Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Un trébol de cuatro hojas

 | 
Manuel Loyola Tapia
, 
Rolando Álvarez Vallejos

Presentación

Texte intégral

  • 1 Para el caso de la Juventud Socialista de Chile, aún sigue siendo el único trabajo hecho por espec (...)

1Entre los aspectos que deberían ser abordados en vistas a actualizar la historiografía sobre los partidos políticos chilenos, el relacionado con el pasado de sus estructuras juveniles dispone aún de un amplio campo de investigación. La producción en este terreno es escasísima y basta con visitar los sitios web de las organizaciones político-juveniles para advertir las exiguas informaciones de que disponen sobre este particular ¿Qué ha ocurrido que la historia de la actuación juvenil no ha llamado la atención efectiva de estas mismas organizaciones, ni menos de la academia?1

2Ciertamente que el hecho de que el interés historiográfico muy esporádicamente haya visitado a los partidos “adultos” –por lo general fijándose en cuestiones ideológicas e institucionales y su relación con instancias estatales y de gobierno– da cuenta de la ausencia de visibilidad de variadas dimensiones de la vida de estas organizaciones. Tal vez si el último empeño estuvo dado por la indagación en cuestiones de cultura y subjetividad militante (años 90, en especial), temáticas que ahondaron en numerosos trabajos sobre memoria, experiencia clandestina, o la vertiente de género. Luego de ello, y en consonancia con el descrédito social que ha afectado al conjunto de las colectividades, las inquietudes pretéritas han desalojado las interrogantes por los partidos, volcándose con más entusiasmo hacia las expresiones libertarias de inicios del siglo pasado.

  • 2 Si bien la continua aparición de relatos (auto) biográficos de antiguos militantes puede aportar a (...)

3Tampoco las organizaciones partidarias han hecho un intento serio y sistemático por recaudar su pasado: a lo sumo, impelidas por coyunturas conmemorativas, han hecho algún esfuerzo retrospectivo siempre cruzado por intenciones celebratorias, autojustificatorias, de antecedentes parciales que muy poco aportan a un conocimiento renovador2.

4La compilación que ahora damos a conocer si bien no modificará en nada el silenciamiento anotado, podrá al menos distinguirse precisamente por lo mismo: importa una tenue luz circundada por la más amplia oscuridad. Implica, en consecuencia, una suerte de excentricidad, una especia de dato freak que, en cuanto tal, si bien sorprendente, expresa un contenido de “realidad concreta”: la de la ausencia ya citada, pero también la de la necesidad de recoger lentamente un pasado respecto del cual se debería reflexionar en vistas al propio devenir comunista.

  • 3 Tal como lo advierte Isidoro Gilbert en su monumental historia sobre el comunismo juvenil argentin (...)

5Se ha hecho el intento por cubrir el conjunto de la historia de la Jota, propósito que solo podía cumplirse a brochazos muy anchos, tal como se podrá apreciar. Antes que una cierta historia completa y de relato compacto –construcción imposible, ciertamente3– los trazos aquí dibujados aspiran a servir de puntos de referencia de modo que el futuro andar historiográfico los amplíe o los cambie, o las dos cosas a la vez, como debe ser.

6Desde las acciones que buscaron dar expresión primigenia a la organización juvenil comunista en el país –especialmente en el norte salitrero de comienzos del siglo XX–; sus diversos avatares constitutivos luego de desbaratada la dictadura de Ibáñez; o su rol en los procesos de politización juvenil durante los años del Frente Popular, esta compilación informa también sobre algunos de los aspectos más sobresalientes de la actuación jotosa en uno de los frentes de mayor significación de su desempeño: nos referimos al terreno de las luchas estudiantiles (universitaria y secundaria) que se registraron en los tiempos de la Reforma Universitaria, bajo la dictadura, y en los años de los primeros gobiernos de la Concertación, de cuyos resultados y proyecciones aún se nutre no poco de la actual situación. Por su parte, un par de acercamientos respecto de la cultura juvenil comunista (y no comunista) de los años 60 y 70 en materia de canto revolucionario y de conducta sexual, completan el contenido de investigación de estas páginas.

7Son muchos los tópicos y enfoques que aquí no se recogen o, si se asoman, lo hacen de modo muy marginal. Dicho de forma positiva, a los nuevos interesados e interesadas en incursionar en el pasado jotoso, se les abre una perspectiva amplísima, materia que no sólo implicaría abordar a la Juventud en cuanto tal, sino también, a sus relaciones con el Partido, a sus vínculos con la política nacional e internacional, a sus desempeños en las organizaciones juveniles chilenas y extranjeras, a sus experiencias y aportes en la cultura y las artes del país, a su actuación en cuestiones militares y de la violencia política, a su vida clandestina, a su vida en las cárceles dictatoriales, a su amplio quehacer en el exilio, a las especificidades de género, a su tratamiento de lo sexual, a su quehacer sindical, a su desempeño poblacional, etc.

  • 4 Desde el ángulo de la historia oral, la Jota de hoy debería llevar a cabo un amplio registro de vo (...)

8Tratándose de una historia que no quiere perdurar sino que prosperar, al final del texto hemos incluido algunos relatos testimoniales de jotosos que han permanecido en la organización (ahora, en calidad de militantes del partido) o que lo fueron, habiendo salido luego de ella. La idea fue recoger visiones de quienes estuvieron en distintos momentos de la segunda mitad del siglo XX en las filas de las Juventudes4. Esto, estimamos, podrá otorgar mayor vivacidad y comunicación contingente a lo expuesto previamente, en particular en un aspecto de suyo relevante: el de la experiencia militante, asunto que, más allá de las formalidades y protocolos que rigen la vida orgánica, nos permite captar los modos del ser y sentir militantes, esto es, la diversidad de formas y valoraciones que siempre adquiere una experiencia tan significativa como es la ser o haber sido parte de las filas amaranto. En breve, lo que nos ha interesado resaltar mediante estos relatos es la memoria de los momentos, los lugares, las expectativas, los logros, las frustraciones, y más, que conformó (y conforma) el hecho siempre distinto y personal de “haber pasado por la Jota”.

9Finalmente, nuestros agradecimientos a todos quienes hicieron posible esta compilación. Desde luego, a nuestros autores; a Luis Thielemann que, a la par con aportar con uno de los trabajos aquí reunidos, puso también su talento en la diagramación. A Rolando Álvarez, buen conocedor del comunismo criollo, quien apoyó desde un inicio esta iniciativa; a quienes contribuyeron con el financiamiento, y a todas y todos quienes lean, discutan y superen lo realizado.

Notes

1 Para el caso de la Juventud Socialista de Chile, aún sigue siendo el único trabajo hecho por especialistas, el de Jorge Valle H. y José Díaz G., Federación de la Juventud Socialista. Apuntes históricos. 1935-1973. Ediciones Documentas, Santiago, diciembre 1987. Siempre en el ámbito de los partidos tradicionales, desconocemos levantamientos historiográficos para los casos de la Democracia Cristina y del Partido Radical, así como en los casos de las organizaciones de la Derecha. Si bien en todos ellos se han producido artículos monográficos respecto de rol de sus segmentos jóvenes en variadas coyunturas de la historia política del país –siglos XIX y XX– no podemos señalar que ellos obedecieran a análisis propiamente del sector juvenil, ni menos que respondieran a visiones de conjunto y de largo plazo sobre ellos. Por su lado, debido a lo más reciente de sus apariciones en nuestra escena política (años 60 e inicios de los 70 del siglo XX), los casos del mapu, mir o Izquierda Cristina, dispondrían de menor dificultad en su examen historiográfico como sujetos juveniles, tendiendo a confundirse estos con la propia trayectoria de sus dirigencias y adeptos.

2 Si bien la continua aparición de relatos (auto) biográficos de antiguos militantes puede aportar al quehacer historiográfico de las jjcc, lo más cercano que todavía tenemos a una cierta formalización de la memoria partidaria juvenil data de finales de los años 50 del siglo XX, con la aparición de la catequística novela de L. E. Délano, La Base. Ella, respondiendo al canon literario del realismo edificante y moralizador, muy probablemente fue lectura obligada en la formación de buena parte de la jota de los años 60. Aún hasta hace pocos años las referencias a su “estudio” seguía teniendo alguna vigencia en las filas amaranto. Sería muy interesante conocer hoy de su impacto en aquél tiempo.

3 Tal como lo advierte Isidoro Gilbert en su monumental historia sobre el comunismo juvenil argentino: La Fede. Alistándose para la revolución. La Federación Juvenil Comunista, 1921-2005, Buenos Aires, Sudamericana, 2009.

4 Desde el ángulo de la historia oral, la Jota de hoy debería llevar a cabo un amplio registro de voces y recuerdos de numerosos militantes o ex militantes que estuvieron entre sus adherentes, a lo menos desde los años 40 en adelante.