Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

El Partido Comunista de Chile y la Vía al Socialismo

 | 
Carmelo Furci

Capítulo 3. El segundo período de clandestinidad, 1948-1958

Texte intégral

La disputa al interior de la Dirección

1El año 1948 marcó el fin del período de colaboración de clases entre el PC y el PR y, con esto, el PC abandonó sus esfuerzos por encontrar una estrategia política coherente que, poniendo adecuada distancia tanto de una línea de ‘partido de toda la gente pobre’ (Recabarren), como de aquella que produjo un partido aislado como consecuencia de las políticas sectarias del ‘tercer período’, había avanzado hacia un partido con influencia social considerable en el período del Frente Popular. Con la aprobación de la ley 8.987, o la Ley Maldita, el PCCh pasó a la clandestinidad. Este período arrojó un cambio en su estructura orgánica (debido a la clandestinidad) y en su propuesta política para Chile. Cuando el Partido reapareció legalmente en 1958, su liderazgo también había cambiado.

2Un período o de clandestinidad es una prueba severa para cualquier partido político. Puede desarticular al partido, o puede inducirlo a su ‘desaparición’ (por un período) para preservar a sus miembros y a su estructura central. No obstante, hay dos razones por las que esto no fue el caso del PC durante este período. Primero, porque el Partido no estuvo continuamente reprimido entre 1948-1958; la represión alcanzó su cúspide durante 1948-50 y en 1955. Se puede decir que desde 1951 a 1954 y desde 1956 a 1958, el PCCh fue un partido semiclandestino. Durante el primero de estos períodos, incluso tenía representantes en el Senado y tomó parte activa en el movimiento sindical. También continuó la publicación de su revista ideológica Principios y puso a varios de sus miembros en diversas organizaciones de masas. También apoyó a Salvador Allende, en su primera candidatura Presidencial, en 1952.

3En segundo lugar, este período clandestino vio aparecer una discusión interna entre Luis Reinoso, Secretario de Organización, quién abogó por la necesidad de una estrategia de lucha armada, y el resto de los dirigentes, que abogaron por una postura más moderada. Tras el término de este debate, se darían los primeros pasos hacia la formulación del programa político que culminaría en 1956, con la formación del Frente de Acción Popular, FRAP. Así, en vez quedar debilitado por este conflicto, el PCCh salió de él con una estructura unida y un programa político más claramente delineado.

4Al hablar del este segundo período clandestino, es importante entender que éste no es comparable con la represión que siguió al golpe de 1973. Ciertamente el PCCh reaccionó inicialmente de una manera confusa ante la represión de González Videla. Intentaremos reconstruir en detalle lo que sucedió porque, hasta ahora, no existe nada sustancial publicado sobre esta coyuntura y su conflicto interno.

5Los problemas a los que se enfrentó el PC al comienzo de la ilegalidad estuvieron relacionados con las dificultades de comunicación de sus diversas estructuras, problemas que se tradujeron, entre otros, en el aislamiento que padecieron diferentes instancias de su organigrama; la imposibilidad de formular una estrategia unificada que lo pusiera a salvo de la desaparición; y la ineficacia para actuar a tiempo para contrarrestar los peligros de las diferentes interpretaciones que podían surgir de sus orientaciones. No en vano, la conjunción de varias de estas dificultades contribuirian a la generación de una disputa interna que se saldará con la expulsión de un sector no despreciable del Partido y la adopción de nuevas definiciones.

6Con el inicio de la clandestinidad, el PC dividió su estructura en tres áreas importantes: norte, centro (incluyendo a Santiago) y sur. Cada miembro de la Dirección tenía una sección a su mando (fig. 2), con el Secretario General coordinando todas las actividades del partido.

Figura 2. Secretariado de Organización y División en Zonas del PCCh.

Figura 2. Secretariado de Organización y División en Zonas del PCCh.

7Sin embargo, en un Partido Comunista con una organización rígida y vertical, dos miembros controlan la estructura del partido: el Secretario General (fig. 3) y el Secretario de Organización (fig. 2) El Secretario de Organización era particularmente importante porque, aparte de dirigir la actividad del Partido, también decidía en qué sección y en qué áreas del país se distribuirían los miembros. También estaba a cargo del aparato de seguridad de toda la organización. Esta estructura organizacional ayuda a explicar cómo Reinoso pudo, posteriormente y por un período, implementar una estrategia política diferente a la del Secretario General, Galo González (designado en 1949 después de la muerte de Fonseca); y cómo el resto del Partido –debido al poder y el control directo manejados por el Secretario de Organización– creyeron que la estrategia implementada por Reinoso era la política oficial de éste.

  • 1 Ernst Hallperin, Nacionalismo y Comunismo en Chile (prensa del MIT, Cambridge, Massachusetts, 1965 (...)

8Al mes de iniciada la clandestinidad, se llevó a cabo una sesión de la Comisión Política Ampliada (es decir, con la participación de algunos militantes que no eran de la C.P.), adoptándose la táctica de la “resistencia combativa y organizada” para enfrentar las nuevas condiciones, poniendo a salvo a la organización y sus miembros1

Figura 3. Estructura de Dirección del PCCh.

Figura 3. Estructura de Dirección del PCCh.

Tabla 5. Dirección del PCCh, 1949-1956

Nombre

Responsabilidad o Cargo

Galo González a

Secretario General

Volodia Teitelboim a

Secretario de Educación

Luis Reinoso a

Secretario de Organización

Luis Valenzuela a

Secretario de Organización b

Arnulfo Rubilar

Sub-Secretario General

Elías Lafferte

Presidente del Partido

Juan Chacón Corona

Secretario de Asuntos Agrarios

Juan Vargas Puebla

Secretario de Asuntos Sindicales

Fernando Ortiz

Juventudes Comunistas c

René Frías Ojeda

Secretario de Asuntos Legales

Julieta Campuzano

Secretaria de Asuntos Femeninos

Luis Corvalán

Secretario de Prensa y Propaganda

Fuente: VolodiaTeitelboim (miembro de la Comisión Política del PCCh), entrevista con el autor, Moscú, 9 de enero de 1981; Ernesto Benado, militante de las Juventudes Comunistas en los años 50, entrevista con el autor, Londres, mayo de 1980; Departament de Estado de EE.UU., The Declassified Documents, Communist Party and Affiliates, 1955-1956 (US Government Printing Office, Washington DC, 1969).
Notas: a. González, Teitelboim, Reinoso y Valenzuela eran miembros de la poderosa Comisión Política del PC
b. Valenzuela se convirtió en Secretario de Organización luego de la expulsión de Reinoso en 1950
c. Las Juventudes Comunistas tenían su propio Comité Central encabezado por: Manuel Conte Prado; Esmeraldo Tapia; Raúl Ramírez Valdebenito; Carlos Albrecht; Lucía Chacón; Negro Muñoz; Alfredo Urria y Miguel Lawner. El Comité Central del PCCh estaba compuesto por 48 miembros. En 1955,20 de ellos habían visitado la Unión Soviética; 11 obtuvieron instrucción universitaria; 13 eran obreros; 14 eran profesionales. En la primera etapa de la historia del PCCh, la mayoría de sus líderes provenían de la clase obrera. Pero cuando Carlos Contreras Labarca llegó a ser el Secretario General, los llamados intelectuales llegaron a ser predominantes en la Dirección del Partido.

9Hubo dos interpretaciones para esta táctica. La primera fue la de Galo González y otros líderes del Partido (Luis Corvalán y Volodia Teitelboim, entre otros). Ellos creyeron que era muy importante que el PCCh se involucrara en una batalla a largo plazo para derrocar a GonzálezVidela, sin arriesgar a las estructuras básicas en la resistencia a la fuerte represión de González Videla.

  • 2 Homero Julio, entrevista con el autor, Roma, Febrero de 1980.
  • 3 Volodia Teitelboim, entrevista con el autor, Moscú, 9 de enero de 1981.

10La segunda interpretación era la de Luis Reinoso, Benjamín Cares y E. Espinoza, quienes creyeron que, mientras era correcto organizar una retirada, el PC debía prepararse a la vez para derrocar a González Videla2. La línea de la “resistencia combativa” era ambigua porque el PCCh no podía resistir y, al mismo tiempo, presentar batalla. De hecho, dado el tipo de orientación política, es difícil entender lo que significaba un acto de resistencia o una batalla. Cuando le pregunté a un miembro de la Comisión Política del PCCh de ese entonces lo que significaba “una resistencia combativa”, él me dijo que el Partido condenaba toda acción terrorista pero se preparaba para una posterior oposición total hacia González Videla3. Indudablemente, los miembros del Partido encontraron confusa esta directiva política. Por una parte, el PCCh no podía declarar una completa retirada porque esto significaría que era incapaz de oponerse a cualquier clase de acción y, por otra, la ‘resistencia combativa’ permitía diversas interpretaciones.

  • * El XVII Pleno se realizó en abril de 1948, es decir, cinco meses antes de la ilegalización; la ses (...)
  • 4 Julio, entrevista.

11Esta línea política que emergió, al parecer, en el 17° Pleno Ampliado del Comité Central*, fue el resultado de un acuerdo entre los dos grupos, donde cada uno había elaborado con una perspectiva diferente de interpretación de la citada orientación política4. Por ende, el origen del conflicto entre Reinoso y la mayor parte de la dirigencia yace en las distintas interpretaciones de la estrategia de la “resistencia combativa”.

  • 5 Teitelboim afirma que, aunque funcionaban todas las estructuras del PCCh (Célula, Comité Local, Co (...)

12Si consideramos las dificultades de haber pasado a la clandestinidad –la división del Partido en tres zonas y la imposibilidad, por razones de seguridad, de tener reuniones regulares–5 podemos entender por qué los dos grupos comenzaron a trabajar de distinto modo. Luis Reinoso, como Secretario de Organización, tuvo un poder considerable entre los miembros del Partido; en el norte, el centro (Santiago) y el sur de Chile, él designó a los militantes que estuvieron de acuerdo con su punto de vista. En este sentido y debido a la importancia de la estructura de Organización, la propuesta de El derrocamiento de la Dictadura logró aparecer como la línea oficial del Partido.

  • 6 Ernesto Benado, entrevista con el autor, Londres, Mayo de 1980.
  • 7 Ibíd.

13De acuerdo con esta política, se creó un aparato armado, el activo, el cual debía emprender acciones de guerrilla urbana tales como asaltos a panaderías, con la consiguiente distribución de pan entre la gente6. El activo era un cuerpo autónomo, separado del Partido, y sólo seguía las normativas de la Secretaría (Comisión) de Organización. Aunque un militante podía estar en una célula y en el activo al mismo tiempo, esta última actividad tenía que ser secreta. Luis Reinoso estaba a cargo del activo. Sus miembros eran cerca de 50, a principios del año 1949, incrementándose a 800, antes de 1950. Estaba establecido principalmente en Santiago y Valparaíso7. Entre 1949 y 1950, este brazo armado, aunque acrecentado, nunca fue capaz de llevar a cabo acciones que pudieran representar una amenaza real al gobierno de González Videla. Varios militantes fueron arrestados, pero sus acciones habían sido insignificantes y sin continuidad.

  • 8 Julio, entrevista.
  • 9 Ibíd.

14Pronto el conflicto erupcionó en el Comité Regional de Santiago con refriegas a nivel superior y de base. Por ejemplo, mientras que el activo podía decidir manifestarse en un paradero de micros o en una fábrica con material de propaganda y distintivos, las células de Santiago responsables de imprimir el material (panfletos) no lo enviaba8. Los conflictos y los desacuerdos pronto involucraron a un número considerable de militantes. El Partido, que ya estaba reducido en tamaño por la clandestinidad, sumó las mermas provenientes de este tipo de conflicto entre el activo y el Partido de Santiago. De esta manera, de 30.000 militantes (a nivel nacional) en 1946, descendió a menos de 10.000, en 19509

  • 10 Galo González, La Lucha por la Formación del Partido Comunista de Chile (Editorial Austral, Santia (...)

15De este modo, insistimos, el PC sufrió mucho las diversas interpretaciones de su línea política. Fue en este contexto que, a comienzos de 1950, se llevó a cabo una sesión de la Comisión Política cuyo resultado fue un cambio en la estrategia alejándose el objetivo del derrocamiento de la dictadura promoviendo, en cambio, un gobierno que pudiera realizar un Programa de Emergencia10 basado en seis puntos centrales:

  1. Protección económica para los trabajadores. Un aumento en los salarios según el costo de la vida. La garantía de trabajo para todos los chilenos y el restablecimiento en sus empleos de todos los trabajadores despedidos por razones políticas.
  2. Medidas protectoras de la economía nacional. Revisión de las concesiones hechas por González Videla al capital imperialista. La protección de la economía nacional contra la inversión imperialista y la suspensión del pago de la deuda externa hasta que terminara la crisis económica.
  3. Defensa nacional e independencia. Restablecimiento de relaciones diplomáticas con la Unión Soviética y otros países socialistas, incluyendo China. Revisión del pacto militar de Río de Janeiro, porque, según el PC, los intereses nacionales estaban en peligro. La promoción de la paz y la colaboración entre países.
  4. Restauración de los derechos democráticos. Derogación de la Ley Permanente de Defensa de la Democracia. Abolición de la policía secreta.
  5. Provisión de alimentos para todos. Ayuda financiera para todo el sector de la agricultura, sea ‘grande o pequeño’. Nacionalización de la tierra, particularmente donde, debido a la negligencia de los terratenientes, era improductiva.
  6. Reforma Financiera. Reforma del Banco Central y de los mecanismos de control de la inflación. Protección de la moneda nacional contra el dólar y elevación de los impuestos a las compañías extranjeras11.
  • 12 Ibíd.

16En términos generales, éste era el programa lanzado por el PCCh en los primeros meses de 1950. Su objetivo era el de producir “la unidad del país y hacer posible, más adelante, el cumplimiento de la revolución democrático-burguesa”12. El programa representaba una plataforma moderada con la cual la directiva del PC esperaba unir a todas las fuerzas de oposición. Pero, en términos generales, no hacía sino reflejar el programa propugnado por el Partido desde la época del Frente Popular: una serie de reformas que podían suscitar una amplia alianza dentro de la política chilena. De esta manera, siendo una reiteración de las tendencias que venían plasmándose desde hacía más de una década, ahora, en 1950, el programa del PCCh no representaba una radical alternativa frente al régimen de González Videla.

17Debido a este programa, las diferencias entre el grupo de Reinoso y el grueso de la Dirección, especialmente en la Comisión Política, se hicieron sustanciales. El Secretario General, Galo González, indicó que:

  • 13 Ibíd. p. 76.

El Programa de Emergencia no es el programa de la revolución democrático-burguesa, ni es un substituto para ella...
Este programa es la plataforma de lucha para la acción común de los sectores sociales contra el dictador Videla13.

18Según Galo González, a este programa se opusieron Luis Reinoso y sus seguidores:

  • 14 Ibíd., p. 77.

Intentaron presentarlo como una concesión a los enemigos de la clase obrera y, en contraste con esta línea, continuaron implementando una política ‘putschista’ y anti-Marxista, intentando sustituir la lucha de las masas por la de una guerrilla urbana14

19De acuerdo al Secretario General, también intentaron dividir al Partido convenciendo a miembros del Comité Central para que renunciaran a él. Sostenía que Reinoso había aceptado el nuevo programa en la reunión de la Comisión Política, pero continuaba trabajando por el fortalecimiento del activo intentando provocar una confrontación armada con el gobierno de González Videla.

  • 15 Teitelboim, entrevista.

20SegúnVolodia Teitelboim (quién era un miembro de la Comisión Política), cuando Galo González condenó la política militar de Reinoso y de su grupo, Reinoso no contestó. Reinoso era una persona muy taciturna: “En las diversas reuniones del PC él nunca se involucró en discusiones políticas, por el contrario, siempre estaba de acuerdo con lo que estaba siendo aprobado”15

21El actual Secretario General del PCCh (L. Corvalán), quién fuera Secretario de Galo González en ese entonces, señala:

  • 16 Halperin, Nacionalismo y Comunismo, pp. 55-6.

Luis Reinoso le dio a la Comisión Nacional de Organización el estatuto de dirección alternativa. Luego, organizó una completa estrategia ofensiva semi-militar basada en la falsa idea de que la dictadura de González Videla podía ser derrocada por una sublevación armada y, lo que es peor, por la acción de grupos aislados de las masas, integrados por activistas del partido, a muchos de los cuales persuadió para enganchar en acciones provocativas, terroristas y de sacrificios inútiles16

22Tras este desacuerdo fundamental en la estrategia política, Reinoso fue expulsado del PC. Esta es la versión dada por el sector victorioso del Partido, o la ‘versión oficial’. Pero, como sucede a menudo en otros Partidos Comunistas ante situaciones similares, los desacuerdos fueron presentados y construidos de acuerdo a las opiniones de la facción victoriosa, quienes presentaron a los disidentes como “agentes del imperialismo y enemigos de la clase”. Por lo tanto, como contrabalance, es útil presentar también la versión del grupo de Reinoso.

La versión de Luis Reinoso respecto de la ruptura

  • 17 Bernardo Leighton, carta al autor, 10 de abril de 1980.

23Según la versión de Reinoso, a finales de 1949, González Videla comenzó a perder el control de la situación en el país. La hipótesis sobre la cual él había basado la represión del PC ya no era convincente. A principios de 1950 se sucedieron varias huelgas; comenzaron en el área del transporte público y se propagaron a casi todos los sectores. Para González Videla llegó la hora de encontrar una solución para evitar así una crisis política. Ese fue el momento en el que lanzó su gabinete de Sensibilidad Nacional (Unidad Nacional), invitando a la Falange Nacional (posteriormente Democracia Cristiana), a que se incorporara al gobierno. Una de las condiciones impuestas por este partido era el cambio de actitud hacia los comunistas. Parece que González Videla prometió a la Falange (y, a través de ella, al PC) que la persecución de sus cuadros terminaría, con tal de que permanecieran en calma por algún período, paralizando su política de derrocamiento de la dictadura. Según seguidores de Reinoso, los negociadores de este acuerdo fueron Volodia Teitelboim, por el PCCh, y Bernardo Leighton, por la Falange. Cuando le pregunté a Leighton acerca de esta materia, él negó ser el negociador con González Videla, aunque reconoció haber tenido negociaciones con Teitelboim antes y después de 1950, pero referente a otras cosas17.

  • 18 Teitelboim, entrevista.

24De su parte, Teitelboim admite que el PCCh llevó a cabo negociaciones con González Videla, pero dice que comenzaron antes de 1950, en abril de 1947. En ellas, González Videla le señaló a la delegación del PCCh que el partido debería paralizar sus actividades por algún período. El Presidente insistió en tener más reuniones, pero nada nuevo emergió de ellas, sólo que el Partido rechazó la oferta de González para cerrar el Parlamento. Teitelboim afirma que esta oferta era una trampa para acusar al PCCh de actuar fuera de la ley. Él admite haber tenido contactos con Leighton, pero no lo recuerda como el mensajero de González Videla18.

25Mientras, la versión de los reinosistas enfatiza en que, después del acuerdo con González Videla, se realizó una reunión de la Comisión Política (en junio de 1950) la que tuvo como resultado un cambio en la línea política: del derrocamiento de la dictadura a la postulación de un gobierno de emergencia, en vistas a la crisis que el país tenía. De acuerdo a esto, el PC lanzó su Programa de Emergencia. En qué medida esta nueva orientación política era el resultado de un acuerdo con González Videla o, más bien, provino de la conclusión de que la política de derrocamiento había sido un fracaso, es un asunto que será examinado más adelante.

  • * En esta versión de los hechos proporcionada a Furci por fuentes reinosistas, puede haber un error (...)
  • 19 Julio, entrevista.

26Fue en esta coyuntura (1950) que el grupo de Reinoso intentó obtener la ayuda de Stalin para su estrategia de confrontación armada contra González Videla y, ante las medidas adversas a esta opción tomadas por la mayoría de la Dirección, señalaron que sólo una sesión con la presencia de la totalidad de los componentes del Comité Central del Partido (y no la Comisión política) podía cambiar la estrategia política. No obstante, la mayor parte de la Comisión Política aceptó el argumento de Galo González en el sentido de que, estando el Partido en la clandestinidad, era casi imposible que se realizara una reunión del Comité Central. En este clima de recusaciones mutuas, repentinamente, en otra reunión de la CP (agosto de 1950), Reinoso fue expulsado*19

  • 20 Benado, entrevista.
  • 21 Halperin, Nacionalismo y Comunismo, p. 56.
  • 22 Benado, entrevista.
  • 23 Luis Corvalán, Algo de Mi Vida (Editorial Crítica, Barcelona, 1978), p. 109.

27Los militantes fueron sorprendidos por esta decisión: “sabíamos de los desacuerdos y del conflicto entre la Comisión Política y Luis Reinoso, pero nunca pensamos que eran tan graves”20. Halperin, en una breve referencia a este quiebre, dice que el grupo disidente pudo haber tenido la ayuda de Stalin, y que: “A través de su secuaz, Benjamín Cares, que fue a la Unión Soviética con una delegación del Partido, él (Reinoso) incluso parece temporalmente haber obtenido la ayuda soviética para su política militante”21. La versión dada por el mismo Cares fue diferente: se le envió representando al PCCh a participar en un Congreso por la Paz en Varsovia y, en esa ocasión, él dio un informe sobre la situación política chilena al delegado soviético en el Congreso. A su vuelta a Santiago, a Cares se le ordenó que permaneciera en un departamento y esperara instrucciones del Partido. Después de un mes, participó en la reunión de la Comisión política (agosto de 1950) y ahí fue desvinculado luego de que se le mostrara una copia de su informe al delegado ruso22. Lo que había sucedido era que el delegado ruso le había entregado el informe a Pablo Neruda, quien lo envió a Chile. Esta versión también es confirmada por Luís Corvalán23. Benjamín Cares fue apodado el “traidor de Varsovia”.

28Después de su expulsión del PCCh, Reinoso, Cares y Espinoza fundaron un grupo llamado Movimiento de Resistencia Anti-lmperialista. Este grupo tenía aproximadamente 400 militantes y a él también se incorporaron los seguidores de Reinoso que se mantuvieron dentro del PCCh. Tuvieron cierta influencia sobre los militantes partidarios hasta 1953 al publicar una revista mensual, Bandera Roja, en la que criticaban la estrategia del PC. También visitaban a militantes regulares, provocando debates e intentaban convencerles de que convocaran a un Congreso. El grupo, sin embargo, hacia 1957, ya había desaparecido.

29No cabe duda que los desacuerdos entre los integrantes del MRA eran substanciales, y cada facción intentaba reconstruir la historia de su lucha según su propia postura política. Es posible resumir algunos elementos de esta situación por medio de la evidencia proporcionada en varias entrevistas y conversaciones que sostuve con varios políticos y militantes comunistas chilenos de la época.

30Después de la ilegalización del PC en 1948, éste decidió implementar una política de “resistencia combativa”, conducente al derrocamiento de la dictadura de González Videla; de acuerdo con esta directriz, se creó el activo, un ala armada. De hecho, el PCCh no habría resuelto organizar un estado de rebelión sin que esta decisión no llegara a provocar de verdad una insurrección.

31Parte de la Dirección, conducida por Reinoso, trabajaba en la implementación de la lucha armada, mientras que la mayoría de sus miembros, conducidos por Galo González, aplicaba la política de la ‘resistencia combativa’ de una manera defensiva, no obstante el conjunto (o buena parte) del Partido creía que iba a trabajar por el derrocamiento de González Videla.

32En 1950, momento en el que la política militante de Reinoso había alcanzado su cúspide, el PC tuvo que tomar una decisión, sea para poner en práctica la política extrema sugerida por Reinoso o para cambiar su estrategia política. No hay evidencias de que Reinoso y sus seguidores alguna vez tuvieran el apoyo de Stalin. Este hecho es de considerable importancia, pues la ayuda de la URSS habría significado un respaldo político enorme. La mayoría de los dirigentes rechazó la interpretación de Reinoso respecto de la política de ‘resistencia combativa’ y, cuando expulsaron a su grupo, no más de 300 miembros dejaron el PC.

33Después que la lucha dentro de la Dirección terminó, el PC comenzó a desarrollar una nueva estrategia política, cuya primera etapa habría sido el mencionado Programa de Emergencia.

El Frente de Liberación Nacional

34Es interesante analizar el surgimiento de una estrategia política dentro de un Partido en particular. En el caso de un Partido Comunista, una nueva línea política surge únicamente dentro de su Dirección Nacional. En términos generales, la mayoría de los miembros del partido aceptan la nueva orientación y si algunos discrepan, se espera que “sean convencidos”, de otro modo, se los marginará, si es que antes el involucrado no toma la decisión de retirarse por su cuenta.

35Una nueva estrategia política no es el resultado de una discusión que implique al partido entero, sino que es el resultado de directrices desde la dirección nacional. Éste es el caso del PCCh. La dirección lanza una directriz específica, los militantes probablemente la “discuten” pero, obviamente, tendrán que aceptarla; la estructura y concepto rígido y vertical del partido no permiten otro procedimiento. Esto explica el por qué los militantes, generalmente, se instruyen de la estrategia política vigente cuando ésta ya se ha iniciado. Este procedimiento de elaboración de una línea política ha evitado que muchos seguidores de la izquierda se unan al PC. En lugar de ello, se han enrolado en el PS, donde siempre ha habido mayor libertad de debate sobre todos los temas y diversas posturas han tenido lugar por parte de las diferentes tendencias internas. El PCCh, en todo caso, sostiene que la unanimidad de sus opiniones no es el resultado del miedo a expresar las dudas y objeciones sobre aspectos específicos sino, el resultado de la confianza de sus militantes en la Dirección Nacional.

36Después de la expulsión del grupo de Reinoso y del rechazo de la política confrontacional que él defendió, el PCCh se mantuvo firmemente unido y comenzó a poner en práctica la política del Programa de Emergencia. Aunque el PCCh había sido proscrito al final del período de la colaboración de clases con los Radicales, sólo tres años más tarde, este Partido propuso una estrategia similar a la del período 1938-47. Esto requería la unidad de todas las fuerzas democráticas chilenas para liberar al país de la dominación imperialista por medio de reformas básicas que pudieran conducirlo hacia la paz y prosperidad. El Programa de Emergencia no se diferenció, substancialmente, de la política adoptada por el Partido durante el período del Frente Popular, a excepción de su insistencia en que el gobierno de González Videla tenía que ser sustituido debido a su política antidemocrática, su alineación con el imperialismo norteamericano y sus sucesivas imposiciones de tratados militares.

37Aunque parecía que el PC continuaba poniendo en práctica la línea de los años 30, proponiendo la misma clase de programa, lo hacía, sin embargo, bajo una idea de alianza diferente, una donde la fuerza principal estribaba en la organización de la clase obrera. Como Galo González declaró:

  • 24 González, La Lucha por la Formación del Partido, pp. 76-7.

El pueblo de Chile vio... la traición de un sector de la burguesía, por lo tanto, el pueblo pudo entender que la clase obrera era la única consecuente en la lucha contra el imperialismo y la oligarquía. Bajo la dirección de su vanguardia, el PCCh, es la única que puede y debe conducirnos a la victoria en la lucha por la revolución democrático-burguesa, tanto agraria como anti-imperialista, por medio de la nacionalización de las industrias manejadas por monopolios americanos y una reforma agraria consecuente24.

38Galo González enfatizó el hecho de que los gobiernos radicales no habían realizado una política anti-imperialista y, por lo tanto, se necesitaba un liderazgo político diferente en el país. Esto es importante, primero porque el PCCh declaró que el sector más avanzado de la burguesía chilena no había podido poner en ejecución una revolución democrática-burguesa, y, en segundo lugar, porque destacaba que solamente un movimiento conducido por la clase obrera y su vanguardia política, podía llevar a cabo esta revolución como paso hacia el socialismo. Para Galo González, el programa de emergencia debía basarse en el desarrollo de una lucha de los diversos sectores a favor de la paz y de la independencia nacional, y contra el imperialismo y la oligarquía:

  • 25 Ibíd., p. 77.

representa la estrategia política correcta de la clase obrera en orden a reducir a un mínimo el daño hecho por las fuerzas reaccionarias, y de salvaguardar los intereses inmediatos de las masas populares para, desde ahí, implementar la revolución democrática-burguesa y el Socialismo25.

39El PCCh creía que si la clase obrera continuaba desempeñando un papel secundario en la alianza con un sector de la burguesía, esta clase de programa no podría ser implementado. La importancia del Programa de Emergencia consistía en el hecho que, por primera vez, asignaba a la clase obrera un rol principal en este tipo de alianza política.

40Cuando Ramírez Necochea dividió la historia del PCCh y declaró que este período comenzaba con la Conferencia Nacional de 1933 y continuaba hasta 1965, estaba errado: si las divisiones se basan en los cambios principales de la estrategia política, entonces el período adjudicado al Frente Popular debería terminar en el año 1948. Aunque, en términos generales, se puede decir que el programa era el mismo, las fuerzas políticas que llevaron a cabo ese programa eran diferentes. Esto, por lo demás, se reconoce en las palabras de los propios líderes del PC al analizar la estrategia del Frente Popular:

  • 26 Galo González, Informe al Décimo Congreso del Partido Comunista de Chile, en Principios, números 1 (...)

La clase obrera y sus partidos actuaban en alianza con los círculos burgueses, y esto produjo la victoria de 1938 y la formación del gobierno de Pedro Aguirre Cerda... Lo desacertado fue que, estando la clase obrera en alianza con la burguesía, nosotros, los socialistas y los comunistas, actuábamos por separado... El problema era que teníamos… ilusiones sobre la burguesía, y no pudimos transformar a la clase obrera en la fuerza hegemónica de ese movimiento popular26.

41Si en 1950 el problema era hallar una manera de realizar el mismo tipo de programa con una combinación de fuerzas políticas diferentes, entonces se puede sugerir que para 1951 ya habían cambios importantes en la estrategia política del Partido. Incluso, no siendo el Programa de Emergencia un plan claramente orgánico, no se puede discutir que este fue el punto de partida para el desenvolvimiento de la estrategia mantenida por el PCCh hasta 1970 y, como intentaremos demostrar, constituyó la base para la vía chilena al socialismo.

La 9° Conferencia Nacional de agosto de 1952

42La 9° Conferencia Nacional del PCCh es de importancia histórica dentro del proceso de despliegue de su nueva estrategia política. Fue durante ella que se lanzó el Frente de Liberación Nacional. Aunque el Plan de Emergencia había indicado ya una nueva orientación, fue en esta Conferencia donde se le dio forma y estructura, especialmente porque, con la formación del Frente del Pueblo y la primera candidatura presidencial de Salvador Allende en 1952 –apoyada por el PC– el Partido sentía la necesidad de ofrecer un programa más sólido y orgánico. En la 9° Conferencia el PCCh estableció:

  • 27 Galo González, Informe en la Novena Conferencia del PCCh (agosto de 1952), p. 32.

Podríamos obtener una nueva victoria del pueblo... a condición de que unamos a todos los chilenos en un solo movimiento de liberación nacional. De esta manera, la clase obrera implementará este movimiento y la consecuente lucha contra el imperialismo y la oligarquía.... unificando a todas las fuerzas progresistas, incluyendo a sectores de la burguesía nacional y a los campesinos27

43Según el PCCh, las condiciones nacionales que favorecieron este tipo de política eran:

1) la profunda crisis general en el sistema capitalista y la desintegración del mercado mundial como consecuencia de la segunda guerra mundial, junto con el rol imperialista de los Estados Unidos; 2) la política de guerra inspirada por los EE.UU. y sus efectos en Chile debido a la política de apoyo de González Videla; 3) la necesidad de implementar una política de paz que reduciría la posibilidad de guerra y crear un movimiento para la paz y la colaboración; y 4) la debilidad de la clase obrera y de su vanguardia (el PCCh) al colaborar con los Radicales.

44En este último punto, Galo González estableció:

  • 28 Galo González, Décimo Octavo Pleno Ampliado del Comité Central del Partido Comunista de Chile (San (...)

Tenemos que explicar a la gente que los gobiernos de Aguirre Cerda, de Ríos y de González Videla no afectaron los intereses del imperialismo y de la oligarquía y, en el caso de González Videla, estos intereses fueron favorecidos, porque en esos gobiernos la influencia fundamental fue ejercida por la burguesía, y ésta es una clase voluble, incapaz de luchar contra el imperialismo y la oligarquía. Tenemos que explicar que... la clase obrera no ha sido la fuerza central en el movimiento popular28

45Un análisis de la estrategia de Frente de Liberación Nacional revela las contradicciones que se presentaron posteriormente, generándose un interesante debate, particularmente con el PS. Primero, el PC proponía un plan donde la clase obrera debía ser la fuerza hegemónica y, obviamente, es difícil sugerir la formación de una alianza política y, al mismo tiempo, declarar que una clase o un partido en particular debe ser el predominante. Una alianza política es el resultado de un amplio compromiso pero, aun más importante, se debe asumir que la dirección futura de esa alianza emergerá de la competencia política.

46Aparentemente, el PCCh elaboraba una nueva estrategia sin hacer una medición realista de su verdadera fuerza. Desde 1951 a 1956 era un partido pequeño y era ciertamente difícil demandar un papel principal en una alianza donde su posición sería muy débil, más cuando el PS (al que el PC reconoció como fuerza primordial en la alianza propuesta) tenía más influencia: primero, porque era legal y, en segundo lugar, porque su peso entre los sindicatos aumentó durante ese período. Durante un período largo este conflicto produjo una lucha permanente por la dirección de la alianza, es decir, fue y continuó siendo la debilidad principal de estos partidos obreros.

47En segundo lugar, ¿qué quiso decir el PC al referirse a una alianza con el sector progresista de la burguesía? Este Partido había experimentado ya tal alianza con los radicales durante el período 1938-47 y los resultados no habían sido positivos: el Partido había tenido que funcionar en la clandestinidad. Ahora la justificación que Galo González hacía del acuerdo con el sector progresista de la burguesía apelaba a lo siguiente:

  • 29 Informe del Secretariado al Vigésimo Primer Pleno del Comité Central del Partido Comunista de Chil (...)

Sabemos que entre la burguesía y la clase obrera hay contradicciones, choques de interés, y en esta lucha el PCCh apoya a la clase obrera. Pero también sabemos que hay contradicciones entre la burguesía y la oligarquía... La idea de que la burguesía es la aliada del imperialismo y la oligarquía es equivocada. En ciertas situaciones la burguesía está inclinada hacia ellas, pero esta situación no es permanente sino transitoria y podríamos modificarla si polarizamos las contradicciones. Más claramente, en un período específico de nuestra historia, durante el Frente Popular, la mayoría de la burguesía estaba unida con la clase obrera. En otros períodos, por ejemplo durante el gobierno de González Videla, estaba unida con la oligarquía29

48El PCCh siempre consideró que una de las razones para la aparición de la nueva estrategia política radicaba en la falla del Frente Popular a raíz del secundario desempeñado por la clase obrera, de modo que el programa no fue realizado. Se creyó entonces que, debido al papel principal que la clase obrera debía jugar ahora y a la alianza entre los partidos del movimiento obrero, el sector progresista de la burguesía podía ser un aliado de la política del Frente de Liberación Nacional. No obstante, el PC se equivocó en las elecciones presidenciales de 1958 y 1964: el progresismo burgués presentó a sus propios candidatos y no se unió a la izquierda. Este problema estaba vivo aún durante el período de la Unidad Popular (1970-73), cuando el PC y Allende intentaron obtener el apoyo del PDC, pero todo terminó con el golpe militar.

La “Vía Pacífica”

  • 30 Vladimir Illich Lenin, Estado y Revolución, en Opere Scelte (Editorial Riuniti, Roma, 1968), p. 86 (...)

49Dentro de la estrategia del Frente de Liberación Nacional, había una pregunta clave, a saber, ¿por qué medios iban los comunistas a realizar esta política? En la historia de los partidos comunistas, este problema ha sido siempre importante. En el marxismo-leninismo clásico, particularmente en Lenin, se entiende que solamente por medio de una confrontación armada entre la clase obrera y la burguesía es posible establecer la dictadura del proletariado. Lenin había escrito: “La necesidad de educar a las masas en la idea de una revolución violenta es la base de la teoría de Marx y de Engels... La sustitución del estado burgués por el proletario no es posible sin una revolución violenta”30

50El Partido chileno nunca había discutido este problema antes de 1950, cuando la política de confrontación armada fuera propuesta por el sector dirigido por Reinoso, recibiendo el rechazo de la mayoría de la Dirección. Además, aunque el PCCh había seguido siempre una ‘vía pacífica’, sólo en 1956 esta fue declarada política oficial de la organización. Este problema llegó a ser importante dentro de la política del Frente de Liberación Nacional, particularmente después del 20° Congreso del PCUS. En un artículo de 1956 en la revista teórica Principios, Galo González estableció que:

  • 31 Galo González, La Discusión Interna en el Partido Comunista de Chile, en Principios, no 37 (octubr (...)

La realización de cambios profundos, de reformas revolucionarias, no es seguida, necesariamente ni en todos los casos, por la acción política que implica una guerra civil, una insurrección armada o un cambio violento y extremo. En nuestro país hay ejemplos que nos animan a que pensemos en la posibilidad de transformar el régimen por medios pacíficos, es decir, por la acción parlamentaria31.

51Siguiendo a Galo González, la experiencia del Frente Popular y la Alianza Democrática demostraron que era posible realizar reformas trascendentes sin usar la violencia. Esta posición contradice una declaración anterior de González, cuando señaló que las alianzas mencionadas no realizaron las reformas que Chile necesitaba porque la influencia de la burguesía era mayor que la de la clase obrera. Así, las alianzas no demostraron la capacidad de realizar reformas efectivas porque ellas habían sido bloqueadas por la burguesía. Por otra parte, en 1947, momento en el cual era sumamente claro que la fuerza creciente del PCCh representaba un peligro para la burguesía, esta última no vaciló en golpearlo y parar todas las reformas trascendentes.

  • 32 Halperin, Nacionalismo y Comunismo, p. 60.

52En opinión de Halperin, antes de 1956 el PCCh había justificado su política de ‘vía pacífica’ diciendo que las masas no estaban listas para la revolución y que ya Lenin había declarado que comenzar una insurrección tan sólo con la vanguardia, era una estupidez y un crimen32. En nuestra opinión, al contrario, el PC nunca tuvo que justificar la ‘vía pacífica’ porque jamás había abordado la confrontación armada como único camino al poder; sólo a partir de la época de la fundamentación de la ‘vía pacífica’, l PC comenzó a distinguirla y a enfatizarla, tal como aconteció en 1956 debido a la revisión que el 20° Congreso del PCUS hizo de la materia de las vías de acceso al socialismo:

  • 33 Ibíd.

(considerando) la fuerza creciente del campo socialista y de otras fuerzas de la paz, la doctrina de Lenin de la inevitabilidad de la guerra fue declarada no válida. La doctrina de la inevitabilidad de la revolución violenta fue sustituida por la declaración de que el socialismo, en vistas al vigor cada vez mayor de las fuerzas populares, podía, en algunos países, llegar al poder por medios pacíficos33.

  • 34 En especial Marx indicó a Inglaterra, como el país en donde una transición pacífica podría ocurrir

53La idea de que una transición pacífica al socialismo era posible, no fue un descubrimiento del 20° Congreso; Marx y Engels habían indicado ya la posibilidad de tal transición34. En el caso del PCCh, sin embargo, la ‘vía pacífica’ había sido adoptada antes de este Congreso del PCUS. Esto justifica nuestra afirmación de que el PC chileno, particularmente después del período del Frente Popular, llegó a ser cada vez más independiente en su elaboración de un plan político para Chile, mientras que, al mismo tiempo, se hizo cada vez más dependiente de la Unión Soviética en asuntos de política internacional.

54Siendo este uno de los temas principales de nuestro libro, caractericemos más ampliamente esta dicotomía. El mismo Galo González escribió que:

  • 35 González, Informe al Décimo Congreso.

la posibilidad de una vía pacífica o una transición pacífica en Chile, no ha sido implantada por el Congreso del PCUS sino por la nueva situación internacional que prevalece en el mundo y por nuestras condiciones y características nacionales35.

  • 36 Galo González, Informe al XXIII Pleno del Comité Central del Partido Comunista de Chile (Santiago, (...)

55Ahora bien, aparte de lo anterior, en lo que el PC falló respecto del 20° Congreso del PCUS, fue en la crítica que ahí se hizo de Stalin. El Partido intentó justificar la actuación de Stalin diciendo que...“han habido algunos errores, pero todo esto terminó... y el socialismo continuará avanzando e iluminando el camino del pueblo”36. Por tanto, si bien el PC ha tenido un grado considerable de autonomía en el desarrollo de su estrategia política, ha sido siempre dependiente de la URSS en sus relaciones internacionales. Un ejemplo de esto es la ayuda dada por el Partido a la invasión soviética en Hungría:

  • 37 Ibíd. p. 14.

Lo que ha sucedido en Hungría es muy complejo, pero podemos distinguir, por un lado, una tentativa de reestablecer el capitalismo y de establecer un régimen fascista y, por otro, el proceso justificable de la democratización de ese país... Al intervenir en Hungría los rusos defendieron el socialismo y la paz37.

El 10° Congreso del Partido Comunista, abril de 1956

56En abril de 1956 el PCCh celebró su Décimo Congreso General. Este Congreso es importante, primero, porque el Partido estaba en la clandestinidad y este era el primer Congreso desde la proscripción y, en segundo lugar, debido a que continuaba la elaboración de la línea política proveniente del Programa de Emergencia.

57El 10° Congreso adoptó un programa en concordancia con los desarrollos habidos entre 1951 y 1956: la consolidación de la unidad del movimiento obrero y de todas las fuerzas democráticas y progresistas incluyendo a sectores de la burguesía. En su mención, el Congreso indicó que, haciendo un estudio objetivo de la situación vigente y de sus contradicciones fundamentales, el país se incorporaba a la fase de la revolución anti-imprerialista, anti-feudal y anti-oligárquica, a una revolución de liberación nacional dirigida a liquidar la dominación económica de los EE.UU., a la oligarquía financiera y a los terratenientes.

  • 38 González, Informe al Décimo Congreso (Moscú, 1957), p. 11.
  • 39 Ibíd.

58A la vez, el Congreso señaló que tal revolución podía avanzar por medio de un proceso pacífico38. En su informe, Galo González indicó lo siguiente: “La posibilidad de una revolución pacífica depende de dos factores: la capacidad de la clase obrera para ganar la mayoría nacional por medio de elecciones, y la resistencia que ofrezcan las clases oponentes”39.

59En el llamamiento a la acción unida entre comunistas y socialistas, el Secretario General advirtió sobre la necesidad de evitar el sectarismo. También enfatizó en la importancia de varias propuestas que tenían como objetivo la democratización del Estado: la derogación de las leyes represivas; terminar con el sistema presidencial; otorgar el derecho a votar a los miembros de las Fuerzas Armadas y a los analfabetos. El programa del PCCh emanado de este Congreso se puede resumir en seis puntos: 1) la organización de las clases trabajadoras de la ciudad y del campo alcanzando la unidad nacional del movimiento obrero; 2) una solución al problema agrario expropiando el latifundio y distribuyendo la tierra a los campesinos; 3) la lucha por la nacionalización de las industrias que eran propiedad de compañías extranjeras y el fin del imperialismo en Chile. 4) la democratización del Estado y del sistema político; 5) la lucha organizada por la independencia nacional; y 6) la realización de este programa por medios pacíficos.

60Para Galo González, el programa debía ser apoyado por: a) la clase obrera, que tenía que poner en ejecución la revolución que la burguesía no había realizado; b) su vanguardia política, el Partido Comunista, que debía desempeñar un papel principal; c) la alianza necesaria entre el PC y el PS.

61En síntesis, entre 1951 y 1956 el PCCh desarrolló un programa político cuyos preceptos fundamentales permanecieron hasta 1970. Durante este período el PC pasó por tres etapas: la del Programa de Emergencia (1950), la del Frente de Liberación Nacional (1952) y la de la Revolución anti-imperialista, anti-oligárquica y anti-feudal (1956).

El PCCh y su influencia entre 1950 y 1956

  • 40 Departamento de Estado de los EE.UU. Los documentos desclasificados del Partido Comunista y sus Af (...)
  • 41 Extranjería, Oficina de Registro Público (Londres, 1949).
  • 42 Teitelboim, entrevista.
  • 43 Julio, entrevista.

62En 1950 el Departamento de Estado estimaba que el PC de Chile tenía alrededor de 40.000 miembros40. Esta cifra representaba cerca del 0.7% de la población chilena de entonces (5.930.800) y un 3.6% del electorado. En 1949, una dependencia del Foreing Office estimaba la militancia del Partido en aproximadamente 20.000 personas41. Si consideramos, como lo afirma Teitelboim, que durante el período clandestino el número de militantes bajó42, entonces la cifra de 40.000 estaba muy lejos de la realidad. El PC dio la cifra de 30.000 miembros en 1946, pero al tener en mente la severa represión bajo González Videla y la clandestinidad (que impidió a muchos militantes su participación activa), entonces la cifra de 5.000 a 10.000 militantes activos en 1950, nos parece más próxima a la realidad43.

63Durante el período 1950-56 las principales fuentes de ingresos fi-nancieros del Partido eran: deudas que se tenían con el Partido (en especial, créditos a terceros por trabajos en sus talleres de impresión), aportes de simpatizantes, contribuciones impuestas a los sueldos de sus funcionarios, además de actividades especiales de captación de fondos, tales como conciertos y obras de teatro. El PC tenía dos negocios de impresión, Impresora Horizonte y Talleres Gráficos Lautaro, y dos casas editoriales y librerías, editorial Austral y editorial Vida Nueva. La editorial Austral imprimía El Siglo, el vocero oficial del Partido fundado por Ricardo Fonseca, y el semanario Vistazo.

64Meses después de su ilegalización, las publicaciones oficiales del Partido cesaron; pero en 1949, un supuesto periódico independiente, Democracia, comenzó a aparecer: era el diario del Partido, pero como la Ley de Defensa de la Democracia prohibió todas las publicaciones comunistas, tuvo que aparecer como ‘independiente’. Democracia cesó su publicación después de que El Siglo reapareciera en 1952. Hoy, a pesar de la fuerte represión de Pinochet, El Siglo continúa siendo el periódico del Partido.

  • 44 Documentos desclasificados de los EE.UU., Partido Comunista.

65También, durante la represión de González Videla, el PCCh publicó, de vez en cuando El Despertar, en Iquique. Fundado por Luis Emilio Recabarren, la publicación cesó en 1954. Otra publicación importante fue la revista Principios, fundada en 1941 como órgano oficial del Comité Central. En 1954 apareció la revista Aurora, destinada particularmente a los intelectuales y dirigida por Volodia Teitelboim, uno de los dirigentes más prestigiosos del Partido44.

  • 45 Aparte de ser un afamado poeta, Neruda era militante comunista, miembro del Comité Central del PCC (...)

66El PCCh siempre ha dado particular importancia a la participación de sus militantes en organizaciones o frentes de masas. Varios frentes aparecieron durante el período 1949-56, con una presencia considerable de los comunistas. Una de estas organizaciones fue el Movimiento de los Partidarios de la Paz, fundado en París en 1949. El representante del PCCh era el gran poeta Pablo Neruda45. Una rama de este movimiento fue fundada ese mismo año en Chile, país donde, en 1954, sus adherentes oscilaban entre 50-70.000. El PC también ayudó a instalar varios centros, tales como el Instituto Cultural Chileno-Soviético, que por 1954 contaba con 354 miembros; el Instituto Cultural Chileno-Checoeslovaco, establecido en 1954; y el instituto cultural Chino-Chileno.

  • 46 Documentos Desclasificados de los EE.UU., Partido Comunista.

67Para presionar al Gobierno a fin de derogar la Ley Maldita, se crearon otras organizaciones; la más importante fue La Liga de los Derechos del Hombre46. Otro frente era el Comité Nacional Femenino de Unidad, en el cual participaron varias esposas de los miembros del Comité Central, incluyendo a Julieta Campusano, miembro de la Dirección clandestina. Entre los frentes de la juventud, el PCCh mantuvo una presencia constante en el Frente de Juventudes Populares y en el Frente de Juventudes Democráticas.

68Para entender cómo, estando en la clandestinidad, el PC se las arregló para sobrevivir, tenemos que tomar en cuenta su presencia en los organismos citados y en los que, actuando siempre de manera “independiente”, pudo hacer escuchar su voz constantemente, a pesar de estar prohibido y reprimido. Éste también fue el caso a partir de 1973.

  • 47 Ibíd.

69Aún más vital para el PC de aquella época, fue estar incorporado al mundo sindical. Por ejemplo, en el Congreso fundacional de la Central Unitaria de Trabajadores, CUT, de 1953, de los 2.325 delegados, 900 eran miembros del Partido. El Partido era particularmente fuerte en cinco áreas sindicales: la Federación Minera de Chile; la Federación de los Trabajadores Industriales Metalúrgicos; la Federación Nacional de los Trabajadores Públicos; la Federación Nacional de los Trabajadores de la Construcción; y la Federación Nacional Textil47.

  • 48 Ibíd.

70Más que en otros partidos chilenos, los líderes sindicales comunistas hicieron su lugar en los puestos del Partido. Juan Vargas Puebla y Chacón Corona, fueron miembros de la Comisión Política en 1955. Otros cuatro: Bernardo Araya Zuleta, José Díaz Iturrieta, Luis Figueroa y Cesar Godoy, eran miembros del Comité Central. La Comisión Sindical del PC estaba compuesta por: Juan Vargas Puebla, José Díaz Iturrieta, Galvarino Melo, Bernardo Araya Zuleta, Alberto Texier, Oscar Astudillo y Juan Ahumada48.

71Los sindicatos fueron el principal frente de actividades del PCCh durante el período 1948-58. Aunque el Partido era ilegal, todavía podía actuar en política a través de las organizaciones de masas. Así, aunque hubo períodos en los que el PC fue abiertamente perseguido, hubo también períodos de semi-legalidad, un hecho que le permitió tener influencia en la sociedad chilena, tomando parte en dos alianzas políticas, como se verá en el capítulo 4.

Notes

1 Ernst Hallperin, Nacionalismo y Comunismo en Chile (prensa del MIT, Cambridge, Massachusetts, 1965), p. 55. También Ernesto Benado, entrevista con el autor, Londres, Mayo de 1980.

2 Homero Julio, entrevista con el autor, Roma, Febrero de 1980.

3 Volodia Teitelboim, entrevista con el autor, Moscú, 9 de enero de 1981.

4 Julio, entrevista.

5 Teitelboim afirma que, aunque funcionaban todas las estructuras del PCCh (Célula, Comité Local, Comité Regional, Comité Central) ellas no se reunían con frecuencia y el número de los asistentes era reducido (Teitelboim, entrevista).

6 Ernesto Benado, entrevista con el autor, Londres, Mayo de 1980.

7 Ibíd.

8 Julio, entrevista.

9 Ibíd.

10 Galo González, La Lucha por la Formación del Partido Comunista de Chile (Editorial Austral, Santiago, 1958), pp. 74-5.

11 Ibíd., p. 76.

12 Ibíd.

13 Ibíd. p. 76.

14 Ibíd., p. 77.

15 Teitelboim, entrevista.

16 Halperin, Nacionalismo y Comunismo, pp. 55-6.

17 Bernardo Leighton, carta al autor, 10 de abril de 1980.

18 Teitelboim, entrevista.

19 Julio, entrevista.

20 Benado, entrevista.

21 Halperin, Nacionalismo y Comunismo, p. 56.

22 Benado, entrevista.

23 Luis Corvalán, Algo de Mi Vida (Editorial Crítica, Barcelona, 1978), p. 109.

24 González, La Lucha por la Formación del Partido, pp. 76-7.

25 Ibíd., p. 77.

26 Galo González, Informe al Décimo Congreso del Partido Comunista de Chile, en Principios, números 141-2 (septiembre-diciembre de 1971), p. 94.

27 Galo González, Informe en la Novena Conferencia del PCCh (agosto de 1952), p. 32.

28 Galo González, Décimo Octavo Pleno Ampliado del Comité Central del Partido Comunista de Chile (Santiago, 1953).

29 Informe del Secretariado al Vigésimo Primer Pleno del Comité Central del Partido Comunista de Chile, por Galo González (Santiago, 1955).

30 Vladimir Illich Lenin, Estado y Revolución, en Opere Scelte (Editorial Riuniti, Roma, 1968), p. 865.

31 Galo González, La Discusión Interna en el Partido Comunista de Chile, en Principios, no 37 (octubre de 1956).

32 Halperin, Nacionalismo y Comunismo, p. 60.

33 Ibíd.

34 En especial Marx indicó a Inglaterra, como el país en donde una transición pacífica podría ocurrir.

35 González, Informe al Décimo Congreso.

36 Galo González, Informe al XXIII Pleno del Comité Central del Partido Comunista de Chile (Santiago, 1956), p. 13.

37 Ibíd. p. 14.

38 González, Informe al Décimo Congreso (Moscú, 1957), p. 11.

39 Ibíd.

40 Departamento de Estado de los EE.UU. Los documentos desclasificados del Partido Comunista y sus Afiliados, 1955-1956 (oficina de impresión del gobierno de los EE.UU., Washington DC, 1969).

41 Extranjería, Oficina de Registro Público (Londres, 1949).

42 Teitelboim, entrevista.

43 Julio, entrevista.

44 Documentos desclasificados de los EE.UU., Partido Comunista.

45 Aparte de ser un afamado poeta, Neruda era militante comunista, miembro del Comité Central del PCCh. Murió en Chile en 1973, sólo días después del golpe militar. Su funeral fue la primera demostración en contra de la Junta. Su poema al PCCh es bien conocido:
Me has dado la fraternidad hacia el que no conozco.
Me has agregado la fuerza de todos los que viven.
Me has vuelto a dar la patria como en un nacimiento.
Me has dado la libertad que no tiene el solitario.
Me enseñaste a encender la bondad, como el fuego.
Me diste la rectitud que necesita el árbol.
Me enseñaste a ver la unidad y la diferencia de los hombres.
Me mostraste cómo el dolor de un ser ha muerto en la victoria de todos.
Me enseñaste a dormir en las camas duras de mis hermanos.
Me hiciste construir sobre la realidad, como sobre una roca.
Me hiciste adversario del malvado y muro del frenético.
Me has hecho ver la claridad del mundo y la posibilidad de la alegría.
Me has hecho indestructible porque contigo no termino en mí mismo.
Pablo Neruda, libro 27 del “Canto General”, traducido por Robert
Pring-Mill, en Alan Angell, Política y el Movimiento Laboral en Chile (Oxford University Press, Londres, 1972), p. 87.

46 Documentos Desclasificados de los EE.UU., Partido Comunista.

47 Ibíd.

48 Ibíd.

Notes de fin

* El XVII Pleno se realizó en abril de 1948, es decir, cinco meses antes de la ilegalización; la sesión de la Comisión Política Ampliada, se verificó en diciembre del mismo año. Esto hace que sea confusa la ligazón que Furci realiza de ambos eventos partidarios en el origen del conflicto interno. Si, tal como expone primero, las discrepancias en las interpretaciones de la “resistencia combativa” aparecieron en la CP ampliada, ¿por qué ahora señala su comienzo en las disparidades que supuestamente se habrían producido meses antes, en abril del 48? Esta es una inconsistencia en la elaboración de Furci que, sin embargo, no afecta su estrategia analítica más general sobre la aparición y desenlace de la división (Nota del editor)

* En esta versión de los hechos proporcionada a Furci por fuentes reinosistas, puede haber un error en la fecha de la expulsión de Reinoso y algunos de sus colaboradores: las expulsiones, de acuerdo a antecedentes recientes, se habrían acordado en los primeros meses de 1951, haciéndose públicas en abril de este año por medio de un comunicado de prensa del que dieron cuenta varios medios escritos. De todos modos, esto no impide suponer que, efectivamente, en agosto del 50 se hayan resuelto las sanciones y que sólo 8 meses después se hubiesen dado a conocer a fin de tener tiempo suficiente para tomar los recaudos que contrarrestaran o minimizaran los efectos internos de la medida. Esta alternativa implica que la decisión de expulsión se mantuvo en reserva durante todos esos meses (Nota del Editor).

Table des illustrations

Titre Figura 2. Secretariado de Organización y División en Zonas del PCCh.
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/480/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 91k
Titre Figura 3. Estructura de Dirección del PCCh.
URL http://books.openedition.org/ariadnaediciones/docannexe/image/480/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 67k