Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Cueva de los Portales: un sitio arcaico del norte de Michoacán, México

 | 
Brigitte Faugère

Tercera parte. Siete milenios de ocupación humana en el centro-norte de michoacán

Fase Portales (3100-2500 a.C.)

Texte intégral

1El inicio del tercer milenio constituye la fase de ocupación del abrigo mejor documentada. Las actividades humanas se multiplican y por fin se aprecia con bastante claridad una organización espacial correspondiente a actividades que pueden identificarse, con la formación de pisos que comportan estructuras antrópicas construidas.

2A principios de esta fase, los hombres se establecen más cómodamente en el abrigo rocoso, que acondicionan y ocupan en forma más intensa que en el pasado. El nivel del piso habitable se ha elevado progresivamente, creando un desnivel bastante marcado respecto del arroyo; esto presenta la ventaja de suprimir el riesgo de las inundaciones. Este rellano se ha constituido de tal manera que conforma una superficie continua casi plana, que abarca a la vez la extensión del abrigo y de la plataforma. La bóveda sigue siendo lo suficientemente elevada como para que los ocupantes del abrigo puedan desplazarse en posición erguida en la mayor parte del mismo, aun cuando subsisten ciertas irregularidades rocosas que obligan a seguir itinerarios pre-ferenciales para la circulación y el desarrollo de las actividades artesanales.

3El clima permanece sin cambios, a pesar de cierta tendencia al alargamiento de la temporada seca. La fauna consumida se diversifica considerablemente, y la aparición de roedores que viven principalmente en zonas despejadas (Pappogeomys sp.) sugiere una menor densidad del bosque. Esta evolución tendría un origen natural y climático, ya que los primeros desmontes sólo empezarían mucho más tarde.

4El piso apisonado se refuerza con algunas lajas colocadas en posición horizontal (figura 99). Un gran hogar adorna el fondo del abrigo; los hombres se instalan alrededor de esta fuente de calor para tallar las herramientas, en particular las puntas de flecha, y para fabricar los astiles a partir de tallos ligeros de madera tierna. Muy cerca de allí se encuentran las reservas de materia prima, protegidas en pequeñas fosas cuyo orificio ha sido cubierto de lajas. Otra área de actividad se sitúa en la parte descubierta, en la plataforma; allí se elaboran principalmente herramientas sobre lascas y se realizan otros tipos de actividades.

5El hogar principal permite asar las carnes directamente sobre las brasas y calentar gachas vegetales, arrojando guijarros, previamente calentados al rojo vivo, en recipientes de piel, madera o cestería que se han impermeabilizado forrándolos con hojas, grasas animales o arcilla.

6Las herramientas pesadas destinadas al trabajo de la madera son de nueva cuenta muy abundantes en el utillaje de los hombres (figura 100). Los cepillos, y en particular los que están tallados a partir de chopping tools, muestran que los troncos se desbastaban en el sitio mismo, al igual que las propias herramientas líticas; los árboles seguían derribándose con ayuda de artefactos discoidales y también de chopping tools. Estos últimos artefactos podían ser retocados para elaborar lindos cepillos, muy frecuentes durante esta fase. El herramental de obsidiana comprende gran cantidad de puntas de flecha, entre las cuales continúan figurando las mismas formas que antes, pese a una preferencia más marcada por las puntas de bordes denticulados. Estas puntas suelen ser bastante pequeñas y se adaptan a cierta evolución de la fauna cazada. Las demás herramientas son variadas; se destaca el surgimiento de los perforadores, los cuales estarían destinados principalmente al trabajo del cuero y de las pieles (figura 100). Por otra parte, la presencia de osamentas de lince en el abrigo rocoso, indica probablemente que éste era cazado por su piel, que servía para la elaboración de vestimenta y mantas. Como se advierte, en el abrigo y la plataforma se desarrollaban múltiples e intensas actividades.

7Estas actividades consistían, no sólo en la talla de herramientas a partir de rocas andesíticas y de obsidiana, como lo confirma la abundancia de percutores, sino también en preparaciones culinarias en torno al hogar. Se consumían numerosas especies animales: si bien los venados y las tortugas constituían, como antes, las presas favoritas, las ranas, que también se pescaban en el manantial y en el arroyo, habían pasado a formar parte de la dieta (figura 101). Asimismo, dos nuevas especies vienen a enriquecer el abanico de los animales consumidos: las aves y los roedores (Sigmodon sp. y Pappogeomys sp.) (figura 101). El primero, sobre todo, constituye un complemento muy apreciable, debido a lo sabroso de su carne grasa, de elevado valor nutritivo. Además, esta rata abunda en el bosque y se caza fácilmente; de ahí que se consuma regularmente. Por su parte, los artefactos de molienda apuntan al uso de vegetales comestibles, y el conjunto del utillaje muestra claramente que todavía estamos en presencia de una sociedad de cazadores-recolectores.

8Pero un día se resquebraja el acantilado que domina el abrigo rocoso y, en un sordo fragor, los bloques se desprenden y caen pesadamente sobre la plataforma, cubriéndola con un montón de piedras, lajas y tierra. El interior del abrigo recibe densas nubes de sedimento, que se depositan, luego de varios días, en una delgada capa compacta, de color anaranjado. Si bien el grupo escapó de lo peor, es necesario volver a acondicionar el abrigo, construir hogares y prever áreas de descanso.

9Aunque el nuevo piso (piso C) cuenta con un asiento perfecto en la parte protegida, la superficie de la plataforma se encuentra obstruida por los bloques de piedra. Sin embargo, una vez regularizada parcialmente mediante el despejo de los montones de lajas demasiado saledizos, la plataforma puede volver a ocuparse. Se construye un nuevo hogar en el fondo del abrigo, casi encima del anterior, pues éste es precisamente el lugar donde la bóveda es lo suficientemente alta como para que sea posible vivir cómodamente. El hogar es muy distinto del anterior, en forma de arco de círculo y construido con piedras mucho más pequeñas. La amplia mancha de cenizas revela que no fue limpiado y que fue probablemente perturbado posteriormente, al igual que otros numerosos puntos del abrigo, que denotan infiltraciones desde los niveles superiores. En tales condiciones resulta difícil apreciar la distribución detallada de los artefactos en la superficie; sin embargo, las concentraciones globales de desechos indican la existencia de actividades muy centralizadas en torno al hogar, que irán decreciendo hacia la parte exterior, que es también aquella que fue objeto del mayor número de excavaciones y perturbaciones. Con todo, la densidad del material lírico es elevada, con un material tan variado como antes (figuras 102 y 103). En este material se observa una marcada tendencia a la fabricación de herramientas destinadas a ser enmangadas, en particular raspadores distales muy característicos, hechos de rocas andesíticas (figura 103). Las herramientas pesadas de los leñadores se encuentran bien representadas y, al igual que en el pasado, se elaboran en el sitio mismo, como también es el caso de las herramientas finas de obsidiana. Entre éstas, las puntas de flecha prosiguen la evolución ya iniciada: las puntas ojivales (Nogales y Tortugas) y amigdaloides (Abasolo, Catán, Pelona) se encuentran claramente representadas, mientras que desaparecen las puntas foliáceas y las pedunculadas. El resto del utillaje podría ser representativo del trabajo de los vegetales, del hueso –el cual se manifiesta por primera vez bajo la forma de un elemento de ornato y de punzones planos– y de la cestería. La dieta permanece sin cambios y podría parecer menos variada que antes, si no fuera por el consumo de la liebre.

10Esta nueva ocupación del abrigo rocoso se sitúa, pues, en la prolongación del piso B, con una economía orientada hacia la caza y la recolección. Las materias primas usadas para la elaboración del utillaje son estrictamente locales, y es probable que durante esta fase la ocupación del sitio haya sido de carácter más estacional que esporádico.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2006

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540