Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Cueva de los Portales: un sitio arcaico del norte de Michoacán, México

 | 
Brigitte Faugère

Segunda parte. Materiales arqueológicos, sepulturas, arqueofauna y fechamientos

Los acondicionamientos antrópicos asociados con los pisos de ocupación

Brigitte Faugère

Texte intégral

1En total se localizaron nueve acondicionamientos antrópicos sobre los pisos de ocupación. Habida cuenta de la poca extensión de la superficie explorada, esta muestra puede considerarse como correcta, aunque no exhaustiva. Es muy probable que otros de estos elementos se localicen en los sectores no excavados o erosionados, especialmente en los diminutos abrigos contiguos, al pie del acantilado. Los acondicionamientos hallados en los niveles superiores se diferencian claramente de los demás, en particular los que están asociados a la capa I. En las capas siguientes, estos acondicionamientos antrópicos son relativamente poco variados, componiéndose de círculos de piedras, de pequeñas fosas y de hogares. Sin embargo, la interpretación precisa de algunos de ellos sigue siendo problemática.

DESCRIPCIÓN DE LOS ACONDICIONAMIENTOS ANTRÓPICOS HALLADOS EN LAS EXCAVACIONES

ACONDICIONAMIENTO ANTRÓPICO 1 (FIGURA 23)

2Posición estratigráfica y profundidades: Capa I, entre 62 y 82 cm de profundidad.

3Cuadros: E.4; E.3; F.4 y parcialmente G.4.

4Descripción: Esta bolsa de cenizas gris claro se sitúa en el borde norte de la entrada al abrigo, en un sector en el cual la bóveda baja hasta unos treinta centímetros del piso. Tal es probablemente el motivo por el cual se ha conservado, ya que afloraba desde la superficie. Se trata de una fosa de forma ovoide, que fue excavada en el sedimento de la capa I. Su base y su lado sureste fueron acondicionados con vistas a limitar la extensión de las cenizas: guijarros y pequeñas lajas, con frecuencia labradas y colocadas verticalmente, fueron dispuestas en forma de arco de círculo; además, se encontraron dos lajas colocadas en posición horizontal sobre el fondo.

5El relleno, muy maleable, se componía de cenizas relativamente arenosas, mezcladas con un poco de tierra; contenía una elevada cantidad de materia orgánica y de fósforo (véanse los análisis fisicoquímicos, anexo 2). El material arqueológico era particularmente abundante, observándose la presencia de tiestos pintados y de piezas líticas, enteras o fragmentadas, y sobre todo de numerosos fragmentos de osamenta de fauna. Asimismo, se nota la presencia de material moderno. El sedimento de la estructura también aparece bajo la forma de pequeñas bolsas residuales en la capa II, e incluso más allá de ésta. Sin embargo, el fondo de la fosa se limitaría al final de la capa II, a 82 cm de profundidad.

6Este acondicionamiento antrópico se interpreta como una área preparada para recibir los desechos de la ocupación del abrigo rocoso.

ACONDICIONAMIENTO ANTRÓPICO 2 (FIGURA 24)

7Posición estratigráfica y profundidades: Capa I, de 66 a 80 cm de profundidad al este, y 86 cm al sur.

8Cuadros: D.6 y E.6, a lo largo de la pared sur del abrigo.

9Descripción: Semicírculo formado por piedras de módulo mediano (entre 20 y 30 cm de largo). Algunas de ellas son más excéntricas y aparentemente fueron desplazadas. Algunas piedras y pequeñas lajas parecen haberse fracturado bajo el efecto del calor, dando lugar a fracturas irregulares y angulosas.

10El relleno se compone de un sedimento relativamente arcilloso, debido a la proximidad de la pared que rezuma humedad; este sedimento, de color café negro, es relativamente blando. La hondonada no es muy marcada y el fondo es más homogéneo. El material encontrado en el relleno se compone de tiestos (tepalcates) y de lascas que llevan huellas de combustión, así como de tiestos modernos que revelan perturbaciones recientes.

11Esta estructura se interpreta como un pequeño hogar.

ACONDICIONAMIENTO ANTRÓPICO 3 (FIGURA 25)

12Posición estratigráfica y profundidades: Piso D, de 105 a 109 cm bajo el datum.

13Cuadros: E.5.

14Descripción: Conjunto de ocho piedras rectangulares a trapezoidales, de módulo mediano, colocadas en forma de círculo de 44 a 41 cm de diámetro. La piedra más larga, de 17 cm, está colocada en el centro, mientras que las piedras periféricas son ligeramente más pequeñas (entre 12 y 15 cm). Este conjunto está incluido en el sedimento del piso y rodeado de bolsas de tierra clara, de forma irregular.

15La ausencia de carbón o cenizas directamente asociadas muestra que probablemente no se trata de una estructura para cocimiento, a menos que haya sido objeto de una cuidadosa limpieza. En cambio, se observa que está asociada espa-cialmente con las sepulturas 3 y 4, lo cual quizá permitiría relacionarla con los rituales funerarios.

ACONDICIONAMIENTO ANTRÓPICO 4 (FIGURA 26)

16Posición estratigráfica y profundidades: Piso D, de 107 a 119 cm bajo el datum.

17Cuadros: E.4 y E.5.

18Descripción: Conjunto de ocho piedras, de módulo pequeño a mediano, localizado al norte de la sepultura 3 y parcialmente debajo de la misma. En efecto, cinco de las piedras habían sido apiladas bajo la laja sobre la cual reposaba el cráneo del niño enterrado, mientras que las últimas tres se encontraban sobre el lado, en posición más o menos alineada. El grupo colocado bajo la sepultura mide 30 x 38 cm, aproximadamente, mientras que el conjunto del acondicionamiento alcanza en total 58 x 32 cm. Las piedras usadas son piedras de la cueva, más o menos regulares, aunque fueron visiblemente seleccionadas por sus dimensiones. La piedra central es la de mayor tamaño y posee una cara relativamente plana; se colocó horizontalmente en el piso. Las piedras periféricas pueden estar ligeramente inclinadas hacia el centro, y es posible que algunas de ellas hayan sido desplazadas. En efecto, la organización general y la comparación con las estructuras vecinas sugiere que la forma original del conjunto era un círculo, el cual quizá haya sido dañado al depositarse la sepultura 1. Esta estructura se halla incluida dentro del sedimento blanco del piso D y no contiene ni manchas de ceniza, ni carbones asociados. Las piedras mismas no presentan huella alguna de combustión.

ACONDICIONAMIENTO ANTRÓPICO 5 (FIGURA 27)

19Posición estratigráfica y profundidades: Piso C, de 128 a 133 cm bajo el datum.

20Cuadros: E.F. 5/6.

21Descripción: Conjunto de 34 piedras, de módulo mediano a pequeño, que presentan claras huellas de combustión y de haber estallado bajo el efecto del calor; a este conjunto están asociadas manchas de ceniza e importantes cantidades de carbón. Al parecer, un grupo de diez piedras, aproximadamente, estuvo organizado en forma de círculo, mientras que las restantes forman un conjunto compacto, burdamente ovoide, que podría resultar de perturbaciones posteriores. De esta manera, se trataría probablemente de un hogar perturbado por las fosas que todavía llegan hasta este nivel. Las dimensiones son de 70 x 80 cm.

ACONDICIONAMIENTO ANTRÓPICO 6 (FIGURA 27)

22Posición estratigráfica y profundidades: Piso D, partiendo del piso D (hacia – 115 cm) y alcanzando los 136 cm de profundidad bajo el datum.

23Cuadros: D.4.

24Descripción: Desde el momento en que la fosa se destaca sobre el sedimento café del piso C (hacia – 130 cm), se observa una mancha de sedimento de color crema, que se extiende alrededor de dos lajas de grandes dimensiones, colocadas en posición horizontal. Debajo de las lajas se perfila una fosa de 80 x 45 cm, de forma ovoide, llena de un sedimento muy fino y compacto, de color blanco. En cambio, el borde de la fosa presenta un color anaranjado bastante vivo, lo cual podría indicar que fue calentado.

25Este acondicionamiento es difícil de interpretar. Quizás se trate de una fosa relacionada con actividades de cocimiento o de elaboración del sedimento que constituye los pisos construidos, en particular el piso D.

ACONDICIONAMIENTO ANTRÓPICO 7

26Posición estratigráfica y profundidades: Piso B, de 154 a 156 cm de profundidad bajo el datum.

27Cuadros: D.4.

28Descripción: Concentración de diminutas lascas de retoque bifacial y de esquirlas de obsidiana gris, lo cual revela que el abrigo era usado para actividades de talla. Las dimensiones de las lascas, así como sus características morfológicas, demuestran que se trata de una pequeña acumulación resultante de la talla de piezas bifaciales, probablemente de puntas de proyectil. Las dimensiones medias son de 20 x 20 cm.

ACONDICIONAMIENTO ANTRÓPICO 8 (FIGURA 28)

29Posición estratigráfica y profundidades: Piso B, de 153 a 159 cm de profundidad bajo el datum.

30Cuadros: E5/6.

31Descripción: Conjunto compuesto por unas quince piedras, de módulo mediano a grande, dispuestas en forma de círculo. La parte central corresponde a una gran piedra plana, de 42 x 26 cm, de forma burdamente rectangular, que señala la parte más profunda. Los elementos periféricos son de menores dimensiones, aunque también presentan formas irregulares-rectangular, trapezoidal, e incluso subcuadrada. En todos los casos se trata de piedras procedentes de las paredes de la barranca, y no de guijarros. Los ejemplares más pequeños están colocados en la periferia y al parecer sirvieron como calce. En efecto, las piedras dispuestas en forma de corona alrededor del elemento central presentan una leve inclinación hacia el centro del círculo. Aunque las piedras mismas no presentan huellas de calentamiento, debido quizá a sus dimensiones, estaban recubiertas de tierra quemada y de fragmentos de carbón de leña. Dimensiones: 81 x 85 cm. En el cuadro E.5 se encuentran colocadas unas diez piedras, de módulo claramente inferior, que originalmente podrían haber sido parte del acondicionamiento antrópico 8. Las dimensiones del conjunto alcanzan los 146 x 85 cm.

ACONDICIONAMIENTO ANTRÓPICO 9 (FIGURA 28)

32Posición estratigráfica y profundidades: Piso B, de 156 a 169 cm de profundidad bajo el datum.

33Cuadros: E.4.5

34Descripción: Dos grandes lajas (35 x 30 cm) y una piedra cubren una fosa que contiene una elevada concentración de carbón, así como un solo bloque de obsidiana de grandes dimensiones. Esta fosa penetra en la capa Vb y presenta dimensiones relativamente modestas, con un diámetro aproximado de 25 cm.

INTERPRETACIÓN

35Esta descripción de los acondicionamientos antro-picos asociados a los distintos pisos requiere de algunos comentarios. El acondicionamiento 1 se distingue claramente de los demás por sus dimensiones y su relleno. Se trata sin lugar a dudas de una fosa llena de desechos culinarios y de residuos de la vida cotidiana.

36Los demás acondicionamientos consisten en círculos de piedra, pequeñas fosas, hogares con evidencias de combustión, y una acumulación de desechos de talla. Si bien los últimos dos elementos son de fácil interpretación, las fosas y los círculos de piedra plantean cierto número de problemas. Las fosas pueden corresponder a pequeños depósitos intencionales, como en el caso del bloque de obsidiana en el piso B, o estructuras asociadas a la elaboración del sedimento que compone el piso D (acondicionamiento 6). En el caso de la fosa que contiene el bloque de obsidiana, aunque la interpretación ritual no deba descartarse por completo, la asociación espacial con la acumulación de desechos de talla (acondicionamiento 7) sugiere que más bien se trata de un depósito con una función utilitaria. Las estructuras en forma de círculo de piedras poseen todas la misma organización: una piedra central rodeada de elementos periféricos de menor tamaño. Sin embargo, las estructuras del piso D (acondicionamientos 3 y 4) son de reducido tamaño y sólo constan de ocho piedras; están incluidas en el sedimento blanco del piso D, sin que ninguna huella de cenizas o de carbón sea visible en las cercanías, y se encuentran asociadas espacialmente a sepulturas. El círculo del piso B (acondicionamiento 7) se diferencia claramente por su tamaño, por presentar huellas de carbón y por un contexto de carácter más bien utilitario.

37Es posible, pues, que los círculos de piedras poseyeran funciones distintas: los del piso D (acondicionamiento 6) deberían relacionarse más bien con aspectos funerarios y rituales. Podría tratarse de pequeñas plataformas para ofrendas o, incluso, de pequeños hogares destinados a la quema de copal u otras sustancias durante los rituales funerarios y que, en tal caso, habrían sido cuidadosamente limpiados después de usarse.

38En cambio, el acondicionamiento antrópico 8 del piso B bien podría ser una estructura de combustión usada para la vida cotidiana. Sin embargo, se distingue claramente del hogar 5, aunque pertenece a la misma fase cronológica. Esta contradicción podría explicarse, no sólo por el hecho de que estos hogares se habrían destinado a distintos modos de cocimiento y/o preparaciones, sino también por la profundidad cronológica de la fase: los pisos B y C pertenecen ambos a la fase Portales, que duró unos 600 años aproximadamente.

Auteur

Universidad París 1, umr 8096 del cnrs, Francia

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2006

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540