Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Luis Emilio Recabarren

 | 
Eduardo Devés Valdés
, 
Ximena Cruzat Amunátegui

El Grito Popular, Iquique

Texte intégral

El Grito Popular, Iquique 1/mayo/1911

¿QUE ES EL PRIMERO DE MAYO?

1El Primero de mayo no es una fecha conmemorativa; no es un aniversario, ni es una fiesta. El Primero de mayo es un símbolo, una esperanza… Un día en el cual se dan cita los trabajadores del mundo entero para estrechar cariñosamente su amistad, salvando con el pensamiento, las distancias, los desiertos, las montañas; en una palabra, salvando las fronteras marcadas por banderas. Es un día en que, a un tiempo, en todos los países, simultáneamente en un mismo momento, los trabajadores todos, ponen silencio majestuoso a la labor diaria, se cruzan los brazos, el trabajo cesa, la fragua, el martillo no golpea, todo queda en inmutable silencio, el taller vacio llora la ausencia del obrero sin el cual no hay vida. Es un día, el Primero de mayo, en que los proletarios del Universo entero, al parar el trabajo, lo hacen para expresar a la clase capitalista gobernante su protesta y su queja por la explotación permanente en que hemos vivido hasta hoy. El Primero de mayo es la fecha escogida para repetir año tras año, nuestras peticiones de modificación de la vida social que, en su organización defectuosa, quita a muchos el patrimonio para darle a unos pocos en perjuicio del mayor número. El Primero de mayo es una demostración universal de clase a clase. La clase proletaria señalando sus dolores, sus miserias, su ignorancia, para que ellas avergüencen al mundo, para que ellas se hagan desaparecer.

2El Primero de mayo es también un día de regocijo; de placer, porque las multitudes se sienten más fuertes al verse unidas, porque se comprende lo que vale esta fuerza unida, compacta y bien encaminada. El Primero de mayo es la demostración evidente de la fuerza obrera, de la fuerza productora que necesita ocupar en el banquete de la vida un sitio igual que los demás. Paralizar las faenas en este día, en todo el mundo, es elevar la formidable protesta contra todas las tiranías que han creado los hombres en contra de sus semejantes; paralizar el trabajo es demostrar la unidad de pensamientos y que se está dispuesto a luchar para conquistar el porvenir lleno de felicidades para el mundo.

3Eso es todo, en el Primero de mayo. Por eso los trabajadores de Santiago en su manifestación de hoy, desfilarán por la casa de gobierno, presentando un pliego en que se pide la acción legislativa para ayudar a la emancipación humana.

4Salud al Primero de mayo. Salud al Día de los trabajadores.

Luis E. Recabarren S.

El Grito Popular, Iquique 15/mayo/1911

IMPOTENTES ANTE LA INDIFERENCIA

5Desde hoy El Grito Popular aparecerá tres veces por semana, es decir lunes, jueves y sábado, y en formato más pequeño con que nos presentamos hoy.

6¿Cuáles son las causas de esta medida? Ellas son fáciles de comprender para todos aquellos que conocen de cerca el desenvolvimiento de una publicación destinada a servir a los trabajadores: ¡La falta de protección!

7La circulación que ha alcanzado el diario en los días que lleva de vida, nos demuestra claramente que no puede costear sus gastos en formato grande y diariamente. Entre la pampa y Pisagua, circulan 800 ejemplares, los cuales no son fijos aún. Día por día los agentes nos están pidiendo disminuir el envío. En Iquique la circulación no alcanza a 300 ejemplares. La venta que produce este tiraje no puede sostener la publicación diariamente. En cambio, creemos que un interdiario encontrará más acogida por la principal razón de que el precio de la suscripción es más bajo y, por lo tanto, más al alcance de todas las fortunas. Algunos compañeros han alegado que la miseria ruinosa porque atraviesa actualmente la clase trabajadora de Tarapacá, habrá sido una causa poderosa para que El Grito Popular no encontrara la acogida necesaria para sostenerse. Pero esta razón no impide que los trabajadores pudieran ayudar con 60 centavos semanales, desde el momento en que todos nosotros vemos diariamente las cantinas, tabernas, fondas y otros centros de perdición llenos de trabajadores que dan al vicio lo que mezquinan a su propio mejoramiento. No es la miseria la que detiene el progreso de El Grito Popular, es la indiferencia de los trabajadores. Esta es la principal causa: la indiferencia.

8Acostumbrados los trabajadores a sufrir la tiranía y la opresión, llegan a no sentir la necesidad de emanciparse. Como en esa indiferencia la sufren los demás trabajadores, los que anhelan cortar las cadenas que los esclavizan y romper los yugos que abaten su frente, deben contribuir, junto a nosotros, para que El Grito Popular viva para los que quieran luchar. Seguiremos luchando, pues, con bríos siempre, con empuje y con grandes esperanzas de que sonará una hora en que todos los trabajadores despertarán a una nueva vida.

9Amigos y hermanos que en la región del salitre y en todas partes nos ayudáis, no desmayéis, como nosotros no desmayaremos ante los obstáculos con que tropezamos. La publicación de El Grito Popular, tres veces por semana, tendrá como vivir, siempre que la situación creada hasta hoy no empeore. Los suscriptores que han pagado sus suscripciones, continuarán siendo servidos como corresponde el valor pagado de acuerdo con el precio de la suscripción actual. Entregamos, pues, a los trabajadores, la suerte de nuestra hoja. Los enemigos del pueblo, que en esta región son muchos, podrán alegrarse al reconocer una vez más el poco espíritu de lucha de los trabajadores, pero estos, sabrán, lo creemos, luchar hasta vencer la indiferencia del mayor número.

10Al reducirse nuestro formato, el material de lectura no disminuirá, al contrario, será aumentado. La reducción del formato lo hacemos suprimiendo avisos que no tienen objeto de aparecer y, con ello, podemos usar un papel más pequeño que nos produce buena economía. Sigamos, adelante, pues, sin que el desaliento nos tome ni siquiera un instante.

  • 1 Recabarren era director y redactor de esta publicación.

11La Redacción1

El Grito Popular, Iquique 18/mayo/1911

LAS COOPERATIVAS Y LA CLASE TRABAJADORA I

12Multitud de cartas que hemos recibido de diversas partes, y que no podemos contestar una por una, nos mueven a escribir estas líneas.

13La creación de cooperativas será para los trabajadores un medio de emanciparse de la clase comercial y de librarse de sus explotaciones. La cooperativa puede ser también un refugio para las horas tristes de los trabajadores. Estimamos que una cooperativa tal vez no pueda organizarse en el recinto mismo de una oficina, por los inconvenientes que ello opone pero, en cambio, es fácil que las cooperativas se organicen y prosperen instalándose en los pueblos donde podemos ver un numeroso comercio que prospera sólo al amparo de los trabajadores que viven en las oficinas.

14El comercio que vive y se desarrolla en Pozo Almonte, Huara, Negreiros, Alto San Antonio y demás pueblos de la pampa, no tiene otra clientela que los trabajadores de las oficinas. Así como vive ese comercio en aquellos pueblos, bien podrían, en mejores condiciones, vivir y crecer sociedades cooperativas creadas por los trabajadores mismos. El comercio ejercitado por los trabajadores en beneficio de ellos mismos, vendría a señalar al proletariado un nuevo rumbo de acción. Pero, a nuestro juicio, hay por ahora un inconveniente que puede subsanarse en poco tiempo: los trabajadores viven bastante alejados de relaciones sociales, no se conocen y carecen de fraternidad y de confianza sincera, motivo o causa que sería, por ahora, una dificultad que puede remediarse siempre que principien a organizarse; por lo pronto, por ejemplo, en un centro de estudios sociales que facilitare a los trabajadores ocasiones para reunirse colectivamente más a menudo, para estrechar relaciones y para conocerse los unos a los otros.

15No pretendemos con esto apagar los entusiasmos de algunos, por el contrario, queremos señalarles un camino más fácil y más corto, a la vez que de éxito más seguro. Lo dicho: lo primero que se debe hacer para llegar a formar una cooperativa es que los trabajadores se conozcan entre sí. En nuestro próximo número seguiremos tratando este asunto.

Luis E. Recabarren S.

El Grito Popular, Iquique 21/mayo/1911

LAS COOPERATIVAS Y LA CLASE TRABAJADORA II

16Hemos manifestado, al correr de la pluma, en nuestro número anterior, algunas ideas preliminares para la formación de una cooperativa. Nuestras expresiones han ido y van primero a indicar lo que se puede hacer en la pampa, porque en las ciudades es obra ya mucho más fácil.

17En Pozo Almonte, por ejemplo u otros pueblos como ese, podría establecerse un almacén de artículos de más indispensable consumo, con el concurso de trabajadores de las oficinas Carmen Bajo, Buen Retiro, Cala Cala y La Palma. Total, 4 establecimientos entre los cuales hay más de mil trabajadores y sus familias. Una cooperativa podría formarse organizando un grupo primero en cada oficina y reuniéndose todos después en un punto determinado para avanzar en sus trabajos de organización.

18La organización de la cooperativa sería por acciones, emitiéndose, por ejemplo, 500 acciones a 20 pesos cada una pagables en 4 cuotas mensuales. Estas 500 acciones se podrán distribuir más o menos a razón de 125 acciones para cada una de las oficinas que tomarían parte y su colocación entre los trabajadores no ofrecería dificultad porque sería un pequeño número el que le correspondería a cada oficina. El factor más necesario en este caso es la honradez. La honradez puesta en todos los actos de desarrollo de una institución de esta clase. Las 500 acciones a 20 pesos cada una, formarían un capital con que se podría iniciar un negocio en regulares condiciones y que serviría muy útilmente a los trabajadores que son tan explotados en el curso de su vida llena de sinsabores.

19Los trabajadores, a pesar de su miseria, pueden hacer un sacrificio, y procurar realizar esta idea y ponerla en práctica porque ella va en su propio beneficio, porque vendría a suprimir el abuso y el agiotismo que generalmente desarrolla el comerciante para obtener muchas ganancias. Hablaremos en un próximo artículo sobre las ganancias en la sociedad cooperativa y también publicaremos un pequeño proyecto de estatutos.

Luis E. Recabarren S.

El Grito Popular, Iquique 24/mayo/1911

LAS COOPERATIVAS Y LA CLASE TRABAJADORA III. La ganancia en la cooperativa

20Para que la cooperativa llene debidamente su función social encaminada a mejorar efectivamente la condición de los trabajadores, debe fundarse renunciando a repartir dividendos sobre el capital acumulado. La cooperativa obrera, cuando obtenga utilidades, sólo debe pensar en repartir parte de sus ganancias entre los consumidores, es decir, entre sus clientes que sean accionistas, y esta forma de reparto debe hacerse destinando un tanto por ciento, según sea su utilidad, en proporción a cada consumidor. Por ejemplo, después de un balance que arroje utilidades, la cooperativa podrá destinar un premio o ganancia equivalente a un cinco por ciento sobre las compras que hubiere realizado cada accionista durante el semestre. El que en este tiempo hubiera consumido 500 pesos, recibiría 25 pesos de ganancia. El que no hubiera gastado sino 200 pesos, recibiría 10 pesos de ganancia, lo que equivaldría a 20 pesos anuales, más o menos. Esta suma, la más pequeña que puede realizar una familia, le proporcionaría al accionista propietario de una sola acción, la devolución, en un año, de su capital invertido, conservándole su derecho a continuar ganando anualmente a lo menos esa misma cantidad.

21Esta forma de tomar participación en las ganancias de una sociedad cooperativa obrera, viene a modificar el sistema capitalista burgués que, asegurando utilidades sobre el capital, estruja inhumanamente al consumidor y sólo piensa en obtener la mayor utilidad aunque sea a costa de la miseria ajena. La utilidad de la cooperativa obrera basada sobre el consumo efectuado, no predispone a los accionistas a la usura en perjuicio de ellos mismos y modifica y transforma el modo de realizar un comercio.

22La cooperativa, al formarse por los obreros, debe llevar en su ser el propósito de no explotar a sus consumidores, desde el momento, en que se organiza para defenderse de esa explotación. Entonces, por esta razón, no debe establecer en sus estatutos ninguna disposición que tenga por fin repartir utilidades sobre el capital. La cooperativa obrera sólo debe repartir utilidades sobre la cantidad consumida en mercaderías. Esto es, tratándose de cooperativas de consumo. En el próximo número haremos un proyecto de estatutos.

Luis E. Recabarren S.

El Grito Popular, Iquique 26/mayo/1911

LAS COOPERATIVAS Y LA CLASE TRABAJADORA IV. Base para un Estatuto

23La cooperativa obrera se funda para emancipar a los proletarios en el terreno comercial y para emanciparse para la transformación social, modificando la organización del comercio y de la industria.

24La cooperativa tiene por objeto combatir el lucro y la usura y poner en manos de los trabajadores la mayor suma de bienestar posible. El capital social puede ser, por ejemplo, de 25 mil pesos, dividido en 500 acciones a 50 pesos cada una. También podría ser de 10 mil pesos, dividido en 500 acciones a 20 pesos cada una. El capital puede formarse como se considere de más fácil colocación. Las acciones se pagan con una cuota de 10 ó de 5 pesos al suscribir la acción y, el resto, en varias cuotas mensuales. También puede pagarse totalmente, si así lo quiere el accionista. El capital puede aumentar cuando lo acuerde la junta de accionistas. La cooperativa podría girar en función de un despacho de artículos de consumo.

25La cooperativa elegirá un comité administrativo compuesto de siete personas que tendrá a su cargo la administración del negocio. El tesorero de este comité podrá rendir fianza si se estima necesario. Se publicará mensualmente un balance del estado social. Ningún accionista podrá ser dueño de más de cinco acciones. La transferencia de acciones debe hacerse de acuerdo con el comité administrativo. Al fallecimiento de un accionista, sus herederos no tienen más derecho forzoso que recuperar el valor de la acción. El comité administrativo es el encargado de nombrar el administrador del negocio y, de acuerdo con éste, los demás empleados que fueren necesarios.

26La Junta General de Accionistas se reunirá cada tres meses ordinariamente y, extraordinaria, cuando cite el Comité Administrativo, o lo pida el 10% de las acciones.

27Las utilidades que arroje el negocio, se destinarán:

2810% a fondo de reserva; 30% a incrementos del negocio; 10% a propaganda; 10% disponible; 40% a repartir a prorrata entre los accionistas. No hay utilidad sobre el capital aportado, sino del consumo efectuado

29Creemos que con estas bases generales se puede empezar, por los interesados, la formación más completa de estatutos. Como este tema es de sumo interés para la emancipación de los trabajadores, continuaremos ocupándonos en estas columnas de este asunto. Daremos, en alguno de nuestros próximos números, noticias sobre el desarrollo cooperativo en otros pueblos, en la confianza de que los trabajadores, tomarán interés por su lectura.

Luis. E. Recabarren S.

El Grito Popular, Iquique 28/mayo/1911

LAS COOPERATIVAS Y LA CLASE TRABAJADORA V

30Después de lo poco dicho en nuestros artículos anteriores, conviene demos a conocer algo de lo que se hace sobre cooperativas en Iquique.

31Ha llegado hasta nuestra mesa de redacción una circular impresa por la que se invita a ingresar a una cooperativa ya formada. He aquí lo que dice esa circular:

PROSPECTO DE LA “SOCIEDAD COOPERATIVA DE OBREROS”, FUNDADA EL 18 DE SEPTIEMBRE DE 1910

32Estimado amigo y compañero: al dirigirnos a Ud., encabezamos estas líneas con el título de nuestra moderna y humilde Institución. No nos guía otro propósito que el de poner en conocimiento de Ud., y de todos los que tenemos la desgracia de cargar con el peso de la usura comercial que socava hasta los cimientos de nuestra propia existencia.

33No se escapará al criterio de Ud., que, para mejorar nuestro estado económico, no sólo es necesario la lucha tenaz y persistente con los industriales; antes que esta medida, se impone como base primogénita el proporcionarnos el alimento lo más barato posible, punto de partida para poder presentarnos en el campo de la lucha social a conquistar el terreno que nos corresponde en el festín de la vida como productores.

34¿Cómo se consigue esto? Aunando nuestras voluntades, allegando nuestro concurso pecuniario para formar un capital que corresponda a las necesidades de nuestra situación. Al efecto, unos cuantos amigos hemos formado la sociedad ya nombrada, bajo las bases siguientes:

  1. El capital se ha formado sobre una base proporcional y que pueda aumentarse según las necesidades lo exijan.
  2. A esta Sociedad pueden ingresar todos los obreros que lo deseen.
  3. El socio que sea aceptado y pague su primer dividendo, tiene derecho a hacer sus compras, tomar parte en las reuniones, emitir su opinión y fiscalizar lo que crea conveniente.
  4. El objeto de esta Sociedad es proporcionar los artículos a precio de costo sin gravar más que en lo necesario para salvar los gastos de envase y demás. De consiguiente que si Ud. encuentra aceptable nuestra determinación, y tenemos la felicidad de contarle en nuestro seno, entonces sería llegado el momento de ponerle al corriente de los deberes y régimen interno que nos hemos impuesto. Domicilio del local social: Amunátegui N° 89, “El Directorio”.

35La invitación es digna de ser atendida por los trabajadores y, como ella dice, el que desee incorporarse, puede imponerse detenidamente de sus Estatutos y régimen interno. Ojalá los trabajadores se preocupen de su emancipación por el medio de las cooperativas, pero no olviden que la cooperativa sólo le libraría en parte de la explotación comercial, tienen después que librarse de la explotación patronal y de la tiranía del Gobierno. Hay que luchar, pues, en los tres sentidos: por la cooperativa, por el gremio en resistencia, por el Partido Demócrata. ¡A la obra trabajadores!

Luis E. Recabarren S.

El Grito Popular, Iquique, 4/junio/1911

CEGADO EN FLOR

36Dominados por el pesar, damos cuenta a nuestros compañeros del fallecimiento de D. Jonathan Barnes. Pocos le conocían todavía. Pero en la Agrupación Demócrata de Iquique era el primer niño, el primer muchacho gentil que, sugestionado por el amor a los ideales de justicia, abría brecha, y brecha honda, en el alma adormecida del pueblo a quien empezaba a amar poseído de una vehemente pasión, la pasión de las almas juveniles que nacen a la lucha. ¡Ironías de la vida!

37El martes último, el hogar de Jonathan daba tierno asilo a una brillante y delicada fiesta, con que la democracia, en intimidad, festejaba a los diputados obreros. Jonathan era el gentil héroe de la alegría.

38El miércoles, en la Conferencia de la Agrupación, Jonathan, en homenaje a los diputados obreros, iniciaba su vida de luchador, de educador del pueblo en su edad temprana, pronunciando un discurso lleno de entusiasmo, en el que pedía a los diputados se ocuparan mucho de la educación del pueblo. Su palabra vibró dulce y sonora como quebrajando muchos helados corazones… y vibró por primera y única vez… El estrépito de los aplausos demostró el cariño que la concurrencia y sus amigos le tributaban. Al volverse a su casa esa noche, el pequeño Jonathan se sintió enfermo y cayó al lecho para no volver más a la vida.

39Al amanecer de ayer se despidió del mundo de las agitaciones, sin que su cerebro abandonara un momento el amor a sus ideas, a sus semejantes, a sus amigos. Su imaginación no se apartaba de su inmenso amor a la paz social. Aquí donde escribo, tan cerca de su cuerpo helado, yo me siento conmovido y no atino a desarrollar mis pensamientos.

40Al dolor de sus padres, a las lágrimas de su venerada familia, el Partido Demócrata y El Grito Popular, agregan una lágrima más que venga a la tumba de Jonathan para que su memoria no se aparte de nosotros. ¡Jonathan, cuánta falta harás entre nosotros!

Luis E. Recabarren S.

El Grito Popular, Iquique, 4/agosto/1911

DESPUES DE LA BORRASCA

41Unos cuantos días de borrasca han agitado nuestro pequeño gran mundo de la Democracia socialista y de la clase obrera de Chile. La obra insensata de unos cuantos hombres-nuestros semejantes-que no tienen bien puestos sus sentimientos y que les falta educación a su cultura, interrumpieron el curso sazonado y tranquilo de nuestra obra por algunos momentos.

42La borrasca ya ha pasado. Ellos estarán arrepentidos o avergonzados de la poca nobleza de su obra realizada. Nosotros ya, después de hoy, no nos acordaremos de ello. Continuamos, pues, la misión que nos hemos impuesto, deseosos de interesar en nuestra obra a todas las personas buenas o que quieran ser buenas. Nuestros propósitos son de hacer una obra más educativa que de polémica; más objetiva y crítica que de diatribas. Con estos pensamientos, nos apartaremos, todo lo más que sea posible, del terreno a que pretenden arrastrarnos los entusiasmos insensatos de aquellas personas que hasta hoy no son capaces de comprender nuestra elevada misión. Deseamos que a estos propósitos cooperen todos nuestros compañeros, en la forma más disciplinada posible. Y también todas aquellas personas que, en el conjunto de la sociedad en que vivimos, no puedan evitar en la vida privada o pública el contacto nuestro.

43Para el progreso de nuestra nacionalidad, que será progreso familiar, se necesita del concurso sereno y altruista de todos los que viven en el seno de ella misma. Nadie puede encontrar excusas justificadas para negar su concurso. Creemos que nuestra obra, desde la aparición de esta hoja, ha sido hidalgamente correcta para apreciar todos los negocios que interesan al país y a la sociedad, y así continuaremos, mientras nos veamos y nos creamos bien inspirados.

44No queremos tener enemigos en nuestra obra, pero si ellos aparecen, a pesar de nuestros esfuerzos, confiamos en que al fin la bondad de nuestras doctrinas predicadas constantemente, han de extinguir esos enemigos. Serenos, pues, adelante. Nos guía la fe de que nuestra obra triunfará porque es buena.

Luis E. Recabarren S.

Notes

1 Recabarren era director y redactor de esta publicación.