Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Debates históricos contemporáneos: africanos y afrodescendientes en México y Centroamérica

 | 
María Elisa Velásquez

Comercio y redes de comunicación

Moriscos y lobos en la Nueva España

Ben Vinson III

Texte intégral

  • 1 Algunos de los mayores avances en las investigaciones sobre el sistema de castas han tratado las pi (...)

1A pesar de los importantes avances intelectuales de estos últimos años, tan sólo hemos comenzado a comprender el significado del sistema colonial de castas y sus implicaciones sobre la vida de los colonos en el Nuevo Mundo.1 El siguiente estudio explora algunos aspectos de la vida de moriscos y lobos a través de los registros matrimoniales de Nueva España. Este análisis forma parte de un proyecto mayor a partir del cual pretendemos examinar la historia social de estos grupos y cómo contribuyeron a definir, articular y modificar las interpretaciones de la casta y la raza durante la temprana edad moderna.

  • 2 Patricia Seed, “The Social Dimensions of Race: Mexico City, 1753”, Hispanic American Historical Rev (...)

2Comencemos con algunas definiciones. Dentro del sistema de castas el término lobo se refiere a la cría mezclada, desde un punto de vista racial, de indios y negros. El término era también usado para referirse a la mezcla de mulatos e indios. De ahí, lobo funcionaba como las categorías de zambo, zambaigo, jarocho, loro, cocho, cambujo y pardo —todas ellas se aplicaban a la cría de indios, negros y mulatos—. Muchos de estos términos tenían un significado muy local, como cocho (usado en Michoacán) o cambujo (usado en Oaxaca). El término lobo probablemente se empezó a utilizar en Nueva España con alguna frecuencia a principios del siglo xvii. Antes, las clasificaciones de zambo y zambaigo habían sido usadas de manera más común, pero perdieron aceptación hacia finales de 1500 (aunque permanecieron como categorías importantes en otros lugares del reino español).2 La desaparición de las categorías de zambo y zambaigo, con mucha probabilidad puede ser el resultado de las ordenanzas.

  • 3 Esta discusión ha sido extraída de Aguirre Beltrán, La población negra…, op. cit., pp. 162-172.

3En el siglo xvi, el virrey Martín Enríquez escribió una serie de cartas al monarca Felipe II expresando su deseo de usar el término “mulato” para referirse a la comunidad mezclada de indios y negros. Aunque mulato vino a ser usado de esta forma sólo en ciertas áreas de la colonia, como en Tierra Caliente durante el siglo xvii; está claro que hacia finales del siglo xvi, los términos zambo y zambaigo fueron reemplazados por otras terminologías, particularmente en los círculos políticos.3

  • 4 Matthew Restall, “Conquistadores negros: Africanos armados en la temprana Hispanoamérica”, en Juan (...)

4A diferencia de los lobos, los moriscos eran esencialmente mulatos de piel clara, provenían fundamentalmente de la mezcla de españoles (blancos) y mulatos. Derivado de “moor” (moro), la categoría de casta “morisco” representaba una designación étnica y religiosa transformada en una especie de categoría de raza. A lo largo del periodo colonial, el término morisco también se aplicó a individuos que creían en el Islam. Gracias a los trabajos de investigadores como Karoline Cook, sabemos que en el siglo xvi y la primera mitad del xvii, un número de musulmanes viajó a las colonias desde España de forma legal e ilegal. Algunos de los primeros vinieron como soldados cautivos, sirvientes y guardias en los ejércitos de los conquistadores.4

  • 5 Véase la tesis de próxima aparición de Karoline P. Cook en la Universidad de Princeton. Véase tambi (...)

5Entre 1539 y 1560, la Corona española mostró cierta preocupación sobre su llegada al Nuevo Mundo. Estas inquietudes estaban estrechamente alineadas con los esfuerzos de preservar la pureza de sangre y asegurar así las prácticas y rituales cristianos legítimos entre los colonos y los recién convertidos indios. Estas preocupaciones llevaron a campañas contra la inmigración musulmana desde la Península Ibérica a las Indias, pero estos esfuerzos no fueron totalmente efectivos.5

6En algún momento, probablemente en los comienzos del siglo xvii, el término morisco pasó de ser fundamentalmente una designación étnico-religiosa a una de casta fenotípica. Durante el proceso, la herencia del término no se perdió enteramente, y quizá esto fuera intencional. Dos puntos importantes deben ser recordados: en primer lugar, en la imaginación popular, los moriscos representaban la heterodoxia. Desde el tiempo de la reconquista hasta el siglo xvi se produjeron diversas guerras contra los turcos otomanos y moriscos; ambos representaban sujetos conquistados en el reino español, así como enemigos del Imperio.

7Sin embargo, creemos que la incorporación gradual y la reconversión de esta noción original del estatus morisco dentro del marco del sistema de castas simbolizaron un tipo de nueva reconquista ideológica. La reinterpretación del estatus morisco representó un medio de hacer la heterodoxia y la desviación islámica más normativas al dotar al morisco de una fisonomía racial. Aclaremos esto antes de continuar.

8No pretendemos sugerir que el Islam en sí mismo fuera hecho normativo, sino que el proceso de reconstitución del estatus morisco, ya sea a través de la casta, en lugar de la forma religiosa, preparó el terreno para una incorporación más profunda de los moriscos a la vida local. Al mismo tiempo, ello facilitó la proliferación de las castas moriscas en las sociedades del Nuevo Mundo. Hubo límites a este proceso. La categoría “morisco” también sirvió para recordar a los colonos que los individuos que caían en esta categoría no estaban completamente integrados y, en este sentido, los orígenes del término y la herencia continuaron dando forma a su expresión dentro del sistema de castas.

9Esto nos lleva al segundo punto, que trata del asunto del fenotipo. La razón principal por la cual la denominación de morisco podía ser traducida con éxito por la terminología de casta era porque los moriscos del siglo xvi y principios del xvii que practicaban el Islam en la península tenían un aspecto distinto: su color no era exactamente negro, sino que en muchos casos era un tipo de negrura.

10A las castas moriscas del Nuevo Mundo les pudieron haber asignado, en parte, su categoría porque a los españoles el color les recordaba a los moriscos que ellos conocían en Europa y el norte de África. Pero la aplicación de este término para describir el fenotipo puede haber funcionado para facilitar una importante afirmación sobre la mezcla racial en sí misma. Se creía comúnmente que los moriscos eran individuos con una ascendencia blanca considerable. Sin embargo, en lugar de permitirles tal linaje, lo cual ayudaría a potenciarlos y a hacerlos “pasar” como españoles en la sociedad, la categoría de morisco dejó su estatus en suspenso. Desde un punto de vista conceptual, el trasfondo islámico del estatus morisco sirvió para manchar los avances raciales de este sector de la población.

11En el siglo xviii, algunas de las connotaciones religiosas negativas del término “morisco” debieron perder alguna (pero no toda) su relevancia, cuando la población colonial creció más acostumbrada a tratar con las castas moriscas que crecían en número. Cuando los conceptos de casta se normalizaron en la sociedad, es probable que algunas de las muchas ideas que envolvían formas particulares de desviación, manchas morales y corrupción fueran asimiladas en un cuerpo social más amplio, es decir, la vida corriente de los colonos del Nuevo Mundo. Por consiguiente, los conceptos de casta pueden haber disfrutado de una doble existencia —la primera en el dominio teórico en el que operaban los debates sobre pureza, esencia y filosofía del ser, pero al mismo tiempo, había otra existencia, en la que las nociones de casta conformaban realidades pragmáticas y vividas.

12Según esta visión, los moriscos eran percibidos menos en abstracción y más por lo que ellos eran, en lenguaje más accesible, individuos que parecían más blancos que negros, que eran parte de la masa plebeya y que maniobraban por un puesto social de la misma forma que los otros colonos, con mayor o menor grado de éxito.

13Pasemos ahora al examen de la base de datos para explorar con detalle las vidas de algunos lobos y moriscos que vivieron en Nueva España en los siglos xvii y xviii. Los moriscos que aparecen en este estudio no practicaban el Islam, pero eran de casta morisca. El Archivo General de la Nación posee más de 400 casos matrimoniales en los que se involucran lobos, moriscos y coyotes. Procesamos 383 casos que eran en su inmensa mayoría de la Ciudad de México. La base de datos tiene un total de 1 868 individuos, incluyendo 766 demandantes de matrimonio y 1 102 testigos. Los 383 casos representan aproximadamente 5.6 % del número total de casos de matrimonio (6936) en el Archivo.

  • 6 Kathryn Burns presta atención a los notarios en su reciente artículo: Kathryn Burns, “Notaries, Tru (...)

14Un rasgo único de la base de datos es que da cuenta de los notarios, permitiéndonos de este modo seguir la pista y las regularidades e irregularidades en los documentos, así como determinar hasta qué punto ciertos testimonios estuvieron influidos por notarios y escribanos.6

  • 7 7 Véanse Patricia Seed, To Love, Honor, and Obey in Colonial Mexico, Conflicts Over Marriage Choice (...)

15La gran mayoría de las peticiones de matrimonio provienen del siglo xviii, especialmente entre 1720 y 1780 (véase figura 1). Los casos terminan en 1783, poco después de la publicación de la Real Pragmática, que cambió la política de matrimonios en las Américas.7 Sólo un pequeño número aparece antes de 1660, y entre 1660 y 1720 hubo un flujo bastante regular de peticiones de matrimonio, con una media de 16 por década. El número abrumador de novias y novios en la muestra era de moriscos más que de lobos.

  • 8 Cope, The Limits of Racial Domination…, op. cit., p. 73 (para información sobre enterramientos a fi (...)
  • 9 Ben Vinson III, “Estudiando las razas desde la periferia: Las castas olvidadas del sistema colonial (...)

16Estos datos sugieren que “morisco” era un término usado más comúnmente que el de lobo, al menos en la Ciudad de México. Tal interpretación es consistente con los datos de los censos de los siglos xviii y xix, así como algunos registros de enterramientos que datan de finales del siglo xvii. En los censos municipales de 1753 y 1790, los lobos eran rara vez encontrados en muestras tomadas de las zonas central, oeste y sureste de la ciudad.8 Además, según el padrón del arzobispo de México, los moriscos superaron en número a los lobos en la Ciudad de México por una proporción de 2.6:1, y en 1811, una muestra de 20 (de un total de 32) cuarteles menores revelaron que los moriscos superaron en número a los lobos en una proporción de más de 5:1.9

FIGURA 1. Número de casos matrimoniales de lobos y moriscos por década

FIGURA 1. Número de casos matrimoniales de lobos y moriscos por década

17La situación en la Ciudad de México no debería extrapolarse para abarcar la Colonia como un todo. El censo eclesiástico de 1777, por ejemplo, demuestra que los 5 100 lobos de la Colonia superaron en número a los moriscos en una proporción de cerca de 4:1. Incluso, los lobos comprendían el segundo grupo de “afrocasta” más numeroso, aunque detrás de los mulatos por un margen considerable. Pero este dato debería ser examinado con cuidado. En posteriores operaciones de censos de tributos y de parroquias en las décadas de 1780 y 1790, así como el censo militar en toda la zona de la Colonia de 1793, muchas de las provincias donde los lobos eran numerosos estaban pobladas principalmente por mulatos o pardos. Parece probable que los lobos y los moriscos fueran conden-sados en grupos de afrocastas mayores para conveniencia de la burocracia a la hora de llevar el control de los registros. También se observa que existieron algunas diferencias en la designación de castas entre los archivos de los censos del gobierno y de la Iglesia.

  • 10 Ben Vinson III, Bearing Arras for His Majesty: The Free-Colored Militia in Colonial Mexico, Stanfor (...)

18Lo que es sorprendente es que el número de peticiones de matrimonio de moriscos en la Ciudad de México eclipsa el de los pardos. Como muestran las investigaciones realizadas sobre las milicias del siglo xviii,10 los pardos eran una importante población identificada en otros contextos oficiales, y que se encontraba por todas partes en la Ciudad de México. Pero en el registro matrimonial, menos de 1 % de todas las peticiones de matrimonio en el xvii y el xviii fueron solicitadas por pardos. De manera excepcional, esta cifra que roza 1 % es casi la misma que la de las solicitudes de matrimonio de los lobos, un grupo fundamentalmente minoritario. Las peticiones de matrimonio de los mulatos alcanzan 10 %, después los moriscos con 5 %. A través de estos datos, según parece uno puede concluir que frente al altar en la capital del Nuevo Mundo, mulatos y moriscos eran los grupos de afrocasta más propensos a buscar matrimonio.

19La base de datos también revela otro importante fenómeno entre lobos y moriscos. Para empezar, si mi metodología es acertada al asumir que las declaraciones realizadas por los demandantes de matrimonio a los clérigos en la primera persona del singular o plural son representaciones precisas del testimonio de un individuo, entonces encontramos que la mayoría de lobos y moriscos autodeclararon su estatus de casta (véase tabla 1). Los hombres particularmente tendían a declarar de manera más regular que las mujeres, ya que en muchos casos los esposos declaraban la raza de sus esposas. Aunque no he acabado todavía mi estudio sobre los notarios, parece que en muy pocas circunstancias escribanos, clérigos o notarios intervinieron para determinar la casta de un individuo en el altar, como a menudo se ha asumido.

  • 11 Resulta interesante observar que los únicos esclavos identificados entre la población de lobos y mo (...)

20La base de datos también muestra que durante un periodo de dos siglos hubo un cambio en el modo en que estos grupos (y otras afrocastas) se describieron o fueron descritos. Comenzando en la década de 1660 y hasta finales del xvii, lobos y moriscos fueron categorizados en registros matrimoniales como “lobos y moriscos libres”, en este sentido el término “libre” hacía referencia a “libre de cautiverio”. Durante el siglo xviii, el término “libre” virtualmente desapareció de los documentos matrimoniales. Es interesante observar cómo esta terminología apareció con el descenso de la esclavitud en México. Las importaciones africanas que habían alcanzado su nivel más alto al principio del siglo xvii, cayeron dramáticamente hacia la mitad del siglo. En este contexto quizá fuera necesario encontrar un mejor recurso para identificar a la población negra libre y, en especial, al creciente número de individuos mezclados racialmente.11

TABLA 1. Declaración del estatus de casta de lobos y moriscos, 1605-1783

TABLA 1. Declaración del estatus de casta de lobos y moriscos, 1605-1783

21El número cada vez menor de importaciones africanas sólo puso de relieve las crecientes proporciones de afrocastas de México. Esta realidad demográfica se reflejó en los registros matrimoniales. La primera afrocasta-compuesta entre la población de lobos y moriscos comenzó a aparecer en 1628, y aumentó hacia finales del siglo xvii. Con esta etiqueta de afrocasta-compuesta nos referimos a grupos que fueron clasificados por diferentes categorías de castas simultáneamente.

22En la base de datos, se incluyen un mulato-morisco (1694), una loba-mestiza (1628) y una mulata-loba (1683). Las castas compuestas no aparecieron en el registro matrimonial del siglo xviii. No queremos volver a analizar este punto debido a que el número de casos es reducido. Pero parece que desde mediados hasta finales del xvii, cuando la mezcla racial se hizo más prominente entre las castas negras, la sociedad probablemente luchó por clasificar e identificar correctamente a estos grupos emergentes. La subida de las designaciones de casta-compuesta revela los esfuerzos de la sociedad para categorizar a los individuos siendo incluso más precisos sobre el fenotipo.

23Pero hacia el siglo xviii, esta necesidad disminuyó en los círculos oficiales, y las categorías fueron más estandarizadas y suavizadas en relación con las que ya estaban en uso. Sin embargo, cualquier encuesta de testimonio de juicio inquisitorial, de procedimientos civiles y criminales, y de casos de tributo muestra que en las palabras cotidianas de los colonos, el lenguaje de castas-compuestas fue usado justo hasta el final del periodo colonial. En los registros oficiales, y particularmente con las peticiones matrimoniales, una razón importante para evitar las descripciones de castas que eran demasiado complejas era que se corría el riesgo de desconcertar el linaje. En otras palabras, cuanto más sofisticadas eran las descripciones sobre el fenotipo, menos precisas podían ser sobre el linaje. Y para las peticiones de matrimonio, establecer un linaje claro y evitar problemas de consanguinidad eran primordiales para conseguir licencias matrimoniales con éxito.

24Cuando la sociedad se acostumbró a tener afrocastas libres y con éxito en su seno, términos como morisco libre y lobo libre cayeron en desgracia, de nuevo, al menos en peticiones matrimoniales. En documentos de censo y milicia, entre otros, la apelación “libre” todavía cargaba con cierto significado. Pero su significado era probablemente más importante para los burócratas que para los individuos a quienes les era asignado, o quizá incluso alegaran esa categoría.

25Antes de finalizar, debemos examinar un último tema. La base de datos nos permite estudiar una cuestión clave sobre la identidad de casta, ¿en qué medida eran los nacimientos de castas legítimos y cómo este conocimiento se traduce en las declaraciones de linaje en el altar? En otras palabras, podemos preguntarnos: ¿cuán conscientes eran ciertas afrocastas de su origen y herencia? Debemos destacar tres corrientes de pensamiento: primero, en la sociedad colonial había un supuesto cultural desde hacía tiempo que muestra que los miembros de las afrocastas eran automáticamente supuestos ilegítimos y apenas sabían su linaje, dado que ellos, a menudo, se suponía que eran progenie bastarda de esclavos y patrones, o fruto ilegítimo de uniones consensuales entre individuos de grupos sociales diferentes.

  • 12 Cope, The Limits of Racial Domination…, op. cit., pp. 56-67.
  • 13 En algunos casos los vecinos y conocidos eran los guardianes del conocimiento del linaje. La raza d (...)

26En segundo lugar, y desde una perspectiva investigadora más actual, se creía que muchas afrocastas tenían linaje incierto porque vivían en un mundo plebeyo donde incluso, y especialmente a finales del xvii en la Ciudad de México, el uso de apellidos entre ellos era al parecer poco corriente.12Por último, y desde una perspectiva bastante diferente a las anteriores, existía la noción de que llevar la marca de castas, tales como las de morisco o lobo, en realidad implicaba un conocimiento intergeneracional profundo, puesto que el nivel de mezcla requerido para llegar a tal designación suponía una compleja fórmula de casta.13

27Los datos de las peticiones de matrimonio revelan que la mayoría de los moriscos y los lobos al menos conocían a sus padres (véanse tablas 2 y 3). En general, el conocimiento sobre la parentela aumentó en el siglo xviii. Antes de 1700, aproximadamente la mitad de las mujeres y hombres moriscos no informaban sobre sus padres antes de adquirir la licencia matrimonial. Estas cifras cayeron durante el xviii, pues 16 % de las mujeres y 7 % de los hombres no registraron a sus padres. Los lobos, que eran menos en número, siguieron una dirección parecida. El espectacular aumento en el conocimiento de los padres después de 1 700 quizá no se pueda atribuir completamente a una repentina mejora de las interpretaciones intergeneracionales del linaje. Los registros conservados por el personal religioso fueron en parte la razón. Parece que durante el siglo xviii, el clero adoptó procedimientos de interrogatorio más estandarizados que mejoraron drásticamente el registro del conocimiento de los padres.

TABLA 2. Conocimiento del linaje de lobos y moriscos, 1605-1700

TABLA 2. Conocimiento del linaje de lobos y moriscos, 1605-1700

Note * : Se conocen ocho casos entre moriscas

TABLA 3. Conocimiento del linaje de lobos y moriscos, 1700-1783

TABLA 3. Conocimiento del linaje de lobos y moriscos, 1700-1783

28Al estudiar a los huérfanos se puede encontrar una medida algo mejor de evaluación del número de individuos que conocían su linaje. El número total de huérfanos entre lobos y moriscos aumentó desde el siglo xvii hasta el xviii, pero al menos para los moriscos, la proporciones continuaron siendo aproximadamente las mismas. En otras palabras, en cualquier lugar entre 18 y 19 % de las novias moriscas eran huérfanas durante estos dos siglos, y lo mismo entre 9 y 11 % de los novios moriscos. Por otro lado, ningún lobo es registrado como huérfano en el xvii; pero en el siglo xviii, 20 % de las lobas entraban en esta categoría, lo mismo que 14 % de los lobos.

  • 14 Dennis N. Valdes, “The Decline of the Sociedad de Castas in Mexico City”, tesis de doctorado, Unive (...)

29¿Qué obtenemos de estos datos? Cuando se comparan con los datos publicados en las tasas de ilegitimidad en la Ciudad de México, encontramos que lobos y moriscos huérfanos en peticiones matrimoniales eran menos de lo que se pudiera esperar. Las investigaciones en la parroquia del Sagrario del centro de la Ciudad de México revela que el índice de ilegitimidad para los mulatos y las castas comprendían entre 30 y 50 % entre los años de 1724 a 1811.14 En otras partes de la ciudad, principalmente la parroquia de Santa Catalina, entre 1776-1800, los índices de ilegitimidad para todos los grupos de casta rondaron alrededor de 20 %. Se necesitan realizar más estudios sobre este tema, aunque se puede sugerir que en el momento del matrimonio, lobos y moriscos que contraían matrimonio en el siglo xviii, a diferencia de aquellos que estaban en uniones consensuadas, probablemente tenían un mejor conocimiento de su linaje de lo que inicialmente se podía esperar.

30Este artículo sólo ha tocado algunos de los índices que se pueden extraer de esta base de datos, y estos datos ofrecen una visión convincente. Más que ser figuras intrascendentes en la historia colonial de México, lobos y moriscos, aunque pocos en número, representaron categorías conceptuales importantes en el sistema de castas. En ciertas circunstancias y durante momentos particulares de la historia, los moriscos incluso se encontraron cerca del centro de la vida de las afro-castas —particularmente en el altar, donde superaron en número a las otras afrocastas, excepto a los mulatos en las peticiones matrimoniales en la Ciudad de México—. Y a pesar de la opinión ortodoxa, éstos eran grupos de población que tenían al menos un conocimiento parcial de su linaje e incluso eran propensos a autodenominarse en terminología de casta, cuando los miembros del clero les preguntaban.

Bibliographie

Bibliografía

Aguirre Beltrán, Gonzalo (1989), La población negra de México. Estudio etnohistórico, 3a. ed., México, fce.

Althouse, Aaron (2005), “Contested Mestizos, Alleged Mulattos: Racial Identity and Caste Hierarchy in Eighteenth Century Patzcuaro, Mexico”, The Americas, vol. 62, núm. 2, pp. 151-175.

Burns, Kathryn (2005), “Notaries, Truth and Consequences”, The American Historical Review, vol. 110, núm. 2, pp. 350-379.

Campos García, Melchor (2005), Castas, feligresía y ciudadanía en Yucatán: Los afromestizos bajo el régimen constitucional español, 1750-1822, Mérida, Ediciones de la Universidad Autónoma de Yucatán.

Carrera, Magali M. (2003), Imagining Identity in New Spain: Race, Lineage, and the Colonial Body in Portraiture and Casta Paintings, Austin, University of Texas Press.

Cook, Karoline P, “Clandestine Morisco Emigration to Spanish America: Legislation and Responses”, estudio sin publicar presentado en la Universidad de Johns Hopkins en marzo de 2008.

Cope, R. Douglas (1992), The Limits of Racial Domination: Plebeian Society in Colonial Mexico City, 1660-1720, Madison, University of Wisconsin Press.

Garofalo, Leo J. y Rachel O’Toole (2006), “Introduction: Constructing Difference in Colonial Latin America”, Journal of Colonialism and Colonial History, vol. 7, núm. 1.

Jackson, Robert (1999), Race, Caste, and Status: Indians in Colonial Spanish America, Albuquerque, University of New Mexico Press.

Katzew, Ilona (2004), Casta Painting: Images of Race in Eighteenth-Century Mexico, New Haven y Londres, Yale University Press.

— (1996), New World Orders: Casta Painting and Colonial Latin America, Nueva York, Americas Society Art Gallery.

Lavrín, Asunción (1992), Sexuality and Marriage in Colonial Latin America, Lincoln, University of Nebraska Press.

Lopéz Beltrán, Carlos (2007), “Hippocratic Bodies: Temperament and Castas in Spanish America (1570-1820)”, Journal of Spanish Cultural Studies, vol. 8, núm. 2, pp. 253-289.

Martínez, María Elena (2008), Genealogical Fictions: Limpieza de Sangre, Gender, and Religion in Colonial Mexico, Stanford, Stanford University Press.

Miño Grijalva, Manuel y Sonia Pérez Toledo (coords.) (2004), La población de la Ciudad de México en 1790, México, Universidad Autónoma Metropolitana.

Pescador C., Juan Javier (1992), “La nupcialidad urbana preindustrial y los límites del mestizaje: características y evolución de los patrones de nupcialidad en la Ciudad de México, 1700-1850”, Estudios Demográficos y Urbanos, vol. 7, núm. 1, pp. 137-168.

Restall, Matthew (2005), “Conquistadores negros: Africanos armados en la temprana Hispanoamérica”, en Juan Manuel de la Serna Herrera (coord.), Pautas de convivencia étnica en la America Latina colonial, México, unam.

Saether, Steinar A. (2003), “Bourbon Absolutism and Marriage Reform in Late Colonial Spanish America”, The Americas, vol. 59, núm. 4, pp. 475-509.

Seed, Patricia (1992), To Love, Honor, and Obey in Colonial Mexico, Conflicts Over Marriage Choice, 1574-1821, Stanford, Stanford University Press.

— (1982), “The Social Dimensions of Race: Mexico City, 1753”, Hispanic American Historical Review, vol. LXII, núm. 4.

Twinam, Ann (1999), Public Lives, Private Secrets: Gender, Honor, Sexuality and Illegitimacy in Colonial Spanish America, Stanford, Stanford University Press.

Valdes, Dennis N. (1978), “The Decline of the Sociedad de Castas in Mexico City”, tesis de doctorado, Universidad de Michigan.

Vinson III, Ben (2005), “Estudiando las razas desde la periferia: Las castas olvidadas del sistema colonial mexicano (lobos, moriscos, coyotes, moros y chinos)”, en Juan Manuel de la Serna Herrera (coord.), Pautas de convivencia étnica en la América Latina colonial, México, unam.

— (2001), Bearing Arms for His Majesty: The Free-Colored Militia in Colonial Mexico, Stanford, Stanford University Press.

Notes

1 Algunos de los mayores avances en las investigaciones sobre el sistema de castas han tratado las pinturas de castas. Por ejemplo, véanse Magali M. Carrera, Imagining Identity in New Spain: Race, Lineage, and the Colonial Body in Portraiture and Casta Paintings, Austin, University of Texas Press, 2003; liona Katzew, Casta Painting: Images of Race in Eighteenth-Centruy Mexico, New Haven y Londres, Yale University Press, 2004; y New World Orders: Casta Painting and Colonial Latin America, Nueva York, Americas Society Art Gallery, 1996. Véase también el volumen especial de la revista Artes de México, núm. 8, 1990 dedicado a la pintura de castas; este número fue publicado de nuevo en 1998. Otros estudios han aparecido recientemente y examinan las relaciones de casta, entre ellos se incluyen Ann Twinam, Public Lives, Private Secrets: Gender, Honor, Sexuality, and Illegitimacy in Colonial Spanish America, Stanford, Stanford University Press, 1999; María Elena Martínez, Genealogical Fictions: Limpieza de Sangre, Gender, and Religion in Colonial Mexico, Stanford, Stanford University Press, 2008; Melchor Campos García, Castas, feligresía y ciudadanía en Yucatán: los afromestizos bajo el régimen constitucional español, 1750-1822, Mérida, Ediciones de la Universidad Autónoma de Yucatán, 2005; Robert Jackson, Race, Caste, and Status: Indians in Colonial Spanish America, Albuquerque, University of New Mexico Press, 1999; R. Douglas Cope, The Limits of Racial Domination: Plebeian Society in Colonial Mexico City, 1660-1720, Madison, University of Wisconsin Press, 1992; Carlos Lopéz Beltrán, “Hippocratic Bodies: Temperament and Castas in Spanish America (1570-1820)”, Journal of Spanish Cultural Studies, vol. 8, núm. 2, 2007, pp. 253-289; Leo J. Garofalo y Rachel O’Toole, “Introduction: Constructing Difference in Colonial Latin America”, Journal of Colonialism and Colonial History, vol. 7, núm. 1, 2006; Aaron Althouse, “Contested Mestizos, Alleged Mulattos: Racial Identity and Caste Hierarchy in Eighteenth Century Patzcuaro, Mexico”, The Americas, vol. 62, núm. 2, 2005, pp. 151-175. Nótese que la introducción de Rachel O’Toole y Leo Garofalo forma parte de un volumen especial del Journal qf Colonialism and Colonial History dedicado a temas de raza y castas.

2 Patricia Seed, “The Social Dimensions of Race: Mexico City, 1753”, Hispanic American Historical Review, vol. LXII, núm. 4, 1982, p. 572; Gonzalo Aguirre Beltrán, La población negra de México. Estudio etnohistórico, 3a. ed., México, fce, 1989, pp. 169-172.

3 Esta discusión ha sido extraída de Aguirre Beltrán, La población negra…, op. cit., pp. 162-172.

4 Matthew Restall, “Conquistadores negros: Africanos armados en la temprana Hispanoamérica”, en Juan Manuel de la Serna Herrera (coord.), Pautas de convivencia étnica en la América Latina colonial, México, unam, 2005, pp. 19-72.

5 Véase la tesis de próxima aparición de Karoline P. Cook en la Universidad de Princeton. Véase también su estudio no publicado: “Clandestine Morisco Emigration to Spanish America: Legislation and Responses”, presentado en la Universidad de Johns Hopkins en marzo de 2008.

6 Kathryn Burns presta atención a los notarios en su reciente artículo: Kathryn Burns, “Notaries, Truth and Consequences”, The American Historical Review vol. 110, núm. 2, 2005, pp. 350-379. Sus estudios me han inspirado a adoptar esta técnica que toma en cuenta la influencia de los notarios en la producción de documentos.

7 7 Véanse Patricia Seed, To Love, Honor, and Obey in Colonial Mexico, Conflicts Over Marriage Choice, 1574-1821, Stanford, Stanford University Press, 1992; Asunción Lavrín, Sexuality and Marriage in Colonial Latin America, University of Nebraska Press, 1992; y Steinar A. Saether, “Bourbon Absolutism and Marriage Reform in Late Colonial Spanish America”, The Americas, vol. 59, núm. 4, 2003, pp. 475-509.

8 Cope, The Limits of Racial Domination…, op. cit., p. 73 (para información sobre enterramientos a finales del siglo xvii); Seed, The Social Dimensions…, op. cit.; y Manuel Miño Grijalva y Sonia Pérez Toledo (coords.), La población de la Ciudad de México en 1790, México, Universidad Autónoma Metropolitana, 2004.

9 Ben Vinson III, “Estudiando las razas desde la periferia: Las castas olvidadas del sistema colonial mexicano (lobos, moriscos, coyotes, moros y chinos)” en Juan Manuel de la Serna, Pautas de convivencia étnica en la América Latina colonial, México, unam, 2005, pp. 249-307.

10 Ben Vinson III, Bearing Arras for His Majesty: The Free-Colored Militia in Colonial Mexico, Stanford, Stanford University Press, 2001.

11 Resulta interesante observar que los únicos esclavos identificados entre la población de lobos y moriscos eran moriscos. Unos pocos fueron encontrados a finales del siglo xvii, pero la inmensa mayoría fue encontrada en el siglo xviii. Este dato parece confirmar la noción de que había una necesidad de identificar claramente a esclavos de hombres libres. Se puede apuntar entonces que en el siglo xviii, la libertad entre la población morisca era normativa y que las afrocastas que eran esclavas necesitaban ser marcadas.

12 Cope, The Limits of Racial Domination…, op. cit., pp. 56-67.

13 En algunos casos los vecinos y conocidos eran los guardianes del conocimiento del linaje. La raza de reputación y el chismorreo, así como la memoria colectiva de las comunidades locales han demostrado ser importantes fuentes de conocimiento sobre el linaje, las relaciones y el estatus de casta.

14 Dennis N. Valdes, “The Decline of the Sociedad de Castas in Mexico City”, tesis de doctorado, Universidad de Michigan, 1978; Juan Javier Pescador C, “La nupcialidad urbana preindustrial y los límites del mestizaje: características y evolución de los patrones de nupcialidad en la Ciudad de México, 1700-1850”, Estudios Demográficos y Urbanos, vol. 7, núm. 1, 1992, pp. 137-168.

Table des illustrations

Titre FIGURA 1. Número de casos matrimoniales de lobos y moriscos por década
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/203/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 184k
Titre TABLA 1. Declaración del estatus de casta de lobos y moriscos, 1605-1783
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/203/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 132k
Titre TABLA 2. Conocimiento del linaje de lobos y moriscos, 1605-1700
Légende Note * : Se conocen ocho casos entre moriscas
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/203/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 124k
Titre TABLA 3. Conocimiento del linaje de lobos y moriscos, 1700-1783
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/203/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 124k

Auteur

Profesor del departamento de Historia de la Universidad John Hopkins y director del Centro de Estudios Africanos, sus intereses de investigación están basados en las relaciones raciales y la diáspora africana, es especialista en México colonial y está interesado en los siglos xix y xx, así como en las redes transnacionales, incluyendo las experiencias entre los afroamericanos y los latinos. Entre algunos de sus libros se encuentran: Porte de armas de Su Majestad: la milicia libre de color en el México colonial (2001); De vuelo: la historia de Virgilio Richardson, un aviador de Tuskegee en México (2004); Afroméxico (2004), y con Herbert Klein, De África. La esclavitud en América Latinay el Caribe, 2a. ed. (2007).

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2011

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter