Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Luis Emilio Recabarren

 | 
Eduardo Devés Valdés
, 
Ximena Cruzat Amunátegui

El Heraldo, Arica

Texte intégral

El Heraldo, Arica, 9/06/1921

NUEVAS FUERZAS

1Los obreros del país tenemos un poderoso factor que nos ayudará en nuestras luchas. Gracias a la unión de los proletarios, hemos conseguido desde el vecino puerto de Iquique al sur, algunos sillones en las Cámaras para que desde ellos algunos de nuestros compañeros trabajen por nuestro bienestar. En el Congreso y en algunos municipios tendremos una nueva fuerza: la que representa nuestro espíritu renovador. Con estos nuevos elementos de acción, la clase obrera organizada habrá de perfeccionar su capacidad de mejoramiento.

2Las miserias producidas por la incapacidad burguesa para administrar las industrias, tendrá que obligar a los obreros a preocuparse de evitar en el porvenir la repetición de las crisis. Hoy piensan los obreros. Gracias al desarrollo de la organización, pueden comprender que está en sus manos evitar las hambrunas que les regalan los capitalistas después de una temporada de brutal trabajo mal pagado. Por eso, la Federación Obrera del país, pasada ya la interrupción que en algunas ciudades ha producido una campaña electoral, vuelve a recobrar su itinerario de marcha en pro del mejoramiento de la vida.

3Saben todos los trabajadores organizados que su bienestar sólo depende de sus fuerzas organizadas y que su representación en el Congreso y en las municipalidades burguesas sólo tiene un carácter de crítica y control que muy poco beneficio reporta al proletariado. Por lo tanto, la fuerza de la acción futura del proletariado va toda encaminada a obtener directamente el mejoramiento que necesitamos por medio de las imposiciones o conquistas que haga nuestra fuerza organizada. A seguir luchando, pues.

LERS

El Heraldo, Arica, 21/09/1922

LA SIEMBRA ROJA. Va en brazos de sangre nueva

4La hora actual es una hora toda roja, a la cual sonríe un porvenir preñado de ahítas esperanzas que levantan el velo de una noche ya pasada, para dar paso a un hermoso amanecer donde nace una vida nueva como la sueñan las generaciones que avanzan conquistando mejor salud. Pero la noche negra del pasado aún porfía en mantener sus tinieblas como dudando de la bondad de las claridades de la aurora que viene. Es decir, el viejo espíritu de los patrones procura conservarse, como ayer; señor y amo sobre sus siervos no queriendo reconocer que ese sistema de esclavitud moral y material, es hoy una existencia repugnante que afea la vida y apaga los esplendores de la cultura que lucha por brillar sobre los errores del pasado.

5Pero todo eso, aunque porfiado, es un vano esfuerzo condenado a la derrota. Por sobre las fuerzas conservadoras del pasado que quieren vivir aleteando los restos de la barbarie y la esclavitud; por sobre esas fuerzas negras y ciegas, nacen, surgen, se desarrollan las modalidades de fuerzas nuevas que agitan brazos formidables que serán invencibles.

6Es la juventud campesina, es el viejo campesino, es la mujer campesina, que como una tierra virgen y fecunda, abren su mentalidad para recibir y abrazar las nuevas ideas, como las flores abren sus corolas para recibir los besos del sol o las caricias del aire que les ha de alimentar la vida. Un día es en Arauco, en medio de sus selvas heroicas y memorables; otro día es en Santa Juana, en Chincolco, en Petorca, en las inmensas campiñas de Coquimbo, de Aconcagua, en las inmediaciones de las ciudades, donde la multitud campesina abre sus ojos para mirar de frente al Sol; y bajar después la cabeza avergonzados de la estúpida vida pasada en brazos de la ignorancia, del vicio y de la esclavitud.

7La Siembra Roja ha caído en los campos. Las semillas se van convirtiendo en tallos y los tallos en arbolitos. Ayer eran pocas manos las que hacían la Siembra Roja. Hoy son muchas ¿Cuántos serán mañana? La Siembra Roja continúa fecunda, inagotable, invadiendo los campos y las ciudades ¿Quién fuera sembrador de la semilla roja? En los campos y en las ciudades se aproxima la hora de la cosecha. Palpitan de entusiasmo los corazones. Los hombres, las mujeres y los niños se aprestan para la nueva cosecha. Secciones Comunistas y Consejos federales brotan por todas partes y realizan la incomparable labor de su redención por su propia iniciativa. Nuestro proletariado, hasta hace poco tiempo embrutecido entre las tinieblas de la ignorancia, de los vicios y de la esclavitud, va despertando a la nueva vida. Juventudes llenas de voluntad con sangre nueva en sus venas forman las pequeñas secciones comunistas del país, allá en el salitre en Iquique o en Antofagasta, allá en el carbón en Curanilahue, Lota o Schwager, cerca de la Zona Austral en Valdivia o cerca de los campos, en Temuco, Quillota o Llay Llay.

8Es a todo lo largo de este bello país donde los brazos juveniles baten al viento nuestras ondeantes banderas rojas, emblemas de la Revolución que avanza. Y como los niños gentiles que empiezan a enamorarse de la vida cuando sueñan mejor, así nuestras juventudes comunistas, desarrollan bravamente sus actividades en la siembra de nuestras ideas de amor. Este es el momento actual: momento de Siembra Roja. La semilla palpita en las entrañas del pueblo y el alumbramiento se va produciendo. Las multitudes lo comprenden. Es el huaso en los campos. ¡Es el obrero en las ciudades! Todos comprenden que una Sociedad Nueva, con amor y sin tiranías, viene en camino, surgiendo en las propias entrañas de la vieja sociedad de esclavitud y de ignorancia. Es el Comunismo triunfante que surge de las viejas entrañas del capitalismo. ¡Paso, pues, a las Nuevas Ideas! Que empujen su carro los robustos brazos de la juventud proletaria, así las manos finas de las mujeres como los brazos musculares de los hombres… Juventud y Comunismo van en marcha.

Luis E. Recabarren S.