Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

América Latina: realidad, virtualidad y utopía de la integración

 | 
Jaime Preciado Coronado
, 
Alberto Rocha Valencia

Los acuerdos bilaterales desde la perspectiva mexicana

José Gpe. Vargas Hernández

Texte intégral

  • * M.B.A. Ph.D. Investigador del Programa de Estudios Políticos, Centro Universitario de Investigacio (...)

1Note portant sur l’auteur*

“La suma de todas las miserias no hace la riqueza, la suma de todas las deficiencias no hace la eficiencia, la suma de todas las carencias no hace la abundancia. Cada uno de nosotros debe dedicarse a hacer lo mejor que cada uno hace en su casa, pensando cómo podemos cooperar lo mejor posible entre nosotros, respetando cada uno lo suyo, pero sacando provecho de que somos varios.
Uslar Pietri.
La manera como le dé la luz a una cosa, no altera nada esencial respecto de ella.

Introducción

2En este trabajo pretendo analizar las perspectivas que ofrecen los tratados bilaterales como una estrategia de la apertura económica de México en una economía internacional que presenta tendencias de regionalización y globalización.

3Muchas de las tesis son contradictorias y no definen con objetividad los paradigmas existentes. A lo más que llegan son a conjeturas y paradojas. La misma tesis de la globalización no es coherente, como tampoco lo son los conceptos de regionalización, multilateralismo, bilateralismo, neoliberalismo, etc. Es más seguro adoptar la posición del análisis crítico de la realidad, sin hacer defensas desesperadas de justificaciones teóricas que no encuentran los beneficios de la aplicabilidad a nuestra situación.

Los tratados bilaterales desde la perspectiva mexicana

4Los tratados obligan a los Estados, mientras que los convenios son acuerdos efectuados por los gobiernos que se obligan mientras estén en el poder. Los tipos de convenios más comunes son las convenciones, el protocolo, armisticio, concordato y compromiso.La escuela de la interdependencia de las relaciones internacionales postula que muchos aspectos de la vida nacional dependen de lo que suceda en otros países. México ocupa un lugar privilegiado en la geopolítica internacional. La política exterior de México se ve significativamente limitada por los acuerdos internacionales suscritos por el gobierno de México. La prioridad que han recibido las relaciones con Estados Unidos y el manejo de otra temática, como la deuda externa, han generado un alto grado de vulnerabilidad de la política exterior mexicana.

5Después de los acuerdos comerciales bilaterales que surgieron de la Segunda Guerra Mundial, el mercado se desarrolló hacia un sistema más libre de comercio. El futuro económico de las naciones está en la cooperación comercial internacional.Con la ampliación de los mercados surgen los acuerdos económicos y los tratados comerciales, dando lugar a dependencia mutua entre los socios, ya que las políticas económicas de un país afectan a las de sus socios comerciales. Así, a la perspectiva geopolítica, con las consideraciones económicas y comerciales, se suceden la geoeco-nomía y el geocomercio. La geoeconomía se define como “la ciencia que trata de la dependencia de los hechos económicos de los factores geográficos y estudia la forma de fomentar el desarrollo de los países mediante la integración entre iguales, de grandes espacios económicos (De Mateo:1993). La geoeconomía—término acuñado por autores alemanes— estudia la transformación de los espacios económicos afines para integrar un gran espacio económico vital. Es una teoría de la localización y el comercio interregional y que se relaciona con una teoría del equilibrio basada en factores cualitativos y cuantitativos de análisis espacial.

6La definición clásica de zona de libre comercio es entendida como “un acuerdo internacional mediante el cual uno o más países eliminan gradualmente los obstáculos mutuos a la libre circulación de bienes y servicios” (Viner:1950; Tamanes:1988). Los tratados de libre comercio tienen como fin la liberalización de las barreras comerciales y la promoción del comercio exterior a través de diferentes mecanismos.

7El mutilateralismo ha privilegiado intereses comerciales característicos de la especialización, intraindustrial, la competencia imperfecta y las economías de escala mediante tratos especiales y diferenciales. Los intereses comerciales del Estado, basados en la realpolitik, deben balancearse con los ideales internacionalistas para legitimar sus acciones ante la sociedad. En los distintos grupos económicos subregionales en los que México participa, existen metas e intereses contradictorios y se le ha criticado que apoya en forma irrestricta la estrategia económica estadounidenses. Por tanto, resulta fundamental, en su política comercial, definir con claridad sus estrategias, diversificando sus relaciones comerciales a través de la definición de reglas claras y estables y considerando la creación de nuevos acuerdos comerciales con otros países. La diversificación es condición necesaria de éxito en la inserción de la economía global. Se ha criticado esta política de diversificación por la intensificación de las relaciones con Estados Unidos, descuidando sus relaciones con otros países a quienes les dio el carácter de “residuales”. La integración económica de México con Estados Unidos y Canadá es importante para analizar los posibles efectos de la globalización y regionalización de la economía mexicana, las finanzas y sus repercusiones en lo político y social. El objetivo del regionalismo hemisférico es integrar un bloque comercial en torno al liderazgo estadounidense, sustentado en la tesis de la convergencia de mecanismos de integración continental. Así conceptualizado, los acuerdos bilaterales serán el obstáculo mayor.

8Muchos países no están preparados para asumir las obligaciones principales derivadas del libre comercio hemisférico, dadas sus propias situaciones y características que dificultan el consenso. Ejemplos que muestran los intereses encontrados de la política comercial mexicana con otros países lo constituyen la aceptación de cláusulas como las reglas de origen que restringen las importaciones de terceros países, la prohibición de requisitos sobre el uso de insumos nacionales y sobre niveles de exportación, sólo por mencionar algunos. Los tecnócratas mexicanos neoliberales nos han expuesto a la apertura económica en condiciones de extrema vulnerabilidad.

9México ha ratificado, desde 1821, 648 tratados bilaterales en múltiples materias y asuntos celebrados con un total de 70 países, de los cuales 162 corresponden a 20 naciones latinoamericanas y 240 con Estados Unidos y Canadá. Solamente en el sexenio pasado se firmaron 85 acuerdos con Europa, destacando el Acuerdo Marco de Cooperación Económica, Comercial, Financiera y Científico-Técnica, llamado de tercera generación, firmado en 1991, lográndose márgenes de liberalización recíproca. La mayor parte de estos acuerdos son de inversión, promoción, finan-ciamiento, materia tributaria, transporte aéreo y sanidad animal.

10Actualmente, el multilateralismo está en crisis y está resurgiendo el bilateralismo. En esta nueva tendencia se privilegian las relaciones bilaterales sobre las multilaterales, que obligan a los socios participantes de bloques comerciales a disciplinarse a ciertas condiciones. Conviene a México celebrar tratados bilaterales con otros países latinoamericanos y del Asia Pacífico a fin de mantener las ventajas adquiridas de acceso a otros mercados subregionales. En la Cuenca del Pacífico, en materia bilateral, existen representaciones diplomáticas, consulares y financieras; se firmaron dos tratados, 12 acuerdos, tres convenios y cuatro instrumentos, fundamentalmente de cooperación comercial, económica y financiera con países como Australia, Corea del Sur, China, Japón, Nueva Zelanda, Malasia y Tailandia. Estados Unidos, a pesar de sus intereses hemisféricos, deja la posibilidad de celebrar tratados bilaterales de libre comercio con los países asiáticos.

11En el Tratado de Montevideo II se transformó a la ALALC en la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI) como zona de preferencias privilegiando el bilateralismo. Este tratado, suscrito en 1980, propone la ampliación de los intercambios comerciales y las relaciones económicas entre los países latinoamericanos o en negociaciones bilaterales, en un proceso de integración de América Latina. La Asociación Latinoamericana de Integración enfatiza los acuerdos bilaterales y parciales como el MERCOSUR entre Argentina y Brasil, ampliado a Uruguay y Paraguay, y el acuerdo bilateral México-Costa Rica que evoluciona a formar el Mercado Común Centroamericano. Así, el bilateralismo constituye un peldaño para el multilateralismo. El modelo bilateral más influyente y completo es el de Canadá-Estados Unidos, que sirvió de base para incluir a México en el Tratado de Libre Comercio y en el diseño del MERCOSUR, pues ofrece la estrategia de economía de mercado abierta, con amplias posibilidades de accesar a cualquier país que lo desee, creando bloques comerciales más grandes y quedando como proyectos de regionalismo continental y hemisférico. Por otro lado, la Iniciativa para las Américas propició los acuerdos bilaterales en donde la convergencia de políticas económicas y comerciales es más viable y en forma selectiva. La agenda económica bilateral de México a nivel regional es amplia. La estrategia de los acuerdos bilaterales responden a situaciones geográficas y vínculos históricos y la complementariedad económica, garantizando el acceso a los mercados comerciales y financieros, aprovechando las ventajas comparativas. El bilateralismo se facilita cuando existe comercio recíproco, estructuras de producción similares y la vecindad geográfica. La estrategia comercial bilateral mexicana se basa en:

  1. Celebración de acuerdos comerciales con una cobertura amplia de negocios.
  2. Desgravación arancelaria a partir de un arancel máximo acordado.
  3. Eliminación de las barreras no arancelarias al comercio, con excepción de productos muy sensibles.
  4. Aplicación transparente de los mecanismos contra prácticas desleales de comercio y la eliminación de subsidios a la exportación.
  5. Eliminación de obstáculos al transporte y la negociación de criterios transparentes para la aplicación de normas técnicas.
  6. Concertación de reglas de origen claras.
  7. Definición de salvaguardas transparentes y transitorias.
  8. Concertación de mecanismos ágiles y efectivos para la solución de controversias.
  9. Creación de programas concretos y permanentes de promoción comercial y de inversiones.
  10. Formación de subregiones económicas privilegiando los tratados comerciales.

12Los tratados bilaterales comerciales firmados por México en los últimos años son los siguientes:

13En 1990, México firma acuerdos bilaterales de comercio con Brasil y en 1991 con Chile, para facilitar operaciones de grandes empresas, principalmente del sector automotriz. El 5 de abril de 1994 firma acuerdos bilaterales con Costa Rica, cuyo texto sirve de base para las negociaciones con Nicaragua, las cuales se llevan a cabo desde 1991, y realiza negociaciones para concretar acuerdos bilaterales con Cuba y la suscripción de un Tratado de Libre Comercio con Bolivia el 10 de septiembre de 1994, el cual entró en vigor el lo. de enero de 1995. A continuación describo lo que, a mi juicio, son los elementos más importantes de los principales tratados bilaterales.

Descripción de los tratados bilaterales de México

Acuerdo bilateral México-Canadá

14México y Canadá han suscrito 32 convenios bilaterales desde 1904 en muy diversas áreas, de los cuales 22 se han firmado desde 1990, en su mayoría en materia de relaciones económicas. El primer acuerdo bilateral entre México y Canadá entró en vigor en febrero de 1946, convirtiendo a México en su principal socio latinoamericano. Los canadienses aseguran que México se ha convertido, de un amigo distante en un socio desconocido. A pesar del incremento en sus intercambios comerciales, sus estructuras comerciales permanecen en un nivel muy bajo. El acercamiento de los dos países se debió a las realidades del nuevo regionalismo. Ambos países comparten la vecindad de Estados Unidos, Canadá como el frontyard y México como el backyard. La tendencia estadounidense a la continentalización que pretende preservar su hegemonía puede favorecer el entendimiento bilateral México-Canadá para crear un frente común en acciones voluntarias y concertadas contra decisiones que les afectan, como la oposición a la posición estadounidense frente a Cuba y el apoyo canadiense a los esfuerzos de Contadora para la pacificación centroamericana. El acercamiento bilateral intensificado en los últimos años se debe a la necesidad para contrarrestar la política comercial de Estados Unidos. El bilateralismo entre México y Canadá es el camino para equilibrar el peso desproporcionado de la economía del poderoso vecino. Sin embargo, la política comercial canadiense adoptó la “continentalización” identificándose con Estados Unidos. México y Canadá se oponen a que Estados Unidos firme tratados bilaterales que le den exclusividad y concentren la actividad comercial, por crearse el escenario hub and spoke que simila a las estaciones aéreas donde, a partir de un centro, irradian terminales que no tienen comunicación entre sí. La relación bilateral México-Canadá tenderá a favorecer iniciativas comunes frente a futuros desafíos. Los logros alcanzados en la relación se apoyan en su política exterior común y a su situación geográfica.

15La relación bilateral México Canadá se caracteriza por una diversidad en los canales de comunicación con agendas gubernamentales complejas que involucran a múltiples instancias gubernamentales. A nivel empresarial se han creado organismos bilaterales. La balanza comercial es superavitaria desde 1987 en favor de México.

16México y Canadá comparten 5 elementos que refuerzan la relación bilateral: convergencia, coincidencia, complementariedad, continuidad y consistencia. Convergencia en la definición de políticas; coincidencia en la identificación de intereses comunes; complementariedad como socios frente a los retos que enfrentan en el contexto internacional; continuidad en una empresa que requiere persistencia y tenacidad y consistencia en la unidad de propósitos

La relación bilateral México-Estados Unidos

17En 1990, la negociación bilateral México-Estados Unidos abre la puerta para las negociaciones del Tratado de Libre Comercio. La balanza comercial es altamente deficitaria y muestra un desequilibrio elevado para México. Sin embargo, después de la crisis de 1994, la balanza comercial es favorable a México, habiéndose incrementado las exportaciones debido principalmente a la devaluación del peso mexicano frente al dólar. El acuerdo bilateral de México con Estados Unidos abolirá totalmente en 15 años los derechos aduaneros.

18Después de la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio o North American Free Trade Agreement (NAFTA, por sus siglas en inglés), las negociaciones bilaterales quedaron resumidas en el nuevo marco trilateral, quedando de manifiesto lo que los analistas de entonces denominaron “las asimetrías” de las tres economías involucradas, Canadá, Estados Unidos y México, las cuales se han manifestado en fuertes desequilibrios y disfuncionalidades que están motivando a los actores económicos involucrados no solamente a cuestionar las bases del acuerdo, sino a revisar muchos de sus mecanismos.

Acuerdo de complementación económica México-Chile

19éste fue el primer acuerdo de alcance parcial (AAP) de “nueva generación”. Con el objetivo de lograr una zona de libre comercio en 1996, se firmó el Acuerdo de Complementación Económica entre México y Chile en septiembre de 1991 y que dio origen al Tratado de Libre Comercio México-Chile, que continuó negociando en 1994 la incorporación de temas de servicios, propiedad intelectual e inversión. Como resultado del Tratado, los flujos de inversión y comercio entre los dos países se han incrementado, contribuyendo a alcanzar nichos de mercado para los sectores más competitivos de ambas economías: básicamente productos primarios de Chile y productos manufacturados de México. El tratado establece períodos para la eliminación de aranceles, restricciones no tarifarias, reglas de origen, regulaciones comerciales. Los resultados en los primeros años son superavitarios en favor de México. En una evaluación del Acuerdo de Complementación Económica que entró en vigor el 1 de enero de 1992, el comercio bilateral creció más del 30% anual de 1992 a 1994. El crecimiento de las exportaciones benefician a Chile con 75.3%, mientras que las exportaciones mexicanas a Chile sólo crecieron 4.8% en 1994 en comparación con el año anterior. Con Chile, las exportaciones se han incrementado 31.%.

20Desde 1990, Latinoamérica ha experimentado una transformación en la que Chile es el líder, habiendo comenzado su transición en los ochenta. Chile destaca en América Latina por su manejo exitoso de la macroecono-mía, como resultado de la liberalización de sus mercados y la promoción de exportaciones logrando mantener los equilibrios tanto internos como externos. El enfoque chileno de insertación en la economía internacional considera la tendencia de la regionalización abierta como la expresión de la globalidad y tiene como estrategia el asociacionismo comercial y no la pertenencia o el ingreso a bloques o países específicos. Su estructura exportadora es competitiva en 5,600 exportadores chilenos. Sus vínculos reales de integración se estrechan en los cuatro grandes macromercados, pero más en la tendencia de latinoamericanización.

Tratado de libre comercio México-Costa Rica

21El lo. de enero de 1995 entró en vigor el Tratado de Libre Comercio México-Costa Rica en uno de los documentos más comprensivos que reconoce las asimetrías e incorpora normas que proveen seguridad en el libre intercambio de bienes y servicios: acceso al mercado, agricultura, reglas de origen, salvaguardas, prácticas comerciales ilegales, servicios, procuración gubernamental, inversiones, resolución de disputas y adhesión de otros países. Reconoce la necesidad de desarrollar economías de escala y espe-cialización en la producción. En la negociación bilateral destacan el programa de desgravación y el acuerdo de normas de origen.

22El comercio de México con Costa Rica es asimétrico y superavitario para México. Como resultado del Tratado se ha incrementado el comercio intrafirmas (Chrysler, IBM, Xerox, Kodak, etc.) a través del traslado espacial de procesos productivos. Costa Rica firmó los Acuerdos de Tuxtla para conformar la zona de libre comercio entre México y los países centroamericanos para el 31 de diciembre de 1996.

Tratado de libre comercio con Bolivia

23Las negociaciones del Tratado de Libre Comercio con Bolivia entraron en vigor en enero de 1995, incluyendo trato nacional y acceso de bienes al mercado, agricultura y medidas zoosanitarias y fitosanitarias, reglas de origen, procedimientos aduaneros, medidas de salvaguarda, prácticas desleales, principios generales sobre el comercio de servicios, telecomunicaciones, entrada temporal de personas de negocios, servicios financieros, medidas de normalización, compras del sector público, inversión, propiedad intelectual y solución de controversias.

Las relaciones bilaterales entre México y la Comunidad Europea

24El 2 de mayo de 1995 se firmó en París la declaración conjunta entre México y la Unión Europea, que manifiesta la decisión de buscar mecanismos para profundizar la relación comercial bilateral. En días pasados se concretaron acuerdos entre la Comunidad Económica Europea y México, tendientes a la liberalización de las barreras comerciales, en donde siempre se han encontrado con dificultades, mientras es dinámica en la cooperación, como el Acuerdo del 26 de abril de 1991, que tiene sus antecedentes en el convenio de 1975 y en la reunión de la Primera Comisión Mixta de 1983. En el nuevo convenio marco entre la Comunidad Económica Europea y México, la CEE no concede facilidades especiales a las exportaciones mexicanas, mientras que México tampoco otorga garantías a sus inversiones. Para México, la CEE debe ser prioritaria en su comercio exterior. Estos acuerdos corresponden a los llamados de tercera generación.

Análisis sobre los tratados bilaterales

25Hay en Latinoamérica una notable proliferación de acuerdos bilaterales. México ha negociado sus tratados con países latinoamericanos, convirtiéndose en el puente continental de América. El modelo base ha sido el Tratado de Libre Comercio Canadá-Estados Unidos que entró en vigor en 1989. Además, Estados Unidos ha celebrado acuerdos bilaterales en 1990 con Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador y México. Hasta el año de 1993, los países latinoamericanos habían suscrito 24 acuerdos, según fuente de la CEPAL (Anexo 1), como resultado de una relativa estabilidad política y económica surgida en Latinoamérica recientemente. Estas tendencias probablemente continuarán como proceso gradual hacia el nuevo orden de internacionalización económica. La proliferación de acuerdos bilaterales de libre comercio es la tendencia del proceso de integración económica de los noventa, con una cobertura mayor de liberalización que antes.

26La categoría más simple de acuerdos de alcance bilateral es la desgravación de una lista de productos con tratamiento arancelario preferen-cial. Es difícil determinar la contribución de los acuerdos bilaterales basado en listas positivas de productos que restringen la cobertura. En 6 de 10 tratados bilaterales celebrados entre 1990 y 1993 se incluyen listas positivas más restrictivas de productos beneficiados. De 14 acuerdos bilaterales celebrados en los ochenta, sólo uno contenía una lista negativa. Algunas de las restricciones cuantitativas a las exportaciones siguen vigentes por acuerdos bilaterales o internacionales de productos como el azúcar, café, acero, textiles, etc., que representan el 24% de las exportaciones no petroleras. En los acuerdos más recientes existen mayores reducciones de aranceles preferenciales. Los tratados condicionan las decisiones en aspectos clave. No son tan importantes los acuerdos sectoriales, salvo los de la industria automotriz. Los acuerdos descuidan mucho los servicios, con excepción del transporte y no incorporan la formación o renovación de instituciones comunes.

27Como resultado de los tratados bilaterales, se han incrementado los flujos comerciales, financieros y de inversión mexicana entre México y América Latina y el Caribe. Mediante la gestión diplomática se redefine la estrategia de integración regional para adecuar el contexto internacional a los intereses de la política comercial mexicana. Las Comisiones Binacionales son el instrumento básico de evaluación periódica de relaciones bilaterales y de diseño prospectivo. Existen Comisiones Binacionales con Canadá, Guatemala, Estados Unidos, Belice, El Salvador y Colombia (1989); Chile y Costa Rica (1991); Uruguay (1992) y Venezuela (1993). En Europa se establecieron comisiones binacionales de México con España (1990), Unión Europea (1992), Francia y Gran Bretaña (1994). Otras comisiones bilaterales que incorporan actores públicos y privados se orientan al diseño de relaciones bilaterales con Alemania y Japón.

28La celebración de acuerdos bilaterales comerciales intensifican los incentivos para las empresas que buscan, a través de su participación en mercados específicos, consolidar su posición competitiva por sí mismas, o estableciendo alianzas con otras empresas. Los tratados de libre comercio desempeñan un papel importante en la consolidación del sector exportador con accesos a mercados y recursos foráneos y su vinculación a redes transnacionales de producción y distribución. La estrategia de crecimiento hacia afuera tiene sentido sólo si se fomenta la participación de la planta productiva en los mercados foráneos. La participación en los tratados comerciales bilaterales nos obliga al mejoramiento de la capacidad competitiva y a mantenerla al nivel de los mercados internacionales.

29Mediante el principio de reciprocidad se deben eliminar barreras que limiten las inversiones de empresas mexicanas en otros países. El énfasis en la reciprocidad y en la bilateralidad para la eliminación de barreras comerciales, más que en la declaratoria de apertura unilateral de mercados, es compatible con el subregionalismo bajo la tesis de que constituye un peldaño para servir de base a la ampliación de mercados regionales. Existen modelos como el denominado Klein link de encadenamientos de modelos nacionales a un modelo económico global. Para Weintraub

30(1995), lo deseable es ampliar las rutas de acceso a los acuerdos regionales. Con la celebración de tratados bilaterales, fuera de los grupos subregionales, los países pactantes obtienen ventajas superiores que las que les brindan los grupos regionales.

31Los beneficios de los tratados bilaterales comerciales son:

  • Acceso libre de barreras al mercado de bienes y servicios.
  • Acceso a mercados cuyas escalas son compatibles con la capacidad de producción de las empresas mexicanas, pequeñas y medianas, las cuales son altamente generadoras de empleo.
  • Un marco previsible para la planeación de actividades productivas y la inversión.
  • Oportunidades para aumentar y diversificar la producción, generar economías de escala, alianzas comerciales y de inversión, mayor competitividad, crecimiento y empleos remunerativos y productivos. Otros beneficios para las empresas participantes son:
  • Aumentan la competitividad y la rentabilidad de los sectores productivos, bajando sus costos.
  • Reducen los riesgos al incrementar el conocimiento de nuevos mercados y de la competencia, que aseguran su propia supervivencia.
  • Multiplicación de las fuentes de aprovisionamiento.
  • Aprovechamiento racional de canales de distribución y distribución física.
  • Incrementa la eficiencia y la mejora.

32Algunos de los peligros del “bilateralismo cerrado” implican diferentes costos debido fundamentalmente a su proliferación, como por ejemplo: desgaste por las negociaciones y la administración de la red de acuerdos, ajustes a las condiciones del socio comercial, inversiones polarizadas en países con más acceso —hub and spoke— a más mercados. Tensiones por ajuste de precios debido a diferentes tasas inflacionarias y tipos de cambio y la exacerbación de conflictos interregionales. Los tratados bilaterales producen el efecto de desbordamiento (spillover) que afecta a la realidad política, social y cultural de los países participantes. Los cambios económicos conllevan a profundos cambios en las relaciones sociales y culturales que luego plantean desafíos y tensiones políticas y sociales que pueden resultar, a su vez, en incertidumbre económica. La afirmación heterogénea de los países encuentra puentes comunicantes que afirman los lazos de homogeneidad. Estos puentes comunicantes pueden verse como desafíos a la integridad e identidad nacionales y de intervención internacional en los asuntos internos del país, dando origen a un “comercio guiado”, resultado del movimiento de un “nuevo proteccionismo” polarizado que transgrede los conceptos de frontera o límites y que homoge-neiza y unifica fuerzas, crea desarrollos descentralizados e integra globalmente. Se debilita la capacidad del Estado-nación para aplicar políticas en contra del libre mercado. El país que acepta formar parte de un tratado bilateral cede soberanía en su política monetaria, fiscal y de empleo. Los tratados comerciales bilaterales parecen ser defensivos de los grandes movimientos integradores, notándose un cambio en la relación centro-periferia. Sin embargo, la tesis del obstáculo sostiene que estos acuerdos son más de orden proteccionista que de impulso al subregiona-lismo, el cual se combina en la actualidad con el bilateralismo, creando una maraña de relaciones comerciales que muchas de las veces hacen más complicadas las prácticas comerciales con sus propias reglas de origen y acuerdos preferenciales. Muchos de estos acuerdos son más de carácter defensivo y proteccionista o estratégicos como el Acuerdo Bilateral Canadá-México. Para salvaguardar ventajas asociadas con actividades económicas específicas, Canadá y México aprovechan sus acuerdos bilaterales para equilibrar las posiciones de Estados Unidos, como en la defensa de las agresiones a Cuba.

33Con la crisis mexicana, las expectativas de libre comercio han modificado los planteamientos para los acuerdos bilaterales, en donde la “interdependencia económica” se vuelve poco realista ante la estrategia económica que busca la integración a los mercados de capital y bienes-comercio-mundiales. La única forma de recuperar el crecimiento económico es mediante la participación en los mercados internacionales. La economía mexicana se convierte en dependiente del comercio internacional, canaliza los flujos de capital a inversiones para bajar precios a exportaciones y para aumentar la productividad con bienes de capital. Se pone en entredicho la opinión oficial de que una liberalización continua de la economía traería crecimiento, prosperidad y bienestar.

34Los tratados de libre comercio bilaterales deben acompañarse de otras políticas de complementación productiva, evitar acciones que desvirtúen y que ocasionen problemas administrativos, como por ejemplo, el otorgar preferencias arancelarias a otros países, de tal manera que incremente el comercio informal para uno de los países, o como los problemas de certificación de origen. Las preferencias comerciales pueden complementarse con otras acciones comunes para el desarrollo de infraestructura, investigación tecnológica, etc. Las negociaciones de los acuerdos comerciales bilaterales deben considerar todas las cuestiones sociales y de desarrollo sustentable implicadas en la liberalización comercial y financiera, como la protección al medio ambiente y las condiciones de trabajo.

35Las lecciones de la experiencia mexicana en los tratados bilaterales son de advertencia en la apertura de economías poco eficientes y con una moneda sobrevaluada. La solución ha sido un retorno parcial al viejo orden proteccionista, al invocar cláusulas de salvaguardia para elevar los aranceles e imponer impuestos compensatorios a productos importados de países con los cuales México no tiene acuerdos bilaterales.

Análisis prospectivo

36Los efectos de los procesos de apertura y liberalización comercial y financiera de México, a través de los tratados de libre comercio bilaterales, ya se han dejado sentir en la modernización del Estado-nación. Si tratáramos de graficar el grado de avance del proceso de internacionalización de las actividades económicas de México en su avance hacia la inserción en la postmodernización, el resultado sería:

37El desarrollo sostenido de México tiene como condiciones la inserción dinámica en los mercados internacionales y la competitividad internacional. El modelo económico neoliberal es en la actualidad severamente criticado por el fracaso en las expectativas que se habían creado en cuanto a la modernización y racionalización de la economía mexicana. Después de doce años “neoliberales”, la economía está todavía supeditada a la racionalidad del Estado y grupos de poder y no a la racionalidad de los mercados. Las tesis neoliberales valoran la ganancia localizada en la base del crecimiento. Se carece de marcos regulatorios y de infraestructura física y social. Sólo ha producido hasta ahora resultados de suma cero o negativos en términos de crecimiento, empleo y reparto de ingreso. El punto sobre el que se ha hecho que pivote el despegue de la economía nacional, y que constituye el gran atractivo de los tratados comerciales, son los bajos niveles de salarios, llegando a ser la mano de obra mexicana la más barata del mundo. Los empresarios medios mexicanos —a diferencia, por ejemplo, de los chilenos— sufren las consecuencias de la falta de competitividad.

38La economía mexicana nunca ha sido cerrada, como se puede concluir al recordar las exportaciones de la plata durante la Colonia. La historia de México es la historia de una diversidad de esfuerzos de integración, desde la superficial, con pocos requisitos formales, hasta la profunda. Bajo el principio de la integración superficial, la liberación comercial recíproca se orienta a conciliar los problemas e instrumentos en la frontera, garantizando que los bienes que la cruzan reciban el mismo trato nacional.

39La apertura comercial y financiera de México se ha orientado más a la regionalización de los vínculos políticos, económicos y sociales con el exterior, que a la globalización. Con la globalización e internacionalización de nuestra economía, la problemática regional también se globalizó. La liberalización intrarregional del comercio ha avanzado gradualmente en acuerdos bilaterales. Las tendencias regionales se complementan así con los acuerdos bilaterales. La apertura comercial mexicana comprendió acuerdos bilaterales y multilaterales con varios países, así como decisiones unilaterales para bajar los aranceles de importación, facilitando el libre flujo de bienes y servicios.

Los grandes retos y algunas propuestas

40Los tratados comerciales bilaterales deben presentarse como instrumentos de crecimiento económico regional y de seguridad. En nuestros acuerdos comerciales se debe procurar la creación de formas democráticas de control internacional sobre los mercados y las corporaciones. En la selectividad para importar y exportar se deben enfatizar las restricciones voluntarias.

41Es necesario poner en práctica una política de comercio exterior propositiva y activa, no reactiva, que aproveche las ventajas de la apertura comercial. En los acuerdos de México con otros países, la elección de un socio debe hacerse entre aquéllos que tienen estadios similares de desarrollo y armonizarse con las prioridades estratégicas y esas necesidades de desarrollo. La integración de dos países debe ser fácil y con bajos costos de transferencias. En la formulación de nuevos tratados bilaterales debe haber un sentido de oportunidad y razones para mantener un diálogo entre México y otro Estado-nación del mundo creando nuevas ventajas comparativas y combinando las políticas de liberalización de los mercados con políticas estratégicas selectivas. Se deben considerar las desigualdades en el crecimiento existentes por las diferentes aplicaciones de políticas económicas, sobre todo en Latinoamérica. Un aspecto que no considera nuestra legislación es el “trato especial y diferenciado para los países en desarrollo miembros de la OMC, aunque en la práctica se otorgan, como en los acuerdos bilaterales de México con Brasil que incluye trato preferencial entre los dos países. Las cuatro alternativas no excluyentes que se ofrecen a México son: Norteamérica, la Cuenca del Pacífico, Europa Occidental y América Latina, promoviendo la multidireccionalidad y evitando condicionalidades unidireccionistas.

42No es recomendable la apertura unilateral e indiscriminada de los procesos comerciales y financieros si se tienen que pagar altos costos sociales y políticos.

43Urge buscar nuevas alternativas en el contexto de tratados de libre comercio y alentar la concertación de acuerdos bilaterales múltiples en función del grado de afinidad de los Estados-nación y de las circunstancias. Para que los acuerdos bilaterales sean viables deben considerar, entre otros aspectos, apoyar un crecimiento “socialmente sostenible” para los socios, proporcionando a su producción racionalizada mejores oportunidades de acceso a los mercados, mediante la eliminación selectiva de barreras comerciales, promover la movilidad del capital, los derechos de las corporaciones, la movilidad laboral y las necesidades de desarrollo, estándares laborales, sociales y del medio ambiente deben ser elementos centrales.

44Queda todavía por comprobarse la tesis de que la liberalización de los mercados eleva el bienestar y el desarrollo de los pueblos.

Bibliographie

Bibliografía

De Mateo y Sousa, Eligió. (1993). De la geopolítica a la geoeconomía. Una lectura del Siglo xx. Comercio Exterior. Octubre de 1993.

Tamanes, Ramón. (1988). Estructura económica internacional. Madrid: Alianza, 1988.

Viner, Jacob. (1950). The Customs Union Issue, New York: Carnegie Endowment for International Peace. 1950.

Weinstraub, Sidney. (1995). Los retos futuros del comercio en el hemisferio occidental. Este País. Febrero de 1995.

Notes

* M.B.A. Ph.D. Investigador del Programa de Estudios Políticos, Centro Universitario de Investigaciones Sociales, Universidad de Colima

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540