Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Terre et société coloniale

 | 
Michel Bertrand

Resumen

Traduction de C. Asuar

Texte intégral

1Desde hace ya unas décadas las investigaciones americanistas han tratado con bastante extensión los problemas de la tierra. El interés que despiertan los campos americanos se justificaría por el hecho de que los países que sufrieron una colonización ibérica son todavía en la actualidad predominantemente agrícolas. Además, las estructuras agrarias, fijas prácticamente desde el siglo xix, han alimentado tensiones, conflictos, revueltas e incluso revoluciones en la historia más o menos reciente de esos pueblos.

2Hoy día parece que las investigaciones ya han logrado develar los puntos claves de este importante aspecto de la historia latinoamericana. Sin embargo existen dos ligeras reservas: los trabajos realizados hasta ahora han versado principalmente sobre las zonas nucleares de los antiguos imperios coloniales, la Nueva España y los Andes peruanos. Han abordado por otra parte lo más llamativo de las estructuras agrarias, el latifundio como elemento predominante del sistema agrícola colonial y poscolonial. En base a estas observaciones, y sin pretender arrasar con la visión actual del mundo rural latinoamericano, el estudio aquí presentado se aparta de los efectuados hasta ahora. Hemos escogido para comenzar una zona que aunque no estaba al margen del Imperio español sí era al menos secundaria en la mirada del colonizador; nos referimos a la zona de Verapaz, en la Capitanía General de Guatemala. No se puede negar el cambio profundo que significa la autorización dada por el poder español a los religiosos de la orden dominicana para que éstos experimentasen su modelo de conquista evangélica. En esta perspectiva la región de Verapaz no habría sido elegida al azar, había una razón para ello: el poder real pensaba que ahí los riesgos serían menores en caso de fracaso.

3Hemos decidido también estudiar las estructuras agrarias partiendo no ya de las grandes haciendas cuyos dueños eran propietarios muy a menudo alejados de la región, sino por el contrario, de las propiedades de poblaciones locples, generalmente modestas, incluso insuficientes como para asegurar el sustento de una familia. Nuestro trabajo surgió del estudio de pueblos y rancherías de la Baja Verapaz actual. Las otras formas de propiedad aparecen únicamente en la medida en que intervienen en la vida cotidiana de los habitantes de las zonas estudiadas. Los límites cronológicos de nuestro estudio son los que las mismas fuentes nos impusieron. Hemos partido del siglo xvi, desde la implantación de las estructuras agrarias ideadas por el colonizador y la voluntad de borrar de la memoria colectiva la historia pre-colonial. Al otro extremo de la cronología, contrariamente a lo que podría esperarse, la independencia política no surge como una ruptura tajante: cuando mucho como una repetición general de los acontecimientos que sobrevienen medio siglo más tarde. En efecto sólo a partir de 1871, en la época llamada la Reforma, las estructuras agrarias elaboradas en el siglo xvi se encuentran definitivamente superadas. Apenas quedan de ellas algunos vestigios en el siglo xx pero ésa es ya otra historia...

4Dentro de estos límites (1524-1871) nuestro trabajo se organiza en cuatro etapas cronólogicas, cada una de ellas con una fuerte cohesión.

5Como punto de partida tomamos naturalmente la situación que encontraron los dominicanos hacia 1540 en la zona que más tarde sería Verapaz y que en esos momentos constituye la Tierra de Guerra. Después de una descripción de la población de la región que pone de manifiesto tanto su homogeneidad étnica como su conflictivo pasado (posterior a los siglos xi-xii), hemos estudiado el primer intento de colonización realizado por los españoles. Es éste un periodo clave (1520-1540) que marca “el fin de un mundo” pero también la imposibilidad de implantar la vida de la colonia tal y como la conciben los conquistadores del grupo de Pedro de Alvarado. A finales de esta primera etapa se observa claramente que si bien los cambios son ciertos, también lo es la resistencia opuesta a estos cambios, más débil quizás en la misma Rabinal que en las zonas periféricas, sobre todo más allá de Salamá.

6Este parcial fracaso de colonización va a dar lugar a la experiencia dominicana llevada a cabo por Las Casas (tema de la segunda parte de nuestro estudio). Esta se caracteriza por la “voluntad edificadora” de la Iglesia y también de la administración de la Corona. Durante más de dos siglos (1540-1750) esta colaboración surgida de un contrato firmado entre Las Casas y Maldonado, gobernador y capitán general de Guatemala, da a la zona de Verapaz un nuevo y original aspecto que servirá de ejemplo a todo el Imperio Español. El nacimiento de una nueva categoría administrativa, la “reducción”, permite enfrentar la violenta crisis demográfica que afecta a la población indígena y, al mismo tiempo, reforzar el poder de la Corona con la mediación de la Iglesia. Este sistema ofrece, a partir del siglo xvii, un medio firme a una población diezmada y contribuye sin duda alguna a la estabilización demográfica. La reducción propicia también la creación de una nueva sociedad indígena que reúne elementos prehispánicos e hispánicos pero que, por otra parte, genera nuevas oposiciones en su interior.

7Con mayor detenimiento observamos, desde nuestra óptica, la implantación de un nuevo sistema de tenencia de tierra paralelo a la creación de la reducción. La convergencia de dos grupos sociales (indios y no indios) tiene como resultado dos ocupaciones distintas del espacio regional: el centro de la región donde, rodeadas de altas cimas y aisladas del exterior, se encuentran las tierras comunales, propiedades colectivas de los lugareños o propiedades personales de algunos de ellos, y la periferia, principalmente el sur; aquí se dan cita todos aquéllos a quienes se les prohibe entrar a la zona indígena. Tal yuxtaposición es celosamente vigilada por los religiosos dominicanos quienes se reservan en la región las únicas grandes extensiones de tierra; son ellos los propietarios más importantes.

8Esta geografía agraria original corresponde a la implantación de un sistema de explotación cuyo peso recae principalmente sobre las poblaciones indígenas. La explotación es de hecho triple, ya que la ejercen tres administraciones: la española, la de los mandatarios indígenas y la de los religiosos dominicanos. Este sistema transforma profundamente la economía indígena hasta adecuarla al modelo impuesto por los religiosos. Lo que no impide sin embargo que una cierta economía más tradicional, de sobrevivencia, continúe funcionando.

9Al final, después de dos siglos, la población indígena de la región se encuentra sometida a un nuevo modo de vida, a un “vaste enfermement” (gran encierro) según términos de Foucault. Sin embargo sería erróneo creer que el modelo rígido de sociedad promovido, entre otros, por Las Casas, haya podido perdurar sin modificaciones hasta 1750.

10La desintegración del sistema colonial constituye el objeto de la tercera parte de nuestro trabajo. Es probable que las presiones sufridas por la sociedad colonial que tenían como meta cambiar las reglas hayan aparecido muy pronto. Pero en la región estudiada se empiezan a percibir sobre todo a partir de la segunda mitad del siglo xviii.

11El rechazo al sistema se manifiesta primero por una crítica a la reducción efectuada tanto en el plano material como en el intelectual. El mundo aislado, ideado en el siglo xvi, aparece dos siglos más tarde infiltrado por numerosas contradicciones. El mestizaje es un ejemplo claro de la imposibilidad de aislamiento en la región. El acaparamiento de las tierras comunales por algunos demuestra el carácter utópico de una vida comunitaria sólida y coherente, tanto más que con el crecimiento demográfico las tierras que repartir son cada vez más escasas.

12En forma paralela se va desarrollando la idea de que los indios podrán ser aceptados sólo si llegan a ser asimilados. La imagen del ser débil, infantil incluso (que tiene que ser protegido por el Rey de la rapacidad de los españoles) cede el paso a la del ladino, individuo de origen indígena con mezcla (por su cultura y su sangre) europea. A partir de entonces se multiplican los proyectos de reformas del mundo colonial.

13Esta progresiva desorganización es evidente en la evolución de las estructuras agrarias regionales. Si el papel de los religiosos sigue siendo importante, éstos ya no tienen el poder de impedir que los excluidos (los no-indios) se instalen cada vez en mayor número en las tierras indígenas y cada vez más cerca de ellas. Una saturación de la zona tradicionalmente mestiza los alienta a instalarse cerca de los pueblos e incluso en zonas hasta el momento despreciadas. Ciertamente la “invasión” resentida por los habitantes de las reducciones provoca en estos últimos una resistencia verdadera pero rara vez efectiva. A principios del siglo xix, en general, los mestizos se han vuelto el grupo de propietarios más importante de la región. Estos cambios logran crear una estructura de tenencia bastante conflictiva en la que coexisten y se enfrentan grandes y pequeños propietarios (ambos de origen reciente), propietarios y arrendatarios, dueños de propiedad colectiva e individual pueblos ricos y pueblos pobres...; los conflictos hacen aparecer una sociedad cada vez menos coherente. Estas divisiones afectan tanto a la sociedad indígena (en vías de desaparición por las huidas y rivalidades internas) como al mundo mestizo el que por su misma dispersión escapa a los controles administrativos o religiosos. Los cambios agrarios tienen por supuesto repercusiones en la economía. Hasta entonces mantenida aparte de la vida económica colonial por la tutela dominicana, la región comienza a integrarse a las corrientes de cambios que animan la vida de la Guatemala colonial. Claramente en vísperas de la Independencia el aislamiento de los indios es ya un mito.

14La evolución del sistema colonial hace que la dominación sea cada día menos aceptable. Aunque las revueltas no son un fenómeno propio de finales del siglo xviii, sí en todo caso en la región parece que se producen más frecuentemente que con anterioridad. En la zona éstas no tienen un carácter tan complejo como en otras partes del Imperio. No por ello dejan de reforzar la propia identidad indígena frente al mundo de los colonizadores. Las causas que originan las revueltas se fundan sencillamente en el rechazo a los excesos efectuados por parte de la administración colonial y de sus representantes locales. Pero la represión a menudo violenta con la cual se les contesta contribuye a ocultar las contradicciones del mundo indígena (divisiones dentro de los pueblos o incluso de las regiones). La conciencia indígena surge más de un rechazo al mundo colonial impuesto que de las referencias a un mundo prehispánico en lo fundamental casi probablemente olvidado.

15Año 1821: fecha clave de la historia latinoamericana... aunque para la población de Verapaz sólo significa el paso de “una colonización a la otra”. No cabe duda que el medio agrícola se transforma, mas lo hace lentamente: sólo a partir de 1870 se van a producir cambios radicales. La cuarta y última parte de este libro analiza cómo el pueblo suplantó a la reducción. En medio siglo, la existencia jurídica de la reducción es abolida, lo que favorece el mestizaje en esta estructura nueva que resulta ser el pueblo. Aunque las comunidades indígenas resistan, tienen cada vez menos posibilidades para hacerlo. Desaparecen pués las antiguas reducciones y con ellas la sociedad de esa época. De ella no quedan más que ciertos residuos (como las cofradías). Este proceso se acompaña de la desaparición de los religiosos custodios del orden colonial. La venta de las haciendas dominicanas fraccionadas es el símbolo de esta evolución. Hacia 1870, la zona de Verapaz es ya una región como las otras o casi. La dominación ladina – se podría hablar de colonización – es la continuación de la dominación española. Para los descendientes de las poblaciones reagrupadas por Las Casas hacia 1535-1540, la situación, aunque nueva, no era mejor. La Independencia conquistada por los criollos ofreció el poder político, económico y cultural a los ladinos. Estos hicieron todo lo posible para aplicar el mismo sistema en todos lados y en particular en esta Verapaz, modelo de la colonización rechazada. Hacia 1870, la región que surge poco a poco, con una nueva imagen, es la misma que, con ligeras diferencias, encuentra hoy el observador. ¿Hasta cuándo esto? ¿Los recientes movimientos armados en contra del dominio plurisecular en los cuales participa una fracción del campesinado, en Verapaz o en otras partes, inician una nueva etapa en la historia de los campos guatemaltecos? Cualquiera que sea el análisis que se haga de la época actual, sólo al poner los acontecimientos de los últimos 10 años en su perspectiva histórica tendremos verdaderas posibilidades de captar lo que es hoy la vida de las poblaciones rurales de Guatemala.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1987

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter