Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Cueva de los Portales: un sitio arcaico del norte de Michoacán, México

 | 
Brigitte Faugère

Tercera parte. Siete milenios de ocupación humana en el centro-norte de michoacán

Fase Salto (2500 – 2000 a.C?)

Texte intégral

1Aunque la ocupación del abrigo y de su plataforma prosigue sin discontinuidad, la fase Salto continúa siendo ampliamente desconocida. En efecto, la capa correspondiente a esta fase fue perturbada para poder despejar más espacio hasta la bóveda y toda la parte superior fue enrasada, dejando sólo un delgado espesor de sedimentos. Además, las fosas han llegado a perforar este nivel, provocando mezclas en el material arqueológico. De ahí que sólo estemos en condiciones de proponer algunas observaciones muy generales acerca de la vida de los hombres durante aquello que probablemente constituye la última fase de ocupación acerámi-ca del abrigo. En efecto, fue en el transcurso del II milenio cuando al parecer tuvieron lugar en la región la sedentarización, el inicio de la agricultura y la transición hacia las sociedades organizadas, como lo muestra el sitio próximo de El Opeño (Oliveros, 1970, 1974, 1993), cuya fecha más antigua se remontaría al año de 1400 a.C. Esta evolución se inicia en las cuencas, donde las tierras son fértiles y no falta el agua. La destrucción de esta capa nos quita, por consiguiente, la posibilidad de comprender mejor las modalidades de la transición hacia las sociedades de agricultores sedentarios, la cual podría haber sido localmente bastante breve. No obstante, pueden aventurarse, de manera muy preliminar, dos hipótesis acerca del utillaje lítico. Las puntas de proyectil no presentan tipos nuevos y se inscribirían en la prolongación de la fase Portales; por otra parte, las poderosas herramientas de andesita son proporcionalmente abundantes, y permanecen sin cambios en los niveles superiores perturbados. Puesto que los chopping tools y los cepillos jamás se han encontrado en los sitios de ocupaciones posteriores de la región, ni en los sitios con elementos arquitectónicos, ni en las cuevas, es posible que los ejemplares de las capas superiores provengan de este último nivel acerámico. Sea como fuere, la abundancia de estas herramientas en el nivel conservado podría indicar que las actividades de explotación del bosque continuaban siendo intensas, quizá como preparación de los procesos evolutivos posteriores y ligados a los inicios de la agricultura.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2006

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540