Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Un trébol de cuatro hojas

 | 
Manuel Loyola Tapia
, 
Rolando Álvarez Vallejos

Primera parte: artículos

La Federación Juvenil Comunista (1931-1934)

Manuel Loyola Tapia

Texte intégral

1En lo que sigue, queremos dar cuenta de algunos aspectos organizacionales e ideopolíticos que caracterizaron los inicios de lo que podemos llamar una segunda fase en el proceso de conformación de la Jota –años 1931 a 1934– época en que ella mantiene el nombre de Federación Juvenil Comunista (fic). En primer lugar, anunciaremos el significado de la fecha oficial de creación de las jjcc, para pasar enseguida a describir los esfuerzos que se emprendieron en el plano estrictamente organizacional de la fic. Culminaremos esta nota indicando los tópicos principales del diseño de la política juvenil impulsada por ella hasta antes del “viraje” de 1935, circunstancia que dará paso a la creación del Frente Popular (1936). De esta manera, buscamos dar continuidad a una investigación cuya primera parte diéramos a conocer con Jorge Rojas F., en el apartado anterior.

1932

2Los esfuerzos por estructurar una organización de jóvenes comunistas a comienzos de los años 30, corrieron a la par con el quehacer de recomposición orgánica llevados adelante por el propio Partido, tras un período de casi una década de vida que estuvo claramente tensionado no solo por los sucesos de una realidad política nacional convulsionada por las transformaciones institucionales que señalaron la transformación del ciclo de dominio oligárquico y la instauración de nuevas formas de gobernabilidad de pretensiones reformista-democráticas (gobierno de Alessandri Palma, golpes militares y dictadura de Ibáñez, entre los acontecimientos más destacados), sino también, por los hechos de quiebres y divisiones al interior del p.c., circunstancias que señalaban la diversidad de pareceres sostenidos por sus cuadros dirigentes en materias de concepciones de vida partidaria y de actuación concreta frente a la realidad política.

3Con la caída de Ibáñez, en julio de 1931, si bien el pc mantuvo, en términos generales, una conducta sectaria reflejada en las repetidas invocaciones a un exclusivismo de clase que lo hacía considerar a otros partidos y sectores no derechistas como “enemigos” y “entreguistas”, cuando no “traidores”, lo concreto fue que estuvo en condiciones de ir saldando cuentas internas, recomponer estructuras e intentar producir una línea de actuación que le permitiera reinstalar su discurso en el medio popular, particularmente en el ámbito de los trabajadores. De esta suerte, se dispuso a levantar cabeza, restañando las heridas provocadas por las disputas internas y la represión ibañista, no obstante los golpes que úun habrían de propinarle los regímenes de Dávila, Blanche y Alessandri, en el primer lustro de los años 1930.

  • 1 Entre abril y septiembre de 1932, el pcch fue objeto de variados golpes represivos que llevó a la s (...)
  • 2 Una de las fuentes más cercanas a lo discutido en 1931, corresponde a la versión pública contenida (...)

4En lo que toca al primer aspecto a abordar, todo parece indicar que el día 5 de septiembre de 1932, fecha tenida hasta hoy como de fundación de las jjcc, fue establecida como tal no sin alguna arbitrariedad y determinada fundamentalmente por la necesidad de la Dirección del Partido Comunista chileno de dar cumplimiento a compromisos que, un año antes, había adquirido al interior del Buró Sudamericano de la Internacional Comunista (ic), con sede en Buenos Aires1. El contenido y tenor de este acuerdo no lo conocemos específicamente2, pero dada la férrea adscripción y obediencia con que el comunismo nacional adhirió a la ic, estimamos que aquello fue concluyente y perentorio, al punto que un redactor de Bandera Roja expuso, en enero de 1933, que la Federación Juvenil Comunista llevaba más de un año y medio de creación, aludiendo a lo que se había tratado a mediados de 1931, en Buenos Aires.

  • 3 “La ii Conferencia Nacional de la f.j.c.”, Bandera Roja, 60, 7/1/1933, p. 2.

5En efecto, en enero de 1933, Bandera Roja, “Órgano Central del Partido Comunista de Chile”, dio a conocer la realización de una Segunda Conferencia Nacional de la Federación Juvenil Comunista luego de “un año y medio de vida”3. ¿A qué se estaba aludiendo con esa mención temporal, más cuando la misma llevaba la creación de la organización juvenil a un momento anterior a septiembre de 1932? Sin duda, no a actos organizacionales propios del quehacer partidario chileno que, como ya hemos revisado antes y como seguiremos consignando ahora, se venían haciendo con cierta frecuencia, sino a determinaciones previstas en el seno de la dirección internacional del comunismo regional, con ubicación en la capital argentina. De esta manera, todo cuanto se había realizado en vistas a erigir una organización juvenil en nuestro medio, tuvo como referencia propiciatoria lo resuelto por la icj y el Buró Sudamericano hacia mediados de 1931, circunstancia que, por lo demás, fuera expresamente reconocida por nuestra prensa comunista.

  • 4 Textualmente, la información señalaba: “La realización de la Conferencia Ampliada de la Juventud, f (...)

6Un año antes, al dar cuenta de la verificación por parte de la fjc de una Conferencia Ampliada entre los días 27 y 28 de febrero de 1932, Bandera Roja exponía que por este evento, el Partido estaba dando cumplimiento a resoluciones que, en octubre de 1931, se habían adoptado por el Secretariado Sudamericano de la Internacional a través de las cuales se instaba al partido chileno a que tomara las medidas para propiciar con prontitud la organización de una agrupación juvenil comunista en nuestro país. A la base de este requerimiento, se encontraban diferentes indicaciones que, respecto del tema, había establecido un plan elaborado por la Internacional Juvenil Comunista (ijc), a mediados del mismo año 314.

  • 5 En esto se jugaba buena parte del prestigio y reconocimiento de la organización nacional, asunto qu (...)
  • 6 La ausencia de menciones de cumpleaños en los años 30 corrió tanto por la prensa del Partido (Frent (...)
  • 7 Un dato ilisutrativo a este respecto es que en la Convocatoria al Primer Congreso de la jjcc, reali (...)

7Es muy probable que este mismo apego a las directrices surgidas en los diferentes frentes de la Internacional, así como al sincero deseo de responder a tiempo con los compromisos asumidos ante ella5, que durante la primera década de existencia oficial de la fjc, ella no dispuso de ningún saludo público con ocasión de la fecha de su creación6. Sólo a inicios de la década de los años 40 comienzan a aparecer en la prensa partidaria (El Siglo) alusiones a sus aniversarios del día 5 de septiembre de 19327.

  • 8 Una elaboración notable a este respecto, está en Carlos Contreras Labarca, “Los orígenes nacionales (...)

8Como la fecha en sí no reviste ninguna relevancia, no nos queda más que suponer que ella –con las connotaciones que haya tenido– fue puesta como inicio en algún momento de la segunda mitad de la década del 30 o a comienzos de los 40, tal vez como reacción ante la crítica de sectores de izquierda como de derecha criollos, que acusaban al pc de no ser un partido chileno, sino la expresión de una articulación foránea, puesto al servicio de intereses extranjeros que poco o nada tenían que ver con nuestra idiosincrasia8. El complicado proceso de gestación de los gobiernos de corte Frente Popular en Chile, y sus no menos problemáticas existencias entre 1936-1947, dieron magníficas oportunidades al anticomunismo interno para apuntar al pcch como organización antinacional y títere de Moscú, obligando a la dirección comunista a tener que desarrollar serios argumentos demostrativos de lo contrario, si bien no dejando en ningún instante de reiterar su fuerte adhesión a las aspiraciones del movimiento obrero y comunista mundiales encabezado por la Unión Soviética. En este mismo sentido, tampoco fue casual que, hacia finales de los años 30, comenzara a desaparecer en los medios de comunicación pública del Partido (prensa periódica, boletines, revistas, folletos) el membrete de su adscripción a la Internacional Comunista en tanto Sección chilena de la misma, asunto que pronto se vería favorecido por la propia disolución de la ic, en 1943.

  • 9 Ver entrevista de Manuel Guerrero, “Diálogo entre jotasaurios”, El Siglo, 5 septiembre de 1972, doc (...)

9En consonancia con estas medidas nacionalizadoras, en igual período de comienzos de los años ‘40, la Federación Juvenil Comunista chilena, adherida a la ijc, pasará a denominarse Juventudes Comunistas de Chile, evitándose toda vinculación de “nacimiento” con lo resuelto en Buenos Aires en 1931. En lo sucesivo, cualquier atención a los actos de origen comenzaron a sujetarse a la hasta ahora inasible fecha de 5 de septiembre de 1932 –referencia oficial y mayoritaria– o a confusos recuerdos de antiguos militantes que, de todos modos, no concuerdan con lo establecido9.

LA FJC: ALGUNOS HITOS DE SU CONSTITUCIÓN

  • 10 “Organización de los jóvenes comunistas”, Bandera Roja, 7 noviembre 1931, p. 6.
  • 11 Bandera Roja, 16 diciembre 1931, p. 4.
  • 12 La fjc”, Bandera Roja, 19 diciembre 1931, p. 3.

10Desde finales de 1931, comienzan a hacerse visibles en Bandera Roja las comunicaciones que daban cuenta de los pasos que estaba acometiendo el Comité Central del Partido a fin de forjar la más pronta organización de la Juventud Comunista. De contenido breve y conciso, estas noticias denotan el sentido de urgencia que tuvo este propósito, así como lo prioritario que ello representó para el quehacer cotidiano de células, comités locales y regionales. Se trataba de una “tarea de partido”, y como tal este debía contribuir a su materialización. Para ello, junto con comunicar de la entrega a todos los regionales de folletos explicativos del rol que debía cumplir la organización juvenil, Bandera Roja exponía que en reunión reciente, Comité Central había designado a “… un compañero muy conocedor de las actividades juveniles en la región salitrera” a fin de que integrara “… la Comisión Central de Juventud”. En la ocasión, no se especificaban ni el nombre de esta persona, ni la fecha en que se había tomado aquella determinación10. Se complementaba la noticia con los anuncios de que tanto en Temuco como en Valdivia, ya se habían establecido agrupaciones de la Federación Juvenil. Lo mismo ocurriría al mes siguiente en Antofagasta11 y en la Población Bulnes, de Santiago (Renca), lugar, este último, donde los participantes habían conformado un coro de nombre “Luz de los soviets”. Aparte de ello, también se informaba de los trabajos en la organización de núcleos de pioneros, avanzada infantil del pc, tanto en la capital como en provincias. Hasta aquel instante se decía contar con unos 150 infantes, pudiendo acrecentarse rápidamente su número12.

  • 13 “Vida del Partido Comunista”, Bandera Roja, 21 febrero 1932, p. 4.

11En su edición de 21 de febrero de 1932, el mismo periódico consignaba que en su última reunión, el Buró Político del cc, había abordado “el problema de la organización del Comité Central Juvenil”13, sin dar más antecedentes sobre este. El asunto ciertamente era relevante pues, para la semana siguiente de esta noticia, se tenía contemplado llevar a efecto una Conferencia Ampliada de los jóvenes comunistas de Santiago, hecho registrado entre los días 27 y 28 de febrero de 1932. Este evento, por haber reunido a representantes de varios lugares del país adquirió, según Bandera Roja, carácter nacional y, de hecho, en la numeración de los torneos oficiales de la Federación, fue luego considerada como su Primera Conferencia Nacional.

  • 14 “La Conferencia Ampliada de la Juventud Comunista”, Bandera Roja, 5 de marzo 1932, p. 4.

12Objetivo prioritario de esta Conferencia fue generar las estructuras regulares de funcionamiento de la organización juvenil, además de las autoridades y cargos respectivos. Se establece así un primer “Comité Central” de la Juventud, además de la estructuración de diversos regionales y comités locales. En este sentido, se buscaba acrecentar la coordinación y comunicación entre diferentes núcleos juveniles que desde el año anterior se venían creando en Santiago y provincias, de manera tal que, al decir de Bandera Roja, la fjc no solo alcanzara expresión nacional, sino, por sobre todo, dispusiera de una instancia rectora superándose la realidad previa de ser “… un cuerpo sin cabeza y sin personalidad propia”14.

13Indudablemente, el imperativo de construir organización a partir de la instalación de un mando único y superior (Comité Central) importaba la reproducción, ahora en el campo de la Juventud, de una lógica de ordenamiento y supeditación imposible de obviar desde el momento en que el rol del Partido había sido determinante para la estructuración de esta orgánica juvenil. Pero, aparte o en plena concomitancia con ello, diversos factores de coyuntura o contexto reforzaban que así fuera, a raíz de la intensa disputa por el liderazgo revolucionario que por aquellos años el pcch tenía con diversas agrupaciones de orientación marxista y nacional-populistas, como eran los hidalguistas, trotskistas, grovistas, socialistas dispersos y anarco-sindicalistas, muchos de los cuales buscarían luego potenciar sus fuerzas sumándose a la creación del Partido Socialista de Chile, en 1933.

  • 15 Como la o el lector podrá advertir, la fuente de información se remite sólo a Bandera Roja, a la sa (...)
  • 16 Ibíd.

14Las resoluciones de esta Primera Conferencia, si bien no muy numerosas15, implicó esfuerzos inmediatos para el nuevo Comité Central. Entre ellas, las más resaltadas por Bandera Roja, estuvieron: la elaboración de un plan de reclutamiento y organización con vistas a la conquista de la juventud de las fábricas y las empresas, y la redacción de un acuerdo sobre el trabajo juvenil en los sindicatos, tema que debía comprender al menos dos cuestiones principales: a) Un programa de reivindicaciones particulares y generales para la juventud; y, b) La creación de secciones juveniles en los sindicatos, indicándose, al mismo tiempo, las formas de trabajo de esas secciones. En tercer lugar, la Conferencia también llamaba la atención sobre el trabajo que era preciso dirigir hacia el campesinado y la organización de las luchas de la joven mujer proletaria. Finalmente, en el ámbito de las alianzas, se mencionaba que había sido aprobada “sin discusión”, la consigna del frente único por la base para promover las luchas contra la burguesía nacional y el imperialismo. En su concepto, la Conferencia había dejado en claro que los acuerdos de unidad a que se arribara con otras entidades políticas juveniles, en ningún caso debía dejar de lado la imprescindible batalla “… contra las concepciones románticas de los jefes anarco-sindicalistas y el desenmascaramiento de los demagogos estilo Alessandri y de los jefes oportunistas y renegados de la calaña del traidor Manuel Hidalgo”. Terminaba la noticia sobre la Conferencia con palabras de esperanza acerca de los próximos frutos que emanarían de ella, los cuales, además de reportar “… los futuros cuadros de dirigentes revolucionarios de mañana”, haría de la Juventud Comunista chilena “… la organización más numerosa, de mejor línea política y más combativa de la América Latina”16.

  • 17 Nos referimos a los reveses provocados por la represión de Dávila y Blanche que mandó relegados a v (...)

15Por sobre estos anhelos y voluntades, las tareas de organización y programáticas de la fjc convenidas en la Primera Conferencia, se vieron afectadas por las razias policiales desencadenadas por las autoridades del momento (en particular, entre los meses de abril y septiembre de 193217). Apaciguada esta oleada en vistas a las elecciones presidenciales que llevaron por segunda vez a Arturo Alessandri al gobierno, la dirección comunista retomará las iniciativas de conformación del aparato juvenil para lo cual se impulsó la realización de una Segunda Conferencia Nacional de la fjc, en enero de 1933.

  • 18 El numero 1 de Juventud Obrera, mensuario de la fjc a partir de octubre de 1932, agrega que también (...)

16Antecedió a ella la ejecución de otros eventos provinciales, en especial en los lugares donde los avances eran más promisorios. A finales de noviembre del ‘32, Bandera Roja comunica que tanto en Santiago como en Aconcagua se habían producido sendos encuentros regionales de jóvenes comunistas18.

  • 19 “Sección Juvenil, Las Conferencias Regionales de Santiago y Aconcagua”, Bandera Roja, 19 y 26 de no (...)

17Orgánicamente podemos decir –comentaba Bandera Roja– que ambas Conferencias fueron en general satisfactorias. A la de Aconcagua se han hecho representar delegados de Valparaíso, Viña del Mar, Quillota y Quilpué, delegaciones que venían, en su mayoría, integradas por compañeras. A la Conferencia de Santiago, han venido delegados de todos los comités de barrio de la ciudad y un delegado de San Antonio. Un gran número de camaradas nuevos revela que se hace un reclutamiento intensivo19.

18Donde no había satisfacción por parte del periódico comunista, era en el plano político e ideológico: ambos eventos eran demostración de la escasa compresión que se mantenía entre los noveles militantes acerca del rol de la Federación, su quehacer entre los sectores obreros de menor edad, y la manera reducida y apresurada con que se entendía el trabajo unitario por la base. Todo ello, unido a la mínima atención a la discusión y debate de los problemas, llevaban a concluir al reportero de Bandera Roja que, en alta proporción, los materiales y directivas sobre el tema juvenil hechos llegar a la militancia por la Dirección del Partido, no eran leídos ni menos comprendidos, prevaleciendo una actividad espontanea y muy poco meditada. El mayor problema que se derivaba de esta incapacidad, era no dar con las fórmulas de la “táctica especial” concretamente juvenil pues, si bien, la fjc debía compartir con el Partido idéntica línea y finalidad, ello no significaba hacer lo mismo que el segmento adulto. Indicativo de esta confusión, era el lamentable menosprecio que numerosos afiliados jóvenes realizaban de la actividad deportiva por estimársela alienante y de provecho burgués, siendo que ella, por el atractivo y valor que tenía entre la mocedad popular, debía ser plenamente asumida como importante mecanismo aglutinante y de influencia en la juventud trabajadora. A los fines capitalistas, de estimular el deporte sólo para contar con jóvenes más sanos a quienes explotar, se debían oponer las metas revolucionarias de ganar en fraternidad y de captación de numerosos muchos y muchachas para la lucha del proletariado.

  • 20 Como la mayor parte de las publicaciones partidarias, Juventud Obrera siempre se mantuvo al filo de (...)

19Instrumento potencialmente valioso en la comunicación y articulación de las iniciativas formadoras de la Juventud, fue la aparición, a fines de octubre de 1932, de Juventud Obrera, “Órgano de la Juventud Trabajadora, dirigido por la Federación Juvenil Comunista, Sección Chilena de la ijc”, publicación que se mantendrá, no sin irregularidades en su salida producto de dificultades financieras, hasta marzo de 193420. Desconocemos el real impacto que este impreso produjo para los fines organizacionales que describimos. Es probable que su trascendencia en este sentido haya sido limitada, tanto porque los hábitos de lectura resultaron mínimos entre su audiencia, como los constantes llamados que el mensuario hacía para que los encargados de su distribución retornaran los recursos de su venta. Con todo, antes que su relevancia como medio de información, el mismo constituye una interesante fuente de consultas para la constatación del tipo de política juvenil comunista a inicios de los años ‘30.

  • 21 “Vida de la Federación Juvenil Comunista”, Juventud Obrera, diferentes números.

20Sus páginas consignan variadas informaciones acerca de diferentes reuniones y eventos que tanto fuera como dentro de Santiago, se verificaron con la finalidad de establecer las estructuras regionales y locales de la entidad juvenil, trabajos que contaban con la presencia de delegados del Comité Central, cuya presencia, además de colaborar en las tareas netamente organizacionales, buscaba orientar sobre los objetivos y formas del trabajo juvenil. Entre las metas a conseguir por parte de los representantes del cc, estaban: generar condiciones orgánicas para la realización de conferencias regionales; constituir cuerpos dirigentes; dar cuenta de la situación de la fjc; ayudar al fortalecimiento político de los cuadros, aclarándose la estrategia de conformación del Frente Único de Obreros y Campesinos por la base; creación de células en sectores productivos considerados importantes; avanzar en la proletarización y bolchevización de la militancia; asegurar los canales para la llegada permanente de los boletines informativos de Buró Político del cc; diseñar planes de emulación entre regionales a partir de los cuales se plantearían desafíos de igual orden a los jóvenes comunistas de otros países (preferentemente del Perú); difundir Juventud Obrera y buscarle corresponsales; promover la celebración de los aniversarios de la Revolución Rusa21.

  • 22 La información de esta reunión apareció en Bandera Roja en la edición del 7 de enero de 1933. Estim (...)

21Tal vez si por hallarse en la etapa final de su aparición o porque Bandera Roja podía dar mejor cobertura a la información, lo concreto es que el último número de Juventud Obrera no señala información sobre la Segunda Conferencia Nacional efectuada por la Federación a inicios de 193322.

22Con la estrictez que le era habitual, la crónica que Bandera Roja dedica a esta Conferencia, la hace aparecer como un nuevo punto de arranque de la Juventud Comunista, probablemente como expresión de la insatisfacción (más política que orgánica) que se tenía respecto de los esfuerzos anteriores, pero también como reconocimiento al descalabro que había significado para el Partido la más reciente represión de Carlos Dávila y Bartolomé Blanche.

  • 23 “Sección Juvenil. La ii Conferencia Nacional de la F. Juvenil Comunista”, Bandera Roja, 7 enero 193 (...)

23La ii Conferencia –indicaba Bandera Roja– marca la partida del gran proceso de formación de la fjc chilena como real organización de masas y de combate, edificando sus fortalezas revolucionarias en las fábricas, minas, sindicatos, haciendas, albergues, cuarteles, barcos, escuelas, conventillos, clubs, organizaciones adversarias, etc., donde “unifique y dirija a los jóvenes explotados de todas las tendencias en su lucha contra el hambre, la reacción y la guerra imperialista...”23.

  • 24 Ibíd.

24A más de un año desde su creación, el artículo de prensa colocaba énfasis en la “severa autocrítica” que se había registrado en la actividad, en especial porque la Federación no había sido aún capaz de asimilar “la línea de la Internacional Juvenil Comunista”, ignorándose el “… verdadero carácter de ella, alimentando ideas profundamente falsas y perniciosas que le impedían siempre iniciar su proceso de bolchevización proletarización encabezando las luchas de los jóvenes explotados de la ciudad y del campo”24. Luego de este mea culpa, se había debatido en torno a convertir al colectivo juvenil en una organización de masas que presidiera la lucha de los jóvenes. Para ello, resultaba vital que tonificara sus capacidades mediante la autocrítica y el combate, dentro y fuera de ella, a todas las tendencias reformistas, traidoras y contrarrevolucionarias. Habiéndose cerrado el evento con la adopción de numerosas resoluciones y la redacción de una Carta Abierta al conjunto de la militancia, Bandera Roja terminaba llamando hasta “la célula más apartada del país”, a cumplir como verdaderos bolcheviques con lo acordado.

25En abril de 1933, el Buró Político del Comité Central de la Federación emite una opinión de balance de los resultados alcanzados en la aplicación de un “plan de campaña” definido en la Conferencia de enero. Si bien podían indicarse algunos “avances en las tareas” (“liquidación de la Juventud Socialista por nuestros camaradas de Valparaíso”; formación de Comités Antiguerreros en la mayoría de las regiones), lo hecho era calificado de “insuficiente” dejando en evidencia “la pasividad casi absoluta de ciertos Comités Regionales”, entre los cuales estaba el de Santiago. La falta de iniciativa de éstos contradecía –al decir de Bandera Proletaria– la resolución de la Conferencia de transformar a la Juventud en una organización de masas. Los objetivos políticos y organizacionales ahí sancionados no eran sólo para la fjc, sino “para toda la juventud laboriosa, urbana y rural”.

26“Nuestra incapacidad para agrupar a la mayoría de la juventud explotada chilena en una Conferencia Nacional contra la guerra, y el no envío de una delegación juvenil a Montevideo, son hechos claros que nos acusan implacablemente”, exponía el Buró Político, agregando:

  • 25 “Vida Juvenil. El plan de tres meses de la fjc”, Bandera Proletaria, 3, 17/4/1933, p. 2 Bandera Pro (...)

no olvidemos que estamos ante perspectivas de grandes luchas, en que la ola revolucionaria va en ascenso y que se nos plantea como tarea inmediata el reforzamiento del movimiento juvenil sindical, la formación de secciones juveniles en todos los sindicatos, la organización de un poderoso frente juvenil por la base que contenga en su seno a los millares de jóvenes que son oprimidos...25.

  • 26 Ibíd.

27Una de las razones de la “pasividad” y, en definitiva, de la falta de resultados respecto de convertirse en una organización de masas, decía relación con lo que el Buró Político caracterizaba como “extremismo” y “espíritu sectario” que prevalecía en numerosos militantes “ultra izquierdistas” que, por ejemplo, como se apuntara antes, invalidaban el trabajo deportivo, alegando que eso “estaba bueno para niños chicos”, pero los comunistas “no debían pensar en jugar”. El rechazo a este tipo de posiciones cobraba mayor fuerza al acusarse que nada se había hecho en una de las tareas prescritas en el “plan de campaña”, cual era conformar la Federación Obrera del Deporte. Olvidaban los reacios a aportar a ella, que el grueso de la juventud trabajadora del país estaba “… por completo entregada al deporte y al baile, y que es obligación de la Federación ir hasta donde está esta juventud (para) educarla revolucionariamente”26.

28Amén de los temas expresamente políticos –a los cuales haremos referencia luego–, los esfuerzos de organización nacional de la Federación se dieron bajo la preocupación de “depuración” de las filas, llamándose la atención de la militancia para apartarse de toda influencia que tanto al interior como al exterior del Partido, era considerada “enemiga” y “traidora”, adjetivos mediante los cuales se hacía alusión de los elementos tenidos como “grovistas”, “trotzkistas” o “hidalguistas”. El flanco principal de las sospechas y, por tanto, de las acusaciones, fue el sector estudiantil universitario que, paradojalmente, constituyó uno de los principales apoyos para la reconstitución de la fjc, tras la caída de Ibáñez. No obstante ello, el estudiantado simpatizante quedó al margen de la estructura regular de la Federación durante este período hasta 1935, año en que aparecen las primeras indicaciones en el sentido que la fjc debía ser la organización de “toda la juventud trabajadora y estudiosa”. Hasta entonces, la militancia estudiantil hubo de verificarse directamente en el Partido, o circunscribirse al Grupo Avance, más aun cuando, después del año 32, éste quedó plenamente hegemonizado por el pc.

29Hacia fines de 1933, Juventud Obrera informó una serie de antecedentes que, a su juicio, justificaban la decisión adoptada en octubre de ese año de expulsar a una “fracción trotzkista” articulada al interior del Partido y la Federación. Con tal decisión, culminaba un conflicto que se había desatado varios meses antes y cuyo primer episodio lo había constituído la marginación –hecha por el Partido– de un grupo de “estudiantes trotzkistas” que existía en sus filas, cuestión que traería consecuencias graves para la Federación, en especial para su Regional Santiago. Los expulsados “... en concubinato con los hidalguistas – sostenía la publicación – hicieron un amplio trabajo en el seno de la juvenil con la mascara de una campaña contra la burocracia y de “salvación del partido y de la fjc”. Tanto en el cr como en el cc, esta campaña de los trotzkistas tuvo adeptos y constituyeron una fracción en el seno de la Federación.

30En la Conferencia Nacional de julio del ‘33, el Partido trató el tema de la conformación de este núcleo fraccional, suspendiendo de sus funciones a los dirigentes de la Federación, Burgos, González y Villar, este último, secretario del regional capitalino. La situación se complicó cuando el responsable de organización de la referida instancia, un dirigente de apellido Vargas, “... se rebeló como el más desvergonzado hidalguista, traicionando la confianza del Comité Central...” al oponerse a los términos con que el Partido le demandó la organización de una Conferencia Regional de la Juventud “para reiterar la línea revolucionaria”, conminándosele a que firmara un documento en que desvirtuaba “... toda la plataforma podrida del traidor Trotzky”.

  • 27 “Vida de la Federación Juvenil”, Juventud Obrera, 3, Noviembre de 1933, p. 4; y “Un Comité Regional (...)

31La Conferencia se realiza de todos modos el 29 de octubre (1933) y en ella se expusieron los motivos de la expulsión de los “trotzkistas”: “a) Por frenar durante muchos meses el trabajo de la fjc, con su campaña trotzkista-hidalguista, desprestigiando al Partido; b) Por continuar las maniobras de los expulsados del Partido en la Federación; c) Por formar una fracción que rompió con la disciplina y por negarse a firmar el documento autocrítico”. (Entre los expulsados se citaban los apellidos de Burgos, Escobar, Vargas, Villarroel (Villar), Doren, Elcira Cabrera y María Freile). Finalmente la Conferencia acordó reorganizar las células de estudiantes; marginar a todos quienes reconocieran al “Comité Regional Autónomo” y reincorporar a la fjc a aquellos que reconocieran por escrito sus errores27.

LA FJC: SIGNOS DE SU POLÍTICA JUVENIL

  • 28 De epifanía, es decir, muestra o manifestación palpable en el terreno de la historia, de las promes (...)

32Si desde finales del siglo XIX la sensibilidad socialista en Chile había sustentado su presencia y construido su identidad a partir de un discurso de redención del trabajo –donde la referencia más elocuente estuvo constituida por la apelación a la emancipación del pueblo–, hacia comienzos de la década de 1920, en el caso del Partido Comunista, su modulación comenzó a estar ampliamente dominada por un giro epifánico28 de tal emancipación. Es decir, la proclamación del “deseo de mundo” emancipatorio tenía que adecuar las dimensiones de su convocatoria en la medida que el horizonte de emancipación venía dando muestras evidentes de manifestación: la hora de la revolución estaba llegado y la época se presentaba entonces como el fin de los tiempos de la sociedad burguesa.

33La Revolución Rusa ejecutada por los bolcheviques, se constituía en el linde demarcatorio entre un ayer de explotación y barbarie, y un presente y futuro de liberación y bienestar. “Octubre” representaba la “nueva aurora” o el “faro” de la Humanidad, en particular de aquella compuesta por los millones de desheredados de la Tierra. El ímpetu y voluntad revolucionarias que esto despertaba entre la militancia comunista chilena fue enorme, al punto que estimamos que el absoluto apego y defensa de la “patria socialista” y la permanente y sincera invocación de un imaginario revolucionario cargado de figuras y de ejemplos soviéticos, fueron las fuentes y referencias prácticamente únicas que fundamentaron su despliegue político a partir del primer lustro de los años ‘30.

34Si por sí mismos los acontecimientos que habían dado paso a la formación de la urss –y sus logros de transformación de la atrasada sociedad rusa–, eran motivos suficientes como para abrazar con fervor la causa de la revolución proletaria en su dimensión universal, otros datos de la realidad política y económica mundial de entonces venían a cerrar el círculo de la citada escatología histórica. En efecto, los signos de la Gran Depresión que sumió en el descalabro a las principales economías occidentales con efectos desastrosos para las naciones primario exportadoras (como la chilena), fue un fenómeno que se supuso manifestación del “derrumbe” final del capitalismo, circunstancia, que en tanto colapso definitivo de éste, generaba una coyuntura más que favorable para el triunfo de la revolución en todas partes del mundo. No creerlo así y, por tanto, no actuar en consecuencia, importaba la irresponsabilidad de dejar pasar una oportunidad única para asestar el golpe de gracia al “montón de escombros” que era la sociedad capitalista. No emprender la arremetida a fondo contra el imperialismo significaba claudicar o, peor aún, pasarse al bando de los enemigos, en un momento en que el tema de la revolución proletaria había salido del plano de la abstracción convirtiéndose en la “orden del día”.

35La política mundial, en virtud de la crisis terminal del capitalismo y el incremento de la acción revolucionaria en todas las latitudes, devenía en un escenario cada vez más tenso en la medida que el imperialismo, a fin de recuperar su poder, no dudaba en presionar para ir tras un nuevo reparto del mundo mediante una nueva guerra que involucraría a todo el orbe. Por su parte, el avance del nazifascismo en el Viejo Continente, ponía otra señal de alarma que amenazaba directamente a la urss, extendiendo sus influencias hacia África, Asia y América. En síntesis, la lectura radical de los hechos del mundo, se imponía de un modo inevitable. Parecía que efectivamente la humanidad se encontraba frente a situaciones inéditas que, a pesar del dramatismo que ellas encerraban, dejaban un amplio espacio para enarbolar y poner en práctica proyectos y experimentos que la transformarían desde sus cimientos. La Revolución de Octubre y el período de guerras mundiales que se extenderían casi hasta la mitad del siglo, así parecían testificarlo.

36La política juvenil comunista hasta fines del año 34 recogió los signos de esta radicalidad. Su propuesta central se remitió a la formulación de una determinada estrategia que se propuso aunar al conjunto de la “juventud trabajadora” para que se dispusiera al combate resuelto y frontal contra todo aquello que, de manera real o potencial, fuese considerado como perteneciente o funcional al sistema capitalista. En su aspecto “externo”, esta convocatoria buscó hacer frente a los rivales de la clase trabajadora, llámense estos imperialismo, belicismo, fascismo, entrega de las riquezas del país al capital internacional, “traidores” y “demagogos pro burgueses”, en tanto que en sus propósitos “internos”, tal política perseguía asentar los símbolos de una identidad proletaria que permitiera perfilar y diferenciar nítidamente la actuación comunista en el contexto del convulsionado escenario político chileno.

37El objetivo fundamental de la línea política expuesta por la fjc hasta el año 34, fue el de la constitución del Frente Unico Obrero-Campesino por la base cuya finalidad era la de hacer posible la Revolución Agraria Antiimperialista en nuestro país. La forma a través de la cual tales logros debían ser alcanzados, daba cuenta del sentido eminentemente radical que, como hemos dicho, caracterizó la época de entre guerras. De esta suerte, la lógica partidista asentaba la definición de los objetivos señalados a partir de premisas que insertaban al país en la trama de los conflictos mundiales, por lo tanto, el medio nacional no era sino el ámbito específico donde también tenían presencia y se debatían las dramáticas coordenadas de la política internacional. Consecuentemente, y de manera inevitable, todo cuanto aconteciera fuera de nuestras fronteras, fue leído como repercusiones directas –por lo general negativas– que esos hechos tendrían respecto de Chile, en particular para sus sectores obreros. A su vez, todos los sucesos políticos de orden nacional fueron considerados a la luz de lo que podrían significar para los destinos de la confrontación mundial. De ahí que la internacionalización del discurso y practica políticas del pc no solo implicara incorporar y basar este quehacer en las corrientes principales de la citada conflictividad internacional (pugnas intraimperialistas; crisis del liberalismo; fascismo; socialismo, etc), sino también, ejercitar esta internacionalización de un modo absolutamente alineado, esto es, en adhesión incondicional de las posiciones, valores e intereses de las fuerzas socialistas que provinieran de o apoyaran a la Unión Soviética. De esta manera, el carácter ideológico esencialmente dicotómico que fundamentó la racionalidad de la praxis comunista, constituye una perspectiva imprescindible de tener en cuenta si queremos comprender con acierto el despliegue partidario para buena parte del siglo XX.

  • 29 “El papel del campesinado y de los indios en la lucha de clases”, Juventud Obrera, 28 de octubre de (...)

38Ahora bien, la Revolución Agraria Antiimperialista (raa) no pasó de ser una frase, una especie de suposición sobre una eventual salida revolucionaria, para el caso chileno, de la crisis general del capitalismo. De hecho, entre la dirigencia de la fjc importaba más señalar los caracteres de esta crisis que aclarar los fundamentos y propósitos de la raa. Si el afán primordial en materias de organización social se refería a la necesidad de conquistar “por la base” a la mayor cantidad de jóvenes proletarios, ¿qué podía significar para ellos una revolución agraria?, y aún para los propios campesinos, el llamamiento no tenía más contenido que una cierta alusión al objetivo de “arrebatar la tierra a los usurpadores” y, por medio de “comités de frente único junto a soldados y obreros (...), enfrentarse al ejército burgués”29. Tal era la “revolución agraria”.

39En lo tocante al antiimperialismo, si bien esta convocatoria tampoco redundaría en ninguna configuración programática detallada y coherente para la indicación de un proyecto de desarrollo nacional, sus señales, de corte básicamente políticas, importaron la posibilidad de pensar la política desde una centralidad más social que ideológica (abstracta), proyección que irá alcanzando mayor consistencia hacia 1935.

  • 30 Ibíd., p. 2.

40La tematización antiimperialista tuvo como núcleo de su expresión el problema de la amenaza de la guerra en tanto recurso al cual el capitalismo no dudaría en echar mano a fin de resarcirse de los efectos de la crisis que lo afectaba, circunstancia que, por lo demás, provocaría un nuevo “reparto del mundo” entre los principales centros del capital monopolista (Europa, Japón y usa). Operado este “reparto”, con su corolario de hambre y destrucción que golpearía preferentemente a la clase obrera mundial, se perpetuaría el colonialismo y la explotación de los países pobres. Enfrentados a tan adverso panorama, los sectores proletarios no les quedaba más opción que organizarse y rechazar las maniobras imperialistas haciendo de su unidad y acción no sólo la más poderosa fuerza de contención de aquéllas, sino también, la palanca a través de la cual debían entrar a ejecutar la revolución. Tal como la Revolución Rusa había salido victoriosa aprovechando la crisis del zarismo, así también, el socialismo debía ahora imponerse como solución revolucionaria al caos generado por el capitalismo. Los parámetros principales de la historia universal estaban así determinados y en lo sucesivo la “guerra de clase contra clase” era la definición que había que poner en practica nacional e internacionalmente como expresión de una “línea independiente”30.

  • 31 Ibíd.

Iniciemos nuestro combate a muerte contra la burguesía, terratenientes e imperialismo, desligándonos de todo contacto con la clase explotadora, jefes pequeño burgueses, oportunistas, traidores, chantajistas (...) debemos pelear, debemos unificar a la clase obrera y a los campesinos pero no a través de un hombre que ayer se llamó Alessandri y que hoy se llama Grove, sino a través de la lucha misma del proletariado (...). Línea independiente –exponía Juventud Obrera– significa guerra sin cuartel de una clase contra otra, de los oprimidos que nada tienen contra los opresores que lo poseen todo. El hambre que nos agota, exige que terminemos de una vez de andar con “tratos” con los “caudillos”, demagogos como Grove y Alessandri, con los traidores y estafadores como Manuel Hidalgo y su pandilla, con socializantes y fascistas que marchan de la mano para masacrar a los trabajadores (...) Los momentos no son para que nos ilusionemos con consignas democrático-burguesas31.

  • 32 “Entrevista a Eduardo Lucero Pérez, candidato a diputado por la f.j.c. por el primer distrito de Sa (...)

41Luchar por la “salida revolucionaria de la crisis” significaba “... desencadenar potentes batallas en cada fábrica, cuartel, hacienda, mina, escuela...”. Aun si el medio para ello resultaba ser la tribuna parlamentaria, el objetivo del representante proletario no podía confundirse con la “forma burguesa de hacer política”, sino que debía emplear su puesto para impulsar la raa, llevando al pueblo a formar “... los Consejos de Obreros, Campesinos, Soldados y Marineros, únicas organizaciones democráticas de la clase obrera”32.

  • 33 “Al Frente Único de Combate. Llamado del cc dela f.j.c.”, Juventud Obrera, 3, Noviembre 1933, p. 2.

42Al “cerco imperialista” que buscaba hacer fracasar las luchas revolucionarias mundiales, se unía la obsecuencia de la clase política y gobierno chilenos, los cuales “sólo actúan en favor de banqueros y terratenientes, de jefes militares, funcionarios públicos y curas (...) entregando la riqueza del salitre y yodo a los Guggenheim, al banco Anglo y al tiburón Agustín Edwards (...). Mientras, E. González, Grove, Matte, siguen haciéndose cómplices de la miseria del pueblo...”33.

  • 34 “La Juventud lucha contra la guerra”, Bandera Roja, 28 de enero de 1933, p. 2.
  • 35 “Un gran Congreso Juvenil Anti-guerrero y contra el hambre y la reacción”, Juventud Obrera, marzo 1 (...)

43En enero de 1933, Bandera Roja informaba de la creación, el 24 de ese mes, de un Comité Antiguerrero Juvenil. A su constitución habían concurrido “numerosos delegados de diferentes organizaciones juveniles”, además de la participación del Grupo Avance, la Federación Infantil Comunista y la fjc34. Tanto el sectarismo de las practicas políticas de la Federación, como las persecuciones desatadas contra el pc por el régimen de Dávila, unido a los quiebres en la dirigencia de la fjc (expulsión de fracción trotzkista) señalada antes, impidieron que esta iniciativa fructificara. No obstante, la misma volverá a proponerse un año más tarde, momento en que se llamó a la realización de un “Congreso contra el hambre, la reacción y la guerra” a partir del cual se esperaba asumir “el desarrollo del Frente Único en todos los lugares de trabajo y habitación”35.

  • 36 “Respuesta a nota enviada por los jóvenes hidalgo-troztkistas (Liga Juvenil) por parte del Comité C (...)

44Una y otra vez, sin embargo, la intención de levantar los frentes desde la base, indicación que pretendía darle un contenido amplio y de masas a esas iniciativas, se vería contradicha por la persistencia del discurso juvenil comunista de anteponer las exigencias de una cierta pureza y verdad revolucionarias a los hechos de la actuación concreta en un medio político y social que difícilmente podía intervenirse desde su exclusivo código clasista de pretensiones histórico-universales: “Quien no está con el socialismo, está con el capitalismo”36.

Notes

1 Entre abril y septiembre de 1932, el pcch fue objeto de variados golpes represivos que llevó a la suspensión en la aparición de su periódico oficial Bandera Roja. Su reaparición, en octubre del mismo año, no consigna ninguna nota relativa al supuesto hecho fundacional de inicios del mes de septiembre. Como veremos más adelante, la edición de octubre sólo consideró de un llamado a la juventud proletaria del país a acudir a la formación de la fjc.

2 Una de las fuentes más cercanas a lo discutido en 1931, corresponde a la versión pública contenida en el folleto Las grandes luchas revolucionarias del proletariado chileno. Tesis del Buró Sudamericano de la Internacional Comunista, Editorial Marx-Lenin, Santiago, mayo 1932, donde se someten a revisión crítica las condiciones políticas de Chile, la actuación del pcch bajo la dictadura de Ibáñez, sus logros y debilidades, además de señalársele a este el conjunto de tareas y objetivos que debía poner en marcha en vistas a convertirse en una real fuerza dirigente. Entre los diversos aspectos ahí considerados, el de la organización revolucionaria de la juventud chilena fue tenido como primordial en aras del incremento de la capacidad de lucha de las fuerzas obreras y campesinas, así como para la preparación de nuevos cuadros para el partido y las organizaciones de masas.

3 “La ii Conferencia Nacional de la f.j.c.”, Bandera Roja, 60, 7/1/1933, p. 2.

4 Textualmente, la información señalaba: “La realización de la Conferencia Ampliada de la Juventud, forma parte del plan elaborado por la Internacional Juvenil Comunista, el fue tratado a fondo en el último Pleno del Buró Sudamericano de la Internacional, verificado en los últimos días de octubre del año próximo pasado (…) En este Pleno se tomaron resoluciones especiales para aplicarlas en la organización de la juventud comunista de Chile”, más detalles en, “La Conferencia Ampliada de la Juventud Comunista”, Bandera Roja, 28/2/1932, p. 4; y en Ibíd., 5 de marzo de 1932, p. 4.

5 En esto se jugaba buena parte del prestigio y reconocimiento de la organización nacional, asunto que estaba además fuertemente cruzado por la honesta creencia y deseo de ser parte y estar contribuyendo a la causa revolucionaria mundial liderada por la urss.

6 La ausencia de menciones de cumpleaños en los años 30 corrió tanto por la prensa del Partido (Frente Único; Frente Popular), como en los impresos de la fjc (Juventud Obrera; Tribuna Juvenil; Nuestra Juventud), todos ellos publicados en Santiago. Restaría averiguar si ocurrió lo mismo en las ediciones de provincias.

7 Un dato ilisutrativo a este respecto es que en la Convocatoria al Primer Congreso de la jjcc, realizado entre el 31 de agosto y 5 de septiembre de 1940, en su parte dedicada a las actividades sociales del evento, se consigna para el día final del encuentro, el saludo al 8° aniversario de nacimiento de la Jota. No obstante ello, aún 5 años más tarde, en el Tercer Pleno de las jjcc de diciembre de 1945, su Secretario General interino, Víctor Guerrero, seguía mencionando que la creación de la Jota era de fecha 4 de septiembre de 1931. Véase, Boletín de Orientación. Gran Congreso Nacional de las Juventudes Comunistas de Chile, n°3, año 1, Santiago, junio 1940, p. 5; y, V. Guerrro, Al Frente de las Luchas de la Juventud, Santiago, diciembre de 1945, p. 22.

8 Una elaboración notable a este respecto, está en Carlos Contreras Labarca, “Los orígenes nacionales del Partido Comunista”, Revista Orientación, n° 1, agosto 1937. pp. 4-6.

9 Ver entrevista de Manuel Guerrero, “Diálogo entre jotasaurios”, El Siglo, 5 septiembre de 1972, documentos, página 10. En esta entrevista se indica que el primer Secretario General de la fjc chilena fue el joven de 19 años, Rodolfo Solari Mongrio. Entre ambos (Guerrero y Solari) citan que los principales dirigentes del Partido que colaboraron a la formación de la Federación, fueron Rufino Rozas, Elías Lafertte, Carlos Contreras Labarca, Bascuñán Zurita, Ricardo Fonseca, Higinio Godoy.

10 “Organización de los jóvenes comunistas”, Bandera Roja, 7 noviembre 1931, p. 6.

11 Bandera Roja, 16 diciembre 1931, p. 4.

12 La fjc”, Bandera Roja, 19 diciembre 1931, p. 3.

13 “Vida del Partido Comunista”, Bandera Roja, 21 febrero 1932, p. 4.

14 “La Conferencia Ampliada de la Juventud Comunista”, Bandera Roja, 5 de marzo 1932, p. 4.

15 Como la o el lector podrá advertir, la fuente de información se remite sólo a Bandera Roja, a la sazón, vocero oficial del pc. Esto importa un sesgo inevitable en la difusión pues toda estrategia comunicacional siempre conlleva decisiones sobre los contenidos, lo que se quiere decir y lo que se quiere ocultar, sin dejar de considerar que los redactores no necesariamente fueron jóvenes, sino seguramente adultos militantes que seleccionaron bajo estas condiciones el material a publicar.

16 Ibíd.

17 Nos referimos a los reveses provocados por la represión de Dávila y Blanche que mandó relegados a varios de los principales dirigentes del Partido y de la naciente fjc a las Islas de “Más afuera”, de Pascua y Mocha.

18 El numero 1 de Juventud Obrera, mensuario de la fjc a partir de octubre de 1932, agrega que también se había realizado una Conferencia en Antofagasta, la que había reunido a los jóvenes comunistas de las actuales primera y segunda regiones.

19 “Sección Juvenil, Las Conferencias Regionales de Santiago y Aconcagua”, Bandera Roja, 19 y 26 de noviembre de 1932, p. 2 y 3, respectivamente.

20 Como la mayor parte de las publicaciones partidarias, Juventud Obrera siempre se mantuvo al filo de la insolvencia, apareciendo gracias a las subvenciones de acordadas por la dirección partidaria, además de una que otra donación. En el año y medio de permanencia, sólo editó ocho ediciones, es decir, la mitad de las previstas en su calidad de revista mensual. Sus tirajes, según cuentas de balances aparecidas en sus páginas, no sobrepasó los 1.000 ejemplares por número.

21 “Vida de la Federación Juvenil Comunista”, Juventud Obrera, diferentes números.

22 La información de esta reunión apareció en Bandera Roja en la edición del 7 de enero de 1933. Estimamos que la misma se produjo durante la primera semana de enero, aunque no habría que descartar que se hubiese realizado durante los últimos días de diciembre del ‘32.

23 “Sección Juvenil. La ii Conferencia Nacional de la F. Juvenil Comunista”, Bandera Roja, 7 enero 1933, p. 2.

24 Ibíd.

25 “Vida Juvenil. El plan de tres meses de la fjc”, Bandera Proletaria, 3, 17/4/1933, p. 2 Bandera Proletaria reemplazó, a contar de marzo del ‘33, a Bandera Roja. Tuvo una vigencia de casi dos años hasta la aparición de Frente Único, en diciembre de 1934.

26 Ibíd.

27 “Vida de la Federación Juvenil”, Juventud Obrera, 3, Noviembre de 1933, p. 4; y “Un Comité Regional “Autónomo” de la f.j.c.”, Juventud Obrera, 4, Noviembre de 1933, p. 4.

28 De epifanía, es decir, muestra o manifestación palpable en el terreno de la historia, de las promesas salvíficas de la religión.

29 “El papel del campesinado y de los indios en la lucha de clases”, Juventud Obrera, 28 de octubre de 1932, p. 5.

30 Ibíd., p. 2.

31 Ibíd.

32 “Entrevista a Eduardo Lucero Pérez, candidato a diputado por la f.j.c. por el primer distrito de Santiago”, Juventud Obrera, 28 de octubre de 1932, p. 1.

33 “Al Frente Único de Combate. Llamado del cc dela f.j.c.”, Juventud Obrera, 3, Noviembre 1933, p. 2.

34 “La Juventud lucha contra la guerra”, Bandera Roja, 28 de enero de 1933, p. 2.

35 “Un gran Congreso Juvenil Anti-guerrero y contra el hambre y la reacción”, Juventud Obrera, marzo 1934, p. 3.

36 “Respuesta a nota enviada por los jóvenes hidalgo-troztkistas (Liga Juvenil) por parte del Comité Central de la Federación”, Ibíd., pp. 3-4.

Auteur

Doctor en Estudios Americanos, Universidad de Santiago de Chile. Académico Universidad de Santiago de Chile y autor de diversos libros y artículos sobre el Partido Comunista y el movimiento popular en Chile. Gestor de numerosos esfuerzos editoriales.