Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Aires y lluvias. Antropología del clima en México

 | 
Annamária Lammel
, 
Marina Goloubinoff
, 
Esther Katz

Cuarta parte. Deterioro ambiental y riesgo climático

El fenómeno de El Niño en México, un estudio de caso: la cuenca del Papaloapan, Veracruz

Fercia Angulo Fernández et Leticia González Álvarez

Texte intégral

  • 1 Socióloga por la Universidad Autónoma Metropolitana (uam), actualmente realiza estudios de doctora (...)

1Note portant sur l’auteur1

  • 2 Arqueóloga por la Escuela Nacional de Antropología e Historia (enah), actualmente realiza estudios (...)

2Note portant sur l’auteur 2

3Este artículo se desarrolla sobre la base de dos enfoques que resultan complementarios. El primero de ellos es el enfoque alternativo el cual plantea los desastres como procesos y no como eventos aislados, donde los fenómenos naturales son sólo un elemento detonante de una situación previamente caótica, es decir, los desastres no son naturales (García Acosta, 2000; Maskrey, 1998). Esta perspectiva particular nos ha permitido identificar los componentes de un proceso desastroso, y ha hecho necesario el uso de ciertos conceptos que se verán desarrollados a lo largo de este documento, como es el caso de vulnerabilidad, riesgo, estrategias aclaptativas, entre otros.

4El segundo enfoque teórico desde el cual trabajamos es el regional, donde un concepto geográfico, región, fue retomado por la antropología social, consiguiendo implicar no sólo un medio geográfico como tal sino también a la sociedad que en él habita.

  • 3 La Red de Estudios Sociales en la Prevención de Desastres en América Latina (La red) surge en 1992 (...)
  • 4 Estos eventos son: accidente, alud, aluvión, avenida, biológico, contaminación, deslizamiento, tal (...)

5En el caso específico de este trabajo la selección de la región a estudiar se hizo a partir de la consulta de DesInventar, que es un inventario de desastres en formato de software realizado por La red.3 Esta base de datos fue elaborada con información hemerográfica de reportes relacionados con desastres y abarca un periodo de 32 años (1970-2002), y refleja tendencias más que datos absolutos y definitivos. La información del sofware se presenta en una ficha básica que reúne determinada cantidad de términos y definiciones preestablecidas, entre los cuales se encuentra un catálogo de 34 eventos relacionados tanto con el entorno físico como con el social.4 Lo valioso de este tipo de información es que DesInventar no sólo contempla los “grandes desastres” sino también los pequeños y cotidianos aunque no impliquen millones de dólares en pérdidas ni miles de muertos; su diseño permite graficar y georreferen-ciar cualquier tipo de desastres (Lavell, 1998).

6Es justamente a partir de la elaboración de ejercicios con esta base de datos que Veracruz sale a la luz como uno de los estados “posiblemente” impactado por las manifestaciones de El Niño. Es además uno de los estados más pobres del país, lo cual nos da elementos para identificar cómo se va gestando el proceso de desastre. Eso permite hacer un análisis retrospectivo con el objetivo de buscar en el pasado la presencia de El Niño y entenderlo hoy. Esta búsqueda se realizó a partir de la revisión de los documentos contenidos en la obra titulada: Desastres agrícolas en México. Catálogo histórico (García Acosta et al., 2003).

  • 5 La división por cuencas es importante y necesaria en un estudio como éste, ya que permite ciadas s (...)

7Dada la vastedad del territorio veracruzano se plantea como región de estudio la cuenca del Papaloapan,5 ejemplificada mediante los casos de los municipios de Tlacotalpan y Cosamaloapan. Ambos cumpliendo con los criterios necesarios para regionalizar, es decir, ambos tienen climas similares, actividades económicas similares, ambos en la cuenca baja del Papaloapan y sobre la ribera del mismo río, pero son sin duda sus grandes similitudes donde radican sus diferencias, mismas que dan sentido a este trabajo.

  • 6 Este artículo surge del encuentro de dos investigaciones realizadas sobre la presencia de El Niño (...)

8Por otro lado, abordamos el tema desde una perspectiva histórica, dado que hablamos de un fenómeno no nuevo, y su búsqueda en el pasado nos permite entender el papel que ha tenido en el proceso de desastre, y así identificar los componentes del mismo en el presente.6

EL NIÑO

  • 7 En el caso de este documento la información que contiene cubre los meses de febrero y marzo de 157 (...)

9Perú es y ha sido uno de los países más afectados por El Niño; de hecho, los peruanos tienen la fortuna de poseer el documento “Probanzas de indios y españoles referentes a las catastróficas lluvias de 1578 en los Corregimientos de Trujillo y Saña”, sacado a la luz por el historiador Lorenzo Huertas en 1987 quien lo considera el primer testimonio escrito del fenómeno cíclico denominado El Niño, evento que a través del tiempo ha influido en la vida de los pueblos de la costa norte de Perú. Este documento es una de las tantas evidencias sobre la antigüedad del fenómeno, al menos para tierras andinas7 Una evidencia más acerca de la antigüedad de El Niño radica en la idea de que los campesinos de las civilizaciones precolombinas elegían el momento de cosechar en función de este acontecimiento climático. Su método era observar las Pléyades: un menor brillo y tamaño de éstas, en la noche de San Juan, augurarían una futura estación seca perjudicial para la cosecha de patatas (Juillet-Lecrerc, 2000: 13).

10Es también en Perú que los arqueólogos han logrado detectar en sus pozos estratigráficos, en las construcciones mismas, en los antiguos cauces de los ríos, etc., muchas evidencias de mega-Niños y, poco a poco, están formando columnas diacrónicas del fenómeno. También geólogos y paleontólogos encuentran en los estratos de la tierra evidencias de los flujos pluviales y aluviales muy remotos, cuando el hombre aún no aparecía sobre la Tierra (véase Fagan, 1999; Grodzcki, 1994; Moseley, 1997; Sandweiss, 1991).

  • 8 En el diario Milenio del 27 de febrero de 2002 se publicó un artículo titulado “El Niño tiene más (...)

11Argumentos y evidencias como los anteriores muestran que la presencia de El Niño data de hace miles de años, mientras que la existencia de su nombre es mucho más reciente.8 Fueron precisamente los pescadores peruanos quienes, desde el siglo xix, bautizaron a este fenómeno como “El Niño” para hacer referencia al aumento de la temperatura del mar que se presentaba en la época navideña, por lo que le dieron el nombre de El Niño, por asociación con el niño Jesús. Desde entonces, El Niño fue el término más aceptado para describir el calentamiento que experimentan los mares del Pacífico tropical del este y del centro, en donde las aguas son frías la mayor parte del tiempo. Esta corriente marina cálida afecta no sólo los recursos marítimos sino al clima de la región en general. Esto que sucede en Perú no es más que un aspecto regional de una interacción entre todo el Pacífico tropical y la atmósfera global (Enfield, en Franco, 1998: 86). La ciencia hace uso del término para definir ya no sólo la denominada “contracorriente” peruana o al evento anómalo, sino a enso (El Niño Southern Oscillation), o en español enos (El Niño Oscilación del Sur), como un fenómeno global.

  • 9 “Tele”: distante: a cierta distancia, sobre una distancia. “Conexión”: el acto de conectarse, enla (...)

12Para entender por qué El Niño impacta diversos lugares alrededor del globo es necesario explicar qué son las teleconexiones.9 La definición más sencilla y breve dice que una teleconexión es la relación que existe entre las anomalías del clima, a cierta distancia una de otra.

13¿Pero qué es lo que origina el fenómeno de El Niño? La teoría más aceptada y difundida es aquella en la que se involucra la inestabilidad entre la interacción océano y la atmósfera. En síntesis esta teoría explica que la dinámica de El Niño involucra procesos por medio de los cuales el Océano Pacífico tropical se ajusta activamente al debilitamiento de los vientos alisios. Durante años Niño, los vientos en el Pacífico se debilitan y las aguas más calientes del Pacífico tropical se esparcen a lo largo del Ecuador, por efecto de una onda oceánica tipo Kelvin. En todo esto, hay una gran cantidad de energía involucrada, lo que puede alterar los patrones de convección profunda, la formación de nubes cúmulos de gran altura y con ello el calor que se transporta a la atmósfera. El desplazamiento de esta fuente de calor (las nubes-cúmulos) produce cambios en el clima global. Con tales cambios, donde antes llovía poco (Perú, Etiopía) ahora se producen intensas lluvias, incluso inundaciones, mientras que donde llovía mucho (Indonesia, Centroamérica) lloverá menos y habrá sequías (véase Magaña, 1999; Glantz, 1998 y 2004).

EL NIÑO EN MÉXICO

14De manera general, se puede decir que la forma en la que impacta El Niño en el clima de nuestro país es que, durante el invierno las lluvias se intensifican y en verano sucede lo contrario, es decir, las lluvias se debilitan. De esta forma cuando hay un Niño ineludiblemente se presentan eventos en los que la abundancia o la escasez de agua han provocado sequías, inundaciones, incluso hambre y epidemias.

15La escasez de lluvia en ciertos años es quizás la señal más evidente de un Niño fuerte, y son los costos de la sequía los que más se resienten en México, afectando en especial la producción de granos básicos en algunas regiones, a lo cual se agregan las condiciones extremas de relieve y altitud, entre otras. En años normales, el clima mexicano en invierno es parcialmente modulado por frentes fríos y lluvias invernales, tanto en la región de Baja California, Sonora y Chihuahua, como en la de Nuevo León y Tamaulipas, estados ubicados al norte del país. Algunos de estos sistemas de latitudes medias logran alcanzar bajas latitudes convirtiéndose en lo que se denominan “nortes”, que los expertos identifican como el resultado de la acumulación del aire frío en latitudes medias con intensos gradientes meridionales de presión en la troposfera baja, que resultan en irrupciones de aire frío hacia los trópicos. Estos “nortes” afectan los estados de la vertiente del Golfo de México, la península de Yucatán y partes de Centroamérica y el Caribe (Schultz, en Magaña, 1999: 29).

16El impacto de El Niño en las lluvias de invierno no es siempre el mismo, pues existen diferencias en las características regionales y temporales de las anomalías de lluvia y temperatura de un año Niño a otro. Por ejemplo, en determinadas regiones de los estados de Veracruz, Tabasco y Yucatán, el impacto de El Niño en el clima invernal se relaciona con la actividad de los ya mencionados “nortes”, cuyo número e intensidad pueden verse afectados al cambiar la circulación atmosférica, y cuya ocurrencia en la vertiente del Gollo de México se identifica a partir de un descenso de la temperatura superficial de C o más en 24 horas, de cambios en la dirección del viento siendo éste de norte a noroeste, y de precipitaciones (Magaña, 1999: 33).

17Los impactos de El Niño durante el invierno se pueden describir en general como lluvias y fríos anómalos en el norte de México.

18El verano Niño en México, por su parte, provoca que las lluvias en la mayor parte del país disminuyan por lo que la sequía aparece. En ocasiones ésta es severa, como en la segunda mitad de la década de los noventa cuando se llegó a declarar zona de desastre gran parte de los estados del norte del país por la falta de lluvias. Los efectos de El Niño en materia ambiental, asociados a menores precipitaciones, incluyen menos humedad en el suelo y frecuentemente pérdidas de miles de hectáreas de bosques por incendios forestales.

19En verano, el país se ve afectado por huracanes, en años de El Niño aumenta su número en el Pacífico, mientras que disminuyen en el Atlántico, el mar Caribe y el Golfo de México (Magaña, 1999: 47-51). Al parecer, la anomalía de agua caliente, que ocurre en el Pacífico del este resulta en una mayor dispersión en la génesis y trayectoria de huracanes. Dicha anomalía puede alcanzar las costas mexicanas, aumentando la intensidad de los huracanes, como parece haber sucedido con Paulina en 1997. Sin embargo, no se puede afirmar que la trayectoria seguida por éste a lo largo de Oaxaca y Guerrero se debió a El Niño o algo anómalo, pues durante cada verano existe la posibilidad de huracanes entrando por las costas de nuestro país.

20Por su parte, la intensificación de los vientos alisios sobre México en años Niño inhibe la entrada de humedad por las costas del Pacífico y debilita la componente orográfica de la lluvia. La disminución de las lluvias en México durante años El Niño, principalmente en la región del noroeste, está asociada con el decremento en el número de huracanes en el Caribe y Golfo de México. Esta relación entre El Niño y los huracanes del Atlántico es significativa.

VERACRUZ, EL NIÑO Y DESINVENTAR

21El estado de Veracruz se encuentra en la parte central del Golfo de México, su población en el año 2 000 era de 6 908 975 habitantes en una superficie total de 72 815 km2, cuenta a la fecha con 210 municipios.

Mapa 18. Localización del estado de Veracruz

Mapa 18. Localización del estado de Veracruz

22Veracruz es uno de los estados clasificados como de más alta mar-ginalidad en México, junto con Chiapas, Guerrero y Oaxaca. Según el Consejo Nacional de Población (Conapo), el índice de marginalidad social del estado de Veracruz es de 1.13, sólo por encima de las entidades enumeradas anteriormente.

23El Conapo (2001) afirma que más de 1 600 000 habitantes del estado se encuentran en el área de influencia de fenómenos hidrometeorológicos (24.3 % del total) y más de la mitad de su población reside en ciudades expuestas a ciclones, siendo los efectos más importantes las inundaciones. Aunque son las localidades de mediana y baja marginalidad las más expuestas, son las de más alta marginalidad las más afectadas. En este sentido, su localización, en una zona de clima tropical lluvioso, sus características topográficas así como su grado de vulnerabilidad entendiendo ésta como “el grado con base en el cual los grupos, clases, regiones o países son diferenciales ante el riesgo en términos de las condiciones sociales, económicas y políticas específicas” (García Acosta, 1997: 11). Sumado a lo anterior, las condiciones de marginalidad en que se encuentra una buena parte de la población veracruzana se convierten en potencializadoras de las manifestaciones de ciertos fenómenos naturales, lo cual se puede traducir en desastres.

24Como ya ha sido mencionado, Veracruz representa una zona especialmente sensible a fenómenos climáticos como es el caso de El Niño.

25Para el caso de México, DesInventar da los siguientes datos para los años 1982-1983 y 1997-1998 (años Niño), año en que Veracruz aparece entre los más afectados.

26Aunque en el primer periodo (1982-1983), el estado de Veracruz no está entre los más afectados por el fenómeno de El Niño (véase gráfica 8, página 572), sí lo está en el segundo (1997-1998), incluso tiene el mayor número de reportes (57); sin embargo, no es este el único dato que nos describe el estado (véase gráfica 9, página 572).

Gráfica 8. Reportes asociados con exceso o escasez de agua, 1982-1983

Gráfica 8. Reportes asociados con exceso o escasez de agua, 1982-1983

Fuente: DesInventar, México.

Gráfica 9. Reportes asociados con exceso y escasez de agua, 1997-1998

Gráfica 9. Reportes asociados con exceso y escasez de agua, 1997-1998

Fuente: DesInventar, México.

27Veracruz, de acuerdo con la gráfica 9 corresponde a uno de los estados con mayor número de reportes asociados con abundancia de agua, es decir, aluvión, alud, avenida, deslizamiento, granizada, helada, huracán, inundación, lluvias, marejada, nevada, tempestad y vendaval y los de escasez de agua: incendio forestal, ola de calor y sequía, los cuales pueden ser efectos de El Niño, dado el periodo para el que corresponden los ejercicios. A esto hay que sumar las características específicas del estado en términos de marginación, localización geográfica, demografía, etcétera.

28Para El Niño 1982-1983 (véase gráfica 10), la afectación fue menor, incluso la incidencia de reportes asociados con fenómenos climáticos también es contrastantemente diferente de 1997-1998; sin embargo, es interesante comparar estos dos periodos, ya que según los expertos El Niño 1982-1983 fue sin duda mucho más intenso en cuanto a sus manifestaciones físicas, pero el impacto y los electos fueron significativamente mayores en El Niño 1997-1998.

Gráfica 10. Reportes asociados con exceso y escasez de agua en Veracruz (1982-1983)

Gráfica 10. Reportes asociados con exceso y escasez de agua en Veracruz (1982-1983)

Fuente: DesInventar, México.

29En el año Niño 1997-1998 (véase gráfica 11), por ejemplo, se registraron lluvias e inundaciones desde el mes de abril de 1997 a octubre del mismo año, se reportaron 31 inundaciones y en todos los casos se mencionan afectados. Justamente por esto, según la nota del Diario de Xalapa del 08-04-97, el Gobierno del Estado plantea la posibilidad de instalar un colector pluvial. Como podemos ver en la siguiente gráfica, son las inundaciones las que más incidencia tuvieron en el Estado durante el año Niño 1997-1998.

DE LO ESTATAL A LO MUNICIPAL: TLACOTALPAN Y COSAMALOAPAN

30Tlacotalpan y Cosamaloapan son dos municipios del estado de Veracruz, localizados en la ribera del río Papaloapan. Según Desinventar, Cosamaloapan presenta reportes de inundaciones y afectaciones en años considerados Niño (1982-1983/1997-1998), mientras que Tlacotalpan no muestra reporte alguno relacionado con fenómenos climáticos.

Gráfica 11. Reportes asociados con exceso y escasez de agua en Veracruz (1997-1998)

Gráfica 11. Reportes asociados con exceso y escasez de agua en Veracruz (1997-1998)

Fuente: DesInventar, México.

31Uno de los resultados, hasta ahora, es que la realidad es inversa. Y sucede que Cosamaloapan con algunos de sus servicios públicos e infraestructura atiende las contingencias de municipios vecinos, lo que implica que a este municipio le queden registrados todo tipo de eventos, no sólo los propios; incluso reza un dicho cuenquero “si una rana orina, se inunda Tlacotalpan”.

32Otro de los aspectos que ha arrojado el trabajo de campo, es respecto a la percepción misma de cada evento. Por ejemplo, en el caso de los que se asocian con El Niño, en Tlacotalpan la gente (hasta ahora entrevistada) no se asume en peligro frente a las “inundaciones”. Esto se debe a experiencias pasadas: la memoria colectiva inevitablemente recae en “las grandes inundaciones” (sobre todo la gente mayor de 50 años), donde el agua rebasó el metro de altura, por lo que, las banquetas rebasadas de agua no les significa demasiado, aun cuando ésta entre en sus casas. En el caso de Cosamaloapan, en términos de memoria pasa igual, se recuerdan aquellas inundaciones etiquetadas como “grandes”, aunque nadie duda de que las mayores afectaciones fueron en Tlacotalpan.

Figura 25. Tlacotalpan, 1969.

33Lo interesante es que hoy día, esas “ligeras” entradas de agua, aunque no los obliga a evacuar sus hogares, sí les modifica su cotidianidad, afectando sus caminos, inundando sus tierras, etc. Aunque en ambos municipios hasta ahora, prevalecen opiniones como la siguiente, respecto a su capacidad actual de enfrentarse y recuperarse, como dice el pescador de Tlacotalpan, José del Rosario: “Lo de menos es el agua, estamos acostumbrados a ella, el problema es que no hay trabajo; antes cuando se metía el agua, podíamos pescar en la puerta de la casa, ahora el agua está sucia, no hay especies, y si se mojan los campos, no hay comida y el gobierno no nos ayuda, porque finalmente nadie se muere”.

34En el caso de este trabajo, estamos hablando de dos municipios con una pobreza presente, donde Cosamaloapan tiene un bajo índice de marginación (Conapo, 2000) y Tlacotalpan alto. El primer municipio tiene su economía sustentada en ingenios azucareros, el más importante el de San Gabriel; en el caso de la economía del segundo, ésta versa prioritariamente entre la ganadería y la pesca, y eventualmente el turismo, ya que el lugar fue declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la unesco.

35Ambos municipios han desarrollado estrategias adaptativas para enfrentarse y convivir con el río, por un lado Cosamaloapan cuenta con una carretera federal que hace las veces de muro de contención y por otro lado Tlacotalpan tiene tapancos (casas sobre pilotes), sin embargo este último municipio se enfrenta a condiciones distintas, ya que los tapancos no son suficientes, las aguas del río están contaminadas y no hay especies; el ganado se enferma o se ahoga y muere. Así salta a la vista que las dinámicas sociales han ido menguando y rebasando la gestión del riesgo misma que hace referencia a un complejo proceso social cuyo último objetivo es la reducción o control del riesgo el cual implica la probabilidad de que se presente un nivel de consecuencias económicas y sociales adversas en un sitio particular y durante un tiempo definido que excedan niveles aceptables, a tal grado que la sociedad o un componente de la sociedad afectada encuentre severamente interrumpido su funcionamiento rutinario y no pueda recuperarse de forma autónoma, requiriendo de ayuda y asistencia externa (véase Lavell, s. f.). La pregunta es ¿por qué hay una correlación no sólo general sino particular, entre pobreza y vulnerabilidad? ¿Y cómo incide en la gestión del riesgo?

EL NIÑO HISTÓRICO EN MÉXICO

36Hemos visto hasta el momento que el interés por reconstruir la historia pasada de El Niño ha sido fructífero y ha permitido tener una mejor comprensión científica de sus causas e impactos, sin embargo, ese interés se ha enfocado al estudio del fenómeno en Perú y el área andina. En México hay una carencia de investigaciones arqueológicas y documentos históricos en los que El Niño sea el protagonista. Semejante laguna inspiró la búsqueda de documentos que respalden la idea de su presencia a lo largo de la historia de México, específicamente para el periodo entre el siglo xvi y el xviii.

37Uno de los puntos de arranque para el rastreo de El Niño histórico en México, fue la cronología de Quinn et al. (1986) y la de Ortlieb (2000). En ambas cronologías, los autores utilizan la información contemporánea y los documentos históricos. Siguiendo esta línea de investigación, nos dimos a la tarea de analizar Desastres agrícolas en México. Catálogo históríco, obra cuyo marco temporal inicia en el año 958 y concluye en 1900. La información que proporciona es sobre el sector agrícola mexicano que ha resentido a lo largo de la historia los efectos de la presencia de eventos de origen climático como las sequías, inundaciones, ciclones, huracanes, heladas, nevadas, granizadas, incluso plagas.

38Uno de los objetivos del estudio de este catálogo es identificar algunos de los indicadores que nos remitan a impactos asociados con las manifestaciones de El Niño en contextos históricos, tales como las sequías y las inundaciones. Cabe aclarar que la información que se obtiene de esta obra es fundamentalmente de carácter cualitativo y los datos cuantitativos o exactos para medir los impactos asociados con El Niño, para el periodo en cuestión, son sólo aproximaciones derivadas de los primeros. Por lo tanto, los datos que se encuentran en este catálogo permiten documentar y enriquecer el conocimiento de las etapas previas a las conocidas como “instrumentales”.

39Es importante destacar que todo estudio histórico parte del presente para interrogar al pasado. Entonces, para iniciar la búsqueda de El Niño en México, es necesario correlacionar la información contemporánea que nos proporcionan los meteorólogos y climatólogos con la proporcionada por Desastres agrícolas en México. Catálogo histórico y la que contiene Desinventar. Así, de esta correlación hemos iniciado la elaboración de una cronología adaptada para México que inicia en el siglo xvi y concluye en el xviii.

40Los indicadores contemporáneos hasta el momento identificados, mediante el uso de Desinventar, se han clasificado en tres: patrones semánticos (¿cómo?), espaciales (¿dónde?) y patrones temporales (¿cuándo?). Estos indicadores son los que se rastrearon en el catálogo.

41 Patrones semánticos:

  • Los eventos asociados con exceso de agua son los que dominan el panorama durante el periodo “fuerte”, con un predominio evidente de heladas, huracanes y tempestades.
  • En general, en invierno se incrementan las lluvias y en verano disminuyen.

42 Patrones espaciales:

  • Se aprecia que los reportes se concentran en Oaxaca, en el Pacífico Sur, y en Baja California, seguidos por Chiapas, Veracruz y Tamau-lipas en el Golfo de México.
  • Nuevo León y dos estados norteños: Chihuahua y Sonora (escasez de agua).
  • Cuenca del Papaloapan (Veracruz) municipios que se localizan geográficamente en la trayectoria del río Papaloapan.
  • El istmo y Golfo de Tehuantepec, lluvias e inundaciones en toda la región. Se supone igualmente una relación entre El Niño y los fuertes vientos que se observan en la región. Anualmente la temporada de lluvias (mayo-octubre) se presenta acompañada por huracanes y tormentas que producen inundaciones y deslaves. La influencia de El Niño en la actividad pesquera y su temporalidad aún no se han podido precisar.

43• Patrones temporales:

  • Los periodos “fuertes” de episodios Niño son de julio a marzo.
  • En la cuenca del Papaloapan, de febrero a junio de 1997 y de febrero a agosto de 1998 que se presentan eventos relacionados con escasez de agua, mientras que los relacionados con abundancia de agua se reportan principalmente de abril a octubre de 1997 mientras que para 1998 de enero a marzo se reportan bajas temperaturas y para los meses de junio, julio y agosto se reportan lluvias e inundaciones.

44Una vez realizada la correlación del catálogo con los años Niño propuestos por Quinn et al. (1986) y Ortlieb (2000), se llegó a la determinación de que de un total de 27 años Niño que se presentaron en Perú y Chile, sólo siete de ellos también se manifestaron en territorio mexicano. La búsqueda de los patrones semánticos, temporales y espaciales contemporáneos de El Niño en el catálogo histórico permitió observar que las manifestaciones, efectos e impactos de este fenómeno son similares tanto en la actualidad como en el pasado.

45Para ejemplificar esta similitud es que se decidió realizar un ejercicio retrospectivo sobre El Niño en Veracruz, veamos entonces la información que se encontró en el catálogo para este estado en los años propuestos como Sí EN (Sí es año Niño) en la tabla 4.

Tabla 4. Correlación Quinn, Ortlieb y catálogo de desastres agrícolas

Tabla 4. Correlación Quinn, Ortlieb y catálogo de desastres agrícolas

VERACRUZ HISTÓRICO

46Ahora bien veamos cuáles fueron las manifestaciones y efectos en Veracruz durante los años Niño (Sí EN) desde el siglo xvi al xviii.

471552 = Sí en

48En el catálogo son seis las fuentes que proporcionan datos sobre un huracán que ocasionó lluvias excesivas, creciente de ríos e inundaciones. Esto tuvo lugar en el puerto de San Juan de Ulúa y en la región del Pánuco. Los impactos directos fueron daños a construcciones, calles y plazas inundadas, árboles y sembradíos dañados y embarcaciones destruidas. La población padeció hambre y hubo mucha mortandad.

491619 = Sí en

50Durante este año no hubo para Veracruz ningún dato.

511652 = Sí en

52No hay información sobre Veracruz.

531696 = Sí en

54Solamente se cuenta con un reporte en el catálogo y es acerca de escasez de trigo y en consecuencia de harinas y mortandad de gente por enfermedad. Los datos son muy generales y poco específicos, no dan referencias de las causas.

551785-1786

56Durante este año Niño hubo falta de lluvias y escasez de maíz por una sequía generalizada que produjo mucha hambre y por eso a este año se le conoció como el “año del hambre”.

571791 = Sí en

58Tuxtla: escasez de lluvias, cosechas escasas y malas.

59Papantla, Acayucan: presencia de lluvias excesivas al igual que en Huayacocotla. Se perdieron milpas de algodón, frijol, chile y otras semillas.

601803-1804 = Sí en

61Solamente se cuenta con una ficha en el catálogo que reporta la presencia de fiebre amarilla, sin explicar las causas ni mencionar cifras.

62De manera general se puede apreciar que la información proporcionada por el catálogo para los siglos xvi al xviii en Veracruz permite apreciar que en efecto predominan los eventos asociados con exceso de agua.

CONSIDERACIONES FINALES

63El Niño en nuestro país, sin duda alguna ha dejado sentir sus efectos a través de inundaciones, nevadas, intensificando los huracanes y también por medio de sequías, incendios forestales y olas de calor. Y esta afectación, como ha podido constatarse mediante información histórica, no es nueva. México a lo largo de su historia se ha enfrentado al embate de las amenazas naturales. En el caso de Veracruz sucede lo mismo, es un estado que constantemente y de manera cíclica se ve amenazado por la presencia de fenómenos peligrosos. Su ubicación geográfica, su clima lo convierten en un estado susceptible, por otro lado sus condiciones económicas y sociales ayudan a explicar por qué frecuentemente es motivo de encabezados y tema de noticieros.

64En el caso de Veracruz, específicamente, Tlacotalpan y Cosamaloa-pan, consideramos que las estrategias adaptativas en lugares sin recursos, están impedidas y/o limitadas para evolucionar a la par de los procesos sociales y de la naturaleza misma, aun cuando los riesgos sean identificados; por lo tanto, no se puede pensar en reducir riesgos identificados a desastres, cuando se está en condiciones de básica y mera sobrevivencia ya que en este caso tiene prioridad intentar pescar y alimentarse que evitar enfrentarse al río.

65Las autoridades de Protección Civil a nivel municipal en el caso que nos ocupa, son actores mediadores entre otras autoridades y el resto de la población, y en general carecen de capacitación e información formal, dejándoles como alternativa operar desde su sentido común, el cual con frecuencia se ve rebasado.

66Por otro lado, hacer una revisión retrospectiva nos ha llevado a destacar la importancia de lo antes mencionado y a confirmar que el aumento de la vulnerabilidad y la marginalidad da como resultado una construcción social del riesgo.

67Lo anterior nos lleva a pensar que no es realmente la amenaza, en este caso El Niño, la que provoca el desastre, sino sólo un detonante en un contexto de franco y dinámico deterioro.

Bibliographie

BIBLIOGRAFÍA

Angulo F., Fercia
2006 El Niño, inundaciones y estrategias adaptalivas en Tlacotalpan y Cosamaloapan, Veracruz, Maestría en Pensamiento y Cultura en América Latina, Universidad Autónoma de la Ciudad de México.
s. f. Actores sociales frente a El Niño, el caso de la cuenca del Papaloapan, Veracruz, tesis, ucm/ciesas (en prensa).

Benavides, María A.
2002 “El Niño en la costa norte de Perú en el año 1578: análisis de un documento colonial”, en José Lugo Hubp y Moshe Inbar (eds.), Desastres naturales en América Latina, ice, México, pp. 349-356.

Díaz, Henry F. Y Vera Markgraf
1992 “El Niño”. Historical and Paleoclimatic Aspects of the Southern Oscillation, Cambridge University Press, Cambridge.

Fagan, Brian
1999 Floods, Lamines and Emperors. “El Niño” and the Late of Civilizations, Basic Books, Nueva York.

Franco Temple, Eduardo
1998 “'El Niño' en el Perú: viejos y nuevos temas”, Desastres y sociedad, 9, pp. 82-95.

García Acosta, Virginia
1997 “Las ciencias sociales y el estudio de los desastres”, Umbral XXI, Publicación de los Programas de Investigación y Posgrado de la uia, 24, pp. 8-13.
2000 “Enfoques teóricos para el estudio histórico de los 'desastres naturales'”, en Virginia García Acosta (coord), Estudios históricos sobre desastres naturales en México, 2a reimp., ciesas, México, pp. 19-32.

García Agosta, Virginia, Juan Manuel Pérez Zevallos y América Molina del Villar
2003 Desastres agrícolas en México. Catálogo histórico, vol. I, Época Prehispánica-1822, ciesas/fce, México.

Glantz, Michael H.
1998 Corrientes de cambio: el impacto de El Niño sobre el clima y la sociedad, ofda-Cambridge University Press, Valparaíso (traducción al español de Rodrigo Id. Núñez de la obra original: Carrents of Change-El Niño's Impacts on Climate and Society, Cambridge University Press, 1996).
2004 La predicción de El Niño: el aporte de la ciencia al siglo xxi, Organización Meteorológica Mundial, Programa Mundial sobre el Clima.

González A., Leticia
2004 El Niño Perdido en la historia de México. Búsqueda desde una óptica multidisciplinaria, tesis de Licenciatura, enah/ciesas.

Grodzcki, Jerzy
1994 Nasca: los síntomas geológicos del fenómeno de El Niño y sus aspectos arqueológicos, Programa Especial de la Misión Arqueológica Andina de la Universidad de Varsovia, Centro de Estudios Latinoamericanos, Estudios y Memorias 12, Warszawa, Varsovia.

Huertas Vallejos, Lorenzo
1987 Ecología e historia. Probanzas de indios y españoles referentes a las catastróficas lluvias de 1578, en los corregimientos de Trujillo y Saña, Francisco Alcocer, escribano receptor, Centro de Estudios Sociales “Solidaridad”, Chiclayo, Perú.

Juillet Lecrerc, Anne
2000 “Leer El Niño en las estrellas”, Mundo Científico, Sumario núm. 213, pp. 12-17.

Lavell, Allan
s. 1. “Gestión de riesgos de desastre asociados con la variabilidad climática y el fenómeno enso en particular: consideraciones generales y apuntes conceptuales”, Flacso/ciesas/La red-iai (mimeo sin publicar).
1998 “Un encuentro con la verdad: los desastres en América Latina durante 1998”, Anuario social y político de América Latina y el Caribe, Flacso, año 2, pp. 164-172.

Magaña Rueda, Víctor O.
1999 Los impactos de El Niño en México, unam/iai/sep/Conacyt, México.

Maskrey, Andrew
1998 El manejo popular de los desastres naturales. Es ludios de vulnerabilidad y mitigación, Lima, Perú.

Moseley, Michael
1997 “Catástrofes convergentes: perspectivas geoarqueológicas sobre desastres naturales colaterales en los Andes Centrales”, en Virginia García Acosta (coord.), Historia y desastres en América Latina, II, La red/ciesas, Lima, pp. 59-75.

Ortlieb, Luc
2000 “The Documented Historical Record of El Niño Events in Peru: An Update of the Quinn Record (Sixteenth Trough Nineteenth Centuries)”, en Henry F. Díaz y Vera Markgraf (eds.), El Niño and the Southern Oscillation. Multiscale Variability and Global and Regional Impacts, Cambridge University Press, Cambridge, pp. 207-295.

Quinn, William, Víctor T. Neal y Santiago E. Antúnez. de Mayolo
1986 Preliminary Report on “El Niño” Ocurrences Over the Past Pour and Half Centuries, College of Oceanography, Oregon State University-Lima, Perú.

Rodríguez, Uriel
2002 “El Niño tiene más de 5 000 años”, Diario Milenio, México, 27 de febrero, p. 38.

Sandweiss, Daniel H.
1991 “El Niño en la prehistoria andina”, Actas del Congreso Nacional de Arqueología Chilena, t. 7, Museo Nacional de Historia Natural/ Sociedad Chilena de Arqueología, Santiago de Chile, pp. 99-104.

Suplee, C.
1999 “El Niño y La Niña, el círculo vicioso de la naturaleza”, National Geographic, 3 (4), pp 73-95.

Notes

1 Socióloga por la Universidad Autónoma Metropolitana (uam), actualmente realiza estudios de doctorado en Riesgos por Fenómenos Naturales en la unam (mailto:ferciaa@gmail.com).

2 Arqueóloga por la Escuela Nacional de Antropología e Historia (enah), actualmente realiza estudios de maestría en Estudios Mesoamericanos en la Universidad Nacional Autónoma de México, unam (mailto:letgo@hotmail.com).

3 La Red de Estudios Sociales en la Prevención de Desastres en América Latina (La red) surge en 1992 en Costa Rica cuando se reúnen diversos representantes de países de América Latina con el interés de llenar el vacío teórico y empírico en el estudio social de los desastres en la región, con lo que sientan las bases de una red de colaboración, interinstitucional e interdisciplinaria.

4 Estos eventos son: accidente, alud, aluvión, avenida, biológico, contaminación, deslizamiento, talla, epidemia, erupción, escape, estructura, explosión, forestal (incendio), granizada, helada, huracán, incendio, litoral, lluvias, marejada, nevada, ola de calor, pánico, plaga, sismo, sedimentación, sequía, tempestad, tormenta eléctrica, tsunami y vendaval. Más información sobre la metodología y las herramientas de DesInventar se puede obtener en http://www.desinventar.org/

5 La división por cuencas es importante y necesaria en un estudio como éste, ya que permite ciadas sus características climáticas y su localización geográfica hablar de El Niño, tomando en cuenta que su río principal desemboca en la laguna de Alvarado la cual está en el Golfo de México. Si bien, El Niño es un fenómeno global no tiene un impacto homogéneo por lo tanto es importante aterrizar esfuerzos en regiones y por ende realidades específicas.

6 Este artículo surge del encuentro de dos investigaciones realizadas sobre la presencia de El Niño en la cuenca del Papaloapan, una a partir de una perspectiva histórica (González A., 2004) y la otra contemporánea (Angulo E, en prensa).

7 En el caso de este documento la información que contiene cubre los meses de febrero y marzo de 1578, en los que hubo lluvias casi sin interrupción durante 30 días, las cosechas se perdieron, las acequias se rompieron y hubo inundaciones en los actuales departamentos de Lambayeque y La Libertad. El año 1578 ha sido identificado por los expertos como un año Niño y está documentado por un extenso juicio de los caciques a las ciudades de Lambayeque, Paita, Jayanca y otras ciudades de la costa norte de Perú contra sus encomenderos, quienes habían cobrado el tributo puntualmente sin tomar en consideración las grandes pérdidas materiales y de vidas humanas que había sufrido la población afectada por las intensas lluvias en esa región normalmente desértica (Benavides, 2002: 350).

8 En el diario Milenio del 27 de febrero de 2002 se publicó un artículo titulado “El Niño tiene más de 5 000 años”. En él, Uriel Rodríguez hace una reseña sobre una investigación realizada por arqueólogos en Perú, a cargo de Fred T. Andrus, un investigador posdoctoral de la Universidad de Georgia. Él y su equipo mediante el análisis químico de huesos de peces, demostraron que el Íenómeno meteorológico conocido como El Niño se originó cinco milenios atrás. Andrus comenta que “Esta evidencia nos muestra que el cambio climático es la norma, y la estabilidad es la excepción en la historia de la Tierra, que mostró tranquilidad en épocas recientes. Dado el enorme impacto global que ha significado el fenómeno, es importante entender que el clima es un sistema variable de la naturaleza, y que hace apenas 600 años El Niño ha sido menos frecuente.

9 “Tele”: distante: a cierta distancia, sobre una distancia. “Conexión”: el acto de conectarse, enlace, el estado de estar conectado (Glantz, 1998: 64).

Table des illustrations

Titre Mapa 18. Localización del estado de Veracruz
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1292/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 101k
Titre Gráfica 8. Reportes asociados con exceso o escasez de agua, 1982-1983
Légende Fuente: DesInventar, México.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1292/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 185k
Titre Gráfica 9. Reportes asociados con exceso y escasez de agua, 1997-1998
Légende Fuente: DesInventar, México.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1292/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 212k
Titre Gráfica 10. Reportes asociados con exceso y escasez de agua en Veracruz (1982-1983)
Légende Fuente: DesInventar, México.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1292/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 121k
Titre Gráfica 11. Reportes asociados con exceso y escasez de agua en Veracruz (1997-1998)
Légende Fuente: DesInventar, México.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1292/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 148k
Légende Figura 25. Tlacotalpan, 1969.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1292/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 402k
Titre Tabla 4. Correlación Quinn, Ortlieb y catálogo de desastres agrícolas
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/1292/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 442k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2008

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540