Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Debates históricos contemporáneos: africanos y afrodescendientes en México y Centroamérica

 | 
María Elisa Velásquez

Comunidades domésticas y vida cotidiana

Familias afrodescendientes en Cartago y Villanueva, 1770-1800

Carlos Fallas Santamaría

Texte intégral

  • 1 El autor labor a como docente de la Escuela de Historia de la Universidad de Costa Rica y como inv (...)

1Note portant sur l’auteur1

  • 2 Giovanna Giglioli, “¿Mito o idiosincrasia? Un análisis crítico de la literatura sobre el carácter (...)

2La historiografía tradicional y los ensayistas del siglo xix y xx hasta por lo menos la mitad de la centuria han dado pie con sus estudios a la fundación de un mito sobre el “ser costarricense” en el que se pueden identificar claramente tres elementos: la homogeneidad racial, el aislamiento colonial y la “identidad histórico-cultural de Costa Rica con su Meseta Central”. En cuanto a la homogeneidad racial, la tendencia es enfatizar la ascendencia española de los costarricenses, menospreciando el aporte indio e ignorando por completo la participación de la población de origen africano en la conformación social, cultural y biológica de la sociedad.2

3La provincia de Costa Rica no fue una colonia en donde la población blanca predominara sobre las otras, más bien fue el escenario de múltiples procesos de mestizaje que dieron como resultado una sociedad en la que los grupos mezclados tuvieron un papel determinante.

  • 3 Un estudio detallado de este proceso y sus contradicciones es el texto de Magnus Mörner, La Corona (...)

4En el transcurso de la dominación española en América, la Corona intentó de diversas maneras mantener barreras entre los distintos segmentos de la población, en un inicio entre españoles e indígenas, luego se dictaron medidas para evitar la mezcla con personas de ascendencia africana. Sin embargo, la legislación llegaba de manera retardada al continente, no como prevención de la mezcla biológica, sino como mecanismos que intentaban “atajar” el crecimiento de grupos de población mixta, que ponían en entredicho el modelo de sociedad que se deseaba imponer en América.3

5Como población libre, los afrodescendientes se desempeñaron en diversas actividades; en la producción agrícola, el comercio y las labores artesanales. Además de su presencia dentro de la estructura económica, llegaron a tener una considerable importancia en la conformación de milicias, que debieron velar por la protección de la provincia, la reducción de indígenas en la frontera (Talamanca) y, en algunos casos, vigilar el entorno urbano. Todo este entramado de relaciones sociales conllevó relaciones raciales, en el sentido de que vivieron en un contacto constante con las otras castas y miembros de la sociedad colonial. Debemos recordar que estas relaciones también tuvieron una expresión sexual en el establecimiento de uniones entre diferentes grupos sociorraciales, cuyos hijos producto del mestizaje serían nuevamente clasificados con apego a unos valores de categorización inestables y en donde el elemento racial sería uno entre otros en la determinación de la casta a la que se pertenece. Toda aquella población libre, que en arreglo a diferentes instancias se caracteriza por su descendencia africana, es la que interesa a nuestro estudio: sus familias, sus actividades y sus estrategias de sobrevivencia.

  • 4 H. Pérez, “La población de Costa Rica según el obispo Thiel”, Avances de Investigación, núm. 42, C (...)
  • 5 Utilizamos “puro” en el sentido de que estas personas no son negras, ni blancas, ni indígenas, sin (...)
  • 6 Magnus Mórner, La mezcla de razas en América Latina, Buenos Aires, Paidós, 1969, p. 52.
  • 7 Esta idea también está presente en Mörner: “[…] en realidad fue el progreso y expansión de los gru (...)

6Nos centramos en la segunda mitad del siglo xviii porque es en este espacio temporal en donde se verifica un incremento marcado de la población,4 siendo el contingente de mayor crecimiento el formado por las personas adscritas a las castas, es decir todas aquellas que no tienen un origen racial “puro”.5 Por otra parte, este desarrollo de la población llevaría como en otras partes de la América Hispánica a un reordenamiento de las relaciones sociorraciales. Las necesidades de mano de obra generadas por el avance de la producción y por los centros urbanos llevarían necesariamente a una mayor participación de estas personas en los diferentes espacios sociales y económicos, lo que siguiendo a Mórner llevaría a la “[…] culminación del prejuicio sociorracial contra los mulatos o pardos”,6 sin embargo la presencia creciente de estos grupos y los mestizos llevarían también a una agudización de la diferencia racial, basando en ésta su derecho indiscutible al poder económico, político y social.7

7En este contexto se ubican las familias afrodescendientes que nos interesa investigar, en este sentido se hace necesaria una breve pausa para aclarar qué entendemos por familia en la presente investigación. Dadas las condiciones históricas en las que se ubica nuestro estudio hemos “decidido”, con arreglo a las fuentes, centrarnos en un concepto de familia que privilegie la noción de corresidencia, básicamente la gente que vive junta (household en inglés). Por una parte consideramos que de esta manera podemos rescatar una serie de fenómenos observables en la agrupación de los individuos en unidades familiares, la forma en que al interior de estas unidades se congregan no sólo miembros pertenecientes a la familia nuclear, sino otros que pueden compartir o no lazos de parentesco, tales como padres, sobrinos hermanos o criados en el caso de que los hubiera. Además de que una pareja con hijos no es la única forma de “hacer” una familia; dentro del concepto que pretendemos establecer, las posibilidades son mucho más variadas, conclusión derivada de la exploración empírica. Así las madres solteras, las viudas con hijos o con hermanas, los solitarios y solitarias, constituyen todos ellos las familias que nos interesa investigar.

  • 8 Archivo Nacional de Costa Rica (de aquí en adelante ancr), Complementario Colonial (de aquí en ade (...)
  • 9 D. Kertzer, “Household History and Sociological Theory”, Annual Review of Sociology, vol. 17, 1991 (...)
  • 10 Cfr. R. Smith, Kinship and Class in the West Indies. A Genealogical Study of Jamaica and Guyana, C (...)

8En nuestro caso, este concepto es especialmente funcional, porque el interés está puesto sobre todo en la forma en que vivían las familias afrodescendientes en un momento dado, conocer cuál era su estructura y qué relación tenía esto con el contexto socioeconómico. En los padrones borbónicos trabajados en esta investigación,8 las personas vienen agrupadas en casas. Esta información es la que nos permite tener un acercamiento a la estructura y composición familiar. El meollo del asunto está en si estas casas en las que se empadronó a la población corresponden a familias. Se parte de que la familia es el grupo corresidente en el que sus miembros comparten una vivienda y el consumo de bienes y servicios,9 no limitándose sólo a los miembros estrictamente consanguíneos, sino que incluye a parientes, recogidos y sirvientes. Si bien es cierto que lo anterior define de manera estricta a la familia que interesa investigar, resulta más difícil afirmar cuáles fueron los criterios que utilizaron los empadronadores para definir a la familia, problema que no ha llegado a resolverse incluso en la actualidad.10

  • 11 Sherburne Cook y Woodrow Borah, Ensayos sobre historia de la población: México y el Caribe, t. I, (...)
  • 12 G. Dueñas, “Sociedad, familia y género en Santa Fe a finales de la Colonia”, Anuario Colombiano de (...)

9La diferencia entre familia y casa en la época, para Cook y Borah es irrelevante, asegurando que “… algunas de estas distinciones son más bien esotéricas, algo vagas quizá, y han sido objeto de controversia durante varias décadas, por lo que es inútil continuar su discusión […]”.11 Para Dueñas, en el siglo xviii casa y familia eran sinónimos y las distintas personas que habitaban en la vivienda, fueran parientes o no, estaban bajo la autoridad del jefe o jefa de familia.12 En nuestro caso, y a partir del estudio que hemos llevado a cabo de los padrones, podemos concluir que éstos recogieron familias, a pesar de que la voluntad del censo no era necesariamente recoger el número de familias, ni tampoco sólo las afrodescendientes; sí lo fue el número de personas, y el levantamiento de la información se hizo casa por casa, tomando en cuenta a todas las personas que compartían un mismo techo. Esta afirmación se basa en que los datos recopilados van mucho más allá de la familia nuclear formada por padres e hijos. Más bien, a la luz de la lectura de la fuente, constatamos que dentro de cada unidad residencial censada se cuentan otras personas distintas del núcleo familiar. En el caso de que sean parientes, se indica cuál es su filiación, ya sean hermanos, sobrinos, nietos o padres. Incluso cuando es una hermana la que vive con sus hijos dentro de otra unidad familiar esto queda expreso en el documento. Guando los miembros no son familia como los criados, entenados o recogidos, esto también se consigna, de manera que creemos que efectivamente la información al respecto de cada casa recogida se corresponde con nuestro concepto de familia.

  • 13 ancr, cc, 400, (1777), f. 1.

10Con las reformas borbónicas surgió un afán por un mayor control de los dominios coloniales, este interés se reflejó en una voluntad expresa de saber cuánta era la población bajo el dominio español. En el año 1777 una Real Cédula indicaba la voluntad del Rey de saber el “[…] número de vasallos y habitantes que tiene en todos sus vastos dominios […]”.13

  • 14 Éstos varían dependiendo del lugar en donde se llevara a cabo el levantamiento de la información, (...)

11Así, encontramos recuentos de población, no sólo en toda Hispanoamérica sino también en España, todos de diversa naturaleza, pues no fue clara ni homogénea la manera en que se tenía que llevar a cabo tal operación.14 En los registros que trabajamos para esta investigación, el total de población empadronada fue de 12 801 personas, 7 766 personas en el caso de Cartago y 5 035 en el caso de Villanueva. Las variables utilizadas para clasificar a la población fueron: casta (españoles, mestizos y mulatos, los indios fueron empadronados aparte) y estado civil. Se señalan los estados de las personas en cuatro categorías: casados, viudos, solteros y párvulos (e igual para las mujeres). Otra de las características de clasificación es que cada persona viene adscrita a una casa, la cual está encabezada por el jefe de familia o jefa, e inmediatamente se señala al resto de habitantes. Primero se indica si es casado y en algunas ocasiones el nombre del o la cónyuge, después el número de hijos (los que se clasifican en columnas de acuerdo con su estado) y, por último, si existen otros miembros que vivan en la casa, incluidos los criados.

  • 15 Acuña, María de los Angeles y Doriam Chavarría, “El mestizaje: la sociedad multirracial de la ciud (...)

12De las 12 801 personas enlistadas en los padrones de Cartago, Villanueva y San Juan de Herrera de los Naboríos, sólo 10 % del total de la población era “blanca”, frente a una mayoría de 67 % de sangre mezclada. Siendo esta población de sangre mezclada el producto de las uniones entre mestizos y mulatos más que de españoles.15 Los mulatos constituían 25 % de la población en Cartago y 16 % en Villanueva, lo que nos indica que eran un sector sumamente importante de la conformación colonial. Para poder llevar a cabo el análisis de las familias, fue necesario primero realizar un importante proceso de reconstrucción familiar, en el que lo más complicado fue la elaboración de una base de datos que también contuviera a las familias conformadas por miembros de diferentes etnias. La voluntad oficial se muestra en este sentido “implacable” y las familias formadas por miembros de diferente adscripción fueron separadas, padres y madres de sus hijos, y también cónyuges. Es decir, si un mulato estaba casado con una mestiza, cada una de estas personas aparece en partes distintas del padrón, y los hijos con uno de los miembros, por lo general el de adscripción más oscura. Debido a esto debimos reunir a estas familias con varios fines, primero que si no hacíamos esto, corríamos el riesgo de contabilizar dobles registros, y luego que nos interesaba saber si el comportamiento familiar de estas familias “mestizadas” variaba sensiblemente del resto de los grupos.

  • 16 Magnus Mörner, La mezcla de razas…, op. cit., p. 73. Esta interpretación se deriva, según Rodrígue (...)

13Se debe señalar que esto no sólo entraña problemas de tipo metodológico, sino que refleja una voluntad expresa de la oficialidad de categorizar a las personas; así, frente a las interpretaciones que sustentan que hacia finales del siglo xviii las distancias raciales venían en detrimento, tenemos evidencia de que éstas seguían siendo utilizadas de manera estricta en los recuentos de población. Esto es significativo, puesto que frente a una mayoría de población de sangre mezclada, la minoría “blanca” se afianza en su pureza, e intenta seguir segmentando a la sociedad con arreglo a criterios raciales. A la vez que también se pone en entredicho una explicación muy difundida de que los mulatos que se casaban con mestizas lo hacían con un claro afán de movilidad social;16 siguiendo el escenario del padrón, podemos argumentar que esto parece no ser tan automático, puesto que un matrimonio interétnico no conllevaba la reclasificación ni del cónyuge de casta inferior ni de los hijos habidos dentro de la unión marital, evidencia de esto es la separación dentro del padrón.

CUADRO 1. Tamaño de la familia en Cartago y Villanueva en promedio c. 1778

CUADRO 1. Tamaño de la familia en Cartago y Villanueva en promedio c. 1778

Fuente: Cartago: ancr/cc 3604, 1778; Villanueva: cc 3608; Indios del Laborío: cc 3622, 1776.
En la elaboración de este cuadro se tomaron en cuenta las familias con criados.

  • 17 Esta misma situación en la clasificación se consigna en otros trabajos: Christopher Lutz, Historia (...)

14Para confirmar nuestro criterio de que la clasificación de los hijos se hacía siempre “hacia abajo”, es decir siguiendo al padre de casta más oscura, llevamos a cabo un análisis de los hijos de estas familias mestizadas para saber a quién seguían, y en todos los casos de Cartago y Villanueva la situación fue la misma, seguir al padre “más oscuro”,17 con lo que nos acercamos a confirmar que este tipo de uniones no significaron una mejora, al menos en la clasificación oficial.

15En la exploración de la conformación familiar pudimos confirmar que los mulatos tienen las familias más pequeñas en ambas jurisdicciones, y que también tienen menos hijos, a la vez que un porcentaje importante de estas familias están conformadas sólo por la pareja, con ausencia de prole.

16Para la interpretación de la situación anterior debemos hacer algunas aclaraciones, sobre todo en torno a las diferencias entre Cartago y Villanueva, que se expresan también demográficamente. La capital de la provincia, Cartago, experimentaba un fuerte proceso de presión sobre la tierra, lo que incidió en que una cantidad considerable de la población considerara desplazarse a la porción occidental del mismo valle, de la cual forma parte Villanueva (hoy San José). Las condiciones en esta región ofrecían varias ventajas a sus habitantes, sobre todo ofrecer un acceso a la tierra mucho más libre, en este sentido la posibilidad de asentarse y fundar una pequeña explotación constituyeron innegables factores de atracción, además de que el alejamiento de las autoridades conllevaba a que el cobro de impuestos tendiese a ser menos rígido.

17Está claro, como lo muestra el cuadro, que las familias de Villanueva eran mucho más pequeñas que las de Cartago, y dentro de este conjunto sobresalen las de los mulatos, que son de las más pequeñas en ambas jurisdicciones; además se debe señalar que la cantidad de hijos en promedio de los mulatos se mantiene cerca de 3 % en los dos casos, sin embargo se da un aumento significativo de las familias sin hijos de 14 % en Cartago a 33 % en Villanueva.

  • 18 Estos datos también los obtuvimos del análisis de los padrones, puesto que en el inicio de las cat (...)

18Las conclusiones que se desprenden de esta situación tienen que ver sin duda con las diferencias económicas en Cartago y Villanueva. Podemos suponer que las condiciones materiales de vida eran más duras en la villa que en la capital, lo que se refleja sensiblemente en las posibilidades de sostener una prole numerosa o un número significativo de parientes o criados dentro de las casas. Al menos así parece atestiguarlo, por ejemplo, la significativa merma en la cantidad de personas en condición de criados, mientras que en Cartago contabilizamos 167 personas en esta ocupación, en Villanueva fueron tan sólo 89.18 En este contexto, la tendencia de la conformación familiar de los mulatos es siempre a formar las familias más pequeñas, lo que no significa que también hubiese familias grandes formadas por esta población, sin embargo la mayor parte se ubica en pequeños núcleos familiares. Esta reducción de la familia se constata también en el número de familias complejas conformadas por mulatos, mientras que en Cartago 23 % de las familias mulatas comparte el espacio de la vivienda con otros miembros, en Villanueva sólo lo hace 2 %.

  • 19 Esto también ha sido señalado para otras latitudes: G. Dueñas, “Sociedad, familia y género en Sant (...)

19Sin lugar a dudas este comportamiento es reflejo de las constricciones económicas que pudieron experimentar los mulatos en la parte occidental del Valle Central. Es interesante tomar en cuenta que tampoco en Cartago gozaron de las mejores condiciones, y que en ambas jurisdicciones las condiciones económicas para esta población los llevó a reducir sensiblemente la prole.19 Un elemento que no podemos dejar de considerar en este sentido es el hecho de que más de 30 % de las familias de los mulatos en ambas jurisdicciones estaban encabezadas por mujeres, algunas aparecen como viudas y otras como solteras, con una fuerte tendencia a conformar unidades complejas incorporando sobrinos, hermanas con hijos, hijas solteras con hijos o sus nietos, como sucede con una buena cantidad de viudas. Esto, sin duda, también incidió en que el tamaño de la familia fuera reducido, en el caso de Villanueva 46 % de las familias mulatas eran hogares uniparentales con una mujer a la cabeza.

  • 20 Esta participación la obtuvimos gracias al cruce de fuentes, en donde contrastamos los padrones co (...)

20Las condiciones de vida de los mulatos estuvieron marcadas por el peso de la etiqueta racial, pero esto no debe ser entendido como que por ser mulatos las familias iban a ser más pequeñas, más bien el acceso a los recursos se vio limitado por la etiqueta racial, así encontramos pocos mulatos como cosecheros de tabaco en Villanueva y también a pocos como ejidatarios en Cartago. En este segundo caso las explotaciones de los mulatos se cuentan entre las más pequeñas.20 Todos estos elementos pesaron en las posibilidades de conformar familias numerosas, otro factor que incidió fue, como se señaló, el alto número de mujeres jefas de familia, situación que se pudo deber a la mortalidad masculina, puesto que del mismo padrón se desprende un desbalance significativo en cuanto a la composición por sexo, de 39 % de la población en condición de soltería 22 % son mujeres, a la vez que se debe considerar que muchas veces la mano de obra mulata se distinguió por su movilidad, lo que pudo incidir en el alto número de mujeres solas, debido al desplazamiento de sus contrapartes varones.

21No podemos dejar de considerar la posibilidad de que la sociedad colonial de Villanueva, a causa de la estructura económica, demandase de sus pobladores unas formas de cohabitación diferentes. Las dificultades de una nueva tierra a roturar y la necesidad de emplearse a fondo para la consecución de la subsistencia pudieron incidir en que las familias tendieran a ser más pequeñas. En el caso de los mulatos, que ya de por sí soportaban el peso de la herencia negra, esta situación debió ser aún más gravosa, incidiendo directamente en la decisión de aumentar la prole.

Referencias documentales

22ancr: Archivo Nacional de Costa Rica: Complementario Colonial (cc)

Bibliographie

Bibliografía

Acuña, María de los Ángeles y Doriam Chavarría (1996), “Cartago colonial: mestizaje y patrones matrimoniales, 1738-1821”, Mesoamérica, núm. 31.

— (1991), “Endogamia y exogamia en la sociedad colonial cartaginesa (1738-1821)”, Revista de Historia, núm. 23, Costa Rica, enero-junio.

— (1991), “El mestizaje: la sociedad multirracial de la ciudad de Cartago (1738-1821)”, tesis de licenciatura, Universidad de Costa Rica.

Burch, T. (1976), “Consideraciones sobre el concepto de la estructura del hogar y la familia”, en Celade, La familia como unidad de estudio demográfico, San José, Celade.

Cook, Sherburne y Woodrow Borah (1977), Ensayos sobre historia de la población: México y el Caribe, tomo I, México, Siglo xxi.

Dueñas, G. (1993), “Sociedad, familia y género en Santa Fe a finales de la Colonia”, Anuario Colombiano de Historia Social y de la Cultura, núm. 21, Santa Fe de Bogotá, Universidad Nacional de Colombia.

García de los Arcos, M. (1999), “Grupos étnicos y clases sociales en las Filipinas de finales del siglo xviii”, Archipel, núm. 57, Francia.

Giglioli, Giovanna (1996), “¿Mito o idiosincrasia? Un análisis crítico de la literatura sobre el carácter nacional”, en María Salvadora Ortiz (comp.), Identidades culturalesy producciones culturales en América Latina, San José, Editorial de la Universidad de Costa Rica.

Gonzalbo, Pilar (1998), Familia y orden colonial, México, El Colegio de México, Centro de Estudios Históricos.

Gudmunson, Lowell (1978), “Mecanismos de movilidad social para la población de procedencia africana en Costa Rica colonial: manumisión y mestizaje”, en Estratificación sociorracial y económica de Costa Rica: 1750-1850, San José, Editorial de la Universidad Estatal a Distancia.

Juárez, María del Socorro (1999), “Anatomía y distribución espacial de la población de Durango, 1778”, en S. Pérez, R. Elizalde y L. Pérez (eds.), Las ciudades y sus estructuras. Población, espacio y cultura en México, siglos xviii y xix, México, Universidad Autónoma de Tlaxcala/Universidad Autónoma Metropolitana-Iztapalapa.

Kertzer, D. (1991), “Household History and Sociological Theory”, Annual Review of Sociology, vol. 17.

Kinsbruner, Jay (1996), Not of Pure Blood: The Free People of Color and Racial Prejudice in Nineteenth Century, Puerto Rico, Duke University Press.

Laslett, Peter (1993), “La historia de la familia”, en Pilar Gonzalbo, Historia de la familia, México, Instituto Mora.

Lira, Luis (1976), “Introducción al estudio de la familia y el hogar”, en Celade, La familia como unidad de estudio demográfico, San José, Celade.

Lutz, Christopher (1983), Historia sociodemográfica de Santiago de Guatemala, 1541-1773, La Antigua, Guatemala, Centro de Investigaciones Regionales de Mesoamérica (cirma).

Meléndez, Mauricio (2003), “Estratificación socio-racial y matrimonio en la Intendencia de San Salvador y la Alcaldía Mayor de Sonsonate”, en S. Herrera y M. Gómez (comps.), Mestizaje, poder y sociedad. Ensayos de historia colonial de las provincias de San Salvador y Sonsonate, flacso.

Mörner, Magnus (1999), La Corona española y los foráneos en los pueblos de indios de América, Madrid, Ediciones de Cultura Hispánica.

— (1969), La mezcla de razas en América Latina, Buenos Aires, Paidós.

Pérez, H. (1988), “La población de Costa Rica según el obispo Thiel”, Avances de Investigación, núm. 42, Centro de Investigaciones Históricas de la Universidad de Costa Rica.

Rodríguez, Eugenia (1995), “Historia de la familia en América Latina: balance de las principales tendencias”, en Museo Histórico Juan Santamaría, Seminario-taller familia, vida cotidiana y mentalidades en México y Costa Rica, siglos xviii y xix, Alajuela, Museo Histórico Juan Santamaría.

Smith, R. (1988), Kinship and Class in the West Lndies. A Genealogical Study of Jamaica and Guyana, Cambridge, Cambridge University Press.

Notes

1 El autor labor a como docente de la Escuela de Historia de la Universidad de Costa Rica y como investigador del Centro de Investigaciones Históricas de América Central de la misma institución. El presente trabajo es parte de una investigación más amplia llamada: "Familias afrodescendientes en Costa Rica. Cartago y Villanueva, 1770-1800", que se llevó a cabo gracias al apoyo de la vicerrectoría de Investigación de la Universidad de Costa Rica. Asimismo, deseo agradecer las valiosas sugerencias y comentarios que la doctora Rina Cáceres aportó a esta investigación.

2 Giovanna Giglioli, “¿Mito o idiosincrasia? Un análisis crítico de la literatura sobre el carácter nacional”, en María Salvadora Ortiz (comp.), Identidades culturales y producciones culturales en América Latina, San José, Editorial de la Universidad de Costa Rica, 1996, pp. 170, 174 y 176.

3 Un estudio detallado de este proceso y sus contradicciones es el texto de Magnus Mörner, La Corona española y los foráneos en los pueblos de indios de América, Madrid, Ediciones de Cultura Hispánica, 1999; también para Guatemala Christopher Lutz, Historia sociodemográfica de Santiago de Guatemala, 1541-1773, La Antigua, Guatemala, Centro de Investigaciones Regionales de Mesoamérica (cirma), 1983, especialmente los capítulos del vi al viii.

4 H. Pérez, “La población de Costa Rica según el obispo Thiel”, Avances de Investigación, núm. 42, Centro de Investigaciones Históricas de la Universidad de Costa Rica, 1988, cuadro 1, p. 12, Costa Rica (1752-1952): Indicadores demográficos estimados mediante proyección inversa (ambos sexos).

5 Utilizamos “puro” en el sentido de que estas personas no son negras, ni blancas, ni indígenas, sino producto de la mezcla de todos estos grupos y posteriores. Sin embargo, está claro que no existe un grupo humano puro, ésta es más bien una concepción de la época.

6 Magnus Mórner, La mezcla de razas en América Latina, Buenos Aires, Paidós, 1969, p. 52.

7 Esta idea también está presente en Mörner: “[…] en realidad fue el progreso y expansión de los grupos intermedios lo que esencialmente motivó el exclusivismo cada vez mayor desplegado por la élite criolla”. Esta “contradicción aparente”, como la llama el autor, no se soluciona en su trabajo y deja más bien un espacio abierto a la discusión. Magnus Mórner, La mezcla de razas…, op. cit., p. 71.

8 Archivo Nacional de Costa Rica (de aquí en adelante ancr), Complementario Colonial (de aquí en adelante cc), 3604, (1778) “Padrón de Cartago”, ancr, cc, 3622, (1776) “Padrón de San Juan de Herrera de los Naboríos” y ancr, cc, 3608, (1777) “Padrón de Villanueva”.

9 D. Kertzer, “Household History and Sociological Theory”, Annual Review of Sociology, vol. 17, 1991, p. 156 y Peter Laslett, “La historia de la familia”, en Pilar Gonzalbo, Historia de la familia, México, Instituto Mora, 1993, pp. 44-45.

10 Cfr. R. Smith, Kinship and Class in the West Indies. A Genealogical Study of Jamaica and Guyana, Cambridge, Cambridge University Press, 1988, pp. 8 y ss. Para un análisis de varios casos latinoamericanos: Luis Lira, “Introducción al estudio de la familia y el hogar”, pp. 7-15 y T. Burch, “Consideraciones sobre el concepto de la estructura del hogar y la familia”, p. 125, ambos en Celade, La familia como unidad de estudio demográfico, San José, Celade, 1976.

11 Sherburne Cook y Woodrow Borah, Ensayos sobre historia de la población: México y el Caribe, t. I, México, Siglo xxi, 1977, p. 129.

12 G. Dueñas, “Sociedad, familia y género en Santa Fe a finales de la Colonia”, Anuario Colombiano de Historia Social y de la Cultura, núm. 21, Santa Fe de Bogotá, Universidad Nacional de Colombia, 1993, p. 87; Cook y Borah son de la misma opinión, cfr. Cook y Borah, op. cit., pp. 145-148.

13 ancr, cc, 400, (1777), f. 1.

14 Éstos varían dependiendo del lugar en donde se llevara a cabo el levantamiento de la información, conteniendo algunos más información que otros, entre los trabajos que los han utilizado podemos mencionar: Cook y Borah, Ensayos sobre historia de la población…, op. cit., especialmente el capítulo cuarto; María del Socorro Juárez, “Anatomía y distribución espacial de la población de Durango, 1778”, en S. Pérez, R. Elizalde y L. Pérez (eds.), Las ciudades y sus estructuras. Población, espacio y cultura en México, siglos xviii y xix, México, Universidad Autónoma de Tlaxcala/uam-Iztapalapa, 1999; G. Dueñas, “Sociedad, familia y género en Santa Fe…”, op. cit., y M. García de los Arcos, “Grupos étnicos y clases sociales en las Filipinas de finales del siglo xviii”, Archipel, núm. 57, Francia, 1999.

15 Acuña, María de los Angeles y Doriam Chavarría, “El mestizaje: la sociedad multirracial de la ciudad de Cartago (1738-1821)”, tesis de licenciatura, Universidad de Costa Rica, 1991, p. 103. Las autoras lo afirman para Cartago, pero se puede decir lo mismo para Villanueva. También se pueden encontrar sus aportes: “Endogamia y exogamia en la sociedad colonial cartaginesa (1738-1821)”, Revista de Historia, núm. 23, Costa Rica, enero-junio, 1991; María de los Angeles Acuña y Doriam Chavarría, “Cartago colonial: mestizaje y patrones matrimoniales, 1738-1821”, Mesoamériea, núm. 31, 1996.

16 Magnus Mörner, La mezcla de razas…, op. cit., p. 73. Esta interpretación se deriva, según Rodríguez, de lo propuesto por Martínez Alier para Cuba: Verena Martínez Alier, Marriage, Class and Color in Nineteenth Century Cuba: A Study of Racial Attitudes and Sexual Values in a Slave Society, Cambridge, Cambridge University Press, 1974, citado en Eugenia Rodríguez, “Historia de la familia en América Latina: balance de las principales tendencias”, en Museo Histórico Juan Santamaría, Seminario-taller familia, vida cotidiana y mentalidades en México y Costa Rica, siglos xviii y xix, Alajuela, Museo Histórico Juan Santamaría, 1995, p. 267; la interpretación también está en: Mauricio Meléndez, “Estratificación socio-racial y matrimonio en la Intendencia de San Salvador y la Alcaldía Mayor de Sonsonate”, en S. Herrera y M. Gómez (comps.), Mestizaje, poder y sociedad. Ensayos de historia colonial de las provincias de San Salvador y Sonsonate, flacso, 2003, pp. 62-67; Lowell Gudmunson, “Mecanismos de movilidad social para la población de procedencia africana en Costa Rica colonial: manumisión y mestizaje”, en Estratificación socio-rracial y económica de Costa Rica: 1750-1850, San José, Editorial de la Universidad Estatal a Distancia, 1978, pp. 47, 50-53; M. Acuña y D. Chavarría, “El mestizaje: la sociedad multirracial de la ciudad de Cartago…”, op. cit., pp. 118-121; Pilar Gonzalbo, Familiay orden colonial, México, El Colegio de México, Centro de Estudios Históricos, 1998, pp. 243 y ss.

17 Esta misma situación en la clasificación se consigna en otros trabajos: Christopher Lutz, Historia sociodemográfica de Santiago de Guatemala, 1541-1773, La Antigua, Guatemala, cirma, 1983, p. 255; Jay Kinsbruner, Not of Pure Blood: The Free People of Color and Racial Prejudice in Nineteenth Century Puerto Rico, Duke University Press, 1996, p. 96.

18 Estos datos también los obtuvimos del análisis de los padrones, puesto que en el inicio de las categorías de mulatos y mestizos aparecen unos en “casa de”, lo que indica que éstos con criados y se señala en la casa de quién posteriormente hicimos un análisis de quiénes eran los criados y en qué casa servían.

19 Esto también ha sido señalado para otras latitudes: G. Dueñas, “Sociedad, familia y género en Santa Fe…”, op. cit., p. 111 ,Jay Kinsbruner, Not of Pure Blood: The Free Peuple of Color and Racial Prejudice in Nineteenth Century, Puerto Rico, Duke University Press, 1996, pp. 105-106; Pilar Gonzalbo, op. cit., pp. 214 y 220.

20 Esta participación la obtuvimos gracias al cruce de fuentes, en donde contrastamos los padrones con otras fuentes nominales.

Table des illustrations

Titre CUADRO 1. Tamaño de la familia en Cartago y Villanueva en promedio c. 1778
Légende Fuente: Cartago: ancr/cc 3604, 1778; Villanueva: cc 3608; Indios del Laborío: cc 3622, 1776.En la elaboración de este cuadro se tomaron en cuenta las familias con criados.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/206/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 64k

Auteur

Carlos Fallas Santamaría: profesor del Centro de Investigaciones Históricas de la Universidad de Costa Rica. Entre sus principales líneas de investigación se encuentran: la población afrodes-cendiente en Costa Rica y América Latina en general, población afrodescendiente en el Pacífico Norte de Costa Rica, y sobre la movilización y acción política de los miembros de las milicias de pardos a finales del siglo xviii y principios del siglo xix, con el auge del constitucionalismo, y los reclamos de esta población de una mayor inclusión, así como la historia de África, sus conexiones con América, Europa y el Océano Índico.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2011

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter