Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

América Latina: realidad, virtualidad y utopía de la integración

 | 
Jaime Preciado Coronado
, 
Alberto Rocha Valencia

La problemática de la “excepción cultural”

Sylvie Didou Aupetit

Note de l’auteur

Note portant sur l’auteur1

Texte intégral

Introducción

  • 1 Furet F, P. Rosanvallon y J. Julliard. La république du Centre; la fin de l’exception francaise. Fr (...)
  • 2 Dragomir C. T. ”L’exception roumaine”. Francia, Revue des deux mondes, julio-agosto de 1995, n.8-9: (...)

1Excepción... la palabra ha sido acuñada desde tiempo atrás: hace diez años, Milan Kundera, novelista, hablaba de la radical excepción cultural de los países del Este. A finales de los ochenta, Francois Furet, Pierre Rosanvallon y Jacques Julliard, historiadores, escribían tres ensayos ensamblados bajo el título de “La República del centro: el final de la excepción francesa”, en donde describían la banalización de las estructuras jurídicas, políticas y administrativas del sistema político.1 Hace unas cuantas semanas, La Revue des Deux Mondes dedicaba dos artículos a la excepción francesa y a la rumana.2

2Recientemente, el recurso a lo que asemeja ser una palabra comodín se acentuó, sobre todo en lo tocante a cultura: este concepto fue en efecto reelaborado significativamente en los noventa, en un contexto general, la globalización económica y en una situación específica, las renegociaciones entre Estados Unidos y la Comunidad Europea (CE) del Acuerdo General sobre Tarifas y Aranceles (GATT).

3Aunque este Encuentro se refiera principalmente a América Latina, no está por demás evocar los análisis que con este motivo se hicieron en otro ámbito geopolítico, ya que desembocaron en balances y en reflexiones útiles para países que, tarde o temprano, sobre todo dada su cercanía geográfica y/o su dependencia de Estados Unidos, tendrán que confrontar problemas del mismo orden.

  • 3 S Gruzinsky. La guerre des images: de Christophe Colomb a Blade Runner (1492-2019). Francia, Fayard (...)
  • 4 Ver Taking cultural exception”, The Economist, 23 septiembre de 1993, Jack Ralite Danger pour la (...)

4En efecto, tanto Canadá como la CE, principales heraldos de la exención o excepción cultural, presentaron sus esfuerzos como batallas de David contra Goliath, como intentos encaminados a sustraer las producciones intelectuales nacionales al predominio de un mismo gigante, Estados Unidos, independientemente de que a veces se diga que Hollywood ya es japonés. Blade Runner para Gruzinsky,3 Jurassic Park y Last Action Hero para los defensores europeos de la excepción cultural, y hoy Batman Forever son así los símbolos transitorios, repetitivos pero innegables de un fenómeno que algunos calificaron de “nuevo colonialismo” o de “imperialismo cultural”.4

5En México es más conocido lo relativo al Tratado de Libre Comercio (TLC) que lo que ocurrió entre la CE y Estados Unidos en torno al GATT. México es también una tierra privilegiada de imágenes y es por excelencia receptora de las estadounidenses, aun cuando su producción cinematográfica repuntó en lo que refiere a cine de autor por lo menos. Por ambas razones, me centraré esencialmente en esta ocasión, como además lo supone el título anunciado, en el caso europeo.

¿Qué es la excepción cultural?

6Para empezar, intentaré acotar la noción de excepción cultural, sus áreas de aplicación y sus repercusiones. Tal como la manejaron los países europeos, ésta expresa una concepción peculiar de las producciones culturales: parte del supuesto de que éstas no son, en sentido estricto, mercancías, sino creaciones artísticas, por lo que no pertenecen al ámbito del mercado al mismo título que otros productos. En contraste, en Estados Unidos están percibidas como productos que no son intrínsecamente diferentes de otros. Estas divergencias, a su vez, se plasman en la definición jurídica de los derechos de autor: en el copyright anglo sajón, el autor abandona, a cambio de un sueldo, sus derechos al productor; en el derecho continental conserva, independientemente de las cesiones comerciales, un derecho moral sobre su obra que garantiza su integridad.

  • 5 Los articulistas italianos denunciaron el carácter elitista e intelectual del concepto de cultura m (...)

7En torno a esas dos concepciones antagónicas de la producción o producto cultural se organizaron otras oposiciones binarias (cine como producto para un consumo masivo o cine como arte, libertad de elección circunscrita al individuo y libertad de elección enriquecida por un cruce entre la opción personal con una oferta diversificada).5 Desglosarlas, sin embargo, sería alejarse de nuestro objeto.

8El área de vigencia de la excepción cultural ha sido desde el principio restringida al campo audiovisual (principalmente cine y televisión y marginalmente video); éste devino, junto con la agricultura, uno de los principales puntos de discordia entre Europa y Estados Unidos. En contraste, a nivel semántico, las palabras utilizadas para calificar la posición europea han sido múltiples: exclusión, exención, excepción o especificidad. Pero esa diversidad lingüística no es anodina, ya que las últimas tres palabras aluden a conceptos diferentes.

  • 6 Por ello, algunos intelectuales franceses pidieron que se defendiera, a más del audiovisual, la fra (...)

9La de exención ha sido empleada por los canadienses durante las negociaciones que antecedieron a la firma de su TLC con Estados Unidos. Mediante el artículo 1,212 obtuvieron que sus industrias culturales, en sentido amplio (el audiovisual pero también las ediciones, la prensa y el disco), no cupieran en el ámbito de competencia del acuerdo. Los rubros concernidos por la exención, en ese sentido, fueron más que los protegidos por la excepción.6

10En Europa se recurrió simultánea pero no indiscriminadamente a las palabras “especificidad” y “excepción”: la primera encontró defensores principalmente en Alemania, Gran Bretaña, Dinamarca y Luxemburgo. Aludía a un mecanismo mediante el que era posible conferirle al sector audiovisual, conforme con lo previsto en los textos del GATT desde 1947 y más precisamente en los artículos XIV y XX, un régimen particular, como ya se había hecho para la salud, la seguridad, los recursos naturales y las materias primas. Pero este régimen particular no implicaba que el sector estuviera exento de las reglas del comercio internacional, a largo plazo, lo que conlleva el riesgo de que las ventajas obtenidas sean ulteriormente objetos de interpretaciones restrictivas.

11La segunda (la excepción) ha sido utilizada por Francia y por seis países más de la CE (Bélgica, Italia, Grecia, Portugal, España e Irlanda). El concepto de excepción supone que ninguna de las exigencias concernientes al acceso a los mercados, al trato a los competidores y al régimen de las subvenciones adoptadas por el centenar de países miembros del GATT se aplique al audiovisual.

12Más allá de matices, la excepción es sobre todo un concepto político: de su aceptación dependía el mantenimiento de las ayudas públicas nacionales y de las reglamentaciones protectoras en la materia; es decir, la capacidad para las naciones de definir internamente su política cultural y de decidir el establecimiento de acciones de cooperación privilegiada con determinada contraparte, como es el caso de Francia con los países francófonos de África.

13Las instancias europeas, no obstante, no habían abogado siempre en favor de la excepción cultural: por el contrario, habían aceptado desde 1974 que los programas televisivos fueran incluidos en la categoría de los servicios. Durante la primera reunión de la Ronda Uruguaya, en 1986, en Punta del Este, habían reiterado que se podía considerar dentro de los ámbitos de extensión de competencia del GATT la cultura y las industrias del audiovisual; en 1988, en Montreal, habían admitido que se les podrían aplicar sus principios generales aunque con una cláusula de especificidad y, años después, el Parlamento europeo votó la inclusión de la cultura en el GATT con dicha cláusula.

  • 7 De hecho, Francia utilizó la plataforma de la francofonía para multiplicar los respaldos a su propu (...)

14En su cambio repentino de posición, durante el otoño de 1993, intervino la labor informativa y diplomática de Francia,7 a punto tal que algunos miembros de la CE no dudaron en definir el asunto como doméstico o franco-francés. Pero intervinieron además motivos económicos sobre los cuales retornaremos a continuación, la inminencia de cambios tecnológicos, tales como la compresión numérica o la memorización digital y la agresividad de las políticas de expansión de los canales estadounidenses TNT y Cartoon en Europa mediante el satélite Astra IC a partir de septiembre de 1993.

15El respaldo europeo a la propuesta de la excepción cultural avanzó cuando los ministros de comunicación de los 12, reunidos en Mons en octubre de 1993, propusieron que se alentaran políticas de ayuda financiera para el audiovisual, se abrogara la regla de nación más favorecida que obliga a extender a las contrapartes extranjeras las ayudas que se brindan a las nacionales), se conservara el poder de reglamentar las tecnologías de transmisión de las imágenes, se mantuviera la directiva Televisión Sin Fronteras (TSF), así como plena libertad para concretar, en el futuro, políticas adicionales de fomento.

Excepción cultural y derechos del público

16Aun cuando el debate sobre la excepción cultural fue fundamentalmente legal, se desarrolló sobre todo en los ámbitos periodístico y mediático, sustentado en declaraciones partidarias y en artículos de fondo. En ambos tipos de materiales es posible constatar un acercamiento bipolarmente organizado al tema: se justifica por una parte la lucha por la excepción cultural invocando valores socio-culturales como el pluralismo, la diversidad y la libertad de elección, opuestos a la uniformización. Por la otra, se alude a la ley del mayor consumo, al principio de la libre competencia y al gusto individual como razón suprema para exigir la supresión de todo proteccionismo.

  • 8 J. Toubon, Le dossier trancáis pour préserver L’exception culturelle”, Le Quotidien de París, 15 d (...)

17En el primer caso, se presentó la excepción cultural como un instrumento para preservar la diversidad de las producciones audiovisuales y, sobre todo, para asegurar el mantenimiento de sistemas culturales autónomos ante tendencias de homogeneización. Partiendo, como lo escribió Jacques Toubon, a la sazón Ministro de la Cultura y de la Francofonía, de que: “El cine americano impone el uso del inglés en todas partes en el mundo; los programas de televisión importados generalizan un modelo cultural que tiende a forjar una identidad colectiva internacional, desvinculada de sus raíces y destinada a sustituirse, a mediano plazo, a las identidades locales, regionales y nacionales que existen actualmente”,8 se sacó la discusión del campo propiamente cultural y se transformó la cuestión en un “asunto de sociedad”.

18En cambio, los opositores estadounidenses a la noción de excepción cultural blandieron argumentos que, dentro de una perspectiva de mercado, se resumían en costos y beneficios. Refiriéndose a esquemas de preferencias individuales, sin mencionar las condiciones en las que operaba la selección de películas por parte del público, invocaron la incapacidad del cine europeo y sobre todo trancés a corresponder a los gustos de los cinéfilos, aun en Europa misma. Lo explicaron atacando un régimen de subvenciones que eximía a los productores de la obligación de atraer a los consumidores. Con ese enfoque, la excepción cultural no era una barrera contra una desregulación feroz, sino una censura desviada, la reacción de un lobby no competitivo y asustado.

Aspectos económicos de la excepción cultural

  • 9 Jacques Toubon, GATT: résultat de la négociation. Comunicado del Ministerio de la Cultura, diciem (...)
  • 10 Citadoen ” Les douze ont devant eux d’autres guerres des images”, LeMonde, 16 de diciembre de 1993.

19De hecho, si bien la batalla por las imágenes se legitimó en un interés “para preservar y construir una o más bien varias culturas europeas”, conllevó, aun por el l?do de los europeos, otros objetivos: entre ellos destacaba el “hacerse presente en un mercado crucial para el porvenir”9 en términos estratégicos y económicos. Lo primero fue repetido a saciedad y lo segundo quedó plasmado claramante en el libro blanco preparado por Jacques Delors para la CE, en donde afirmó que “la apertura de un mundo multimedia (sonido, texto e imagen) constituye una mutación similar a la de la primera revolución industrial”.10

20De manera más inmediata, defender la excepción cultural fue también defender un mercado y fuentes de empleo amenazados, a pesar de medidas de contención, por la hegemonía creciente de los productos audiovisuales estadounidenses. La CE, cuyo mercado estaba estimado en unos 30 mil millones de dólares, era receptora de 60% de las exportaciones de Estados Unidos en el rubro. Representaba para ellos una de sus principales fuentes de recursos y uno de sus mayores campos de extensión, dado que los productos audiovisuales constituyen, junto con los aeronáuticos, sus mayores líneas de exportación.

  • 11 Las estimaciones proporcionadas por la prensa varían, pero todas apuntan a un importante desbalance (...)
  • 12 Jackes Toubon, Secretario de Cultura y de la Francofonía: Europa no está protegida ante la industr (...)

21Este alto grado de penetración no estaba compensado por una presencia fuerte de las producciones europeas en el mercado estadounidense, del que ocupaban apenas un 3%.11 La existencia de intercambios desequilibrados y el déficit europeo en la materia justificaron entonces la voluntad política de preservar el mercado europeo a la par que permitieron quitarles validez a los argumentos estadounidenses relativos al proteccionismo europeo.12

22Sin embargo, era cierto que aceptar que se incluyeran las producciones audiovisuales en el GATT significaba para Europa y Francia desmantelar sus sistemas de protección para el cine y sobre todo para la televisión. Ambos se habían desarrollado aprovechando reglas comunitarias, como por ejemplo la directiva del 3 de octubre de 1989 de TSF: ésta estableció las famosas cuotas de difusión mediante las que los canales televisivos nacionales, “cada vez que esto fuese posible”, tenían que sacar al aire una proporción mayoritaria (superior a 50%) de producciones europeas y había que dedicar por lo menos 10% de su presupuesto a la producción de obras europeas. Con base en ella, los canales franceses difundieron 40% de obras de expresión lingüística francesa dentro de un 60% de obras europeas en horas de audición significativa.

23En esa circunstancia, la fuerte oposición de los negociadores estadounidenses fue presentada en la prensa europea como un reflejo corpora-tista de defensa de mercado, impulsada por las majors, las compañías de producción que dominan en un 97% el mercado audiovisual estadounidense y de manera creciente el de los países europeos (93% en Gran Bretaña y 58% en Francia).

Cuadro 1. Proporción de las producciones cinematográficas nacional y estadounidense, en 1981 y 1991, difundidas en las salas en algunos países europeos.

Cuadro 1. Proporción de las producciones cinematográficas nacional y estadounidense, en 1981 y 1991, difundidas en las salas en algunos países europeos.

Fuente: L’événement du jeudi, 4-10 de noviembre de 1993, p. 25.

Más allá de la excepción cultural

24En Francia por lo menos, la defensa de la excepción cultural representó un eje transversal de consenso que rebasó las particiones políticas tradicionales. Interpeló también a amplios sectores en los países latinos y del Este, a diferencia de lo que ocurrió en Alemania o en Gran Bretaña, donde las estructuras de producción cinematográficas se habían debilitado en mayor grado.

  • 13 Esta dimensión moral está clara en algunas declaraciones. Es urgente que los políticos propongan u (...)
  • 14 Le Monde, 8 y 10 de octubre de 1994

25Pero más allá de las movilizaciones que provocó, la defensa de la excepción cultural fomentó reflexiones que atañen a conceptos de moral o ética pública13 y que remiten a diversos escenarios para el futuro. Las polémicas que opusieron entre los cineastas Spielberg y Scorsese a favor de la libre circulación de los bienes culturales,14 a Almodóvar, Bertolucci y otros (Frears, Kusturica, Thomas, Wenders o Claude Berri) o, entre los intelectuales, Regis Debray a Mario Vargas LLosa, revelaron que el concepto de excepción cultural está inserto en redes de nociones afines u opuestas que le dan o le quitan sentido.

26Si se pretende pasar de una reconstrucción de la problemática de la excepción cultural a su análisis y abrir sus horizontes de pertinencia, es imprescindible dar cuenta de esas configuraciones de palabras y de los sistemas de valores en ellas subyacentes. Sólo así se entenderá la diseminación creciente de la noción de excepción en los discursos, pero también su éxito en los escenarios públicos y su rol de síntoma socio-político.

27La discusión europeo-estadounidense hizo aflorar preocupaciones de sociedades en transición. Implicó que, de manera prácticamente obligada, se recurra a otras palabras símbolos las que, independientemente de sus referentes teóricos, tienen un alto poder de evocación y nutren tanto diálogos como equívocos, compromisos razonados y pasionales.

28Entre esas palabras símbolos destacan las que remiten a los sustratos geográficos, históricos y culturales de la “excepción”: a saber, la nación, la región y la tribu, como soportes de identidades heterogéneas y sus contrarios, la región mundo, la aldea global o el cosmopolitismo.

29De hecho, la identidad fue un pivote de las argumentaciones destinadas a legitimar o a refutar la excepción cultural. Las primeras reivindicaron el derecho a tener una visión del mundo diferente a la que proyectaba Estados Unidos, principalmente en sus producciones “gran público”, en nombre de las minorías lingüísticas y nacionales. Aunque en forma a veces esquemática, opusieron una identidad europea definida como síntesis de diferencias a una identidad estadounidense empobrecida y empobrecedora y reasumieron una inquietud que surgió hace más de diez años, cuando la UNESCO advirtió que las nuevas tecnologías de la información podían provocar una agravación de los desequilibrios entre el Norte y el Sur.

  • 15 Ver en particular Le combat de Depardieu”, Le Fígaro. 17 de septiembre, 1993; Jack Lang, Il faut (...)
  • 16 Si pretenden mostrarse coherentes con lo que defienden -una cultura nacional intangible e inmutabl (...)

30A su vez, este proceso de reducción, patente en el vocabulario bélico que se utilizó15 y difícil de evitar en polémicas de esa naturaleza, permitió que algunos de los adversarios de la excepción cultural afirmaran que ésta era una manifestación de delirios identitarios, agravados por las transferencias de soberanía que supone la integración europea y por la debilitación de la nación como marco primario de referencia; resultaba de un aferramiento a los rasgos tradicionales de una sociedad, grupo o colectividad y de una resistencia a tendencias en la que la historia se disuelve y los emblemas pierden su vigencia. Leonardo hoy evoca una tortuga ninja y la Virgen de Guadalupe tiene cara de Marilyn Monroe.16

31Presentaron pues la excepción como un reflejo paseísta y arcaico, como la consecuencia de un repliegue ante los embates de dinámicas transnacionales. Pasando de lo analítico a lo valorativo, la transformaron en una manifestación de chovinismo que auspiciaba la condena irrestricta del otro. La excepción cultural, bandera de un europeanismo que se quería respetuoso de la alteridad, se volvió, en esa perspectiva, máscara de un nacionalismo (francés sobre todo) exacerbado.

  • 17 Mario Vargas Llosa, Cochonneries pour cochonneries Op. Cit. y Le retourá la tribu”, Le Fígaro, 1 (...)

32A este propósito, no está por demás retornar sobre el intercambio de perspectivas o diálogo de sordos entre Mario Vargas Llosa y Regis De-bray:17 fue sintomático del debate ideológico en el que se encerró la discusión, a partir de sistemas de pensamiento diferentes y de enfoques diversos. Condenar el “antiamericanismo primario”, como lo hizo Vargas Llosa, fue en parte una reacción válida en relación a parte de los discursos, aunque no a su totalidad, en parte un mecanismo de “descalificación ideológica” en una sociedad en la que se considera de mal gusto utilizar un vocabulario que fue de moda hace veinte o treinta años. Afirmar que la desaparición de las fronteras nacionales es una expresión contemporánea de la democracia o considerar que la única forma válida de construir la identidad es individual son actos de fe mientras no se esclarezcan los postulados a los que se hace referencia. En este sentido, es cierto que la apertura comercial no es garantía contra las “tentaciones insulares”.

  • 18 Liberation, GATT: Mitterrand pour l’exception culturelle. 22 de septiembre de 1993

33A una reflexión de tipo filosófico y posmoderno en donde se diferencian y complementan la cultura y los objetos globales del homo cocacolensis y los emblemas de la tribu, que contrapone los nacionalismos imateriales e inasibles de las naciones desarrolladas con los de los países pobres arraigados en la identidad del suelo y de la raza, se opuso un acercamiento de tipo político sociológico que permite la emergencia de más preguntas: pertinencia de establecer barreras y medidas de affirmative action en un mundo de satélites, posibilidad real de evitar la “caída de la cultura en lo mercantil” o de “preservar la idea universal de la cultura ante las fuerzas preponderantes de la economía”,18 de modernizar con equidad, de sustituir a lo cosmopolita con lo universal.

Después de la batalla

  • 19 En caso de no haber sido así, el sistema de respaldo al cine francés hubiera podido arrojar benefic (...)

34Las negociaciones concluyeron en diciembre de 1993 con una resolución a favor de la “exclusión”: para el audiovisual se derogaba a la disciplina comercial del GATT, a los principios de liberalización progresiva y a las reglas del “tratamiento nacional” (una ventaja otorgada a un proveedor debe estar extendida al conjunto de ellos), del “acceso al mercado” (con respecto a determinado tipo de mercancía, un país otorga las mismas condiciones a todos los proveedores) y de la “nación más favorecida”. Los sistemas de respaldo (como, en el caso francés, las cuotas de difusión y la tasa del 14% sobre los cassettes de video en beneficio de los cineastas),19 los acuerdos de coproducción y los fondos Media (Medidas para fomentar el desarrollo de la industria audiovisual, lanzado en diciembre de 1990) y Eurimages eran preservados.

35El éxito de la CE no acalló las voces críticas, aun entre los fervientes partidarios de la excepción cultural: al mismo tiempo que se congratulaban, muchos hacían énfasis en los límites de su victoria. La excepción cultural había sido una política defensiva de último momento y había solamente paliado, en forma puntual, a la ausencia de una estrategia ofensiva que permitiese al audiovisual europeo fortalecerse y conquistar mercados. Permanecían prácticamente intocados los problemas que afectaban a éste en relación al estadounidense: costo más elevado de sus productos, déficit de producción y de circulación de las imágenes, fragmentación lingüística, segmentación de los mercados y casi inexistencia de grupos multimedia cohesionados susceptibles de competir con las majors de Estados Unidos. Todas inquietudes, en fin, susceptibles de resumirse en dos preguntas: ¿Es realmente la excepción cultural una protección eficaz o es solamente una línea Maginot hertziana, un simulacro?. Y aun así, ¿de qué sirve proteger las pantallas de Europa si no se tiene qué proyectar en ellas?

36Ante esas inquietudes, se ha examinado la posibilidad de desarrollar la televisión por cable en los países atrasados de Europa (Francia en relación a Alemania, por ejemplo), de construir nuevas redes de telecomunicación y de extender a toda Europa el régimen francés de las ayudas. Asimismo se ha considerado la necesidad de homogeneizar las disposiciones legales relativas a la difusión por satélite que, en su estado actual, favorecen movimientos de localización, a las condiciones de acceso al cableado y a la venta por televisión.

  • 20 Livre ven. Options stratégiques pour le renforcement de l’industrie des programmes dans le contexte (...)

37La CE, en el Libro Verde del Audiovisual publicado en abril de 1994,20 dio además a conocer diversas propuestas para reorganizar una industria que, tarde o temprano, habrá de desarrollarse sin protección ni subsidios. Cuando en 1995 le tocó a Francia presidir la UE, ampliada a 15 miembros, incluyó, entre sus cinco cuestiones más importantes, la de la identidad cultural europea. Esto confirma que la batalla por la excepción cultural ha sido sólo un episodio en una dinámica de mayor alcance y duración.

Conclusiones

  • 21 Rèvolution: GATT: entretien avec Jean Claude Garriere”, 20 de enero de 1994

38Entre los múltiples temas que se mencionaron con motivo del asunto de la excepción cultural, uno muy menor es el del cine latinoamericano: se deploró que las películas de Almodóvar no encontrasen su lugar en el mercado hispanófono y se dijo que, a través de la excepción cultural, se jugaba “el derecho de los pueblos a contar sus propias historias en sus propios espejos”, mencionando que ese “derecho lo había perdido la mayoría de los países latinoamericanos”.21

39No sé si son válidas esas afirmaciones o si son simplemente argumentos. Existe, es cierto, en América Latina, una larga tradición de enajenación: José Lezama Lima recuerda que los conquistadores de su isla convirtieron el manatí en una fabulosa sirena, prefiriendo su imaginario a una realidad desconocida. En esa reconstrucción de lo otro, en su reducción a los propios esquemas de pensamiento y de valor, se vislumbra una larga historia en la que los mecanismos de asimilación/dominación o de anecdotización de la alteridad en el costumbrismo y el folclor sustituyeron el respeto y la coexistencia. Pero, como contrapeso, existen también la vitalidad y la capacidad fuerte de asimilación de varias culturas latinoamericanas. Marilyn Monroe presta su cara a la Virgen de Guadalupe, en un distanciamiento doble.

40En todo caso, los tópicos evocados convocan a reflexionar, desde América Latina, sobre por lo menos dos puntos: uno es el de las políticas públicas nacionales y continentales relativas a l’cine, tanto en lo que se refiere a condiciones de producción como a circuitos de distribución. Sigue siendo más factible ver una película de María Luisa Bemberg en París que en México, pero es casi seguro que The Judge pasará tanto aquí como en Buenos Aires. El otro, en la misma óptica, es el de las formas idóneas para permitir a los cineastas latinoamericanos no tanto contar sus historias, sino darlas a conocer, afuera y, sobre todo, a y en su propia sociedad.

Notes

1 Furet F, P. Rosanvallon y J. Julliard. La république du Centre; la fin de l’exception francaise. Francia, Calmann Levy, 1989.

2 Dragomir C. T. ”L’exception roumaine”. Francia, Revue des deux mondes, julio-agosto de 1995, n.8-9: p. 109-124 y Waresquiel E. ”Le xx siècle ou la fin de l’exception française”, Op. Cit. p. 162-165.

3 S Gruzinsky. La guerre des images: de Christophe Colomb a Blade Runner (1492-2019). Francia, Fayard. 1990.

4 Ver Taking cultural exception”, The Economist, 23 septiembre de 1993, Jack Ralite Danger pour la civilisation”, Le Monde Diplomatique, noviembre de 1993, entre otros.

5 Los articulistas italianos denunciaron el carácter elitista e intelectual del concepto de cultura manejado por los europeos. Lo que me llama la atención es la especie de artrosis de la que son victimas nuestros intelectuales, defendiendo una doble excepción cultural: en relación a la cultura americana y en relación a la cultura de la mayoría de sus conciudadanos. Fuente: Paolo Fabri, Retrouver l’intelligence”, Le Monde Diplomatique, noviembre de 1993. En el mismo tenor de ideas, ver Eugenio Scalfaria, Quand l’idéologies’appelait John Wayne”, Courrier International, 25 noviembre de 1993.

6 Por ello, algunos intelectuales franceses pidieron que se defendiera, a más del audiovisual, la francofonía y el francés como idioma de conocimiento científico y se intentara preservar una civilización de lo escrito. Ver Philippe Sollers: la disparition du lecteur y Pierre Chaunu: le déclin du francais en ¿e Quotidien de Paris, 29 de octubre, 1993

7 De hecho, Francia utilizó la plataforma de la francofonía para multiplicar los respaldos a su propuesta: así, en octubre de 1993, los 46 países francófonos (incluyendo a Canadá y Quebec) reunidos en la Isla Mauricio para la V Conferencia de los Jefes de Estado y de Gobierno pidieron la exclusión de las industrias culturales del GATT.

8 J. Toubon, Le dossier trancáis pour préserver L’exception culturelle”, Le Quotidien de París, 15 de septiembre de 1993. En varias ocasiones, artistas y productores de cine coincidieron con las posiciones oficiales: ver por ejemplo. La Tribune Desfossés, Martin Karmitz: l’Europe est en guerre”, 22 de octubre de 1993, en donde el productor afirma Estamos enfrente de una enorme máquina de propaganda mundializada. El objetivo para Estados Unidos es exportar una imagen y valores de las cuales se valen luego para afirmar su dominio económico, vehiculando su estilo de vida y ubicando tanto sus productos como su ideología”.

9 Jacques Toubon, GATT: résultat de la négociation. Comunicado del Ministerio de la Cultura, diciembre de 1993.

10 Citadoen ” Les douze ont devant eux d’autres guerres des images”, LeMonde, 16 de diciembre de 1993.

11 Las estimaciones proporcionadas por la prensa varían, pero todas apuntan a un importante desbalance entre la presencia audiovisual de Estados Unidos en el exterior y la presencia europea en Estados Unidos. Según Jack Ralite: En Europa, el mercado de las imágenes está dominado en 70% por los programas de Estados Unidos. En África, en más del 90%. En Estados Unidos, las películas extranjeras sólo representan 1.3% de la asistencia en los cines Fuente: Le Quotidíen de París, Au GATT, c’est l’identité européenne qu¡ est en jeu”, 18 de mayo de 1993.

12 Jackes Toubon, Secretario de Cultura y de la Francofonía: Europa no está protegida ante la industria estadounidense. Importa 3.8 miles de millones de productos audiovisuales y sólo exporta 250 millones de dólares”. Fuente. Le Fígaro, Toubon: Nous ne signerons pas”, 14 de septiembre de 1994. Según Jack ralite, En las salas de cine estadounidenses, las películas europeas arrojan 45 millones de entradas por años cuando, en las salas de la Europa de los 12, las películas estadounidenses arrojan 362 millones”, en Le Monde Díplomatíque, Dangerpour la cívílízatíon”, 12 de noviembre de 1993.

13 Esta dimensión moral está clara en algunas declaraciones. Es urgente que los políticos propongan una Carta Magna de las imágenes aceptable por todos y que respete a las minorías lingüísticas [..] El monopolio comercial cuasi absoluto que ejerce en el mundo la industria cinematográfica y audiovisual [estadounidense] es lógico, pero tiene consecuencias moralmente inaceptables. Roger Planchon: Monsieur le President Clinton:soyez une conscience, Le Fígaro, 17 de septiembre 1993.

14 Le Monde, 8 y 10 de octubre de 1994

15 Ver en particular Le combat de Depardieu”, Le Fígaro. 17 de septiembre, 1993; Jack Lang, Il faut se battre”, Le Nouvel Observateur, 23-29 de septiembre, 1993 o Guerre de positions sur le Gatt”, Liberation, 1 de octubre, 1993.

16 Si pretenden mostrarse coherentes con lo que defienden -una cultura nacional intangible e inmutable, lo francés en tanto valor estético y espiritual, los detractores del GATT no tienen otra posibilidad que rechazar cual veneno mortal todo lo que emana de otros idiomas, de otras culturas, lo que es extranjero, todo lo que no encarna ni refleja la francidad”, Mario Vargas LLosa. Cochonneries pour cochonneries en Courrier International, No. 155. 21 de octubre de 1993.

17 Mario Vargas Llosa, Cochonneries pour cochonneries Op. Cit. y Le retourá la tribu”, Le Fígaro, 18 de octubre, 1993 y Regis Debray Quelles tribus? cher Mario”, Liberation, 3 de diciembre de 1993.

18 Liberation, GATT: Mitterrand pour l’exception culturelle. 22 de septiembre de 1993

19 En caso de no haber sido así, el sistema de respaldo al cine francés hubiera podido arrojar beneficios principalmente a los cineastas estadounidenses.

20 Livre ven. Options stratégiques pour le renforcement de l’industrie des programmes dans le contexte de la politique audiovisuelle de l’Union Européenne. Luxemburgo, Office des Publications de l’Union Européenne, abril de 1994.

21 Rèvolution: GATT: entretien avec Jean Claude Garriere”, 20 de enero de 1994

Notes de fin

1 UAM-A, CEMCA

Table des illustrations

Titre Cuadro 1. Proporción de las producciones cinematográficas nacional y estadounidense, en 1981 y 1991, difundidas en las salas en algunos países europeos.
Légende Fuente: L’événement du jeudi, 4-10 de noviembre de 1993, p. 25.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1811/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 58k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540