Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Los espacios públicos en Iberoamérica

 | 
François-Xavier Guerra

Introducción

François-Xavier Guerra et Annick Lemperiere

Texte intégral

1Hasta hace algunos años la problemática del “espacio público” era una tierra ignota en la historiografía iberoamericana. No sólo en sí misma, sino porque muchos de los fenómenos que este término engloba —la opinión pública moderna, las elecciones, la representación— lo eran también. Las causas de este olvido eran múltiples y respondían, como muy frecuentemente ocurre en la historia, al air du temps, al ambiente de una época, combinación impalpable de premisas, metodologías y de los problemas que se consideran prioritarios en un momento dado. Los historiadores posteriores a la segunda Guerra Mundial abandonaron masivamente la historia política e institucional ligada a la edificación de la nación, para centrarse en los problemas sociales y económicos. Así, los enfoques socioeconómicos de la “nueva historia” casaban bien con la preocupación por el desarrollo económico y la transformación social.

2En este entorno, las cuestiones de carácter esencialmente cultural y político que ahora nos ocupan quedaban fuera de las perspectivas de investigación. O se ignoraba su existencia o se negaba de hecho su autonomía, considerándolas meramente formales. Hubo que esperar a los setenta y ochenta para que estas premisas fuesen a su vez cuestionadas. La transformación intelectual que, en la Europa de esos años, trastocó las perspectivas de investigación coincidió, en el mundo ibérico invadido por las dictaduras, con una creciente valoración de los aspectos “formales” de los regímenes políticos modernos. Los problemas centrales del siglo xix —la construcción de la nación, la constitución, la representación política, la ciudadanía, las elecciones, las libertades individuales, la opinión pública— volvieron a ser objetos centrales de la reflexión contemporánea, y de los historiadores también.

3Los campos de investigación de esta historia política renovada se han ido multiplicando: estudios sobre los actores políticos reales —grupos y redes—, sobre las ideas, los imaginarios y valores, sobre las prácticas políticas y culturales, sobre figuras como la nación o el Estado. Los resultados de estas investigaciones, aunque considerables, distan mucho todavía de cubrir todo el campo histórico. En algunos sectores, y en algunos países, se ha avanzado mucho. Los estudios sobre la nación, las elecciones y la representación son ya numerosos; las investigaciones sobre las formas de sociabilidad son más escasas, pero algunas son de gran calidad. En lo que se refiere a la imprenta, a los periódicos, a las prácticas de lectura, estamos aún, salvo algunas excepciones, en una fase previa, casi de recopilación de datos elementales.

4A pesar de los resultados desiguales de todos estos estudios, ya pueden sacarse algunas conclusiones provisionales. En primer lugar, la imbricación continua que se ha dado a temas que habitualmente se estudiaban de manera separada. La aparición de elecciones modernas, por ejemplo, está íntimamente ligada con el nacimiento de la opinión pública y ambas, a su vez, con el surgimiento de nuevas formas de sociabilidad, de producción del escrito y de lectura y, más glo-balmente, con maneras diferentes de concebir el cuerpo social, la soberanía o la representación. En segundo lugar, la importancia que para todos estos fenómenos tiene el periodo que va de finales del siglo xviii a mediados del siglo xix. Es entonces cuando se produce la mayor de esas transformaciones —en muchos casos, verdaderas rupturas— que sintéticamente designamos con el término modernidad. Por último, la necesidad de un enfoque comparativo. En efecto, todos los estudios parciales muestran que estas transformaciones, aunque con modalidades y ritmos propios para cada país, son comunes a todo el mundo occidental y dentro de éste, en lo que a nosotros atañe, a un área cultural que, esquemáticamente, podemos llamar “latina”.

5De estas comprobaciones nació en 1995 el proyecto de este libro: como una tentativa de explorar desde diversos ángulos y en países diferentes esas transformaciones o mutaciones de la modernidad. Dada la amplitud geográfica y temporal con la que queríamos abordar el tema, este libro no podía ser más que colectivo. Los diferentes autores ya habíamos trabajado mucho sobre diferentes aspectos del tránsito a la modernidad en el mundo ibérico. Escogimos como problemática común la noción habermasiana de espacio público no porque la consideráramos enteramente convincente —después haremos algunas observaciones sobre sus límites—, sino porque proponía una hipótesis global que comprendía tanto la articulación de variables diversas como una perspectiva comparativa.

6Un hilo conductor corre por los diferentes capítulos de este libro: la atención prestada al léxico, empezando por la misma palabra público. En efecto, su uso es tan común y tan central en los análisis de la vida política y cultural en la época de transición hacia la modernidad que se olvida demasiado a menudo su polisemia y su historicidad. Público, equivalente culto de pueblo, la palabra evoca la cosa pública de los romanos, la república; pero también la publicación y la publicidad; como adjetivo sirve tanto para calificar la opinión como para hablar de los poderes públicos. Público nos remite siempre a la política: a concepciones de la comunidad como asociación natural o voluntaria, al gobierno, a la legitimidad de las autoridades. Lejos de ser sólo el calificativo neutro y cómodo de un “espacio” o de una “esfera» que se opone siempre, implícita o explícitamente, al campo de lo “privado”, a la esfera de los individuos y de las familias, de las conciencias y de las propiedades, el público es al mismo tiempo el sujeto y el objeto de la política: sea la del Antiguo Régimen (el bien común, los cargos públicos, la “felicidad pública” de los ilustrados) o la revolucionaria (el salut public de los jacobinos) o la del constitucionalismo liberal (los poderes públicos legitimados por la soberanía del pueblo).

7Esta intención de clarificación terminológica no es una mera curiosidad erudita que consistiría en saber cómo los hombres del pasado designaban algo que nosotros nombramos ahora de otra manera: el Estado, la soberanía, la sociedad, la opinión... ¿Hasta qué punto podemos utilizar estos términos de aparición reciente, cuya antigüedad no se remonta más allá del siglo xviii, para designar realidades anteriores a ellos? ¿Podemos utilizarlos, para un mundo que los desconocía, de la misma manera que decimos que los hombres del pasado respiraban —sin saberlo— una mezcla de oxígeno y nitrógeno? El problema no es puramente terminológico, sino que remite a algo mucho más fundamental: a la manera en que los hombres de una época dada tenían de concebirse a sí mismos y por lo tanto de actuar. El lenguaje no es una realidad separable de las realidades sociales, un elenco de instrumentos neutros y atemporales del que se puede disponer a voluntad, sino una parte esencial de la realidad humana y, como ella, cambiante. Los imaginarios y las representaciones colectivas a los que el lenguaje remite son parte tan esencial de la realidad como las formas de propiedad o los flujos comerciales; o mejor dicho, éstos son inseparables de aquéllos: de las maneras de concebir el hombre y la colectividad, de las nociones comunes sobre lo que es legítimo o no, de los bienes que se estiman superiores...

8La atención prestada a las palabras y a los valores propios de los actores concretos de la historia es una condición necesaria para la inteligibilidad. Hay que aprehenderlos en el contexto en el que se utilizaron, sin pasar por alto las ambigüedades que llevaba consigo el hecho de que las palabras antiguas eran las únicas disponibles, en la época revolucionaria, para describir y entender situaciones políticas y culturales radicalmente nuevas. ¿Qué quiere decir soberanía primero en la monarquía y después de la revolución? ¿Quién es el sujeto legítimo de la opinión? ¿A qué público se refieren los gobernantes de antes y después del proceso revolucionario? Tales son, a grandes rasgos, nuestras preguntas, sin que pretendamos ofrecer aquí una respuesta completa o definitiva.

EL MODELO HABERMASIANO Y SUS LÍMITES

9Habermas aparece en muchos de los capítulos como una referencia ineludible. Es inútil insistir, en efecto, sobre la vitalidad y la riqueza que su obra ha conferido, en un par de décadas, a los análisis llevados a cabo por los historiadores sobre la transición hacia las formas modernas de comunicación. Sin embargo, en nuestra perspectiva no es menos innegable que su enfoque puede ser discutido y rebasado no tanto en su descripción, todavía valiosa, de las múltiples formas de la publicidad moderna, sino en la arqueología que de ellas propone.

10El análisis de Habermas, resumido a grandes rasgos, sigue las pautas de una interpretación de la historia concebida como un desarrollo lineal y progresivo. Se subraya, por un lado, el fortalecimiento del Estado administrativo y militar y, por otro, la estructuración —partiendo primero de la esfera privada de la sociedad burguesa (familias y negocios) y luego mediante la publicidad de las informaciones, de las opiniones, de los debates de corte racional— de una esfera pública que permite a la sociedad civil afirmar su existencia política autónoma frente al poder del Estado.

  • 1 La existencia en la Inglaterra del siglo xviii de una representación política renovada por la segu (...)

11Las críticas que pueden hacerse a esta arqueología son de diferentes tipos. En primer lugar, por el mismo corte liberal y progresivo de su visión histórica, Habermas padece de una perspectiva teleológica que consiste en buscar en el pasado premoderno todo lo que pudieran ser gérmenes, fuentes y orígenes de nuestra modernidad cultural y política. Por lo tanto, y éste sería el segundo punto de nuestra crítica, su análisis se restringe esencialmente a las formas más nuevas de comunicación de las élites y deja de lado otros modos de circulación de la información y de reacción más antiguas, como el pasquín y el libelo, o más populares, como el rumor. En tercer lugar, su obra valora escasamente los elementos propiamente políticos, como, por ejemplo, las prácticas representativas.1 Cuarto problema, el concepto de “sociedad burguesa” es, la mayoría de las veces, inadecuado, incluso cuando el historiador se limita a un enfoque estrictamente sociológico de las formas de la publicidad. La inadecuación se vuelve todavía más aguda al tratarse del mundo hispanoamericano, ya que éste ignoró, por lo menos hasta finales del siglo xix, el uso de la palabra burguesía en su léxico político e ideológico. Se puede inferir de esto que las formas supuestamente “burguesas” de sociabilidad tampoco cuajan bien con la realidad iberoamericana. Y con eso aparece lo que para nosotros sería el punto más problemático: su encuesta se limita, esencialmente, a Francia, Inglaterra y Alemania; esta selección —que puede justificarse para el siglo xix— deja fuera del análisis una vasta y esencial área cultural del Antiguo Régimen: Italia y el mundo ibérico.

  • 2 Cf., por ejemplo, Bartolomé Clavero, Antidora. Antropología católica de la economía política, Madr (...)
  • 3 “Compréhension et ethnocentrisme”, en La liberté des modernes, PUF, Paris, 1997.

12Más allá de estas críticas, las ciencias sociales (a las cuales pertenece la historia cuando reivindica el modelo haber-masiano) se encuentran, a finales de nuestro siglo, sumergidas en una reflexión dubitativa y desencantada sobre la validez de sus instrumentos conceptuales: se cuestiona en efecto su adecuación para entender sociedades y periodos que los ignoraban por completo, o que conferían a palabras idénticas significados muy distintos.2 Este problema, omnipresente en la reflexión sobre el estudio de las sociedades no europeas, es también inevitable y central en el análisis del Antiguo Régimen europeo. Y al igual que para aquéllas, la única manera de solucionar la heterogeneidad del lenguaje es sin duda explicitar las diferencias, lo que Charles Taylor ha llamado la “clarificación de los contrastes”.3

13Por eso hemos preferido, frente al monismo de la “esfera pública”, la pluralidad de los “espacios públicos”. La esfera pública se entiende como un espacio abstracto e inmaterial, aun cuando una historia cultural de nuevo cuño, cuyos ecos encontraremos en varios de los capítulos, ha abordado ya sus aspectos más palpables: los impresos, su difusión y su recepción, las prácticas de lectura, etc. La mayor parte de los espacios públicos que encontramos aquí son muy concretos: la calle y la plaza, el Congreso y el palacio, el café y la imprenta. Y sobre todo la ciudad, lugar por excelencia de la política. El público es aquí, ante todo, el pueblo concreto con toda su diversidad. Los encuentros y las modalidades más intelectuales y etéreas de la comunicación y del intercambio de opiniones se producen en el espacio compartido de las relaciones personales, del vecindario, del parentesco y de la pertenencia a las mismas instituciones. El abstracto espacio público moderno es todavía uno más de los espacios —muy reducido en muchos casos— en los que se congregan, comunican y actúan los hombres.

14Para intentar poner de manifiesto la naturaleza de estos espacios y los cambios que experimentan “el público” y “lo público”, hemos centrado nuestra investigación en un lapso relativamente amplio: desde la “república” del Antiguo Régimen —Ilustración incluida— hasta la instauración de los poderes públicos del siglo xix. En la primera parte hemos querido examinar el Antiguo Régimen en sí mismo y no como un mero preludio a la modernidad; es decir, estudiarlo como un todo coherente del que forman parte inseparable sus características políticas, jurídicas, culturales y religiosas.

15La segunda parte está dedicada a la época revolucionaria y abarca, lógicamente, el mayor número de capítulos. En efecto, contrariamente a lo que ocurrió en muchos países europeos (incluida España), donde la Ilustración había aportado ya cambios profundos al lenguaje y a los imaginarios, en América las transformaciones más radicales se producen al ritmo mismo de la revolución: es en ese momento que los valores y los conceptos antiguos dejan de ser claros y objeto de un consenso general.

16Una tercera parte, en fin, muestra, en una serie de casos, cómo se intenta reconstruir con nuevos valores el consenso perdido, y cuáles son los medios que se emplearon para socializarlos en una sociedad que dista mucho del nuevo modelo de una ciudadanía fundada en la igualdad de los socios que la componen.

REPENSAR EL ANTIGUO RÉGIMEN

17Para entender la modernidad es necesario partir del Antiguo Régimen. Esta afirmación no es una perogrullada que expresaría sólo que para entender una época hay que conocer la precedente. La expresión misma, Antiguo Régimen, designa algo que era claro para los hombres del periodo révolucionario: una heterogeneidad entre dos épocas de la historia humana. Para ellos —y esta misma conciencia es una de las principales novedades de la época— el tiempo que están viviendo es un periodo de ruptura, de novedad, de invención que deja atrás imaginarios, valores y prácticas de una época pretérita de la humanidad. Como lo recuerda Schaub, el Antiguo Régimen no es, ante todo, el precursor de la modernidad, sino el mundo contra el cual ésta se alza y se construye, aunque evidentemente de él surgen los elementos que la harán posible. Entendido así, el Antiguo Régimen es un largo periodo histórico que hunde sus raíces en la Edad Media y la feudalidad y se prolonga en muchos campos y en muchos ambientes hasta la Ilustración.

18Este Antiguo Régimen es un mundo peculiar, que en gran medida nos es profundamente ajeno. Entre sus características más destacadas se pueden señalar aquí algunas. Es un mundo en el que faltan distinciones esenciales en nuestra manera de pensar y de expresarnos, como la que opone Estado y sociedad civil; el término Estado brilla por su ausencia y, en cambio, la preocupación por el “gobierno” es central y omnipresente. Pero el “gobierno” no es monopolio de las autoridades regias, sino que está ampliamente distribuido y compartido entre los diferentes cuerpos que componen la “república” (véase infra el cap. de Lempérière). La ausencia del Estado y la extrema descentralización de las funciones de gobierno tienen varias consecuencias. Por un lado, las ceremonias públicas del mundo hispánico ya no pueden considerarse como el espectáculo de un poder que se “representa” ante un pueblo espectador pasivo, sino como la escenificación jerárquica de todas las autoridades y cuerpos que lo componen, incluidos evidentemente el rey y sus representantes. Por otro lado, la vida política del Antiguo Régimen se desarrolla en lugares —la Corte, la ciudad— y según modalidades muy concretas —parcialidades y bandos, competencia entre los cuerpos y entre las redes de patronazgo, etc.— (véase infra el cap. de Guerra). El público, el pueblo, tiene un carácter no sólo muy concreto —la población de un reino, de una provincia, de una ciudad, de un poblado—, sino también corporativo —un conjunto de estamentos y corporaciones—. La permanencia hasta nuestros días de la polisemia de la palabra pueblo en español —a la vez abstracta y concreta— es uno de los signos más evidentes de la especificidad de los países hispánicos.

19También la distinción, tan arraigada en las concepciones de la sociedad moderna, entre lo público y lo privado carece de validez para el Antiguo Régimen cuando se analizan las grandes categorías del derecho común (véase infra el cap. de Schaub), o la propiedad y el concepto de vida doméstica (véase infra el cap. de Lempérière) o la preeminencia del grupo de pertenencia frente al individuo (véase infra el cap. de Guerra). De esta falta de distinción entre público y privado se desprende una moral pública completamente empapada de valores religiosos que no deja lugar a conductas contrarias, aunque aparezcan sólo en el ámbito doméstico, como lo enseña Leal cuando habla de los “escándalos” en la sociedad aristocrática de Caracas.

20Incluso en el caso de las prácticas de lectura estudiadas por Silva, ya en plena época de las Luces, vemos que las lecturas individuales en el sosiego de un retiro campestre están involucradas en una red de sociabilidades muy concretas y, por lo demás, tradicionales, que no son específicamente “privadas”: la vecindad, el parentesco, los cargos públicos determinan la elección de los interlocutores. En este caso, como consta en la correspondencia entre los lectores, el intercambio de ideas no se puede separar del intercambio de señales de amistad y de mutua confianza.

21Otra de las características del mundo antiguo es la primacía de una cultura a la vez jurídica y católica. La cultura jurídica es un rasgo esencial de este universo, que incluye no sólo la formación de los letrados sino también un fondo común y compartido por el público en su conjunto: cualquier corporación, incluidas, como bien sabemos, las comunidades indígenas, puede aprovecharse de las leyes mediante abogados y apoderados letrados para representar sus demandas y proteger sus derechos. Se trata de conocimientos accesibles a todos los que pertenecen a grupos instituidos por las leyes o por la costumbre.

22La difusión de la gran idea del siglo xviii europeo, la de las “Luces” asociadas a nuevas formas de comunicación (los impresos, los periódicos) y de sociabilidad (sociedades de lectura, academias, etc.), aparece muy tardíamente en Iberoamérica, como lo muestran aquí los ejemplos de Nueva Granada, Venezuela y Chile. Por lo tanto, las nuevas pautas culturales no bastaron para modificar profundamente las características del espacio público del Antiguo Régimen. La noción misma de absolutismo debe ser reexaminada analizando no sólo la distancia que media entre las prácticas políticas y el discurso de los gobernantes, sino incluso releyendo el discurso absolutista sin atribuir a sus autores propósitos y significaciones anacrónicas. Por lo tanto, es una cultura pública muy antigua la que afronta los procesos revolucionarios desde 1808. Inversamente, la revolución propicia de manera decisiva el auge de las formas modernas de sociabilidad y de formación de la opinión. Sin embargo, muchas de las ambigüedades que podemos percibir en el uso que hacen las élites, durante el periodo revolucionario, de conceptos como la “libertad de imprenta”, el “pueblo”, la “opinión pública”, o bien en la organización de ceremonias cívicas, proceden del arraigo todavía vigoroso de los antiguos modos de concebir los variados vínculos entre los miembros de la comunidad política.

LA ÉPOCA REVOLUCIONARIA: LAS AMBIGÜEDADES DE LA MOVILIZACIÓN DEL PÚBLICO

23Es durante la época de la revolución y de la independencia cuando aparece el espacio público moderno, sin que haya sido precedido —sobre todo en América— por la constitución de una “esfera pública literaria”. El origen exógeno de la crisis de la monarquía hispánica explica esta anomalía. La necesidad de suplir al rey ausente hace de la soberanía el problema candente de ese momento y provoca un intenso debate político que va a llevar a la aparición de la opinión pública. La soberanía conoce una metamorfosis que la convierte en un arma mucho más radical de lo que fue jamás la soberanía real: lleva consigo, en efecto, el nacimiento de “poderes públicos”, fuente de toda autoridad y de todo derecho, y germen del Estado (véase infra el cap. de Guerra). Paralelamente aparece una constelación de términos abstractos muy diferentes del muy concreto público del Antiguo Régimen.

24Lógicamente, la adopción del nuevo lenguaje no se impone de golpe. Hocquellet muestra la obligación en que se ve la Junta Central española de conservar el ceremonial de la realeza para convencer a los vasallos de la legitimidad de su poder. Las múltiples “imperfecciones” de la Junta provienen de su constante oscilación entre la legitimidad de la autoridad real y la que nace de la insurrección popular, que desemboca en la idea de soberanía del pueblo. La prensa propiciada por la Junta padece de las mismas ambigüedades, porque no puede escoger entre las cómodas restricciones de la regalía de publicación y la libertad que debe tener ahora el pueblo (de hecho, las élites) de opinar sobre las decisiones políticas.

25La misma heterogeneidad aparece en el campo de las sociabilidades. Caracas, estudiada por Leal, es el escenario de una renovación sólo aparente de la vida corporativa tradicional, pues las asociaciones creadas a finales del siglo xviii siguen apegadas al respeto riguroso de las jerarquías en su orden interno. Después de empezar la revolución, los clubes políticos, aunque fundados en los principios de la igualdad y de la discusión, no prescinden de la herencia de la escenificación alegórica en las calles. Sin embargo, su radicalidad es lo bastante obvia como para que las élites moderadas los consideren cuerpos indeseables, contrarios al orden público: sus normas de comportamiento, interno y externo, ya no se conforman a las reglas de la civilidad corporativa y caen en la categoría del escándalo. Se les aplica sistemáticamente la etiqueta de jacobinismo, en la medida en que pretenden ser el pueblo sin pasar por la mediación representativa.

26La naturaleza misma de la representación, la cual se ha vuelto ineludible después de la desaparición del monarca, no logra ser el objeto de una definición ni de prácticas claramente asumidas. El primer Congreso de Venezuela estudiado por Hébrard demuestra la voluntad de canalizar y reglamentar constantemente, según las antiguas formalidades de las autoridades corporativas, la exposición pública de las opiniones. Por lo demás, el Congreso se concibe a sí mismo como un cuerpo y una autoridad colegial y oscila entre considerarse el representante de una nación —incierta— o ei representante de los muy concretos pueblos. Factor de confusión adicional, los representantes del pueblo se ven obligados, como consecuencia lógica de la condena del “despotismo”, a tomar en cuenta a la opinión pública. Pero esto desemboca en una serie de disyuntivas entre la opinión legítima de los “sabios” y la vulgar de la plebe ignorante y versátil, o entre la ciudad capital, supuestamente ilustrada, y los pueblos incultos. Desde el principio se imponen, por lo tanto, límites bastante estrechos a la libertad de expresión, derecho político que al fin y al cabo queda determinado por el ideal del unanimismo de viejo o nuevo cuño.

27El nuevo lenguaje de la opinión es un arma más en el enfrentamiento de las facciones que dividen a la ciudad: tal es la lección del “escándalo de la risa” presentado por Verdo. En el ambiente político inestable del Río de la Plata, las opiniones no valen tanto por su propio contenido como por la pertenencia de los contrincantes a tal o tal bando político. El caso sugiere también que las élites no tienen derecho a la expresión indecorosa de sus opiniones, porque deben al público una representación ejemplar de los valores colectivos.

28En cuanto a la formación misma de la opinión pública, Chassin nos presenta sus aspectos más concretos al revelar los métodos de la publicidad ilícita en el ambiente político particularmente hostil del Perú realista: redacción y reproducción manuscrita, distribución clandestina mediante una red de amigos fiables... Podemos pensar que estos procedimientos empleados para despertar la opinión peruana no son nuevos, sino que se valen de las artimañas bien conocidas de los autores de pasquines. Pero surgen también elementos novedosos, en particular el personaje del “publicista”, supuesto portavoz de una opinión que él mismo se empeña en crear y movilizar mediante el recurso de géneros literarios híbridos, en los cuales los argumentos racionales de la filosofía política coexisten con la sátira, la burla y la caricatura, arbitrios propios de los pasquines y libelos. Otro rumbo de la prensa del siglo xix anunciado por los periódicos de Aldana y sus comparsas es la publicidad dada a unos negocios de índole personal que hasta la fecha se tramitaban mediante el recurso al favor y a las mercedes del rey, y que ahora trataban de apelar a la opinión para conseguir sus fines.

29Del conjunto de estos capítulos se desprende una serie de características propias del espacio público moderno naciente. En primer lugar, la concepción de la opinión: incluso liberada del “despotismo”, no se libra de la búsqueda de la unanimidad y, por parte de los gobernantes, del miedo constante a la expresión de ideas contrarias. Esto tiene que ver, en segundo lugar, con el ideal todavía vivaz de la “tranquilidad pública”, ideal en parte contradictorio con la necesaria movilización del pueblo para activar la dinámica revolucionaria y legitimar a las autoridades mediante la expresión de la voluntad general. En fin, lejos de unificar al público en torno de los nuevos valores, el surgimiento de la opinión y de las sociabilidades modernas reconstituye una nueva jerarquía. Ésta no descansa ya en el nacimiento o la pertenencia a cuerpos o estamentos privilegiados sino en el capital cultural. El acceso a los impresos, a la lectura individual, a la opinión de los “sabios” y a la información política produce una profunda división entre el público, del cual se excluye, de ahora en adelante, a la mayoría considerada como “ignorante”. Estas distinciones de corte “capacitaire” no son menos conscientes y reivindicadas por las élites que las existentes en la cultura de los privilegios, fueros y rangos del Antiguo Régimen. El liberalismo iberoamericano, cuyos primeros brotes apenas se distinguen del espíritu dieciochesco, es, en este sentido, elitista, pero paradójicamente promueve al mismo tiempo el concepto del ciudadano-elector y lo pone en práctica mediante un sufragio en muchos casos muy amplio.

RE-FORMAR AL PÚBLICO POR LA PRENSA, LA ESCUELA Y LAS CEREMONIAS

30De ese momento en adelante, se va a llamar “ignorancia” a la fidelidad del pueblo, a sus modalidades tradicionales, orales, de comunicación por una parte y, por otra, a lo que se califica, despreciativamente, como sus “costumbres”: unas costumbres heredadas de la cultura pública del Antiguo Régimen, que en realidad remiten a los derechos y a los ceremoniales propios de la organización corporativa, y que el concepto moderno y abstracto de ley —expresión de la voluntad general— no puede reconocer como legítimos. Por eso las élites gobernantes del periodo posrevolucionario se empeñan tanto en reformas y transformaciones que a fin de cuentas se proponen, sobre todo, reformar al pueblo mismo para conformarlo al marco jurídico y político nacido de la revolución.

31De estas costumbres y de su permanencia más allá del episodio revolucionario, Desramé nos ofrece una pintura muy viva. Propone una rehabilitación del rumor, que, en una sociedad casi por completo privada, hasta 1808, de los recursos de la noticia impresa, constituye la manera más acorde con el tipo de vida que se desarrolla en los espacios públicos de la calle y de la plaza de dar a conocer el acaecer político. Se trata de prácticas colectivas y públicas tan difundidas que la lectura personal y silenciosa aparece como el lujo de unos cuantos. Pero la oposición explícita entre la opinión fundada en la razón, fomentada por los impresos y la lectura, y la comunicación comunitaria obliga a las élites republicanas chilenas a recurrir a los métodos de esta última para emprender la educación del pueblo en los valores de la ciudadanía. Mientras tanto se va conformando una “privacidad” en el verdadero sentido de la palabra, frágil aún, pero que puede surgir gracias al reconocimiento jurídico de los derechos individuales. Así lo argumentan con toda claridad los autores de una correspondencia de contenido político, de la cual suponen que, al no buscar la publicidad, no infiere consecuencias negativas para el orden público. Contrariamente a lo que sucedía en el Antiguo Régimen, la opinión privada puede llegar a deslindarse por completo del espíritu público.

32El caso de la transición brasileña hacia la modernidad política, aparentemente peculiar por su apego al principio dinástico, sigue, sin embargo, las pautas observadas en los demás países. El vínculo establecido por Morel, cuantitativa y cualitativamente, entre el auge de las publicaciones impresas y el derrumbe del “absolutismo” sugiere que con esta palabra se designa simplemente la legitimidad monárquica, que se opone a las nuevas fuentes de legitimidad política, entre ellas la opinión pública. Ésta se vuelve un actor político de primer plano no sin quedar restringida, una vez más, al ámbito estrecho de los “sabios” y de las élites. La hábil asimilación que propone Morel entre ciudadano activo y lector activo ejemplifica los temores de la élite frente a la posibilidad de compartir con la “plebe ignorante” los beneficios de la libertad política y de imprenta. Incluso en las concepciones más democráticas que definen a la opinión pública como la de la mayoría, los publicistas brasileños convierten a la prensa en un medio educativo, cuyo fin no es otro que conservar y promover las normas del orden social establecido.

33Sin duda el mayor reto para los gobernantes que actúan en las décadas que siguen a la revolución política es encontrar la manera de acabar con las movilizaciones populares “jacobinas” y, al mismo tiempo, construir un pueblo homogéneo, apto para asumir las responsabilidades políticas que le corresponden como titular legítimo de la soberanía. Se hace necesario inventar una pedagogía inédita, pues las costumbres y la cultura jurídico-religiosa que se trasmitían mediante las agrupaciones corporativas se vuelven indeseables en una sociedad de individuos autónomos.

34Los medios son muy diversos y movilizan todos los recursos de la comunicación. Lomné nos muestra cómo se utilizan para este fin las antiguas ceremonias públicas y el contraste que existe entre la “opinión publica” de las élites y el sentir popular en Bogotá. La presencia creciente del ejército en las ceremonias públicas y la correlativa y progresiva desaparición de las corporaciones en ellas refleja —y provoca— la disolución de una visión corporativa de la ciudad, tal como se manifestaba antes físicamente por la reunión de todos sus miembros en el espacio ceremonial antiguo. Aquí también se produce una segregación física entre los espacios públicos de las élites y los del pueblo.

35Otro medio omnipresente en la creación del pueblo moderno es la educación, como lo muestran los proyectos educativos del Chile portaliano estudiado por Serrano. A la escuela primaria, la del “pueblo” en la acepción sociológica de la palabra, se reserva el papel de inculcar tanto la moral de la obediencia y del trabajo como la modificación de sus usos y modales. Podemos observar que la coacción republicana ejercida sobre los cuerpos y las inteligencias para formar al pueblo de ciudadanos no es menos pesada de lo que había sido el control de la comunidad corporativa antigua sobre sus miembros. En cuanto a la escuela secundaria, accesible sólo a las élites, a ella se reserva la educación culta y el conocimiento de sus derechos mediante el estudio de la historia patria.

36Si bien la educación chilena decimonónica conserva rasgos de la organización anterior, con la integración, durante varias décadas, de las escuelas particulares al marco jurídico de la escuela “pública”, la cuestión de la secularización hace surgir una definición más radical de lo público, puesto que menoscaba la intervención de la sociedad en la determinación de los valores colectivos. Los “poderes públicos” —que afirman su centralidad en Chile antes que en otros países, aunque el proceso es idéntico en todas partes— sustituyen al gobierno del público, por sí mismo característico del Antiguo Régimen. Es precisamente entonces cuando se puede empezar a hablar de la “sociedad civil” la cual divide su quehacer frente al Estado entre la búsqueda del bienestar privado y la expresión pública de opiniones de toda índole.

37A mediados del siglo xix, con ritmos y modalidades propios en cada país, existen ya en América Latina los principales elementos del espacio público moderno. Pero, cierta es también la persistencia tenaz de las nociones antiguas del “público” y de lo “público” y de los imaginarios y prácticas políticos que esto conlleva. En la segunda mitad del siglo, la ofensiva contra ellos adquiere una nueva intensidad, pero sin que eso suponga su desaparición total, incluso en nuestros días. Llama la atención, por ejemplo, el hecho de que, una vez desaparecidas las corporaciones heredadas del Antiguo Régimen, se constituyan asociaciones mutualistas, y más tarde sindicales, que, a pesar de su carácter novedoso, tienen pocos fines en común con las formas de sociabilidad de la modernidad ilustrada y decimonónica. Más aún, mientras que la opinión pública moderna, resultante del juicio de individuos autónomos, se supone siempre libre en relación con los gobiernos y el Estado, vuelve a ser captada y utilizada por todo tipo de vínculos, al mismo tiempo voluntarios y “comunitarios”, como lo son las adhesiones partidistas. Quizá en estas sociedades ibéricas —y probablemente en muchas otras también— haya que concebir al espacio público moderno como uno más de los múltiples espacios en que se congregan, comunican y actúan los hombres. Su articulación con otros, venidos de un pasado más lejano, está aún, en gran medida, por estudiarse.

Notes

1 La existencia en la Inglaterra del siglo xviii de una representación política renovada por la segunda revolución inglesa explica mejor la aparición de un espacio público político que los tactores más sociales alegados por él.

2 Cf., por ejemplo, Bartolomé Clavero, Antidora. Antropología católica de la economía política, Madrid, 1991, y la introducción de Jacques Le Goff a la traducción francesa (1997).

3 “Compréhension et ethnocentrisme”, en La liberté des modernes, PUF, Paris, 1997.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2008

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540