Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

El Partido Comunista de Chile y la Vía al Socialismo

 | 
Carmelo Furci

Prefacio

Texte intégral

1Me interesé por la política chilena cuando era un estudiante de pregrado en la Universidad de Roma. El Golpe de Estado en septiembre 1973, tuvo un impacto tremendo en Italia, particularmente debido a las semejanzas que muchos observadores políticos asumían entre lo que sucedía en Chile y lo que podría suceder en Italia si una coalición izquierdista ganara las elecciones. El Partido Comunista Italiano (PCI) lanzó su estrategia política de Compromesso Storico (Compromiso Histórico, una alianza entre el PCI y el Partido Demócrata Cristiano Italiano) como un resultado directo de la experiencia chilena.

2Más tarde, lo que me desconcertó fue cómo una coalición izquierdista fuerte, capaz de ganar la presidencia –y esto fue de gran importancia dentro del sistema democrático chileno– colapsó dentro del espacio de tres años. La explicación de que la Unidad Popular fue derrotada debido a la presión y la intervención del imperialismo de los EE.UU., puede ayudar a entender parte de esa tragedia, pero otras responsabilidades, otras razones, deben ser encontradas.

3Al final de mi investigación preliminar llegué a la conclusión que solamente un estudio de cómo se originó la Unidad Popular, de cuál era la estrategia política predominante y la más importante, y cuál de los partidos izquierdistas ejercía un papel hegemónico, podría ayudar a explicar los errores y las dificultades que contribuyeron a la derrota del intento revolucionario chileno. Así, un estudio del Partido Comunista Chileno (PCCh), como la fuerza hegemónica de la alianza de la Unidad Popular, se convierte en una posible clave para una explicación más satisfactoria de la derrota de la izquierda chilena.

4Durante el proceso de redacción de este libro –que tuvo una versión preliminar aprobada como tesis doctoral en la Escuela de Economía y Ciencias Políticas de Londres– tuve la oportunidad de entrevistar a muchos líderes y militantes de partidos políticos chilenos. Fue a través de estas entrevistas que pude obtener información de primera mano acerca de la lucha del movimiento sindical chileno. Como se sabe, la mayor parte del material que pertenecía a la izquierda fue destruido durante el golpe de septiembre de 1973. Afortunadamente, el PCCh tiene un archivo en la Unión Soviética donde la mayoría de las fuentes primarias han sido guardadas, así como también se dispone de una colección de periódicos y de diarios en el Instituto para el Nuevo Chile, en Rótterdam. Desde 1973 he recolectado otras fuentes primarias acerca del PCCh y la Unidad Popular en general.

5Aunque mis opiniones eran –y sigan siendo– empáticas con la lucha de la izquierda chilena, he intentado ser tan equilibrado como sea posible, para no influir mis análisis con razones emocionales. Probablemente algunos amigos chilenos verán este libro como otro ejercicio ‘académico’ que pudo haber sido menos crítico de la izquierda, sin embargo, siento que la mejor contribución a la lucha del movimiento anti-fascista en Chile pasa por hacer la crítica de la derrota del movimiento obrero: la crítica es siempre un acto revolucionario.

6Escribir este libro habría sido imposible sin la ayuda y cooperación de muchos chilenos, tanto líderes como también simples militantes de los partidos de la Unidad Popular. Primero me gustaría agradecer a todos los que a través de entrevistas y conversaciones informales, me dieron valiosa información sobre el proceso revolucionario: Volodia Teitelboim, miembro de la Comisión Política del PCCh; Raúl Ampuero, ex-Secretario General del Partido Socialista; Luis Badilla Morales, ex-Presidente de la Organización de la Juventud del Partido Demócrata Cristiano (PDC) y, a partir de 1971, uno de los líderes de la Izquierda Cristiana (IC), un partido que emergió de una división del PDC; Jorge Arrate, Director del Instituto para el Nuevo Chile y uno de los líderes del Partido Socialista Chileno (PSCh); Luis Jerez, ex-Subsecretario General del PSCh; y Bernardo Leighton, uno de los pocos líderes de la Democracia Cristiana que condenaron el golpe en 1973. Muchas gracias también a Luis Guastavino, ex-Parlamentario por Valparaíso y Miembro del Comité Central del PCCh.

7Muchos chilenos me dieron sugerencias, me proporcionaron documentos internos de los partidos políticos y la posibilidad de frecuentes conversaciones informales; tengo el gusto de agradecer, entre otros, a Nacho Gálvez, a Katy y S. Muñoz.

8Mientras estaba en la Universidad en Londres, George Philip e Ian Roxborough leyeron la investigación e hicieron valiosas sugerencias y críticas. Con Ronaldo Ramírez discutí un acercamiento temprano al tema y él también hizo valiosas sugerencias metodológicas. Andrew Barnard proporcionó la crítica competente de los dos primeros capítulos. Muchas gracias a Clive Allum y a Carol y David Hudson, por corregir mis muchos errores en inglés. Finalmente, tengo el gusto de agradecer a Marinella por animarme a continuar escribiendo en los momentos en que parecía imposible. Debo mucho a Elisa Marta y S., amigos en épocas difíciles. Como de costumbre, todos los errores e inexactitudes son sólo de mi responsabilidad.