Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Cueva de los Portales: un sitio arcaico del norte de Michoacán, México

 | 
Brigitte Faugère

Primera parte. El sitio y su secuencia de ocupación

Introducción

Texte intégral

1En el fondo de una abrupta barranca, al pie de acantilados erizados de órganos y nopales, se encuentra el pequeño abrigo rocoso conocido localmente como Cueva de los Portales, debido a la serie de portales bajos que adornan su entrada. Sólo es posible acceder al fondo de la barranca remontando el curso del riachuelo El Salto, cuyas aguas sólo corren realmente entre las peñas durante la temporada de lluvias, o bajando a través de dos o tres accesos laterales ubicados en sectores menos inclinados, donde los acantilados no son tan abruptos. Es un lugar poco frecuentado, considerado además como peligroso en la época de lluvias, cuando algunas zonas de la barranca se encuentran totalmente cubiertas por las aguas tumultuosas del torrente que arrastra todo a su paso. Fuera de esta temporada, la barranca está seca, pero conserva una agradable frescura, y a todo lo largo del año subsisten manantiales en dos lugares distintos. Así, lejos de ser un lugar hostil a la vida, la barranca del río El Salto ha constituido desde siempre un refugio para hombres y animales en busca de alimento y de agua. En efecto, las poblaciones que habitaron el norte de Michoacán, en el límite del México semiárido, tuvieron que enfrentar el problema –más o menos agudo según las épocas– de la escasez de agua. La naturaleza del clima y sus evoluciones, así como la inestabilidad de las precipitaciones, explican en parte el modo de vida de las poblaciones que, en el transcurso del tiempo, pasaron de la etapa de agricultores pioneros, luego bien asentados, a la etapa de seminóma-das que en forma cíclica recorrían la región, o bien, durante períodos particularmente críticos, de nómadas menos apegados a la tierra (Faugére, 1996). Para todos, sin embargo, las barrancas y fallas constituyeron cotos de caza y reservas permanentes de recursos ligados a la subsistencia.

2Entre las barrancas de la región, la del Salto presenta importantes ventajas con sus dos manantiales que conservan la humedad necesaria para el crecimiento de una gran variedad de vegetales silvestres, los cuales a su vez atraen a los distintos componentes de la cadena alimenticia. En tales condiciones, no es sorprendente que los primeros hombres que poblaron la región hayan escogido este lugar para establecerse. En esta primera parte presentaremos las características físicas del sitio y las situaremos dentro de su entorno natural, tanto presente como pasado. Posteriormente, describiremos brevemente las condiciones en las cuales se llevaron a cabo los trabajos arqueológicos, así como los métodos utilizados para el establecimiento de la secuencia cronológica.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2006

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540