Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Des Indes occidentales à l’Amérique Latine. Volume 1

 | 
Thomas Calvo
, 
Alain Musset

Chroniques du quotidien

La epidemia de Tifo en Zacatecas (1892-1893) en la cultura popular

Alicia Bazarte Martínez

Texte intégral

«Viajeros de un momento a tierras extranjeras;
consuélence, porque son inmortales.»
Delille

1El siglo xix nos reporta un gran número de epidemias a lo largo de todo el territorio mexicano. La Ciudad de Zacatecas no podía, pues, ser la excepción. Pero entre todas la que más víctimas cobró fue la de tifo que ya en forma endémica, sobrevivió hasta los años 50s. de este siglo. La enfermedad, tambien llamada tabardillo, estupor, o tifo manchado, fue reportada por los primeros cronistas y viajeros. Así el padre José Arlegui quien en su Crónica de la Provincia de Nuestro Padre San Francisco de Zacatecas, nos informa que la enfermedad que más casos registraba en la Ciudad que nos ocupa era el tabardete.

2Del mismo modo que hoy, médicos y farmacéuticos del siglo xix coincidían en que el mejor remedio para la prevención de las epidemias y enfermedades era la higiene. A ello se avocaban insistiendo en dar medidas y reglamentos que controlaran los miasmas, el hacinamiento de personas, y las defecaciones al aire libre. Y si bien en el caso de tifo, hace 100 años se desconocía que el piojo era el transmisor directo, si se tenía bien clara la idea de que se debía aislar a los enfermos. Los médicos habían observado que, en un gran número de casos, el contagio se había producido por contacto con la ropa. Se citaba como ejemplo a lavanderas que recogían las ropas de diferentes casas para lavarlas en sus domicilios.

3En la Ciudad de Zacatecas, la epidemia de 1892-1893 no sería la última, aunque si la más funesta, entre 1915 y 1917 en plena Revolución reaparecería y seguiría causando una terrible mortandad y desolación. No fue sino hasta 1954, cuando se reporta que en el Estado de Zacatecas ya no se habían registrados casos de tifo.

Antecedentes

  • 1 « De tifo hemos tenido varias epidemias, entre otras : una en tiempo de la invasión americana 1846 (...)
  • 2 Archivo Histórico del Estado de Zacatecas, Fondo Jefatura Política, Serie : Sanidad, Expediente de (...)

4El final del siglo xix, también parecio querer anunciarnos el final de una ciudad: la de Zacatecas, ya que nunca antes había sentido con tanto rigor y desconsuelo la pérdida de un gran número de sus habitantes a causa de la epidemia del tifo, que se apoderó de ella durante los años de 1892 y 1893. Si bien existía en forma endémica en la región, el claro anuncio de la desvastación que causaría se dio en 1879, fecha en la que se emitieron una serie de dictámenes por la Jefatura Política, Junta de Sanidad y profesores en Medicina con el fin de evitar el desarrollo de la fiebre que amenazaba no solamente a la capital, sino también a las principales poblaciones del Estado. Una de las medidas propuestas por la Jefatura Política fue la de establecer un hospital para febriculantes en La Bufa. Para entonces, la epidemia ya había empezado a cobrar víctimas en la Ciudad de México1. El día 13 de febrero el Dr. Luis Mora del Castillo (integrante de la Junta de Sanidad) y los señores Villaseñor y Moreno (de la Jefatura Política) se dirigieron a La Bufa a inspeccionar las instalaciones del hospicio de niños. El Dr. Mora consideró conveniente establecer un hospital para tifosos dotado de 100 o 150 camas, Villaseñor y Moreno consideraron aceptable esta medida, a condición de que no fuera la única. Además recomendaron visitar los mesones y alcaicerías así como cualquier lugar de aglomeración para que se tenga mucha limpieza2.

  • 3 Ibid.

5De todos modos, se consideró que la opinión de tres personas no bastaba para tomar tan importante decisión. Así que se convocó a la Junta de Sanidad en pleno integrada por los doctores: Felix V. Ponce, Victor Weber, Ricardo Pany, José Torres, León Avilés Guerrero, Pedro Chavez Aparicio, Luis G. González, Ernesto Below e Ismael Arbol y Bonill. Sus opiniones fueron opuestas y, si bien coincidieron en que... «por los recientes y numerosos casos de tifo se deben de dictar prontas medidas3«, no todos estaban de acuerdo en la construcción de un lazareto para tifosos en el lugar señalado. El Dr. Pany opinó que no había propiamente epidemia fundado «en que es médico de una negociación minera con 800 hombres, y no pasan de 23 o 24 los enfermos». Consideró además que el tifo era endémico desde la última revolución, ya que se había propagado debido a las prolongadas marchas de las tropas y al cambio de uno a otro clima. Consideraba que si no se había extendido era a causa de que no ha habido hambrunas. No estaba de acuerdo en el establecimiento del hospital en La Bufa. Ciertamente, no existía hambruna. Las heladas, la falta de lluvias, y por consiguiente, de cultivos y la muerte de muchos animales en 1890, serían posteriormente, una de las principales causas de la gran mortandad durante todo un año: de abril de 1892 a abril de 1893.

  • 4 Ibid.
  • 5 Ibid.
  • 6 Ibid.

6El Dr. Pany propuso acondicionar las viviendas. Cualquier lugar podía adoptarse como hospital – decía – y para ello sugería que para dejar que circulara fácilmente el aire se debían «poner respiraderos en los techos por medio de 2 caños pequeños de barro, unidos en forma de ángulo para que no penetrasen las aguas y causen humedades perjudiciales». El Jefe Político decidió por su parte «formar una junta de caridad a fin de reunir suscripciones para pagar médico, botica y alimentos para tifosos pobres4». El Dr. Gonzalez expresó que «aunque no hay epidemia, es de temerse para dentro de muy breve si no se toman las medidas enérgicas, pero que no puede servir el hospital para calcular los progresos de una enfermedad porque hay mucha repugnancia en el pueblo para concurrir allí a curarse. Lo sabe por experiencia ya que atendía en la botica del Patrocinio5» y que, por tanto, era preferible que los médicos visitaran a los enfermos pobres a que los tuvieran en un lugar público. Creía que «construir el hospital sería un foco de infección [...] por la situación del cerro mecionado, y por la probabilidad de que dominen vientos que vengan de él a la población». El Sr. Moreno «indicó y propuso que la Junta Médica evaluara sobre el estado que presentaba la fiebre para que, si el informe que se obtuviera no era alarmante, como era de esperarse, se le diera publicidad para tranquilizar a la sociedad que, segura como se observa, se manifiesta temerosa de tener una completa epidemia de tifo». Pidió al ciudadano Torres que escribiera un artículo sobre las medidas a tomar «para evitar la fiebre con el objeto de procurar que no por ignorancia haya más enfermos en las familias» y se decidió a hacer una publicación en el Diario de Zacatecas6.

  • 7 Ibid.

7También se previno al jefe político Francisco B. Sotomayor para que tomara cartas en el asunto y prohibiera los bailes públicos de máscaras para el próximo carnaval ya que el Dr. Torres recomendaba que no se efectuaran pues «No hay foco más a propósito para infección que esos bailes desenfrenados, en que los hombres, para disfrazarse, se cubren demasiado, y las mujeres se descubren demasiado; en que las bebidas y el baile son incitatorios de enfermedades, [...] y las desveladas forzosamente ocasionan el mal [...] por lo tanto, es deber de la autoridad prohibir dichos bailes porque en nada benefician al pueblo y porque ni instruyen ni divierten moralmente...7«. Quizás por el interés y las prevenciones tomadas por los médicos, el mal en ese año no se posesionó masivamente de la Ciudad de Zacatecas como lo haría trece años más tarde. Aún así siguió cobrando víctimas anualmente, y los médicos también pagaron su cuota. El primero en caer en cumplimiento de su deber fue el doctor José Espinoza y Moreno (14 de febrero de 1876); lo seguiría Adolfo Carstersen (8 de agosto de 1877) e Ysmael A. Bonilla (29 de septiembre de 1883).

La epidemia

  • 8 Memoria Administrativa del Estado Libre y Soberano de Zacatecas, 1897, p. VIII.

8Y llegamos a 1892. Los primeros meses del año transcurren tranquilamente. Durante el mes de enero se reportan apenas cuatro defunciones a causa del tifo, pero a partir del mes de mayo, la enfermedad se instala en Zacatecas en una forma brutal y desvastadora durante un año. Las crónicas nos relatan el continuo enfrentamiento entre la población y la muerte, entre el dolor y la desesperanza. Octubre, noviembre y diciembre fueron los meses en que el tifo causó mayor número de víctimas: un total de 2,642 únicamente en este periodo. Desde el mes de septiembre, se empiezan a tomar medidas desesperadas para el control de la epidemia. Sin embargo, como ya eran tardías no lograron controlar la enfermedad. Existía un código sanitario enviado por la Secretaría de Estado y del Despacho de Gobernación del país en 1889 y publicado en 1891 por el general Jesús Aréchiga, en el que se destacaba la higiene que una ciudad como Zacatecas debía tener; pero no podía aplicarse, porque las condiciones económicas de la Ciudad no permitían tener buenas instalaciones urbanísticas y, era insuficiente el personal encargado de vigilar el cumplimiento del Reglamento. No fue sino hasta el 27 de septiembre cuando se creó el Consejo de Salubridad Pública integrado por los doctores Juan Breña y Antonio Urrutia, ayudados por los señores Luis G. Córdova y Cándido Procel, con el proposito de redactar algunas instrucciones para el pueblo y los agentes de policía, para señalar las principales fuentes de infección y los medios de evitarla y para aconsejar a la autoridad política la clase de desinfectantes que se debían distribuir al pueblo y la manera de usarlos8. Con base en ello, el Consejo dictó el 5 de octubre de 1892 las primeras medidas obligatorias para todos los habitantes de la Ciudad, y que eran las siguientes:

  • 9 Ibid., p. 47.

«Primera: prohibir que dentro de la ciudad se depositen pieles, sean de ganado mayor o menor, si no tienen el curtimiento y preparación perfecta que exije su empleo inmediato en talabartería o zapatería.
Segunda: Prohibir igualmente dentro de la ciudad las curtidurías y fábricas de jabón en que se haga uso de grasas animales.
Tercera: Ordenar que se vigile escrupulosamente el rastro de la ciudad para no permitir la estancación de líquidos animales, como sangre, etc., ni la permanencia en el edificio de los restos de animales que se puedan descomponer al aire libre. Cuarta: Prevenir a los dueños de carnicerías, tocinerías y casas de matanza, que laven diariamente el piso, mostrador, armazones, vasijas y utensilios que hayan servido para el despacho.
Quinta: Hacer que no quede calle alguna que no se barra todos los días y que las basuras e inmundicias sean conducidas lejos de las últimas casas de la población. Sexta: Advertir al público que por la influencia epidémica reinante, son peligrosas las grandes reuniones, como funciones religiosas, de teatro, toros, etc... Séptima: En los establecimientos industriales como fábricas de tabacos, de cerillos, etc., hacer presente a los dueños la conveniencia de dar a los obreros, siempre que sea posible, el trabajo para que lo desempeñen a domicilio y no aglomerados en los talleres.
Octava: Prevenir a los médicos dén parte a la autoridad, en cada caso de tifo que vieren, expresando si, a su juicio, hay alguna circunstancia en el alojamiento del enfermo, a la cual pueda atribuirse la producción del mal. Novena: Ordenar a las familias indigentes y vecinos de todo individuo atacado de tifo, avisen a la Jefatura Política de la invasión de la enfermedad para que la autoridad les administre los auxilios que sea posible, tanto para procurar el alivio del enfermo, como para evitar la difusión del contagio.
Décima: Todo alojamiento que haya sido ocupado por un tifoideo, será fumigado con ácido sulfuroso y regado con solución fenicada al 5 por ciento.
Se inspeccionará además detenidamente por un Ingeniero para informar si encuentra defecto en los caños, letrinas, etc., y si el estado de las paredes exige sean rebocadas de nuevo, para ordenar al propietario que lo haga a la mayor brevedad sin cuyo requisito no podrá alquilarla.
Undécima: En ningún fallecimiento de tifo se permitirán pompas, ceremonias ni cortejos fúnebres, y se practicará la inhumación tan luego como se haya comprobado debidamente la muerte9

  • 10 El Defensor de la Constitución, periódico oficial del Gobierno del Estado, 16 de noviembre de 1892, (...)
  • 11 Memoria Administrativa, op. cit., p. 51

9Desde luego estas medidas se adoptaron por la creencia de que el tifo manchado era consecuencia del enviciamiento del aire por emanaciones desprendidas de substancias animales en descomposición y, además, por la experiencia de que la propagación era favorecida por la comunicación de los enfermos, el desaseo, la ventilación insuficiente y el contacto a través de objetos materiales. El Hospital Civil fue la institución encargada de concentrar a los enfermos; pero en el mes de octubre, fue insuficiente para socorrer a los enfermos que carecían de posibilidades económicas puesto que los que contaban con ciertas comodidades en su domicilio preferían ser atendidos en él. Para aligerar la carga del Hospital Civil, el Consejo de Salubridad decidió establecer un lazareto en la Hacienda de Herrera, bajo la administración del mismo Hospital. Empezó a funcionar el 16 de noviembre de 1892 y a él se trasladó a todos los enfermos de tifo que existían en el Hospital Civil, decretándose que «a dicho lazareto se llevarán en lo sucesivo los tifoideos que necesiten de los auxilios de la ciencia y de la caridad10«. Sin embargo, este lazareto no fue aceptado por la población, muchos preferían morir en su casa antes que asistir a él. La causa quizá fue la lejanía (ya que se encontraba entre el pueblo de Guadalupe y Zacatecas), o por el temor de no recibir los suficientes auxilios médicos y religiosos, o bien porque aún tenían presentes las muertes por cólera en donde el enfermo no tenía tiempo de ser transladado a lugares públicos donde pudiera cuidarse. La población alegaba también que los enfermos transladados al lazareto morían en el camino. El director del hospital Civil aseguraba que «ningún enfermo, de los conducidos de este establecimiento al Lazareto de Herrera, murió en el camino; por la tarde fallecieron dos, sin que pueda atribuirse la defunción al traslado de un lugar a otro, sino al periodo y gravedad de la afección». Sin embargo, los enfermos se negaron a asistir a dicho Lazareto11.

  • 12 El Defensor de la Constitución, 16 de noviembre de 1892, p. 1.

10Las noticias de la terrible epidemia que asoló Zacatecas llegan a las principales ciudades del país, y algunos periódicos dedicaron severas críticas a las autoridades. La más dura fue una noticia publicada en el periódico El Universal de la ciudad de México en donde se cuestiona el abandono del poder ejecutivo del Estado por parte del General Jesús Aréchiga. Efectivamente, el 15 de noviembre de 1892 el Congreso le concedió una licencia para separarse por «tiempo ilimitado» de su cargo, que pasó a ocupar Lic. Pedro F. Nafarrete12. Tres días antes, había fallecido, también de tifo, Atenógenes Llamas, Jefe Político del partido de la Capital. Así, para el 15 de noviembre, la Ciudad de Zacatecas había quedado sin cabezas en el gobierno para hacer frente a tan funestas circunstancias. Esto produjo un efecto benéfico porque la ciudadanía se organizó a fin de crear un Comité de Salubridad, que vino a ayudar al Consejo de Salubridad Pública. Fue establecido el 27 de noviembre y empezó a funcionar el día 2 del mes siguiente. Lo integraron las siguientes personas:

  • 13 Ibid., 3 dic. 1892, p. 1.

«Presidente, Lic. José Ma. Echeverría
Tesorero, Benjamín G. Gordoa.
Vocales: Juan A. Petit, Luis Macías, Eduardo I. Aguilar y Joaquí Ibargüengoytia.
Doctores: Félix Ponce, Julián Ruiz, Francisco Hinojosa y Salvador G. Campos
Farmacéuticos: Basilio Moreno y Antonio Calderón.
Ingeniero, Francisco de P. Zárate.
Secretario, Ingeniero Pedro Espejo
13

  • 14 Ibid.
  • 15 Ibid.
  • 16 lbid. 28 de julio de 1892, p. 2. No encontramos ningún reporte de ésto en la Cda. de Zacatecas pero (...)
  • 17 Memoria Administrativa, op. cit.

11El Comité de Salubridad debía sufragar sus gastos con una contribución de acuerdo al valor registrado en los padrones de la administración de rentas, y que se entregaría los días 15 de cada mes, mientras duraran las funciones de dicho comité. Este dinero lo administraría el tesorero exclusivamente para impartir cuantos socorros fueran posibles para los pobres atacados de tifo: medicinas, desinfectantes y, en caso extremo, auxilios pecunarios. Debía, además, absorber los honorarios de los médicos, el costo de las medicinas y el socorro a los enfermos, en alimentos o ropa14. El Comité dividió a la Ciudad en ocho inspecciones la primera a cargo de Antonio Calderon; la segunda, de Juan A. Petit; la tercera de Pedro Espejo; la cuarta del licenciado José María Echeverría; La quinta de Basilio Moreno; la sexta de Francisco de P. Zárate; la septima, de Luis Macías y la última de Eduardo I. Aguilar. Correspondían las demarcaciones nones al sector poniente de la Ciudad y las pares al oriental. Era preciso, según órdenes del Comité que la población avisara de cualquier enfermo de tifo para que se les dieran los auxilios mencionados, y que los dueños de fincas y los inquilinos las tuvieran en perfecto estado de limpieza; como lo disponía el Código Sanitario expedido en 1891 en lo referente a caños y lugares comunes. El Comité advirtió también que exigiría el cumplimiento de sus órdenes con toda la severidad que fuera necesaria. El 2 de diciembre del mismo año, el gobierno dictó una circular en la que se prevenía a los guardas de matanzas, que cuidaran de que los desperdicios no se conservaran en las casas destinadas a tal objeto, sino que diariamente las llevaran a lugares alejados de la población para evitar el desarrollo del tifo en las poblaciones15. Este Comité de Salubridad empezó a repartir entre los menesterosos maiz blanco y amarillo traído de Estados Unidos, y abrió comedores públicos que sostuvieron en gran parte los comerciantes de la Ciudad16. Otra de las medidas que tomó el gobierno fue suspender los cursos escolares para evitar agrupaciones, ya que empezaba el invierno que «es algo intenso en Zacatecas, y provoca la aglomeración de personas en las habitaciones; obliga a cerrar puertas y ventanas impidiendo la aeración franca de las casas y la renovación del aire viciado de las piezas17«.

12Por otra parte el sentimiento de religiosidad hondamente conservado en la población, llamaba a las procesiones y rogativas impetrando el auxilio divino como lo publicó el periódico La Rosa del Tepeyac que en sus páginas aseguraba que ascendía a 500 el número de enfermos y convocaba a un triduo los días 13, 14 y 15 de octubre dedicado a Nuestra Señora del Patrocinio en su santuario de La Bufa «para implorar la misericordia de Dios por la intercesión de su Santísima Madre, para que nos libre de la peste». El día 15 se esperaba también a una devota peregrinación. Durante el mes de octubre, se llevaron a cabo dos procesiones nocturnas, pero al aumentar el número de muertos se suspendieron para evitar el contagio. También en este año, los zacatecanos tuvieron que renunciar a su peregrinación anual a México al Santuario de Guadalupe en el Tepeyac. Esa peregrinación había alcanzado esplendor y en ella participaba un gran número de personalidades de la mejor sociedad zacatecana. La muerte del encargado de organizaría, el Dr. Jesús Correa Delgado, presidente de la Asociación Guadalupana, causó tan hondo pesar entre los peregrinos que el viaje suspendió. Si pudieramos citar una oración panegírica a los médicos caidos en esta epidemia, podríamos referirnos sin duda a la del Dr. Correa que mereció dos columnas de la Rosa del Tepeyac. Decía que el doctor había alcanzado la eterna gloria, y agregaba:

  • 18 La Rosa del Tepeyac (periódico semanal). 2 de octubre de 1892 p. 1, En la p. 3 aparece una nota pid (...)

«Hemos oido decir, y no sabemos hasta que punto será exacta tal especie, que una de las pequeñas hijas de nuestro finado amigo al ser instada para que pidiese por la salud de su padre, contestó: No pido porque anoche soñé a la Santísima Virgen de Gudadalupe y me dijo que se lo iba a llevar18

13Ante el estupor de la población aquellas personas a quienes se había confiado la salud de Zacatecas, iban desapareciendo poco a poco. El día 9 de octubre apareció una esquela en la Rosa del Tepeyac enviada por el Instituto de Ciencias en la que el director y profesores participaban con sentimiento el fallecimiento del Dr. Benjamín Hierro, el día 3 del mismo y avisaban que la inhumación se llevaría a cabo en el panteón de la Purísima. Rubricaban la noticia con un salmo y una oración:

  • 19 Ibid. 9 oct. 1892.

«En la tribulación me invocaste y te libre: te oí en el estruendo de la tempestad P. Salm. 80, 8.
Espero la resurrección de los muertos y la vida del siglo que ha de venir.
Así sea19

  • 20 El defensor..., op. cit., 3 dic. de 1892, p. 3.
  • 21 Ibid., 14 dic. 1892, p. 1.

14El Defensor de la Constitución el 3 de diciembre nos anunciaba «El Dr. D. Jesús Romero, médico de sala y administrador del Hospital Civil en esta Ciudad, falleció a las 7 horas y 30 p.m. del día lo. de los corrientes. Damos el más sentido pésame a su apre-ciable familia, y en particular a nuestroamigo el Sr. Lic. Ramón Romero, hermano delfinado20«. Así podríamos seguir pero baste decir que para el 10 de diciembre habían muerto ya seis de los veinticinco médicos con que contaba Zacatecas antes de la epidemia. La lista se ampliaría después con los siguientes nombres: Luis G. González Sánchez (1840-3 sep de 1892), Ignacio A. del Toro (m. 22 oct. de 1892), Leobardo Reding Acero (1863-1892), Tomás Luévano (m. 11 dic. de 1892), Alejandro Ruiz Sierra (6 de enero de 1893), Juan N. León (m. 2 de febrero de 1893), Salvador Gutierrez Campos (1866-1893), Elufemio J. Gutierrez (m. 13 enero de 1894, y con los de los farmacéuticos: Pedro de Alva Jiménez (1856- 14 de dic. de 1892), Catarino Castrienta Ponce (1858- 20 de enero de 1893). También anunciaban los periódicos la muerte en la Villa de Guadalupe del profesor de farmacia Don Pedro de Alba (14 dic. de 1892) a quien le desean que «le sea leve la tierra21«. Años más tarde se sumaría a los nombres de las vícticas el de Luis Mora del Castillo. Los nombres de estos médicos y farmacéuticos caídos en cumplimiento del deber merecieron quedar grabados en la memoria del pueblo y en la portada de la impresión de una marcha fúnebre que les fue compuesta por Luis G. Araujo quien la dedicó a los «H.H. honorables Miembros del 20. Congreso Médico Panamericano». El pie de imprenta señala que la imprenta, lo mismo que la litografía, eran de Espinoza en la Ciudad de Zacatecas del año de 1896 (fig. 1). Se cita el epigrama en francés que reproduzco en este artículo. Ignoro si esta marcha llegó a interpretarse alguna vez.

  • 22 Informe del Sr. José González Rodríguez.
  • 23 A.H.E.Z. Fondo Jefatura Política, Serie : Sanidad, exp. de 1892.

15Anónima, en cambio fue la muerte de la mayoría del pueblo. En muchas ocasiones era necesario tenera los cadáveres en los respectivos domicilios hasta poder transladarlos al lugar de la inhumación. Conseguir al carretero encargado de transportarlos podía ser una verdadera catástrofe ya que no se contaba con suficientes personas que puedieran desempeñar este menester. Aún más, ni siquiera se contaba con burros para tirar de las carretas22. Como se prohibieron todas las demostraciones de duelo, de acuerdo al artículo undécimo expedido por el Consejo de Salubridad ya mencionado, que pide que «no se permitan pompas, ceremonias ni cortejos fúnebres», pensamos que si ésto último se respetó no fue por falta de «caridad cristiana» ni por falta de amor al deudo, sino porque había tantos enfermos en las casas que muy poco se podía hacer ya por aquel que había muerto. Y si no se contó con el auxilio espiritual necesario fue porque muchos sacerdotes también perdieron la vida en su tarea de llevar la promesa de la vida eterna a sus fieles. Debemos asimismo estimar la eficaz y decidida participación de los gendarmes y serenos de la Ciudad, desde el mes de septiembre fueron los encargados de reportar a la Jefatura Política los enfermos y muertos en el punto de su adscripción, desde luego, también a riesgo de su vida, dos de ellos murieron. Hacían los reportes en pequeños recortes de papel que entregaban diariamente, con anotación de la dirección, el nombre del enfermo o del muerto y la fecha. A veces también registraban, informes de algunos enfermos remitidos al hospital Civil o al Lazareto de Herrera23.

fig. 1 - Homenaje a los martires de la cienca (1896)

  • 24 Esparza Cuauhtemoc, « Mañanitas del Piojo » en El Corrido de Zacatecas, INAH-SEP-UAZ (Colección cie (...)
  • 25 El Defensor..., op. cit. p. 16 de nov. de 1892, p. 1

16Si los médicos mártires merecieron una marcha fúnebre, el pueblo pudo heredar unas «mañanitas» que como escribiera Cuauhtemoc Esparza: «Algún doliente, con la sutileza y el buen humor de satirizar todo lo que les afectó aquella epidemia, compuso "las mañanitas del piojo" que la voz popular elevó inmediatamente al cielo de la fama24«. En lo que corresponde a las noticias en la prensa, destaca la falta de higiene en la Ciudad de Zacatecas como blanco de severas críticas: el Heraldo de Guadalajara publicó en su número 4325:

«Zacatecas es a todas luces una ciudad opulenta y no lo parece. Desde luego se ofrecen naturalmente dos clases de reflexiones: primera si sería posible segar, en su fuente, la causa del tifo; segunda, si no es posible segarla, cuando menos implantar una buena policía publica y privada, una rigurosa higiere, que hasta cierto punto, contrabalanceara la influencia de los envenenados miasmas. Lo primero, cegar el mal en su fuente, nos parece lo natural,y también factible, y más para población tan rica. ¿ Para que puede servirles mejor su dinero, a las clases poderosas de la ciudad, sino para combatir al peor enemigo de sus vidas y de las de sus deudos? Que una pública suscripción, patrocinada por el Gobierno, lleve a cabo las obras, y Zacatecas se salvará.»

  • 26 Ibid.

17El Defensor de la Constitución del 16 de noviembre responde al artículo, que no es únicamente la Ciudad de Zacatecas padece el mál, sino, también, en otras ciudades mineras como San Luis Potosí y Pachuca; pero que si el tifo se ha desarrollado,era por la escasez de lluvias, por la miseria de la clase proletaria, la mortandad de animales en los campos y en consecuencia, por la corrupción de la atmósfera26. Reconocía que, tal vez, el motivo principal que desfavorecía a la población era la suma escasez de agua potable, problema que el Ejecutivo no desconoce y que en varias ocasiones ha intentado atender. Otra noticia, procedente de México, expresa:

  • 27 Ibid., 10 Dic. de 1892, p. 1

«Tifo en Zacatecas. Con este rubro, varios colegas de México traen sueltos de gacetilla o correspondencias, en que se hace relación de los estragos que ocasiona la epidemia en esta ciudad [...] nuestro colega de El universal, en su número 132 correspondiente al día 7 del mes en curso, inserta una carta de su corresponsal en esta [...] en donde parodiando al fecundo novelista Julio Verne, compara a los habitantes de Zacatecas con los de Quindendona... Además Censura que el Jefe Político dispusiera el envenenamiento de los perros callejeros, suponiendo que recibieran honrosa sepultura al aire libre, con lo queda probado lo que ya dijimos que está mal informado [el corresponsal], puesto que según aclaramos en uno de nuestros números, en el momento de morir los perros eran conducidos por los agentes de la policía, a una paila situada a las orillas de la ciudad y allí se practicaba la cremación, cosa que parece ignorar el autor del artículo27

18Recordamos que en el mes de octubre de 1892 se celebró el 4o. Centenario del Descubrimiento de América. Cuyas noticias se destacaban sobre las de la epidemia, aún en los momentos de mayor gravedad. Incluso hubo una en que se hablaba de canonizar a Cristobal Colón. Notable también es que de agosto a octubre el evento que invadió las columnas de los diarios de la Capital Zacatecana fue la Feria Universal de Chicago que con motivo del Centenario se celebró en esa Ciudad. Baste recordad la participación en este evento de los zacatecanos incluyendo a las damas de sociedad, quienes enviaron un volumen con poemas de su creación. Algunos de los zacatecanos que viajaron a los Estados Unidos para comprobar la magnificencia de esta exposición ¿ llevarían acaso uno que otro piojo para contagiar la fiebre tífica? Finalmente, queremos comentar que los periódicos y gacetas de las dos últimas décadas del siglo xix nos anuncian un sinnúmero de medicinas, llegadas principalmente y directas de Francia o de Estados Unidos, que se expendían en las mejores boticas de la Capital Zacatecana. (fig 2)

fig. n° 2 - Las medicinas importadas en la ciudad de Zacatecas

19Este último medicamente no debió surtirles efecto al Dr. Luis Mora del Castillo y a Benjamín del Hierro, recordemos que ambos murieron de tifo. Muchos más ejemplos podríamos citar, en donde las litografías son una verdadera obra de arte y los productos anunciados nos proporcionarían material suficiente para integrar el vademecum de la época, pero estas medicinas sólo podían adquirirlas los ricos, ya que al ser medicamentos de importación costaban muy caros. Para los enfermos de escasos o ningún recurso únicamente quedaba el azogue y el carbonato de sodio además de los siguientes remedios:

  • 28 Mendoza T. Vicente y Virginia R. R. de Mendoza, Folklore de San Pedro Piedra Gorda. Zacatecas. Méxi (...)

«Se baña al enfermo de la cintura para abajo con una infusión de: yerba del tabe-rdillo, guachichil, yerbanis, espinosilla, sal, azucar y gotas de limón; debe estar muy caliente para que el enfermo reciba los vapores; cuando está ya sudando mucho, se envuelve y se acuesta. En ocasiones se unta al enfermo con lo siguiente: sal, cáscara de naranja bien molida y todo esto se frie en sebo; con él se frotan bien las corvas y coyunturas. Al día siguiente puede levantarse el enfermo y tomar atole, o si lo desea, caldo u otra cosa muy sencilla. Como agua de uso tomará espinosilla y té del tabardillo. Puede untarse al enfermo con sal molida, sebo y cáscara de naranja todo disuelto en alcohol28

  • 29 Memoria Administrativa..., op. cit., anexo n° 29.

20Debemos mencionar que, si no fuera suficiente con la epidemia de tifo, en enero de 1893 se suma una epidemia de viruela, y la población desesperada dudaba de poder sobrevivir, la migración se aceleraba y la Ciudad presentaba un aspecto de desolador abandono. Elias Amador, en tanto que jefe de la Sección de Estadística del Edo, reporta en La noticia que manifiesta el número de defunciones ocasionadas por el tifo y la viruela en el Estado de Zacatecas durante el año de 1893, nos da la cantidad de 4,088 víctimas, si sumamos a estas las defunciones totales de 1892 que fueron de 3,699, tenemos un total de 7,787 en el estado, la mayor mortandad que haya sufrido Zacatecas en su historia (en la misma fuente se calcula una población de cerca de 50,000 habitantes para el Estado, y 34,000 habitantes para la Ciudad de Zacatecas)29.

  • 30 Ibid. Anexo 28.

«Basta dar una ligera ojeada a ese documento (Anexo No. 28 de la Memoria de Jesús Aréchiga de 1897), para apreciar a primera vista el colosal desarrollo que adquirió la terrible enfermedad, particularmente en la segunda quincena del expresado mes de Diciembre, en que hubo 2,311 defunciones, cifra que excede 184 unidades, al mayor número de las que se registran en el periodo corrido de 1882 a 1892 o sea en un término de 11 años30

  • 31 Ibid, p. 54.
  • 32 Ibid., p. x.

21Llegamos al mes de febrero de 1893, el tifo parece ceder y se propone que se reanuden los cursos en las escuelas a partir del 15 de febrero, pero como precaución el Comité de Salubridad dictamina que se reanuden los cursos el día 10 de abril de 189331. Habiendo al fin cedido del todo la epidemia, el 13 de mayo siguiente quedó disuelto el Comité de Salubridad, dándose las debidas gracias a sus miembros por los importantes servicios que prestaron32. No sabemos en que fecha el General Aréchiga regresa a ocupar su cargo, pero para mayo de 1893 ya aparece nuevamente en ejercicio de su poder. La Región diezmada y abandonada queda arruinada pero en los periódicos aparecen en venta casas y terrenos y anunciándose a salvo de la epidemia de tifo:

  • 33 El Defensor de la..., op. cit., 5 abril de 1893, p. 4.

«BUEN NEGOCIO FUERA DE LA ZONA DEL TIFO, En Colotlán 8o. Cantón de Jalisco se vende un rancho y una casa: el primero a una legua de la población, de 40 caballerías de extensión, con 24 fanegas de húmedo, mucho monte, agostadero, agua y 250 cabezas de ganado: la segunda, cerca de la plaza principal, con 14 piezas, amplios corredores y corral, y buenas caballerizas, TODO en $12 000.00. Dirigirse a José María Rodríguez Casas, Plaza Principal, tienda. Abril de 189333

22No pude obtener las memorias de Juan Breña: La última epidemia de tifo en Zacatecas, que presentó a la Academia de Medicina de México en 1893, impresas por Nazario Espinosa, pero sí del mismo autor, Zacatecas, como estación sanitaria para los tísicos, memoria que en tanto que delegado del Gobierno de Zacatecas, presentó a la Asociación Americana de Salubridad pública en la seción que tuvo lugar en México el día 4 de diciembre de 1892, en que opina que Zacatecas es la Ciudad ideal para que los enfermos de tuberculosis se curen:

  • 34 Memoria Administrativa..., op. cit., p. 58.

«... hacen hoy más que nunca interesante conocer los puntos del globo que presenten mayores ventajas como sanatoria para los enfermos de consunción. Zacatecas, lugar de mi residencia desde el año de 1874, es una de esas regiones privilegiadas, no sólo por ser casi desconocida la enfermedad entre los nativos, sino también por la benignidad y lentitud que sigue el proceso morboso en las personas que vienen ya afectadas de otras localidades [...] el hecho de ser esta peste tan excepcional en esta región, será algún día conocido y apreciado en doto el mundo, y entonces recogerá la humanidad doliente los beneficios consiguientes34

  • 35 lbid.

23Así en la punta de la epidemia propone llevar más enfermedades a Zacatecas ya tan diezmada y tan arrasada por las epidemias, esto se podría haber censurado, sin embargo él confiaba en la fuerza de la vida y de un pueblo para resanar sus heridas y cita a Quinet: «... Si las advertencias no sirven para nada; si los corazones son renuentes y si los oidos estan cerrados, hay que recomenzar como si nada hubiera pasado, sofocar las desgracias y confiar en la naturaleza humana, en su fuerza para renacer y revitali-zarse35

Notes

1 « De tifo hemos tenido varias epidemias, entre otras : una en tiempo de la invasión americana 1846 a 47, otra despues de la entrada de los liberales a México en 1860 otra en los años 1876 y 1877 y por fin. una en el primer semestre del año de 1884 en que se presentó amenazadora a la capital. » Memoria del Congreso Científico Mexicano XI, Ciencias Médicas, UNAM, México, 1953, p. 288.

2 Archivo Histórico del Estado de Zacatecas, Fondo Jefatura Política, Serie : Sanidad, Expediente de febrero de 1879.

3 Ibid.

4 Ibid.

5 Ibid.

6 Ibid.

7 Ibid.

8 Memoria Administrativa del Estado Libre y Soberano de Zacatecas, 1897, p. VIII.

9 Ibid., p. 47.

10 El Defensor de la Constitución, periódico oficial del Gobierno del Estado, 16 de noviembre de 1892, p. 3. En el mismo, en la la. plana viene la justificación para la creación de dicho Lazareto.

11 Memoria Administrativa, op. cit., p. 51

12 El Defensor de la Constitución, 16 de noviembre de 1892, p. 1.

13 Ibid., 3 dic. 1892, p. 1.

14 Ibid.

15 Ibid.

16 lbid. 28 de julio de 1892, p. 2. No encontramos ningún reporte de ésto en la Cda. de Zacatecas pero supimos que los hubo. De Sombrerete se recibió la siguiente nota : « Sr. Gobernador, hoy reunidos la mayor parte de los comerciantes de esta, acordose establecer comedor público para 100 necesitados ; comenzará el lunes ditribución de alimentos. Felicito al Supremo Gobierno, R. J. Elorduy. »

17 Memoria Administrativa, op. cit.

18 La Rosa del Tepeyac (periódico semanal). 2 de octubre de 1892 p. 1, En la p. 3 aparece una nota pidiendo ayuda económica para la familia del desaparecido Dr. Correa.

19 Ibid. 9 oct. 1892.

20 El defensor..., op. cit., 3 dic. de 1892, p. 3.

21 Ibid., 14 dic. 1892, p. 1.

22 Informe del Sr. José González Rodríguez.

23 A.H.E.Z. Fondo Jefatura Política, Serie : Sanidad, exp. de 1892.

24 Esparza Cuauhtemoc, « Mañanitas del Piojo » en El Corrido de Zacatecas, INAH-SEP-UAZ (Colección científica 46), Mexico 1976, p. 94. Siguen las primeras palabras :
« Año de noventa y tres,
Ni me quisiera acordar
Que en ese tifo mentado
Nos quisimos acabar.
El tifo andaba a caballo,
Por todas partes andaba ;
de miedo que le tenían
Ya nadie se visitaba. »

25 El Defensor..., op. cit. p. 16 de nov. de 1892, p. 1

26 Ibid.

27 Ibid., 10 Dic. de 1892, p. 1

28 Mendoza T. Vicente y Virginia R. R. de Mendoza, Folklore de San Pedro Piedra Gorda. Zacatecas. México, Instituto Nacional de Bellas Artes, Secretaría de Educación Pública, 1952, p. 472-477.

29 Memoria Administrativa..., op. cit., anexo n° 29.

30 Ibid. Anexo 28.

31 Ibid, p. 54.

32 Ibid., p. x.

33 El Defensor de la..., op. cit., 5 abril de 1893, p. 4.

34 Memoria Administrativa..., op. cit., p. 58.

35 lbid.

Table des illustrations

Légende fig. 1 - Homenaje a los martires de la cienca (1896)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1384/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 1,3M
Légende fig. n° 2 - Las medicinas importadas en la ciudad de Zacatecas
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1384/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 1,4M

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2009

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540