Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Des Indes occidentales à l’Amérique Latine. Volume 1

 | 
Thomas Calvo
, 
Alain Musset

Vie intellectuelle et religieuse

El estudio de la filosofía en las carreras de Los Graduados en la real Universidad de Guadalajara

Carmen Castañeda

Texte intégral

1La Real Universidad de Guadalajara, fundada en 1791 e inaugurada en 1792, atrajo a 1 051 estudiantes que se inscribieron en las facultades de teología, 321, en cánones, 428, en leyes, 218, y en medicina, 104, entre 1792 y 1821. En este periodo la Real Universidad otorgó 117 licenciaturas en esas cuatro facultades y en filosofía y dieciocho maestrías o doctorados en filosofía y 100 doctorados en las otras cuatro facultades e incorporó los grados de cuatro licenciaturas y once doctorados en teología, que correspondieron a 119 graduados, 115 con sus licenciaturas y maestrías o doctorados y cuatro únicamente con licenciatura.

2Entre los documentos que hablan de estos licenciados, maestros y doctores están las relaciones de méritos, los expedientes de grados y las oposiciones a las cátedras de la Real Universidad de Guadalajara. Con estos documentos y los textos de las constituciones o reglamentos del Colegio Seminario de Señor San José y de la Real Universidad he podido reconstruir sus carreras universitarias: sus estudios de gramática, retórica, filosofía y teología en los colegios seminarios y de facultad en las universidades españolas o mexicanas, los actos académicos que presentaron y los textos que leyeron.

  • 1 Lawrence Stone, «XII. La Universidad» en El pasado y el presente, trad. de Lorenzo Aldetre, Mexico, (...)

3Voy a referirme únicamente a los estudios de filosofía (cátedras, actos, textos) que hicieron estos 119 graduados a finales del periodo colonial. En la reconstrucción de las carreras universitarias he tenido presente la inquietud que planteó Lawrence Stone en su investigación sobre las universidades inglesas: «Qué era exactamente lo que los estudiantes estudiaban1

El estudio de la filosofía

4El licenciado y maestro en filosofía José Francisco Dávalos Ramírez describió en su relación de méritos de 1803 cómo había estudiado la filosofía en el Colegio Seminario de Señor San José:

  • 2 Archivo de la Real Universidad de Guadalajara, ARUG, legajo 352, fs. 46-48.

«Luego que comenzó a estudiar artes se le encargó por su maestro la instrucción y conducta de todos sus condiscípulos y fue asignado precidente de todas las conferencias antes de que se hicieran las oposiciones a dichas precidencias y haviendo echo la suya, entre todos fue constituido primer regente de todos los exersicios literarios, públicos y privados, lo que desempeñó con general aplauso de su maestro y condiscípulos. A los quatro meses dio de memoria e inteligencia el tomo de lógica del Padre [Antonio] Goudin, a los 9 tuvo un examen a precencia de su rector, maestro y condiscípulos, en el que defendió los 2 tomos de lógica, metafísica y casi toda la moral de dicho autor, y tuvo en el la graduación de supremo sobresaliente a todos. Luego que comenzó el 2o año dio de memoria e inteligencia la lógica, metafísica y moral de dicho autor, siendo el único que lo dio a su tiempo. En el mismo año se ocupó en pasar la metafísica de [Francisco] Jachier [Jacquier] y la lógica del Colegio de León a 2 de sus condiscípulos. Hizo 2a. oposición y haviendo tomado los puntos al pie de la cátedra mereció se le volviese a dar la precidencia primera, la que obtuvo asta el fin de su curso. En el mismo año desempeñó con gran aplauso un acto de lógica que por estatuto se da al más aprovechado. Cumplido el tiempo que piden los estatutos de esta Real Universidad [de Guadalajara] recibió el grado de bachiller en artes, en donde obtuvo el 2o. primer lugar entre 98 que se graduaron. No sesó su estudio en tiempo de vacaciones y se ocupó en pasar la física moderna a dos de sus condiscípulos y en presidir las conferencias que otros tenían en presencia de su maestro. Pasó al 3 año y estudió los cinco tomos del obispo de León, los de la Recreación Filosófica [del Padre Teodoro de Almeyda] con algunas cosas de geometría y aristhmética, varias de Nollet y Pluche [Juan Antoine Nollet y Noel Antoine Pluche], la obra de Goudin, varios tomos de [Benito Jerónimo] Feijoo, lo más de Altieri, algunas cosas del [Josep-Aignam] Sigaut de la Fond [Sigaud de Lafond] y otros autores, así modernos como peripatéticos2

  • 3 Daniel R. Loweree, El Seminario Conciliar de Guadalajara. Apéndice. Sus superiores, profesores y al (...)

5En los colegios seminarios los estudiantes pasaban al curso de artes después de terminados los estudios de las cátedras de gramática y retórica. Para poder definir los cursos, las cátedras, los actos y los textos escolares tenemos que referirnos a las constituciones o reglamentos de los colegios seminarios. Por las constituciones del Colegio Seminario de Señor San José sabemos que, durante el siglo xviii, cada año y medio se abría un curso de artes o filosofía porque había dos catedráticos de filosofía. Cada uno seguía con sus discípulos los tres cursos completos que comprendía el estudio de la filosofía «desde San Lucas [18 de septiembre] hasta el tiempo de la preparación para los exámenes3«.

  • 4 Biblioteca Pública del Estado, BPE, Colección de Manuscritos, «Addiciones a las constituciones con (...)

6La distribución del tiempo para los estudiantes filósofos en el Colegio era la siguiente: de las siete y media de la mañana hasta las ocho «preparaban su recado de escrivir». Entraban a clases a las ocho y media y salían a las nueve y media. De esta hora hasta las diez los maestros les corregían y resolvían sus dudas. A las diez volvían a entrar en las clases y salían a las diez y media. La primera hora de estudio era de once a doce. A las dos y media se preparaban para la clase que empezaba a las tres y terminaba a las cuatro. Descansaban una media hora y volvían a entrar en la clase a las cuatro y media y salían a la media hora. Tenían dos periodos de estudio en la tarde, uno de seis a siete y otro de siete y media a las ocho de la noche4.

  • 5 BPE, Fondos Especiales, Colección de Manuscritos, «Constituciones del Colegio Seminario de Señor Sa (...)
  • 6 Juan Benito Díaz de Gamarra, Máximas de Educación. Academias de Filosofía. Academias de geometría, (...)
  • 7 Ibid., p. 96 y 97.

7La distribución de estas cinco horas para los estudiantes filósofos fue la establecida por el obispo Juan Gómez de Parada en 1738 y confirmada en 1772 por el obispo fray Antonio Alcalde, quien añadió el establecimiento de una academia de filosofía en cada una de las dos cátedras. Estas academias estarían presididas por los catedráticos de filosofía y se tendría los martes y los viernes y los domingos y miércoles de las seis a las siete de la noche5. También en 1772 Juan Benito Díaz de Gamarra estableció en el Colegio de San Francisco de Sales en San Miguel el Grande unas «academias filosóficas». Ahí era profesor de filosofía y escribió que «estas funciones literarias [eran] desconocidas enteramente en nuestra América6«. Para el Padre Gamarra estas academias ayudarían a reformar la filosofía «haciendo su estudio agradable a la juventud, i útil a la religión i al estado, desterrando de nuestras aulas la maior parte de tantas qüestiones inútiles, con que se atormentaba el ingenio de los jóvenes, haciéndoles cobrar horror a las letras7«. El obispo Alcalde estableció además «una conferencia sabatina desde las quatro hasta las cinco y media». Un sábado sería de teología y otro de filosofía. Estas conferencias serían como actos públicos y los estudiantes les concedieron mucha importancia pues las describieron minuciosamente en sus relaciones de méritos.

  • 8 Loweree, op. cit., p. 18.

8En el primer año, el catedrático de filosofía explicaba a los «primianistas» la lógica y la metafísica; en el segundo año a los «secundianistas» los «elementos de la arismé-tica, geometría, álgebra y la física». El tercer curso estaba dedicado al estudio de la filosofía moral por los tercianistas. Las constituciones del Colegio Seminario Tridentino de Señor San José indicaban al maestro de filosofía que cuando en los autores faltara una materia la supliera «con la viva voz» y si fuese necesario tendría que dar a sus discípulos «noticia de los mejores autores», donde pudieran encontrar «las materias con mayor extensión». El catedrático haría «entender bien» a sus estudiantes «las palabras de la filosofía escolástica aún aquellas que no siendo propiamente latinas se han adoptado por un uniforme consentimiento para esplicar las materias de la religión y de la teología8«. Otra tarea del catedrático de filosofía en el Colegio Seminario de Señor San José consistía en enseñar a sus estudiantes «quan ageno de la verdad es el pensar que algún sistema sistema particular de los antiguos o modernos tiene a su favor la excelencia de ser preciso para la teología». En las cátedras de filosofía del Colegio Seminario de Señor San José los alumnos se ejercitaban en «la utilísima arte silogística», importante para hallar la verdad. Al mismo tiempo el catedrático les enseñaba a «evitar el furor y descomposturas en las disputas».

9Los catedráticos de filosofía, como los demás catedráticos, tomaban de memoria las lecciones y procuraban que todos arguyeran, sustentaran conferencias y presentaran actos como el de súmulas (sobre los principios elementales de lógica), el de proemiales (sobre lógica menor), el de predicables (sobre cada una de las cinco clases que se pueden predicar del sujeto) o el de universales (sobre lógica mayor). Sin excepción, todos los doctores en sus relaciones de méritos informaron que habían presentado estos actos. Desde 1738, después de los exámenes, en el Colegio se organizaba un acto de filosofía a cargo del mejor estudiante. El rector y los maestros actuaban como sinodales.

Textos de filosofía escolástica

  • 9 BPE, Fondos Especiales, Colección de manuscritos, Constituciones... Alcalde, cap. 9, f. 5.
  • 10 Mariano Peset y José Luis Peset, La Universidad Española. (Siglos xviii y xix). Despotismo Illustra (...)

10Para los dos primeros años del curso de filosofía, las constituciones del Colegio Seminario de Señor San José, dispuestas por el obispo Juan Cruz Ruiz y Cabañas en 1800, indicaban que se utilizaran los textos del maestro Antoine Goudin o del Arzobispo de Lyon (el Lugdunense). Los tercianistas o estudiantes del tercer año del curso de filosofía empleaban el texto de Luis Antonio Muratori, La filosofía moral declarada y propuesta a la juventud, o el del Arzobispo de Lyon. Ya en las reglas o constituciones del Colegio de 1772, el obispo fray Antonio Alcalde había señalado al «Maestro Goudin para philosophia» como uno de los autores que deberían leerse en el seminario9. Apenas un año después que la Universidad de Salamanca aceptó la introducción del libro de Goudin «como más completo» y «que es conciso y tiene buen latín10«. El doctor en teología José Apolinario Vizcarra, marqués de Pánuco, en su relación de méritos, dejó testimonio de haber utilizado la obra de Goudin:

  • 11 Archivo General de Indias en Sevilla, AGI, Audiencia de Guadalajara, 533. 8 fs.

«Por espacio de tres años leyó en propiedad la cátedra de filosofía y explicó a más de ochenta jóvenes la obra de fray Antonio Goudin y la física experimental. Presidió por este tiempo veinte y siete actos públicos de filosofía, defendiendo en los dos primeros los proemiales del citado autor, en los diez siguientes todo el primer tomo de la misma obra y en los quince últimos toda la del referido autor, y la física moderna11

  • 12 Archivo General de la Nación. AGN, Ramo Universidad, t. 383, exp. 30.
  • 13 Richard Herr, España y la revolución del siglo xviii, Madrid, Aguilar, 1973, p. 141.

11En 1787, el doctor Vizcarra, rector del Colegio Seminario de Señor San José, extendió un certificado del curso de filosofía que realizó el doctor José Angel de la Sierra. «Quien con aplicación... se aventajó en el aprovechamiento a sus respectivos concursantes, como lo acreditó en las funciones públicas que tubo defendiendo una vez el primer tomo de la lógica del filósofo Goudin», otra vez los cuatro tomos del mismo autor y las materias más importantes de la física moderna12. Además del doctor Vizcarra y del doctor Sierra, encontré a otros doctores que mencionaron como autor de la cátedra de filosofía a Goudin: José Simeón de Uría, Juan José Vélez de Zúñiga, José María Aldama, Pedro Támez, José María Jaramillo, Juan José Sánchez Leñero, José María del Portillo, Agustín de Iriarte, José María Hidalgo, José María Cos y Pérez, Pedro de Jesús Aguilar, José de Jesús Huerta, José Francisco Severo Maldonado, José María Mancilla y Eduardo Maruri y Berrueco. El empleo de la Philosophia Thomistica, juxta inconcussa, tutissima que Divi Thomae dogmata, del dominico francés Goudin, en las aulas universitarias españolas se generalizó después de la expulsión de los jesuitas cuando se atacó la influencia suarista. Esta obra «se limitaba virtualmente a enseñar la filosofía aristotélico-escolástica13«.

Textos de filosofía moderna

  • 14 ARUG, legajo 166.
  • 15 Juan Benito Díaz de Gamarra y Dávalos, Elementos de Filosofía Moderna, tomo I, presentación, traduc (...)

12El doctor en teología José María del Portillo y Loza, en su relación de méritos, habló de sus estudios en el Colegio Seminario de Señor San José, iniciados en 1782, y de los actos mayores que presentó «uno de lógica y otro de todo el curso, en que defendió toda la obra del R. P. Goudin y la del P. Maestro [Juan Benito Díaz de] Gamarra, [Elementa recentioris philosophia]14«. Sabemos que el doctor Gamarra empezó a escribir los Elementos de filosofía moderna antes de su viaje a Europa. A su regreso pudo terminar de escribirlos e incorporó ideas del pensamiento moderno europeo. Esta obra didáctica, publicada en México en 1774, elimina los temas de la escolástica tradicional, característica donde radica su modernidad15.

  • 16 Díaz de Gamarra, op. cit., p. 97.
  • 17 Peset y Peset, op. cit., p. 223 y 224.
  • 18 Herr, op. cit., p. 141. Jean Sarrailh, La España ¡lustrada de la segunda mitad el siglo xviii, trad (...)
  • 19 Peset y Peset, op. cit., p. 240.

13La relación de méritos del doctor Dávalos Ramírez ejemplifica las reformas universitarias españolas que fueron adoptadas por los catedráticos de filosofía en la Nueva España. Sabemos que los nuevos planes de estudios universitarios de finales del siglo xviii abandonaron la obra de Antonio Goudin en favor de un texto de filosofía más moderno, las Institutionis philosophicae ad studia theologica potissimum accomodatae de François Jacquier, matemático francés, clérigo regular y profesor de física experimental en Roma, «sugeto bien conocido en el orbe literario por sus doctísimos comentarios sobre los Principios del caballero Newton16«. La obra de Jacquier, que tuvo una gran demanda en las universidades españolas17, «empezaba aún con dos tomos de lógica y ontología de sabor escolástico, pero los tomos III y VI trataban libremente de aritmética, álgebra, geometría, física, astronomía, geografía y filosofía moral18.» Historiadores españoles han encontrado que el libro de Jacquier, que dominó «la filosofía escolar» desde la séptima década del siglo xviii, fue seleccionado «por constituir un compendio o instituciones completas y por agradar a los profesores, escolásticos y falsos renovadores, por el aire de fingida modernidad que presenta19«.

  • 20 Ibid., p. 240 y 241.
  • 21 Díaz de Gamarra, op. cit., p. 97 y 98.

14Las Instituciones filosóficas de Jacquier ofrecían ventajas respecto de otros libros escolásticos porque concedían «una importancia desacostumbrada al estudio de las ciencias experimentales», eliminaban «el fárrago inútil de silogismos», y defendían «el cultivo de los saberes modernos dentro de las escuelas católicas». Pero por otro lado, en la obra de Jacquier las «dos partes de la filosofía, la metafísica y la ética, son como siervas de la sagrada teología, en comparación de la cual ninguna ciencia hay más excelente, ninguna más divina20«. El Padre Gamarra habló del texto de Jacquier, «Curso filosófico acomodado al estudio de la sagrada teología», como una «obra que contiene suficiente explicación de los principales sistemas de los modernos filósofos, [que] da tanta luz a los jóvenes sobre todas las partes de la verdadera filosofía, conduciéndolos como por la mano al estudio de la religión y de la teología sagrada21«.

15En la mención de las obras de Teodoro de Almeyda, Benito Jerónimo Feijoo, Juan Antonio Nollet, Noel Antoine Pluche y de Josep-Aignan Sigaud de Lafond, de la relación de méritos del doctor Dávalos, encontramos otra prueba de las reformas en las universidades de España que llegaron a los colegios seminarios de la Nueva España. El empleo de los textos de estos cinco autores fue resultado de la penetración de las ideas de la Ilustración en España.

  • 22 Sarrailh, op. cit., p. 240, 376 y 378.
  • 23 Carmen Castañeda, «El impacto de la Ilustración y de la Revolución Francesa en la vida de México. F (...)

16El Padre Teodoro de Almeyda era un «catedrático de física experimental en Lisboa y luego en Bayona» que fue acogido por la ilustrada Sociedad Económica Vazcongada. Sus libros como la Recreación filosófica tuvieron un éxito extraodinario y con su libro O feliz independente do mundo e da fortuna alcanzó la celebridad22. En la biblioteca del doctor en teología Juan Antonio Montenegro se encontraban obras de este autor, los siete tomos de la Recreación filosófica o diálogo sobre la filosofía natural para instrucción de personas que no han frecuentado las aulas, impresos en Madrid en 1785, dos tomos de las Cartas físico matemáticas de Teodosio a Eugenio para inteligencia y complemento de la Recreación fillosófica, impresos en Madrid en 1787 y un tomo de Gemidos de la Madre de Dios afligida y consuelo de sus devotos..., impreso en Madrid en 179123. En la biblioteca del doctor Montenegro también aparecen libros de Luis Antonio Muratori, no únicamente el texto empleado para la cátedra de filosofía moral sino los cinco tomos de Reflexiones sobre el buen gusto en las ciencias y en las artes, impresos en Madrid en 1782, y un tomo de Ventajas de la elocuencia popular, impreso en Madrid en 1777.

  • 24 Herr, op. cit., p. 31-35.

17El fraile benedictino y catedrático en la Universidad de Oviedo, Benito Jerónimo Feijoo, fue el mejor representante del movimiento ilustrado en España. Los catorce tomos de su Teatro crítico universal. Discursos varios en todo género de materias para desengaño de errores comunes reunen una serie de ensayos que muestran la riqueza de sus conocimientos y su espíritu crítico. Feijoo defendió valerosamente el método experimental de Francis Bacon contra la escolástica española. Precisamente, «la experimentación en las ciencias y el espíritu crítico en los asuntos intelectuales fueron las dos lecciones que con más empeño predicó24«.

  • 25 Bruno Jammes, «Le livre de science» en I. 1660-1780 – La production du livre. 5. Les textes: tradit (...)
  • 26 Herr, op. cit.. p. 35.

18Entre los escritos sobre los «descubrimientos que se hacían en el extranjero» y que despertaron el interés de los españoles en el siglo xviii estuvieron los de Juan Antonio Nollet y Noel Antoine Pluche. Eran «trabajos de divulgación, dirigidos a lectores que carecían de cultura científica». El abate Pluche escribió en 1732 Le Spectacle de la nature en donde «trató de inspirar la reverencia de Dios y de su creación difundiendo el conocimiento de los últimos descubrimientos científicos». El Espectáculo de la Naturaleza, o conversaciones acerca de las particularidades de la historia natural, que han parecido más a propósito para excitar la curiosidad útil, y formarles la razón a los jóvenes lectores, se leyó mucho en Francia y llegó a ser una de las obras con mayor difusión en el siglo xviii. Los ocho volúmenes conocieron una veintena de ediciones y de reimpresiones entre 1732 y 1770. Los cuatro primeros volúmenes se refieren a las ciencias en el sentido estricto de la palabra (historia natural, geografía, astronomía). El Espectáculo de la Naturaleza fue escrito en forma de diálogo entre una pareja de aristócratas, un clérigo y un joven caballero, quien deseaba perfeccionar su educación en el ambiente campestre en el que se encontraban. Los autores querían con la forma de diálogo interesar a lectores renuentes en aceptar la sequedad de una exposición científica25. En España El Espectáculo de la Naturaleza «se imprimió dos veces antes de 1785 a pesar de constar de dieciséis tomos26«.

  • 27 Fue «muy grande la fama... que gozaba ese habilisimo experimentador que fue el abate Nollet». Sarra (...)
  • 28 Charles Minguet, Alejandro de Humboldt, historiador y geógrafo de la américa española (1799-1804), (...)
  • 29 Herr, op. cit., p. 36
  • 30 Casimiro Gómez Ortega publicó en 1792 «una edición de la Filosofía botánica de Linneo, acompañada d (...)

19Después del abate Pluche, el abate Nollet, quien atraía a muchas personas a sus cursos en París, escribió sus Leçons de physique expérimentale que tuvieron ocho ediciones entre 1743 y 1775. En España, esta obra alcanzó gran éxito pues había interés por libros escolares más serios. Se editaron en forma de diálogo las doce primeras lecciones del curso de física experimental27. Alexandre de Laborde llegó a proponer estudiar la física del abate Nollet en lugar de la de Aristóteles. Sigaud de Lafond, como el abate Nollet, también enseñaba en París. Escribió el libro Elementos de física téorica y experimental que fue traducido por Tadeo Lope y publicado en Madrid en siete volúmenes entre 1787 y 1792. Tradujo a Peter van Musschenbroek, el «admirador holandés de Newton», cuya física fue recomendada por los catedráticos de filosofía de las universidades de Alcalá de Henares, de Valencia y de Zaragoza. El abate Pluche y Sigaud de Lafond también despertaron el interés de los americanos. Además de los testimonios de las relaciones de méritos de los doctores, Humboldt senaló que los libros de estos autores se encontraban entre «las obras extranjeras más conocidas y admiradas en la América española, desde Caracas y Chile hasta Guatemala y el norte de México28«. Además de estos autores, en España se pudieron leer obras más sustanciosas, la del conde de Buffon y la de Karl Linneo. Buffon escribió Histoire Naturelle, «obra en que exponía los resultados de una investigación extensa, en un estilo literario de elegancia poco común29«. Linneo era conocido por su clasificación de las plantas30. El doctor en medicina Pedro Támez mencionó a Linneo en su relación de méritos:

  • 31 ARUG, legajo 361.

«En el año de [17]93 asistió con aplicación y aprovechamiento a las lecturas de botánica celebradas en el Jardín destinado interinamente para el Botánico de aquella capital repitiendo en él con mucha frequencia las lecciones que se le pedían así del curso elemental como de la Filosofía Botanica de Lineo, descubriendo igualmente y determinando los géneros y especies de plantas que se le precentaban y en virtud de su instrucción fue nombrado para sustentar un acto de botánica en la Real y Ponti[fi]cia Universidad el que desempeñó con entero lucimiento y a satisfacción del numeroso concurso que lo escuchaba31

Entre la filosofía escolástica y la moderna

  • 32 Real Cédula de S.M. y Señores del Real y Supremo Consejo de las Indias, por la qual se aprueban y m (...)

20En Guadalajara, los estudios de filosofía del Colegio Seminario de Señor San José se complementaron, a partir de 1792, con los que ofreció la Real Universidad de Guadalajara, inaugurada en ese año, y el Colegio de San Juan Bautista, que había estado cerrado desde la expulsión de los jesuitas en 1767. En la Real Universidad de Guadalajara había dos cátedras de filosofía que empezaban «el día de San Lucas» y terminaban el siete de septiembre. En una cátedra se explicaba la lógica y la metafísica y en la otra la física y la ética o sea la filosofía en sus aspectos natural y moral. Los catedráticos, con base en los textos del obispo de Lyon y de Francisco Jacquier, leían y explicaban estas materias de filosofía «una hora por la mañana y otra por la tarde». Los estudiantes deberían asistir a «las dos lecturas de su respectiva cátedra para ganar los cursos en ella32«.

  • 33 Ibid., fs.21 y 21 v.
  • 34 ARUG, legajo 352.
  • 35 Real cédula fs. 30v y 31.

21En los ejercicios de oposición a las cátedras de filosofía, las constituciones indicaban que se dieran puntos «para la de lógica y metafísica tres en los libros de aquella y tres en los libros de ésta de Aristóteles33; y para la de física y ética tres en la del libro asignado para su lectura [el texto del obispo de Lyon o el de Francisco Jacquier], y tres en los éticos políticos y económicos de Aristóteles». Por ejemplo, el doctor, Roque Torrescano, que fue colegial porcionista del Colegio de San Juan Bautista, «hizo oposición a la cátedra de filosofía... leyendo una hora con puntos de veinte y quatro sobre el lugar de Aristóteles que le cupo en suerte y en otra media respondiendo a los argumentos de sus coopositores34«. Para obtener el grado de bachiller en artes, los estudiantes probarían «haber estudiado dos cursos de filosofía» y para graduarse de licenciado en artes, presentarían «certificaciones de los cursos necesarios y pasantía» de cuatro años, desde el día que obtuvieron el grado de bachiller. El que aspiraba al grado de licenciado en artes se presentaba en un examen en el que daba dos lecciones. Para la primera se escogía un punto de «los ocho libros de Física de Aristóteles, otro en los de generationes et corruptione, y otro en los de ánima». Para la segunda lección de filosofía se escogía un punto «en los predicables de Porfirio, otro en los Predicamentos, y otro en los libros posteriores35«.

  • 36 Richard L. Kagan, Universidad y sociedad en la España moderna, trad. de Luis Toharia, prol. de José (...)
  • 37 Archivo del Arzobispado de Guadalajara, AAG, Relación de méritos de 1815.

22En las universidades españolas, Aristóteles constituyó el núcleo del plan de estudios de artes «desde la Edad Media hasta el siglo xviii y un cierto número de cátedras física, metafísica, lógica, etc.) se concentraba en los diferentes aspectos de su filosofía». En el siglo xvii se añadió al plan de estudios de artes la materia de filosofía moral, «destinada a contradecir a los jesuitas, pioneros en el tema». El programa de estudios de artes se modificó en las universidades españolas hasta la década de 1790, cuando las universidades siguieron los mandatos de los reformistas ilustrados. Se incluyeron temas de mayor contenido científico tales como álgebra, física experimental, historia natural, etc.36 En la Real Universidad de Guadalajara se recogió la tradición en el estudio de la filosofía y se incorporaron las recomendaciones de los ilustrados. En el Colegio de San Juan Bautista en Guadalajara se adoptaron las mismas prácticas académicas que tenían el Colegio Seminario de Señor San José y la Real Universidad de Guadalajara. Por ejemplo, el doctor Santos Vélez de Zúñiga, con maestría en filosofía y doctorado en leyes, describió en su relación de méritos que cuando empezó a estudiar filosofía en el Colegio de San Juan Bautista de Guadalajara, su maestro le encomendó «el cuidado y enseñanza de algunos de sus condiscípulos, obteniendo en dicha cátedra [...] la primera presidencia por oposición que hizo a ella [...] Sustentó en el primer año un acto de estatuto en que prometió exponer la lógica del Arzobispo de León y la metafísica del abate Para [de Phanjas] y defender algunas conclusiones selectas de uno y otro autor37«.

  • 38 ARUG, legajo 172.
  • 39 Localizados en la John Carter Brown Library.
  • 40 AGI, Audiencia de Guadalajara 538.

23El doctor en medicina José María Jaramillo del Río, como el doctor Vélez de Zúñiga, mencionó en su relación de méritos al abate Para: «Por su juicio, aplicación y aprovechamiento fue destinado para sustentar un acto de lógica y otro de todo el curso [de artes] que defendió en esta Universidad [de Guadalajara] añadiendo a lo acostumbrado antes las más célebres conclusiones de física experimental del abate Para38«. El padre de la Compañía de Jesús, François Para du Phanjas escribió Institutiones Philosophicae, cuya primera edición apareció en París en 1782. Este libro fue traducido al español por Lucas Gómez Negro y publicado como Elementos de filosofía en cuatro volúmenes en Valladolid en 1796 y 1797. En México, para el uso de los estudiantes de los colegios de San Pedro y San Pablo y de San Ildefonso las Institutiones fueron publicadas en dos tomos por Juan Bautista Arizpe en 180939. La física experimental de este autor también fue mencionada por el maestro en filosofía y doctor en teología José Cesáreo de la Rosa y por los doctores en teología José María Hidalgo y José de Jesús Huerta40.

  • 41 ARUG, legajo 351.
  • 42 ARUG, legajo 351.

24El doctor Francisco Severo Maldonado y Ocampo ejemplifica las relaciones que se dieron en las tres instituciones educativas de Guadalajara en donde se estudiaba filosofía. En el Colegio Seminario de Señor San José «tuvo tres actos públicos de filosofía: en el primero defendió la lógica menor del R.P Maestro Goudin; en el segundo la lógica mayor del mismo [...] en el tercero a más de todas las conclusiones del referido Goudin, defendió también muchas de la física del docto Mínimo Jaquier41«. «Cuando apenas había concluido el curso de artes [...] hizo su primera oposición a la cátedra de esta facultad en el Real Colegio de San Juan Bautista, en cuyo desempeño leyó una hora de ampolleta sobre uno de los tres puntos que le dio la suerte en Aristóteles, satisfizo los argumentos que se le propusieron y puso los sullos en su turno. Ygual oposición hizo a la misma cátedra vacante en su seminario [...] más de la lección de hora, réplicas, defensa de conclusiones y más ejercicios de estilo, sufrió un prolixo examen de preguntas sueltas de toda filosofía que le hicieron tres profesores de la misma facultad42«.

Notes

1 Lawrence Stone, «XII. La Universidad» en El pasado y el presente, trad. de Lorenzo Aldetre, Mexico, Fondo de Cultura Económica, 1986, p. 230.

2 Archivo de la Real Universidad de Guadalajara, ARUG, legajo 352, fs. 46-48.

3 Daniel R. Loweree, El Seminario Conciliar de Guadalajara. Apéndice. Sus superiores, profesores y alumnos en el siglo xix y principios del xx. Guadalajara, ed. del autor, p. 18.

4 Biblioteca Pública del Estado, BPE, Colección de Manuscritos, «Addiciones a las constituciones con que se fundó el Colegio Seminario de el Señor San Joseph de la ciudad de Guadalajara», 1738, fs. 8v-9v.

5 BPE, Fondos Especiales, Colección de Manuscritos, «Constituciones del Colegio Seminario de Señor San José de Guadalajara, ordenadas por el obispo fray Antonio Alcalde», 1771, cap. 9, fs. 4 y 4 v.

6 Juan Benito Díaz de Gamarra, Máximas de Educación. Academias de Filosofía. Academias de geometría, presentación de Carlos Herrejón. Zamora, El Colegio de Michoacán, 1983, p. 95.

7 Ibid., p. 96 y 97.

8 Loweree, op. cit., p. 18.

9 BPE, Fondos Especiales, Colección de manuscritos, Constituciones... Alcalde, cap. 9, f. 5.

10 Mariano Peset y José Luis Peset, La Universidad Española. (Siglos xviii y xix). Despotismo Illustrado y revolución liberal. Madrid, Taurus Ediciones, 1974, p. 212 y 224.

11 Archivo General de Indias en Sevilla, AGI, Audiencia de Guadalajara, 533. 8 fs.

12 Archivo General de la Nación. AGN, Ramo Universidad, t. 383, exp. 30.

13 Richard Herr, España y la revolución del siglo xviii, Madrid, Aguilar, 1973, p. 141.

14 ARUG, legajo 166.

15 Juan Benito Díaz de Gamarra y Dávalos, Elementos de Filosofía Moderna, tomo I, presentación, traducción y notas de Bernabé Navarro, México, UNAM, 1984, p. vii y viii.

16 Díaz de Gamarra, op. cit., p. 97.

17 Peset y Peset, op. cit., p. 223 y 224.

18 Herr, op. cit., p. 141. Jean Sarrailh, La España ¡lustrada de la segunda mitad el siglo xviii, trad. de Antonio Alatorre, México, Fondo de Cultura Económica, 1957, p. 163.

19 Peset y Peset, op. cit., p. 240.

20 Ibid., p. 240 y 241.

21 Díaz de Gamarra, op. cit., p. 97 y 98.

22 Sarrailh, op. cit., p. 240, 376 y 378.

23 Carmen Castañeda, «El impacto de la Ilustración y de la Revolución Francesa en la vida de México. Finales del siglo xviii. 1793 en Guadalajara» en Caravelle, 54, p. 75.

24 Herr, op. cit., p. 31-35.

25 Bruno Jammes, «Le livre de science» en I. 1660-1780 – La production du livre. 5. Les textes: tradition et novation, Histoire de l'édition francaise, t. II. Le livre triomphant, 1660-1830. Paris, Promodis, 1984, p. 211.

26 Herr, op. cit.. p. 35.

27 Fue «muy grande la fama... que gozaba ese habilisimo experimentador que fue el abate Nollet». Sarrailh, op. cit., p. 459.

28 Charles Minguet, Alejandro de Humboldt, historiador y geógrafo de la américa española (1799-1804), tomo I, México, UNAM, Coordinación de Humanidades, 1985, p. 305.

29 Herr, op. cit., p. 36

30 Casimiro Gómez Ortega publicó en 1792 «una edición de la Filosofía botánica de Linneo, acompañada de notas, este homenaje al gran sabio... señala la victoria de su sistema en España», Sarrailh, op. cit., p. 447.

31 ARUG, legajo 361.

32 Real Cédula de S.M. y Señores del Real y Supremo Consejo de las Indias, por la qual se aprueban y mandan observar las Constituciones formadas para la dirección y gobierno de la Real Universidad literaria de Guadalaxara, capital de la Nueva Galicia, s. 1. Imp. de D. Leonardo Númez de Vargas, 1816, fs. 14 y 14v.

33 Ibid., fs.21 y 21 v.

34 ARUG, legajo 352.

35 Real cédula fs. 30v y 31.

36 Richard L. Kagan, Universidad y sociedad en la España moderna, trad. de Luis Toharia, prol. de José Antonio Maravall, Madrid, ed. Tecnos, 1981, p. 206.

37 Archivo del Arzobispado de Guadalajara, AAG, Relación de méritos de 1815.

38 ARUG, legajo 172.

39 Localizados en la John Carter Brown Library.

40 AGI, Audiencia de Guadalajara 538.

41 ARUG, legajo 351.

42 ARUG, legajo 351.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2009

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540