Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Luis Emilio Recabarren

 | 
Eduardo Devés Valdés
, 
Ximena Cruzat Amunátegui

El Productor, Iquique

Texte intégral

El Productor, Iquique 12/09/1921

POLITICOS NUEVOS Y NUEVAS DECLARACIONES

1Tiempo hacía que los políticos no nos daban alguna sorpresa que no fueran sus acostumbradas monsergas que, período tras período ritualmente declaman en son de letanías. Pero esta sorpresa nos la han dado los nuevos políticos con sus nuevas declaraciones, que no dejan de ser un tanto habilidosas como pedestal para llegar al parlamento y librarse de futuras recriminaciones de parte de sus representados y de aquellos que no han tenido arte ni parte en su exaltación al poder. He aquí algunas de las declaraciones que han vertido los nuevos políticos, ya desde los periódicos o tribunas:

2“No esperen nada de nosotros”, “No cifren esperanzas en nuestra labor parlamentaria”, “La cuestión social no podrá ser resuelta por ningún hombre ni por ningún parlamento, sino por el pueblo mismo”, “Vamos al parlamento para hacer de él una tribuna revolucionaria”. A este cúmulo de declaraciones es muy poco lo que hay que objetarle; pero ese poco es de imprescindible necesidad combatirlo, destrozar esa argumentación que se ha vertido por los nuevos políticos para justificar su necesaria presencia en los poderes constituidos.

3Si bien es cierto que todas las declaraciones, a excepción de la última, son verdades innegables, no es menos cierto que la última carece de base sólida para justificar la necesidad de los obreros de emplear la acción política como medio de lucha reivindicador, ya que en sus propias declaraciones reconocen que ninguna acción bienhechora podrán realizar desde el parlamento en favor de las clases oprimidas, sino aprovecharse de él para utilizarlo como tribuna revolucionaria. No vale la pena desgastar tantas energías, distraer las fuerzas del proletariado, perder tanto tiempo que podría emplearse en algo más útil, en una cosa tan baladí, en una lucha estéril, inoficiosa y hasta enervante, puesto que esa tribuna no hace falta ni ningún provecho puede sacarse de ella, ya que ninguno de los gobernantes ha de convencerse por contundentes que sean los argumentos de los nuevos políticos, toda vez que en las salas palatinas no campea, no ha campeado nunca, la equidad ni la justicia, sino la iniquidad y el crimen para conservar sus intereses creados la hegemonía de clases y la explotación y dominación del hombre por el hombre.

4Esa tribuna no nos hace falta, pues de cada escaño, de cada piedra, podemos hacer una tribuna desde la cual podemos decir tanto y algo más que lo que se puede hablar desde un parlamento, con la ventaja aún que la obra hecha en las calles encontrará siempre adeptos, mientras que de los parlamentos no sacaremos ni uno solo, porque allí no hay seres humanos sino monstruos, insensibles al dolor ajeno. Lo que no se puede hacer desde afuera menos se hará desde el parlamento. Por lo demás, seguir enviando hombres al parlamento significa corroborar al régimen de injusticia, afianzar y perpetuar el crimen erigido en sistema.

Luis. E. Recabarren S.

Acheter

Volume papier

Chargement

Unavailable