Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Los espacios públicos en Iberoamérica

 | 
François-Xavier Guerra

Tercera parte. Formar el público moderno

La génesis de la opinion pública moderna y el proceso de independencia (Rio de Janeiro, 1820-1840)

Marco Morel

Texte intégral

1La expresión opinión pública es polisémica —y también polémica—. Constituye un campo de estudios en el que la riqueza de elementos conceptuales establece una tenue frontera con las imprecisiones e indefiniciones. Claro está que no se trata de discutir aquí si tal opinión pública existe o no. El estudio de la trayectoria de esta noción en determinada sociedad, cuando se sitúa cronológica y geográficamente en términos históricos, puede permitir un conocimiento más profundo de los orígenes de la política moderna, cuyos discursos y prácticas políticas, que invocan la legitimidad de dicha opinión, siguen teniendo un peso importante en la actualidad.

  • 1 J. Habermas, L’Espace Public. Archéologie de la Publicité comme dimension constitutive de la sociét (...)
  • 2 Para la noción de opinión pública anterior a la Revolución francesa y a los principios de la modern (...)

2Entre los puntos de partida para los estudios recientes sobre esta temática se encuentran, invariablemente, las reflexiones de Habermas.1 Para comenzar, nos limitaremos a ellas. En general se considera que la noción de opinión pública, en el sentido de la modernidad política, remite a una expresión que desempeñó un papel destacado eh la constitución de los espacios públicos y de la nueva legitimidad en las sociedades occidentales desde mediados del siglo xviii.2 Este punto de vista percibía en el nacimiento de esta opinión un proceso mediante el cual se desarrollaba una conciencia política en el seno de la esfera pública. Ante el poder absolutista, había un público letrado que, haciendo uso de la razón, construía leyes morales, abstractas y generales, que se volvían una fuente de crítica al poder y de consolidación de una nueva legitimidad política. Por el momento, quedémonos con esta visión general elaborada por Habermas.

EL SURGIMIENTO DE LA “OPINIÓN” CRÍTICA Y PÚBLICA

  • 3 La independencia de Brasil se proclamó en 1822.

3Para abordar el nacimiento de esta opinión, que llegaba al público sobre todo con las diversas actividades de la imprenta durante el proceso de independencia de Brasil,3 establecimos los límites de tiempo y espacio, así como las fuentes. Tomamos en cuenta la prensa periódica de Rio de Janeiro (entonces capital de Brasil) en el periodo 1820-1830 para poder efectuar un cruce entre la génesis de la opinión pública y el proceso de independencia y de afirmación nacional.

4Aun dentro de un campo de estudios que parece puramente conceptual, algunos datos cuantitativos pueden nutrir la reflexión. Tomemos, por ejemplo, la línea de la gráfica 1 relativa al surgimiento de la prensa periódica en Rio de Janeiro en el periodo citado.

  • 4 Destacan algunos estudios pioneros sobre bibliotecas privadas y libros en el Brasil colonial : Edua (...)

5A partir de estos datos, podemos preguntarnos en primer lugar : ¿había prensa periódica en Rio de Janeiro desde 1808 ? La respuesta, como se sabe, es afirmativa, pero la existencia de una prensa periódica no implica necesariamente la aparición de una opinión pública en el sentido moderno del término. Durante el siglo xviii aparecen señales evidentes de la presencia de hombres letrados cuyas bibliotecas privadas adquirían importancia, además de tentativas aisladas y reprimidas de instalación de tipografías —no sólo en Rio de Janeiro sino también en otras ciudades brasileñas—.4 La llegada a Brasil de la Corte portuguesa que huía de las tropas de Napoleón Bonaparte, en 1808, vendría a modificar este proceso. En ese mismo año se creó la Gazeta do Rio de Janeiro. Era un diario elaborado a la manera de las gacetas del Antiguo Régimen que existía en Europa desde el siglo xvii: publicación oficial impresa con autorización previa y que funcionaba como portavoz de la corona. Por más interesante que sea esta Gazeta do Rio de Janeiro como objeto de estudio, es difícil caracterizarla como formadora de una opinión pública en la definición moderna propuesta por Habermas y otros autores.

Gráfica 1. Periódicos en Rio de Janeiro (1820-1840). Número de títulos por año

Gráfica 1. Periódicos en Rio de Janeiro (1820-1840). Número de títulos por año

Fuente : Catálogo de periódicos y revistas de Rio de Janeiro (1808-1889) existentes en la Biblioteca Nacional ; Anais da Biblioteca Nacional do Rio de Janeiro, vol. 85, 1981.

  • 5 Para esta fase inicial de la prensa, consultar, entre otros, los trabajos de Barbosa Lima Sobrihno, (...)

6Además, en 1808, aparece en Londres una publicación periódica considerada brasileña : el Correio Braziliense ; entre 1813 y 1814 circula en Rio de Janeiro O Patriota, impreso en la Tipografía Real y que, aun cuando no crítica a la corona ni desarrolla un debate político abierto, no sería tolerado mucho tiempo.5

7El momento crucial para la formación de una opinión pública, así como de un movimiento de Independencia en Brasil, comienza en 1820 y 1821, años que marcan cambios significativos en la estructura política de la Península Ibérica y de sus dominios en América. Como se sabe, en 1820 tuvieron lugar las revoluciones constitucionalistas en España y Portugal, inspiradas en el modelo liberal de la Constitución de Cádiz (1812). Estos acontecimientos tendrían un impacto importante en los dominios portugueses y españoles de América.

  • 6 En relación con las primeras legislaciones sobre la prensa y la libertad de expresión, consultar la (...)

8Una de las primeras medidas de la Junta de Gobierno de la revolución constitucional portuguesa fue el decreto que establecía la libertad de prensa, de fecha 21 de septiembre de 1820. En seguida, el 13 de octubre, las mismas autoridades liberaron la circulación de los impresos portugueses fuera de Portugal. Estas iniciativas tocaban directamente a Brasil, que era la sede de la monarquía portuguesa, pues el rey don Joäo VI continuaba instalado en Rio de Janeiro. Al ver dividido su poder con la Junta de Gobierno revolucionaria y para no perder terreno, el 2 de marzo de 1821 el monarca firmó a su vez un decreto suspendiendo provisionalmente la censura previa para la prensa en general.6 Se trataba de una decisión tardía, ya que en aquel momento la libre circulación de impresos se había vuelto incontrolable en Brasil.

9Con esto, se podría afirmar que la libertad de prensa se había instalado en Brasil. Pero lo que se puede observar en seguida no es una línea progresiva y ascendente de crecimiento de esta libertad. Hubo un crecimiento de la prensa, sí, pero el problema del control de esta actividad seguiría más que nada una línea sinuosa, con retrocesos y expansiones, donde los dilemas vividos por los redactores de diversas corrientes políticas se cruzarían con las preocupaciones gubernamentales y con constantes alteraciones en esta legislación por parte de los parlamentarios.

10En este momento crucial es cuando comienza a darse en Brasil, de una manera más consistente, el paso de un espacio público marcado por las formas de comunicación típicas del Antiguo Régimen (como las gacetas, los pregones, la exhibición de carteles impresos o manuscritos en las calles, las lecturas colectivas y proclamaciones en voz alta, entre otros) a un espacio público donde los debates se consolidaban en la prensa (que no siempre estaba vinculada al poder oficial del Estado) y donde adquirían importancia las lecturas privadas e individuales, permitiendo la formación de una opinión de carácter más abstracto, basada sobre todo en el examen crítico de cada ciudadano-lector. A pesar de ello, es importante destacar que las formas “antiguas” de comunicación continuarían presentes incluso después de la consolidación de la prensa periódica, caracterizando así un hibridismo en los espacios públicos de la capital brasileña.

  • 7 Los folletos impresos que surgieron en Rio de Janeiro entre 1820 y 1822 se estudian en la tesis de (...)

11Si volvemos a la gráfica 1, podemos notar que el decreto sobre la libertad de expresión que vino de Portugal durante la Revolución liberal de 1820 representa un salto importante : de una sola publicación periódica en 1820 se pasa a 11 en el año siguiente. Es interesante subrayar que durante los años 1820-1822 lo que se ve en Rio de Janeiro, más que el surgimiento de una prensa periódica y regular, es una considerable proliferación de otros tipos de impresos no periódicos, como folletos, manifiestos, proclamaciones, denuncias, etc.7 El tema central, la discusión que animaba esa verdadera explosión de la palabra escrita e impresa, era inicialmente el siguiente : ¿la familia real portuguesa debe permanecer en Brasil o volver a Portugal después del movimiento liberal que surgió en la Península Ibérica ? Ahora bien, discutir públicamente, con puntos de vista divergentes, la posición que debía adoptar el rey no era exactamente una actitud compatible con el ejercicio del poder absoluto del monarca. Eran los primeros esbozos de una opinión que adquiría peso político y que se volvía evidente sobre todo en el crecimiento de la prensa e indicaba una presión en favor de una mayor publicidad de la “casa pública”.

12Además, lo que se ponía en juego en esta discusión era una disputa entre los que hasta entonces constituían los dos principales reinos de la corona portuguesa : Brasil y Portugal. Lo que, en otras palabras, significaba : ¿dónde debe establecerse el centro del reino, en Portugal o en Brasil ? Se aprecia que, en esos primeros momentos, el surgimiento de la opinión pública o del debate creciente sobre los intereses públicos no necesariamente apuntaba hacia la Independencia de Brasil, sino hacia una tendencia a reforzar el papel de Brasil en el reino portugués. Aun tratándose de una discusión en la que entraban cada vez más las llamadas “nuevas ideas”, liberales, no había una relación directa entre esos valores “modernos”y los proyectos de Independencia nacional. Independencia y modernidad no siempre caminan al mismo ritmo.

  • 8 Fernando Novais, Portugal e Brasil na crise do Antigo Sistema Colonial (1777-1808), 4a. ed., Säo Pa (...)

13El debate se fue volviendo más intenso en los impresos, fue subiendo de tono. Comenzaron a surgir comparaciones agresivas, y los partidarios de los reinos de Brasil y de Portugal fueron cristalizando posiciones y formulando un antagonismo que se acentuaba cada vez más. Brasil era una tierra de mestizos, negros e indios sin posibilidad de edificar una verdadera civilización —decían los partidarios de Portugal—. Los portugueses son decadentes, parásitos de las riquezas ajenas e incapaces de construir una nación próspera —decían los partidarios de Brasil, que no siempre era el lugar de nacimiento de quienes asumían tales posiciones—. A los insultos, típicos del estilo de los panfletos de la época, se agregaban los argumentos de orden “científico” : geográficos, climáticos, históricos, culturales, etc. De esta forma, se fueron cristalizando identidades peculiares para cada una de estas partes del reino portugués —forjadas en un determinado contexto económico y social marcado por la crisis del llamado “sistema colonial”—.8

  • 9 O Papagaio, núm. 2, 10 de mayo de 1822.

14Con el desarrollo de los acontecimientos, a esta animosidad entre Brasil y Portugal no le fue difícil transformarse en una posibilidad de separación de ambos reinos, es decir, la Independencia de Brasil. Como se sabe, don Joäo VI acabó volviendo a Portugal y dejó en Rio de Janeiro a su hijo Pedro como príncipe regente. El tema de la Independencia —que era un gesto de desobediencia hacia las autoridades portuguesas, representadas en aquel momento sobre todo por las Cortes liberales— sólo aparece de manera más clara en los impresos entre fines de 1821 y comienzos de 1822. Hasta entonces, la opinión pública que se estaba constituyendo parecía apuntar en otra dirección. El espíritu público no muestra esa voluntad de Independencia absoluta entre Brasil y Portugal, según un periódico publicado en Rio de Janeiro en mayo de 1822.9

LA “REINA DEL MUNDO”

15En este contexto entra en escena la opinión pública como instrumento de debates, referencia y fuente de legitimidad política, distinguiéndose así de la soberanía del monarca. ¿Pero qué opinión estaba en juego ?, ¿qué tenían en mente los protagonistas de aquel tiempo cuando utilizaban tal expresión ?

  • 10 O Conciliador do Reino Unido, núm. 1, 1° de marzo de 1821.
  • 11 O Hospital Fluminense, 1° de abril de 1833.

16Hasta los diarios vinculados con la supremacía monárquica se vieron forzados a convivir con esta nueva referencia que entraba en la escena pública. “Se dice que la Opinión es la Reina del Mundo, lo que es gran Verdad”, aventuraba una publicación impresa en 1821 con permiso previo de la corona.10Al contrario, otra publicación de la misma tendencia mencionaba con ironía la noción que parecía rivalizar con el poder del rey al referirse a “su Majestad la Opinión Pública”.11

  • 12 O Conciliador do Reino Unido, núm. 4, 31 de marzo de 1821.

17La preocupación era, fundamentalmente, distinguir la opinión pública de las actitudes revolucionarias : “[...] dirigir bien a la Opinión Pública con el fin de atajar los desaciertos populares y las efervescencias frenéticas de algunos compatriotas, más celosos que discretos, y que prefieren arder más que brillar”.12

  • 13 Para un análisis filosófico de la génesis histórica de este “reino de la razón” véase la obra de Re (...)

18De acuerdo con lo que se aprecia en las citas anteriores, se va delineando una determinada concepción de opinión pública, vista como el reinado de la sabiduría, de la prudencia y de la razón y, de este modo, antagónica a la exaltación política, a la revolución, a las transformaciones bruscas del orden. La opinión pública es la reina del mundo —expresión repetida exhaustivamente durante el amanecer de la modernidad política que se manifiesta en los diversos liberalismos—. La opinión, como producto simbólico y abstracto, con fuerza moral y jurídica. La Opinión como soberana en el reino de la razón.13

19En este mismo sentido, el diario O Censor Brasileiro hacía también la apología de esta “Reina del Mundo” e indicaba lo que le parecían ser los dos caminos constitutivos de esta opinión :

  • 14 O Censor Brasileiro, núm. 1, 2 de abril de 1828.

Dos son los únicos caminos que llevan a las naciones al estado de opinión pública que es deseable ; la educación y los periódicos, porque sólo por estos dos conductos los Pueblos pueden aprender a conocer y entender la extensión y los límites de sus derechos, y los verdaderos y sólidos principios de orden, moderación y justicia[...]14

20Cuando se habla de educación y de prensa como canales dirigidos al “Pueblo” (tomado aquí como objeto sin conocimiento o entendimiento), no es difícil notar quiénes son los educadores y redactores. Los constructores de esta opinión pública son, en otras palabras, los miembros de la llamada “República de las Letras”, los letrados, los ilustrados. Es decir, la opinión vista como fruto de la reflexión de los individuos ilustrados que se volvía pública en la medida en que aspiraba a propagar las Luces del progreso y de la civilización —y, por ende, defensora del orden y de la modernización—. No se trataba de enarbolar la bandera de la Declaración de los Derechos del Hombre, sino de concebir los límites de tales derechos. Razón y moderación : los liberalismos políticos que se afirmaban en este inicio del siglo xviii, como reacción y respuesta tanto a los principios revolucionarios como al absolutismo contrarrevolucionario, eran la referencia central de las discusiones políticas. En Brasil, en la década de 1820 marcada por la proclamación de la independencia nacional, este tipo de opinión pública era una novedad que se estaba constituyendo —y la concepción que prevaleció en los primeros momentos fue en torno a la imagen de “Reina del Mundo”—.

EL“TRIBUNAL DE LA OPINIÓN”

21En la gráfica 1 se ve que el periodo de 1831 a 1833 está marcado por un nítido crecimiento de la prensa periódica en Rio de Janeiro, entonces sede de la corte del Imperio de Brasil. Las crisis políticas y de abastecimiento que desembocaron en la abdicación del emperador Pedro I, en 1831, estuvieron acompañadas por agitaciones civiles y militares que se apoderaron de las calles de la capital, al borde de la sublevación. La ausencia de la figura del emperador, al que sucedió una Regencia provisional, disminuyó el peso del poder monárquico. Este entorno (con frecuencia visto por los historiadores tradicionales como un momento de desorden y caos) permitió una verdadera explosión de la palabra pública. Por primera vez desde la proclamación de la Independencia, la discusión política se exacerbaba y se presentaba en un tono más alto. Los conflictos y rebeliones comenzaron a propagarse en la capital y en las provincias. No sólo la prensa creció sino también las asociaciones legales, masónicas, filantrópicas y patrióticas, entre otras. También proliferaron escritos no periódicos : hojas volantes, carteles, manuscritos o impresos. Dicho de otro modo, el espacio público se transformaba, sin perder su hibridismo, manteniendo características arcaicas y expandiendo rasgos de modernidad política.

  • 15 Atalaia da Liberdade, núm. 2, 15 de febrero de 1826.

22En este entorno se afirma como hegemónico otro tipo de concepción respecto de la opinión pública. En un principio surgen en algunos diarios referencias al Tribunal de la opinión pública.15 En este caso, se trataba de una publicación que no escondía su simpatía por el régimen republicano vigente en los países vecinos a Brasil y que en consecuencia no duraría mucho, gracias a la represión monárquica.

  • 16 Nova Luz Brazileira, núm. 21, 19 de febrero de 1830.

23Otro diario opositor, identificado con los liberales exaltados, llevaría más lejos su definición sobre este tema : “Opinión pública es el modo de pensar expreso y uniforme de más de la mitad de un pueblo sobre cualquier objeto : de ahí vienen la influencia, poder y dirección que da a todos los asuntos : su victoria es siempre cierta : desgraciado aquel que se le oponga”.16

  • 17 Roger Chartier, en un ensayo sobre la opinión pública y la Revolución francesa, elaborado en 1989 d (...)

24Llegamos aquí a la definición cuantitativa : la voluntad de la mayoría es la voluntad legítima. Ingredientes de un discurso igualitario o incluso jacobino, identificados con la defensa de la llamada “soberanía popular”. El redactor en cuestión parece prescindir de mediación de los “Filósofos” de la “República de las Letras” para definir esta legitimidad. No se trata ya de la soberanía de la razón, sino de la voluntad que exprese la mayoría del pueblo.17 Una opinión considerada tribunal ya no era reina sino expresión de la voluntad de la mayoría de los miembros de una sociedad. Y dentro del campo simbólico, los portavoces de esta misma opinión abandonaban el campo abstracto : pretendían utilizarla como instrumento de intervención directa en la vida pública, en las instituciones, funcionando de manera normativa o pedagógica junto a las autoridades.

  • 18 Diario Fluminense, núm. 65, 23 de marzo de 1831.

25Este carácter normativo no escaparía a los defensores del poder imperial, según ese redactor que afirmaba : “Los reformadores de nuestra Constitución ya se nos presentan como los peticionarios de Francia ; su fin es crear a fuerza de asesinos y atentados una opinión pública, que aterre a la asamblea en la próxima Sesión”.18

26La cita anterior evidencia el contraste entre las dos concepciones de opinión pública predominantes en el periodo de 1820-1830 en la prensa periódica en Rio de Janeiro. Una, in-telectualizada, privada y crítica, más próxima a la esfera literaria, llamada “Reina del Mundo”, y basada en la supremacía de la razón. Otra, colectiva y normativa, identificada con la voluntad de la mayoría y fundada en las prácticas de sociabilidad o en los ciudadanos que se reunían en asamblea para decidir el bien común.

  • 19 Keith Michael Baker (op. cit.), en su interesante y pionero trabajo sobre el asunto, retoma también (...)

27Esta dualidad no expresa la riqueza y diversidad del concepto de opinión pública, que poseía (y aún posee) otros significados, matices e incluso contradicciones difíciles de sistematizar.19 Tales formulaciones cambiaban dependiendo del lugar y la época en que se pronunciaban, aunque el vocabulario que se usara fuese el mismo, o encubriera a veces contenidos diferentes. Otro factor de complejidad es que no siempre había partidarios rígidos de una u otra concepción. En un mismo redactor, por ejemplo, se pueden encontrar entrecruzadas varias maneras de comprender este tema. Tal es el caso de esta cita :

  • 20 Aurora Fluminense, núm. 322, 7 de abril de 1830.

La Opinión pública es la suma de las ideas o nociones comunes a todos los individuos de una misma sociedad (al menos del mayor número) ; si estas ideas son justas, la opinión es buena ; si son falsas, la opinión es mala ; [...] Desgraciadamente los hombres que crean o dirigen la opinión, por lo general no son Filósofos ; [...] en tanto que los otros disponen de la fuerza pública, del dinero, de las Tipografías, de los diarios, etc.20

28Al menos tres concepciones aparecen en el pasaje anterior : la idea de una opinión producida en forma más o menos espontánea por el sentido común de los individuos ; opinión pública, como voluntad de la mayoría ; la razón que fundamenta tal opinión es fruto de la reflexión de los filósofos ilustrados. Además se encuentra una crítica a la intervención de los poderes públicos en la formulación de la opinión.

  • 21 Cf. Sodré, História da Imprensa no Brasil.

29En la prensa de Rio de Janeiro de la década de 1830 este cruce de diversas visiones sobre la opinión pública es más obvio. La situación también cambiaba. En 1834 (cf. gráfica 1) hubo una clara disminución de la prensa periódica. En esta época el gobierno imperial trató de detener la expansión de los periódicos con una legislación controladora, pero también de represión, amenazas, prisión y hasta asesinatos de redactores.21 Sin mencionar que diversos redactores liberales comenzaban a arrepentirse de lo que consideraban “excesos” de una opinión politizada que ellos ayudaron a crear.

30En consecuencia, disminuyó el debate político. Después de la explosión del crecimiento de 1831 a 1833, los diarios y las asociaciones se redujeron y se estabilizaron en Rio de Janeiro. En otras palabras, podemos aventurar que el espacio público también se alteraba y consolidaba algunas características que impugnaban fundamentalmente el “enfriamiento” de la ebullición de los años anteriores. Si ya no era posible volver a los tiempos antiguos, en los que no reinaba la opinión, se trataba de imponer límites y distribuir papeles. Ahora, la opinión reinaba pero no gobernaba... Esta “tranquilidad” (que no surgió de manera espontánea, sino que fue elaborada políticamente) desembocaría, en el caso de Brasil, en el fin de las Regencias y en la proclamación del segundo reinado de Pedro II en 1840, que duraría casi medio siglo.

EL PERFIL DEL PÚBLICO : ENTRE ESPEJO Y ESPEJISMO

31Hasta el momento hemos abordado sobre todo la noción de opinión que se volvía pública. Pero el término opinión pública también implica la existencia de un público que puede ser, al mismo tiempo, receptor o creador de esta opinión. Para comprender algunas de las características de este público, la fuente principal es la propia prensa. Es decir : ¿cómo observaban los redactores desde la escena donde eran actores políticos la platea para la cual formulaban la opinión ?

32En un primer momento, encontramos algunos aspectos cuantitativos sobre el perfil socioprofesional de los lectores. Son datos escasos y no sistematizados (por la precariedad de los archivos brasileños sobre este asunto a comienzos del siglo xix). Sin embargo, dichos datos no reflejan simplemente una “realidad social”, en la medida en que son documentos históricos producidos por determinadas personas inmersas en un contexto histórico y con determinadas posiciones sociales. La relación entre redactores y lectores se encontraba invariablemente marcada por un juego de imágenes : espejo y espejismo. Espejo donde se construyen y se consolidan posiciones e identidades partiendo de las propias referencias. Espejismo donde se busca, a veces en vano, un público y una opinión que sólo existen en las aspiraciones de quien lee o escribe.

33Podemos detectar un primer acercamiento al perfil de los lectores cuando algunos diarios divulgaban su número de suscriptores. Antes que nada es preciso tomar en cuenta que ser suscriptor de una publicación, sobre todo en los orígenes de la prensa periódica, era un gesto lleno de significado, era un acto de opinión. El acto de constituirse en suscriptor, en una sociedad que hasta entonces prácticamente no poseía prensa regular, tenía el peso de una opción política. Por eso, parece ser más plausible pensar que las ventas a granel (donde se conservaba el anonimato) tendrían un peso cuantitativo mayor, pues preservaban a los lectores de la acusación, de moda en la época, de ser facciosos, de tomar partido y de no contribuir a la armonía y unidad de la nación que se formaba... De esta manera, la divulgación de una lista de suscriptores de un diario de oposición tenía sabor a amenaza y podía perjudicar a las personas que allí tuviesen inscritos sus nombres. Al contrario, los suscriptores de diarios gobiernistas podían beneficiarse de un sistema de apariencias y mostrarse como fieles lectores vinculados al gobierno imperial monárquico brasileño.

  • 22 Atalaia da Liberdade, núm. 3, 22 de febrero de 1826.

34El diario Atalaia da Liberdade, por ejemplo, afirmaba tener ya en su tercer número 180 suscriptores.22 Esta publicación no era bien recibida por las autoridades brasileñas, porque, además de opositora, funcionaba como portavoz informal de los gobiernos republicanos de la América española.

  • 23 Revue Française, núm. 1, 2° volumen, 1° de enero de 1840.

35Otro periódico, más modesto, consiguió apenas 27 suscriptores : era la Revue Française, escrita en francés en Rio de Janeiro. La revista clasificó a los suscriptores de acuerdo con sus nacionalidades : cinco franceses, 15 brasileños y siete de diversos orígenes.23

36La lista más completa que encontramos para este periodo fue la del diario ultrarrealista Gazeta do Brasil que, aunque no fuese el diario oficial, defendía de manera vehemente e intransigente a las autoridades monárquicas brasileñas. Los 693 suscriptores que el diario afirmaba tener fueron divididos (según el criterio del propio redactor) en categorías socioprofe-sionales, como puede verse en la gráfica 2.

  • 24 Georges Duby, Les trois ordres ou l’imaginaire du féodalisme, Paris, 1978.

37De acuerdo con esta gráfica, los comerciantes formaban el grupo más significativo (35 %), seguidos por los militares (22 %). Luego venía el clero. Estas tres categorías, juntas, representan la gran mayoría del grupo : 73 %. Comerciantes, militares, eclesiásticos formaban, por decirlo así, la base social de esta opinión pública, según la formulación de este redactor. Si aventuramos una transposición de este público determinado hacia una visión global de la sociedad, nos encontramos con la tradicional concepción de trilogía que caracterizaba a la sociedad del Antiguo Régimen : nobleza guerrera, clero y pueblo. Así, en un marco señalado por la aparición de las “nuevas ideas” liberales, aún se percibe la huella de la permanencia de valores arcaicos. Los hombres se dividen entre los que trabajan, los que rezan y los que luchan —de acuerdo con una mentalidad que proviene de la Edad Media—,24 Ciertamente el redactor trató de adaptar tal visión al Brasil de la época de la Independencia. Pero las tres órdenes predominantes, seguidas de otras que estaban en minoría (aunque no en antagonismo), componían un cuadro interesante del público que constituía la opinión.

Gráfica 2. Lista de los suscriptores del periódico “Gazeta do Brasil”

Gráfica 2. Lista de los suscriptores del periódico “Gazeta do Brasil”

Fuente : Gazeta do Brasil, núm. 26, 25 de agosto de 1827.

38Después de estos tres grupos mayoritarios, aparecen funcionarios gubernamentales, médicos, diputados y senadores. Finalmente, viene un grupo denominado “Clases Diversas” (10 %). Podemos preguntarnos : ¿por qué el redactor no específico los principales componentes de este último grupo ? A fin de cuentas, hizo el trabajo de explicitar los irrisorios números de suscriptores entre los funcionarios de las secretarías de Estado (0.1 %) y de los funcionarios de aduana (2 %). La respuesta a la indagación no es difícil de encontrar : la divulgación de las profesiones incluidas en los “Diversos” podría haber alterado el perfil de los suscriptores deseado por el redactor. Lo que estaba en juego era la construcción de la imagen de determinado público y no simplemente la divulgación imparcial de una lista socioprofesional.

39¿Un diario opositor identificado con el liberalismo político habría presentado el mismo perfil de los suscriptores ? Ciertamente no, pero las investigaciones que hemos hecho hasta ahora no nos han proporcionado documentos que ayuden a esclarecer esta cuestión.

LECTOR ACTIVO Y LECTOR PASIVO : LA MARCA DE LA MODERNIDAD

40La percepción que los redactores tenían del público hacia el que se dirigían se puede ver desde otro ángulo, no cuantitativo sino cualitativo. En este caso, el juego de imágenes entre espejo y espejismo es más nítido. Se sabe que la política de las épocas revolucionaria y liberal estaba marcada en el campo del derecho constitucional por categorías dualistas que formaban una de las bases de la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789 : las nociones de ciudadano activo y ciudadano pasivo.

  • 25 José Antonio Pimenta Bueno, Direito Publico Brasileiro e Analise da Constituçao do Imperio, reimp., (...)

41La primera Constitución brasileña, de 1824, también hace uso de esta dualidad, en la medida en que condiciona el derecho de votar y de ser votado a los ciudadanos que poseyeran determinada renta financiera anual, excluyendo a los que estuvieran por debajo de este escalón.25 De la misma manera, naturalmente, era necesario tener algún dinero para comprar publicaciones impresas, libros o diarios. Así se formaría una intersección entre los que tenían dinero para leer y los que tenían dinero para votar.

42Elegir (del latín eligere) y leer (legere) no sólo eran actos de poder sino también de congregación : juntar voluntades políticas y agrupar palabras, respectivamente. El uso de estas prerrogativas era una de las características de los derechos de los ciudadanos, derechos que no estaban universalizados en esta época liberal, ni en el próspero Brasil esclavista ni en las monarquías europeas.

43Si tomamos en cuenta este escenario, podemos proponer (siempre partiendo de la lectura de los diarios en el periodo 1820-1830 en Rio de Janeiro) la transposición de estas dos categorías de ciudadanía hacia el público lector : lectores activos y lectores pasivos.

  • 26 Annaes Fluminenses de Ciencias, Artes y Literatura, núm. 1, enero de 1822.
  • 27 Compilador Constitucional Politico e Litterario Brasiliense, núm. 1, 5 de julio de 1822.
  • 28 Jornal Scientifico, Economico e Litterario, núm. 1, mayo de 1826.

44En lo que respecta a lo que llamamos “lectores activos”, en primer lugar podemos percibir que algunos periódicos daban prioridad a una especie de diálogo entre los miembros de la “República de las Letras” y su integración con los grupos dirigentes. En este sentido, había publicaciones que pretendían “estimular a los Sabios”.26 Otras se dirigían a los “literatos de esta provincia y de las demás de este vasto continente, hombres instruidos de todas las clases de la sociedad”,27 o simplemente al “Público Ilustrado”.28 De modo que lo que estaba en juego era la consolidación de una capa de hombres de letras que, aptos para ser lectores, daban un paso adelante y formaban un público privilegiado. Los sabios, los literatos, los ilustrados se colocaban como agentes de esta opinión. En este principio del siglo xix, tal posición era una especie de nostalgia de la “República de las Letras”, que había brillado en el siglo anterior.

  • 29 Jornal Scientifico, Economico e Litterario, núm. 3, julio de 1827.
  • 30 O Beija-Flor, núm. 8, s. i., 1840.

45Y más que un encuentro entre letrados, lo que se ponía en juego era la consolidación de un bloque que aproximara a esta élite cultural a las élites dirigentes y dominantes. Estos hombres de letras buscaban una integración con otros grupos de poder, que no eran necesariamente integrantes del campo cultural. Es el caso, por ejemplo, de la publicación que se pretendía “[...] sumamente interesante para los Labradores y Propietarios de Ingenios en Brasil”.29 Éste fue además el último número de esta publicación, que no tuvo más recursos para continuar. Su público rico y potentado no pasó de un espejismo... ¡Un impreso dedicado a la “clase” más importante del Brasil agrícola y esclavista duró apenas tres números! Este tipo de desencuentro entre las letras y el dinero generaba quejas y desilusiones. El diario Beija-Flor cerró sus actividades en el octavo número, denunciando la “falta de comprensión de sus compatriotas”.30

  • 31 Compilador Constitucional Politico e Luterano Brasiliense, núm. 3, 19 de enero de 1822.

46Menos discreto en sus resentimientos, el redactor de otro periódico atacaba a los “Hidalgos sin opinión, sin virtudes”, y a la “Oligarquía Aristocrática” por la falta de interés en las actividades culturales.31

47Son muchos los ejemplos de estas tentativas de formación de un público homogéneo compuesto por las élites culturales, económicas y políticas. De estas proposiciones surge el perfil de un público que si no es el existente, al menos sí es el deseado : espejo de una identidad al mismo tiempo cultural, social y política. Un público ilustrado y poderoso (integrado por sabios, hombres instruidos) codo a codo con ricos propietarios —esto es, un conjunto de ciudadanos y lectores activos—. Dichas alianzas casi no se quedaban en la imaginación y muchas veces se materializaban. Basta con comprobar el crecimiento de la prensa periódica en Rio de Janeiro en el periodo estudiado. Los medios impresos se podían constituir en un elemento de cohesión de los miembros de esta “República de las Letras” entre sí y de éstos con sectores del poder político y económico.

48En otro sentido, el público llamado aquí “pasivo” (lo que no quiere decir que no creara movimientos sociales y políticos, sino muy por el contrario) se situaba fuera de las fronteras de la “República de las Letras” y de los grupos de poder. En el fondo, era un público más fácilmente idealizado. Ya no espejo de una identidad sino espejismo buscado en un terreno no siempre seguro. Era un público considerado rudo, iletrado, pobre, sin instrucción, en fin, miserable. Y que justamente por tales motivos debía ser el blanco (o ¿por qué no decir ? : el objeto) de los esfuerzos culturales de aquellos que no pretendían escribir sólo para sus pares.

  • 32 O Bem da Ordem, núm. 3, s. f., 1821.

49Los ejemplos de esta tendencia son numerosos. El canónigo Francisco Vioreira Goulart, en las vísperas de la proclamación de la Independencia, afirmaba : “[...] sólo me propongo escribir para aquella clase de Ciudadanos que no hicieron estudios”.32

  • 33 O Constitucional, núm. 3, s. d., 1822.

50No se trataba de una publicación con tendencias revolucionarias o jacobinas, sino que, como su título lo dice (O Bern da Orden), quería preservar el bien del orden vigente —y cuyo redactor ocuparía cargos relevantes en la monarquía brasileña—. Se puede observar que la preocupación por dirigirse a los miserables no era sólo un atributo de los revolucionarios. Otro diario que también escogía este tipo de público decía : “Los doctos y literatos, no carecen de mis instrucciones. No escribo para ellos [...]”33

51Lo que se colocaba en la perspectiva de estos hombres de letras era sobre todo la creencia de que estarían involucrados en una misión pedagógica, ilustradora, civilizadora. Deseaban contribuir a incorporar en la sociedad a estas capas que, con la educación y la cultura, de clases peligrosas o amenazadoras, podrían transformarse en elementos útiles e integrados al trabajo y a un determinado grado de ciudadanía. Pobreza y falta de instrucción serían, pues, las características sobresalientes de este público que era visto como pasivo, en la medida en que a él le correspondía recibir las luces que venían de los letrados e ilustrados. Pero ¿hasta qué punto la visión de estos redactores sería semejante a la de los actores que, desde lo alto de la escena no siempre vislumbran con claridad lo que sucede en la platea ? Puesto que si diversas publicaciones comienzan a dirigirse a estas capas desfavorecidas, significa también que estos grupos manifestaban indirectamente su presencia en el universo impreso, ampliando los límites tradicio-nalmente reconocidos de un público lector restringido.

52Pero la búsqueda de este público si bien no era exclusiva de los revolucionarios u opositores, tampoco lo era de los conservadores o defensores del orden. Había hombres de letras que, con la definición de este público de excluidos, buscaban un instrumento de movilización política e incluso de formación de otro bloque histórico, en el que les habría correspondido a los instruidos aproximarse a los grupos menos favorecidos en la defensa de valores de libertad e igualdad. Tal parece ser lo que se lee en la cita siguiente :

  • 34 Astréa, núm. 519, 9 de enero de 1830.

[...] bastaba solamente con la libertad de prensa, y la cantidad de Periódicos que se han hecho cargo de la propaganda de las máximas Liberales, para llevar el fuego de la Libertad al fondo del corazón de los individuos de las últimas clases y darles el espíritu de resistencia contra cualquier opresor que intentara esclavizar a la Nación.34

53Así, de una manera positiva, se asociaba la libertad de prensa con los individuos de las “últimas clases” y la lucha contra la opresión nacional —elementos típicos del discurso de los llamados “liberales exaltados” de esta época—.

54La época del proceso de Independencia en la capital brasileña, en la medida en que significó un momento inicial de implantación de un Estado nacional, que tenía como referencia los modelos de los liberalismos políticos, marca también el inicio de la afirmación de la opinión pública en el sentido moderno. Esto es, opinión fundada en la razón crítica o en la voluntad de la mayoría, pero que, en ambos casos, aparecía en la escena pública como instrumento de legitimidad política, distinguiéndose de la soberanía absolutista monárquica, y por lo tanto inserta en la perspectiva de implantación de estas “nuevas ideas”. Invocada como paradigma del progreso, de las Luces y de la civilización, esta opinión alteraría también los procesos arcaicos de comunicación que, por otra parte, no desaparecieron de inmediato —caracterizando el hibridismo en las diversas maneras de volver públicas las opiniones en la sociedad de la época—.

  • 35 Pierre Rosanvallon, Le moment Guizot, París, 1986.

55La modernidad no era necesariamente igualitaria o revolucionaria, pues el liberalismo político, en estos principios del siglo xix, se afirmaría sobre todo en la preocupación por terminar con los procesos revolucionarios.35 La opinión pública en el sentido moderno forma parte de este entorno. Aun cuando hubiera desacuerdo entre los tipos de público (letrado o iletrado), divergencias en las motivaciones que llevaban a los hombres de letras a procurar diferentes perfiles de lectores, había un denominador común entre todos los redactores aquí estudiados. Esa convergencia era uno de los componentes básicos de esa época de liberalismo tocado por las Luces : la legitimidad de los redactores ilustrados, que se convertían en agentes propagadores de esa ilustración en todas las direcciones. Estos hombres de letras se presentaban como ciudadanos y escritores activos, como constructores de la opinión que ansiaba llevar a la sociedad al progreso y al orden.

56El estudio de los orígenes de esta noción de opinión pública en la capital del imperio brasileño revela también que, en ese giro del periodo 1820-1830, se dio un crecimiento del público lector —manifiesto no sólo en el aumento de las publicaciones periódicas, que demuestra la gráfica 1, sino también en la diversidad de los perfiles de lectores (que aparecen en la gráfica 2 y en las definiciones de lectores activos y pasivos). Este análisis matiza la visión según la cual la actividad de la prensa de esta época habría estado marcada por el elitismo y por las restricciones. Elitismo y límites había, como aún hay, sobre todo en relación con el analfabetismo y las precarias condiciones sociales de la mayoría de la población. En todo caso, en lo que toca al proceso de Independencia, la etiqueta de “elitismo” parece no dar ya cuenta de la complejidad de sus factores. El florecimiento de esta opinión pública se sitúa en el marco de las transformaciones por las cuales pasaban los espacios públicos de esas sociedades que, como Brasil, vivían una paradoja : querían constituirse en naciones inspiradas en los valores modernos del liberalismo, pero permanecían híbridas, fundamentadas en relaciones arcaicas.

Notes

1 J. Habermas, L’Espace Public. Archéologie de la Publicité comme dimension constitutive de la société bourgeoise, Paris, 1978, p. 63. La cuestión de la opinión pública se analiza, a partir de la especificidad de los procesos de Independencia de la América hispánica, en el libro de François-Xavier Guerra, Modernidad e Independencias, Madrid, 1992, pp. 269-274.

2 Para la noción de opinión pública anterior a la Revolución francesa y a los principios de la modernidad política, véase la obra de Keith Michael Baker, Au tribunal de l’opinion-Essai sur l’imaginaire politique au xviiie. siècle, París, 1993, pp. 219-220 y 246-248; consultar sobre todo el innovador trabajo de Arlette Farge, Dire et mal dire-l’opinion publique au xviii siècle, Paris, 1992.

3 La independencia de Brasil se proclamó en 1822.

4 Destacan algunos estudios pioneros sobre bibliotecas privadas y libros en el Brasil colonial : Eduardo Frieiro, O diabo na livraria do cônego, Belo Horizonte, 1957; Katia de Queiroz Mattoso, Presença francesa no movimento democrático baiano de 1798, Salvador, 1969; y Rubens Borba de Moraes, Livros e Bibliotecas no Brasil colonial, Sao Paulo, 1979.

5 Para esta fase inicial de la prensa, consultar, entre otros, los trabajos de Barbosa Lima Sobrihno, Antologia do Correlo Brazilienze, Brasilia, 1978; Gondim da Fonseca, Biografia do Jomalismo Carioca (1808-1908), Rio de Janeiro, 1941; y Nelson Werneck Sodré, Historia da Imprensa no Brasil, 2e ed., Rio de Janeiro, 1978.

6 En relación con las primeras legislaciones sobre la prensa y la libertad de expresión, consultar las obras de Carlos Rizzini, O livro, o jornal e a tipografia no Brasil 1500-1822, reimp., Sao Paulo, 1988; y Oliveira Bello, Ímprensa Nacional 1808-1908. Apontamentos históricos, Rio de Janeiro, 1908.

7 Los folletos impresos que surgieron en Rio de Janeiro entre 1820 y 1822 se estudian en la tesis de Lucia Maria Bastos Pereira Das Neves, corcundas, constitucionais y pés-de-chumbo : a cultura política da independência 1820-1822, tesis de doctorado en historia, Faculdade de Filosofía, Letras e Ciencias Humanas, Universidade de Sao Paulo, 1992. Algunas de estas publicaciones se transcribieron en Raimundo Faorio (org.), El debate político en el proceso de la independencia, Rio de Janeiro, 1973.

8 Fernando Novais, Portugal e Brasil na crise do Antigo Sistema Colonial (1777-1808), 4a. ed., Säo Paulo, 1986.

9 O Papagaio, núm. 2, 10 de mayo de 1822.

10 O Conciliador do Reino Unido, núm. 1, 1° de marzo de 1821.

11 O Hospital Fluminense, 1° de abril de 1833.

12 O Conciliador do Reino Unido, núm. 4, 31 de marzo de 1821.

13 Para un análisis filosófico de la génesis histórica de este “reino de la razón” véase la obra de Reinhart Koseleck, Le Règne de la critique, Paris, 1979.

14 O Censor Brasileiro, núm. 1, 2 de abril de 1828.

15 Atalaia da Liberdade, núm. 2, 15 de febrero de 1826.

16 Nova Luz Brazileira, núm. 21, 19 de febrero de 1830.

17 Roger Chartier, en un ensayo sobre la opinión pública y la Revolución francesa, elaborado en 1989 durante las celebraciones del bicentenario de este acontecimiento, propone esta polarización. Por un lado, la opinión que se expresa por una vía intelectual y crítica, formulada por los ilustrados de la República de las Letras que tenían la razón como referencia central. Se trataba, en este caso, de concebir las opiniones como fruto de una elaboración abstracta. Por otro lado, el autor veía una opinión que se presentaba como resultado de las prácticas sociales, colectivista, identificada con el espíritu jacobino y producida por los ciudadanos que se reunían en búsqueda del bien común. Cf. “Opinion Publique et Propagande”, en Michel Vovelle (org.), L’Image de la Révolution Française, vol. iv, Pergamon Press, Paris, 1989, pp. 2345-2356.

18 Diario Fluminense, núm. 65, 23 de marzo de 1831.

19 Keith Michael Baker (op. cit.), en su interesante y pionero trabajo sobre el asunto, retoma también la expresión tribunal de la opinión, pero la utiliza de manera diferente a la que aparece en el presente trabajo. Para Baker, tribunal era la opinión pública como un todo, en sus diversas concepciones : fruto de la comunicación entre los hombres y del progreso de las Luces; simbólicamente potente ante las instituciones y autoridades establecidas; universal, con influencia sobre todos los hombres y naciones; instrumento de unidad y consenso, que eliminaba las divisiones y parcialidades; basada en la razón y con la reflexión de los hombres ilustrados como fuente.

20 Aurora Fluminense, núm. 322, 7 de abril de 1830.

21 Cf. Sodré, História da Imprensa no Brasil.

22 Atalaia da Liberdade, núm. 3, 22 de febrero de 1826.

23 Revue Française, núm. 1, 2° volumen, 1° de enero de 1840.

24 Georges Duby, Les trois ordres ou l’imaginaire du féodalisme, Paris, 1978.

25 José Antonio Pimenta Bueno, Direito Publico Brasileiro e Analise da Constituçao do Imperio, reimp., Brasilia, 1978.

26 Annaes Fluminenses de Ciencias, Artes y Literatura, núm. 1, enero de 1822.

27 Compilador Constitucional Politico e Litterario Brasiliense, núm. 1, 5 de julio de 1822.

28 Jornal Scientifico, Economico e Litterario, núm. 1, mayo de 1826.

29 Jornal Scientifico, Economico e Litterario, núm. 3, julio de 1827.

30 O Beija-Flor, núm. 8, s. i., 1840.

31 Compilador Constitucional Politico e Luterano Brasiliense, núm. 3, 19 de enero de 1822.

32 O Bem da Ordem, núm. 3, s. f., 1821.

33 O Constitucional, núm. 3, s. d., 1822.

34 Astréa, núm. 519, 9 de enero de 1830.

35 Pierre Rosanvallon, Le moment Guizot, París, 1986.

Table des illustrations

Titre Gráfica 1. Periódicos en Rio de Janeiro (1820-1840). Número de títulos por año
Légende Fuente : Catálogo de periódicos y revistas de Rio de Janeiro (1808-1889) existentes en la Biblioteca Nacional ; Anais da Biblioteca Nacional do Rio de Janeiro, vol. 85, 1981.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1475/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 208k
Titre Gráfica 2. Lista de los suscriptores del periódico “Gazeta do Brasil”
Légende Fuente : Gazeta do Brasil, núm. 26, 25 de agosto de 1827.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1475/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 234k

Auteur

Universidad del Estado de Rio de Janeiro

es

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2008

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540