Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Luis Emilio Recabarren

 | 
Eduardo Devés Valdés
, 
Ximena Cruzat Amunátegui

El Socialista, Punta Arenas

Texte intégral

El Socialista, Punta Arenas, 26/07/1919

EL TRABAJO ES CAPITAL. Cada obrero es un accionista. Cosas necesarias que debe saber todo obrero y obrera, para que comprenda el valor de su trabajo. El obrero debe serian hombre y no una bestia de trabajo

1Todas las verdades demoran en reconocerse. La razón es sencilla. Un niño, a medida que va creciendo o desarrollándose, que va viviendo y conociendo las cosas, poco a poco va conociéndolas y comprendiendo la exactitud y verdad de su valor respectivo. Lo mismo pasa con la humanidad. Tarda en conocer la verdad y en conocer lo exacto, que sólo la experiencia, que sólo el buen juicio y la honradez enseñan.

2La clase capitalista, empedernida en su egoísmo hereditario, aunque comprenda la verdad, no quiere hoy reconocerla, y mucho menos lo hará mientras vea la debilidad proletaria. Que el trabajo es un capital, y por lo tanto, cada obrero es un accionista en toda clase de trabajos que se verifiquen, para muchos de nosotros es cosa bien clara, indudable e indiscutible. Fatalmente, ningún patrón lo acepta, y muchos obreros no quieren comprenderlo por falta de inteligencia. Que el trabajo es “el capital” de más valor e importancia es tan exacto, en verdad, que no costará mucho probarlo y comprenderlo.

3La máquina más prodigiosa que se haya inventado o que pueda inventarse, no producirá productos jamás “sin” la asociación del brazo humano. Debemos tomar en cuenta que para “toda” producción que pueda elaborar la máquina mas prodigiosa que requiera el mínimum de fuerza humana, para el máximum de producción ha de demostrar que “todos” los materiales que entran en esa elaboración “provienen de la tierra, en cuya preparación intervienen e intervendrán fuerzas humanas. Como “el trabajo” humano es insubstituible, irreemplazable, el trabajo humano tiene “un valor” especial que debemos caracterizar.

4¿Puede producir la máquina sola? No. ¿Puede producir el brazo solo? Si. No puede haber vacilación en las respuestas. El trabajo no solamente es “un valor”, sino que es todavía el único factor en la producción que “valoriza” lo que produce, puesto que sin el trabajo, del brazo humano -la acción más noble de la vida- es “imposible” la existencia de ninguna “cosa” sobre la superficie de la tierra. Ninguna maravilla del genio inventivo, del arte, ningún producto eficaz y exacto de las ciencias, ninguna concepción de la mentalidad humana, podrá “ser”, podrá adquirir forma, convertirse en hecho, sin el trabajo humano, sin la indispensable acción del brazo, cuyo movimiento, desde lo más sensible y delicado a lo más potente, “dirige” indispensablemente el cerebro, por lo tanto, en toda operación que se realice, van unidos talento y fuerza, cerebro y músculo.

5La máquina más cara, la que cuesta más dinero, la que exija más capital, no valdrá “nada” si no la pone en movimiento la mano humana, que hace andar el motor y que trasmite el movimiento a la máquina. Esto es, para ponerla en movimiento. La máquina en movimiento no producirá “nada” si la mano humana no introduce en la máquina los materiales que se requieren para la producción que deba realizarse. ¿Es esto la verdad? ¿Podrá la máquina “elaborar” un producto sin la asociación del brazo humano? ¿Podrá el brazo humano, así sea el de un niño, dirigir o conducir el material con que se elabora si la “inteligencia” -ese producto noble del cerebro- no entra en actividad para conducir la mano?

6Ninguna maquina “produce”, ni fabrica “nada” si para ello no intervienen el “músculo” y el “cerebro” del ser humano. La inteligencia más rudimentaria o atrofiada necesitará poco esfuerzo para comprender “esta exacta verdad” si se sabe explicarla. Bien. Siendo esto así, la clase capitalista no puede invocar ningún valor al capital empleado, ni atribuirle ninguna superioridad sobre el valor del “trabajo”, aunque sea el de un solo niño. Comprobemos con la mayor exactitud posible esta verdad de que solo “el trabajo humano”, sea desempeñado por una niña, un hombre, una mujer o un anciano, cualquiera que sea la condición del que realiza el trabajo, es esta sola fuerza, es esta sola acción la que “valoriza” la máquina que se mueve y que trabaja y el producto que realiza. Ni máquina ni producto constituyen “valor” sino cuando interviene el trabajo del ser humano. Una máquina ideal, la más perfecta, por ejemplo, para hacer sombreros o zapatos, póngasela en movimiento y a su lado déjese los materiales necesarios, sin acompañar a la actividad de la máquina el “trabajo” del brazo y del cerebro humano y no se producirá nada. Entonces, repetimos, es estrictamente exacto que sólo “el trabajo humano” da valor apreciable a la máquina, al material y al producto que resulta. (Concluirá)

El Socialista, Punta Arenas, 29/07/1919

EL TRABAJO ES CAPITAL. Cada obrero es un accionista. Cosas necesarias que debe saber todo obrero y obrera, para que comprenda el valor de su trabajo. El obrero deber ser un hombre y no una bestia de trabajo. Conclusión

7Contemplemos todavía otros factores. Las máquinas son hechas “por trabajo humano”, aunque se ayude para ello con otras máquinas. Todo material que entre en la composición de cualquier producto “viene” de la tierra y en todo el proceso de su preparación interviene, forzosamente, “trabajo humano”. Ahora debemos establecer fehaciente y fundamentalmente otra verdad absolutamente exacta: La máquina no es “otra cosa” que la prolongación del brazo humano; la máquina no es “más” que la prolongación de la fuerza humana; la máquina no es otra cosa que un instrumento del cual se vale el cerebro para multiplicar la capacidad y la actividad de su brazo la máquina, que no es “otra cosa”, en resumen, que concepción de esa inteligencia, por esta razón no puede ser, ni es un valor separado ni del brazo ni de la inteligencia del obrero.

8Siendo la máquina prolongación de la actividad del brazo humano, que sólo se valoriza por la asociación mutua, no puede el capitalista suponerle más valor que al brazo. Entonces, en el trabajo, es decir, en la producción, el factor de mayor valor que entra en juego es el trabajo del operario, que es el factor de valor más noble. Con esta base, con esta razón es que establecemos que cada obrero, cualquiera que sea su condición, siendo productor de valores, es el único dueño del valor producido.

9Por si se alegara que la división del trabajo hace que el obrero produzca sólo fracciones de una obra, diremos: “Todo el producto de una fábrica, taller o faena es propiedad, en igualdad de proporciones, del total de obreros o empleados que hayan intervenido”. Esto, contemplando las cosas en el actual aspecto de la sociedad. Si el trabajo es el elemento o factor más noble que entra en una empresa, véase claro, el trabajo es la parte más importante del capital que opera en cualquier clase de empresas. Si el trabajo representa esta clase de capital, el obrero es incuestionablemente el capitalista más importante. Esta es una de las razones más fundamentales para sostener que, de cualquier empresa de trabajo, con uno o muchos patrones o accionistas, los obreros son los accionistas más importantes de ella. Cuando una empresa reparte utilidades a los que hasta hoy son los únicos considerados como accionistas, ¿por qué no son considerados con iguales derechos de accionistas todos los obreros y no participan de las utilidades? ¿Por qué “antes” se aseguraba que la tierra era inmóvil y se mataba al que afirmarse que se movía, y “ahora” nadie duda que se mueve? Porque antes era lógica la ignorancia; era el estado natural de la humanidad. Así, “antes” era lógico, debido a la ignorancia, que la clase obrera, además de recibir un mezquino salario, fuera y sea privada de “participar” de las utilidades que resultan de su trabajo y de su inteligencia. Pero “ahora” ya no debiéramos ocultar la verdad; ya no debiéramos admitir que se nos siga usurpando nuestro derecho a la utilidad del trabajo, no sólo porque ello nos reduce a la esclavitud y a la miseria, no sólo porque ello “rebaja” hasta lo indigno e infame la condición del explotador que se reserva tan vil profesión, sino también, porque este sistema, además de indigno, de anti-natural, es criminal, porque de él se derivan el acortamiento de la vida y la muerte prematura, y en suma, porque es la causa preponderante que produce la mayor cantidad de desgracia.

10El sindicato, y todo grupo dedicado a multiplicar la cultura, tiene el deber de dedicar a este “renglón” quizás mayor preferencia, pero a la vez señalar y proponer los “medios” más posibles, más conducentes, para hacer desaparecer ese estado de cosas y para establecer “nuevas maneras” para realizar la producción y para gozar de sus productos.

Luis E. Recabarren S.

El Socialista, Punta Arenas, 05/12/1919

FRAGMENTO. De L. E. Recabarren

11Las fuerzas inevitables que conducirán la transformación de la sociedad, han nacido ya: Son las organizaciones proletarias que de todo género se constituyen todos los días, en todos los pueblos del mundo, sin que nadie pueda impedirlo. Organizaciones gremiales, que buscan mejoras en el salario, en las horas y costumbres de trabajo y que sirven de escuelas para los afiliados. Organizaciones y cooperativas que determinan una nueva modalidad industrial y sirven de escuelas económicas del proletariado; organización política de clase, que va creando nuevos conceptos jurídicos y legales basados sobre una nueva moral, de tal manera que cuando hasta hace pocos años un hombre era considerado igual que un animal y se vendía en los mercados, hoy es un ciudadano con derecho a elegir y a ser elegido. Al lado de estas tres formas de organización, van las organizaciones educadoras de todo género.