protocolos 2, (372/373), núm. 1022, en Ivonne Mijares (ed.), Catálogo de Protocolos…, op. cit.

72 El chapinero se dedicaba a hacer chapines, un tipo de zapato o sandalia, Diccionario de la lengua española, Real Academia Española, 22a. ed., consultado en www.rae.es, el 5 de febrero de 2009.

73 Juan Pérez de Rivera, Libro Protocolos 8, Fol. 132/132v (347/347v), núm. 2818, en Ivonne Mijares (ed.), Catálogo de Protocolos…, op. cit.

74 Ibid., p. 71.

75 Idem.

76 agn, Ramo General de Parte, vol. 5, exp. 1405, foja 315rv (antes 302rv).

77 Adriana Naveda, “Mecanismos para la compra de libertad de los esclavos”, en Tercer Encuentro de Afromexicanistas, Colima, cnca, 1993, p. 93.

78 Elizabeth Hernández y María Eugenia Silva, La esclavitud…, op. cit., p. 90.

79 Idem., p. 91.

80 María Elisa Velázquez, Mujeres de origen africano…, op. cit., pp. 349-350.

81 A este respecto, véase el sorprendente caso de Toluca, en la segunda mitad del siglo xvii, donde algunos amos liberaron a sus esclavos en testamentos y declararon tenerles afecto. Nadine Beligand, “Por descargo de mi conciencia. En la vida el amor y más allá de la libertad”, en Historia y Grafía, Universidad Iberoamericana, núm. 33, 2009, pp. 133-166. Antes de poder generalizar esta información, sin embargo, debe revisarse si ello ocurría en otros espacios y en qué medida.

82 Juan Pérez de Rivera, Libro Protocolos 8, Fol. 61/63 (256/258), núm. 2766, en Ivonne Mijares (ed.), Catálogo de Protocolos…, op. cit.

83 Elizabeth Hernández y María Eugenia Silva, La esclavitud…, op. cit., p. 93.

84 Juan Pérez de Rivera, Libro Protocolos 2, Fol. 270/270v (272/272v), núm. 4437, en Ivonne Mijares (ed.), Catálogo de Protocolos…, op. cit.

85 Idem.

86 Idem.

87 Idem.

88 Juan Pérez de Rivera, Libro Protocolos 8, Fol. 125/125rv (340/340v), núm. 2811, en Ivonne Mijares (ed.), Catálogo de Protocolos…, op. cit.

89 Acerca de la movilidad social, véase María Elisa Velázquez, “Africanas y descendientes en la Ciudad de México del siglo xvii”, en Rina Cáceres (comp.), Rutas de la esclavitud en África y América Latina, San José, Editorial de la Universidad de Costa Rica, 2001, pp. 211-221.

90 Véase María Guevara Sanginés, “El proceso de liberación de los esclavos en la América virreinal”, en Juan Manuel de la Serna Herrera (coord.), Pautas de convivencia étnica en la América colonial, Guanajuato, ccydel-unam, 2005, pp. 111-162; y también Adriana Naveda, “Mecanismos para la compra de libertad…”, op. cit., pp. 89-90; David Davidson, “El control de los esclavos negros y su resistencia en el México colonial, 1519-1650”, en Richard Price (comp.), Sociedades cimarronas, México, Siglo xxi, 1981, pp. 83-103; Colin Palmer, Slaves of the White God. Blacks in Mexico, 1570-1650, Londres, Harvard University Press, 1976.

91 Pilar Gonzalbo, “La familia novohispana y la ruptura de los modelos”, Colonial Latin American Review, vol. 9, núm. 1, 2000, p. 14. Para calcular el porcentaje de ilegitimidad al interior del grupo afromestizo se tomaron en cuenta las cifras que la investigadora proporciona: 535 ilegítimos y 374 legítimos, correspondientes a 1650-1669. Y para el periodo de 1780-1789 las cifras fueron: 43 ilegítimos y 135 legítimos. La poca cantidad de bautismos registrados podrían haber afectado críticamente los resultados.

92 En uno de esos tres casos apareció la madre, por lo que para el análisis estadístico fue incluido en la clasificación de “sólo madre”.

93 Antonio Saco se refiere al caso de la esclavitud entre los griegos y romanos. Antonio Saco, Historia de la esclavitud, Cuba, Imagen Contemporánea, 2002, p. 149.

94 En total se dio esta información al respecto de 39 padres o madres. Análisis de cuatro libros bautismales, aham, Libros en microfilm, rollo 1, caja 32.

95 Por ejemplo, era considerado un impedimento para el matrimonio. III Concilio Provincial Mexicano, op. cit., libro IV, título II.

96 Alonso de Sandoval, op. cit., Libro Tercero, cap. XII, p. 434.

97 Diccionario de Autoridades…, vol. O-Z, p. 76; Diccionario de Autoridades…, vol. D-Ñ, p. 450.

98 aham, Microfilm, rollo 1, caja 32, Libro de Bautismos de Negros (1603-1610), foja 16rv.

99 Véase Silvio Zavala, Los esclavos indios de la Nueva España, México, El Colegio Nacional, 1994. Esto se relaciona también con los indios chinos, mismos que llegaban a América como esclavos. Entre la muestra de niños esclavos hubo tres padrinos y seis madrinas chinos. Análisis de cuatro libros bautismales, aham, Libros en microfilm, rollo 1, caja 32.

100 En total se dio esta información al respecto de 43 padrinos y 30 madrinas. Análisis de cuatro libros bautismales, aham, Microfilm, rollo 1, caja 32.

101 Sobre comunidades domésticas véase Sergio Ortega, “Los estudios sobre la comunidad doméstica en el Seminario de Historia de las Mentalidades. Balance y perspectivas”, en Comunidades domésticas en la sociedad novohispana. Formas de unión y transmisión cultural, Seminario de Historia de las Mentalidades, Memoria del IV Simposio de Historia de las Mentalidades, México, inah, 1994, p. 22.

102 Véase Erik Erikson, Identidad, juventud y crisis, Madrid, Taurus, 1968, pp. 19-20; Carlos Rodrigues de Brandáo, Identidade e etnia. Construção da pessoa e resistencia cultural, Brasil, Brasiliense, 1986; Miguel Bartolomé, “Conciencia étnica y autogestión indígena”, en Indignidad y descolonización en América Latina, documentos de la 2a Reunión de Barbados, México, Nueva Imagen, 1979, pp. 309-324.

103 Idem.

104 María Elisa Velázquez, “Etnia, género y cultura: balance y retos historiográficos”, en María Elisa Velázquez y Ethel Correa (coords.), Poblaciones de origen africano en México, México, inah, 2005, p. 127.

Table des illustrations

Titre TABLA 1. Bautizos por año (1603-1637)
Légende Tabla 1. Tabla que muestra la cantidad de bautizos por año, esclavos y no esclavos.Fuente: aham, Libros en microfilm, rollo 1, caja 32.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/208/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 180k
Titre TABLA 2. Comparación de la presencia o ausencia de padres y madres entre los niños esclavos y el resto de los bautizados
Légende TABLA 2. Muestra la comparación entre los porcentajes de la presencia o ausencia de padres y madres de los niños esclavos y del resto de los bautizados (total de bautizados sin incluir niños esclavos). Se realizó la prueba estadística de contraste de proporciones de dos muestras, de dos colas, a un nivel de significancia de 0.05 y 0.01, encontrando diferencias significativas en los casos donde se indica “sí”; donde se señala “na”, no se realizó la prueba puesto que no se cumplían las condiciones básicas para realizarla a causa del tamaño (N) correspondiente a la calidad en una de las categorías, o en ambas. La última fila corresponde a los casos donde se presenta información incompleta en las actas bautismales.Fuente: aham, Libros en microfilm, rollo 1, caja 32.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/208/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 180k

Auteur

Cristina V. Masferrer León: licenciada en etnohistoria por la Escuela Nacional de Antropología e Historia, sus intereses de investigación abordan la esclavitud de personas de origen africano en México en general, así como la historia y la antropología de la infancia y la adolescencia. Ha estudiado la niñez, las familias, los procesos identitarios y otros aspectos socioculturales de los africanos y afrodescendientes. Actualmente es conductora del programa Historia de la Vida Cotidiana en México, dirigido por la doctora Pilar Gonzalbo, que se transmite por diversas estaciones del Instituto Mexicano de la Radio; es profesora de asignatura de la enah y asistente del Proyecto afrodesc.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2011

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter