Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

El ojo del cíclope

 | 
Jaime Massardo

Apéndice. Conversando con Michael Löwy...

Texte intégral

1La urgencia que tanto desde el punto de vista teórico como político empuja a dar cuenta de las consecuencias de las gigantescas transformaciones que, al menos desde hace dos décadas, están viviendo nuestras sociedades requiere de un intenso trabajo de análisis, el cual –nos parece– debe tender a desarrollarse de la forma más colectiva posible, buscando recoger el diagnóstico de quienes han venido durante largo tiempo haciendo el ejercicio de desconstrucción crítica de la lógica sobre la que se cimenta la cultura contemporánea, sacando a la luz la naturaleza de sus contradicciones y proponiendo alternativas que encuentren en la praxis humana el punto nodal de la posibilidad de su realización.

  • 1 M. Löwy La théorie de la révolution chez le jeune Marx, Paris, Maspero, 1970; traducción castellan (...)
  • 2 M. Löwy Dialectique et révolution, Paris, Anthropos, 1973, traducción castellana, México, Siglo ve (...)
  • 3 M. Löwy Pour une sociologie des intellectuels révolutionnaires, Paris, Puf., 1976; traducción cast (...)
  • 4 M. Löwy Le marxisme en Amérique latine, de 1909 à nos jours, Paris, Maspero, 1980; traducción cast (...)
  • 5 M. Löwy ¿Qué es la sociología del conocimiento?, México, Fontamara, 1986.
  • 6 M. Löwy El cristianismo de los pobres. Marxismo y Teología de la liberación, México, Colegio nacio (...)
  • 7 M. Löwy Redemption et utopie, Paris, Puf., 1988; traducción castellana: Buenos Aires, Ed. El cielo (...)
  • 8 M. Löwy The War of Gods. Religions and Politics in Latin-America Londres, Verso books, 1966.
  • 9 M. Löwy Patries ou planètes? Nationalismes et internationalismes de Marx à nos jours, Paris, Edici (...)
  • 10 M. Löwy, La pensée du Che Guevara, (primera edición: Paris, Maspero, 1970), Paris, Ed. Syllepse, 1 (...)

2Nacido en São Paulo, radicado en Paris desde 1969, Director de Estudios en el Centre Nationale de la Recherche Scientifique (Cnrs), autor de trabajos como La théorie de la révolution chez le jeune Marx,1 Dialectique et révolution,2 Pour une sociologie des intellectuels révolutionnaires,3 Le marxisme en Amérique latine,4 ¿Qué es la sociología del conocimiento?,5 El cristianismo de los pobres. Marxismo y Teología de la liberación,6 Redemption et utopie,7 The War of Gods. Religions and Politics in Latin-America,8 Patries ou planète? Nationalismes et internationalismes de Marx à nos jours,9 y La pensée du Che Guevara, de la cual la segunda edición francesa apareció en 1997, en el contexto de los trabajos desarrollados con motivo de la conmemoración de los 30 años del asesinato Ernesto Guevara,10 Michael Löwy reúne además un conjunto de cualidades humanas y políticas que hacen de él un interlocutor del que podemos obtener respuestas sólidas para avanzar en nuestro propósito. Las líneas que siguen a continuación transcriben los principales momentos de nuestra conversación.

3J.M. y A. S.– Desde el momento en que el capitalismo genera un nuevo patrón de acumulaciónel que irá a conocerse, genéricamente, como laglobalización”–, una mutación gigantesca comienza a producirse en nuestras sociedades y en la vida social en su conjunto. ¿Cómo percibes y cómo descifras tú esta mutación? ¿Qué dimensión le asignas al derrumbe del socialismo de Estado en el Este europeo como un factor explicativo de estos cambios?

4M. L.– Creo que la globalización es un proceso que viene de lejos. En realidad no es algo que comenzó ahora sino que viene casi desde los orígenes del capitalismo. Si volvemos a leer el Manifiesto comunista, podemos ver cómo Marx describía el hecho de que el capitalismo conlleva una tendencia irresistible a la expansión, a la conquista del conjunto de los países, a la sumisión de todo el planeta a las relaciones de producción capitalistas y a la imposición de las leyes de la acumulación de capital y de extracción de plusvalía a todos los pueblos del mundo. Esa es la tendencia inherente al capitalismo. Pero se puede decir que ésta se ha venido acelerando y que en los últimos diez, quince o veinte años –podemos discutir la fecha– ha dado un salto cualitativo y que nunca como hoy se ha visto, en la historia del capitalismo, tal hegemonía, tal dominación, tal poder del gran capital internacional, de la gran finanza internacional sobre el conjunto del planeta. Indudablemente la caída del llamado socialismo real, es decir, de los Estados burocráticos poscapitalistas es al mismo tiempo resultado y componente de este proceso. En la medida en que perdió cualquier consistencia como alternativa ética, política, cultural, por así decirlo “civilizacional”, en la medida en que se planteó una pura competencia a nivel de la capacidad de producción y de consumo, este sistema burocrático no capitalista no pudo soportar la competencia y se derrumbó. El derrumbe del llamado “socialismo real” es, entonces, una consecuencia de este proceso y también, a la vez, un incremento, en la medida en que toda una parte del mundo que escapaba al control directo del capital, se ha transformado en terreno de ejercicio de la dominación de la mercancía.

5Lo que encontramos de nuevo en ese proceso es, por un lado, la homogeneización del espacio económico mundial, su dominación por el capital financiero multinacional, directamente, a través de las empresas multinacionales y a través de instituciones que tienen por oficio la reglamentación de la economía de todos los países del mundo en función de los intereses del gran capital financiero, es decir, el Fondo monetario internacional, el Banco mundial, la Organización mundial de comercio, que hoy en día ejercen una especie de dictadura político-económica del gran capital como nunca existió en ningún imperio del pasado, incluyendo el Imperio romano o cualquiera de los imperialismos, los que no son realmente nada comparados con el poder que tienen hoy el gran capital financiero multinacional que dicta a todos los países, sobre todo a los del Tercer mundo, pero también en cierta medida a los de Europa, su tasa de cambio, su tasa de desempleo, el nivel de los salarios, los presupuestos de educación y salud... ¡Es algo sin precedentes!

6Otra característica de este modelo de acumulación es lo que llamamos el neoliberalismo, es decir, las políticas de desreglamentación general, de desconstrucción, de desmantelamiento de lo que fue el Estado de bienestar social, las conquistas sociales de décadas de lucha del movimiento obrero y popular y de todo aquello que fue control público sobre la actividad económica y garantías sociales otorgadas por el Estado. Todo esto se ve minado, atacado, desarticulado por esta ofensiva neoliberal.

7Una tercera característica de la globalización es que este modelo de acumulación está fundado en una altísima concentración de capital constante –como lo llamaba Marx–, es decir, de la tecnología productiva que tiene como objetivo principal el ahorro de la fuerza de trabajo. Uno tiene la impresión que, cada vez más, el capitalismo en su desarrollo, en su modernización, trata de liberarse, de descoprometerse con el trabajo vivo, que aparece como una traba, un problema, un obstáculo, una dificultad. El ideal supremo del capitalismo moderno es que la fuerza de trabajo sea igual a cero. No lo puede conseguir de un solo golpe, pero la tendencia es ésa. Cada vez que una empresa echa afuera algunos miles de trabajadores, sus acciones en la bolsa de valores suben inmediatamente, es decir, existe el convencimiento, en parte dictado por la lógica del mercado pero en parte también ideológico en el sentido de que “hay que echar afuera los trabajadores”, porque los trabajadores cuestan caro, hay que pagar impuestos al Estado por la fuerza de trabajo, los trabajadores hacen huelgas, organizan sindicatos, “sólo crean problemas”. Mientras que el robot mecanizado, el que no tiene seguro de vida, no tiene pensión, no recibe salario, es en resumidas cuentas el trabajador ideal. Esa es la tendencia y eso va creando sociedades duales con una masa cada vez mayor de desempleados –sobre todo en los países del Sur, pero también en Europa, en los Estados Unidos, en Japón–, de gente que está excluida del proceso productivo no sólo en función de los ciclos económicos sino de una manera estructural, vale decir, el capitalismo en su etapa actual de acumulación y en el curso del proceso de globalización tiende cada vez más estructuralmente a emanciparse de ese peso que para él constituye la mano de obra. Es una tendencia fuerte y, obviamente, se enfrenta con resistencias, con contraataques. Esto no pasa sin lucha pero la tendencia espontánea del capitalismo y de la acumulación del capital es ésta...

8J.M. y A. S.– La globalización también ha reacomodado las fuerzas políticas en el planeta; así los socialistas han asumido abiertamente el ideario liberal, los comunistas quizás con la notable excepción de Italia, donde Rifondazione ha logrado mantener una alternativa creíble–, no parecen navegar con rumbo fijo ¿Cómo ves el destino de estos movimientos en este nuevo siglo?

9M. L.– Creo que el cuadro es más complejo. El grado de “neoliberalización” de la socialdemocracia es desigual, según los países y los períodos. Si tomamos, por ejemplo, Europa, tenemos todo un abanico que, con algunos matices, va desde por un lado, Tony Blair y, probablemente, el Psoe español, alineados con una lógica neoliberal y, por otro, tenemos una parte de la socialdemocracia alemana, una parte del socialismo francés y algunos socialistas de los países nórdicos, los que, si bien no tienen una alternativa, aspiran a volver al keynesianismo –o neokeynesianismo–, al Estado de bienestar y no llegan a aceptar sin restricciones o por lo menos les gustaría hacer algunas correcciones importantes a la estrategia neoliberal. Claro, tienen razón Uds. en el sentido que no llega a plantear una alternativa consecuente...

10Lo mismo pasa con los partidos comunistas. También ahí tenemos varios matices. Creo que, junto con Rifondazione comunista, en parte, al menos, Izquierda unida, en España y el viejo Partido comunista en Portugal y por lo menos una parte del Partido comunista francés, tampoco aceptan la lógica neoliberal y procuran resistirla de alguna manera. Hay, además, todo un campo de movimientos de la izquierda revolucionaria, o alternativos si se quiere –ala izquierda del movimiento Verde, en Francia la Lcr– y sobre todo una serie de movimientos sociales, desde las corrientes de izquierda del sindicalismo, movimientos contra el desempleo, movimientos ecologistas, movimientos de jóvenes, en Francia, en Europa, en todo el mundo creo, que tratan de resistir al neoliberalismo. Algunos en nombre de una alternativa, otros simplemente de un principio de resistencia y que no siempre encuentran una expresión política. Se puede constatar, entonces, un cierto desfase que se vio muy bien en noviembre y diciembre de 1995, cuando se creó una enorme ola, una enorme movilización social sindical popular anti-neoliberal con un apoyo popular muy grande, ampliamente mayoritario, cuya expresión política en las elecciones, con la victoria de los socialistas y la coalición de izquierda, constituye una expresión política muy débil, muy tibia, en relación con lo que fue esa gran ola anti-neoliberal, un desfase entre un gran movimiento social que tiene una dinámica –sino siempre una conciencia– anti-neoliberal y hasta, a veces, anticapitalista y, su expresión política que es bastante inconsecuente, tibia, moderada, y en cualquier caso, incapaz de colocar una traba radical al neoliberalismo...

11J.M. y A. S.– ¿Cómo ves el impacto de la globalización en América latina?

12M. L.– El impacto es bastante negativo, en la medida que la globalización significa la intensificación del abismo entre los países ricos y los países pobres, en particular entre los países imperialistas y América latina. La situación económica y social de la mayor parte de los países de América latina se ha degradado mucho, sobre todo si consideramos que la mayor parte de los gobiernos latinoamericanos no sólo no han resistido a la lógica neoliberal del proceso de globalización sino que se han transformado en sus más activos promotores. Hemos visto una ola de gobiernos neoliberales, de gobiernos que tienen como objetivo la apertura del país al capital extranjero, con eso han agravado la dependencia de los países latinoamericanos creando una situación en la cual el más pequeño problema social político o económico provoca la huída de esos capitales, como se dio en México hace poco tiempo y como mañana puede ocurrir en Brasil o en Argentina...

13Por otro lado, a través del mecanismo de la deuda externa y a través de la misma lógica de la globalización, se están implementando políticas neoliberales que tienen como consecuencia el recorte masivo del presupuesto social, lo que equivale a una degradación de los servicios públicos, de la educación, de la salud, del transporte público, etc., lo que le permite luego al gobierno de plantear la privatización como única salida. La globalización genera así una política de expulsión de centenas de miles de empleados de los servicios públicos con el pretexto de reducir el tamaño del Estado, una política que conduce a través de la apertura del mercado a la descomposición del aparato productivo nacional que no consigue soportar la competencia, además de las ventas de las grandes empresas productivas públicas al capital internacional, con la agravación de la dependencia y el consecuente debilitamiento económico del mismo Estado.

14Estas son las políticas que han venido siendo practicadas por los gobiernos de México, Brasil, Argentina, Perú, Chile y prácticamente en todos los países latinoamericanos con consecuencias sociales y económicas muy graves, de las que se deriva una agravación cualitativa del desempleo, un crecimiento exponencial de lo que se llama eufemísticamente el sector informal, o sea, aquella gente que no tiene empleo y que sobrevive de una manera absolutamente precaria –desde la venta ambulante en las calles, hasta la prostitución, el narcotráfico y la criminalidad– y que tienen como consecuencia el incremento de estas “actividades antisociales” y un desdoblamiento de la sociedad que ha hecho que América latina se venga transformando en una “Suizindia”, donde una pequeña élite vive como en Suiza y buena parte del pueblo vive como en India, en una disparidad inconcebible. Así, por ejemplo, en un país como Brasil se considera que el abismo entre los que ganan más y los que ganan menos es de los mayores del mundo. Esto crea una sociedad cada vez más dividida, lo que se ve incluso físicamente, donde los barrio ricos son verdaderas fortalezas: las mansiones están cercadas con altos muros, con alambres, con guardias armados que circulan, son verdaderos bastiones fortificados para mantener a distancia las “clases peligrosas”, las que viven en los barrios alejados, en las favelas.

15J.M. A. S.– ¿Dentro de las modificaciones y de la rearticulación del mundo popular que la globalización provoca en América latina, hay algún proceso de resistencia que te parezca particularmente importante?

16M. L.– Sin duda, todo este ataque a las conquistas de los trabajadores, toda esta ofensiva antisocial provoca necesariamente una resistencia, resistencia sin embargo difícil porque la coyuntura es desfavorable y, en una situación de desempleo creciente, las huelgas son difíciles, la gente tiene miedo de perder su empleo y hay dificultades reales para desarrollar una contraofensiva obrera eficaz. Hemos visto, por ejemplo, cómo en Brasil, hace un tiempo, la gran huelga de los petroleros fue aplastada por el gobierno y así como ésta muchas otras en América latina.

17Con todo, sin embargo, la resistencia se desarrolla. Existen luchas obreras y populares aunque tal vez las luchas más avanzadas hoy sean las luchas campesinas e indígenas. Pienso, por ejemplo, en el Movemento dos Trabalhadores rurais sem terra, Mst, en Brasil, que es uno de los movimientos más avanzados del país, primero, por su forma de lucha, por su gran combatividad que supone ocupaciones de tierras, organización de cooperativas y de trabajo colectivo, pero avanzado también en términos de conciencia social y política ya que plantean todo un programa no sólo de la reforma agraria sino de reformas estructurales para la economía brasileña teniendo como perspectiva el socialismo. El Mst no sólo organiza centenas de miles de campesinos sino también está comenzando a organizar gente de origen rural que vive en la periferia de las grandes ciudades y que está sin empleo, tratando de hacerla volver al campo a partir de las tierras que se han logrado con las ocupaciones y que además cuenta con un gran apoyo popular, ya que la abrumadora mayoría de la población de Brasil simpatiza con el movimiento y, sobre todo, apoya su demanda de una reforma agraria. La fuerza del Mst, su hegemonía no sólo social sino cultural es tal que el mismo gobierno neoliberal de Cardoso está obligado de tratar con este movimiento y hacerle algunas concesiones, hablar de reforma agraria y de distribución de tierras, pero, a un ritmo tal que si se realizan las promesas actuales del gobierno de Cardoso –lo que por lo demás está lejos de ser seguro–, sólo se resolvería el problema de la tierra en Brasil dentro de cien años... y como decía Keynes, “dentro de cien años estaremos todos muertos”

18Dentro de estos movimientos de origen campesino e indígena está, obviamente, el Ejército zapatista de liberación nacional, Ezln, seguramente el más importante hoy en América latina ya que no es sólo un movimiento de resistencia campesina sino un movimiento político, en el sentido fuerte de la palabra y se plantea claramente la lucha contra el neoliberalismo y la globalización capitalista; movimiento que ha cambiado toda la escena política en México y que ha levantado las banderas de la lucha contra el neoliberalismo a escala mundial a través del famoso Encuentro Intergaláctico por la unidad contra el neoliberalismo, realizado en 1996, en Chiapas, encuentro que tuvo un impacto realmente mundial. El Ezln es la prueba de que cuando existe una fuerza radical, combativa, que plantea activamente, enérgicamente, la lucha contra el neoliberalismo, puede lograr un impacto planetario ya que se trata de un problema que, de una manera o de otra, toca a la gente de todo el mundo. Se trata entonces de internacionalizar, de globalizar la resistencia contra la globalización del proceso de acumulación de capital bajo la forma neoliberal, y la conferencia de Chiapas, bajo la égida del Ezln, fue un primer paso en esta dirección...

  • 11 Cfr., J. Petras, Neoliberalismo en América Latina. La izquierda devuelve el golpe, Rosario, Edicio (...)

19Estos movimientos tienen, al menos en cierta medida, su traducción en el campo político y un trabajo de James Petras ubica en el movimiento campesino la punta de lanza de la resistencia popular al neoliberalismo.11 Así, en México, hace algún tiempo, la victoria de Cárdenas y del Partido de la revolución democrática, Prd, estuvieron en relación con el ascenso del Ezln, aunque no exista una identidad estricta entre ambos. La victoria del Frente Farabundo Martí, en El Salvador, representó una situación análoga. En Brasil, el Partido dos trabalhadores, Pt, y sus aliados sigue siendo la expresión efectiva de la resistencia al neoliberalismo; veremos cómo se traduce esto en el campo electoral. En Argentina hubo una victoria de centro izquierda, aunque allí la situación es más compleja porque su programa, sobre todo del punto de vista económico, se diferencia muy poco del programa del gobierno de Menem... Podemos decir entonces, de una manera general, que el nivel de resistencia a la globalización en América latina es muy desigual según los países pero, sea en el campo social, sea en el campo político, vemos la emergencia de un proceso popular creciente de resistencia al neoliberalismo y a la globalización...

20J.M. y A. S.– La globalización ha afectado también la esfera de la comunicación. Empujada por la ampliación de los mercados, la tecnología ha desarrollado el mundo de la imagen de una manera tan importante que ésta a través de publicidades, de films, de videos u otras formas, ha llegado a transformarse en un componente real de nuestra cultura cotidiana: en una palabra, la ficción se confunde con la realidad... ¿En un mundoglobalizado”, donde esta imagen depende del mercado, cómo ves este problema?

21M. L.– Obviamente la hegemonía del gran capital en lo económico se traduce en el campo cultural y en el campo de la comunicación, es decir, cada vez más lo que se produce en el cine, la televisión o la prensa está sometido a la lógica del mercado, de la ganancia; es así como los espacios para una expresión cultural más auténtica se van restringiendo. Hay una suerte de homogeneización cultural a través de los medios de comunicación con la dominación de la producción norteamericana, no porque sea mejor sino porque es la que se impone económica e ideológicamente y todo queda marcado por el espíritu de la publicidad que le impone su huella a todas las actividades culturales, deportivas, etc. Hay una especie de comercialización publicitaria de todo el universo de la comunicación.

22Aún así, sin embargo, hay que subrayar que existen espacios de resistencia en este campo. En primer lugar, a través de mecanismos que vienen desde abajo, de las comunidades, de los movimientos sociales, de grupos religiosos –pienso en las comunidades de base–, que tienen una vocación popular emancipadora y que buscan también tener sus propias formas de comunicación, desde las más modestas, ya sean orales, de pequeños grupos, de radios locales, de prensa local e incluso de televisión local.

23Por otro lado está lo que se podría llamar la autonomía relativa de la producción cultural, porque los productos culturales no aceptan siempre plegarse a la ideología del mercado y a las exigencias del capitalismo y, en la medida en que el sistema necesita satisfacer los deseos y las aspiraciones sociales y culturales del público tiene que respetar una cierta autonomía del producto cultural, artístico. Se constituyen entonces espacios de autonomía, de resistencia con perspectivas. Incluso, por ejemplo, un medio de comunicación tan comercializado y tan sometido a la lógica del mercado como es la telenovela en Brasil, encuentra algunos escritores que incorporan una dimensión crítica a su trabajo, que las empresas de la comunicación han terminado por tolerar para conservar su público...

24 J.M. y A. S.– Tú has venido trabajando el dominio de la sociología de las religiones. ¿Qué importancia le asignas a la religión en América latina en el plano de la formación de un imaginario colectivo? ¿Piensas tú que este plano tenga consecuencias en el terreno de lo político?

25M. L.– La primera cosa que se puede constatar es que la cultura popular de la gran mayoría del pueblo en América latina es profundamente religiosa. No se ha realizado aún en América latina el proceso de secularización que se dio, por ejemplo, en las sociedades europeas, como Francia. Aunque formalmente también en el continente se ha separado la Iglesia del Estado, a nivel cultural la religión sigue teniendo un peso muchísimo más determinante. Durante muchos años ese peso de la religión jugó un papel esencialmente conservador, fue un aliado fiel de las grandes oligarquías, fue un factor que impulsó una cultura de resignación, de fatalismo, que impulsó una esperanza mágica expresada en la invocación de los santos, en la búsqueda de la milagrosa solución de los problemas individuales de la gente, que funcionó como “el opio del pueblo”...

  • 12 Cfe., G. Gutiérrez, Teología de la liberación. Perspectivas, Lima, CEP, 1971 y el importante conju (...)
  • 13 Véanse las publicaciones colectivas a cargo de R. Gibelini (editor), La nueva frontera de la teolo (...)

26Sin embargo, en los últimos treinta y cinco años se dio un cambio muy importante con el surgimiento en las iglesias de América latina y en particular de la Iglesia católica –que es de lejos la más importante–, de una corriente que se ha identificado con el nombre de la Teología de la liberación pero que viene de mucho antes, desde los años sesenta, y que, mucho más que una corriente teológica, es un movimiento social que se traduce en las comunidades de base, en las pastorales populares y en varios sectores de la misma Iglesia, de la juventud universitaria cristiana, en un conjunto de redes que constituyen un movimiento social y que yo llamo el “Cristianismo de la liberación”, pero que se puede llamar por otros nombres. Ese movimiento que surge en los años sesenta, primero en Brasil y luego en todo el continente, y va a tener una expresión simbólica fuerte con la decisión de un cura, Camilo Torres, de comprometerse con la guerrilla en Colombia, su muerte en la lucha va a impactar fuertemente el imaginario cristiano en América latina, que va a tener otro auge con la conferencia de los obispos latinoamericanos en Medellín, en 1968, y que va a encontrar en la Teología de la liberación a partir de los años setenta, en Gustavo Gutiérrez y en Hugo Assmann, en Leonardo Boff, en Fray Betto,12 y en mucho otros sin expresión cultural suprema...13

27Ese movimiento social y religioso ha irrigado por la base, por las raíces, muchas de las principales movilizaciones sociales y políticas de América latina de los últimos treinta y cinco años. Yo diría que casi todos los movimientos sociales y políticos importantes latinoamericanos después de la Revolución cubana, en mayor o menor grado, guardan una relación con el Cristianismo de la liberación. Sea la resistencia contra la dictadura en Brasil, o la emergencia ulterior de un nuevo movimiento obrero, campesino y popular y la formación del Pt, o de movimientos como el propio Mst, tiene en buena parte su base social en las comunidades cristianas, en las pastorales populares, en ese Cristianismo de la liberación. En la Revolución sandinista en Nicaragua, obviamente, encontramos el mismo fenómeno, puesto que buena parte de los militantes y algunos de los dirigentes del sandinismo venían del cristianismo de la liberación, incluso algunos eran jesuitas. Lo mismo en El Salvador, en Guatemala... Yo diría que en casi toda América latina, cada vez que aparece un movimiento social, se percibe que tiene sus raíces, sus bases y, a veces, su mayor componente, en este movimiento socioreligioso...

28Se ha hablado mucho de que con la caída del Muro de Berlín se habría acabado la Teología de la liberación –este es el discurso oficial del Papa, por ejemplo–, pero si examinamos el problema más de cerca descubrimos que ésta no es sino una visión eurocéntrica. En realidad lo que ha movilizado a los cristianos en América latina y ha generado los movimientos sociales del continente no fue nunca lo que existía al otro lado del Muro... No eran ni la Unión soviética ni los países del Este, éstos nunca fueron una referencia importante. Lo que sí les motivó fue la pobreza, las causas de la pobreza –la cuestión del capitalismo– y el largo camino para cambiar la sociedad: la alternativa... Es verdad que la ofensiva del Vaticano ha tratado de deslegitimar esta corriente sobre todo a través de la nominación de obispos conservadores que tienen como primera preocupación la de desmantelar la Iglesia progresista. Con todo creo que se apresuraron demasiado en extender su certificado de defunción. La prueba la veo en algunos acontecimientos de los años noventa que muestran la vitalidad de esa corriente. Sea en Brasil, en las Asambleas nacionales de las Comunidades de base, que tienen cada año un número mayor de delegados y un impacto socioreligioso muy grande. Sea en Haití donde ganó las elecciones un cura representante de la Teología de la liberación, con un programa bastante radical, con apoyo de la izquierda y obtuvo un 65% de los votos. Sea –para volver al mismo ejemplo–, el Ezln, que aunque no tiene una referencia cristiana, es un hecho conocido por todos los observadores, que tiene sus bases en las comunidades cristianas. De una cierta manera, el zapatismo heredó un trabajo de autoorganización y concientización desarrollado por la Iglesia de Chiapas, de las comunidades indígenas en la lucha por sus derechos, todo eso constituyó una cultura social de masas sobre la cual vino a injertarse el núcleo revolucionario de origen marxista, guevarista –si se quiere–, que dará origen al Ezln. Creo que no se puede entender el éxito que tuvo el zapatismo en Chiapas sin tomar en cuenta el trabajo de Monseñor Ruiz y de su gente con las comunidades indígenas durante decenas de años...

29J.M. y A. S.– ¿Qué mensaje le entregarías hoy a los trabajadores manuales e intelectuales latinoamericanos?

30M. L.– Creo que en América latina hoy más que nunca los intereses de los trabajadores manuales e intelectuales son convergentes puesto que ambos son igualmente víctimas de la lógica neoliberal, víctimas de los sistemas de dominación que obedecen a la dinámica de la globalización capitalista y más que nunca es importante volver a la larga tradición que tiene la historia latinoamericana de compromiso de los trabajadores intelectuales, de los trabajadores del espíritu con las luchas populares, desde Ricardo Flores Magón, José Carlos Mariátegui, Julio Antonio Mella, Ernesto Che Guevara y hoy, el subcomandante Marcos, tenemos una bella historia en América latina de intelectuales que han puesto su conocimiento, su cultura, su talento científico, poético, literario, al servicio de la causa de la liberación de los pobres. Esa, para mí, sigue siendo la tarea...

Notes

1 M. Löwy La théorie de la révolution chez le jeune Marx, Paris, Maspero, 1970; traducción castellana: 6° edición, México, Silo veintiuno editores, 1979.

2 M. Löwy Dialectique et révolution, Paris, Anthropos, 1973, traducción castellana, México, Siglo veintiuno editores, 1975.

3 M. Löwy Pour une sociologie des intellectuels révolutionnaires, Paris, Puf., 1976; traducción castellana: México, Siglo veintiuno editores, 1978.

4 M. Löwy Le marxisme en Amérique latine, de 1909 à nos jours, Paris, Maspero, 1980; traducción castellana: México, Era, 1982; Santiago de Chile, Lom editores, 2007.

5 M. Löwy ¿Qué es la sociología del conocimiento?, México, Fontamara, 1986.

6 M. Löwy El cristianismo de los pobres. Marxismo y Teología de la liberación, México, Colegio nacional de ciencias políticas y administración pública, 1988.

7 M. Löwy Redemption et utopie, Paris, Puf., 1988; traducción castellana: Buenos Aires, Ed. El cielo por asalto, 1997].

8 M. Löwy The War of Gods. Religions and Politics in Latin-America Londres, Verso books, 1966.

9 M. Löwy Patries ou planètes? Nationalismes et internationalismes de Marx à nos jours, Paris, Ediciones Page deux, 1997.

10 M. Löwy, La pensée du Che Guevara, (primera edición: Paris, Maspero, 1970), Paris, Ed. Syllepse, 1997; traducción castellana: México, 10° edición, Siglo veintiuno editores, 1979.

11 Cfr., J. Petras, Neoliberalismo en América Latina. La izquierda devuelve el golpe, Rosario, Ediciones Homo Sapiens, 1997.

12 Cfe., G. Gutiérrez, Teología de la liberación. Perspectivas, Lima, CEP, 1971 y el importante conjunto de artículos La fuerza histórica de los pobres, Lima, Cep, 1978; H. Assmann, Teología desde la praxis de la liberación, Salamanca, Sígueme, 1973;, Leonardo Boff, Jesús Cristo libertador. Ensaio de cristología crítica para o nosso tempo, Petrópolis, Voces, 1972 del mismo autor Eclesiogênese. As comunidades eclesiais de base reinventan a Igreja, Petropolis, Vôces, 1977. De Frai Betto consultar su Fidel y la religión, La Habana, Oficina de publicaciones, 1985.

13 Véanse las publicaciones colectivas a cargo de R. Gibelini (editor), La nueva frontera de la teología en América latina, Salamanca, Sígueme, 1978 y de, Ignacio Ellacuria y, Jon Sobrino (editores), Mysterium Liberationis. Conceptos fundamentales de la Teología de la liberación, 2 vol. Madrid, Trotta ediciones, 1990; también, A. Suárez, De la critique de la modernité à la mystique du pauvre. Approches à l’œuvre de Gustavo Gutiérrez, Mémoire de Dea, Université de Paris X-Nanterre, 1995.

Acheter

Volume papier

Chargement

Unavailable