Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Luis Emilio Recabarren

 | 
Eduardo Devés Valdés
, 
Ximena Cruzat Amunátegui

La Justicia, Santiago

Texte intégral

La Justicia, Santiago 13/09/1924

UN JUICIO SOBRE EL MANIFIESTO DE LA JUNTA MILITAR

1No es culpa nuestra dudar de la buena intención de los hombres. Fuimos eternamente engañados. Hemos vivido toda la vida fatigosa y cruel del trabajo con la esperanza de ver realizarse las promesas que nos hacían nuestros gobernantes ¡Y nunca vimos cumplirse nada! Al contrario, paso a paso, hemos palpado y sufrido el empeoramiento de nuestra situación económica, política y moral. Por eso hemos gritado en los últimos años: ¡Sólo el proletariado, con el poder político en sus manos, puede hacer la felicidad social! Y con esta divisa hemos luchado y seguiremos luchando.

2Pero hoy estamos frente a una nueva ilusión. La Junta Militar -el verdadero Gobierno de la República en los presentes momentos- ha dirigido al país un Manifiesto con fecha 11, que declaramos, sin vacilar, que merece nuestra amplia aprobación. Sólo que siempre surge a nuestra mente el aguijón de la duda: ¡si no nos engañaremos una vez más!

3La publicación del Manifiesto -que damos en otro sitio- aparecido en los diarios de ayer, coincide con lo que hemos publicado en nuestra edición de ayer, propiciando la forma en que debe organizarse la Asamblea Constituyente. A partir de este momento en que la junta Militar y nosotros coincidimos en un mismo punto inicial para la labor fundamental que ha de realizarse hacia adelante, es preciso que el proletariado organizado estreche más sus pensamientos y se coloque en un plan de grandes actividades para marchar a poner en práctica las ideas emitidas en el Manifiesto de la Junta Militar, cuya realización seria el paso más altamente revolucionario y de mayor significación verificado en la época que atravesamos.

4La Junta Militar declara que bajo el amparo de su fuerza, entregará al país la creación de su nueva Constitución, para que en el porvenir el pueblo viva conforme a las nuevas leyes que se quieren dar. Si esto va a ser verdad ¿qué Constitución y qué leyes fundamentales y esenciales querrá darse al pueblo de Chile? El momento actual es totalmente revolucionario, revolución serena y tranquila, como muchas veces la hemos soñado, como la entreviera Emilio Zola en Trabajo

5¿Quiénes van a dirigir esta revolución? ¿Quiénes lograrán dirigir las finalidades de la gran Asamblea Constituyente en perspectiva? Si el proletariado divide sus finalidades y sus doctrinas en dogmatismos estrechos, perderemos la oportunidad de ganar esta jornada, que ganada significaría un gran paso en el camino de la Revolución Social. No habremos de hacernos la ilusión que de esta Asamblea Constituyente vaya a surgir una República comunista ni anarquista, pero debemos trabajar para que surjan por lo menos los elementos con qué hacerla un poco más adelante. Por lo tanto, el momento presente es el más culminante de nuestra historia. Si la Asamblea Constituyente va a ser una libre asamblea, es el proletariado quien tendrá mayoría en esa Asamblea, y si el proletariado, en mayoría, no sabe guiarse, será la clase capitalista, en minoría en esa asamblea, quien gane la partida. Esta es, pues, nuestra advertencia. Y nuestra voz de orden es: ¡Unirse y trabajar! Es decir, trabajar creando y dando formas a las ideas que deben llevarse a la Asamblea Constituyente.

6Una de las ideas fundamentales que debe cristalizarse en la Constituyente, es la descentralización administrativa y legislativa. Por lo tanto, la abolición del parlamentarismo debe ser un ideal unánime. ¿Sería necesario reemplazar el parlamentarismo por otra organización? ¿Cuál sería ella y en qué forma funcionaría? Un sistema federal se impondría. Un sistema federal que entregue a los ciudadanos de las distintas regiones el derecho a trabajar por la grandeza de cada región. Así tenemos hoy, por ejemplo, la región maderera, esclavizada al capricho de especuladores criminales que dañan a todos los habitantes. Independizada esa región, buscaría la manera de progresar y de servir a todos. El trigo, el pan del pueblo, está monopolizado también por especuladores extranjeros en complicidad con los nacionales, etc.

7“De creación y no de reacción, es el momento”, nos dice la Junta Militar. Ayudemos a crear. Cada Consejo Federal, cada Sección Comunista, cada grupo proletario, ¡ayude a crear! Si no fuera sincera la Junta Militar, si factores extraños o surgidos del momento quisieran desviar la ejecución de las ideas del Manifiesto de la Junta Militar, sea el proletariado, obreros, empleados, profesores, universitarios, soldados, etc., quienes se encarguen de llevarlo a la práctica. Ejecutar el Manifiesto de la Junta Militar debe ser nuestra acción presente y futura, cueste lo que cueste. El Manifiesto revela una nueva generación de idealistas entre los militares de Chile. Exijamos su realización lisa y llana. No pidamos por hoy la realización de nuestros ideales, exijamos la realización de esa parte de nuestros ideales, por poco que sea, que nos parezca contenido en el Manifiesto de la Junta Militar. ¡A la labor y a la labor activa, todos!

Luis E. Recabarren S.

La Justicia, Santiago 17/09/1924

UN PRECIOSO EJEMPLO QUE SABREMOS IMITAR

8Los militares que acaban de adueñarse del gobierno, que han disuelto el poder legislativo, que han derrocado los poderes constituidos y que han abolido la Constitución del Estado y todas sus leyes, NOS DAN UN BUEN EJEMPLO y nos SEÑALAN EL CAMINO y los PROCEDIMIENTOS que debemos seguir, cuando nuestras aspiraciones no se vean satisfechas ni el bienestar exista para todos.

9Los militares han tomado por la fuerza el poder en sus manos, para dar a los habitantes de esta nación el bienestar que la corrupción política, gobernante hasta hace poco, les había quitado. Muy bien. Todo eso merece nuestro aplauso. Y si la acción del Gobierno militar marcha a realizar su programa, ese programa, que hemos aplaudido, cooperaremos también con gusto a su realización, a su perfeccionamiento y a su estabilización. Pero… ¿y si los militares no producen el bienestar que nos han ofrecido? ¿Si no cumplen con sus promesas? ¿Si no pueden cumplirlas? ¿Si todo lo hablado por los militares se volviera pura ilusión, pura literatura y lirismo? Porque nosotros dudamos de que se pueda realizar todo lo que nos han prometido los militares ¡Más que eso, dudamos de que se pueda realizar ni aún una mínima parte! Sin embargo, de alojar en nuestro corazón esta duda, creada por los hechos del pasado, hemos cooperado a la labor de los militares desde sus comienzos, no poniendo ningún estorbo en sus primeros pasos y seguiremos cooperando hasta el momento en que nos desengañemos de la posibilidad de esperar del poder militar el bienestar de que nos hablan.

10Bien. Lo que queda claro de todo esto es lo que siempre hemos aconsejado: Que el proletariado sea una fuerza capaz de tomar en sus manos el poder, de conservarlo y de crear con él las nuevas condiciones de la vida y la nueva organización social. Pues, si el actual gobierno militar no puede realizar los propósitos que ha anunciado, si una vez más vamos a presenciar el fracaso de todo buen propósito ¿debemos quedarnos con los brazos cruzados? ¿debemos dejar deshacerse estas ilusiones, debemos conformamos una vez más con quedar burlados en nuestras aspiraciones?

11Los militares nos han dado el ejemplo: tomar por la fuerza el poder para realizar el programa de bienestar social, que dicen quiere todo el país. Tomar por la fuerza el poder si los militares no pueden realizar el programa que nos han ofrecido ¡imitar su ejemplo eso es lo que debemos hacer! Y si la opinión pública ha disculpado primero y aplaudido después a los militares, no tendría razón alguna para condenar ni para estorbar nuestros futuros procedimientos.

12Cuando la Revolución Francesa finalizaba sin realizar el bienestar social del pueblo, se levantó la voz de Babeuff para decir: la revolución no ha terminado, ni debe terminar si no se realiza el bienestar social de la clase trabajadora. Babeuff, después de estas palabras fue guillotinado. Ahora nosotros, en perspectiva de la Gran Asamblea Constituyente, debemos prepararnos para repetir el pensamiento de Babeuff y para acompañar con la acción estas ideas, en caso de que de hoy en adelante se nos vaya desviando o se nos burle en las expectativas que estamos cifrando en el presente movimiento. Los elementos dirigentes del proletariado deben estar ya en plena actividad para participar, primero en la organización de la Asamblea Constituyente, y para estar debidamente representados después, de manera de poder obtener que el mayor espíritu de justicia y de razón guíe las labores de esa Asamblea. No olvidemos que el ejemplo dado por los militares es precioso. Para realizar nuestro programa de justicia social, tomemos el poder en nuestras manos, si los militares no pueden realizarlo.

Luis E. Recabarren S.

La Justicia, Santiago, 05/10/1924

SIEMPRE ANTIMILITARISTAS

13Hemos sido, somos y seremos siempre antimilitaristas, porque estamos convencidos que el militarismo es la afrenta de toda civilización, es la carga más inútil y más pesada que soportan los pueblos, y es la amenaza permanente a todos los derechos. El militarismo existe sólo para defender los privilegios que la clase capitalista se otorga a sí misma y para impedir toda acción con que pretenda mejorarse la clase trabajadora. El militarismo será siempre la fuerza opresora con que la clase capitalista explote al pueblo. Nosotros, los obreros organizados, hemos tenido siempre ese concepto y ese modo de apreciar la función militarista. Pero hoy, en las circunstancias presentes, están apareciendo muchos antimilitaristas de ocasión y de despecho y de conveniencia.

14Todos los politiqueros arrojados del poder son ahora antimilitaristas y tratan de meterse entre los trabajadores organizados haciéndose pasar por antimilitaristas y procurando excitar los ánimos contra el gobierno militar. Contra estos antimilitaristas improvisados y de última hora, la clase trabajadora debe estar prevenida y evitar contagiarse de ellos. Para nosotros, los comunistas y obreros organizados, todo gobierno de las clases burguesas será defensor de los privilegios de la clase capitalista y será el tirano de la clase trabajadora. Así hoy, frente al gobierno militar, nosotros repetimos que nada bueno tiene que esperar de él la clase trabajadora y que este gobierno militar será igual que cualquier gobierno civil, por más esfuerzo que hagan los politiqueros caídos en presentarnos este gobierno como lo más malo que puede haber. Y por más esfuerzos que hagan los militares en presentarse como un elemento de progreso. Ni una ni otra cosa.

15Bajo gobiernos civiles se hicieron: la masacre de Iquique, el incendio y asesinato de obreros en Magallanes, la destrucción de la Federación de Estudiantes de Santiago, la destrucción de la imprenta obrera de Iquique, el estado de sitio para Antofagasta, la matanza de obreros en San Gregorio, las masacres de Curanilahue y Lota, y tantos otros hechos que cada obrero debe recordar. Para nosotros, todos los gobiernos son y serán enemigos del pueblo. Bajo ningún gobierno burgués habrá felicidad para los pobres. Es inútil que se nos quiera hacer creer que un gobierno militar va a ser peor o mejor que un gobierno cualquiera de los últimos que hemos tenido: de Montt, Riesco, Sanfuentes o Alessandri. Si los obreros deben echar abajo un gobierno, sea civil o militar, debe ser para colocar al proletariado en el poder y nunca para cambiar un gobierno burgués por otro gobierno burgués, porque nunca ninguno será mejor que otro.

16Tengan, pues cuidado los obreros de no caer en las trampas de los viejos politiqueros convertidos en antimilitaristas sólo mientras estén fuera del gobierno. Este modo de apreciar los hechos presentes, debe ser el tema obligado de las conversaciones, para que los obreros no sean sorprendidos por las apariencias y la causa proletaria sea perjudicada por el engaño habiloso o de los que perdieron el gobierno.

Luis E. Recabarren S.

La Justicia, Santiago, 06/10/1924

NO ACEPTO LA DESIGNACION. A todas las Secciones Comunistas del país

17El Congreso Extraordinario de nuestro partido, reunido a fines de septiembre en Viña del Mar, acordó el cambio de sede del Comité Ejecutivo Nacional y, al nombrar los SIETE nuevos miembros, designó para componer el Comité Ejecutivo Nacional, a las siguientes personas: Ernesto González, Roberto Pinto, Juan Ramírez, Manuel Quinta, Ambrosio Torres, Lino Paniagua y Luis E. Recabarren S. Dada la responsabilidad y misión que el Estatuto confía al Comité Ejecutivo Nacional, y siendo la mayoría de este Comité compuesto por personas que carecen de antecedentes y competencia para afrontar las responsabilidades de este cargo, AVISO A LAS SECCIONES QUE NO ACEPTO el cargo para que me ha designado el Congreso y creo que las Secciones deben provocar un voto general para resolver esta situación creada por el Congreso. Fraternalmente,

Luis E. Recabarren S.
Santiago, octubre 2 de 1924

La Justicia, Santiago 12/10/1924

LA ELECCION DEL COMITE EJECUTIVO NACIONAL. A los comunistas de la Sección Santiago

18La próxima asamblea plena a que se convoque, debe votar una moción presentada para darles un voto de confianza a Ernesto González, Roberto Pinto, Juan Ramírez y Manuel Quinta, por haber salido electos para constituir el nuevo Comité Ejecutivo Nacional del Partido Comunista de Chile.

19He agitado las masas obreras de Chile durante más de veinticinco años, excitando a la juventud a organizarse, a estudiar y a luchar por el derrumbe del oprobioso régimen capitalista, pero jamás he aceptado que la dirección central de un organismo obrero sea puesta en manos de afiliados nuevos que carecen totalmente de experiencia, de conciencia y de seriedad. Y la mayoría de los elegidos carece de antecedentes de lucha y de experiencia en nuestro partido y no pueden ofrecemos pruebas de su devoción a las ideas comunistas y al sacrificio que ellas exigen.

20Si se alega que lo hecho por el Congreso es irrevocable, eso es alegar un contrasentido, puesto que por encima del Congreso está la voluntad de las asambleas del país que, al oír la cuenta de sus delegados, pueden desaprobar sus actos y convocar un nuevo Congreso o un voto general.

21Los delegados reunidos en Viña del Mar fueron sorprendidos por la propaganda de Ernesto González que fue quien formó la lista de los nuevos miembros del C.E.N. Pero los delegados reunidos en Viña del Mar ignoraban que González representaba en el Congreso una mayoría ocasional y que no cuenta con el apoyo de la mayoría de los comunistas de Santiago, por haberse convertido en un ocioso permanente, cuya conducta con este antecedente, no es recomendable.

22Yo no puedo ir a formar parte de un Comité Ejecutivo cuya mayoría, elegida en las condiciones que dejo expuestas, carece de nociones de responsabilidad y de trabajo. Quienes hayan asistido continuamente a las asambleas plenas, se habrán convencido que algunos de los nombrados son cabeza de bochinches en cada asamblea, y si a eso se le da el nombre petulante de “nueva generación comunista”, es preferible no tener a nuestro lado esa nueva generación que viene degenerada e ignorante a destruir las bases de la educación comunista y no a crear. ¿Qué obra útil ha creado esa “nueva generación” desde que están en el Partido?… Cero.

23Me permito llamar la atención a los compañeros comunistas de la capital hacia la necesidad de no abandonar la asistencia a nuestras asambleas, para evitar que esa juventud inexperta y perturbada continúe dañando nuestro partido, mangoneada como está por elementos arribistas y degenerados que nada saben de organización y propaganda comunistas. La próxima asamblea plena debe encarrilar la marcha del Partido Comunista en Santiago por un sendero de trabajo y seriedad, desautorizando los gritos histéricos de los arribistas. Si queremos construir un partido serio en la capital, capaz de orientar al proletariado, es preciso asistir a las asambleas a trabajar y a impedir los desaciertos de los recién llegados.

Luis E. Recabarren S.

La Justicia, Santiago 15/10/1924

LAS INCIDENCIAS DE LA ELECCION DEL COMITE EJECUTIVO NACIONAL. Hechos claros, muy claros. La carta del compañero Concha, de Concepción

24La verdad y la razón van apareciendo de momento en momento, tal como la he sostenido desde que anuncié al país que no aceptaba ser miembro del Comité Ejecutivo Nacional en compañía de afiliados al partido que carecen de antecedentes de competencia y de experiencia para la dirección central de nuestro partido y, sobre todo, frente al porvenir sombrío que nos ofrece la politiquería burguesa y militar.

25Ninguna resolución del partido me puede obligar a aceptar una comisión de trabajo, sobre todo la labor del C.E.N., en compañía de personas como Ernesto González, cuyo modo de ser ha degenerado de tal manera que no se puede soportar, ni de Roberto Pinto, cuya incultura e ignorancia y petulancia grosera yo no puedo tolerar a título de ninguna disciplina. Es bastante sacrificio tolerarlos en las asambleas. El compañero Concha, de Concepción, nos revela la verdad de cómo el Comité Ejecutivo fue elegido por recomendación de Ernesto González, y como González descalificó a cuanta persona proponían algunos delegados para llegar a la conclusión de que sólo podían ser miembros del comité los que recomendaba González, y que como éste era delegado de Santiago, merecía alguna confianza. Pero los delegados de provincias desconocían una gran verdad, la de que González no representaba la voluntad de la gran mayoría de los comunistas de Santiago y que si resultó electo delegado, fue debido a una mayoría ocasional, y que si González hubiera tenido dignidad, no habría aceptado el cargo sabiendo, como bien sabía, que su elección era fruto de una mayoría ocasional.

26González recomendó a Pinto como izquierdista. Yo no sé que en Santiago se haya manifestado hasta la fecha ninguna discusión ni tendencia doctrinaria que denuncien la existencia de una izquierda y derecha en materia de doctrinas. Lo único claro que he visto es una pecha vanidosa para ocupar los cargos, puestos y comisiones, tengan o no tengan capacidad para ello. Y a una pequeña minoría que existe en nuestra sección poseída de vanidad, es esa quien, a sí misma, se da el título de izquierda, porque luchar contra los comunistas más antiguos, que por el buen juicio de la gran mayoría de los afiliados de esta sección, han tenido en sus manos la dirección del partido.

27A esto no se le puede llamar ni derecha ni izquierda. Sino lucha por puestos, lucha ambiciosa y esta deformidad moral de algunos afiliados debemos combatirla a tiempo antes de que tome cuerpo como una enfermedad incurable. El compañero Concha, de Concepción, ha dicho espontáneamente la verdad en su carta que hemos publicado el domingo: “fue González quien recomendó los nombres para miembros del Comité Ejecutivo”, y la maldad de González fue premeditada porque él sabía que yo no admitiría ninguna comisión de trabajo en compañía de Pinto, por las incidencias de asambleas anteriores de Santiago que él conocía y por su propia compañía misma; y además él pretendía rodear de prestigio, bajo mi compañía, a militantes que carecen todavía de antecedentes y no hemos tenido oportunidad de ponerlos a prueba. Repito: la dirección general de un partido como el nuestro y sobre todo en estas horas difíciles, no se puede poner en manos de afiliados que no hemos tenido oportunidad de conocer o de conocerlos bien como sin experiencia y sin capacidad.

28Los comunistas de la República pueden darse cuenta bien de las cosas leyendo las notas de Quinta, de Pinto, de Concha, que ya hemos publicado. Quien lea y razone sobre estas tres notas, me dará la razón en cada uno de los aspectos que he contemplado. Los comunistas de toda la República me conocen demasiado y saben que siempre he procedido trabajando por la grandeza de nuestra organización, con toda rectitud, sin apasionamientos y con toda clase de tolerancias en cuanto a las imprudencias de nuestros afiliados más inexpertos. Este incidente que me he visto obligado a provocar, sólo tiene por objeto defender los intereses del presente y porvenir del Partido Comunista, amenazados por la vanidad y la petulancia de afiliados novicios que ignoran el verdadero objetivo de nuestro partido.

Luis E. Recabarren S.

La Justicia, Santiago, 07/11/1924

SIETE AÑOS DE LUCHA CONTRA EL MUNDO CAPITALISTA

29Es de triunfos indiscutibles la doble tarea que Rusia viene realizando dentro y fuera de sus fronteras. Dentro de sus país, consolidando, por medio del trabajo y la abnegación, la economía interior que asegure los medios de vida para su enorme población de más de 150 millones. Fuera del país, venciendo en todos los pueblos y naciones, la hostilidad y el odio, que los burgueses siembran entre las muchedumbres ignorantes para separarlas de Rusia.

30La clase capitalista de todo el mundo hace siete años que se ocupa de calumniar a Rusia, a fin de evitar que los obreros sientan simpatías por ella, pero no lo han conseguido. Mientras más empeño han gastado los burgueses para calumniar a Rusia, más empeño hemos gastado sus admiradores para deshacer las calumnias y hacer conocer la verdad. Desde Rusia se ha fundado un poderoso Partido Comunista Internacional que, por medio de sus secciones a través de todas las naciones de la tierra, va construyendo la más formidable trama, en cuyas redes, quiera o no, se va aprisionando a la clase capitalista para hacerla desaparecer totalmente.

31Cada día que transcurre es una época nueva y cada día que transcurre es más poderoso el Partido Comunista Internacional y, por lo mismo, cada día es más débil la clase capitalista. La extensión del poder moral y material de Rusia en el oriente, verificada por su vinculación con la inmensa China de 500 millones de habitantes, es el más seguro quebrantamiento de la potencia capitalista inglesa, francesa y yankee. Después de cimentada la vinculación rusochina con la extensión del poder gubernamental de Sun-Yat-Sen, que representa las aspiraciones proletarias en posesión del gran ferrocarril oriental que cruza regiones riquísimas de ambas naciones y que permitirá a Rusia extender inmensamente el desarrollo de sus industrias y comercios, después que esto se afirme, habrá de producirse el golpe de Estado y la toma del poder por los comunistas de Alemania, acción que será seguida inmediatamente por los de Checoeslovaquia, elevando así el poder comunista sovietista a la capacidad de controlar el resto del capitalismo europeo en el corto lapso de vida que le queda a partir de estos acontecimientos.

32Llenos de luz y de esperanzas se ven los horizontes de la actividad sovietistacomunista de Rusia al cumplir los siete años de su vida. Y llenas de luz y de esperanzas viven también todas las secciones comunistas del mundo, frente a frente como están en lucha para derribar el monstruo asesino del imperialismo capitalista. La etapa recorrida es corta: son sólo siete años. Mas la tarea realizada es gigantesca. Y la vemos gigantesca así no más, sin recurrir a rememorar los infinitos obstáculos ya vencidos. Y la fuerza obrera comunista que ha sido capaz de vencer en tan corto tiempo tan grandes y poderosos obstáculos, es natural que hoy esté capacitada con más poder que antes para seguir venciendo y triunfando.

33Justo es pues el regocijo con que todos los comunistas de la tierra recordamos la memorable, la inolvidable fecha en que el Genio de Lenin dijera: “Ahora o nunca, ni una semana más”. Y las huestes abnegadas, disciplinadas, heroicas, guiadas por los comunistas de Petrogrado, cayeron como un azote formidable sobre el palacio del Gobierno, encarcelando a los gobernantes, sobre el Senado, sobre la Duma, la Bolsa de Comercio, los Bancos, oficinas centrales de telégrafos, teléfonos y correos, ferrocarriles, etc. Y la revolución se consumó.

34El 7 de noviembre de 1917 se registrará en la Historia como el comienzo de la Era Proletaria, marchando a su liberación definitiva. Siete años transcurridos no han sido suficientes todavía para que ningún otro país pudiera imitar y seguir la acción revolucionaria de Rusia, y esto mismo nos prueba lo grandioso de la acción realizada por Rusia. No es tan fácil que el proletariado tome el poder arrebatándoselo a una burguesía prevenida. Pero no es imposible. Sigamos, pues, primero, consolidando el poder de Rusia, arraigando en cada corazón humano la convicción de que Rusia es el Faro que ilumina el mundo guiándolo realmente a su verdadera felicidad y, al mismo tiempo que arraigamos esta convicción, hagamos comprender también que la obra realizada en Rusia es sólo el primer paso dado en la tierra para aplastar los instrumentos de la esclavitud y de la miseria, y que hay que seguir derrumbando en cada país las trincheras capitalistas que defienden la propiedad privada, que es el instrumento de la esclavitud. ¡Abolir el falso derecho a la propiedad esclavizadora, he ahí la labor por realizar y que Rusia ha empezado!

35¡Viva el 7 de noviembre de 1917!

36¡Viva la Revolución Rusa!

37¡Viva la Internacional Comunista!

Luis E. Recabarren S.

La Justicia, Santiago, 11/11/1924

Nuestro Diario. JUSTICIA

38Podrá publicarse a 8 páginas diariamente desde el 15 del presente noviembre si todos nuestros agentes, Consejos Federales, Sindicatos, Centros Comunistas, organizaciones independientes de lucha proletaria, le prestan en el acto un concurso efectivo, que consista en un aumento inmediato de la circulación.

39Convertida Justicia en diario de 8 páginas, entregaría: 1 página diaria para el servicio exclusivo de la agitación e intereses de los empleados particulares de toda la República, controlada por su junta ejecutiva; 1 página diaria al servicio de estudiantes y universitarios; 1 página diaria al servicio de los ferroviarios

40Unamos todos los esfuerzos para hacer de Justicia un gran diario del proletariado. Con este motivo se ha remitido la siguiente circular:

41Compañeros: El momento que atravesamos de anormalidad políticoadministrativa que agrava la situación de vida de toda la población, es de aquellos que debe interesar a todos en una agitación que ponga término a este malestar. Para alcanzar esa situación, se necesita que nuestro diario Justicia sea leído por mayor número de personas a quienes poder interesar en una gran agitación. A fin de poder alcanzar ese objetivo, la dirección y administración de la imprenta han resuelto publicar Justicia de 8 páginas, pero siempre que nuestros agentes y los elementos directivos de los Consejos Federales, Sindicatos, Centros Comunistas y organizaciones partidarias de la prensa obrera-revolucionaria, aporten de inmediato un eficaz concurso de activa propaganda que aumente la actual circulación de Justicia.

42Para sostenerla de 8 páginas diarias, sólo necesitamos dos mil lectores más, cantidad fácil de conquistar si todos se preocupan inmediatamente de hacer aumentar la circulación de Justicia en cada uno de los pueblos en donde viven y en cada uno de los organismos donde están afiliados. Esperamos una inmediata respuesta de todos los que reciban esta circular en la que nos digan cuántos números más se podrían vender, dando nuestro diario a 8 páginas por día. No despreciemos la oportunidad que nos presenta el desconcierto y la riña de las clases burguesas. Es el momento de unir todas las fuerzas vitales del trabajo que se mantienen desorientadas y sin organización debido a su despreocupación del problema social, que no han sabido comprenderlo. Sólo un diario obrero con buena circulación, puede realizar esa labor. Esperamos su inmediata respuesta para proceder a realizar esta idea de sacar Justicia a 8 páginas diarias.

43Fraternalmente,

Luis E. Recabarren S. - Luis V. Cruz S.

La Justicia, Santiago 15/11/1924

PARA CONVERTIR JUSTICIA EN DIARIO DE 8 PAGINAS

44La dirección y administración de JUSTICIA está empeñada en convertir este diario al doble de su formato actual, es decir, darlo diariamente de ocho páginas, a fin de duplicar también al doble la cantidad de material de lectura y de información.

45Dar un diario al doble de su formato actual significa para la administración elevar los gastos mensuales en cerca de cinco mil pesos, o sea, como 170 pesos por día, cantidad que no tiene la administración, pero que se puede tener aumentando la venta diaria de nuestro diario, es decir, aumentando la circulación. Todos nuestros actuales lectores comprenderán el inmenso valor que reportaría publicar JUSTICIA de ocho páginas. Entonces, si cada uno de nuestros actuales lectores realizara un grande empeño: el de conseguir que una persona más lea nuestro diario, sobraría esfuerzo para la realización de esta gran necesidad de hacer un diario más grande. Además de esta labor, que podemos hacer dentro de nuestros actuales elementos, la dirección y administración de JUSTICIA se ha dirigido por notas a tres grandes e influyentes organizaciones solicitando su concurso para realizar esta idea. Esas organizaciones son: La Federación de Empleados Particulares; Los Consejos Ferroviarios; La Federación de Estudiantes y Universidad Popular Lastarria.

46Estas tres corporaciones tienen hoy día iguales intereses materiales y morales que la Federación Obrera de Chile. Ninguna de esas tres corporaciones puede realizar su necesaria labor desde las columnas de la prensa burguesa, porque no se la aceptan. Sólo nuestro diario JUSTICIA puede satisfacerles. Hemos ofrecido a esas tres corporaciones darles el espacio prudente, todos los días, para que con toda propiedad de independencia, tengan su sección o tribuna a su propia voluntad. Nosotros damos así un diario hecho, establecido y en circulación, para que esas tres colectividades lo agranden con sus secciones, dándonos en pago una mayor circulación: la que corresponda a cada una de esas tres organizaciones, según su magnitud. De esta manera nos ayudaríamos mutuamente todos, pudiendo así alcanzar nuestro diario una circulación a firme de un mínimo de diez mil ejemplares diarios.

47El interés de propaganda de cada una de estas organizaciones se desarrollaría sobre un campo de diez mil personas activas a lo menos que, al ser guiadas por un buen diario, se convertirían en agentes eficaces de propaganda que aumentarían siempre su número. La conveniencia de los Empleados Particulares, por ejemplo, está en que lo que ellos propagan hoy día en una hoja quincenal que circula en 2 mil ejemplares, se diga todos los días entre 10 mil personas. Su actividad educacional para hacer formidable la organización y su labor, se eleva casi de 2 mil a 150 mil veces. Resulta una progresión colosal. Lo mismo ocurriría a la Federación Obrera de Chile, a los Ferroviarios y a los Estudiantes. Estas cuatro grandes corporaciones multiplicarían de tal manera su potencia con un diario en estas condiciones, que se convertirían, unidas, en un poderoso instrumento capaz de realizar todo el programa de aspiraciones que se han trazado.

48Todo esto se puede llevar a la realidad inmediata si las tres organizaciones invitadas a colaborar con nosotros aceptan nuestra oferta y ponen manos a la obra a realizarla. El aporte más importante que se requiere de inmediato es la cooperación de lectores. Es decir, que dos a tres mil afiliados de cada organización, a través de todo el país, sean movidos para comprar y leer nuestro diario desde ya. Entre Santiago y Valparaíso habrá más de 2 a 3 mil empleados, otra cantidad igual de Ferroviarios y el aporte de los Estudiantes entre escritos o colaboraciones y lectores, darían la fuerza suficiente para hacer un buen diario, agradable y útil para todo, de 10 a 12 páginas diarias de lectura e información, como la necesitan estos elementos. Nosotros no vemos ningún inconveniente para realizar esta idea. ¿Qué inconveniente podrían tener los empleados, los ferroviarios, los estudiantes? Que lo digan desde nuestras columnas. Si en ningún diario burgués pueden ellos disponer a su antojo cuando nosotros le ofrecemos toda la amplitud, no pueden aducir ninguna disculpa.

49Establecer una imprenta y fundar un diario no es obra fácil de improvisar. No es imposible, pero es costoso. ¿Y qué razón habría para publicar otro diario igual o muy parecido al nuestro? Esperamos la respuesta para deslindar las responsabilidades que correspondan. Someteremos estas opiniones a la consideración de todos los empleados, ferroviarios, estudiantes y obreros organizados para que resuelvan el progreso de este diario que puede servir de poderosa palanca para mover y agitar todas las opiniones que son necesarias a nuestros intereses.

50Cuando JUSTICIA sea leída por los militantes de estas cuatro organizaciones, convertida en diario de 10 a 12 páginas, circulando entre más de 10 mil familias, tendrá, este diario virtud y fuerza por sí mismo para extender su circulación a 20,30 ó 40 mil ejemplares, desarrollando una influencia cada día mayor que agrandará la fuerza de la organización y hará comprender el valor de ella, deshaciendo así todos los errores que se propagan contra nosotros. ¿Valdrá la pena adquirir este poder social para realizar nuestros programas? Piénselo cada uno de los afiliados de las cuatro organizaciones, cuyos intereses convergen a la misma finalidad.

Luis E. Recabarren S. - Luis V. Cruz S.
Noviembre 1924

La Justicia, Santiago 15/11/1924

PARA CONVERTIR JUSTICIA EN DIARIO DE 8 PAGINAS

51Las notas que hemos dirigido a las distintas organizaciones están concebidas con pequeñas variantes en los siguientes términos:

52Santiago, 12 de noviembre de 1924

53Ciudadanos de la Junta Ejecutiva de los Empleados de Chile. Presente.

54Nos es grato adjuntar a esa JUNTA EJECUTIVA una copia de la nota que hemos remitido a la FEDERACIÓN DE EMPLEADOS PARTICULARES por la que tenemos el agrado de ofrecer a esa institución las columnas de nuestro diario, para que los empleados de Chile tengan una sección propia donde realizar con entera propiedad y libertad toda la campaña y agitación que desde hoy en adelante irán realizando los empleados de Chile, para impedir que se burlen sus propósitos y se empeoren sus condiciones.

55Como lo decimos en esa nota, la FEDERACION OBRERA DE CHILE cuenta desde hace quince años con una publicación, la que desde hace tres años tres meses, se publica diariamente y, en la actualidad, bajo el nombre de JUSTICIA. Esta situación ha creado un ambiente de circulación establecida en todo el país, que hace propicia al éxito y simpática toda agitación emancipadora. Rogamos a Uds. que libres de todos los prejuicios que la clase capitalista-como enemiga del bienestar proletario-hace circular y creer en contra nuestra, se darán la molestia de leer la nota adjunta y si lo estiman mejor, de oír nuestras explicaciones, pues, de la mejor inteligencia con que ustedes acojan este ofrecimiento, dependerá que ustedes y nosotros lleguemos a hacer de este diario JUSTICIA una poderosísima palanca intelectual que mueva la opinión nacional a favor del programa de mejoramiento que nos es común. Fraternalmente de Uds.,

Luis V. Cruz S., Director
Luis E. Recabarren S., Administrador