Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Debates históricos contemporáneos: africanos y afrodescendientes en México y Centroamérica

 | 
María Elisa Velásquez

Introducción

María Elisa Velázquez

Texte intégral

  • 1 Marc Bloch, Introducción a la historia (1952), México, FCE, 12a ed., 1984, p. 49.

1En su clásico libro Introducción a la historia, Marc Bloch menciona: “que el pasado es por definición un dato que ya nada habrá de modificar”; al mismo tiempo explica, que “el conocimiento del pasado es algo que está en constante progreso, que se transforma y se perfecciona sin cesar”.1 Vale la pena recordar esta observación de Bloch, bien conocida para los historiadores, en este libro dedicado a los debates y las reflexiones que hoy en día existen entre los estudiosos de la historia de los africanos y afrodescendientes en México y los países de Centroamérica.

2Tres grandes temas ocupan el interés de los textos históricos de este libro: el comercio y las redes de comunicación, las categorías y denominaciones que identifican a este grupo y finalmente el tema de las comunidades domésticas y la vida cotidiana. Los tres responden a una preocupación por conocer las características de las contribuciones de los africanos y afrodescendientes en la historia, como sujetos sociales, con herencias culturales, con experiencias familiares y sociales, e inmersos en nuevas realidades económicas complejas y heterogéneas. Los textos de este libro, desde el primero de Paul Lovejoy sobre la esclavitud y la trata esclavista en África Occidental hasta el último de María Guevara sobre familias de propietarios de esclavos en Guanajuato, se preocupan por comprender y explicar las relaciones que, en torno de la esclavitud, se vivieron en este proceso que comenzaba en África y que solía terminar en espacios de trabajo rurales o urbanos de acuerdo con las dinámicas de las nuevas sociedades virreinales.

3Este volumen forma parte del conjunto temático Diáspora, nación y diferencia. Como los otros libros de esta serie, el propósito es reunir artículos representativos de inquietudes y reflexiones contemporáneas sobre la participación y las aportaciones de los africanos y afrodescendientes en la construcción de otras sociedades, tanto del pasado como del presente. En este libro se incluyen trabajos históricos de México, países de Centroamérica, de la región conocida como el Circuncaribe y de África Occidental, lo que coadyuva a una comprensión más holística de las semejanzas y diferencias entre las historias regionales y las redes de comunicación que existieron, y de las que africanos y afrodescendientes formaron parte. También distingue a este conjunto de libros y a este volumen, la heterogeneidad de los investigadores que participan, con el fin de tener distintas perspectivas metodológicas y formas de interpretación. En repetidas ocasiones hemos señalado que los estudiosos estadounidenses, leen y citan poco a los “latinos”. La reunión de estudios de varios países es un intento por propiciar el intercambio de ideas y conocimientos.

  • 2 En varios libros y artículos se han realizado recuentos historiográficos sobre el tema, véanse par (...)

4Los datos aportados por las investigaciones, por lo menos desde hace 20 años, han ido transformando los enfoques del tema “afro” en Latinoamérica. Sin duda alguna, los estudios históricos sobre los africanos y sus descendientes en México y países de Centroamérica han crecido en las últimas décadas, tanto en temáticas de estudio como en número y calidad de los resultados de investigación. Aún falta mucho por hacer, pero los grandes temas, sobre todo del periodo virreinal, han aportado datos significativos sobre las características del comercio de esclavos, el origen cultural de los africanos, la capacidad de movilidad económica y social que éstos y los afrodescendientes adquirieron, la situación de las familias o comunidades domésticas a las que pertenecieron, así como los intercambios y las formas de resistencia o transformación cultural que se desarrollaron durante aquel periodo.2

5Sin embargo, existen temas, métodos y formas de interpretación histórica, que aún causan reflexiones y debates. Esto se debe en parte a las circunstancias de contexto de cada región, periodo e incluso de las características locales de cada comunidad. Los testimonios que arrojan las fuentes, cada vez que se interrogan o se descubren, también modifican o transforman los criterios de análisis histórico. Una cuestión que ha preocupado a los investigadores en los últimos años es precisamente el intercambio de datos, fuentes y métodos para comprender diferentes procesos históricos relacionados con los africanos y afrodescendientes.

  • 3 Desde los años noventa, Luz María Martínez Montiel y Araceli Reynoso organizaron, a través del Pro (...)

6A partir de los resultados de investigación vertidos en recientes seminarios, congresos, coloquios y publicaciones sobre el tema,3 encontramos preguntas clave que interesan a varios estudiosos del tema. Una de ellas se refiere a los testimonios que ofrecen las investigaciones sobre el comercio de esclavos desde regiones de África, pero también de circuitos regionales en el Caribe o en el Pacífico. ¿Qué nuevos datos existen sobre el comercio de esclavos y cuáles fueron las redes de comunicación entre México, las regiones de Centroamérica y otras áreas de Europa o de la misma África? Poco sabemos sobre el tema en México. La mayoría de nuestras investigaciones siguen centradas en los datos que encontramos en los archivos locales y regionales, que si bien son fundamentales, necesitan de un marco más global para su interpretación.

  • 4 Véase, entre otras, la llamada de atención de uno de los pioneros del tema en México, Colin Palmer (...)

7Por otra parte, hemos hecho hincapié en la importancia del conocimiento sobre los procesos históricos y culturales que se llevaban a cabo en África durante los siglos de comercio de esclavos a países de Centroamérica y México. Pensamos que es necesario conocer estas experiencias para entender, entre otras cosas, quiénes eran los esclavos que arribaban y cómo enfrentarían las nuevas condiciones sociales.4 Por ello, el texto de Paul Lovejoy que trata sobre esclavitud y el comercio de esclavos en África Occidental, es tan necesario en el conjunto de artículos que forman parte de este libro.

8No sólo el comercio de esclavos en regiones de África afectó y tuvo injerencia en la historia de México y en los distintos países de Centroamérica, también el circuito de comercio en el Caribe, en el Pacífico y por supuesto en el Atlántico fue fundamental en la construcción de redes sociales y comerciales, así como en la movilidad de los africanos y afrodescendientes en regiones tan apartadas una de otra como el puerto de Veracruz y Luanda, en Angola, o la relación entre España, Cuba, México y Florida. La importancia económica de estas empresas, pero sobre todo de los tejidos sociales y la construcción de diferentes identidades y formas de definir las pertenencias, abren nuevas perspectivas de análisis entre los casos locales, regionales y las situaciones de contexto más global, por lo menos desde el siglo xvi.

9Otro debate, que presentamos en este libro, es el que se refiere a las categorías o denominaciones que se han utilizado en los estudios históricos sobre las poblaciones de origen africano, sobre todo en Latinoamérica, y la discusión sobre cuáles nos permiten comprender mejor las experiencias de los africanos y afrodescendientes en el pasado. Para este debate, también es oportuno recordar un señalamiento de Marc Bloch, cuando al reflexionar sobre el análisis histórico afirma:

  • 5 Marc Bloch, Introducción a la historia…, op. cit., p. 123.

… Reproducir o calcar la terminología del pasado puede parecer, de buenas a primeras, un camino bastante seguro. Sin embargo tropieza en su aplicación con múltiples dificultades …5

10En su texto, Bloch expone muchos de los problemas del vocabulario y sus significados, pero interesa para el tema que aquí tratamos una de sus conclusiones, cuando señala que finalmente la tarea esencial del historiador es “restituir las relaciones profundas de los hechos expresándolos por medio de una nomenclatura apropiada”. Más adelante dice:

  • 6 Ibid., p. 130.

… Resumiéndolo todo en una palabra: el vocabulario de los documentos no es, a su manera, nada más que un testimonio. Precioso, entre todos, sin duda, pero como todos los testimonios, imperfectos, es decir, sujetos a crítica…6

  • 7 Entre otros textos, es interesante anotar la reflexión de este tema de Catharine Good en su artícu (...)

11En este sentido y siguiendo a Bloch, son pertinentes las siguientes interrogantes. ¿Cómo identificar a las poblaciones de origen africano en países de Latinoamérica? Las denominaciones del pasado, ¿son las adecuadas para entender las dinámicas sociales y culturales en los distintos periodos de la época virreinal? ¿Es el debate sólo entre clase y raza? La categoría etnia, ¿funciona en las interpretaciones de las sociedades virreinales? ¿Fue el “color” de la piel el principal factor de diferenciación en las sociedades hispanoamericanas, o qué lugar ocupó? ¿Es el mestizaje una opción o un problema en el análisis de las categorías?7

  • 8 Gonzalo Aguirre Beltrán, La población negra en México, 1 a. ed. (1946), México, fce, 1972.
  • 9 Luz María Martínez (coord.), Presencia africana en México, México, Conaculta, 1994.
  • 10 Estas denominaciones se comenzaron a usar en México en el seminario de Poblaciones y culturas de o (...)
  • 11 Para mayor información sobre este tema en población afrodescendiente, véase María Elisa Velázquez, (...)

12En México, por ejemplo, este debate comenzó probablemente con los estudios del antropólogo Gonzalo Aguirre Beltrán desde los años cincuenta del siglo xx, quien se refirió a la población de origen africano en términos de la época con denominaciones como las de “negra o mulata”. También hizo distinciones en la sociedad novohispana de acuerdo con el color y los grupos culturales; por ejemplo, se refirió a los “afro-mestizos”, a los “euromestizos” y a los “indiomestizos”.8 Para otras generaciones, como la representada por Luz María Martínez Montiel, las denominaciones clave estaban en expresiones como “la tercera raíz”, aunque, alrededor de los años noventa se comenzó a hablar de los “afromexicanos”.9 Finalmente, y a partir de los últimos años de la década de los noventa, empezaron a utilizarse términos que ponían énfasis en las culturas de origen como “poblaciones de origen africano” o “afrodescendientes”10 haciendo hincapié en el reconocimiento de los africanos y su contribución en la historia de México. Los datos empíricos que han arrojado recientes investigaciones sobre las sociedades virreinales han demostrado que la jerarquía social y jurídica de sus habitantes fue compleja y dependió de varios factores, entre ellos, el origen cultural, la religión, la situación jurídica, la posición económica y la condición de género.11

  • 12 Para más información sobre este debate, véase entre otros: Peter Wade, Race and Ethnicity in Latin (...)

13La discusión sobre el uso de las clasificaciones del periodo o la creación de categorías, a partir del análisis académico, está estrechamente vinculada con la concepción sobre la organización social de la Nueva España y de sociedades de hispanoamericanas. En este sentido, hoy en día, el debate se centra en el análisis de cómo fue concebida la “raza”, la “condición social” o la “casta” en el periodo virreinal, y si es válido reproducir denominaciones “coloniales”, entenderlas en su contexto, o crear nuevas categorías de análisis. Este debate también está relacionado con la forma en que han sido concebidos los intercambios culturales durante la época colonial en México y Centroamérica, el “lugar” del polémico “mestizaje” y, por lo tanto, las características y diferencias de lo que se entiende como una sociedad “racializada” y una de estamentos o corporaciones, o entre una sociedad esclavista y una con esclavos.12

  • 13 Entre otros, véase el libro de Pilar Gonzalbo, La familia y el nuevo orden colonial, México, El Co (...)

14Varios investigadores del periodo virreinal han puesto énfasis en la necesidad de recuperar categorías como la de “calidad”, para entender las dinámicas sociales de la época y el significado de una denominación que no sólo se refería a rasgos físicos o al color de la piel. Investigadores como Pilar Gonzalbo y Robert McCaa han subrayado la importancia de la situación familiar, el reconocimiento social, la categoría asignada a la profesión u ocupación y el prestigio personal, como elementos indispensables para comprender las distinciones sociales.13

  • 14 Varias tesis de maestría y doctorado se han estado ocupando de este tema, entre ellas, las de Adri (...)
  • 15 El libro de Nicole von Gunten sobre cofradías constituye una aportación significativa al tema, véa (...)

15El tercer debate que abordan los artículos de este libro tiene que ver con el ámbito de la vida cotidiana y el análisis de las relaciones sociales, familiares y de las distintas comunidades domésticas de las que formaron parte los africanos y afrodescendientes como esclavos y libres. Este tema también ha sido trabajado por la historiografía colonial y por las investigaciones dedicadas al estudio de la población de origen africano. Asuntos en torno a las características de la esclavitud urbana o rural, el trabajo, las relaciones familiares, los movimientos de cimarronaje, las formas de obtener la libertad, la participación de las mujeres y, en general, la vida cotidiana, han recibido atención de los historiadores. No obstante, nuevos problemas y preguntas han aparecido en las recientes investigaciones, que han incursionado en el papel de grupos o comunidades en las sociedades virreinales, las características demográficas más locales de esta población o la movilidad social en los gremios.14 Temas casi desconocidos, como el de la esclavitud infantil o las cofradías de negros y mulatos,15 actualizan la visión que tenemos sobre las redes sociales y de solidaridad entre los africanos y afrodescendientes e invitan a nuevas preguntas sobre las experiencias cotidianas de estos grupos. De ello, se encarga el tercer apartado de este libro, que reúne artículos de investigadores mexicanos y de Costa Rica.

***

  • 16 Véase Paul Lovejoy (ed.), Slavery on the Frontiers of Islam, Princeton, Markus Wiener Publishers, (...)

16Como ya se mencionó, el libro comienza con un artículo de Paul Lovejoy, uno de los especialistas más reconocidos en la investigación sobre la esclavitud y el comercio de esclavos en África Occidental. En sus estudios, Lovejoy ha mostrado las características y los procesos sociales y económicos de la esclavitud en África, y sus más recientes trabajos versan sobre la esclavitud en el Islam y su influencia en las sociedades africanas. Los resultados de estas investigaciones repercuten directamente en la comprensión de las experiencias de los esclavos y esclavas de las sociedades americanas.16 En este ensayo, el autor discute y reflexiona sobre las distintas posiciones en torno a la esclavitud en África Occidental, argumentando que esta forma de sometimiento, que suprime los derechos fundamentales de los seres humanos, ha existido en este continente. Señala que esto no significa que todas las formas de esclavitud sean idénticas. Considera que tres hechos estuvieron vinculados con la esclavitud africana en occidente: la migración transatlántica de africanos, el comercio a través del Sahara y el comercio interno de África Occidental. El texto de Lovejoy aporta datos e invita a tratar un tema del que poco hemos investigado en México para comprender las experiencias de los esclavos y esclavas que arribaron a nuestro país y a Centroamérica durante el periodo colonial. Lovejoy además hace un llamado a comprender los aspectos que caracterizaron la esclavitud en aquel periodo, pero que siguen presentes en países de América, África y el mundo árabe.

  • 17 Jane Landers ha escrito varios artículos y libros sobre el tema, entre ellos se deben destacar: Bl (...)

17El segundo artículo de este primer bloque está escrito por Jane Landers, una historiadora que cuenta con una larga trayectoria de investigaciones sobre los africanos y sus descendientes en México y Centroamérica.17 En la expansión de redes comerciales y espacios de intercambio y comunicación que se abrieron durante la época colonial, la participación de los africanos y afrodescendientes fue decisiva, a través de las empresas de conquista, de colonización y de piratería. Con base en fuentes documentales de España, Cuba, México y Florida, la autora incursiona en las posibilidades de movilidad espacial que los africanos y sus descendientes tuvieron en la región del Circuncaribe. De manera pormenorizada, explorando la vida de “negros y mulatos” que formaron parte de las huestes de conquistadores, piratas o corsarios, y más tarde parte de las milicias, Landers explica las actividades que les permitieron establecer redes de comunicación entre la región conocida como Circuncaribe.

18Este primer bloque temático cierra con un artículo de David Wheat que ofrece una muy interesante y novedosa investigación sobre vínculos entre el puerto de Veracruz y el de Luanda en Angola a principios del siglo xvii. Wheat ilustra algunas de las complicadas rutas por las que cautivos de África Occidental viajaron a Veracruz, Cartagena y otros puertos del Caribe. A través de la vida y las actividades militares, comerciales, marítimas y de contrabando, fundamentalmente de Garcia Mendes de Castelo, quien participó en la conquista de Angola y tiempo después fue comerciante de esclavos, nos ofrece datos sugerentes y poco explorados hasta hoy sobre la estructura del comercio de esclavos a principios del siglo xvii basado en fuentes documentales latinoamericanas y africanas.

  • 18 Véase, entre otros, el libro de Ben Vinson III y Bobby Vaughn, Afroméxico, México, fce, 2001 y rec (...)

19Mencioné al principio de esta introducción que las categorías que se han utilizado para distinguir o identificar a los africanos y afrodescendientes en Latinoamérica han sido motivo de debate y reflexión desde hace varias décadas, especialmente entre la academia mexicana y la estadounidense.18 En este libro se han seleccionado precisamente tres artículos de investigadores estadounidenses con diversos enfoques al respecto.

20El segundo bloque comienza con un texto de Patrick Carroll, uno de los pioneros y autores obligados en el estudio de los africanos y sus descendientes en México, especialmente en Veracruz. En este artículo, Carroll analiza el debate académico sobre los conceptos y el uso de definiciones como raza y clase hacia finales del periodo virreinal en México. El historiador revisa los criterios y puntos de vista, por lo menos de los que considera dos grupos de investigadores sobre el tema, y retoma los debates y aportes de varios historiadores tratando de resumir y resolver la polémica.

21Considero que un problema en el enfoque de Carroll es el de concebir a la sociedad novohispana como una “sociedad de castas”, sin comprender la complejidad de las relaciones sociales y culturales en la Nueva España. Otro problema es su concepción sobre rígidas fronteras “raciales” cuando los estudios han demostrado la heterogeneidad de los grupos sociales en México y en países de Centroamérica, así como las posibilidades de intercambio cultural y de cierta movilidad económica y social, sin que por ello se nieguen las circunstancias de discriminación y de desigualdad social. Pienso que Carroll no resuelve un debate crucial, sin embargo, aporta elementos interesantes para entender las experiencias en la construcción de la identidad en el México virreinal a través de lo que considera la estructura tripartita de la sociedad.

22Un enfoque, más holístico y crítico es el de Lowell Gudmundson, uno de los más importantes historiadores de la población afrocentroamericana. En su extraordinario texto, Lowell analiza la problemática de las categorías y las clasificaciones para identificar a los africanos y afrodescendientes, otorgándonos parámetros para comparar las experiencias en Centroamérica y México. Lowell hace una crítica interna de las fuentes que se han utilizado, particularmente de los siglos xix y xx, para la identificación de los afrodescendientes y también aborda la problemática de los significados sobre lo “negro” o lo “afro” reconociendo la complejidad del tema y sus variantes territoriales, lingüísticas y culturales, así como, otros que considera “más localistas con narrativas históricas propias”.

  • 19 Ben Vinson III, Bearing Arms for His Majesty: The Free-Colored Militia in Colonial Mexico, Stanfor (...)

23Apegado más a la corriente estadounidense que considera a la sociedad novohispana como una sociedad de castas, con clasificaciones en gran medida basadas en la “raza”, es Ben Vinson III. El historiador es innovador en las investigaciones sobre la participación de los afrodescendientes en las milicias novohispanas y autor de una revisión historiográfica de los estudios sobre la población africana en México.19 En este artículo Ben Vinson III explica algunas de las posibles diferencias en el uso de denominaciones en el siglo xviii en México. Vinson III trata de comprender quiénes eran o cómo se identificaban los “moriscos o lobos” en la Nueva España de aquella época. Muchas de estas categorías, de uso más general en el siglo xviii, fueron producto de la “obsesión” de las ideas ilustradas por catalogar el mundo natural y humano. Por ello, considero que estas denominaciones no siempre revelan los contextos sociales, aunque aporta información para comprender la forma en que ciertas autoridades o sectores de la sociedad las emplearon. Además, ofrece más elementos de debate y análisis a la polémica sobre el uso de estas categorías en la historiografía sobre los africanos y afrodescendientes.

24El tercer y último bloque temático, aborda aspectos de la vida cotidiana y las comunidades domésticas. Se dijo, al principio de esta introducción, que este tema ha sido investigado, aunque siguen apareciendo nuevos datos que amplían las perspectivas de análisis y la comprensión de la participación e injerencia de los africanos y afrodescendientes en la conformación social, económica y cultural de las sociedades virreinales. Este apartado comienza con el texto de un joven historiador de Costa Rica, Carlos Fallas, quien analiza la historia de familias afrodescendientes en Cartago y Villanueva hacia finales del siglo xviii. Su texto aporta testimonios significativos sobre familias en la Costa Rica colonial, entre otras características, aspectos sobre el trabajo y la composición social de estos grupos de parentesco. Fallas también se topa con la problemática de las categorías y la dificultad de comprender los criterios de clasificación de “calidades” o grupos de castas, enfrentando el problema del que ya se ha hecho mención.

  • 20 Cristina Masferrer realizó una amplia investigación sobre el tema, ver: “Familia, niñez e identida (...)

25Otra joven historiadora de México, Cristina Masferrer, incursiona en un tema novedoso y prácticamente desconocido hasta la fecha por la historiografía en México, el de la esclavitud infantil en la Ciudad de México del siglo xviii.20 Con fuentes documentales de primera mano, Masferrer ofrece información valiosa sobre estos niños y niñas, a través de actas de bautizo y la presentación de casos particulares. Los estudios sobre la infancia son indispensables para comprender las dinámicas de las comunidades africanas y de afrodescendientes, porque explican las características de las redes familiares, los lazos de solidaridad o identidad y las experiencias infantiles ante esta forma de sometimiento. Por ejemplo, poco sabemos de la participación de los niños o jóvenes en los gremios y obrajes, así como en las haciendas.

26En este apartado también se ubica el texto de María Elisa Velázquez sobre las experiencias de esclavitud femenina de africanas, afrodescendientes e indígenas. Suele olvidarse en los estudios históricos que las indígenas también sufrieron esclavitud durante la época colonial. Conocer y comparar las experiencias de esclavas de diferentes grupos durante la época colonial ayuda a comprender las características de esta forma de sometimiento, bajo diferentes modalidades, en distintos periodos y contextos.

  • 21 Entre los trabajos de María Guevara debe destacarse su libro Guanajuato diverso: sabores y sinsabo (...)

27Finalmente, María Guevara, historiadora mexicana, especialista en la región de Guanajuato,21 presenta un artículo sobre las familias propietarias de esclavos en Irapuato en el siglo xviii, tema que plantea pautas sobre aspectos relacionados con los dueños de esclavos durante este periodo y las complejas y diversas relaciones sociales que establecieron con otros grupos durante el siglo xviii.

28Este volumen, no abarca todos los temas que preocupan actualmente a los historiadores, pero incluye los que son significativos en los debates contemporáneos. Cifras, rutas de comercio, categorías, denominaciones, comunidades domésticas y vida cotidiana con la participación de mujeres y niños son asuntos que preocupan a los estudiosos del tema. Los autores de estos ensayos orientan su atención a las experiencias de los africanos y afrodescendientes como sujetos sociales inmersos en nuevos contextos y con la posibilidad de crear y participar en la formación de sociedades diversas y complejas.

29El libro reúne a investigadores de Canadá, Estados Unidos, Costa Rica y México; a pioneros y clásicos del tema, pero también a jóvenes que tienen nuevas preocupaciones y aspectos que investigar. Esperamos que estos textos contribuyan a la reflexión y al intercambio científico sobre el tema y ofrezcan pautas para nuevos debates en los próximos años.

Bibliographie

Bibliografía

Aguirre Beltrán, Gonzalo (1972), La población negra en México, 1a. ed. (1946), México, fce.

Barry M. Robinson (ed.) (2006), Blacks in Colonial Latin America, Albuquerque, University of New Mexico Press.

Bloch, Marc (1952), Introducción a la historia, México, fce, 12a. ed., 1984.

Cáceres, Rina (comp.) (2001), Rutas de la esclavitud en África y América Latina, San José, Universidad de Costa Rica.

Domínguez, Citlali (2009), “Entre cañaverales y azúcar: la nupcialidad en los afrodescendientes de la región de Coatepec, Veracruz, durante la segunda mitad del siglo xviii”, tesis de maestría en Estudios Regionales, México, Instituto Mora.

Good, Catharine (1998), “Reflexiones sobre las razas y el racismo: el problema de los negros, los indios, el nacionalismo y la modernidad”, Revista Dimensión Antropológica, año 5, vol. 14, septiembre-diciembre, México, inah, pp. 109-129.

Gonzalbo, Pilar (1998), La familia y el nuevo orden colonial, México, El Colegio de México.

Guevara, María (2001), Guanajuato diverso: sabores y sinsabores de su ser mestizo (siglos xvi a xviii), Guanajuato, La Rana.

Hoffmann, Odile y María Elisa Velázquez (2007), “Investigaciones sobre africanos y afrodescendientes en México”, Diario de Campo, Boletín Interno de los Investigadores del Área de Antropología del inah, marzo-abril, México, inah, núm. 91, pp. 62-69.

Landers, Jane (1999), Black Society in Spanish Florida, Chicago, Universidad de Illinois.

— y Barry M. Robinson (eds.) (2006), Blacks in Colonial Latin America, Albuquerque, University of New Mexico Press.

Lovejoy, Paul (ed.) (2004), Slavery on the Frontiers of Islam, Princeton, Markus Wiener Publishers.

Martínez, Luz María (coord.) (1995), Presencia africana en el Caribe, México, Conaculta.

— (coord.) (1994), Presencia africana en México, México, Conaculta.

— (coord.) (1993), Presencia africana en Centroamérica, México, Conaculta.

McCaa, Robert (1993), “Calidad, clase y matrimonio en el México colonial: el caso de Parral, 1788-1790”, en Pilar Gonzalbo (comp.), Historia de la familia, México, Instituto Mora/uam (Antologías Universitarias).

Masferrer, Cristina (2009), “Familia, niñez e identidad social entre los esclavos de origen africano de la Ciudad de México en la primera mitad del siglo xvii”, tesis de licenciatura en Etnohistoria, México, enah.

Nava, Rosario (2009), “El color negro en la piel y su poder político-religioso en el mundo mesoamericano: del Altiplano Central a la Mixteca”, tesis de maestría en Historia del Arte, unam.

Naveda, Adriana (2007), “Integración de la población de origen africano: Córdoba, Veracruz, 1750-1840. Del trabajo esclavo en las haciendas azucareras al trabajo libre en el cultivo del tabaco”, tesis de doctorado en Historia y Estudios Regionales, Universidad Veracruzana.

Palmer, Colin (2005), “México y la diáspora africana: algunas consideraciones metodológicas”, en María Elisa Velázquez y Ethel Correa (comps.), Poblaciones y culturas de origen africano en México, México, inah, pp. 29-38.

Pérez Rocha, Emma y Gabriel Moedano (1992), Aportaciones a la investigación de archivos de México colonial y a la bibliografía afromexicanista, México, inah.

Serna, Juan Manuel de la (1998), “La esclavitud africana en la Nueva España. Un balance historiográfico comparativo”, en Juan Manuel de la Serna (coord.), Iglesia y sociedad de América Latina colonial. Interpretaciones y proposiciones, México, Centro Coordinador y Difusor de Estudios Latinoamericanos-unam, pp. 251-284.

Velázquez, María Elisa (2010), “Aportes y debates recientes sobre africanos y afrodescendientes en México”, Revista A Contracorriente, vol. 7, núm. 3, primavera, 2010. http://www.ncsu.edu/acontracorriente/spring_l0/index.htm

— (2006), Mujeres de origen africano en la capital novohispana, siglos xvii y xviii, México, pueg-unam/inah (Africanía, 2).

— y Ethel Correa (coords.) (2005), Poblaciones y culturas de origen africano en México, México, inah (Africanía, 1).

Vinson III, Ben (2001), Bearing Arms for His Majesty: The Free-Colored Militia in Colonial Mexico, Stanford, Stanford University Press.

— y Bobby Vaugh (2001), Afroméxico, México, fce.

Von Gunten, Nicole (2006), Black Blood Brothers. Confraternities and Social Mobility for Afro-Mexicans, Florida, University Press of Florida.

Wade, Peter (1997), Race and Ethnicity in Latin America, Chicago, Pluto Press.

Notes

1 Marc Bloch, Introducción a la historia (1952), México, FCE, 12a ed., 1984, p. 49.

2 En varios libros y artículos se han realizado recuentos historiográficos sobre el tema, véanse para México, entre otros: Emma Pérez Rocha y Gabriel Moedano, Aportaciones a la investigación de archivos de México colonial y a la bibliografía afromexicanista, México, inah, 1992; Juan Manuel de la Serna, “La esclavitud africana en la Nueva España. Un balance historiográfico comparativo”, en Juan Manuel de la Serna (coord.), Iglesia y sociedad de América Latina colonial. Interpretaciones y proposiciones, México, Centro Coordinador y Difusor de Estudios Latinoamericanos-unam, 1998, pp. 251-284; María Elisa Velázquez y Ethel Correa (coords.), Poblaciones y culturas de origen africano en México, México, inah, 2005 (Africanía, 1); Odile Hoffmann y María Elisa Velázquez, “Investigaciones sobre africanos y afrodescendientes en México”, Diario de Campo, Boletín Interno de los Investigadores del Área de Antropología, número 91, marzo-abril, México, 2007, pp. 62-69, y Ben Vinson III y Bobby Vaugh, Afroméxico, México, fce, 2001. Para el caso de Centroamérica y del Caribe, véanse entre otros: Luz María Martínez (coord.), Presencia africana en el Caribe, México, Conaculta, 1995; Luz María Martínez (coord.), Presencia africana en Centroamérica, México, Conaculta, 1993; Rina Cáceres (comp.), Rutas de la esclavitud en África y América Latina, San José, Universidad de Costa Rica, 2001.

3 Desde los años noventa, Luz María Martínez Montiel y Araceli Reynoso organizaron, a través del Programa Nuestra Tercera Raíz, del Conaculta, encuentros académicos de afromexicanistas con distintas universidades e instituciones. Por otra parte, en 1997 se creó el seminario Poblaciones y culturas de origen africano en México, en la Dirección de Etnología y Antropología Social del Instituto Nacional de Antropología e Historia, que hasta hoy sigue sesionando tres veces al año. Desde 2008 el seminario trabaja en colaboración con el Proyecto Internacional afrodesc, lo que ha permitido crear nuevas redes académicas con investigadores de Colombia, Francia, Senegal y países de Centroamérica, así como mayor proyección internacional. Asimismo, desde 2004 se realiza anualmente un coloquio titulado Africanías en el marco de la Feria del Libro del Instituto Nacional de Antropología e Historia. Además se han realizado encuentros y congresos internacionales. Otras instituciones como la unam, han creado espacios de reflexión sobre el tema.

4 Véase, entre otras, la llamada de atención de uno de los pioneros del tema en México, Colin Palmer, en su artículo: “México y la diáspora africana: algunas consideraciones metodológicas”, en María Elisa Velázquez y Ethel Correa (coords.), Poblaciones y culturas de origen africano en México, México, inah, 2005, pp. 29-38.

5 Marc Bloch, Introducción a la historia…, op. cit., p. 123.

6 Ibid., p. 130.

7 Entre otros textos, es interesante anotar la reflexión de este tema de Catharine Good en su artículo “Reflexiones sobre las razas y el racismo: el problema de los negros, los indios, el nacionalismo y la modernidad”, Revista Dimensión Antropológica, año 5, vol. 14, septiembre-diciembre, México, inah, 1998, pp. 109-129.

8 Gonzalo Aguirre Beltrán, La población negra en México, 1 a. ed. (1946), México, fce, 1972.

9 Luz María Martínez (coord.), Presencia africana en México, México, Conaculta, 1994.

10 Estas denominaciones se comenzaron a usar en México en el seminario de Poblaciones y culturas de origen africano en México, creado a partir de un encuentro en 1997, organizado por investigadores de la Dirección de Etnología y Antropología Social del Instituto Nacional de Antropología c Historia.

11 Para mayor información sobre este tema en población afrodescendiente, véase María Elisa Velázquez, Mujeres de origen africano en la capital novohispana, siglos xvii Y xvii, México, pueg-unam/inah (Africanía, 2), 2006, pp. 311-324.

12 Para más información sobre este debate, véase entre otros: Peter Wade, Race and Ethnicity in Latin America, Chicago, Pluto Press, 1997.

13 Entre otros, véase el libro de Pilar Gonzalbo, La familia y el nuevo orden colonial, México, El Colegio de México, 1998; Robert McCaa, “Calidad, clase y matrimonio en el México colonial: el caso de Parral, 1788-1790”, en Pilar Gonzalbo (comp.), Historia de la familia, México, Instituto Mora/uam, 1993, p. 151 (Antologías Universitarias).

14 Varias tesis de maestría y doctorado se han estado ocupando de este tema, entre ellas, las de Adriana Naveda, “Integración de la población de origen africano: Córdoba, Veracruz 1750-1840. Del trabajo esclavo en las haciendas azucareras al trabajo libre en el cultivo del tabaco”, tesis de doctorado en Historia y Estudios Regionales, Universidad Veracruzana, 2007; Citlali Domínguez, “Entre cañaverales y azúcar: la nupcialidad en los afrodescendientes de la región de Coatepec, Veracruz, durante la segunda mitad del siglo xviii”, tesis de maestría en Estudios Regionales, México, Instituto Mora, 2009, o el de Sandra Nancy Luna sobre movilidad social de los africanos y afrodescendientes en gremios y obrajes de la Ciudad de México, quien está por titularse. Vale la pena mencionar la tesis de maestría de Rosario Nava, “El color negro en la piel y su poder político-religioso en el mundo mesoamericano: del Altiplano Central a la Mixteca”, tesis de maestría en Historia del Arte, unam, 2009. Varias de estas tesis están en proceso de concluirse o publicarse como libros.

15 El libro de Nicole von Gunten sobre cofradías constituye una aportación significativa al tema, véase Black Blood Brothers. Confraternities and Social Mobility for Afro-Mexkans, Florida, University Press of Florida, 2006.

16 Véase Paul Lovejoy (ed.), Slavery on the Frontiers of Islam, Princeton, Markus Wiener Publishers, 2004.

17 Jane Landers ha escrito varios artículos y libros sobre el tema, entre ellos se deben destacar: Black Society in Spanish Florida, Chicago, Universidad de Illinois, 1999 y con Barry M. Robinson (eds.), Blacks in Colonial Latin America, Albuquerque, University of New Mexico Press, 2006.

18 Véase, entre otros, el libro de Ben Vinson III y Bobby Vaughn, Afroméxico, México, fce, 2001 y recientemente la reseña de María Elisa Velázquez, “Aportes y debates recientes sobre africanos y afrodescendientes en México, Revista A Contracorriente, vol. 7, núm. 3, primavera, 2010. www.ncsu.edu/acontracorriente/spring_10/index.htm

19 Ben Vinson III, Bearing Arms for His Majesty: The Free-Colored Militia in Colonial Mexico, Stanford, Stanford University Press, 2001; Afroméxico, op. cit.

20 Cristina Masferrer realizó una amplia investigación sobre el tema, ver: “Familia, niñez e identidad social entre los esclavos de origen africano de la Ciudad de México en la primera mitad del siglo xvii”, tesis de licenciatura en Etnohistoria, México, enah, 2009.

21 Entre los trabajos de María Guevara debe destacarse su libro Guanajuato diverso: sabores y sinsabores de su ser mestizo (siglos xvi a xviii), Guanajuato, La Rana, 2001.

Auteur

María Elisa Velázquez [coordinadora] es doctora en antropología, investigadora de tiempo completo en el Instituto Nacional de Antropología e Historia (inah), profesora de asignatura en la Escuela Nacional de Antropología e Historia y en la Universidad Iberoamericana. Coordina desde 1997 el seminario académico “Poblaciones y culturas de origen africano en México” y organiza el Coloquio Internacional “Africanías” desde 2004. Entre sus principales publicaciones destacan Juan Correa, mulato libre, maestro de pintor; Mujeres de origen africano en la capital novohispana, siglos xvii y xviii, y La huella negra en Guanajuato. Retratos de afrodescendientes de los siglos xix y xx. Es miembro del Sistema Nacional de Investigadores en México desde 1997 y vicepresidenta del Comité Científico del proyecto internacional “La ruta del esclavo”, de la unesco, desde enero de 2009 y presidenta del mismo desde febrero de 2011.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2011

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter