Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Luis Emilio Recabarren

 | 
Eduardo Devés Valdés
, 
Ximena Cruzat Amunátegui

El Surco, Iquique

Texte intégral

El Surco, Iquique, 13/09/1919

¿IGUALDAD ANARQUISTA?

1Hay seres que no sabríamos con exactitud en qué escala clasificarlos: si en la de los rematadamente imbéciles o en la de los cínicamente malos. Imbéciles o malos, que alardean de sabiduría y no son más que pedantes, que mirados por cualquier lado, resultan unos topos del intelecto. Esta gente, cada vez que la ocasión se les presenta, repite con una voz doctoral: la Anarquía es imposible, porque la igualdad que preconizan es imposible. Y dicho esto, creen haber desbaratado por completo las bases de la Anarquía. Yo no sé de dónde se les ha ocurrido poner en boca de los anarquistas que la igualdad que nosotros queremos, es la igualdad física, moral, intelectual y fisiológica. De aquí que digan que la igualdad es imposible.

2Y es claro que esta clase de igualdad es imposible, anti-natural. Igualdad que ningún anarquista ha podido concebir ni menos sostener. Sabemos que no hay dos fisonomías enteramente iguales, ni dos gotas de igual volumen, ni dos criterios que piensen igual, ni dos hombres de la misma estatura. El aire que corre en las alturas no es igual al que corre en las profundidades, ni las capas terrestres son iguales. La variedad, la desigualdad, es lo que caracteriza a la naturaleza.

3Sí, esta igualdad es imposible; pero no es imposible la igualdad económica, de la que no se acuerdan nunca los sociólogos de marras. La igualdad económica, sépanlo los topos del intelecto, es la que nosotros queremos. La igualdad económica no es imposible, y mal que les pese a los parásitos, ha de implantarse por la fuerza de la revolución.

Luis E. Recabarren S.

El Surco, Iquique, 04/10/1919

APRETEMOS FILAS RECA

4La situación por demás angustiosa porque atraviesa esta provincia a consecuencia de la carencia de trabajos, obstaculiza, en parte, los deseos que sienten los trabajadores por organizarse y sacudir el yugo de tan inicua explotación. Los capitalistas aprovechan en estos momentos de crisis, la plétora de brazos existentes que la paralización de oficinas ha creado, para pagar irrisorios jornales que, de ningún modo, compensan con las largas jornadas de trabajo y la carestía de la vida.

5Por otra parte, la cobardía engendrada por las últimas represiones, no extinguidas aún del todo, tiene también su influencia poderosa en la vacilación que se deja ver en el proletariado de esta región, que oscila entre los deseos de organizarse, la cobardía y la indiferencia que existe, causales que aumentan la avaricia capitalista y la tiranía estatal. Pero ni lo uno ni lo otro puede servir de excusa a todos aquellos que se sientan hombres, hambrientos de pan, sedientos de justicia y ávidos de libertad, para no organizarse y luchar por su mejoramiento económico, moral e intelectual.

6Ni la falta de trabajo, ni las represiones ejercidas hace poco, son fundamentos poderosos para que los trabajadores no se organicen o rehúyan el concurso de las organizaciones. Hoy más que nunca la organización se impone como medida salvadora de los intereses de la clase asalariada, como dique a la desenfrenada explotación de comerciantes y capitalistas, y como freno a las brutalidades gubernativas. Está completamente comprobado, porque así lo han demostrado nuestras pasadas luchas, que los obreros sin organización son algo así como frágiles barquillas que se vuelcan al más leve soplo de viento, se hunden al menor oleaje; y está igualmente comprobado que los obreros organizados tienen una similitud con esos block de roca que no ceden ante la fuerza salvaje del huracán, ni por recia que sea la tempestad. Y la organización tiene ese objetivo: hacer de los trabajadores un block capaz de resistir la fuerza salvaje del poder y de terminar con la explotación y tiranía imperante. Es menester, pues, que cada obrero ocupe su puesto en su respectiva organización. Llegado es el momento que apretemos nuestras filas.

Acheter

Volume papier

Chargement

Unavailable